Logo de la Universdad de Valencia Logo del portal

  • Llíria
La Universitat de València presenta la quinta edición de la Universidad de Invierno de Ontinyent (UHO), fruto de la estrecha colaboración entre el ayuntamiento de Ontinyent, Caixa Ontinyent, la fundación Campus Ontinyent y el ADEIT.
La Universitat de València, a través del Vicerrectorado de Participación y Proyección Territorial y el Ayuntamiento de Enguera, organiza la cuarta edición de la Universidad de Otoño en la capital de la Canal de Navarrés, centrada en esta ocasión en "El desarrollo territorial en el medio rural. Recursos y redes".
Las jornadas, que se celebrarán en una decena de ayuntamientos de la Comunidad Valenciana, tienen por objeto formar a alcaldes, concejales de turismo y promoción económica, así como técnicos municipales en materias relacionadas con este sector económico.
¿Es la Empresa social una buena alternativa de autoempleo? Este curso parte de la base de que sí lo es, y de que además es una buena opción para el territorio. No sólo genera empleo, sino que se trata de empleo de calidad y dirigido a mejorar el bienestar social del municipio donde se ubica, coincidiendo con los fines de interés general que mueven a los Municipios.
En el seminario organizado por el VPPT, con la colaboración de Caixa Popular, se analizarán los beneficios que aporta el uso de empresas sociales para que los ayuntamientos desarrollen sus políticas, y también las distintas fórmulas que estos pueden utilizar para la gestión directa o indirecta de servicios locales para Empresas Sociales, incentivar el autoempleo o favorecer la inserción sociolaboral.
La Universitat de València, del mismo modo que aconteció en las elecciones europeas de 2014, ha organizado nuevamente unas jornadas que tienen como motivo el análisis del escenario actual, así como la discusión, la reflexión y la definición de propuestas que tienen por objeto el desarrollo territorial valenciano.
En las últimas décadas se ha ido desarrollando un movimiento (de dimensión internacional) que impulsa un espacio específico denominado Economía Social. Por esta se entiende una visión y una práctica que reivindica la economía en sus diferentes facetas (producción, financiación, comercio y consumo) como medio -y no como fin- al servicio del desarrollo personal y comunitario.
En las últimas décadas se ha ido desarrollando un movimiento (de dimensión internacional) que impulsa un espacio específico denominado Economía Social. Por esta se entiende una visión y una práctica que reivindica la economía en sus diferentes facetas (producción, financiación, comercio y consumo) como medio –y no como fin– al servicio del desarrollo personal y comunitario.
Es una realidad que nuestras sociedades están sufriendo una mutación estructural. La presencia de las nuevas TICs ha provocado lo que puede denominarse una revolución en la economía, la política, la sociedad y la cultura, transformándose radicalmente las formas de producir riqueza, de interactuar socialmente y hacer circular el conocimiento.
En las últimas décadas se ha ido desenrollando un movimiento (de dimensión internacional) que impulsa un espacio específico denominado Economía Social. Por esta se entiende una visión y una práctica que reivindica la economía en sus diferentes facetas (producción, financiación, comercio y consumo) como medio -y no como fin- al servicio del desarrollo personal y comunitario.
En las últimas décadas se ha ido desarrollando un movimiento (de dimensión internacional) que impulsa un espacio específico denominado Economía Social. Por ésta se entiende una visión y una práctica que reivindica la economía en sus diferentes facetas (producción, financiación, comercio y consumo) como medio –y no como fin– al servicio del desarrollo personal y comunitario.
El efecto expansivo que sobre la economía valenciana tendría la accesibilidad ferroviaria en ancho europeo, no solamente tiene que ver con el ahorro en costes de transporte para sectores estratégicos como el agroalimentario, automobilístico, industrial y turístico; tiene que extenderse, también, en términos de impulso, diversificación e internacionalización de esta economía.
Las crecientes responsabilidades que han asumido los gobiernos locales en las últimas décadas han hecho de ellos un elemento clave en la gestión pública del territorio, de tal forma que las ciudades se han erigido en actores fundamentales a la hora de diseñar políticas públicas y gestionar interacciones público-privadas.
Superados ya los años del modelo simplista del sol y playa, uno de los activos de la industria turística en los últimos años ha sido el llamado turismo cultural, un concepto en el que el conocimiento de monumentos y sitios históricos se conjuga con la inmersión en la historia natural y cultural, así como con el conocimiento de las artes, de la filosofía y del modo de vida de las distintas sociedades.
La Universitat de València organiza una nueva edición de la Universidad de Invierno de Ontinyent (UHO). Fruto de la estrechada colaboración entre el ayuntamiento de Ontinyent, Caixa Ontinyent y la fundación Campus Ontinyent se ha diseñado la cuarta edición de este encuentro académico.
Las políticas de desarrollo rural en la Unió Europea se han correspondido con cambios en el medio rural y con la concepción de una nueva ruralidad donde las cuestiones medioambientales ocupan un destacado lugar.
¿Es la empresa social una buena alternativa de autoempleo? Este curso parte de la base que sí lo es, y que además es una buena opción para el territorio. No sólo genera ocupación, sino que se trata de ocupación de calidad y dirigido a mejorar el bienestar social del municipio donde se ubica, coincidiendo con los fines de interés general que mueven a los municipios.
¿Pueden las empresas sociales ayudar en los Ayuntamientos a cumplir sus políticas sociales y de ocupación? Esta pregunta se lo han planteado investigadores de la UV, que coinciden en que las cooperativas y otras empresas contempladas en la Ley de Economía Social parecen las más idóneas para prestar servicios sociales, así como para fomentar la ocupación en el territorio.
A pesar de tener dedicada una plaza en Valencia, la figura del botánico Simón de Rojas Clemente y Rubio (Titaguas, 1777 – Madrid, 1827) permanece ignorada por la inmensa mayoría de valencianos. Su intensa vida se enmarca en una época fascinante, en la cual la luz de la razón intentaba imponerse en un mundo todavía dominado por el oscurantismo.
Envuelto todavía en el misterio de su finalidad última, el acueducto de Peña Cortada no es tan sólo la mejor muestra conservada de la ingeniería hidráulica romana en nuestras tierras, es también uno de los elementos emblemáticos de la arqueología valenciana.
Los cambios tecnológicos de las últimas décadas han propiciado el desarrollo de los transportes y comunicaciones, intensificándose el flujo de productos, personas, capitales y conocimientos y dando lugar a la formación de redes complejas en el contexto de una economía cada vez más globalizada.
La Agenda 21 local fue aprobada en la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro en 1992, y puede definirse como un plan de acción en el ámbito local destinado a conseguir un desarrollo sostenible en los ámbitos económico, social y medioambiental
Herederos de una concepción ochocentista que consideraba infinitos los recursos naturales, el “mundo desarrollado” ha sido instalado tradicionalmente en modelos de producción y desarrollo manifiestamente insostenibles.
La recuperación y desarrollo del medio rural tiene que implicar necesariamente la dignificación de la vida de las personas que viven en él, lo cual comporta identificar y potenciar las posibilidades económicas específicas de cada territorio.
 
 
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies