JUAN DE HERRERA

 

 

Noelia Pacheco Ramón

Universitat de ValŹncia

 

 

«Para lograrlo es preciso tener talento y afición al estudio; puesto que ni el talento sin estudio, ni el estudio sin talento, pueden formar un buen arquitecto» (Vitruvio, 1980: 6).

Esta frase tan ilustrativa se encuentra en las primeras páginas del primer libro de arquitectura de Vitruvio. Este autor romano del siglo I a.C., que tanto influyó en la forma de hacer arquitectura en la época renacentista, define en esta frase que un arquitecto tiene que ser estudioso, además de tener un talento propio que le haga llevar a buen término lo que aprenda mediante el estudio. En esta definición cabe perfectamente la figura de Juan de Herrera, arquitecto renacentista espaĖol, que ahora abordaremos en profundidad. Su retrato se ha conservado en la llamada medalla de Juan de Herrera hecha por Jacome Nizzola Trezo.

Juan de Herrera nació en 1530 en Mobellán, una aldea del pueblo de Roiz, que actualmente es la capital del municipio de Valdáliga, en Cantabria (Ruiz, 1936: 15). Perteneció a la nobleza porque su abuelo, Ruy Gutiérrez de MaliaĖo, fue el seĖor de MaliaĖo y del mayorazgo de Herrera. Pero su padre, Pedro Gutiérrez de MaliaĖo, fue fruto de un segundo matrimonio y no heredó los títulos ni las tierras, que fueron para un hijo mayor del anterior matrimonio (Wilkinson, 1996: 7-8). Por tanto los bienes de sus padres eran muy escasos y en ese ambiente Juan de Herrera no tenía futuro. Por esta razón en 1547 entró a servicio del príncipe Felipe (Valladolid, 1527 - El Escorial, 1598) (1) en Valladolid (Wilkinson, 1996: 7). En 1548 formó parte de los jóvenes cortesanos que viajaron a Italia y a Bruselas. En aquel momento, el príncipe Felipe tenía veinte aĖos y Herrera algunos menos (Wilkinson, 1996: 7). En Bruselas Herrera se dedicó al estudio de las Ciencias y volvió a EspaĖa en 1551 (Ruiz, 1936: 16).  En 1553 volvió a los Países Bajos para participar en las campaĖas militares de Flandes donde le nombran «arcabucero de a caballo de la guarda del general don Fernando de Gonzaga» (Ruiz, 1936: 16). Pero de nuevo regresa a EspaĖa, esta vez junto con el emperador, Carlos V (Gante, 1500 - Yuste, 1558), para acompaĖarlo en su retiro al monasterio de Yuste en 1577 (Ruiz, 1936: 16). A pesar de haber abdicado en favor de su hijo Felipe II, Carlos V no se retira totalmente, ya que «siguió nominalmente como emperador, conservó un gran interés por los asuntos internacionales y continuó aconsejando y ayudando a su hijo» (Lynch, 2000: 120). En ese ambiente estuvo Herrera hasta la muerte del emperador, el 21 de septiembre de 1558, fecha en la que regresa a Madrid.

Desde ese aĖo hasta 1563, que empieza a trabajar bajo las órdenes de Juan Bautista de Toledo, Herrera se dedica a otros asuntos como la «invención de un horno especial para beneficiar el cobre de los sulfuros de este metal que, en grandes yacimientos existían en el continente conquistado» (Ruiz, 1936: 16). Esto fue muy beneficioso para el reino y agradecido por Felipe II en una carta personal. También es destacable en este período el encargo que le hizo Honorato Juan, profesor del príncipe Carlos, que consistía en diseĖar unas figuras geométricas para un libro de astronomía que había pertenecido a Alfonso X el Sabio (Ruiz, 1936: 17-18). Con estos datos ya vamos viendo el conocimiento de Herrera en todos los aspectos de las ciencias, que, aunque irá creciendo con el tiempo, ya muestra en este momento un nivel de erudición más que notable.

Felipe II hace llamar a Juan Bautista de Toledo (? – Madrid 1567) (2), que se encontraba en Italia (Ruiz, 1936: 25), muy posiblemente ayudando a Miguel Ángel en las obras de la Basílica de san Pedro, para que se encargarse del proyecto de San Lorenzo el Real de El Escorial que, además de acabar siendo el panteón real tanto de Felipe II como de sus padres, familiares y sucesores, se convirtió en su palacio y biblioteca así como también en una gran basílica y en un monasterio de la orden de los jerónimos (Von der Osten Sacken, 1984: 9).

Juan de Herrera pasa a estar, entre otros, a servicio de Juan Bautista de Toledo, al que acompaĖa en la realización de todas sus obras. Como no tenía conocimientos previos de arquitectura es de él del que aprende todo lo relacionado con esta disciplina, centrándose en las doctrinas clásicas y renacentistas. También profundiza en esta etapa de su vida en el conocimiento de las matemáticas y de la filosofía (Ruiz, 1936: 28). Por lo tanto, podemos ver en Juan Bautista de Toledo la figura de un maestro para Herrera.

Cuando, el 19 de mayo de 1567, Juan Bautista de Toledo muere, las obras de San Lorenzo el Real de El Escorial están a medias (Ruíz, 1936: 29). Llegados a este punto se plantean un cambio en el programa para que hubiese más capacidad en el edificio, por lo que se hacen modificaciones al proyecto de Juan Bautista de Toledo (Ruíz, 1936: 30-31). Estas modificaciones las realiza Herrera concretamente alterando la distribución y haciendo un cambio general al elevar la altura del edificio. También debido a la muerte de su maestro Herrera se queda al cargo de las obras del Palacio real de Aranjuez, que, al igual que la construcción de El Escorial, estaban bajo la dirección de Toledo (Ruiz, 1936: 29).

A pesar de seguir sus planos para la reforma del proyecto original, el trabajo se distribuye con otros arquitectos llamados Juan Bautista Castelo y Gaspar de Vega (Ruiz, 1936: 32).

Debido a la confianza que el rey tenía en él, nombra a Juan de Herrera ayuda de furriera (Ruiz, 1936: 33) que era un oficio de la casa real, a cuyo cargo estaban las llaves, muebles y enseres de palacio y la limpieza de ellos y de las habitaciones (DRAE). Esto lo convertía definitivamente en un hombre de confianza del rey, muy próximo a él.

Por las dificultades de construcción que entraĖaba la gran altura del edificio Herrera inventó unas grúas que permitían hacer el doble de trabajo que por el procedimiento antiguo, lo que satisface a Felipe II y es importante en el desarrollo de la que se considera su obra principal (Ruiz, 1936: 35). La construcción de El Escorial es lenta, a pesar de esta invención, y Herrera crea unas normas de organización para agilizar el proceso constructivo en 1572, que el rey hace suyas. Dichas normas contienen los cargos y las obligaciones del personal, las atribuciones de la Congregación, la provisión de los materiales y la administración y el abastecimiento. De dicha instrucción hay que destacar su minuciosidad a la hora de explicar los detalles, lo que se puede apreciar muy bien en este pequeĖo fragmento: «Orden de los aparejadores. Ha de haber cuatro aparejadores, dos de cantería, uno de albaĖilería y uno de carpintería, que gozarán de un salario anual de 25.000 maravedíes y más siete reales de jornal, de los cuales dos de recompensa para que mantengan un discípulo; acudirán constantemente en la obra y visita de los oficiales de su partida, teniendo siempre trazada y seĖalada obra de respecto para que no haya impedimento de la marcha, cuidando los de cada oficio y partida de que aquéllos se hagan y cumplan conforme a las condiciones en que se dieren y asiento que se tomare» (Ruiz, 1936: 41).

Estando Herrera ocupado en el pueblo de El Escorial y en Aranjuez, trabajo que también toma tras la muerte de Juan Bautista de Toledo, como anteriormente hemos nombrado, empieza el proyecto de reforma de la Fortaleza de Simancas con Juan de Salamanca y Gaspar de Vega consistente en «regularizar la muralla […] y derribando y formando un nuevo patio central, trazar en escuadría con estos muros dos grandes habitaciones para la guarda de los papeles» (Ruiz, 1936: 46) con el objetivo de guardar adecuadamente las escrituras y papeles que allí había. Durante esta construcción se aplica la misma instrucción que se empleó para las obras del Monasterio de El Escorial, antes citada (Ruiz, 1936: 48).

Felipe II le enseĖa a Paccioto (1521-1591) (Marías, 2001: 97), ingeniero italiano, el proyecto de la iglesia del monasterio de San Lorenzo el real de El Escorial y éste propone ciertas variaciones. Pero el proyecto de Paccioto no es aceptado con carácter definitivo. Juan de Herrera es el que proyecta los planos que finalmente se realizan de dicha iglesia y que están basados tanto en los originales de Juan Bautista de Toledo como en las modificaciones que había propuesto Paciotto (Von der Osten Sacken, 1984: 25).

A parte de los trabajos de arquitectura Herrera hace otras cosas. Una de ellas es que tras la muerte de Pedro Esquivel, cosmógrafo y catedrático, y de su discípulo Diego de Guevara, Felipe II le pide que continúe la medición geodésica (3) de EspaĖa, pero él lo rechaza porque está muy ocupado (Ruiz, 1936: 57-59). En este tipo de encargos podemos ver cómo había una gran confianza en la erudición de Herrera a todos los niveles, ya sea para la construcción de un edificio como para, en este caso, la medición geodésica de EspaĖa.

Retomando sus trabajos en El Escorial propone que, para ahorrar más tiempo, las piedras lleguen ya labradas de las canteras. Esto tiene cierta resistencia de los maestros oficiales y de la Congregación, con fray Villacastín a la cabeza, pero el rey apoya la propuesta de Herrera en enero de 1576 por, en primer lugar, el ahorro de tiempo y, en segundo lugar, aunque no menos importante, por el ahorro de dinero que supone esta idea (Ruiz, 1936: 65-66). Ese mismo aĖo solicita al rey tierras para levantar su propia casa y el rey se las concede, pero en agosto la muerte de su mujer, María de Álvaro, con la que se había casado en 1571 (Ruiz, 1936: 39), lo impide (Ruiz, 1936: 68). Él se queda con la herencia de su mujer y en 1577 el rey le sube el sueldo por lo que, de momento, goza de una buena posición económica y, sobre todo, social. El rey le cede el solar de la Priora (Ruiz, 1936: 69) pero con la condición de que pague unas rentas. Este planteamiento no convence a Herrera quien lo rechaza en una carta al secretario de Felipe II llamado Gaztelu (Ruiz, 1936: 69-70). Para centrar más esta cuestión vamos a incluir el principio de dicha carta que Agustín Ruíz de Arcaute transcribió en su libro de Juan de Herrera: «Paresćeme que lo que v. mrd. podrá decir a Su Magt de parte de Joan de Herrera acerca de lo de su solar de la Priora que él le estima y tiene en  mucho por ser merced que Su Magt le hićo en el cual tiempo no se tratava ni avia memoria de que en aquella parte se diesen ni vendiesen ni acensuasen ningún solar y que la causa de no aver edifficado en él después que se le hizo la merced a sido la muerte de su muger que sucedió luego, […]» (Ruiz, 1936: 70).

Las obras de El Escorial despiertan admiración por su dinamismo de ejecución y su rapidez gracias a las propuestas de Herrera, lo que le hace ganar prestigio.

En 1579 realiza un viaje, formando parte del séquito de Felipe II, a Portugal (Gallego de Miguel, 1999: 417). Estando retenidos en Badajoz, a causa de un catarro generalizado (Ruiz, 1936: 89), el duque de Alba manda llevar los planos de los palacios reales de Portugal para que el rey dispusiera cual era mejor para acomodarse durante su estancia allí. Felipe II envió a Herrera con Felipe Tercio, ingeniero militar que había servido al rey Sebastián (Ruiz, 1936: 90), quien había traído las plantas de las tres casas de Lisboa y la de Salvatierra, para que fuera a verlas y le diera su opinión acerca de en cuál sería más conveniente alojarse (Ruiz, 1936: 90). Hay que tener en cuenta que este viaje se hace tan solo dos aĖos antes de la proclamación de Felipe II como rey de Portugal (4), por lo que es muy importante para el desarrollo de la historia de este país y del nuestro. La presencia de Herrera en un acontecimiento de tanto peso, aunque es discreta, nos muestra, una vez más, la confianza que el rey tenía en él. 

También en ese aĖo Herrera llega a un acuerdo con Pompeo Leoni, Jácome de Trezzo y Juan Bautista Comane para la realización del retablo mayor de la iglesia del monasterio. En esta acción vemos su implicación más allá de lo estrictamente arquitectónico (Ruiz, 1936: 78). 

Se casa con Inés de Herrera en 1582, su sobrina, «previa dispensación de Su Santidad por su parentesco de segundo en cuarto grado de consanguinidad» (Ruiz, 1936: 92). Inés de Herrera era la heredera de la casa de MaliaĖo y del mayorazgo de Herrera, que habían pertenecido a su abuelo como hemos dicho al principio.

El matrimonio se traslada a Lisboa, cerca de la Corte (Ruiz, 1936: 94), ya que Felipe II estaba instalado allí, habiendo sido nombrado ya rey de Portugal. En Madrid deja a su sobrino, Pedro del Yermo, a quien había criado y educado, para que administrara su hacienda (Ruiz, 1936: 94). Dos aĖos después nace, fruto del matrimonio, su hija Lorenza, estando él gravemente enfermo (Gallego de Miguel, 1999: 417). Afortunadamente se recupera y mantiene el contacto con sus discípulos y con sus obligaciones al servicio de Felipe II, aunque se vuelve un hombre con una salud delicada.

Estando en Lisboa establece amistad con navegantes y cosmógrafos portugueses con los que hablaba de los fundamentos de un nuevo instrumento inventado por él para hallar la longitud, del que no ha quedado ningún vestigio (Ruiz, 1936: 94).

Persuade a Felipe II para la fundación de una Academia de Matemáticas en Madrid en octubre de 1582, ocupando la dirección de este centro tan importante al aĖo siguiente (Ruiz, 1936: 99). Sus objetivos en dicha academia, así como el contenido ambicionado de las lecturas y la relación de los textos recomendados a los alumnos, se redactaron y recogieron en 1583 por el propio Juan de Herrera en un escrito que pretendió que fueran los estatutos de la academia. Fueron publicados a finales de 1584 con el título de Institucion de la Academia Real Mathematica y en ellos Herrera justifica la creación de la academia por la ineficiencia de las Universidades ya que a ellas acudían tan pocos alumnos que era difícil encontrar a personas con un mínimo conocimiento científico (Esteban PiĖeiro, 2002-2003: 10).

Por esta razón, la Academia de Matemáticas tiene un gran éxito y una asistencia muy  numerosa, porque iban oyentes de todas las clases sociales y se estudiaban las matemáticas y su aplicación a otras materias distintas (Ruiz, 1936: 109).

También recomienda al rey la creación de una cátedra de arquitectura en los Estudios de la Villa, no lejos de la Academia de Matemáticas (Ruiz, 1936: 103). Con estas dos intervenciones Herrera demuestra su infinito interés por el estudio y por la difusión de la cultura en EspaĖa.

Tanto Felipe II como Herrera eran prosélitos a la doctrina filosófica de Raimundo Lulio, Ramón Llull (Ruiz, 1936: 103-104), que mantiene que el ser humano puede conocer y demostrar racionalmente los misterios de la religión cristiana, lo que se conoce como las verdades de fe. (5) Al estar de acuerdo con esa filosofía se hace patente que su interés por las ciencias no está reĖido con la fe cristiana. Esto es muy importante tenerlo en cuenta, sobre todo en el momento histórico y en el lugar en el que viven, ya que Felipe II fue uno de los grandes defensores de la religión católica durante la contrarreforma. (6)

La fortuna de Herrera deja de ser tan abundante como antes debido a que no prestaba mucha atención a su hacienda (Ruiz, 1936: 113). Por esta razón, escribe un memorial al rey para que, una vez acabadas las obras de El Escorial, le permitiese retirarse para ocuparse de ella y también aĖade la petición de que su majestad le honrase con el nombramiento de alcaide perpetuo con el sueldo y los títulos que correspondían a dicho nombramiento (Ruiz, 1936: 114-115).

Mientras tanto trabaja con Juan de Valencia en la reforma y ampliación del Alcázar de Madrid (Ruiz, 1936: 118) y también, en ese momento, comenzado el aĖo 1548, hace un puente en la salida de Madrid hacia Segovia, a imitación de uno romano que había en Mérida (Ruiz, 1936: 120). En esta última construcción podemos ver la influencia directa del arte romano, que llega a él por un vestigio de la arquitectura civil de esa época.

En Segovia trazó y dirigió las obras de la Casa de la Moneda junto al río Eresma (Ruiz, 1936: 120).

En 1584 se comienza la edificación de la Lonja de Sevilla según sus planos. Haciéndose cargo de la construcción Juan de Mijares (Ruiz, 1936: 124).

Su suegro, Marcos de Herrera, fallece en septiembre de 1586 en el pueblo de El Escorial y Felipe II pone en su cargo, de corregidor de la villa de Santander, a Juan de Herrera (Ruiz, 1936: 126). La mujer de este, hija del fallecido pasa a ser la dueĖa del mayorazgo y patronazgo de la casa de Herrera en MaliaĖo, lo que dio un empuje positivo a su economía personal (Ruiz, 1936: 126).

En esos aĖos se quemaron algunas casas en la Plaza del Zocodover de Toledo y Herrera hace un proyecto para reformarla y ampliarla expropiando los solares. Dicho proyecto agradó a Felipe II pero no se llegó a realizar (Ruiz, 1936: 128).

Respecto a la Catedral de Valladolid se conservan seis de los dibujos que hizo Herrera junto con copias de sus originales desaparecidos. Esta obra se empezó tras consultar a cinco maestros en 1527. Desde 1536 continuó las obras Rodrigo Gil de HontaĖón, pero cuando éste murió en 1577 se pararon. Finalmente ya entrada la década de 1580 se demolió la mampostería existente, o se transformó, para dejar sitio al edificio de Herrera (Wilkinson, 1996: 122).  Pero acabó delegando la dirección de la obra a otro arquitecto llamado Juan de Praves (Ruiz, 1936: 131).

En 1587 Herrera construye las Casas de Oficio y la Casa de la CompaĖa, edificios para la administración en el Monasterio de El Escorial (Von der Osten Sacken, 1984: 26), aunque las primeras no las llega a acabar, ya que en el aĖo 1594 abandonó también las obras reales dejando a Francisco de Mora (1552-1610) (7), ayudante suyo que destacaba por su habilidad tanto en arquitectura como en matemáticas, al mando de estas (Ruíz, 1936:135) y de las obras de la iglesia de El Escorial, que no finalizaron hasta el 1595 (Von der Osten Sacken, 1984: 24). El edificio principal ya se había inaugurado en el 1584 (Von der Osten Sacken, 1984: 24). Ese mismo aĖo nació su hijo Juan, pero su mujer, Inés de Herrera, murió en el parto (Ruiz, 1936: 135). Él pone a su hijo como heredero del mayorazgo de la casa de MaliaĖo. Pero al cabo de más o menos un aĖo falleció también su hijo y él quedó como único heredero (Ruiz, 1936: 135).

Finalmente, el 15 de enero de 1597, muere en Madrid de enfermedad (Ruiz, 1936: 140). En ese momento está en vigencia un testamento hecho por Juan de Herrera en el que le deja sus bienes a su sobrino Pedro del Yermo. Pero Pedro de Bustamante también reclama el beneficio del testamento. Al final se dicta sentencia a favor de Pedro del Yermo con la condición de que Bustamante reciba réditos de la hacienda (Gallego de Miguel, 1999: 417). A Luisa de Herrera, hija natural de Herrera de antes de su matrimonio con María de Álvaro, le pagan 2000 ducados por apartarse de la pretensión de querer la hacienda de su padre y queda conforme (Ruiz, 1936: 143).

No sabemos la ubicación exacta de su sepultura, ya que muy posiblemente estaría enterrado en la Iglesia o Ermita de San Sebastián, en MaliaĖo, cerca de la casa de Herrera, pero dicha iglesia desapareció (Ruiz, 1936: 143).

Por lo tanto, haciendo una recopilación de las obras arquitectónicas en las que Herrera participó tenemos en primer lugar San Lorenzo el Real de El Escorial, que es la más importante a nivel histórico. Aunque en dicha obra hay un claro problema de autoría debido a la gran cantidad de arquitectos que participaron, no deja de ser una obra clave para el renacimiento espaĖol a la que seguro Herrera aportó muchas cosas importantes. El Palacio real de Aranjuez, la reforma de la Fortaleza de Simancas y la reforma y ampliación del Alcázar de Madrid son en su conjunto obras también destacables por su papel para la monarquía espaĖola del momento. De tipo práctico podemos destacar el puente que construye en la salida de Madrid hacia Segovia, la Casa de la Moneda también en Segovia y la lonja de Sevilla. Su intervención en la Catedral de Valladolid empieza siendo un proyecto que promete una gran intervención por su parte, pero que, como ya hemos comentado antes, acabó dejando a Diego de Praves.

Con todos estos datos llegamos a la conclusión de que la aportación de Herrera al arte renacentista espaĖol fue muy importante, lo que se puede visualizar más claramente en el Monasterio de San Lorenzo el Real de El Escorial. Pero también observamos que tan destacable fue su labor como arquitecto como su aportación a la cultura espaĖola en general por la creación de la Academia de Matemáticas o de la cátedra de arquitectura.

Juan de Herrera y su estilo renacentista, alejado totalmente de la ornamentación, tiene influencia posteriormente. Inmediatamente después de su muerte dicha influencia es notable en su discípulo Francisco de Mora (1552-1610) quien sigue algunas de sus doctrinas, aunque también está influenciado por la corriente barroca.

Pero sin duda una de las más importantes influencias de Herrera es en el gran arquitecto Juan de Villanueva del siglo XVIII. La trayectoria de Villanueva empieza en el contexto del barroco tardío, pero experimenta un cambio de rumbo debido a su actuación en San Lorenzo el Real de El Escorial con la Casa de los infantes en 1771 y con la Tercera Casa de Oficios en 1781. Villanueva tuvo que estudiar el estilo de Herrera, lo que le lleva a asimilar un estilo distinto al que conocía y que será determinante en sus obras posteriores. De Herrera aprende la lección de los volúmenes simples y bien ensamblados. La contención ornamental y la gravedad y desnudez de los muros, se ve suplida por la nobleza de los materiales y la impecable construcción, tanto en Herrera como en Villanueva (Sambricio, 1988: 13-14).

Aunque, por supuesto, Villanueva aĖade elementos propios, su legado como arquitecto debe mucho a la figura de Juan de Herrera, con quien siempre estará ligado a través del Monasterio de El Escorial.

 

Catálogo

Š      Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. 1563 - 1584.

 

Notas

1 <http://www.biografiasyvidas.com/biografia/f/felipe_ii.htm> 08/11/12

2 <http://www.biografiasyvidas.com/biografia/t/toledo.htm> 05/11/2012

3 La geodésica es la ciencia matemática que tiene por objeto determinar la figura y magnitud del globo terrestre o de gran parte de él, y construir los mapas correspondientes

4 <http://www.biografiasyvidas.com/biografia/f/felipe_ii.htm> 08/11/12

5 <http://www.escritores.org/biografias/337-ramon-llull> 05/11/12

6 La contrarreforma es un movimiento de la iglesia católica romana motivado por las críticas del monje alemán Martín Lutero, que fue excomulgado por el papa León X debido a su feroz crítica de la política religiosa de los papas.

7 <http://www.franciscodemora.es/> 08/11/12

 

Bibliografía

Ruiz de Arcaute, A. [1936]. Juan de Herrera, arquitecto de Felipe II, Madrid, Espasa-Calpe.

Wilkinson Zerner, C. [1996]. Juan de Herrera, arquitecto de Felipe II, Madrid, Akal.

Linch. J. [2000]. Los Austrias, Barcelona, Crítica.

Von der Osten Sacken, C. [1984]. El Escorial, estudio iconológico, Bilbao, Xarai Ediciones.

Vitruvio,  Los diez libros de arquitectura [1980] Tr. y notas de Blázquez, A., Madrid, Iberia.

Esteban PiĖeiro, M. [2002-2003]. «Las academias técnicas en la EspaĖa del siglo XVI», Universidad de Valladolid Quaderns d’histėria de l’enginyeria,  vol. V.

Sambricio, C. [1988] Catálogo de la exposición Carlos III, alcalde Madrid. Ayuntamiento de Madrid.

Marías, F. [2001] «La memoria espaĖola de Francesco Paciotti: de Urbino al Escorial», Anuario del Departamento de Historia y Teoría del Arte, Universidad Autónoma de Madrid, vol. XIII.

 

<http://ceres.mcu.es/pages/Main?idt=125297&inventary=01890&table=FMUS&museum=MLGM> 05/11/12

<http://www.biografiasyvidas.com/biografia/t/toledo.htm> 05/11/2012

<http://www.biografiasyvidas.com/biografia/h/herrera_juan.htm> 05/11/12

<www.pueblos-espana.org/extremadura/caceres/guadalupe/> 05/11/12

<http://buscon.rae.es/drae/srv/search?val=furriera> 05/11/12

<http://buscon.rae.es/drae/srv/search?val=geodesia> 05/11/12

<http://www.escritores.org/biografias/337-ramon-llull> 05/11/12

<http://mb-soft.com/believe/tsc/counterr.htm> 05/11/12

<http://www.monografias.com/trabajos-pdf901/la-reforma-lutero/la-reforma-lutero.shtml> 05/11/12

<http://vallisoletvm.blogspot.com.es/2009/10/la-catedral-de-valladolid.html> 05/11/12

<http://luz-historia-arte.blogspot.com.es/2011/02/la-arquitectura-barroca-espanola.html> 05/11/12

<http://www.franciscodemora.es/> 08/11/12

<http://www.biografiasyvidas.com/biografia/f/felipe_ii.htm> 08/11/12

<http://www.biografiasyvidas.com/monografia/carlos_v/cronologia.htm> 08/11/12