La Universitat refuerza su implicación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

 
Imatge d'arxiu d'una fam a Àfrica.
Imatge d'arxiu d'una fam a Àfrica.

El Consell de Govern de la Universitat de València fue informado el martes 8 de octubre de un proyecto de la Comisión de Sotenibilidad para reforzar la implicación de la institución académica con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aprobados por la ONU. El Consell también ha iniciado los trámites para cambiar la denominación de la Facultat de Psicologia, que pasará a llamarse Facultat de Psicologia i Logopèdia.

La vicerrectora d’Igualtat, Diversitat i Sostenibilitat, Elena Martínez, ha presentado el proyecto para impulsar en la Universitat los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Ha indicado que se trata de una oportunidad para unificar y coordinar todas las iniciativas que ya se están realizando en este ámbito, repensar determinadas inercias y aprovechar las medidas como motor de transformación interno y de cara a la sociedad.

Según la documentación aportada, se trata de “realizar un análisis crítico y profundo de dichos Objetivos, entendiendo a las universidades en su potencial transformador de la sociedad. Es su misión. La integración de los ODS en nuestra comunidad es una oportunidad para plantearnos cómo mejorar nuestros procesos internos y externos en materia de respeto por las personas y el planeta”.

Este proceso sólo se puede vivir de una forma participativa, ha añadido, “donde nos involucremos todas las personas de la comunidad universitaria que quieran ser partícipes de esta etapa, así como aquella parte de la sociedad civil, sociedades, empresas, organizaciones y administraciones públicas, a las que nos debemos en nuestra misión formadora de profesionales y ciudadanos y ciudadanas. Todo ello, con el fin de llegar a formular propuestas de acciones de cambio en la propia universidad, que hagan de la Universitat de València no sólo un ente divulgador y concienciador del proceso de transformación hacia una sociedad sostenible, sino un ente promulgador y ejecutor de políticas propias del siglo XXI, que sean respetuosas con las personas y nuestro entorno”.

La Universitat de València realizó en el año 2011 un proyecto de Campus Sostenible, cuyo objetivo era incluir la sostenibilidad como eje fundamental de su estrategia. La idea central de este proyecto consistía en impulsar iniciativas para lograr un desarrollo sostenible dentro de la institución.

Los objetivos marcados por la ONU son poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo; poner fin al hambre lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible; garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades, garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos; lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas; garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos; garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos; promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos; construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación; reducir la desigualdad en y entre los países; lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles; garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles; adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos; conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible; gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad; promover sociedades pacíficas e inclusivas; y revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible.

Críticas a un convenio universitario

En el turno abierto de palabras, desde el Bloc d’Estudiants Agermanats se ha criticado la firma de un convenio con la Universidad de Ariel, ubicada en un asentamiento israelí en Cisjordania. Según una representante de este sindicato estudiantil, Israel ha sido condenada reiteradamente por el Consejo de Seguridad de la ONU por su política de asentamientos en territorios palestinos, y la firma de este convenio (aprobado el pasado mes de mayo) contradice la trayectoria de la Universitat de València en este punto.

El vicerrector de Internacionalización, Carles Padilla, ha indicado que estudiará este caso concreto, pero, con carácter general, ha recordado que la Universitat de València mantiene relaciones con universidades de muchos países aunque no comparta la política de sus gobiernos. También la rectora se ha mostrado partidaria de analizar de nuevo la cuestión, y ha aprovechado para recordar los vínculos institucionales con el pueblo palestino, y ha destacado una colaboración concreta para facilitar el acceso de las mujeres palestinas a la enseñanza superior.

Pésame institucional

En su informe, como es tradicional, la rectora ha expresado el pésame institucional por la muerte reciente de personas de la comunidad universitaria. En este caso se trata de Mariano Aguilar, quien fue decano de la Facultat de Física; Magdalena López Precioso, profesora de la Facultat de Ciències Socials; Carmen Bernal, profesora del Departamento de Clásicas de la Facultat de Filologia, Traducció i Comunicació; y María Dolores Guillot, del Departamento de Historia del Derecho.

Archivada en: Consell de Govern
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies