Logo de la Universdad de Valencia Logo Máster en Ingeniería Química Logo del portal

La capa de ozono muestra indicios de regeneración por primera vez

El agujero de la capa de ozono en la Antártida es uno de los problemas que más preocupan a los científicos del mundo. Ahora, un nuevo estudio enseña las primeras muestras de que la capa se está regenerando.

1 de julio de 2016

El cambio climático, en general, se ha convertido en los últimos años en el punto clave del futuro del planeta, y en una prioridad para la sociedad. De entre todos los condicionantes del cambio climático, el agujero en la capa de ozono es uno de los que más preocupan a los científicos.

El ozono es un gas que se forma en la ozonosfera y que sirve para proteger a la Tierra de los rayos ultravioleta que emite el Sol. En 1985 se descubrió en la Antártida, un agujero en esta capa protectora. El motivo se debía a la utilización en exceso de productos químicos (como los gases emitidos por viejos refrigeradores o la laca de pelo) que hacían más delgada la capa, hasta, finalmente, hacerla desaparecer, generando un agujero en la atmósfera. Dicho agujero permite el paso de los rayos ultravioleta sin ningún tipo de filtro, provocando una subida mundial de la temperatura, así como el progresivo deshielo de la Antártida.

Ante el avance de esta situación, los gobiernos del mundo se propusieron reducir a la mitad el envío de gases nocivos que estuvieran afectando a la atmósfera, a través del Montreal Protocol on Substances that Deplete the Ozone Layer, establecido en 1987. Y, a día de hoy, parece que lo han conseguido.

Susan Solomon, química ambiental y profesora de Ciencia Climática en la Universidad de Massachusetts, ha publicado un estudio en el que se presentan evidencias de una subida de los niveles de O3 por primera vez desde el descubrimiento del agujero. En otras palabras, la capa de ozono ha empezado a regenerarse.

El agujero en la capa de ozono de la Antártida llegó a su punto cúlmine en el año 2000 pero, según explica el estudio, se ha ido reduciendo progresivamente desde entonces. 2014 fue el año en el que los expertos anunciaron que los niveles de ozono se había estabilizado después de años de pérdida, pero esta es la primera vez que se encuentran evidencias de que no solo se ha estabilizado sino que se ha empezado a regenerar.

El agujero alcanzó un tamaño máximo de 20 millones de kilómetros cuadrados en el año 2000. El estudio presenta evidencias de que, actualmente, este se ha cerrado hasta alcanzar los 10 millones de kilómetros cuadrados.

Este descubrimiento supone una muestra evidente de que los esfuerzos por parte de la comunidad científica y los ciudadanos y gobiernos concienciados ha puesto al planeta en el buen camino, el camino se su curación. Si bien se podría predecir que el agujero de la capa de ozono se cierre de manera permanente a mitad de siglo, será de vital importancia mantener las políticas y los esfuerzos realizados hasta ahora para seguir cuidando y restaurando nuestro planeta.