Universitat de ValènciaCSICInstituto de Biología Integrativa de Sistemas (I2sysbio) Logo del portal

Arranca un micromecenazgo para investigar terapias antimicrobianas basadas en virus de bacterias en personas con Fibrosis Quística

  • Unidad de Cultura Científica y de la Innovación
  • 25 octubre de 2022
Pilar Domingo, investigadora en el Instituto de Biología Integrativa de Sistemas (I2SysBio), centro mixto de la Universitat de València y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.
Pilar Domingo, investigadora en el Instituto de Biología Integrativa de Sistemas (I2SysBio), centro mixto de la Universitat de València y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Pilar Domingo, investigadora en el Instituto de Bilogía Integrativa de Sistemas (I2SysBio), centro mixto de la Universitat de València y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha lanzado la campaña de micromecenazgo “Adopta un Fago”, de la mano de la Federación Española de Fibrosis Quística, para obtener financiación con la que estudiar nuevas terapias antimicrobianas. El estudio se centra en la fagoterapia, una práctica que trata de paliar enfermedades causadas por bacterias multirresistentes mediante la utilización de fagos, unos virus que afectan exclusivamente a la bacteria de interés.

 

 

Con la campaña @AdoptaUnFago, cualquier persona puede realizar una donación en www.fibrosisquistica.org y mandar un dibujo propio de un fago a adoptaunfago@gmail.com para compartirlo en redes sociales. Cada donante recibirá también uno de estos dibujos junto a su certificado de donación.

Otra de las iniciativas que se ha lanzado para la recaudación de fondos es un concierto benéfico llamado FAGOFEST. Éste tendrá lugar en La Casa de la Mar de València el 2 de diciembre. Comienza a las 17 horas y cuenta con la presencia en directo de los grupos Paranoia, F-six y Nudo Windsor, así como con una sesión de la mano de DJ Navas.

Los bacteriófagos, mayormente conocidos como fagos, son virus que conviven con las bacterias desde sus inicios en una relación de parásito-hospedador. Gracias a su especificidad, presentan un enorme potencial como terapia en biomedicina, aunque está todavía bajo estudio debido a la escasez de ensayos clínicos adecuados y a la falta de regulación por parte de las autoridades competentes.

Las personas con fibrosis quística son especialmente vulnerables a infecciones con bacterias resistentes. Es por ello que, desde la Federación Española de Fibrosis Quística, se están apoyando investigaciones para nuevas terapias contra bacterias resistentes. Esta campaña, apoyada en redes sociales @AdoptaUnFago, pretende implementar una plataforma de medicina personalizada basada en fagos contra bacterias. Cabe destacar que, a pesar de estar lanzada desde la Federación Española de Fibrosis Quística, existe un problema global que requiere de soluciones a corto plazo y que podría afectar a cualquier persona.

Los fagos se descubrieron hace más de 100 años y desde entonces han sido utilizados como herramientas terapéuticas en países del Este. Sin embargo, en la mayoría de países de Europa y en América, los fagos se dejaron de lado tras el descubrimiento de los antibióticos, de amplio espectro. Actualmente, debido a la emergencia de bacterias resistentes a antibióticos, los fagos se postulan como una terapia potente, aunque en Occidente no existe todavía un marco regulatorio concreto y su uso se centra en terapia compasiva.

Por ello, el uso compasivo en pacientes está teniendo resultados muy prometedores, principalmente en personas con Fibrosis Quística. Pilar Domingo asegura que los fagos “son capaces de reconocer a bacterias diana de forma específica y son capaces de destruirlas de forma muy eficiente, incluyendo bacterias multirresistentes. En este sentido, el uso terapéutico de los fagos tiene mucho potencial, pero debido a la alta especificidad, estamos hablando de una medicina personalizada”.

Pilar Domingo es doctora en Biología por la Universitat de València. Hace poco ha sido beneficiaria de un contrato Ramón y Cajal en Biomedicina, donde desarrolla su línea de investigación en terapia de fagos en la lucha de bacterias multirresistentes. También es investigadora principal del grupo Virología Ambiental y Biomédica de la Universitat de València.

 

Campaña “Adopta un fago” en Twitter.

Imágenes: