Logo de la Universdad de Valencia Logo Máster en Ingeniería Química Logo del portal

Las 10 maneras en las que los ingenieros químicos pueden salvar el mundo

El cambio climático se ha convertido en una prioridad para las grandes economías del mundo

El IChemE Energy Centre ha redactado una lista de los 10 campos en los que los ingenieros químicos pueden ayudar a frenar el avance del cambio climático y, potencialmente, salvar el mundo de la degradación natural constante al que se ve sometido.

8 de abril de 2016

Durante muchos años, el cambio climático ha afectado poco a poco a nuestros recursos naturales. Muchos han sido las instituciones que han negado su existencia, pero el desgaste natural al que hemos sometido a la Tierra es cada vez más evidente. Por ello, el pasado mes de diciembre, las mayores potencias del mundo se reunieron en el COP21 – CMP11 en París para trazar una hoja de ruta mundial para atajar los avances del cambio climático.

El papel de la ingeniería química va a ser vital para poder llevar a cabo estas propuestas, lo cual va a convertir la hazaña de salvar nuestro planeta, no solo en una prioridad moral sino en un negocio muy lucrativo para los ingenieros químicos. Por este motivo, el IChemE Energy Centre ha recopilado las 10 maneras en las que los ingenieros químicos pueden salvar al mundo del cambio climático.

La primera y más importante es el desarrollo del pensamiento sistémico. El papel de la ingeniería química se centra en entender cómo funcionan los sistemas y darles una solución a través de la ingeniería. Hay que tener visión de conjunto para poder ofrecer soluciones completas y eficaces.

El manejo de la energía es, también, de vital importancia. En este campo, los ingenieros químicos influyen en los campos de eficiencia energética, energías renovables y energía nuclear. Poder plantear alternativas a las energías fósiles, centrándose en maneras de producir energía de la manera más limpia y eficiente posible, será uno de los retos más importantes a los que enfrentarse durante la lucha contra el cambio climático. Por otro lado, a la hora de seguir utilizando combustibles fósiles, es necesario decarbonizar la producción energética mediante la captura y almacenamiento de carbono, otro campo en el que los ingenieros químicos tendrán mucho que aportar. Una posible opción alternativa para los combustibles fósiles será el uso de gases poco convencionales, campo en el que los ingenieros químicos deberán asegurarse de que su extracción sea lo más ‘verde’ y poco dañina posible.

La sostenibilidad es el pilar sobre el que tendremos que apoyarnos para superar los retos planteados en París. Por ello, mejorar la eficacia y el potencial de la bioenergía sostenible será de una importancia primaria. De la misma manera, el campo de la alimentación sostenible también entrará en juego, ya que el sector de la alimentación es uno de los que más gases efecto invernadero emite.

Los ingenieros químicos también deberán ofrecer sus conocimientos en los campos de almacenamiento de energía y gestión de la red y en el desarrollo del nexo agua-energía-comida. En el primero, su papel se basará en almacenar energía de manera eficaz; mientras que en el segundo, deberán ofrecer una visión de conjunto de estos tres elementos, que van siempre de la mano y que pueden ayudarnos a cambiar nuestra perspectiva sobre el cambio climático.