UVCulturaUV Logo del portal

La sala de investigadores Pérez i Baier forma parte de la Biblioteca Histórica universitaria y le debe el nombre a uno de sus principales benefactores.

Con el impulso renovador del rector Vicent Blasco, autor del plan de estudios de 1787, se promueve la construcción de la Biblioteca, a partir de los libros ofrecidos por Francesc Pérez i Baier y de la imprenta universitaria, creada para la edición de los nuevos manuales que se debían utilizar en las aulas, sobre un proyecto presentado por el arquitecto académico Joaquim Martínez. La Biblioteca se inauguraba en 1795 y otros catedráticos ofrecieron sus fondos. Así mismo, en el transcurso de la guerra de la Independencia, hubo un incendio durante el bombardeo de la ciudad en 1812, por las tropas napoleónicas del mariscal Suchet, que destruyeron una parte del edificio y también el fondo bibliotecario fundacional. El 7 de enero, la biblioteca ardía y los libros quedaron reducidos a ceniza. Mientras crecía el incendio, «profesores, estudiantes y bedeles se esforzaban por salvar lo que les era posible” (Fernando Llorca, La biblioteca universitaria de Valencia).

La Biblioteca reconstruida se fue llenando nuevamente con diversas donaciones y legados particulares: el rector Vicent Blasco, Domènec Mascarós, primer bibliotecario, Salvador Perellós i Onofre Soler, etc., y volvió a abrir sus puertas en 1837. Marià Liñán i Morelló había sufragado la construcción de las estanterías con todo la ornamentación, capiteles, frontis, cornisas, rebanco y puertas, que realizó el carpintero Maure Comín por 17.000 reales, y donó sus libros y su colección de monedas. Con el tiempo, se incorporaron los fondos procedentes de los conventos desamortizados: agustinos, carmelitas, dominicos, franciscanos, trinitarios, orden de Montesa, etc., pero especialmente los que procedían del monasterio de San Miguel de los Reyes, que comprendía una parte de la biblioteca de Alfonso el Magnánimo y sus sucesores en la corte de Nápoles, a través del legado de Fernando de Aragón, duque de Calabria y su esposa, Germana de Foix. Posteriormente, las donaciones del catedrático Francesc Xavier Borrull, y de Giner de Perellós, marqués de Dosaigües (1843), Vicent Hernández Mañez, de Vicent Dauder, Vicent Alfonso, en 1867, Francesc Carbonell, el rector Joan del Castillo, el pavorde Francesc Estruch, Salas Quiroga, y muchos otros enriquecieron sobre manera esta biblioteca.

Antes de la última reforma (1997-2000), la Biblioteca con carácter general, disponía de la sala de consultes generales y la de investigadores, además de la llamada sala de códices y manuscritos y diversos despachos. Se accedía por la monumental escalera proyectada por Xavier Goerlich, en mármol rosa con barandillas de bronce y maderas nobles, adornada con candelabros y hornacinas clasicistas con copas de piedra. La iluminaba una gran vidriera con emblemas de la Universidad.

En la actualidad, la Biblioteca Histórica, en sus salas, posee y exhibe una colección extensa, importante y variada. Así mismo, cuenta con salas de consulta, despachos y depósitos modernos.

Sala Pérez Bayer

 

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies