ANTERIOR
818 - 893 (Redondillas)
SIGUIENTE

Ningún testigo he tenido,
gracias a Dios puedo dar.
A Lelio quiero llamar,
pero a mal tiempo he venido,
821

que en el zaguán a su amo
le está mostrando un papel.
Mal haré en llegarme a él,
peor haré si le llamo.
825
Aunque Camilo y Tadeo no ocultan que se conocen, nadie debe saber que en realidad Tadeo es criado de Camilo.
Tras de esta esquina le aguardo.

Entran Octavio y Camilo


OCTAVIO


Basta, Camilo, que viene.

Basta significa "en conclusión".
CAMILO


Galeazo, señor, tiene
un sujeto muy gallardo.
829
Sujeto significa aspecto, presencia.
OCTAVIO


Treinta y dos años ha, y más,
que nos tratamos por cartas
y, habiendo ocasiones hartas,
nunca nos vimos jamás.
833

Con bien fácil ocasión
ahora quiere venir:
no sé qué pueda decir.

Octavio ha recibido una carta (la que Camilo le está enseñando, según dice Tadeo en el verso 823) en la que Galeazo le anuncia su llegada. Dice que en treinta años nunca se han visto y ahora, sin motivo alguno, decide venir. No sabe qué vendrá a decirle.
CAMILO, aparte


Amor, mis desdichas son.
837
Porque Galeazo viene a casarlo con Isabela, antes de que él pueda acabar su prueba.
TADEO


No sé qué oigo que me altera.

OCTAVIO


Muy bien venga Galeazo.
Sea bienvenido.
TADEO


Vive Dios que diera un brazo
porque mi amo viniera.
841
Aquí Tadeo llama "mi amo" a Galeazo, y le gustaría que viniera para que pusiera fin a la impertinente prueba que está haciendo Lelio/Camilo.
CAMILO


Señor, la causa adivino
de esta su venida, y es
que mis renglones los pies
le han puesto hoy en el camino.
845
Dice Camilo que Galeazo viene a raíz de una carta que él le escribió por encargo de Emilio.
Hízote saber la ausencia
de su hijo. Respondí,
acusándole por ti
haberle dado licencia.
849
Galeazo escribió a Octavio diciéndole que Lelio se había ido de viaje antes de pedir la mano de Isabela, y Octavio encargó a Camilo que le contestara mostrándole su disgusto por haberlo consentido.
Y en tu nombre ponderé,
si no la instancia contina,
la siempre fuerza vecina
de este Fabio y de su fe.
853
En nombre de Octavio, Camilo le hizo apreciar a Galeazo la presión que Fabio y su enamoramiento ejercen sobre él (Octavio), si no la insistencia continua, por que le conceda a él (Fabio) la mano de Isabela.
OCTAVIO


Todo lo firmé, después
que leí tu buen estilo,

Galeazo vio la redacción de Camilo, la aprobó y firmó la carta.
CAMILO


Si la pluma es de Camilo,
la mano de Octavio es.
857
Modestamente, Camilo dice que se limitó a seguir las indicaciones de Octavio en la redacción de la carta.
Yo juraré, como quien
los sevillanos penetra,
que fue espuela cada letra
de su alma.

Como buen conocedor de los sevillanos (él es sevillano y Galeazo también), estoy seguro de que la carta preocupó a Galeazo y le decidió a venir.
OCTAVIO


                   Dices bien.
861

Camilo, pues que conoces
a Lelio, ¿qué dices dél?

Octavio teme verse en el dilema de elegir entre Lelio y Fabio, así que pide referencias sobre Lelio.
CAMILO


Que, aunque varia, es muy fiel
la fama, y lo dice a voces:
865
La fama, lo que se dice de alguien, es muy variable, pero a pesar de ello es fiel (no como una mujer, que si es variable es que no es fiel).
en costumbres y en edad,
quien ve a Camilo ve a Lelio.


TADEO


Diciendo está el Evangelio,
en cuanto dice verdad.
869
Puesto que Camilo y Lelio son la misma persona.
CAMILO


Lo malo que tiene es sólo
parecerse tanto a mí.

Modestia por parte de Camilo.
OCTAVIO


¿Que tan símil tuyo es?


CAMILO


                                      Sí.
Otro no tiene este polo.
873
Esta pareja, este complemento. Lelio y Camilo son como dos polos del mismo eje, como dos caras de la misma moneda.
Y digo, con todo eso,
que quien destierra a su hija,
por tormento que le aflija
no se queje del suceso:
877
Y, a pesar de lo que tengo en común con Lelio, digo que quien destierra a su hija (que es lo que haría Octavio si se la diera en matrimonio a Lelio, que se la llevaría a Sevilla) no ha de quejarse de lo que le suceda.
o ya vecinos ducados
para ti no son dineros,
o ducados extranjeros
están mejor acuñados.
881
O bien desprecias el dinero de tu vecino Fabio, o bien el dinero de Galeazo es mejor que el suyo, o bien el mismo Cielo que hizo vecinos a Fabio e Isabela se confabula ahora para apartarlos, porque si no se da ninguno de estos absurdos, lo lógico (y éste es el consejo que Camilo da implícitamente a Octavio) es dar la mano de Isabela a Fabio.
o aquellos aparta el Cielo,
que convecinó de casas.


TADEO


Amor, por aquello pasas,
que abogue contra ti el celo.
885
Amor, lo que tienes que soportar, que los celos aboguen en tu contra. Camilo le explicará luego a Tadeo que habla así porque sabe que Isabela le está escuchando.
CAMILO


Bien puedo serte prolijo,
pero yo tan mal abrazo
el venirse Galeazo
como el ausentarse el hijo.
889
Tan mal me parece que Lelio se haya ausentado en lugar de venir directamente a conocer a Isabela como que tenga que ser el padre el que venga a arreglar las cosas.
OCTAVIO


Quédese esto entre los dos,
que buscar misa querría,
porque en Dios comience el día
para que se acabe en Dios.
893
Octavio elude prudentemente dar su opinión sobre el consejo que le da Camilo.
Vase Octavio.



Tal y como explica en la escena siguiente, la posición de Lelio-Camilo es ésta: Al entrar en casa de Octavio como Camilo, Isabela se ha enamorado de él. Estando comprometida con Lelio, esto podría interpretarse como ligereza su parte, salvo que éste resulte ser su único amor y rechace cualquier otro, incluido el de Lelio. Como no puede hacer que Lelio la corteje, Camilo recomienda a Octavio que la case con Fabio, sabiendo que Isabela está escuchando, con la esperanza de que Isabela rechace la propuesta por su amor hacia Camilo.

ANTERIOR
ÍNDICE SIGUIENTE