ANTERIOR
419 - 429 SIGUIENTE

A pesar luego de áspides volantes,
sombra del Sol y tósigo del viento,
420
de Caribes flechados, sus banderas,
siempre gloriosas, siempre tremolantes,
rompieron los que armó de plumas ciento
Lestrigones el istmo, aladas fieras,
el istmo que el Océano divide
425
y, sierpe de cristal, juntar le impide
la cabeza, del Norte coronada,
con la que ilustra el Sur cola escamada
de antárticas estrellas.

Comentarios:

Observemos cómo Góngora no deja de poner a la Codicia en el fondo de sus versos (en este caso, otra vez en un posesivo), de mismo modo que estaba detrás de las conquistas.

ANTERIOR
ÍNDICE
SIGUIENTE