ANTERIOR
ESTROFA LV SIGUIENTE

En tablas dividida, rica nave
besó la playa miserablemente,
de cuantas vomitó riquezas, grave,
por las bocas del Nilo el orïente.
Yugo aquel día, y yugo bien suave,
del fiero mar a la sañuda frente
imponiéndole estaba - si no al viento
dulcísimas coyundas - mi instrumento,

Comentarios:

Ésta es la única estrofa de todo el canto de Polifemo en la que encontramos hipérbatos violentos. Los versos

de cuantas vomitó riquezas, grave,
por las bocas del Nilo el orïente.
nos hablan de la procedencia de la carga del barco naufragado, pero el desorden de la frase evoca el desorden con que ésta ha quedado desperdigada por la playa.

Más interesantes son los hipérbatos de la segunda mitad de la octava:

Yugo aquel día, y yugo bien suave,
del fiero mar a la sañuda frente
imponiéndole estaba - si no al viento
dulcísimas coyundas - mi instrumento,
Hasta ahora, los efectos lingüísticos servían de refuerzo expresivo al contenido del texto, como una especie de música de fondo. Excepcionalmente, ahora la música contradice a la imagen. Polifemo afirma que su canto amansa el mar y el viento, mientras que los hipérbatos nos advierten de que esto es falso y nos recuerdan lo terrible que es su música, tal y como el narrador ha dejado claro en la estrofa XII.

ANTERIOR
ÍNDICE
SIGUIENTE