ANTERIOR
ESTROFA VI SIGUIENTE

De este, pues, formidable de la tierra
bostezo, el melancólico vacío
a Polifemo, horror de aquella sierra,
bárbara choza es, albergue umbrío
y redil espacioso donde encierra
cuanto las cumbres ásperas cabrío
de los montes esconde: copia bella
que un silbo junta y un peñasco sella.

Comentarios:

De repente nos sorprende un terremoto: es Polifemo que regresa a su cueva. La sintaxis se desmorona, todo tiembla, los versos se encabalgan (es decir, las pausas naturales en la frase no se corresponden con los finales de verso), hay un enorme hipérbaton que, a cambio, distribuye casi uniformemente los acentos, como los pasos de un gigante:

De este, pues, formidable de la tierra
bostezo, el melancólico vacío...

Hay además una metáfora atrevída: la entrada de la cueva es un melancólico bostezo de la tierra. Los pasos rítmicos continúan en los versos siguientes, pero más sincopados aún, donde aparece finalmente la causa: Polifemo. La cueva es su hogar y su redil. Su rebaño es descrito con una hipérbole y uno de los hipérbatos más violentos de todo el poema, que separa a cuanto de cabrío y a las cumbres ásperas de de los montes, además de dejar al final el verbo esconde:

a Polifemo, horror de aquella sierra,
bárbara choza es, albergue umbrío
y redil espacioso donde encierra
cuanto las cumbres ásperas cabrío
de los montes esconde...

Es prácticamente imposible leer estos versos por primera vez y no pensar que debería decir "las cumbres ásperas esconden", pero es que la frase está completamente destartalada: un trozo de sujeto (cuanto), un trozo de complemento directo que parece el sujeto, (las cumbres ásperas) el resto del sujeto, (cabrío), el resto del complemento directo (de los montes) y finalmente el verbo (esconde). Tenemos aquí un magnífico ejemplo del valor expresivo de los hipérbatos y las hipérboles: el terremoto lingüístico refuerza el terremoto que provoca la llegada de Polifemo, como lo reforzaría una música de fondo sincopada si se tratara de una película.
La imagen final del cíclope moviendo la pesada roca para cerrar la cueva no es menos violenta:

                                  ...copia bella
que un silbo junta y un peñasco sella.

ANTERIOR
ÍNDICE
SIGUIENTE