ANTERIOR
1935 - 1948 (Soneto)
SIGUIENTE

VIOLANTE


Juróme, y no sin lágrimas, Marcelo
que sobre la corona de este muro
al Tajo lo vería antes seguro
dorar estrellas, salpicando el cielo,
1938
Antes vería fluir el Tajo por el cielo que él la abandonaría una sola hora.
que me dejase un hora, y ya recelo
en la alta cumbre ver su cristal puro,
porque es el artificio de un perjuro
ingenïoso más que el de Juanelo.
1942
Y ya me temo que de un momento a otro veré en el cielo su agua pura. El artificio de Juanelo ya se nombra en los vv. 1364 y ss., que consistía en un armazón con un sistema de cazos y canales móviles que subían el agua del Tajo al Alcázar de Toledo.
Un río, dijo él, pero dos ríos
verá desde hoy Toledo si repara,
que sí reparará, en los ojos míos:
1945
Toledo verá dorar estrellas a dos ríos (dos ríos de lágrimas iluminarán las estrellas de sus ojos).
si ya espada no es su amistad cara,
que tal revés me ha dado, sus desvíos
con dos Tajos me dejan por la cara.
1948
Revés, desvíos y tajos pertenecen al lenguaje de la esgrima: si su amistad, que me ha dado tal revés (tal golpe) no es una espada, lo cierto es que sus desvíos (sus desplantes) me dejan con dos ríos por la cara.
Vase. Salen Isabela y Laureta



ANTERIOR
ÍNDICE SIGUIENTE