ANTERIOR
ESTROFA XIX SIGUIENTE

A Pales su viciosa cumbre debe
lo que a Ceres, y aún más, su vega llana;
pues si en la una granos de oro llueve,
copos nieva en la otra mil de lana.
De cuantos siegan oro, esquilan nieve,
o en pipas guardan la exprimida grana,
bien sea religión, bien amor sea,
deidad, aunque sin templo, es Galatea.

Comentarios:

El último verso muestra adónde quería llegar la disgresión iniciada en la estrofa anterior: todos los habitantes de la isla adoran a Galatea. La disyunción bien sea religión, bien amor sea, será desarrollada en las tres estrofas siguientes: la próxima describirá los habitantes que adoran religiosamente a Galatea, mientras que las otras dos nos hablarán de los agricultores y pastores enamorados.

Es admirable cómo Góngora condensa en seis hermosos versos tantos aspectos de la actividad de Sicilia.

ANTERIOR
ÍNDICE
SIGUIENTE