El Botànic presenta ‘Serra Gelada. Les llums de l’abisme’, con impactantes fotografías de Jaume Fuster

 
Vistes serra gelada

El Jardí Botànic UV acoge la exposición 'Parc Natural de la Serra Gelada. Les llums de l’abisme' y nos invita a descubrir y poner en valor este singular espacio natural marítimo-terrestre del litoral alicantino, mediante las cautivadoras imágenes del fotógrafo Jaume Fuster. Declarada Parque Natural en 2005, la Serra Gelada alberga la duna fósil colgante más alta del Mediterráneo y una gran diversidad de ecosistemas terrestres y marinos, pero también singularidades históricas, como varias torres vigía, pasos de contrabando y cuarteles de carabineros.

La majestuosidad, aquella altura abrupta y feroz de la Serra Gelada, o montaña de l’Albir, como se ha denominado históricamente, es lo que empujó a Jaume Fuster a iniciar un proyecto hace 15 años para viajar al corazón de esta montaña de unos seis kilómetros de largo que comprende los municipios de Benidorm y l'Alfàs del Pi y que se interrumpe abruptamente sobre el mar en un precipicio de más de cuatrocientos metros de altura. Repetidas visitas andando por las sendas de la cumbre, escalando el acantilado, arrastrándose por las cuevas, admirando la inconmensurabilidad también en barca y en helicóptero, para captar todos los rincones y detalles desde todos los puntos de vista.

Cada fotografía, un reto, recuerda Fuster, “puesto que se trata de una sierra muy complicada con puntos como el Paso del Seguro, donde si equivocas el paso caes 300 m en caída libre al mar” o “la cueva de l’Albir, donde para poder entrar te tienes que arrastrar con una determinada posición en cabeza y brazos, y pasar todo un equipo y 4 personas nos dejó un impacto físico considerable”. Esta complejidad de ejecución es donde también radica la singularidad del proyecto que sólo ha sido posible realizar con esta intensidad, afirma el fotógrafo, “porque es un proyecto personal, un lugar que me descubrió mi padre, donde me he criado, el patio de mi casa”. El momento elegido, continúa, no es aleatorio. Ahora mismo, la sierra “tiene una amenaza inmediata: la construcción de un teleférico en la Punta de las Caletes, pasando por encima de una de las torres vigía, y por eso quiero contribuir a concienciar mis conciudadanos del tesoro que tenemos y de la necesidad de preservarlo tal y cómo está ahora, lo más virgen posible”.

El resultado de todos los esfuerzos se nota en la exposición Parc Natural de la Serra Gelada. Les llums de l’abisme, con fotografías de grandes dimensiones realizadas en analógico con las cuales Fuster consigue transmitir la fascinación, belleza y complejidad de la Serra Gelada. Además, fotografías históricas de Carlos Sarthou, cartas náuticas y planos del s. XIX y otros documentos acaban de redondear una muestra única y global sobre este espacio natural de gran valor ecológico y ambiental, pero también histórico y toponímico.

En este sentido, el libro de la exposición, con el mismo título, recoge las fotografías de Fuster con textos de personas expertas en varios campos y conocedoras de esta sierra: Francesc Xavier Llorca (documentación), Vicenç Maria Rosselló (geografía y toponimia), Carolina Frías (arqueología) y Josep Piera (botánica). Un equipo de personas con quienes Fuster fue contactando a medida que avanzaba el proyecto fotográfico y con quien nos descubre la Serra Gelada como enclave estratégico para la pesca y la vigilancia marítima y como refugio y trinchera, testigo de numerosas historias de corsarios, contrabandistas y carabineros. El catálogo, editado por el Botànic, complementa a la perfección la exposición y contribuye a su objetivo: poner el foco de atención en uno de los parajes de mayor belleza y valor de las tierras valencianas para alertar de su necesaria preservación. La Serra Gelada es un patrimonio histórico y natural a conocer, reivindicar y proteger.

Jaume Fuster es profesor de fotografía de la EASD de Valencia. Natural de Benidorm, es Licenciado en Ciencias de la Información (San Pablo-CEU) y Doctor por la Universitat Politècnica de València. Trabajó como productor en RTVV, así como de operador de cámara, y es autor de varios libros, artículos y catálogos sobre fotografía. Sus exposiciones anteriores, Nueva Zelanda, cartas desde las antípodas, Almadraba o Poemas para leer sin respirar, son prueba de su interés por las geografías remotas, el ser humano en los grandes espacios naturales o figuras con una fuerte evocación onírica.

La exposición Parc Natural de la Serra Gelada. Les llums de l’abisme ha sido organizada por el Jardí Botànic de la Universitat de València en colaboración con el Ayuntamiento de Benidorm, la Diputación de Alicante, el Ayuntamiento de L'Alfàs del Pi, la Fundación Frax y la Acadèmia Valenciana de la Llengua. Después de haberse podido ver en el Museo Boca del Calvario de Benidorm y en la Fundación Frax de l'Alfàs del Pi, cierra su recurrido en el Botànic, donde podrá visitarse en la Sala Hort de Tramoieres del 25 de octubre de 2018 al 6 de enero de 2019 (entrada gratuita).

Más información:  http://links.uv.es/Zqvgh2V

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies