La Universitat de València y la UJI colaborarán en un proyecto sobre los efectos psicológicos de la realidad virtual a través del tacto

 
Integrantes del grupo Labpsitec de la Universitat de València.
Integrantes del grupo Labpsitec de la Universitat de València.

El grupo de investigación Labpsitec de la Universitat de València y el de la Universitat Jaume I de Castelló colaborarán en Tactility, un proyecto de investigación e innovación que durante 3 años estudiará los efectos psicológicos de incluir el sentido del tacto en ambientes virtuales. El plan, dotado con 421.625 euros, también analizará la eficacia y utilidad de estos ambientes virtuales en el tratamiento de pacientes con fobias.

“La realidad virtual es una herramienta que va a tener un gran desarrollo en los próximos años. Hasta ahora, el mayor desarrollo se ha dado en mejorar la sensación inmersiva a través de la vista y el oído. Pero también es necesario tener en cuenta otros sentidos si queremos tener una experiencia inmersiva completa. Ese es el objetivo de Tactility: integrar dentro de los sistemas virtuales un sentido que puede dar mucha información y que puede incrementar el sentido de presencia que tenemos dentro de los mundos virtuales y el juicio de realidad que hacemos de esos ambientes”, destaca Rosa Baños, directora del grupo Labpsitec de la Universitat de València y jefa de grupo de investigación en el CiberOBN.

El proyecto Tactility se llevará a cabo en colaboración con el grupo Labpsitec de la Universitat Jaume I de Castellón que dirige Azucena García-Palacios. Esta investigadora señala que “la inclusión del sentido del tacto en los mundos virtuales está pensada también para aumentar la implicación emocional de los usuarios cuando interactúan en realidad virtual, lo que nos permitirá una mejor comprensión de su experiencia psicológica y de las posibles aplicaciones”.

El grupo LabPsiTec tiene una larga trayectoria en analizar la influencia de aspectos y variables psicológicas de las personas usuarias en ambientes virtuales. En Tactility, se desarrollarán sistemas de feedback o retroalimentación táctil con los que mejorar esta experiencia con sensores y electroestimuladores. LabPsiTec evaluará y medirá esa práctica y analizará hasta qué punto las emociones, las características del individuo y las características del ambiente pueden enriquecerla.

“En Tactility, también analizaremos cómo la información táctil que el usuario recibe ayuda a mejorar la eficacia de los tratamientos psicológicos”, explica Rosa Baños, quien apunta que hasta el momento su grupo había trabajado estos ambientes desde el punto de vista visual y auditivo, pero ahora podrán ofrecer alternativas a otras personas, especialmente con fobias, a través del tacto.

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies