Logo de la Universdad de Valencia Logo del portal

  • RCC Harvard

Formar a los millennials para ser líderes éticos: el reto de los educadores

  • 3 de julio de 2017

La Universidad de Harvard ha publicado en su canal de YouTube el Quinto Coloquio Internacional IECO-RCC: ¨Educating millennials for ethical leadership and trust¨.

El Coloquio ha sido organizado por iniciativa de Manuel Guillén, profesor del Departamento de Dirección de Empresas ‘Juan José Renau Piqueras’, director del IECO y Representante de la Universitat de València en el Real Colegio Complutense en Harvard. Esta actividad reunió el pasado 23 de marzo a más de cuarenta académicos y profesionales del área de Boston, Washington y Chicago con el objetivo de reflexionar acerca del reto de la educación de la generación millennial en principios éticos para influir en el futuro de las organizaciones.

La reflexión de esta quinta edición del Coloquio Internacional IECO-RCC Harvard ha girado en torno al papel de los educadores como mentores y modelos de referencia a la hora de formar a los profesionales del futuro -las generaciones de millennials- en temas de ética profesional, en concreto sobre confianza y liderazgo ético. Los ponentes han puesto de manifiesto desde diversas perspectivas que la formación intelectual y las habilidades técnicas constituyen solamente una parte de la educación. La formación de los estudiantes estaría incompleta si no incluyera además un claro enfoque de servicio al bien común en las profesiones, donde el propio crecimiento personal esté alineado con el deseo de ayudar al crecimiento de los demás.

El coloquio ha sido moderado por el Dr. Danilo Petranovich, Director del Abigail Adams Institute y ha contado con la participación de Leon Goldman, HCBE Executive Fellow de Bentley University; la Dra. Donna Hicks, del Weatherhead Center for International Affairs de Harvard University; Kevin Majeres, de la Harvard Medical School; el Dr. Richard Weissbourd, de la Graduate School of Education de Harvard University y la Dra. Rita Jácome, Subdirectora de la Cátedra de Ética Empresarial IECO-UV, de la Universitat de València.

En su introducción al coloquio, Danilo Petranovich apuntó que los estudiantes asisten a sus clases sobre liderazgo ético con la inquietud de saber si en la sociedad actual se puede tener éxito y ser ético al mismo tiempo. Ante esta disyuntiva, se planteó el papel que pueden jugar los educadores en al educación de las jóvenes generaciones. Subrayó la importancia de abordar este desafío haciendo que los jóvenes sean conscientes del gran potencial para hacer el bien que entrañan sus estudios y su trabajo y por supuesto, sus éxitos lícitos. Ver intervención completa AQUÍ.

Por su parte Leon Goldman señaló que uno de los factores determinantes a la hora de enseñar ética es el impacto que el role modeling (los modelos de conducta) tienen en los estudiantes. Desde su experiencia en el mundo de la empresa, enfatizó la idea de que la ética tiene que ver con los comportamientos y la toma de decisiones, y que solo mediante la observación de modos de actuar éticamente buenos, las personas pueden adoptar un cambio en sus conductas. Parafraseando al filósofo y escritor Albert Schweitzer dijo que “el ejemplo no es lo principal a la hora de influir en los demás, es lo único”. Asimismo, comentó los efectos negativos que tiene el crear compartimentos al hablar de la ética y defendió la idea de que la “la ética profesional debe estar en todas partes en el plan de estudios”. No basta con algunas asignaturas aisladas, que también son necesarias, es básico que cada formador trabaje la dimensión ética de todos los temas que enseña. Ver intervención completa AQUÍ.

A continuación, la profesora de Harvard Donna Hicks, subrayó que una de las cosas que se echan en falta en la educación de las generaciones jóvenes es ayudarles a comprender no solo el mundo que les rodea, sino su mundo interior y el sentido de las cosas. Reconoció que sus estudiantes desean entender lo que es común a todos los seres humanos: valores, emociones, deseos, y cómo el concepto de dignidad –sobre el que investiga desde hace décadas y en el que basa su actividad como mediadora en la resolución de conflictos internacionales– es uno de esos conceptos universales fundamentado en el valor que cada persona tiene por el mero hecho de serlo. La profesora Hicks ha sido ponente habitual en estos coloquios desde que surgió la iniciativa hace ahora cinco años. Ver intervención completa AQUÍ.

En representación de nuestra institución, este año ha intervenido como ponente la Doctora Rita Jácome, Subdirectora de la Cátedra de Ética Empresarial IECO-UV. Para tratar de responder a la pregunta del moderador sobre qué es lo que los millennials esperan de los educadores comenzó citando a un profesor que recibió esta contestación de uno de sus jóvenes estudiantes “por favor, enséñame algo que no pueda encontrar en Google”. Del resultado de sus investigaciones desarrolladas en Boston y en Valencia comentó que los jóvenes buscan tener puntos de referencia de excelencia ética, con una sólida unidad de vida fundamento de una buena reputación personal, basada en la coherencia entre lo que la persona es (carácter), lo que dice (comunicación) y lo que hace (comportamiento). Concluyó su intervención haciendo hincapié en la necesidad de ayudar a las jóvenes generaciones a cumplir sus sueños y eso requiere integridad y honestidad por parte de los educadores para contribuir al desarrollo de sus propios criterios personales y convertirse en auténticos servant leaders, líderes con un planteamiento de servicio de los demás en el que lo que se hace, se dice y se es, coinciden. Ver intervención completa AQUÍ.

Por su parte, el profesor de psiquiatría de la universidad de Harvard Kevin Majeres defendió que una manera para que los millennials saquen lo mejor de sí mismos y disfruten de su trabajo es educarles en “el esfuerzo por buscar ideales, más que los buenos resultados, para hacer así de su trabajo profesional una oportunidad para crecer”. Precisamente es en esa capacidad de plantearse ideales donde reside su mayor fortaleza para enfrenarse a los retos de la vida profesional y plantearse cuáles son sus motivaciones a la hora de esforzarse por sacar adelante su trabajo centrándose en esos objetivos e ideales que se quieren alcanzar. Así se logra desempeñar las tareas con pasión –viéndolas como una oportunidad para crecer– en lugar de con ansiedad –si se ven como una amenaza. Entre otras reflexiones comentó que “la forma en la que trabajamos, es la forma en que vivimos”. Por eso, trasladar los ideales a la forma de trabajar, mejora el proceso del trabajo en sí mismo y hace que los jóvenes saquen la mejor versión de si mismos disfrutando con la actividad que realizan. Ver intervención completa AQUÍ.

Finalmente, el profesor de la Escuela de Educación de Harvard y conocido asesor en temas de educación Richard Weissbourd, presentó los resultados de sus últimas investigaciones. En sus estudios con más de 50.000 millennials de todo el país ha corroborado que “en los hogares norteamericanos se promueve y educa en un modelo de éxito y felicidad personal, dando escasa o nula importancia a la promoción de la atención hacia los demás, el bien común o la justicia”. Ha insistido en que no solo es necesario enseñar en las aulas y en la familia conceptos como empatía, o conciencia social para ser buenos ciudadanos. Se hace necesario un cambio radical y para ello “se debe dar a los padres y educadores nuevas herramientas que sean eficaces para enseñar valores éticos, responsabilidad, justicia o gratitud”.Ver intervención completa AQUÍ.

Un año más, el coloquio tuvo lugar en la sede del Real Colegio Complutense en Harvard (RCC Harvard) y asistieron alrededor de cuarenta académicos, profesionales y algunos millennials del área de Boston. Todos ellos contribuyeron, con sus preguntas e intervenciones, a enriquecer más si cabe el contenido del seminario.

Ver resumen con ideas del coloquio expuestas al finalizar el encuentro por algunos de los participantes AQUÍ.

 

Esta iniciativa nació hace ahora cinco años promovida por el IECO (Instituto para la Ética en la Comunicación y las Organizaciones) y en su organización ha participado La Universitat de València. El IECO, dirigido por el profesor Guillén, colabora con universidades y otros centros de investigación de todo el mundo con el propósito de ampliar el conocimiento y promover el pensamiento crítico acerca del papel de la ética en la administración, dirección y comunicación en las organizaciones, a través de la investigación, de la formación y el asesoramiento. Manuel Guillén dirige asimismo la Cátedra de Ética Empresarial IECO-UV.

 

La quinta edición del coloquio puede seguirse en su totalidad AQUÍ.

 
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies