Investigadores de la Universitat de València y de la Universitat Politècnica hallan en Guatemala el primer mural maya pintado al fresco

Convertir a pdf (abre en nueva ventana)
Detalle del cartel.

Investigadores de la Universitat de València (UV) y la Universitat Politècnica de València (UPV) han presentado este jueves los resultados de un nuevo hallazgo arqueológico que han realizado en la ciudad maya de Chilonché, donde han descubierto el primer mural maya pintado al fresco encontrado hasta el momento en Guatemala. Los trabajos han sido dirigidos por los profesores Cristina Vidal (UV) y Gaspar Muñoz (UPV).

Se trata de un hallazgo de especial relevancia al ser primer mural de estas características que se encuentra en esta región arqueológica, además del indudable valor de sus pinturas que "por la información que aporta, tanto histórica como artística, como por la técnica pictórica empleada pueden considerarse excepcionales", según apuntan los investigadores.
 
El hallazgo ha sido realizado por el mismo equipo interdisciplinar hispano-guatemalteco que en 2009 logró otro importante hallazgo-un gran "mascarón" maya de más 2.000 años de antigüedad, que fue localizado en la misma impresionante Acrópolis de Chilonché, de 15 metros de altura, donde recientemente han encontrado estas espectaculares pinturas murales, que datan del s.VIII d.C, según han podido determinar con los primeros datos obtenidos tras su descubrimiento.
 
El mural fue localizado en el interior de un cuarto de uno de los edificios -un palacio maya construido en el período clásico tardío (600-900 d.C), , que forma parte del conjunto monumental de la Acrópolis de Chilonché, que durante siglos se había mantenido sepultado por la selva hasta ser descubierto por este grupo de investigadores. Esta sala fue clausurada intencionadamente con piedras y tierras por los antiguos mayas,  y gracias a ello las pinturas se han conservado en buen estado.
 
En las pinturas halladas por los investigadores, se pueden apreciar varias escenas que recrean un acontecimiento histórico donde se realizaban ofrendas a un personaje especial. En ellas aparecen figuras de carácter figurativo con personajes masculinos y femeninos, en diferentes actitudes y tamaños, pintados de color negro, rojo y ocre, así como signos jeroglíficos que mencionan sus nombres. El desciframiento de estos jeroglíficos  ha permitido profundizar mucho más en la historia dinástica de las distintas ciudades, los conflictos bélicos que mantenían unas con otras o en sus relaciones diplomáticas, mientras que otras veces esos textos se refieren a sus dioses y creencias religiosas, según han podido averiguar tras un estudio directo y pormenorizado por parte de un epigrafista especializado en escritura maya, el profesor Alfonso Lacadena de la Universidad Complutense de Madrid.La interpretación de los textos que decoran las pinturas ayudarán a conocer mejor la sociedad maya que se asentó en este sitio arqueológico.
 
Todo ello hace que las pinturas descubiertas en Chilonché constituyan un hallazgo excepcional y de enorme relevancia, tanto por la práctica ausencia de murales de época clásica conservados, como por el interés que reviste el estudio de los personajes y los textos que los acompañan, según destacan los responsables del proyecto, iniciado en 2009, y que ha contado en la última campaña arqueológica (2012-2013) con apoyo financiero de la Fundación holandesa Príncipe Claus,, y con fondos de cooperación al desarrollo a través del Programa 0,7 de la Universitat de Valencia, así como de una subvención del 
Ministerio español de Educación, Cultura y Deporte que han dado sustento económico a este proyecto, gracias al cual se han rescatado estas espectaculares pinturas murales, que estaban en peligro de desaparición por culpa de los saqueos.
 
Los trabajos de este importantes hallazgo han sido dirigidos por los profesores Gaspar Muñoz (UPV) y  Cristina Vidal (UV), directores del proyecto arqueológico La Blanca, un proyecto interuniversitario en el que participan la Universitat de València, la Universitat Politècnica de València y la Universidad San Carlos de Guatemala, y en el cual los integrantes de dicho proyecto han realizado excavaciones arqueológicas y diversas acciones para la puesta el valor de su patrimonio cultural desde el año 2004. Una labor de nueve años que ha dado  frutos, y así fue reconocida  este mismo 2013 con el premio 'Best 
practices in site conservation', otorgado por el prestigioso Archaeological Institute of America (AIA), por el trabajo desarrollado en La Blanca.
 
Operación de salvamento
Dada la importancia del hallazgo, y una vez realizada la intervención de salvamento, documentación y restauración de las pinturas murales, los investigadores consideran necesario poner en marcha un proyecto de salvaguarda no sólo de esas pinturas sino también de las que previsiblemente se encuentran en el interior de otros de los cuartos que conforman este palacio maya. De hecho, en otras salas del mismo edificio se han encontrado también restos de pinturas murales pero al haber estado expuestas a la intemperie han desaparecido en gran parte.
 
No obstante, los investigadores no descartan que se realicen nuevos descubrimientos en estas zonas poco exploradas de la región donde podrían conservarse ocultos más tesoros de la cultura maya. Todo esto muestra la importancia artística y cultural de este sitio arqueológico.
 

Fecha de actualización: 12 de diciembre de 2013 13:53.

Listado de noticias
 
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies De acuerdo