Roy Glauber, Nobel de Física y ‘honoris causa’ de la Universitat, fallece a los 93 años

 
Roy Glauber.
Roy Glauber.

Roy J. Glauber, físico estadounidense que ganó el Premio Nobel de Física de 2005 por sus contribuciones fundamentales a la Óptica Cuántica, falleció el pasado 26 de diciembre en Newton (Massachusetts, EEUU) a los 93 años. Glauber fue investido doctor ‘honoris causa’ por la Universitat de València en 2008.

La Universitat de València lo incorporó a su Claustro como doctor ‘honoris causa’ en mayo de 2008. En la sesión, presidida por el rector Francisco Tomás, también se incorporó como ‘honoris causa’ al filólogo Joan Veny. La ‘laudatio’ de Glauber fue leída por Jorge Velasco. Glauber fue propuesto por la Facultat de Física y por miembros del Instituto de Física Corpuscular (IFIC), Centro de Excelencia Severo Ochoa de la Universitat y el CSIC.

Nacido en Nueva York en 1925, con 18 años y aún como estudiante de Harvard fue reclutado para participar en el Proyecto Manhattan, que se desarrolló a principios de los años 40 en el Laboratorio de Los Álamos (Nuevo México, EE.UU.). En 1946 regresó a Harvard donde se graduó y obtuvo el doctorado en Física.

Tras una temporada en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, Glauber regresó a Harvard en 1952, donde desarrolló toda su carrera investigadora. Fue pionero en abordar el fenómeno de la luz desde el punto de vista de la física cuántica, desarrollando una descripción coherente para las fuentes de luz naturales, que tienen varias frecuencias y fases, y los láseres, con una frecuencia y fase. Su trabajo se publicó en 1963 y fundó una nueva disciplina, la Óptica Cuántica.

En 2005, el comité del Premio Nobel le concedió la mitad del galardón por su contribución a la teoría cuántica de la coherencia óptica, repartiendo la otra mitad entre John L. Hall y Theodor W. Hänsch por sus contribuciones al desarrollo de la espectroscopía de precisión basada en láser. Además de por sus contribuciones a la Óptica Cuántica, Glauber es conocido también por sus trabajos en física de partículas, donde estudió las colisiones entre hadrones (un tipo de partícula compuesta), y en física estadística.
Además del Premio Nobel, entre sus reconocimientos están el Premio Max Born de la Sociedad Americana de Óptica (1985), el Premio Dannie Heineman de la Sociedad Americana de Física (1996) y la Medalla de Oro del CSIC, concedida el mismo año que el doctorado ‘honoris causa’ de la Universitat de València (2008). Este reconocimiento se realizó a instancias del Instituto de Física Corpuscular, con cuyos miembros, en concreto con el grupo que dirigía Jorge Velasco, colaboró Glauber desde mediados de los años 80 para establecer modelos que explicasen las colisiones de muy alta energía entre protones y antiprotones. Glauber tiene también una importante influencia en el grupo de investigación de Óptica Cuántica de la Universitat de València.

Más información:

Archivada en: Doctors Honoris Causa
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies