Logo de la Universdad de Valencia Logo del portal

  • Estudiants del màster

¿Debe haber una regulación especial para las fintech?

Fintech

Analizamos las diferentes visiones sobre la regulación del fintech. ¿Deben operar las start-ups financieras bajo reglas diferentes que la banca tradicional, aun ofreciendo servicios parecidos o idénticos?

16 de septiembre de 2016

Con el mercado de las fintech en pleno auge, start-ups, banca, economistas y políticos no logran ponerse de acuerdo sobre el modelo regulatorio a seguir. Los que son partidarios de crear un marco favorable para la creación de empresas fintech y su actividad se enfrentan a aquellos que opinan que estas se deben ajustar a la misma regulación que la banca.

 

El argumento a favor

Varias voces, en particular las propias fintech, abogan por un marco regulatorio laxo y separado de la banca tradicional, al menos en lo que respecta a los servicios que ofrecen.

Por ejemplo, la Asociación Española de Fintech e Insurtech trabaja actualmente en un libro blanco regulatorio para el sector, en el cual destacan los cambios que necesitan sus respectivos sectores para que las empresas españolas puedan adaptarse y competir con los grandes mercados mundiales, como Reino Unido y EE.UU.

En este sentido, su vicepresidente, Rodrigo García de la Cruz, aboga por minimizar el riesgo regulatorio “en términos de acceso a la actividad y en términos de supervisión”.

Un ejemplo del tipo de actuaciones a priorizar según él es el “sandbox”, “que permite una preautorización para una fase de prueba, con el objetivo de testar el producto o el servicio en el mercado antes de su lanzamiento”. Gracias a este modelo, se fomenta la innovación empresarial al agilizar el proceso de la creación de empresas y productos, “no estando sujeto a tantos requisitos”.

Aunque las fintech comprenden la necesidad de una regulación y la resistencia de los bancos y otros actores, reiteran la necesidad de que el sector, uno de rápida expansión, “tenga el espacio suficiente para respirar, desarrollarse y probar soluciones innovadoras, sin el temor de acciones y multas”.

 

La banca, entre entrar al mercado y limitarlo

El sector financiero tradicional aún duda sobre su lugar en el crecimiento del fintech. Mientras la mayoría de instituciones están desarrollando sus propios servicios adaptados a las nuevas tecnologías financieras, también muchos creen que las fintech deben ser reguladas con la misma rigidez que las entidades tradicionales.

“Si las fintech van a vender los mismos productos, deberían contar con los mismos requerimientos y no debería haber una regulación específica para las fintech. Esto opinaba hace unos días Ana Rubio, economista jefe de BBVA Research, insistiendo que las exigencias legales deben ser exactamente las mismas.

Del mismo modo se expresaba recientemente Ignacio Redondo, director de asesoría jurídica de CaixaBank. Argumentando que la regulación debe recaer en los servicios y “no empresas”, reconoce, usando un símil futbolístico, que las fintech “juegan bonito”, [pero] no merecen una protección oficial”.

 

En cualquier caso, parece necesario que se establezca un marco sólido para el establecimiento del sector fintech en España. Con Reino Unido, el líder europeo en este sector, a medio paso de abandonar el mercado único europeo (y con el Mercado Único Digital al acecho), la oportunidad de establecer el país como una potencia europea y mundial es única. Y para ello, deberá tener clara su situación.

Etiquetas Fintech , Banca , Finanzas , Europa
Publicado por: Anthony Nelson Hosey
 
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies