ANTERIOR
LA BATALLA DE INGLATERRA
SIGUIENTE

En apenas unos meses, la Alemania nazi se había expandido vertiginosamente hasta tener bajo su control, además de Austria, la república Checa y la mitad de Polonia, Francia, Bélgica, Los Países Bajos, Luxemburgo, Dinamarca y Noruega. El trato que estaban recibiendo estos territorios era muy desigual. Los checos y polacos estaban siendo purgados drásticamente a todos los niveles, pues Hitler pretendía germanizar completamente el territorio. En el extremo opuesto estaba Dinamarca, que estaba recibiendo el trato más exquisito que podía recibir un país ocupado. Esto se debió en parte a su pronta rendición y a que los daneses eran "arios" y, por lo tanto, tenían capacidad para gobernarse sensatamente a sí mismos, a juicio de los nazis. Hitler describió sus intenciones sobre Dinamarca como el establecimiento de un "protectorado modélico", para que el mundo pudiera contemplar cómo sería la futura Europa controlada por Alemania.

En Noruega, en cambio, la intervención alemana en la política y la economía estaba siendo mucho mayor. Por ejemplo, los nazis impusieron la entrega a Alemania de cuotas fijas de productos básicos, como pescado, leche, carne, etc., que pusieron al país al borde de la hambruna. A las autoridades locales se les exigió el pago de enormes cantidades de dinero a cambio de no destruir puertos, puentes o carreteras.

Los neerlandeses también eran considerados arios y, por consiguiente, "germanizables", por los nazis. El gobernador civil, Arthur Seyß-Inquart, se estaba dedicando a ilegalizar partidos políticos, empezando por comunistas y socialistas, y a nazificar todas las organizaciones civiles que podía. Algo similar ocurría con el pequeño Luxemburgo, al que los alemanes veían como un fragmento del antiguo Imperio Alemán que había quedado fuera de él por circunstancias históricas. La política hacia Luxemburgo fue también la de tratar de reforzar sus raíces alemanas para lograr una germanización basada en atraer a la población y no en desplazarla como en el caso de Polonia, donde el plan era que los polacos se convirtieran en ciudadanos de segunda categoría sometidos a una elite alemana.

Bélgica y, sobre todo, Francia, fueron tratadas también con cierta consideración, simplemente porque eran los territorios que más fácilmente podrían rebelarse y alinearse de nuevo con Gran Bretaña contra Alemania. Los esfuerzos alemanes se centraron en controlar la prensa y las posibles actividades de resistencia civil, tratando de que la población aceptara de mejor o peor grado el protectorado alemán, y tratando de lograr el mayor grado posible de colaboración. La población que más sufrió la presencia alemana fue la judía, si bien no a los niveles que la estaban sufriendo los judíos checos o polacos, al menos de momento.

Suiza se encontraba ahora rodeada por Alemania, la Francia Libre, controlada por Alemania, e Italia, aliada de Alemania. El ejército suizo se había movilizado para proteger las fronteras del país, y el gobierno había tenido que lidiar con varias violaciones de su espacio aéreo por parte de la Luftwaffe. Hitler tenía una opinión bastante despectiva de los suizos, pero, por lo menos a corto plazo, Alemania no tenía nada que ganar atacando Suiza, así que los suizos no tuvieron muchos problemas en mantener su neutralidad. Más aún, pronto empezaría a aprovecharse de ella, ya que el franco suizo se convirtió en la única moneda europea considerada "estable" y, por consiguiente, adecuada para las transacciones internacionales.

El 1 de julio se estrenó El halcón de los mares, protagonizada por Errol Flynn bajo la dirección de Michael Curtiz. Está considerada como una obra maestra del cine de aventuras marítimas.

Submarinos alemanes hundieron un carguero griego (Adamastos) y dos británicos (Beignon y Clearton). A su vez, un destructor británico hundió un submarino alemán cerca de Islandia.

Tras el atraco que Rumanía acababa de sufrir por parte de los soviéticos, el rey Carlos II consideró imprescindible el amparo alemán, así que el 1 de julio de 1940 renunció a los acuerdos que había firmado con Gran Bretaña y el 2 de julio escribió a Hitler para pedirle que enviara tropas a su país para garantizar su integridad territorial. Moscú estaba alentando las reinvindicaciones territoriales que Hungría le hacía a Rumanía desde el tratado de Versalles, y Bulgaria también había formulado las suyas. Si estallaba una guerra entre Rumanía y sus vecinos, la URSS terminaría quedándose con la mayor parte de los despojos. A Hitler no le hacía ninguna gracia la posibilidad de que Rumanía acabara controlada por la URSS, pues era para Alemania una fuente importante de materias primas, pero eso no significaba que estuviera interesada en proteger su integridad territorial. Si Rumanía era despedazada pacíficamente, los soviéticos no tenían por qué ganar nada con ello.

El gobierno de Vichy quería desarmar a una brigada polaca que operaba en Siria, pero ésta pasó a Palestina con sus armas y su equipamiento.

Un submarino alemán hundió un barco de pasajeros (Arandora Star) que transportaba a Canadá prisioneros de guerra alemanes e italianos. Murieron 865 personas. Otro submarino hundió un petrolero británico (Athellaird) y un carguero panameño (Santa Margarita). Un ataque aéreo hundió un barco mercante británico (Aeneas). Por otra parte, un submarino alemán que había sido atacado el día anterior por aviones australianos terminó hundiéndose en el Atlántico.

Ya hacía tiempo que el alto mando alemán estudiaba un plan para invadir Gran Bretaña. Ahora Hitler pedía ya una versión definitiva de lo que en principio iba a denominarse Operación León, pero que el Führer convirtió en Operación León Marino. Una de sus premisas principales era que, dada la superioridad de la Royal Navy frente a la Kriegsmarine, antes de cualquier intento de desembarco era prioritaria la neutralización de la Royal Air Force.

La playa de Brighton fue cerrada al público, y fue llenada de minas, alambradas y otras defensas.

La mayor preocupación de Churchill a corto plazo era que la flota francesa pudiera acabar en manos alemanas. Ciertamente, Alemania se había comprometido a no intentar tal cosa, y los oficiales franceses habían recibido orden de llevar sus barcos a territorio británico en caso de que los alemanes trataran de apoderarse de ellos. Pétain había declarado que el armisticio sería anulado en caso de que Alemania reclamara la flota, y así había sido comunicado a los británicos Hitler también estaba inquieto. Oficiales de la marina alemana le habían sugerido apoderarse de la flota francesa, pero Hitler no había aprobado tales planes porque temía que un intento en esa dirección provocara que la flota cayera en manos británicas. Sin embargo, Churchill no estaba tranquilo, pues sabía lo que valía la palabra de Hitler. Por ello aprobó la Operación Catapulta, destinada a apoderarse de la armada francesa o destruirla. El primer paso se dio esa noche, ya el 3 de julio, cuando los barcos franceses anclados en los puertos británicos de Plymouth, Portsmouth y Gibraltar fueron abordados sin previo aviso. Pocos minutos después, el almirante James Somerville se presentaba en el puerto argelino de Mers el-Kebir, donde se concentraba un importante número de barcos de guerra franceses, y presentaba este conciliador ultimátum:

Es imposible para nosotros, vuestros camaradas hasta ahora, permitir que vuestros excelentes barcos caigan en poder del enemigo alemán. Estamos determinados a luchar hasta el final y, si ganamos, com pensamos que ocurrirá, nunca olvidaremos que Francia era nuestra aliada, que nuestros intereses son los mismos que los suyos, y que nuestro enemigo común es Alemania. En caso de victoria, declaramos solemnemente restablecer la grandeza y el territorio de Francia. Para este fin debemos asegurarnos de que los mejores barcos de la armada francesa no son usados contra nosotros por nuestro enemigo común. En estas circunstancias, el gobierno de Su Majestas me ha ordenado exigir que la flota francesa situada ahora en Mers el-Kebir y en Orán actúe de acuerdo con una de las alternativas siguientes:
a) Zarpar con nosotros y continuar la lucha hasta la victoria sobre los alemanes.
b) Zarpar con tripulaciones reducidas bajo nuestro control hasta un puerto británico. Las tripulaciones reducidas serán repatriadas lo antes posible.
Si se adopta una de estas dos opciones devolveremos vuestros barcos a Francia al término de la guerra, o pagaremos una compensación si fueran dañados entre tanto.
c) Alternativamente, si se consideran ustedes obligados a no emplear sus barcos contra los alemanes mientras éstos no violen el armisticio, entonces zarpen con nosotros con tripulaciones reducidas a algún puerto francés en las Indias Occidentales —Martinica, por ejemplo— donde puedan ser desmilitarizados a nuestra satisfacción, o tal vez confiados a los Estados Unidos y permanecer seguros hasta el fin de la guerra. Las tripulaciones serían repatriadas.
Si rechazan estas justas ofertas, lamentándolo profundamente, debo pedirles que hundan sus barcos en un plazo de seis horas.
Por último, si no aceptan ninguna de estas opciones, tengo órdenes del gobierno de Su Majestad de usar la fuerza que sea necesaria para evitar que sus barcos caigan en manos de los alemanes.

El responsable francés, el almirante Marcel-Bruno Gensoul, pidió instrucciones a Vichy, pero no comunicó los términos exactos del ultimátum, sino que afirmó que los británicos no daban más opciones que la de hundir la flota o sufrir un ataque. En particular omitió que una opción era llevar los barcos a Martinica (lo cual no hubiera violado los términos del armisticio, pues el gobernador de Martinica había reconocido al gobierno de Pétain).

El rey Haakon VII de Noruega rechazó desde Londres a la petición de abdicación que le había hecho el parlamento declarando que éste actuaba coaccionado por Alemania, por lo que no representaba la voluntad de los noruegos. Unos días más tarde la BBC transmitiría por radio su respuesta, que alentó la resistencia a la ocupación entre los noruegos.

El derrocado emperador etíope Haile Selassie llegó a Jartum invitado por los británicos para dirigir la reconquista de su país frente a los italianos.

Los alemanes bombardearon el puerto de Cardiff, en Gales, el mayor puerto del mundo en exportación de carbón.

Los japoneses hicieron una nueva exigencia a Francia: la instalación de bases aéreas y el derecho de transportar tropas a través de la Indochina Francesa.

Los soviéticos cerraron la frontera en los territorios recientemente ocupados de Besarabia y el norte de Bukovina, obviamente, para no dejar salir a nadie, porque para impedir que entrara nadie se podían dejar las puertas abiertas. (Para ser exactos, frente a los casi 70.000 rumanos que habían huido de la zona ocupada, el ejército rumano había disparado unos días antes contra unos 300 que trataban de entrar en ella.)

Durante las tensas negociaciones con los británicos, el almirante Gensoul llegó a mostrarles las instrucciones secretas del almirantazgo francés por las que se ordenaba a los mandos zarpar hacia América o hundir la flota en caso de que los alemanes pretendieran apoderarse de ella, por lo que los británicos no debían estar preocupados a este respecto. Finalmente estuvo dispuesto a desarmar sus barcos en Mers el-Kebir, pero los británicos habían interceptado un mensaje por el que se informaba a Gensoul de que las flotas de Tolón y Argen iban en camino, así que poco antes de las 18:00 Somerville ordenó atacar.  Los barcos franceses estaban en grave desventaja, porque estaban en posición de repostar, con la proa hacia tierra, y la mayor parte de su armamento estaba en la proa. Su capacidad de maniobra dentro del puerto era muy reducida. En estas condiciones, el combate fue rápido. Los barcos franceses fueron destruidos o gravemente dañados, y sólo uno logró maniobrar y escapar del puerto. En total murieron unos 1.300 franceses, frente a unas bajas británicas casi nulas.

El presidente argentino, Roberto Marcelino Ortiz, tuvo que dejar de ejercer su cargo a causa de una diabetes. Aunque siguió siendo nominalmente el presidente del país, sus funciones las asumió de hecho el vicepresidente, Ramón Castillo Barrionuevo.

Mussolini había llegado tarde a la batalla de Francia y ahora quería ser puntual en la batalla de Inglaterra, así que a las 3:00 del 4 de julio tres columnas italianas atacaron el fuerte británico de Kassala, en Sudán.

El almirante François Darlan, la máxima autoridad de la marina francesa, dio orden a todos los barcos de atacar a cualquier barco de guerra británico que encontraran, lo que suponía una declaración de guerra (o considerar como tal al ataque en Mers el-Kebir), pero Pétain anuló la orden. Respecto al ataque en Mers el-Kebir, Churchill escribiría más tarde: Ésa fue la decisión más odiosa, la más antinatural y penosa a la que jamás he tenido que enfrentarme. Aunque hizo crecer un poco la anglofobia en Francia, el ataque tuvo efectos positivos en cuanto que convenció a los países neutrales de que Gran Bretaña iba a continuar la lucha y desmintió todo rumor de una rendición inminente. Internamente fortaleció a Churchill como la principal figura del Partido Conservador, pese a que la cabeza del partido seguía siendo Chamberlain.

La flota británica hundió un cañonero francés (Rigault de Genouilly) que había salido de Orán. La flota francesa anclada en Alejandría aceptó la exigencia francesa de ser desarmada allí mismo. El acuerdo se produjo sin tensiones gracias a que los dos oficiales que negociaron eran antiguos amigos.

Hacia las 13:00 la pequeña guarnición anglo-sudanesa abandonaba Kassala a los italianos.

Los nazis habían rebuscado bien entre la documentación que pudieron encontrar en París, y entre ellos se encontraron con algunos relacionados con la "Operación Pike", sobre la destrucción de las plantas petrolíferas soviéticas en el Cáucaso. La prensa alemana explicó cómo la ocupación de Francia había salvado a numerosos estados neutrales, entre ellos la inocente Unión Soviética, de las maquinaciones de los aliados. La operación tuvo que ser abandonada. El gobierno turco se vio en aprietos, pues la documentación mostraba que estaba enterado del plan. El primer ministro Inönü tuvo que despedir a su ministro de asuntos exteriores en un intento de suavizar las tensiones con la Unión Soviética. También tuvo que firmar algunos tratados económicos con Alemania para que la Unión Soviética no viera a Turquía como un país indefenso, pero Inönü no dio más pasos para aproximarse a los alemanes.

Ese día los alemanes iniciaron la Kanalkampf (la guerra del Canal), en la que sus aviones atacaban convoyes británicos que intentaban atravesar el Canal de la Mancha, no tanto por dañar los convoyes en sí, sino para atraer a los aviones de la RAF para ir desgastando paulatinamente la fuerza aérea británica. Así resultaron hundidos dos cargueros neerlandeses (Britsum y Deucalion), dos británicos (Dallas City y Elmcrest) y uno estonio (Kolga).

El duque de Windsor (antes Eduardo VIII de Gran Bretaña) había sido destinado a la embajada británica en París, pero tras la invasión alemana había pasado a España y de allí a Portugal. Sus simpatías por el nazismo eran conocidas y algo de ello había trascendido a la opinión pública. Churchill lo amenazó con un consejo de guerra si no regresaba a territorio británico, y finalmente, para atenuar la mala imagen que daba de la familia real fue nombrado gobernador de las Bahamas, a las que el duque se refería como "una colonia de tercera clase". En una entrevista para una revista estadounidense dijo: Si Hitler fuera derrocado sería verdaderamente trágico para el mundo. Hitler es el lider adecuado y lógico para el pueblo alemán, es un gran hombre. Dígale al sr. Roosevelt que si propone una oferta de intervención por la paz, el duque de Windsor promulgará inmediatamente un alegato apoyándola, y con ello comenzará una revolución en Inglaterra que obligará al gobierno a alcanzar la paz. La entrevista fue censurada en Gran Bretaña.

El rey Carlos II de Rumanía nombró un nuevo gobierno pronazi presidido por Ion Gigurtu.

Bette Davies obtuvo el mayor éxito de taquilla de su carrera hasta entonces con El cielo y tú. Poco después estrenaría La carta, dirigida por William Wyler, también muy alabada por la crítica.

Esa noche la aviación francesa bombardeó Gibraltar como respuesta al ataque en Mers el-Kebir, si bien el ataque no tuvo mucho ímpetu. Más de la mitad de las bombas cayeron en el mar y el resto no ocasionó daños graves. El 5 de julio el gobierno de Vichy rompió sus relaciones diplomáticas con Gran Bretaña.

La aviación británica hundió dos destructores italianos (Euro y Zeffiro), un barco de transporte de tropas (Liguria) y dos cargueros (Manzoni y Serenitas), cerca de la costa de Libia.

Submarinos alemanes hundieron un destructor británico (Whirlwind) y un carguero canadiense (Magog).

Ese día se aprobó en Lituania la nueva ley electoral, similar a la de Estonia y Letonia, que sólo permitía un candidato para cada escaño parlamentario.

El ministro de Justicia iraquí se entrevistó en Ankara con el embajador alemán en Turquía, al que entregó una carta de presentación del gran Mufti de Jerusalén, Mohammad Amin al-Husayni, en la que expresaba su deseo de que Alemania e Iraq firmaran un tratado de amistad y colaboración.

El 6 de julio Hitler regresaba triunfalmente a Berlín. Fue probablemente el día en que su popularidad entre los alemanes llegó a su cima. El entusiasmo dominaba el país y el belicismo no admitía discusión. Hasta los trabajadores de las fábricas de armas pidieron que se les permitiera ingresar en el ejército.

La aviación alemana bombardeó el puerto británico de Plymouth.

Cruceros británicos hundieron un carguero alemán (Axum) y un velero italiano (Sant'Antonio) en la costa de Libia.

Submarinos alemanes hundieron un carguero egipcio (Angele Mabro) y otro estonio (Vapper). El 7 de julio hundieron un petrolero neerlandés (Lucrecia) y un barco de cabotaje británico (Sea Glory).

Un crucero alemán (Thor) hundió un carguero británico (Delambre) en el Atlántico Sur.

Ante los indicios de que algunos barcos franceses en Mers el-Kebir no habían resultado tan dañados como se había creído en un principio, aviones británicos regresaron al puerto argelino para completar el trabajo. Al principio, Charles de Gaulle se había enfurecido al enterarse del ataque británico a la flota de Mers el-Kebir, pero unos días más tarde el general designado por Churchill para tratar con él lo encontró "sorprendentemente objetivo" al reconocer que había sido lo correcto desde el punto de vista británico. Y no sólo lo reconoció en privado, sino que en su alocución radiofónica del 8 de julio lo afirmó también en público:

[...] en virtud de un compromiso deshonroso, el gobierno de Burdeos había consentido en librar los buques a la discreción del enemigo. No hay la menor duda de que, en principio y por necesidad, el enemigo los habría empleado contra Inglaterra o contra nuestro propio imperio. Bien, lo diré sin rodeos: vale más que hayan sido destruidos.

Ese día la aviación británica dañó seriamente el más moderno acorazado francés, anclado en el puerto de Dakar.

Un submarino alemán hundió un buque mercante británico en el atlántico (Humber Arm). Un submarino italiano dañó un destructor británico (HMS Escort) en el Mediterráneo, y se hundiría unos días más tarde.

El 9 de julio se cruzaron ante la costa de Calabria las escoltas respectivas de un convoy británico que se dirigía a Malta desde Alejandría y otro italiano con destino a Bengasi (en Libia). Se produjo una batalla con escasos daños en ambas partes, en la que ambas flotas regresaron a sus bases. La única diferencia fue que el convoy italiano había pasado la zona de combate y pudo llegar a su destino sin escolta, mientras que el convoy británico tuvo que regresar a Alejandría con la suya. No obstante, ambas partes se atribuyeron la victoria.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Aylesbury) y otro estonio (Tilu). El Thor hundió un carguero belga (Bruges) en el Atlántico Sur.

Entre los más críticos con la forma en que el gobierno rumano había gestionado las exigencias soviéticas sobre Besarabia estaba el general Ion Antonescu, militar de gran prestigio, antiguo ministro de la Guerra, que había llegado a escribir una carta de protesta al rey Carlos II. Como respuesta, éste lo hizo arrestar.

Los demócratas letones habían organizado el Comité Nacional, un partido político con el que pretendían concurrir a las próximas elecciones parlamentarias, pero no habían leído entre líneas de la nueva ley que sólo el partido comunista podía presentar candidaturas, así que el ministro del Interior disolvió el partido y deportó a sus miembros más destacados a la Unión Soviética.

Los británicos habían desarrollado la tecnología más avanzada en lo que ya se conocía como radar (término acuñado, no obstante, por la marina estadounidense ese mismo año, acrónimo de RAdio Detection And Ranging). Hasta ese momento, la Luftwaffe había realizado ataques esporádicos a los convoyes británicos que pasaban el canal de la Mancha, pero el 10 de julio los radares británicos detectaron una gran formación de aviones enemigos sobre Calais (bombarderos escoltados por cazas). Ese día se libró la primera gran batalla aérea sobre el canal de la Mancha, por lo que algunos historiadores toman esta fecha como el inicio de la batalla de Inglaterra. A partir de esa fecha todos los días se producían varios enfrentamientos aéreos en el canal. No obstante, éstos seguían siendo una mera maniobra de desgaste por parte de Alemania y no estaba dando los frutos esperados. Los británicos contaban con un sistema muy eficiente de radares junto con un sistema todavía más eficiente de recopilación de la información. Todos los datos eran enviados a una agencia central que los contrastaba y retransmitía a cada base aérea la información relevante. Aunque el mayor temor de la opinión pública británica era un desembarco alemán, el alto mando británico no lo veía plausible. Ese mismo día Churchill indicó al cabinete de guerra que no se plantearan la posibilidad de una invasión alemana, ya que sería una operación suicida. No obstante, el gobierno británico no hizo ningún intento de tranquilizar a la población a este respecto. Por el contrario, el miedo a Alemania era visto como algo positivo a la hora de mantener a la población implicada con la guerra.

El puerto galés de Cardiff fue víctima de un segundo bombardeo.

Submarinos alemanes hundieron un carguero neerlandés (Alwaki) y otro finlandés (Petsamo). La Luftwaffe hundió un barco de cabotaje neerlandés (Bill S), otro británico (Tascalusa) y otro canadiense (Waterloo). Un submarino italiano hundió un carguero francés (Cheik). La aviación británica hundió un destructor italiano (Leone Pancaldo).

Desde su primera reunión en Vichy, el gobierno francés había estado discutiendo reformas constitucionales para adaptarse a la nueva situación. Finalmente, el parlamento aprobó por 569 votos frente a 80 en contra y 18 abstenciones la concesión a Pétain de poderes dictatoriales. Su cargo no fue ya el de presidente de la República, sino el de jefe del Estado francés, con lo que la Tercera República Francesa había dejado de existir.

El 11 de julio, siguiendo una norma no escrita de los Estados fascistas, Rumanía abandonó la Sociedad de Naciones.

La RAF bombardeó posiciones alemanas en los Países Bajos.

Un submarino italiano hundió un petrolero panameño (Beme) ante la costa de Palestina. Un submarino alemán hundió un carguero noruego (Janna) que se había rezagado en un convoy en el Atlántico. Un crucero alemán hundió un carguero británico (City of Bagdad) en el Atlántico Sur.

El embajador alemán señaló al rey Carlos II de Rumanía que una "muerte accidental" del general Antonescu o una muerte "mientras intentaba escapar" no gustarían nada a Hitler. Para evitar "accidentes", el rey ordenó que Antonescu fuera excarcelado, pero confinado en un monasterio, desde donde "solició" su salida del ejército, que le fue concedida.

El 12 de julio Pétain nombró como vicepresidente del Estado Francés a Pierre Laval, que fue quien realmente llevó las riendas del gobierno con absoluta lealtad hacia los nazis, en cuya victoria confiaba plenamente.

Además de los ataques habituales en el canal de la Mancha, la Luftwaffe atacó ese día diversos objetivos en Escocia, Gales e Irlanda del Norte. Cardiff fue bombardeada por tercera vez. Un submarino alemán hundió un carguero griego (Ia) cerca de Irlanda.

La aviación italiana bombardeó un petrolero británico frente a las costas de Creta y, ya de paso, bombardeó unos barcos de guerra griegos en el puerto de Kíssamos.

El 13 de julio el gobierno rumano anunció su interés por que Rumanía fuera admitida en el Eje Roma-Berlín.

Tropas italianas cruzaron la frontera de Kenya desde Etiopía y atacaron la guarnición británica en Moyale.

El 14 de julio era el Día de la Bastilla. El general de Gaulle dirigió a unos centenares de marines y depositó una corona de flores ante una estatua del mariscal Foch en Londres.

Por esas fechas se fundó en Francia la sociedad literaria Los amigos de Alain Fournier. En realidad era una tapadera para una de las primeras organizaciones de resistencia francesa contra la ocupación alemana, conocida como la Red del museo del Hombre, pues sus fundadores, entre los que se encontraban el etnólogo Anatole Lewitsky y el lingüista Boris Vildé trabajaban en el Museo del Hombre de París.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero noruego (Sarita) y un carguero grieto (Thetis A). El Thor hundió un carguero británico (Gracefield) cerca de la isla Trinidad.

Ese día se celebraron las elecciones en Estonia, Letonia y Lituania. De acuerdo con la información ofrecida por el servicio de prensa soviético, un diario británico publicó los resultados electorales definitivos esa tarde, aunque se daba la circunstancia de que en realidad el periodo de votación era de dos días, y las urnas iban a estar abiertas también el día siguiente. El servicio de prensa se había equivocado y había proporcionado la noticia con un día de antelación. Para entonces, los soviéticos ya habían arrestado a unos 2.000 políticos lituanos, lo que intimidó a prácticamente toda la oposición.

Esa noche los británicos pusieron en marcha la Operación Embajador, por la que 140 soldados desembarcaron en la isla de Guernsey con la misión de capturar prisioneros, destruir aviones y depósitos de combustible y, en general, dar quebraderos de cabeza a los alemanes. El resultado fue un fracaso. Un grupo fue llevado a una isla que no era Guernsey por problemas con la brújula, otro no pudo desembarcar, y el que sí que desembarcó no logró encontrar a ninguno de los 469 alemanes que había en la isla. A la hora del reembarco, ya el 15 de julio, el plan era nadar unos 100 metros entre las rocas porque la marea baja no permitía a los barcos acercarse más, pero resultó entonces que tres de los integrantes del comando no sabían nadar, así que tuvieron que ser abandonados con algo de dinero. Un cuarto integrante fue dado por ahogado, pero al final resultó que pudo llegar a la orilla, y terminó siendo capturado por los alemanes (que finalmente aparecieron), al igual que los otros tres. El balance de la operación fue un rotundo éxito: la expedición había logrado cortar un cable telefónico en la isla. Así la guerra ya estaba prácticamente ganada.

Churchill montó en cólera cuando fue informado del ridículo que había supuesto la operación, y durante un tiempo el alto mando británico se cuestionó la conveniencia de realizar más operaciones de ese tipo. No obstante, al final el suceso fue tomado por su lado positivo: las islas del Canal podían tomarse como un excelente campo de entrenamiento.

Un submarino alemán hundió dos cargueros griegos (Evdoxia y Naftilos) en el Atlántico. La aviación alemana hundió un barco de cabotaje portugués (Alpha), otro irlandés (City of Limerick), otro panameño (Frossoula), e incluso uno alemán, por error (Merisaar).

Doce horas antes de que se cerraran las urnas, y doce horas después de que los resultados hubieran sido publicados por la prensa británica, se dieron a conocer en Moscú los resultados de las elecciones en los países bálticos. Por ejemplo, en Lituania se supone que votó el 95.51% del censo y que los comunistas obtuvieron el 99.19% de los votos. Cualquiera diría que los comunistas tuvieron que obligar a algunos a votar a otros partidos para que un resultado del 100% no resultara excesivamente sospechoso. En Letonia se habían distribuido instrucciones para el voto que decían: Sólo debe depositarse en la urna la lista del Bloque de los trabajadores letones. La papeleta debe depositarse sin cambio alguno. Sólo a quienes votaban correctamente se les ponía un sello en el pasaporte que servía para no recibir luego un tiro en la nuca.

Ese día se reunió en Chicago la convención demócrata para elegir a su candidato a la presidencia. La situación era delicada, porque varios demócratas prominentes habían propuesto que Roosevelt se presentara a un tercer mandato, en contra de la tradición no escrita iniciada por George Washington de no sobrepasar nunca los dos mandatos. Al principio Roosevelt se había mostrado esquivo sobre si aceptaría o no ser elegido candidato por tercera vez, pero finalmente lo dejó claro. En la inauguración de la convención se leyó un mensaje que el presidente había dictado por teléfono y que terminaba diciendo:

El presidente nunca ha tenido, ni tiene hoy, el deseo o la pretensión de continuar en el cargo de presidente, de ser candidato para tal cargo o de ser nominado por la convención para tal cargo. Desea, con toda seriedad y sinceridad, dejar claro que todos los delegados de esta convención son libres de votar a cualquier candidato.

Tras la lectura del mensaje, hubo unos segundos de silencio que fueron rotos cuando una voz gritó por la megafonía: "¡Queremos a Roosevelt! ¡Queremos a Roosevelt!" Así lo habían preparado algunos partidarios de la tercera reelección, y el golpe de efecto dio resultado. Pronto algunos prominentes demócratas se unieron al grito y seguidamente cientos de delegados lo corearon también. El 16 de julio, en la primera votación, Roosevelt fue elegido por el 86% de los votos. Técnicamente, un candidato no tenía que estar dispuesto a serlo para ser votado. Se ha discutido mucho si realmente Roosevelt no quería presentarse o si todo fue una astuta representación teatral. El caso es que no dudó en aceptar el resultado de la convención. Como candidato a vicepresidente fue elegido Henry Agard Wallace, el Secretario de Agricultura en el gobierno de Roosevelt.

En la campaña electoral, Wilkie criticó duramente este intento de romper la tradición de un máximo de dos legislaturas. Si un hombre es indispensable —decía— ninguno de nosotros es libre. Su mayor punto débil era que muchos estadounidenses culpaban a los grandes empresarios de la Gran Depresión, y Wilkie era un gran empresario. En varias ocasiones en las que visitó áreas industriales en las que Roosevelt era popular, le arrojaron frutas podridas y hortalizas varias, aparte de sabotearle sus discursos, pero Wilkie no se amilanaba. Por otra parte, Wilkie no cuestionaba el New Deal, sino que se limitaba a acusar a Roosevelt de haberlo gestionado de forma muy deficiente.

Un submarino británico (HMS Phoenix) fue hundido por un cazasubmarinos italiano cerca de Sicilia. Un submarino alemán hundió un petrolero británico (Scottish Minstrel) en el Atlántico.

El 17 de julio el primer espía de la Francia Libre de de Gaulle fue lanzado sobre la Francia ocupada.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Fellside y Manipur) y otro sueco (O A Borodin). Los ataques aéreos sobre las costas británicas se intensificaron. La Luftwaffe empezó a bombardear puertos y areopuertos costeros durante el día y fábricas de aviones por las noches. En el Mediterráneo, la aviación alemana hundió un carguero estonio (Leola) cerca de Sicilia y la italiana otro finlandés (Wiiri) cerca de Malta.

Con motivo del aniversario del alzamiento, Franco dijo:

Hemos hecho un alto en la batalla, pero solamente un alto en la batalla. No hemos acabado nuestra empresa. No se ha derramado sangre de nuestros hermanos para volver a los tiempos blanduchos que nos trajeron los tristes días de Cuba y Filipinas. No queremos volver al siglo XIX. Hemos derramado la sangre de nuestros muertos para hacer una nación y forjar un imperio.

Con esto anunciaba su intención de unirse al Eje y conseguir así nuevas colonias en África, expensas de Francia y Gran Bretaña.

No todos los sionistas aceptaron la tregua declarada por el Irgún, y ese día se formó la Organización Nacional Militar en Israel, dirigida por Abraham Stern, que se propuso seguir combatiendo a Gran Bretaña en Palestina a pesar de la guerra. La organización cambió pronto su nombre por el de Combatientes para la Libertad de Israel (Lehi). El manifiesto fundacional fue redactado por Hanoch Kalai. Stern formaba parte de los terroristas amnistiados junto a Kalai el mes anterior. Es interesante que Lehi fue una de las últimas organizaciones terroristas que se calificaron a sí mismas como tales. Lehi tenía un periódico clandestino llamado El frente en el que se publicó un articulo titulado Terror, que justificaba el terrorismo con argumentos tan brillantes como éste:

Ni la ética ni la tradición judía pueden descalificar al terrorismo como medio de combate. Estamos muy lejos de tener escrúpulos morales en lo que respecta a nuestra guerra nacional. Tenemos ante nosotros el mandato de la Torah, cuya moralidad supera la de cualquier otro cuerpo legal en el mundo: Los borrarás hasta el último hombre.

Herschel Grynszpan, el judío que dos años atrás había asesinado al diplomático Ernst von Rath y cuya acción fue el detonante de la noche de los cristales rotos, había pasado este tiempo en una relativa comodidad en una cárcel francesa, desde donde había concedido numerosas entrevistas a periodistas de diversos países, y había escrito cartas a gente famosa. Pero el 18 de julio los nazis se lo llevaron a Berlín porque la Gestapo quería hacerle algunas preguntas. El trato que recibió allí fue mucho mejor de lo que hubiera podido esperar, porque Goebbels quería montar en torno a él un juicio que sirviera de propaganda a los nazis. Sin embargo, tratar su caso legalmente se convirtió en un quebradero de cabeza para los nazis, que no estaban aconstumbrados a tales dificultades. La legislación alemana ponía trabas a juzgar por asesinato a un extranjero que había cometido su crimen fuera de Alemania, que había sido llevado a Alemania irregularmente y que había cometido el crimen siendo menor de edad.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Woodbury) y otro noruego (Gyda) en el Atlántico. Un submarino británico hundió un cazasubmarinos alemán (Styria) en el mar del Norte. El Thor hundió un carguero neerlandés (Tela) en el Atlántico Sur.

El 19 de julio una patrulla de barcos británicos y australianos localizó dos cruceros italianos en el Egeo y se lanzó en su persecución. Uno logró escapar, pero el otro (Bartolomeo Colleoni) fue hundido. Murieron 121 marineros, y otros 555 fueron rescatados por los aliados.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Pearlmoor) en el Atlántico.

En una fastuosa ceremonia, Hitler ascendió al grado de mariscal de campo a doce generales por los méritos que habían demostrado durante la batalla de Francia. Hermann Göring, el jefe de la Luftwaffe, que ya era mariscal de campo, fue ascendido a un rango creado para la ocasión: Mariscal del Reich. Previamente había dado un discurso en el parlamento, en el que afirmó que la guerra contra Gran Bretaña no tenía a su juicio razón de ser, y apelaba al sentido común de Churchill para ponerle fin cuanto antes.

La aviación alemana bombardeó, entre otros objetivos, la fábrica de motores de aviación de la Rolls-Royce en Glasgow.

Georges Catroux había sido destituido como gobernador general de Indochina, y el 20 de julio fue reemplazado por el almirante Jean Decoux, que recomendó al gobierno francés que se negara a aceptar las exigencias japonesas.

La aviación británica hundió dos destructores (Nembo y Ostro) y un carguero italiano (Sereno) ante la costa de Libia.

El 21 de julio se constituyeron los nuevos parlamentos de Estonia, Letonia y Lituania, elegidos según el concepto comunista de democracia, y los tres convinieron en convertir a sus respectivos estados en las Repúblicas Socialistas Soviéticas de Estonia, Letonia y Lituania. Inmediatamente, los tres parlamentos solicitaron el ingreso en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

El expresidente letón, Kārlis Ulmanis, solicitó al gobierno soviético una pensión y un permiso para emigrar a Suiza. En su lugar, recibió un arresto y un permiso para emigrar obligatoriamente a Stavropol, en Rusia, donde fue puesto a ejercer su profesión de ingeniero agrónomo en una granja colectiva. El Parlamento había dictado leyes que convertían en traidor a cualquiera que tuviera cualquier tipo de relación con alguien que se ocultara del gobierno o que hubiera huido al extranjero (especialmente los diplomáticos que se negaban a regresar al país o a reconocer al nuevo régimen).

En la Polonia soviética, una nueva oleada de deportaciones llevó a unas 300.000 víctimas a campos de prisioneros soviéticos en los dos últimos meses.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Ellaroy) en el Atlántico. La Luftwaffe hundió un destructor (HMS Brazen) y un carguero británico (Terlings) en el canal de la Mancha.

Los éxitos alemanes habían puesto en entredicho la política probritánica del primer ministro japonés, Mitsumasa Yonai. El ministro de la guerra había empezado a criticarlo abiertamente hasta que finalmente dimitió y con ello forzó a su vez la dimisión de Mitsumasa (porque, según la constitución, el ministro de la guerra tenía que ser un general, y todos los generales eran proalemanes, así que ninguno estaba dispuesto a aceptar el cargo mientras Mitsumasa fuera primer ministro). Entonces Fuminaro Konoe volvió a estar al frente del gobierno japonés. Unos meses antes había organizado la Liga de parlamentarios en apoyo a la continuación de la guerra santa, en referencia a la guerra sino-japonesa.

Con la ocupación de los Países Bajos, Dinamarca y Francia, varias colonias en América se habían quedado sin metrópolis (o, mejor dicho, querían evitar que llegaran autoridades nazis para hacerse cargo de ellas). El 22 de julio tuvo lugar la Conferencia de La Habana en la que representantes de los distintos Estados americanos se reunieron para tratar sobre los problemas generados por la guerra en Europa.

El 23 de julio Summer Welles, el subsecretario de Estado estadounidense, que a la sazón ejercía de Secretario de Estado por enfermedad del titular, publicó una declaración en la que manifestaba que los Estados Unidos no reconocían los nuevos gobiernos de las repúblicas bálticas, Estonia, Letonia y Lituania. En general, no tuvo más que un valor simbólico, si bien sirvió de base para proporcionar cierta protección legal a los refugiados bálticos.

La aviación alemana hundió un submarino británico (HMS Narwhal) en el mar de Noruega.

El 24 de julio un barco de pasajeros francés salió de Southhampton hacia Marsella para repatriar a más de un millar de soldados franceses. A pesar de que la neutralidad del barco estaba claramente señalizada, un torpedero alemán lo hundió a su paso por el canal de la Mancha. Cuatro destructores británicos lograron rescatar a buena parte de los náufragos, pero hubo 416 muertos.

José María Pemán fue cesado como director de la Real Academia Española. El motivo fue que unos días antes había pronunciado una conferencia en honor de José Calvo Sotelo en la que afirmó que él había sido el arquitecto del nuevo Estado español, mientras que José Antonio Primo de Rivera había desempeñado un papel accesorio. Esto había indignado al hermano del fundador de la falange, que le escribió una carta en términos ofensivos en la que lo acusaba de "desafección al régimen". En su lugar fue nombrado Francisco Rodríguez Marín.

El 25 de julio, la aviación alemana logró hundir cinco barcos del convoy británico CW 8 a su paso por el canal de la Mancha (Corhaven, Henry Moon, Leo, Polgranhe y Portslade). A raíz de esto, el Almirantazgo británico ordenó que, a partir de entonces, los convoyes zarparan de noche. La aviación italiana bombardeó las bases británicas en Palestina.

El gobierno británico ordenó la evacuación de mujeres y niños de Gibraltar.

El 26 de julio el primer ministro rumano, Ion Gigurtu, se entrevistó con Hitler y le presentó una propuesta por la que Rumanía cedería un pequeño territorio a Hungría y aceptaría un intercambio de población, con la esperanza de que el Führer manifestara su disposición a amparar las fronteras rumanas. Sin embargo, Hitler no se comprometió e instó a los rumanos a llegar a un acuerdo directamente con Hungría y Bulgaria.

La colonia francesa de Costa de Marfil reconoció a de Gaulle como máxima autoridad.

Torpederos alemanes hundieron otros dos cargueros del convoy CW 8 (Broadhurst y London Trader), así como un tercero (Lulonga). Un submarino hundió un transatlántico británico (Accra) y un carguero (Vinemoor), y el 27 de julio un petrolero (Thiara) y otro carguero (Sambre). Un destructor británico (HMS Wren) fue bombardeado y hundido en Dover. Otro resultó gravemente dañado (HMS Codrington).

Ese día se estrenó Una liebre salvaje, un corto de animación de la serie Looney Tunes en la que un conejo descarado que ya había aparecido en varios episodios junto al cerdito Porky y, más recientemente, junto a Elmer Gruñón, era presentado con una nueva apariencia y con el nombre de Bugs Bunny. Su primera frase la pronunció tras salir de su madriguera ante Elmer comiendo una zanahoria, tras lo cual dijo: ¿Qué hay de nuevo viejo? La escena se hizo tan popular que se repetiría en prácticamente todos los cortometrajes subsiguientes protagonizados por Bugs Bunny.

El 28 de julio Josef Tiso y Vojtech Tuka, presidente y primer ministro de la República Eslovaca, se reunieron con Hitler en Salzburgo. Hitler les pidió que Eslovaquia mostrara inequívocamente su adhesión a Alemania en su política interior. Un oficial de las SS fue destinado a Eslovaquia como asesor en la "cuestión judía".

Un submarino alemán hundió un carguero británico en el Atlántico (Auckland Star). Otro fue hundido por la Luftwaffe en el mar del Norte (Orlock Head). Barcos de guerra británicos hundieron un carguero griego (Ermioni) que transportaba suministros a Italia. El 29 de julio un submarino alemán hundió un carguero británico (Clan Menzies).

El 30 de julio se clausuró la Conferencia de La Habana, en la que se acordó que todos los países americanos colaborarían para aplicar una versión extendida de la doctrina Monroe, de la que ya no estaban exceptuadas las colonias de países europeos. Concretamente, se decidió mantener una política de neutralidad estricta en la guerra europea y, respecto a las colonias, el acuerdo fue el siguiente:

Cuando las islas o regiones americanas, actualmente bajo la posesión de naciones no americanas, se encuentren en peligro de constituirse en materia de trueque de territorios o cambios de soberanía, las Repúblicas americanas podrán, teniendo en cuenta las necesidades imperiosas de la seguridad del continente y la opinión de los habitantes de esas islas o regiones, establecer un régimen de administración provisional, bajo las siguientes reservas:
a) Que tan pronto como dejen de existir los motivos que hicieron necesaria dicha medida, y si ello no fuera perjudicial a la seguridad de las Repúblicas Americanas, de acuerdo con el principio que por la presente Declaración se reafirma, de que los pueblos de este continente tienen el derecho de disponer libremente de sus propios destinos, los territorios serán, o bien organizados como Estados autónomos si apareciera que son capaces de constituirse y mantenerse en esa condición, o bien restaurados a su situación anterior, según parezca más factible y equitativo una u otra de estas alternativas.
b) Que las regiones a que la presente se refiere serán colocadas temporalmente bajo la administración provisional de las Repúblicas Americanas y esta administración se ejercerá con el doble objeto de contribuir a la seguridad y defensa del Continente y al progreso económico político y social de dichas regiones.

El expresidente estonio Konstantin Päts fue deportado a Ufá, en la Unión Soviética junto con su hijo, su nuera y sus nietos.

La Luftwaffe bombardeó un destructor británico en Portland (HMS Delight), que terminó hundiéndose unas horas más tarde.

El 31 de julio el gobierno rumano recibió un mensaje de Hitler en el que sugería que se restituyera la frontera con Bulgaria previa a la Primera Guerra Mundial. Los rumanos trataron de salvar algunas ciudades importantes, pero el embajador alemán explicó que los sacrificios rumanos hacia Bulgaria harían que Hitler mostrara más simpatía hacia el lado rumano en las negociaciones con Humgría sobre Transilvania.

Dos cargueros británicos (Jamaica Progress y Jersey City) fueron hundidos por un submarino alemán en el Atlántico. Un crucero (Pinguin) hundió otro (Domingo de Larrinaga) en el Atlántico Sur. Un submarino italiano hundió un carguero griego (Loula) al sur de Creta.

Bombarderos italianos atacaron dos destructores griegos en el golfo de Corinto, y dos submarinos en Naupacto.

Churchill llevaba ya tiempo solicitando a Roosevelt que le cediera algunos destructores viejos. Ese día le escribió una carta en la que decía: "Señor Presidente, con todo respeto debo decirle que en la larga historia del mundo esto es algo que hay que hacer ahora". El mayor temor para los estadounidenses era que si vendían, o donaban, o transferían de algún modo destructores a Gran Bretaña y ésta perdía la guerra, Alemania podría usarlos contra los propios Estados Unidos. Por otra parte, en plena campaña electoral, Roosevelt no podía permitirse nada que le granjeara la animadversión de los aislacionistas, que cada vez eran menos, pero seguían siendo muchos.

Ese día Hitler se reunió con su Estado Mayor, donde fue informado de que no sería posible lanzar un desembarco en Gran Bretaña hasta al menos mediados de septiembre. Hitler planteó entonces la posibilidad de invadir la Unión Soviética. Era una posibilidad que ya había estado barajándose desde el mismo momento en que se firmó el tratado de Mólotov-Ribbentrop, pero ahora a Hitler le parecía especialmente oportuna, pues consideraba que si la Unión Soviética era derrotada, Germania se volvería invencible y Gran Bretaña no tendría más remedio que negociar la paz. Como primera fecha preliminar, se estableció la primavera del año siguiente. El 1 de agosto Hitler ordenó intensificar la guerra aérea contra Gran Bretaña para hacer factible un desembarco cuanto antes.

Ese día aviones británicos destruyeron tres aviones alemanes en una base aérea en Bruselas.

Delegaciones de los países bálticos llegaron a Moscú para solicitar su ingreso en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Aunque formalmente todavía no había sido aceptado, Mólotov pronunció ese mismo día un discurso en el que daba por hecha la anexión y anunciaba que la URSS recuperaría todos los territorios que le habían sido "robados" durante su periodo de debilidad militar tras la Primera Guerra Mundial (lo que ponía especialmente a Finlandia en el punto de mira).

En una entrevista para la prensa, el ministro japonés de asuntos exteriores puso nombre oficial a una idea propagandística que Japón llevaba ya un tiempo desarrollando: la Esfera de coprosperidad de la Gran Asia Oriental. La idea consistía en formar un bloque de países asiáticos que, liderados por Japón, se desembarazaran definitivamente del colonialismo y la influencia europea, más brevemente resumida en el lema "Asia para los asiáticos".

El capitán Henri Frenay había sido capturado por los alemanes en la Línea Maginot, pero luego logró evadirse de un campo de prisioneros y llegó a pie hasta la zona libre y se reincorporó al ejército en Marsella. Al principio pensó que el régimen de Vichy era aceptable dadas las circunstancias, pero luego conoció a la comunista Berty Albrecht, que lo convenció de la necesidad de combatir a los alemanes, así que por estas fechas fundaba el Movimiento de Liberación Nacional, que pronto reunió a bastantes militares y civiles de derechas.

Submarinos alemanes hundieron un submarino británico (HMS Spearfish) y un carguero sueco (Sigyn). Un destructor italiano embistió y hundió un submarino británico (HMS Oswald) cerca de Sicilia. Un submarino italiano hundió un carguero griego (Roula).

La aviación italiana se las estaba arreglando para mantener la isla de Malta poco menos que aislada, a pesar de la Royal Navy. Tras un mes de bombardeos, empezaban a faltar suministros en la isla, incluyendo aviones y, después de meditar si la defensa de la isla merecía el esfuerzo, el gobierno británico se propuso aprovisionarla dotándola de doce nuevos aviones. Para facilitar su llegada, se planeó un ataque de distracción al aeropuerto de Cagliari, en Cerdeña. Sin embargo, hacia las 18.00, cuando los aviones británicos se dirigían a su destino fueron atacados por la aviación italiana, que frustró el plan. Horas más tarde, sobre las 2:30 del 2 de agosto, los aviones lograron llegar a Cagliari y alcanzaron cuatro hangares, dañando a varios aviones. También lograron depositar tres minas en la entrada del puerto. Mientras tanto, los aviones destinados a Malta pudieron llegar sin problemas.

Un guardacostas griego fue atacado por la aviación italiana cerca de la costa de Atenas.

Un crucero alemán había llegado hasta el océano Índico, donde capturó un carguero noruego (Talleyrand) que posteriormente fue hundido.

Un tribunal militar condenó a muerte al general de Gaulle. No obstante, Pétain declaró que se aseguraría de que esa sentencia nunca llegara a ejecutarse.

En una reunión del gobierno estadounidense se acordó prestar destructores a Gran Bretaña a cambio del arrendamiento de varios territorios británicos en América para la instalación de bases navales y aéreas que reforzaran la defensa del país, lo cual podría bastar para rebatir a los aislacionistas, que sostenían que ayudar a Gran Bretaña era un riesgo muy grande. El borrador de la propuesta le fue comunicado a Churchill, que aceptó sin reservas.

Los territorios recientemente arrebatados a Rumanía fueron incorporados a la República Socialista Soviética Autónoma de Moldavia para formar la República Socialista Soviética de Moldavia. Naturalmente, la persecución política ya estaba en marcha. Durante el primer año tras la anexión más de 8.000 personas fueron condenadas a muerte por razones políticas o bien murieron durante los "interrogatorios". Las grandes y medianas empresas fueron nacionalizadas, y la tierra fue repartida entre los agricultores pobres (pero esto era sólo para ganar adeptos, luego venía la segunda fase, el aumento desorbitado de impuestos, con lo que empezaban las lamentaciones, y por último la colectivización, pero para entonces ya era demasiado tarde).

El 3 de agosto unos 25.000 soldados italianos bajo el mando del general Guglielmo Nasi invadieron la Somalia Británica. Los británicos empezaron retirándose ante el avance italiano.

Submarinos alemanes hundieron un carguero sueco (Atos) y otro yugoslavo (Rad) en el Atlántico. La RAF hundió un carguero italiano (Lodoletta) cerca de Libia.

El Soviet Supremo aceptó el ingreso de Lituania en la URSS.

El general (ya retirado) John Pershing, que había dirigido la fuerza expedicionaria estadounidense durante la Primera Guerra Mundial, retransmitió por radio un discurso en el que abogaba por enviar urgentemente ayuda a Gran Bretaña:

La democracia y la libertad han sido derrocadas en el continente europeo. Sólo quedan los británicos defendiendo la democracia y la libertad en Europa. Si les enviamos ayuda, todavía podemos esperar que la guerra se mantenga en el otro lado del Atlántico, donde los enemigos de la libertad deberían ser derrotados, si es posible.

Al mismo tiempo, uno de los más fervientes defensores del aislacionismo, Charles Lindbergh, aparecía en una manifestación en Chicago con argumentos opuestos: Si nuestras fuerzas militares son fuertes, ninguna nación extranjera podrá invadirnos, y si no interferimos con sus asuntos, ninguna deseará hacerlo.

El 4 de agosto murió en Nueva York Zeev Jabotinsky, el líder carismático del sionismo radical. Su muerte, junto con la escisión que el Irgún había sufrido recientemente, hizo que muchos militantes abandonaran la organización, lo cual fue aprovechado por la policía secreta británica para obtener información de descontentos y conseguir un mayor control sobre los terroristas judíos.

Un submarino alemán hundió tres cargueros británicos de un convoy en el Atlántico (Geraldine Mary, Gogovale y King Alfred). Otro hundió un carguero griego (Pindos) de otro convoy. Un crucero alemán hundió otro carguero británico (Beaulieu) en medio del Atlántico.

El 5 de agosto los italianos ocuparon las ciudades de Zeila y Hargeisa, en la Somalia Británica, con lo que cortaron la comunicación con la Somalia Francesa.

Un submarino alemán hundió un carguero británico en el Atlántico (Boma).

Letonia fue incorporada a la URSS, y el 6 de agosto le tocó el turno a Estonia. Los gulags soviéticos empezaron a recibir remesas de prisioneros procedentes de los países bálticos, que se sumaban así a las que llegaban de Polonia. Alguien tenía que construir las líneas ferroviarias soviéticas. Maestros, sacerdotes y, en general, quienes podrían encargarse de conservar la cultura local, eran arrestados y deportados juntamente con sus familias. Esto hizo que millares de mujeres y niños, incapaces de adaptarse a la vida en los gulags, murieran en poco tiempo.

Un avión solitario alemán bombardeó por primera vez Exeter, aunque causó pocos daños.

Los italianos tomaron Odweina, en la Somalia Británica,

Desde principios de mes, las autoridades militares alemanes habían abandonado Luxemburgo, que había quedado bajo una administración civil presidida por Gustav Simon, con la misión de germanizar el país. Ese día emitió su primer decreto a este respecto, por el que el alemán se convertía en la única lengua oficial, y se prohibía cualquier uso del francés, incluso el empleo de fórmulas de cortesía como Bonjour, Merci, Monsieur, Madame, etc. Para saludar al prójimo había que decir Heil Hitler.

Al campo de concentración de Mauthausen-Gusen llegaron los primeros republicanos españoles que habían sido capturados en Francia por los alemanes. Alemania había preguntado al gobierno español qué quería que hiciera con ellos, pero el gobierno de Franco respondió que no había españoles fuera de España, así que oficialmente fueron considerados apátridas.

El 7 de agosto Alsacia y Lorena fueron anexionadas oficialmente al Tercer Reich. Para entonces alsacia ya había sido declarada judenfrei (limpia de judíos), es decir, que todos los judíos del territorio habían sido trasladados a campos de concentración o habían muerto.

Churchill y de Gaulle firmaron un acuerdo por el que el Reino Unido se comprometía a salvaguardar la integridad de todas las posesiones francesas y a restaurar íntegramente la independencia de Francia. El gobierno británico se ofreció a sufragar los costes de mantenimiento de la Francia Libre, pero de Gaulle insistió en considerar el dinero como un adelanto reembolsable al final de la guerra, y no como una donación. De hecho, de Gaulle pudo pagar las deudas antes incluso de que terminara la guerra, gracias al alguiler de los buques mercantes franceses y la venta de los bienes producidos en las colonias, entre otras fuentes de riqueza.

Un submarino alemán hundió un barco británico de transporte de tropas (Mohamed Ali El-Kebir) en el Atlántico.

Cardiff fue bombardeada por cuarta vez. A partir del 8 de agosto la Luftwaffe empezó a bombardear sistemáticamente diversos puertos británicos. Un convoy fue atacado simultáneamente por la aviación y torpederos alemanes, y perdió cuatro cargueros británicos (Coquetdale, File Coast, Holme Force y Ouse), otro neerlandés (Ajax) y uno noruego (Tres). Un crucero alemán hundió otro carguero neerlandés (Oostplein) cerca de las Azores.

De esa fecha data un informe alemán sobre los beneficios y costes que supondría la incorporación de España a la guerra. Era patente que España no estaba en condiciones de soportar el esfuerzo bélico sin una considerable ayuda alemana. Las ventajas que aportaría serían la supresión de las exportaciones de minerales a Gran Bretaña y el correspondiente acceso de Alemania a las mismas y el control del estrecho de Gibraltar. Los inconvenientes eran que los británicos ocuparían las Canarias y las Baleares, y tal vez ampliarían Gibraltar, además de la necesidad de abastecer a España de productos de primera necesidad, combustible y armas. En global, el balance se consideró negativo.

Rumanía promulgó leyes antisemitas al estilo alemán siguiendo su política desesperada de congraciarse con Hitler.

Édouard Daladier fue arrestado por orden del gobierno de Vichy cuando desembarcaba en Marruecos. Con él viajaba Georges Mandel, que había sido el ministro de Interior en su gobierno, y también fue arrestado. Poco antes había sido detenido Paul Reynaud, mientras convalecía de un accidente automovilístico, así como el general Gamelin, todos acusados de haber provocado la caída de Francia. Léon Blum estaba en busca y captura, ya que debía de ser mucho más culpable que los demás puesto que, además de ser socialista, era judío.

Francisco Largo Caballero había huido de París unos días antes de la ocupación alemana, pero no pudo evitar que lo arrestara la policía francesa, que lo mantuvo en arresto domiciliario. Más suerte tuvo el lendakari José Antonio Aguirre, que pudo esconderse en Bélgica y luego en Berlín. Manuel de Irujo logró llegar a Londres, donde había creado un Consejo Nacional de Euzkadi, y se había puesto en contacto con de Gaulle, al que ofreció su ayuda a cambio de que, tras la guerra, apoyara la creación de una República Vasca independiente de España. El gobierno británico desprestigió a Irujo afirmando que su proyecto independentista contaba con el apoyo de Hitler, y filtrando su borrador de constitución de la futura república, que causó indignación entre los republicanos españoles exiliados.

Ese día se estrenó El fruto dorado, una película de aventuras protagonizada por Clark Gable, Spencer Tracy y Claudette Colbert. Fue la segunda película más taquillera del año. Previamente Gable había estrenado el drama romántico Extraño cargamento, junto a Joan Crawford y bajo la dirección de Frank Borzage.

El 9 de agosto un avión alemán alcanzó a bombardear Erdington, cerca de Birmingham. Hubo un muerto y seis heridos.

Un submarino alemán hundió un carguero sueco (Canton) cerca de la costa irlandesa.

El 10 de agosto un barco mercante armado británico (HMS Transylvania) fue hundido por un submarino alemán cerca de las costas británicas.

El presidente provisional ecuatoriano, Andrés Fernández de Córdova, renunció a su cargo para defenderse de las acusaciones de fraude vertidas sobre él a raíz de las últimas elecciones presidenciales. Fue sucedido por Julio Enrique Moreno.

Los británicos planeaban detener el avance italiano en el desfiladero de Tug Argan, y allí organizaron sus defensas. Contaban con unos 5.000 soldados, que tenían que enfrentarse a otros tantos italianos más otros 24.000 nativos. La aviación italiana empezó a bombardear las posiciones británicas a las 7:30 del 11 de agosto. Media hora después fue la artillería la que inició un bombardeo que se prolongó durante cuatro horas. A las 12:30 empezó a avanzar la infantería que forzó a los británicos a replegarse a las cimas de varias colinas.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Llanfair) cerca de la costa de Irlanda.

El 12 de agosto los italianos desalojaron a los británicos de las colinas de Tug Argan.

La Luftwaffe trató de destruir varias estaciones de radar británicas, en las que se basaba en gran medida la eficiencia de la RAF para rechazar los ataques aéreos alemanes. El resultado no fue el esperado. Ciertamente, las estaciones fueron dañadas, pero al día siguiente ya estaban nuevamente operativas, aunque los alemanes no fueron conscientes de ello. Por su parte, doce aviones británicos marcharon a bombardear un campo de aviación alemán en Aalborg, en el noreste de Dinamarca y sólo se salvó uno porque regresó antes de tiempo. El piloto fue citado para un consejo de guerra, pero murió en otra operación antes de la fecha prevista. Un submarino italiano hundió un petrolero británico (British Fame) en el Mediterráneo.

El 13 de agosto fue el día del Águila, es decir, el primer día de la Operación Ataque del Águila, con la que los alemanes pretendieron destruir completamente la RAF. Dos flotas estaban implicadas, la Luftflotte 2 y la Luftflotte 3. La operación comenzó con mal pie, porque Göring había dado orden de aplazarla por el mal tiempo, pero sólo parte de las unidades de la Luftflotte 2 recibieron la orden, mientras que el resto siguió el plan previsto. De la segunda flota despegó una unidad con destino al aeródromo de Eastchurch (y se dirigió hacia él a pesar de que su escolta sí que había recibido la orden de aplazamiento y no se presentó), otra se dispuso a atacar varios aeródromos en Kent y Essex y una tercera se dirigió a los muelles de Bristol. Por el contrario, ninguna de las unidades de la Luftflotte 3 recibió la orden de aplazamiento. A las 5:00 despegaron los 20 aviones con destino a las instalaciones de la RAF en Famborough; a las 5:05 despegaron 18 aviones con destino al aeródromo de Odiham; a las 5:50 despegaron 88 aviones con destino al puerto de Portland.

Sin embargo, el resultado fue un estrepitoso fracaso. Únicamente la unidad con destino a Eastchurch pudo llegar sin obstáculos a su destino debido a que los operadores británicos se equivocaron al calcular su rumbo a partir de las indicaciones de los radares. Así pudo iniciar el bombardeo y los alemanes afirmaron haber destruido 10 aviones en tierra. En realidad no había ningún avión allí, pero durante bastante tiempo la inteligencia alemana estuvo convencida de que Eastchurch era una base de la RAF y en las semanas siguientes enviaría hasta siete ataques totalmente inútiles a dicho objetivo. Finalmente llegaron aviones británicos a ocuparse de los aviones enemigos y destruyeron cinco aviones además de dañar gravemente a otros seis. Los británicos perdieron dos aviones (o cinco, según otras fuentes). En cuanto al resto de las unidades, fueron debidamente interceptadas y rechazadas con muy pocas bajas británicas. La coordinación de los británicos resultó ser muy superior a la de los alemanes.

A las 15:30 se inició una segunda oleada de ataques, que trambién fracasaron mayoritariamente. Una unidad, incapaz de alcanzar su objetivo, bombardeó Southhampton, y eran tantos los cazas que la escoltaban que los aviones británicos no pudieron impedir que los bombardeos lanzaran su carga y destruyeran una fábrica de bicicletas, otra de muebles y un depósito de carne congelada. En cambio, pasaron por alto una fábrica de aviones cercana.

En una tercera oleada, los alemanes consiguieron dañar una fábrica de bombarderos en Rochester. Al anochecer, nueve bombarderos fueron enviados contra una fábrica de aviones en Birmingham, pero sólo cuatro de los aviones lograron encontrar el objetivo y los daños que provocaron no fueron excesivamente graves. Otras unidades bombardearon varias ciudades: Bristol, Cardiff, Swansea, Liverpool, Sheffield, Norwich, Edimburgo y Aberdeen, pero tampoco causaron daños graves, aunque hubo cerca de un centenar de muertos en total.

Los daños causados fueron prácticamente insignificantes en comparación con la magnitud de los recursos empleados. La industria británica fue capaz de reponer las pérdidas rápidamente.

Unos días antes, el gobierno español había entregado a Alemania una lista de 800 nombres de republicanos exiliados en Francia que debían ser arrestados y entregados a España. Entre ellos estaba Lluís Companys, que ese día fue capturado cerca de Nantes.

Pétain anunció ese día el inicio de la Revolución Nacional, que es como denominaba a la implantación de un Estado totalitario de carácter fascista que iría desarrollando en los meses siguientes.

El gobierno español había entregado a los alemanes a un miembro del IRA llamado Frank Ryan, que había combatido del lado republicano en la guerra civil española. Pero el IRA era ahora aliado de los nazis, así que Ryan fue liberado y transportado en secreto a Irlanda en un submarino junto con Seán Russell. Sin embargo, Russell empezó a quejarse de dolores de estómago durante el viaje. En el submarino no había médicos y el 14 de agosto, cuando ya estaban cerca de Irlanda, falleció de lo que más adelante se diagnostícaría como una perforación de estómago. La muerte de Russell fue uno de los factores que pusieron fin a la oleada de atentados terroristas en Gran Bretaña, junto con el hecho de que la policía había hecho una labor notable desmantelando las infraestructuras del IRA y requisando sus arsenales. En total, había habido siete muertos y 96 heridos.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Betty) cerca de las costas de Irlanda.

Ese día terminó la prolongación extraoficial de la Operación Ariel, que había continuado evacuando soldados de Francia por la costa mediterránea.

Los británicos seguían resistiendo en las colinas de Tug Argan, pero los italianos estaban infiltrándose sobrepasando las líneas británicas, y ahora amenazaban con cortar la retaguardia, así que los británicos empezaron a preparar su retirada.

La Gestapo arrestó en Noruega a un centenar de personas relacionadas con el Grupo de Arendal.

A las 8:25 del 15 de agosto un acorazado griego que estaba participando en unas celebraciones en la isla de Tinos fue torpedeado y hundido, provocando 9 muertos y 24 heridos. Los restos de los torpedos permitieron reconocer su origen italiano, pero el gobierno griego no quiso "ofender" a Italia y al informar del suceso afirmó que la nacionalidad del atacante era desconocida. Sin embargo, el pueblo griego sabía perfectamente quién era el responsable.

De Gaulle contaba ya con 2.271 soldados, entre ellos 123 oficiales, además de 300 aviadores en Gran Bretaña y unos 100 en Oriente Medio. Ese día se empezó a publicar el Bulletin officiel des Forces françaises libres.

La Luftwaffe lanzó un nuevo ataque sobre Gran Bretaña de mayor envergadura que cualquier otro anterior, pero el resultado fue de 76 aviones perdidos, frente a 34 británicos.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Sylvafield) y otro griego (Aspasia) en el Atlántico. Otro carguero griego (Elli) fue hundido por un submarino italiano en el Egeo.

Sobre las 19:00 los italianos capturaron una de las colinas de Tug Argan, mientras los británicos huían desordenadamente. Por la noche los defensores de las demás colinas se retiraron también hacia Berbera, la capital y única ciudad de la Somalia Británica.

El 16 de agosto empezaron oficialmente las negociaciones entre Hungría y Rumanía sobre Transilvania.

Churchill visitó una sala de operaciones de la RAF, en la que pudo presenciar la coordinación de una batalla aérea. Al salir del búnker en el que estaba situada, le dijo a un general que lo acompañaba: No me hable. Nunca me he sentido tan impresionado. Tras unos minutos de silencio, añadió: Nunca tantos, en la historia de la humanidad, han debido tanto a tan pocos.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (City of Birmingham y Empire Merchant) y otro sueco (Hedrun) en el Atlántico. Un crucero alemán hundió un carguero francés (Notou) en el Pacífico. La RAF atacó una fábrica de la Fiat en Turín y un submarino británico hundió un carguero italiano (Morea) en el Adriático.

Los británicos empezaron a evacuar personal militar de Berbera.

El noruego Vidkun Quisling se entrevistó con Hitler y consiguió reponerse de su caída en desgracia.

Ese día se estrenó La venganza de Frank James, un western dirigido por Fritz Lang y protagonizado por Henry Fonda, así como Enviado especial, una película de suspense dirigida por Alfred Hitchcock en la que los malos son unos espías nazis en Londres, y termina con una escena en la que Londres está siendo bombardeada. La película se había terminado de rodar antes de que los bombardeos sobre Gran Bretaña hubieran empezado realmente. De hecho, en la fecha del estreno Londres todavía no había sido bombardeada. Goebbels dijo de ella que era una obra maestra de la propaganda, que sin duda "tendría un gran efecto sobre las masas de los países enemigos".

El expresidente lituano, Antanas Smetona, era el único de los tres presidentes de los Estados bálticos que se había librado del cautiverio soviético gracias a su oportuna huida. Había pasado todo este tiempo en la Polonia alemana, bajo vigilancia de la Gestapo, y el 17 de agosto obtuvo finalmente permiso para trasladarse a Berlín. Para los nazis era un invitado molesto, pues a los soviéticos les podía molestar verse privados de un prisionero más al que arruinar la vida.

Hitler ordenó un bloqueo total de Gran Bretaña.

Las tropas italianas atacaron la retaguardia de las fuerzas británicas que se retiraban a Berbera.

El 18 de agosto la Luftwaffe lanzó un ataque de mayor envergadura que el que había protagonizado cinco días antes, con un total de 970 misiones, pero el resultado fue igualmente frustrante: los alemanes perdieron 69 aviones, y los británicos 29 (en el aire, pero sumando los que fueron destruidos en tierra, las pérdidas quedaban casi igualadas). Como consecuencia, Göring ordenó ciertos cambios de estrategia, entre los que se encontraba dejar de atacar la cadena de radares británicos, por una parte porque todos los intentos de destruirla habían fracasado y, por otra, porque pensaban que los radares favorecían que los aviones despegaran para hacer frente a los ataques, que era justo lo que los alemanes querían: provocar combates aéreos para aniquilar la RAF. Los alemanes nunca llegaron a entender la gran ventaja que suponía para los británicos su eficiente sistema de radar.

Por otra parte, la inteligencia de los nazis —no en el sentido habitual, que también— dejaba bastante que desear. Según cierto informe, había indicios de que la RAF estaba ya muy dañada, ya que no había podido impedir la completa destrucción del aeropuerto de Biggin Hill, cerca de Londres (aeropuerto que en realidad nunca dejó de estar operativo) por lo que Göring ordenó pasar a la etapa siguiente del plan: bombardear fábricas y otros objetivos económicos, llegando más al norte de la isla.

Esa noche casi la totalidad de Berbera fue evacuada. Sólo permanecieron unas pocas unidades británicas para terminar de destruir edificios, vehículos, etc, que zarparon en la mañana del 19 de agosto. Poco después los italianos ocupaban la ciudad y luego no tardaron en hacerse con toda la colonia británica, que fue incorporada al África Oriental Italiana.

Churchill, estaba indignado por la mala imagen del Imperio Británico que daba esta derrota. A la vista de las pocas bajas británicas, sospechó que la colonia no había sido defendida adecuadamente y propuso abrir una investigación, pero el general Archibald Wavell, el máximo responsable de las fuerzas británicas en Oriente Medio, se opuso rotundamente. Afirmó que había sido una retirada de manual ante un enemigo superior en número, y que "la factura de un carnicero sanguinario no es señal de ser un buen táctico". En realidad, a pesar de la furia de Churchill y de los alardes de Mussolini que acompañaron al éxito italiano, la pérdida de la Somalia Británica no tenía ninguna trascendencia militar, más allá de la cuestión de imagen.

Ese día se iniciaron oficialmente en Craiova las negociaciones entre Rumanía y Bulgaria sobre sus disputas fronterizas. Mientras tanto, las negociaciones con Hungría se habían estancado y ambas partes solicitaron de nuevo la mediación alemana, que de nuevo les fue denegada.

Esa noche se produjeron unos 60 ataques aéreos a objetivos indutriales, fábricas aeronáuticas y puertos, algunos de los cuales alcanzaron los suburbios de Londres.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Ampleforth), otro belga (Ville de Gand) y otro húngaro (Kelet) en el Atlántico.

Los nacionalistas chinos tenían la impresión de que los comunistas no estaban contribuyendo apenas a la guerra contra los japoneses, y más bien la estaban aprovechando para consolidar sus posiciones en el país, así que, para contrarrestar el desprestigio que esto le estaba causando entre la población, el Partido Comunista de China decidió llevar a cabo una gran acción contra los invasores. En los últimos meses el Ejército Rojo chino había crecido espectacularmente, y a la sazón contaba ya con unos 400.000 hombres. El 20 de agosto se inició la ofensiva conocida como "de los cien regimientos",  en la que los comunistas movilizaron casi todos sus efectivos, repartidos entre 115 regimientos. En principio se dedicaron a destruir puentes, túneles, vías férreas y sabotear en general las infraestructuras y líneas de comunicación japonesas.

Vidkun Quisling entró triunfante en Noruega. Josef Terboven, el gobernador impuesto por Hitler recibió órdenes de reconocerlo como primer ministro y de autorizarlo a reconstruir su partido nazi.

Churchill habló en el Parlamento para informar del curso de la guerra. Su discurso fue optimista, sin negar la gravedad de la situación:

Apenas ha pasado un trimestre desde que el nuevo gobierno accedió al poder en este país. ¡Qué catarata de desastres ha caído sobre nosotros desde entonces! Entre tanto, no sólo hemos reforzado nuestros corazones, sino también nuestra isla. Nos hemos rearmado y hemos reconstruido nuestros ejércitos en un grado que hubiera sido impensables hace unos pocos meses. Toda la isla se eriza contra los invasores, por mar o por aire. Cuanto mayor sea nuestro ejército, mayor tendrá que ser la expedición invasora, y cuanto mayor sea la expedición invasora, menos difícil será para nuestra armada detectar su concentración y interceptarla y destruirla en su curso, y mayor será también la dificultad de alimentar y abastecer a los invasores allá donde tomen tierra. Nuestra armada es mucho más fuerte de lo que era al principio de la guerra [...]
La gran batalla aérea que esta teniendo lugar sobre esta isla durante las últimas semanas ha alcanzado recientemente una gran intensidad. Es demasiado pronto para tratar de poner límites a su magnitud o a su duración. Sin duda debemos esperar aún mayores esfuerzos por parte del enemigo que los que ha empleado hasta ahora. Es evidente que Herr Hitler no podría admitir una derrota en su ataque sobre Gran Bretaña sin sufrir daños mayores. Si después de todas sus jactancias, amenazas horrendas y relatos espeluznantes que ha difundido por el mundo sobre el daño que ha provocado, de los vastos números de nuestros aviones que ha derribado, según dice, con tan pocas pérdidas por su parte, si tras todo esto su ataque aéreo se viera obligado a extinguirse tímidamente al cabo de un tiempo, la reputación del Führer en cuanto a su veracidad sería seriamente cuestionada. Podemos estar seguros, pues, de que continuará mientras tenga capacidad para hacerlo. [...]
También hay que recordar que todos los aparatos y pilotos que son derribados sobre nuestra isla o sobre los mares que la rodean son destruidos o capturados, mientrs que una considerable proporcion de nuestros aparatos, así como de nuestros pilotos, se salvan y en muchos casos vuelven pronto al combate. Creemos que podremos continuar este enfrentamiento aéreo indefinidamente y durante tanto tiempo como el enemigo desee, y cuanto más dure más rápidamente nos acercaremos, primero a la igualdad y luego a la superioridad aérea, de la cual depende en gran medida el resultado de la guerra.
Todos los hogares de nuestra isla, de nuestro Imperio y de hecho todo el mundo, excepto en las moradas de los culpables, expresan su gratitud hacia los aviadores británicos que, impávidos ante las probabilidades, incansables en su reto continuado y en el peligro de muerte, están volviendo la marea de la Guerra Mundial gracias a sus proezas y a su dedicación. Nunca tantos, en la historia de los conflictos humanos, debieron tanto a tan pocos.

En realidad, Churchill tenía planteado pronunciar la frase como la había concebido unos días antes: Nunca tantos, en la historia de la humanidad, debieron tanto a tan pocos, pero un general que lo acompañaba en un coche mientras ensayaba su discurso le dijo: ¿Y qué hay de Jesús y sus discípulos? Y entonces Churchill modificó la frase.

Submarinos alemanes hundieron un carguero griego (Leonidas M Valmas) y otro panameño (Tuira) en el Atlántico. Un submarino británico hundió otro alemán cerca de la costa francesa. Un crucero alemán hundió un carguero británico (Turakina) cerca de Nueva Zelanda. Esa noche los alemanes bombardearon Abeerdeen, Bristol y Gales del Sur.

Durante la guerra civil, España se había convertido en uno de los mayores focos de radicalización de los comunistas europeos. Franco había hecho al país el inmenso favor de limpiarlo de comunistas radicales (al precio, eso sí, de "limpiarlo" de muchos otros infelices y de "regalarle" una dictadura nacional-católica vitalicia). Sin embargo, muchos de estos comunistas radicales españoles seguían "disponibles" en Francia y en numerosos países sudamericanos, donde se habían exiliado. Uno de ellos era Ramón Mercader. Como buen comunista, era capaz de creer a pies juntillas cualquier estupidez que le dijeran sus camaradas, como por ejemplo que León Trotski, responsable de la muerte de más burgueses y campesinos que casi cualquier otro comunista, antiguo terror de los pobres infelices obligados a militar por la fuerza en el Ejército Rojo, con méritos sobrados, en suma, para ser tenido como modelo de comunista, era en realidad un fascista, traidor, que debía ser asesinado. Desde el año anterior estaba en México llevando a cabo tareas de recogida de información, pero tras el fracaso del intento de asesinato de mayo, la NKVD le encargó a él un segundo intento. Tras hacerse "amigo" de su correligionario, ese día logró quedarse a solas con él en su casa y le clavó un piolet en la nuca. No obstante, Trotski, entre espasmos y convulsiones, tardaría doce horas en morir (ya el 21 de agosto). Los guardaespaldas de Trotski entraron en la habitación y dieron una paliza a Mercader antes de entregarlo a las autoridades, ante las que se identificó como Jacques Monard (supuestamente hijo de un diplomático belga) y con ese nombre sería condenado poco después a 20 años de cárcel.

Las juventudes hitlerianas talaron el Árbol de la Libertad, que se había plantado en Saverne cuando Alsacia fue devuelta a Francia, tras la Primera Guerra Mundial.

Ese día se firmaron los Acuerdos de Craiova, por los que Rumanía devolvía a Bulgaria 7.000 km2 de terreno con un 25% de población rumana.

Un crucero alemán hundió un carguero británico (Anglo Saxon) en el Atlántico y luego ametralló a los supervivientes. Murieron 34 de sus 41 tripulantes.

A las 3:30 del 22 de agosto un avión alemán lanzó una bomba en Harrow, al noroeste de Londres, la primera en caer en el Área de Defensa Civil de Londres. Una fábrica de aviones en Filton resultó gravemente dañada por 16 toneladas de bombas. Un carguero canadiense (Thorold) resultó hundido cerca de Irlanda.

Un submarino alemán hundió un carguero noruego (Keret) en el Atlántico. La aviación británica hundió un submarino italiano (Iride) ante la costa de Libia.

El 23 de agosto un destructor británico (HMS Hostile) chocó contra una mina cerca de Túnez y tuvo que ser hundido.

El rey Jorge VI ordenó que se retirara todo título británico a cualquier alemán o italiano que los poseyera. Eso "afectó" entre otros al rey Víctor Manuel III de Italia (hasta entonces miembro de la Orden de la Jarretera) y a Benito Mussolini (hasta entonces miembro de la Orden de Bath).

Un mercante británico (Severn Leigh) fue hundido por un submarino alemán en el Atlántico, y otros dos por la aviación (Llanishen y Makalla). Esa noche unos 200 bombarderos atacaron una fábrica de neumáticos en Birmingham, que resultó seriamente dañada.

El 24 de agosto se retomaron las negociaciones entre Rumanía y Hungría, pero al constatar que no había ningún cambio desde el último intento, los húngaros se levantaron de la mesa. Los rumanos estaban dispuestos a cecer 25.000 km2 de territorio, pero los húngaros reclamaban más del doble.

Submarinos alemanes hundieron cuatro cargueros británicos en el Atlántico (Brookwood, Cumberland, La Brea y Saint Dunstan). Un crucero alemán hundió otro (King City) en el océano Índico. Los bombardeos alemanes sobre Gran Bretaña se intensificaron. Ese día hubo 100 muertos en Porstsmouth y por la noche fueron atacadas varias áreas industriales en las afueras de Londres. Algunas bombas cayeron en Oxford Street, en pleno centro de Londres. Es probable que fuera un error, y que algunos pilotos alemanes hubieran perdido el rumbo y no supieran dónde estaban bombardeando, pues unas semanas atrás Hitler había dado una orden expresa de que bajo ningún concepto se bombardeara Londres salvo que él mismo lo autorizara. El caso fue que Churchill consideró que el ataque había sido deliberado y, furioso, el 25 de agosto ordenó bombardear Berlín como respuesta.

Un ataque combinado de la aviación y submarinos hundió seis barcos de un convoy británico en el Atlántico (Athelcrest, Empire Merlin, Fircrest, Harpalyce, Pecten y Stakesby). Otros submarios hundieron tres más (Blairmore, Jamaica Pioneer y Yewcrest).

Esa noche aviones alemanes bombardearon el centro de Birmingham provocando 25 muertos, pero la acción aérea más notable tuvo lugar lejos de allí, pues 81 bombarderos británicos fueron enviados contra objetivos industriales en las afueras de Berlín. Intencionadamente o no, algunas bombas cayeron sobre una zona residencial, donde provocaron unos pocos muertos. En realidad los daños fueron mínimos, salvo en el orgullo de Hermann Göring, que hasta entonces había alardeado una y otra vez de que Berlín nunca sería bombardeada.

La situación alrededor de Rumanía era cada día más tensa. La URSS estaba concentrando tropas en la frontera con Rumanía, y Hungría estaba haciendo lo mismo, si bien Pál Teleki, el primer ministro húngaro, estaba jugando de farol. Su intención era que Rumanía cediera por temor a una intervención alemana, pues la posibilidad de una guerra con Rumanía se consideraba muy arriesgada, e incluso la intervención alemana era considerada por Teleki como "una pesadilla". Por su parte, el 26 de agosto Hitler ordenó que una división alemana estuviera dispuesta para ocupar los campos petrolíferos rumanos en caso de que estallara un conflicto.

La aviación alemana bombardeó la costa oriental de Irlanda (país neutral). El gobierno irlandés protestó ante Alemania. Otro ataque aéreo cerca de la costa oriental británica hundió dos cargueros (Cape York y Remuera). Un submarino italiano hundió otro carguero británico (Ilvington Court) en el Atlántico.

Los gobernadores del Chad y de Nigeria reconocieron a de Gaulle como la máxima autoridad francesa. De Gaulle había enviado a África al general Philippe François Marie Leclerc de Hauteclocque, y el 27 de agosto logró organizar un golpe de Estado no violento que puso al Camerún  del lado de la Francia Libre. Desde ese momento se hizo llamar simplemente Leclerc (su cuarto nombre, no su apellido) para no comprometer a su mujer ni a sus hijos, que residían en Francia.

Submarinos alemanes hundieron un mercante armado británico (HMS Dunvegan Castle), un carguero noruego (Eva) y otro griego (Theodoros T). El crucero alemán Pinguin había pasado al océano Índico, donde hundió un petrolero británico (British Commander), otro noruego (Filefjell) y un carguero también noruego (Morviken).

Hitler tuvo que rendirse ante la testarudez de los húngaros y los rumanos y, aunque su intención había sido dejar que resolvieran entre ellos sus discrepancias, el 28 de agosto envió a Ribbentrop a reunirse en Viena con Galeazzo Ciano (el ministro de Asuntos Exteriores italiano) y sus colegas húngaro y rumano para tomar cartas en el asunto.

Tras una rebelión en Brazzaville, el Congo Francés reconoció la Francia Libre de de Gaulle. La única colonia en la zona que seguía siendo leal a Vichy era Gabón.

Un judío polaco fue fusilado en Burdeos por los alemanes por haber abucheado durante un desfile militar por las calles de la ciudad.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Kyno) y otro finlandés (Elle) en el Atlántico. Un submarino británico hundió un carguero italiano (Famiglia) cerca de la costa libia.

El 29 de agosto Alemania se disculpó formalmente por el bombardeo en la costa irlandesa. En las costas de Irlanda del Norte, un submarino alemán hundió un carguero sueco y tres británicos (Alida Gorthon, Astra II, Dalblair y Empire Moose) y dañó un quinto.

Lluís Companys fue entregado a las autoridades españolas.

Ese día se produjo el primer encuentro en Viena entre los ministros alemán, italiano, húngaro y rumano. Teniendo en cuenta que no era ningún secreto que la Wehrmacht estaba preparada para intervenir en caso de que no hubiera acuerdo, la predisposición para negociar de todas las partes fue máxima. Alemania propuso una nueva frontera que contaba con la aprobación de Hitler, pensada para contentar parcialmente a Hungría sin hundir a Rumanía. El ministro rumano presentó algunas objeciones, pero fueron refutadas con un argumento irrefutable: sus opciones eran aceptar la propuesta de Hitler o enfrentarse a una guerra con Hungría, que recibiría el apoyo de Alemania e Italia. Por el contrario, si aceptaba, Alemania se comprometería a garantizar la integridad del territorio rumano restante. Así, el 30 de agosto se firmó el Segundo Arbitraje de Viena. El ministro rumano tuvo que ser reanimado para firmar, porque se había desmayado al ver el mapa con la nueva frontera. Hungría se quedaba casi con la mitad de Transilvania (bastante menos de lo que los húngaros habían ambicionado). El mapa muestra el territorio cedido a Hungría, el cedido a Bulgaria en virtud de los acuerdos de Craiova y el ocupado previamente por la Unión Soviética.

Pero si a alguien le gustó menos el arbitraje que a los rumanos, fue al Kremlin, que no tuvo opción de participar en él, y contra quien claramente iba dirigida la cláusula por la que Alemania se comprometía a garantizar la integridad territorial de Rumanía. La popularidad del regente húngaro, Miklós Horthy, creció considerablemente, pero tuvo que hacer algunas concesiones a Alemania, como la liberación de algunos fascistas presos, entre ellos Ferenc Szálasi, que pudo reorganizar su Partido de la Cruz Flechada. El punto más hábil de la diplomacia alemana fue que tanto Hungría como Rumanía quedaron convencidas de que tenían muchas posibilidades de que el arbitraje fuera revisado en un futuro próximo en beneficio propio si contentaban lo suficiente a Hitler, por lo que en lo sucesivo ambos países competirían en varias ocasiones por ver quién le hacía más la pelota al Führer. En particular, Rumanía consintió en que tropas alemanas protegieran sus campos petrolíferos (lo que suponía una garantía ante la amenaza soviética) y Hungría consintió en que el ejército alemán atravesara su país para acceder a Rumanía.

En Cambridge murió el físico británico Sir Joseph John Thomson, el descubridor del electrón.

Maureen O'Hara estrenó Bailar es mi destino, que no obtuvo buenas críticas, al igual que Doble sacrificio, un remake de una película de Cukor cuyo papel había interpretado en su día Katharine Hepburn.

Japón envió a Francia una propuesta por la que las fuerzas japonesas debían ser autorizadas a trasladarse y acampar en la Indochina Francesa mientras durara la guerra contra China.

Al menos 87 personas fueron asesinadas ese día por los nazis en el bosque de Palmiry. En los últimos seis meses, unos 2.200 enfermos mentales habían sido gaseados en un hospital cercano a Łódź.

Ese día fue inaugurado el BETASOM, la primera base de submarinos italiana en Burdeos (la letra griega beta hacía referencia a la B de Burdeos y SOM era la inicial de sommergibile). Su misión sería patrullar el Atlántico Sur.

Un submarino alemán hundió dos cargueros británicos (Chelsea y Mill Hill) y uno noruego (Norne). Otro hundió un carguero griego (San Gabriel)

Finalmente, Hitler autorizó que Londres fuera bombardeado, y así sucedió esa misma noche.

El 31 de agosto llegó a Londres el general Georges Catroux, que tras haber sido destituido como gobernador de la Indochina Francesa por el gobierno de Vichy había preferido unirse a de Gaulle. Éste no se encontraba en Londres en ese momento, sino en Dakar.

En Bucarest estaban teniendo lugar grandes manifestaciones de protesta, en las que se pedía la dimisión del gobierno y que se tomaran medidas para recuperar Transilvania y el resto de territorios perdidos recientemente. La Guardia de Hierro contribuía a la agitación, mientras Horia Sima tramaba un golpe de Estado. En este contexto, el general Ion Antonescu abandonó el monasterio en el que estaba recluido, tal vez ayudado por Iuliu Maniu, que no tardó en reunirse con él para discutir cómo hacer frente a la difícil situación política.

Carlos Arroyo del Río tomó finalmente posesión como presidente de Ecuador.

Un submarino alemán hundió un transatlántico neerlandés en el Atlántico (Volendam), pero la evacuación se realizó muy eficientemente y sólo murió uno de los 878 pasajeros y tripulantes). Otros submarinos hundieron dos cargueros británicos (Bibury y Har Zion) y otro belga (Ville de Hasselt).

Esa noche Londres sufrió un nuevo bombardeo, al igual que numerosos campos de aviación británicos. Una flotilla británica estaba minando una zona ante las costas neerlandesas cuando recibieron el aviso de que se acercaba una flota alemana y se les ordenó interceptarla. Entonces uno de los barcos (Express) ntró en una zona que acababa de ser minada, de modo que no estaba señalizada en sus mapas. Chocó contra una mina que le produjo daños graves, con 90 muertos o heridos. Un destructor que acudió en su auxilio (HMS Esk) también chocó contra una mina y murió toda su tripulación excepto un marinero. Otro destructor (Ivanhoe) acudió a hacerse cargo de los heridos del primer barco y sufrió el mismo destino. Hubo 53 muertos, y casi toda la tripulación restante resultó herida. Algunos botes salvavidas llegaron a la costa neerlandesa, y sus ocupantes fueron apresados por los alemanes. Ya el 1 de septiembre, varios barcos acudieron a remolcar los barcos dañados y uno de los barcos de escolta sufrió también un impacto de mina durante el viaje de regreso, aunque los daños fueron leves. En total el balance fue de unos 300 muertos y 100 heridos o capturados por los alemanes.

Un submarino alemán hundió un carguero griego (Efploia) en el Atlántico.

A partir de ese día, todos los judíos en Alemania debían llevar bien visible en su ropa una estrella amarilla para ser identificados como tales.

Los italianos capturaron Buna en Kenia.

El 2 de septiembre los Estados Unidos y Gran Bretaña firmaron un acuerdo por el que la Armada de los Estados Unidos transfería a la Armada Británica y a la Armada Canadiense 50 viejos destructores a cambio de la instalación de bases estadounidenses en Terranova, Nueva Escocia, las Bermudas y en otros puntos del Caribe por un periodo de 99 años. Para acallar a los posibles objetores, el jefe de las operaciones navales estadounidense certificó que los destructores no eran necesarios para la defensa de los Estados Unidos. Todos habían sido construidos al final de la Primera Guerra Mundial y existen discrepancias sobre la utilidad que tuvieron para Gran Bretaña, pero el acuerdo tuvo sobre todo un impacto psicológico, tanto en la moral de los combatientes aliados, que vieron a los Estados Unidos como un apoyo fundamental, como en Alemania e Italia, en los que cundieron algunos nervios al conjeturar que era un primer paso para la entrada de los Estados Unidos en la guerra.

Tahití reconoció el gobierno de de Gaulle.

Un submarino alemán hundió un barco mercante británico (Thornlea) y otro belga (Ville de Mons) en el Atlántico. Un crucero alemán hundió otro (Cymbeline) cerca de las islas Cabo Verde. Un submarino británico hundió un barco alemán de transporte de tropas (Pionier) cerca de la costa danesa.

Esa noche los británicos pusieron en marcha la Operación Dríada, una nueva incursión sobre las Islas del Canal. Esta vez el objetivo era fácil de localizar, pues se trataba de un faro. Poco antes de la medianoche, 12 soldados desembarcaron en la isla de Alderney y, ya el 3 de septiembre, llegaron hasta el faro sin contratiempos, donde capturaron a la guarnición de siete soldados alemanes que se encontraba allí. La mayoría estaban durmiendo, el que estaba a cargo del fanal se desmayó al ver a los británicos. Después de destrozar la radio, arrojar al mar algunas armas y apoderarse de algunos libros de códigos, diarios, etc., los doce soldados más los siete prisioneros (varios de ellos en pijama) se subieron a un bote con capacidad para diez personas y alcanzaron el barco que a las 4:00 llegaba a Portland. Los comandos británicos empezaban a tener cierta eficiencia. El faro estaba tan aislado que los alemanes tardaron unos días en enterarse de lo que había pasado.

La teoría de Göring de que la RAF estaría acabada en unas semanas estaba fallando ostensiblemente, y Hitler tuvo que posponer sus planes de invadir Gran Bretaña.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Ulva) cerca de las costas de Irlanda. Un submarino británico hundió un carguero alemán (Tropic Sea) cerca de la costa atlántica española.

El primer ministro eslovaco, Vojtech Tuka hizo que el Parlamento aprobara una ley constitucional por la que el gobierno quedaba autorizado a hacer lo que fuera necesario para exluir a los judíos de la vida económica y social del país (de la vida política no hacía falta, porque ya había legislación al respecto).

Ese día empezaron las negociaciones en Hanoi entre Francia y Japón sobre la petición japonesa de tener acceso a Indochina durante la guerra contra China. El gobierno de Vichy pidió a Alemania que interviniera para moderar las exigencias japonesas, pero Alemania no hizo nada al respecto.

Rumanía seguía sumida en la inestabilidad política. Varias células de la Guardia de Hierro trataron de apoderarse de los gobiernos locales de varias ciudades, pero fracasaron. Algunos consejeros del rey Carlos II le sugirieron que nombrara primer ministro al general Ion Antonescu, a lo que el monarca se mostró reticente.

El 4 de septiembre Antanas Smetona, el ex presidente lituano, solicitó un visado a la embajada estadounidense en Berlín, que le fue concedido a condición de que mientras permaneciera en territorio estadounidense no sería considerado como representante de ningún Estado o gobierno.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Titan) y otro irlandés (Luimneach) en el Atlántico. Varios torpederos hundieron cuatro cargueros británicos (Corbrook, Fulham V, Joseph Swan y New Lambton) y uno neerlandés (Nieuwland).

Esa noche, un miembro de la camarilla del rey Carlos II de Rumanía se entrevistó con el embajador alemán en Bucarest y le pidió que telefoneara a Carlos II para decirle que el III Reich quería a Antonescu de primer ministro. El embajador aceptó y el 5 de septiembre Antonescu era nombrado primer ministro. Más aún, el rey abolió la constitución, disolvió el Parlamento y transfirió a Antonescu buena parte de sus poderes dictatoriales. Carlos II ordenó a Antonescu que disparara sobre los manifestantes que pedían su abdicación ante el palacio, pero Antonescu se negó a obedecer tal orden. Mientras tanto el ejército húngaro, con la presencia del regente Miklós Horthy, entraba en Transilvania.

La aviación alemana incendió depósitos de petróleo en Thameshaven. Las llamas podían verse desde Londres.

Después de enterarse de un complot tramado por miembros de la camarilla real para aserinarlo, esa noche Antonescu sugirió al rey Carlos II que abdicara en su hijo Miguel, que tenía ya 19 años. Ya en la madrugada del 6 de septiembre, con cañones sonando cerca del palacio real, amenazado de muerte, Carlos II abdicó. Ese día Antonescu ordenó el arresto de la población judía y su envío a campos de concentración.

La emisión para Francia de la BBC popularizó el eslógan que, con la música de "la cucaracha" cantaba: "Radio-Paris ment, Radio-Paris ment, Radio-Paris est allemand."

La aviación alemana hundió un mercante británico en el Atlántico (Saint Glen). Un submarino italiano hundió un petrolero griego (Atlas) en el mar Rojo.

Un batallón de infantería japonés violó la frontera de la Indochina Francesa cerca del fuerte de Đồng Đăng. Al parecer fue un acto decidido por los oficiales del batallón, sin haber recibido órdenes superiores, en un intento de forzar al alto mando a adoptar una actitud más enérgica con Francia. A raíz de este incidente, Decoux suspendió las negociaciones.

El 7 de septiembre Carlos II y Magda Lupescu huyeron de Rumanía en un tren con una fuerte protección que protegió al monarca de los ataques de la Guardia de Hierro. Prosiguieron hasta España, de allí pasaron a Portugal y terminaron estableciéndose en México, ya que los Estados Unidos les denegaron la entrada. Unos días más tarde Antonescu descubrió con estupor que Carlos II se había llevado consigo casi la totalidad del tesoro nacional. Todas las gestiones para tratar de que el banco suizo donde el rey había depositado su fortuna devolviera el dinero al país resultaron vanas. Mientras tanto el ejército búlgaro tomaba posesión del territorio conseguido en el tratado de Craiova.

Ese día fue fusilado Pierre Roche, un francés de 19 años que había sido capturado mientras trataba de cortar una línea telefónica. Fue la primera víctima de la resistencia francesa.

Un submarino alemán hundió dos cargueros británicos (José de Larrinaga y Neptunian) y otro noruego (Gro) de un convoy en el Atlántico.

Hitler había decidido un cambio de estrategia en la batalla de Inglaterra. En lugar de tomar como objetivos principales los campos de aviación británicos y otros puntos de valor estratégico, ordenó que los principales esfuerzos debían centrarse en bombardear Londres. Ese mismo día varias oleadas de aviones descargaron sus bombas sobre la capital británica, día y noche. Murió casi un millar de personas. La prensa alemana alemana anunció: Una gran nube de humo se extiende hoy desde el centro de Londres hasta la desembocadura del Támesis. Pensando que este feroz ataque era la señal de una invasión inminente, la RAF bombardeó esa noche diversos puertos y puntos de suministro del canal de la Mancha que podían ser usados en apoyo a una invasión de Gran Bretaña.

En realidad, la decisión de Hitler fue un grave error. La población británica no se amilanó por los bombardeos de Londres, la simpatía por la causa británica creció en todo el mundo, especialmente en los Estados Unidos, pero, sobre todo, el respiro que la Luftwaffe dio a las instalaciones de la RAF y a la industria bélica británica fue muy bien aprovechada para anular los pocos progresos que hasta entonces habían logrado los alemanes en sus intentos de ganar la supremacía aérea. Yendo un paso más atrás en la cadena de acontecimientos, la decisión de Churchill de bombardear Berlín —que podría haberse calificado de temeraria— a largo plazo fue acertada, si no decisiva, para el curso de la guerra.

En Paraguay se estrelló un avión en el que viajaba el presidnete Etigarribia y su esposa. Todos los pasajeros murieron en el acto. La constitución establecía que era el gobierno el que debía nombrar un sucesor en estos casos, pero el jefe de las fuerzas armadas, el general Nicolás Delgado, convocó en su casa una asamblea de autoridades militares y ellos decicieron que el gobierno había decidido nombrar presidente provisional al general Higinio Morínigo.

El 8 de septiembre submarinos alemanes hundieron dos barcos británicos en el Atlántico.

Pasaba ya un mes de la fecha que Mussolini había dado a Rodolfo Graziani para atacar Egipto desde Libia. Graziani había retrasado la operación argumentando que sus tropas no estaban debidamente preparadas, pero finalmente consideró que había llegado el momento adecuado para actura. Entre los indicios más claros que aconsejaban esta medida se encontraba que Mussolini había amenazado con relevarlo del mando si no hacía algo ya mismo.

Un crucero alemán hundió un carguero griego (Antonios Chandros) en el Atlántico Sur.

El ejército húngaro seguía avanzando por la porción de Transilvania cedida por Rumanía. El 9 de septiembre, por algún motivo, una parte de los soldados se desviaron del curso principal de avance y entraron en el pueblo de Treznea, donde empezaron a disparar indiscriminadamente a sus habitantes. Las fuentes húngaras hablan de 87 muertos rumanos y 6 judíos, aunque las fuentes rumanas elevan bastante esa cifra.

La aviación italiana bombardeó la Palestina británica, matando a 137 personas. Otros grupos de aviones atacaron posiciones británicas en Egipcio para facilitar una invasión desde Libia. Los británicos respondieron bombardeando Tobruk y otras ciudades cercanas. El avance italiano por tierra fue un desastre. Una división completa y varios tanques se perdieron al entrar en campos minados por los británicos.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Mardinian) y otro griego (Possidon). Otros dos (Baronesa y Minnie de Larrinaga) fueron hundidos por la Luftwaffe en el puerto de Londres. Un crucero alemán hundió un petrolero británico (Athelking) en el océano Índico.

La resistencia francesa estaba extendiendo cada vez más sus operaciones de sabotaje, hasta el punto que el 10 de septiembre el gobernador militar de la Francia ocupada, el general Otto von Stülpnagel anunció que cualquiera que fuera apresado realizando o planeando actos de sabotaje sería fusilado inexorablemente.

Hitler tuvo que retrasar aún más la fecha prevista para la invasión de Gran Bretaña.

Esa noche cayó una bomba sobre el palacio de Buckingham, pero los reyes británicos se negaron a abandonar la capital, a pesar de que se les había aconsejado marchar a Canadá.

Un crucero alemán hundió un carguero británico (Benarty) en el Atlántico Sur.

Mario Florentino Alfonso Moreno Reyes era un actor cómico mexicano de 29 años que llevaba ya cinco protagonizando películas (tanto largometrajes como cortometrajes) en la mayoría de las cuales interpretaba a un personaje conocido como Cantinflas. Hasta el momento había tenido un éxito discreto, pero el 11 de septiembre saltó a la fama con el largometraje Ahí está el detalle, considerada como una de sus mejores películas. Ese mismo año estrenó tres cortometrajes titulados Cantinflas boxeador, Cantinflas y su prima y Cantinflas ruletero.

Churchill pronunció un discurso por radio en el que afirmó que si la invasión alemana tenía que producirse, no podría retrasarse mucho, por lo que todos los hombres y mujeres tenían que estar preparados para cumplir con su deber con especial orgullo y cuidado. La popularidad del primer ministro era enorme. Siempre acudía en persona a conocer los daños de los bombardeos, y siempre tenía palabras de ánimo y esperanza para todos. La actividad de los reyes en este sentido también fue muy bien valorada.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Albionic y Harpenden) y otro neerlandés (Maas) en el océano Atlántico.

Un granjero francés llamado Louis Lallier fue fusilado por sabotaje en Epinal y el 12 de septiembre un mecánico llamado Marcel Rossier sufrió el mismo destino en Rennes.

El Pinguin hundió un carguero británico (Benavon) en el océano Índico.

La invasión italiana de Egipto se había convertido en una invasión británica de Libia, pero el 13 de septiembre los italianos lograron retomar el fuerte Capuzzo en Libia y empezaron de nuevo bombardeando Musaid, en la frontera egipcia. También atacaron un aeropuerto británico en Sollum, que finalmente tomaron. Los británicos (muy escasos en número) pudieron contener el avance en el fronterizo Paso de Halfaya, pero por la noche empezaron a retirarse.

El rey Jorge VI de Gran Bretaña y su esposa, la reina Isabel estuvieron a punto de morir a causa de otra bomba que cayó en un patio del palacio de Buckinghan en el que se encontraban. La capilla real fue completamente destruida. Se hicieron famosas las declaraciones de la reina, que dijo: Me alegro de que hayamos sido bombardeados, ahora siento que puedo mirar cara a cara a East End (el barrio londinense que más había sufrido las bombas alemanas). La RAF bombardeó varios puertos del canal de la Mancha. En Ostende hundieron 80 barcazas.

Los húngaros completaron la ocupación de sus nuevas posesiones en Transilvania. se día mataron a 159 rumanos en la ciudad de Ip, tal vez como respuesta a la muerte de cuatro soldados húngaros por una granada.

El 14 de septiembre Ion Antonescu convirtió el reino de Rumanía en el Estado Nacional Legionario, adoptó el título de Conducător (caudillo) y nombró a Horia Sima vice primer ministro, a la vez que lo reconocía como la máxima autoridad en la Guardia de Hierro, que ahora se convertía en el partido único oficial.

Hitler mantuvo una reunión con su Estado Mayor, aunque Göring estaba ausente en Francia. El Führer preguntó a su sustituto si habría que abandonar el intento de invadir Gran Bretaña, pero el general Hans Jeschonnek, de la Luftwaffe, pidió una última oportunidad para derrotar a la RAF y solicitó autorización para bombardear zonas residenciales británicas para causar pánico en masa. Hitler se negó, pero también se negó a cancelar la invasión que, eso sí, fue pospuesta una vez más. Consideraba que si se cancelaba la invasión los británicos terminarían enterándose, y eso aumentaría su tenacidad.

La RAF lanzó un fuerte bombardeo sobre Amberes.

Los comunistas chinos pasaron de unas exitosas operaciones de sabotaje a atacar frontalmente a las fuerzas japonesas.

El 15 de septiembre Alemania lanzó el mayor ataque aéreo jamás visto sobre la ciudad de Londres, con 500 bombarderos y 620 cazas de escolta. Su intención era atraer a la RAF hacia una batalla de aniquilación. Los primeros ataques menores se produjeron poco después de la medianoche, seguidos de otros a las 0:50 y a las 2:00. Una bomba cayó en una iglesia y dejó 14 muertos y 26 heridos. Un primer ataque masivo tuvo que posponerse por el mal tiempo. Otras pequeñas formaciones bombardearon Cardiff, Bootle, Leicester y Ipswich. Los aviones británicos no sólo se empleaban en repeler los ataques (que causaron bajas significativas a los alemanes), sino que, ante la posibilidad de que fueran el preludio de una invasión, se realizaron 92 salidas hasta Bolonia, Calais, Ostende, Dunkerque, Amberes y los campamentos alemanes en Bruselas.

A las 8:00 se produjo el primer combate diurno, si bien los ataques no fueron de gran intensidad hasta que a las 10:30 los radares británicos detectaron la primera concentración masiva de aviones enemigos. El mayor problema era que el radar no distinguía los cazas de los bombarderos. Los bombarderos tenían que ser interceptados, los cazas no eran relevantes (salvo por que protegían a los bombarderos). El contraataque británico fue efectivo: los alemanes perdieron bastantes aviones 81 aviones. Sobre las 13:00 empezaron a retirarse hacia Francia, muchos de ellos con daños graves. Pero antes incluso de que los aviones que regresaban hubieran aterrizado, despegó una nueva oleada. A las 13:45 fueron detectados por los radares, que dieron una primera estimación de unos 225 aviones (en realidad eran 475). Churchill estaba presente desde el primer momento en la sala de operaciones. En un momento dado vio que todas las fuerzas británicas estaban sobre el mapa de situación, y preguntó a uno de los oficiales que dirigía el combate: ¿Qué otras reservas tenemos? y la respuesta fue: Ningunas. No obstante, algunos aviones recibieron órdenes de retirarse apenas después de haber despegado, probablemente para organizar una reserva. En total, unos 600 aviones iban a enfrentarse sobre el cielo británico. Nuevamente, la reacción británica fue eficiente. Cuando los cazas alemanes tuvieron que retirarse por falta de combustible, abandonaron a algunos bombarderos que se habían dispersado y, anque trataron de esconderse entre las nubes, todos fueron abatidos.  En total, la Luftwaffe había perdido 33 aviones, la RAF 15, aunque otros 21 habían recibido daños. Al anochecer se produjeron algunos ataques menores adicionales.

El balance completo del día puede calificarse de victoria británica, si bien la ventaja no fue excesiva, los británicos exageraron notablemente sus resultados y la prensa estadounidense hablaría al día siguiente de "El día de la Batalla de Inglaterra", en el que nada menos que 185 aviones enemigos habían sido derribados derribados. El caso fue que la propaganda hinchada fue más importante que la realidad, en cuanto que aumentó la confianza del mundo entero sobre las posibilidades de victoria de los británicos. Por su parte, del hecho de que los británicos habían dejado de responder a unos pocos ataques alemanes, Göring dedujo que la RAF había concentrado todos sus efectivos en Londres, por lo que la resistencia que había demostrado a lo largo del día era en realidad su último y extremo esfuerzo, aunque nada de eso tenía fundamento.

Submarinos alemanes hundieron un carguero griego (Alexandros), otro canadiense (Kenordoc), otro británico (Empier Volunteer) y un barco de la escolta (HMS Dundee) de un convoy británico en el Atlántico. Otro submarino hundió otro carguero noruego (Hird) de otro convoy y la aviación alemana hundió otro carguero británico más (Nailsea River).

Léon Blum cayó finalmente en poder de la policía francesa.

En Egipto, los británicos se retiraron a Alam Hamid, destruyendo la carretera tras ellos. El 16 de septiembre se retiraron hasta Alam el Dab. Aviones británicos hundieron cuatro barcos italianos en el puerto libio de Benghazi.

Por primera vez en los Estados Unidos se aprobaba una ley de alistamiento obligatorio en tiempo de paz. Todos los varones entre 21 y 35 años debían alistarse. Entonces eran clasificados según sus aptitudes y posibilidades, y de entre ellos se sorteaba un cupo que debía prestar obligatoriamente 12 meses de servicio militar. Cualquiera podía objetar razones de conciencia para no participar en combates.

Ion Antonescu ordenó que los judíos retenidos en los campos de concentración rumanos empezaran a ser deportados a Alemania en grupos de mil. Los que no pudieran realizar el viaje debían ser ejecutados. Se conocen casos de mujeres judías que fueron violadas.

La aviación alemana hundió un carguero (City of Mobile) y un barco de transporte de tropas británico (Aska) en el mar de Irlanda. Otro más (Bibury) fue hundido por un crucero alemán cerca de las islas Cabo Verde.

Por la noche los italianos tomaron el puerto de Sidi Barrani, en Egipto. Estaban a menos de 100 km de la frontera con Libia y muy lejos de las guarniciones británicas principales, pero, a pesar de que los planes originales habían sido ocupar el canal de Suez, lo cierto es que Graziani ordenó a sus soldados levantar defensas en el lugar y ya no avanzó más.

Ese día se estrenó con gran éxito en Moscú el Concierto para violín de Jachaturián.

El 17 de septiembre los nazis asesinaron a unos 200 polacos en el bosque de Palmiry.

Hitler decidió cancelar indefinidamente la operación León Marino, es decir, la invasión de Gran Bretaña. Como consecuencia, la flota que había estado concentrándose cerca de las costas británicas recibió órdenes de dispersarse para evitar la sobreexposición a los bombardeos británicos. Los británicos captaron ese mismo día las instrucciones al respecto que fueron enviadas al respecto y pudieron descifrarlas. Mientras tanto, la aviación británica destruía 84 barcazas en Dunkerque.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Crown Arun y Tregenna). La aviación británica hundió un destructor italiano (Borea) y dos cargueros (Gloria Stella y Maria Eugenia) cerca de la costa libia. Un submarino italiano hundió un carguero español (Cabo Tortosa) cerca de la costa portuguesa.

El 18 de septiembre un ataque de la Luftwaffe con 70 bombarderos sufrió un número de bajas insostenible a largo plazo. Los ataques diurnos fueron reduciéndose gradualmente. Entre los pilotos alemanes se hacía cada vez más frecuente la "Enfermedad del Canal", una forma de fatiga nerviosa que obligaba a dispensarlos del servicio y que estaba creando graves problemas para sustituirlos por nuevos pilotos suficientemente preparados.

Un submarino británico hundió dos cargueros británicos (Magdalena y Marina) un barco de pasajeros (City of Benares) que transportaba 90 niños evacuados a Canadá. Los botes salvavidas fueron rescatados 24 horas después por un barco de guerra británico, pero la mayoría de los niños había muerto.

La RAF bombardeó varios puertos franceses y hundió en ellos dos cargueros alemanes (Dunkerquois y Johann Blumenthal) y un torpedero.

La Royal Navy estableció un bloqueo de la Somalia francesa.

El general Nishihara presentó un ultimátum a Decoux, según el cual el ejército japonés entraría en Indochina cuatro días más tarde hubiera o no hubiera acuerdo con Francia.

Antanas Smetona dejó Berlín para establecerse en Suiza.

Por esas fechas se sabía poco de lo que sucedía en los campos de concentración alemanes. Se pensaba que no eran más que grandes prisiones, y un militar polaco, miembro de una de las organizaciones de resistencia, se prestó voluntario a infiltrarse en uno de ellos. Se llamaba Witold Pilecki, pero le prepararon documentación falsa con el nombre de Tomasz Serafiński. El 19 de septiembre se dejó capturar durante una redada en Varsovia junto con otros 2.000 civiles.

La RAF hundió casi 200 barcazas alemanas en Dunkerque.

El 20 de septiembre un barco de guerra alemán hundió en el océano Índico un barco mercante y de pasajeros francés bajo control británico. La tripulación y el pasaje fueron hechos prisioneros. En total, fueron capturadas 63 personas, que fueron reunidas con otros prisioneros tomados de otros barcos hasta un total de 200 personas, que terminaron encarcelandos en el África Oriental Italiana.

Un submarino alemán hundió un carguero panameño (Boka), dos británicos (City of Simla y Empire Adventure) y un barco de procesamiento de pescado (New Sevilla) de un convoy británico que viajaba por el Atlántico. Un crucero alemán hundió un barco de pasajeros británico (Commisaire Ramel) en el océano Índico. La aviación italiana hundió un carguero británico (Bhima) en el mar Rojo.

Después de dos días de tortura en los cuarteles de la Wehrmacht, el 21 de septiembre Witold Pilecki fue trasladado a Auschwitz, donde organizó la Unión Clandestina de Organizaciones Militares, que se encargó de distribuir alimentos y ropa, organizar redes de inteligencia y entrenar a grupos para reaccionar en caso de que la resistencia polaca o los aliados atacaran el campo. Pronto empezaron a llegar a Varsovia informes de lo que estaba sucediendo en Auschwitz.

Un submarino alemán detectó un convoy británico con poca escolta al oeste de las islas británicas, avisó por radio a otros submarinos, y entre todos lograron hundir once barcos.

El 22 de septiembre, a pocas horas de que venciera el ultimátum Francia y Japón firmaron un tratado por el que Japón recibía autorización a instalar 6.000 soldados en Tonkin, a usar cuatro campos de aviación de la ciudad, y además recibía el derecho a transportar 25.000 soldados a través de Tonkin hasta Yunnan, en China, así como a transportar otra división a China sin destino específico. A las 21:00, una hora antes del vencimiento del ultimátum, el acuerdo fue comunicado a todos los puestos de mando. Sin embargo, los términos establecían que las primeras tropas japonesas llegarían en barco, pero a las 20:00 una división de infantería japonesa cruzó la frontera y se inició un tiroteo con el ejército francés.

Submarinos británicos hundieron un torpedero (Palestro) y un carguero italiano (Provvidenza) en el Mediterráneo.

Esa noche la RAF volvió a bombardear Berlín.

El 23 de septiembre una flota franco-británica se presentó ante el puerto de Dakar, gobernado por la Francia de Vichy. De Gaulle iba en ella, con la intención de convencer a las autoridades de que se pasaran a la Francia Libre o, en caso contrario, de tomar la ciudad por la fuerza. Aviones británicos lanzaron panfletos sobre Dakar, y luego aviones de la Francia Libre aterrizaron en el aeropuerto, pero fueron apresados. Una barca con representantes de de Gaulle trató de entrar en el puerto, pero fue rechazada con disparos. A las 10:00 unos barcos que trataban de abandonar el puerto fueron obligados a retroceder con salvas de advertencia. La artillería del puerto abrió fuego sobre la flota británica y se inició el combate. Dos submarinos franceses resultaron hundidos, y un destructor encalló. La flota británica también sufrió daños.

El gobierno de Vichy propuso ese mismo día a Hitler una alianza antibritánica. Pronto empezaron las gestiones para organizar una entrevista entre Hitler y Pétain.

Un submarino británico hundió un carguero aleman (Heimdal) en el mar del Norte.

Los combates en Indochina continuaban. El gobierno francés protestó ante el japonés por la ruptura de los acuerdos que acababan de ser firmados. El 24 de septiembre intervino la aviación japonesa. Mientras tanto, un enviado francés iniciaba unas negociaciones.

También continuaban los combates en Dakar, y la fuerza aérea francesa bombardeó Gibraltar como represalia, si bien causó daños escasos.

Nueva Caledonia reconoció el gobierno de la Francia Libre.

Ese día se firmó el tratado Trujillo-Hull, por el que los Estados Unidos devolvían a la República Dominicana el control sobre sus aduanas a cambio del establecimiento de ciertas garantías de que el país cumpliría con los pagos de su deuda externa.

Berlín sufrió un intenso bombardeo.

El 25 de septiembre Gibraltar fue bombardeado por segunda vez, ahora con más éxito. La flota francesa terminó retirándose de Dakar sin haber logrado su objetivo. La reputación de de Gaulle entre los británicos disminuyó notablemente, pues no había sido capaz de convencer a los militares franceses del África Occidental Francesa para unirse a la causa aliada.

Submarinos alemanes hundieron tres cargueros británicos en el Atlántico (Eurymedon, Mabriton y Sulairia).

Las fuerzas francesas en la estación de ferrocarriles de Lạng Sơn fueron rodeadas por los japoneses y tuvieron que rendirse, no sin antes destruir su artillería.

Joachim von Ribbentrop indicó al embajador alemán en la URSS de que Japón estaba a punto de firmar una alianza con Alemania e Italia, pero que si esto sucedía, debía asegurar al gobierno de Moscú que la intención de Alemania era disuadir con ello a los Estados Unidos de entrar en la guerra, sin ninguna pretensión de atentar contra los intereses soviéticos.

El gobernador alemán de Noruega prohibió todos los partidos políticos en el país excepto la Unión Nacional de Vidkun Quisling.

La aviación británica bombardeó Djibuti, en la Somalia Francesa. El gobernador, Pierre Nouailhetas, instauró un régimen de terror. Todos los europeos sospechosos de complicidad con el enemigo fueron arrestados. Unos 45 fueron condenados a muerte o a trabajos forzados, muchos de ellos in absentia.

El 26 de septiembre tropas japonesas desembarcaron en Dong Tac, al sur de Haiphong, y ocuparon el puerto. En un segundo desembarco llegaron tanques, mientras la aviación japonesa bombardeaba Haiphong. Al atardecer los japoneses ocupaban las zonas de Indochina que se habían propuesto ocupar, y los combates cesaron. En Haipong establecieron 900 soldados y otros 600 marcharon desde allí hasta Hanoi.

54 bombarderos franceses atacaron Gibraltar.

Un submarino alemán hundió tres cargueros británicos (Ashantian, Manchester Brigade y Stratford) y otro noruego (Asgerd). Otro hundió dos cargueros británicos (Corrientes y Darcoila) y otro noruego (Tancred). Un tercer submarino hundió un carguero británico (Coast Wings) y otro sueco (Siljan). El crucero alemán Thor hundió en el Atlántico Sur un barco noruego que transportaba aceite de ballena (Kosmos).

El 27 de septiembre Alemania, Italia y Japón firmaron en Berlín el Pacto Tripartito, con el que el Eje Roma-Berlín se quebraba para formar un Eje Roma-Berlín-Tokio. Las tres potencias declaraban que un requisito para la paz mundial era que cada nación ocupara "su lugar adecuado", y por ello se comprometían a ayudarse mutuamente a lograr ese "lugar" implantando un "nuevo orden", liderado por Alemania e Italia en Europa, y por Japón en Asia. Más concretamente, las tres potencias se comprometían a ayudarse mutuamente en caso de que alguna de ellas fuera atacada por una potencia que no estuviera ya en guerra contra ellas (lo que exceptuaba a Gran Bretaña y a China), pero se mencionaba explícitamente que el pacto no tendría ninguna consecuencia que pudiera afectar a las relaciones con la URSS de las potencias firmantes. Por consiguiente, el principal afectado por el pacto eran los Estados Unidos, que si entraban en guerra con Alemania o con Japón tendrían que luchar en Europa y Asia simultáneamente.

Ese día murió en la cárcel Julián Besteiro, víctima de las malas condiciones sanitarias y de la incompetencia del médico de la prisión.

La policía francesa empezó a elaborar un censo de la población judía.

Submarinos alemanes hundieron un carguero egipcio (Georges Mabro) y otro noruego (Vertvard) en el Atlántico. El 28 de septiembre fueron dos los cargueros hundidos, ambos británicos, uno por un submarino (Empire Ocelot) y otro por la aviación (Dalveen). Por su parte, la aviación británica hundió un petrolero alemán (Shell II) en un río belga y un submarnino hundió un barco de cabotaje italiano en el Mediterráneo.

Vidkun Quisling se convirtió en Jefe de Estado de Noruega.

Tras la firma del Pacto Tripartito, Ribbentrop había insinuado en un discurso que nuevos firmantes serían bienvenidos en un futuro, si bien Italia no compartía esa idea. En cuanto el discurso de Ribbentrop llegó a oídos del embajador húngaro, éste informó al ministro de asuntos exteriores, el cual le dio instrucciones de realizar las gestiones necesarias para que Hungría se sumara lo antes posible, donde "lo antes posible" significaba antes que Rumanía. Sin embargo, el gobierno alemán aseguró al embajador que Ribbentrop no se había referido a una "adhesión formal", sino meramente a "una actitud según el espíritu del pacto", y eso mismo respondió el gobierno italiano. En cualquier caso, el gobierno húngaro envió una nota oficial en la que confirmaba su "adhesión espiritual" al pacto.

Ese día llegaron a Gran Bretaña los primeros destructores estadounidenses. El 29 de septiembre la marina británica bombardeaba la carretera costera de Libia.

Un submarino alemán hundió un carguero británico en el atlántico (Bassa).

El 30 de septiembre submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Heminge y Samala) y otro neerlandés (Haulervijk) en el océano Atlántico. Por otra parte, un destructor australiano hundía un submarino italiano (Gondar) frente a la costa de Egipto.

El 1 de octubre Arnulfo Arias Madrid (hermano de Hermodio Arias Madrid) fue elegido presidente de Panamá, a lo cual ayudó que su oponente renunciara finalmente a su candidatura por los actos de violencia ejercidos contra él y sus seguidores.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Highland Patriot) y un submarino griego hundió otro carguero griego (Aghios Nicolaos) en el océano Atlántico.

Tras el éxito de Sólo los ángeles tienen alas, el departamento de publicidad de la Columbia había empezado a recibir cartas de admiradores de Rita Hayworth, y la reacción de la compañía no se hizo esperar. Ese año estrenó cuatro películas protagonizadas por la nueva estrella: Tú o nadie, Pepita quiere divorciarse, La dama en cuestión y Ángeles sobre Broadway, que fue estrenada el 2 de octubre, coprotagonizada por Douglas Fairbanks Jr. Además había intervenido en Susana y Dios, una producción de la Metro dirigida por George Cukor y protagonizada por Joan Crawford.

La aviación alemana hundió un carguero británico (Latymer) cerca de la costa irlandesa. Un submarino alemán hundió otro (Kayeson) en la misma zona. Destructores británicos hundieron un submarino italiano (Berillo) cerca de la costa egipcia.

El 3 de octubre la Francia de Vichy empezó a promulgar legislación antisemita. Los judíos ya no podían ejercer la abogacía, la medicina, ni ser funcionarios ni profesores universitarios. No podían entrar en cines, salas de espectáculos, museos, bibliotecas, parques públicos, restaurantes, mercados, etc. No podían poseer radios, bicicletas y sólo podían subir al último vagón del metro de París. Sus negocios tenían que ser gestionados a través de intermediarios "arios", que estafaban sistemáticamente a los propietarios. La población francesa reaccionó con indiferencia. De hecho, los alemanes estaban sorprendidos del alto grado de colaboración que prestaba una buena parte de la población francesa. Los agentes de la Gestapo tenían grandes dificultades para hacerse pasar por franceses, pero no les hacía falta, pues ya contaban con más de los 32.000 colaboradores franceses que inicialmente habían estimado que necesitaban para luchar contra la resistencia francesa.

El 4 de octubre Mussolini y Hitler se entrevistaron de nuevo en el Paso del Brennero para tratar sobre el futuro de la guerra. Mussolini tenía la intención de atacar a Grecia, y así se lo insinuó a Hitler, pero éste evitó el tema y afirmó que las potencias del Eje debían evitar cualquier iniciativa que no fuera "absolutamente útil". Hitler no dijo nada sobre su proyecto de atacar a la URSS. Otro tema que surgió fue la posibilidad de que España se uniera al Eje. A este respecto, Hitler se mostró contrario a dar ese paso, pues las exigencias de Franco eran desproporcionadas respecto de lo que podía ofrecer. Además se cuestionaba si Franco tenía la misma fuerza de voluntad para dar que para recibir. Mussolini estuvo de acuerdo: España pedía mucho y no daba nada.

Un mercante italiano embistió y hundió inadvertidamente un submarino británico (HMS Rainbow) en el Adriático. Otro submarino británico hundió un barco de pasajeros italiano (Franca Fassio) en el golfo de Génova.

El 5 de octubre el gobierno japonés se disculpó ante Francia por no haber respetado los términos del acuerdo para el establecimiento de bases en Indochina. Las ciudades bajo control japonés fueron devueltas a Francia y los prisioneros de guerra fueron liberados, pero las fuerzas japonesas que habían entrado en Indochina permanecieron en sus posiciones. De hecho, eran muchas menos de la que el gobierno de Vichy había terminado aceptando (40.000 soldados), pero Japón no quiso de momento tensar demasiado sus relaciones con Gran Bretaña y los Estados Unidos, que habrían visto en ello una amenaza a las colonias británicas de la zona.

Mientras tanto unos 300 comunistas eran arrestados en París.

Un submarino italiano hundió un pesquero armado británico (HMT Kingston Sapphire). El 6 de octubre submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Benlawers) y dos petroleros, uno británico (British General) y otro noruego (Nina Borthen) en el Atlántico.

El 7 de octubre, a petición del general Antonescu, Hitler envió a Rumanía unidades de infantería y de aviación, unos 20.000 soldados en total, con la misión teórica de reorganizar el ejército rumano. En la práctica su misión fue asegurar el control alemán sobre los campos petrolíferos rumanos.

Un submarino alemán hundió un carguero noruego (Touraine) en el Atlántico.

Esa noche la RAF bombardeó Berlín con más intensidad que nunca hasta el momento.

El 8 de octubre de Gaulle llegaba al Camerún.

Churchill afirmó en la Cámara de los Comunes que deseaba "ver a España ocupando el puesto que le corresponde como gran potencia mediterránea y como guía y miembro de la familia de Europa y de la cristiandad", así como que entendía la necesidad que tenía de mantenerse neutral "para reedificar su vida nacional con dignidad, clemencia y honor". Evidentemente, lo que quería decir es que no deseaba ver a España entrando en la guerra del lado de Hitler. La prensa española publicó el discurso, pero omitiendo las referencias a España.

Lord Linlithgow, el virrey de la India, prometió a Nehru que Gran Bretaña convertiría a la India en un Dominio (lo que suponía un alto nivel de autonomía y un paso previo para la independencia plena) al terminar la guerra, pero no dio ningún detalle sobre plazos o la forma en que se llevaría a cabo el proceso.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Confield) en el Atlántico. Un submarino italiano hundió otro submarino que resultó ser también italiano (Gemma).

John Wayne estaba empezando a conseguir mejores papeles. Ese año había protagonizado El mandamiento oscuro, ambientada en la guerra civil, bajo la dirección de Raoul Walsh, y ahora estrenaba Hombres intrépidos, bajo la dirección de John Ford. La segunda tuvo buenas críticas, pero poca recaudación. También había protagonizado un western más convencional y poco después estrenaría Siete pecadores, una comedia dramática coprotagonizada por Marlene Dietrich.

El 9 de octubre Neville Chamberlain se retiró de la política por razones de salud. Winston Churchill fue elegido jefe del Partido Conservador.

Un submarino alemán hundió tres barcos de un convoy británico en el Atlántico, un carguero británico (Graigwen) y dos griegos (Delphin y Zannes Gounaris). La aviación alemana hundió otro carguero británico (Alderney Queen).

Por estas fechas Ribbentrop comunicó al embajador húngaro en Berlín que Hitler había cambiado de idea, y que ahora quería que las naciones amigas se sumaran formalmente al Pacto Tripartito. Poco después telefoneó al conde Ciano para informarle de que Hungría había solicitado firmar el Pacto Tripartito, y pedir su consentimiento. Mussolini aceptó a regañadientes.

El 10 de octubre Hitler inició un gigantesco programa de obras públicas para construir refugios en varias ciudades que protegieran a los civiles y al personal esencial.

Ese día entró en vigor una nueva constitución para Cuba, que había sido elaborada con un gran consenso y que está considerada como una de las constituciones más avanzadas de su época. Recientemente se habían celebrado elecciones presidenciales y el ganador fue Fulgencio Batista, que se había presentado al frente de una coalición que incluía al Partido Socialista de Cuba.

Se suponía que el presidente provisional paraguayo, Higinio Morínigo, debía convocar elecciones en un plazo breve, pero no estaba dando ningún paso en esa dirección. Por el contrario, ante una situación de conflicto social con varios sindicatos, promulgó un decreto que convertía la isla de Peña Hermosa en una prisión militar, es decir, un campo de concentración para paraguayos molestos.

El 11 de octubre una flota británica bombardeó Cherburgo, en Francia. Philippe Pétain habló por radio a los franceses y les sugirió que reconsideraran su visión histórica sobre qué naciones europeas eran amigas y cuáles enemigas.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británico (Port Gisborne y Llanfair) y otro noruego (Bradanger) en el Atlántico.

Ese día había llegado a Malta un convoy británico que llevó suministros desde Alejandría. La flota italiana no había intervenido a causa del mal tiempo. Sin embargo, apenas los barcos salieron de Malta en su viaje de regreso, un avión italiano los detectó y avisó a la flota. Poco después de la medianoche, ya el 12 de octubre, tres torpederos italianos se acercaron inadvertidamente, hacia el sureste de Sicilia, a un crucero británico que se había adelantado en una misión de exploración. El resultado fue que dos de los torpederos resultaron hundidos y el tercero huyó. Después los británicos detectaron dos destructores italianos, uno de los cuales terminó hundido y el otro con graves daños. En total los italianos contaron 325 muertos (entre ellos el capitán del destructor hundido), frente a 13 muertos y 22 heridos británicos.

Submarinos alemanes hundieron un carguero noruego (Davanger), otro británico (Pacific Ranger) y otro canadiense (Saint Malô).

Hitler decidió que la invasión a Gran Bretaña se produciría, a lo sumo, en la primavera del año siguiente.

Ribbentrop comunicó al embajador húngaro de que Italia y Japón habían dado su consentimiento a que su país se uniera al Pacto Tripartito. La única condición que había impuesto el regente Horthy era que Hungría lo firmara antes que Rumanía, condición que Ribbentrop le garantizó.

El primer ministro japonés, Fumimaro Konoe creó la Asociación de Apoyo al Régimen Imperial, la típica organización encargada de que el fascismo impregnara todos los aspectos de la vida social.

El 13 de octubre, la princesa Isabel, la hija de catorce años y heredera del rey Jorge VI de Gran Bretaña, dio su primer discurso por radio en la BBC, dirigido a los niños británicos que habían sido evacuados de las ciudades.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Strangant) y otro estonio (Nora) en el Atlántico.

El 14 de octubre una bomba alemana cayó sobre una estación de metro del sur de Londres. Abrió un boquete al que cayó un autobús de dos pisos. Murieron 66 personas.

Un mercante armado británico (HMS Cheshire) fue hundido en el Atlántico por un submarino alemán, y el 15 de octubre resultaron hundidos tres cargueros británicos (Bonheur, Huruni y Thistlegarth). Un submarino italiano hundió otro británico (HMS Triad) en el golfo de Tarento. Otro hundiño un carguero belga (Kabalo) cerca de las islas Azores. Un crucero alemán capturó un carguero noruego (Ringwood) al norte de Australia.

Lluís Companys, después de haber sido torturado en Madrid, había sido trasladado a Barcelona, donde fue juzgado brevemente (ya había sido condenado a muerte en rebeldía tiempo atrás) y, tras el visto bueno del generalísimo, fue fusilado.

Charlie Chaplin estrenó El gran dictador, con él mismo como director, guionista y doble protagonista, pues interpreta dos papeles, el de un pobre barbero judío y el del fanático dictador de Tomania, Adenoid Hynkel, aliado del dictador de Bacteria, Benzino Napaloni. Al final se confunden sus identidades y, mientras el dictador es enviado a un campo de concentración, el barbero es llevado ante un atril en el que tiene que pronunciar un discurso ante el ejército, y así lo hace, pero es un discurso muy diferente al que habría dado el auténtico Hynkel. He aquí un fragmento:

Luchemos por un nuevo munto, un mundo decente que dé a los hombres una oportunidad de trabajar, que dé a la juventud futuro y a los ancianos seguridad. Mediante estas promesas, muchos brutos han accedido al poder, ¡pero mienten! No cumplen sus promesas, ¡nunca lo harán! Los dictadores se liberan a sí mismos, pero esclavizan al pueblo. ¡Ahora luchemos para cumplir esa promesa! Luchemos para liberar el mundo, para eliminar las barreras nacionales, para eliminar la codicia, el odio y la intolerancia. Luchemos por un mundo de la razón, un mundo en el que la ciencia y el progreso conduzcan a todos los hombres hasta la felicidad. ¡Soldados! En nombre de la democracia, ¡unámonos todos!

Casualmente, Chaplin había nacido justo cuatro días antes de Hitler, hacía ya 51 años y, como él mismo denunció, Hitler le había copiado el bigote, pero para aumentar los parecidos, Chaplin había estudiado El triunfo de la voluntad, de Leni Riefenstahl, que repasó una y otra vez para copiar el estilo del Führer y su forma de hablar. Más adelante declararía que, de haber conocido entonces los excesos de los nazis, no habría hecho una película bromeando sobre el nazismo. La película fue un éxito tanto en los Estados Unidos como en Gran Bretaña.

Unos días atrás, agentes indios habían llegado a una reserva india en Arizona para censar a sus habitantes para el alistamiento militar, pero los indios se negaron a colaborar, dirigidos por el jefe Pia Machita. En realidad, la mayor parte de sus hombres eran analfabetos, y eso los descartaba para el servicio militar, pero Machita no lo sabía. En la madrugada del 16 de octubre, la policía tribal, junto con varios alguaciles, entraron con armas de fuego y granadas de gas lacrimógeno, y capturaron a Machita sin un disparo. Sin embargo, cuando trataban de llevárselo arrestado, intervinieron varios indios, lo liberaron y dieron una paliza a uno de los alguaciles. Machita huyó al desierto con 25 seguidores.

El gobernador general de Varsovia ordenó a los judíos que fijaran su residencia en unos barrios determinados, formando un gueto.

El gobierno de Vichy prohibió la fabricación, exportación o transporte de material de guerra en territorio francés mientras durara la guerra.

Dos trabajadores de una organización civil británica encargada de ayudar tras los bombardeos fueron condenados a un año de cárcel por saqueo, por haberse quedado 16 libras que encontraron en una casa en ruinas.

El mal tiempo había hecho que algunos barcos de un convoy británico que cruzaba el Atlántico (SC 7) quedaran separados del resto. Ese día un submarino alemán detectó uno de ellos (el canadiense Trevisa) y lo hundió. El 17 de octubre otro submarino detectó a otro de los barcos dispersos (el griego Aenos) y lo hundió también. Un tercer submarino atacó más tarde y hundió un petrolero (Languedoc) y un carguero británicos (Scoresby). Otros convoyes fueron atacados por submarinos y por torpederos alemanes. Resultaron hundidos un carguero noruego (Dokka) y dos británicos (Hauxley y Uskbridge).

El 18 de octubre varios submarinos alemanes atacaron de nuevo al convoy SC 7 y hundieron nueve de sus barcos. Otro carguero británico (Sandsend) resultó hundido al sur de Islandia. Un submarino británico fue hundido por cazasubmarinos alemanes cerca de la costa de los Países Bajos. Por su parte, destructores y aviones británicos hundieron un submarino italiano (Durbo) en el Mediterráneo, cerca de Gibraltar.

Mussolini envió una carta al zar Boris III de Bulgaria invitándole a tomar parte en una acción inminente contra Grecia, con lo que su país podría recuperar el acceso al mar Egeo. No obstante, el zar declinó la oferta, alegando que Bulgaria no estaba preparada, así como que estaba rodeada de potencias hostiles.

Los alemanes habían terminado por encontrar el convoy SC 7, y el 19 de octubre varios submarinos prepararon un ataque concertado y ese día hundieron siete barcos más. En total resultaron hundidos 20 de los 25 barcos que lo integraban, y no fueron más porque durante el ataque detectaron otro convoy cercano mucho mayor, el HX 79, que constaba de 50 cargueros protegidos por 17 escoltas con destino a Liverpool, y parte de los submarinos se dirigieron hacia él. Los barcos de escolta resultaron prácticamente inútiles. Trataban de detectar a los submarinos alrededor del convoy cuando éstos emergían entre los barcos para lanzar sus torpedos. Su función fue casi exclusivamente la de rescatar náufragos. No hubo apenas coordinación en sus actuaciones. Por su parte, el HX 79 perdió 6 barcos.

La aviación italiana bombardeó Baréin.

Mussolini envió una carta a Hitler en la que le comunicaba su intención de atacar a Grecia.

Heinrich Himmler llegaba a España para organizar una entrevista entre Hitler y Franco. El generalísimo lo esperó en Burgos, donde cenó con él, y el 20 de octubre viajaron juntos hasta Madrid. Entre los distintos actos de agasajo, lo llevaron a presenciar una corrida de toros. Su opinión —la opinión del máximo responsable de las SS y supervisor de los campos de concentración alemanes— fue que las corridas de toros eran un espectáculo deleznable y extremadamente sangriento.

El convoy HX 79 perdió seis barcos más, un total de 12 a pesar de que su escolta era mucho más numerosa que la del SC 7. Otro submarino atacó otro convoy y hundió dos de sus barcos.

Destructores británicos hundieron un submarino italiano (Lafoiè) frente a la costa de Marruecos.

La aviación italiana bombardeó El Cairo y las refinerías de petróleo de Baréin. Aunque el territorio era un protectorado británico, estaban administradas por una compañía estadounidense. Tres destructores británicos hundieron un submarino italiano en el Mediterráneo. La RAF bombardeó Hamburgo y provocó 12 incendios.

La aviación italiana había detectado en el mar Rojo un convoy de 32 barcos mercantes británicos, noruegos, franceses, griegos y turcos. Hacia él se dirigió una flota de cuatro destructores que se dividió en dos: los barcos más lentos —y con mayor armamento— se encargarían de atraer a la escolta del convoy, mientras los dos más rápidos aparecerían luego para atacar los barcos indefensos. El encuentro se produjo en la madrugada del 21 de octubre. El resultado fue que uno de los destructores italianos (Francesco Nullo) acabó hundido, con 14 muertos. En el bando aliado, sólo un destructor y uno de los barcos del convoy sufrieron algunos daños.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Daydawn) y otro griego (Victoria) cerca de Irlanda.

Ese día Liverpool celebró su ducentésimo bombardeo desde el inicio de la guerra.

Ese día se publicó Por quién doblan las campanas, la novela más famosa de Ernest Hemingway, ambientada en la guerra civil española. Vendió medio millon de ejemplares en pocos meses.

Las novelas que había publicado hasta el momento Graham Greene eran lo que él llamaba "de entretenimiento" (policiacas, de suspense, etc.), pero ahora publicaba El poder y la gloria, un trabajo al que había dedicado varios años, paralelamente a la elaboración de otras novelas más comerciales. Ambientada en la guerra cristera mexicana, está considerada como una de sus mejores novelas.

William Faulkner publicó El villorrio.

Raymond Chadler publicó su segunda novela, Adiós, muñeca, protagonizada por Philip Marlowe.

H.G. Wells publicó Todos abordo hacia Ararat, una novela en la que Dios vuelve a pedir a un Noé contemporáneo que construya una nueva arca.

Agatha Christie publicó Un triste ciprés, seguida de La muerte visita al dentista, ambas protagonizadas por Hércules Poirot.

Thomas Mann, desde los Estados Unidos, grababa intervenciones de unos ocho minutos en alemán en contra de los nazis, que luego eran llevadas en avión hasta Gran Bretaña desde donde la BBC las retransmitía para que pudieran ser escuchadas en Alemania. En una de ellas dijo: La guerra es horrible, pero tiene la ventaja de que evita que Hitler haga discursos sobre la cultura.

Ese día se estrenó Policía Montada del Canadá, dirigida por Cecil B. DeMille y protagonizada por Gary Cooper. El estreno tuvo lugar en Canadá, y en los Estados Unidos al día siguiente. Poco antes Gary Cooper había estrenado El forastero, dirigida por William Wyler. Ambas películas generaron una buena recaudación.

Hitler se dirigía a la frontera franco-española para entrevistarse con Franco, y el 22 de octubre aprovechó para reunirse con Pierre Laval en Montoire-sur-le-Loir, donde prepararon a su vez una entrevista entre Hitler y Pétain. Laval aseguró a Hitler que Francia defendería su territorio contra los ataques británicos, pero sin declarar la guerra a Gran Bretaña.

Mientras tanto empezaban con destino al sur de Francia nueve trenes cargados con los 6.500 judíos que los alemanes habían identificado en Alsacia y Lorena. Era la llamada operación Bürkel, por Josef Bürkel, el oficial nazi que había encargado de organizarla. Su destino era el campo de concentración de Gurs. Muchos de los judíos habían sido sacados repentinamente de sus casas sin apenas darles un par de horas para recoger algunas pertenencias. El resto de sus posesiones fueron confiscadas.

Tras haber visitado El Escorial, Toledo y el Museo del Prado, entre otros lugares, el 23 de octubre Himmler se trasladó a Barcelona. A las 15:30 visitó el monasterio de Monserrat, que según Himmler era una deformación de Monsalvat, el lugar donde, según la leyenda, estaba escondido el Santo Grial. Los monjes le aseguraron que allí no estaba. Al mismo tiempo llegaba Franco a la localidad francesa de Hendaya, con unos minutos de retraso. Hitler y su comitiva, que habían llegado en tren desde París, le estaban esperando. La entrevista se llevó a cabo en uno de los vagones del tren personal de Hitler. El Führer explicó a Franco el lugar que tendría España en el Nuevo Orden europeo siempre y cuando participara activamente en la victoria. A su vez, Franco planteó que necesitaba que Alemania le suministrara 100.000 toneladas de trigo, así como su interés en apoderarse del Marruecos francés. Por su parte, Hitler le replicó que no podía entregarle Marruecos porque necesitaba mantener buenas relaciones con la Francia de Vichy (y —aunque esto no se lo dijo— sabía que Marruecos estaría mejor defendido de Gran Bretaña en manos de Francia que de España). La entrevista terminó a las 18:05. Franco comentó a Serrano-Suñer: "Estos tíos lo quieren todo y no dan nada". Mientras tanto, Hitler concluía: "Con estos individuos no hay nada que hacer". Ribbentrop trató a Franco de "cobarde ingrato, que nos lo debe todo y ahora no quiere unirse a nosotros". También Hitler despotricó contra "el orgullo español fuera de lugar".

Hay quien atribuye a Franco el mérito de haber librado a España de participar en la guerra, pero esto es una visión muy generosa de lo sucedido: Franco quería que España participara en la guerra, y Hitler ya sabía de antemano que la implicación española no le resultaba rentable. Es cierto que Franco logró exasperar a Hitler (más adelante le diría a Mussolini que "antes que repetir la entrevista, preferiría que me sacaran tres o cuatro muelas"), pero esto no cabe atribuirlo tanto a que Franco se negara a aceptar sus condiciones como a que, para Hitler, se trataba de un hombrecillo insignificante que pretendía estar a su altura.

Pese a todo, en las horas siguientes se confeccionó un protocolo secreto que fue enviado a Franco. Éste, junto a Serrano Suñer, introdujo algunas enmiendas que posteriormente fueron enviadas de nuevo a Hendaya y no fueron aceptadas por Hitler (cosa que Serrano Suñer ocultó a Franco). Según dicho protocolo, España se uniría al Eje en una fecha que sería decidida de común acuerdo por España, Alemania e Italia, lo que dejaba libertad a Franco de posponerla cuanto quisiera. Alemania se comprometía a entregarle Gibraltar a España si Gran Bretaña era derrotada, pero los términos sobre las aspiraciones españolas sobre Marruecos eran muy vagos. Goebbels anotó en su diario: El Führer no tiene buena opinión de España y de Franco [...] No están en absoluto preparados para la guerra. Son hidalgos de un imperio que ya no existe. La prensa española retocó las fotografías del encuentro, entre otras cosas para disimular la diferencia de estatura entre Franco y Hitler.

El 24 de octubre Hitler se entrevistó con Pétain en Montoire-sur-le-Loir. Pétain había hecho públicas las peticiones que pensaba hacer a Hitler: la liberación de las decenas de miles de soldados franceses destinados en Alemania a trabajos forzados, agilizar el tránsito de los franceses entre la Francia Libre y la Francia Ocupada, la reinstalación del gobierno en París o, en caso contrario, en Versalles, etc. Hitler dijo a todo que no. Accedió a liberar a algunos cientos de oficiales franceses a cambio de las reservas de oro de Bélgica, que se encontraban en el África Occidental Francesa. Eso sí, accedió también a devolver a Francia los restos de Napoleón II, el hijo del Emperador, que había muerto en Viena hacía algo más de un siglo.

Himmler terminó su viaje a España. Había tenido ocasión de visitar algunas cárceles y campos de concentración franquistas, y quedó sorprendido por la brutalidad de la represión que se ejercía en ellos: consideraba absurdo que se desperdiciara tanta mano de obra que podía usarse eficientemente para reconstruir el país. Himmler cerró un acuerdo con Serrano Suñer por el que se establecía una estrecha colaboración policial entre España y Alemania.

La RAF bombardeó de nuevo Hamburgo y provocó 13 incendios.

El 25 de octubre el centro de Birmingham empezó a sufrir una racha de bombardeos especialmente violentos. Por su parte, los británicos bombardearon Berlín y Hamburgo.

El 26 de octubre un submarino alemán hundió un carguero británico (Matina) al sur de Islandia. Un crucero británico hundió un carguero francés cerca de la costa atlántica de África. La aviación británica hundió un carguero noruego (H.J. Kyvig) cerca de la costa noruega.

El 27 de octubre de Gaulle creó en Brazzaville el Consejo de Defensa del Imperio, que sería el gobierno de la Francia Libre. Entre sus miembros estaban el general Catroux o Phillipe Leclerc. Ese mismo día fuerzas de la Francia Libre cruzaron la frontera del África Ecuatorial Francesa desde el Camerún y tomaron la ciudad de Mitzic.

Un submarino italiano hundió un carguero sueco (Meggie) cerca de las islas Azores.

Ese día se clausuró la Exposición Universal de Nueva York. Había contado unos 47 millones de visitantes, y la recaudación fue de 48 millones de dólares, si bien la inversión había sido de 67 millones de dólares y la organización se declaró en bancarrota.

A las 3:00 del 28 de octubre, el embajador italiano en Atenas entregó un ultimátum de Mussolini a Ioannis Metaxás, por el que Grecia debía permitir la entrada en su territorio de tropas italianas que ocuparían puntos estratégicos no determinados. Según relataría más tarde el embajador: Metaxas comenzó a leerlo. Detrás de los vidrios de sus gafas, veía sus ojos en lágrimas. Cuando terminó de leerlo, me dijo con voz triste pero firme: «Alors, c'est la guerre». A las 5:30 varias columnas del ejército italiano atacaron Grecia desde Albania. La aviación italiana empezó a bombardear Atenas, Salónica, Patras y El Pireo.

Hitler se presentó en Florencia para ver a Mussolini y persuadirlo de que no atacara a Grecia, pero el duce le informó de que la guerra había comenzado hacía unas horas. Hitler estaba furioso, pero Mussolini consideraba que no estaba en condiciones de reprocharle nada, pues él había ocupado Rumanía sin habérselo comunicado previamente.

Un submarino alemán hundió un transporte de tropas británico (Empress of Britain) en el Atlántico.

La invasión de Grecia se había encontrado con unas lluvias torrenciales. Además el ejército italiano no tenía suficientes ingenieros y pontones para salvar los ríos. Unido esto a que los griegos reaccionaron con tenacidad, el resultado fue que 29 de octubre los italianos habían penetrado poco más de 10 km en territorio griego.

El 30 de octubre Pétain anunció públicamente el compromiso de su gobierno de colaborar con Alemania: J'entre aujourd'hui dans la voie de la collaboration. Pétain estaba convencido de que Alemania iba a dominar Europa, y que la colaboración era la única forma de lograr que Francia mantuviera un lugar honorable en el Nuevo Orden. Sin duda Hitler estaba de acuerdo en la primera parte de su análisis, pero respecto a la segunda ya no era igual.

Dos destructores británicos hundieron un submarino alemán en el océano Atlántico.

Roosevelt, durante su campaña electoral, prometió que no envíaría a "nuestros chicos" a la guerra.

El 31 de octubre un submarino alemán hundió un carguero británico (Rutland) al sur de Islandia.

El 1 de noviembre Turquía anunció su neutralidad en la guerra greco-italiana. Con la mejora del tiempo, los griegos lanzaron un contraataque y amenazaron con rodear a las unidades enemigas que avanzaban hacia Epiro (aunque estaba por saber qué hacían los italianos avanzando hacia Epiro, de nulo valor estratégico, cuando tenían alternativas mucho más inteligentes).

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Empire Bison) en el Atlántico. Un bombardeo alemán sobre Londres hundió varios barcos en su puerto y alrededores.

Los alemanes habían encontrado una forma de deshacerse un buen número de judíos al tiempo que ocasionaban problemas a los británicos. Habían alquilado tres barcos (SS Pacific, SS Milos y SS Atlantic) y, en un puerto rumano, habían embarcado en ellos a todos los judíos que les cupieron (unos 3.600), para a continuación enviarlos con rumbo a Palestina, sin ninguna clase de permiso por parte de Gran Bretaña. Ese día el Pacific entró en aguas palestinas y unos días más tarde lo haría el Milos. La Royal Navy interceptó los barcos y los llevó al puerto de Haifa.

El 2 de noviembre un destructor británico hundió un submarino alemán cerca de la costa irlandesa.

Ese día los italianos bombardearon Salónica. En su lento avance tomaron Vovousa. Las tropas griegas se habían replegado hasta una línea defensiva a 30 km de la frontera, la línea Elaia-Kalamas. Los italianos lanzaron varios ataques contra ella, pero todos resultaron infructuosos. El 3 de noviembre los tanques tampoco dieron resultados, debido al terreno montañoso y enfangado. En el paso montañoso del Pindo los italianos estaban completamente rodeados. Los griegos retomaron Samarina. Los británicos desembarcaron en Creta para apoyar a los griegos.

Ese día murió Manuel Azaña en Montauban. Hacía unas semanas que había sufrido un infarto cerebral. Pétain prohibió que se le enterrara con honores de Jefe de Estado, y su féretro sólo podría ser cubierto con la bandera española a condición de que fuera la tradicional y no la bandera republicana.

Un submarino alemán hundió un mercante armado (HMS Laurentic) y un carguero británicos (Casanare). El 4 de noviembre hundió otro mercante armado (HMS Patroclus). Un submarino británico hundió un carguero italiano (Snia Amba) cerca de la costa libia.

Los griegos recuperaron Vovousa. Las posiciones italianas eran ya casi las mismas que ocupaban antes de la declaración de la guerra.

El 5 de noviembre los italianos lograron establecer una cabeza de puente sobre el río Kalamas.

Un crucero alemán (el Almirante Scheer) hundió cinco barcos de un convoy británico en el Atlántico, así como uno de los cruceros que lo escoltaban, cuyo capitan y cuya tripulación lucharon hasta el final, atacando a un barco mucho más potente, para permitir que los barcos del convoy se dispersaran y escaparan. De una tripulación de 254 miembros, un barco sueco pudo rescatar a 68. Un submarino alemán hundió otro carguero británico (Scottish Maiden).

Franklin D. Roosevelt ganó las elecciones presidenciales estadounidenses con 27.3 millones de votos, frente a los 22.3 millones de Wendell Willkie. Roosevelt ganó en todas las grandes ciudades excepto en Cincinnati. En términos del voto electoral (es decir, del número de representantes que consiguió cada candidato), Roosevelt obtuvo el 84.56% de los votos. Ganó en 38 de los 48 Estados.

La guarnición de la Francia de Vichy en Lambaréné, en el África Ecuatorial Francesa, se rindió a las tropas de de Gaulle.

Ese día fue enterrado en Montauban Manuel Azaña. Antes que enterrarlo con la bandera tradicional española, se puso sobre su ataúd la mexicana, previa autorización del embajador.

El 6 de noviembre los británicos atacaron el fuerte de Gallabat, en Sudán, que había sido ocupado por los italianos cuando tomaron Kassala. La guarnición italiana pidió apoyo aéreo, pero, a pesar de todo, los británicos pudieron tomar el fuerte, pero, debido a la exposición a los bombardeos aéreos, terminaron demoliendo sus edificios y abandonándolo.

La aviación alemana hundió dos barcos mercantes británicos en el Atlántico (Clan MacKinlay y Nalon). Un submarino británico hundió un carguero noruego (Delfinus) en el mar del Norte. Destructores británicos hundieron un submarino italiano (Comandante Faà di Bruno) cerca de la costa irlandesa.

Irlanda se había estado mostrando evasiva ante las peticiones británicas de usar sus puertos como bases navales, pero el 7 de noviembre el gobierno irlandés dejó claro que no los iba a ceder. El ministro de Asuntos Exteriores irlandés declararía a este respecto el año siguiente:

Las naciones pequeñas como Irlanda no asumen ni pueden asumir el papel de defensores de causas justas excepto la suya propia. [...] La existencia de nuestro propio pueblo está por delante de cualquier otra consideración. [...] Ningún gobierno tiene derecho a buscar la destrucción de su pueblo. Hay que aprovechar la única oportunidad de sobrevivir y mantenerse.

En el país había una división entre partidarios y detractores del fascismo. En la guerra civil española dos contingentes de irlandeses habían luchado en bandos opuestos. Pese a todo, unos 50.000 irlandeses se alistaron en el ejército británico.

El 8 de noviembre la RAF bombardeó Munich, donde causó miles de muertos.

La aviación alemana hundió un carguero neerlandés (Agamemnon) y otro sueco (Vingaland). Cazasubmarinos alemanes hundieron también un submarino neerlandés cerca de la costa noruega.

La carrera de Tyrone Power experimentó un impulso con el estreno de La marca del Zorro, junto a una joven actriz de 17 años llamada Monetta Eloyse Darnell, que había adoptado el nombre artístico de Linda Darnell, y bajo la dirección de Rouben Mamoulian, un remake de la película muda del mismo título que había protagonizado Douglas Fairbanks veinte años antes. Power y Darnell habían estrenado poco antes Brigham Young, dirigida por Henry Hattaway, que había sido un fracaso.

Los italianos, no sólo habían sido completamente expulsados de Grecia, sino que ahora tenían que enfrentarse a una invasión griega de Albania. El 9 de noviembre Mussolini destituyó al general Visconti Prasca, que fue sustituido por Ubaldo Soddu. No obstante, a pesar de las presiones del duce, no pudo llevar a cabo ninguna ofensiva, sino que se limitó a reorganizar las defensas en Albania.

La aviación de la Francia Libre bombardeó Libreville, en el África Ecuatorial Francesa. El día anterior habían desembarcado tropas británicas que ahora se hacían con el campo de aviación de la ciudad. Un buque de la Armada de la Francia Libre hundió otro idéntico leal a Vichy.

Ese día murió de cáncer Neville Chamberlain.

En las calles de París se produjo un altercado entre algunos viandantes y unos soldados alemanes. Se produjeron zarandeos y un parisino amenazó con el puño a un alemán. El resultado fue que los alemanes arrestaron a Rene Bonsergent, que, al parecer, simplemente estaba mirando lo que pasaba.

El 11 de noviembre, un carguero británico, el Automedon, navegaba por el océano Índico, cerca de Sumatra, cuando se le acercó otro barco. Sobre las 8:20, cuando se encontraba a unos 5 km, izó una bandera alemana y destapó sus cañones. Se trataba del crucero Atlantis, que no tardó en destruir todo cuanto había en el carguero por encima de su casco. Los tripulantes que seguían vivos fueron capturados, y al registrar el barco los alemanes encontraron una cartera con la anotación "Altamente confidencial", que contenía planes de actuación para el supuesto de que Japón entrara en la guerra de parte del Eje. El capitán del Atlantis, Bernhanrd Rogge, comprendió la importancia de la documentación que había encontrado y dispuso que fuera enviada a la embajada alemana en Japón.

En el aniversario del final de la Primera Guerra Mundial, estudiantes universitarios se manifestaron en París, pero fueron dispersados brutalmente por la policía. Las universidades fueron cerradas.

Dos cazasubmarinos franceses fueron hundidos por destructores alemanes.

La Luftwaffe hundió seis cargueros británicos y uno noruego en diversos puntos del mar del Norte.

Una flota británica se dirigía hacia Tarento. Entre los barcos figuraba un portaaviones, del que, con una hora de diferencia, despegaron dos oleadas de aviones. La primera llegó a su objetivo hacia las 23:00 y empezó a bombardear los barcos que se encontraban en el puerto. Cuando terminaron, lanzaron bengalas que sirvieron de guía a la segunda oleada. El bombardeo terminó poco después de las 0:00 del 12 de noviembre. El resultado fue de 59 muertos, 600 heridos, un buque de guerra hundido, otros dos gravemente dañados y tres con daños leves. Eso suponía que la Marina Italiana había perdido la mitad de sus barcos principales. Los británicos sólo perdieron dos aviones, cuyos pilotos fueron apresados. A las 1:07 la flota británica se encontró con un convoy italiano que viajaba de Valona, en Albania, a Bríndisi. Entablaron combate y hundieron los cuatro mercantes que formaban el convoy, mientras que un antiguo torpedero que los escoltaba resultó dañado. Los italianos enviaron luego una flota en busca de los barcos enemigos, pero no los encontró.

Las últimas tropas leales a Vichy en el África Ecuatorial Francesa se rindieron en Port Gentil. El gobernador Georges Masson se suicidó. La colonia quedó bajo el mando del antillano Félix Éboué. Por primera vez un negro estaba al frente de una colonia europea. No tardó en introducir varias mejoras legales hacia la población nativa.

Mólotov llegó a Berlín para entrevistarse con Hitler y Ribbentrop. Fue recibido por el ministro en una estación decorada con banderas nazis y soviéticas, mientras una banda de música interpretaba La internacional, que llevaba años sin oírse en Alemania. En la entrevista, Ribbentrop y Hitler coincidieron en asegurar a Mólotov que Gran Bretaña estaba virtualmente derrotada y que los Estados Unidos no pintaban nada en Europa, África o Asia. Ribbentrop expuso que Alemania, Italia, Japón y la Unión Soviética debían definir sus esferas de influencia en el mundo para evitar toda fricción. Mólotov estuvo de acuerdo y expresó el interés soviético por Finlandia, Bulgaria, Rumanía, los Dardanelos y el Bósforo. Stalin siguió con mucho interés las conversaciones mediante telegramas. Uno de los puntos sobre el que más instrucciones dio a Mólotov fue el de que Hitler admitiera futuras acciones de la Unión Soviética encaminadas a hacerse con el control del Bósforo a través de Bulgaria.

El 13 de noviembre se detuvo el avance griego en Albania. Los italianos habían perdido más de 1.600 hombres, entre muertos, heridos y desaparecidos.

En un segundo encuentro con Hitler, Mólotov le pidió abiertamente que diera su visto bueno a que la Unión Soviética invadiera Finlandia. Hitler se mostró esquivo y le ofreció a cambio que se quedaran con la India Británica.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Cape St Andrews) en el mar del Norte. La aviación alemana hundió dos cargueros británicos y uno belga en el océano Atlántico.

Wald Disney había rodado un corto protagonizado por Mickey Mouse basado en el poema sinfónico El aprendiz de Brujo, de Paul Dukas, para el que había contado con la colaboración desinteresada del director británico Leopold Stokowski. Sin embargo, los costes de producción habían sido tan elevados que Disney no vio otra opción para rentabilizar la inversión que expandir la pieza hasta un largometraje. Así surgió Fantasía, una producción muy arriesgada en la que se encadenaban ocho escenas animadas, sin diálogos ni argumento, sincronizadas con grandes piezas musicales (La Tocata y fuga en re menor de Bach, la suite del Cascanueces de Chaikóvski, El aprendiz de brujo, de Dukas, La consagración de la primavera, de Stravinski, La sexta sinfonía de Beethoven, la Danza de las horas, de Ponchielli, Una noche en el Monte Pelado, de Mussorgski y el Ave María de Schubert. La película fue recibida con gran expectación, pero requería un sistema de sonido especial, que se llamó Fantasound, y los costes de instalación en las salas fueron excesivos, a lo que había que unir la imposibilidad de comercializar la película en Europa debido a la guerra. Finalmente, las pérdidas que ocasionó la película fueron mayores que las de Pinocho.

Como respuesta al bombardeo de Munich, el 14 de noviembre 449 bombarderos se dirigieron a la ciudad británica de Coventry en la llamada operación Sonata Claro de Luna, porque era una noche de luna llena. A las 19:00 sonaron las sirenas, alertadas por los radares. A las 19:20 empezaron a disparar las baterías antiaéreas. Los aviones marcadores lanzaron bengalas en paracaídas para delimitar el perímetro, luego lanzaron bombas incendiarias para marcarlo mediante incendios en tierra, y a las 19:30 empezó el bombardeo propiamente dicho, que se prolongó hasta las 2:00 del 14 de noviembre. Hubo más de 550 muertos y varios miles de heridos. Los incendios provocaron letales corrientes de aire a 500 grados que derritieron las casas por dentro.

Los griegos atacaron la línea defensiva italiana de Morava-Ivan, en Albania.

El 15 de noviembre Hitler ofreció a la Unión Soviética unirse al Pacto Tripartito y repartirse con los demás integrantes los despojos del Imperio Británico.

La valla que rodeaba el gueto de Varsovia estaba ya terminada y ese día unos 450.000 judíos quedaron aislados del exterior. Tenía unos tres metros de alto, con alambrada en la parte superior, y a cuaquiera que intentara traspasarla le disparaban a matar.

De Gaulle fracasó en su intento de convencer a los militares franceses del África Ecuatorial Francesa para que se unieran a su causa, así que tuvo que internarlos como prisioneros de guerra en Brazzaville.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Kohinur) y un petrolero noruego (Havbør) ante la costa de Sierra Leona. La Luftwaffe hundió un carguero británico (Blue Galleon) en el mar de Norte y un barco de pasajeros (Apapa) en el Atlántico, cerca de la costa irlandesa.

Unos 200 aviones británicos bombardearon Hamburgo y provocaron unos 60 incendios.

Ese día se estrenó la comedia musical Una noche en los trópicos, en la que dos actores secundarios robaron todo el protagonismo a los supuestos protagonistas. Se trataba de Bud Abbot y Lou Costello, actores cómicos que hasta entonces habían ido destacando en la radio y en el teatro. La Universal les ofreció entonces un contrato para protagonizar dos películas.

El 16 de noviembre los griegos iniciaron un ataque contra la línea defensiva que los italianos habían dispuesto en Korytsa, en Albania. Churchill ordenó enviar tropas a Grecia, a pesar de que los militares insistían en que eran necesarias en África.

De Gaulle publicó el Journal Officiel de la France libre, en el que negaba la legitimidad al gobierno de Vichy. Esto no gustó nada a Churchill, que no quería que la Francia Libre fuera más que una unión de militares voluntarios. En Londres se encontraban gobiernos en el exilio de Polonia, Checoslovaquia, los Países Bajos, Bélgica y Noruega, pero estaban formados por los que eran gobernantes legítimos cuando sus países fueron invadidos por los nazis, cosa que no sucedía con de Gaulle, al que no había secundado ninguna autoridad del gobierno francés anterior a la ocupación alemana.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Fabian y Planter) en el Atlántico. La tripulación de un petrolero alemán (Phrygia) hundió su propio barco en el golfo de México para evitar que fuera capturado por lo que habían tomado por una flota enemiga, cuando en realidad era una flota estadounidense que pasaba por allí y que, de acuerdo con la neutralidad de su país, no pensaba atacar.

Un nuevo bombardeo contra Hamburgo tuvo mucho menos impacto que el de la noche anterior porque la mayoría de los aviones se desorientaron y sólo 60 llegaron a su destino.

El 17 de noviembre los británicos pusieron en marcha la Operación White, por la que dos portaaviones escoltados por varios buques de guerra debían llevar varios aviones a la isla de Malta. La flota salió de Gibraltar, pero los italianos la detectaron y enviaron lo que quedaba de su flota (los británicos pensaban que después de lo sucedido en Tarento no arriesgarían a la ligera los barcos que les quedaban). A su vez, los británicos detectaron la flota que se acercaba e hicieron despegar a los aviones mucho antes de lo previsto. De haber maniobrado correctamente, habrían tenido combustible suficiente para llegar a Malta, pero gastaron buena parte del mismo disponiéndose en formación y además el viento en contra aumentó las necesidades de combustible. El caso fue que los nueve aviones fueron cayendo al agua uno tras otro al quedarse sin reseervas. Sólo dos pilotos fueron rescatados.

Ese día Hitler propuso al zar Boris III de Bulgaria que se uniera al Pacto Tripartito, pero el monarca respondió con evasivas.

Un submarino alemán hundió dos cargueros (el británico Saint Germain y el sueco Veronica) de un convoy británico en el Atlántico.

Tras lograr varios éxitos en su ataque a la línea de Morava-Ivan, el 18 de noviembre tuvo lugar un momento crítico para los griegos cuando un ataque mal coordinado hizo cundir el pánico entre sus soldados y se produjo una retirada. El oficial al mando fue reemplazado inmediatamente y su sucesor restableció el frente. Ese día Mussolini dijo en un discurso: Dije que derrotaríamos al Negus [el emperador etíope]. Ahora, con la misma, absoluta certidumbre, repito, absoluta, os digo que derrotaremos a los griegos.

La aviación griega hundió un carguero italiano (Ardita IV) ante la costa de Albania. Un submarino alemán hundió un petrolero británico (Congonian) en el Atlántico. El Pinguin hundió un carguero británico (Nowshera) en el océano Índico. Otro (Nestlea) fue hundido por la aviación Alemana al sur de Irlanda, al igual que un carguero francés. Un submarino italiano hundió en la misma zona otro carguero británico (Lillian Moller).

El 19 de noviembre fue la Unión Soviética la que propuso al zar Boris III de Bulgaria un pacto bilateral, pero Boris III también evitó comprometerse.

El rey Leopoldo III de Bélgica se reunió con Hitler. Le pidió que liberara a los prisioneros de guerra belgas y que reconociera públicamente que en el futuro reconocería la independencia de Bélgica. Hitler se negó a hablar siquiera de la independencia de Bélgica.

Ese día fue Birmingham la ciudad británica que tuvo que resistir a unos 440 aviones alemanes, que mataron a unas 450 personas e hirieron a unas 540.

El 20 de noviembre Hungría se adhirió al Pacto Tripartito.

Los griegos ocuparon Moscópolis en Albania. La RAF hundió un carguero italiano (Ardita II) en la costa de Somalia.

El Pinguin hundió un carguero británico (Maimoa) en el océano Índico.

Las autoridades británicas en Palestina no había admitido la entrada en el territorio de los refugiados judíos enviados en el Pacific y el Milos por los alemanes, pues consideraban menos problemático enojar a los sionistas que pedían su admisión que a los árabes que no querían más judíos en su territorio, así que ese día se expidió una orden de expulsión por la que serían enviados a la isla Mauricio, en el océano Índico y a la isla Trinidad, en el Caribe. Los 1.770 judíos fueron instalados en otro barco, el Patria. Los sionistas organizaron una huelga general que tuvo escaso efecto.

El 21 de noviembre los alemanes volvieron a proponer al zar Boris III de Bulgaria que se uniera al Pacto Tripartito, propuesta que nuevamente fue declinada con amabilidad.

Los griegos tomaron la cumbre del monte Morava, y los italianos se retiraron por la noche ante el temor de quedar rodeados.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Daydawn) y otro griego (Victoria) de un convoy en el Atlántico. El Pinguin hundió un carguero británico (Port Brisbane) en el océano Índico.

Esa noche los alemanes bombardearon Birmingham durante once horas, provocando unos 600 incendios. El sistema de suministro de agua fue gravemente dañado, hasta el punto de que si se produía un nuevo bombardeo la noche siguiente no habría medios para contener los incendios, pero afortunadamente eso no sucedió y los ingenieros tuvieron tiempo de poner el sistema de nuevo en funcionamiento.

Birmingham volvió a ser bombardeada, esta vez con 200 bombarderos.

El 22 de noviembre los griegos tomaron Korytsa a los italianos.

La Haganah introdujo 2 kg de exposivos en el Patria con la intención de sabotearlo e impedir su partida, pero no funcionó el mecanismo de detonación.

Un submarino británico hundió un barco mercante británico en el Atlántico (Cree).

Judy Garland estrenó la comedia musical Little Nellie Kelly, en la que interpreta un doble papel de madre e hija, lo que le dio la oportunidad de interpretar por primera vez a una mujer adulta. También fue la primera vez que murió en la pantalla.

Bela Lugosi estrenó ese año una película de aventuras: El Santo y su sombra, otra de ciencia ficción: Viernes negro, otra de terror: El murciélago diabólico, y una comedia: El castillo de los misterios. En ésta y en Viernes negro compartía reparto con Boris Karloff, que, por supuesto, figuraba por delante de él en los títulos de crédito. De hecho, Karloff había logrado que se le asignara el papel protagonista que inicialmente estaba pensado para Lugosi en Viernes negro.

El 23 de noviembre Ion Antonescu firmó en Berlín el Pacto Tripartito, por el que Rumanía pasaba a formar parte del Eje.

Un submarino alemán hundió siete barcos de un convoy británico en el Atlántico, así como un carguero neerlandés (Ootmarsum) que no formaba parte del convoy. Otro submarino hundió cuatro barcos de otros dos convoyes.

El 24 de noviembre el primer ministro esolvaco, Vojtech Tuka, firmó el Pacto Tripartito. Tuka pretendía que los nazis lo apoyaran para deshacerse del presidente Tiso.

Recientemente había llegado a Palestina el Atlantic, enviado por los alemanes con otros 1.645 judíos, y los británicos empezaron a embarcarlos en el Patria para su extradición. La Haganah  aprovechó para introducir en el barco otros 2 kg de explosivos con un temporizador para que detonaran al día siguiente.

Destructores alemanes hundieron un carguero británico (Port Hobart), un petrolero neerlandés (Appolonia) y un pesquero belga (Marguerite Simmone).

Stalin se había sorprendido de la rápida victoria de Alemania sobre Francia, y llevaba un tiempo intercambiando correspondencia con Ribbentrop sobre la posible entrada de la Unión Soviética en el Eje. Tras una reunión en Berlín entre Hitler, Ribbentrop y Mólotov, el 25 de noviembre Stalin escribió una carta a Hitler en la que proponía unas condiciones para firmar el Pacto Tripartito. La carta nunca tuvo respuesta. Hitler ya había dado órdenes de preparar una invasión de la Unión Soviética.

Ese día el zar Boris III de Bulgaria recibió una nueva oferta de la Unión Soviética para firmar un pacto bilateral, que nuevamente fue rechazada con toda la diplomacia posible.

A las 9:00 explotó la bomba que la Haganah había introducido en el Patria, pero los terroristas no habían calculado los efectos de la explosión, que provocó un boquete de 3 x 2 metros en un costado del buque, y éste se hundió en apenas 16 minutos. Barcos británicos y árabes se apresuraron a rescatar a los judíos, pero 267 personas fueron dadas por desaparecidas (unos 50 tripulantes y soldados británicos y más de 200 judíos). Otras 172 personas resultaron heridas. Los supervivientes, al igual que los judíos del Atlantic que todavía no habían sido trasladados al Patria, fueron llevados a un campo de internamiento. La Haganah no reconoció haber puesto el explosivo, y se difundió la historia de que habían sido los propios judíos del barco los que habían intentado sabotear su extradición. Sólo casi dos décadas más tarde los autores del atentado escribieron un libro contando lo que sucedió realmente.

En Lyon François Menthon, un soldado francés capturado por los nazis y que había logrado evadirse, empezó a publicar Liberté, un periódico clandestino dedicado a organizar la resistencia a la ocupación alemana. Por esas mismas fechas Maurice Ripoche, Henri Pascal y Jacques Ballet fundaron Ceux de la Libération, una organización que no tardaría en contar con miles de afiliados en el norte de Francia.

Un crucero alemán (el Komet) hundió un barco de cabotaje neozelandés (el Holmwood) en el océano Pacífico.

Oswald, el conejo afortunado, el personaje que la Universal había arrebatado a Walt Disney, había quedado a cargo del animador Walter Lantz, que había terminado haciéndose amigo de Disney, sobre todo a partir del momento en que el éxito de Mickey Mouse había hecho irrelevante la pérdida de su antecesor. El año anterior, Lantz había iniciado una nueva serie de dibujos protagonizada por un oso panda llamado Andy Panda, y ese día se estrenó un corto de dicha serie titulado Toc toc, en el que un personaje secundario acaparó todo el protagonismo. Se trataba de un pájaro carpintero que inmediatamente obtuvo su propia serie de cortos con el nombre de El pájaro loco.

La guerrilla china había puesto en peligro los flancos de las posiciones japonesas en Hubei, así que los japoneses lanzaron un ataque en varias columnas para contrarrestar esta amenaza. Una columna de 3.000 hombres rompió las líneas chinas en dirección a Yen-chih-miao, mientras otras columnas se dirigían a Tung-lin-ling, Liang-shui-ching, Hsia-chia-tzu y Kuai-ho-pu. Otros 2.000 japoneses se dirigieron a Liagn-chui-kou, y otras dos columnas de más de 1.000 soldados avanzaron hacia Ho-yuan-tien y Ching-ming-pu. El 26 de noviembre alcanzaron Hsien-chu y mantuvieron una dura batalla contra los chinos en Chin-chi-Shan y Chin-ming-pu. Otras columnas menores atacaron Tang-chia-fan. Unos 5.000 japoneses atacaron Pien-chai, Wang-chia-ho y Yu-nan-men.

Mientras tanto Wang Jinwei firmaba un tratado con Japón en el que hacía todas las concesiones imaginables.

En Tailandia se habían producico varias manifestaciones nacionalistas antifrancesas, seguidas de escaramuzas en la frontera con la Indochina francesa, y finalmente la aviación tailandesa, bastante bien equipada, había bombardeado Vientiane, Sisophon y Battambang. La aviación francesa trató de contraatacar, pero los daños que causó fueron mínimos.

Con el acceso al poder, la Guardia de Hierro rumana había obtenido información sobre la represión que había sufrido en tiempos del rey Carlos II y de sus ministros, como Gheorghe Tătărescu, en especial sobre el asesinato de Corneliu Zelea Codreanu, cuyo cadáver fue encontrado ese mismo día. Esto sirvió a Horia Sima para alentar un ajuste de cuentas. Ion Antoniescu había iniciado una investigación sobre aquellos que no podían explicar cómo se habían enriquecido tan rápidamente durante el reinado de Carlos II (Rumanía se había convertido en el país más corrupto de Europa), y muchas personalidades del antiguo régimen estaban encarceladas a la espera de juicio. Sin embargo, esa noche, un grupo de legionarios, de entre 18 y 25 años, bajo el mando de Dumitru Grozea, entró en la prisión de Jilava y empezó a asesinar a presos, hasta un total de 64, entre los que figuraban varios exministros, un ex jefe de policía, el sargento que había estrangulado a Codreanu, un delator, dos exoficiales de la policía secreta, etc. Luego los asesinos fueron a rendir un homenaje a Codreanu ante sus restos, aún pendientes de ser enterrados. El 27 de noviembre Antoniescu convocó un consejo de ministros urgente, en el que los ministros legionarios negaron haber tenido conocimiento de lo que iba a suceder. Sin embargo, justificaron los asesinatos. Antonescu aseguró que los terroristas responsables de tales crímenes serían severamente castigados.

Sima aseguró que no se produciría ningún otro incidente similar, pero esa misma tarde miembros de la Guardia de Hierro se presentaron en los domicilios del ex primer ministro e historiador Nicolae Iorga y el economista Virgil Madgearu (que siempre había mostrado abiertamente su oposición a la Guardia de Hierro), los secuestraron, los llevaron a un bosque cercano y los acribillaron a tiros. El cadáver de Iorga mostraba además muestras de tortura. Otros evitaron correr la misma suerte, como Tătărescu, que fue salvado por la policía, o el ex primer ministro Ion Gigurtu, que fue salvado por el propio Sima.

La flota italiana se enfrentó de nuevo con la británica ante el cabo Teulada, cerca de Cerdeña, cuando trató de intercerptar un nuevo convoy británico dirigido a Malta. El enfrentamiento duró menos de una hora. La flota italiana recibió órdenes de retirarse y, aunque la británica inició una persecución, pronto la abandonó y se retiró también. El convoy pudo llegar intacto a su destino, si bien la batalla no tuvo un vencedor claro.

Submarinos alemanes hundieron tres cargueros británicos (Diplomat, Glenmoor e Irene Maria) en el océano Atlántico, cerca de Irlanda. Dos cruceros alemanes (el Komet y el Orion) hundieron un barco de pasajeros neozelandés en el océano Pacífico. La RAF hundió un carguero noruego (Havborg) en el río Weser.

Los japoneses atacaron Lou-hou-chi y Li-chia-tang, pero ambos ataques fueron detenidos por los chinos, que a su vez contraatacaron y terminaron persiguiendo a los japoneses en fuga. En Huan-tan Chen se produjo un combate que se prolongó durante todo el día, si bien el 28 de noviembre los japoneses tuvieron que retirarse. Los chinos estaban derrotando y poninendo en fuga a los japoneses en diversos puntos, y maniobraban para rodearlos.

Los griegos tomaron Pogradec a los italianos, en Albania.

Antonescu publicó un decreto que castigaba duramente las infracciones "contra el orden público y los intereses del Estado".

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Saint Elwyn) y un petrolero griego (Mount Athos) en el océano Atlántico.

El 29 de noviembre Pierre Laval presidió una reunión en Wiesbaden en la que participaron altos militares franceses y alemanes, con objeto de establecer una mayor colaboración militar.

Liverpool sufrió esa noche un bombardeo masivo.

Los japoneses enviaron refuerzos de infantería y caballería para proteger sus tropas en Hubei, pero fueron víctimas de una emboscada y tuvieron que organizar una retirada general bajo la protección de la aviación y de la armada. El 30 de noviembre estaban en las mismas posiciones previas a la batalla, pero con 5.000 muertos y más de 7.000 heridos.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Aracataca) en el océano Atlántico. El Pinguin hundió otro (Port Wellington) en el océano Índico.

Esa noche Southampton sufrió un gran bombardeo.

El 1 de diciembre el presidente Roosevelt pidió la dimisión del embajador estadounidense en Londres, Joseph, P. Kennedy, porque en una entrevista para un periódico había declarado que "la democracia en Inglaterra estaba acabada".

Christian Pineau empezó a publicar el boletín Libération, alrededor del cual se fundó una nueva organización de resistencia clandestina a la ocupación de Francia. Dicha organización pasó a ser conocida como Libération Nord cuando, poco después, se creó Libération Sud en la Francia Libre. También surgieron por estas fechas otras organizaciones, como la Organización civil y militar.

Las últimas elecciones presidenciales mexicanas habían dado la victoria al candidato del Partido de la Revolución Mexicana, Manuel Ávila Camacho, un militar moderado.

Southampton volvió a ser bombardeada.

El Almirante Scheer hundió un carguero británico (Tribesman) cerca de las islas Cabo Verde. La RAF hundió un carguero alemán (Santos) cerca de la costa belga. Dos grupos de submarinos alemanes atacaron a dos convoyes (OG 46 y HX 90). En primer lugar hundieron un carguero del primero (Palmella) y un petrolero del segundo (Appalachee) y, ya el 2 de diciembre, les siguieron dos barcos más del primero y ocho más del segundo. Por primera vez un destructor canadiense fue alcanzado por un torpedo, pero no resultó hundido. Otros submarinos hundieron también un mercante armado británico (HMS Forfar), dos cargueros británicos (Sirlingshire y Tasso) y otro noruego (Sammanger).

Bristol sufrió un nuevo bombardeo.

El príncipe Pablo de Grecia visitó el frente en Albania.

El 3 de diciembre Birmingham sufrió un nuveo ataque con 60 bombarderos.

El convoy HX 90 perdió dos barcos más a manos de los submarinos alemanes. Un crucero británico hundió un carguero alemán (Idarwald) en el Caribe, al sur de Cuba.

Fred Astaire protagonizó Al fin solos, que años más tarde describiría como su peor película.

El 4 de diciembre se firmó un acuerdo económico rumano-alemán. Rumanía obtuvo créditos a bajo interés, maquinaria agrícola, fertilizantes y asesoramiento en algunos sectores.

Mussolini sustiuyó a Pietro Badoglio por Ugo Cavallero al frente del ejército italiano.

El convoy OG 46 perdió otro barco, esta vez un carguero sueco (Daphne), a manos de un submarino alemán, cerca de la costa portuguesa.

El gobierno británico decretó la movilización de las mujeres.

En las Filipinas se había celebrado un plebiscito para enmendar la constitución con el fin de reestablecer un parlamento bicameral, y fijar los mandatos presidenciales en periodos de cuatro años con sólo una reelección posible. Las Filipinas seguían bajo la tutela estadounidense y tales cambios requerían la aprobación del presidente Roosevelt, que no puso objeción alguna, y ese día el presidente Quezón proclamó las enmiendas.

El 5 de diciembre la RAF bombardeó Düsseldorf y Turín.

Los griegos tomaron Sarandë.

Vidkun Quisling viajó a Berlín para negociar la futura independencia de Noruega, entre sus ofertas a Alemania estuvo la creación de una división de voluntarios noruegos que lucharían junto al ejército alemán durante la guerra.

Un submarino italiano hundió un carguero británico (Silverpine) cerca de la costa de Irlanda. Un submarino británico hundió un carguero finlandés (Oscar Midling) cerca de la costa noruega. Un mercante armado británico había capturado un carguero alemán (Klaus Schoke), pero se hundió mientras lo remolcaba.

El Partido Comunista Chino puso fin a la Ofensiva de los cien regimientos. El balance fue de unas 30.000 bajas japonesas, más otras 20.000 entre colaboradores chinos. Las bajas entre los comunistas fueron de unas 22.000. Los efectos del sabotaje chino fueron notables, pues afectaron a un gran número de carreteras, vías férreas, puentes, túneles, estaciones, depósitos de agua, etc.

La documentación incautada por el Atlantis llegó a la embajada alemana en Tokyo y desde allí fue enviada a Berlín. Pronto se hizo llegar una copia a los japoneses.

Ese día se estrenó El ladrón de Bagdad, que había empezado siendo una película británica, pero el productor se había quedado sin presupuesto y había terminado llevando el rodaje a Hollywood, lo que supuso también el traslado a los Estados Unidos de su protagonista, Sabu. La película causó sensación por sus efectos especiales innovadores, pues en ella se usó por primera vez la sobreimpresión de imágenes rodadas sobre fondo azul. La primera escena que se rodó con esta técnica fue la del genio que sale de una botella, y una de las más impactantes fue la de un caballo volador.

El 6 de diciembre Mussolini ordenó a su embajador en Berlín, Dino Alfieri, que consiguiera toda la ayuda alemana posible para la guerra contra Grecia. Pero Ribbentrop se limitó a recordar al embajador que Hitler ya le había advertido a Mussolini de que no debía atacar a Grecia.

Un submarino alemán hundió un carguero noruego (Skrim) en el océano Atlántico. Cruceros alemanes hundieron un carguero australiano (Triona) en el océano Pacífico.

Ese día se estrenó Los hermanos Marx en el oeste, que contó con Buster Keaton como guionista. Además de protagonizar cinco cortometrajes, Keaton intervino como secundario en otras tres películas, en ocasiones sin aparecer siquiera en el reparto.

El 7 de diciembre Alfieri se entrevistó personalmente con Hitler, quien le recordó que ya había advertido a Mussolini que no debía atacar a Grecia. No obstante, aceptó prestarle cincuenta aviones de transporte para llevar refuerzos de Italia a Albania.

Un submarino alemán hundió un carguero neerlandés (Farmsum) en el Atlántico, al sur de Irlanda. Un crucero alemán hundió un carguero noruego (Vinni) en el océano Pacífico.

Ante la negativa de Franco de entrar en la guerra, el 8 de diciembre Hitler se vio obligado a cancelar un ataque a Gibraltar.

El Calabria, un barco de pasajeros y carguero británico fue hundido por un submarino alemán cerca de Irlanda. Murieron sus 360 pasajeros y tripulantes. El mismo submarino hundió también un carguero británico (Empire Jaguar) y un segundo submarino hundió otro carguero (Ashcrest). En el Pacírico, el Komet hundió un carguero británico (Komata), y el Orion hundió otros dos (Triadic y triaster).

Los griegos entraban en Argirocastro, que había sido abandonada por los italianos en un intento de crear una línea defensiva más sólida. Ahora los griegos amenazaban Durazzo y Mussolini estaba aterrado ante la posibilidad de una derrota que arruinara su imagen.

Desde que el general Graziani invadió Egipto y se atrincheró en Sidi Barrani, no había hecho movimiento alguno en más de dos meses, así que el general Wavell había tenido tiempo suficiente para organizar un contraataque, que fue conocido como la operación Brújula. A las 5:00 del 9 de diciembre los británicos atacaron el campamento italiano en Nibeiwa. Mientras la infantería y la artillería atacaba por el este, los tanques se dirigieron hacia el oeste sin que fueran advertidos, gracias al ruido, e irrumpieron por sorpresa. Los tanques italianos fueron destuidos antes de que pudieran calentar sus motores.

A las 10:00 los italianos habían huido de Nibeiwa dejando intactos numerosos suministros. A las 13:50 los británicos atacaron Tummar. Primero intervino la artillería durante una hora, luego los tanques y luego la infantería. A las 16:00 sólo resistía una pequeña guarnición italiana. En Azziziya se rindieron los 400 soldados que la defendían. Al mismo tiempo era atacada Maktila, de donde los italianos se esabulleron. Desde allí los británicos marcharon hacia Sidi Barrani. A las 15:15 los tanques británicos destrozaron las defensas enemigas y los italianos quedaron acorralados en Sidi Barrani.

Mientras tanto la RAF había destruido o dañado en tierra un total de 29 aviones italianos.

Una campaña internacional obligó a los británicos a admitir en Palestina a los judíos supervivientes a la explosión del Patria, pero los que todavía se encontraban en el Atlantic cuando se produjo la explosión fueron deportados finalmente a la isla Mauricio.

Al anochecer Tummar estaba completamente bajo control británico. Los italianos habían perdido 26 oficiales y más de 1300 soldados. Otros 32 oficiales y 804 soldados heridos fueron capturados junto con el resto de las fuerzas italianas en la zona.

El 10 de diciembre los británicos atacaron Sidi Barrani. Un primer asalto fue rechazado por la artillería italiana, pero unas horas más tarde se organizó un nuevo ataque combinado de la artillería, la Royal Navy y la RAF que se prolongó toda la mañana. A las 16:00 se inició un nuevo ataque con tanques y las defensas italianas fueron cediendo paulatinamente. A las 22:00 unos 2.000 camisas negras, aparentemente en condiciones de atacar, se rindieron a los británicos.

Hitler aprobó la Operación Atila para la ocupación de la Francia de Vichy en caso de que se uniera a los Aliados o de que éstos amenazaran con invadirla.

Ese año no se concedieron premios Nobel.

Alexander Fleming había tratado en vano de refinar la penicilina para que que su capacidad antibiótica fuera lo suficientemente potente como para ser aplicable en la práctica, pero no había logrado interesar a ningún químico con el nivel suficiente para ello. Sin embargo, apenas unos meses después de que abandonara sus intentos por lograrlo por sus propios medios, dos químicos de Oxford, Howard Florey y Ernst Boris Chain, se habían puesto a investigar la penicilina. Tras publicar sus resultados sobre la estructura química de la sustancia, Fleming telefoneó a Florey para informarle de que deseaba visitarlos. Cuando Florey comunicó a Chain que había hablado con Fleming éste dijo: ¡Bien, bien! ¡Creía que había muerto! Ese mismo año Florey y Chain desarrollaron un método de purificación de la penicilina.

En la madrugada del 11 de diciembre sólo un pequeño sector de Sidi Barrani resistía defendido por una legión de camisas negras. De las fuerzas italianas restantes, una buena parte se rindió en masa y otra trató de huir a Libia por una carretera junto a la costa, formando así un blanco fácil para la armada británica. La persecución por tierra no fue efectiva porque los británicos no sabían qué hacer con tanto prisionero (veinte veces más de los previstos).

Ese día 278 bombarderos alemanes atacaron Birmingham durante 13 horas. Dejaron 263 muertos y 243 heridos graves.

Submarinos alemanes hundieron en el Atlántico dos cargueros británicos (Empire Statesman y Rotorua) y otro neerlandés (Towa). Un barco de guerra neerlandés hundió un carguero alemán (Rhein) en el Caribe.

Para el 12 de diciembre las únicas posiciones que el ejército italiano mantenía en Egipto eran los alrededores de Sollum y el área de Sidi Omar. Las bajas sumaban más de 38.000 hombres, entre italianos y libios, frente a 634 bajas británicas. Los británicos pausaron su ofensiva para reorganizarse.

Ion Antonescu promulgó un decreto que castigaba con la pena de muerte a quienes instigasen a la rebelión o a la insubordinación, en un intento de contener la violencia de la Guardia de Hierro, pero que no tuvo éxito.

El primer ministro húngar Pál Teleki firmó un tratado de amistad eterna entre Hungría y Yugoslavia.

El ejército tailandés ocupó Pak-Lay y la provincia de Champassak, en la Indochina francesa.

Un submarino alemán hundió un carguero belga (Macedonier) y otro sueco (Stureholm) de un convoy británico en el Atlántico Norte.

La Luftwaffe escogió como blanco para esa noche la ciudad industrial de Sheffield. Un total de 280 aviones, entre cazas y bombarderos atacaron la ciudad desde las 21:30 en varias oleadas. Algunas bombas cayeron sobre un hotel, del que se sacaron más de 70 cadáveres. El bombardeo se prolongó hasta las 4:00 del 13 de diciembre.

Philippe Pétain cesó a Pierre Laval como vicepresidente de Francia y lo sustituyó por Pierre-Étienne Flandin. Entre las causas de la destitución se encontraba la negativa de Laval a dar poder a los antiguos ultraderechistas franceses que secundaban a Pétain. Laval fue encarcelado por un breve periodo, para después quedar en libertad, pero estrechamente vigilado por el ejército alemán.

Los griegos tomaron Porto Palermo, desde donde amenazaron la ciudad de Himara. Los italianos se esforzaron por contener el avance.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Sebastiano Bianchi) cerca de la costa de Cerdeña.

Ese día se estrenó El camarada X, una comedia de espías dirigida por King Vidor y protagonizada por Clark Gable. La acción transcurre en la unión soviética, pero los nazis y los comunistas son criticados por igual. Gable interpreta a un periodista estadounidense y, en una escena, para lograr que el gerente del hotel expulse a un periodista alemán, le dice: "Alemania acaba de invadir Rusia. Los panzer están irrumpiendo en Ucrania". La gracia estaba en que eso era algo impensable, claro, y el gerente era tonto por creérselo.

En Japón continuaban las celebraciones por el aniversario de la fundación del Imperio, y el 14 de diciembre se estrenó la Música para una fiesta japonesa, de Richard Strauss, que cumplió un encargo de Hitler de aportar una pieza para la ocasión.

Submarinos alemanes hundieron tres cargueros británicos (Euphorbia, Kyleglen y Western Prince). Un submarino británico hundió otro italiano (Capitano Tarantini) cerca de la costa atlántica francesa. Otro submarino italiano (Naiade) resultó hundido por destructores británicos cerca de la costa de Libia.

El 15 de diciembre los británicos capturaron Sollum a los italianos y capturaron el fuerte Capuzzo, en la frontera libia.

Ese día se publicó el primer número del periódico Résistance, publicado por la red del Museo del Hombre.

De acuerdo con lo que Hitler le había prometido a Pétain, ese día las cenizas de Napoleón II llegaron a París, desde Viena. Los franceses murmuraban que hubieran preferido carbón en vez de cenizas.

Ese día se repitieron los ataques aéreos sobre Sheffield, principalmente con bombas incendiarias. Aunque causaron numerosos daños, no fueron lo suficientemente graves como para afectar a la producción industrial. Entre los dos bombardeos hubo unos 660 muertos y 1.500 heridos. Unas 40.000 personas quedaron sin hogar.

Como respuesta a los bombardeos alemanes sobre objetivos civiles, el 16 de diciembre la RAF realizó por primera vez un bombardeo similar, con 134 aparatos que atacaron la ciudad alemana de Mannheim. No obstante, los aviones encargados de marcar los objetivos no lograron localizar el centro de la ciudad y los daños fueron menores de los pretendidos. Hubo 34 muertos y 81 heridos.

Un submarino británico hundió un petrolero italiano (Bonzo) en el mar Jónico. Un submarino alemán hundio un barco de cabotaje español (San Carlos) cerca de la costa atlántica marroquí.

El 17 de diciembre un destructor británico se hundió al chocar contra una mina en el canal de la Mancha.

Un barco uruguayo, llamado Salvador, había llegado unos días atrás a Turquía cargado con 327 judíos checos y búlgaros, con destino a Palestina, aunque su capacidad era para 40 pasajeros. Las autoridades turcas lo obligaron a zarpar a pesar del mal tiempo, y terminó hundiéndose en el mar de Mármara. Murieron 204 personas, entre ellas 70 niños.

Varios barcos de guerra británicos y australianos hundieron tres barcos de cabotaje italianos en la costa de Libia.

Dorothy Squire había tenido una infancia digna de una novela de Charles Dickens. Adoptada al poco de nacer, su madre adoptiva murió, su padre adoptivo se casó con su ama de llaves que se convirtió en una horrible madrastra, a los 21 años fue condenada por falsificar cheques, y luego por robar ropa. Al salir de la cárcel trabajó como prostituta en Londres hasta que se convirtió en Dorothy O'Grady al casarse con Vincent O'Grady, un bombero 19 años mayor que ella. Ahora tenía 43 años, y hacía unos meses que había sido arrestada de nuevo. Durante un tiempo había sido vigilada mientras paseaba con su perro, a veces de noche, por zonas de acceso restringido en la isla de Wight, en el canal de la Mancha (su marido, aunque ya jubilado, había sido llamado a colaborar con los bomberos de Londres). Se constató que estaba trazando mapas detallados de la costa. Cuando fue arrestada trataba de cortar un cable de un telégrafo militar. En el juicio quedó probado que los mapas que estaba trazando tenían valor militar, pero, como no se pudo concluir nada sobre cómo se suponía que se los iba a transmitir a los alemanes, no fue condenada por espionaje, sino por sabotaje. Ese día se dictó su sentencia de muerte, aunque poco después le fue conmutada por 14 años de trabajos forzados. En la cárcel un psicólogo afirmó que su coeficiente intelectual era de 140, pero que tenía también varios trastornos mentales.

El 18 de diciembre un submarino alemán jundió un carguero británico (Napier Star) en el océano Atlántico. Un submarino italiano hundió un carguero griego (Anastassia) cerca de Irlanda. La aviación alemana hundió un petrolero británico por la misma zona.

El 19 de diciembre los griegos lograron desalojar a los italianos de varios puntos estratégicos para la defensa de Himara. Los albaneses cooperaban con los griegos contra los italianos.

Un submarino alemán hundió por error a un submarino (Sfax) y un pertrolero francés (Rhône) ante las costas de Marruecos. El capitán del submarino prefirió no dejar constancia de su error en el diario de a bordo. Un submarino italiano hundió un carguero británico (Amicus) cerca de Irlanda.

El presidente finlandés, Kyösti Kallio, había presentado su renuncia hacía unos días por motivos de salud, y esa tarde se le preparó una despedida, tras la cual pensaba retirarse a una granja de su propiedad, pero murió esa misma noche de un ataque cardiaco, cuando estaba a punto de tomar un tren en la estación de Helsinki. El primer ministro, Risto Ryti, asumió sus funciones y poco después nombró primer ministro a Johan Wilheim Rangell.

El 20 de diciembre la Luftwaffe bombardeó Liverpool. Una bomba destruyó un refugio donde 42 personas resultaron muertas. Otra bomba impactó en un puente donde se guarecían varias personas, y 40 resultaron muertas.

Aunque con fecha del año siguiente, ese día salió a la venta el primer número de una nueva serie de cómic, con el título de su protagonista: El Capitán América, un supersoldado que combatía a los nazis y era un patriota modélico. Fue creado por Joe Simon y Jack Kirby, y no tardó en ganar una inmensa popularidad en los Estados Unidos.

Un submarino italiano hundió un carguero británico (Carlton) en el Atlántico.

Por su parte, la RAF bombardeó Boulogne-sur-Mer, en Francia, donde hundió un carguero alemán (Consul Poppe) y Le Touquet, donde destruyó una central eléctrica. El 21 de diciembre bombardeó Porto Marguera, en Italia. Por su parte, los alemanes volvieron a bombardear Liverpool. Una bomba impactó en un refugio y mató a 74 personas.

Aviones británicos hundieron dos cargueros italianos (Norge y Peuceta) en el Mediterráneo. La Luftwaffe hundió un carguero británico (Silvio) en el puerto de Liverpool. Un submarino alemán hundió un petrolero panameño (Charles Pratt) cerca de Sierra Leona, mientras que otro italiano hundió un carguero sueco (Mangen) cerca de Oporto.

Ese día murió de un ataque al corazón el escritor estadounidense Francis Scott Fitzgerald.

Ante la amenaza de ser rodeados, los italianos abandonaron Himara, que fue ocupada por los griegos el 22 de diciembre. La noticia fue celebrada en Grecia, mientras que Mussolini estaba cada vez más preocupado.

Liverpool fue bombardeado por tercera vez. Los tres ataques dejaron 365 muertos en total. Esa misma noche Manchester sufrió otro fuerte bombardeo, en el que 270 aviones arrojaron 272 toneladas de explosivos y más de un millar de bombas incendiarias.

El 23 de diciembre fue ejecutado Jacques Bonsergent, declardo culpable de "un acto de violencia contra un miembro del ejército alemán".  Los alemanes llenaron París de carteles advirtiendo de que quien desafiara el poder del Tercer Reich sería fusilado igual que Bonsergent, pero los franceses se dedicaron a arrancarlos o a pintar sobre ellos, pese a todas las advertencias de que los responsables serían fusilados también bajo acusación de sabotaje.

Churchill radió un discurso dirigido a los italianos, en el que los invitaba a derrocar a Mussolini. Sin embargo, es poco probable que muchos italianos lo escucharan, ya que en Italia estaba prohibido sintonizar emisoras extranjeras.

Entre las fuerzas nacionalistas chinas y las comunistas estaban surgiendo fricciones. Los historiadores discrepan sobre cómo se produjeron, pero el caso es que ese día Chang Kai-shek ordenó la disolución de todas las organizaciones comunistas.

Manchester fue bombardeada por segundo día consecutivo, con 171 aviones que arrojaron 195 toneladas de explosivo y unas 900 bombas incendiarias. La propaganda nazi afirmó que la ciudad entera había quedado arrasada.

Cañoneras alemanas hundieron un petrolero neerlandés (Stad Maastricht) en el mar del Norte, y un pesquero armado británico. La aviación alemana hundió también un carguero neerlandés (Breda) junto a la costa escocesa.

El doctor guatemalteco Julio Carrillo Marín se había arruinado y culpaba de ello al presidente Jorge Ubico. Hacía unos meses que había organizado una cospiración contra él junto con el sargento Carlos Santa Cruz Fonseca. Una indiscreción de Carrillo hizo que fuera arrestado y llevado ante el presidente, el cual, al parecer, le dijo:

Ya sé todo lo que anda diciendo de mí y la intención que tiene de matarme; deje de andarse metiendo en babosadas [tonterías], porque en la primera ocasión me lo trueno [me lo cargo]. Ahora se va a ir a su casa, a trabajar honradamente. No lo mando apalear como se merece, pero eso sí, ya lo sabe: con otra denuncia que me vengan a dar contra Ud, lo rompo.

Pese a la advertencia, Carrillo aceleró su plan de asesinar a Ubico, sin saber que, desde el mismo momento en que abandonó el palacio presidencial, estaba siendo vigilado por la policía secreta. Santa Cruz fue arrestado al salir de casa de Carrillo y, debidamente torturado, delató a Carrillo, que a su vez fue arrestado el 24 de diciembre y, también tras las torturas rutinarias, delató a todos los conjurados.

Ese día empezaba una tregua no oficial de dos días sobre ataques aéreos entre Gran Bretaña y Alemania, con motivo de la Navidad. Ghandi escribió una carta a Hitler, en la que se dirigía a él como "querido amigo", para pedirle que pusiera fin a la guerra y sometiera sus disputas con Gran Bretaña a un arbitraje internacional. Por razones que todavía se desconocen, Hitler no aceptó el consejo.

No hubo tregua en Libia, donde soldados australianos capturaron Ain Melfa, un puesto avanzado de la guarnición de Giarabub, y un poco más tarde El Qaseibieya.

Un submarino alemán hundió un petrolero británico (British Premier) cerca de Sierra Leona. Un submarino griego hundió un barco italiano de transporte de tropas (Firenze) en el Adriático.

El parlamento búlgaro aprobó leyes antisemitas análogas a las vigentes en Alemania.

El 25 de diciembre los parisinos se encontraron con que los carteles que difundían el fusilamiento de Bonsergent habían sido adornados con flores, velas y toda clase de adornos, como si fueran tumbas. Así cumplían la orden alemana que prohibía destruirlos, pero en una forma que los nazis no habían previsto y que no les debió de hacer mucha gracia.

Hitler se entrevistó con el almirante François Daran cerca de Beauvais. El Führer estaba de muy mal humor y afirmó que ofrecía colaboración militar a Francia por última vez, y que si Francia la rechazaba sería una de las decisiones más lamentables de su historia.

Un crucero alemán hundió un carguero británico (Jumma) junto a la costa atlántica española.

Un contingente australiano se dirigió a Goarabub en misión de reconocimiento, pero los italianos los forzaron a retirarse con su artillería y su aviación.

Henry Fonda estrenó Gente de circo, junto a Dorothy Lamour, dirigida por Henry King.

Cary Grant estrenó ese año tres comedias de enredo: Luna nueva, Mi mujer favorita e Historias de Filadelfia, dirigida por George Cukor y coprotagonizada por Katharine Hepburn y James Stewart, y que se estrenó el 26 de diciembre. Fue la quinta película más taquillera del año y reoncilió a Hepburn con la crítica. Entre estos éxitos, Cary Grant protagonizó también el drama Los Howards de Virginia, ambientada en la revolución estadounidense, que no fue una de sus mejores películas.

Un carguero alemán (Baden) fue hundido cerca de la costa española cuando fue interceptado por un crucero británico. Un submarino alemán hundió un carguero británico (Waiotira) cerca de la costa británica.

Ese día murió el rey Seeiso de Basutolandia. Dejó un hijo de dos años, Bereng, por lo que su consejero Gabasheane Masupha, actuó como regente.

El 27 de diciembre un submarino alemán hundió un carguero noruego (Risanger) en el Atlántico. Un submarino italiano hundió otro carguero, esta vez británico (Ardabhan), en el Atlántico. En general, los submarinos italianos estaban demostrando ser mucho menos eficientes que los alemanes en su labor de acoso a los barcos aliados.

Ginger Rogers estrenó Espejismo de amor, dirigida por Sam Wood, la más exitosa de las tres películas que protagonizó ese año.

Los griegos controlaban ya la cuarta parte de Albania. El 28 de diciembre Italia volvió a pedir ayuda a Alemania, mientras que el mando militar griego decidió poner fin a su ofensiva a gran escala para no abusar de su fortuna.

Ese día fueron fusilados Julio Carrillo y el resto de conspiradores que habían planeado asesinar al presidente guatemalteco Jorge Ubico.

Michael Curtiz estrenó Camino de Santa Fe, un western protagonizado de nuevo por Errol Flynn, esta vez junto a Olivia de Haviland y con Ronald Reagan en un papel secundario. Flynn era uno de los actores más famosos del momento y todas sus películas eran éxitos de taquilla.

El 29 de diciembre Londres sufrió un violento bombardeo que dañó, entre otros edificios, la catedral de San Pablo.

El gobierno de Vichy creó una comisión para asuntos judíos.

Un submarino griego (Proteus) hundió un barco italiano de transporte de tropas (Sardegna) en el Adriático, pero posteriormente fue embestido y hundido por un torpedero italiano.

Un submarino griego torpedeó a otro italiano, y cuando éste emergió fue embestido y hundido por un destructor.

El 31 de diciembre la RAF atacó Vlorë, en el frente greco-italiano, así como Rotterdam y IJmuiden en los países bajos y Emmerich am Rhein y Colonia en Alemania.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero británico (British Zeal) y un carguero sueco (Valparaiso) en el Atlántico. Un petrolero italiano (Quinto) fue hundido en el Adriático por un submarino griego.

De Gaulle, en uno de sus discursos radiofónicos, instó a los franceses a permanecer en casa desde las 15:00 hasta las 16:00 del día de año nuevo para mostrar su rechazo a la ocupación francesa.

La batalla de Francia
Índice La invasión de Yugoslavia y Grecia