La Facultad de Magisterio

El oficio de maestro en Valencia se puede documentar desde principios del siglo XIII, cuando la libertad de enseñanza que concedió al Reino de Valencia su rey Jaume I hizo que fueran muchas las personas que decidieran dedicarse a la docencia. El número de maestros era ya grande en el siglo XVI, y la profesión gozaba de privilegios honrosos y de una notable consideración social, situación que a la postre determinó el dictado de ordenanzas para la función docente. El Consell de la Ciutat de València dictó el 28 de noviembre de 1625 unas Ordinacions dels Mestres de llegir i scriure, que dispusieron, entre otras cosas:

…lo saber be llegir i scriure es lo primer escalo i porta per a entrar en les demés facultats en lo temporal com en lo espiritual i lo primer que es deu procurar en una república i més en la present ciutat que los mestres que amostren al gichs sien hábils en dita art i virtuosos i de bones costums i no juradors i de males costums, i així los deixebles ysiran hábils en llegir i scriure i virtuosos tenint bons mestres…

Quizás la mejor descripción del propósito y las aspiraciones de las instituciones dedicadas a la preparación de maestros y profesores siga siendo la que se puede leer en la declaración de principios de la primera de las Escuelas Normales Superiores de Francia, la École Normale de l’anIII, fundada en París el 20 de octubre de 1794 (9 de brumario del año III) por la Convención de la Primera República Francesa:

Article 1er. Il sera établi à Paris une École normale, où seront appelés, de toutes les parties de la République, des citoyens déjà instruits dans les sciences utiles, pour apprendre, sous les professeurs les plus habiles dans tous les genres, l’art d’enseigner.

(Se establecerá en París una Escuela normal, a la cual serán llamados, desde todas las partes de la República, ciudadanos ya instruidos en las ciencias útiles, para aprender, bajo la tutela de los mejores profesores de todas las disciplinas, del arte de enseñar.)

La revolución Francesa y su espíritu ilustrado hicieron de la educación y la instrucción el principal instrumento para favorecer el progreso y el bienestar de todos los miembros de la nueva sociedad. La moderna mentalidad laica, burguesa y utilitaria, dio lugar a la necesidad de abordar en las escuelas una educación cívica y una cultura técnica, así como a la de adoptar un modelo para la formación de maestros, cuyos antecedentes se pueden encontrar en la Volksschule prusiana. El modelo de formación de maestros de la Escuela normal francesa se formalizó en nuestro país en las primeras décadas del siglo XIX por la acción decidida de los ilustrados liberales, y la ciudad de Valencia inició esta tradición normalista con el establecimiento de su Escuela Normal deMaestros en 1845, en unos locales cedidos del edificio del Colegio San Pablo, manzana 292, nº 6 de la calle san Pablo, donde hoy encontramos el Instituto de Educación Secundaria ‘Lluís Vives’. Hubo que esperar hasta 1867 para el establecimeiento de la Escuela Normal de Maestras de Valencia, fruto del decidido impulso del profesor Mariano Olivet Salom, director de la Escuela Normal de Maestros de Valencia, y del Rector de la Universitat de València, José Pizcueta y Donday.

La dilatada historia de la primera Escuela Normal de Valencia hasta su conversión en la actual Facultat de Magisteri de la Universitat de València, es un relato de ruinas y desalojos espaciados por breves periodos de estabilidad. Desde su primera ubicación en la calle san Pablo, cuyo mal estado impedía el acceso a la Escuela en los días de lluvia, la Escuela Normal de Valencia pasó por las aulas de la Escuela Industrial, sita en la planta baja de la ‘Casa Enseñanza’, entre las calles Arzobispo Mayoral y Sangre; en la antigua plaza Libertad, junto a la sede actual de les Corts Valencianes; en un local del nº 9 de la calle Gobernador Viejo; de nuevo en una planta alta de la ‘Casa Enseñanza’, a lo que se opuso frontalmente el ayuntamiento de la ciudad, que deseaba ocuparla, lo que acabó por conseguir; en el Colegio San José de la avenida Fernando el Católico, tras la disolución de la Compañía de Jesús en la Segunda República; en la plaza San Esteban; en la plaza Horno de San Nicolás, las chicas, y en un edificio anejo al hospital viejo de la actual calle Hospital, los chicos, tras una nueva segregación genérica decretada por el dictador Franco; en las fallidas instalaciones del barrio de Monteolivete; en el colegio público de El Saler; en unos pabelones prefabricados ubicados en la carrera de la Fuente San Luis; en unas aulas prestadas del Palacio de la Exposición, cercano al paseo de la Alameda; de nuevo en Monteolivete, con los edificios rehabilitados que pasan a ser propiedad de la Universitat de València en 1982, que finalmente construye las actuales instalaciones integrando definitiva y plenamente en 2010 a la actual Facultat de Magisteri en el Campus dels Tarongers de la Universitat de València.

Hoy, la Facultat de Magisteri de la Universitat de València sigue manteniendo vigentes los propósitos y las aspiraciones de École Normale de l’an III de París, recibiendo a ciudadanos de todas partes ya instruidos en los saberes de referencia y haciendo de ellos maestros y profesores capaces de proporcionar una educación valiosa para las nuevas generaciones de ciudadanos.

 TITULACIONES IMPARTIDAS EN LA FACULTAT

Grado de Maestro en Educación Infantil 

Grado de Maestro en Educación Primaria

 
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies