ANTERIOR
106 - 145 (Décimas)
SIGUIENTE

FABIO


Muy flaco, Marcelo, os siento
en confíar este día,
o de la voluntad mía,
o de mi agradecimiento.
Sed mi huésped años ciento,
que en los cien años que os pido
seréis siempre bien servido;
porque a mis hombros, Marcelo,
ni aún la máquina del cielo
les hará dar un gemido.
115
Ante el hecho de que Marcelo se lamenta de ser una carga para Fabio (o, al menos, eso es lo que le hace entender), Fabio se compara con Atlas, que sostenía la bóveda celeste sobre sus espaldas. Dice que para él no sería ninguna molestia cargar con Marcelo aunque su carga fuera tan pesada como la bóveda celeste. Hay un doble sentido en "la máquina del cielo", pues puede entenderse como el aparato de precisión que regula el complejo movimiento de los cuerpos celestes  y también como instrumento de tortura.
MARCELO


¡Oh Hércules toledano!,
y aun más fuerte, pues no hay duda
que Hércules pidió ayuda
al que hoy es monte africano:
las estrellas cuenta en vano
quien tus grandezas alaba.
Sospecha tengo, pues, brava
de ser, con igual asombro,
cuando no esfera a tu hombro,
segundo Caco a tu clava.
125
Marcelo enlaza la alusión a Atlas (el que hoy es monte africano) con el episodio en el que Hércules pidió a Atlas que le ayudara a conseguir las manzanas de oro del jardín de las Hespérides. Para ello, Hércules tuvo que sostener la bóveda celeste en lugar de Atlas durante un tiempo. Aunque lo natural es entender que Fabio aludía a Atlas, Marcelo reinterpreta la alusión considerando que se refería a Hércules (que también sostuvo la bóveda celeste). Esto le permite enlazar con otra leyenda sobre el héroe, según la cual Caco robó a Hércules cuatro toros y cuatro vacas, que llevó a su caverna arrastrándolas por la cola, para que las huellas indicaran una dirección falsa. Así, al entender la alusión de Fabio aplicada a Hércules en vez de a Atlas, Marcelo puede decir que si no es una esfera [celeste] para su hombro (si no es una carga para Fabio) es un nuevo Caco para su clava (le está robando su clava, la posesión más personal y característica de Hércules, en este caso metáfora por Violante, aunque Fabio no lo entiende).
FABIO


¿Qué vacas, di, por la cola,
en tu cueva has escondido?

Fabio no entiende qué es lo que Marcelo dice haberle robado, y le pregunta por vacas, pues esto fue lo que Caco robó a Hércules.
MARCELO


Las vacas que te he comido,
si no te hurto una sola,
la mejor vaca española,
que al Tajo y a su espesura
debe cristal y verdura;
porque en destierros tan largos
vigilantes ojos de Argos
no tendrán vaca segura.
135
Marcelo reinterpreta ahora su metáfora y dice que las vacas a las que se refería (aunque en realidad ha sido Fabio quien las ha introducido) son la comida que está consumiendo en casa de Fabio, pero luego da una alternativa (si no te hurto una sola...) con la que vuelve a referirse claramente a Violante. Tras haber convertido las cuatro vacas en una sola, Marcelo pasa a aludir a la leyenda de Io, hermosa joven de la que se enamoró Zeus y que fue convertida en vaca por la celosa Hera, tras lo cual confió su custodia al gigante Argos de cien ojos, que incluso cuando dormía mantenía cincuenta abiertos. Insinúa que estando él tanto tiempo en casa de Fabio, Violante no puede estar segura.
Aparte


Loco estoy en cuanto digo,
un yerro añado a otro yerro.


FABIO


Melancólico el destierro
os tiene, Marcelo, amigo;
ya que no podéis conmigo
pasear hoy a Toledo,
voyme, aunque con vos me quedo.
¡Tadeo, ven al instante!;
y vos, entraos con Violante.

Fabio no entiende y corta la conversación. "Voyme, aunque con vos me quedo" es una fórmula de cortesía.
Tadeo está convencido de que Marcelo y Violante mantienen relaciones que rebasan lo platónico. Su primera frase en la comedia puede entenderse como "entrará a darle un susto" o "entrará a darle una sacudida" o cualquier otra alusión al exceso de confianza que, según él, hay entre uno y otra.
Entra Tadeo
TADEO, Aparte


Entrará a quitalla el miedo. 145


Esta escena puede ser entendida prácticamente en su totalidad por el espectador que no esté al tanto de los antecedentes (con tal de que no se pierda saltando de Atlas a Hércules, de Hércules a Caco y de Caco a Argos.

ANTERIOR
ÍNDICE SIGUIENTE