Cómo citar:

How to cite:

Ruiz-Bernardo, Paola; Ferrández-Berrueco, Reina & Sales-Ciges, María-Auxiliadora  (2012). Aplicación del modelo CIPP en el estudio de los factores que favorecen la sensibilidad intercultural. RELIEVE, v. 18,  n. 2, art. 4.  DOI: 10.7203/relieve.18.2.1987

     

This article in English version

 

  Hits:  Hit counter - Contador de visitas Visitas  

 APLICACIÓN DEL MODELO CIPP EN EL ESTUDIO DE LOS FACTORES QUE FAVORECEN LA SENSIBILIDAD INTERCULTURAL

[Application of the CIPP model in the study of factors that promote intercultural sensitivity]

 

  In article in pdf format

por / by

En formato artículo en pdf

 
 

Article record

About the authors

Print this article

Ruiz-Bernardo, Paola (ruizma@edu.uji.es)

Ferrández-Berrueco, Reina (ferrande@uji.es)

 Sales-Ciges, María-Auxiliadora (asales@uji.es)

Ficha del artículo

 Sobre los autores

Imprimir el artículo

 

 

Abstract

   

    The present study proposes a group of factors (related to self, context and process) favouring the development of intercultural sensitivity. A social diagnosis was performed in the Spanish province of Castellón in order to identify these factors by means of a correlational study. A non-probabilistic but representative sample consisting of 995 people from 37 different countries living in this province was used. Data were collected by means of an adaptation of the scale proposed by Chen and Starosta (2000) for the assessment of intercultural sensitivity. Results showed four profiles, and their main characteristics were studied. Variables such as country of origin, gender, academic background, number of languages spoken, or the experience of living in a foreign country revealed to have a positive influence on the development of this attitude.

 

Resumen

  El presente artículo propone un conjunto de los factores (personales, contextuales y de proceso) que favorecen el desarrollo de la sensibilidad intercultural. Para identificar dichos factores se ha realizado un diagnóstico social en la provincia de Castellón (España). Este estudio de tipo descriptivo de carácter correlacional se ha concretado con una muestra de 995 personas de 37 nacionalidades diferentes, constituyendo una muestra representativa, caracterizada por ser de tipo fortuito o accidental. Para recoger la información se ha utilizado una adaptación de la escala de sensibilidad intercultural de Chen y Starosta (2000). El análisis de datos ha permitido identificar cuatro perfiles, de los cuales se han estudiado sus principales características y se ha podido concluir que variables tales como la condición de origen, el  sexo, la formación, la cantidad de lenguas que habla o el haber vivido en otro país influyen positivamente para el desarrollo de esta actitud.

Keywords

  Intercultural sensitivity; Cultural diversity; Social indexes; Profiles of intercultural sensitivity; Social diagnosis.

 

Descriptores

 Sensibilidad intercultural; Diversidad cultural; Indicadores sociales; Perfiles de sensibilidad intercultural; Diagnóstico social.

 



Comentar este artículo


Artículos relacionados:

Murillo & Hernández-Castilla, (2011). Factores escolares asociados al desarrollo socio-afectivo en Iberoamérica


Volumen 18, n. 2


1. Introducción

El fenómeno de la globalización, y consecuentemente el de las migraciones, pone de manifiesto la necesidad de favorecer el desarrollo de nuevas competencias o actitudes, tales como la sensibilidad intercultural, en los ciudadanos de este mundo cada vez más interconectado.

    El estudio de la sensibilidad intercultural, entendiendo ésta como una actitud que predispone a conductas positivas en relación a la diversidad cultural (Ruiz-Bernardo, 2012), es fundamental para conocer la realidad social y favorecer la convivencia intercultural. Además, permite a las personas un conocimiento de su forma de percibir y relacionarse con la diversidad cultural.

Por ello, esta investigación se ha centrado en identificar los perfiles poblacionales para posteriormente analizar los factores, personales, contextuales y procesuales, que actúan como promotores u obstaculizadores de esta actitud.

El estudio se ha desarrollado en la provincia de Castellón, en tanto es una de las provincias que poseen uno de los crecimientos demográficos más significativos de España debido especialmente al fenómeno de la inmigración. En el año 2010 la población inmigrada suponía el 18,7% de la población total empadronada (según datos del padrón municipal de 2011 proporcionados por el INE). Ante esta situación aparecen percepciones y actitudes que desafían la convivencia del día a día entre los habitantes de la provincia. 

1.1- La sensibilidad intercultural, una cuestión de actitud hacia la diversidad 

El constructo de sensibilidad intercultural ha tenido su origen en los estudios centrados en el ámbito de la comunicación intercultural (Bennett, 1986; Belay, 1993). Chen y Starosta (1996) la describen dentro de la competencia comunicativa intercultural como el componente afectivo de la misma basándose en las primeras conceptualizaciones de Bronfenbrenner, Harding and Wallwey (1958), según lo citan Chen y Starosta (1998). Esta dimensión se centra en las emociones personales o los cambios de sentimientos causados por situaciones particulares, personas y ambientes diversos al de la cultura propia. Estos autores la definen como la capacidad de proyectar y recibir respuestas emocionales positivas, antes, durante y después de las interacciones interculturales. Hammer, Bennett, y Wiseman (2003) complementan esta definición diciendo que se trata de la habilidad de identificar y apreciar las diferencias culturales relevantes.  

En el contexto de diversas universidades españolas, se han realizado investigaciones en torno a este concepto que están orientadas al ámbito de la intervención pedagógica dentro de los diferentes niveles de la educación formal (Vilà, 2003, 2005; De Santos, 2004; Aguaded, 2006; Sanhueza y Cardona, 2009). Todos estos estudios tienen en común que tratan a la sensibilidad intercultural como la dimensión emocional de la competencia comunicativa intercultural y que han adaptado y utilizado el instrumento definido por Chen y Starosta (2000). Los resultados obtenidos de dichas investigaciones han sido muy adecuados para acercarse y describir la realidad evaluada desde dicha perspectiva. 

Desde el ámbito socio-comunitario existe un replanteo del constructo, en tanto que otros autores podrían hablar de la “sensibilidad intercultural” como una actitud (Allport, 1935; Thomas y Znaniecki, 1918). Estos autores dicen que las actitudes serían reflejo a nivel individual de los valores sociales de su grupo. Esta concepción se aproxima a la situación de la sensibilidad intercultural, en tanto se sabe que es propia de cada individuo pero que se desarrolla en función del contexto que la determina. Sales y García (1997:87) definen la actitud como “una predisposición aprendida para responder consistentemente de un modo favorable o desfavorable ante personas o grupos de personas, objetos sociales y situaciones”.

Bajo esta perspectiva se podría redefinir la sensibilidad intercultural como una actitud. Esta aproximación permite justificar mejor y orientar las acciones de intervención social, y no desestima la concepción que se tiene de ella en el ámbito de la comunición intercultural.  

1.2 - Factores que se han estudiado como promotores de esta actitud 

Los principales estudios sobre los factores que favorecen la sensibilidad intercultural destacan que el desarrollo de esta actitud va de la mano con las experiencias personales de inmersión o contacto con otras culturas (Anderson, Lawton, Rexeisen y Hubbard, 2006; Williams, 2005; De Santos, 2004; Straffon, 2003; Olson y Kroeger, 2001). Esto incluye a las personas que han vivido procesos migratorios (Aguaded, 2006; Sanhuesa y Cardona, 2009) quienes, por diferentes motivos, viven la experiencia de inmersión en otra cultura.

Además, en los países anglosajones se ha estudiado que el hablar una segunda lengua también favorece el desarrollo de esta actitud (Olson y Kroeger, 2001) situación corroborada por Vilà (2006), con estudiantes de educación secundaria de la comarca el Baix LLobregat (Barcelona). 

En esta última investigación (Vilà, 2006) los resultados también revelaron la existencia de diferencias de género, ya que las mujeres presentaban mayor sensibilidad intercultural que los hombres. 

En cuanto a las autoidentificaciones culturales, esta autora (Vilà, 2006) concluye que a mayor cantidad de autoidentificaciones mayor es la sensibilidad intercultural, es decir, que las personas que se consideran monoculturales son menos sensibles. 

Por último, cabe destacar que para el estudio de factores se propone utilizar una adaptación del Modelo CIPP de Sttuflebeam y Shinkfield (1987). El nombre del modelo hace referencia a los cuatro tipos de variables o factores a describir: “Contexto”, “Input”, “Proceso” y “Producto”. Adaptaciones anteriores de este modelo han propiciado investigaciones de excelente calidad, en cuanto permiten explicar y justificar en profundidad los resultados obtenidos enriqueciendo el diseño y la evaluación de los programas  de intervención pedagógica (Jornet, Suárez y Belloch, 1998; Jornet, Suárez y Perales, 2000, 2003). Asimismo, se considera de fundamental importancia el profundizar en los factores intervinientes adaptados a cada circunstancia o tipo de evaluación o diagnóstico (González Such, Jornet, Pérez Carbonell y Ferrández, 1994) para actuar teniendo en cuenta las posibilidades reales de éxito en las intervenciones socio-culturales que se propongan. 

2 - Metodología 

El diseño propuesto para esta investigación es un estudio descriptivo de carácter correlacional, que integra el estudio del instrumento adaptado para la población de referencia.

La muestra es de tipo no probabilística y se define como fortuita o accidental (Kalton, 1983). Es una muestra representativa con un margen de error de 0,01.

En cuanto al instrumento, cabe destacar que ha superado un exhaustivo proceso de validación y fiabilidad llevado a cabo como parte inicial de esta investigación. Se trata de una encuesta que se compone de dos partes: la primera es un breve formulario con datos de identificación de los participantes y datos relativos a las posibles experiencias de contacto con otras culturas; la segunda parte de la encuesta se compone de una escala adaptada denominada Escala de Sensibilidad Intercultural (ISS) (Chen y Starosta, 2000). Esta es una escala de actitudes tipo Likert de 5 puntos, que consta de 24 ítems que se agrupan en cinco dimensiones: “Implicación en la interacción”, “Respeto ante las diferencias culturales”, “Confianza en sí mismo”, “Disfrute de la interacción”, y “Atención en la interacción”.

Se utilizó como herramienta para la obtención de los análisis de datos el apoyo de la informática estadística a través del SPSS (Statistical Package for Social Science, versión 16). Los análisis realizados incluyen: estudio descriptivo, análisis de conglomerados de k-medias para la identificación de perfiles, y contrastes de hipótesis entre variables demográficas. 

3 - Resultados 

La muestra se componía de 995 sujetos, de los cuales el 76,7% eran autóctonos/as y el 23,3% restante extranjeros/as. En cuanto al sexo, el 38,4% eran hombres y el 58,2% [1] mujeres. Respecto a las edades la muestra presenta una gran amplitud, ya que se inicia en 16 años y termina en 85 años, siendo la franja más representada la comprendida entre 30 y 40 años, que supone un 29,3% de la muestra. La muestra recoge los datos de 41 poblaciones de la provincia, siendo las más numerosas: la capital, Castellón de la Plana, Almazora, Benicàssim, Onda, Vila-real y Vinaròs. En cuanto a las nacionalidades, recoge 37 diferentes. Las más relevantes, además de la española, son la rumana (5,1%), la marroquí (3,6%), la peruana (2,9%) y la colombiana (2,8%). Un 43% de la muestra tiene estudios universitarios, el 17% Bachiller y el 15% Secundarios; el resto de los datos se distribuye entre estudios primarios, sin estudios y no contestan. En cuanto a la situación laboral, encontramos dos grandes grupos: los desempleados y los empleados fijos, representando cada uno de ellos el 33,2% del total de la muestra, siendo estos dos grupos los más relevantes.  

La puntuación estándar de la escala presenta un mínimo de 24 puntos (la que se consideraría una actitud radicalmente en contra de la sensibilidad intercultural), una puntuación media de 72 (la que mostraría una actitud indiferente o intermedia) y una puntuación máxima de 120 (que mostraría una actitud extremadamente favorable). En esta muestra se obtuvo una media de 90,29 puntos y una desviación típica de 13,13 puntos. Esto se interpreta como una sensibilidad intercultural media-alta por parte de la población de Castellón.  

3.1 - Estudio diferencial acerca de la sensibilidad intercultural y las variables de entrada, contexto y proceso 

Utilizando técnicas de contraste de hipótesis (Prueba t, ANOVA, y otras no paramétricas como Kruskal Wallis o Friedman) se identificaron las variables que presentaban diferencias significativas y que se mencionan a continuación. 

La condición de origen: autóctonos/as o extranjeros/as. Los resultados de la prueba t (para muestras independientes) revela que la diferencia es significativa (p ≤ 0,013) con un nivel de confianza del 95%. La diferencia de medias es a favor de los/as extranjeros/as que son más sensibles, interculturalmente hablando, que los/as autóctonos/as. 

El sexo: hombres y mujeres. El contraste de medias (prueba t para muestras independientes) revela que existen diferencias significativas (p ≤ 0,014). La diferencia es a favor de las mujeres, que son más sensibles interculturalmente que los hombres.  

La edad: esta variable presenta 5 categorías. Para contrastar las medias de estos cinco grupos de edad se ha utilizado la prueba ANOVA. El estadístico de Levène confirma el criterio de homogeneidad de varianzas con una p ≤ 0,311. En el análisis ANOVA la p obtenida es de ≤ 0,000, por lo que se admite que existen diferencias significativas al 99% de confianza, entre los diferentes grupos de edad. A través de las pruebas post-hoc se advierte que el grupo 1 (16-20 años) es el que menos sensibilidad presenta en relación al 2 (21-30 años) y al 3 (31-40 años). También se observan diferencias entre el grupo 3 (31-40 años) en relación a los grupos 4 (41-50 años) y 5 (51 años en adelante). En este caso también a favor del grupo 3.  Por lo cual se puede concluir que el grupo 3 (31-40 años) es el que mayor sensibilidad intercultural manifiesta, luego le sigue el grupo 2 y luego el 4. Los menos sensibles son el 1 y el 5, es decir los dos grupos extremos de esta campana. 

El nivel de formación: esta variable presenta 6 modalidades que van desde no tener estudios a tener estudios universitarios. La prueba de Levène, que se utiliza para verificar la homogeneidad de varianzas, descarta la posibilidad de utilizar una prueba paramétrica por lo cual se recurre a una prueba no paramétrica: Kruskal-Wallis. El resultado de esta prueba nos revela que existen diferencias significativas en cuanto al nivel de formación, p ≤ 0,000; y los rangos promedios asignados manifiestan que a mayor nivel educativo alcanzado, mayor es el índice de sensibilidad intercultural. Por ello se puede apreciar que son más sensibles los que manifiestan que tienen estudios universitarios que los que manifiestan que no tienen ningún tipo de estudio. 

La experiencia de vivir en otro país: esta variable presenta dos modalidades los que contestan que “sí” y los que contestan que “no”. En la prueba de contraste t (para muestras independientes) se observa que existen diferencias significativas (p ≤ 0,000). Las medias revelan que las diferencias son a favor de los que “sí” han tenido dicha experiencia

La cantidad de lenguas que hablan: esta variable presenta cuatro modalidades (monolingües, bilingües, plurilingües y  multiplurilingües). El contraste de hipótesis realizado con la prueba ANOVA (prueba de Levène: p ≤ 0,477) evidencia que existen diferencias significativas (p ≤ 0,000)  Las pruebas post hoc evidencian que la principal diferencia radica en el grupo multiplurilingüe (es decir aquellos que hablan más de 4 lenguas) siendo más sensibles que los monolingües, los bilingües y los plurilingües.  

Existen otros factores, que han sido estudiados en esta investigación, de los cuales no se ha observado que presenten alguna influencia en el desarrollo de la sensibilidad intercultural. Estos son la situación laboral y la situación familiar. 

La situación laboral: presenta seis modalidades. La prueba de Levène ( p ≤ 0,000) informa que no se puede realizar una prueba paramétrica, y en tal caso conviene que se ejecute una prueba no paramétrica: Kruskal-Wallis. Ante el contraste de medias se observa que no existen diferencias significativas entre los diferentes tipos de situaciones laborales y el índice de sensibilidad intercultural ( p ≤  0,185). 

La situación familiar: también presenta seis modalidades. La prueba de Levène arroja una p ≤ 0,284, lo cual señala que se cumple el criterio de homocedasticidad, posteriormente se realiza una ANOVA. Esta prueba arroja como resultado una p ≤ 0,577. Por lo tanto, no existen diferencias significativas entre los diferentes estados de la situación familiar. 

En consecuencia, se han identificado seis variables que presentan diferencias significativas en relación a la sensibilidad intercultural y sólo dos variables que no aportan información relevante. A continuación, el estudio de perfiles permitirá observar las combinaciones que resultan más facilitadoras o no de dicha actitud. 

3.2 - Perfiles de sensibilidad intercultural 

Mediante las técnicas de clasificación (Análisis de Conglomerados o Cluster de k-medias) se identificaron cuatro perfiles en relación a la sensibilidad intercultural. Se ha tomado como referencia las experiencias semejantes desarrolladas por González Such, Jornet, Suárez y Pérez (1999) o Ferrández, Callejo, Ibáñez y Vidal (2006) en la metodología para la identificación de perfiles.  

Los perfiles se pueden caracterizar del siguiente modo: 

·       Alto (Perfil 2): con un ISI [2]  medio de 102,21 puntos, que comprendía al 40% de la muestra.

·       Medio alto (Perfil 4): con un ISI medio de 87,35 puntos, que comprendía al 34,4% de la muestra.

·       Medio bajo (Perfil 3): con un ISI medio de 81,47 puntos, que comprendía al 15,6% de la muestra.

·       Bajo (Perfil 1): con un ISI medio de 67,01 puntos, que comprendía al 9,9% de la muestra.

La prueba de Kruskal Wallis, para contraste de más de dos medias no paramétricas, confirma que existen diferencias significativas (p ≤ 0,000) entre los perfiles. No se ha utilizado una prueba paramétrica, en cuanto que los datos no cumplían con el criterio de homocedasticidad necesario. 

Posteriormente se observó la composición de cada perfil, en cuanto a los datos aportados desde los descriptivos básicos. Se realizaron análisis con la totalidad de la muestra, en un principio, y partiéndola en dos según su condición de origen (es decir: autóctonos/as o extranjeros/as) y se los caracterizó socialmente del siguiente modo:  

Perfil 1: Sensibilidad Intercultural Baja

Este perfil en general se podría definir por las siguientes características: son hombres que se encuentran en el tramo de edad de 21 a 30 años, que tienen estudios de bachiller o FPO, se encuentran empleados en trabajos precarios, son solteros, no tienen la experiencia de haber vivido en otro país y son bilingües. 

En cuanto a este perfil según la condición de autóctonos/as se puede decir que se trata de: hombres de 21 a 30 años, con estudios de bachiller o FPO, con empleos precarios o inestables, solteros, que no han vivido en otro país y que son bilingües. Se trata de un perfil idéntico al perfil general

En cuanto a este perfil teniendo en cuenta la condición de extranjeros/as se puede decir que se trata de: hombres jóvenes que se encuentran en el tramo de 16 a 20 años, con estudios sólo de primaria o también de bachiller (pues presentan frecuencias semejantes), que actualmente se encuentran desempleados, están solteros y han vivido en otro país además de este y el de origen, y también son bilingües. Con respecto a este perfil se pueden agregar algunos de los datos descriptivos propios de esta condición de extranjeros/as, que son sólo orientativos y complementan lo que se conoce de la población extranjera, perteneciente a este perfil. En cuanto a la nacionalidad propia de este perfil es principalmente rumana, 29,4% y en segundo lugar marroquí 23,5%. En cuanto a su situación administrativa el 94,1% tiene permiso de residencia y de trabajo, sólo el 5,9% (es decir un caso) no contesta. En cuanto al tiempo de residencia en España y en Castellón coinciden en el tramo de 5 a 8 años.  

Perfil 2: Sensibilidad Intercultural Alta

En cuanto al perfil general se puede decir que se trata de personas que tienen las siguientes características: son mujeres que se encuentra en el tramo de edad de 31 a 40 años, que tienen estudios universitarios, con un empleo fijo, son igualmente casadas que solteras, no tienen la experiencia de haber vivido en otro país y son bilingües. 

Según la condición de autóctonos/as se puede definir el perfil por las siguientes características: mujeres de 31 a 40 años, con estudios universitarios, con empleo fijo, solteras que no han vivido en otro país y que son bilingües. Se trata en proporción diferente de un perfil muy parecido al perfil general excepto en la situación familiar. 

Teniendo en cuenta la condición de extranjeros/as se puede definir por las siguientes características: se trata de mujeres de 31 a 40 años, con estudios universitarios, que actualmente se encuentran desempleadas, que están casadas y que no han vivido en otro país además de España y el de origen y también son bilingües. Con respecto a este perfil, de condición extranjera, se puede complementar esta información con los siguientes datos: en cuanto a la nacionalidad, la principal, es la rumana, 21% y en segundo lugar marroquí 11,4%. Le siguen otras nacionalidades de origen latinoamericano como la colombiana o la peruana, que representan un 10,5 y un 9,5%, respectivamente, entre otras varias nacionalidades. En cuanto a su situación administrativa el 71,4% tiene permiso de residencia y de trabajo y el 14,3% doble nacionalidad (situación propia de los procedentes de países latinoamericanos por las facilidades legales a las que pueden acogerse). En cuanto al tiempo de residencia en España es de 5 a 8 años y en Castellón es de 2 a 5 años. 

Perfil 3: Sensibilidad Intercultural Media Baja

El perfil general se caracteriza del siguiente modo: son mujeres que se encuentra en el tramo de edad de 51 años en adelante, que tienen estudios universitarios, se encuentran desempleadas, están casadas, no tienen la experiencia de haber vivido en otro país y son bilingües. 

En cuanto a este perfil según la condición de autóctonos/as se puede decir que se trata de: mujeres de 51 años en adelante, con estudios universitarios, con empleo fijo, que están casadas, que no han vivido en otro país y que son bilingües. Excepto en la situación laboral, se podría decir que se trata de un perfil muy semejante al perfil general. 

En cuanto al perfil de las personas de condición extranjeros/as se puede decir que se trata, también, de mujeres que se encuentran en el tramo de 31 a 40 años de edad, que tienen estudios de secundaria, que actualmente se encuentran desempleadas, están casadas y no han vivido en otro país además de España y el de origen, y también son bilingües. Con respecto a este perfil, de personas extranjeras, se puede agregar además algunos de los datos descriptivos propios de esta condición que ayudan a conocer más a este perfil. En cuanto a las principales nacionalidad de este perfil destacan la marroquí, 23,4% y en segundo lugar peruana 14,9%. En cuanto a su situación administrativa el 78,8% tienen permiso de residencia y de trabajo. En cuanto al tiempo de residencia en España y en Castellón coinciden en el tramo de 2 a 5 años, por lo que se puede suponer que no han vivido en otras comunidades autónomas u otros lugares de España anteriormente. 

Perfil 4: Sensibilidad Intercultural Media Alta

Este perfil general se puede decir que está compuesto por  personas que tienen las siguientes características: son mujeres que se encuentran en el tramo de edad de 31 a 40 años, que tienen estudios universitarios, con un empleo fijo, están casadas, no tienen la experiencia de haber vivido en otro país y son bilingües. Es un perfil muy semejante al perfil 2. 

Según la condición de autóctonos/as se puede definir el perfil por las siguientes características: mujeres de 31 a 40 años, con estudios universitarios, con empleo fijo, casadas, que no han vivido en otro país y que son bilingües. Se trata de un perfil semejante al perfil general antes descrito. 

Este último perfil, teniendo en cuenta la condición de extranjeros/as, se puede definir por las siguientes características: se trata de hombres de 31 a 40 años, con estudios de bachiller, que actualmente se encuentran desempleados, que están solteros y que no han vivido en otro país además de este y el de origen, y también son bilingües. Con respecto a este perfil se puede complementar esta información con los siguientes datos: en cuanto a la nacionalidad principal es la rumana con 28,6% y en segundo lugar la colombiana con 15,9%. En cuanto a su situación administrativa el 76,2% tiene permiso de residencia y de trabajo. En cuanto al tiempo de residencia en España y en Castellón es de 5 a 8 años. 

3.3 - Análisis de los factores implicados en cada perfil 

En cuanto al sexo los perfiles analizados con datos generales (es decir no diferenciados por su condición) están principalmente compuesto por mujeres, excepto el 1. El perfil de autóctonos/as es igual al general. En cuanto al perfil de extranjeros/as, el 1 y el 4 están compuestos principalmente por hombres, mientras que el 2 y el 3 por mujeres. En síntesis, el perfil más sensible está compuesto por mujeres y el perfil menos sensible por hombres. 

En cuanto a las edades los perfiles globales presentan diferentes composiciones. En el caso del perfil 1 el principal grupo es el de 21 a 30 años; en el caso del perfil 3 el principal tramo de edad es el de 51 años en adelante; y en el caso de los perfiles 2 y 4 el principal grupo es el de 31 a 40 años. En la condición de autóctonos/as todos los perfiles tienen el mismo comportamiento que los perfiles globales. En el caso de los extranjeros/as los perfiles 2 y 4 tienen el mismo comportamiento que la población general, en cambio en el perfil 1 destaca el grupo de 16 a 20 años, y en el perfil 3 destaca el grupo 3 es decir las personas comprendidas entre 31 a 40 años. En síntesis el perfil más sensible está compuesto por personas que se encuentran en el tramo de 31 a 40 años. 

En cuanto al nivel de formación, en general, el perfil 1 tiene un nivel de bachiller o FPO, mientras que en el caso de los perfiles 2, 3 y 4 el principal nivel de formación es universitario. En relación a la condición de autóctonos/as o extranjeros/as, los/as autóctonos/as presentan el mismo comportamiento en todos los perfiles de la población global; en el caso de la población extranjera el comportamiento es bastante dispar, como se refleja a continuación: en el perfil 1 se destaca de igual modo la formación de primaria como la de bachiller; en el perfil 2 coincide con la del perfil global, es decir, universitaria; en el perfil 3 destaca la formación secundaria y en el perfil 4 la formación en Bachiller o FPO. En esta condición se puede observar que a menor nivel de educación le corresponde un perfil más bajo de sensibilidad intercultural y viceversa. En síntesis, el perfil más sensible está compuesto por personas con estudios universitarios y el perfil menos sensible se compone de personas con estudios de bachiller o FPO, o de un nivel menor. 

En relación a la situación laboral, en general, los perfiles 2 y 4 se caracterizan porque destaca el empleo fijo o indefinido. En el perfil 1 la situación laboral predominante es la de empleos precarios, y en el caso del perfil 3 la principal característica es que sus participantes se encuentran desempleados/as.

En cuanto a los perfiles de condición autóctonos/as, el 1, el 2 y el 4 coinciden con el perfil general, en tanto que el 3 se caracteriza por tener mayor predominancia los empleados/as fijos/as o indefinidos/as. En el caso de los perfiles de extranjeros/as se observa una única característica predominante en todos ellos, y es que están desempleados/as. Si bien esta variable no ha presentado diferencias significativas en el estudio diferencial, dentro de los perfiles, aporta una información que se podría profundizar en otros estudios, pues se puede observar que los perfiles más sensibles tienen trabajos más estables, y los menos sensibles trabajos precarios. 

En relación a la situación familiar, en sentido general, se puede apreciar que el perfil 1 se caracteriza por la situación de personas solteras, en el caso del perfil 2 se reparte en igual situación el ser una persona soltera que casada, y en los perfiles 3 y 4 son personas casadas.

En el caso de los/as autóctonos/as los perfiles 1, 3 y 4, tienen el mismo comportamiento que los perfiles globales, en el caso del perfil 2 predominan las personas solteras. En cuanto a los/as extranjeros/as los perfiles 1 y 3 tienen el mismo comportamiento que los perfiles generales, en cuanto al perfil 2 priman las personas casadas y en el caso del perfil 4 priman las personas solteras. Al igual que la variable anterior, no presenta diferencias significativas en el estudio diferencial, pero en el estudio de los perfiles aporta una información para profundizar en futuras investigaciones, en tanto el perfil más bajo de sensibilidad intercultural está compuesto por personas solteras y en el perfil más alto el estado familiar de las personas depende de la condición de origen. 

En cuanto a la experiencia de vivir en otro país tanto en el perfil general, como en el de autóctonos/as o extranjeros/as la respuesta mayoritaria ha sido que “no”. Se observa una excepción en el perfil 1 de extranjeros/as que dice que “si”. Por tal motivo se ve conveniente observar en detalle los porcentajes, y por ello se puede decir que del perfil 1 los que han contestado que “si” son sólo el 9,1%, en el caso del perfil 2 los que han contestado que “si” son el 26,4%, en el caso del perfil 3 los que han contestado que “si” son el 19,4% y en el perfil 4 son 12,3%. Se puede deducir tanto para el perfil 1 como para el 2 que existe una relación pues en el 1 se encuentra el menor porcentaje de personas que han tenido la experiencia de vivir en otro país y en el perfil 2 se encuentra el mayor porcentaje.  

En cuanto a la cantidad de lenguas que hablan los participantes de esta muestra, nos encontramos que en todos los perfiles, tanto los globales como los diferenciados por la condición de origen, la principal característica es que son bilingües, en el caso de los/as autóctonos/as porque viven en una comunidad autónoma con dos lenguas oficiales y conviven desde pequeños con ambas, en el caso de los/as extranjeros/as porque hablan su lengua materna y la lengua vehicular más adecuada para poder relacionarse en un país diferente del suyo. Por este motivo este indicador no permite discriminar acerca de estos perfiles y se propone realizar el mismo procedimiento que en la variable anterior es decir tener en cuenta un valor secundario como posible indicador. A partir de ello se puede apreciar que el perfil 1 sólo tiene un 4% de personas multiplurilingües, mientras que el perfil 2 tiene un 15,6% en la misma categoría, en tanto que el perfil 3 presenta un 7,1% y el 4 un 6,7% en esta última categoría. Nuevamente esta situación permite suponer que en el perfil 1 se concentran menor cantidad de personas que hablan 4 o más lenguas mientras que en el perfil 2 sucede lo contrario, es decir, se observa el porcentaje más alto de personas con estas características. 

4 - Discusión 

A partir de estos resultados y con el objetivo de buscar explicaciones se puede clasificar las variables, siguiendo el Modelo CIPP, en variables de entrada, variables de proceso y variables de contexto, en relación a la variable de resultado que es el indicador de sensibilidad intercultural (ISI).  

Variables de entrada: Se considera preciso diferenciarlas en cuanto a que las variables de entrada no están vinculadas directamente a una acción de intervención, en tanto que son características inherentes o atributivas de las personas. Así por ejemplo la variable sexo presenta diferencias significativas entre la sensibilidad intercultural que manifiestan los hombres y las mujeres, siendo más sensibles estas últimas. Situación que también se observa en los perfiles pues en el perfil 2 (el más sensible) predominan las mujeres y en el perfil 1 (el menos sensible) predominan los hombres. Esta situación también ha sido observada en otras investigaciones (Vilà, 2005) realizadas en el contexto español, por lo cual los datos obtenidos en esta investigación permiten asentir favorablemente a esta propuesta teórica confirmándola una vez más. Por tanto se  manifiesta que la distinción de sexo tiene una influencia importante, entran en debate ahora las teorías de género en tanto si la sensibilidad es una acción aprendida del contexto cultural (Lamas, 1996) o tiene alguna vinculación genética con la propia condición. Muchas teorías hablan del carácter cultural del género. Actualmente desde esta investigación se puede suponer que esta variable es un factor facilitador del desarrollo de esta actitud, dejando abierto el debate sobre el carácter cultural del género. 

Otra variable de entrada es la edad, el grupo más sensibles es el comprendido en el tramo de 31 a 40 años. De estos análisis se ha podido extraer dos ideas muy interesantes. La primer idea evidencia que existen dos grupos, dentro de los 5 definidos en los descriptivos de edad, que presentan menos sensibilidad intercultural y corresponden a los dos extremos de la distribución, es decir son los jóvenes de 16 a 20 años y los adultos mayores de 51 años en adelante, por lo cual  no se puede afirmar que a medida que aumenta la edad aumenta la sensibilidad, más bien al contrario, por ello no se puede asociar esta variable con la madurez, se podría suponer que hay otros factores que están condicionando a las personas de estos tramos de edad. La segunda idea pone de manifiesto que lo que tienen en común estos dos grupos es el nivel de formación, en tanto son grupos con bajo nivel de formación (los primeros por que aún no han llegado a la universidad y los últimos porque no los tienen o los han abandonado en su época), abriendo así la puerta al supuesto de que es el nivel de formación el que permite desarrollar otras competencias que favorecen la sensibilidad intercultural.  

Variables de proceso: dentro de las variables de proceso se pueden considerar aquellas en las que el sujeto o el entorno tienen posibilidades de intervención para su desarrollo y ejecución.

Acerca del nivel de formación en esta investigación se ha podido observar que se cumple la premisa que a mayor nivel de formación mayor sensibilidad intercultural, esta situación se podría generalizar en tanto se observa que ocurre en el grupo de autóctonos/as como en el de extranjeros/as, y tiene especial relevancia los perfiles del grupo extranjero en el cual coinciden directamente cada perfil, desde el más bajo al más alto, con los niveles de formación en el mismo orden. También el contraste de medias corrobora esta premisa. Por tanto se puede considerar este factor como facilitador para el desarrollo de esta actitud. 

En cuanto a la experiencia de vivir en otro país tanto en el perfil general, como en el de autóctonos/as o extranjeros/as, la respuesta mayoritaria ha sido que “no” (han tenido dicha experiencia). Pero se ha observado la información secundaria es decir el porcentaje de “si” y se ha podido apreciar que en los perfiles más bajo se agrupan menos personas con esta experiencia (9,1%) mientras que en los perfiles más altos se agrupan más personas con esta experiencia (26,4%). También, se ha observado que produce diferencias significativas y por supuesto se confirma que aquellas personas que han contestado que “sí”, han tenido la oportunidad de estar más de tres meses en un país diferente, son mucho más sensibles (5,44 puntos) que las que no han tenido esa oportunidad. Situación que hace suponer que este es un factor facilitador de la sensibilidad intercultural, en este caso se está corroborando lo que ya han dicho otras investigaciones (Anderson, Lawton, Rexeisen y Hubbard, 2006; Williams, 2005; De Santos, 2004; Straffon, 2003; Olson y Kroeger, 2001). 

En cuanto a la condición de origen de las personas se ha observado que el nivel de sensibilidad intercultural presenta diferencias significativas con un nivel de confianza del 99%, y que son más sensibles los/as extranjeros/as que los/as autóctonos/as, situación descripta anteriormente por Sanhueza y Cardona (2009) o por Vilà (2006), donde también se destaca que la respuesta de los/as extranjeros/as es más positiva que la de los/as autóctonos/as. 

Por tanto en relación a las dos variables anteriores se podrá confirmar que el contacto con la diversidad cultural favorece el desarrollo de la sensibilidad intercultural. 

En cuanto a la cantidad de lenguas que hablan se descarta la opción de bilingües en tanto en este contexto territorial es una dimensión común que no permite discriminar adecuadamente su influencia en torno a la sensibilidad intercultural. Para ello se ha tenido en cuenta la condición de multiplurilingües y se ha podido observar que en el perfil más bajo se agrupan menos personas que cumplan con esta condición (4%), mientras que en el perfil más alto sucede lo contrario, es decir se agrupan más personas que cumplen esta condición (15,6%). Se puede así corroborar esta situación ampliamente estudiada hasta ahora (Olson y Kroeger, 2001; Vilà, 2005), esta última autora, ha propuesto este indicador como un predictor del nivel de sensibilidad intercultural pues a medida que aumenta la cantidad de lenguas que habla aumenta el índice de sensibilidad intercultural. 

Variables de contexto: En este caso las variables de contexto son muy diversas y están vinculadas a la acción del entorno cercano del sujeto. 

La primera a estudiar fue la situación laboral, en tanto condiciona los proyectos de futuro de las personas, especialmente de las que han emigrado condicionadas por este factor. A través de esta investigación se ha podido observar que a mayor estabilidad laboral mayor sensibilidad intercultural. Pero esta situación podría estar supeditada a la condición de origen, pues en el caso de los/as extranjeros/as esa premisa no se ha podido comprobar. Se podría atribuir como causa a un error en la toma de la muestra en tanto los/as extranjeros/as presentan un índice muy alto de desempleo lo que podría estar produciendo un sesgo en la misma. O también se podría estar ante una pregunta que inicie otra línea de investigación y cuyo objetivo sea averiguar si afecta más en el desarrollo de la sensibilidad intercultural, el hecho de ser extranjero/a o la situación laboral. 

En relación a la situación familiar, en sentido general y específico (según la condición), se ha observado que no es una variable que permita discriminar adecuadamente en relación a la sensibilidad intercultural. En relación a los perfiles ayuda a situar mejor cada caso, pero no se puede asentir que esta variable sea facilitadora o no de la sensibilidad intercultural. 

Por tanto en relación a las variables de entrada se ha identificado el sexo y la edad, en cuanto a las variables de proceso, se ha identificado el nivel de formación, la experiencia de vivir en otro país, la condición de extranjero y la cantidad de lenguas que habla , todas estas como variables facilitadoras de la sensibilidad intercultural. En el caso de las variables de contexto ni la situación laboral ni familiar han mostrado implicación en el desarrollo de esta actitud.  

Por último, las líneas futuras de investigación van  asociadas a complementar esta información con metodologías y datos de corte cualitativo obtenidos, por ejemplo, a través de entrevistas en profundidad con personas que se identifiquen con estos perfiles, y así corroborar y enriquecer los factores que han posibilitado el desarrollo de esta actitud. 

Referencias  

Aguaded, E. (2006). La educación de competencias básicas para el desarrollo de la ciudadanía intercultural en la ESO. Actas del V Congreso Internacional “Educación y Sociedad: Retos del s. XXI” (pp. 1-8). Granada: Facultad de Ciencias de la Educación, Universidad de Granada.

Allport, G.W. (1935). Attitudes. En Murchison (Ed.), Handbook of social psychology.  Worcester, Clark University Press.

Anderson, P.H., Lawton, L., Rexeisen, R. J. & Hubbard, A. C. (2006). Short-term study abroad and intercultural sensitivity: A pilot study. International Journal of Intercultural Relations, 30, 457-469.

Belay, G. (1993). Toward a paradigm shift for international communication: new research directions. Communication Yearbook, 16, 437-457.

Bennett, J. M. (1986). A Developmental Approach to training For Intercultural Sensitivity. International Journal of Intercultural Relations, 10, 179-196.

Brofenbrenner, U., Harding, J. & Gallwey, M. (1958). The measurement of skill in social perception. In Mc. Clelland, D.C. (Ed.) Talent and Society. N.Y.: Van Nostrand.

Buendía, Leonor, González González, Daniel, Pozo, Teresa y Sánchez Núñez, Christian A. (2004). Identidad y competencias interculturales.  RELIEVE, v. 10,  n. 2. http://www.uv.es/RELIEVE/v10n2/RELIEVEv10n2_1.htm

Chen G.M. y Starosta W. (1996). Intercultural communication competence: a synthesis. Communication Yearbook 19, Pp. 353-383.

Chen G.M. & Starosta W. (1998). A review of the concept of intercultural sensitivity.  Human Communication, 1(1), Pp. 27-54.

Chen G.M. & Starosta W. (2000). The development and validation of the intercultural sensitivity scale. Human Communication, 3(1), 2-14.

De Santos Velasco, F. (2004). Desarrollo de la Competencia Intercultural en Alumnado Universitario: Una propuesta formativa para la gestión en empresas multiculturales. Tesis Doctoral. Mide. UB. Barcelona.

Ferrández, R.; Callejo, G.; Ibáñez, S. & Vidal, J. (2006). Análisis de la sensibilidad de los jóvenes ante la seguridad vial. Bases para la elaboración de un programa. RELIEVE, v 12,  2. pp. 1-19. http://www.uv.es/RELIEVE/v12n2/RELIEVEv12n2_7.htm

García, R., Ferrández, R, Sales, Mª. A. & Moliner, Mª. O. (2006). Elaboración de instrumentos de medida de las actitudes y opiniones del profesorado universitario hacia la ética profesional docente y su papel como transmisor de valores. RELIEVE, v. 12, n. 1, pp. 129-149. http://www.uv.es/RELIEVE/v12n1/RELIEVEv12n1_8.htm

González Such, J.; Jornet, J.M.; Pérez Carbonell, A. & Ferrández, R. (1994) Factores intervinientes en la valoración del profesor por parte del estudiante. Revista de Investigación Educativa, 23, pp. 292-300.

González Such, J.; Jornet, J.M.; Suárez, J.M. y Pérez Carbonell, A. (1999). Análisis tipológico de Calidad docente a partir de un cuestionario de evaluación del profesorado universitario. Bordón, Vol. 51, Nº 1, 95-113.

Hammer, M. R., Bennett, M. J., & Wiseman, R. L. (2003). Measuring intercultural sensitivity: the intercultural development inventory. International Journal of Intercultural Relations, 27, 421-443.

Jornet, J., Suarez, J.  & Perales, M.J. (2003). Eurodialogue Evaluation. Guía Práctica para la evaluación de programas de formación profesional, ocupacional y continua. Valencia: Fundación Universidad-empresa de Valencia. ADEIT.

Jornet, J.M.; Suárez, J.M. & Belloch, J.M. (1998). Metodología para la Evaluación de Programas de Formación Profesional, Ocupacional y Continua. Valencia: Adeit.

Jornet, J.M.; Suárez, J.M. & Carbonell, A. (2000) La validez en la evaluación de programas. Revista de Investigación Educativa, 18, 2, pp. 341-356.

Kalton, G. (1983) Introduction to survey sampling. Beverly Hills, CA: Sage.

Lamas, M. (1996). El género: la construcción cultural de la diferencia sexual, PUEG/ Miguel Ángel Porrúa, Colección las Ciencias Sociales, Estudios de Género, México.

Olson,C. & Kroeger, K. (2001). Global competency and intercultural sensitivity. Journal of Studies in international education, 5 (2), 116-137.

Ruiz Bernardo, M. P. (2012). Estudio documental del constructo sensibilidad intercultural en las políticas y prácticas socio-comunitarias. Pulso, v. 35. (En prensa)

Sales, A. y García, R. (1997). Programas de educación intercultural. Bilbao: Ed. Desclèe de Brouwer.

Sanhueza, S. & Cardona, M. (2009). Evaluación de la sensibilidad intercultural en alumnado de educación primaria escolarizado en aula culturalmente diversas. Revista de Investigación Educativa, 27 (1), 247-262.

Straffon, D.A. (2003). Assessing the intercultural sensitivity of high school students attending an international school. International Journal of Intercultural Relations, 27, 487-501.

Stufflebeam, D.L. & Shinkfield, A. (1987). Evaluación Sistemática. Guía teórica y práctica. Madrid: MEC – Paidós.

Thomas, W. & Znaniecki, F. (1918). The polish peasant in Europe and America, Vol.1. Univ. Chicago Press.

Vilà, R. (2003). La competencia comunicativa intercultural en educación secundaria obligatoria: Escala de Sensibilidad Intercultural. En Soriano-Ayala (Coord.), Perspectivas Teórico-Prácticas de la educación intercultural (pp.103-112). Almería: Servicio de Publicaciones, Universidad de Almería.

Vilà, R. (2005). La competencia comunicativa intercultural. Un estudio en el Primer Ciclo de la ESO. Tesis Doctoral. Facultat de Pedagogia Departament de Mètodes d’Investigació i Diagnòstic en Educació. Universidad de Barcelona.

Vilà, R. (2006). La dimensión afectiva de la competencia comunicativa intercultural en la Educación Secundaria Obligatoria: Escala de Sensibilidad Intercultural. Revista de Investigación Educativa, Vol. 24, n.º 2, pp. 353-372.

Williams, T.R. (2005). Exploring the Impact of Study Abroad on Students’ Intercultural Communication Skills: Adaptability and Sensitivity. Journal of Studies in International Education. Vol. 9, págs. 356-371.

 


NOTAS

[1] La diferencia resultante de estos porcentajes no contestaron a la pregunta.

[2] ISI: Índice de Sensibilidad Intercultural

  Esta investigación se enmarca dentro del proyecto MAVACO (Modelo de Análisis de Variables de Contexto); financiado por el MICINN, con referencia EDU2009-13485, dirigido por el Dr. Jesús Jornet, de la Universidad de Valencia.


ABOUT THE AUTHORS SOBRE LOS AUTORES

Ruiz-Bernardo, Paola (ruizma@edu.uji.es). Profesora Ayudante en el Departamento de Educación de la Universitat Jaume I (España). Es la autora de contacto para este artículo. Centra su línea de investigación en la educación intercultural e inclusiva y el contexto social escolar. Su dirección postal es: Facultad de Ciencias Humanas y Sociales. Campus de Riu Sec. 12071-Castellón (España). Buscar otros artículos de esta autora en Google Académico / Find other articles by this author in Scholar Google

Mª Reina Ferrández Berrueco (ferrande@uji.es). Licenciada y doctora en Filosofía y Ciencias de la Educación (sección CC. De la Educación) por la Universidad de Valencia. Profesora Titular del Departamento de Educación de la Universitat Jaume I en el Área de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación. Centra su línea de investigación en evaluación de la calidad así como en aspectos metodológicos asociados a la investigación educativa. Es la autora de contacto para este artículo. Su dirección postal es: Departamento de Educación, Campus de Riu Sec. Universidad Jaume I. 12071-Castellón (España). Buscar otros artículos de esta autora en Scholar Google/ Find other articles by this author in Scholar Google      

Mª Auxiliadora Sales Ciges (asales@edu.uji.es ). Licenciada y doctora en Filosofía y Ciencias de la Educación (sección CC. de la Educación) por la Universidad de Valencia, con premios extraordinarios de Licenciatura y de Doctorado. Profesora Titular del Departamento de Educación de la Universitat Jaume I. Centra su línea de investigación en la educación intercultural e inclusiva, participando en distintos proyectos investigadores tanto de ámbito local como autonómico. Buscar otros artículos de esta autora en Scholar Google/ Find other articles by this author in Scholar Google  


ARTICLE RECORD / FICHA DEL ARTÍCULO

Reference /

Referencia

Ruiz-Bernardo, Paola; Ferrández-Berrueco, Reina & Sales-Ciges, María-Auxiliadora (2012). Aplicación del modelo CIPP en el estudio de los factores que favorecen la sensibilidad intercultural. RELIEVE, v. 18,  n. 2, art. 4.  DOI: 10.7203/relieve.18.2.1987

Title / Título

  Aplicación del modelo CIPP en el estudio de los factores que favorecen la sensibilidad intercultural. [Application of the CIPP model in the study of factors that promote intercultural sensitivity].

Authors / Autores

 Ruiz-Bernardo, Paola; Ferrández-Berrueco, Reina & Sales-Ciges, María-Auxiliadora

Review / Revista

  RELIEVE  (Revista ELectrónica de Investigación y EValuación Educativa), v. 18, n. 2

ISSN

1134-4032

Publication date /

Fecha de publicación

 2012 (Reception Date: 2011 July 05 ; Approval Date: 2012 October 23. Publication Date: 2012 October 25)

Abstract / Resumen

  

       The present study proposes a group of factors (related to self, context and process) favouring the development of intercultural sensitivity. A social diagnosis was performed in the Spanish province of Castellón in order to identify these factors by means of a correlational study. A non-probabilistic but representative sample consisting of 995 people from 37 different countries living in this province was used. Data were collected by means of an adaptation of the scale proposed by Chen and Starosta (2000) for the assessment of intercultural sensitivity. Results showed four profiles, and their main characteristics were studied. Variables such as country of origin, gender, academic background, number of languages spoken, or the experience of living in a foreign country revealed to have a positive influence on the development of this attitude.

        El presente artículo propone un conjunto de los factores (personales, contextuales y de proceso) que favorecen el desarrollo de la sensibilidad intercultural. Para identificar dichos factores se ha realizado un diagnóstico social en la provincia de Castellón (España). Este estudio de tipo descriptivo de carácter correlacional se ha concretado con una muestra de 995 personas de 37 nacionalidades diferentes, constituyendo una muestra representativa, caracterizada por ser de tipo fortuito o accidental. Para recoger la información se ha utilizado una adaptación de la escala de sensibilidad intercultural de Chen y Starosta (2000). El análisis de datos ha permitido identificar cuatro perfiles, de los cuales se han estudiado sus principales características y se ha podido concluir que variables tales como la condición de origen, el  sexo, la formación, la cantidad de lenguas que habla o el haber vivido en otro país influyen positivamente para el desarrollo de esta actitud.

Keywords / Descriptores

   Intercultural sensitivity; Cultural diversity; Social indexes; Profiles of intercultural sensitivity; Social diagnosis.

    Sensibilidad intercultural; Diversidad cultural; Indicadores sociales; Perfiles de sensibilidad intercultural; Diagnóstico social.  

Institution / Institución

 Departamento de Educación. Universidad Jaume I  (España).

Publication site / Dirección

http://www.uv.es/RELIEVE 

Language / Idioma

Español & English version (Title, abstract and keywords in English & Spanish)

 

Volumen 18, n. 2

 

© Copyright, RELIEVE.  Reproduction and distribution of this article  is authorized if the content is no modified and its origin is indicated (RELIEVE Journal, volume, number and electronic address of the document).

© Copyright, RELIEVE.  Se autoriza la reproducción y distribución de este artículo siempre que no se modifique el contenido y se indique su origen (RELIEVE, volumen, número y dirección electrónica del documento).

[ ISSN: 1134-4032 ]

Revista ELectrónica de Investigación y EValuación Educativa

E-Journal  of  Educational  Research, Assessment  and  Evaluation

 

  http://www.uv.es/RELIEVE

 relieve@uv.es

Statistics  Free counter and web stats Estadísticas