ANTERIOR
296 - 387 (Redondillas)
SIGUIENTE

FABIO


¡Oh Violante!

TADEO


                    ¡Oh vihuela,
de las más cuerdas que vi!

Usa vihuela como variante de Violante, lo que da pie al doble sentido: la vihuela con más cuerdas que ha visto nunca o la mujer más sensata.
MARCELO


¿Vihuela la llamas?

TADEO


                                 Sí,
porque su armonia consuela;
299
Tadeo trata de disimular su irreverencia.
violín no, que es gran mohína
que suene más un violín
con las cerdas de un rocín,
que de un duque de Medina.
303
El ducado de Medinaceli pertenecía a la familia de los Cerdas. Tadeo tacha de estridente al violín: es triste que un violín suene más con las cerdas de un rocín que lo que "sonaría" con las Cerdas de un duque de Medina.
MARCELO


Muy bien has dicho.

VIOLANTE

                                  Oh señores,
¿en qué se hablaba ahora?


TADEO


No en armas, dulce señora,
sino en damas y en amores.
307
Ver la nota al final de la página.
FABIO


¿En damas?, miente Tadeo.

MARCELO


¿En amores?, Tadeo miente.

TADEO, aparte


Alterada está la gente.

VIOLANTE


Ambas a dos cosas creo. 311
Que miente al decir que hablaban de damas y también al decir que hablaban de amores.
FABIO

Violante nota la tensión en Fabio y Marcelo y hace como que les cree, aunque no es así.
Dulce hermana, yo me voy.
Marcelo, un punto en la boca.

No hables.
MARCELO


Fabio, si mi fe es tan poca,
en vano la fe te doy:
315

lleva con ella la mano.
Dar la mano significaba comprometerse.
Vuelven a hablar en secreto
Marcelo y Fabio.


VIOLANTE


Tadeo, hijo, ¿qué es esto?
Violante no ha creído a Fabio y a Marcelo, y trata de enterarse a través de Tadeo.
TADEO


Yo te lo diré bien presto,
mas no lo sepa tu hermano.
319

Aparte


No tiene alcalde más Bravo
en su casa y corte Amor,
que el celo pesquisidor,
justiciero por el cabo.
323
Alude a Pedro Bravo de Sotomayor, alcalde de la Corte. Los pesquisidores eran unos funcionarios que investigaban para el rey o para un juez. El celo son los celos. "Por el cabo" significa "extremado". Tadeo expone la teoría de que en cuestiones amorosas, los celos son el mejor investigador, teoría que se propone llevar a la práctica de inmediato.
Quiero encomendarme a él,
sea verdad, o sea malicia,
que él hoy me hará justicia
de esta sospecha cruel.
327
Tadeo sospecha que hay algo entre Violante y Marcelo, y al igual que alguien se encomienda a un pesquisidor para averiguar si algo es verdad o malicia (un falso rumor), Tadeo se encomendará a los celos para que le hagan justicia (para que determine si está o no en lo cierto).
Oh azulísima Deidad
de los celos, si este día
hacer sabe anotomía
mi lengua de una verdad,
331
El color azul simboliza tradicionalmente a los celos. Alude ahora Tadeo a las figurillas de cera que se ponían en los altares de los dioses. Se dispone a escudriñar la mente de Violante como el médico que estudia anatomía en un cadáver, usando su lengua como cuchillo. Si termina hallando la verdad, le promete a la deidad de los celos una figura de cera en forma de lengua o cuchillo, tanto da.
maliciosa o verdadera,
en el templo de tu fe
o una lengua colgaré,
o un cuchillo de cera.
335

VIOLANTE


Tan dados las manos, di,
¿qué hablan en puridad?

En puridad es en secreto.
TADEO


La purísima verdad
es que se guardan de ti.
339
Tadeo emplea aquí "pura" en su sentido usual.
Quiere tu hermano a Marcelo
casar hoy, mas será en vano.


VIOLANTE


¿A Marcelo?

TADEO


                      Sí.

VIOLANTE


                           ¿Mi hermano?

TADEO, aparte


¡Oh benditísimo celo! 343
Tadeo empieza a notar en Violante el efecto de los celos que provoca su invención.
¡Gran pesquisidor!

VIOLANTE


                              ¿Con quién?

TADEO


Con Isabela.

VIOLANTE


                    ¡Oh mezquina!,
¿Cón cuál?


TADEO


                    Con nuestra vecina.

VIOLANTE, aparte


¿Tal traición? ¿Tan gran desdén? 347

TADEO, aparte


Ved cuál estaba la muela
y cuál aguzón le dio
luego al punto que mordió
en el dátil de Isabela.
351
Un aguzón es un dolor agudo intermitente, como el que provoca una muela enferma. Tadeo observa que mencionar a Isabela ha sobresaltado a Violante como si hubiera mordido un dátil con una muela enferma.
VIOLANTE


¿Con Marcelo? En hora buena,
Creí primero que Fabio
quería hacer agravio
a mi amiga Policena.
355
Violante se da cuenta de que Tadeo ha notado su excitación y trata de explicarla diciendo que se había sobresaltado al creer que era Fabio el que se pensaba casar con Isabela, agraviando así a Policena, con quien Violante trataba de emparejarlo. Obviamente es una excusa torpe e improvisada que Tadeo no se traga.
TADEO, aparte


Aunque más lo disimules,
venció el celo, cosa es clara,
y en el campo de tu cara
sus señas desplegó azules.
359
Una vez más asocia el azul con los celos. Quiere decir que en su cara se reflejaron los celos.
Vuélvese a Violante


Más hay: que a pedir va ahora
que sea el casamentero
Camilo.

Tadeo quiere atar cabos para que Violante no descubra su mentira fácilmente
VIOLANTE


             ¿Quién?

TADEO


                            El cajero
del padre de la señora.
363

FABIO


Voyme, y hacello confío.

MARCELO


Vete, y procura hacello.
Marcelo cree que Fabio va a ofrecer a Violante a Camilo y le desea suerte a su pesar.
VIOLANTE, aparte


¡Que le solicite a ello!
Violante entiende que va a plantear el compromiso entre Marcelo e Isabela y
MARCELO, aparte

se escandaliza de oír cómo el propio Marcelo lo anima a ello.
¡Que ayude yo al daño mío! 367

VIOLANTE, aparte


¡A Camilo va a hablar!

MARCELO, aparte


¡Ay, que va a hablar a Camilo!

TADEO, aparte


No suele al Egipto el Nilo
más sabandijas dejar
371
Las crecidas del Nilo dejan sabandijas en las orillas cuando se retiran las aguas.
que yo le dejo cuidados
y pesadumbres les dejo.

Tadeo deja con su mentira preocupaciones a Violante y problemas a Fabio y a Marcelo (que tendrán que vérselas con ella).
MARCELO, aparte


¡Que dé yo en mi mal consejo!
¡Que aconseje yo a Fabio para mi mal!
VIOLANTE, aparte


¡Que engañen hombres honrados! 375

FABIO


Ver quiero primero a Dios.
Llámame a Camilo.


TADEO


                                 ¡Voy!

FABIO


En la santa Iglesia estoy,
esperándoos a los dos.
379

TADEO


Vuélvete acá, que no es hora.
Tadeo, por algún motivo, sabe que a esta hora no encontrará a Camilo y recomienda a
VIOLANTE

Fabio que no les espere en la Iglesia en vano. Fabio no entiende esta réplica
¿Por qué os detenéis, señor?
y se detiene para aclararla.
MARCELO, aparte


Esto aun tengo por peor,
que lo llama la señora.
383
Marcelo advierte que Violante está enfadada.
FABIO

Hace salir a Violante con Marcelo para pedir explicaciones a Tadeo sobre su
Entraos los dos a jugar.
respuesta del verso 380.
MARCELO, aparte

La frase inocente de Fabio da lugar a ingeniosas réplicas en torno al verbo jugar:
No tengo más que perder.
En este juego sólo puedo salir perdiendo.
VIOLANTE, aparte


Yo he ganado en conocer.
En este juego he ganado el enterarme de lo que está pasando.
TADEO


Barato me habéis de dar. 387
Dar barato es lo que hacen los jugadores cuando sacan parte del dinero jugado para dárselo
Vanse Violante y Marcelo

como pago a los  que sirven en el juego.



v. 306 En el prólogo al Orlando Furioso, Ariosto dice:

Le donne, i cavalier, l'arme, gli amori,
le cortesie, l'audaci imprese io canto.
A las damas, los caballeros, las armas, los amores
la cortesía, las empresas audaces, canto.

y Ercilla le contesta en la Araucana que él sólo canta a las armas:

No las damas, amor, no gentilezas
de caballeros canto enamorados...

Tadeo alude a ambos al decirle a Violante que allí se estaba hablando de damas y de amores. Él no sabe exactamente de qué hablaban Fabio y Marcelo, pero, por su parte, sí que estaba hablando encubiertamente de damas y amores al aludir a Camilo e Isabela; y sabe que si Fabio se interesa por Camilo es también por un asunto de damas y amores: para conseguir la mano de Isabela. (Lo que no conoce Tadeo es el nuevo proyecto de casar a Violante, por lo que no acabará de entender por qué Fabio se interesa por la situación económica de Camilo.) Tadeo suelta su comentario para ver cómo sienta y él mismo se sorprende de lo nerviosos que se ponen Fabio y Marcelo. (Volver)

ANTERIOR
ÍNDICE SIGUIENTE