ANTERIOR
ESTROFA XL SIGUIENTE

Sobre una alfombra que imitara en vano
el tirio sus matices - si bien era
de cuantas sedas hiló ya, gusano,
y, artífice, tejió la primavera -
reclinados, al mirto más lozano
una y otra, lasciva si ligera
paloma se caló, cuyos gemidos,
trompas de amor, alteran sus oídos.

Comentarios:

El movimiento de cámara iniciado en la estrofa anterior continúa aquí: de la entrada de la cueva pasamos a fijarnos en el suelo:

Sobre una alfombra que imitara en vano
el tirio sus matices - si bien era
de cuantas sedas hiló ya, gusano,
y, artífice, tejió la primavera -
reclinados ...
La sintaxis es como una alfombra: podemos verla en su conjunto o entretenernos en los detalles. En efecto, el sentido general del pasaje se comprende fácilmente leyendo de corrido, pero si nos fijamos nos daremos cuenta de algunos detalles, como que "gusano" y "artífice" no son sujetos, como podría parecer en una primera lectura, sino predicativos de primavera. No dice que las sedas las hilara un gusano, sino que la primavera las hiló como gusano. (En realidad es una alfombra de flores, no de seda.) Y mientras la cámara recorre la alfombra de flores, en un momento dado aparece "reclinados", con lo que los amantes entran en la pantalla.

A continuación Acis y Galatea aparecen en una rápida sucesión de primeros planos individuales:

          ... al mirto más lozano
una y otra, lasciva si ligera
paloma se caló, cuyos gemidos,
trompas de amor, alteran sus oídos.
Primero vemos: una (Acis) y luego: y otra (Galatea), luego volvemos a la primera: lasciva (que nos muestra a Acis tratando de besar y acariciar a Galatea) y luego a la segunda: si ligera paloma se caló (que nos muestra a Galatea frustrando los intentos de Acis), otra vez la primera: cuyos gemidos, trompas de amor (Acis suplicando) y otra vez la segunda: alteran sus oídos (Galatea excitada). Tal vez sea el uso del hipérbaton más original e inteligente de todo el poema. Globalmente, la frase que forman estos fragmentos vuelve a decir lo mismo: las palomas se posaron en un mirto (pero no en uno cualquiera, sino en el más lozano, un metafórico indicativo de calidad).

ANTERIOR
ÍNDICE
SIGUIENTE