Más de 200 jóvenes de institutos valencianos aportan propuestas para luchar contra el cambio climático

 
Young innovators Valencia
Foto: Abel Cerdà

El Jardí Botànic de la Universitat de València acogió el pasado viernes la jornada Young Climathon, dentro del proyecto "Young Innovators" de l’EIT Climate-KIC. Esta iniciativa, en la que han participado 220 estudiantes de 4º de ESO y 1º de Bachillerato de cinco institutos públicos valencianos, ha permitido a los jóvenes poner en común las ideas y propuestas para luchar contra el cambio climático y que han trabajado previamente a lo largo de los últimos meses.

La Jornada, organizada por Climate-KIC Spain, junto al Departamento de Didáctica de las Ciencias Experimentales y Sociales de la Universitat de València y el Jardí Botànic de la Universitat de València, unió al estudiantado de diversos centros a través de herramientas participativas y con el fin de llevar la innovación climática a las aulas.

En la presentación de la jornada participaron representantes de las distintas entidades. El vicerrector de Investigación de la Universitat de València, Carlos Hermenegildo, fue el encargado de dar la bienvenida a los jóvenes y les animó a exponer sus ideas al tiempo que destacó el compromiso de la Universitat con la investigación para luchar contra el cambio climático. José Luis Muñoz, director de Climate-KIC Spain, también incidió en la importancia de participar en un proyecto tan destacado y que cuenta con la participación de jóvenes de diferentes países. Por su parte, la subdirectora del Jardí Botànic de la Universitat de València y coordinadora de la jornada, Olga Mayoral, así como Raquel Rivas, técnica en el proyecto Young Innovators, explicaron el contexto del mismo, en el que también se han implicado estudiantes del grado de Magisterio y del Máster de Profesor/a de Educación Secundaria de la Universitat de València. El conjunto de las intervenciones coincidió en la importancia que tiene la educación como herramienta transformadora para capacitar a las generaciones más jóvenes en la toma de decisiones informadas sobre la sostenibilidad.

A continuación, Andreu Escrivà, de la Fundación municipal València Clima y Energía, destacó la necesidad de trabajar desde el presente y desde un concepto de innovación no solo tecnológico, sino también social, impulsando la acción colectiva. Alejandro Gómez, especialista en innovación ambiental, presentó a los jóvenes la Oficina de Energía, inaugurada recientemente en València, y subrayó la necesidad de ir hacia un modelo de energía más justo, en línea con el objetivo de desarrollo sostenible número 7, que habla de garantizar el acceso a una energía asequible y no contaminante.  

A más información, mayor concienciación

Acabadas las presentaciones, los jóvenes se organizaron en seis grupos de trabajo, cada uno de ellos identificado con el nombre e imagen de un endemismo valenciano. Después de las sesiones de trabajo, pudieron presentar las ideas y propuestas a las que había llegado cada grupo para combatir el cambio climático, tanto desde una perspectiva individual como colectiva, y tanto en el corto como en le largo plazo.

Entre las propuestas que expusieron los participantes estaban las de trabajar en el ámbito local, desde sus centros educativos, haciendo marchas reivindicativas y promoviendo el conocimiento del entorno más próximo, las de reforestar espacios y, en definitiva, aumentar el total de masa verde. También se propuso la creación de una asignatura sobre cambio climático en los centros de educación secundaria y de Bachillerato. En un ámbito más urbano, se destacó la necesidad de fomentar el transporte público, los cultivos verticales, el uso de materiales sostenibles en la construcción y la reconversión de espacios abandonados -como solares y descampados- en jardines con especies autóctonas adaptadas plenamente a nuestro clima.

Entre todo el conjunto de ideas, el alumnado concluyó la importancia de trabajar conjuntamente pero también la de la concienciación individual como paso previo y como forma de extender la sensibilización a los otros. También se coincidió en que cuanta más información se tenga, más implicación habrá.  

El acto finalizó con la intervención del director del Jardí Botànic, Jaime Güemes, y con la conexión en directo con la ciudad Linares, en Chile, donde se llevaba a cabo también una jornada del proyecto Young Innovators. Dado el éxito, está previsto que la iniciativa tenga continuidad en 2020.

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies