ANTERIOR
944 - 957 SIGUIENTE

Del himno culto dio el último acento
fin mudo al baile, al tiempo que seguida
945
la novia sale de villanas ciento
a la verde, florida palizada,
cual nueva Fénix en flamantes plumas
matutinos del Sol rayos vestida,
de cuanta surca el aire acompañada
950
monarquía canora,
y, vadeando nubes, las espumas
del rey corona de los otros ríos,
en cuya orilla el viento hereda ahora
pequeños no vacíos
955
de funerales, bárbaros trofeos
que el Egipto erigió a sus Ptolomeos.

Comentarios:

Esta larga frase de catorce versos marca una transición entre dos escenas. Es una especie de intermedio exótico que contrasta con lo que le precede y lo que le sigue, pero no está fuera de lugar: en efecto, la novia es como el Fénix, que al casarse ha nacido a una vida nueva. No está fuera de lugar que un espectador cuyos horizontes vayan más allá de la vida campesina, un observador como el peregrino, haga una reflexión como ésta al ver salir a la novia rodeada de sus amigas y aprovechando que los invitados tal vez se hayan descuidado de él por unos instantes mientras se levantan y salen a la empalizada hablando entre ellos.

ANTERIOR
ÍNDICE
SIGUIENTE