ANTERIOR
LA INVASIÓN DE YUGOSLAVIA Y GRECIA
SIGUIENTE

El 1 de enero de 1941 la RAF bombardeó con 141 aviones una fábrica de aviones en Bremen.

Entre las 15:00 y las 16:00 de la tarde, para contrarrestar el llamamiento de de Gaulle a permanecer en las casas como signo de protesta, los alemanes regalaban patatas por las calles.

El 2 de enero un submarino alemán hundió un barco británico (Nalgora) cerca de las islas Cabo Verde. Los alemanes bombardearon Cardiff durante diez horas. Un avión (probablemente desorientado) bombardeó el sur de Dublín. La aviación briánica llevaba tres días bombardeando Bardia, en Libia, cerca de la frontera con Egipto. En total se habían realizado más de 100 salidas, que culminaron esa noche con un bombardeo coordinado con la armada. En las primeras horas del 3 de enero la infantería australiana avanzó sobre la ciudad que, tras duros combates, abrió una brecha en las defensas italianas. Hacia el mediodía los australianos habían hecho unos 6.000 prisioneros. Los combates cesaron por la tarde mientras los briánicos planeaban las acciones para el día siguiente.

Eamon de Valera reunió al gobierno irlandés y envió una nota de protesta a Alemania por las bombas que habían caído sobre Dublín.

La RAF atacó de nuevo Bremen y el canal del Kaiser Guillermo, que atraviesa la península de Jutlandia por Schleswig-Holstein. Un puente sobre el canal se derrumbó sobre un barco finlandés (Yrsa).

Bristol sufrió un bombardeo de 12 horas de duración, en la que los alemanes arrojaron su mayor bomba, apodada "Satán", que pesaba 2.000 kg y medía 2.4 metros de largo (sin la cola) y 66 cm de diámetro. Su único defecto fue que no explotó.

El 4 de enero los británicos reanudaron su ataque sobre Bardia. Un puesto defensivo italiano cayó cuando una bomba cayó cerca de un arsenal y provocó una gran explosión. Los italianos supervivientes se rindieron y esto provocó la rendición sin resistencia de otros puestos cercanos. Al anochecer los británicos dominaban gran parte de las fortificaciones italianas alrededor de Bardia. En ellas descubrieron un hospital en el que había unos 500 pacientes (algunos de ellos prisioneros australianos) y unos 3.000 italianos no heridos. En Hebs el Harram capturaron otros 1.000 prisioneros. Por la tarde los primeros tanques británicos entraron en los barrios periféricos de Bardia. Al anochecer las bajas italianas (entre muertos, heridos y prisioneros) se contaban por decenas de miles. Finalmente, el 5 de enero Bardia fue capturada. El total de bajas italianas fue de 1.700 muertos, 3.700 heridos y 36.000 prisioneros. Las bajas británicas fueron 130 muertos y 326 heridos.

La victoria fue muy celebrada tanto en Gran Bretaña como en los Estados Unidos. Hitler no estaba preocupado por la derrota italiana en sí misma, pero sí por la posibilidad de que más derrotas similares pudieran llevar a una insurrección de derrocara a Mussolini, que ya tenía difícil explicar a sus bases el fracaso de la guerra contra Grecia.

Un submarino italiano hundió un carguero británico (Shakespeare) en el Atlántico.

El 6 de enero los griegos iniciaron un ataque en Albania sobre una posición de gran valor estratégico, un cañón situado junto a la ciudad de Këlcyrë, y que se conocía como el cañón de Këlcyrë, o el cañón de Klisura, aunque es algo redundante, porque esta palabra significa precisamente "cañón".

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Empire Thunder) en el Atlántico. Un crucero alemán hundió un carguero griego (Antonis), también en el Atlántico.

Un contingente británico dirigido por el mayor Patrick Andrew Clayton se reunió en Kayouge, en el Chad francés, con tropas francesas bajo el mando del coronel Philippe Leclerc para organizar un ataque a Libia desde el sur.

Ese día el presidente Roosevelt pronunció su discurso sobre el estado de la Unión, que fue conocido como el discurso de las cuatro libertades, por el fragmento siguiente:

En los días futuros, que tratamos de hacer seguros, anhelamos un mundo fundado en las cuatro libertades humanas esenciales: La primera es la libertad de palabra y expresión, en cualquier lugar del mundo. La segunda es la libertad de cada persona para adorar a Dios a su propio modo, en cualquier lugar del mundo. La tercera es la libertad frente a la miseria, que, traducida en términos mundiales, significa acuerdos económicos que aseguren a cada nación una vida saludable y en paz para todos sus habitantes, en cualquier lugar del mundo. La cuarta es la libertad frente al miedo, que, traducida en términos mundiales, significa una reducción a escala mundial del armamento hasta tal punto y de manera tan profunda que ninguna nación esté en situación de cometer un acto de agresión física contra ningún vecino, en cualquier lugar del mundo. Esta no es la visión de un milenio lejano. Es una base concreta para una clase de mundo alcanzable en nuestro propio tiempo y en nuestra generación. Esa clase de mundo es justamente la antítesis del llamado "Nuevo Orden" de tiranía que los dictadores procuran crear con el estrépito de una bomba.

El 7 de enero el almirante Isoroku Yamamoto presentó al ministro de marina japonés un informe sobre un posible ataque por sorpresa a la flota estadounidense estacionada en Pearl Harbor, en Hawái.

Los británicos seguían avanzando sobre Libia desde Egipto y se aproximaban a Tobruk, cuyo aeropuerto tomaron ese día.

Barcos británicos hundieron un submarino italiano (Nani) en el Atlántico.

Unos 80.000 hombres del ejército nacionalista chino tenían rodeado desde hacía dos días en la ciudad de Maolin al Cuarto Ejército comunista, formado por 9.000 soldados. Ese día iniciaron un ataque por sorpresa. Nacionalistas y comunistas explican de forma opuesta el suceso: para los comunistas fue una simple traición de los nacionalistas, mientras que para éstos fue una respuesta a un ataque previo.

El 8 de enero la RAF bombardeó Nápoles, donde un barco de guerra italiano sufrió daños graves.

La Luftwaffe hundió un carguero británico (Clytoneus) en el Atlántico.

La aviación tailandesa atacó las posiciones francesas en Siem Reap y en Battambang.

La usurpación del poder por parte del general Morínigo había desencadenado una oleada de huelgas en Paraguay. Morínigo respondió con un decreto que permitía disolver cualquier sindicato no alineado con el gobierno e ilegalizaba las huelgas, de modo que si se convocaba una en algún sector básico, el ejército tomaría el control del sector.

La ciudad libia de Giarabub estaba completamente rodeada por los británicos. La aviación destruyó un convoy italiano que trató de llegar hasta ella. El 9 de enero la aviación trató de arrojar suministros, pero la artillería británica frustró la operación y el material lanzado distó mucho de ser suficiente.

Hitler se reunió con su Estado Mayor para tratar sobre sus planes de atacar la Unión Soviética. La justificación que dio fue que el éxito alemán en Rusia alentaría a los japoneses a atacar a los Estados Unidos, lo cual los mantendría alejados de la guerra en Europa. Otros argumentos de más peso eran que Alemania dependía cada vez más del suministro de materias primas por parte de la Unión Soviética, y Hitler no podía arriesgarse a que Stalin decidiera interrumpirlos (cosa que ya había hecho por un breve periodo a mediados del año anterior, a causa de la intervención alemana en Rumanía). Por otra parte, decidió enviar una compañía de tanques a Libia, para ayudar a los italianos.

Submarinos británicos hundieron tres cargueros italianos (Carlo Martinolinch, Palma y Valdivagna) en el Mediterráneo. Un submarino alemán hundió un carguero británico (Bassano) en el Atlántico.

El 10 de enero el gobierno británico puso en marcha la operación Excess, por la que una serie de convoys abastecerían a Malta, Alejandría y Grecia. El primero de ellos, con destino a Malta, había eludido varios inentos de interceptarlo por parte de los barcos, submarinos y aviones italianos, pero uno de los barcos de escolta chocó contra una mina que dañó la popa y mató a 65 hombres. El barco tuvo que ser remolcado hasta Malta. El convoy llegó a la isla y otro partió hacia Alejandría. Un portaaviones británico fue atacado entonces por la aviación italiana y luego por la alemana. Los daños fueron considerables. Regresó a Malta con 126 muertos y 91 heridos.

Tras varios días de duros combates, los griegos tomaron el cañón de Klisura. Los italianos lanzaron inmediatamente un contraataque.

El gobierno alemán de los Países Bajos ordenó que se hiciera un registro de todos los judíos del país.

Ese día se firmó en Moscú un acuerdo comercial germano-soviético, en virtud del cual Alemania recibiría cantidades ingentes de materias primas a cambio de productos manufacturados cuya entrega se fijó para después del verano, pues la intención de Hitler era iniciar antes la invasión de la Unión Soviética.

La aviación alemana hundió un carguero noruego (Austvard) cerca de la costa irlandesa.

El 11 de enero los griegos rechazaron el contraataque italiano en el cañón de Klisura consolidando así sus posiciones. Una división italiana que había llegado recientemente para apoyar el contraataque había sido prácticamente aniquilada.

Una bomba cayó ante la sede del Banco de Inglaterra, en Londres y destruyó una estación de metro dejando un enorme cráter. Hubo 57 muertos y 69 heridos.

Las fuerzas francobritánicas del coronel Philippe Leclerc atacaron por sorpresa la base italiana de Murzuk, en el sureste de Libia. Tres aviones italianos fueron destruidos. Los británicos quedaron impactados al ver cómo un un oficial francés se cauterizaba una herida con un cigarrillo.

Un diplomático alemán en Turquía recibió una propuesta de los Combatientes para la libertad de Israel en la que Abraham Stern proponía que los judíos participaran activamente en la guerra junto a Alemania a cambio del apoyo alemán para el establecimiento del histórico Estado judío, que sería nacionalista y totalitario. Es posible que esta oferta convenciera a Hitler de que, al contrario de lo que siempre había creído, los judíos no eran esos peligrosos y maquiavélicos marxistas que aspiraban a controlar el mundo. Tras esa propuesta, debió de convencerse de que eran idiotas. El documento llegó a Berlín, pero nunca tuvo respuesta.

El 12 de enero las tropas británicas y australianas rodearon Tobruk, en Libia y se prepararon para asaltarla.

El presidente mexicano Manuel Ávila ordenó que México asumiera el control de la Junta de Auxilio a los Republicanos Españoles, que bajo el mandato de su antecesor, Lázaro Cárdenas, había estado bajo el control de Indalecio Prieto, sin interferencia alguna por parte del gobierno mexicano. La razón eran las irregularidades que se estaban detectando en la gestión del tesoro que había llegado dos años atrás a bordo del Vita. Se habían encontrado escondidas cajas con joyas que probablemente pertenecían al cargamento del Vita en las décadas siguientes se encontrarían varias más), y había sospechas de que monedas de gran valor numismático habían sido fundidas para formar lingotes de oro. La Junta no pudo facilitar ningún inventario riguroso del tesoro ni de lo que había sido de él. La parte de la que se hizo cargo el gobierno fue vendida por menos de 10 millones de dólares, cuando Negrín había tasado inicialmente el tesoro en unos 40 millones.

El 13 de enero Hitler se entrevistó con el zar Boris III de Bulgaria.

La operación Excess culminó con éxito con la llegada a Alejandría del último convoy británico.

Los comunistas chinos estaban siendo aniquilados por los nacionalistas en Maolin. Su comandante, Ye Ting, se presentó personalmente en el cuartel general del general Shangguan Yunxiang, dispuesto a negociar la rendición, pero fue arrestado. El ejército comunista quedó bajo el mando del comisario político Xiang Ying, que fue asesinado por un oficial comunista, Liu Houzong, que se apoderó de una reserva de oro que custodiaba Xiang y se la entregó a los nacionalistas a cambio de que aceptaran la rendición. De los 9.000 hombres que formaban el Cuarto Ejército comunista, sólo 2.000 habían logrado escapar. El resto se distribuía entre muertos, heridos y prisioneros. Con esto terminó definitivamente la colaboración entre nacionalistas y comunistas chinos ante la ocupación japonesa.

La RAF bombardeó Ostende y la base de submarinos alemanes en Lorient, en Francia. La Luftwaffe bombardeó Plymouth, donde dejó 26 muertos.

En Zúrich murió el escritor irlandés James Joyce.

El 14 de enero el dictador rumano Ion Antonescu se entrevistó con Hitler. Horia Sima, el cabecilla de la Guardia de Hierro, había sido invitado a la reunión, pero había preferido no acudir. Antonescu prometió la colaboración rumana en la futura guerra contra la Unión Soviética y, a cambio, Hitler le aseguró que no se opondría a cualquier medida de Antonescu para librarse de la Guardia de Hierro, a pesar de su marcado carácter pronazi, pues los disturbios que estaba provocando dañaban la economía rumana, cosa que a Hitler no le interesaba en absoluto.

En una retransmisión por radio de la BBC, el ex ministro de justicia belga Victor de Laveleye sugirió el uso de la V de victoria como signo de resistencia a la ocupación nazi, aprovechando que "victoria" se escribe con V tanto en francés como en flamenco. En las semanas siguientes, enlas paredes de Bélgica, los Países Bajos y el norte de Francia empezaron a aparecer cada vez más uves. Alguien se dio cuenta de que la V en morse tenía un ritmo notable: punto, punto, punto, raya, e incluso alguien de la BBC advirtió que ése era precisamente el ritmo de las primeras notas de la quinta sinfonía de Beethoven, así que, en lo sucesivo, las emisiones al extranjero de la BBC empezaban siempre con los primeros compases de la sinfonía, compases que Beethoven había descrito como "la llamada del destino".

Un submarino italiano hundió un carguero británico (Eumaeus) en el Atlántico.

El 15 de enero el rey Alfonso XIII de España renunció a sus derechos sobre la corona española en favor de su hijo Juan de Borbón.

Un submarino italiano hundió dos cargueros griegos (Nemea y Nikolaos Filinis) y otro noruego (Brask) en el Atlántico.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Città di Messina) cerca de la costa de Libia.

El gobierno tailandés publicó otro de sus mandatos culturales, instando a la población a vertir correctamente, ya fuera al estilo europeo o tradicional.

La RAF bombardeó Wilhelmshaven y Emden.

El 16 de enero la aviación alemana atacó por primera vez Malta, donde mató a unas 50 personas y destruyó unos 200 edificios. Un portaaviones británico también resultó dañado.

Un submarino alemán hudió un barco británico de transporte de tropas (Oropesa) al oeste de las islas británicas. Murieron 106 de sus 249 ocupantes. La aviación hundió dos barcos de un convoy en el Atlántico, un carguero griego (Meandros) y otro neerlandés (Onoba).

Los británicos iniciaron un ataque sobre Etiopía desde Kenia.

Jamphel Yeshe Gyaltsen renunció a la regencia del Dalái Lama y fue sustituido por Ngawang Sungrab Thutob. Al parecer, había sido presionado a dimitir por el mal trato que había infligido a Khyungram Theji, al que había acusado de conspirar contra el gobierno, por lo que lo había hecho azotar en público, le había confiscado sus bienes y había desposeído a su familia de sus títulos nobiliarios. Sin embargo, el delito real de Khyungram Theji había sido denunciar que Jamphel Yeshe Gyaltsen estaba aprovechando su condición de regente para apoderarse de propiedades del Estado. El nuevo regente se deshizo de la camarilla de su antecesor y la sustituyó por otra probritánica.

Subhas Chandra Bose seguía bajo arresto domiciliario en la India, pero esa noche se las arregló para burlar la vigilancia y huir hacia Afganistán disfrazado de pastún sordomudo (ya que no sabía hablar la lengua de los pastúnes). En Afganistán cambió su vestimenta para convertirse en el conde italiano Orlando Mazzotta, y bajo esa identidad llegó a la Unión Soviética, donde agentes de la NKVD lo llevaron hasta Moscú.

En la madrugada del 17 de enero una flota francesa atacó por sorpresa a unos barcos de guerra tailandeses anclados en la isla de Ko Chang. Dos torpederos resultaron hundidos y otro barco de guerra encalló. Fue una victoria sustancial y pronto Japón presentó una oferta de mediación que Francia no podía rechazar.

Mólotov se entrevistó con el embajador alemán en Moscú y le manifestó su sorpresa por no haber recibido respuesta a la solicitud soviética de incorporarse al Eje de noviembre del año anterior. El embajador le explicó que Alemania debía tratar primero la cuestión con Italia y Japón.

Un submarino alemán hundió un barco británico de transporte de tropas (Almeda Star) al noroeste de las islas británicas. Murieron sus 325 ocupantes. Otro submarino hundió un barco de pasajeros británico en el Atlántico (Zealandic) y también murieron todos sus ocupantes, 73 personas en este caso.

Los legionarios rumanos de la Guardia de Hierro sospechaban que habían perdido el favor de Hitler e iniciaron una serie de actos a lo largo del país para mostrar que su ideología era nacionalsocialista y poner de manifiesto su lealtad al Führer.

Chiang Kai-shek envió a Ye Ting ante un tribunal militar a la vez que ordenaba la disolución del Cuarto Ejército.

El 18 de enero la aviación alemana dañó un destructor británico que estaba siendo reparado en Portsmouth. Los ataques aéreos alemanes a Malta se intensificaron.

Un crucero alemán hundió un petrolero británico (British Union) en el Atlántico.

El consulado alemán en San Francisco izó la bandera nazi con motivo de una fiesta nacional alemana, pero a mediodía una multitud enfurecida la cogió y la rompió en pedazos, lo que generó un incidente diplomático.

Ion Antonescu, recién llegado de Alemania, ordenó la disolución de las "comisiones de romanización", que controlaban los legionarios de la Guardia de Hierro.

El 19 de enero los británicos expulsaron a los italianos de Kassala, en Etiopía. El emperador Haile Selassie entró en el país tras las líneas británicas.

Mussolini se entrevistó con Hitler y ambos acordaron que Alemania ayudaría a Italia en el norte de África, pero no en Albania.

Un crucero británico hundió un submarino italiano (Neghelli) cerca de Creta.

La Luftwaffe hundió un carguero británico (Bennington Court) en el mar del Norte.

George Orwell publicó su ensayo El león y el unicornio: Socialismo y el genio inglés, en el que sostiene que el desfasado sistema de clases británico estaba dificultando el esfuerzo bélico, y que era necesaria una revolución socialista democrática, opuesta al totalitarismo comunista.

Henry Miller publicó El coloso de Maroussi, en el que describe un viaje que había hecho por Grecia antes de la guerra.

Jorge Luis Borges publicó un libro de relatos titulado El jardín de los senderos que se bifurcan.

El 20 de enero el Partido Comunista Chino, desacatando la orden de Chiang Kai-shek, ordenó reconstruir el Cuarto Ejército, que pronto llegó a contar con 90.000 hombres. Los comunistas habían perdido el control de una extensa zona, pero a cambio habían aumentado su popularidad, al denunciar que habían sido atacados en unos momento en que todos los chinos debían permanecer unidos ante la ocupación japonesa.

El Almirante Scheer hundió un carguero británico (Stanpark) y otro neerlandés (Barneveld) cerca de la costa de Sierra Leona. Otro carguero británico (Florian) resultó hundido en el Atlántico por un submarino alemán, y otro belga (Portugal) por un submarino italiano.

La aviación alemana localizó el convoy SL 61 en el Atlántico y en un bombardeo provocó un incendio en uno de sus barcos.

Ese día un griego mató a un oficial alemán en Bucarest. Nunca llegó a esclarecerse el suceso, pero Antonescu lo aprovechó para destituir al ministro del interior, Constantin Petrovicescu, que era legionario. Eso fue la chispa que llevó a los legionarios a rebelarse abiertamente. Por la noche se apoderaron del ministerio del interior, de muchas comisarías de policía y de otros edificios públicos de Bucarest, abriendo fuego sobre los militares que trataban de recuperarlos. Antonescu intentó dirigirse a la nación con mensajes tranquilizadores, pero no fueron publicados o emitidos por radio, ya que los legionarios controlaban los medios de comunicación. En los pueblos cercanos organizaron alistamientos masivos y las calles de la capital se llenaron de campesinos que tomaron gasolineras y otros lugares estratégicos. La consigna era liberar al país del dominio de los judíos y masones. Ya el 21 de enero, los periódicos —controlados por los legionarios— explicaban que los judíos se habían rebelado y muchos artículos terminaban con la frase "Ya sabéis a quién disparar". Durante todo el día, los legionarios, que creían contar con el apoyo alemán, dominaron Bucarest e iniciaron una persecución sistemática de los judíos. Unas 350 personas fueron apaleadas y torturadas, mayoritariamente judíos. Mircea Petrovicescu, el hijo del ministro cesado, ataba judíos y les disparaba tratando de trazar su silueta en la pared sin acertarles. En ocasiones los blancos eran mujeres desnudas, a las que luego extirpaban los pechos. Las mujeres de los legionarios también participaron activamente en las torturas, entre otras cosas arrancando genitales a los judíos.

Bulgaria aprobó leyes antisemitas similares a las leyes de Nuremberg.

Los británicos capturaron Tobruk y tomaron 25.000 prisioneros italianos.

La aviación alemana hundió un carguero británico (Temple Mead) en el Atlántico.

Hacía un mes que había llegado a Francia el capitán Honoré d'Estienne d'Orves, enviado por De Gaulle para establecer contactos con la resistencia francesa. Había organizado una red conocida como Nemrod, pero el 22 de enero fue arrestado debido a la traición de uno de sus colaboradores Georges Marty, que resultó ser un agente de contraespionaje alemán llamado Alfred Gaessler. Su detención condujo a su vez a la de los otros 23 miembros de la red.

Pétain había seleccionado a Antoine de Saint-Exupéry para el Consejo nacional, una asamblea consultiva de su gobierno. El escritor publicó dos comunicados en los que rechazaba el ofrecimiento.

El Grupo del Museo del Hombre fue desmantelado en Francia.

Unos 122 judíos fueron asesinados en Bucarest. Ion Antonescu ordenó al ejército rumano actuar contra la Guardia de Hierro, para lo que contó con la ayuda de las tropas alemanas estacionadas en Bucarest, para sorpresa de los legionarios.

Un submarino alemán hundió un carguero noruego (Sydfold) en el mar del Norte. La aviación alemana hundió un carguero griego (Kapetan Stratis) en el Atlántico.

El 23 de enero un grupo de legionarios tomó a 15 judíos y los llevó a una carnicería, donde les dispararon. A cinco de ellos (incluida una niña de cinco años) los colgaron aún con vida de los ganchos de la carnicería y los abrieron en canal. Pocas horas después el ejército sofocó la revuelta. Horia Sima y otros cabecillas huyeron a Alemania (donde Hitler los mantuvo como reserva por si en un futuro Antonescu dejaba de cooperar). Unos 9.000 legionarios fueron arrestados.

La Luftwaffe atacó de nuevo al convoy SL 61. Esta vez dos cargueros británicos (Langleegorse y Mostyn) resultaron hundidos, y un tercero (Lurigethan) fue abandonado en llamas.

El 24 de enero aviones tailandeses bombardearon un aeropuerto francés en Angkor.

Un submarino alemán hundió un carguero noruego (Vespasian) en el Atlántico. El Atlantis hundió otro (Mandasor) en el océano Índico.

El secretario de la Marina estadounidense escribió una carta al secretario de la guerra en la que alertaba de un posible ataque japonés a Pearl Harbor.

Los británicos iniciaron un ataque sobre la Somalia italiana. En Libia también continuaron su avance hacia el este, y una división de tanques se enfrentó a otra italiana en Mechili. En una primera acometida los británicos fueron rechazados, pero luego tendieron una emboscada a los tanques italianos, que tuvieron que replegarse hacia Mechili. El 25 de enero tropas australianas se enfrentaron a los italianos en derca del aeropuerto de Derna. Los italianos lograron frenar el avance aliado a pocos kilómetros del aeropuerto.

Los japoneses mataron a 1.230 chinos en la localidad de Panjiayu. Esta acción formaba parte de un plan para crear una "tierra de nadie" de seguridad alrededor del territorio ocupado por los japoneses. Era también una primera muestra de lo que se llamarái la Política de los tres todos: Matar todo, saquear todo, destruir todo, con la que los japoneses querían vencer definitivamente la resistencia china.

El 26 de enero el general Rodolfo Graziani, habiendo recibido un informe exagerado sobre la magnitud de las tropas británicas que se acercaban a Mechili, ordenó evacuar la ciudad. En cambio, los italianos seguían resistiendo en Derna.

En Etiopía los aliados empezaron a bombardear Agordat y la aviación sudafricana destruyó la mayor parte de los aviones que los italianos tenían en Asmara y Gura, lo que aseguró a los británicos la supremacía aérea durante toda la campaña.

El 27 de enero los británicos entraron en Mechili sin oposición.

Hitler había tratado de que Antonescu formara un nuevo gobierno con la participación de la Guardia de Hierro, pero Antonescu se negó y ahora formaba un gobierno compuesto por militares y técnicos, cuyo objetivo prioritario fue restablecer el orden público.

La vaiación británica hundió un carguero alemán (Ingo) cerca de la costa de Túnez.

El presidente paraguayo, Higinio Morínigo, intervino el periódico El País, que pasó así a estar controlado por el gobierno. Todos los periódicos críticos con Morínigo acabaron siendo intervenidos igualmente o bien clausurados.

Un ultimátum japonés obligó a Francia y a Tailandia a aceptar un armisticio el 28 de enero.

Desde la muerte del rey Seeiso de Basutolandia, su consejero Gabasheane Masupha había ejercido provisionalmente la regencia de su hijo, Bereng Seeiso, que aún no había cumplido los tres años de edad. Sin embargo, se había reunido un consejo para decidir el regente definitivo entre dos candidatos: Bereng Griffith, hermanastro del difunto rey Seeiso, y 'Mantšebo Amelia 'Matšaba, la primera de sus tres viudas, que fue la elegida por 44 votos frente a 23. Sin embargo, Bereng no aceptó la decisión y arguyó que 'Mantšebo no podía ejercer de regente por un motivo que al parecer nadie había notado hasta el momento: era mujer. Un tribunal de justicia rechazó el argumento y confirmó a 'Mantšebo como regente de su hijastro. No obstante, Mabereng, la madre del rey, y sus partidarios, lograron mantener a 'Mantšebo alejada de su hijastro, pues la acusaban de querer asesinarlo.

Esa noche los italianos abandonaron Derna ante el riesgo de quedar rodeados. Su retaguardia destruyó carreteras, sembró minas y organizó emboscadas para retrasar la persecución británica.

Un submarino alemán hundió un carguero griego (Aikaterini) y dos británicos (King Robert y W B Walker) del convoy SC 19 en el Atlántico. La Luftwaffe hundió otros dos cargueros británicos (Grelrosa y Pandion), el primero de los cuales pertenecía también al convoy, y otro más (Urla) resultó hundido por un submarino italiano.

En la madrugada del 29 de enero murió inespeeradamente el primer ministro griego Ioannis Metaxás, a causa de una infección de la laringe. El rey Jorge II nombró como sucesor a Alexandros Korizis, amigo íntimo del difunto y hasta entonces gobernador del Banco de Atenas, que mantuvo el mismo gabinete, lo que alejó toda esperanza de que el gobierno griego atenuara su autoritarismo.

Mientras tanto los italianos lanzaban un ataque en el monte Trebeshina, en Albania, que los griegos lograron rechazar.

El convoy SC 19 perdió dos barcos más a manos de submarinos alemanes, un carguero británico (West Wales) y otro egipcio (Sesostris). Un crucero alemán hundió dos cargueros británicos (Africa Star y Eurylochus) en el Atlántico.

Ese día tuvo lugar en Washington la primera de una serie de reuniones entre militares británicos y estadounidenses para acordar un plan general para el caso en que los Estados Unidos entraran en la guerra.

Submarinos alemanes detectaron un convoy que transportaba mercancías desde Canadá hasta Gran Bretaña. Desde entonces y hasta que llegó a su destino tres días más tarde, siete barcos fueron hundidos.

El 30 de enero los británicos entraban en Derna.

En el octavo aniversario del ascenso al poder de los nazis, Hitler dio un discurso ante 18.000 personas, en el que afirmó que cualquier barco que llevara ayuda a Bran Bretaña y que se pusiera a tiro de los submarinos alemanes sería torpedeado, y advirtió a los Estados Unidos de que si trataban de interferir en el conflicto europeo, los objetivos bélicos de Alemania cambiarían rápidamente.

Un submarino alemán hundió otro carguero británico (Rushpool) del convoy SC 19.

Los japoneses atacaron al ejército nacionalista chino al sur de la provincia de Henan.

El 31 de enero los británicos y australianos lanzaron el ataque definitivo sobre Agordat, en Etiopía. Un último contraataque italiano fue rechazado y los supervivientes huyeron desordenadamente hacia Keren, en Eritrea.

Los japoneses hicieron firmar una tregua a Francia y Tailandia.

Las tropas británicas del mayor Clayton fueron atacadas por los italianos en Bishara y Clayton fue hecho prisionero junto a varios de sus oficiales. El soldado Ronald Moore puso a salvo a los supervivientes del ataque dirigiéndolos en una larga marcha a pie. Los británicos se retiraron hasta Egipto para reorganizarse. Leclerc continuó avanzando hacia el norte.

Dos torpederos italianos interceptaron al norte de Creta un convoy británico que se dirigía desde Port Said y Alejandría hacia Atenas y alcanzaron a un petrolero (Desmoulea) que, auque al principio la tripulación lo abandonó al pensar que iba a hundirse, después volvió a bordo y el barco pudo ser remolcado.

Un submarino italiano hundió un carguero británico (Pizarro) cerca de la costa atlántica española. La aviación alemana hundió un carguero británico (Rowanbank) y otro belga (Olympier) en el Atlántico, un dragaminas británico (HMS Huntley) ante la costa mediterránea de Egipto, así como un transporte egipcio (Sollum) en la costa de Libia.

Las autoridades alemanas en Luxemburgo ordenaron que todos los nombres, apellidos, nombres de calles, ciudades, comercios, etc. de raíz francesa fueran traducidos al alemán o sustituidos por otros alemanes. Así, por ejemplo, alguien llamado Henri Dupont tenía que pasar a llamarse a partir de ese momento Heinrich Brückner.

Ese día se estrenó Matrimonio original, una comedia dirigida por Alfred Hitchcock y protagonizada por Carole Lombard.

La organización nazi sudafricana Ossewabrandwag se oponía a los alistamientos para luchar junto a los aliados contra Alemania y a menudo hostigaba a los soldados uniformados. El 1 de febrero estallaron revueltas en Johannesburgo en las que 140 soldados sufrieron heridas graves.

Los británicos entraron en Agordat y poco después tomaban Metemma. En Agordat tomaron unos mil prisioneros y se apoderaron de 14 tanques dañados y de todo el equipo pesado de los italianos.

El socialista francés Marcel Déat fundó la Unión nacional popular, un partido nacionalsocialista que aspiraba a unir a todos los partidos políticos franceses colaboracionistas. Las autoridades alemanas recibieron bien el proyecto, e impulsaron dicha unificación forzando al nuevo partido a absorber a otro partido de extrema derecha, el Movimiento Social Revolucionario, que había sido fundado el año anterior por Eugène Deloncle. Ciertamente, ambos partidos eran colaboracionistas, así que teóricamente la unificación era natural. El hecho de que los miembros del partido de Déat provinieran de la extrema izquierda y los del de Deloncle de la extrema derecha no debía ser un inconveniente en teoría, ya que ambos bloques eran eran aliados desde que así lo había ordenado el Komitern, en concordancia con las "magníficas" relaciones germano-soviéticas, pero la teoría no acababa de funcionar en la práctica, y las fricciones entre ambos partidos, y en particular entre sus dirigentes, se hicieron notar desde el primer momento.

Los griegos, que dominaban ya el monte Trebeshina, capturaron la ciudad de Bubeshi.

Desde Agordat, los británicos tomaron Barentu y tomaron un gran número de prisioneros. Los italianos que lograron huir hacia Keren lo hicieron ordenadamente hasta que la carretera que seguían se convirtió en un camino de mulas y tuvieron que abandonar camiones, cañones y tanques.

En Polonia, los nazis abrieron el campo de concentraciñon de Potulice, que fue empleado principalmente para albergar a los niños polacos considerados "no germanizables". A partir de los seis años eran obligados a trabajar, y cualquier falta se traducía en palizas, latigazos y otras torturas. A menudo se les pasaba revista durante horas en ropa interior y, en muchos casos, sin zapatos, soportando el frío. Como castigo, algunos eran encerrados en celdas inundadas con agua hasta las rodillas, para que no pudieran tumbarse. Los guardias consideraban divertido poner niños hambrientos ante mesas llenas de comida para hacerles fotos, pero sin dejarles comer. También se los usaba como donantes de sangre forzados.

Un submarino alemán hundió un carguero griego (Nicolaos Angelos) en el Atlántico.

Los italianos necesitaban cada vez con más urgencia la prometida ayuda alemana en el norte de África. El 3 de febrero Hitler designó el general que dirigiría la expedición alemana a Áfrca: Erwin Rommel.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Dione II y Empire Citizen) en el Atlántico.

El regente iraquí, el príncipe Abd al-Ilah, depuso al primer ministro proalemán Rashid al-Gaylani y puso en su lugar a Taha al-Hashimi.

El la policía británica había anunciado una recompensa de mil libras para quien facilitara el arresto de varios miembros de los Combatientes para la libertad de Israel, y el 4 de febrero se entregaron Hanoch Kalai y Benjamin Zeroni, básicamente porque, después de su propuesta de alianza con los nazis, nadie los ayudaba en la clandestinidad.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Empire Engineer), otro griego (Calafatis) y otro noruego (Ringhorn) en el Atlántico.

Los británicos que perseguían a los italianos huidos a Keren ya habían cruzado la frontera con Eritrea desde Etiopía y, tras haber reconocido el terreno, el 5 de febrero lanzaron un ataque. La ciudad no tenía grandes defensas, pero estaba bien protegida por accidentes naturales que frustraron las acometidas británicas durante varios días.

La RAF bombardeó Düsseldorff, donde causó 35 muertos.

Un submarino británico hundió un carguero noruego (Ryfylke) en el mar de Noruega.

Los francos belgas fueron retirados de la circulación en Luxemburgo. A partir de ese momento, la moneda fue el marco alemán.

El gobierno rumano promulgó un decreto que castigaba duramente los disturbios, prohibía todas las organizaciones y todas las manifestaciones no aprobadas por el gobierno.

El avance británico había llevado a los italianos a evacuar la Cirenaica, la zona nororiental de Libia. Los británicos enviaron entonces un destacamento para cortarles la retirada. Fue conocida como la Combeforce, por el coronel John Frederick Boyce Combe. Sus tropas llegaron a Antelat sobre las 12:30 y desde allí bloquearon la via Balbia, por la que huían los italianos cerca de Beda Fomm. Un convoy de la vanguardia italiana llegó media hora después y cayó en un campo de minas. Tras varios intentos infructuosos de salir de la emboscada, los italianos se rindieron. Luego los británicos se dirigieron contra el resto del ejército italiano, al que atacaron por varios puntos sembrando el caos en sus filas. Por la noche, el general Annibale Bergonzoli trató de organizar un contraataque que les permitiera escapar.

El 6 de febrero Hitler escribió a Franco instándole a entrar en la guerra.

El día anterior la aviación alemana había descubierto un convoy británico en el Atlántico y ahora un submarino hundía un carguero canadiense (Maplecourt) a la vez que un carguero griego dañado el día anterior (Ioannis M Embiricos) se hundía también.

Los italianos llevaban ya dos días combatiendo desesperadamente en Beda Fomm. El 7 de febrero el general Giuseppe Tellera recibió una herida mortal y fue sustituido por Italo Gariboldi. Horas más tarde los italianos se rendían, con lo que los británicos se encontraron con unos 25.000 prisioneros, entre ellos Bergonzoli y Tellera, el cual no tardó en morir. Los italianos dejaron una fila de 24 km de camiones destruidos o abandonados, tanques y material diverso. Desde el inicio de la operación brújula, a finales del año anterior, los británicos habían capturado unos 133.000 soldados italianos y habían avanzado unos 800 km hacia el interior de Libia, desde Egipto.

La aviación alemana hundió un carguero británico (Bay Fisher) cerca de la costa británica.

El 8 de febrero Bulgaria dio permiso a Alemania para transportar tropas por su territorio. Mientras tanto, tropas alemanas embarcaban en Nápoles con destino al norte de África.

Hồ Chí Minh regresó a Vietnam tras haber pasado varios años en la Unión Soviética, e inmediatamente convocó un pleno del Partido Comunista de Vietnam, con el propósito de luchar tanto contra la ocupación francesa como contra la japonesa.

Un submarino alemán avistó un convoy británico que viajaba de Gibraltar hacia Liverpool. Cuando pasaba a la altura de Lisboa, aparecieron bombarderos que hundieron ocho barcos, y unas horas más tarde llegó un crucero que hundió uno más y no siguió atacando porque fue alertado de la presencia de otro convoy sin escolta y marchó hacia él.

El 9 de febrero los británicos tomaron El Agheila, en Libia. Churchill dio órdenes de detener el avance para desviar tropas hacia Grecia.

La Royal Navy bombardeó Génova y La Spezia, mientras la aviación bomabardeaba Livorno, provocando graves daños en las instalaciones italianas. En Génova hubo 144 civiles muertos y 272 heridos. Churchill retransmitió un discurso por radio que terminó con una referencia directa a los Estados Unidos:

Dadnos vuestra confianza. Dadnos vuesta fe y vuestra bendición y, con la ayuda de la Providencia, todo irá bien. No fallaremos ni vacilaremos. No nos debilitaremos ni nos cansaremos. Ni el choque súbito de la batalla ni las prolongadas pruebas de vigilancia y resistencia nos desgastarán. Dandos las herramientas y nosotros terminaremos el trabajo.

Pétain destituyó a Pierre-Étienne Flandin como primer ministro francés para reemplazarlo por el almirante François Darlan, que fue puesto también al frente del ministerio de Asuntos Exteriores, del ministerio del Interior y del ministerio de la Defensa Nacional.

La aviación alemana hundió cuatro cargueros britanicos (Britannic, Dagmar I, Jura y Varna) y uno noruego (Tejo) en el océano Atlántico. Un submarino alemán atacó al convoy HG 53 y hundió dos cargueros británicos (Courland y Estrellano). El 10 de febrero hundió otro más (Brandenburg). Otros submarinos hundieron otros dos barcos de otros convoyes, un carguero británico (Canford Chine) y otro noruego (Heina).

Una brigada de paracaidistas británicos destruyó un acueducto en Calitri, en Italia. Esta acción no tuvo ninguna relevancia práctica en la guerra, ya que el acueducto fue reparado rápidamente, y 35 paracaidistas fueron capturados. Además, los aviones que habían lanzado a los paracaidistas habían salido de Malta, lo que convenció a los alemanes de que la isla suponía una amenaza digna de tener en cuenta. A partir de ese momento Malta sería bombardeada a diario.

La Luftwaffe bombardeó Islandia.

El cabecilla de la resistencia Anatole Lewitsky fue arrestado en Francia.

Gran Bretaña interrumpió sus relaciones diplomáticas con Rumanía, debido a la presencia de tropas alemanas en el país, que ya llegaban al medio millón de soldados.

El 11 de febrero dragaminas alemanes hundieron con cargas de profundidad un submarino británico (HMS Snapper) ante la costa francesa.

El Almirante Hipper hundió otro carguero británico (Iceland) del convoy HG 53.

Las tropas alemanas empezaban a llegar a Trípoli.

Pétain nombró a François Darlan como su sucesor. Darlan ofreció a Hitler en varias ocasiones cooperación militar contra Gran Bretaña, pero Hitler prefería una Francia neutral que no le diera problemas con Gran Bretaña mientras se dedicaba a la Unión Soviética.

En los Países Bajos se produjo la primera deportación de judíos. En Amsterdam hubo enfrentamientos entre judíos y fascistas, que se repetirían los días siguientes. El 12 de febrero los alemanes rodearon con alambradas el barrio judío de la ciudad.

Rommel llegó a Libia en avión, con órdenes de defender la Trípoli y su región, usando si era preciso "técnicas enérgicas".

A instancias de Hitler, Mussolini se entrevistó con Franco en Bordighera, donde trató de convencerlo para que España entrara en la guerra. Franco le replicó que su país no estaba en condiciones para ello.

El Almirante Hipper hundió siete barcos del convoy SLS 64, a la altura de Madeira. Un crucero británico hundió un carguero alemán (Uckermark) ante la costa de la Somalia Italiana.

Howard Florey, en colaboración con Norman Heatley, suministraron penicilina a un policía de 43 años llamado Albert Alexander. Había sufrido un rasguño en la cara que le había provocado una infección que posteriormente se le había extendido por todo el rostro. Tenía la cara, los ojos y el cuero cabelludo hinchados. Hasta habían tenido que extirparle un ojo para aliviarle el dolor. Al día siguiente, el 13 de febrero, empezó a recuperarse, pero los investigadores no tenían suficiente penicilina, y aunque trataron de recuperar toda la posible de la orina del paciente, a los cinco días ya no les quedaba más. El paciente recayó y murió al cabo de un mes. Florey se propuso experimentar con niños en lo sucesivo, para que las necesidades de penicilina fueran menores. Unos meses más tarde, Florey y Heatley viajaron a los Estados Unidos y convencieron a un laboratorio en Peoria para que produjera penicilina a gran escala. Heatley trabajó en colaboración con el microbiólogo estadounidense Andrew J. Moyer, que contribuyó a mejorar sustancialmente el proceso de producción. Luego Moyer publicó los resultados de la investigación conjunta omitiendo el nombre de Heatley.

Las autoridades alemanas ordenaron abandonar el barrio judío de Amsterdam a todos los que no fueran judíos.

Unos días atrás dos buques de guerra alemanes habían desistido de atacar un convoy británico a causa de su escolta, pero ahora un submarino hundía dos de sus barcos, los petroleros (Arthur F Corwin y Clea). La aviación británica hundió un petrolero italiano (Pensilvania) y un carguero alemán (Askari) ante la Somalia Italiana. Un crucero hundió también otro carguero italiano (Moncalieri). En el Atlántico, la aviación alemana hundió también un pesquero armado británico (HMT Rubens) que formaba parte de la escolta de un convoy.

El primer ministro yugoslavo, Dragiša Cvetković, viajó a Alemania para entrevistarse con Hitler y Ribbentrop, quienes trataron de que firmara la adhesión de su país al Pacto Tripartito. No obstante, Cvetković arguyó que no estaba autorizado para ello.

El 14 de febrero tropas británicas y sudafricanas tomaron Kismayo, en Libia.

Los griegos rechazaron un ataque italiano en el monte Trebeshina, aunque contaron 109 bajas.

Antanas Smetona, el ex presidente Lituano, se había trasladado de Berna a Lisboa y ahora llegaba a Rio de Janeiro, donde fue recibido por emigrantes lituanos y posteriormente se entrevistó con el presidente Getúlio Vargas.

Rommel llegó a Trípoli.

Ion Antonescu acabó con toda influencia de la Guardia de Hierro al declarar que Rumanía dejaba de ser un Estado Nacional Legionario para convertirse en un Estado Nacional y Social (es decir, nacionalsocialista). Rápidamente se levantaron campos de concentración en el país para albergar a los contrarios al dictador.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Holystone) que se había rezagado de un convoy británico en el Atlántico. Otro convoy fue atacado por la Luftwaffe, que hundió un barco británico (Elisabeth Marie) y por un submarino italiano, que hundió otro (Belcrest). Ya el 15 de febrero un submarino alemán hundió un tercer barco (Alnmoor).

En Libia see produjo el primer enfrentamiento —que no pasó de una escaramuza— entre británicos y alemanes, que tuvo lugar en las cercanías de Sirte.

Ese día empezaron las deportaciones de judíos austriacos, que fueron trasladados a guetos polacos.

El 16 de febrero la aviación británica hundió un carguero italiano (Juventus) cerca de la costa de Túnez, mientras que la aviación alemana hundió otro británico (Coryton) en el mar del Norte. Un submarino alemán bombardeó un carguero británico (Gairsoppa) cerca de las costas de Irlanda, y se hundió pasada la medianoche, ya el 17 de febrero. Murieron 85 de sus tripulantes. Otros submarinos hundieron también el carguero Siamese Prince y el petrolero Edwy E Brown, del convoy HX 107.

Philippe Leclerc llegó a la fortaleza libia de Kufra con apenas 350 hombres, a los que se unieron 76 soldados británicos. Tras rechazar un ataque italiano, lograron rodear la fortaleza y la pusieron bajo asedio. Sólo tenían un cañon, pero lo iban cambiando de posición para que los italianos creyeran que eran muchos.

Los griegos completaron la ocupación del monte Trebeshina.

Bajo presión alemana, Turquía firmó un tratado de no agresión con Bulgaria.

En las primeras horas de 18 de febrero un submarino alemán torpedeó un carguero británico cerca de Islandia. El capitán y 24 marineros se hundieron con él. Sólo hubo 11 supervivientes, que fueron rescatados por un barco noruego.

Tras tres días de batalla en medio de lluvias intensas y bajas temperaturas, tropas británicas y sudafricanas tomaron Mega, en Etiopía. Mientras tanto, miles de soldados australianos llegaban a Singapur, en la Malasia británica, para defenderla de un posible ataque japonés.

Las tropas alemanas en Libia fueron bautizadas como el Afrika Korps.

Un decreto de Ion Antonescu permitía al ejército tomar el control de las empresas rumanas en caso de que lo requiriera el interés del Estado.

Los alemanes prohibieron a los luxemburgueses llevar boina.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Seaforth) en el Atlántico. Otro atacó de nuevo al convoy HX 107 y hundió el carguero Black Osprey.

El 19 de febrero la policía alemana asaltó una heladería de Amsterdam para arrestar judíos, y se produjo una pelea en la que varios policías resultaron heridos.

El convoy HX 107 perdió dos cargueros británicos más (Benjamin Franklin y Empire Blanda) a manos de submarinos alemanes. La aviación alemana hundió otros dos de otro convoy (Gracia y Housatonic), y una torpedera hundió otro (Algarve) en el mar del Norte. Un submarino británico hundió dos cargueros franceses (Guilvinec y Jacobsen) ante la costa francesa.

La ciudad británica de Swansea sufrió esa noche un intenso bombardeo.

El 20 de febrero Grecia rechazó una oferta alemana de mediación en la guerra con Italia.

Alemanes y británicos se enfrentaron en El Agueila, en Libia. Ese día llegaron a Libia los primeros tanques alemanes.

La aviación alemana hundió un carguero británico (Rigmor) cerca de la costa británica.

El Almirante Scheer hundió un vapor griego (Grigorios C II), cerca de las islas Seychelles.

Por la noche Swansea fue bombardeada nuevamente.

El 21 de febrero tropas alemanas entraron en Bulgaria camino a Grecia.

Swansea fue bombardeada por tercera noche consecutiva (entre las tres noches, sumaron 14 horas de bombardeos). En total hubo 230 muertos y 409 heridos. Unas 7.000 personas quedaron sin hogar, pero las instalaciones de importancia bélica (puertos, refinerías, etc.) apenas sufrieron daños.

Un submarino alemán hundió un petrolero británico (Scottish Standard) cerca de Irlanda. El Almirante Scheer hundió un carguero británico (Canadian Cruiser) en el océano Índico.

Ese día se estrenó con gran éxito La pelirroja, protagonizada por James Cagney y Olivia de Haviland, bajo la dirección de Raoul Walsh, en la que Rita Hayworth interpretaba un papel secundario que contribuyó a consolidar su carrera.

A pesar del secretismo, los alemanes tenían cada vez más evidencias de la existencia de la Acción T4. Algunos habían recibido cartas que les informaban de que algún familiar internado en un asilo había muerto, por ejemplo, de apendicitis, cuando a la víctima se le había extirpado el apéndice años atrás. Varias familias en la misma ciudad recibían cartas anunciando defunciones con la misma fecha. En Hadamar había llovido ceniza que contenía cabellos humanos. Los rumores se extendían cada vez más rápidamente. Unos días atrás se había producido en Absberg la primera protesta abierta contra la salida de ancianos e inválidos de los asilos, y pronto siguieron muchas otras. Anna Wödl, una enfermera y madre de un niño discapacitado, había solicitado enérgicamente al gobierno que su hijo Alfred no fuera sacado de la clínica psiquiátrica Maria Gugging, en Viena, pero finalmente fue trasladado a otro centro donde fue asesinado el 22 de febrero. Su cerebro fue conservado en formaldeído para "investigación" y fue conservado durante sesenta años.

Fuerzas británicas y sudafricanas derrotaron a los italianos en Jilib.

El rey Jorge II de Grecia y el primer ministro Koryzis se reunieron en Atenas con representantes británicos y acordaron que Gran Bretaña enviara tropas a Grecia, a pesar de que esto podía dar pie a una intervención alemana. Mientras tanto, en varias ciudades búlgaras tenían lugar manifestaciones de protesta por la presencia en el país de soldados alemanes.

Un destructor británico hundió un submarino italiano (Marcello) en el Atlántico. Un submarino alemán hundió un carguero neerlandés (Texelstroom) cerca de Islandia. Dos cruceros alemanes (el Gneisenau y el Scharnhorst) hundieron cinco cargueros británicos en el Atlántico (A D Huff, Harlesden, Kantara y Trelawny el primero y Lustrous el segundo).

El Almirante Scheer hundió un carguero neerlandés (Rantau Pandjang) en el océano Índico. Los británicos enviaron un buque de guerra y un hidroavión con la misión de localizar el barco alemán, pero sin éxito.

La policía alemana hizo una redada en Amsterdam y arrestó a 425 judíos de entre 20 y 45 años. Poco después serían deportados a campos de concentración alemanes. Casi todos ellos morirían antes de un año, y sólo dos sobrevivieron a la guerra.

Las autoridades nazis no podían creer que un carpintero como Georg Elser hubiera sido capaz de estar a punto de matar a Hitler sin haber contado con el asesoramiento y la colaboración de otros cómplices, por eso lo habían sometido a todas las técnicas de interrogación imaginables, desde la tortura más tradicional hasta la hipnosis, pasando por el uso de drogas. Pero Elser nunca dejó de asegurar que había actuado solo. Por esas fechas desistieron y trasladaron a Elser del cuartel general de la Gestapo en Berlín al campo de concentración de Sachsenhausen. En los años sigueintes pasaría por varios, en los que siempre fue relativamente bien tratado, debido a que Hitler pensaba presentarlo en un juicio propagandístico cuando terminara la guerra. Entre los presos se extendió el rumor de que era un agente de las SS infiltrado.

Siete años atrás, un equipo de físicos de la universidad de Roma dirigidos por Enrico Fermi había creído descubrir el elemento 94, pero se trató de un error. El 23 de febrero un equipo de físicos de la Universidad de Berkeley, en California, formado por los doctores Glenn Theodore Seaborg, Edwin Mattison McMillan, Joseph William Kennedy y Arthur Wahl, anunció que a finales del año anterior habían sintetizado el elemento 94 bombardeando uranio con deuterio en un ciclotrón. Seaborg creía que no podían existir elementos químicos más allá del 94, por lo que lo llamó Plutonio (por Plutón, el último planeta del sistema solar). Pronto se vio que el plutonio podía experimentar fisión nuclear como el uranio, por lo que podría utilizarse para construir bombas atómicas, así que el artículo en el que el equipo de Seaborg pretendía publicar el descubrimiento fue retenido por seguridad hasta el fin de la guerra.

Mussolini dio un discurso en Roma en el que admitió que Italia había pasado por "días grises" en la guerra hasta el momento, pero que eso sucedía en todas las guerras y que el resultado final sería la victoria del Eje.

Submarinos alemanes hundieron cuatro cargueros del convoy británico OB 288 en el Atlántico, así como uno de sus buques de escolta (HMS Manistee). Otro submarino hundió otro carguero británico (Marslew). Un submarino británico hundió un carguero italiano (Silvia Tripcovich) cerca de Túnez.

El 24 de febrero bombarderos alemanes hundieron un destructor británico cerca de Tobruk (HMS Dainty). También resultó hundido un acorazado (HMS Terror) que unos días antes había sido bombardeado por la aviación italiana, luego había impactado contra dos minas y luego había vuelto a ser bombardeado. Submarinos alemanes hundieron nueve cargueros británicos y uno neerlandés en el Atlántico.

En Amsterdam se celebró una concentración al aire libre en la que los neerlandeses protestaron por la caza de judíos y el partido comunista (ilegalizado por los alemanes) repartió panfletos convocando una la huelga general para el día siguiente. El 25 de febrero unos 300.000 ciudadanos de Amsterdam secundaron la huelga, que pilló a los alemanes por sorpresa. La policía trató de impedirla, pero se extendió a varias ciudades vecinas.

Los británicos tomaron Mogadiscio, la capital de la Somalia Italiana. Un submarino británico hundió un crucero italiano (Armando Diaz) ante las costas tunecinas, mientras que submarinos alemanes hundían un destructor británico (HMS Exmoor) ante las costas británicas. La Luftwaffe hundió un carguero neerlandés (Simaloer) en el Atlántico.

Ese día los británicos pusieron en práctica la Operación Abstención, en la que unos 200 comandos (soldados entrenados para actuar tras las líneas enemigas) desembarcaron en la isla de Kastelorizo, la más cercana a la costa turca de las islas del Dodecaneso, bajo dominio italiano, y tomaron por sorpresa a la pequeña guarnición italiana. Sin embargo, los italianos lograron enviar un mensaje por radio a Rodas. Unas horas más tarde aviones italianos bombardeaban el barco que había transportado a los comandos, y que, tras sufrir daños tuvo que retirarse a Jaifa. Esto cortó las comunicaciones con los comandos y otro barco con refuerzos que tenía que llegar a Kastelorizo desde Chipre fue desviado a Alejandría.

Henry Fonda estrenó la comedia Las tres noches de Eva, junto a Barbara Stanwyck. Meses más tarde se estrenaría Sólo tuya, otra comedia con los mismos protagonistas, mientras que Fonda estrenaría también Vidas sin rumbo.

El 26 de febrero Hungría y Yugoslavia firmaron en Belgrado un tratado de amistad eterna.

Al noroeste de Irlanda, un submarino alemán hundió cuatro barcos de un convoy británico, y luego llegaron aviones que hundieron otros siete. Otros siete barcos más resultaron hundidos ese día entre los submarinos y la aviación alemana.

Tras la puesta de sol llegó la Regia Marina (la marina real italiana), que desembarcó a unos 240 soldados en Kastelorizo, evacuó a algunos civiles que encontró en el puerto y bombardeó las posiciones británicas. Tres comandos resultaron muertos y otro siete heridos. Los barcos británicos que debían apoyar a los comandos se retiraron y los dejaron aislados, cuando sólo tenían víveres y municiones para una misión de 24 horas.

Con tres semanas de retraso, Franco respondió la carta en la que Hitler le pedía que España entrara en la guerra. En su respuesta expresaba su adhesión al Eje, pero hacía peticiones exorbitadas para entrar en la guerra.

El 27 de febrero por la mañana continuaron los desembarcos de tropas italianas en Kastelorizo, a la vez que llegaban otros dos destructores.

Los alemanes ya habían logrado sofocar la huelga general en los Países Bajos. No sirvió de nada, pero fue la única protesta multitudinaria en la Europa ocupada contra el trato que los alemanes estaban dando a los judíos.

La aviación alemana hundió un carguero británico (Old Charlton) en el canal de la Mancha. Un crucero italiano (Ramb I) fue hundido por un crucero neozelandés en el océano Índico, cerca de las Maldivas.

A las 3:00 del 28 de febrero una parte de los comandos británicos pudo ser evacuada de Kastelorizo, pero algunos grupos de hombres que habían quedado aislados o rezagados tuvieron que rendirse a los italianos. La operación fue, pues, un completo fracaso.

Aviones británicos bombardearon Asmara, en Etiopía.

El 27 de febrero, cerca de las islas Maldivas, en el océano Índico, un crucero neozelandés ordenó a un barco que navegaba sin bandera que se identificara. El barco izó una bandera británica, pero se le pidió una clave de identificación y respondió con una incorrecta. Ante una segunda comprobación, tampoco dio la respuesta adecuada, mientras continuaba su marcha sin detenerse. Entonces se le ordenó detenerse, pero como respuesta izó una bandera italiana y empezó a bombardear al barco neozelandés, que respondió al ataque. Al cabo de unos instantes el barco neozelandés pidió la rendición del italiano, y observó cómo la bandera era bajada y la tripulación empezaba a abandonar el barco en botes salvavidas. Un grupo de neozelandeses trató de abordar el barco, pero un oficial italiano les gritó desde el agua que no debían hacerlo, que se estaba extendiendo un incendio y una carga de municiones podría estallar en cualquier momento. Los neozelandeses se retiraron y, en efecto, poco después se produjeron dos explosiones que hundieron el barco. El capitán italiano, diez oficiales y 92 marineros fueron rescatados. El barco había huido del mar rojo, para evitar ser capturado por los británicos que estaban ocupando Eritrea.

Bob Hope presentó de nuevo la gala de entrega de los óscars. El óscar a la mejor película fue para Rebecca, de Alfred Hitchcock. John Ford se llevó el óscar al mejor director por Las uvas de la ira. James Stewart recibió el óscar al mejor actor por Historias de Filadelfia y Ginger Rogers recibió el óscar a la mejor actriz por Espejismo de amor. Pinocho, de Walt Disney, recibió el óscar a la mejor banda sonora y a la mejor canción, mientras que El ladrón de Bagdad se llevó el óscar a los mejores efectos especiales.

Bob Hope protagonizó ese año, junto a Bing Crosby y Dorothy Lamour, Camino a Zanzíbar, con un esquema similar a Camino a Singapur, estrenada el año anterior, si bien los argumentos no tenían conexión. Hacía unas semanas que se había creado la United Service Organizations (USO), que era una organización sin ánimo de lucro que se ocupaba de organizar entretenimientos para los soldados estadounidenses y sus familiares, y Bob Hope se incorporó inmediatamente y participó con asiduidad en las actividades que se organizaron, viajando para ello a los lugares más remotos. Ese año estrenó también El recluta enamorado, junto a Lamour, 24 horas sin mentir y La compra de Luisiana, que fue la más exitosa de sus películas de ese año. Bing Crosby estrenó también El nacimiento del Blues.

El 28 de febrero murió en Roma el derrocado rey Alfonso XIII de España.

Avinoes británicos bombardearon Asmara, en Eritrea.

Submarinos alemanes y uno italiano hundieron tres barcos británicos en el Atlántico (Baltistan, Effna y Homelea). La Luftwaffe hundió uno más (Anchises).

La guarnición italiana en Kufra empezó a negociar su rendición ante los franceses, que se produjo el 1 de marzo. Leclerc y sus tropas pronunciaron entonces un juramento: Juro no deponer las armas hasta que nuestros colores, nuestros hermosos colores, ondeen en la catedral de Estrasburgo.

Himmler visitó el campo de concentración de Auschwitz, e informó a su comandante, Rudolf Höss, del deseo de Hitler de expandir sus instalaciones para dotarlo de capacidad para albergar a unos 30.000 prisioneros.

Los desastres italianos contra Grecia habían convencido a Hitler de la necesidad de no limitar la ayuda a Italia al norte de África, sino extenderla a Grecia. Para ello Alemania necesitaba contar con la posibilidad de atravesar Bulgaria, y la presión había aumentado hasta el punto de que finalmente el primer ministro Bogdan Filov tuvo que firmar el Pacto Tripartito, con lo que su país pasó a formar parte del Eje. Ribbentrop le prometió que, tras la caída de Grecia, Bulgaria recibiría una franja costera en el Egeo. Ese mismo día, tropas alemanas entraban en territorio búlgaro, camino de Grecia.

Un judío neoyorkino llamado Theodore Newman Kaufman publicó (pagándose él mismo la edición) un ensayo titulado Alemania debe morir, en el que argumentaba que, dado que los alemanes eran los eternos desestabilizadores del mundo, debían ser tratados como cualquier otro homicida, pero que no era necesario ejecutarlos a todos, sino que era más humano esterilizarlos. Así, el autor proponía exterminar por esterilización a toda la raza alemana y desmembrar el país tras una victoria aliada en la guerra. El libro no tuvo mucha difusión en los Estados Unidos, pero sí en Alemania, donde los nazis lo usaron extensivamente en su propaganda, como evidencia de la gran amenaza que suponían los judíos para Alemania y del trato que podían esperar los alemanes en caso de perder la guerra.

Los ataques aéreos de la Luftwaffe a Malta se habían intensificado. Era frecuente que se produjeran varios en un mismo día. Todos los aviones aliados en la isla habían sido destruidos y las instalaciones militares estaban gravemente dañadas. Todos los varones entre 16 y 56 años que no estaban prestando servicio militar fueron alistados en un cuerpo de voluntarios. La comida empezó a ser racionada.

Un submarino alemán hundió un petrolero británico (Cadillac) de un convoy británico en el Atlántico (HX 109), mientras que un carguero neerlandés (Rotula) de otro convoy fue hundido en un ataque aéreo.

El ataque japonés en la provincia china de Henan terminó en un fracaso, cuando las tropas se retiraron tras haber sufrido muchas bajas.

El 2 de marzo el ejército alemán había llegado a la frontera griega. Turquía prohibió la navegación por los Dardanelos a todo barco que no dispusiera de un permiso expedido por su gobierno.

Mussolini llegó a Tirana para interesarse personalmente por el transcurso de la guerra.

El convoy HX 109 perdió otros dos barcos a manos de submarinos alemanes, el carguero británico Pacific y el noruego Augvald. Otros dos cargueros, el británico Castlehill y el neerlandés Simaloer, fueron hundidos por la Luftwaffe.

El 3 de marzo Turquía canceló el tratado de no agresión que había firmado semanas antes con Bulgaria.

El presidente Roosevelt firmó un decreto por el que se congelaban todas las cuentas bancarias y activos financieros búlgaros en los Estados Unidos.

Los alemanes organizaron un gueto en Cracovia. Unos 15.000 judíos fueron instalados en una zona de la ciudad donde hasta entonces vivían unas 3.000 personas. Todas las ventanas visibles desde el exterior fueron tapiadas.

Hasta entonces, las misiones de los comandos británicos no habían sido muy brillantes, pero habían aprendido muchos de sus errores pasados. Sobre las 4:00 del 4 de marzo un grupo de comandos llegó a las islas Lofoten, ante la costa noruega, con la misión de sabotear la industria productora de aceite de pescado, producto que se exportaba íntegramente a Alemania y del que se extraía glicerína, vital para la fabricación de explosivos. A las 6:50 se habían completado los desembarcos en distintos puntos, sin que nadie se percatara de ello. En poco tiempo habían hundido 10 barcos mercantes e incendiado dos fábricas, que consumieron unos 3.600 m3 de aceite de pescado. Además capturaron 228 prisioneros, civiles y militares. En uno de los barcos asaltados, el capitán arrojó por la borda una máquina Enigma, antes de ser asesinado, pero los británicos pudieron hacerse con un conjunto de rotores y con sus libros de claves. Los comandos también encontraron documentación relevante sobre la actividad futura de la armada y la flota de submarinos alemana. Sobre las 13:00 los comandos embarcaron con éxito junto con 300 noruegos que los acompañaron voluntariamente para unirse a la resistencia noruega en Gran Bretaña.

Cruceros australianos y neozelandeses hundieron un carguero (Coburg) y un petrolero alemán (Ketty Brøvig) ante la costa de la Somalia Italiana.

Ese día zarpó el primer convoy británico con ayuda para Grecia, en lo que constituyó la operación Lustre.

El embajador alemán en Ankara transmitió al primer ministro İsmet İnönü una carta de Hitler en la que le explicaba que él no había iniciado la guerra y que no tenía ninguna intención de atacar Turquía. Insistió en que había ordenado a sus tropas en Bulgaria que permanecieran alejadas de la frontera turca para no dar una falsa impresión de amenaza y ofreció un pacto de no agresión entre Alemania y Turquía.

El príncipe regente Pablo de Yugoslavia se entrevistó con Hitler en Berchtesgaden, y propuso algunas condiciones para que su país se adhiriera al Eje, entre ellas que recibiera Salónica tras la guerra. Hitler aceptó todas las condiciones excepto que éstas fueran hechas públicas.

El 5 de marzo Gran Bretaña suspendió sus relaciones diplomáticas con Bulgaria.

Un submarino británico hundió dos cargueros italianos (Colombo Lofaro y Marzamemi) al noreste de Calabria. Un submarino alemán hundió un carguero sueco (Murjek) en el Atlántico.

El 6 de marzo tropas etíopes dirigidas por Haile Selassie capturaron Bure.

Un destructor británico hundió un submarino italiano (Anfitrite) en el mar Egeo.

Un submarino alemán detectó un convoy británico (OB 293) al oeste de Irlanda, lo siguió mientras llamaba a otros submarinos y, durante la noche, cuando ya eran cuatro los submarinos, ya el 7 de marzo, lanzaron un ataque. Lograron hundir dos barcos (Athelbeach y Terje Viken) y dañar otros dos, pero también sufrieron un feroz contraataque con cargas de profundidad. Dos de los submarinos fueron hundidos y otro resultó dañado. Torpederos alemanes hundieron cinco cargueros británicos de otro convoy (FN 426).

A Grecia llegaron los primeros 50.000 soldados británicos, australianos y neozelandeses.

Los británicos dominaban ya toda la Somalia Italiana.

El actor polaco Igo Sym, cuya colaboración con los nazis era bien conocida, fue asesinado en Varsovia por la resistencia polaca. Pocas horas después los alemanes anunciaron mediante altavoces que habían tomado rehenes que serían ejecutados si no se encontraba a los asesinos. Todos los teatros fueron cerados y unas 120 personas fueron arrestadas, entre ellas profesores, médicos, abogados y actores.

El 8 de marzo Juan de Borbón tomó el título de conde de Barcelona, propio de los reyes de España, para ratificarse así como pretendiente a la corona.

Un submarino alemán hundio otro carguero del convoy OB 293 y un torpedero hundió otros dos del convoy FN 426. Otros submarinos hundieron cinco barcos del convoy SL 67.

El palacio de Buckingham en Londres fue alcanzado por un bombardeo.

El 9 de marzo un segundo ejército alemán procedente de Rumanía llegó a la frontera griega.

El ejército italiano inició un ataque contra los griegos en Albania conocido como la Operación Primavera, y la radio anunció que el propio Mussolini estaría al mando, aunque el mando lo tenía el general Carlo Geloso. La operación empezó con un intenso bombardeo por tierra y aire sobre las posiciones italianas. Unas 100.000 bombas fueron lanzadas en un frente de 6 km. Después empezó a actuar la infantería, con un total de once divisiones.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Capo Vita) ante la costa de Túnez. El Scharnhorst hundió un carguero griego (Marathon) en el Atlántico.

Tras la caída de Bélgica, el Congo Belga había reconocido al gobierno exiliado en Gran Bretaña, y se había convertido en una importante fuente de materias primas para los aliados. El 10 de marzo tropas congoleñas entraron en Etiopía por el oeste y tomaron por sorpresa a los italianos la ciudad de Asosa.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Fenicia) cerca de la costa de Túnez.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Memnon) en el Atlántico.

Antanas Smetona, el ex presidente lituano, llegó a Nueva York procedente de Brasil. Fue recibido por una treintena de periodistas y fotógrafos.

Un bombardeo en Porstsmouth hundió un dragaminas y dañó otros cuatro. Tres destructores también resultaron afectados.

El 11 de marzo una legión de camisas negras italianas trató de llevar a cabo una maniobra para rodear las líneas griegas en Albania, pero resultó en un fracaso.

Birmingham fue bombardeada por 135 aviones.

Como los asesinos de Igo Sym no habían aparecido, 21 rehenes fueron asesinados en el bosque de Palmiry.

El 12 de marzo llegaron a Libia los primeros panzers alemanes.

Esa noche 257 aviones británicos bombardearon Hamburgo, Bremen y Berlín.

La Luftwaffe hundió un carguero sueco (Buenos Aires) en Liverpool, otro (Stella) en Manchester y otro británico (Empire Frost) entre Gran Bretaña e Irlanda.

El 13 de marzo 15 miembros de la resistencia neerlandesa fueron fusilados en Scheveningen.

La Luftwaffe hundió un carguero neerlandés (Perseus) cerca de la costa británica.

La Operación Primavera estaba fracasando. El 14 de marzo el general Ugo Cavallero aconsejó a Mussolini que la suspendiera.

Un ejército japonés atacó el cuartel general de un ejército chino en Shanggao. Se inició así una serie de sangrientos combates.

Un submarino italiano hundió un carguero británico (Western Chief) cerca de Islandia.

Submarinos alemanes hundieron un carguero francés (Rainer) y otro brasileño (Santa Clara) en el Atlántico.

La ciudad británica de Clydebank fue bombardeada por segunda noche consecutiva. Entre las dos noches hubo 528 muertos y 617 heridos graves. Unos 4.000 edificios quedaron arrasados y otros 4.500 gravemente dañados. La aviación alemana hundió cinco cargueros en puertos británicos esa noche.

Por su parte, la RAF bombardeó Hamburgo y causó 51 muertos, más que cualquier bombardeo anterior. También bombardeó Vlorë, en Albania, donde fueron hundidos un carguero italiano (Santa Maria) u un barco hospital de la Cruz Roja (Po). La aviación británica hundió también un carguero finlandés (Wirma) cerca de la costa alemana.

El 15 de marzo el periodista estadounidense Richard Curt Hottelet fue arrestado en Berlín por la Gestapo, sin que se le comunicara el motivo.

Los japoneses tomaron la base china en Shanggao, pero un ataque de la aviación china destruyó sus reservas de comida y municiones, lo que obligó a suspender temporalmente el ataque y los chinos pudieron así cavar nuevas trincheras. Los chinos habían reunido unos 100.000 soldados, y contaban con una triple línea defensiva con trincheras y búnkers de hormigón.

El Scharnhorst y el Gneisenau hundieron cinco petroleros y tres cargueros británicos en el Atlántico.

Esa noche se puso en marcha la operación Sabana, por la que cinco paracaidistas franceses fueron lanzados cerca de la ciudad francesa de Vannes, con la misión de interceptar un autobús que llevaba a la ciudad a los pilotos de la cercana base aérea de Meucon, para matar al máximo número posible de ellos. Sin embargo, los británicos no tardaron en descubrir que los pilotos ya no iban a Vannes en autobús, sino que lo hacían en coches. El objetivo de la misión tuvo que ser abandonado y, en su lugar, decidieron dispersarse para obtener información. A final de mes se reunirían para ser reembarcados en la fecha prevista.

El 16 de marzo Mussolini suspendió la Operación Primavera, y tuvo que admitir que no había conseguido nada con ella, salvo unas 11.800 bajas, frente a 5.400 bajas griegas.

Un submarino alemán hundió cinco barcos de un convoy británico en el Atlántico (HX 112). Otro hundió un petrolero del mismo convoy.

El Scharnhorst y el Gneisenau hundieron otros siete cargueros en el océano Atlántico.

El radar había sido una herramienta valiosísima de los británicos para enfrentarse a los ataques aéreos, y desde hacía un tiempo estaban adaptando la tecnología para detectar submarinos. El primer éxito lo obtuvieron el 17 de marzo, cuando, con la ayuda del radar, dos destructores británicos hundieron cerca de Islandia dos de los submarinos alemanes cerca que estaban atacando al convoy HX 112. Poco antes, uno de ellos había hundido un carguero más de dicho convoy. Otro submarino hundió dos barcos del convoy SL 68, un carguero británico (Andalusian) y otro neerlandés (Tapanoeli).

Pese al acuerdo establecido entre Hitler y el regente Pablo, Yugoslavia seguía sin adherirse al Eje, porque un sector importante de las elites yugoslavas seguía siendo probritánico. Ese día el regente volvió a reunirse con Hitler y el Führer le advirtió de que era su última oportunidad para cerrar definitivamente el acuerdo.

Los australianos atacaron la fortaleza italiana de Giarabub, que tenían bajo asedio en Libia. Poco a poco fueron tomando todas sus defensas exteriores hasta llegar a la fortaleza misma, pero desde allí tuvieron que retirarse ante el fuego de artillería, y los italianos pudieron recuperar algunas posiciones defensivas. Rommel felicitó a la guarnición por su defensa y prometió que pronto acudiría en su ayuda.

Bristol fue bombardeada por 162 aviones alemanes.

Los japoneses atacaron la primera línea defensiva china en Shanggao, pero fueron rechazados varias veces y sufrieron muchas bajas. El 18 de marzo volvieron a intentarlo bajo una cortina de humo, y así lograron llegar hasta las líneas chinas y entablaron una batalla cuerpo a cuerpo que les permitió abrir una brecha en la primera línea defensiva. Aun así, las bajas fueron elevadas y detuvieron el ataque para atender a sus heridos. Mientras los japoneses esperaban refuerzos, los chinos trasvasaron soldados de su tercera línea para reforzar la segunda.

Rommel dejó África para entrevistarse con Hitler.

Finalmente, la Gestapo comunicó a Richard Hottelet que estaba arrestado por ser sospechoso de espionaje. Hasta entonces había sido interrogado amablemente, y ahora empezaron a usar focos potentes que lo deslumbraban y lo amenazaron con torturarlo, pero, pese a todo, no sufrió daños. Incluso pudo recibir la visita de un funcionario del consulado estadounidense. Estaba en una cárcel de Berlín en condiciones razonables tratándose de una cárcel.

Hans Frank, el gobernador de la parte de Polonia ocupada por Alemania, informó a sus subordinados de que Hitler había decidido convertir la región en un área puramente alemana en 15 o 20 años. Donde entonces vivían 12 millones de polacos vivirían 4 o 5 millones de alemanes. El territorio sería tan alemán como Renania.

El convoy SL 68 perdió otro barco, un carguero británico (Medjerda). Un torpedero alemán hundió otro (Daphne II) en el mar del Norte.

Aviones británicos hundieron un transatlántico alemán en Bremen (llamado también Bremen) y un carguero (Widar) ante la costa de Borkum.

El 19 de marzo los australianos maniobraron en Giarabub hasta tomar, con escasa resistencia, posiciones estratégicas para un próximo ataque.

Tras un alto el fuego que había seguido a la cancelación de la Operación Primavera, los italianos reanudaron los combates en Albania. Lograron ocupar una colina, pero fueron desalojados poco después por los griegos.

El convoy SL 68 perdía ahora un carguero neerlandés (Mandalika) a manos de un submarino alemán. La Luftwaffe hundió además un carguero británico (Benvorlich) y otro noruego (Leo) en el Atlántico.

Rommel se entrevistó con Hitler y otros militares, que le comunicaron que no podría recibir refuerzos en Libia hasta mayo. Por otra parte, Hitler dio un plazo de cinco días a Yugoslavia para unirse al Eje. En caso contrario sería invadida. El 20 de marzo el gobierno yugoslavo decidió que unirse al Eje era una excelente idea, aunque tres ministros presentaron su dimisión.

Los británicos tomaron Hargeisa, en Somalia.

La Luftwaffe hundió varios barcos en varios puntos de la costa británica y sus proximidades, incluida la propia Londres.

El subsecretario de Estado estadounidense Summes Welles advirtió al embajador soviético en Washington que los Estados Unidos tenían información que confirmaba la intención de Alemania de invadir la Unión Soviética.

El 21 de marzo, a las 5:15, los australianos iniciaron un ataque a Giarabub, en medio de una tormenta de arena. Los artilleros no tuvieron en cuenta el fuerte viento y los primeros proyectiles cayeron sobre su propia vanguardia y cortaron las comunicaciones con los observadores avanzados que debían contribuir a ajustar el alcance. No obstante muchos italianos sorprendidos por el bombardeo se rindieron, y explicaron que la guarnición asediada no había comido nada en dos días. Hacia el mediodía Giarabub estaba en poder de los aliados.

El convoy SL 68 perdió tres cargueros británicos más (Benwyvis, Clan Ogikvy y Jhelum). La Luftwaffe hundió otros dos cerca de la costa británica (London II y Millisle). En el Mediterráneo hundió un carguero griego (Embiricos Nicolaos).

Ese día se estrenó Lobo de mar, dirigida por Michael Curtiz y protagonizada por Edward G. Robinson, que interpreta a un tiránico y despiadado capitán de barco en la que está considerada como una de sus mejores actuaciones. Unos meses más tarde estrenaría Alta tensión, junto a Marlene Dietrich bajo la dirección de Raoul Walsh. A su vez, Dietrich había protagonizado la comedia Pasión fatal, su primera experiencia en este género. Recientemente había obtenido la nacionalidad estadounidense.

El 22 de marzo los británicos barrieron a los italianos en el desfiladero de Babille, en Etiopía.

Philippe Pétain firmó un decreto para la construcción de un ferrocarril trans-sahariano tomando como mano de obra prisioneros de guerra y judíos.

Un crucero alemán hundió un petrolero británico (Agnita) en el Atlántico. La aviación alemana hundió otros tres barcos, un carguero noruego (Solheim), un barco de cabotaje británico (St Fintan) y otro noruego (Vestkyst I).

La aviación japonesa atacó las defensas chinas en Shanggao, causando entre 100 y 200 bajas en las líneas enemigas. Luego avanzaron con tanques seguidos de la infantería. Sin embargo, los chinos destruyeron la mitad de los tanques y mataron a muchos soldados de infantería con armas ligeras. Los japoneses se retiraron y lanzaron una nube de gas. Sin embargo, los chinos se habían anticipado y habían abandonado su segunda línea defensiva, retirándose a la tercera.

El 23 de marzo un submarino alemán fue hundido con cargas de profundidad al sur de Islandia. Otro hundió un petrolero británico (Chama).

Un submarino griego hundió un carguero italiano (Carnia) cerca de Brindisi.

Los australianos abandonaron Giarabub ante el avance de las tropas de Rommel, que el 24 de marzo retomó El Aghelia.

Tras una serie de infructuosos ataques diarios, los italianos suspendieron los combates en Albania.

La RAF bombardeó Berlín.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Eastlea) y otro noruego (Hørda) en el Atlántico. Un submarino italiano hundió otro carguero británico (Agnete Maersk). Un carguero alemán (Oder) fue capturado en el mar Rojo.

Los japoneses lanzaron un ataque sobre Shanggao con todos sus efectivos, aviones, tanques e infantería. Los chinos respondieron con fuego de mortero, ametralladoras y sus propios aviones. Finalmente se impuso la superioridad numérica china y, aunque ambos bandos sufrieron muchas bajas, al terminar el día las defensas chinas seguían en pie.

El 25 de marzo el regente Pablo de Yugoslavia firmó en Viena la adhesión de su país al Pacto Tripartito, con el compromiso alemán de no estacionar tropas en territorio yugoslavo, ni usarlo para la campaña contra Grecia. No obstante, el regente y su gobierno sabían que los compromisos de Hitler no tenían valor alguno.

Rodolfo Graziani había pedido ser relevado del mando en Libia, y fue reemplazado por Italo Gariboldi.

Los soldados del Congo Belga que habían invadido Etiopía tomaron Gambela a los italianos. Agotados, faltos de artillería y con muchos enfermos de disentería, no estaban en condiciones de iniciar ningún nuevo ataque.

El crucero alemán Thor hundió un barco de pasajeros británico (Britannia) ante la costa de Brasil. Murieron 249 de las 484 personas a bordo. También hundió un carguero sueco (Trolleholm). La aviación alemana hundió otro carguero británico (Beaverbrae) en el Atlántico, así como un barco especializado en el tendido de cables submarinos (Rossmore), en el canal de Bristol.

A las 23:30, cerca de la bahía de Souda, en Creta, dos destructores italianos desembarcaron seis M.T.M.s (Motoscafo Turismo Modificato), que eran lanchas dotadas de un explosivo y que eran conducidas lentamente por pilotos hasta la proximidad de sus objetivos, luego eran lanzadas a toda velocidad para impactar con él, mientras el piloto era eyectado al agua. A las 4:46 del 26 de marzo una de ellas impactó contra crucero británico, que tuvo que ser remolcado a tierra para evitar que volcara. Dos de sus tripulantes murieron a causa de la explosión. Poco después otra lancha impactó contra un petrolero, mientras que las demás no alcanzaron sus objetivos. Los seis pilotos italianos fueron hechos prisioneros.

Los británicos y sudafricanos capturaron Harar, en Etiopía.

Un submarino británico hundió un petrolero italiano (Ticino) cerca de Sicilia. La aviación alemana hundió dos cargueros británicos, uno en el Atlántico (Empire Mermaid) y otro en el mar del Norte (Somali).

La Gestapo arrestó en París a Boris Vildé, fundador de la organización de resistencia conocida como la red del Museo del Hombre.

Jean-Paul Sartre fue liberado del cautiverio alemán gracias al parecer a la intervención del escritor Pierre Drieu la Rochelle, que era fascista y colaboracionista convencido, y por lo visto alguien le debía algunos favores. De regreso en París fundó un movimiento de resistencia llamado Socialismo y libertad. Sin embargo, no se sabe que tuviera ninguna clase de actividad. Por otra parte, publicó varios artículos en una revista colaboracionista, y obtuvo una plaza como preparador de alumnos para su ingreso en las Grandes Escuelas, cuyo titular había sido despedido por ser judío.

En Yugoslavia se produjeron numerosas manifestaciones de protesta por la entrada en el Eje. La consigna era Bolje grob nego rob, Bolje rat nego pakt (mejor la tumba que ser esclavo, mejor la guerra que un pacto). El general yugoslavo Dušan Simović era declaradamente contrario a Alemania, y llevaba ya años sopesando la posibilidad de dar un golpe de Estado, y había ido maniobrando lentamente en esa dirección. La firma del Pacto Tripartito y las protestas ciudadanas lo convencieron de que era el momento, y no tuvo dificultad en conseguir apoyo británico, además del de varios oficiales de las fuerzas aéreas. A primeras horas del 27 de marzo, oficiales bajo el mando del general Borivoj Bora Mirković tomaron el control de diversos edificios e instalaciones estratégicas de Belgrado: una base aérea, puentes, el ayuntamiento, la central de policía, la emisora de radio de Belgrado, ministerios, el palacio real, la central de correos, etc. El príncipe Pablo se acababa de marchar de vacaciones, pero el viceprimer ministro lo alcanzó en la estación de trenes de Zagreb y le informó de la situación y le sugirió quedarse en Zagreb para dirigir desde allí una reacción al golpe de Estado, pero el regente prefirió volver a la capital, entre otras cosas porque allí estaban su mujer y sus hijos.

La radio difundió un mensaje en el que alguien se hizo pasar por el rey Pedro II manifestando su apoyo al golpe y que de inmediato contó con un gran respaldo entre la población. Nuevamente se oyó en las calles la consigna "mejor la tumba que ser eslavo, mejor la guerra que un pacto". Después los golpistas hablaron con Pedro II y, al mostrarle que su falso discurso había sido bien recibido, el joven monarca, al que le faltaban unos meses para cumplir los 18 años, dio su apoyo a los golpistas, que lo proclamaron mayor de edad, cesando así al regente Pablo. Cuando llegó a Belgrado, unas horas más tarde, no tuvo más opción que firmar su renuncia a la regencia, a cambio de lo cual se le permitió salir con su familia hacia Atenas ese mismo día. Pedro II nombró a Simović primer ministro. Su predecesor, Cvetković, fue encarcelado, pero poco después fue puesto en libertad.

Simović trató de apaciguar a Alemania asegurando que Yugoslavia mantendría los compromisos adquiridos al firmar el Pacto Tripartito. Sin embargo, a Hitler no se le escapaba que todos los que celebraban el golpe de Estado eran hostiles a Alemania, así que ese mismo día ordenó preparar la invasión de Yugoslavia.

Los británicos estaban llegando a Keren, pero la aviación informó de que los italianos estaban abandonándola antes de su llegada, camino de Asmara. Sobre las 10:30 habían entrado en la ciudad para luego salir en persecución de los italianos.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Koranton) en el Atlántico. La Luftwaffe hundió otros tres barcos británicos en el canal de Bristol.

Ese día llegó a Hawái un nuevo cónsul japonés, Nagao Kita. Lo acompañaba un vice-cónsul llamado Tadashi Morimura, que en realidad era Takeo Yoshikawa, enviado por el gobierno japonés con la misión secreta de obtener toda la información posible sobre las instalaciones de Pearl Harbor y sobre la flota estadounidense allí fondeada. De vez en cuando alguilaba una avioneta con la que sobrevolaba las instalaciones militares, y también buceaba por el puerto con la ayuda de una caña. Periódicamente enviaba informes a Tokio encriptados con un código que los servicios de inteligencia estadounidenses habían descifrado hacía ya tiempo, pero sus comunicaciones pasaron desapercibidas porque los mensajes entre Tokio y el consulado eran considerados de baja prioridad, ya que solían ser instrucciones comerciales sin interés, y no compensaba el tiempo que llevaba descifrarlas y traducirlas del japonés.

Los criptógrafos británicos habían logrado, por primera vez, descrifrar los códigos Enigma que usaba la armada italiana, y con ello descubrieron que la flota italiana en el Mediterráneo se disponía a atacar a un convoy británico. Para evitar que los italianos dedujeran que sus mensajes codificados podían ser leídos, se envió un avión de reconocimiento que "descubriera casualmente" las posiciones de los barcos italianos. A lo largo del 28 de marzo se produjeron varios enfrentamientos entre barcos y aviones de ambos bandos que no tuvieron graves consecuencias.

Virginia Woolf se arrojó a un río con los bolsillos de su abrigo cargados con piedras. Acababa de terminar el manuscrito de su última novela: Entre actos.

Pedro II de Yugoslavia prestó juramento como rey en medio de la aclamación popular.

En Rumanía, Ion Antonescu promulgó un decreto por el que se nacionalizaban los inmuebles urbanos pertenecientes a judíos.

Hanna Reitsch era una destacada aviadora que estaba realizando valiosísimos vuelos de prueba de toda clase de prototipos (por ejemplo, para determinar si las proas de los nuevos aviones alemanes resistían impactos contra globos cautivos). Además eran una ferviente nacionalsocialista, y ese día Hitler la convirtió en la primera mujer galardonada con la Cruz de Hierro.

Un submarino británico hundió un carguero alemán (Heraklea) ante la costa de Túnez.

Poco después de las 22:00 los aliados detectaron la flota italiana cerca del cabo Matapan, frente a las costas griegas. Después de un día de combates, los italianos no esperaban un ataque nocturno y sus baterías principales estaban desarmadas. Sólo advirtieron la presencia enemiga cuando la flota británica empezó a disparar a unos 3.500 metros de distancia y lanzaron bengalas para iluminar sus objetivos. A los tres minutos empezaron a hundirse dos cruceros pesados italianos, y a los cinco dos destructores más. Otros dos destructores pudieron escapar, pero uno de ellos con graves daños. Dos cruceros italianos que habían sido dañados en los combates de la tarde y que ahora habían quedado abandonados fueron abordados por los británicos. Trataron de remolcar uno de ellos hasta Alejandría, pero, ya en las primeras horas del 29 de marzo, ante el riesgo de que al amanecer llegaran aviones italianos, finalmente se evacuó a su tripulación y se torpedeó el barco hasta hundirlo. El almirante británico al mando hizo que se informara por radio de la posición de los marineros italianos que no habían podido ser rescatados, para que los italianos captaran el mensaje y pudieran enviar barcos al rescate. Pese a ello, los italianos perdieron 2.303 hombres, la mayoría de los primeros barcos que se hundieron en plena batalla, sin que nadie pudiera acercarse a socorrerlos. Los británicos tuvieron tres bajas. Desde ese momento y durante bastante tiempo la flota italiana no se atrevió a aventurarse en el Mediterráneo Oriental, que estuvo completamente dominado por los aliados.

Británicos y sudafricanos tomaron Dire Dawa, en Etiopía.

Un submarino alemán hundió dos cargueros británico (Germanic y Hylton) y uno belga (Limbourg) de un convoy británico en el Atlántico. Otro submarino hundió también un carguero sueco (Liguria) de otro convoy. La Luftwaffe hundió un petrolero británico (Oiltrader) en el mar del Norte.

El 30 de marzo el ministro yugoslavo de asuntos exteriores entregó al embajador alemán un documento en el que el gobierno declaraba que Yugoslavia cumpliría con todos sus acuerdos internacionales, incluida su adhesión al Pacto Tripartito, siempre y cuando los intereses nacionales no se vieran perjudicados. Sin embargo, cuando el embajador volvió a su despacho, se encontró con una nota de Berlín en la que se le ordenaba suspender todo contacto con el gobierno yugoslavo y regresar a Alemania. El documento quedó sin respuesta.

Hitler declaró a sus generales que el objetivo de la guerra contra la Unión Soviética era exterminar judíos y comunistas, para lo cual habría escuadrones específicos de las SS que seguirían al ejército en su avance para asegurarse de que el territorio quedaba limplio de unos y otros. Hitler confiaba en que la Unión Soviética sería derrotada en cuestión de semanas. "Sólo tenemos que golpear la puerta y el edificio podrido se derrumbará por sí solo".

Un submarino alemán hundió un barco de pasajeros británico (Umona) cerca de Sierra Leona. Otro hundió un carguero británico (Coultran) cerca de Groenlandia. Un submarino británico hundió un petrolero italiano (Laura Corrado) cerca de Sicilia.

El 31 de marzo Alemania interrumpió sus relaciones diplomáticas con Yugoslavia.

La RAF bombardeó con 109 aviones el puerto de Brest, donde estaban anclados dos cruceros alemanes, el Scharnhorst y el Gneisenau, pero no logró causarles ningún daño.

Un submarino británico hundió otro italiano (Pier Capponi) en el Mediterráneo. Otro submarino italiano hundió un crucero británico (HMS Bonaventure) al sur de Creta. Un submarino alemán hundió un petrolero sueco (Castor) en el océano Atlántico.

Tras un día de duros combates, los alemanes dirigidos por Rommel capturaron Mersa El Brega, en Libia. Los británicos fracasaron en un contraataque y se retiraron a Benghazi.

Massawa era el último reducto italiano en Eritrea, cuyo puerto estaba siendo defendido por unos 100 tanques y 10.000 soldados. Seis destructores estaban atrapados en el mar Rojo, sin posibilidades de salir de él sin ser interceptados por la flota británica. Tres de ellos se disponían a salir para efectuar un ataque al golfo de Suez y después hundirse a sí mismos, pero uno de ellos encalló la mañana del 1 de abril y la misión fue cancelada.

Los británicos bombardearon Emden, en Alemania, empleando un nuevo tipo de bombas de alto poder explosivo, a las que la prensa bautizó como "blockbuster", porque podían destruir un edificio entero.

Un crucero armado canadiense capturó dos barcos de pasajeros alemanes en el Atlántico Sur (Hermonthis y München). Otro carguero alemán (Bertram Rickmers) fue hundido en el mar Rojo por un crucero británico.

La aviación alemana hundió un petrolero británico (San Corado) y otro noruego (Hidlefjord) de un convoy británico en el Atlántico.

Unos 20 hombres fueron asesinados por los nazis en el bosque de Palmiry.

El depuesto primer ministro iraquí Rashid al-Gaylani, apoyado por Alemania, había estado conjurando junto con un grupo importante de militares y con la complicidad de los muchos árabes radicales que se habían refugiado en Iraq tras la fracasada revuelta árabe de Palestina, entre ellos el gran mufti de Jerusalén, Haj Amin al-Husseini. El regente Abd al-Ilah descubrió a tiempo un complot para asesinarlo y huyó a Transjordania junto con el ex primer ministro Nuri al-Said, mientras los partidarios de al-Gaylani se hacían con el poder.

Los japoneses concluyeron que no podían permitirse más pérdidas y empezaron a retirarse de Shanggao, abandonado muchos de sus heridos y armamento.

El gobierno español, en el segundo aniversario del fin de la guerra civil, anunció una amnistía para todos los condenados a menos de doce años de cárcel.

El 2 de abril la guarnición de Massawa rechazó una propuesta de rendición. La aviación británica hundió dos cargueros italianos (Urania y Giuseppe Mazzini) en el mar Rojo.

La aviación británica hundió un petrolero alemán (Thorn) en el Mediterráneo, mientras que la aviación alemana hundía un carguero británico (Homefield) y otro griego (Coulouras Xenos).

La embajada alemana en Yugoslavia fue evacuada, y los diplomáticos alemanes aconsejaron a sus colegas de países amigos que abandonaran el país.

Un submarino alemán hundió un carguero (Beaverdale) y un petrolero británico (British Reliance) de un convoy británico en el Atlántico.

Por esas fechas los británicos habían introducido unos 58.000 soldados en Grecia, junto con el equipamiento necesario.

Las tropas alemanas e italianas expulsaron a los británicos de Ajdabiya, en Libia.

Ese día Lord Haw Haw reveló a los británicos su verdadero nombre, William Joyce. Su programa emitido desde Alemania tenía bastante audiencia en Gran Bretaña, en parte porque informaba de lo que la BBC prefería silenciar, y también porque transmitía mensajes de prisioneros de guerra destinados a sus familiares. A cambio, los británicos tenían que tragarse toda la propaganda alemana.

El 3 de abril Hitler firmó un decreto con los detalles del plan de ataque a Yugoslavia. En él se asignaba a Hungría la región del Banato y a Bulgaria la región de Macedonia. El ejército rumano no tenía que intervenir, sino simplemente mantenerse en la frontera por si era requerido posteriormente. Un piloto yugoslavo llamado Vladimir Kren huyó a Alemania y proporcionó a los nazis información relevante sobre las defensas aéreas del país.

Los británicos tomaron Asmara, la capital de Eritrea.

Los cinco destructores italianos en el mar Rojo atacaron Port Sudan y luego se hundieron a sí mismos para no ser capturados.

Rommel reanudó su ofensiva atacando por tres frentes. Ese mismo día tomó Bengazi, abandonada por los británicos. Gariboldi, que había ordenado a Rommel permanecer en Mersa El Brega, lo reprendió furioso, pero Rommel le contestó, también airado, que "uno no puede permitir que las oportunidades únicas se desaprovechen por nimiedades". Justo en ese momento llegó un mensaje por radio de un superior de Rommel en el que le recordaba también que tenía órdenes de permanecer en Mensa El Brega, pero, como sabía que Gariboldi no entendía el alemán, Rommel le explicó que le acababan de comunicar que tenía completa libertad de acción.

Submarinos alemanes hundieron siete barcos de un convoy británico en el Atlántico (SC 26).

El primer ministro húngaro, Pál Teleki, recibió un telegrama del embajador húngaro en Gran Bretaña, según el cual el secretario británico de asuntos exteriores había amenazado con romper las relaciones diplomáticas con Hungría si no ofrecía resistencia activa al paso de tropas alemanas por su territorio y con declararle la guerra si participaba en un ataque a Yugoslavia. Teleki quería mantener a Hungría no alineada, pero sabía que si rechazaba las exigencias de Hitler, su país sería el siguiente en ser invadido, una vez que Yugoslavia hubiera sido derrotada. Pero ahora se encontraba con que si colaboraba con Alemania, serían los aliados quienes declararían la guerra. El regente Horthy decidió por él ceder a la presión alemana, y se encontró con que el general en jefe del ejército Henrik Werth, ya estaba organizando con los alemanes sin su consentimiento el transporte de tropas a través de Hungría. En una reunión de su gobierno, Teleki calificó a Werth de traidor. Luego marchó a su casa, donde recibió una llamada telefónica, que se sospecha le informaba de que el ejército alemán había empezado a moverse hacia Hungría. Poco después tomó una pistola y se suicidó. Su cuerpo fue hallado la mañana del 4 de abril junto a una nota dirigida a Horthy que decía:

Rompimos nuestra palabra por cobardía [...] La nación se da cuenta, y la hemos despojado de su honor. Nos hemos aliado con canallas. [...] ¡Nos convertiremos en ladrones de cuerpos! Una nación abominable. No le detuve. Soy culpable.

(Los ladrones de cuerpos eran los que robaban cadáveres de los cementerios para vendérselos a médicos e investigadores. Tenían mala fama incluso entre los delincuentes.) Horthy nombró entonces primer ministro a László Bárdossy de Bárdos, proalemán convencido.

Un destructor y siete cargueros italianos, junto a seis cargueros alemanes, fueron hundidos en Massawa para que no fueran capturados por los británicos.

Submarinos alemanes hundieron tres cargueros británicos más del convoy SC 26 (Athenic, Harbledown y Welcombe). Otros submarinos acabaron también con el petrolero Conus y con el carguero Marlene. Otro más (Salvus) fue hundido por la Luftwaffe en el mar del Norte.

El crucero alemán Thor encontró a otro británico (HMS Voltaire) que se dirigía a Sierra Leona. Abrió fuego contra él y los primeros impactos detrozaron la sala de radio y la de los generadores eléctricos. Además se desencadenaron varios incendios. Pese a ello, los artilleros británicos respondieron al fuego enemigo durante casi una hora. Cuando los cañones alemanes se recalentaron y el capitán dio órdenes de lanzar torpedos, una bandera blanca fue divisada en el barco británico, que se estaba hundiendo. Durante las horas siguientes, los alemanes rescataron a muchos británicos que se habían arrojado al mar. En total contaron 74 muertos y 195 prisioneros, de los cuales cerca de un centenar estaban heridos.

Las actuaciones no previstas de Rommel habían dejado a su ejército escaso de combustible. El ejército alemán en Libia tendría en todo momento problemas con los suministros de comida, agua y combustible, ya que poco podía obtenerse sobre el terreno, y había que traerlos por mar y luego distribuirlos por tierra a través de un territorio mayoritariamente desértico.

La aviación italiana hundió un torpedero griego (Proussa) cerca de Corfú.

De los cinco paracaidistas franceses enviados a Francia para ejecutar la fallida operación Sabana, sólo tres habían acudido al punto de reencuentro, donde pasaron varios días esperando la llegada del submarino que debía recogerlos. Finalmente apareció, pero el mal estado del mar hizo que varias de las canoas de que disponían para llegar hasta la embarcación se hundieran. Sólo dos de los paracaidistas pudieron ser rescatados, y el tercero, Joël Letac, tuvo que quedarse en Francia y logró llegar a una casa segura de la resistencia en París.

El presidente del Líbano, Émile Eddé, presentó su dimisión y los franceses pusieron en su lugar a Alfred Georges Naccache.

El 5 de abril un submarino alemán hundió un carguero británico (Ena de Larrinaga) en el Atlántico. Una flotilla británica hundió otro mediante cargas de profundidad al sur de Islandia.

Ese día se reunió por primera vez el nuevo gobierno yugoslavo, formado por el primer ministro Simović tras el golpe de Estado. Constaba de 22 ministros de partidos diversos, y estaban fuertemente divididos entre los partidarios de hacer todo lo posible para evitar la guerra con Alemania, los partidarios de la guerra y los indiferentes. No obstante, la única opinión que contaba a ese respecto era la de Hitler. A la 1:30 del 6 de abril se firmó en Moscú un Tratado de amistad y no agresión con la Unión Soviética, si bien se le puso fecha del día anterior porque los soviéticos no querían dar la impresión de haber firmado un tratado de paz con un país en guerra contra Alemania. En efecto, había evidencias de que la invasión alemana era inminente. A las 3:00 hubo una falsa alarma sobre bombarderos provenientes de Rumanía, pero fue a las 5:15 cuando las tropas alemanas y búlgaras cruzaban la frontera yugoslava, a las 6:00 Goebbels anunciaba la declaración de guerra y a las 6:45 llegaba realmente a Belgrado la primera oleada de aviones alemanes, con 234 bombarderos escoltados por cazas. La aviación yugoslava hizo lo que pudo para minimizar los daños, pero sólo contaba con 34 aparatos. Las defensas aéreas de la ciudad quedaron completamente destruidas.

Al mismo tiempo, la Wehrmacht atacaba Grecia desde Bulgaria acometiendo la llamada Línea Metaxás. Si la rebasaban, tendrían el camino libre hasta Salónica, la segunda ciudad griega, después de Atenas. Parte de las tropas alemanas que habían entrado en Yugoslavia giraron hacia el sur para pasar a su vez a Grecia. El primer ministro, Alexandros Korizis, rechazó la petición alemana de rendición incondicional.

A las 10:00 llegaba a Belgrado la segunda oleada de bombarderos alemanes, formada por 87 aviones, que se enfrentaron a 15 aviones yugoslavos. A las 14:00 la Luftwaffe bombardeó Belgrado por tercera vez (94 bombarderos y 60 cazas contra 18 aviones yugoslavos). A las 16:00 se produjo el cuarto bombardeo, con 97 bombarderos y 60 cazas. Los bombardeos paralizaron las comunicaciones entre el ejército yugoslavo y los puestos de mando. Sarajevo y Kraljevo también fueron bombardeadas.

Unos días antes el Gneisenau había sido llevado a dique seco en Brest para una revisión, y se encontró una bomba que no había explotado bajo su casco. El proceso para extraerla lo había dejado en una situación vulnerable y esto no había pasado desapercibido a los aviones espías de la RAF. Así, al anochecer un bombardeo logró dañarlo seriamente. El Scharnhorst también sufrió daños considerables.

Los aliados tomaron Adis-Abeba, en Etiopía. El gobernador italiano se suicidó.

Cinco cargueros italianos fueron hundidos en el mar Rojo para no ser capturados por los británicos.

Las tropas del Afrika Korps llegaban hasta Mechili, pero no eran suficientes para iniciar un ataque.

En el Atlántico, un submarino alemán hundió un petrolero noruego (Lincoln Ellsworth) y la Luftwaffe dos cargueros británicos (Dunstan y Olga S) y uno griego (Nicolaou Zografia).

Los alemanes, tras haber cortado las comunicaciones entre Yugoslavia y Grecia, ocuparon Kumanovo y Kocane, en Yugoslavia, pero por la noche encontraron resistencia en su avance hacia Monastir y Florina. Sin embargo, en la mañana del 7 de abril pudieron finalmente abrirse paso y continuar camino de Skopie.

Bombarderos yugoslavos atacaron varios aeropuertos y estaciones ferroviarias húngaras. Los aviones eran modelos británicos, y se extendió el falso rumor de que Gran Bretaña había participado en el ataque. Probablemente el rumor lo difundieron militares que querían que Hungría tomara parte activa en la guerra junto a Alemania. De momento se había limitado a permitir el paso del ejército alemán. Ese día Gran Bretaña rompió sus relaciones diplomáticas con Hungría.

Los militares británicos acordaron un plan con los griegos y yugoslavos para barrer a los italianos de Albania, y así un ejército yugoslavo avanzó hacia Elbasan. Sin embargo, en cuanto apareció el ejército alemán el plan se canceló.

La Luftwaffe hundió doce barcos en un ataque al puerto de El Pireo.

De las 24 fortalezas que integraban la línea Metaxás, sólo dos habían caído, y ello sólo después de haber sido destruidas. Los alemanes concentraron contra ella su artillería y su aviación.

Belfast sufrió esa noche su primer bombardeo. Hasta entonces sólo había recibido algunas bombas aisladas, probablemente de parte de aviones desorientados. No fue de gran intensidad, pero los alemanes constataron las pobres defensas antiaéreas de la ciudad.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Portadoc) en el Atlántico.

El 8 de abril los alemanes tomaban Prilep, en Yugoslavia y desde allí descendieron hacia la frontera griega. En Grecia Xanthi cayó en poder alemán. La Luftwaffe siguió bombardeando Belgrado, y también alcanzó N (donde provocó unos 600 muertos), Leskovac, Kragujevac y Novi Sad.

Los británicos capturaron Massawa, completando así la conquista de la Eritrea italiana. Casi 10.000 italianos fueron hechos prisioneros. Previamente los italianos habían hundido un destructor, dos petroleros, un barco de pasajeros, un carguero y varios barcos menores.

Los alemanes tomaron Mechili y capturaron casi a 3.000 soldados británicos y australianos. Tobruk se convirtió en el último reducto británico en Libia. La guarnición, formada por unos 25.000 soldados, recibió órdenes de defenderlo para ganar tiempo en la reorganización de las defensas de Egipto.

Submarinos alemanes hundieron tres cargueros británicos en el Atlántico (Eskdene, Helena Margarita y Tweed).

El 9 de abril cayó la línea Metaxás y más tarde los alemanes, tras una larga batalla, capturaban Salónica. Esto suponía un grave revés para la resistencia de muchas fortalezas griegas, que no tardaron en rendirse. El ejército griego en Macedonia capituló incondicionalmente. También se rindieron unos 60.000 soldados griegos que habían quedado aislados en Tracia. Yugoslavia se vio así privada del único puerto de que disponía bajo control aliado. La aviación alemana bombardeó las bases aéreas de Bosanski Aleksandrovac y Bania Luka. Tras la caída de Niš, el riesgo de que Belgrado se viera rodeada aumentó considerablemente. La tercera parte del ejército yugoslavo defendía la capital.

Henrik de Kauffmann, el embajador danés en Washington, desobedenciendo las intrucciones de su gobierno, firmó un tratado "en nombre del rey" por el que autorizaba a los Estados Unidos a defender Groenlandia de una hipotética agresión alemana. Así Groenlandia se convirtió en un protectorado estadounidense. El gobierno danés desautorizó el acuerdo, destituyó a Kauffmann y lo acusó de alta traición. Kauffmann hizo caso omiso y arguyó que, puesto que Dinamarca estaba ocupada por una potencia enemiga, el gobierno danés no estaba en condiciones de defender los intereses daneses, e invitó al resto de diplomáticos daneses de todo el mundo a no seguir las instrucciones del gobierno danés.

Winston Churchill pronunció un largo discurso en el Parlamento en el que informó del curso de la guerra. Su conclusión fue:

Una vez hayamos ganado la batalla del Atlántico y aseguremos el flujo constante de los suministros estadounidenses que nos están preparando, por muy lejor que vaya Hitler o cualesquiera que sean los millones o las decenas de millones de personas que pueda haber llevado a la miseria, nosotros, armados con la espada de la justicia retributiva, le seguiremos los pasos.

Esa noche Birmingham fue bombardeada por 235 aviones que lanzaron 280 toneladas de exposivos y 40.000 bombas incendiarias, principalmente en el centro de la ciudad.

En el Atlántico, submarinos alemanes hundieron un petrolero (Duffield) y un carguero británico (Harpathian), así como un carguero neerlandés (Prins Willem II). Un crucero alemán hundió otro carguero británico (Craftsman). La Luftwaffe hundió un petrolero (Buesten) y un carguero británico (Dudley Rose) en el canal de la Mancha.

En Croacia seguía existiendo el movimiento ustacha, de carácter fascista. Cuando Vladko Maček, el líder del principal Partido Campesino Croata, el más influyente de la región, rechazó las ofertas alemanas de ponerse al frente de un nuevo gobierno, Slavko Kvaternik, uno de los fundadores del movimiento, junto a Ante Pavelić, se hizo durante la noche con el control de la policía de Zagreb y proclamó por radio la formación del Estado Independiente de Croacia. El 10 de abril Maček llamó a los croatas a cooperar con el nuevo gobierno, que no opuso resistencia alguna a la entrada de los alemanes. Numerosas unidades croatas del ejército yugoslavo dejaron de acatar órdenes y desmoralizaron a los soldados eslovenos y macedonios. Sólo los serbios mantuvieron la disciplina. El primer ministro Simović envió un mensaje a las tropas que no resultó nada alentador:

Todas las tropas deben combatir al enemigo donde se encuentren y con todos los medios con los que cuenten. No esperen órdenes directas de sus superiores, sino que actúen por su propio juicio, iniciativa y conciencia.

Mientras tanto, Mussolini ordenó que Pavelić y los demás ustachas que seguían arrestados en Italia (unos 500 en total) fueran concentrados en Pistoia, para enviarlos a Yugoslavia si los ustachas terminaban formando un gobierno favorable al Eje.

Por su parte, viendo que Yugoslavia podía acabar convertida en un títere de la Alemania nazi, el Partido Comunista Yugoslavo empezó a organizar un movimiento de resistencia. El secretario general del partido se llamaba Josip Broz, pero al entrar en el partido comunista y tener que operar en la clandestinidad había adoptado el pseudónimo de Tito, y así era más conocido entonces. Años atrás, había colaborado en París con la oficina de reclutamiento de las Brigadas Internacionales que fueron enviadas a luchar en España. El año anterior, tras haber sido nombrado secretario general, había regresado a Zagreb.

Poco despuès el regente húngaro, Miklós Horthy, ordenó al ejército entrar en Yugoslavia para proteger a la minoría húngara que vivía en el país. Su planteamiento fue que, con la creación del Estado Independiente de Croacia, Yugoslavia había dejado de existir, así que no iba a invadir realmente ningún país existente, sino a poner orden en un territorio anárquico.

Los alemanes rodearon Tobruk (por tierra, pero todavía podía recibir suministros por mar).

Los italianos hundieron tres cargueros y otros cuatro barcos menores que aún conservaban en el mar Rojo.

Un submarino alemán hundió un carguero neerlandés (Saleier) en el Atlántico.

Birmingham sufrió segundo bombardeo por parte de 245 aviones, que arrojaron otras tantas toneladas de explosivos y 43.000 bombas incendiarias. El número total de víctimas en las dos noches de bombardeos superó el millar de personas.

Desde Yugoslavia, el ejército alemán cruzó la frontera griega y se dirigió hacia Vevi, donde se encontraba la vanguardia de un frente aliado. Hacia la medianoche las incursiones de algunas patrullas de reconocimiento fueron rechazadas tras dos horas de batalla.

El 11 de abril el ejército húngaro entró en Yugoslavia sin encontrar apenas resistencia. Igualmente, el ejército italiano desembarcó sin oposición en la costa dálmata. Unos 30.000 soldados yugoslavos se rindieron a los italianos sin combatir. Los ustachas se rebelaron en Čapljina, detuvieron un tren que transportaba tropas yugoslavas y las desarmaron.

Esa mañana la Luftwaffe bombardeó de nuevo Belgrado. También bombardeó Atenas, donde un barco hospital de la Cruz Roja (Attiki) resultó hundido.

En Libia, alemanes e italianos lanzaron un ataque contra El Adem, a sur de Tobruk, en el que se ordenó levantar todo el polvo posible, para que pareciera que eran más. Tras una hora de combate, cinco tanques alemanes habían quedado destruidos, y el resto se retiró. La aviación italiana hundió un carguero británico (Draco).

Los alemanes se apoderaron de Vevi. Sobre las 14:00 tantearon nuevamente las líneas aliadas, pero fueron rechazados. A lo largo del día se produjeron algunas escaramuzas más.

Unos 400 soldados alemanes atacaron El Adem, pero el fuego de los australianos los obligó a retirarse llevándose sus heridos como pudieron. Sobre las 16:00 otros 700 alemanes atacaron de nuevo y lograron rebasar la primera línea defensiva a cargo de los australianos, pero la llegada de cuatro tanques británicos junto con los obstáculos de la segunda línea de defensa terminó por desorganizar el ataque y finalmente los alemanes retrocedieron.

Un submarino alemán hundió un carguero griego (Aegeon) en el Atlántico.

Ese día se estrenó Con toda el alma, una segunda parte de La ciudad de los muchachos, protagonizada por Spencer Tracy y Mickey Rooney.

La mañana del 12 de abril los alemanes lanzaron un ataque contra las líneas aliadas en Vevi. Tras varias horas de lucha arrasaron un pelotón australiano y se apoderaron de una colina. Otras fueron cayendo sucesivamente en las horas siguientes.

La aviación alemana atacó varios barcos de guerra yugoslavos en el Danubio. El blindaje de uno de ellos resistió bien las bombas, hasta que una entró casualmente por su chimenea y mató a 54 de los 67 marineros. Los demás barcos fueron hundidos por su propia tripulación después de que alemanes e italianos capturaran sus bases.

Alemanes e italianos se encontraron en Vrbovsk, donde se les rindió un ejército yugoslavo.

Un batallón de paracaidistas húngaros capturó varios puentes en Vrbas y Srbobran. También tomaron Subotica y, tras vencer una fuerte resistencia de guerrilleros, Sombor. Un avión húngaro sufrió un accidente al poco de despegar y se estrelló matando a 19 paracaidistas y otros soldados.

Los italianos tomaron Ljubljana.

A las 16:30 las líneas aliadas en Vevi estaban al alcance de la artillería alemana y empezaron a retirarse, destruyendo las piezas de artillería que no podían ser transportadas. Sobre las 17:30 los alemanes llevaron al campo de batalla cañones motorizados que causaron estragos. Sobre las 18:00 los alemanes capturaron Klidi y tomaron 82 prisioneros. Poco después se apoderaron de la salida de un túnel ferroviario y apresaron a otros 250 británicos, australianos y neozelandeses. Un ataque posterior del ejército griego fue rechazado, y en las horas siguientes toda la resistencia se desmoronó y los aliados se retiraron tratando de reconstruir una nueva línea de defensa más al sur. En total, los alemanes habían capturado 136 griegos y 480 británicos y aliados.

En Belgrado, tras un nuevo bombardeo, la aviación yugoslava quedó completamente aniquilada. En cuatro días los alemanes habían arrojado 440 toneladas de bombas. El ejército estaba completamente desorganizado y, aunque teóricamente habría sido posible frenar el avance aleman cortando sus débiles líneas de comunicaciones, ni siquiera se hizo intento alguno. La vanguardia del ejército alemán llegó a las puertas de la ciudad, algunas unidades entraron y se apoderaron del ministerio de defensa, y a las 19:00 el alcalde entregó la capital, ocupada por una sola compañía alemana (unos pocos centenares de soldados). El rey Pedro II y su gobierno había dejado la ciudad horas antes para refugiarse en zonas montañosas. Cuatro acorazados yugoslavos fueron hundidos para no ser capturados.

El comandante en jefe del ejército griego era Aléxandros Papagos, que ahora ordenaba la retirada de las tropas griegas en Albania, ante el riesgo de que quedaran atrapadas entre las tropas italianas y las alemanas, que avanzaban tan rápidamente. La noticia fue mal recibida por las tropas, que no parecían distinguir entre los italianos a los que estaban acostumbrados a vapulear y los alemanes que se aproximaban. La moral del ejército griego se vino abajo.

En Libia los alemanes capturaron Fort Capuzzo y Bardia. Un submarino británico hundió un petrolero italiano (Persiano) cerca de la costa Libia. Un pretrolero británico (Marie Maersk) fue hundido por la aviación alemana en El Pireo.

En el Atlántico un submarino alemán hundió un carguero británico (St Helena), un crucero hundió un carguero griego (Nicolaos D L) y la aviación hundió un carguero sueco (Kexholm).

El 13 de abril llegaban tropas de refuerzo alemanas a Belgrado, mientras el gobierno yugoslavo se reunía en Pale, para discutir una propuesta de rendición. Los alemanes avanzaban hacia Sarajevo sin apenas oposición Los húngaros ocuparon Novi Sad.

La Unión Soviética y Japón firmaron en Moscú un tratado de neutralidad, por el que se comprometían a permanecer neutrales si una tercera potencia atacaba a alguno de los dos países. De paso firmaron un segundo acuerdo por el que la Unión Soviética reconocía oficialmente y se comprometía a respetar el Estado de Manchuria y Japón hacía lo propio con la República Popular de Mongolia.

Submarinos alemanes hundieron un mercante armado británico (HMS Rajputana) y otro carguero (Corinthic) en el océano Atlántico.

Los italianos permitieron que Ante Pavelić entrara en Yugoslavia junto con otros 300 ustachas.

Rashud Ali al-Gaylani recuperó su cargo de primer ministro iraquí.

Los aliados mantuvieron combates contra los alemanes cerca de las ciudades griegas de Sotir y Proasteion, en un esfuerzo por ralentizar su avance mientras se reforzaban las nuevas líneas defensivas. En ambos casos los alemanes terminaron imponiéndose infligiendo considerables bajas al enemigo. Unos 70 aviones alemanes arrasaron el puerto de Volos. Sobre las 17:00 se produjeron las primeras escaramuzas entre los alemanes y los griegos que trataban de fortificar el paso de Klisura. A las 21:00 la vanguardia griega se retiraba en desorden, pero a las 23:00 los griegos ocuparon algunas colinas que dominaban las posiciones ocupadas por los alemanes. A las 4:30 del 14 de abril los alemanes iniciaron un nuevo ataque, y tras un día de combates pudieron hacerse con el paso. Más suerte tuvieron los aliados en el río Haliacmon, donde los alemanes lograron establecer una cabeza de puente, pero no pudieron avanzar a causa del control que mantenían los aliados sobre los tres pasos de montaña que permitían cruzar el monte Olimpo.

Tropas yugoslavas arrebataron a los ustachas el control sobre Čapljina. Mientras tanto los alemanes tomaban Kruševac. El alto mando militar yugoslavo veía la capitulación inminente, y empezó a autorizar a los oficiales a negociar treguas locales. Dos generales yugoslavos solicitaron a los alemanes condiciones para su rendición, pero la respuesta fue que Alemania sólo admitiría una rendición incondicional. Finalmente los alemanes accedieron a enviar un oficial a Belgrado para negociar los términos de la rendición. Mientras tanto el rey Pedro II y su familia pasaban a Grecia. Las reservas de oro del país también fueron evacuadas.

Unos 500 yugoslavos (judíos y servios) fueron asesinados con bayonetas por los soldados húngaros, como advertencia para evitar cualquier forma de resistencia. Hungría controlaba ya un extenso territorio en Yugoslavia y empezó a aplicar la legislación antisemita vigente en Hungría. Miles de judíos fueron sometidos a trabajos forzados.

Tras haber asistido a la proyección de un documental de propaganda nazi antisemita, un grupo de paramilitares flamencos se armaron con barras de hierro y atacaron dos sinagogas en Amberes y después se dirigieron a la casa del rabino. La policía y los bomberos fueron avisados, pero las autoridades alemanas les prohibieron intervenir.

En Libia una división alemana logró sobrepasar las defensas de El Adem. Su plan era dividirse en dos, de modo que una parte rodeara El Adem y la otra avanzara hacia el norte, hacia Tobruk. Sin embargo, la parte que avanzaba se encontró con tanques británicos y tuvo que retirarse tras haber perdido 16 de sus 38 tanques. La otra parte también terminó retirándose ante el fuego de la artillería pesada y de la aviación. Los alemanes perdieron las tres cuartas partes de sus soldados.

Un submarini alemán hundió un carguero belga (Ville de Liège) en el Atlántico. La Luftwaffe hundió un carguero turco (Trabzon) en un puerto griego.

Tras haber atravesado el paso de Klisura, a las 5:30 del 15 de abril los alemanes encontraron al ejército griego junto al lago Kastoria. A las 6:00 lanzaron un primer ataque, que fue rechazado. A lo largo del día se produjeron diversos combates en los que las tropas alemanas fueron en aumento. Finalmente, a media tarde los griegos fueron rodeados, y todos los que no lograron retirarse fueron incapaces de ofrecer más resistencia y cayeron prisioneros. Ante el avance aleman, muchos soldados griegos, a veces unidades enteras, abandonaban sus posiciones.

El alto mando militar yugoslavo se reunió en Sarajevo y ordenó que no se opusiera resistencia a la entrada de los alemanes en la ciudad. Por la tarde llegó al Belgrado un representante alemán con una propuesta de rendición incondicional. Algunos oficiales de aviación, desobedeciendo órdenes, enviaron aviones a Grecia, para que no cayeron en manos de los alemanes. Sin embargo, la mayoría de ellos fueron destruidos en tierra en Paramythia ese mismo día durante un bombardeo italiano.

Ante Pavelić llegó a Zagreb, la capital croata, después de haberse entrevistado con representantes alemanes e italianos.

Tras haber resistido durante todo el día diversos ataques alemanes, los australianos tuvieron que retirarse del monte Olimpo cruzando el río Peneo. Esto dejó expuesto al ejército griego, y unos 20.000 soldados fueron capturados por los alemanes. Los australianos recibieron órdenes de defender la salida del cañón del Peneo, que acababan de atravesar.

La aviación alemana hundió dos cargueros británicos (Goalpara y Quiloa) ante la costa griega.

Los italianos capturaron Koritsa, en Albania. La aviación británica hundió dos cargueros italianos en Vlorë (Luciano y Stampalia). Un submarino italiano hundió un carguero británico (Aurillac) en el Atlántico.

Lyman Briggs, el director del Comité Asesor sobre el Uranio, recibió una carta de Rudolf Ladenburg, un físico alemán que había emigrado a los Estados Unidos y ahora trabajaba en la universidad de Princeton. Su contenido era el siguiente:

Tal vez sea de su interés que un amigo mío que ha llegado de Berlín vía Lisboa hace unos días me ha traído el mensaje siguiente: Un colega de confianza que está trabajando en un laboratorio de investigación le pidió que nos hiciera saber que un gran número de físicos alemanes está trabajando intensivamente en el problema de la bomba de uranio bajo la dirección de Heisemberg, que Heisemberg trata de retrasar el trabajo todo lo posible, temiendo resultados catastróficos en caso de éxito. Pero que no puede dejar de cumplir las órdenes que se le dan, y si el problema tiene solución, probablemente será resuelto en un futuro próximo. Por ello nos aconseja de nos demos prisa si los Estados Unidos no quieren llegar demasiado tarde.

Tras el fracaso en el ataque a El Adem, Rommel trató de abrirse paso hacia Tobruk por Ras el Medauar. Un primer ataque italiano fue rechazado ese día por dos batallones australianos.

En la zona occidental de Etiopía, los belgas habían recibido refuerzos, aunque su número todavía era escaso para enfrentarse abiertamente a las fuerzas italianas (sólo contaban con unos 1.600 soldados y unos 600 porteadores). No obstante, emprendieron pequeñas acciones. Ese día atacaron a un grupo de italianos que encontraron junto al arroyo Bortai.

Esa noche, 200 aviones alemanes bombardearon Belfast. Hubo unos 900 muertos y unos 1.500 heridos, de ellos unos 400 de gravedad. Unas 50.000 casas fueron dañadas. Exceptuando algunos de los bombardeos que había sufrido Londres, ése fue el que más daños produjo en Gran Bretaña en una sola noche. Las baterías antiaéreas no respondieron para no dañar a los aviones de la RAF, pero en realidad no había acudido ningún avión de la RAF.  Unas 220.000 personas huyeron de la ciudad, de las cuales unas 10.000 cruzaron la frontera para refugiarse en Irlanda. Toda la ciudad estaba en llamas. Tras haber recibido una petición de ayuda, bomberos irlandeses cruzaron la frontera para ayudar en la extinción de los incendios.

Interceptando comunicaciones por radio, los británicos supieron que un convoy italiano había partido de Nápoles con destino a Trípoli. Con la ayuda del radar, una flota británica formada por cuatro destructores le tendió una emboscada durante la noche ante las costas de Túnez. De los cinco cargueros alemanes, ya en las primeras horas del 16 de abril, tres fueron hundidos y los otros dos fueron llevados hasta un banco de arena, donde encallaron. El convoy contaba además con tres destructores italianos de escolta, uno de los cuales encalló y los otros dos se hundieron. No obstante, uno de ellos pudo disparar dos torpedos antes de hundirse, que impactaron en uno de los destructores británicos que tuvo que ser hundido para evitar que los italianos pudieran apoderarse de él posteriormente.

Un representante del gobierno yugoslavo llegó a Belgrado, donde los alemanes le presentaron un documento que suponía la rendición incondicional de Yugoslavia. El funcionario alegó que no estaba autorizado a firmar nada, así que los nazis pusieron un avión a su disposición para que lo llevara a quien pudiera firmarlo. Mientras tanto, Ante Pavelić se erigió en poglavnik (que venía a ser el equivalente de Führer)  del autoproclamado Estado Independiente de Croacia y formó un gobierno.

Los ejércitos griegos se estaban desintegrando por las deserciones. Algunos generales, a los que se unía el obispo de Ioannina (que estaba a punto de sucumbir ante los alemanes) presionaban al general Papagos y al gobierno para que capitularan ante los alemanes. Los aliados consideraron que no había más opción que evacuar Grecia, y así se lo comunicaron al general Papagos. Los alemanes descubrieron que en Volos y el Pireo se estaban embarcando tropas aliadas, así que empezaron a perseguir a las tropas en retirada, procurando no perder el contacto. Los aliados preparaban una última resistencia en el paso de las Termópilas que permitiera la evacuación.

La aviación alemana hundió un carguero griego (Memas) en la isla de Eubea.

Un intento de ataque a Ras el Medauar por parte de una división italiana terminó desastrosamente: dejaron unos 200 muertos y 25 oficiales y 767 soldados fueron capturados.

La aviación alemana hundió tres cargueros británicos (Amiens, Anglesea Rose y Swedru) y dos noruegos (Bolette y Favorit) en el Atlántico. El crucero Thor hundió además un carguero sueco (Sir Ernest Cassel).

El 17 de abril Ante Pavelić declaró la guerra a Gran Bretaña.

El general Milojko Janković, en representación del ejército yugoslavo, firmó la rendición incondicional ante Alemania. Como el gobierno estaba fuera del país, como representante político firmó el antiguo ministro de asuntos exteriores, que había sido derrocado y arrestado tras el golpe de Estado que había implantado el gobierno ahora exiliado. La flota yugoslava fue entregada a los italianos, salvo un destructor que fue hundido por su tripulación.

El crucero Atlantis hundió un carguero egipcio (Zamzam) en el Atlántico. Un submarino alemán hundió otro sueco (Venezuela).

Lanchas torpederas alemanas hundieron un carguero británico (Effra) en el mar del Norte y dañaron gravemente otro (Ethel Radcliffe). La Luftwaffe hundió otro más (Montalto) así como un carguero neerlandés (Nereus).

La Luftwaffe hundió también un carguero británico (Damaskini) en el Egeo.

El 18 de abril los alemanes lanzaron un ataque en el valle del Tempe para cruzar el río Peneo. Las fuerzas australianas que constituían la retaguardia aliada lograron contenerlos durante casi todo el día, mientras el resto de tropas escapaba por Larisa. A media tarde recibieron la orde de retirarse hasta la nueva línea defensiva en las Termópilas.

Los húngaros tomaron las ciudades croatas de Vinkovci y Vukovar.

Francia se retiró de la Sociedad de Naciones. Naturalmente, el gobierno de la Francia Libre no reconoció la retirada.

A mediodía se hizo efectiva la rendición de Yugoslavia firmada el día anterior.

Fuerzas británicas desembarcaron en Basora, en Iraq. Al gobierno de Rashid Ali al-Gaylani se le había comunicado unos días antes que se trataba de un transporte de tropas hacia Palestina de acuerdo con los tratados vigentes entre Gran Bretaña e Iraq, y no había puesto ninguna objeción. Pero la realidad era muy distinta: en Palestina se estaba organizando también un ejército para invadir Iraq con el fin de deponer al gobierno proalemán de al-Gaylani.

La aviación alemana hundió cuatro cargueros griegos (Chios, Fokion, Moscha L Goulandris y Leon) en el Mediterráneo. La aviación italiana hundió un petrolero (British Science) y un barco de transporte de tropas británico (HMS Fiona). Por su parte, un submarino británico hundió un carguero italiano (Franco Martelli).

Los oficiales griegos que deseaban la rendición inmediata lograron convencer al general del frente albanés, Georgios Tsolákoglu, para que tomara la iniciativa. No obstante, Tsolákoglu optó por enviar a su ayudante a Atenas para conseguir el permiso de Papagos. Éste le envió un mensaje en el que le comunicaba que la situación en Atenas era caótica y le instaba a tomar la iniciativa. El mensaje sugería que Papagos estaba de acuerdo en pedir la rendición a los alemanes, pero no era cierto. La situación en Atenas se complicó más aún cuando el primer ministro, Alexandros Korizis, optó por suicidarse, sumiendo al gobierno en el desorden. En la capital griega se declaró entonces la ley marcial. Para no inquietar a la población se dijo que Korizis había fallecido de un ataque al corazón.

Bulgaria no había participado en la guerra contra Yugoslavia, pero había colaborado con Alemania facilitando el paso de tropas por su territorio. A cambio de ello, Hitler le había prometido una parte del botín. De acuerdo con lo previsto, el 19 de abril tropas búlgaras cruzaron la frontera. Hitler ya había aprobado los términos de la partición de Yugoslavia, que quedó como indica el mapa: Alemania se anexionó la parte más septentrional del país, Hungría se quedó con los territorios que habían sido húngaros antes de la Primera Guerra Mundial, Bulgaria se anexionó otra parte, Servia quedó bajo ocupación militar alemana y búlgara y, por último, Italia se quedó con la costa dálmata y mantuvo fuerzas en el recientemente formado Estado Independiente de Croacia. Muchos soldados yugoslavos habían quedado libres en la clandestinidad y habían logrado esconder gran cantidad de armamento.

En Grecia, los alemanes entraron en Larisa y se hicieron con abundante material que los británicos habían dejado atrás, lo que les permitió continuar la persecución en mejores condiciones.

La Luftwaffe hundió un carguero griego (Teti Noumikos) en la isla de Eubea, así como un carguero panameño (Margit) en Malta.

Terminado el desembarco de tropas en Basora, siete aviones de refuerzo llegaron a la base británica en Habbaniya. El primer ministro al-Gaylani empezó a inquietarse, y solicitó al embajador británico que las tropas se movieran lo más rápidamente posible hasta Palestina y que no entraran más tropas en el país hasta que las presentes en ese momento no hubieran salido. El embajador transmitió a Londres la petición, y la respuesta de Londres fue que las tropas se iban a quedar en Iraq, pero que esto no debía ser comunicado a al-Gaylani, ya que había accedido al poder mediante un golpe de Estado, por lo que estaba autorizado a conocer los movimientos de tropas británicas.

Por esas fechas las posiciones en Shanggao habían vuelto a ser las mismas anteriores al ataque japonés. En su retirada, los japoneses habían dejado una gran cantidad de suministros al alcance de los chinos, cuya moral estaba más alta que nunca.

Ese día se estrenó en Zúrich Madre Coraje y sus hijos, una obra de teatro de Bertold Brecht, ambientada en la Guerra de los treinta años, cuya protagonista es una vendedora ambulante que saca partido de la guerra. Brech estaba entonces en Helsinki, adonde se había mudado desde Estocolmo cuando los alemanes entraron en Noruega.

Un bombardeo sobre Londres costó la vida a 13 bomberos. Nunca se habían perdido tantos en un mismo día.

Esa noche, para aliviar el asedio a Tobruk, un grupo de comandos británicos desembarcó en cuatro playas de la costa libia cerca de Bardia con la misión de sabotear las líneas de comunicación enemigas. Un primer grupo tenía que haber desembarcado en un submarino para hacer señales luminosas a las barcas que llevarían hasta la costa al resto de comandos, pero un incidente hizo creer al submarino que estaba siendo atacado y se sumergió, lo que retrasó el desembarco. Las barcas llegaron a tierra sin orientación y desembarcaron en playas distintas de las previstas, pero de todos modos no hallaron oposición. El caso fue que en Bardia no encontraron rastro de alemanes o italianos, y muchos de los objetivos planeados no se correspondían con la situación real. Pese a todo, los comandos lograron sabotear algunas instalaciones italianas y destruir una batería costera antes de ser reembarcados, ya el 20 de abril. La misión habría sido un relativo éxito si 70 soldados no se hubieran perdido en el camino de regreso y no hubieran acabado apresados en una playa equivocada. También hubo un oficial que resultó muerto por uno de sus propios soldados, que lo confundió con un enemigo inexistente. Con todo, la misión tuvo efectos positivos, ya que los alemanes destinaron parte de sus recursos a aumentar la seguridad de la costa Libia.

El general Georgios Tsolákoglu entró en contacto con el oficial alemán más cercano para negociar la rendición incondicional del ejército griego. Pronto llegó un mensaje urgente del general Papagos en el que lo destituía y ordenaba que el ejército debía seguir ofreciendo resistencia hasta el último momento. Los alemanes pronto entendieron que la prioridad de Tsolákoglu era que la rendición se efectuara precisamente ante ellos y no ante los italianos, a los que los griegos no habían tenido dificultades en mantener a raya mientras no contaron con el apoyo alemán. Para los griegos, una rendición ante Italia habría sido humillante. Hitler comprendió que de ello podía depender una prolongación innecesaria de la guerra y ordenó que los italianos no fueran informados de momento sobre las negociaciones con Tsolákoglu.

Mientras tanto más de 150 aviones alemanes se enfrentaban a la RAF sobre el cielo de Atenas. Al menos 22 aviones alemanes fueron abatidos, frente a seis británicos. La aviación alemana hundió también un destructor griego (Psara) en el Egeo y un barco de pasajeros (Ithaki) ante las costas de Creta. Otro desctructor griego (Vasilefs Georgios) fue hundido deliberadamente para evitar que pudiera caer en manos enemigas.

Por su parte, cuando el ejército griego ya había cesado toda actividad en la zona, el ejército Búlgaro invadía Tracia, la salida al mar que Hitler había prometido a Bulgaria.

El duque de Aosta, virrey del África Oriental Italiana, ante las continuas derrotas que estaba sufriendo ante los aliados, con cada vez menos tropas y suministros, había decidido concentrar sus efectivos en unas pocas fortalezas. Él mismo, junto con 4.000 italianos y 3.000 nativos, se había atrincherado en la fortaleza de Amba Alagi, en Etiopía. Ese día tropas sudafricanas capturaron la fortaleza de Dessie.

Un submarino alemán hundió un carguero británico en el Atlántico (Empire Endurance). Murieron 66 de las 95 personas a bordo.

Éamon de Valera había protestado formalmente a Berlín por el pasado bombardeo de Belfast. Así lo explicó ese día en un discurso en Castlebar:

En el pasado, y probablemente en el presente, también, varios de ellos no coincidieron políticamente con nosotros, pero son nuestra gente, somos una y la misma gente, y sus penas en el presente caso también son nuestras, y quiero decirles que cualquier ayuda que les podamos dar ahora se la daremos de todo corazón, convencidos de que si se invirtieran las circunstancias, nos ayudarían también de todo corazón.

En suma, el mensaje era que los alemanes podían matar cuantos ingleses quisieran, pero irlandeses no, aunque fueran de Irlanda del Norte. Las emisoras de radio alemanas se habían jactado del bombardeo de Belfast como de costumbre, e incluso habían prometido nuevos ataques a la ciudad, pero poco después Goebbels dio instrucciones de que no se volviera a mencionar a Belfast. Al parecer, Hitler temía que los irlandeses pudieran aprovechar la influencia de la población estadounidense de origen irlandés para promover la entrada en la guerra de los Estados Unidos, y eso no le interesaba en absoluto.

Ernst Lubitsch estrenó la comedia Lo que piensan las mujeres, un remake de una película muda que él mismo había dirigido 16 años atrás de la que no se conserva ninguna copia.

El 21 de abril el rey Jorge II de Grecia nombró primer ministro al republicano Emmanouil Tsouderos. Sin su autorización, el general Tsolákoglu firmaba en Larissa la rendición de Grecia ante los alemanes, que no fue reconocida por el gobierno, pero sí por gran parte de los oficiales. Cuando Mussolini se enteró de que el acuerdo no mencionaba a Italia para nada, se puso furioso, y dio órdenes de avanzar en el frente dejando en una situación complicada a los griegos, que se habían comprometido con los alemanes a dejar las armas, y creando a la vez tensiones con los alemanes, que veían peligrar el acuerdo recientemente logrado.

La Luftwaffe hundió dos cargueros grietos (Archon y Ioanna) y un barco hospital de la Cruz Roja (Esperos) en el Egeo, así como dos cargueros británicos (Bankura y Urania) en Tobruk.

La Royal Navy bombardeó Trípolo y dañó varios barcos italianos que se encontraban en el puerto.

Los italianos lanzaron un contraataque contra las tropas belgas que actuaban en Etiopía. Tras dos horas de bombardeo, la infantería italiana penetró las líneas de los belgas, que acabaron retirándose a unas colinas cercanas.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Calchas) en el Atlántico.

El 22 de abril los alemanes comunicaron a Tsolákoglu que era imprescindible que pidiese el armisticio a los italianos. Pese a su alergia a firmar rendiciones ante italianos, por la noche se decidió finalmente a aceptar la exigencia alemana. Mientras tanto el ejército alemán entraba en Salónica.

La Luftwaffe hundió un destructor griego (Hydra), un barco hospital de la Cruz Roja (Sokratis), ocho cargueros y varios barcos menores más en el Egeo. También hundió otro barco hospital de la Cruz Roja (Vita) en Tobruk.

Los británicos capturaron 1.200 soldados italianos en Etiopía.

Un decreto de Ante Pavelić suspendió a todos los funcionarios públicos y trabajadores de empresas estatales en el Estado Croata. El objetivo era readmitir únicamente a los "adecuados", excluyendo a judíos, servios y croatas unionistas (partidarios de reconstruir Yugoslavia).

Durante un bombardeo sobre Plymouth, una bomba cayó directamente en un refugio público y mató a 72 personas.

Mussolini había enviado una embajada ante Hitler explícitamente para asegurarse de que la ceremonia de rendición de Grecia sería repetida el 23 de abril, esta vez en Salónica y con presencia italiana. Dado que el general Tsolákoglu no estaba realmente autorizado a rendirse, las condiciones fueron relativamente benignas. Los soldados griegos no fueron hechos prisioneros de guerra, sino que sólo fueron obligados a entregar sus armas, tras lo cual pudieron volver a sus casas.

El rey Jorge II de Grecia fue evacuado a Creta, junto al gobierno griego. Churchill estaba decidido a defender la isla.

La Luftwaffe hundió 24 barcos griegos, incluyendo un acorazado (Kilkis) dos barcos de pasajeros, un petrolero, tres cargueros y dos barcos hospital de la Cruz roja (Hellenis y Policos).

Destructores británicos hundieron un mercante armado italiano (Egeo) ante la costa libia.

En las concesiones extranjeras de Shanghai seguían presos el coronel Xie Jinyuan y los soldados chinos con los que cuatro años atrás había humillado a los japoneses con su resistencia en los almacenes de Sihang. Los japoneses habían ofrecido la posibilidad de permitir que abandonaran la ciudad siempre que lo hicieran como refugiados. Xie había rechazado esta y otras muchas ofertas del régimen colaboracionista de Wang Jingwei. A las 5:00 del 24 de abril fue asesinado por cuatro de sus hombres, sobornados por el gobierno de Jingwei. Más de 100.000 chinos asistieron a su funeral.

Los alemanes llegaron a Las Termópilas, donde el general de brigada australiano George Vasey tenía órdenes de resistir hasta que todas las tropas británicas hubieran sido evacuadas a Creta y a Egipto. En total, unas 62.000 tropas aliadas habían entrado en Grecia, y quedaban por evacuar más de 50.000. La evacuación se conoció como operación Demonio. Vasey dijo: "Aquí estamos malditamente bien, y aquí nos quedaremos malditamente bien". Más adelante daría que hablar que no hubiera ningún soldado griego defendiendo Las Termópilas.

La Luftwaffe hundió seis cargueros griegos, además de otro británico y un barco hospital de la Cruz Roja (Andros). Tres torpederos griegos fueron hundidos deliberadamente para no ser capturados.

Ese día murió el rey Sisowath Monivong de Camboya, y el almirante francés Jean Decoux nombró como sucesor a su nieto de 19 años Preah Bat Samdech Preah Norodom Sihanouk Varman.

La Unión Soviética reconoció el gobierno de Vichy.

Subhas Chandra Bose no había logrado llegar a ningún acuerdo con el servicio secreto soviético, y había terminado entrevistándose con el embajador alemán en Moscú, que dispuso lo necesario para que volara hasta Berlín vía Roma. Allí los nazis mostraron una sorprendente simpatía por la causa de la independencia india, teniendo en cuenta su actitud hacia otros pueblos de razas no arias. Fue incorporado a un departamento del ministerio de Asuntos Exteriores creado para él con el nombre de "Oficina Especial para la India",  dirigido por el subsecretario Wilhelm Keppler, si bien las responsabilidades cotidianas recaían en Adam von Trott zu Solz, un miembro del llamado Círculo de Kreisau, un grupo de unos 25 disidentes reunidos el año anterior por el jurista Helmuth James von Moltke con el fin de combatir el nazismo. A diferencia de von Moltke, von Trott había ingresado en el partido nazi el año anterior para tener acceso al gobierno. Von Trott aprovechaba su cargo para justificar viajes en los que trataba de identificar militares alemanes contrarios al nazismo.

Ese día el Círculo de Kreisau presentó un memorándum titulado Punto de partida, objetivos y tareas, en el que sostenía que el final del Tercer Reich traería el fin del nacionalismo, del racismo y de los partidos políticos.

Por la noche los australianos resistían en Las Termópilas. Habían destruido 15 tanques alemanes y les habían provocado numerosas bajas. Más de 11.000 soldados y 15 enfermeras fueron evacuados esa noche.

El 25 de abril los alemanes llevaron a cabo una operación aérea para apoderarse de los puentes sobre el canal de Corinto, en parte para cortar la retirada a los aliados y en parte para asegurar su paso del istmo. Lograron controlar un puente hasta que los británicos lograron volarlo. No obstante, algunas tropas alemanas lograron penetrar en el Peloponeso.

La RAF abandonó sus bases en la Grecia continental para instalarse en Creta. Ese día sólo se pudo evacuar de Grecia a unos 6.000 soldados porque un barco encalló esa noche y la aviación alemana descubrió así que los aliados estaban usando más puertos de los que creían. La evacuación desde El Pireo ya estaba completada, así que las tropas de Las Termópilas recibieron órdenes de replegarse a Tebas.

La Luftwaffe hundió un torpedero, tres cargueros y otros barcos menores griegos en el Egeo. Otro torpedero fue hundido deliberadamente.

Un submarino británico hundió un barco alemán de transporte de tropas (Antoniette Lauro) ante la costa de Túnez.

Un submarino alemán hundió un carguero noruego (Polyana) en el Atlántico. El crucero alemán Pinguin hundió un carguero británico (Empire Light) en el océano Índico.

Ante Pavelić promulgó un decreto por el que se prohibía el uso del alfabeto cirílico en Croacia. Esto afectó sobre todo a la población ortodoxa (mayoritariamente servia), pues sus textos religiosos usaban dicho alfabeto.

Bristol sufrió un nuevo bombardeo de gran envergadura.

Ese día se estrenó el musical Las follies de Ziegfeld, protagonizada por James Stewart y Judy Garland. Fue la cuarta película más taquillera del año. Stewart había estrenado ese año La cuesta del olvido y la comedia romántica Oro del cielo. El año anterior había intentado alistarse en el ejército, pero había sido rechazado por pesar 2.5 kg menos de lo requerido. Tras haberse puesto en forma en un gimnasio, lo había vuelto a intentar el mes anterior, esta vez con éxito. El actor era un piloto experimentado con unas 400 horas de vuelo.

Judy Garland estrenó ese año Andy Hardy aventureroMúsica y Juventud, junto a Mickey Rooney. Las tres películas fueron exitosas, y consolidaron su situación en la Metro Goldwyn Mayer. Rooney, además de Con toda el alma, había estrenado La secretaria privada de Andy Hardy.

El 26 de abril los australianos capturaron Dessie, en Etiopía, y apresaron a unos 4.000 italianos.

Unos 21.400 aliados fueron evacuados de Grecia esa noche. En cada puerto quedaban ya sólo unos centenares de soldados, excepto unos 5.000 soldados que esperaban en Rafina, unos 6.000 en Kalamata y otros 4.000 en Monemvasia.

La Luftwaffe hundió un torpedero y tres cargueros griegos en el Egeo, así como un carguero británico (Mountpark) en el Atlántico.

Sobre las 7:00 del 27 de abril la aviación alemana atacó a un barco que transportaba unos 500 soldados procedentes de Monemvasia. Dos destructores británicos (HMS Diamond y HMS Wryneck) llegaron en su defensa, pero una bomba le provocó un incendio en el puente de mando y averió los sistemas de bombeo hasta el punto de que no pudo ser sofocado. El capitán ordenó que se abandonara el barco. Los pilotos alemanes ametrallaban a los soldados en los botes salvavidas. Dos de ellos volcaron. Más buques británicos llegaron para salvar cuantos náufragos pudieron. Sobre las 13:15 la aviación alemana atacó por sorpresa a los dos destructores que habían tratado de proteger el barco de transporte hundido. Ambos terminaron hundiéndose también. Entre los tres hundimientos se contaron 983 muertos y desaparecidos. De los 500 soldados que estaban siendo evacuados, sólo habían sobrevivido ocho.

Los alemanes entraron en Atenas sin resistencia. Los habitantes de la ciudad habían decidido permanecer en sus casas con las ventanas cerradas, así que las calles estaban desiertas. Cuentan los griegos que, cuando llegaron a la Acrópolis, ordenaron a un soldado de guardia que arriara la bandera griega. El soldado, Konstantinos Koukidis, arrió la bandera, pero en lugar de entregarla a los alemanes, se envolvió en ella y se arrojó desde lo alto de la Acrópolis y murió.

Los ustachas declararon que su partido pasaba a ser el único legal en Croacia. Una unidad ustacha recientemente creada del ejército croata asesinó a buena parte de la comunidad servia que vivía en Gudovac.

Esa noche se completó la evacuación de Rafina.

La Luftwaffe hundió dos cargueros y otros barcos menores griegos en el Egeo, así como un barco de transporte de tropas británico y otro neerlandés.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Beacon Grange y Henri Mory) y otro noruego (Rimfakse) en el Atlántico.

Unos desconocidos tirotearon a dos guardias ustachas mientras transportaban a un prisionero servio cerca de la ciudad de Bjelovar. Tanto el prisionero como uno de los guardias murieron, y el otro guardia resultó herido. La máxima autoridad ustacha en la zona era Slavko Kvaternik, quien ya había advertido tiempo atrás que mataría a cien servios por cada croata muerto. En las primeras horas del 28 de abril los ustachas empezaron a arrestar campesinos servios de la localidad de Gudovac y sus alrededores, hasta completar 200 prisioneros. Les dijeron que iban a ser llevados a Bjelovar para ser interrogados, pero los llevaron en sentido contrario, hasta un descampado, custodiados por unos 70 guardias armados. Por el camino se les preguntó si alguno era croata. Cuatro mostraron su documentación, y a tres de ellos se les dejó marchar. Al cuarto no, porque, en efecto, era croata, pero comunista. Mientras tanto los obligaban a dar vivas a Pavelić. Cuando llegaron al descampado dispararon sobre ellos, pero muchos de los guardias tenían conocidos entre los prisioneros, y el resultado fue que muchos fueron alcanzados sólo en las piernas. Un grupo de ustachas que había permanecido alejado se acercó para "terminar el trabajo" y remató a todo el que movía. En el lapso de tiepo que pasó hasta su llegada, unos pocos prisioneros lograron escapar a un bosque cercano y así salvaron sus vidas.

Ese mismo día el arzobispo Alojzije Stepinac, la máxima autoridad de la Iglesia Católica en Croacia, publicó una carta en la que mostraba su apoyo al estado Croata y pedía al clero que rezara por su líder, Ante Pavelić.

Los italianos iniciaron la ocupacíon de las islas Jónicas y las del Egeo.

Tropas de la Francia Libre entraron en la Somalia Francesa, que seguía siendo leal a Vichy.

Submarinos alemanes hundieron tres cargueros británicos (Capulet, Oilfield y Port Hardy) y otro noruego (Caledonia) de un convoy aliado. Sin embargo, un destructor británico hundió uno de los submarinos con cargas de profundidad. El Pinguin hundió otro carguero británico (Clan Buchanan).

Esa noche se completó la evacuación de Monemvasia.

El 29 de abril fuerzas alemanas lograron atravesar el Peloponeso y, al llegar a la costa meridional, se unieron con tropas de las SS procedentes de Pyrgos. Finalmente llegaron a Kalamata, donde unos 8.000 soldados británicos, australianos, neozelandeses, griegos y yugoslavos tuvieron que rendirse, en lo que supuso el fin de la resistencia aliada en la Grecia continental.

La Luftwaffe hundió dos cargueros griegos en el Egeo (Elsi y Konistra).

Entre los militares yugoslavos que no habían aceptado la capitulación de su gobierno se encontraba el coronel Dragoljub Mihailović, más conocido como Draža Mihailović. En el pasado había tenido muchas desavenencias con las autoridades políticas, que le habían valido incluso cortas penas de cárcel. Tras la invasión alemana se le había destinado a Bosnia, al frente de una unidad de escasa entidad. Ahora, tras enfrentarse con una unidad de ustachas, regresaba a Servia con parte de su unidad. Contaba apenas con 80 hombres.

A pesar de que Tobruk seguía resistiendo, las tropas de Rommel alcanzaron la frontera egipcia, donde fueron detenidas por los británicos. La aviación alemana bloqueó el canal de Suez.

Una torpedera alemana hundió un carguero británico (Ambrose Fleming) en el mar del Norte. La Luftwaffe hundió otro (Kalua).

Un submarino alemán hundió un barco de pasajeros británico (City of Nagpur) en el Atlántico. Nueve botes salvavidas atados en fila mantuvieron a flote a 452 supervivientes hasta que fueron rescatados al día siguiente.

El embajador británico en Iraq ordenaba que las mujeres y los niños británicos fueran evacuados de Bagdad. Unos 230 civiles fueron escoltados por el camino a Habbaniya, desde donde a lo largo de los días siguientes fueron transportados por aire hasta Shaibah. Otros 350 civiles se refugiaron en la embajada británica y 150 más en la estadounidense.

El primer ministro iraquí, Rashid Alí, fue informado de que el día anterior habían llegado más tropas británicas a Basora, y se negó a permitir su desembarco. Por el contrario, empezó a organizar una exhibición de fuerza ante la base aérea británica en Habbaniya. A las 3:00 del 30 de abril la embajada británica advirtió a la base de Habbaniya de que tropas iraquíes habían salido de sus bases y se dirigían hacia la zona. En total, eran entre seis y nueve mil soldados con unas 30 piezas de artillería. Unas horas más tarde las tropas llegaban ante la base y acampaban en una meseta cercana.

Con la evacuación de los últimos puertos griegos se completó la operación Demonio, que había sacado de Grecia casi 51.000 soldados. Los alemanes nombraron primer ministro de Grecia al general Georgios Tsolakoglou, que formó un gobierno colaboracionista en el que participaron varios generales griegos. En realidad no tenía ninguna atribución más allá de sancionar todas las decisiones dictadas por Alemania, que se apoderó de gran cantidad de materias primas y de otros suministros que los aliados habían dejado en el país.

Ese mismo día se constituyó otro gobierno títere en Servia, presidido por Milan Aćimović.

En Croacia se promulgó la Ley sobre la nacionalidad, que privaba de la ciudadanía a todos los judíos. Ese día los ustachas mataron a unos 600 servios en Kosinij.

A Alemania llegaban informes de que el general Rommel solía interpretar muy libremente las órdenes que le llegaban, así que le habían enviado un supervisor, el general Friedrich Paulus, que pudo presenciar un nuevo ataque fallido a Tobruk: los alemanes lograron penetrar unos 3 km en la zona bajo control británico, pero estaban mal coordinados y tuvieron que retirarse con muchas bajas. Paulus ordenó a Rommel que no intentara ningún otro asalto directo al bastión aliado. La orden era bien clara y Rommel no pudo desacatarla. La inteligencia británica conoció esta orden y Churchill ordenó al general Wavell que la aprovechara y tomara la iniciativa. Una provisión de 300 tanques estaba ya en camino hacia Tobruk. Por su parte, Rommel se encontraba con que tenía que decidir sus movimientos en función de la escasez de combustible en lugar de por razones tácticas.

Un submarino alemán hundió un carguero británico en el Atlántico (Lassell).

A las 6:00 del 1 de mayo un enviado iraquí presentó un mensaje al comandante de la base de Habbaniya, Harry George Smart, en el que se explicaba que las tropas acampadas en las cercanías estaban realizando un ejercicio de entrenamiento, y que por seguridad era necesario que se suspendieran todos los vuelos desde Habbaniya, así como que no se realizara ninguna clase de movimiento militar por tierra o por aire desde la base. El comandante respondió que cualquier interferencia en la actividad normal de la base sería considerada como un acto de guerra. Los aviones británicos informaban de la situación fuera de la base: las fuerzas iraquíes estaban recibiendo refuerzos gradualmente, y habían ocupado la ciudad de Faluya.

A las 11:30 volvió a Habbaniya el enviado, quien acusó a Smart de haber violado el tratado anglo-iraquí. El comandante le replicó que eso era una cuestión política, y que debía tratarla con el embajador británico, no con él. Mientras tanto el ejército iraquí ocupaba los puentes sobre el Éufrates y el Tigris, de gran importancia estratégica. La base británica estaba aislada del exterior, excepto por el aire, claro. En la base había unos 9.000 civiles y apenas 2.500 soldados, que no estaban en condiciones de protegerla. El embajador británico recibió carta blanca para tomar las acciones que considerara oportunas para proteger la base. Churchill le dijo: Si tiene que atacar, ataque con fuerza. Use todos los recursos necesarios. En el caso en que se interrumpieran las comunicaciones entre Habbaniya y la embajada en Bagdad, Smart recibió autorización para actuar como estimara oportuno.

Un submarino británico hundió dos cargueros alemanes (Arcturus y Leverkusen) ante la costa de Túnez. La RAF hundió un carguero italiano (Serdica) ante la costa de Libia. Por su parte, la Luftwaffe hundió un carguero británico (Polinice) en Malta.

Liverpool sufrió esa noche un intenso bombardeo, en el que resutó hundido un carguero británico (Europa) y otros barcos menores.

Un submarino alemán hundió un barco (Nerissa) que transportaba soldados canadienses a Liverpool. Un destructor pudo rescatar a 84 supervivientes, pero otros 207 murieron en el naufragio. Otro submarino hundió un carguero británico (Samsø).

Ese día se estrenó Ciudadano Kane, la primera película dirigida por Orson Welles, también escrita, dirigida y protagonizada por él mismo. La mayoría de los papeles fueron asignados a actores que nunca antes habían actuado en el cine, cosa que no gustó nada a la productora, la RKO, pero el contrato que había firmado Welles le permitía elegir el reparto. Para preparar el rodaje, Welles vio cuarenta veces La diligencia, de John Ford, a menudo en compañía de distintos técnicos del estudio a los que bombardeaba con preguntas. Aunque la película no contenía ninguna técnica estrictamente original, Welles combinó magistralmente numerosas técnicas y efectos, muchos de los cuales apenas se usaban.

El guión estaba inspirado en la figura del periodista William Randolph Hearst, pero Welles mantuvo un estricto control de la publicidad para que esto permaneciera en secreto. Oficialmente, la película estaba inspirada en Fausto. Sin embargo, el contenido trascendió y Louella Parsons, la corresponsal en Hollywood de los periódicos de Hearst, había logrado ser invitada a un pase previo al estreno, aunque se marchó antes de que terminara la proyección. Poco después amenazaba a la RKO con una demanda si se estrenaba la película. Un periódico publicó que los periódicos de Hearst iban a publicar una serie de editoriales en los que atacaba a Hollywood por contratar a refugiados e inmigrantes para trabajos que podían ser para estadounidenses. La RKO recibió una oferta de parte de varios ejecutivos de Hollywood por la que resarcirían a la compañía de las pérdidas si destruía la película. Welles viajó a Nueva York, donde la película fue proyectada ante varios ejecutivos de la RKO y sus abogados. Hubo consenso en que no había que temer consecuencias legales por el estreno de la película siempre y cuando se eliminaran o suavizaran algunas referencias específicas que podrían ofender a Hearst. Welles estuvo de acuerdo y eliminó unos tres minutos de la obra. El nuevo montaje satisfizo tanto a Welles como a los abogados y ésa fue la versión que vio la luz. Varios locales se negaron a proyectar la película por miedo a la reacción de Hearst. Las críticas destacaron en general la calidad y la innovación de la película, pero la recaudación no compensó el coste. Tuvo buena acogida por parte del público de las principales ciudades del país, pero no así en muchas otras. La oposición de Hearst tuvo bastante que ver en ello. Welles declaró más tarde que, durante la semana del estreno un policía se le acercó y le dijo: No vaya a su hotel esta noche; Hearst ha pagado a una menor de edad para que se le eche en brazos desnuda nada más entrar y que un fotógrafo le tome fotos a usted. Hearst está planeando publicar las fotos en todos sus periódicos. Welles le dio las gracias y siguió su consejo, con lo que nunca supo si el chivatazo era verídico.

El comandante Smart había decidido que, dada su inferioridad de condiciones, no podía permitirse el lujo de renunciar a un ataque por sorpresa, así que a las 5:00 del 2 de mayo lanzó un ataque aéreo sobre las fuerzas iraquíes que rodeaban su base. Empleó 33 de los 56 aviones con que contaba. Pocos minutos después los iraquíes empezaron a bombardear la base con su artillería. A lo largo del día realizaron 193 salidas, en las que cinco aviones fueron destruidos y algunos más quedaron fuera de servicio. En la base hubo 13 muertos y 29 heridos, entre ellos 5 civiles. Cuando el gran muftí de Jerusalén, Amin al-Husseini (que seguía exiliado en Bagdad), se enteró del ataque, declaró la guerra santa contra los británicos.

El gobierno rumano estableció el Centro Nacional de Rumanización, cuya tarea principal era expropiar propiedades a los judíos para redistribuirlas entre los rumanos (los judíos rumanos no contaban como rumanos, claro).

La avación italiana hundió un carguero británico (Parracombe) ante la costa tunecina. La Luftwaffe hundió un carguero noruego (Trajan) en el mar del Norte.

Unos días atrás, el general Juan Vigón, ministro del Aire del gobierno de Franco, había advertido al Caudillo de que si no se limitaba el poder de Ramón Serrano Suñer y a la Falange, él mismo y otros ministros presentarían su dimisión. Serrano Suñer era germanófilo hasta la médula, y estaba tratando de convertir a España en un calco, si no de Alemana, al menos de Italia. Ese día pronunció un discurso en el que manifestó su intención de que la Falange acaparara todo el poder, cosa que podía interpretarse como una amenaza de golpe de Estado si no se satisfacían sus exigencias. Franco empezó a alarmarse.

El 3 de mayo los británicos continuaron bombardeando las tropas iraquíes que rodeaban la base de Habbaniya, así como a la línea de suministros que las conectaba con Bagdad. Un bombardero iraquí que se dirigía hacia Habbaniya fue interceptado y derribado.

Tropas australianas lanzaron un contraataque en Tobruk, pero fueron repelidas por los italianos.

Ese día se concretó el reparto de Eslovenia entre Alemania e Italia.

Bertold Brecht consiguió un visado para emigrar a los Estados Unidos.

En el Atlántico, submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Wray Castle) y otro noruego (Taranger). Un mercante armado británico hundió un petrolero italiano (Recco).

Un submarino británico hundió un barco italiano (Tugnin) en la costa de Libia. En Trípoli estalló un carguero italiano (Birmania) debido a unas bombas mal embaladas que transportaba. La explosión destruyó también el carguero Città di Bari. Hubo 70 muertos alemanes e italianos y 150 libios, además de numerosos heridos.

Liverpool fue bombardeado por tercera noche consecutiva. Esta vez se produjo un incidente grave, cuando se declaró un incendio en un barco cargado con municiones (Malakand). Unas horas después de que se hubieran ido los aviones alemanes, ya el 4 de mayo, las llamas alcanzaron la carga, que incluía unas mil toneladas de explosivos. La explosión arrasó todo el muelle en el que estaba amarrado y otros dos contiguos. Algunos trozos del casco del barco se encontraron en un parque a casi 2 km de distancia. El incendio se mantuvo durante 74 horas.

Unos 9.000 soldados aliados llegaron hasta Amba Alagi acompañados de unos 20.000 etíopes. El duque Amadeo de Aosta se dispuso a resistir un asedio. La fortaleza era prácticamente inexpugnable, pero carecía de fuentes de agua y de alimento.

Aviones de la base de Habbaniya bombardearon varios aeropuertos iraquíes. Tropas británicas tomaron el puerto y el aeropuerto de Basora.

El transatlántico Queen Mary había sido remodelado para convertirse en un barco de transporte de tropas. Ese día llevó a cabo su primera misión militar zarpando con 5.000 soldados australianos hacia Gran Bretaña.

Un submarino alemán hundió un carguero sueco (Japan) en el Atlántico.

Esa noche aviones alemanes bombardearon de nuevo Belfast, provocando unos 150 muertos. Los servicios de emergencia irlandeses cruzaron la frontera sin esperar a que se les solicitara ayuda.

El 5 de mayo el emperador Haile Selassie de Etiopía entró en Addís Abeba, y se dirigió así a los etíopes:

Hoy es el día en que derrotamos a nuestro enemigo. Y así, cuando decimos: regocijémonos en nuestros corazones, no lo hagamos de otro modo sino en el espíritu de Cristo. No devolváis mal por mal. No os entreguéis a las atrocidades que el enemigo ha practicado habitualmente hasta el último momento. Cuidad de no manchar el buen nombre de Etiopía con actos dignos del enemigo. Veremos que nuestros enemigos serán desarmados y expulsados por donde vinieron. Al igual que san Jorge, que mató al dragón, es el Santo Patrón de nuestro ejército y también del de nuestros aliados, unámonos igualmente con ellos en una amistad eterna que nos peremita resistir al impío y cruel dragón que ha surgido de nuevo y que está oprimiendo a la humanidad.

A causa de un accidente de automóvil, el comandante Smart tuvo que ser evacuado de Habbaniya a Basora. Al mando de las operaciones terrestres quedó el coronel Oury Roberts, mientras que las fuerzas de la RAF en Iraq quedaron bajo las órdenes del vicealmirante John D'Albiac. Ese mismo día los aviones británicos atacaron las posiciones iraquíes alrededor de la base aérea, y también se realizó una salida por tierra.

Franco nombró ministro de gobernación al general Valentín Galarza, que era antifalangista declarado. El puesto de subsecretario de la presidencia, que había ocupado hasta entonces Galarza, se lo asignó al capitán de navío Luis Carrero Blanco, que el año anterior había redactado un informe en el que recomendaba la neutralidad de España en la guerra, y esto le había ganado la completa confianza del dictador. A su vez, Galarza se ocuparía de cesar a varios gobernadores civiles afines a Serrano Suñer, entre ellos al propio Miguel Primo de Rivera, hermano de Jose Antonio.

Un submarino alemán hundió un carguero británico en el Atlántico (Queen Maud).

La Luftwaffe hundió un carguero británico (Fair Head) en Belfast y otro en el mar del Norte (Royston).

Terminado el mandato del presidente venezolano Eleazar Gómez Contreras, el Parlamento designó como sucesor al general Isaías Medina Angarita. Tenía fama de simpatizar con Mussolini. Se le responsabilizaba de todos los actos antidemocráticos acaecidos durante el gobierno de Gómez Contreras, como clausuras de periódicos, etc. Sin embargo, su actuación al frente del país fue bastante distinta de la que se auguraba. No tardó en legalizar todos los partidos políticos, incluyendo el partido comunista, y respetó en todo momento la libertad de expresión (que a menudo se empleó en criticar a su gobierno). También bajo su mandato las mujeres verían reconocido su derecho al voto.

El 6 de mayo, grupos de ustachas, mayoritariamente musulmanes, causaron disturbios en varias localidades servias en las que estaban celebrando una fiesta de la Iglesia Ortodoxa en honor a san Jorge. Varias casas de civiles fueron asaltadas en Kijevo y en Donja Tramošnja. En Tramošnja varias casas fueron incendiadas, y un grupo de unos 20 civiles sin armas de fuego logró evitar que otras corrieran la misma suerte. Los ustachas fueron expulsados y seis de ellos resultaron heridos, tras lo cual fueron a pedir ayuda a una guarnición alemana próxima.

Draža Mihailović, cayó en una emboscada que le tendieron los alemanes en Užice, lo que, unido a algunas deserciones, lo dejó con poco más de 30 hombres.

Los británicos continuaron atacando a los iraquíes acampados junto a la base de Habbaniya. Ese día hicieron más de 400 prisioneros. Al final del día, cuando las bajas de la campaña superaban ya el millar de hombres, los iraquíes se retiraron dejando atrás una gran cantidad de armas y equipamiento.Los británicos, que habían contado 13 muertos y 21 heridos graves, se encontraron con 6 morteros acompañados de 2.400 bombas, un cañón, un tanque, 10 coches acorazados, 79 camiones, tres cañones antiaéreos con 2.500 bombas, 45 ametralladoras ligeras, 11 ametralladoras y 340 fusiles con medio millón de balas.

Dos submarinos británicos hundieron otros tanto cargueros italianos (Bengasi y Cagliari) cerca de Calabria.

Submarinos alemanes hundieron tres cargueros (Dunkwa, Oakdene y Surat) y un petrolero británico (Sangro) en el Atlántico.

Stalin, preocupado por la degradación de las relaciones con Alemania, decidió sustituir a Mólotov como jefe de gobierno de la Unión Soviética, así que se hizo nombrar Presidente del Sóviet de Comisarios del Pueblo, aunque ya llevaba quince años ejerciendo de facto como tal.

Igor Ivanovich Sikorsky era un ingeniero ruso que había fundado una fábrica de aviones con la que se enriqueció durante la Primera Guerra Mundial, pero cuando estalló la revolución bolchevique tuvo que abandonar su país porque ser empresario había pasado a ser un delito castigado con la muerte. Así que emigró a los Estados Unidos. Había pasado unos años como profesor universitario hasta que pudo fundar una nueva empresa aeronáutica. Ahora estaba experimentando con helicópteros. Su prototipo VS-300 logró permanecer en el aire más de hora y media, batiendo un récord de permanencia. Unas semanas antes había probado una versión con flotadores que logró amerizar con éxito. Su principal competidor era Wynn Laurence LePage, cuyo prototipo XR-1 ganó un concurso para fabricar los primeros helicópteros militares estadounidenses. Sus modelos diferían en la forma en que evitaban que el aparato girara descontroladamente en sentido opuesto al movimiento de la hélice. Los helicópteros de LePage constaban de dos hélices horizontales, de modo que una compensaba a la otra, mientras que los de Sikorsky contaban con una única hélice horizontal y una pequeña hélice vertical en la cola que se oponía al giro del aparato. A la larga, la técnica de Sikorsky terminó imponiéndose. Por otra parte, Anton Flettner seguía diseñando prototipos de helicóptero para la marina alemana.

El 7 de mayo autoridades ustachas encarcelaron a varias personalidades servias en unos almacenes militares de una estación ferroviaria y advirtieron a la población de que serían ejecutados si algún ustacha o algún soldado alemán sufría algún daño. Luego llegaron 42 soldados alemanes que, junto con policías ustachas, capturaron a algunos insurgentes servios y mataron a tres de ellos. Algunos civiles servios de Banja Luka, Prijedor y Sanski Most se desplazaron a Tramošnja para combatir a los ustachas. En total eran unos 200, armados con fusiles y ametralladoras. Otros servios de Kijevo, Vidovići, Tramošnja, Kozica y otras localidades cercanas también se atrincheraron y en enfrentamientos posteriores tres soldados alemanes resultaron heridos.

Desde Habbaniya, los británicos descubrieron que en la vecina Sin el Dhibban se habían instalado tropas iraquíes. Tras un asalto, las expulsaron y tomaron 300 prisioneros. Las tropas en retirada se encontraron con una columna que marchaba hacia Habbaniya desde Faluya, los británicos detectaron la confluencia y enviaron aviones, que atacaron durante dos horas y provocaron más de un millar de bajas. Más tarde fue la aviación iraquí la que atacó la base de Habbaniya y causó algunos daños.

Un barco meteorológico alemán (München) fue capturado cerca de Islandia, y en él se encontró documentación relevante sobre el funcionamiento de las máquinas de codificación Enigma. Para evitar que los alemanes lo descubrieran se difundió la versión de que el barco había sido hundido por su propia tripulación.

Un submarino alemán detectó un convoy británico que había salido de Liverpool (OB 318), atacó y hundió un carguero noruego (Eastern Star) y otro británico (Ixion), pero fue localizado por la escolta y, tras dos horas de combate, tuvo que retirarse con daños graves. Otro carguero noruego (Fernlane) fue hundido por un submarino italiano.

El Pinguin hundió un petrolero británico (British Emperor) en el océano Índico.

Los japoneses iniciaron una ofensiva con unos 100.000 hombres en la región de Shanxi, en China.

Esa noche Liverpool sufrió el último de una serie de siete bombardeos diarios consecutivos, que habían dejado un total de 2.895 víctimas, entre muertos y heridos. Dos cargueros britanos (Marton y Trentino) y uno noruego (Stromboli) resultaron hundidos. La ciudad de Greenock también fue bombardeada esa noche por segunda vez, pero los daños fueron menores, pues buena parte de la población había tenido tiempo de protegerse en refugios y además se había preparado un señuelo prendiendo fuego a diversos materiales combustibles a una distancia prudente de la ciudad, para que los pilotos pensaran que allí estaba la ciudad en llamas. Kingston upon Hull también fue bombardeada esa noche. No era la primera vez que sufría a la Luftwaffe, pero ese bombardeo fue de los más intensos, pues duró más de cinco horas.

La Luftwaffe hundió un dragaminas británico (HMS Stoke) en Tobruk.

La escolta de un convoy británico que viajaba desde Gibraltar hacia Alejandría se desvió para bombardear Bengasi en Libia, donde, ya el 8 de mayo, hundió dos cargueros italianos (Capitano A Cecchi y Tenace). Luego volvió a reunirse con el convoy.

Los alemanes enviaron refuerzos a Sanski Most para sofocar la rebelión servia. En las primeras horas de la mañana capturaron unos 450 civiles y luego bombardearon con artillería varias ciudades, una tras otra. Algunas aldeas fueron incendiadas por completo.

La RAF bombardeó la fortaleza de Rutbah, en Iraq, que había sido ocupada días antes por un centenar de policías leales a Rashid Ali. Tuvieron lugar tres bombardeos sucesivos, pero los iraquíes siguieron resistiendo.

El British Emperor había logrado alertar por radio de la presencia del Pinguin antes de su hundimiento, y varios barcos británicos se pusieron rastrear la zona. Finalmente, un crucero (HMS Cornwall) dio con él cerca de las Seychelles, aunque bajo el disfraz de un carguero noruego con el nombre de Tamerlan. Como tal nombre no figuraba en la lista de barcos que operaban en la zona, el Cornwall le lanzó varios disparos de advertencia para que se detuviera y se aproximó hasta el momento en que el Pinguin izó la bandera alemana, sacó sus cañones y empezó a disparar. La primera andanada provocó daños en el sistema eléctrico del Cornwall, que se vio obligado a alejarse, pero unos minutos más tarde volvió en su persecución y le bastaron cuatro disparos para destrozarlo. El primero impactó en la cubierta delantera y destrozó dos de los cañones, el segundo impactó en el puente de mando y mató al capitán y a todos sus suboficiales menos a uno, el tercero destrozó la sala de máquinas y el cuarto impactó en un almacén donde estallaron las 130 minas que contenía. El barco saltó en pedazos. Poco antes de morir el capitán había dado órdenes de liberar a los 222 prisioneros británicos que transportaba y de abandonar el barco, pero sólo pudieron ser rescatados 60 alemanes y 22 británicos.

Un asalto con robo y asesinato en una granja por parte de dos desconocidos cometido unos días antes en Kordun, en Croacia, culminó con el asesinato de unos 400 civiles por parte de los ustachas.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Ramillies) en el Atlántico.

Nottingham sufrió un nuevo bombardeo por parte de la aviación alemana.

El 9 de mayo Francia, coaccionada por Japón, firmó un tratado de paz por el que cedía a Tailandia dos provincias de Camboya y otras dos de Laos.

Los bombardeos sobre Rutbah habían continuado intermitentemente durante todo el día sin producir resultado. Los iraquíes recibieron refuerzos y suministros en 40 camiones. Mientras tanto empezaban a llegar a Siria (controlada por la Francia de Vichy) aviones italianos y alemanes.

Los alemanes asesinaron a 27 civiles servios e hicieron colgar sus cadáveres en el centro de Sanski Most, donde permanecieron durante dos días.

Kingston upon Hull sufrió un segundo bombardeo a gran escala.

Un submarino italiano hundió un carguero noruego (Alfred Olsen) en el Atlántico, otro alemán hundió un carguero británico (City of Winchester). Otros siguieron atacando al convoy OB 318 y hundieron cuatro cargueros británicos (Bengore Head, Empire Cloud, Esmond y Gregalia). Sin embargo, la escolta dañó a varios de los submarinos y obligó a emerger a otro, que fue capturado, y con él se consiguió una máquina Enigma intacta, junto con documentación relevante. Era la primera máquina Enigma que capturaban en perfecto estado de funcionamiento. Ya el 10 de mayo cayeron otros dos cargueros británicos (Aelybryn y Empire Caribou) y otro belga (Gand).

El Partido Comunista Belga inició una huelga de trabajadores siderúrgicos en la ciudad de Saraing que exigían un aumento salarial, pero pronto fue secundada por otros trabajadores de ciudades vecinas, hasta que el número de huelguistas llegó a los 70.000, por lo que fue conocida como La huelga de los 100.000.

Los británicos combatieron durante todo el día con un grupo de 40 camiones armados con ametralladoras que pretendían reforzar la fortaleza de Rutbah. Finalmente tuvieron que retirarse.

La brigada sudafricana que había tomado Dessie a los italianos unas semanas atrás llegaba ahora a Amba Alagi y terminó de incomunicarla.

Un submarino británico hundió un crucero italiano (Ramb III) en el puerto de Bengasi.

Por su parte, un submarino alemán hundió un barco más del mismo convoy que ya había sido atacado los dos días anteriores.

Rudolf Hess había sido la mano derecha de Hitler desde el inicio de su carrera política, y en todo momento había tratado de ser útil al Führer sin tener aparentemente ninguna ambición personal. Sin embargo, desde hacía unos meses algo había cambiado en él. Había tomado cursos de vuelo y había probado varios modelos de avión hasta encontrar uno que le resultó especialmente cómodo. Ordenó que fuera modificado a su gusto y, cuando todo estuvo en orden, tras informarse sobre las condiciones meteorológicas, eligió esa tarde para despegar con su aparato y poner rumbo a Gran Bretaña. Los radares y observadores británicos detectaron su avión en varias ocasiones, pero varios intentos de interceptarlo fracasaron. Finalmente se quedó sin apenas combustible, a las 23:00 se lanzó en paracaídas y se hirió un pie en el aterrizaje. Se encontraba entonces en una granja al sur de Glasgow. Un labrador llamado David McLean lo encontró tratando de desenredarse de su paracaídas. Se identificó como el capitán Alfred Horn, y afirmó que tenía un mensaje importante que entregar al duque de Hamilton (el duque Douglas Douglas-Hamilton, al que había conocido durante las Olimpiadas de Berlín). El duque tenía su residencia cerca del lugar, por lo que Hess, a pesar de que se había desorientado un poco durante el viaje, había acabado cerca de su objetivo. McLean le ayudó con su pie herido, lo llevó a su granja y llamó a una unidad de la "Guardia Interior", que a su vez lo llevó a una comisaría de policía.

Mientras tanto, Londres sufría el más devastador de todos los bombardeos que había soportado hasta entonces, en el que murieron unas 1.400 personas. El palacio de Westminster, la sede del Parlamento, fue gravemente deñada. La Cámara de los Comunes fue completamente destruida, mientras que la Cámara de los Lores sufrió daños mínimos, ya que una bomba que impactó sobre ella no estalló. Desde entonces, los Comunes se reunirían en la Cámara de los Lores, mientras que los Lores se trasladaron a otra sala, lo cual se mantuvo en secreto durante toda la guerra.

Hess había dejado a su ayudante una carta dirigida a Hitler en la que le explicaba que su intención era abrir negociaciones de paz con Gran Bretaña. El ayuda de cámara de Hitler relataría así años más tarde su reacción al conocer la noticia:

¡Me engañan!... ¡Me traiciona todo el mundo!... ¡No tengo ni un solo amigo del que me pueda fiar!... ¡Hasta ese idiota!, ¡Ese loco idiota al que creía sumiso! ¡Ese idiota, idiota, idiota, me ha resultado falso!... ¡Imposible hacer proyectos! ¡Imposible calcular nada!  ¿Para qué, si los transmitirán a mis enemigos inmediatamente? ¡Me veo rodeado de traidores!

Luego hizo arrestar a los ayudantes de Hess, por no haberle informado de que había estado preparándose un avión personal. La mayor preocupación de Hitler a este respecto era que Italia o Japón pudieran pensar que estaba tratando de llegar encubiertamente a un acuerdo de paz con Gran Bretaña. Por ello dio órdenes a Goebbels de que presentara a Hess ante la opinión pública como un loco que había emprendido el viaje sin que nadie estuviera al corriente. También dio órdenes de que si alguna vez regresaba a Alemania, se le disparara nada más verlo.

Pasada la medianoche, ya el 11 de mayo, Hess fue interrogado, e insistió en todo momento en que quería ver al duque de Hamilton.

Viéndose privados de ayuda, los iraquíes que ocupaban Rutbah se retiraron durante la noche. Los británicos entraron a la mañana siguiente. Ese día llegaron tres aviones alemanes a Mosul procedentes de Siria.

Rudolf Hess fue llevado a un hospital, y allí acudió el duque de Hamilton. Lo dejaron entrevistarse a solas con el prisionero, que inmediatamente se presentó con su verdadero nombre. Hess hablaba un inglés correcto, pero tenía dificultades en entender al duque, así que éste propuso que se entrevistaran en otra ocasión con un intérprete. En cuanto terminó la entrevista, Hamilton concertó una cita con Churchill.

La aviación alemana hundió un carguero británico (City of Shanghai) de un convoy en el Atlántico. La aviación hundió otro (Somerset).

Hamburgo fue bombardeada por 92 aviones británicos.

Esa noche tres franceses fueron lanzados en paracaídas cerca de Burdeos desde un avión británico. Su misión (la operación Josefina) era destruir una central eléctrica situada en Pessac, que abastecía entre otras instalaciones, a la base italiana de submarinos. Sin embargo, se encontraron con que el perímetro estaba electrificado, y oyeron voces en el interior. Desalentados, abandonaron el plan.

Mientras tanto Fançois Darlán se encontraba con Hitler en su residencia en Berchtesgarden. Hitler aceptó liberar prisioneros de guerra franceses a cambio de que el gobierno de Vichy pusiera en entredicho su teórica neutralidad permitiendo a Alemania el uso de las bases aéreas en Siria y proporcionando suministros al Afrika Korps desde Túnez.

El 12 de mayo Churchill envió al duque de Hamilton junto a Ivone Kirkpatrick, un diplomático experto en relaciones internacionales, a entrevistarse de nuevo con Rudolf Hess, entre otras cosas para confirmar que realmente era él. Hess había preparado muchas notas para la entrevista, habló de los planes expansionistas de Hitler y afirmó que Gran Bretaña tenía que dejar vía libre a Alemania en Europa a cambio de conservar su imperio marítimo. Ésa era su idea de lo que podía ser un acuerdo de paz razonable. Kirkpatrick se entrevistó con Hess en varias ocasiones más, mientras que Hamilton volvió a sus ocupaciones militares. Hess no tardó en notar que su propuesta no estaba teniendo ninguna aceptación, y en los días siguientes empezó a quejarse de que su tratamiento médico era inadecuado y de que trataban de envenenarlo. (Hess era hipocondríaco. Para su vuelo había incluido en su equipaje hasta 28 medicamentos distintos.) Mientras tanto, la radio alemana daba las primeras informaciones sobre el vuelo de Hess, pero sin dar detalles sobre su destino. Se dijo que sufría una enfermedad mental y que Hitler había ordenado el arresto de todos los que le habían ayudado.

La Luftwaffe hundió una cañonera británica (HMS Ladybird) en Tobruk. La aviación italiana hundió un carguero británico (Rawnsley) en Creta.

En el mar del Norte la Luftwaffe hundió dos cargueros británicos (Fowberry Tower y Richard de Larrinaga).

Los ustachas encerraron en una iglesia de Glina a un grupo de más de cien servios ortodoxos que no pudieron aportar documentación que probara su conversión al catolicismo. Allí fueron asesinados y luego quemaron la iglesia. El 13 de mayo otro centenar de servios fue asesinado en la localidad cercana de Prekopi.

Hitler envió a Joachim Ribbentrop a informar personalmente a Mussolini del asunto Hess. La prensa británica difundió la noticia ese mismo día. Hess pasó unos días en la Torre de Londres hasta que fue trasladado a un edificio fortificado en Mytchett Place, bajo la custodia de 150 soldados y tres agentes de inteligencia. Churchill dio órdenes de que se le tratara bien, pero no se le permitió leer periódicos ni escuchar la radio.

Un ataque británico a Amba Alagi obligó a los italianos a retirarse de algunas posiciones defensivas.

El primer tren con suministros alemanes llegó a Mosul desde Siria a través de Turquía. Contenía 15.500 fusiles con seis millones de balas, 200 ametralladoras con 900 cartuchos de munición, ocho cañones con 6.000 bombas, 354 pistolas, 32.000 granadas y 32 camiones.

Ese día el Estado Independiente de Croacia firmó un acuerdo con Alemania que concretaba sus fronteras.

Draža Mihailović encontró refugio en las montañas de Ravna Gora, donde se renunió con otros oficiales que no aceptaban la capitulación de Yugoslavia, y allí fundó una organización llamada četnički odredi jugoslavenske vojske (destacamentos guerrilleros del ejército yugoslavo), cuyos integrantes fueron conocidos como chetniks. Su objetivo era combatir a los alemanes y restaurar el reino de Yugoslavia.

La RAF bombardeó Heligoland, la isla alemana en el mar del Norte.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros (Benvrackie y Somersby) y un mercante armado británico (HMS Salopian) en el Atlántico.

El 14 de mayo Churchill autorizó a la RAF a atacar los aeropuertos franceses en Siria donde hubiera aviones alemanes.

La policía de París llevó a cabo su primera redada contra judíos extranjeros. Más de 3.700 fueron arrestados y enviados a campos de concentración.

La aviación alemana hundió un carguero noruego (Karlander) en el Atlántico. El Atlantis hundió otro (Rabaul).

A las 6:00 del 15 de mayo el general Wavell inició un ataque con tres columnas para recuperar el terreno que los alemanes habían ganado en Egipto y sentar las bases para un futuro ataque que permitiera librar a Tobruk del asedio. Los italianos resistieron con tenacidad en el estratétigo desfiladero de Halfaya, lo que mejoró la pobre impresión que Rommel tenía de sus aliados, pero finalmente los británicos se hicieron con él y a las 8:00 se rindió ante ellos un campamento germano-italiano. Sobre las 10:50 los británicos tomaban Bir Waid y Musaid sin gran resistencia. Desde allí se inició un ataque contra Bardia.

Mientras tanto, una segunda columna avanzó por el desierto y se produjo una batalla entre tanques británicos y alemanes. Los alemanes terminaron retirándose y así los aliados llegaron a capturar Fort Capuzzo. La tercera columna avanzó por la costa y se encontró con considerable resistencia por parte de los italianos, pero finalmente se impuso e hizo 130 prisioneros.

Los alemanes e italianos reaccionaron confusamente en las primeras horas del ataque aliado, pero finalmente organizaron un contraataque y recapturaron Fort Capuzzo, tomando 70 prisioneros. En otros frentes los alemanes sobreestimaron las fuerzas aliadas y no consideraron prudente atacar.

En Etiopía los británicos iniciaron un nuevo ataque sobre Amba Alagi, pero un proyectil cayó casualmente sobre un depósito de combustible italiano que a su vez lanzó un chorro de petróleo sobre un último depósito de agua de que disponían los italianos, con lo que no hubo necesidad de más ataques.

El mayor Axel von Blomberg voló de Mosul a Bagdad para organizar las operaciones del ejército iraquí contra los británicos. Sin embargo, en las cercanías de Badgad, el ejército iraquí disparó contra su avión desde tierra, confundiéndolo con un avión británico, y, cuando aterrizó, encontraron a von Blomberg muerto.

El Partido Comunista Francés creó un movimiento de resistencia llamado Frente nacional de lucha para la liberación y la independencia de Francia.

La aviación alemana hundió un destructor griego (Leon) en la costa de Creta.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Benvenue) en el Atlántico.

El presidente haitiano, Sténio Vincent, tras once años de mandato previa modificación típica de la constitución, mostró intenciones de modificarla de nuevo para mantenerse unos años más en el poder, pero el gobierno estadounidense le dijo que no lo aceptaría, así que "voluntariamente" presentó su dimisión. El Parlamento eligió como sucesor a Élie Lescot casi por unanimidad, aunque al parecer esto sucedió tras la intimidación, el soborno (y en algunos casos el apaleamiento) de varios parlamentarios. El presidente dominicano, Rafael Trujillo, con quien Lescot había mantenido buenas relaciones durante su etapa como embajador en el país vecino, había contribuido económicamente para financiar los sobornos que permitieron su ascenso al poder.

El 16 de mayo, ante un contraataque alemán en Libia, los británicos se vieron obligados a cruzar de nuevo la frontera egipcia y formar una línea defensiva en el desfiladero de Halfaya. Habían ganado así algo de terreno, pero era un resultado muy inferior a los objetivos que se habían marcado. Además, habían perdido 206 hombres y 15 tanques.

El duque de Aosta inició las negociaciones para un alto el fuego y la subsiguiente rendición de Amba Alagi.

La Luftwaffe atacó a una columna británica que había salido de Haifa, en Palestina, en dirección a Habbaniya.

La aviación alemana atacó también un barco de transporte de tropas (Archangel) en el mar del Norte. Murieron 52 personas a bordo. También resultó hundido un carguero (Ethel Radcliffe). En el Atlántico un submarino hundió otro (Rodney Star).

Birmingham sufrió otro intenso bombardeo esa noche.

Dinamarca había reconocido la independencia de Islandia a principios de siglo, pero el acuerdo era que el rey Cristian X de Dinamarca seguía siendo rey de Islandia y que Dinamarca dirigiría la política exterior islandesa. Sin embargo, ante la ocupación alemana de Dinamarca, el parlamento islandés decidió nombrar un regente que ejercería temporalmente las tareas que debía ejercer el rey de Dinamarca. El elegido fue Sveinn Björnsson.

El 17 de mayo el rey Víctor Manuel III de Italia estaba de visita en Tirana y, cuando viajaba en un coche en compañía del primer ministro Shefqet bej Vërlaci, un joven de 19 años llamado Vasil Laçi disparó cuatro tiros contra el vehículo al grito de ¡Viva Albania, abajo el fascismo! Nadie resultó herido y Laçi fue arrestado inmediatamente. A pesar de que era albanés de pura cepa, la prensa italiana lo presentó como Mihailoff Vasillaci, de origen greco-macedonio.

Un submarino alemán hundió un carguero neerlandés (Marisa) en el Atlántico. La Luftwaffe hundió un carguero británico (Statesman) y en el mar del Norte otro noruego (Ala).

En Creta la Luftwaffe hundió también un petrolero británico (Eleonora Maresk) y un carguero griego (Themoni).

Esa noche tropas británicas cruzaron el Éufrates a la altura de Sin el Dhibhan y atacaron la ciudad de Faluya, como paso previo para atacar Bagdad. Ya el 18 de mayo, la RAF bombardeó los alrededores de la ciudad, y en especial la carretera hacia Bagdad.

En Bélgica terminó la huelga de los 100.000. Los nazis tuvieron que conceder un 8% de aumento salarial para ponerle fin. La prensa clandestina hizo un seguimiento minucioso de la protesta.

En el periódico de la Falange se había publicado hacía unos días un artículo titulado El hombre y el pelele, redactado por Dionisio Ridruejo y enviado por Antonio Tovar, en el que veladamente se criticaba a Valentín Galarza. Ahora Ridruejo y Tovar eran destituidos fulminantemente de sus puestos en la Dirección General de Prensa y Propaganda. Además, Galarza había encargado al periodista Juan Pujol que escribiera una réplica, en la cual había ridiculizado las pretensiones de los falangistas de opinar sobre la política exterior, de modo que entre líneas se veía un ataque directo a Serrano Suñer. Éste presentó a Franco su dimisión, pero Franco le contestó que no veía ninguna alusión hacia él en el artículo, y le pidió que se mantuviera en su puesto (tal vez por evitar tensiones familiares, ya que Serrano Suñer era su cuñado). Con otros ministros falangistas que también amenazaron con dimitir siguió la misma política. Como medida de apaciguamiento, Franco decidió excarcelar al falangista Manuel Hedilla, que no había aceptado la unificación de la Falange con el partido carlista. De este modo se dio por finalizada la llamada "crisis de mayo", en la que los falangistas se consideraron vencedores, pero lo cierto era que su influencia en España había sido ligeramente mermada, por muy buenas palabras que les hubiera dedicado Franco.

Durante el último mes, el gobierno de Ante Pavelić había estado manteniendo duras negociaciones con Italia, donde el mayor punto de disputa era la soberanía de Dalmacia. Pavelić logró el respaldo alemán para contrarrestar las ambiciones italianas, y finalmente se firmó el Tratado de Roma, por el que Italia se quedaba con la mayor parte de la costa dálmata. Pavelić había solicitado al rey Víctor Manuel III de Italia que designara un rey de Croacia entre los miembros de su familia. Así la comunidad internacional tendría más difícil dejar de reconocer la independencia de un país que tenía hasta su propio rey. Ese día, en una ceremonia en la que Italia reconoció a Croacia como Estado independiente, el príncipe Aimón, duque de Spoleto, hermano del duque de Aosta, fue nombrado rey de Croacia con el nombre de Tomislav II. El duque había recibido la noticia con desconcierto. Poco después de que se le hubiera notificado, le dijo a un amigo que le parecía una broma pesada por parte de su primo, el rey Víctor Manuel III. Al conde Ciano le había dicho que se sentía muy orgulloso de haber sido elegido, pero que no sabía muy bien qué se suponía que tenía que hacer. Eso sí, cuando le dijeron que se había programado una ceremonia de coronación en Duvno, dejó claro que él no iba a ir a Croacia, al menos de momento, porque su seguridad no estaba garantizada.

Pavelić se había entrevistado con el papa Pío XII con la pretensión de que éste reconociera el nuevo reino de Croacia, pero no consiguió exactamente eso. El Vaticano estableció una embajada en Zagreb, pero no reconoció al nuevo Estado, sino que siguió reconociendo al gobierno yugoslavo en el exilio. Por otra parte, el Vaticano no condenó públicamente las conversiones de servios ortodoxos forzadas por los croatas, como tampoco condenó la legislación antisemita alemana o francesa, salvo de forma muy parcial bajo presión de los aliados. Una nota interna del Foreign Office británico describió a Pío XII como el mayor cobarde de la época.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Piako) en el Atlántico. Un submarino británico hundió un carguero italiano (Giovinezza) ante Bengasi.

Tras el tratado, las relaciones entre Croacia e Italia no dejaron de degenerar, y con ellas también las relaciones entre Alemania e Italia. Mussolini trató de imponer una unidad monetaria y aduanera entre Dalmacia y el reino croata, pero Pavelić no quiso aceptarla, y por su parte incitó a la rebelión a los nacionalistas croatas de la zona de Dalmacia ocupada por Italia.

Mientras tanto el duque Amadeo de Aosta rendía Amba Alagi. Su único requisito había sido que la rendición se produjera con honores de guerra, y así fue. El 19 de mayo salió de la fortaleza junto con unos 5.000 soldados, para ser conducido a un campo de concentración en Nairobi. El general Pietro Gazzera lo sucedió como virrey del África Oriental Italiana.

Faluya fue bombardeada por 57 aviones británicos, tras lo cual arrojaron octavillas pidiendo la rendición. Como no hubo respuesta iraquí, el bombardeo continuó. Por la tarde la guarnición se rindió finalmente, y los británicos tomaron unos 300 prisioneros.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Empire Ridge) en el Atlántico.

Hacía años que exiliados vietnamitas habían creado en China una organización llamada Việt Nam Độc Lập Đồng Minh Hội, (o Viet Minh, para abreviar), la Liga para la independencia de Vietnam, que nunca había hecho nada, pero ahora Hồ Chí Minh se apropiaba de ella para lograr apoyo del gobierno nacionalista chino que nunca obtendría si lo pedía en nombre del Partido Comunista de Vietnam.

A las 8:00 del 20 de mayo aviones alemanes empezaron a lanzar paracaidistas cerca del aeropuerto de Maleme y la ciudad de La Canea, en Creta. Los neozelandeses que custodiaban el aeropuerto y las fuerzas griegas en Chania acudieron a la zona y mataron a varios centenares de paracaidistas. Otros soldados alemanes descendieron en planeadores, pero la mayoría fueron también neutralizados por los aliados.

A las 16:15 una segunda oleada de paracaidistas y planeadores alemanes descendió sobre Rétino, en Creta, y a las 17:30 una tercera se centró en Heraclión. Aunque los alemanes lograron apoderarse de algunas posiciones estratégicas, las perdieron tras un contraataque aliado. Luego la aviación alemana dejó caer octavillas con toda suerte de amenazas en el caso de que los aliados no se rindieran inmediatamente.

Una unidad del Irgún dirigida por David Raziel se encontraba destinada en la base británica de Habbaninya, pero ese día Raziel murió junto a un oficial británico en el transcurso de un bombardeo, cuando fue alcanzado un depósito de petróleo situado cerca del lugar en el que se encontraban. Yaakov Meridor, también destinado en Iraq, regresó a Palestina para ponerse al frente del Irgún.

El embajador japonés en Washington confirmó a su gobierno que los estadounidenses estaban leyendo algunos de sus mensajes cifrados.

Ese día tenían que haber sido recogidos los tres franceses que habían iniciado la fracasada Operación Josefina, pero no lograron llegar al punto de encuentro y decidieron marchar a París, donde tenían algunos contactos.

El día anterior submarinos alemanes habían detectado el convoy HX 126 en el Atlántico y ahora hundían un petrolero británico (British Security) cuatro cargueros (Darlington Court, Harpagus, Norman Monarch y Rothermere) y otro más noruego (John P Pedersen).

Otros submarinos hundieron también los cargueros británicos Javanese Prince y Cockaponset y el egipcio Radames. Un submarino italiano hundió el carguero británico Starcross.

Los alemanes lograron cortar las comunicaciones entre varias de las unidades aliadas que defendían el aeropuerto de Maleme y su centro de mando, lo que dio lugar a varios errores tácticos en los aliados y el 21 de mayo el aeropuerto cayó en manos enemigas.

La aviación italiana hundió un destructor británico (HMS Juno) al sur de Creta.

El convoy HX 126 perdió dos barcos más, un carguero británico (Marconi) y otro neerlandés (Elusa).

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Tewkesbury) en el Atlántico. Luego se encontró con un barco estadounidense, el Robin Moor, cerca de Sierra Leona. En él viajaban 9 oficiales, 29 marineros y ocho pasajeros, así como diversas mercancías que no incluían armas, municiones o cualquier clase de material bélico (lo más parecido eran algunas escopetas y cartuchos de caza). Había salido de Nueva York con destino a Mozambique. A pesar de que Hitler había dado órdenes expresas de no atacar a barcos estadounidenses, el capitán del submarino decidió hundir el barco. Dejó un tiempo para que todas las personas a bordo lo abandonaran en botes salvavidas y lanzó un torpedo. Luego la tripulación del submarino se acercó al bote en el que estaba el capitán y le entregó cuatro latas de pan y dos de mantequilla, y explicó que el barco había sido hundido porque transportaba suministros a los enemigos de Alemania. El capitán del submarino, Jost Metzler aseguró que transmitiría por radio la posición de los botes salvavidas.

El Almirantazgo británico recibió una alerta del gobierno sueco según la cual dos grandes barcos de guerra alemanes habían sido vistos cruzando el estrecho de Kattegart, que separa Jutlandia de la costa sueca. Se trataba del Príncipe Eugenio y del Bismark, que iniciaban así la operación Rheinübung (Ejercicio en el Rhin) por la que pretendían acabar definitivamente con el abastecimiento de Gran Bretaña a través de convoyes procedentes de América. En ese momento habían entrado en fiordo noruego de Grimstad para abastecerse de combustible.

Richard Sorge era una especie de James Bond soviético. De origen alemán, hacía 17 años se había afiliado a la Internacional Comunista para poco después trasladarse a la Unión Soviética. Allí se afilió al Partido Comunista de la Unión Soviética y poco después inició su carrera como espía/periodista. Primero había estado en China, luego había regresado a Alemania, donde llegó incluso a afiliarse al partido nazi, y luego había marchado a Japón en calidad de periodista alemán. Allí había creado una extensa red de contactos, tanto alemanes como japoneses. Entre otros, se había ganado la confianza del agregado militar en la embajada alemana, Eugen Ott, hasta el punto de que éste llegó a enterarse de que Sorge se acostaba con su mujer y prefirió no hacer nada al respecto. No fue la única relación amorosa que tuvo en ese periodo, sino que la esposa de Ott fue una entre muchas. En una ocasión, tres años atrás, había tenido un accidente mientras viajaba borracho en moto y poco faltó para que la policía japonesa encontrara entre sus pertenencias papeles que habrían delatado sus actividades como espía. Sin embargo, un miembro de su red de espionaje logró llegar al hospital antes que la policía y se llevó los papeles. A pesar de que llevaba años proporcionando valiosa información a Moscú, Stalin desconfiaba de él. De hecho, es probable que siguiera con vida gracias a que había desobedecido una orden de Stalin de regresar a la Unión Soviética en la época de la gran purga. Varios de sus superiores en Moscú habían sido ejecutados. El caso es que ahora informaba de que Alemania estaba preparando una invasión de la Unión Soviética para el 20 de junio. La sección de guerra del Comité Central se reunió para valorar esta información, pero Stalin se negó a creerla. Al parecer dijo: ¿Debería creer a un pervertido que organiza fábricas y burdeles en Japón? El general Iván Proskurov, que tuvo a bien cuestionar el escepticismo de Stalin, fue arrestado y fusilado, según el protocolo habitual en estos casos. Stalin estaba convencido de que la información era un intento de Gran Bretaña de enturbiar las relaciones entre Alemania y la Unión Soviética.

Los británicos lograron transportar a Malta sin incidentes 48 nuevos aviones.

Seis actores noruegos fueron llamados a declarar a una comisaría de policía de Oslo por haberse negado a participar en programas radiofónicos de progaganda nazi. A los seis se les retiró el permiso para ejercer su profesión, y esa misma tarde estalló una huelga de actores en la capital noruega.

Tras varios meses como fugitivo, el jefe indio Pia Machita fue apresado sin resistencia en Stoa Pitk (Arizona) y fue juzgado y condenado a 18 meses de cárcel.

A las 2:30 del 22 de mayo los iraquíes atacaron Faluya apoyados por tanques. Dos tanques que entraron en la ciudad no tardaron en ser destruidos. Rechazados por el noreste de la ciudad, iniciaron otro ataque por el sureste.

Poco después los británicos iniciaron un ataque para recuperar el aeropuerto de Maleme, en Creta, pero la aviación alemana lo hizo fracasar. Mientras tanto, unos 2.000 soldados alemanes trataron de desembarcar cerca de Maleme, pero la flota británica frustró el intento. Unos 300 alemanes murieron en la operación. Sólo una barcaza pudo llegar a tierra, con 110 soldados y tres oficiales, de los cuales sólo uno pudo esquivar a los aliados y se unió a los paracaidistas que luchaban en La Canea. En Rétino los alemanes resistían en una colina, donde ya habían rechazado tres ataques aliados.

Una flota de siete barcos de guerra fue enviada al Egeo a perseguir a una segunda flotilla de transportes escoltada por un torpedero italiano que planeaba desembarcar en Creta. La aviación alemana atacó tratando de evitar que las bombas cayeran sobre los transportes. El torpedero italiano lanzó una cortina de humo. Aunque los británicos no pudieron atacar a fondo por tener poca munición, lograron que el desembarco fuera cancelado.

A las 10:00 llegaron refuerzos británicos a Faluya desde Habbaniyah, que fueron expulsando casa por casa a los iraquíes que habían penetrado en la ciudad. Por la tarde todos los iraquíes que no habían huido habían sido capturados y la ciudad estaba asegurada.

Un submarino alemán hundió otro carguero británico (Barnby) del convoy HX 126. Otro hundió un petrolero (British Grenadier), también en el Atlántico.

Veinticuatro horas después del hundimiento del Robin Moor no había acudido ningún barco a rescatar a los náufragos, pero el capitan Metzler había permanecido vigilando y decidió entonces remolcar los botes hacia el archipiélago brasileño de San Pedro y San Pablo,

Ese día se estrenó con gran éxito Sangre y arena, basada en la novela del mismo título de Vicente Blasco Ibáñez, dirigida por Rouben Mamoulian y protagonizada por Tyrone Power, Linda Darnell y Rita Hayworth. Ese mismo día en México se estrenó Ni sangre ni arena, protagonizada por Mario Moreno Cantinflas. Ese año estrenó también El gendarme desconocido.

El Secretario de Estado del Aire, Sir Archibald Sinclair, tuvo que explicar en la Cámara de los Comunes que el duque de Hamilton no había tenido ningún contacto previo con Rudolf Hess y que había informado con todo detalle al Primer Ministro inmediatamente después de haberse entrevistado con él en el hospital, cuando éste reveló su identidad.

La aviación alemana había seguido acosando a la flota británica en el Egeo durante todo el día. Los ataques continuaron cuando ésta se unió a otra en el canal de Citera, y finalmente  un destructor (HMS Greyhound) y dos cruceros (HMS Fiji y HMS Gloucester) resultaron hundidos. Por otra parte, diez aviones alemanes fueron abatidos y otros 16 fueron dañados. Poco después, ya 23 de mayo, llegaron más barcos británicos procedentes de Malta, y dos destructores más (HMS Kashmir y HMS Kelly) resultaron hundidos.

El rey Jorge II de Grecia y el gobierno griego fueron evacuados de Creta a Egipto.

La Luftwaffe bombardeó Faluya en tres ocasiones, pero no causó daños graves.

En Etiopía quedaban ya pocos focos de resistencia italiana. Ese día se rindió Agibor, donde 1.100 italianos, 5.000 soldados africanos, 2.000 mujeres y niños y 1.000 porteadores fueron capturados.

En Croacia se obligó a los judíos a llevar una estrella amarilla que los identificara como tales.

Un submarino alemán hundió un carguero neerlandés (Berhala) en el Atlántico.

En una reunión de empresarios teatrales y actores en Oslo, los empresarios comunicaron a los actores las amenazas que habían recibido de los representantes nazis si no se ponía fin a la huelga inmediatamente. Tras una votación, se decidió continuar la huelga por 110 votos contra 18.

Dos barcos británicos avistaron el Bismark y el Príncipe Eugenio cerca de la costa de Groenlandia. El Bismark disparó desde lejos a uno de ellos, pero ambos se ocultaron en un banco de niebla y siguieron el rumbo de los barcos alemanes a través del radar. Los británicos enviaron hacia ellos sus dos barcos más potentes, el HMS Hood y el Príncipe de Gales, seguidos de una flotilla de seis destructores. Los dos primeros los avistaron a las 5:35 del 24 de mayo los dos barcos que los seguían habían perdido el contacto en algunos intervalos, durante los cuales habían cambiado de rumbo varias veces y habían alterado su posición relativa, lo que estropeó el plan de ataque trazado por los británicos. El Hood abrió fuego a las 5:52, disparando al Príncipe Eugenio creyendo que era el Bismark. Se inició así una batalla en la que, al cabo de unos minutos, una gran explosión partió al Hood por la mitad y se hundió junto con sus 1.417 tripulantes. Los dos barcos alemanes se volvieron entonces contra el Príncipe de Gales, que recibió varios impactos. A las 6:10, con varios problemas en su artillería, el capitán decidió abandonar el combate. Por su parte, el Bismark había resultado dañado y tuvo que poner rumbo a Francia. Los barcos que habían estado rastreando los movimientos del Bismark continuaron haciéndolo, y a las 22:00 un portaaviones lanzó un ataque aéreo sobre él, pero el mal tiempo, la oscuridad y la falta de experiencia de los pilotos hicieron que no tuviera un gran efecto. El hundimiento del Hood impactó a la opinión pública británica, y la Royal Navy destinó todos los barcos disponibles en el Atlántico a dar caza al Bismark, aun a costa de dejar sin protección a algunos convoyes.

La Luftwaffe hundió un carguero griego (Matronna) en el canal de Bristol.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Vulcain) y otro griego (Marionga) en el Atlántico. El Atlantis hundió otro carguero británico más (Trafalgar).

Varios ataques aéreos a las posiciones aliadas en Kastelli, en Creta, permitieron que los prisioneros alemanes capturados días antes escaparan y colaboraran en un ataque alemán sobre la ciudad, defendida por unos 1.000 griegos mal entrenados y mal armados.

El 25 de mayo la aviación italiana hundió un petrolero británico (Helka) cerca de Tobruk.

Un submarino británico hundió un barco de transporte de tropas italiano (Conte Rosso) cerca de Sicilia. Murieron unos 1.300 soldados.

Un submarino alemán hundió un carguero neerlandés (Wangi Wangi) en el Atlántico. La Luftwaffe hundió otro danés (H P Hansen) en el mar del Norte.

En las primeras horas del día los barcos que seguían al Birmark habían perdido el contacto y ya iban a abandonar su persecución cuando el 26 de mayo un destructor polaco se topó con él y mantuvo una breve escaramuza, durante la cual comunicó su posición a los británicos.

A la puesta de sol, un portaaviones llegó a las inmediaciones del Bismark y lanzó un ataque aéreo, a pesar del mal tiempo, pero los aviones se confundieron en la oscuridad y atacaron a uno de los barcos británicos que le seguían el rastro. Afortunadamente, los detonadores magnéticos de las bombas resultaron defectuosos, con lo cual, no solamente no dañaron a los barcos británicos, sino que se detectó el error y se pudo subsanar en un segundo ataque que empezó a las 21:00, durante el cual una bomba le atascó el timón, con lo que el barco empezó a navegar describiendo un gran círculo. El capitán trató de controlar el rumbo modificando la potencia de las tres hélices, pero lo único que consiguió fue dirigir el barco hacia dos destructores que acudían hacia él. A las 23:40 el Bismark envió un mensaje a su base que decía: "Barco ingobernable, lucharemos hasta la última bomba. Hail Hitler." Durante la noche tres destructores británicos, y el polaco que lo había avistado por la mañana, alternaron sus ataques. Ninguno dio en el blanco, pero desmoralizaron a la agotada tripulación alemana.

En vista de que nadie acudía a rescatar a los náufragos del Robin Moor, el capitán Metzler decidió soltar los botes que estaba arrastrando y abandonarlos a su suerte.

La huelga de actores en Oslo continuaba, pese a que los alemanes habían arrestado a varios representantes sindicales y a miembros destacados de una asociación de actores.

La Luftwaffe hundió dos cargueros griegos en Creta (Emmanuel Pteris y Rokos).

Durante la noche, tropas alemanas maniobraron hasta llegar a la entrada del desfiladero de Halfaya, sobre el que lanzaron un ataque al amanecer del 27 de mayo. Fue la llamada Operación escorpión, que concluyó con éxito, pues a los británicos les faltaron refuerzos y terminaron retirándose.

Con el Bismark bien iluminado por el sol y moviéndose a poca velocidad, dos destructores se acercaron a él y a las 8:47 iniciaron un nuevo ataque, esta vez con más éxito. Al cabo de media hora todos sus cañones estaban inutilizados, así que el primer oficial dio la orden de abandonar el barco, así como la de preparar su hundimiento. A las 10:39 el Bismark desapareció bajo las aguas. La flota británica regresó con 111 prisioneros rescatados del mar. Otros 2.200 murieron ahogados. Los alemanes lo buscaron durante horas hasta que se enteraron a través de las noticias británicas de que había sido hundido. Mientras tanto el Príncipe Eugenio trató de continuar con su misión, pero empezó a tener problemas con los motores.

La Luftwaffe hundió dos cargueros griegos en Creta (Antonios y Julia). Los alemanes se estaban imponiendo lentamente en la isla. El general Wavell envió un mensaje a Churchill en el que aseguraba que la isla era insostenible, y solicitaba la evacuación. El Alto Mando respaldó la idea. En Rétino, un ataque australiano contra la localidad de Perivolia terminaba estancado. En La Canea los aliados estaban retrocediendo, aunque australianos y neozelandeses lograron detener un avance alemán por la que llamaban "la calle 42" (en alusión a la película musical) que era la carretera que unía La Canea con Tsikalaria, en la que había estado acampada previamente la 42ª compañía de campo de los Ingenieros Reales. Esta victoria facilitó la evacuación de tropas aliadas.

La RAF hizo encallar un carguero italiano (Marco Foscanari) en Trípoli.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Colonial) cerca de Sierra Leona.

En Nord-Pas-de-Calais estalló una huelga de mineros organizada por el Partido Comunista Francés. El número de huelguistas, que pedían mejoras en sus condiciones laborales, fue creciendo en los días siguientes hasta llegar a los 17.000.

Doce aviones italianos llegaron a Mosul para actuar bajo mando alemán. Mientras tanto dos brigadas indias empezaron a avanzar hacia Bagdad desde Basora, una siguiendo el Éufrates y otra el Tigris.

Vasil Laçi fue ahorcado en Tirana.

En China los japoneses obtuvieron una victoria en Shanxi, a pesar de que los chinos casi los duplicaban en número. Aunque contaron 20.000 bajas, entre muertos y heridos, lograron expulsar a los chinos de numerosas posiciones y se hicieron con el control de varias vías de comunicación.

François Darlan firmó los llamados "protocolos de París" por los que Francia ponía a disposición de Alemania sus bases aéreas en Siria (según lo acordado con Hitler semanas antes), así como el puerto de Bizerta en Túnez y una vía férrea en Túnez para aprovisionar al Afrika Korps y el acceso al puerto de Dakar para barcos de guerra y comerciales alemanes. El 28 de mayo firmó un "protocolo adicional" con concesiones alemanas a Francia, a saber, el permiso para reforzar el ejército de África contra los ataques aliados, la relajación de los requisitos para cruzar la línea de demarcación, que separaba la Francia Libre de la Francia Ocupada, mejoras en el abastecimiento de la Francia Libre y la relajación de la política alemana sobre los prisioneros de guerra franceses. En particular, serían liberados 961 oficiales, pero Alemania no estuvo dispuesta a ninguna liberación masiva de soldados. Pétain aprobó el acuerdo, pero no así el gobierno de Vichy, que se negó a ratificarlo al considerar irrisorias las contrapartidas.

Los británicos habían iniciado la evacuación de Creta, embarcando tropas hacia Egipto. En Stylos los neozelandeses protegieron la retirada. En Rétino los australianos lograron ocupar Perivolia, pero tenían poca munición y tuvieron que abandonarla horas más tarde. A las 17:20 desembarcaron en Sitia 3.000 soldados italianos, que avanzaron sin resistencia hasta encontrarse con los alemanes en Ierapetra. Desde la bahía de Souda, los británicos se retiraron hacia Beritiana en medio del fuego enemigo, pero los alemanes les cortaron el paso en Babali Khani, donde la mayoría murieron o fueron hechos prisioneros. Esa noche embarcaron 4.000 hombres en Heraklion.

La Luftwaffe hundió un destructor británico (HMS Mashona) ante la costa de Galway, en Irlanda.

Un submarino alemán hundió un carguero griego en el Atlántico (Papalemos). Un crucero británico hundió un carguero alemán (Lech).

El 29 de mayo, mientras aviones británicos e italianos combatían sobre Bagdad, Rashid Ali al-Gaylani abandonó la capital iraquí para huir a Irán, acompañado de parte de su gobierno y del gran mufti de Jerusalén.

La Luftwaffe hundió un destructor británico (HMS Hereward) en el estrecho de Kasos. Otro (HMS Imperial) fue hundido por los propios británicos en el Mediterráneo, cerca de Bardia, tras haber sido gravemente dañado por la aviación italiana.

Los alemanes tomaron La Canea y el aeropuerto de Maleme, lo que les dio la superioridad aérea en Creta y una mayor facilidad para recibir suministros. Los griegos abandonaron sus posiciones en Rétino, lo que obligó a los australianos a reducir su perímetro y pronto quedaron incomunicados. Las tropas que quedaban en Heraklion pendientes de ser evacuadas tuvieron que rendirse. Esa noche unas 6.000 tropas salieron de Creta, pero los ataques de la Luftwaffe durante el trayecto causaron muchas bajas.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Empire Storm y Tabaristan) en el Atlántico.

El 30 de mayo las tropas británicas llegaban a las afueras de Bagdad, mientras nuevas tropas desembarcaban en Basora.

Saboteadores griegos hicieron estallar un carguero búlgaro (Knyaguinya Maria Luisa) en El Pireo, lo que provocó a su vez la destrucción de un carguero alemán (Alicante) y otro Rumano (Jiul).

Esa noche las tropas aliadas en Rétino se rindieron a los alemanes, si bien muchos de los soldados optaron por esconderse en las montañas y buscar la ayuda de los cretenses para que los alemanes no los encontraran.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Empire Protector y Silveryew) y uno noruego (Rinda) en el Atlántico. Un submarino italiano hundió un buque de aprovisionamiento británico (RFA Cairndale).

El 31 de mayo el alcalde de Bagdad se presentó junto con una delegación que incluía al embajador británico ante un destacamento que defendía un puente y poco después firmaba un armisticio. En realidad, las tropas iraquíes en Bagdad superaban en número a las británicas, cosa que los británicos procuraron disimular, y por eso mismo no entraron en la ciudad.

Esa noche otros 4.000 soldados aliados fueron evacuados de Creta.

Submarinos alemanes hundieron cuatro cargueros británicos (Clan Macdougall, Gravelines, Sangara y Sire) en distintos puntos del Atlántico.

El 1 de junio el regente Abd al-Ilah regresó a Bagdad, con lo que se restauraba la monarquía iraquí probritánica. Una delegación de judíos se disponía a entrevistarse con Abd al-Ilah cuando fue atacada por una muchedumbre de musulmanes, y el altercado se extendió rápidamente a una persecución de judíos por toda Bagdad. El régimen de Al-Gaylani había fomentado el antisemitismo, y se había difundido el rumor de que los judíos difundían propaganda probritánica, y que usaban radios para guiar a los aviones de la RAF. Así, durante todo el día se asaltaron viviendas y comercios judíos.

Los alemanes tenían ya el control de Creta y la evacuación de soldados británicos tuvo que suspenderse. Unos 17.000 soldados fueron capturados por los alemanes.

En varias ciudades de la región de Herzegovina, en el Estado Independiente de Croacia, los servios estaban siendo asesinados y sus comercios confiscados. Estudiantes ustachas de la universidad de Zagreb asesinaron a nueve servios en Trebinje y arrestaron a otros quince, por supuestas relaciones con los chetniks. El gobierno impuso una confiscación de armas para evitar la violencia en las calles, pero cuando los habitantes de la ciudad de Donji Drežanj se negaron a entregar las suyas para no quedar indefensos ante los ustachas, éstos mataron a varios servios y quemaron sus casas.

En Alemania se prohibieron todas las publicaciones católicas.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Alfred Jones y Scottish Monarch) en el Atlántico. Los problemas técnicos del Príncipe Eugenio habían aumentado, así que el barco había regresado a Brest para ser reparado sin haber atacado ningún convoy aliado.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (San Marco) cerca de Cerdeña. Por su parte, la Luftwaffe hundió un crucero británico en Alejandría (HMS Calcutta), y Manchester fue bombardeada por 110 aviones alemanes.

Alemania estaba cediendo a Italia el control de Grecia. El 2 de junio el ejército italiano ocupó el Peloponeso.

Los cretenses no se habían tomado muy en serio a los invasores alemanes. Durante la batalla de Creta, muchos habitantes de la isla no habían dudado en enfrentarse a los alemanes con armas viejas, bastones, o incluso en increparlos desarmados. Göring encargó al general Kurt Student que pusiera orden en la isla, y así, ese día llegaron cuatro camiones con paracaidistas hasta la localidad de Kondomari, en cuyas proximidades se habían encontrado los cadáveres de unos soldados alemanes. Los paracaidistas rodearon la población, obligaron a sus habitantes —hombres, mujeres y niños— a concentrarse en la plaza mayor, allí seleccionaron un grupo de rehenes entre los varones, se los llevaron a las afueras y los fusilaron. El número de víctimas varía según las fuentes entre 23 y 60. La escena se repitió poco después en Alikianos, donde 42 civiles fueron llevados ante la iglesia y fusilados en grupos de diez ante la mirada de sus parientes. En Agia asesinaron a otros 12 y en Kyrtomado a 25.

Mussolini y Hitler se entrevistaron de nuevo en el paso del Brennero. Hitler no mencionó al Duce su intención de invadir la Unión Soviética, pero Mussolini tenía sus propias fuentes de información. Tras la entrevista, le dijo al conde Ciano: No me apenaría lo más mínimo si Alemania, en su guerra contra Rusia, acabara desplumada.

Por la tarde el ejército británico pudo poner orden en Bagdad, estableciendo un toque de queda y disparando sin aviso previo a cualquiera que lo incumpliera. En total murieron unos 200 judíos y hubo unos 2.000 heridos. Más de medio millar de comercios judíos habían sido saqueados y cerca de un centenar de viviendas destrozadas. Al parecer, muchos de los judíos que vivían en barrios mixtos recibieron la ayuda de sus vecinos musulmanes, y sufrieron menos daño que los que vivían en barrios exclusivamente judíos. El embajador británico afirmó que los soldados habían matado tantos albototadores como judíos habían matado aquellos. Ese día Jamil al-Midfai volvió a ocupar el cargo de primer ministro.

En Francia se promulgó un nuevo "Estatuto especial para los judíos", que les prohibía el ejercicio de más profesiones, como la de banquero, y limitaba su acceso a la universidad y a las profesiones liberales.

Un carguero sudafricano (City of Wellington) encontró a 27 de los náufragos del Robin Moor, excepto el bote en el que se encontraba el capitán y otras 10 personas, a los que dieron por muertos y se dirigió con ellos hacia Ciudad del Cabo. Sin embargo, como estaba operando bajo silencio de radio, no informó del rescate.

Un submarino alemán fue hundido con cargas de profundidad cerca de la costa de Irlanda, mientras otro hundía un carguero británico (Michael E) en el Atlántico Norte. La Luftwaffe hundió otro (Prince Rupert City) y otro más en el mar del Norte (Beaumanoir).

Durante la batalla de Creta, los vecinos de la localidad de Kandanos habían llegado a detener momentáneamente el avance de tropas alemanas cuando trataban de atrevesar un desfiladero. Por ello el 3 de junio llegaron los alemanes, mataron a 180 de sus habitantes, se apoderaron de todos los víveres, quemaron todas las casas y prohibieron su reconstrucción. En cada acceso a lo que fue la ciudad pusieron carteles en griego y en alemán, que decían: Aquí estuvo Kandanos, destruida como respuesta al asesinato de 25 soldados alemanes y que nunca será reconstruida. Las localidades vecinas de Floria y Kakopetro tuvieron un fin similar.

Un submarino británico hundió un petrolero italiano (Strombo) ante la costa griega.

Una veintena de ustachas entraron de nuevo en Donji Drežanj para confiscar armas. Sus habitantes se resistieron pero, tras un tiroteo, terminaron huyendo. Entonces los ustachas quemaron veinte casas y asesinaron a una mujer. En Korita mataron a más de un centenar de servios.

Hitler recibió al embajador japonés y le informó de su plan de invadir la Unión Soviética.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Inversuir) y otro neerlandés (Eibergen) en el Atlántico. La Luftwaffe hundió otro carguero británico en mar del Norte (Royal Fusilier).

Alemania había distribuido a lo largo del Atlántico barcos que debían aprovisionar al Birmark y al Príncipe Eugenio en su misión de acabar con los convoyes que abastecían a Gran Bretaña, y la Royal Navy se había puesto a localizarlos. Ese día se capturó el primero al sur de Groenlandia (Belchen). A lo largo de los días siguientes se encontraron cuatro más en diversos puntos del Atlántico.

El 4 de junio la RAF hundió dos cargueros italianos (Beatrice C y Montello) ante la costa tunecina.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Trecarrell) en el Atlántico. La Luftwaffe hundió otro más (Queensbury).

En Iraq, los británicos entraron en Mosul.

Ese día, a los 82 años, murió en los Países Bajos el Kaiser Guillermo II de Alemania. Aunque Hitler lo detestaba, intentó que el cuerpo fuera repatriado a Alemania para celebrar un gran funeral de Estado por motivos propagandísticos, pero Guillermo II había dejado claro que no quería regresar a Alemania hasta que la monarquía no fuera restaurada, así que tuvo un entierro discreto al que asitieron unos pocos centenares de personas.

Durante la noche, un grupo de ustachas asesinó a 140 servios en la localidad de Korita.

El 5 de junio buques de guerra británicos hundieron otro petrolero alemán en el Atlántico.

Aviones de la Francia de Vichy bombardearon Amán, la capital de Transjordania.

En la fortaleza de Smederevo, en Servia, la explosión de un arsenal mató a 2.500 personas.

Submarinos británicos hundieron cuatro barcos italianos en el Mediterráneo (Arsia, Frieda, Trio Frassinetti y Valoroso).

Un submarino alemán hundió un petrolero británico (Wellfield) en el Atlántico.

La ciudad china de Chongqing llevaba meses sufriendo bombardeos por parte de la aviación japonesa, que atacaba indistintamente áreas residenciales, colegios, hospitales, etc., para sembrar el terror. Las víctimas se contaban por millares. Ese día recibió más de 20 oleadas, que duraron unas tres horas. Unos 4.000 ciudadanos que se habían refugiado en un túnel murieron asfixiados.

Unos días atrás el gobierno finlandés había aceptado la entrada de soldados alemanes para atacar la Unión Soviética, y el 6 de junio empezaron a llegar las primeras unidades. Ese día se aprobó una orden clasificada como alto secreto y que debía ser transmitida a todos los soldados a través de los oficiales exclusivamente de forma verbal. Procedía del propio Hitler, pero no iba firmada. Hacía referencia al trato que debía darse a los comisarios políticos bolcheviques durante la invasión de la Unión Soviética. Empezaba así:

En la lucha contra el bolchevismo no se ha de esperar que el enemigo actúe de acuerdo con los principios de Humanidad o Ley Internacional. En particular, debe esperarse un tratamiento vengativo, cruel e inhumano por parte de los Comisarios políticos de todos los tipos, dado que son ellos los líderes de la resistencia en la práctica.

Las tropas deben darse cuenta de que:

1) En esta lucha, la indulgencia y la consideración de las Leyes Internacionales están fuera de lugar ea tener que tratar con estos elementos. Ellos constituyen un peligro para su propia seguridad y la rápida pacificación de los territorios conquistados.

2) Los creadores de los bárbaros métodos de guerra asiáticos son los Comisarios políticos. En consecuencia, deben ser tratados con la mayor severidad, de inmediato y sumariamente.

Por lo tanto, serán liquidados de inmediato cuando sean capturados en combate u ofreciendo resistencia.

La descripción de los fanáticos bolcheviques no era desacertada. Sólo hubiera sido más exacta si hubiera dejado explícito que eran como los nazis.

Por esas fechas los soviéticos estaban llevando a cabo otra deportación masiva de polacos a la Unión Soviética, unos 200.000, entre ellos un gran número de niños.

La aviación británica hundió un barco de pasajeros alemán (Elbe) en el Atlántico. Un submarino británico hundió un petrolero francés (Alberta) cerca de la costa griega.

Submarinos alemanes hundieron tres cargueros británicos (Baron Lovat, Sacramento Valley y Tregarthen), uno finlandés (Kastelholm) y otro neerlandés (Yserhaven) en el Atlántico. Un submarino italiano hundió también uno sueco (Taberg). La Luftwaffe hundió un carguero británico (Glen Head) en el Atlántico y otro noruego (Taurus) en el mar del Norte.

El 7 de junio Japón reconoció oficialmente al Estado Independiente de Croacia.

En Malta se completó la entrega de 35 nuevos aviones, que habían sido transportados durante los tres últimos días.

Los tres franceses que habían sido desembarcados en su país para llevar a cabo la operación Josefina habían acabado contactando en París con Joël Letac, el que se había visto obligado unos meses atrás a abandonar la operación Sabana. Cuando fue informado de la situación no quiso ni oír hablar de suspender Josefina, y volvió a Pessac con sus tres camaradas hasta el punto donde habían escondido los explosivos con los que tenían que volar la central eléctrica. Los hallaron intactos y esa noche uno de ellos logró introducirse en la central trepando la valla con cuidado de no tocar el cable eléctrico que la protegía y luego abrió la puerta a los demás. En menos de media hora dispusieron todos los explosivos y bombas incendiarias y rápidamente montaron en sus bicicletas para alejarse a toda velocidad. Cuando se produjeron las explosiones, durante un tiempo se creyó que se estaba produciendo un bombardeo y los focos rastrearon el cielo buscando en vano los aviones. La base de submarinos italiana y varias fábricas cercanas quedaron paralizadas durante semanas. Todas las locomotoras eléctricas de la zona tuvieron que ser sustituidas por locomotoras de vapor. La reconstrucción de la central no se completaría hasta pasado un año. La comuna de Pessac fue multada con un millón de francos, 250 de sus habitantes fueron arrestados y se impuso un toque de queda de 9:30 a 5:00. Además, doce soldados alemanes fueron fusilados por negligencia ante el sabotaje. Los cuatro autores escaparon a través de España. Uno de ellos fue capturado, pero escapó poco después y también pudo llegar a Gran Bretaña.

Alemania había intentado apoyar al gobierno de Al-Gaylani en Iraq, y ahora podía usar los recursos que tenía en la zona para atacar Egipto. Por ello el Alto Mando británico recibió con buenos ojos la propuesta de De Gaulle de atacar Siria y el Líbano para ponerlas bajo el control de la Francia Libre. El 8 de junio fuerzas británicas en Palestina cruzaron la frontera con el Líbano y avanzaron por la costa hacia Beirut, mientras otras entraban en Siria y tomaban Quneitra y Deraa, camino de Damasco.

El ejército italiano seguía penetrando en Grecia. Ahora completaba la ocupación de Tesalia.

Con Etiopía bajo control, la presión británica sobre la Somalia Francesa se incrementó, y ese día el gobernador Nouailhetas recibió un ultimátum para que se declarara leal a la Francia Libre. La aviación británica informó a la población de los términos propuestos por Gran Bretaña a través de octavillas. Gran Bretaña estaba bloqueando la colonia que empezó a padecer la escasez de alimentos. No obstante, Nouailhetas no aceptó.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Sturla) en el mar Tirreno.

Submarinos alemanes hundieron un barco de pasajeros (Adda), tres cargueros británicos (Baron Nairn, Elmdene y Kingston Hill) uno griego (Dirphys) y uno neerlandés (Pendrecht) en el Atlántico.

Un carguero brasileño (Osório) encontró el bote con los 11 náufragos del Robin Moore que seguían en el océano. Mientras tanto, en los Estados Unidos seguía sin haber noticias al respecto. Los aislacionistas negaban la posibilidad de que el barco hubiera sido hundido por un submarino alemán, dado que sería un acto absurdo, y en su lugar preferían acusar a Gran Bretaña. Sólo unos días más tarde los supervivientes pudieron confirmar que, en efecto, había sido un submarino alemán. Entonces los aislacionistas empezaron a preocuparse por si había sido algo deliberado por parte de Alemania o sólo un mero accidente.

Con las crecidas de los ríos en primavera, los congoleños internados en Etiopía pudieron recibir refuerzos y entonces decidieron cortar las líneas de aprovisionamiento italianas entre Saïo y Mogi. El 9 de junio iniciaron un ataque sobre Mogi, defendida por unos 300 italianos, que repelieron el ataque. Entonces los congoleños optaron por acampar en las cercanías y preparar emboscadas para cualquier convoy que pretendiera tomar el camino hacia Saïo.

El primer obstáculo que se encontraron los británicos en su avance por el Líbano fue al intentar cruzar el río Litani, pues los franceses habían volado el puente por el que pretendían hacerlo. No obstante, pronto tendieron pontones y cruzaron bajo el fuego enemigo. Dos destructores franceses bombardearon sus posiciones desde el mar, pero la artillería australiana los obligó a alejarse de la costa. A partir de ahí, el avance continuó de nuevo sin apenas resistencia. Luego llegaron barcos británicos que terminaron de ahuyentar los destructores franceses.

En los últimos días 27 servios habían sido asesinados en Korita y unas 5.000 cabezas de ganado habían sido robadas para distribuirlas entre los ustachas de otras ciudades vecinas. En total, el número de servios asesinados en Korita llegó a superar la centena.

Ante Pavelić se entrevistó por primera vez con Adolf Hitler y se comprometió a aceptar 175.000 deportados eslovenos a cambio de que se le permitiera expulsar a Servia a otros tantos servios, o incluso algunos más. Hitler le aconsejó que si quería estabilizar el nuevo Estado croata tendría que mantener una enérgica política de intolerancia étnica durante al menos 50 años. Al final, para facilitarle las cosas, Hitler prefirió exportar sus eslovenos a Servia en lugar de a Croacia.

Por otra parte, Hitler inició la llamada Aktion Hess, consistente en el arresto de cientos de astrólogos, sanadores y ocultistas, porque Rudolph Hess había confiado en muchos de ellos, y el hecho de que se hubiera vuelto loco hasta el punto de marchar a Gran Bretaña mostraba lo dañinas que podían ser esas gentes para la salud mental de los nazis ejemplares. Mientras tanto Hess trataba a menudo de intercambiar su comida con la de sus carceleros y los instaba a que llevaran muestras para que las analizaran.

No hay que confundir a Rudolf Hess con Rudolf Höss, el comandante del campo de concentración de Auschwitz. Por esas fechas fue llamado a Berlín y Hitler le comunicó que había elegido Auschwitz para la exterminación de los judíos europeos, pero que eso era alto secreto y no debía hablarlo absolutamente con nadie.

Un submarino alemán hundió dos cargueros británicos en el Atlántico (Phidias y Trevarrack). La Luftwaffe hundio otros tres barcos más, dos británicos (Dagmar y Diana) y otro finlandés (Fenix).

El 10 de junio François Darlan previno a los franceses en un discurso contra gaullistas y comunistas, pues ambos pretendían crear desorden en el país, aumentar su miseria y evitar el renacimiento de la nación. Por el contrario, la labor del gobierno de Vichy era mejorar la situación del pueblo, preparar la paz en la medida de las posibilidades de una nación conquistada y preparar el futuro de Francia en una nueva Europa.

Por su parte, Mussolini afirmó en otro discurso que los Estados Unidos ya estaban en la práctica en guerra contra el Eje, pero que no era algo que importara excesivamente. Si al final los Estados Unidos entraban en la guerra, ello sólo la prolongaría, pero no salvaría a Gran Bretaña.

Unos días antes, autoridades croatas habían tomado 200 servios como rehenes en Herzegovina y habían amenazado con matarlos si los rebeldes no entregaban las armas. Ante la falta de respuesta, ese día mataron a 19 de ellos (iban a ser 20, pero uno logró escapar).

Ese día terminó la huelga de mineros en Nord-Pas-de-Calais. Los nazis tuvieron que conceder aumentos salariales y mejoras de equipamiento, pero luego ajustaron cuentas con los cabecillas ejecutando a un centenar de ellos y deportando a otros 270.

Submarinos británicos hundieron un petrolero italiano (Giuseppina Ghirardi) cerca de la costa turca y un carguero (Silvio Scaroni) cerca de Bengasi.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Ainderby), otro noruego (Christian Krohg) y otro belga (Mercier) en el Atlántico.

En su avance hacia Beirut, el 11 de junio los australianos tomaron Merdjayoun.

La aviación alemana hundió un carguero británico (Baron Carnegie) y otro noruego (Havtor) en el Atlántico y otro también británico (Moorwood) en el mar del Norte.

Un submarino británico hundió un carguero alemán (Tilly L M Russ) ante Bengasi.

La RAF inició una serie de bombardeos sobre el Ruhr y Renania que se prolongará durante 20 días consecutivos.

El 12 de junio los italianos ya ocupaban la mayor parte del Ática en Grecia.

Representantes de doce países aliados (incluyendo gobiernos en el exilio) acordaron en Londres luchar hasta la victoria y no firmar tratados de paz individuales con los países de Eje.

Hitler se entrevistó en Munich con el primer ministro rumano, Ion Antonescu, con el que acordó la participación de Rumanía en la invasión de la Unión Soviética.

Treinta polacos fueron asesinados en Palmiry, entre ellos 14 mujeres.

Policías de Ravno, en Croacia mataron a cuatro personas por órdenes de los ustachas.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero (Ranella) y cuatro cargueros británicos (Chinese Prince, Empire Dew, Silverpalm y Susan Maersk) en el Atlántico. Por otra parte, un crucero británico hundió un petrolero alemán (Friedrich Breme) y, en el Mediterráneo, un submarino neerlandés hundió un petrolero italiano (Fianona).

El 13 de junio los australianos tomaron Jezzine a los franceses en el Líbano. Luego atacaron Sidón, pero lo hicieron con precauciones para no dañar los monumentos históricos de la ciudad, lo que ralentizó el avance.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Tresillian) y otro griego (Pandias) en el Atlántico. Un submarino italiano hudió además un carguero británico (Djurdura) y otro griego (Eirini Kyriakides) de un convoy.

Pétain anunció que unos 12.000 judíos habían sido arrestados en Francia acusados de entorpecer la cooperación francoalemana.

Frizt Lang había estrenado meses antes el western Espíritu de conquista y ahora estrenaba El hombre atrapado, que trata sobre un cazador británico que intenta asesinar a Hitler.

Ginger Rogers protatonizó la comedia romántica Tom, Dick y Harry. 

El 14 de junio llegaron 43 nuevos aviones a Malta (otros cuatro se perdieron durante el trayecto).

La Unión Soviética inició una serie de deportaciones masivas desde Estonia, Letonia, Lituania, Polonia y Rumanía. Los potencialmente sospechosos de oponerse al régimen soviético habían sido arrestados junto con sus familias y, sin ninguna clase de juicio, empezaban a ser transportados a la Unión Soviética (principalmente a Siberia), los hombres a gulags y las mujeres y niños a otros campamentos en los que podían llevar una vida relativamente normal, salvo que no podían abandonarlos. Sólo se les informaba de que iban a ser separados una vez llegaban a la estación, donde eran montados en trenes distintos, en vagones de ganado a los que habían puesto rejas. Se estima que unos 300.000 polacos, 35.000 lituanos, otros tantos letones y unos 10.000 estonios fueron deportados.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (St Lindsay) en el Atlántico.

A raíz del incidente del Robin Moor, el presidente Roosevelt ordenó la paralización de todos los activos financieros italianos y alemanes en los Estados Unidos, así como el cierre de todos los consulados alemanes (pero no de la embajada). También presentó una demanda por daños y perjuicios ante Alemania, pero no fue atendida. Senadores aislacionistas acusaron al presidente de tratar de provocar una guerra con Alemania.

En Siria, los británicos y franceses gaullistas, bajo el mando del brigadier Wilfrid Lewis Lloyd, habían tomado sin dificultad Sheikh Meskine y ahora se encontraban ante Kissoué, a 13 km de Damasco. A las 4:00 del 15 de junio lanzaron un ataque frontal y tras unas horas de dura lucha la habían capturado. Después tropas indias tomaron la colina Tel Kissoué, que se encontraba tras la ciudad, hacia la capital siria. En el flanco izquierdo, los franceses aseguraron la localidad de Monkelbe. El avance hacia Damasco se detuvo en Jebel Abou Atriz.

En el Líbano los australianos tomaron Sidón a los franceses y desde allí marcharon hacia Damour. Sin embargo, los franceses recuperaron Merdjayoun.

En Libia, el general Wavell había lanzado la operación Hacha de guerra, con el objetivo de acabar con el asedio de Rommel a Tobruk. La RAF bombardeó las bases aéreas del Eje y sus líneas de aprovisionamiento para a continuación lanzar un ataque desde Sofafi y Buq-Buq. Una columna partió a las 5:15 en dirección al desfiladero de Halfaya, otra se dirigió a Fort Capuzzo y una tercera hacia la cresta de Hafid.

El Estado Independiente de Croacia se unió al Eje.

Tanto la aviación francesa como la alemana atacaron los destructores británicos emplazados en la costa Siria. Dos de ellos fueron alcanzados.

Al final del día, en Libia los británicos habían tomado Fort Capuzzo, pero el desfiladero de Halfaya y la cresta de Hafid seguían ocupados por el Eje. En los combates habían perdido un considerable número de tanques. Sólo quedaban 48 en servicio. Rommel había estado en todo momento bien informado de la situación del enemigo gracias a la intercepción de sus comunicaciones, y supo reaccionar rápidamente ante el desarrollo de los acontecimientos.

En Siria Lloyd había recibido noticias de que se aproximaba una considerable fuerza francesa por el norte, y que tropas tunecinas habían tomado Ezraa, lo que amenazaba gravemente sus líneas de comunicación. Lloyd envió algunas tropas a reforzar su retaguardia, pero consideró que era más práctico continuar el avance hacia Damasco.

El 16 de junio los aliados fracasaron de nuevo en su intento de tomar el desfiladero de Halfaya. De hecho, quedaron completamente rodeados por las tropas del Eje. En la cresta de Hafid tampoco realizaron ningún progreso. Por su parte los alemanes fracasaron en un intento de tomar Fort Capuzzo, en el que perdieron 50 tanques. Por la tarde Rommel dejó en Fort Capuzzo las fuerzas mínimas y empleó todos sus efectivos en un intento de rodear a los aliados.

En Siria los británicos habían resistido en Quneitra superados en número por tres a uno, y sin una defensa efectiva contra los tanques enemigos, hasta que a las 19:00 terminaron rindiéndose.

La aviación británica hundió un destructor francés (Chevalier Paul) que llevaba municiones a Siria desde Francia.

El presidente Roosevelt ordenó el cierre de todos los consulados alemanes en los Estados Unidos, cuyos ocupantes debían abandonar el país en menos de un mes, acusados de "actividades contrarias al bienestar del país".

Rudolf Hess salió de estampida entre sus carceleros e intentó suicidarse tirándose por la barandilla de una escalera, pero sólo se rompió el fémur de la pierna izquierda y tuvo que tenerla en alto durante doce semanas.

Entre los cómplices con que había contado Ramón Mercader para asesinar a Trotski estaba su madre, Caridad Mercader, que el día del asesinato lo estaba esperando en la calle para facilitar su huida, pero al comprender que algo había fallado había salido huyendo para finalmente escapar del país. Hacía unos tres meses que había llegado a la Unión Soviética, y el 17 de junio Mijaíl Kalinin, el presidente del Sóviet Supremo, la condecoró con la Orden de Lenin. Para Ramón, que seguía preso en México, se reservaba la estrella de Héroe de la Unión Soviética.

En Libia los aliados evitaron ser rodeados por las fuerzas de Rommel, pero tuvieron que replegarse suspendiendo la operación Hacha de guerra, que resultó así un completo fracaso. Los aliados habían tenido casi un millar de bajas, y habían perdido casi un centenar de tanques y 36 aviones.

Finlandia se retiró de la Sociedad de Naciones.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Cathrine) en el Atlántico. El Atlantes hundió otro más (Tottenham).

A las 4:15 del 18 de junio las tropas del brigadier Lloyd llegaron a Mezzeh, en las afueras de Damasco, y la tomaron tras una hora de dura lucha. Sin embargo, una buena parte de su equipo, en especial las armas anti-tanque, habían caído en manos francesas, por lo que la necesidad de avituallamiento se volvió imperiosa.

Ese día Alemania y Turquía firmaron un tratado no agresión.

Barcos de guerra británicos hundieron con cargas de profundidad un submarino alemán frente a la costa atántica española.

Otro sumbarino alemán hundió un carguero británico (Norfolk) en el Atlántico.

El 19 de junio los británicos iniciaron un ataque para recuperar Merdjayoun.

Alemania e Italia ordenaron el cierre de los consulados estadounidenses en sus respectivos países.

Un enviado de Draža Mihailović logró ponerse en contacto con el gobierno yugoslavo en el exilio, que se enteró así de la existencia de los chetniks. 

Un carguero sueco (Gunda) fue hundido en el Atlántico por la aviación alemana, y otro británico (Empire Warrior) por la italiana.

Al anochecer, la posición de Lloyd en Mezzeh era desesperada: sus hombres no habían comido en las últimas 48 horas, tenían pocas municiones, muchas bajas y pocos suministros médicos. A la 1:30 del 20 de junio ya no les quedaban municiones, así que Lloyd decidió pedir una tregua para evacuar a los heridos, como medio de ganar tiempo a que llegaran los refuerzos (a los que se podía oír combatiendo a lo lejos). Sin embargo, los franceses interpretaron la bandera blanca como señal de rendición y se abalanzaron sobre las posiciones enemigas, sin que éstos tuvieran con qué detenerlos.

Las autoridades alemanas habían llegado a declarar que la huelga de actores en Oslo debía ser considerada como una revuelta contra el Ejército alemán y contra el Führer. Cuando la noticia apareció en periódicos suizos pasaron a considerarla como un asunto político de extrema gravedad. Tras varias amenazas que llegaron hasta penas de muerte, los actores terminaron con la huelga. La plantilla del Teatro Nacional fue sustituida por completo y varios actores fueron enviados a campos de concentración. Sin embargo, a partir de ese momento fue el público el que dejó de asistir a los teatros.

La Luftwaffe hundió un carguero neerlandés (Schieland) en el Atlántico, un petrolero británico (Inverarder) en el canal de la Mancha y un carguero griego (Enossis) ante la costa de Creta.

Un submarino alemán hundió un carguero portugués (Ganda) en el Atlántico.

El presidente Roosevelt dijo ante el Congreso que los Estados Unidos no cederían ante hechos "escandalosos e indefendibles" como el hundimiento del Robin Moor, y que Alemania pagaría por ello.

Los hermanos Marx estrenaron Tienda de locos. Antes del estreno, los actores habían anunciado que sería su última película.

Un submarino estadounidense se hundió durante unas pruebas en Porstmouth. Los 33 hombres que formaban la tripulación murieron.

A las 19:00 llegó a Mezzeh el batallón de infantería australiano que debía rescatar a Lloyd y sus hombres, pero sólo encontró a los muertos. Desde allí los autralianos iniciaron una serie de ataques contra las fortalezas que defendían Damasco cercanas a Mezzeh. Un grupo de 59 australianos fue capturado por los franceses, pero fue rescatado en las primeras horas del 21 de junio.

A las 11:00 se rendía la guarnición francesa de Damasco y a las 12:00 los británicos entraban en la ciudad, mientras los franceses huían hacia Beirut.

Unos 15.000 italianos se rindieron en Jimma, en Etiopía.

Ese día llegó a Gran Bretaña el rey Pedro II de Yugoslavia.

En la Francia de Vichy se limitó la presencia de estudiantes judíos en las universidades a un 3%.

Ion Antonescu consideraba que la población judía de Rumanía era mayoritariamente pro soviética, así que ordenó que todos los judíos varones entre los 18 y los 70 años que vivían en la zona nororiental del país, cerca de la frontera con la Unión Soviética, se trasladaran a un campo de concentración y otras guarniciones militares más al sur. Tenían para ello un plazo de 48 horas. Sus familias podían quedarse en la zona, pero también debían concentrarse en varias ciudades señaladas al efecto.

En las últimas cuatro semanas, 173 servios habían sido rodeados, torturados y asesinados en Nevesinje, en el Estado Independiente de Croacia y en Ljubinje se contaban ya 140 servios asesinados. Todo esto había generado una reacción de los campesinos servios, que habían atacado a su vez a varios oficiales ustachas y a otros campesinos musulmanes.

Hitler envió un mensaje secreto a Mussolini en el que le informaba de su intención de invadir la Unión Soviética. Le explicaba que no le había informado antes porque no había tomado la decisión hasta las siete de la tarde de ese mismo día. Además, le rogaba que no informara de ello a su embajador en Moscú, porque no se podía confiar por completo en la seguridad de las comunicaciones.

Con motivo del centenario de la muerte del poeta ruso Mijaíl Lérmontov, se representó en Moscú su obra de teatro Masquerade, para la que Aram Jachaturián había compuesto una música incidental que hoy es una de sus piezas más populares.

La batalla de Inglaterra
Índice La operación Barbarroja