Logo de la Universdad de Valencia Logo del portal

  • Claustro

Centre Cultural La Nau. Sala Martínez Guerricabeitia

Fecha: Del 23 de octubre de 2017 al 14 de enero de 2018.

 
Horario:
De martes a sábado, de 10:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 20:00 horas. Domingos y festivos, de 10:00 a 14:00 horas
  Lunes cerrado
 
Entrada libre
 
 
 
 
© El Flaco
 
 
 
 
 
Organiza:
 
 
 
Fundació General de la Universitat de València
Centre Cultural La Nau de la Universitat de València
 
Colabora:
 
 
 
 
Banco de Santander
Heineken
Andreu Alfaro SL
Institució Alfons el Magnànim
 
Participan:
 
 
 
Càtedra Joan Fuster
Ajuntament de Sueca
Museu Joan Fuster
 
Comisariado:
 
Artur Heras
Anacleto Ferrer
 
 
 
 
 
 
 
 
El término ensayo sugiere, por un lado, la proximidad de la experiencia (del momento) y, por otro, una práctica experimental capaz de adentrarse desprovista de anteojeras –es decir, sin prejuicios− en territorios desconocidos: «un registro de acontecimientos diversos y mudables, y de imaginaciones indecisas y, en algún caso, contrarias». Esta apertura compás que caracteriza al ensayo la formula aforísticamente Fuster: «Algú ha dit: “És impossible que un assaig siga massa breu”. Potser. L’assaig perfecte seria aquell que constàs d’una sola paraula. De la paraula “assaig”, només, per exemple». «Un dibujo que cubriera su base por completo dejaría de ser ya un dibujo», hemos visto que decía también Walter Benjamin. Esta aspiración a la brevedad, a la economía expresiva y a la máxima disponibilidad de sentido hermana el ensayo de Fuster con el dibujo de Alfaro. 
 
“Per què vaig fer dibuixos de Fuster? … ell m’ho demanà, volia que li fera uns dibuixos; segurament els necessitava…”, escribía Andreu Alfaro el 1992 año de la muerte de su admirado amigo Joan Fuster.
 
La exposición reúne los dibujos, más de cincuenta, así como las esculturas y bocetos que Alfaro realizó sobre el escritor de Sueca. Libros, fotos y publicaciones completan el escenario sobre el que dialogan, a través de escritos, artículos y correspondencia mantenida a lo largo de años. Un encuentro producido por la palabra y los grafismos entrelazados de los dos protagonistas. Dibujo y texto que ambos utilizaron independientemente. Pues si Joan Fuster ilustró, él mismo, algunos de sus libros de poemas, Alfaro dibuja en 1959 la antología de cuentos infantiles reunida por Fuster y le homenajea en varias esculturas. La primera en el año 1961 y las más recientes de finales de los noventa y primeros 2000. Durante casi cinco décadas intercambiarán ideas y emociones que mostrarán con la intensidad e ironía de los aforismos y con la levedad y elegancia de la línea dibujada en el papel o en el espacio. Manteniendo siempre la admiración mutua y una incondicional amistad.
 
Artur Heras
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies