ANTERIOR
ESTROFA XXXI SIGUIENTE

Entre las ramas del que más se lava
en el arroyo, mirto levantado,
carcaj de cristal hizo, si no aljaba,
su blanco pecho de un arpón dorado.
El monstro de rigor, la fiera brava,
mira la ofrenda ya con más cuidado,
y aun siente que a su dueño sea, devoto,
confuso alcaide, más el verde soto.

Comentarios:

Hermosa descripción del enamoramiento de Galatea. Los últimos dos versos son confusos, porque tratan de algo que Galatea sospecha, si bien no tiene motivos fundados para creerlo: la proximidad de Acis. De todos modos, parte de la confusión es accidental, pues el uso temporal de más era natural en tiempos de Góngora y ahora nadie caería en él.

ANTERIOR
ÍNDICE
SIGUIENTE