La UV reinicia su actividad sin presencialidad

  • Gabinete de la Rectora
  • 23 marzo de 2020
 
Portada de la web principal de la Universitat en pantalla de PC
Portada de la web principal de la Universitat en pantalla de PC

En el contexto del estado de alarma declarado por el gobierno de España, la Universitat de València reinicia este lunes 23 de marzo su actividad, caracterizada por una mínima presencia de personas en los edificios universitarios: un 1,75% del personal de plantilla, especialmente en tareas de preparación del trabajo telemático y a distancia.

Este lunes 23 de marzo la Universitat de València reinicia su actividad docente, investigadora y de gestión en unas circunstancias únicas y excepcionales, derivadas de la emergencia sanitaria declarada en España en el contexto de la pandemia por COVID-19.

Continuando con el objetivo de proporcionar información a la comunidad universitaria, hacemos un resumen de la situación actual.

Objetivo: presencialidad cero

En el mensaje que la rectora de la Universitat de València, Mª Vicenta Mestre, remitió a la comunidad universitaria, señalaba que ‘lo más importante es la salud de las personas’ y, por eso, marcaba como objetivo ‘conseguir una presencia cero de personas’ en las instalaciones de la Universitat.

Así, la resolución del rectorado del 16 de marzo disponía, entre otras medidas:

  • La limitación de acceso a los edificios de la Universitat y la reducción de la movilidad interior en los edificios a aquello imprescindible, así como la supresión de los servicios de correo interno de tipo postal;
  • La prestación de servicios de atención al público única y exclusivamente por medios telefónicos y/o telemáticos;
  • La aplicación de medidas especiales para el personal altamente vulnerable;
  • El establecimiento de Planes Contingentes para la Continuidad de la actividad de cada servicio y estructura de la Universitat de València.

Los datos de este lunes 23 de marzo indican que sólo un 1,75% del personal de la Universitat de València ha estado en algún momento del día en los edificios universitarios.

Los edificios de la Universitat de València que a día de hoy están abiertos tienen el acceso restringido. Así, la presencia de trabajadores y trabajadoras en la Universitat de València ha sido mínimo, vinculada principalmente a la recogida de materiales y equipos, desvío de líneas telefónicas fijas a terminales móviles, y la automatización de equipos informáticos para iniciar el trabajo telemático y a distancia establecido en los 66 planes de contingencia para la continuidad de la actividad universitaria que han sido aprobados por la gerencia de la Universitat.

Por otra parte, en relación con las empresas proveedoras de servicios, la instrucción 4/2020 de la Gerencia de la Universitat establecía el régimen de prestación de servicios por parte de empresas en los ámbitos de apertura, acceso, seguridad, mantenimiento y limpieza de las instalaciones de la Universitat de València.

En términos de personal de limpieza, en relación a una jornada ordinaria, se ha prestado un 8% de los servicios en el Campus de Blasco Ibáñez, un 19% en el Campus de Tarongers, un 79% en el Campus de Burjassot-Paterna y un 50% de las estructuras de investigación e instalaciones del Parc Científic, y no se ha desarrollado actividad en las instalaciones deportivas de ningún campus.

Estos datos vienen explicados por las tareas de desinfección practicadas a lo largo del día, al refuerzo de la limpieza en espacios con acceso de personas y a las acciones de limpieza previas al cierre de algunos edificios en los próximos días.

En control de accesos, no se ha prestado ningún servicio en las instalaciones deportivas, que permanecen cerradas, y por campus, y en relación a una jornada ordinaria, se ha prestado un 14% del servicio en el Campus de Blasco Ibáñez, un 15% en el de Tarongers, un 100% en el de Burjassot y con normalidad en las instalaciones del Parc Científic.

Los desiguales niveles de controles de accesos se derivan de la necesidad de apertura e todos los centros, en muchos casos en franjas temporales reducidas para que todo el personal pudiese acceder a los edificios para recoger materiales necesarios para continuar su trabajo desde casa, así como para garantizar el acceso a tareas de limpieza.

Además, el mayor nivel de control de accesos en el Campus de Burjassot-Paterna está también vinculado a una incidencia en el control de accesos con mecanismos de lectores de tarjetas de identificación y por el mantenimiento del acceso a institutos de investigación y servicios esenciales.

Esta actividad se irá reduciendo a lo largo de los próximos días en línea con el objetivo de presencialidad cero en la Universitat de València, prestando especial atención al mantenimiento de las instalaciones y con la excepción del personal de seguridad, que se mantendrá en plena efectividad para garantizar la integridad de los edificios e instalaciones de la Universitat.

Objetivo: evitar que ninguna persona se quede atrás

La actual crisis sanitaria supondrá, de acuerdo con las previsiones de las autoridades, un gran impacto económico y social.

Para minimizar este impacto, y en el ámbito de sus posibilidades y competencias, la Universitat de València ha acordado:

  • Definir como esenciales un conjunto de servicios que han de prestarse, preferentemente, de manera telemática, y no necesariamente con carácter presencial, para garantizar determinadas funciones clave con consecuencias económicas sobre las personas de la Universitat y su sociedad;
  • Así, se determinó como servicios esenciales las áreas de nóminas y de seguridad social, para garantizar el pago de las retribuciones del personal de la UV;
  • Fijar también como esenciales los servicios de recursos humanos (PAS y PDI) para gestionar las tareas que requieran de renovación de contratos de personas;
  • Incluir como esenciales los servicios de Contabilidad y Presupuestos, así como de Contratación Administrativa, para que se mantengan los flujos de pago a proveedores de la Universitat;
  • Que aunque no se produzca una prestación efectiva de servicios por parte de empresas colaboradoras (accesos, seguridad y limpieza) se mantendrán los contratos actualmente en vigencia, para evitar efectos sobre los y las trabajadoras de estas empresas prestadoras de servicios en la Universitat.

Teniendo en cuenta que muchas familias pueden ver afectada su capacidad económica, la Universitat de València está trabajando actualmente en un conjunto de medidas que permitirán aplazar el pago de los recibos de matrícula pendientes de nuestros estudiantes cuando ellos o sus familias se encuentren en una situación económica afectada por las medidas excepcionales de flexibilización de la actividad económica y social causada por el COVID-19.

En ese sentido, la vicerrectora de Estudios y Política Lingüística, Isabel Vázquez, ha señalado que ‘estar al lado de nuestras y nuestros estudiantes es un objetivo prioritario del rectorado: lo ha sido en el pasado, y lo es más ahora en este momento tan especial. Flexibilizaremos los procedimientos y las normativas para atender las situaciones derivadas de esta crisis’.

Así mismo, la vicerrectora también destaca la importancia de ser flexibles y atender las situaciones personales en la aplicación de la docencia en línea. En ese sentido indica que la Rectora de la Universitat, Mª Vicenta Mestre, se ha dirigido al Ministerio de Universidades y a la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana para consultarlos ‘si se puede considerar una excepción a la limitación de movilidad de las personas el desplazamiento desde sus residencias familiares de las y los estudiantes que tiene sus apuntes, libros y hasta ordenadores en sus residencias durante el curso académico’.

Por otra parte, junto al vicerrector de Internacionalización y Cooperación, Carles Padilla, la vicerrectora insiste en que se aplicará la máxima flexibilidad posible para la reincorporación de las y los estudiantes que se encontraban participando en programas de movilidad y que, en este contexto, han adoptado la decisión personal de suspender su actividad internacional.

Una idea reforzada por los vicerrectores de Investigación, Carlos Hermenegildo, y de Ordenación Académica y Profesorado, Ernest Cano, que han indicado que, al superar el estado de alarma, se actuará con flexibilidad para evitar que nadie quede perjudicado en esta etapa excepcional que estamos experimentando.

Objetivo: organizar la actividad universitaria mediante Planes de Continuidad

La Universitat de València empezó a trabajar, el pasado día 12 de marzo, en el desarrollo de Planes de Continuidad que permitiesen garantizar las actividades docentes de una manera no presencial, la actividad investigadora en la mínima presencialidad posible y las tareas de gestión universitarias en prestación telemática y a distancia.

La declaración del estado de alarma el sábado 14 de marzo supuso la aceleración de algunas de las medidas que favorecieron el despliegue de estos Planes de Continuidad de la actividad universitaria.

Así, para retomar las actividades telefónica y telemática, con el objetivo de conseguir una presencia cero de personas en los edificios de la Universitat de València, para las estructuras de gestión, y atendiendo a su demanda, se han habilitado un total de 20 nuevas líneas de telefonía móvil, se ha puesto a disposición del personal 48 ordenadores portátiles adicionales, se han habilitado 7 conexiones a internet en diferentes modalidades, y a lo largo de la última se ha incrementado en un 100% el número total de licencias VPN (red privada virtual) disponibles para la comunidad universitaria.

A las medidas acordadas el día 13 de marzo se sumaron las dispuestas el 16 de marzo una vez declarado el estado de alarma, y se planificó una estructura normativa propia y un calendario para desplegar los 66 Planes de Continuidad que se han generado.

Todos estos planes suponen que, en el corto plazo de esta semana, todo el personal pase a trabajar a distancia, en forma de teletrabajo, excepto en momentos puntuales que requieran acceso a documentación en soporte papel, y en aquellos servicios mínimos de mantenimiento de los edificios y de servicios básicos de apoyo a la investigación como son los animalarios del SCSIE y la UCIM, y los acuarios y los invernaderos del SCSIE. En estas estructuras se ha establecido un trabajo de turnos que afectará al 12,34% del personal, reduciendo la presencialidad a un 43,48% de los puestos de trabajo específicamente vinculados a estos servicios.

La rectora de la Universitat de València ha destacado el importante esfuerzo realizado por todas las personas que, a lo largo de estos días, han trabajado para hacer posible un cambio en la modalidad de prestar servicios de la mayor parte de los puestos de trabajo de la Universitat, y ha agradecido la dedicación de todas las personas que, desde hoy, y a través del trabajo a distancia, continuarán manteniendo operativos los servicios públicos que presta la Universitat de València en este momento excepcional.

___

Esta información ha sido elaborada por le área de comunicación institucional del Gabinete de la Rectora con dados procedentes de la gerencia, vicegerencia de Recursos Humanos, de las Unidades de Gestión de Campus y de Apoyo a Institutos de Investigación proporcionadas por la vicegerencia de Coordinación Económica y de Servicios, así como informaciones de los vicerrectorados de Relaciones Internacionales, Investigación, Ordenación Académica y Profesorado y Estudios y Política Lingüística

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies