Un estudio de la Universitat relaciona la abstención sexual en Cuaresma con el índice de natalidad

 
Carles Simó, Jose Manuel Pavía, Josep Lledó
Carles Simó, José Manuel Pavía, Josep Lledó.

Durante siglos ha permanecido vigente en las poblaciones católicas un precepto religioso que prohibía las relaciones sexuales durante la Cuaresma, período que comprende los 47 días anteriores a la Pascua de Resurrección. Hoy, en pleno siglo XXI y en una sociedad secular, como la española, en la que las parejas ejercen un control consciente de la fecundidad, podemos preguntarnos cuál fue el efecto de esta interdicción religiosa en la España del siglo XX.

Un estudio elaborado por la Universitat de Valencia demuestra que el precepto religioso que prohibía las relaciones sexuales durante la Cuaresma repercutía en una disminución de las concepciones y en un repunte tras dicho periodo. El estudio ha sido elaborado para la Comunidad Autónoma de Andalucía, aunque resultados preliminares apuntan a que las conclusiones serían extrapolables al conjunto de comunidades autónomas.

Esta investigación, realizada por los profesores de la Universitat de València Carles X. Simó (Sociología y Antropología Social) y José M. Pavía (Economía Aplicada) y el investigador Josep Lledó, ha sido publicada en la revista científica RIS. El estudio muestra que, coincidiendo con el proceso de fuerte reducción de la fecundidad hasta niveles muy inferiores al reemplazo generacional que experimentó la sociedad española durante el siglo XX, se produjo una profunda transformación en la estacionalidad de las concepciones de las personas nacidas entre 1901 y 2002. Los resultados del trabajo constatan que la población fértil tendió a respetar el precepto religioso que prohibía las relaciones sexuales durante la Cuaresma. Con ello, los investigadores prueban que los factores socioculturales, en este caso la observación de las directivas morales católicas, fueron muy importantes (al menos en esta comunidad autónoma) antes y durante la transición de la fecundidad; un periodo que precede a la extensión del uso de los métodos anticonceptivos y la planificación familiar.

Según los investigadores, con estos resultados publicados se ofrece evidencia de que la estacionalidad premoderna de los nacimientos no estaba regulada solo por el calendario agrícola y por el medio ambiente (aunque estos influyeran en gran medida), sino también condicionada por los preceptos religiosos.

La investigación también arroja luz sobre cómo a lo largo del siglo XX la población dejó de observar el precepto religioso de interdicción de las relaciones sexuales durante la Cuaresma. Como muestra el estudio, la erosión de esta influencia se inició sensiblemente antes en las ciudades de más de 50.000 habitantes que en los municipios de menos de 10.000, y en conjunto su efecto desapareció completamente en torno a 1980, coincidiendo con la última etapa del descenso de la fecundidad, la cual se situó por debajo del umbral de reemplazo y ha permanecido así hasta el día de hoy. El estudio también muestra cómo, a consecuencia del proceso de modernización, un nuevo factor sociocultural está afectando a las concepciones y a las costumbres sexuales de los españoles. Los investigadores detectan que a partir de 1980 se producen más concepciones en los meses con más fines de semana. Este efecto fin de semana es coherente con las distribuciones de tiempos de trabajo y de ocio de la sociedad actual.

Artículo completo:

Josep Lledó, Carles X. Simó-Noguera, José M. Pavía (2018) “Abstención sexual durante la Cuaresma en Andalucía a lo largo del siglo XX y su impacto en la estacionalidad de los nacimientos”, Revista Internacional de Sociología, vol. 76, (2018).

https://doi.org/10.3989/ris.2018.76.3.17.12

 

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies