ANTERIOR
ESTROFA XXV SIGUIENTE

Era Acis un venablo de Cupido,
de un fauno, medio hombre, medio fiera,
en Simetis, hermosa ninfa, habido;
gloria del mar, honor de su ribera.
El bello imán, el ídolo dormido
que acero sigue, idólatra venera;
rico de cuanto el huerto ofrece pobre,
rinden las vacas y fomenta el robre.

Comentarios:

La acción se interrumpe por una estrofa para describir a Acis igual que han sido descritos anteriormente Polifemo y Galatea. La descripción es breve y no incide en el aspecto físico, pues ello se demora hasta el momento en que Galatea vea a Acis. Tan sólo el primer verso resume concisa, pero expresivamente, su gran atractivo:

Era Acis un venablo de Cupido,
Góngora respeta la tradición de los antiguos de indicar la ascendencia de los personajes a modo de presentación, así lo ha hecho al indicar que Polifemo es hijo de Neptuno y Galatea de Doris:
de un fauno, medio hombre, medio fiera,
en Simetis, hermosa ninfa, habido;
El verso siguiente resume su valoración ética y su reputación:
gloria del mar, honor de su ribera.
Luego su adoración por Galatea:
El bello imán, el ídolo dormido
que acero sigue, idólatra venera;
Observemos la correlación Galatea / Acis, ídolo / idólatra, imán / acero. La atracción que ejerce Galatea sobre Acis es irresistible, como la que ejerce el imán sobre el acero, pero no es sólo física, sino que también es comparable a la veneración de un idólatra.

Por último la situación económica de Acis. No es ni rico ni pobre:

rico de cuanto el huerto ofrece pobre,
rinden las vacas y fomenta el robre.
Una vez más, parece imposible decir tanto en tan poco espacio.
ANTERIOR
ÍNDICE
SIGUIENTE