ANTERIOR
722 - 817 (Romance)
SIGUIENTE

No pisó un tiempo las Gradas,
ni ahora pisa la Lonja,
mercader de más caudal,
ciudadano de más honra
725
Los mercaderes sevillanos se reunían en las gradas de la catedral hasta 1598, año en que se inauguró la Lonja.
que Galeazo en Sevilla,
padre de Lelio, que ahora,
con máscara de Camilo
su proprio nombre arreboza.
729
Arrebozarse era ocultar el rostro con la capa y, por extensión, ocultar cualquier cosa.
Muchos años ha que tiene
correspondencias muy hondas
con Octavio, aquí en Toledo,
persona bien caudalosa;
733

invidiado en el lugar,
no por sus riquezas solas,
sino por la de sus dichas,
si lo son hijas hermosas.
737
Envidiado por la riqueza de sus dichas, si es una dicha tener hijas hermosas.
Tiene la hija más bella
que se conoce en Europa,
Isabela, cuyo nombre
es beldad del Tajo y gloria.
741

Deseando, pues, los viejos,
como prudentes personas,
el trato hacerlo deudo
y vincular sus memorias,
745
Deudos son parientes. Galeazo y Octavio quisieron transformar la relación que les unía de negocio en parentesco.
por cartas se convinieron,
porque entre esta gente toda
no sólo efecto las firmas,
mas las palabras son obras.
749
No solo las firmas tienen efecto entre esta gente, sino que las palabras (aunque no estén por escrito) son obras (son hechos). En esta estrofa y la anterior Góngora usa léxico bancario.
Lelio, pues, el desposado,
que entre rayos y entre olas,
si no se quema las plumas,
a fe que no se las moja,
753
Alude a Ícaro, que se quemó las alas al acercarse al sol y cayó al mar. Lelio está tan dispuesto a llevar adelante su plan insensato que no se va a mojar las plumas (no va a quedarse acobardado sin volar) salvo que se las moje como Ícaro, después de habérselas quemado. Entre rayos y entre olas sugiere, además, entre tantos riesgos.
viendo que es el matrimonio
la más estrecha mazmorra
que tiene Argel, y que llaman
a las mujeres esposas,
757

pidió licencia a su padre,
y su padre se la otorga,
para ver antes de España
las ciudades más remotas.
761

Salimos juntos los dos
a sombra de esta Tizona,
que es del libro de la Muerte
la más bien escrita hoja.
765
Salieron con la espada del matrimonio pendiendo sobre la cabeza de Lelio, como la espada de Damocles. La hoja de esta espada es la mejor hoja del libro de la Muerte: el matrimonio no tiene vuelta atrás, como la muerte. (Ésta es la justificación que pone Lelio a su proyecto.)
Vino derecho a Toledo,
donde, apeado, se informa
de las riquezas del viejo,
de las partes de la moza;
769
del físico de Isabela.
y cuando más pense ver
los muros de Zaragoza,
veo a Lelio hecho Camilo
sirviendo en su casa propria,
773
Tadeo no conocía el plan de Lelio y creía que en breve partirían para Zaragoza.
cajero del suegro hecho
y espía de la señora,
tan legal como debía,
tan doble como le importa;
777
Leal como cajero de Octavio, doble como espía de Isabela.
donde a pocos días entrado,
Isabela se enamora,
no sé de cuál diga más,
de su talle, o sus lisonjas.
781

Basta saber que le quiere,
y él los favores perdona,
que es la fruta intempestiva
del cuerno, y no de la Copia.
785
Lelio rechaza los favores de Isabela pues es una fruta (algo apetitoso) fuera de temporada, producto del cuerno (pues, al enamorarse de Camilo, Isabela pone los cuernos a Lelio), pero no del cuerno de la Copia, el cuerno de la abundancia.
Allí está con más clausura
que un cartujo y que una monja,
gozando lo que se niega,
negándose lo que goza.
789
Haciendo vida de monje, gozando al ver a Isabela, la cual se niega a sí mismo (en su papel de Camilo). Los dos últimos versos de la cuarteta son maliciosos si, en lugar de aplicarlos a Lelio, se entienden sobre el cartujo y la monja.
Quiere purgarse en salud,
y experimentar las drogas;
yo, como servidor suyo,
reniego de tales cosas;
793
Lelio quiere tomar un antídoto contra el veneno a pesar de no haber sido envenenado aún.
la prueba de la triaca
se haga donde hay ponzoña;
que donde malicia falta,
cualquier experiencia sobra.
797
La triaca era un producto farmacéutico que se usaba como contraveneno.
Para hacer anotomía
quitan a uno de la horca,
que, en un cuerpo vivo, fuera
tiranía muy curiosa.
801

No quiero quintas esencias
del amor ni de la honra,
que lambicando finezas
se rompen muchas redomas.
805
No quiero buscar amor puro u honra pura, que destilando productos refinados se rompen muchas redomas.
A mí, pues, me acomodó
por amigo y patrïota,
con el Corzo de Toledo,
porque a Fabio así le nombran
809
Se decía "Fulano es más rico que el Corzo [o Corso] de Sevilla", al parecer en alusión a un comerciante corso que se hizo rico comerciando con América.
por las riquezas que tiene
en trato, en muebles y en joyas,
con que pretende sacar
el huevo que Lelio empolla.
813
Lo llaman el Corzo de Toledo por sus riquezas, riquezas con las que Fabio pretende conseguir la mano de Isabela, pretende sacar del nido el huevo que Lelio está empollando.
Ésta es, pues, señor Tadeo,
la mal digerida historia,
que el estómago no sufre
y que se os viene a la boca.
817
Tadeo no aprueba el plan de Lelio, no lo digiere, por lo que su estómago la expulsa y le hace contarla.

ANTERIOR
ÍNDICE SIGUIENTE