ANTERIOR
LA REVOLUCIÓN RUSA I
SIGUIENTE

El 2 de enero de 1905 el general Nogi recibió la oferta de rendición de Port Arthur, e inmediatamente se iniciaron las negociaciones oportunas. La rendición se firmó el 5 de enero. Los soldados rusos fueron apresados, los civiles fueron puestos en libertad, y a los oficiales se les dejó elegir entre ser apresados o ser liberados bajo palabra de no participar en la guerra.

El 9 de enero cuatro trabajos de una empresa metalúrgica de San Petersburgo fueron despedidos, al parecer meramente por pertenecer a la Asamblea de trabajadores de las fábricas de la ciudad de San Petersburgo, un sindicato general que había sido fundado dos años atrás y que estaba ejerciendo una gran influencia sobre los trabajadores, a los que instaba y orientaba para reclamar mejoras. El encargado de la fábrica negó que el motivo del despido hubiera sido ése, pero el 16 de enero casi la totalidad de la plantilla se puso en huelga ante la negativa de la empresa a readmitir a los cuatro trabajadores. Otras 382 fábricas se solidarizaron y el número de huelguistas alcanzó los 150.000 trabajadores.

La noche del 19 de enero el padre Gapón, al frente de la Asociación de obreros industriales rusos, fiel al principio de evitar los medios violentos, redactó una petición dirigida al zar en términos respetuosos en las que plasmaba los problemas y las opiniones de los trabajadores, pedía mejoras en las condiciones laborales, salarios más justos, una reducción de la jornada laboral a ocho horas diarias, así como el fin de la guerra ruso-japonesa y el sufragio universal. Desde el siglo XV existía una tradición por la que las peticiones al zar eran un medio establecido para llamar la atención del zar sobre agravios de cualquier índole, y la forma establecida para tramitarlas era entregarlas en una oficina de peticiones en Moscú o bien entregarlas directamente al zar cuando éste salía de su palacio. De este modo, Gapón concibió la idea de organizar para el domingo siguiente una marcha hasta el Palacio de Invierno (la residencia oficial del zar en San Petersburgo) para entregar a Nicolás II la petición. Informó de su proyecto al ministro del interior, al que le adjuntó una copia de la petición dejando bien claro que sería una manifestación pacífica acorde a la tradición integrada por fieles súbditos del zar. De hecho, la petición terminaba diciendo: "... Si no respondes a nuestra petición moriremos aquí, en esta plaza ante tu palacio."

El 20 de enero el presidente dominicano Carlos Morales Languasco firmó un acuerdo con los Estados Unidos por el que éstos se encargarían de gestionar los ingresos  aduaneros del país para controlar el pago de su deuda exterior a sus distintos acreedores, de acuerdo con el corolario Roosevelt establecido por el presidente estadounidense. La deuda ascendía a unos 40 millones de dólares.

Mientras tanto, la huelga en San Petersburgo se había extendido hasta el punto de que el sábado 21 de enero la ciudad se encontraba sin electricidad y sin periódicos. La reacción de Nicolás II al conocer la manifestación organizada para el día siguiente fue abandonar la ciudad en secreto, pese a que varios miembros de su familia habían tratado de hacerle ver la importancia de que permaneciera en San Petersburgo. El zar pasó la noche en Tsárskoye Seló, un palacio situado en las afueras de la capital donde se recibía habitualmente a los reyes y nobles de otros países.

Antes del amanecer del domingo 22 de enero empezaron a congregarse los trabajadores que iban a seguir a Gapón hasta la plaza del Palacio de Invierno. Acudieron con sus mujeres e hijos. Al principio se decidió que las mujeres, los niños y los ancianos encabezaran la manifestación, para incidir en su carácter pacífico, pero después se optó por que los jóvenes fueran delante, siguiendo al padre Gapón. Las cifras sobre el número de congregados oscilan entre los 3.000 según la policía y unos 50.000 según los organizadores. Marchaban en varias columnas que debían reunirse en la plaza del Palacio de Invierno sobre las dos de la tarde. La mayor parte de ellos respondían al perfil mayoritario de los trabajadores rusos: sin interés en la política, convencidos de que Dios había designado al zar para que cuidara de su pueblo, y confiados en que éste les ayudaría si era informado de sus problemas. La marcha se inició con cánticos religiosos e himnos patrióticos, entre ellos, por supuesto, el Dios salve al zar. Mientras tanto, el gobierno había dispuesto que unos 10.000 soldados rodearan el Palacio de Invierno con órdenes de impedir el paso a los manifestantes. Sin embargo, las reacciones de los oficiales fueron muy diversas. Algunos se unieron a los manifestantes, otros les dijeron que sólo podían seguir adelante en grupos pequeños, y otros dispararon contra ellos sin previo aviso. Pero el avance de la multitud era imparable, así que en un momento dado la caballería recibió órdenes de atacar a los manifestantes desarmados. Los jinetes cargaron con sus sables y arrollaron a cuantos se encontraron por delante. La columna que dirigía el padre Gapón fue tiroteada y hubo unos cuarenta heridos a su alrededor, pero él salió ileso, gracias a un judío llamado Pinchas Rutenberg, que lo apartó del fuego y consiguió esconderlo en la casa del escritor Máximo Gorki. En la avenida Nevski los soldados lanzaron cuatro ráfagas de disparos que no sólo alcanzaron a los manifestantes que se dirigían por ese camino hacia el Palacio de Invierno, sino también a ciudadanos de San Petersburgo que paseaban por el lugar como era costumbre los domingos, sin estar al tanto de lo que sucedía. Las víctimas del llamado domingo sangriento fueron del orden del millar de muertos o heridos, ya fuera por los disparos o pisoteados por la multitud a causa del pánico.

La respuesta del gobierno a la manifestación pacífica (junto con la noticia de que el zar ni siquiera había estado en el palacio) desencantó a buena parte de la ingenua clase trabajadora rusa. Hasta entonces, la mayor parte de las clases humildes rusas culpaban de sus males a la nobleza, y tenían al zar por su protector, pero muchos abrieron los ojos y comprendieron que el zar no era diferente del resto de los boyardos. Una consigna muy repetida fue la de "ya no tenemos zar". Cuando la noticia se extendió por el país fueron convocándose huelgas y actos de protesta en numerosas ciudades. Se calcula que antes de que acabara el mes unos 400.000 trabajadores se declararon en huelga. También los agricultores iniciaron revueltas que incluían incendios y saqueos. Gapón, también defraudado por los acontecimientos, tuvo que huir del país, aunque se tomó el tiempo necesario para excomulgar a Nicolás II. Estuvo un tiempo en Ginebra y luego se trasladó a Londres, donde encontró la protección del anarquista Piotr Kropotkin.

El año anterior el diario Le Figaro había hecho públicas unas fichas que había confeccionado una secta masónica que contenían información sobre las creencias religiosas de diversos oficiales del ejército francés. El fichero había sido confeccionado a partir de cartas filtradas por oficiales masones e implicaban al ministro de la guerra. Supuestamente la información se emplearía para vigilar a los católicos sospechosos y para evitar que ascendieran. Se desató una crisis política que terminó con la dimisión del gobierno el 24 de enero. Émile Combes fue sustituido por Maurice Rouvier.

Desde su último enfrentamiento, las tropas rusas y japonesas en Manchuria se observaban inactivas en las orillas opuestas del río Sha-ho. El general Oyama suponía que Kuropatkin no actuaría mientras durara el invierno, pero al frente ruso acababa de llegar el general Oskar-Ferdinand Kazimirovich Gripenberg, que estaba informado de que, tras la caída de Port Arthur, el temible ejército del general Nogi se dirigía hacia Manchuria, por lo que consideraba imprescindible realizar una acción que impidiera que el enemigo unificara sus fuerzas. El 25 de enero, con la oposición de Kuropatkin, Gripenberg lanzó un ataque que tomó a los japoneses totalmente por sorpresa. Los rusos contaban con unos 285.000 hombres, frente a unos 220.000 japoneses. Aunque con muchas pérdidas, los rusos tomaron la ciudad fortificada de Heioutai. Mientras tanto dos divisiones rusas debían atacar la ciudad de Sandepu, pero una de ellas entendió mal las órdenes e inició el ataque el 26 de enero. Además, ambas se equivocaron y, en su lugar, atacaron la localidad vecina de Paotaitzu. Los japoneses contraatacaron desde Sandepu. Entonces Gripenberg envió un informe equivocado a Kuropatkin en el que le decía que Sandepu estaba controlada y 27 de enero dispuso que sus hombres descansaran en una zona que resultó estar en poder de los japoneses. Los rusos trataron de ocupar su zona "de descanso" y tuvieron que retirarse dejando unas 6.000 bajas. Kuropatkin ordenó a Gripenberg que regresara al campamento, pero éste contravino sus órdenes y el 28 de enero inició un exitoso ataque contra Sandepu. Sin embargo, Kuropatkin insistió en sus órdenes previas de que Gripenberg debía regresar y así los soldados rusos, cuya moral estaba muy alta porque estaban ganando Sandepu a los japoneses, se vieron forzados a retirarse sin entender por qué. El 29 de enero los japoneses recuperaron todo el terreno que los rusos les habían ganado. Entonces Kuropatkin presentó su dimisión alegando motivos de salud y regresó a San Petersburgo, donde culpó a Kuropatkin del desastre de la campaña, acusándolo de sabotear sus planes por celos.

El 14 de febrero Jules Massenet estrenó en Montecarlo su ópera Chérubin.

El Gran Duque Serguéi Aleksándrovich de Rusia, sobrino del zar Nicolás II, había sido gobernador de Moscú hasta primeros de año, pero había dimitido, aunque conservaba el cargo de comantande del ejército de Moscú. Ante la oleada de violencia que sufría el país, temiendo por su vida y por la de su familia, se había parapetado en el Kremlin, de donde salía en raras ocasiones. Y no le faltaban motivos. El 15 de febrero salió con su familia para asistir a un concierto benérico en el teatro Bolshoi organizado por la Cruz Roja, y se libró de la muerte porque el terrorista que debía dar la orden para que le lanzaran una bomba se echó atrás al ver que en el carruaje iban también sus hijos pequeños.

Ese mismo día se estrenó en San Petersburgo el Concierto para violín de Glazunov.

El 17 de febrero el Gran Duque Serguéi Aleksándrovich salió solo del Kremlin. La llegada del carruaje que se disponía a recogerlo alertó a los terroristas que espiaban la salida, quienes dieron la alerta, y así, el socialista Iván Kalyayev logró arrojar una bomba al interior de su vehículo que estalló al momento destrozando al Gran Duque en mil pedazos junto a su cochero. Kalyayev fue arrestado inmediatamente.

El 18 de febrero el zar Nicolás II cesó al ministro de interior y ordenó la formación de una comisión para "averiguar sin demora las causas del descontento entre los trabajadores de la ciudad de San Petersburgo y sus suburbios". También prometió la creación de una asamblea consultiva, tolerancia religiosa, libertad de expresión y otras medidas liberales.

Con la llegada de Nogi, el general Oyama contaba ya con 281.000 soldados, que eran prácticamente la totalidad del ejército japonés. Era prácticamente imposible reunir más efectivos. Frente a ellos, a la otra orilla del río Sha-ho, los rusos habían aumentado su número hasta 343.000 hombres. Ahora eran los japoneses los que tenían prisa por obtener una victoria decisiva, porque a finales del año pasado la flota rusa del Báltico había emprendido el largo trayecto que suponía bordear África para llegar al Pacífico, y no tardaría en hacer su aparición. El 20 de febrero los japoneses lanzaron un ataque sobre el flanco izquierdo ruso cerca de la ciudad de Mukden.

El 27 de febrero los japoneses iniciaron un ataque por el franco derecho ruso en Mukden.

El 4 de marzo Theodore Roosevelt fue investido como Presidente de los Estados Unidos.

El 7 de marzo el general Kuropatkin diridió personalmente un traspaso de fuerzas del frente oriental al occidental, con la falta de coordinación habitual en el ejército ruso, hasta el punto de que dos divisiones rusas cayeron en la anarquía.

El 8 de marzo Elgar dirigió el estreno en Londres de la tercera de sus Marchas de Pompa y Circunstancia.

Los japoneses supieron aprovechar la incompetencia rusa (que no era la primera vez que les sorpendía) y el 10 de marzo habían ocupado Mukden mientras los rusos huían perseguidos por sus adversarios. Se calcula que habían perdido más de 88.000 hombres junto con la mayor parte de su artillería y suministros, frente a unos 75.000 bajas japonesas. Ahora los japoneses dominaban todo el sureste de Manchuria y no habían aniquilado al ejército ruso porque sus líneas de suministros no les permitieron completar la persecución.

Mientras tanto Rusia vivía una auténtica revolución interna. El gobierno había ordenado el cierre de todas las universidades, y el efecto fue que los estudiantes se unieron masivamente a los revolucionarios. Unos 100 alumnos fueron expulsados del Conservatorio de San Petersburgo, y Rimski-Kórsakov fue expulsado de su cátedra. Poco antes de que su despido se hiciera efectivo recibió una propuesta de aceptar el cargo de director para que intentara calmar a los alumnos descontentos, pero se negó.

El primer ministro italiano, Giovanni Giolotti, había procurado mantener al gobierno al margen de las numerosas huelgas que se declaraban en Italia, a menudo rodeadas de actos violentos, pero estaba perdiendo el apoyo de los socialistas, así que el 12 de marzo dimitió, dejando atados todos los cabos para ser sucedido por un antiguo militante del ejército de Garibaldi llamado Alessandro Fortis.

Ese mismo día se estrenó en Bolonia la ópera Re Enzo, de un joven compositor del 26 años llamado Ottorino Respighi.

El 16 de marzo Pietro Mascagni estrenó en Montecarlo su ópera Amica.

El 23 de marzo estalló una revuelta en Creta contra el gobierno del príncipe Jorge de Grecia, organizada por Eleftherios Venizelos, que acusaba al príncipe de autoritarismo. Los rebeldes aspiraban a que Creta dejara de ser una provincia autónoma del Imperio Otomano para integrarse en Grecia. El mes anterior habían creado una asamblea en Therissos, en la que el 24 de marzo leyeron un manifiesto que proclamaba la unión.

Ese día murió Julio Verne. Más de cinco mil personas asistieron a su funeral. Dejó varias novelas inéditas que serían publicadas tras su muerte, algunas adaptadas por su hijo Michel Verne. Ese mismo año se publicaron La invasión del mar y El faro del fin del mundo.

Francia tenía intenciones cada vez más patentes de convertir a Marruecos en un protectorado. Para ello había establecido acuerdos diplomáticos con Gran Bretaña y con España que aseguraran que ninguno de los dos países pondría objeciones si atenazaba al sultán Abd al-Aziz. A Gran Bretaña le había reconocido a cambio su protectorado en Egipto y a España le había prometido dejarle la parte occidental de Marruecos si Francia se quedaba con el resto. Sin embargo, Alemania no había sido tenida en cuenta, y el sultán Abd al-Aziz vio en Alemania su última esperanza para conservar la independencia de su país. No fue difícil presentarle la situación de modo que el Kaiser considerara una humillación que no se le hubiera tenido en cuenta para nada. El 31 de marzo Guillermo II se presentó en Tánger, desfiló a caballo por la ciudad y se encontró con el sultán. En un discurso, afirmó su desacuerdo con las concesiones que Marruecos había hecho a Francia y aseguró estar dispuesto a entrar en guerra si Francia no renunciaba a sus pretensiones sobre Marruecos. La noticia provocó una grave crisis política en Francia, donde una parte de la población estaba deseando entrar en guerra contra Alemania y tomarse la revancha por la conquista de Alsacia y Lorena.

El 1 de abril se firmó un tratado entre Japón y Corea por el que Japón se hacía responsable de los servicios de correos, telégrafos y teléfonos de Corea.

El 9 de abril Alexander Glazunov dirigió una interpretación de la ópera Kaschéi el Inmortal, de Rimski-Kórsakov, a cargo de estudiantes del Conservatorio de San Petersburgo, pero el concierto terminó convertido en un acto político y la policía prohibió la ópera. La medida provocó el rechazo de intelectuales rusos y extranjeros. Varios profesores del Conservatorio de San Petersburgo renunciaron a sus plazas, incluyendo Glazunov, y unos 300 estudiantes abandonaron la institución como protesta.

El 13 de abril Jacinto Benavente obtuvo un nuevo éxito con el estreno de sus Rosas de otoño.

Valle-Inclán publicó su Sonata de Invierno, con la que cierra el ciclo del marqués de Bradomín.

José Martínez Ruiz empezó a publicar sus obras tomando como pseudónimo el nombre del protagonista de sus últimas creaciones: Azorín. Ese año publicó el ensayo Los pueblos y el libro de viajes La ruta de Don Quijote. Unamuno publicó una peculiar interpretación de El Quijote que tituló Vida de don Quijote y Sancho.

Rubén Darío aprovechó un viaje a Madrid para publicar sus Cantos de vida y esperanza, en los que figuran algunos de sus poemas más famosos, como la "Salutación del optimista" o "A Roosevelt", en las que ensalza a Latinoamérica frente al imperialismo estadounidense. A Roosevelt le dice:

¡Es con voz de la Biblia, o verso de Walt Whitman,
que habría que llegar hasta ti, Cazador!
Primitivo y moderno, sencillo y complicado,
con un algo de Washington y cuatro de Nemrod.
Eres los Estados Unidos,
eres el futuro invasor
de la América ingenua que tiene sangre indígena,
que aún reza a Jesucristo y aún habla en español.

Eres soberbio y fuerte ejemplar de tu raza;
eres culto, eres hábil; te opones a Tolstói.
Y domando caballos, o asesinando tigres,
eres un Alejandro-Nabucodonosor.
(Eres un profesor de energía,
como dicen los locos de hoy.)
Crees que la vida es incendio,
que el progreso es erupción;
en donde pones la bala
el porvenir pones.
No.

El 18 de abril murió el escritor español Juan Valera.

En Creta se habían celebrado elecciones, pero los partidarios de Venizelos habían instado a la abstención. El 20 de abril el príncipe Jorge inauguró la nueva asamblea, pero en cuanto se marchó los diputados proclamaron la unión de Creta a Grecia. Unos días después se produjeron enfrentamientos violentos en Voukoliés, en los que la comisaría fue incendiada, y que terminaron con tres rebeldes y dos policías muertos, además de quince civiles heridos.

El 25 de abril se inauguró la Exposición Universal de Lieja, con ocasión del septuagesimoquinto aniversario de la independencia de Bélgica.

El año anterior el ingeniero Michele Besso estaba tomando el té en Zurich con un amigo suyo, que mientras se echaba azúcar en la taza se quedó pensando un momento y le preguntó: ¿Crees que el cálculo de las dimensiones de las moléculas de azúcar podría ser una buena tesis de doctorado? El 30 de abril Albert Einstein leía su tesis titulada Una nueva determinación de las dimensiones moleculares, de 17 páginas. Tenía 26 años, y a los 17 había renunciado a su nacionalidad como ciudadano del reino de Wurtenberg para eludir el servicio militar. Fue apátrida durante unos años hasta que consiguió la nacionalidad suiza. Tras dos años intentando encontrar trabajo en alguna universidad, había encontrado trabajo en una oficina de patentes.

El 23 de mayo fue ahorcado Iván Kalyayev, por el asesinato del Gran Duque Serguéi Aleksándrovich.

Ese día se estrenó en Londres Hombre y Superhombre, de Bernard Shaw, sobre el tema del Don Juan. También estrenó ese año sus comedias How He Lied to Her Husband y Major Barbara. La segunda trata sobre una activista del Ejército de Salvación que se siente decepcionada cuando éste acepta una sustanciosa donación de su padre, que es fabricante de armas y destilador de whisky.

H.G. Wells publicó sus novelas Una utopía moderna y Kipps: Historia de un alma sencilla.

Jack London publicó su novela The Game, cuyo protagonista es un boxeador que muere el en ring la víspera de su boda, en el que había prometido que sería su último combate. También publicó ese año una colección de ensayos sobre el socialismo titulada La lucha de clases. Se había presentado como candidato a alcalde de Oakland por un partido socialista, y había emprendido una gira por el país para dar conferencias sobre el socialismo.

El 25 de mayo unas 300 asambleas locales celebraron tres reuniones en Moscú en las que aprobaron una resolución para reclamar representación popular en el gobierno de la nación.

En la noche del 26 de mayo un barco japonés divisó unas luces en el mar en el estrecho de Tsushima que separa Corea y Japón. Se acercó y pudo comprobar que se trataba de un barco hospital ruso. Se acercó y los rusos lo confundieron con otro barco ruso, y le hicieron señales que indicaban que había otros barcos rusos cerca. En efecto, los japoneses pronto distinguieron en la noche las siluetas de al menos diez barcos. Se trataba de la flota rusa del Báltico, cuyas órdenes iniciales habían sido dirigirse a Port Arthur, pero que tras su rendición había recibido orden de dirigirse con sigilo a Vladivostok. Sin embargo, acababa de ser descubierta. Los japoneses, que disponían de la novedosa telegrafía sin hilos, dieron la alerta, y la flota del almirante Togo se dirigió inmediatamente al encuentro de la rusa. En total ésta contaba con 28 barcos, mientras que los japoneses contaban con 89. La radiotelegrafía fue crucial para que la flota japonesa supiera dónde estaba exactamente la rusa a pesar de que había una densa niebla. Mediante una arriesgada maniobra, el 27 de mayo Togo realizó por primera vez una maniobra que actualmente se conoce como "cruzar la T", es decir, dispuso su flota como la barra horizontal de una T, donde la barra verticar representa a la flota rusa. De este modo los japoneses, mientras los rusos realizaban las contramaniobras necesarias, podían atacar con toda su flota a los buques rusos delanterios sin que los traseros pudieran hacer nada. A un ataque durante el día en el que los rusos no podían contar los proyectiles que les impactaban, y en el que cinco barcos fueron hundidos, le siguió un ataque nocturno con 21 destructores y 27 torpederos que provocó la dispersión de la flota rusa. El 28 de mayo los japoneses fueron localizando y atacando barcos rusos. Sólo tres barcos rusos pudieron escapar y llegaron a Vladivostok. Además, los rusos dejaron más de 4.000 muertos y casi 6.000 prisioneros. Los japoneses sólo habían perdido tres torpederos y sus bajas eran de un centenar de muertos y unos 600 heridos. La flota rusa había quedado completamente aniquilada.

El 31 de mayo, durante una visita a Francia del rey Alfonso XIII de España, un joven anarquista lanzó una bomba al carruaje en el que viajaba junto con el presidente de la república Émile Loubet. Ambos salieron ilesos.

Ese mismo día la mayor parte de los diputados cretenses abandonaron la asamblea "oficial" para unirse a la revolucionaria organizada por Venizelos en Therissos.

El 3 de junio, respaldado por Alemania, el sultán Abd al-Aziz de Marruecos se atrevió a rechazar todas las reformas que le había "aconsejado" el embajador francés y convocó una reunión de las grandes potencias para el año siguiente con objeto de discutir el futuro de su país. El gobierno francés dudó sobre cómo responder, pero finalmente aceptó la propuesta de la reunión.

El parlamento noruego había aprobado una ley para establecer consulados noruegos independientes de los de Suecia. Sin embargo, el rey Óscar II se negó a aceptarlo y el gobierno noruego dimitió en bloque. El rey declaró entonces que no estaba en condiciones de nombrar un nuevo gobierno en tales circunstancias, y el 7 de junio el parlamento le tomó la palabra y decidió que si el rey no estaba en condiciones de cumplir con sus obligaciones, entonces el parlamento asumiría sus funciones, lo que en particular suponía la disolución de la unión de Suecia y Noruega. El gobierno sueco respondió que estaba dispuesto a negociar la disolución de la unión, pero que un requisito indispensable era que se celebrara un plebiscito en Noruega al respecto. Pero el parlamento ya se había adelantado a convocar dicho plebiscito, de modo que no pudiera decirse que se hacía por exigencia de Suecia.

El 9 de junio se publicó un trabajo de Einstein titulado "Sobre un punto de vista heurístico sobre la producción y transfomación de la luz", en el que trataba sobre el efecto fotoeléctrico, es decir, la propiedad que tiene la luz de arrancar partículas cargadas electricamente de algunos metales. Este efecto había sido descubierto por Hertz, y había sido investigado con detalle por el físico alemán Philipp Lenard, como prolongación de sus estudios sobre los rayos catódicos. Lenard había demostrado que los corpúsculos desprendidos por la incidencia de rayos ultravioleta presentaban las mismas características determinadas por Thomson para las partículas constituyentes de los rayos catódicos. Pero fue más lejos y constató que la energía de estas partículas era independiente de la intensidad de la luz incidente, pero era inversamente proporcional a su longitud de onda. Esto no tenía una explicación razonable en términos de la teoría electromagnética conocida, y lo que Einstein observó es que si se adoptaba la teoría cuántica de Planck, según la cual la luz estaba formada por unidades mínimas de radiación, entonces las observaciones de Lenard podían ser perfectamente explicadas. No obstante, esto planteaba un problema mucho mayor que el que resolvía, pues la existencia de unidades mínimas de radiación contradecía abiertamente la teoría electromagnética tal y como se conocía. Ningún físico aceptó la teoría de Einstein.

El Papa Pío IX había prohibido a los italianos participar en la política italiana, fuera presentándose a elecciones o siquiera votando en ellas. Sin embargo, el 11 de junio Pío X matizó la prohibición estableciendo que los obispos podían aconsejar el voto cuando esto podía servir para evitar la elección de un candidato "subversivo" (como un socialista, o cosas peores).

El ingeriero John F. Wallace dimitió de su puesto al frente de las obras del canal de Panamá, por la excesiva burocracia a la que tenía que enfrentarse. En su lugar Roosevelt contrató a John Frank Stevens, quien consideró que "excavar era lo de menos", y se preocupó de dotar a las obras de tiendas, cafeterías, hoteles y otras comodidades para los miles de trabajadores. La lucha contra los mosquitos transmisores de la fiebre amarilla fue también una prioridad, tanto en Panamá, como en Cuba y Puerto Rico, y los efectos se notaron también en la costa estadounidense. Ese año Nueva Orleáns sufrió la última gran epidemia de fiebre amarilla de su historia.

El 14 de junio la tripulación del acorazado ruso Potemkin se amotinó mientras el barco realizaba unos ejercicios de tiro en el mar Negro. Se produjo un tiroteo en el que murieron siete de los dieciocho oficiales del barco, incluyendo su capitán. Al parecer el motín estalló porque parte de la tripulación se había negado a comer carne con gusanos. Entre los oficiales fallecidos estaba el oficial médico que había declarado la carne apta para el consumo. Al anochecer el buque llegó a Odesa ondeando una bandera roja. En la ciudad se había declarado una huelga general que fue potenciada por la llegada del barco. El 16 de junio se enterró en Odesa a uno de los marineros del Potemkin que había fallecido durante el motín, y el funeral se convirtió en un acto político en el que intervinieron las autoridades zaristas y se produjo un tiroteo. El 17 de junio el Potemkin disparó contra el cuartel general del ejército zarista en Odesa. Dos escuadrones rusos llegaron a Odesa y exigieron la rendición del Potemkin, pero este navegó entre los barcos del escuadrón, cuyos marineros se negaron a disparar. Uno de los buques del escuadrón se unió al Potemkin.

En la parte de Polonia controlada por Rusia se estaban declarando huelgas desde principios de año, que llegaban a concentrar hasta 70.000 trabajadores. Entre sus peticiones principales estaban la jornada de ocho horas y seguridad social para los enfermos. A muchas manifestaciones se unían estudiantes que reclamaban libertades políticas. Las huelgas llegaron a tales extremos que los empresarios pidieron ayuda al gobernador general ruso. El 18 de junio la policía rusa disparó en Łódź a unos manifestantes hiriendo a una decena de ellos. A sus funerales acudieron más de 50.000 personas y dieron lugar a nuevos actos violentos el 20 de junio. El 21 de junio la multitud lanzó piedras a la caballería cosaca, que respondió abriendo fuego contra sus atacantes. Murieron unas 25 personas y varios cientos resultaron heridas. Los trabajadores empezaron a levantar barricadas en las calles a la vez que asaltaban a las patrullas militares. Las autoridades rusas enviaron varios regimientos a la ciudad, pero el 23 de junio fueron derrotados por la milicia ciudadana. El zar decretó la ley marcial en la ciudad. El 24 de junio el ejército ruso logró tomar la mayor parte de las barricadas.

El Potemkin había tratado de aprovisionarse en un puerto ruso y otro rumano, pero su tripulación no obtuvo permiso para desembarcar. Finalmente, el 25 de junio la tripulación entregó el barco a las autoridades rumanas, que a su vez lo devolvieron a Rusia. La mayoría de los amotinados (unos seiscientos) se quedaron en Rumanía, mientras que menos de un centenar quisieron regresar a Rusia, donde siete de ellos fueron ejecutados y 56 encarcelados.

El 26 de junio la revuelta de Łódź estaba prácticamente sofocada. No obstante, las revueltas en Polonia continuaron.

El 7 de julio tropas japonesas desembarcaron en la isla de Sajalín, situada justo al norte del archipiélago japonés, bajo soberanía rusa. Desde allí empezó a empujar hacia el norte a las pequeñas guarniciones rusas.

Los hermanos Wright estaban probando un nuevo aeroplano, el Flyer III, cuando el 14 de julio Orville sufrió heridas leves en una caída en picado. Al reconstruir el aparato le incorporaron nuevas mejoras.

Un grupo de 29 negros convocados por W.E.B. Du Bois (en realidad había convocado a 59, pero sólo 29 asistieron) se reunió en Fort Erie, en Canadá, cerca de la frontera con el Estado de Nueva York, para debatir sobre la segregación racial en los Estados Unidos y la forma de combatirla. Se fundó así el llamado Movimiento del Niágara, que se opuso a las políticas conformistas promovidas por Brooker T. Washington y el Compromiso de Atlanta. Antes de finales de año el movimiento había incorporado a un total de 170 miembros.

El 18 de julio se publicó un segundo artículo de Albert Einstein, titulado Sobre el movimiento de pequeñas partículas en suspensión en un líquido estacionario, como requiere la teoría cinética molecular del calor. En este trabajo estudiaba el movimiento browniano, es decir el movimiento observable de pequeñas partículas suspendidas en un líquido. Hasta entonces no había una explicación razonable para dicho fenómeno, pero Einstein lo interpretó como un efecto estadístico de los impactos aleatorios sobre las partículas de las moléculas del líquido. Einstein desarrolló un modelo estadístico para este fenómeno que permitía contar y estimar el tamaño de los átomos a partir de simples observaciones al microscopio sobre el movimiento en zig-zag de las partículas en suspensión. Hasta entonces, los átomos eran un concepto teórico sobre cuya existencia real discutían tanto físicos como químicos. El trabajo de Einstein ponía en evidencia como ningún otro trabajo anterior la existencia real de los átomos como partículas "tangibles", casi en un sentido literal de la palabra.

El 25 de julio los japoneses tomaron la ciudad de Aleksandrovsk, en la isla de Sajalín.

El 27 de julio representantes de Japón y de los Estados Unidos firmaron el acuerdo Taft-Katsura por el que los Estados Unidos reconocían el protectorado japonés sobre Corea a cambio de que Japón reconociera el de los Estados Unidos sobre las Filipinas.

El 5 de agosto se inauguró en Boulogne-sur-Mer el primer congreso mundial de esperanto, al que asistió su creador, Lodwik Lejzer Zamenhof. Fue la primera vez que el esperanto se usó de forma generalizada como lengua hablada. Hasta entonces había sido usado casi exclusivamente como lengua escrita. Contaba con 13.103 hablantes registrados.

El Séptimo Congreso Sionista se celebró en Basilea, y decidió rechazar la oferta británica de fundar un Estado judío en África. De hecho, se pronunció mayoritariamente por rechazar cualquier emplazamiento que no fuera Palestina.

Los rebeldes cretenses se habían apoderado de las aduanas de Kastelli Panormos. El 7 de agosto llegó al puerto un barco de guerra ruso con unos 200 soldados rusos y algunos policías cretenses. Tras comunicar un ultimátum a los rebeldes que no fue aceptado, se inició un bombardeo. Mientras tanto los rebeldes trataban de tomar Rethymno, a la que se dirigieron también 50 soldados rusos. Los rebeldes los rechazaron, pero pronto llegaron otros 200 soldados bajo el mando del coronel Urbanovich, con lo que finalmente los rebeldes tuvieron que retirarse.

El 13 de agosto se celebró el plebiscito en Noruega sobre la disolución de la unión con Suecia, y el resultado fue de un 99.95% de los votos favorables a la independencia.

Thomas Dixon Jr. publicó una continuación de su novela Las manchas del leopardo, titulada El hombre del clan: Una novela histórica del Ku Klux Klan, en la que presenta como hechos históricos una pura ficción según la cual los republicanos trataban de convencer a los negros de que eran superiores a sus antiguos amos, y que debían alzarse en armas contra ellos, y para evitar semejante despropósito surgió el Ku Klux Klan. La obra fue pronto adaptada al teatro, pero su representación fue prohibida incluso en varios Estados sureños. No obstante, la obra fue muy popular en el Sur. En muchas ciudades batió récords de audiencia. Veinte años atrás, Dixon había afirmado que "el destino de los hombres [incluyendo a los negros] era unirse en lazos de igualdad fraternal", pero en algún momento cambió de idea. El 19 de agosto publicó un artículo en el que decía:

Por mucha educación de cualquier clase que reciba, industrial, clásica o religiosa, un negro no será nunca un blanco, ni podrá cruzar el abismo centenario que lo separa del hombre blanco en la evolución de la naturaleza humana.

Ese día murió el rey Lerotholi de Basutolandia, y fue sucedido por su hijo Letsie II Lerotholi.

Las elecciones presidenciales en Ecuador dieron una amplia mayoría a Lizardo García, que asumió la presidencia el 1 de septiembre.

El presidente estadounidense Theodore Roosevelt se había ofrecido como mediador en un acuerdo de paz entre Rusia y Japón y, tras la batalla de Tsuhima, Rusia no pudo rechazar la oferta. Las negociaciones tuvieron lugar en el Estado de Maine y el tratado de Portsmouth fue firmado el 5 de septiembre. Rusia aceptaba evacuar Manchuria y devolver su soberanía a China, salvo que Japón retendría la península de Liaodong, donde está Port Arthur, y mantendría el control de las líneas ferroviarias construidas por los rusos en Manchuria. Además Japón recibiría la parte sur de la isla de Sajalín. Ese mismo día se produjo una revuelta en Tokio en la que algunos japoneses mostraron su disconformidad con que no se exigiera a Rusia que pagara una indemnización de guerra a Japón, y que la mayor parte del territorio que Japón había conquistado a los rusos en Manchuria fuera a ser devuelta a China. Se concentraron unas 30.000 personas que causaron disturbios y destrozos durante varios días. Pese a todo, el éxito de Japón era indiscutible: se había convertido en una potencia mundial a la par de las potencias europeas, y había puesto en entredicho las teorías sobre la superioridad de la raza blanca que hasta entonces a ningún occidental se le había ocurrido cuestionar.

La asamblea cretense, apoyada por la rebelión de Venizelos, aprobó una serie de reformas tomadas del programa de los rebeldes: abolición de la prerrogativa del príncipe de nombrar alcaldes y concejales, así como la de nombrar a diez diputados, introducción del sufragio universal masculino para los asuntos municipales, abolición de las restricciones a la libertad de prensa y modificación de las leyes electorales.

El 26 de septiembre se publicó un tercer trabajo de Albert Einstein. Se titulaba Sobre la electrodinámica de los cuerpos en movimiento, y en él desarrollaba los fundamentos de la que sería conocida como Teoría de la relatividad especial, una teoría revolucionaria que contradecía los principios básicos de la mecánica tal y como Newton los había establecido pero, a cambio, reconciliaba la teoría electromagnética con el experimento de Michelson-Morley, que parecía implicar que la Tierra estaba inmóvil en el espacio. Según la teoría de Einstein, la velocidad de la luz es la misma para todos los observadores sometidos a una fuerza total nula. Entre las consecuencias más sorprendentes de este principio se encuentra que el tiempo transcurre más despacio para los objetos en movimiento, o que la masa de un cuerpo aumenta a medida que aumenta su velocidad, o que la velocidad de la luz no puede ser alcanzada por ningún cuerpo con masa. Muchas de estas "consecuencias necesarias" eran ya conocidas, pero Einstein mostró que todas ellas encajaban coherentemente en una mecánica alternativa a la mecánica clásica de Newton.

El 28 de septiembre un periódico sudafricano publicó un artículo sobre el trato que los Herero estaban recibiendo en los campos de concentración del África Occidental Alemana. Un testigo contaba lo siguiente:

Hay cientos de ellos, sobre todo mujeres y niños, y unos pocos ancianos. Cuando se caen son azotados por los soldados, con toda su fuerza, hasta que se levantan. [...] En cierta ocasión vi a una mujer que llevaba un niño de menos de un año a su espalda, y con un pesado saco de grano sobre su cabeza. [...] Se cayó. El cabo la estuvo azotando durante al menos cuatro minutos, y al niño también. [...] La mujer se puso de pie lentamente y con dificultad y siguió con su carga. No emitió un sólo sonido en todo el rato, pero el niño lloraba muy fuerte.

El 29 de septiembre se cerraron las negociaciones entre Suecia y Noruega en las que pactaron los términos de la disolución de la unión.

El 1 de octubre Piotr Schmidt, un oficial de la flota rusa en el mar Negro, pronunció un discurso en Sebastopol en el que instaba a los ciudadanos a defender sus derechos y a reclamar la libertad de todos los prisioneros políticos.

Los distintos grupos de huelguistas de San Petersburgo terminaron organizándose para coordinar sus acciones mediante un soviet (consejo) al frente del cual destacó un joven socialista de 26 años llamado León Trotski.

El 5 de octubre los hermanos Wright realizaron un vuelo circular de 39 km en poco más de 39 minutos, una duración mayor que la suma de las de todos los vuelos que habían realizado durante los dos años anteriores. El 9 de octubre escribieron al secretario de guerra, William Howard Taft, para proponerle la compra del primer avión utilizable en la práctica.

El 14 de octubre el conde Serguéi Witte, el presidente del consejo de ministros ruso, presentó al zar Nicolás II una propuesta de un manifiesto que le sugería firmar, en el que se garantizaban los derechos civiles y se convocaba la elección de una Duma (asamblea) por sufragio universal masculino sin cuya aprobación ninguna ley tendría efecto. El zar, se negó a firmarlo. Se dice que dijo: "No puedo dilapidar una herencia que no soy dueño de dilapidar".

El 15 de octubre Debussy estrenó en París una de sus obras más conocidas: La mar, considerada una de las mayores piezas orquestales del siglo XX. Ese año publicó por primera vez una suite para piano escrita en su juventud que el compositor había sido reacio a difundir. Se trata de la Suite bergamasque, cuyo tercer movimiento es su famoso Claro de Luna.

Una exposición de pintura en París escandalizó a los críticos, uno de los cuales, aludiendo a una estatua renacentista que adornaba el salón en que se exponían los lienzos dijo: Donatello au milieu des fauves (Donatello entre fieras salvajes), y este comentario dio nombre al nuevo estilo, que fue conocido como fauvismo, y que se caracterizaba por un uso atípico del color. Entre sus principales creadores estaba Henri Matisse, que había realizado su primera exposición individual el año anterior. Ese año conoció a Picasso, que había pasado de su "periodo azul" al "periodo rosa", cada uno caracterizado por el predominio del color correspondiente. En sus cuadros del periodo rosa destacan los motivos circenses: acróbatas y arlequines.

El 19 de octubre se estalló una protesta de tantas, esta vez en Chisináu, contra el gobierno zarista, pero como el zar estaba demasiado lejos para echarle mano, los manifestantes terminaron persiguiendo judíos, que estaban más a su alcance, con el balance final de 19 judíos asesinados y otros 56 heridos.

Ese mismo día Sibelius estrenó una versión revisada de su concierto para violín, con Richard Strauss al frente de la orquesta.

El parlamento noruego había ofrecido al rey Óscar II de Suecia y Noruega que designara a uno de sus hijos menores como rey de Noruega, pero el 26 de octubre el rey renunció en su nombre y en el de sus descendientes a toda pretensión a la corona noruega. En realidad, así como el país era casi unánimemente favorable a la independencia, no existía el mismo consenso sobre si una Noruega independiente debía ser una monarquía constitucional o una república. Dado que los únicos países europeos con gobierno republicano eran Francia y Suiza, un gran sector de la clase política noruega consideraba que la independencia sería mejor aceptada en Europa si se conservaba la monarquía.

En Santiago de Chile se produjo una variante de lo acaecido en San Petersburgo el "domingo sangriento". Algunas asociaciones de izquierdas convocaron una manifestación para el 22 de octubre para protestar por el elevado precio de la carne. No se esperaba una gran afluencia, pero al final se reunieron unas 40.000 personas. Una delegación se dispuso a entregar un pliego de peticiones al presidente Germán Riesco, y al no encontrarlo en el palacio de La Moneda, se dirigieron a su domicilio particular, donde al parecer los recibió amablemente. Sin embargo, entre la multitud se extendió el rumor de que Riesco no estaba en Santiago, y entonces intentaron asaltar el palacio de La Moneda y, al no conseguirlo, se dedicaron a asaltar comercios y atacar a los transeúntes que parecían adinerados. Hubo unos 200 muertos y 500 heridos.

El 30 de octubre el zar Nicolás II firmó finalmente el que se conocería como el Manifiesto de octubre. Su promulgación dividió a la oposición entre los que consideraban que habían conseguido sus objetivos y los que temían que se trataba de un mero engaño. Rutenberg y el padre Gapón, que formaban parte del primer grupo, regresaron a Rusia y el clérigo restableció sus antiguos contactos con la policía. Varios revolucionarios hasta entonces al margen de la ley organizaron partidos políticos. Los principales fueron el Partido Democrático Constitucional (cuyos miembros eran conocidos como kadetes, por las siglas rusas del partido, KD), a cuyo frente estaba el historiador Pável Miliukov, y el Partido Octubrista (cuyo nombre oficial era Unión del 17 de octubre, por la fecha de promulgación en el calendario juliano del manifiesto de octubre), que no tardó en ser dirigido por el empresario Aleksándr Guchkov. Éstos abogaban por una monarquía constitucional, mientras que los kadetes eran más ambiguos al respecto. Demandaban sufragio universal (incluso para las mujeres) y la formación de una asamblea constituyente que decidiría la forma de gobierno para el país.

Paralelamente, se formaron grupos armados prozaristas conocidos como centurias negras, integrados por terratenientes, clérigos, burgueses, artesanos, comerciantes y artistas, principalmente. Estos grupos realizaron una labor propagandística de exaltación al zar, combinada con antisemitismo, y que derivó en diversos actos violentos contra judíos y revolucionarios.

El 6 de noviembre se clausuró la Exposición Universal de Lieja, que había contado unos 7 millones de visitantes.

Las autoridades rusas habían arrestado a Piotr Schmidt en Sebastopol, pero las protestas populares obligaron a liberarlo y finalmente el 7 de noviembre fue retirado del servicio.

Para evitar que su invento cayera en manos de competidores, los hermanos Wright dejaron de volar y desmontaron su aeroplano.

La renuncia del rey Óscar II de Suecia a que sus descendientes reinaran en Noruega se había anticipado, y el gobierno noruego ya había empezado a buscar otro posible rey. El principal candidato fue el príncipe Carlos de Dinamarca, nieto del rey Cristian IX de Dinamarca, y (por parte de madre) de rey Carlos XV de Suecia. Estaba casado con la princesa Maud, hija del rey Eduardo VII de Gran Bretaña. No obstante, Carlos se negó a aceptar la corona salvo que los noruegos se declararan mayoritariamente por un régimen monárquico en un nuevo plebiscito y el parlamento aprobara su elección. El plebiscito se llevó a cabo el 13 de noviembre, y el 79% de los votantes se decantó por la monarquía.

El 14 de noviembre, el zar Nicolás II recibió en su palacio a un extraño personaje. Era una especie de monje, tenía 36 años, pero se creía que era mucho mayor, tenía una personalidad hipnótica y había vivido como peregrino y ermitaño, había estudiado diversas religiones, si bien practicaba un cristianismo ortodoxo fundamentalista y se había ganado fama de milagrero y sanador. Era un hábil orador, aunque su lenguaje era siempre enigmático. Se decía que nunca pronunciaba una frase completa, sino que en sus frases siempre faltaba algún elemento, para hacerlas deliberadamente ambiguas. Su nombre era Grigori Efimovitch, pero era más conocido como Rasputín. Se decía que en una crisis mística había predicho el nacimiento el año anterior del zarévich Alexis. Su aureola de santidad había cautivado a varias autoridades religiosas, que a su vez lo habían introducido a la nobleza de San Petersburgo, y finalmente había sido presentado a la mismísima familia real. Se cuenta que Rasputín pidió que se le llevara ante el príncipe Alexis, que padecía de hemofilia. Allí arrojó de la mesa las medicinas que se le estaban suministrando y, en su lugar, le impuso las manos y le contó varias historias siberianas. Al día siguiente el niño se encontraba bastante mejor. La razón era que los médicos le estaban suministrando aspirina, que es contraproducente para las crisis de hemofilia, luego la eliminación del tratamiento sólo podía aliviarlo. Pero la zarina Alejandra se convirtió en una más de las muchas admiradoras que Rasputín tenía entre la nobleza rusa, lo cual a su vez hizo crecer su número. Una de ellas, Olga Lokhtina, esposa de un general influente, lo acogió en su casa, y desde entonces se convirtió en un invitado frecuente al Palacio de Invierno, así como a Tsárskoye Seló, donde organizaba sesiones de oración, exorcismos y, según algunos, orgías.

El 17 de noviembre por un nuevo tratado entre ambos países, Corea renunció oficialmente a su soberanía en cuanto a las relaciones diplomáticas con otros países y se convirtió así en protectorado japonés.

Ese día murió el Gran Duque Adolfo de Luxemburgo. Fue sucedido por su hijo Guillermo IV.

El 18 de noviembre el parlamento noruego ofreció al príncipe Carlos de Dinamarca la corona de Noruega, y esa misma noche la aceptó.

El 21 de noviembre se publicó el cuarto y último de los trabajos que Einstein publicó ese año. Se titulaba ¿Depende la inercia de un cuerpo de su contenido energético? en el que presentaba la que sin duda es la ecuación más famosa de la física: E = mc2. Dicha ecuación establece que todo cuerpo material tiene una energía en reposo distinta de la energía cinética o la energía potencial descritas por la mecánica clásica. Einstein conjeturaba que, si su teoría era correcta, la radiación transmite inercia (masa) entre los cuerpos que la emiten y los que la reciben.

Ese mismo día Lenin regresó a Rusia aprovechando una amnistía. Sin embargo, su principal preocupación por aquel entonces no era la revolución, sino las disputas internas en su partido. Unos meses antes había convocado un congreso en Londres, pero los mencheviques no habían asistido. También regresaron Yuli Mártov y Vera Zasulich, pero no Georgi Plejánov, por motivos de salud. En general, los marxistas no hicieron gran cosa en la revolución rusa de ese año. Bolcheviques y mencheviques se dedicaron a discutir sobre si convenía o no aliarse con la burguesía para derrocar a la autocracia como paso previo a una revolución socialista, o si por el contrario había que organizar una revolución armada independiente de la burguesía. La opinión de Lenin (contraria, naturalmente, a la de Mártov) era ésta:

Dadas las circunstancias debemos apoyar a los liberales y a los demócratas, no porque creamos que desean verdaderamente la libertad y la democracia, sino simplemente porque, históricamente hablando, son los enemigos de nuestros más encarnizados enemigos, simplemente porque cada uno de sus éxitos menoscaba aún más los cimientos de la fortaleza del orden establecido. Para nuestros propósitos, los de la revolución, los kadetes tienen su utilidad...

Por su parte, Zasulich propuso que la organización clandestina del partido socialista se convirtiera en un partido político legal, a lo cual se opusieron tanto Lenin como Mártov.

El 25 de noviembre un centenar de militares españoles asaltaron (sin haber recibido órdenes por parte del gobierno) la redacción de dos publicaciones del nacionalismo catalán: la revista ¡Cu-Cut! y el períodico La veu de Catalunya, como represalia por la publicación de una caricatura antimilitarista que celebraba el reciente triunfo en las elecciones municipales de la Lliga Regionalista, que agrupaba a varios partidos nacionalistas catalanes.

El 26 de noviembre estalló un motín en el crucero Ochakov, de la flota rusa del mar Negro. Todos los oficiales fueron expulsados del barco. Muchos otros barcos siguieron su ejemplo y se organizó un soviet que acordó llamar a Piotr Schmidt para que asumiera el cargo de comandante de la flota rebelde. La rebelión de la flota del mar Negro se había estado fraguando mientras el Potemkin se rebelaba por su cuenta.

El 27 de noviembre el príncipe Carlos de Dinamarca juró como rey de Noruega con el nombre de Haakon VII. Su hijo Alejandro, de dos años, fue rebautizado como Olav.

El 28 de noviembre un político nacionalista irlandés llamado Arthur Griffih leyó en una convención un manifiesto que fijó la llamada Política del Sinn Féinn (en irlandés, "nosotros mismos") que sostenía que el Acta de Unión de Gran Bretaña e Irlanda era ilegal, y que era posible llegar a una Irlanda independiente.

Ese mismo día Piotr Schmidt tomó el mando de la flota del mar Negro y envió este telegrama al zar Nicolás II:

La gloriosa flota del mar Negro, sagradamente consagrada al pueblo, pide a Su Majestad que convoque inmediatamente una asamblea constituyente, y ya no obedece órdenes de sus ministros.

Sin embargo, parte de la flota permaneció leal al gobierno. Se dio a Schmidt un ultimátum que quedó sin respuesta, tras lo cual en un combate de 90 minutos la flota rebelde fue destrozada. Schmidt fue capturado y arrestado, al igual que todos los supervivientes.

La revuelta de Venizelos en Creta no había prosperado. Falto de recursos económicos, se había visto obligado a pedir préstamos en Grecia, pero el invierno había hecho muy complicada la supervivencia de los rebeldes. Venizelos negoció con las potencias europeas tratando de conseguir las mejores condiciones para una rendición, y finalmente los insurgentes depusieron las armas. Pero las tensiones entre los partidarios y los detractores de los rebeldes continuaron, por lo que las potencias europeas se dispusieron a estudiar la situación de Creta y proponer reformas.

España atravesaba una época de gran inestabilidad política. Desde la caída de Maura, a finales del año anterior, se habían sucedido como presidentes del consejo de ministros Marcelo Azcárraga,  Raimundo Fernández, Eugenio Montero y Segismundo Moret, que tomaba posesión del cargo el 1 de diciembre después de que Montero dimitiera a raíz de la negativa por parte del rey Alfonso XIII a castigar a los militares que habían asaltado el semanario ¡Cu-Cut! 

El líder Donghak Son Byong-hi había regresado a Corea de su exilio en Japón y había reorganizado su Iglesia convirtiéndola en un movimiento de resistencia no violenta al imperialismo japonés. Japón reaccionó con una persecución intensa hasta que Son Byong-hi realizó una nueva reforma que puso su religión al nivel de cualquier otra, con el nombre de Cheondogyo (La religión de la vía celestial).

El 3 de diciembre la policía rusa arrestó a León Trotski y a otros dirigentes del soviet de San Petersburgo acusados de apoyar una revuelta armada. El soviet dejó de existir, pero los socialdemócratas respondieron declarando la huelga general y repartiendo armas entre los obreros.

El ejército ruso recibió refuerzos en San Petersburgo y aplastó la revuelta socialista. Gorki y Lenin huyeron a Finlandia, desde donde el primero marchó a los Estados Unidos y el segundo regesó a Suiza. Trotski fue deportado a Siberia de por vida.

El 5 de diciembre dimitió el primer ministro británico Arthur Jammes Balfour, y el rey Eduardo VII puso al frente del gobierno al liberal Henry Campbell-Bannerman.

El 9 de diciembre el parlamento francés aprobó la Ley de separación de las Iglesias y el Estado, por la que el Estado dejaba de financiar instituciones religiosas y se abstendría de nombrar obispos y arzobispos. También prohibía la presencia de símbolos religiosos en los edificios públicos. Esta medida terminó con el galicanismo, es decir, con el control del estado sobre el clero francés, que volvió a depender completamente de la autoridad papal.

El parlamento paraguayo depuso al presidente Juan Bautista Gaona, y en su lugar nombró a Cecilio Báez.

Richard Strauss estrenó en Dresde su ópera Salomé, basada en la obra de teatro de Oscar Wilde. El estreno fue un éxito, y el compositor tuvo que salir a saludar 38 veces. Sin embargo, la obra tuvo también muchos detractores, debido a la combinación de un tema bíblico con aspectos eróticos y criminales Mahler había intentado estrenarla en Viena, pero la censura había prohibido la obra.

W.E.B. Du Bois fundó el Moon Illustrated Weekly, la primera revista estadounidense para negros, desde la que combatió las posiciones de Brooker T. Washington.

El 10 de diciembre se celebró la ceremonia de entrega de los Premios Nobel.

Entre los acuerdos de la separación de Suecia y Noruega figuraba que el premio Nobel de la Paz lo seguiría entregando Noruega. Ese año fue para la escritora austriaca Bertha von Suttner, autora, entre otras obras, de la novela ¡Abajo las armas!, que se había convertido en un clásico del pacifismo y se había traducido a varios idiomas.

Dimitri Mendeleev fue elegido miembro de la Real Academia Sueca de Ciencias.

El rey Leopoldo II de Bélgica se había visto a nombrar una comisión de investigación sobre el Congo formada por tres jueces: un belga, un suizo y un italiano. El belga era belga, y el italiano era Giacomo Nisco, juez del tribunal supremo del Estado Libre del Congo. Leopoldo II confiaba en que con dos miembros "leales" el informe que emitiría la comisión sería favorable, pero al cabo de varios meses la comisión confirmó las acusaciones sobre la explotación de los congoleños. Pese a ello, el monarca trató de evitar el escándalo publicando una versión resumida y distorsionada, a la vez que emitía folletos de propaganda y sobornaba periódicos para que lo defendieran. Sin embargo, no pudo evitar que la opinión pública mundial terminara conociendo los hechos. Mark Twain publicó ese año El soliloquio del rey Leopoldo, en el que el monarca habla consigo mismo indignado del "injusto" trato que recibe de la prensa.

El sha de Persia, Mozaffareddín, acababa de regresar de uno de sus muchos viajes por Europa, que pagaba mediante préstamos que pedía a otras naciones. Hasta entonces Rusia había sido su principal prestatario, pero el último viaje lo había financiado el Banco de Inglaterra. Los impuestos que luego exigía para pagar esos préstamos estaban creando disturbios, que se vieron acrecentados cuando tres comerciantes fueron azotados públicamente por exigir precios demasiado altos. Los comerciantes de Teherán cerraron sus comercios y los clérigos apoyaron sus reivindicaciones mediante un encierro en una mezquita. Sin embargo, los clérigos fueron desalojados contraviniendo la inviolabilidad tradicional de las mezquitas. Como respuesta, el 13 de diciembre se produjo un nuevo encierro de clérigos, cuya demanda principal era el establecimiento de un tribunal de justicia (aunque no se especificaban las características que debía tener).

Viendo cómo iban las cosas en Rusia, el príncipe Nicolás I de Montenegro accedió a promulgar una constitución liberal, que fue proclamada el 19 de diciembre.

Glazunov fue nombrado director del Conservatorio de San Petersburgo y Rimski-Kórsakov fue readmitido.

El 30 de diciembre se estrenó en Viena el primer gran éxito de Franz Lehár, la opereta La viuda alegre, con la que consiguió inmediatamente fama internacional. Había otro joven compositor que rivalizaba con Lehár. Tenía 25 años y se llamaba Oscar Nathan Strauss, pero firmaba sus obras como Oscar Straus (con una sola ese final) para desmentir la conjetura típica de si era pariente de Johann Strauss. Ese mismo año había estrenado su segunda opereta, Para la viuda india, y se cuenta que cuando conoció La viuda alegre dijo ¡Yo también puedo hacer eso! 

La guerra ruso-japonesa
Índice La revolución rusa II