ANTERIOR
ESTROFA XLV SIGUIENTE

Mas - cristalinos pámpanos sus brazos -
Amor la implica, si el temor la anuda,
al infelice olmo que pedazos
la segur de los celos hará, aguda.
Las cavernas, en tanto, los ribazos
que ha prevenido la zampoña ruda,
el trueno de la voz fulminó luego.
¡Referidlo, Pïérides, os ruego!

Comentarios:

Esta octava desarrolla la anterior. Galatea es una vid abrazada a Acis, muerta de amor, y de temor no viva. Preferiría no estar con Acis por miedo a que Polifemo los descubra, y aquí conecta el mas, con que empieza esta estrofa: Pero el amor le hace abrazar a Acis (la implica) y el temor le hace aferrarse a él (la anuda). Los versos tercero y cuarto anticipan el desenlace: los celos de Polifemo serán una guadaña que hará pedazos el olmo que es Acis. Como no podía ser de otro modo, el orden natural de los dos primeros versos contrasta con el desorden de los dos siguientes (que están literalmente hechos pedazos).

Ahora Polifemo se dispone a hablar:

Las cavernas, en tanto, los ribazos,
que ha prevenido la zampoña ruda,
Estos versos describen el vasto alcance de la música de Polifemo, el mismo que tendrá su voz, cuyo efecto se anticipa de este modo:
el trueno de la voz fulminó luego.
En latín, "fulmen" es rayo, y fulminar es lo que hace un rayo que destroza algo. La voz de Polifemo es un trueno que fulmina como un rayo, tiene el poder conjunto del rayo y el trueno.
 
ANTERIOR
ÍNDICE
SIGUIENTE