GeneralitatCIDECSICUV Logo del portal

La dispersión de las semillas está seriamente amenazada por el efecto combinado de la defaunación y el incremento en la mortalidad de los árboles.

  • 4 junio de 2020
Piruetano en flor en Doñana/ autor: Jose M. Fedriani

- Un estudio en el que participa el Centro de Investigaciones sobre Desertificación (CIDE), centro mixto del CSIC, la UV y la GVA, analiza los efectos de la acción simultánea de dos componentes del cambio global, la defaunación y el incremento de la mortalidad de los árboles, en un servicio ecosistémico fundamental, la dispersión de semillas.

- El trabajo, en el que también participa la Universidad Complutense de Madrid y el Helmoholtz Centre for Environmental Research, aparece publicado en la revista Ecography.

El estudio, liderado por Jose Mª Fedriani, investigador del Centro de Investigaciones sobre Desertificación (CIDE), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universitat de València y la Generalitat Valenciana, analiza la acción combinada de dos componentes del cambio global, la defaunacion y el incremento de la mortalidad de los árboles, sobre la dispersión de las semillas, un servicio ecosistémico clave y estrechamente relacionado con la diversidad biológica. Los resultados de esta investigación, en la que también ha participado la Universidad Complutense de Madrid y el Helmholtz Centre for Environmental Research, y que han sido publicados recientemente en la revista Ecography, contribuyen a mejorar la predicción de las consecuencias del cambio global en el funcionamiento de los ecosistemas.

Actualmente los ecosistemas están gravemente amenazados por numerosos factores resultado de las actividades humanas. Entre ellos la defaunación, entendida como la pérdida de especies de animales, tiene profundas consecuencias ecológicas que van desde la coextinción local o incluso global de especies que interactúan en un mismo hábitat hasta la pérdida de funciones y servicios ambientales que son críticos para la humanidad. La retención de carbono, la polinización y la dispersión de semillas destacan entre estos servicios esenciales afectados. La mayoría de las plantas dependen de los animales para dispersar sus semillas. Estos las transportan a larga distancia de la planta 'madre', siendo este servicio fundamental para el mantenimiento y recuperación de las comunidades vegetales. Otros componentes del cambio global también impactan en el funcionamiento de los ecosistemas humanizados al promover la mortalidad de muchas especies de árboles. La defaunación y el aumento de la mortalidad de los árboles a menudo se producen conjuntamente en ecosistemas alterados por el ser humano. Los efectos aislados de cada uno de estos factores son conocidos pero no así el resultado de su acción combinada, en la que probablemente interactúen amplificando o disminuyendo los efectos del otro. Resulta clave, por tanto, conocer cuáles son los efectos de la posible interacción entre ambas perturbaciones.

“Para este estudio hemos empleado series históricas de datos (de más de 20 años) en combinación con el modelo de simulación basado en individuos llamado 'DisPear'. Los resultados nos muestran que ambas perturbaciones limitaron marcadamente el número de eventos de dispersión de semillas, tanto en cantidad como en calidad, y que dicho impacto no fue homogéneo en el espacio, es decir, hubo variaciones importantes entre hábitats. Además, detectamos una interacción entre ambas perturbaciones; es decir, el efecto combinado de ambas no se correspondía con la suma de sus efectos aislados”, explica Fedriani. Este resultado pone de manifiesto la importancia de investigar el impacto conjunto de los diferentes componentes del cambio global en el funcionamiento del ecosistema.

El trabajo ha sido realizado en el Parque Nacional de Doñana, que alberga numerosas especies de frutos carnosos cuyas semillas son principalmente dispersadas por mamíferos. En concreto, se ha utilizado el piruétano (Pyrus bourgaeana Decne. Rosaceae) como modelo de estudio. Éste peral silvestre espinoso se encuentra en fuerte declive en Doñana y en muchas otras áreas de sur de la Península Ibérica, debido a que presenta serios problemas de regeneración natural. Sin embargo proporciona grandes cosechas de frutos durante el final del estivo y principios del otoño, cuando escasea el alimento y el agua, que son consumidos por una gran variedad de mamíferos.Algunas de estas especies de mamíferos (tejones, Meles meles, zorros, Vulpes vulpes),  que actúan como dispersantes de sus semillas, han disminuido localmente sus números debido a la actividad humana (caza furtiva, atropellos, etc.) por lo que árbol ha perdido parte importante de sus dispersantes.


Más Información: J. M. Fedriani, D. Ayllón, T. Wiegand and V. Grimm. Intertwined effects of defaunation, increased tree mortality, and density compensation on seed dispersal. Ecography.

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/ecog.05047
doi: 10.1111/*ecog.05047


CIDE Comunicación