El oxígeno y el agua

Análisis cualitativo          Electrodeposición de Cu    

Síntesis del nylon 66     

 Reacción ácido-base     Demostraciones

Otro aspecto importante en la comprensión de la química al nivel de segundo de bachillerato va asociado al cambio en la apreciación que el estudiante tiene sobre la ciencia en general. En ese sentido nos pareció oportuno presentar una experiencia en la que relacionaran, sin mucha dificultad, los aspectos descritos en cursos previos sobre los elementos químicos, con su comportamiento químico. El oxígeno (O) es el tercer elemento químico más abundante en el universo, después del hidrógeno (H) y el helio (He). Se trata de un elemento esencial para la vida. El aire que respiramos contiene principalmente O2 (g) y N2(g). El elemento oxígeno se encuentra asimismo en la corteza terrestre combinado con otros elementos. La combinación de silicio y oxígeno (silicatos y sílice) constituye las tres cuartas partes de la corteza terrestre. En cuanto a su carácter químico, tiene la capacidad de oxidar otras sustancias. Con la materia orgánica este proceso puede ser rápido e intenso, como en un fuego; o puede ser suave y lento como en un ser vivo. En esta experiencia se pretende observar el efecto del oxígeno disuelto en el agua. La presencia de un indicador redox (sustancia que presenta diferente coloración en función del grado de oxidación) señala las características oxidante-reductoras del medio de reacción. Si el agente oxidante que estamos utilizando es el oxígeno, en presencia del mismo el indicador esta oxidado y con la coloración propia de esta forma, mientras que a medida que el oxígeno se consume el indicador vira hacia la coloración de la forma reducida. En esta experiencia se utilizó azul de metileno como indicador, que en su forma oxidada es azul, mientras que en su forma reducida es incoloro. Al agitar una botella cerrada que contenía una mezcla, en medio alcalino, de glucosa y azul de metileno, los estudiantes favorecían que el O2(g), un gas poco soluble en agua, se disolviera parcialmente, consiguiendo de este modo que el oxígeno promoviese el cambio químico, esto es la oxidación del indicador, hecho que se puso de manifiesto por la coloración azul que adopta la disolución. Con el paso del tiempo, la glucosa fue reduciendo la forma oxidada del indicador  y por tanto la disolución se volvió progresivamente incolora.