Logo de la Universdad de Valencia Logo del portal

  • Alumne

Regreso al futuro

Los expertos creen que en veinte años dejaremos de conducir los coches para hacer otras cosas mientras el vehículo nos transporta de forma autónoma. Eso supone una gran revolución dentro del sector, que tendrá que centrar sus energias en superar nuevos retos tecnológicos para llegar a los usuarios. 

7 de septiembre de 2016

El sector automovilístico parece estar a las puertas de la tormenta perfecta, o por lo menos eso dicen los sabios del lugar. Alguno de los analistas más insignes del sector anticipan su práctica desaparición tal y como lo conocemos hoy. Se trata de un sector que apenas ha cambiado en sus cien años de historia que, al parecer, se va a transformar por completo en los próximos veinte.

Según sus tesis, la irrupción del coche eléctrico y autónomo en un entorno en el que la economía colaborativa va a seguir ganando peso relativo, alterará por completo la industria del coche. Y los números, sobre el papel, sostienen este planteamiento. La utilización del automóvil actualmente es del 4%, es decir, pasan más del 90% del tiempo parados. En cuanto compartir coche, un fenómeno que crece día a día, se convierta en algo habitual para todos, la utilización de los mismos podría llegar a niveles del 20-25%. Hoy empleamos 400.000 millones de horas al año conduciendo por lo que resulta evidente que cuando los coches se conduzcan solos, los conductores van a tener más tiempo libre en los viajes.

Llevado al extremo, este planteamiento sostiene que los coches, como medios de transporte, se convertirán en utilities y que las diferencias entre marcas vendrán determinadas por el contenido, por las distracciones que cada modelo proporcione. Dejaremos de comprar los coches por sus prestaciones técnicas o por su diseño exterior ya que todos tenderán a converger. Un vehículo de estas características se convertirá, además, en una cuarta pantalla por la que atacar al consumidor, una realidad de la que las empresas de Silicon Valley ya se han dado cuenta y el motivo por lo que están entrando en el sector como un elefante en una cacharrería. En definitiva, se trata de coches autónomos dentro de los que hacer cosas que por el momento no podemos imaginar, algo completamente revolucionario para el sector.

Y sin duda puede ser, pero me cuesta mucho creer que esa transformación se produzca de un día para otro y que las empresas automovilísticas tradicionales no sean capaces de adaptarse a los nuevos retos tecnológicos.

Artículo original publicado en el diario ABC en papel y en el blog EL Quinto en Discordia.

 
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies