Logo de la Universdad de Valencia Logo Servicio de Prevención y Medio Ambiente Logo del portal

CO2 Y VENTILACIÓN

Para reducir el riesgo de transmisión de patógenos mediante aerosoles en ambientes interiores es efectivo mejorar la ventilación. Se entiende por ventilación la renovación de aire interior con aire exterior. Existen diferentes métodos que permiten conocer si un espacio está mal ventilado. Uno de ellos es la medición de la concentración de CO2 en el aire.

El CO2 está presente en el aire en condiciones normales, con una determinada concentración. En un recinto cerrado, su concentración aumenta como resultado de la respiración de las personas y disminuye con la ventilación del recinto. Por tanto, el valor medido de su concentración en partes por millón (ppm) representa un indicador de buena o mala ventilación del espacio ocupado por las personas y constituye una ayuda para la decisión de las acciones a tomar.

Lo ideal es disponer de ventilación natural cruzada mediante la apertura de puertas y ventanas opuestas, y si no es posible, la ventilación mecánica sin recirculación.

¿Cómo gestionar la ventilación a partir de los datos de CO2 obtenidos?

Con este algoritmo podremos decidir las actuaciones a realzar en función de los resultados de CO2:

 

Para finalizar, recordamos que la medición de CO2 complementa (no sustituye) el resto de medidas universalmente conocidas frente a la Covid-19