El ex rector Ramon Lapiedra recibe la Medalla de la AVL

 
Foto: AVL

La Academia Valenciana de la Llengua (AVL) entregó la Medalla de la institución, la máxima distinción académica, al ex rector de la Universitat de València, Ramon Lapiedra Civera.

La Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) celebró el viernes, 29 de noviembre, la inauguración del curso 2019-20 en la sede del monasterio de San Miquel de los Reyes, acto en el cual se reclamó la atención de los poderes públicos sobre aquellas observaciones normativas respecto el uso del valenciano emanadas desde la institución académica. Igualmente, en el mismo acto, la AVL libró la Medalla de la institución, máxima distinción académica, al ex rector de la Universitat de València Ramon Lapiedra (1984-1994) y a la editora Rosa Serrano, por su “contribución y méritos a favor de la cultura, la ciencia, las letras y la lengua propia”.

La secretaria Verònica Cantó inició el acto con la lectura de la memoria de actividades de la institución en el último año, de la cual hay que destacar las mejoras introducidas en el Diccionario normativo valenciano, con nuevas aplicaciones y ventajas para los usuarios. “Nuestro diccionario, que recibe una media de 38.000 consultas diarias, ahora habla, tiene voz femenina y masculina”. Igualmente resaltó las aportaciones del Portal Terminológico Valenciano y del Corpus Informatizado del Valenciano (CIVAL), un instrumento de consulta dirigido básicamente a investigadores de la lengua, entre otras muchas actividades.

El acto continuó con la entrega de la Medalla a la maestra, escritora y editora Rosa Serrano y al ex rector de la Universitat de València (1984-1994) Ramon Lapiedra. El académico Antonio Ferrando, que pronunció la laudatio del ex rector, calificó la entrega de esta distinción como un acto de “normalidad cultural”. Ferrando remarcó los aspectos fundamentales de la trayectoria de Lapiedra, como por ejemplo “las iniciativas en favor de la cooficialització del valenciano al seno de la Universitat y su papel en el proceso de gestación de una autoridad lingüística del valenciano”.

Por su parte, Verònica Cantó, secretaria de la AVL, leyó la laudatio de Rosa Serrano, recientemente galardonada con el alta Distinción de la Generalitat, de la cual dijo que es “un referente y un modelo” de mujer luchadora, comprometida, positiva, entusiasta y vitalista. Cantó también subrayó de la galardonada su compromiso cívico, cultural, político, feminista y valencianista, defensora de la lengua de los valencianos y personaje destacado en la aprobación del Dictamen sobre la Lengua, embrión de la Academia Valenciana de la Lengua.

Los dos galardonados, que recibieron la distinción del manos del presidente de la AVL, agradecieron la Medalla de la institución y en las respectivas intervenciones resaltaron el papel destacado jugado por la Academia Valenciana de la Llengua, desde su constitución en el año 2001, en la doble derramando normativitzadora y de fomento de la lengua. Ramon Lapiedra se refirió a la AVL como el resultado del éxito colectivo de la sociedad valenciana para desactivar un conflicto lingüístico y construir una convivencia social con normalidad.

El acto continuó con un parlamento del presidente de la Academia Valenciana de la Lengua. En primer lugar, Ramon Ferrer felicitó a los galardonados afirmando que “la AVL, al concederlos la máxima distinción académica, hace un acto de justicia. La medalla que habéis recibido es el reconocimiento público de vuestra contribución a la construcción de una sociedad mejor, más culta y más valenciana”. Ferrer también va reconeixer el papel que, desde el Consell Valencià de Cultura, jugaron Rosa Serrano i Ramon Lapiedra en el origen de la institución normativa.

Después el presidente analizó la situación de la lengua, valoró la gestión de la actividad académica y reclamó la atención sobre las observaciones y recomendaciones de la Academia sobre la norma dentro de un marco “de unas francas relaciones institucionales”. Ferrer también dijo que la AVL tiene la obligación de velar por el fomento de la lengua y posibilitar que el valenciano esté presente en todos los ámbitos sociales,y, finalmente, alertó sobre el peligro “de los nuevos aires de intolerancia lingüística” y la necesidad de defender el valenciano.

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, cerró el acto con una intervención en la cual manifestó el agradecimiento a la AVL por su trabajo “impecable” que ayudó a prestigiar la lengua. Marzà ha afirmado que la AVL es hoy “indispensable” en nuestra sociedad. Finalmente, el consejero también tuvo palabras de felicitación para los galardonados, por el ejemplo de aprecio a la lengua y a la cultura del pueblo valenciano. “Vuestro ejemplo nos estimula a trabajar con más ilusión cada día”.

Imágenes:
Archivada en: Institucional
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies