ANTERIOR
396 - 455 (Coplas reales)
SIGUIENTE

TADEO


Condición es famular,
que algo debe de tener
de intención canicular,
rabiar por solo morder,
morder por hacer rabiar.

Famular es lo propio de los criados, mientras que canicular es lo propio de los perrros.
FABIO


Del concepto y del estilo
perdí totalmente el hilo,
y recobrarlo no quiero
si no me llamas primero
tu patrïota Camilo.
405
Fabio no se da por enterado de las insinuaciones de Tadeo. Dice que no quiere seguir oyendo sus necedades si antes no le llama a su compatriota Camilo (ambos son sevillanos).
TADEO


¿Que no me entendiste?
Se refiere al verso 380, que hizo detenerse a Fabio cuando se disponía a salir.
FABIO


                                        No.

TADEO


Pues Camilo ha rato ya
que de su casa salió


FABIO


¿Cómo lo sabes tú acá?
Tadeo lo sabe porque en realidad es el criado de Camilo,
TADEO

y está al corriente de sus actividades.
A mí me lo he dicho yo.
Todo fiel, redomado
y católico criado,
de astrólogo ha de tener
lo que baste para ser
respondón y mal mandado.
415
Tadeo deforma la expresión "fiel, católico y romano", cambiando romano por redomado. Se inventa una explicación absurda para no explicar a Fabio cómo sabe que Camilo ha salido.
Mandáisle y él, hoja a hoja,
las efemérides pasa,
Saturno y su pierna coja
le dicen que no está en casa
al que llamar se os antoja.
Replicáis que vaya: va;
mas donde gusto le da,
que una persona discreta
más crédito al peor planeta
que al mejor amo dará.
425
Efemérides son las tablas en que se relacionan las posiciones de los planetas y otros acontecimientos astronómicos durante un periodo de tiempo. Además de su utilidad para los astrónomos, también son el punto de partida de un astrólogo para hacer sus predicciones.

Saturno se representaba como un dios anciano (por lo que la cojera es oportuna) y simbolizaba el destino. Su influencia en astrología era nefasta (el peor planeta). Por eso es Saturno quien decide frustrar el proyecto de Fabio de ver a Camilo.
FABIO


¡Buena está la astrología!


TADEO


Esto a los pajes enseña
la docta poltronería;
pero al escudero y dueña,
gente de mayor cuantía,
ocupando con su ciencia
cátedras de pestilencia,
la malicia una lección
lee a su mala intención,
y otra a su mala conciencia.
435
Poltronería es holgazanería. Tadeo insinúa ahora que él es un mero paje, y que como tal se guía por la holgazanería para tratar de escabullirse del trabajo, pero que no hay malicia alguna en su actitud, al contrario de lo que sucede con los criados de mayor rango (escuderos o dueñas) a los que la malicia instruye su mala intención y su mala conciencia. La construcción es: "La malicia, ocupando cátedras de pestilencia con su ciencia, lee una lección al escudero y [a la] dueña, a su mala intención y a su mala conciencia." Pestilencia quiere decir corrupción, vicio.
Las cuentas tiene en la mano
con que vuestras faltas nota
el escuderazo cano,
jüez ya de la pelota
que os dejó pobre y mal sano.
Guardaos de él y de una Urganda,
que con blancas tocas anda:
porque de sus tocas sé
que, en armar contra la fe,
son todas velas de Holanda.
445
El escudero anciano anota las faltas de su amo como un árbitro (juez de la pelota) anota las faltas en el juego, y a menudo esto acaba perjudicando a su amo. (Tadeo habla en segunda persona con valor impersonal, no hay que entender que esto le haya pasado a Fabio.)
En cuanto a las dueñas, son como Urganda, una hechicera amiga de Amadis, aunque aquí se la nombra más por asociación con "hurgar", insinuando que hurgan en lo que no les importa. Las tocas blancas, representativas de la clase de las dueñas, luchan contra la fe (contra la fidelidad debida a sus amos) y, cuando se emplean en este fin, tienen la misma efectividad de las velas de Holanda (protestantes) que combaten exitosamente la fe católica. Notemos que holanda es también el nombre del lienzo fino del que se hacían las tocas. Así, hay que entender que las holandas de las dueñas, se arman contra la fe con la misma eficiencia que lo hacen las velas de Holanda.
Si Tadeo ahora fuera
escudero de tu casa,
¡qué murmurara y dijera,
y de lo que adentro pasa,
qué publicara acá fuera!
Mas como es paje de espada,
del huésped no dice nada,
y del hospedador menos.

Aquí concluye Tadeo su argumento: yo soy vago, no lo niego, pero no soy malicioso como otros criados de mayor rango, pues si lo fuera podría contar mil cosas de las inmoralidades que suceden en esta casa. Como soy un simple paje de espada, no digo nada de lo que hace el huésped (Marcelo) ni menos de lo que consiente el hospedador (Fabio).
FABIO, aparte

Desatado ha sus venenos
en copa harto bien dorada.
455
Tadeo ha expresado sus maledicencias con notable sutileza y elegancia. Fabio es consciente de que hay habladurías, pero las considera infundadas.

ANTERIOR
ÍNDICE SIGUIENTE