ANTERIOR
ESTROFA XXXII SIGUIENTE

Llamáralo aunque muda, mas no sabe
el nombre articular que más querría;
ni lo ha visto, si bien pincel suave
lo ha bosquejado ya en su fantasía.
Al pie - no tanto ya, del temor, grave -
fía su intento y, tímida, en la umbría
cama de campo y campo de batalla,
fingiendo sueño al cauto garzón halla.

Comentarios:

La narración sigue dándonos todos los detalles de lo que pasa por la mente de Galatea: quiere encontrar al dueño de la ofrenda y le desespera no saber su nombre. A pesar de no saber nada de él, su imaginación se ha puesto a trabajar rápidamente. Finalmente se decide a buscarlo no sin algunos nervios (tímida).

ANTERIOR
ÍNDICE
SIGUIENTE