ANTERIOR
LA OPERACIÓN BARBARROJA
SIGUIENTE

En la madrugada del 22 de junio de 1941 el embajador soviético en Alemania recibió una llamada telefónica en la que se le pedía acudir urgentemente al despacho de Joachim Ribbentrop, donde éste le entregó una declaración de guerra en la que se afirmaba que una "traición soviética" obligaba a Alemania a tomar medidas militares para su defensa. El embajador y el resto del personal diplomático soviético fueron arrestados para posteriormente ser enviados a su país.

Poco después, a las 3:15 se inició la invasión, con 3.5 millones de soldados alemanes más un millón de aliados repartidos en un frente de 1.600 km entre el mar Báltico y el mar Negro, con 4.400 tanques y 4.000 aviones. Las defensas soviéticas fueron tomadas completamente por sorpresa, pues su única fuente de información era la propaganda estalinista, que nunca había dejado de recalcar cuán buenos camaradas eran los nazis. La artillería empezó a actuar en todo el frente, mientras los aviones alemanes llegaban hasta Kronstadt, cerca de Leningrado, y hasta la península de Crimea. En un día, la Luftwaffe destruyó unos 2.000 aviones soviéticos, con una pérdida de tan solo 35 aparatos.

A las 3:25 el general Gueorgi Zhúkov despertaba a Stalin con una llamada telefónica para informarle del ataque. Stalin consideró que sólo sería una provocación por parte de Alemania y no dio a Zhúkov permiso para contraatacar. Sólo tres horas más tarde se convenció de que la Unión Soviética estaba siendo realmente atacada y a las 7:15 informó oficialmente al Ejército Rojo.

Mientras tanto, el embajador alemán en Moscú recibía una copia de la declaración de guerra que debía entregar cuanto antes a Viacheslav Mólotov, y logró hacerlo poco antes del amanecer. Mólotov acusó al gobierno alemán de mala fe e ingratitud.

A las 9:15 llegó la orden de Stalin de lanzar una contraofensiva en todo el frente.

Hitler dijo ante varias personas de su entorno que en menos de tres meses Rusia entraría en colapso. En la radio explicó a los alemanes que él era un hombre de paz, que se había visto obligado a atacar a la Unión Soviética en contra de sus deseos. Goebbels no tardaría en hablar de una cruzada europea contra el bolchevismo. Italia, Rumanía y Bulgaria declararon la guerra a la Unión Soviética.

Uno de los puntos donde los soviéticos ofrecieron más resistencia al ataque alemán fue la fortaleza de Brest, en la frontera entre Polonia y Bielorrusia. Estaba defendida por unos 9.000 soldados soviéticos, que fueron tomados completamente desprevenidos por los 17.000 alemanes que se lanzaron contra ella. De hecho, la rapidez con la que fue rodeada impidió que muchos de sus ocupantes la abandonaran huyendo. Sin embargo, logró resistir la acometida y ese día murieron 281 soldados alemanes.

En Białystok, en Polonia, cerca de la frontera con Bielorrusia, dos ejércitos alemanes iniciaron un movimiento para rodear a otros dos ejércitos soviéticos.

En cuanto se supo que los alemanes habían entrado en Lituania estalló una revuelta en Kaunas contra las autoridades soviéticas. Los insurrectos se apoderaron del palacio presidencial, del edificio de correos, de la central de teléfonos y telégrafos, así como de las emisoras de radio. Pronto desconectaron las líneas telefónicas de todos los comunistas conocidos. Mientras tanto, las fuerzas soviéticas rechazadas en la frontera alemana, se replegaban para preparar un contraataque desde Raseiniai. La rebelión estaba preparándose desde hacía un mes, y los rebeldes ya tenían preparado un gobierno provisional, al frente del cual estaba el coronel Kazys Škirpa, que en esos momentos se encontraba en Berlín junto con su "ministro de Asuntos Exteriores", tratando de que el gobierno alemán reconociera la independencia de Lituania. El día anterior los soviéticos habían arrestado a varios miembros del gobierno rebelde (sin conocer la existencia de tal gobierno).

En la localidad lituana de Gargzdai, cerca de la frontera con la Polonia ocupada por Alemania, los nazis mataron a unos 800 judíos, así como a unos 100 lituanos no judíos, principalmente por haber tratado de ayudar a sus vecinos.

Los soviéticos, por su parte, mataron a varias docenas de presos en Hrodna, y no mataron a más porque la NKVD tuvo que retirarse precipitadamente ante la llegada de los alemanes.

Cañoneras alemanas hundieron dos cargueros estonios (Estonia y Liisa) y otro lituano (Gaisma) en el Báltico. La Luwtwaffe hundió otro soviético (Luga).

Al frente del ejército finlandés seguía estando el general Mannerheim, que había rechazado la oferta alemana de poner 80.000 soldados alemanes bajo sus órdenes. Cuidó en todo momento de mantener buenas relaciones con los alemanes, pues comprendía que era la única posibilidad para su país de recuperar los territorios que la Unión Soviética le había arrebatado, pero no quiso que la causa nacional se vinculara más de lo imprescindible con el nazismo. Rápidamente, el ejército finlandés rodeó por tierra la guarnición de 25.300 hombres que la Unión Soviética tenía en la península de Hanko, donde el gobierno finlandés se había visto obligado a permitir la instalación de una base naval soviética. Sin embargo, la base mantuvo sus comunicaciones marítimas con la Unión Soviética, pues el bloqueo marítimo finlandés no fue muy efectivo. Por su parte, los alemanes ocuparon rápidamente la región de Petsamo, que Finlandia había tenido que ceder a la Unión Soviética, para asegurarse el control de las minas de níquel que había en la zona.

La invasión alemana también dio alas a la revuelta en Chechenia. Los hermanos Israilov empezaron a organizar reuniones en distintas localidades para aumentar el número de guerrilleros rebeldes.

Ion Antonescu ordenó al ejército rumano cruzar la frontera y recuperar Besarabia, ocupada recientemente por la Unión Soviética. Se refirió a la guerra como una guerra santa, anticomunista, justa y nacional.

La policía danesa arrestó sin cargos a cientos de comunistas.

Los contactos diplomáticos entre la Unión Soviética y Gran Bretaña no se hicieron esperar. Ese mismo día Churchill y Stalin firmaron un acuerdo de cooperación para luchar conjuntamente hasta que el nazismo fuera derrotado. Luego  pronunció un discurso en el que explicó la nueva alianza::

Nadie se ha opuesto más rotundamente al comunismo que yo en los últimos veinticinco años. No me voy a retractar de nada de lo dicho al respecto, pero todo esto se desvanece ante el espectáculo que estamos presenciando. Todo hombre o Estado que luche contra el nazismo tendrá nuestra ayuda. Todo hombre o Estado que respalde a Hitler es nuestro enemigo. Por consiguiente, daremos a Rusia y al pueblo ruso toda la ayuda que podamos darles. Apelaremos a todos nuestros amigos y aliados en el mundo entero para que sigan el mismo camino, y para que lo hagan, como nosotros, fiel y firmemente hasta el final.

En esencia, la postura de Churchill era que los comunistas eran como los nazis, pero estaban más lejos, así que convenía aliarse con ellos. Quienes sí que tuvieron que retractarse y mucho de lo dicho hasta entonces fueron los comunistas. Hasta el momento, la Internacional Comunista había sostenido que la guerra era una guerra imperialista, por lo que había defendido la neutralidad de todos los países no implicados. En cambio, desde el momento en que la Unión Soviética fue atacada, el imperialismo desapareció aún no se sabe bien cómo, y la consigna pasó a ser el apoyo incondicional a los aliados.

Incluso en Yugoslavia, que ya llevaba un tiempo sufriendo la invasión alemana, los comunistas se habían abstenido de actuar contra los nazis hasta ahora. El mismo día en que empezó la invasión de la Unión Soviética un grupo de 49 comunistas atacó un tren militar alemán cerca de Sisak, en Croacia, en lo que constituyó la primera acción de los comunistas yugoslavos contra los nazis.

Ese día los alemanes abandonaron la provincia de Vlasenica, en Croacia, y ustachas llegados de Sarajevo se hicieron con el control. Inmediatamente arrestaron a los siete servios más destacados de la localidad y los asesinaron en Rašića Gaj. A lo largo de las semanas siguientes, unos 80 servios fueron asesinados allí mismo. Otros 200 servios fueron llevados a campos de concentración.

Tras el fracaso de la operación Hacha de guerra, Churchill reemplazó al general Wavell por el general Claude Auchinleck al mando de las tropas británicas en Oriente Medio.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Pietro Querini) cerca de Sicilia.

Submarinos alemanes hundieron un barco meteorológico británico (Arakaka) y un carguero sueco (Calabria) en el Atlántico. El crucero Atlantis hundió un carguero británico (Balzac).

El 23 de junio Eslovaquia declaró la guerra a la Unión Soviética.

Los soviéticos lanzaron su ataque en Lituania desde Raseiniai. La Luftwaffe había detectado la concentración de tanques soviéticos y procedió a atacarlos. Los soviéticos perdieron varios vehículos. Después se produjo un enfrentamiento entre unos 240 tanques alemanes y unos 750 soviéticos. Finalmente los soviéticos retrocedieron y organizaron un frente defensivo.

A las 9:28 la radio de Kaunas emitió el himno nacional de Lituania, que muchos escucharon con lágrimas en los ojos. Leonas Prapuolenis anunció los nombres del nuevo gabinete y proclamó la independencia:

La joven Lituania promete con entusiasmo sumarse a la nueva organización de Europa bajo nuevas bases. La nación lituana, horriblemente torturada por el terror bolchevique abraza la creación de su futuro basado en la unidad étnica y la justicia social.

Prapuolenis pidió a los lituanos que protegieran la propiedad pública y privada, a los trabajadores que organizaran la protección de las fábricas, instituciones públicas y otros puntos de importancia, y a la policía que se asegurara de mantener el orden público. Alemania no reaccionó oficialmente, pero retuvo a Škirpa en Berlín, pues la intención de Hitler era anexionar los Estados bálticos a Alemania, no convertirlos en Estados independientes.

Hitler llegó a La guarida del lobo, que era el nombre en clave del que sería su mayor cuartel general, cerca de Rastenburg, en Prusia. Había sido construido ese mismo año y constaba de unos 80 edificios camuflados, la mayor parte de los cuales eran búnkeres. En medio de un tupido bosque, estaba rodeado de campos de minas y alambradas, tenía su propia central eléctrica y recibía suministros de una base aérea cercana.

En su avance por territorio soviético, los alemanes fueron encontrando y haciendo públicas las evidencias del exterminio que los comunistas habían llevado a cabo en los territorios ocupados. Según fuentes modernas, desde 1939 hasta esas fechas, los soviéticos habían asesinado o deportado a gulags a unos 440.000 polacos con el fin de eliminar "las clases sociales hostiles" al comunismo.

El consejo de ministros español aprobó, a propuesta de Ramón Serrano Suñer, la creación de una división de voluntarios que marcharía a la Unión Soviética a luchar contra el comunismo. Se le dio el nombre de División Española de Voluntarios, pero acabó siendo conocida como la División Azul.

En Bielorrusia los alemanes se habían adentrado 60 km en territorio soviético. Un contraataque soviético terminó en fracaso.

En Herzegovina, unos 200 ustachas se enfrentaron con un grupo de servios mucho más numeroso cerca de la ciudad de Stepen. Se produjo un tiroteo en el que murieron varios ustachas. Como represalia, quemaron cuatro aldeas y luego entraron en otras dos donde los servios eran minoritarios y arrestaron a 13 de ellos, que no tenían ninguna relación con el tiroteo precedente. Se los llevaron cerca de Avtovac y allí los matron. Esa noche, todos los servios de 16 años o más en la localidad de Gacko fueron arrestados, de los cuales 26 fueron asesinados inmediatamente. El resto fue transportado a un campamento cerca de Nevesinje.

En la ciudad ucraniana de Lutsk, después de que bombas alemanas dañaran la prisión, los soviéticos prometieron la amnistía a todos los presos. Los sacaron de sus celdas, los alinearon junto a un muro exterior y allí los tanques los ametrallaron. Luego se les dijo: "Los que sigan con vida que se levanten". Unas 370 personas se levantaron y fueron obligadas a enterrar a los demás, tras lo cual los mataron también. El número de víctimas oscila entre 1.500 o 4.000 según las fuentes.

Un submarino soviético fue hundido por otro alemán en el Báltico. Un torpedero lanzó cargas de profundidad sobre otro, lo obligó a emerger y lo hundió tras una batalla en superficie. Otro torpedero hundió un carguero soviético (Alf).

Una flota británica interceptó un barco de abastecimiento alemán (Alstertor) que transportaba unos 200 prisioneros capturados tras el hundimiento de los cargueros Rabaul y Trafalgar.

Un carguero británico (Trelissick) fue hundido por la aviación alemana en el mar del Norte.

En el mar Negro la Luftwaffe hundió un destructor soviético (Bystry) en Sebastopol.

En Ucrania los soviéticos trataban de contener el avance alemán en Brody, donde destruyeron 20 tanques alemanes al precio de haber perdido 26. Habían previsto iniciar un contraataque a las 22:00 horas, pero graves problemas en las comunicaciones entre el frente y los mandos y la falta de transportes adecuados para las tropas obligó a retrasarlo hasta las 4:00 del 24 de junio, y aun así, parte de las unidades no habían llegado todavía a sus posiciones previstas.

En Bielorrusia, la NKVD mató a unos 800 prisioneros antes de retirarse de Hlybokaye. Otros miles murieron en un intento de traslado. Otro tanto sucedió en Vileyka y también en Minsk, donde la NKVD había empezado con más anticipación a trasladar a los presos hacia la retaguardia, pero muchos morían en el trayecto.

En Kaunas se reunió por primera vez el nuevo gobierno lituano, con Juozas Ambrazevičius sustituyendo a Škirpa como primer ministro.

En Madrid se convocó una manifestación de falangistas para promover el alistamiento en la División Azul. Terminó ante la sede del partido, donde Serrano Suñer se dirigió a los concurrentes desde un balcón:

Camaradas: no es hora de discursos. Pero sí de que la Falange dicte en estos momentos su sentencia condenatoria: ¡Rusia es culpable! Culpable de la muerte de José Antonio, nuestro fundador. Y de la muerte de tantos camaradas y tantos soldados caídos en aquella guerra por la agresión del comunismo ruso. El exterminio de Rusia es exigencia de la Historia y del porvenir de Europa.

En toda España se organizaron movilizaciones de adhesión. Se acordó que la División Azul quedaría bajo el mando del general Agustín Muñoz Grandes.

El presidente Roosevelt confirmó en una rueda de prensa que los Estados Unidos ayudarían a la Unión Soviética en lo que pudieran.

En Białystok los soviéticos trataron de atacar a los alemanes hacia Hrodna para no ser rodeados, pero el ataque falló y terminó con muchas bajas.

La ciudad rumana de Iaşi fue bombardeada por la aviación soviética. No hubo daños graves, pero la localidad albergaba una comunidad judía importante, y empezó a cundir el rumor de que los judíos eran comunistas y habían encendido luces para guiar a los pilotos enemigos.

El gobierno turco había llegado a un acuerdo con Gran Bretaña para que militares turcos recibieran entrenamiento en Gran Bretaña. Ese día salió de Estambul un barco de vapor (Refah) alquilado por el gobierno para llevar a Port Said, en Egipto, un contingente de 19 oficiales de la marina turca, 72 oficiales de baja graduación, 58 marines, 20 cadetes de una academia militar y dos civiles, además de los 28 tripulantes del barco, en la primera escala de un viaje a Gran Bretaña. Como Turquía era un país neutral y, más aún, acababa de firmar un tratado de amistad con Alemania, el barco no llevaba escolta. Sin embargo, un submarino desconocido lo hundió a su paso por Chipre. Murieron 168 personas. Alemania e Italian negaron cualquier relación con lo sucedido. Investigaciones posteriores apuntaron a que el responsable había sido un submarino francés que había confundido el barco turco con uno francés leal a De Gaulle. Sin embargo, investigaciones más recientes sugieren que la metedura de pata fue de un submarino italiano.

Submarinos alemanes hundieron dos barcos de un convoy británico en el Atlántico (HX 133), y otros cinco de un segundo convoy (OB 336).

Poco a poco, los alemanes estaban tomando una por una todas las defensas de la fortaleza de Brest. Ese mismo día entraron en Kaunas y en Vilna, en Lituania. En la ciudad lituana de Telšiai había una prisión en la que los soviéticos habían reunido unos 70 u 80 presos políticos en el último año. Ahora los soviéticos se retiraban a toda prisa ante el avance alemán, pero no querían abandonar a los presos. En su lugar, los metieron en un camión, los llevaron a un bosque cercano y allí los asesinaron después de mostrarles lo que el comunismo reserva a los no comunistas: les cortaron la lengua, las orejas, les arrancaron el cuero cabelludo, les sacaron los ojos, les arrancaron las uñas, los quemaron con antorchas, les partieron huesos y cráneos, todo esto y más mientras aún estaban con vida. Esto se supo pocos días después, cuando los soviéticos ya habían abandonado la zona y los cuerpos fueron encontrados, aunque, por su estado, pocos pudieron ser identificados. No obstante, no fue la más numerosa de las matanzas que los soviéticos cometieron en su retirada. Hubo otras varias, de modo que el total de víctimas fue de varios millares. Los crímenes de las víctimas también eran típicamente comunistas: haber sido terratenientes, haberse negado a entregar sus cosechas a los soviéticos, haber poseído libros no comunistas, haber poseído una bandera lituana, haber sido amigos de otros arrestados, haber sido denunciados por "alguien", etc. Los autores de las matanzas también recibieron los castigos típicamente comunistas para estos hechos: medallas, altos cargos, etc.

En la ciudad letona de Liepāja los soviéticos hundieron un destructor, cinco submarinos y un rompehielos para que no fueran capturados por los alemanes.

El 25 de junio la Unión Soviética lanzó un gran ataque aéreo sobre Finlandia, con 460 aviones que bombardearon 19 campos de aviación. Sin embargo, muchas bombas cayeron por negligencia sobre ciudades cercanas. La aviación finlandesa contraatacó y derribó 23 aviones soviéticos, sin sufrir a su vez ninguna pérdida. La artillería soviética empezó a disparar en la península de Hanko sobre las posiciones finlandesas. También lanzaron un pequeño ataque sobre la localidad fronteriza de Parikkala. Como consecuencia, Finlandia declaró la guerra a la Unión Soviética.

En Bielorrusia los alemanes tomaron Baranovichi, y en Ucrania Dubno y Lutsk.

Los nacionalistas lituanos recibían a los alemanes con los brazos abiertos, especialmente los que habían sufrido más directamente la opresión soviética. Así los alemanes no tuvieron gran dificultad en contagiarles su antisemitismo, y así, después de que un oficial de las SS llegara a Kaunas para explicar a sus habitantes cómo los judíos eran responsables de sus desgracias pasadas, se organizó una partida de voluntarios que se dirigió al barrio judío. Un rabino fue atado a una silla en su casa, pusieron su cabeza sobre un libro del Talmud, y se la cortaron. Después mataron a su mujer y a su hijo. La cabeza del rabino fue puesta en una ventana con un cartel que decía: Esto es lo que haremos a todos los judíos. Los ataques a judíos se prolongaron durante los días siguientes.

Un submarino británico hundió otro francés (Souffleur) cerca de Beirut.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros griegos en el Atlántico (Anna Bulgaris y Ellinico). La Luftwaffe hundió un carguero británico (Dashwood).

En los últimos días los ustachas habían asesinado a 150 servios en la localidad de Ravno. Las matanzas habían hecho aumentar vertiginosamente el número de rebeldes contra el Estado Independiente de Croacia, que ya eran varios millares. A las 10:00, unos 5.000 rebeldes atacaron la ciudad de Nevesinje, mientras otros grupos se dirigían a Berkovići tras haber capturado la central de policía de Gornji Lukavac. A mediodía fue rechazado un ataque a la comisaría de Divin. Por la tarde los rebeldes ocuparon la comisaría de Fojnica.

Al anochecer, los alemanes abrieron una brecha en el frente soviético en Raseiniai. Algo similar sucedía en Białystok, donde los soviéticos tuvieron que retirar precipitadamente a parte de sus tropas para evitar ser rodeadas, con lo que abrieron a los alemanes el camino hacia Minsk.

Hacía casi un mes que Konstantin Päts y su familia conocieron "casualmente" a un matrimonio estonio en un mercado de Ufa, donde estaban en exilio forzoso. Poco después los invitaron a comer a su casa y conversaron abiertamente. Pero sus invitados eran agentes de la NKVD, que informaron de que tanto Päts como su hijo Viktor —sin que pudiera entenderse por qué— hablaban mal de Stalin y de Mólotov, simpatizaban con Alemania y afirmaban que esperaban con impaciencia un ataque alemán a la Unión Soviética. El 26 de junio fueron arrestados y sus hijos fueron enviados a un orfanato. Päts fue interrogado durante cuatro horas, pero no reconoció ninguna acusación. Unos días más tarde también sería arrestado Kārlis Ulmanis, el expresidente de Letonia.

Una flota soviética en el mar Negro, formada por un crucero y seis destructores, apoyados por la aviación, se dirigió al puerto rumano de Constanța. Su artillería abrió fuego y destruyó algunas instalaciones portuarias, almacenes y depósitos de combustible. Sin embargo, un submarino había detectado su llegada y la flota rumana había sido puesta bajo alerta. A los pocos minutos del inicio del ataque, la flota rusa se vio bombardeada desde el mar y también por una batería costera que habían instalado los alemanes. Los barcos soviéticos, sorprendidos, trataron de retirarse, pero entraron en un campo de minas. Uno de los destructores terminó hundiéndose (268 marineros murieron y otros 69 fueron rescatados por los rumanos) y otro de ellos, al igual que el crucero, sufrieron daños graves. Además nueve bombarderos fueron abatidos.

Mientras tanto, tropas soviéticas desembarcaban por sorpresa en la localidad rumana de Chilia Veche y capturaron a casi medio millar de soldados rumanos. Sin embargo, los rumanos lograron rechazar otros intentos de desembarco y retuvieron la ciudad de Stipoc.

En Hezegovina los rebeldes seguían atacando la ciudad de Nevesinje, defendida por los ustachas, mientras el gobierno reunía tropas para restablecer el orden.

En Lituania, los alemanes lograron encerrar un cuerpo del ejército soviético que se había quedado sin combustible y acabó siendo aniquilado. El ejército soviético recibió órdenes de retirarse hasta la orilla oriental del río Dvina, que atraviesa Letonia y los barcos de guerra soviéticos abandonaron los puertos puertos letones más al oeste. Sin embargo, los alemanes lograron alcanzar el Dvina y ocupar varios de sus puentes intactos. Esto obligó a los soviéticos a retroceder aún más.

Los soviéticos hundieron otro de sus submarinos en Liepāja. Otro se hundió en el Báltico, no se sabe si por una mina o torpedeado por un submarino alemán.

En Ucrania, los soviéticos lanzaron un ataque con 1.649 tanques. Ese día destruyeron 23 tanques alemanes y un batallón de infantería cerca de Radekhiv, aunque a su vez perdieron 25 tanques.

Unas pocas fuerzas soviéticas trataron de abrirse paso a través del cerco a la fortaleza de Brest, pero no lo lograron y tuvieron muchas bajas.

En Polonia, los alemanes entraron en la ciudad de Słonim, donde la comunidad judía había florecido bajo el régimen soviético y constaba de unos 22.000 habitantes, alrededor del 70% de la población. No fue necesario crear un gheto, sino que toda la ciudad se convirtió en uno. Durante una semana, los nazis fueron arrestando judíos. Los llevaban al estadio municipal y allí eran interrogados. Muchos no sobrevivieron a las "preguntas". Se creó un consejo judío, presidido por un banquero de 80 años llamado Wolf Berman. Los nazis le exigieron que recolectara dos millones de rublos en oro. Cuando los reunió, todo el consejo judío fue ejecutado, y el oro se lo repartieron los alemanes de forma privada, cuando en teoría debería haber quedado en manos del Estado.

La ciudad rumana de Iaşi fue bombardeada por segunda vez, y ahora los daños fueron mucho mayores, pues hubo 600 muertos. Nuevamente, crecieron los rumores sobre una quinta columna judía en la ciudad al servicio de la Union Soviética. En realidad eran más que rumores, porque muchos oficiales del ejército rumano veían realmente una amenaza en la población judía. La prensa "informó" de que paracaidistas rusos habían descendido en las afueras de la ciudad y que los judíos estaban colaborando con ellos.

Submarinos británicos hundieron dos cargueros italianos (Enrico Costa y Polinnia) en el Mediterráneo.

Un carguero británico (Mareeba) y otro yugoslavo (Velebit) fueron hundidos en el golfo de Bengala por un crucero alemán. En el Atlántico submarinos alemanes hundieron cuatro barcos de un convoy británico. Dos portaaviones británicos llegaron a Malta con 22 nuevos aviones. El tiempo era malo, y uno de ellos se estrelló al aterrizar.

Tres aviones bombardearon la ciudad húngara de Kassa. No se pudo identificar su nacionalidad, pero una bomba que no estalló era soviética. El 27 de junio Mólotov envió un mensaje al gobierno húngaro en el que aseguraba que la Unión Soviética no tenía intenciones hostiles respecto a Hungría. Una explicación plausible es que los aviones eran soviéticos, pero que su objetivo era bombardear la ciudad eslovaca de Prešov, situada 30 km más al norte, y en la que había una estación de radio alemana. Una evidencia a favor de esta teoría es que el bombardeo se centró sobre el edificio de correos, que tenía una gran antena en su tejado. En cualquier caso, el primer ministro húngaro, Lázló Bárdossy, respaldado por su gabinete, se presentó en el parlamento para informar de que la Unión Soviética había atacado a Hungría y que no había más respuesta posible que una declaración de guerra. La Unión Soviética sostendría más adelante que el bombardeo había sido organizado por Alemania para empujar a Hungría a entrar en la guerra. Incluso se habló del testimonio del comandante húngaro de una base aérea en Kassa que identificó en su informe a los tres aviones como alemanes, pero al que se le ordenó silenciar este hecho. No obstante, ante un hecho histórico dudoso, suele ser buena política considerar como falsa toda fuente de información comunista.

Los alemanes llegaban a los alrededores de Minsk. En cinco días habían avanzado ya 321 km en la Unión Soviética, un tercio de la distancia hasta Moscú. En Ucrania una acción soviética por sorpresa sobre la retaguardia alemana logró retomar Dubno y cortar así las líneas de suministro a la vanguardia. Los alemanes consideraron el hecho preocupante, pero la habitual falta de comunicación entre las unidades soviéticas impidió que sacaran partido de la situación.

En el Báltico la aviación alemana hundió un barco hospital soviético (Vieniba) provocando la muerte de unas 800 personas a bordo. También fueron hundidos dos submarinos soviéticos, uno por un submarino alemán y otro por un torpedero.

En Kaunas continuaban las persecuciones de judíos. Ese día tuvo lugar una de las más brutales. Un grupo de lituanos dirigido por Algirdas Klimaitis, previamente instruido por los alemanes, condujo a 68 judíos (hombres, mujeres y niños) a un garaje, donde, ante la vista de un numeroso público (también hombres, mujeres y niños), empezaron dándoles patadas, para después golpearlos con barras de hierro entre los aplausos de los asistentes, que, cuando ya todos los judíos yacieron muertos, entonaron el himno lituano. Conviene aclarar que, de una población de unos tres millones de lituanos, sólo unos millares demostraron ser antisemitas, mientras que varios cientos arriesgaron sus vidas por proteger a los judíos. Los comunistas no eran antisemitas, por lo que entre la elite privilegiada por la implantación del comunismo en Lituania había habido judíos, y eso sirvió de base a la propaganda alemana para inculcar a la población que todos los judíos eran comunistas o partidarios del comunismo y a partir de ahí ya nada es de extrañar.

Algo similar estaba sucediendo en Iaşi, en Rumanía. Los cristianos empezaron a marcar sus casas con cruces, para dejar claro que no eran judíos, y los soldados irrumpían en las casas de los judíos en busca de "evidencias" de colaboración con los soviéticos. Finalmente las autoridades acusaron a la comunidad judía de sabotaje.

También en Białystok hubo una matanza de judíos. La Gran Sinagoga fue rociada con gasolina e indenciada con casi un millar de judíos encerrados en su interior. Muchos más judíos fueron asesinados en sus casas, hasta un total de más de 2.000 víctimas.

En el mar Negro un submarino rumano hundió un barco de pasajeros soviético (Lenin), en el que tal vez murieran varios miles de pasajeros.

En Croacia el ejército inició un ataque contra los rebeldes de Herzegovina en los alrededores de Nevesinje, que incluyó bombardeos por parte de la aviación. Los rebeldes, no obstante, ofrecieron una gran resistencia.

Tropas británicas salieron de Haditha, en Iraq, penetraron en Siria y tomaron la localidad de Abu Kamal sin ninguna oposición por parte de los franceses.

Submarinos alemanes hundieron cuatro barcos del convoy SL 78 y otros dos del convoy HX 133, cerca de Groenlandia, donde, por otra parte, la escolta hundió uno de los atacantes. Otro carguero británico (Empire Activity) resultó hundido cerca de Terranova. La Luftwaffe hundió un carguero neerlandés (Monteferland) en el mar del Norte.

Dos submarinos italianos (Glauco y Salpa) fueron hundidos en el Mediterráneo, el primero por un destructor y el segundo por otro submarino británico.

La RAF lanzó un bombardeo sobre Bremen con 35 aviones, pero muchos de ellos bombardearon Hamburgo por error. La aviación alemana derribó 11 aparatos.

El 28 de junio Albania declaró la guerra a la Unión Soviética.

Los alemanes tomaron Minsk y con ello lograron rodear a tres ejércitos soviéticos en dos bolsas, una con el décimo ejército alrededor de Białystok y otra con el tercer y decimotercer ejército alrededor de Novogrudok.

En Ucrania los alemanes tomaron Rovno y reunieron un gran número de efectivos para retomar Dubno. Durante la última semana, la NKVD había estado asesinando miles de presos en L’viv: les disparaban en sus celdas, o les arrojaban granadas, o simplemente los dejaban morir de hambre. Sobrevivieron unos 270 de un total de más de 4.000.

En Letonia los soviéticos atacaron la cabeza de puente alemana sobre el Dvina en Daugavpils.

Los soviéticos hundieron otro de sus destructores (Lenin) en Liepāja, ante la inminente entrada de los alemanes.

Ese día  los servios celebraban la festividad patriótica de san Vito y se había extendido el rumor de que la comunidad servia de Trebinje, en Herzegovina, preparaba una revuelta para esa fecha. Por ello, el día anterior, tanto la policía como los ustachas habían tomado rehenes con la amenaza de matarlos si se producían disturbios. No hubo disturbios y la policía liberó a sus rehenes, pero los ustachas mataron igualmente a los suyos, 19 en total.

Los rebeldes resistían alrededor de Nevesijne. Habían tendido una emboscada a un vehículo que llevaba municiones de repuesto a los militares, e incluso lograron derribar un avión cerca de Avtovac. El general Ivan Prpić, que estaba al mando del ejército croata en la zona, informó de que sería imprescindible establecer un toque de queda para recuperar el orden. Pavelić lo sustituyó entonces por el general Vladimir Laxa, que puso guardias armados en la entrada de todas las ciudades de la zona, estableció tribunales militares para juzgar rápidamente a cualquiera que se opusiera a las autoridades, ordenó el desarme de la población civil y dio un ultimátum a los rebeldes para deponer las armas en un plazo de cuatro días. Mientras tanto los rebeldes atacaban a 200 militares y 50 milicianos en Avtovac, que, tras resistir por un tiempo el ataque, tuvieron que retirarse a las ciudades de Međuljići and Ključ. Los rebeldes saquearon Avtovac, quemaron numerosas casas de musulmanes y mataron a 32 civiles musulmanes, en su mayor parte mujeres, ancianos y niños. También fue atacada la ciudad de Gacko, donde murieron nueve militares y otros 12 resultaron heridos. Dos camiones del ejército italiano que se dirigían a Avtovac sufrieron una emboscada en la que murieron tres soldados y otros 17 resultaron heridos. Al sur de Bileća los rebeldes asaltaron una comisaría y mataron a siete policías. Desde Trebinje se dirigieron al lugar policías de refuerzo, pero fueron interceptados y tuvieron que refugiarse en la escuela de un pueblo. A su vez fueron enviados militares para socorrerlos, pero éstos fueron atacados cerca de Mosko y se tuvieron que retirar.

Los británicos seguían avanzando por el este de Siria desde Iraq sin encontrar resistencia. Ese día tomaron el fuerte de Seba' Biyar, a unos 100 km de Palmira.

Roosevelt creó la Oficina de Investigación Científica y Desarrollo, al frente de la cual puso al ingeniero Vannevar Bush, en el cual se integró el Comité Asesor sobre el Uranio, que pasó a denominarse Comité S-1.

Las previsiones meteorológicas tenían un gran valor militar, pues, por ejemplo, no era lo mismo bombardear una localidad con un cielo nublado que con un cielo claro, y una tormenta podía ocasionar graves trastornos a una operación militar. Por ello, tanto Alemania como Gran Bretaña empleaban barcos meteorológicos para tomar datos en el Atlántico que ayudaran predecir el tiempo en Europa, siguiendo la evolución de las zonas de alta y baja presión que se desplazan hacia el continente. Ello llevó a una "guerra meteorológica". Ese día barcos británicos capturaron un barco meteorológico alemán (Lauenburg) al norte de Islandia. La nave fue abordada, se requisó material sobre los códigos secretos alemanes y luego se hundió el barco.

Los alemanes informaban de que por esas fechas 3.800 judíos habían sido exterminados en Kaunas y otros 1.200 en las localidades circundantes. Es posible que las cifras sean exageradas.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Ugo Sassi) en el Mediterráneo.

Un submarino alemán hundió un carguero finlandés (Pluto) en el Atlántico, y uno italiano hundió un torpedero británico (Auris). La Luftwaffe hundió otro carguero británico (Barrhill) en el mar del Norte.

El 29 de junio Finlandia, en colaboración con Alemania, lanzó la operación Zorro de Platino, contra la región de Múrmansk, en la península de Kola.

En Riga, la capital letona, los alemanes cruzaron el puente sobre el Dvina. Ese día tomaron la ciudad de Liepāja y empezaron a matar gente indiscriminadamente. Por ejemplo, 7 judíos y 22 letones fueron ametrallados en medio de la calle.

Después de dos bombardeos por parte de la Luftwaffe, la fortaleza de Brest se rindió a los alemanes. Para entonces, unos 2.000 soviéticos habían muerto y otros 6.800 fueron hechos prisioneros. En el momento de la rendición sólo quedaban 360 defensores.

Ante el avance alemán, miles de soviéticos huían hacia Leningrado y hacia Moscú, en busca de protección. El gobierno dictó medidas que establecían castigos para quienes incitaran al pánico entre la población civil o mostraran cobardía. Las rutas por las que podían huir soldados sin autorización fueron especialmente vigiladas. Mientras tanto, más de 200.000 niños empezaron a ser evacuados de Leningrado.

Hitler promulgó un decreto secreto por el que Hermann Göring sería su sucesor en caso de que él muriera.

Los judíos de Iaşi fueron obligados a llevar una estrella de David en su vestimenta y se les prohibió comprar o vender comida. Luego empezó una oleada de denuncias y arrestos a los transgresores que finalmente degeneró en una matanza. Se calcula que unos 8.000 personas murieron ese día a manos de multitudes heterogéneas de militares, estudiantes, trabajadores de bajo salario, etc. La mayoría eran judíos, pero también hubo rumanos no judíos que trataron de protegerlos. La policía arrestó a unos 5.000 judíos, que fueron conducidos hacia la estación de trenes. Los que no se movían con suficiente rapidez eran asesinados al momento. Los restantes empezaron a ser agolpados en vagones de tren.

Los británicos tomaron la ciudad siria de Sukhna, a 60 km de Palmira, que no contaba con ninguna guarnición francesa.

Barcos británicos hundieron un submarino alemán en el Atlántico Norte, mediante cargas de profundidad.

En Dinamarca los nazis empezaron a reclutar voluntarios para formar los Frikorps Danmark, un ejército destinado a luchar junto a los alemanes en la Unión Soviética. En total se alistaron unos 6.000 daneses, de los cuales unos 1.500 pertenecían a la minoría de origen alemán.

El ejército italiano envió cien camiones con soldados para luchar contra los rebeldes en Herzegovina. Cuano llegaron a Avtovac se encontraron con que, después de arrasarla hasta los cimientos, los rebeldes habían abandonado la ciudad para refugiarse en ciudades cercanas. Mientras tanto el general Laxa libró del asedio a la guarnición de Nevesinje y se dispuso a limpiar los distritos de Gacko y Avtovac.

Submarinos alemanes hundieron otros tres cargueros del convoy SL 78 y otro del convoy HX 133. Sin embargo, el submarino causante de este último ataque fue hundido mediante cargas de profundidad. Otro submarino hundió un carguero islandés (Hekla). La Luftwaffe hundió un carguero británico (Cushendall) en el mar del Norte y otro estonio (Märta) en el Báltico.

En los Estados Unidos, el FBI arrestó a 33 personas acusadas de integrar una red de espionaje pronazi. El cabecilla era Frederick Joubert Duquesne, nacido en Sudáfrica, pero nacionalizado estadounidense hacía más de dos décadas. Ya había actuado como espía en Sudáfrica durante la Primera Guerra Mundial, donde había participado en el sabotaje de barcos británicos. Ahora trabajaba para el gobierno estadounidense en una de las agencias fundadas por Roosevelt para desarrollar su política New Deal. Los servicios secretos alemanes se habían puesto en contacto de nuevo con él, y el año anterior Duquesne tejió una nueva red de espionaje, esta vez en los Estados Unidos. Entre la información que enviaba se encontraban datos sobre salidas de barcos con destino a Gran Bretaña, datos sobre cómo provocar incendios en ciertas plantas industriales, fotografías de un nuevo tipo de bomba, incluso llegó a escribir a una empresa solicitando información sobre una nueva máscara de gas. Al pie de la carta añadió: No se preocupe si la información es confidencial, porque estará en manos de un buen y patriótico ciudadano. El caso fue que la información le fue suministrada, y al poco tiempo estaba en manos de los servicios de inteligencia alemanes.

Durante los últimos meses, los servicios secretos alemanes habían entregado hasta 2.5 millones de marcos a la Organización Nacionalista Ucraniana, cuyo objetivo era independizar a Ucrania de la Unión Soviética y cuyos miembros habían realizado a cambio labores de espionaje para los alemanes. El 30 de junio, cuando los alemanes se estaban acercando a L’viv, los nacionalistas ucranianos, dirigidos por Stepan Bandera, proclamaron en dicha ciudad la independencia de su país. En la declaración se indicaba que el nuevo Estado ucraniano colaboraría estrechamente con la gran Alemania nacionalsocialista que, bajo la dirección de Adolf Hitler, estaba organizando un nuevo orden en Europa y en el mundo y estaba ayudando a los ucranianos a liberarse de la ocupación moscovita. Sin embargo, cuando los alemanes entraron en la ciudad y tuvieron noticia de la proclamación de independencia, pidieron a los nacionalistas que la revocaran inmediatamente, pero los nacionalistas no hicieron caso.

En Letonia los soviéticos se retiraron del margen oriental del Dvina, tras haber fallado todos los intentos de impedir que los alemanes lo cruzaran. En Liepāja los alemanes entraron en un hospital y se llevaron a varios médicos y pacientes judíos, a los que mataron poco después, entre ellos un niño de diez años. Un músico llamado Aron Fränkel se presentó en un hotel para pedir trabajo sin saber que en él se habían instalado precisamente los alemanes encargados de ocuparse de los judíos. En cuanto fue identificado como judío fue asesinado allí mismo. En dos días los alemanes habían matado a cerca de un centenar de judíos.

Un intento de romper el cerco sobre los ejércitos rusos en Bielorrusia fracasó por completo, y el cerco alemán quedó completamente consolidado. El oficial soviético responsable del Ejército Rojo en Bielorrusia era el general Dmitri Pávlov, pero ese día Stalin lo cesó y lo llamó a Moscú junto con los altos oficiales que estaban bajo su mando.

Los soviéticos hundieron cinco de sus cargueros en Odessa, para que no cayeran en manos de los alemanes.

De Iaşi había salido un tren repleto de judíos, en vagones sin ventilación y, tras 17 horas de viaje en un recorrido errático debido a órdenes contradictorias, llegó a la localidad de Roman, a sólo 40 km de Iaşi, donde permaneció cuatro horas, en las que los vagones permanecieron cerrados, sin que los prisioneros pudieran recibir agua o comida. Luego marchó a Tirgu Frumos, donde cuatro vagones fueron abiertos, de los que salieron unos 200 supervivientes que fueron trasladados a la sinagoga local. A algunso se les mató por el camino. Los militares impideron que se abriera el resto de los vagones.

Un portaaviones británico llevó 26 aviones más a Malta. En total, ese mes habían llegado 142 aviones, de los cuales algunos habían sido trasladados a su vez a Alejandría.

Un carguero italiano (Capacitas) fue hundido en el Mediterráneo por un submarino neerlandés. Un destructor australiano (HMAS Waterhen) se hundió por los daños causados por un bombardeo sufrido el día anterior.

Un submarino alemán hundió otro carguero (Saint Anselm) del convoy SL 78.

El 1 de julio los finlandeses y alemanes iniciaron la Operación Zorro Ártico invadiendo la región de Salla. El ataque inicial fracasó, porque las posiciones soviéticas estaban bien fortificadas.

Los alemanes controlaban ya Riga, mientras los soviéticos abandonaban Letonia para tratar de defender Estonia. También tuvieron que retirarse de Dubno, en Bielorrusia, con lo que el avance alemán pudo continuar sin más incidentes.

Apenas se instalaron en Letonia, las nuevas autoridades alemanas iniciaron la inevitable persecución de judíos y gitanos. Las primeras muertes tuvieron lugar en Rumbula.

Soldados franceses atacaron a los británicos en Sukhna, en Libia. Tras una dura batalla, se retiraron perseguidos por los británicos, hasta que terminaron atrapados en un valle sin salida y se rindieron.

El gobierno de Vichy paralizó los activos financieros soviéticos en Francia.

La aviación británica bombardeó el Príncipe Eugenio en el puerto de Brest, en Francia, provocándole daños graves.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Toronto City) en el Atlántico. La Luftwaffe hundió otro (Homefire) en el mar del Norte.

Ese día salió de Iaşi un segundo tren abarrotado con casi dos mil judíos. Mientras tanto, en Tirgu Frumos se abría el resto de vagones del primer tren. Las autoridades reunieron un grupo de gitanos para que realizaran el trabajo de sacar los numerosos cadáveres del tren, a causa del intenso hedor. A los supervivientes se les dio algo de comida, pero fueron mantenidos en el tren, que se puso de nuevo en marcha.

El segundo tren tardó ocho horas en recorrer veinte kilómetros con constantes avances y retrocesos. En una ocasión paró de nuevo en Iaşi para cargar más judíos. Algunos de los prisioneros se suicidaron. Finalmente, el tren se detuvo en Podul Iloaei, cuando ya sólo quedaban con vida poco más de mil, que fueron llevados a la sinagoga y sólo unas semanas más tarde se les permitió regresar a Iaşi.

Ese día comenzaron a emitir en los Estados Unidos las primeras compañías de televisión privadas. Un fabricante de relojes pagó 9 dólares por el primer anuncio comercial televisado.

El 2 de julio un contraataque soviético obligó a los alemanes a replantearse la estrategia de la Operación Zorro Ártico.

Muchos letones que habían sido obligados a alistarse en el Ejérito Rojo empezaban a desertar. Ese día una unidad de desertores tomó la ciudad de Sigulda.

Dos ejércitos rumanos y uno alemán cruzaron la frontera con Ucrania dando inicio a la operación Múnich, con el objetivo de reconquistar Besarabia y la Bukovina Septentrional, que la Unión Soviética había arrebatado a Rumanía el año anterior. Ese mismo día los húngaros tomaron la ciudad de Stanisławów.

El "tren de la muerte" que había partido de Iaşi el día anterior llegó a Mirceşti, donde fueron descargados varios cientos de cadáveres. La policía abatió a los desesperados que trataban de bajar de los vagones para beber de los charcos. Tras varias idas y venidas, por la noche el tren llegó a Roman. Allí, una enfermera rumana llamada Viorica Agarici, que acababa de recibir en la estación a unos heridos que llegaban del frente soviético, oyó gemidos en un vagón de otro tren. Era el "tren de la muerte". Agarici era la presidente de la sección local de la Cruz Roja, y aprovechando su posición obtuvo permiso para suministrar comida y agua a los presos. Sin embargo, su actuación fue muy mal vista por los vecinos de Roman, hasta el punto de que pronto se vio forzada a abandonar la ciudad y se trasladó a Bucarest.

En España terminó el plazo de alistamiento en la División Azul. Los voluntarios fueron muchos más de los previstos, así que en algunos casos hubo que hacer sorteos. En total se alistaron 18.000 reclutas, la mayoría militares veteranos y otros simpatizantes de la falange o del franquismo en general. Las edades oscilaban por lo general entre los 20 y los 28 años, aunque también fueron admitidos algunos menores de edad previa autorización paterna. En algunos casos el carácter voluntario del alistamiento fue puesto en cuestión: por una parte, si un oficial y algunos de sus subordinados decidía alistarse, a los demás les resultaba muy difícil negarse y, por otra parte, había delincuentes a los que se les presionaba a alistarse como medio para limpiar su historial.

La victoria británica en Sukhna acobardó a la guarnición francesa de Palmira, que se rindió sin lucha.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Robert L Holt) en el Atlántico. Un submarino británico hundió un carguero italiano (Città di Tripoli) en el Mediterráneo.

Ese día se estrenó El sargento York, dirigida por Howard Hawks y protagonizada por Gary Cooper. Cuenta la historia de Alvin Cullum York, que había sido uno de los soldados estadounidenses que había recibido más condecoraciones durante la Primera Guerra Mundial. Fue la película más taquillera del año.

Gary Cooper había estrenado unos meses antes Juan Nadie, junto a Barbara Stanwyck, dirigida por Frank Capra, y unos meses más tarde ambos actores, bajo la dirección de Hawks, estrenaron la comedia Bola de Fuego.

El 3 de julio Stalin pronunció un discurso en la radio en el que ordenaba que se siguiera contra los alemanes una política de tierra quemada, es decir, que se arrasara todo territorio en riesgo de ser ocupado, de modo que no quedara en él ningún suministro aprovechable. A lo largo del mes la NKVD fue organizando hasta 1.755 "batallones de destrucción" a lo largo del frente, con más de 300.000 integrantes, cuya finalidad no sólo era implementar esta política de tierra quemada, sino también ejecutar al instante a cualquier sospechoso de colaboración con el enemigo o de extender el pánico. Miles de soviéticos, muchos de ellos mujeres y niños, fueron asesinados, docenas de pueblos fueron arrasados mediante incendios.

Desde que la Unión Soviética invadió los países bálticos, algunos de sus habitantes trataron de huir de la represión comunista refugiándose en los bosques, y poco a poco habían ido organizándose y poniéndose en contacto unos con otros hasta formar una organización guerrillera conocida como los Hermanos del Bosque. Hasta el momento su actuación había sido discreta, pero ahora pasaron a enfrentarse abiertamente a los batallones de destrucción que trataban de arrasar Letonia y Estonia al ritmo de la retirada soviética.

Para esa fecha, los ejércitos soviéticos rodeados por la Wehrmacht en Bielorrusia ya habían sido completamente aniquilados. Cerca de medio millón de soldados terminaron muertos o apresados. Unos 250.000 habían logrado evitar ser rodeados debido a que el movimiento alemán no había sido suficientemente rápido.

El general Pietro Gazzera había ido viendo cómo caían una tras otra las pocas fortalezas italianas en Etiopía y había terminado organizando una "defensa móvil" que significaba que se iba trasladando más hacia el suroeste a medida que avanzaban los aliados. Finalmente había llegado a Saïo, y allí los congoleños le cortaron el paso. Por la mañana iniciaron un asalto a la fortaleza y por la tarde Gazzera pedía negociar su rendición.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Laura Cosulich) en el Mediterráneo.

Los británicos ocuparon Deir ez-Zor, la ciudad más importante al este de Siria, con dos puentes sobre el Éufrates de gran valor estratégico, que fueron tomados intactos tras un día de combates. Apenas tomaron un centenar de prisioneros porque la mayoría de las tripas sirias cambiaron sus uniformes por ropas civiles y se desperdigaron por el campo.

Esa noche varias docenas de profesores universitarios fueron arrestados por los alemanes en L’viv, con la ayuda de guías ucranianos e intérpretes. Las listas de los profesores que había que arrestar habían sido confeccionadas por estudiantes vinculados a la Organización Nacionalista Ucraniana, al parecer, por haber cooperado con el régimen soviético. En muchos casos también se arrestó a sus mujeres y sus hijos, en total, unas 40 personas. Unos pocos habían sido arrestados ya los días precedentes, y algunos ya estaban muertos. Durante las primeras horas del 4 de julio, los detenidos fueron llevados a las afueras y ejecutados. En los días posteriores serían ejecutados unos pocos más. En Liepāja los alemanes asesinaron a varios cientos de judíos.

En su avance sobre Rusia, los alemanes tomaron Ostrov, así como un puente sobre el Dnieper en Rahachow. Los rumanos tomaron Cernăuţi.

Letones desertores del Ejército Rojo tomaron la ciudad de Limbaži.

El comité central del Partido Comunista de Yugoslavia se reunió en Belgrado y llamó a la rebelión armada contra la ocupación alemana. Los guerrilleros comunistas fueron conocidos como partisanos. Ese mismo día fue saboteada la emisora de radio de la capital.

Un submarino finlandés hundió un carguero soviético (Vyborg) en el Báltico.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Auditor) en el Atlántico. La RAF hundió un crucero francés (St Didier) ante la costa turca, mientras trataba de hacerse pasar por un mercante turco.

El 5 de julio los alemanes pusieron a Stepan Bandera bajo arresto domiciliario.

Desertores del Ejértito Rojo tomaron Olaine, en Letonia, mientras los Hermanos del Bosque atacaban a un ejército soviético y a los batallones de destrucción en Anstla, en Estonia.

Los rumanos tomaron Chernivtsi.

En Siria, los británicos tomaron Raqqa sin oposición, si bien la aviación francesa llevaba ya varios días atacando a las líneas de suministro británicas, por lo que los convoyes de suministros empezaron a moverse por las noches.

Un submarino alemán hundió un barco británico (Anselm) de transporte de tropas en el océano Atlántico. De l.316 personas a bordo, perecieron 254. Dos submarinos británicos hundieron otros tantos italiano (Michele Bianchi y Jantina), el primero ante la costa atlántica francesa, y el segundo en el Egeo.

Perú y Ecuador mantenían disputas fronterizas que se remontaban a la época de Simón Bolívar. A lo largo de las primeras décadas del siglo, Perú había llegado a acordar sus fronteras con todos los países vecinos excepto con Ecuador. Tras el fracaso de varios intentos de mediación, la frontera se había militarizado y se habían producido fricciones. Ese día se produjo un incidente del que cada país dio una versión distinta: según Ecuador, una patrulla fronteriza encontró a varios ciudadanos peruanos protegidos por policías limpiando de vegetación un terreno en el lado ecuatoriano de la frontera. La patrulla disparó y mató a dos soldados ecuatorianos, tras lo cual se produjo un tiroteo entre tropas situadas a ambos lados de la frontera. Según la versión peruana fue el ejército ecuatoriano el que atacó varios puestos peruanos, pero el ejército peruano logró contener el ataque y expulsar a los invasores a territorio ecuatoriano.

Fuera como fuera el origen del conflicto, el hecho es que el 6 de julio la aviación peruana atacó varios puestos fronterizos ecuatorianos y se inició una guerra no declarada entre ambos países.

Tras numerosos contratiempos, finlandeses y alemanes lograron abrir una brecha en las defensas soviéticas en dirección a Salla. Por un tiempo lograron apoderarse de la ciudad, pero los soviéticos la recuperaron tras un contraataque. Al norte, la operación Zorro de Platino estaba estancada. Los alemanes contaban con pocos recursos, en un terreno del que carecían de mapas y sin carreteras, con lo que el abastecimiento era muy complicado.

Los Hermanos del Bosque atraparon al batallón de destrucción que pretendía arrasar la ciudad de Vastseliina, en Estonia.

Las tropas alemanas ya habían cruzado la frontera entre Bielorrusia y Rusia. Ese día los soviéticos lanzaron un ataque con 1.500 tanques cerca de Lepiel, pero la operación fue un fracaso. La artillería antitanque alemana destrozó los tanques.

Stepan Bandera fue llevado a Berlín.

En el Líbano, los australianos habían llegado a la ribera meridional del río Damour y ahora empezaban a atacar las posiciones francesas en la orilla opuesta. Al final del día habían tomado El Atiqa y El Boum.

Pietro Gazzera se rindió en Saïo junto con más de 6.000 soldados italianos y ocho generales más. El único punto del norte de África bajo control italiano era ya Gondar. Allí se encontraba el general Guglielmo Nasi, que sustituyó a Gazzera como virrey del África Oriental Italiana.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Ninfea) cerca de Bengasi.

Tras haber realizado numerosas paradas en diversas estaciones, en las que se sacaban cadáveres de los vagones y, en ocasiones, se dio comida y agua a los prisioneros, el tren de muerte de Iaşi llegó a su destino final en Calarasi, al sureste de Rumanía. Quedaban poco más de un millar de supervivientes, de los cuales algunos murieron en los días siguientes. Un mes más tarde serían devueltos a Iaşi.

El 7 de julio los alemanes empezaron a penetrar en Estonia, en colaboración con los Hermanos del Bosque, que empezaron a organizarse en unidades de mayor envergadura. Ese día la bandera estonia ondeó en Vasteliina.

En la ciudad letona de Liepāja unos 30 judíos y comunistas que habían sido arrestados los días anteriores fueron fusilados.

En Ucrania, las tropas alemanas llegaban ya a Berdychiv.

Por estas fechas, las autoridades del Estado Independiente de Croacia, con ayuda italiana, habían ido desarticulando la revuelta en Herzegovina.

En la localidad servia de Bela Crkva se estaba celebrando una festividad local cuando se presentaron unos quince partisanos y empezaron a arengar a la gente para que se uniera a la lucha contra la ocupación alemana. Dos policías trataron de dispersar a los presentes cuando uno de los partisanos, Živorad Jovanović, dispararó sobre ellos y los mató. Fue la primera acción revolucionaria de los comunistas yugoslavos desde que el partido instara a la revolución. Jovanović era más conocido como Španac (el español), porque había participado en la guerra civil española. En los días siguientes empezaron a sucederse ataques a políticos y edificios gubernamentales.

El tren de la muerte que había partido de Iaşi llegó a su destino al sur de Rumanía con apenas un millar de pasajeros vivos, menos de la tercera parte de los iniciales.

Tropas estadounidenses llegaron a Islandia para reemplazar a la guarnición británica. Roosevelt anunció que a partir de ese momento barcos de guerra estadounidenses protegerían los barcos mercantes en el Atlántico Norte.

Winston Churchill escribió una carta a Stalin en la que aseguraba que los británicos harían para ayudarle todo lo que permitiera el tiempo, la geografía y sus crecientes recursos. A Stalin no se le escapó que la oferta era muy vaga y contestó pidiendo un acuerdo formal que evitara que Gran Bretaña se quedara al margen viendo cómo Alemania y la Unión Soviética se destruían mutuamente (tal vez esta posibilidad le preocupara porque hasta el momento en que Alemania atacó a la Unión Soviética su plan había sido quedarse al margen viendo cómo Alemania y Gran Bretaña se destruían mutuamente). Unos días antes George Orwell había escrito en su diario:

Uno no podría tener un mejor ejemplo de la superficialidad moral y emocional de nuestro tiempo que el hecho de que ahora somos todos más o menos pro Stalin. Este repugnante asesino está temporalmente de nuestro lado, por lo que las purgas, etc., se han olvidado de repente.

Desde Letonia, los alemanes habían entrado en Rusia y el 8 de julio cayó la línea defensiva que los soviéticos habían establecido en el río Velikaya, con los puentes intactos. Poco después los alemanes tomaban Pskov. En Estonia, los Hermanos del Bosque expulsaron a los soviéticos de Tartu, pero la NKVD mató a 193 presos antes de abandonar la ciudad. Los finlandeses atacaron hacia el este desde Kuusamo para apoyar el ataque alemán sobre Salla, que los soviéticos abandonaron ese mismo día para huir hacia Kayraly perseguidos por los alemanes.

Varios partidos colaboracionistas franceses lograron que las autoridades alemanes aprobaran la creación de una Legión de voluntarios franceses contra el bolchevismo, que se integraría en la Wehrmacht como un regimiento más para combatir en la Unión Soviética. Hitler aceptó el proyecto con reticencia, e impuso que su número no podría superar los 15.000 hombres y dejó claro que la creación de la legión no suponía ninguna obligación de Alemania hacia el gobierno francés.

Unas semanas atrás, el general Stepan Oborin había resultado herido en Białystok, tras lo cual se había marchado a Moscú para ser hospitalizado. Ahora era arrestado por deserción. Eran muchos los oficiales soviéticos que estaban siendo arrestados por no obtener buenos resultados ante el avance alemán.

Una flotilla rumana hundio un submarino soviético en el mar Negro.

El periodista estadounidense Richard C. Hottelet se quedó atónito cuando sus carceleros alemanes le comunicaron que quedaba en libertad. Aunque no se lo explicaron, ello se debió a un acuerdo de intercambio de prisioneros.

En el Líbano, los australianos rodearon la ciudad de Damour. El general Henri Dentz, al mando de las tropas francesas en el Líbano, solicitó un armisticio. A las 2:00 del 9 de julio penetraron en la periferia de la ciudad y a las 4:00 la caballería encabezó la entrada de los australianos. Los franceses lograron burlar el cerco aliado y escaparon. Seguidamente los australianos continuaron su avance hacia Beirut.

El ejército finlandés inició una campaña para reconquistar los territorios entre los lagos Ladoga y Onega. Las defensas soviéticas fueron arrolladas. En cambio, los alemanes fueron rechazados de Kayraly. El avance alemán desde Finlandia se estancó.

En Bielorrusia los alemanes tomaron Minsk y en la operación capturaron unos 600.000 soldados y 7.000 cañones.

En Ucrania, después de la toma de Zhytomyr, el avance alemán también se estancó ante las defensas soviéticas entre los ríos Prut y Dniéster.

Los alemanes entraron en la región de Leningrado, y empezaron a atacar las defensas soviéticas en el río Luga.

Un submarino alemán hundió dos cargueros británicos (Designer e Inverness) en el Atlántico.

El 10 de julio el general Guderian inició un ataque sorpresa sobre las líneas soviéticas en el Dnieper, cerca de Smolensk. Como de costumbre, los soviéticos no pudieron parar la acometida.

Los alemanes habían completado la ocupación de Letonia, que pronto fue organizada como provincia alemana. Cualquiera que se opusiera era ejecutado o enviado a campos de concentración. En la ciudad de Liepāja se habían producido ejecuciones de judíos durante los tres últimos días, a razón de unos cien al día.

En Ucrania habían llegado hasta el rúo Irpin, a unos 15 km de Kiev.

El ex primer ministro mongol Anandyn Amar había sido llevado a Moscú, donde, debidamente torturado, había confirmado todas las acusaciones que pesaban sobre él. Mientras esperaba su juicio estuvo encarcelado en la misma celda que Dorjjavyn Luvsansharav, el que había organizado la campaña de desprestigio contra él a instancias de Khorloogiin Choibalsan, y que poco después había caído a su vez en desgracia y corrido su misma suerte. Ese día Amar fue juzgado y condenado a muerte. Pocas horas después fue fusilado en las afueras de Moscú. Luvsansharav sería fusilado unas semanas más tarde.

En la localidad polaca de Jedwabne se concentraron unos 40 ciudadanos que llevaron a la plaza principal a todos los judíos que encontraron y los golpearon salvajemente. Un grupo de judíos, encabezado por el rabino local, fue obligado a demoler una estatua de Lenin que habían erigido los comunistas y luego tuvieron que recorrer la ciudad con los pedazos cantando himnos soviéticos. Luego fueron conducidos a un granero, donde fueron asesinados y enterrados. Más tarde se llevó a los demás al mismo granero donde fueron encerrados antes de prenderle fuego en presencia de paramilitares alemanes, que dispararon a quienes trataron de escapar de las llamas. Se calcula que murieron más de 300 judíos.

Un submarino británico destrozó un petrolero italiano (Strombo) en el Mediterráneo. La Luftwaffe hundió un carguero británico (Svint) cerca de la costa británica.

El 11 de julio empezaron las negociaciones para la rendición del Líbano a los aliados.

Los alemanes tomaron Vitebsk, en Bielorrusia.

Un destructor británico (HMS Defender) fue hundido por la aviación alemana en las costas de Sidi Barrani, en Libia.

Después de que unos desconocidos hubieran tratado de asesinar a Yaroslav Stetsko, el lugarteniente del nacionalista ucraniano Stepan Bandera, el 12 de julio los alemanes lo llevaron también a Berlín.

Gran Bretaña y la Unión Soviética firmaron un acuerdo de defensa mutua, por el que prometían no firmar ningún tratado de paz por separado con Alemania, junto con la eliminación de cualquier bloqueo comercial (salvo en lo tocante a armas y municiones) y el reconocimiento mutuo de la libre navegación. Además, ambos países se comprometían a no realizar propaganda contra el otro fuera de sus fronteras ni alentar a otros países a emprender acciones hostiles contra el otro.

Un carguero griego (Patrai) fue hundido en Egipto por la Luftwaffe.

En la ciudad polaca de Białystok se producían de tanto en tanto matanzas de judíos. Ese día, tras un reemplazo de la guarnición alemana, se produjo otra de gran magnitud, en la que unos 3.000 judíos fueron reunidos en el estadio municipal para después ser llevados a las afueras y asesinados en trincheras antitanque. En las últimas semanas habían muerto más de 5.000 judíos en la localidad.

En Słonim los alemanes obligaron a los judíos a desalojar el centro de la ciudad y los agruparon en un gueto rodeado de alambradas y custodiado por guardias.

En el primer minuto del 13 de julio entró en vigor un alto el fuego entre los aliados y las tropas francesas en el Líbano y Siria, a la espera de que se firmara un armisticio.

Guderian había rebasado Mogilev, atrapando a varias divisiones soviéticas. Su vanguardia estaba a unos 18 km de Smolensk.

El obispo de Münster Clemens August von Galen condenó en un sermón las desapariciones sin juicio que estaba llevando a cabo la Gestapo.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Caldea) ante la costa libia.

En Montenegro estalló una revuelta contra la ocupación italiana organizada por miembros del Partido Comunista de Yugoslavia, pero a la que se unieron muchos no comunistas. El 14 de julio los insurgentes atacaron a la policía italiana en Mojkovac y se apoderaron de la ciudad.

En San Juan de Acre se firmó el armisticio por el que Siria y el Líbano pasaban a depender de la Francia Libre. A los más de 37.000 soldados franceses que pasaron a ser prisioneros de guerra se les dio a elegir entre ser repatriados a la Francia de Vichy o unirse a De Gaulle, y la mayor parte prefirió volver a Francia. La flota aérea francesa pasó a manos británicas.

Los finlandeses capturaron Loimola.

Los alemanes levantaron a Stepan Bandera el arresto domiciliario, pero se le exigió permanecer en Berlín.

Submarinos italianos hundieron un carguero británico (Rupert de Larrinaga) y otro griego (Nikoklis) en el Atlántico. La Luftwaffe hundió un carguero sueco (Aspen) en el mar del Norte, otro británico (Georgic) en el Mediterráneo, ante Beirut y otro también británico (Brodwal) en el mar Rojo.

El 15 de julio los insurgentes montenegrinos tendieron una emboscada en Košćele a un convoy de camiones que transportaba un batallón italiano. Tras ocho horas de combate obtuvieron la victoria. Dejaron algo más de 70 muertos, 260 heridos y tomaron 440 prisioneros.

En Gran Bretaña, el comité MAUD se disolvió tras elaborar un informe sobre la viabilidad de una bomba de uranio. Su primer párrafo era:

Nos gustaría destacar al principio de este informe que nos incorporamos al proyecto con más escepticismo que confianza, aunque sentimos que era un asunto que debía ser investigado. A medida que avanzamos, nos fuimos convenciendo de que la producción de energía atómica a gran escala es posible y que podría hacerse de modo que resultara un arma de guerra muy potente. Ahora hemos llegado a la conclusión de que será posible fabricar una bomba de uranio que, con unos 11 kg de material activo, sería equivalente por lo que se refiere a su poder destructivo a 1.800 toneladas de TNT, y que además emitiría grandes cantidades de sustancias radiactivas que volvería los lugares cercanos al punto de explosión peligrosos para la vida humana durante un largo periodo de tiempo.

El informe describía la bomba con gran detalle y planteaba propuestas concretas para desarrollarlas, incluyendo estimaciones de costes.

Los alemanes empezaron a penetrar en la ciudad de Smolensk y, tras un combate casa por casa, el 16 de julio estaba ya en su poder. Entre los prisioneros capturados por los alemanes estaba Yakov Iosifovich Jugashvili, el hijo mayor de Stalin de 34 años. Su padre no lo tenía en mucha estima. En cierta ocasión, después de que su prometida huyera aterrorizada de su futuro suegro, Yakov había intentado suicidarse, pero en lugar de dispararse en el corazón se disparó en el hígado. Stalin dijo: "Ni siquiera sabe disparar bien".

Hitler empezaba a preocuparse por la estabilidad de los vastos territorios soviéticos que llevaba ya ocupados. Parece ser que dijo: Esa gigantesca área debe ser pacificada lo antes posible. La mejor forma de lograrlo será disparar a cualquiera que parezca contento.

Los rumanos tomaron Chișinău, la capital de Besarabia.

En Bielorrusia, la artillería alemana hundió un acorazado soviético (Vinnitsa) en el río Berezina.

El día anterior los insurgentes montenegrinos habían capturado varias embarcaciones en Virpazar, que ahora usaban para llevar a Scutari a 46 prisioneros italianos que intercambiaron por suministros médicos y comida.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Barbarigo) cerca de Sicilia.

Los finlandeses alcanzaron el Ladoga en Koirinoja, con lo que partieron en dos las posiciones soviéticas. Tras terminar con la resistencia enemiga en la orilla oriental del lago Jänisjärvi, lo rodearon por completo. El 17 de julio llegaron hasta el río Jänisjoki.

Los alemanes cruzaron el Dniester.

Franco pronunció un discurso en el que alabó al ejército alemán y criticó a los aliados por su intento de comprar la neutralidad de España a cambio de productos básicos. Las primeras unidades de la División Azul llegaron a la base alemana de Grafenwöhr. El tren que los había transportado había recibido pedradas a su paso por varias localidades de Francia, y luego aclamaciones al entrar en territorio alemán.

Los nazis asesinaron a 47 personas en el bosque de Palmiry. Es el último asesinato en masa en dicho lugar del que se tiene constancia.

A Słonim había llegado un "escuadrón de la muerte" (grupos de las SS encargados de matar judíos) y no tardó en actuar. Ese día unos 2.000 judíos fueron llevados a una plaza y más de un millar de ellos fueron metidos en camiones para no regresar.

A las 23:00 un comando británico formado por tres oficiales y 40 soldados atravesó el cerco de Tobruk para situarse en la retaguardia de un par de colinas defendidas por los italianos a las que llamaban "los granos gemelos". Un ataque frontal de la caballería a la 1:00 del 18 de julio sirvió para distraer la atención de los italianos, que sólo tuvieron que hacer frente a una pequeña escaramuza antes de desplegar explosivos en varios almacenes de munición. La explosión provocó además unas 200 bajas entre los italianos. Los británicos regresaron con cinco heridos, de los cuales uno murió poco después.

Stalin escribió una carta a Churchill en la que le exponía su opinión de la conveniencia de crear nuevos frentes contra Alemania en el oeste (en Francia) y en el norte (en el Ártico).

La flota soviética se retiró del Delta del Danubio, dejando via libre a la flota rumana.

Un submarino italiano hundió un carguero británico (Guelma) en el Atlántico. Un submarino británico hizo encallar un carguero italiano (Maddalena Odero) en una pequeña isla en el Mediterráneo, y luego fue bombardeado por la aviación.

El ministro de asuntos exteriores japonés, Yōsuke Matsuoka, era ferviente partidario de invadir Siberia, en contra de la opinión del Estado Mayor Japonés. Incluso se había permitido asegurar a los soviéticos que la adhesión de Japón al Eje prevalecía sobre el tratado de neutralidad firmado hacía unos meses con la Unión Soviética. Además, había empezado a adoptar una actitud hostil hacia los Estados Unidos, todo lo cual preocupaba al primer ministro, Fumimaro Konoe, que finalmente se despendió de Matsuoka sutilmente: presentó su dimisión, fue reelegido como primer ministro y entonces formó un nuevo gobierno que no incluía a Matsuoka. El nuevo ministro de asuntos exteriores pasó a ser el general Teijirō Toyoda, que aseguró al embajador soviético que el tratado de neutralidad prevalecía sobre la adhesión al Eje de Japón, y a continuación empezó a trabajar para restaurar las buenas relaciones con los Estados Unidos.

Ese día se estrenó el western Destino de sangre, la primera película en Technicolor protagonizada por John Wayne, dirigida por Henry Hathaway. Previamente había estrenado una película policiaca, El infierno negro, y el drama El carnaval de la vida.

Hasta el momento, el comandante supremo del Ejército Rojo había sido el mariscal Semión Konstantinóvich Timoshenko, pero el 19 de julio Stalin ocupó su lugar personalmente.

En Libia fue el propio general Gariboldi quien solicitó ser relevado del mando por su falta de cooperación con Rommel. Fue sustituido por el general Ettore Bastico.

Mientras el avance alemán en el Ártico se había estancado, los finlandeses habían avanzado rápidamente hasta rodear y destruir varias unidades soviéticas. Sorprendidos por tal éxito, los alemanes decidieron poner parte de sus tropas bajo las órdenes de los finlandeses.

La aviación alemana destrozó un destructor soviético (Serdityi) en el golfo de Finlandia. Un submarino alemán hundió un carguero británico (Holmside) en el Atlántico.

Ese día se estrenó Aperitivo de medianoche, un cortometraje de dibujos animados en el que el gato Jasper y el ratón Jinx adquirieron los que serían sus nombres definitivos: Tom y Jerry.

Churchill hizo alusión en un discurso al signo de la V de victoria, y desde entonces empezó a usarlo. Sin embargo, a veces hacía la V con la pama hacia afuera y otras veces con la palma hacia su cara, y alguien tuvo que explicar al aristocrático primer ministro que, para muchos británicos no tan aristocráticos, levantar dos dedos con la palma hacia la cara era un signo ofensivo, así que en el futuro cuidó de hacerlo correctamente. A medianoche, ya el 20 de julio, un tal coronel V. Britton (Britton = Bretón = Británico), que en realidad era un editor de la BBC, transmitió por radio un mensaje de Churchill en el que invitaba a todas las gentes de los países ocupados por los nazis a pintar uves en las calles y a hacer sonar su código Morse (punto, punto, punto, raya) para mostrar su confianza en la victoria aliada.

Churchill respondió a la petición de Stalin de abrir nuevos frentes explicándole que de momento eso estaba fuera de sus planes: Un intento de desembarco sería rechazado sangrientamente, y pequeñas incursiones sólo llevarían a fiascos que nos harían más mal que bien. Debe tener en cuenta que llevamos más de un año luchando solos, y que, aunque nuestros recursos están creciendo, y crecerán más rápidamente a partir de ahora, estamos empleando nuestra máxima capacidad, tanto en casa como el Oriente Medio, por tierra y por aire, así como en la batalla del Atlántico, de la que depende nuestra vida, y que el movimiento de nuestros convoyes, siempre en los dientes del bloqueo de los submarinos y de los Fokke-Wulf [un modelo de avión alemán] exigen el máximo esfuerzo de nuestros recursos navales, que son grandes, como debe ser.

El obispo Clemens von Galen denunció en un sermón la persecución que sufría la Iglesia Católica, y señaló que las protestas por escrito ante gobierno alemán no servían de nada.

Un torpedero italiano hundió un submarino británico (HMS Union) cerca de la isla italiana de Pantelleria, en el estrecho de Sicilia.

Los alemanes ocuparon Yelnya, en el distrito de Smolensk.

Los insurgentes montenegrinos capturaron la ciudad de Bijelo Polje, en la que había una guarnición de 180 soldados italianos.

El 21 de julio se inauguró el llamado campo de concentración de Lublin, que en realidad se encontraba en la ciudad polaca de Majdanek, cerca de Lublin. Empezó albergando unos 50.000 prisioneros, que se empleaban en la fabricación de armas y munición.

La Luftwaffe bombardeó Moscú por primera vez.

En Ucrania, los alemanes tomaron Vinnytsia.

Los finlandeses tomaron la ciudad de Salmi, donde se había atrincherado un regimiento soviético.

Un submarino alemán hundió otro soviético en el Báltico. Un submarino italiano hundió un petrolero noruego (Ida Knudsen) en el Atlántico.

El general Pávlov había sido juzgado por "incompetencia criminal" y "cobardía", y el 22 de julio fue fusilado junto con su familia. Ciertamente, las decisiones que había tomado en el frente demostraban incompetencia, pero no la suya, porque eran las que Stalin y el Estado Mayor soviético habían ordenado seguir escrupulosamente a todos los generales. Otros oficiales soviéticos corrieron su misma suerte, entre ellos varios de sus ayudantes. Lo de que los familiares de un condenado fueran también fusilados tenía su lógica, pues, si le sobrevivían, podían difundir la versión de los hechos del condenado, la cual no dejaría a Stalin muy bien parado.

Los rumanos ocuparon Reni, Izmail, Kiliya y Vykove.

Japón firmó con la Francia de Vichy un pacto de defensa mutua.

Tras dos semanas de intensas lluvias, unas 12.000 casas quedaron inundadas en Tokio.

Los comunistas servios habían cometido ya más de 200 actos de sabotaje, que incluían el asesinato de varios soldados alemanes. Ese día ocuparon la ciudad de Valjevska Kamenica. Mientras tanto, el gobierno yugoslavo en el exilio indicaba al coronel Mihailović que la resistencia abierta era inútil, y que era mejor establecer una organización latente a la espera del momento oportuno para un alzamiento. Esto haría que algunos chetniks, descontentos por la inacción, se unieran a los partisanos comunistas, lo que a su vez mo vió a Mihailović a colaborar con reticencia con los comunistas, para no perder el respaldo popular.

La aviación británica hundió un petrolero italiano (Brarena) y un carguero alemán (Preußen) cerca de Pantelleria.

El día anterior había salido de Gibraltar un convoy procedente de Gran Bretaña que transportaba un importante suministro de armamento y personal médico destinado a Malta. Un submarino italiano lo detectó y lanzó torpedos que fallaron en su objetivo. El 23 de julio fue la aviación la que atacó el convoy. De un portaaviones de la escolta británica despegaron varios aparatos que lograron derribar 12 aviones italianos (todos menos uno), pero éstos a su vez habían logrado hundir un destructor (HMS Fearless), derribar seis aviones británicos y dañar dos de los barcos del convoy y otros dos de la escolta. Por lo demás, el convoy llegó a Malta con toda su carga, por lo que la operación fue globalmente exitosa.

Para entonces los finlandeses habían recuperado todo el territorio perdido ante la Unión Soviética el año anterior, excepto la región al oeste del lago Ladoga. El general Mannerheim ordenó entonces detener el avance y preparar instalaciones defensivas.

En las últimas semanas, aviones soviéticos con base en Crimea habían destruido 12.000 toneladas de petróleo en las refinerías rumanas. Hitler describió Crimea como un "portaaviones que no podía ser hundido". Ese día estableció la conquista de Ucrania y Crimea como un objetivo primordial.

La Luftwaffe hundió un barco de pasajeros soviético (Adzhariya) en el mar Negro.

El crucero Scharnhorst había sido trasladado de Brest a La Pallice, el puerto de La Rochelle, pero allí fue localizado y bombardeado esa noche por seis aviones británicos, uno de los cuales resultó abatido.

Tras varios choques fronterizos, el ejército peruano invadió Ecuador. Un avión peruano fue alcanzado por la artillería antiaérea ecuatoriana cuando se disponía a iniciar un bombardeo. En lugar de saltar en paracaídas, el piloto prefirió estrellar su avion contra su objetivo.

Los batallones de destrucción soviéticos seguían actuando en el norte de Estonia. A un niño llamado Tullio Lindsaa le rompieron todos los dedos de la mano por llevar una bandera estonia y luego lo mataron con bayonetas. A partir del 24 de julio decenas de granjas fueron incendiadas en Kautla y más de 20 granjeros fueron asesinados, a veces tras ser torturados. El número de víctimas no fue mayor gracias a la intervención de los Hermanos del Bosque, que se enfrentaron en muchas ocasiones a los soviéticos. Se estima que, en total, los batallones de destrucción asesinaron a unos 1.850 estonios.

Los cardenales y obispos de Francia declararon su lealtad al régimen de Vichy.

La RAF bombardeó Brest y nuevamente La Pallice, donde el Scharnhorst fue alcanzado cinco veces y fue devuelto a Brest medio inundado para su reparación. Los británicos perdieron 13 aviones en Brest y en La Pallice, aunque todos sus aviones fueron dañados, derribaron cinco bombarderos alemanes y dañaron a otros cinco. En los últimos meses, la RAF había llevado a cabo 1.875 ataques contra Brest, en los que había arrojado casi 2.000 toneladas de bombas. Además, se habían producido 205 salidas de aviones minadores que habían distribuido 275 minas ante las costas de Brest. En total se habían perdido 34 aviones, tres de los cuales eran minadores.

El 25 de julio los finlandeses capturaron la ciudad de Rurkeala para reforzar sus defensas frente a los soviéticos, que estaban reforzando Sortavala.

En Liepāja los alemanes mataron a cerca de un millar de judios.

El presidente Roosevelt congeló todos los activos financieros japoneses en los Estados Unidos y, a petición de Chiang Kai-shek, también los chinos.

Un submarino italiano hundió un carguero británico (Macon) en el Atlántico. Un crucero británico hundió un carguero alemán (Erlangen).

La ustacha mató a más de un millar de servios en Grabovac.

Autoridades peruanas tuvieron noticia de que en la localidad ecuatoriana de Macará había sido apedreado el consulado peruano, por lo que enviaron a un sargento y dos soldados a pedir explicaciones, pero éstos fueron recibidos con una ráfaga de ametralladora, que mató al sargento e hirió a sus acompañantes. Mientras tanto, en Chacras la infantería peruana apoyada por un tanque rodeó a un grupo de 25 soldados ecuatorianos que no aceptaron la rendición y pelearon hasta que ninguno quedó con vida.

El 26 de julio tropas soviéticas desembarcaron por sorpresa en el islote de Bengtskär, en Finlandia, con la misión de destruir su faro, pero los finlandeses lograron protegerlo y expulsar a los soviéticos, que dejaron casi un centenar de bajas y 28 prisioneros.

Los rumanos completaron la ocupación de todos los territorios que la Unión Soviética les había arrebatado el año anterior. Las bajas durante la campaña ascendieron a unos 21.000 soldados.

Gran Bretaña siguió a los Estados Unidos congelando todos los activos financieros japoneses en todas las regiones bajo su control. Japón hizo lo propio con ambos países.

Los alemanes crearon un gueto en Białystok. Todos los polacos que vivían en el barrio judío fueron obligados a abandonarlo, mientras que en él concentraron a todos los judíos de la ciudad, lo que suponía que hasta tres familias tenían que compartir una única habitación, con cortinas de separación.

La artillería terrestre alemana hundió un carguero soviético (Metallist) en la península de Hanko.

Ese día llegaron tropas alemanas a Stanisławów, hasta entonces bajo el control de los húngaros. Inmediatamente, las SS ordenaron la creación de un gueto para concentrar a los 50.000 judíos que habitaban en la región.

La aviación italiana atacó a un convoy británico que llevaba suministros a Malta, pero la operación resultó un fracaso. Casi todos los aviones fueron destruidos y el cargamento llegó íntegro a su destino. Por la noche una unidad de elite italiana trató de desembarcar en la isla, pero los radares la detectaron y la artillería costera acabó con los invasores. Hubo 15 muertos y 18 prisioneros. Casi todos los barcos fueron destrozados.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Botway) de un convoy en el Atlántico y dañó otro (Atlantic City). Un submarino italiano hundió otro más (Horn Shell).

El 27 de julio los alemanes terminaron de encerrar grandes porciones de tres ejércitos soviéticos cerca de Smolensk.

A pesar de la oposición de todos los partidos políticos Ion Antonescu ordenó al ejército que continuara su avance en territorio soviético.

Tras una semana de asedio, los alemanes tomaron Mogilev, en Bielorrusia.

Un torpedero alemán hudió un destructor soviético(Smelyi) en el mar Báltico.

Una unidad de chetniks asesinó a unos 179 croatas en la localidad croata de Boričevac, a más de una treintena en Brotnja, casi a un centenar en Bosansko Grahovo y a unos 300 en Trubar, después de que los chetniks detuvieran un tren en el que viajaba un grupo de católicos que regresaba de un peregrinaje. Por su parte, la ustacha mató a unos 300 servios en Ličko Petrovo Selo.

Dos días atrás la aviación alemana había encontrado un convoy británico en el Atlántico que ahora era atacado por varios submarinos.  Tres cargueros británicos (Erato, Hawkinge y Kellwyn) y uno noruego (Inga I) resultaron hundidos.

El 28 de julio los alemanes capturaron Kingisepp, cerca de Leningrado.

La aviación soviética hundió un carguero alemán (Elbing III) en el Báltico, cerca de Liepāja.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Lapland y Wrotham) y uno sueco (Norita) del convoy OG 69.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Federico) cerca de Calabria.

El ejército japonés ocupó la Indochina meridional francesa. La administración civil francesa siguió funcionando, pero bajo supervisión japonesa. Como respuesta, los Estados Unidos impusieron un embargo económico a Japón que fue respaldado por Gran Bretaña. El embajador japonés en Vichy explicó que se trataba de una medida de precaución para evitar que Japón fuera agredido por terceras potencias, pero que la intención de su gobierno era mantener relaciones cordiales con Francia. Así, el 29 de julio se firmaron los acuerdos de Darlan-Kato, en virtud de los cuales Francia permitía a los japoneses el uso de sus bases aéreas en la Indochina meridional, así como estacionar tropas en todo el territorio indochino (cosa que Japón ya estaba haciendo). De este modo, Francia y Japón cooperarían en la defensa de Indochina.

Tras una inspección, los nazis se llevaron a casi todos los pacientes de un hospital psiquiátrico del gueto de Łódź de los que nunca se volvió a saber nada. Por entonces se trataba del segundo mayor gueto de polonia, con unos 200.000 habitantes, sólo detrás del de Varsovia, que albergaba ya a unos 380.000 judíos.

Los alemanes organizaban en cada gueto un Judenrat (un consejo judío) al que encargaban las tareas cotidianas, como distribución de comida, medicinas, etc., así como la organización laboral, es decir, la selección de individuos para realizar trabajo forzado, y también la de los que iban a ser deportados a otros campos, normalmente de exterminio, aunque eso no lo sabían. Aun así, las autoridades judías tendían a seleccionar para las deportaciones a los menos aptos para el trabajo, con la esperanza de que los alemanes respetarían las vidas de los judíos si resultaban productivos. No obstante, cuando las exigencias alemanas fueron insoportables, algunos miembros de consejos judíos, y a veces consejos enteros, optaron por suicidarse antes que colaborar con los nazis. Especialmente controvertida fue la figura de Chaim Rumkowski, que se convirtió en la máxima autoridad del Judenrat de Łódź, y su política fue que había que salvar al máximo número posible de judíos, considerando que para ello no había que dudar en sacrificar a los que fuera necesario. Para ello convirtió su gueto en casi modélico desde el punto de vista nazi. En varias ocasiones solicitó la ayuda de los nazis para acabar con todos los que protestaban o cuestionaban su autoridad.

Un joven judío de 16 años prendió fuego a un transporte alemán en Belgrado. Como respuesta, los alemanes ejecutaron a 100 judíos y 22 comunistas.

La aviación alemana hundió un carguero británico (Adam's Beck) en la desembocadura del río Tyne, en Gran Bretaña.

Como muestra de apoyo a la Unión Soviética, el 30 de julio una flota británica llevó a cabo un ataque en el Ártico, pero resultó un fracaso. Un portaaviones lanzó 24 aparatos sobre el puerto de Petsamo, pero resultó estar casi vacío, con lo que el daño causado fue mínimo, y además se perdieron tres aviones. Un pretendido ataque por sorpresa a Kirkenes, en Noruega pilló a los alemanes prevenidos (entre otras cosas porque por esas fechas había luz solar durante todo el día) y sus aviones estaban esperando ya en el aire cuando llegaron los británicos, que aun así hundieron un carguero e incendiaron otro, aunque también perdieron varios aviones.

Los finlandeses habían llegado al canal que conectaba los lagos Pyaozero y Topozero, fuertemente defendido por los soviéticos, pero lograron que un batallón atravesara el lago inadvertido y apareciera en la retaguardia soviética, con lo que terminaron apoderándose del canal.

Los alemanes lanzaron un primer ataque sobre Kiev.

Władysław Sikorski, el primer ministro polaco en el exilio, firmó un acuerdo con el embajador soviético en Londres por el que Polonia y la Unión Soviética restablecieron sus relaciones diplomáticas y mostraron su disposición a llegar a futuros acuerdos de cooperación.

La aviación alemana hundió un submarino soviético en el Báltico.

Un torpedero italiano embistió y hundió un submarino británico (HMS Cachalot) en el Mediterráneo.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Shahristan) y otro neerlandés (Sitoebondo) de un convoy en el Atlántico.

Esa noche varios centenares de servios ortodoxos acudieron a una iglesia de Glina para convertirse al catolicismo, pues los ustachas habían garantizado la amnistía para quienes así lo hicieran. Sin embargo, los ustachas cerraron las puertas del edificio y ordenaron a los servios que se tumbaran en el suelo. Un campesino empezó entonces a cantar una canción histórica servia. Pusieron su cabeza sobre una mesa y, mientras seguía cantando, le cortaron la garganta. Luego empezaron a acuchillar al resto, mientras otro grupo los remataba golpeándoles la cabeza con palos rodeados de clavos. Luego los cadáveres fueron llevados en camionetas a una fosa de entierro.

Tropas peruanas tomaron Macará, sin encontrar apenas resistencia.

El 31 de julio los finlandeses atacaron las posiciones soviéticas en el istmo de Karelia.

Los soviéticos habían logrado romper temporalmente el cerco alemán a sus tropas en la región de Smolensk, pero éste fue rápidamente restablecido y el resultado fue la captura de 300.000 soldados soviéticos.

La armada japonesa informó al emperador de que, con las restricciones estadounidenses, las reservas de petróleo se agotarían al cabo de dos años. El primer ministro, Fuminaro Konoe, había estado tratando de evitar un enfrentamiento con los Estados Unidos, pero ahora el almirante Osami Nagano argüía que si la guerra iba a ser inevitable, tenía que iniciarse cuanto antes. Konoe hizo un último intento por evitar la guerra proponiendo entrevistarse personalmente con Roosevelt en busca de un acuerdo que pudiera ser satisfactorio para ambas partes. Nagano aceptó, pero a condición de que Konoe aceptara a su vez la necesidad de la guerra en caso de que su iniciativa fracasara.

El presidente ecuatoriano, Carlos Arroyo del Río, había decretado un alto el fuego unilateral que entraría en vigor a las 18:00 de ese día. Antes de que se cumpliera el plazo, los peruanos aprovecharon para consolidar sus posiciones en territorio ecuatoriano. Dos paracaidistas peruanos fueron lanzados sobre Puerto Bolívar, donde capturaron rápidamente unas ametralladoras y las usaron contra los pocos soldados ecuatorianos presentes en la zona, que se pusieron en fuga. Luego llegaron otros siete soldados de refuerzo con los que se apoderaron del puerto.

Tropas peruanas atacaron Tarqui, defendida por una guarnición de 11 soldados ecuatorianos que se rindieron divididos entre 4 muertos, 2 heridos y 5 prisioneros.

Un centenar de soldados peruanos cruzaron el río Yaupi esa mañana y el 1 de agosto, antes del amanecer, abrieron fuego cotra Huasaga, cuya guarnición resistió unas dos horas antes de rendirse.

Los alemanes reunieron a 118 civiles cerca de Alikianos, en Creta y los fusilaron después de haberlos obligado a cavar sus propias tumbas. El gueto de Białystok fue cerrado con un muro de madera con alambrada en la parte superior. Dentro había unos 43.000 judíos, cuya supervivencia dependía de que proporcionaran a los alemanes toda la mano de obra que éstos requerían, mano de obra empleada en la producción textil y armamentística.

La Luftwaffe hundió un carguero británico (Trident) ante las costas británicas.

Un productor de cine británico había descubierto en el teatro a una joven actriz de veinte años llamada Deborah Kerr. Tras haber interpretado satisfactoriamente un papel secundario en Mayor Bárbara, una adaptación de una obra de Bernard Shaw protagonizada por Rex Harrison, el 2 de agosto estrenó Amor en la miseria, como protagonista.

Los alemanes completaron el cerco a unas veinte divisiones soviéticas cerca de Uman, en Ucrania.

Los polacos y judíos de mayor nivel social de Stanisławów fueron convocados por las autoridades alemanas para que se les asignara un emplazamiento. De los ochocientos hombres que acudieron, seiscientos (principalmente judíos) fueron transportados an un bosque cercano y ejecutados en secreto. Sus familias no fueron informadas.

Los Estados Unidos extendieron a la Unión Sovética la política de ayuda económica que hasta el momento estaba aplicando a Gran Bretaña.

Gran Bretaña exigió a los gobiernos de Irán y Afganistán que expulsaran inmediatamente a todos los alemanes.

Los alemanes exigieron a los civiles noruegos que entregaran todos sus aparatos de radio.

Un crucero británico embistió y hundió un submarino italiano (Tembien) ante las costas de Túnez.

Tropas peruanas derrotaron a los ecuatorianos en Gazipum.

El 3 de agosto la ustacha completó la matanza sucedida unos días antes en Glina asesinando a un gran número de servios de las localidades vecinas. Según algunas fuentes, el número total de víctimas rebasó el millar de personas.

Un barco de guerra británico y otro noruego hundieron un submarino alemán con cargas de profundidad en el Atlántico. Sus 55 tripulantes murieron.

El obispo Clemens von Galen pronunció el más famosos de sus sermones, en el que denunció la eutanasia forzosa de enfermos mentales que estaba llevando a cabo el régimen nazi. Dijo que había enviado un telegrama a Hitler invitándole a defender al pueblo contra la Gestapo: 

Es algo terrible, injusto y catastrófico que un hombre oponga su voluntad a la voluntad de Dios [...] Hablamos de hombres y mujeres, nuestros compatriotas, nuestros hermanos y hermanas. Personas pobres e improductivas, si se quiere, pero ¿significa esto que hayan perdido su derecho a la vida?

Incidentalmente, la respuesta de Hitler era afirmativa, pues se refería a las víctimas de la Acción T4 como la vida que no merece vivir. Los sermones de von Galen fueron distribuidos clandestinamente y adquirieron una gran difusión. Uno de los puntos más incisivos del último sermón era el pasaje en el que el obispo se preguntaba si los nazis iban a aplicar su política de exterminio de inválidos a los soldados que regresaran mutilados de la guerra. La RAF se encargó de lanzar copias sobre las tropas alemanas.

Aunque hubo sectores del partido nazi que pedían el arresto de von Galen, Goebbels no se atrevió a hacerlo efectivo, pues tenía constancia de que la eutanasia forzada no era nada popular entre los alemanes, y lo último que necesitaba el gobierno en medio de una guerra era una fuerte oposición social dentro del país.

Un submarino alemán fue hundido con cargas de profundidad cerca de la costa irlandesa. La Luftwffe hundió un petrolero británico (Desmoulea) y un carguero belga (Escaut) ante la costa egipcia.

El 4 de agosto los alemanes tomaron la ciudad ucraniana de Kirovogrado e iniciaron el asedio de Odessa con la cooperación de los rumanos.

Mussolini había encargado al general Alessandro Pirzio Biroli que suprimiera la revuelta en Montenegro a cualquier precio. El 5 de agosto Biroli ordenó a la población civil que entregara todas las armas en su poder.

Alemania había tolerado las actividades del gobierno provisiona de Lituania, pero no había permitido que éste tuviera ningún poder efectivo. Sus integrantes, comprendiendo que así era, se disolvieron tras firmar un documento de protesta.

Al campo de concentración de Kruščica, en Croacia, llegaron 74 servios a los que se les había asegurado que iban a trabajar y que recibirían un salario. Sin embargo, al llegar a su destino se rebelaron y terminaron siendo asesinados por la ustacha. El director del campo, Josip Tehler, murió mientras trataba de sofocar la revuelta.

Submarinos alemanes hudieron cinco barcos de un convoy británico en el Atlántico.

El día anterior, unos 3.000 ustachas habían rodeado la ciudad de Prebilovci, y habían desencadenado una matanza de servios. Algunos fueron llevados a las montañas cercanas para no regresar jamás, unos 50 niños fueron volteados sujetos por los pies hasta estrellar sus cabezas contra la pared de su escuela, muchas niñas fueron violadas, pero el crimen más recordado de esos días sucedió el 6 de agosto, cuando unos 400 servios, muchos de ellos mujeres y niños, fueron llevados en un tren de transporte de ganado hasta las afueras y arrojados vivos en pequeños grupos a un gran pozo natural, con una caída libre de unos 27 metros seguida de una empinada pendiente de unos 100 metros hasta la base de la sima, donde se les dejó agonizar.

Un submarino neerlandés hundió un carguero italiano (Bombardiere) en el Mediterráneo, y otro (Nita) fue hundido por RAF. 

El 7 de agosto el presidente Roosevelt llegó a un puerto de Terranova a bordo de un buque de guerra en un supuesto viaje de placer, pero en realidad iba a entrevistarse en secreto con Winston Churchill.

Los finlandeses capturaron la ciudad de Kestenga y llegaron a las afueras de Ukhta, en Carelia. Los soviéticos enviaron refuerzos y el avance finlandés se estancó.

Partisanos comunistas atacaron una comisaría de policía en Bogatić, en Servia, desarmaron a los agentes y se apropiaron de numerosas armas.

Ion Antonescu intentaba expulsar a los judíos de las regiones recuperadas a la Unión Soviética al otro lado de la frontera con Ucrania, pero los alemanes se los devolvían, así que terminaron encerrados en campos de concentración improvisados, en los que murieron de hambre o por torturas y matanzas. Antonescu protestó por la negativa alemana a aceptar sus judíos, y Hitler, que no se cansaba de alabar el antisemitismo del dictador rumano, le aseguró que esperaba poder hacerse cargo de esos judíos un poco más adelante.

Bruno Mussolini, el hijo de 23 años del dictador italiano, murió cuando aterrizaba en un vuelo de prueba de un nuevo prototipo de avión.

La aviación soviética bombardeó Berlín.

El 8 de agosto los soviéticos rodeados por los alemanes en Uman se rindieron. En total, habían muerto unos 100.000 soldados y otros tantos habían sido hechos prisioneros. El responsable del Ejército Rojo en la zona era el mariscal Semión Budionni, cuya actuación no había diferido en gran cosa de la del general Pávlov en Bielorrusia, donde los alemanes habían encerrado una bolsa similar de soldados soviéticos. Sin embargo, Budionni no fue arrestado ni condenado a muerte, tal vez porque era amigo personal de Stalin.

Los panzer alemanes rompieron las defensas soviéticas ante la región de Leningrado e iniciaron un lento avance hacia la ciudad.

La Luftwaffe hundió en el Báltico el destructor soviético Karl Marx. En el Atlántico hundió el carguero británico Cordene.

El general Biroli ordenó la confiscación de las propiedades de los insurrectos en Montenegro. Pronto inició un ataque contra los rebeldes con más de 70.000 soldados, que quemaban pueblos enteros y mataban o arrestaban a miles de sus habitantes.

El 9 de agosto los finlandeses llegaron a la orilla del lago Ladoga. Las defensas soviéticas tuvieron que ser evacuadas por el lago.

Churchill llegó a Terranova en el Príncipe de Gales y fue transportado en un transbordador hasta el barco de Roosevelt.

Los alemanes mataron a 534 judíos en Kaunas, en Lituania. En Croacia, los chetniks atacaron una parroquia católica en Krnjeuša, en la que cometieron toda clase de excesos: muchos fieles fueron quemados vivos, entre ellos unos 50 niños de 12 años. En total hubo unas 250 víctimas. Por esas fechas unos 100.000 servios que vivían en Croacia habían pasado Servia, huyendo de la ustacha. A ellos se unieron otros 37.000 refugiados procedentes del territorio anexionado por Hungría y otros 20.000 del anexionado por Bulgaria.

La Luftwaffe hundió un carguero noruego (Dagny I) en el mar del Norte.

El 10 de agosto un submarino soviético hundió a otro alemán en el golfo de Finlandia. Destructores alemanes hundieron una patrullera soviética en la península de Kola.

Un torpedero alemán hundió un carguero británico (Sir Russell) en el canal de la Mancha.

Los partisanos comunistas volvieron a desarmar a los policías de Bogatić, destruyeron los archivos de la ciudad, así como numerosas líneas telefónicas y puentes de la zona.

El 11 de agosto catorce bombarderos soviéticos atacaron Berlín.

La artillería alemana hundió un acorazado soviético (Zhemchuzin) en el Dniéper. En el Atlántico hundió un carguero británico (Empire Hurst).

La aviación británica hundió un buque hospital italiano (California) en la costa de Siracusa, en Sicilia.

Tropas ecuatorianas se aproximaron a Gazipum como respuesta a una petición de refuerzos que había realizado el comandante de la guarnición una semana antes, poco antes de caer bajo el control peruano. Tras media hora de combate los ecuatorianos fueron derrotados. Murieron 10 de los soldados y otros 12 fueron hechos prisioneros.

El 12 de agosto Stalin ordenó la liberación de los 345.000 polacos que estaban presos en campos de concentración soviéticos.

Pétain anunció por radio que delegaba su autoridad en el primer ministro Darlan. Tambén anunció la prohibición de todos los partidos políticos en la "Francia Libre", así como la creación de un tribunal que determinaría "los responsables de nuestro desastre". Pétain ordenó que a partir de ese momento los nuevos ministros tendrían que jurar lealtad a su persona. Su resumen fue: En 1917 puse fin a un motín, en 1940 puse fin a la derrota, hoy os salvaré de vosotros mismos.

La RAF lanzó su mayor ataque diurno contra Alemania desde el inicio de la guerra. No se encontró con mucha oposición, porque la mayor parte de los aviones alemanes habían sido llevados al frente soviético.

Un submarino alemán hundió una corbeta británica en el Atlántico Norte.

Ese día terminó el encuentro entre Churchill y Roosevelt. Ambos dirigentes firmaron una declaración de intenciones conocida como la Carta del Atlántico, que fue publicada por la prensa unos días más tarde:

El Presidente de los Estados Unidos de América y el Primer Ministro representante del Gobierno de S. M. en el Reino Unido, habiéndose reunido en el Océano, juzgan oportuno hacer conocer algunos principios sobre los cuales ellos fundan sus esperanzas en un futuro mejor para el mundo y que son comunes a la política nacional de sus respectivos países:

1. Sus países no buscan ningún engrandecimiento territorial o de otro tipo.

2. No desean ver ningún cambio territorial que no esté de acuerdo con los votos libremente expresados de los pueblos interesados.
3. Respetan el derecho que tienen todos los pueblos de escoger la forma de gobierno bajo la cual quieren vivir, y desean que sean restablecidos los derechos soberanos y el libre ejercicio del gobierno a aquellos a quienes les han sido arrebatados por la fuerza.
4. Se esforzarán, respetando totalmente sus obligaciones existentes, en extender a todos los Estados, pequeños o grandes, victoriosos o vencidos, la posibilidad de acceso a condiciones de igualdad al comercio y a las materias primas mundiales que son necesarias para su prosperidad económica.
5. Desean realizar entre todas las naciones la colaboración más completa, en el dominio de la economía, con el fin de asegurar a todos las mejoras de las condiciones de trabajo, el progreso económica y la protección social.
6. Tras la destrucción total de la tiranía nazi, esperan ver establecer una paz que permita a todas las naciones vivir con seguridad en el interior de sus propias fronteras y que garantice a todos los hombres de todos los países una existencia libre sin miedo ni pobreza.
7. Una paz así permitirá a todos los hombres navegar sin trabas sobre los mares y los océanos.
8. Tienen la convicción de que todas las naciones del mundo, tanto por razones de orden práctico como de carácter espiritual, deben renunciar totalmente al uso de la fuerza. Puesto que ninguna paz futura puede ser mantenida si las armas terrestres, navales o aéreas continúan siendo empleadas por las naciones que la amenazan, o son susceptibles de amenazarla con agresiones fuera de sus fronteras, consideran que, en espera de poder establecer un sistema de seguridad general, amplio y permanente, el desarme de tales naciones es esencial. Igualmente ayudarán y fomentarán todo tipo de medidas prácticas que alivien el pesado fardo de los armamentos que abruma a los pueblos pacíficos.

Franklin D. Roosevelt — Winston Churchill

Ese día se estrenó El Dr. Jekyll y Mr. Hyde, dirigida por Victor Fleming, la única película de terror protagonizada por Spencer Tracy. En principio, había estado previsto que Ingrid Bergman interpretara a la virtuosa prometida del Dr. Jekyll, mientras que el papel de Yvy Pearson, la desagradable compañera de Mr. Hyde, fue asignado a una joven actriz de 20 años llamada Julia Jean Turner, que había adoptado el nombre artístico de Lana Turner. Había empezado interpretando papeles secundarios a los 16 años, y en los dos últimos años había protagonizado algunas películas dirigidas al público juvenil. Ese año había tenido también un papel destacado en Las follies de Ziegfeld. Sin embargo, Bergman se declaró aburrida de interpretar siempre papeles "de buena" y pidio a Fleming que le permitiera interpretar el papel de Yvy. Tras hacer algunas pruebas, Fleming aceptó que Bergman y Turner intercambiaran sus papeles. La película era un remake de una versión previa estrenada diez años atrás por la Paramount de la que la Metro había adquirido todos los derechos, y de la que trató de destruir todas las copias existentes, lo que la convirtió durante varias décadas en una película perdida, hasta que se encontró una versión completa que pudo ser restaurada.

Previamente, Bergman había estrenado Los cuatro hijos de Adán y Alma en la sombra, dirigida por W.S. van Dyke, ambas con un éxito moderado.

Lucía dos Santos había logrado mantener vivo el interés por las apariciones que había relatado de niña hacía ya casi un cuarto de siglo, pero el inconveniente de esto es que le llovían preguntas, y había que responderlas con cautela para que no se notara mucho el amaño. La pregunta obvia era qué le había revelado la Virgen, y la respuesta hasta el momento, aparte de la descripción ya establecida de la representación, era que la Virgen le había revelado tres secretos que ella a su vez no debía revelar. Fnalmente, ante la insistencia del obispo de Leiria, que señaló que ello ayudaría a la publicación de una nueva edición de un libro sobre su prima Jacinta, Lucía accedió a redactar un informe en el que explicaba los dos primeros secretos (hábilmente, comprendió que era bueno guardarse un as en la manga). El primero era obligado, pues ya su prima Jacinta había hablado de una visión del infierno que la había atemorizado el resto de sus días. El segundo era una "predicción" de que la Primera Guerra Mundial iba a acabar, pero que en el reinado de Pío XI (que en el momento de la supuesta revelación aún no era Papa, pero ahora sí) estallaría otra aún peor. Además incluía una nueva promoción de la Devoción de los Primeros Sábados, esta vez presentada como antídoto infalible contra el comunismo en Rusia:

Cuando vean una noche alumbrada por una luz desconocida, sepan que es la gran señal que les da Dios de que él va a castigar al mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, el hambre y las persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre. Para impedirla, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón, y a la comunión reparadora en los primeros sábados. Si atendieran a mis pedidos, la Rusia se convertirá y tendrán paz. Si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia, los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas. Por fin mi Corazón Inmaculado triunfará. El Santo Padre me consagrará la Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz.

La "noche alumbrada por una luz desconocida" era una aurora boreal masiva que pudo verse en Europa hasta Gibraltar hacía tres años, que ahora se convertía a la vez en profecía (si se supone que la Virgen había dicho esto en 1917) y en señal del inicio de la Segunda Guerra Mundial. Así, ahora ya sabemos que Hitler y Stalin no eran malos, sino meros ejecutores de la voluntad divina, y que la guerra era culpa de los católicos, que se obstinaban en no hacer caso a la Devoción de los Primeros Sábados, a pesar de lo buena, bonita y barata que era.

El 13 de agosto el gobierno alemán de los países bálticos ordenó que todas las propiedades de los judíos fueran confiscadas.

El gobierno de Aćimović en Servia presionó a más de 500 intelectuales y servios notables para que firmaran un manifiesto que condenara tanto a los chetniks como a los comunistas. Aćimović también ofreció recompensas a quienes mataran rebeldes y ordenó que las viudas de comunistas y sus hijos de más de 16 años fueran arrestados. Por su parte, los alemanes quemaban sus casas e imponían toques de queda.

La Luftwaffe hundió un carguero soviético (Polina Osipenko) en el mar Negro.

Cerca de un centenar de jóvenes salieron de una estación de metro de París con una bandera francesa, cantando la Marsellesa y gritando ¡Viva Francia! ¡Abajo Hitler! Soldados franceses dispararon sobre ellos y dos fueron arrestados: Henri Gautherot y el judío polaco Samuel Tyszelman. Ambos eran comunistas. El 14 de agosto el gobierno militar francés prohibió el Partido Comunista y anunció que cualquiera que participara en una manifestación comunista sería acusado de colaboración con el enemigo.

Los finlandeses capturaron Antrea y los alemanes entraron en Krivoy Rog, en Ucrania.

Un nuevo acuerdo entre Polonia y la Unión Soviética establecía la formación de un ejército polaco con los prisioneros liberados recientemente que quisieran luchar por su país.

La Luftwaffe hundio dos barcos de transporte soviéticos en el Báltico.

Aviones británicos bombardearon Hanover y hundieron un carguero alemán (Lotte Halm) en el mar del Norte.

Un submarino italiano hundió un carguero yugoslavo (Sud) en el Atlántico. Un crucero alemán hundió un carguero británico (Australind) en el Pacífico.

El 15 de agosto los finlandeses tomaron Sortavala. Los soviéticos se vieron rodeados y tuvieron que huir por el Ladoga.

Tras algo más de un mes, todos los judíos de Kaunas que habían sobrevivido a las matanzas habían sido hacinados en un gueto rodeado de alambradas.

Varios cientos de polacos y judíos que habían sido arrestados unos días atrás en Stanisławów fueron llevados en camiones a un lugar de las afueras y ejecutados.

Un submarino soviético hundió un carguero rumano (Peles) en el mar Negro.

Un crucero británico hundió un carguero alemán (Norderney) en la desembocadura del Amazonas.

El 16 de agosto los alemanes tomaron la base naval soviética de Mykolaiv, en la que se hicieron con barcos de guerra, municiones y varias instalaciones para repararaciones navieras.

Ese día Stalin promulgó un famoso decreto por el que ordenaba a todos los soldados soviéticos a luchar hasta la muerte antes que ser hechos prisioneros. Cualquier soldado que se rindiera al enemigo sería declarado traidor, y su familia sería privada de toda ayuda pública.

Un ataque rumano en Odessa se prolongó hasta el 17 de agosto, cuando se apoderaron de los depósitos de agua de la ciudad. Los soviéticos siguieron ofreciendo una gran resistencia, mientras la aviación rumana interrumpía el abastecimiento por mar de la ciudad.

Los alemanes capturaron Novgorod en Rusia, y Narva en Estonia.

Los finlandeses cruzaron el río Vuoksi y establecieron una sólida cabeza de puente.

El 18 de agosto, cuando los alemanes llegaron a la ciudad ucraniana de Zaporizhia, los soviéticos dinamitaron una estación hidroeléctrica sobre el Dniéper, lo que provocó una inmensa ola que mató a muchos soldados soviéticos, y también civiles, que estaban cruzando el río en ese momento.

La Luftwaffe hundió un carguero soviético (Axen Carl) ante Leningrado.

Dos submarinos británicos resultaron hundidos en el Mediterráneo, uno en combate, y otro al chocar con una mina cerca de Trípoli.

El Alto Mando alemán envió un informe a Hitler en el que argumentaban que tenían el tiempo justo para atacar Moscú antes de que llegara el invierno, y que era urgente tomar la iniciativa cuanto antes.

Desde la época en que el nazismo había llegado al poder en Alemania, había ido surgiendo un movimiento juvenil conocido como Swingjugend (chicos del swing), jóvenes que vestían a la moda estadounidense, hablaban en inglés e imitaban las costumbres que veían en las películas de Hollywood. Para los nazis, tal comportamiento en unos alemanes de buena familia era vergonzoso. Ese día 300 de ellos fueron arrestados en Hamburgo. Muchos fueron liberados tras un corte de pelo, pero los sospechosos de ejercer alguna clase de liderazgo fueron enviados a campos de concentración o reclutados a la fuerza para ser enviados al frente.

Un oficial nazi que había sido puesto a cargo de la emisora de radio de Belgrado emitió una canción que hasta entonces no había tenido mucho éxito, pero que se había hecho popular entre los miembros de una compañía a la que había pertenecido anteriormente. Se trataba de Lili Marleen, que formaba parte del repertorio de la cantante Lale Andersen. La emisora tenía gran alcance, y era sintonizada incluso por las tropas del Afrika Korps, en el norte de África. En poco tiempo se hizo inmensamente popular entre las tropas del Eje, no sólo alemanas, e incluso también en parte entre los aliados. De hecho, a Goebbels no le gustó nada y ordenó que dejara de emitirse, pero fueron tantas las peticiones que llegaron a Belgrado para que siguiera emitiéndose que, cuando el ministro de propaganda fue informado, cambió de idea, y desde entonces radio Belgrado la usó como cierre de su programación, todos los días a las 21:57.

Un submarino alemán hundió un carguero panameño (Longtaker) en el Atlántico.

En medio del océano Pacífico se encuentra la isla desierta de Wake, de apenas 6.5 km2 de superficie, que los Estados Unidos habían ocupado a finales del siglo anterior para instalar una estación de telégrafos y un centro de aprovisionamiento de combustible para barcos. A principios de año habían construido en ella una base militar, y el 19 de agosto la dotaron de una guarnición permanente.

Los alemanes capturaron Gomel, en Bielorrusia. En Estonia empezaron un asalto contra la capital, Tallin.

Submarinos alemanes atacaron un convoy británico que se dirigía de Liverpool a Gibraltar. Un barco de transporte de tropas resultó hundido y sólo hubo 16 supervivientes, de un total de 86 militares y seis civiles que iban a bordo, de los cuales seis murieron cuando más tarde fue hundido el barco que los rescató. En los días siguientes el convoy siguió sufriendo ataques, y en total perdió ocho de los 23 mercantes que lo integraban, además de dos de los barcos de escolta.

Un submarino italiano hundió un petrolero noruego (Sildra) en el Atlántico. Un crucero alemán hundió un carguero británico (Devon) en el Pacífico.

En el Báltico, un torpedero alemán hundió un rompehielos soviético, y la Luftwaffe hundió un buque hospital (Sibir).

Henri Gautherot y Samuel Tyszelman fueron fusilados en París.

El territorio servio ocupado por Alemania fue declarado judenfrei.

Esa noche, aprovechando la luna nueva, se inició una operación por la que el contingente australiano destinado a Tobruk empezó a ser reemplazado por soldados polacos y checosolvacos. La operación se realizó sin incidentes graves.

Tras varios meses de arresto, el 20 de agosto la policía danesa envió a un campo de concentración a un centenar de los comunistas que había arestado en junio.

Los alemanes formaron una cabeza de puente sobre el Dniéper en Kremenchuk, cerca de la península de Crimea.

La aviación rumana destruyó un tren blindado que se dirigía a Odessa.

Un torpedero alemán hundió un carguero polaco (Czestochowa) en el mar del Norte.

Submarinos británicos hundieron un carguero italinao (Enotria) y un barco de transporte de tropas (Esperia) en el Mediterráneo.

Bette Davis estrenó tres películas ese año: La gran mentira, La novia cayó del cielo y La loba. Las tres tuvieron éxito entre el público, aunque no todas ellas gustaron a la crítica.

La Gestapo llevó a cabo una redada en París que se prolongaría durante cinco días y en la que arrestó a más de 4.000 judíos. Para albergarlos, el 21 de agosto se improvisó un campo de concentración en Drancy. Los alemanes mataron a toda la población judía de Bila Tserkva, en Ucrania, excepto unos 90 niños que, junto con unas pocas mujeres, se habían refugiado en una escuela. Algunos soldados, ante el llanto de los niños, preguntaron a los capellanes de su unidad, el católico Erns Tewes y el luterano Gerhard Wilzek, qué podían hacer. Tras muchas peticiones a las autoridades militares para que se dejara en libertad a los niños, cuya ejecución estaba prevista para más adelante, lograron el apoyo de un oficial.

Los alemanes capturaron el puerto ucraniano de Kherson y los finlandeses ocuparon Käkisalmi.

La Luftwaffe hundió un carguero soviético (Briansk) en el mar Negro.

Un submarino de la Francia Libre hundió un carguero finlandés (Hogland) en el mar del Norte.

Unos 300 servios fueron asesinados por la ustacha en Bosanska Dubica. Ese día empezó a funcionar el campo de concentración de Jasenovac, en Croacia.

Como respuesta a la ejecución de Gautherot y Tyszelman, Pierre Georges, uno de los líderes de las Juventudes Comunistas francesas, junto con otros tres compañeros, asesinó a un soldado alemán cuando se disponía a subir al metro. Fue el primer atentado mortal de la resistencia francesa.

Hitler respondió al informe recibido unos días antes de su Estado Mayor con una directiva según la cual lo importante no era tomar Moscú, sino privar a la Unión Soviética de sus principales áreas industriales. Concretamente, había que ocupar Crimea, la región industrial del Don, los pozos de petróleo del Cáucaso y asediar Leningrado para conectar con los finlandeses. El jefe del Estado Mayor alemán era el general Franz Halder, que consideró los planes de Hitler "utópicos e inaceptables" y se planteo presentar su dimisión, pero aceptó el consejo de no hacerlo.

Finalmente, en el asunto de los niños judíos de Bila Tserkva, intervino el general Walther von Reichenau, que rebatió los argumentos que los capellanes habían expuesto en un informe y ordenó que se llevara a cabo la ejecución prevista. Esa noche los niños fueron llevados a un lugar en las afueras, donde ya se había excavado una zanja, fueron alineados en el borde y los soldados dispararon sobre ellos para que cayeran en la fosa.

Los finlandeses ya habían alcanzado la antigua frontera con la Unión Soviética entre el golfo de Finlandia y el Ladoga, y el 22 de agosto continuaron su avance en dirección a Viborg. Los alemanes ocuparon Cherkasy, en Ucrania.

El rey Miguel I de Rumanía ascendió a Ion Antonescu al grado de Mariscal por la recuperación de los territorios ocupados por la Unión Soviética.

Poco después del ataque alemán a la Unión Soviética la policía danesa arrestó a 246 comunistas, entre ellos los tres miembros comunistas del parlamento danés. Ahora el parlamento ilegalizaba al Partido Comunista de Dinamarca.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Lussin) cerca de Sicilia y otro hundió un carguero alemán (Ostpreußen) en el océano Ártico.

El 23 de agosto Franz Halder se reunió en Bielorrusia con los generales Fedor von Bock y Heiz Guderian para expresarles su preocupación por la forma en que Hitler estaba dirigiendo la Operación Barbarroja. Guderian voló hasta el cuartel general de Hitler para tratar de convencerlo de la importancia de centrarse en un ataque a Moscú. Hitler escuchó su exposición para a continuación rebatirla completamente, hasta el punto de que, al parecer, Guderian quedó completamente convencido por los argumentos del Führer. No así Halder y von Bock, cuando Guderian regresó para informarles. Guderian, von Bock y el general Gerd von Rundstedt tenían a partir de ese momento el objetivo de rodear Kiev.

Los finlandeses tomaron Taipale, con lo que dominaban ya toda la extensión del país previa a la guerra con la Unión Soviética del año anterior.

Pétain creó tribunales militares con autoridad para imponer incluso penas de muerte por actos de terrorismo y sabotaje.

Un submarino alemán hundió un carguero noruego (Inger) en el Atlántico.

Los rumanos estaban teniendo serios problemas contra los soviéticos en Ucrania, y contaban ya más de 5.000 muertos y más de 20.000 heridos. No obstante, el 24 de agosto tomaron Kubanka, desde donde su artillería alcanzaba el puerto de Odessa.

Los alemanes tomaron Desna, en Ucrania.

Los soviéticos lanzaron un ataque para devolver a los finlandeses atrás del río Vuoksi. Los finlandeses tuvieron que atrincherarse y quedaron parcialmente rodeados. Ante el ataque alemán, los soviéticos estaban evacuando Tallin, y uno de los cargueros destinados a esta misión fue hundido por la Luftwaffe.

Hitler ordenó la suspensión de la Acción T4. En total se había liquidado a unas 70.000 personas. En realidad las eutanasias forzadas no se detuvieron completamente, ya que algunos médicos siguieron ejecutándolas por iniciativa propia. La propaganda nazi había tratado en vano de conseguir apoyo social en Alemania para su política de eutanasia forzosa. Ese mismo año se había estrenado la película Yo acuso, dirigida por Wolfgang Liebeneiner, en la que una bella y joven esposa que sufre esclerosis múltiple pide a los médicos que la maten. Su marido, que es un médico eminente, cumple su deseo y es llevado a juicio, en el que la defensa explica que a veces prolongar la vida es contrario a la naturaleza y que la muerte es un derecho al igual que un deber.

El sah Reza Pahlaví de Irán, en un intento de mantener la neutralidad de su país, no había accedido a las peticiones británicas de expulsar a los ciudadanos alemanes de su territorio. Por el contrario, se habían producido manifestaciones anti británicas en Teherán, que los británicos calificaron de pro-nazis. En realidad era difícil considerar que la presencia de alrededor de un millar de alemanes en el país permitiera clasificar al país como proalemán, dado que también había más del doble de británicos, pero lo realmente importante es que Irán contaba con una red ferroviaria idónea para proporcionar suministros aliados a la Unión Soviética. Por ello, a Gran Bretaña y a la Unión Soviética no les costó mucho en ponerse de acuerdo para organizar una invasión de Irán, que empezó el 25 de agosto cuando, por sorpresa aviones británicos empezaron a bombardear objetivos estratégicos en Teherán y en Qazvin y otras ciudades, mientras aviones soviéticos se encargaban de Tabriz, Ardabil y Rasht, entre otras. Poco después, a las 4:10, un buque de guerra británico hundió de un solo disparo un barco iraní en Abadan, en el cual se encontraba Gholamali Bayandor, el almirante en jefe de la marina iraní, que murió junto con sus hombres. Paracaidistas británicos descendieron sobre Abadan para proteger una refinería de petróleo en la que trabajaban muchos británicos. A las 4:15 llegaba una flota australiana a Bandar Shapur, donde se inició un desembarco que no encontró resistencia. Siete barcos mercantes del Eje fueron capturados, mientras que otro resultó hundido. Otro barco australiano hundió en su muelle a un barco de guerra iraní. Tropas indias avanzaron desde Basora en Iraq y tomaron Qasr Sheikh y Khorramshahr. En Bandar Abbas se produjo otro desembarco británico. Otro contingente británico entró desde Iraq por Qasr-e Shirin y ocupó los pozos petrolíferos de Naft Shahr sin oposición. Unos 2.000 soldados iraníes ofrecieron resistencia en Gilan-e Gharb, pero la RAF derribó seis aviones iraníes y dañó a varios más. Poco después caía la ciudad, desde donde los británicos pasaron a  Sarpol-e-Zahab. Nuevamente, los iraníes trataron de ofrecer resistencia, pero los defensores terminaron dispersándose.

Por su parte, el Ejército Rojo entró en Irán desde Azerbaiyán avanzando hacia Tabriz y el lago Urmia. Pronto cayó en sus manos la ciudad de Jolfa. La mayor autoridad militar iraní en la zona era una división bajo el mando del general de britada Qaderi. Aunque tenía elementos para hacer frente al ataque, al enterarse de la invasión corrió a su automóvil para huir de la zona. Más aún, ordenó que unos camiones que iban a llevar armas y suministros al frente fueran descargados para transportar en ellos sus pertenencias personales. Por otro lado una flota soviética atacó desde el mar Caspio. Las tropas desembarcadas tomaron Astara. Tres columnas soviéticas invadieron Irán desde la república soviética de Turkmenistán, al este del mar Caspio.

El sah llamó a su presencia a los embajadores británico y soviético. Les preguntó por qué su país estaba siendo invadido sin previa declaración de guerra, y la respuesta de ambos fue: "a causa de los residentes alemanes". Entonces les preguntó si el ataque terminaría en caso de que ordenara su expulsión, pero los embajadores no respondieron. Seguidamente, Reza Pahlaví envió un telegrama al presidente Roosevelt, pidiéndole que interviniera para poner fin a la invasión. Roosevelt contestó que no estaba en condiciones de hacer nada, pero que consideraba que la integridad territorial de Irán debía ser respetada.

Mussolini visitó por primera vez a Hitler en "la guarida del lobo", su cuartel general.

Un submarino alemán fue hundido en el Atlántico Norte mediante cargas de profundidad.

La Luftwaffe hundió tres cargueros soviéticos (Kosmos, Lunacharski y Zheleznodrozhnik) en el Báltico.

Los finlandeses recibieron refuerzos y, no sólo no tuvieron que cruzar de nuevo el Vuoksi en retirada, sino que forzaron la retirada de los soviéticos.

En Servia empezaron a establecerse acuerdos entre los chetniks y los partisanos comunistas para llevar a cabo acciones conjuntas.

La isla noruega de Spitsbergen se encuenta a menos de 1.000 km del polo Norte, y no había sido ocupada por los alemanes. Durante un tiempo, británicos y soviéticos habían aprovechado sus minas de carbón en cooperación con los colonos noruegos sin que los alemanes lo advirtieran, pero finalmente habían sido detectados y desde entonces la Luftwaffe vigilaba la zona. Ese día desembarcaron en la isla 645 soldados aliados, principalmente canadienses, que destruyeron las instalaciones mineras y transportaron a la Unión Soviética a unos 2.000 mineros soviéticos que trabajaban allí, junto con todo el material que pudieron transportar. La radio siguió transmitiendo con normalidad informando a los alemanes de falsos bancos de niebla, para que no enviaran aviones de inspección.

La ciudad de Tykocin estaba en la parte de Polonia que en su día había ocupado la Unión Soviética y que ahora había recuperado Alemania. Ese día, los alemanes ordenaron a todos los judíos de la ciudad que se presentaran en una plaza para ser reubicados en un gueto en una ciudad vecina. Allí se congregaron alrededor de 1.500 personas, que fueron llevadas a un bosque cercano, las mujeres y niños en camiones, los hombres a pie, y allí fueron fusilados en varias tandas. Hechos similares sucedieron otras ciudades de la zona.

Los iraníes habían logrado resistir el avance soviético en Bandar Pahlavi y Rasht, pero el 26 de agosto la aviación soviética desarticuló toda resistencia. Al menos 200 civiles murieron en los bombardeos. En general, los aliados se adentraban sin contratiempos en el territorio iraní.

Los alemanes capturaron Dnipro y Chernobyl en Ucrania.

Los alemanes consideraban que una de las razones del auge de la resistencia en Servia (tanto de los partisanos comunistas como de los chetniks) era que el gobierno títere de Aćimović no tenía apenas apoyo en el país. Por ello llevaban un tiempo tratando de organizar otro gobierno títere que resultara más popular, y el principal candidato a primer ministro era el general Milan Nedić, que había sido ministro del Ejército años atrás, y que permanecía en arresto domiciliario desde la capitulación de Yugoslavia. Hizo falta mucha presión para convencerlo de que aceptara ponerse (en teoría) al frente del país. En particular, los alemanes le amenazaron con traer soldados búlgaros y húngaros a Servia y con llevarlo a Alemania como prisionero de guerra. Una vez contaron con su aceptación, el 27 de agosto unos 75 servios notables se reunieron en Belgrado para "exigir" que se formara un Gobierno de Salvación Nacional presidido por Nedić.

Las tropas británicas llegaron a Ahvaz, donde el ejército iraní había cavado trincheras alrededor de la ciudad y contaba con numerosas piezas de artillería y tanques. Un primer ataque de tanteo fue rechazado por los tanques y la infantería iraníes.

El sah Reza Pahlaví destituyó su primer ministro, Ali Mansur, al que acusaba de ser probritánico y de desmoralizar a las fuerzas armadas, y lo sustituyó por Mohammad Ali Foroughi, que no sólo era también probritánico, sino que además detestaba al sha, que había hecho fusilar a su hijo tiempo atrás, por haberse opuesto a sus reformas.

Ese día empezó la exterminación de unos 23.600 judíos en Kamenets-Podolski, en Ucrania. La mayoría eran judíos deportados desde Hungría y engregados a la custodia alemana. Fueron llevados a las afueras de la ciudad, donde había unos cráteres que habían resultado de la voladura de unos depósitos de municiones que habían llevado a cabo los soviéticos antes de abandonar la ciudad. Los judíos eran obligados a desnudarse y a meterse en las fosas, donde eran ametrallados y luego enterrados (con lo que los heridos eran enterrados vivos). Las ejecuciones duraron tres días.

A pesar de una gran campaña propagandística, los alistados en la Legión de voluntarios franceses contra el bolchevismo eran muchos menos de los esperados, hasta el punto de que, aunque los criterios de admisión exigían a los voluntarios ser franceses de raza aria, al final llegaron a entrar algunos negros antillanos, magrebíes argelinos, e incluso judíos. Tampoco se respetó que la edad de los voluntarios tuviera que estar entre los 18 y 30 años (o hasta 40 para los oficiales). Aun así, para esas fechas, apenas se contaba con un millar de hombres, muchos de los cuales eran delincuentes (algo que también estaba excluido en los criterios de admisión), marginados sociales, comunistas desengañados e incluso algunos exiliados rusos contrarios al comunismo.

Pierre Laval se encontraba en Versalles en una ceremonia de despedida del primer contingente de legionarios franceses que iba a partir hacia Alemania, cuando un joven obrero de 21 años, Paul Collette, logró acercarse y disparar cinco tiros a él y sus acompañantes. Laval resultó herido, al igual que Marcel Déat, que formaba parte del comité encargado del reclutamiento de voluntarios. Las heridas no resultaron mortales. Los legionarios se lanzaron sobre Collette y empezaron a darle una paliza hasta que fue rescatado por los gendarmes.

Un submarino alemán hundió tres cargueros británicos (Embassage, Saugor y Tremoda) y uno noruego (Segundo) de un convoy en el Atlántico.

Por primera vez, un submarino alemán se rindió mientras era atacado por la aviación británica al sur de Islandia.

Tres comunistas franceses que habían participado en la manifestación encabezada por Tyszelman fueron condenados a muerte y guillotinados al día siguiente, el 28 de agosto, como represalia por el asesinato cometido días antes por Pierre Georges. Unos días más tarde otros cinco correrían la misma suerte, seguidos de dos partidarios de De Gaulle. Esto desencadenó una escalada de atentados y represalias que durante los meses siguientes llevaría a la ejecución de unos 500 rehenes franceses.

El día anterior los soviéticos habían iniciado la evacuación de Tallin, pero la aviación alemana hundió cuatro de los barcos que se encargaban de la operación. El resto tuvo que cambiar de rumbo, lo que los llevó a una zona minada. En total 21 barcos de guerra se hundieron por impactos contra minas. Mientras tanto, el ejército alemán apoyado por los estonios entraba en Tallin. La bandera soviética fue reemplazada por la de Estonia durante unas horas, hasta que a su vez fue reemplazada por la alemana.

Los finlandeses rodearon a tres divisiones soviéticas alrededor de Sommee y Porlampi. Más precisamente, los finlandeses controlaban todas las posibles carreteras por las que podrían escapar, pero a los soviéticos siempre les quedaba la huida a través de los espesos bosques, donde el cerco finlandés era más laxo.

En Irán, los británicos llegaron a las afueras de Shahabad. En la aldea de Zibri se encontraron con una fuerte resistencia, pero no les fue dificil someterla y unas horas más tarde entraban en Shahabad.

La mayor parte de las fuerzas iraníes se rindieron ante los soviéticos en la costa del mar Caspio, aunque algunas unidades se retiraron hasta Ramsar para continuar la lucha. En la parte oriental del país, los iraníes también estaban en retirada ante el avance soviético, tras haber sufrido un gran número de bajas.

Un submarino británico hundió dos cargueros italianos (Cilicia y Sicilia) cerca de la costa griega.

Mussolini seguía siendo huésped de Hitler y ambos habían emprendido una gira de inspección del frente soviético. Cuando se disponían a marchar en avión de Uman a Lvov, en compañía de Ribbentrop y otras personalidades nazis, Mussolini pidió permiso para pilotar él mismo el avión. Fue algo tan inesperado que Hitler no supo más que asentir con una sonrisa incómoda y, durante la hora que duró el vuelo, todos a bordo menos el duce estuvieron al borde de sufrir un infarto.

La zarina Catalina II de Rusia (que era alemana) había favorecido la inmigración alemana a su nuevo país y con el tiempo se había formado en Rusia un grupo étnico conocido como "los alemanes del Volga", que tenían ciertos privilegios, consolidados por su proverbial laboriosidad y eficiencia. Tras la revolución rusa, se había organizado una Comuna de los trabajadores alemanes del Volga, que poco después se convertiría en la pequeña República Autónoma Socialista Soviética de los Alemanes del Volga. Sin embargo, ese día Stalin abolió la república y ordenó la deportación a Siberia de todos los alemanes del Volga (que no eran todos los habitantes del territorio, pues en él convivían también rusos y miembros de otras etnias).

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Otaio) en el Atlántico.

Los rumanos, reforzados con un batallón de asalto alemán, lanzaron una nueva acometida sobre Odesa, si bien el 29 de agosto un contraataque soviético los hizo retroceder.

Destruida la mayor parte de la escolta, la Luftwaffe arremetió contra los transportes soviéticos que habían salido de Tallin tras su evacuación. Seis barcos fueron hundidos y otros cuatro sufrieron daños graves. Unos 5.000 soldados soviéticos murieron. Otro ataque cerca de Suursaari acabó con otros dos transportes.

La aviación alemana hundió también un carguero estonio (Vaindloo) en el mar Báltico y otro  soviético (Kamenets-Podolsk) en el mar Negro.

Los finlandeses capturaron Viipuri.

Ante la sucesión de derrotas, el sah Reza Pahlaví ordenó el fin de toda acción defensiva contra la invasión británica y soviética. La familia real fue evacuada a Isfahan, pero el sah y su heredero permanecieron en Teherán. El sah fue informado de que muchos oficiales habían actuado incompetentemente o incluso habían colaborado secretamente con los británicos (no así con los soviéticos, de los que huían como de la peste, pues eran comunistas, por lo que no veían nada de particular en matar a los prisioneros de guerra si así convenía). Preso de la ira, golpeó con un bastón en la cabeza al general Ahmad Nakhjavan, el jefe del Estado Mayor iraní, y le arrancó sus galones del uniforme. Estuvo a punto de pegarle un tiro, pero su hijo logró calmarlo y lo convenció para que se limitara a enviarlo a prisión. El primer ministro, Ali Foroughi, inició negociaciones con los británicos, a los que aseguró que tanto él como el pueblo iraní deseaban ser liberados del sah. Los británicos plantearon que, para que los aliados abandonaran el país, era necesario que los embajadores de las potencias del Eje tenían que ser expulsados del país, y que los residentes alemanes debían ser entregados a los británicos y soviéticos para su custodia. Foroughi sabía que los alemanes entregados a los británicos serían encarcelados, pero que los que fueran a parar a manos de los comunistas podrían acabar en gulags o incluso ser ejecutados, así que se dispuso a evacuarlos en secreto del país.

Ese día fue ejecutado Honoré d'Estienne d'Orves junto con otros dos integrantes de la red Nemrod, un francés y un neerlandés.

En Servia se constituyó el Gobierno de Salvación Nacional, presidido por Milan Nedić.

Los peruanos ocupaban ya una porción considerable de territorio ecuatoriano y habían iniciado un bloqueo marítimo a Guayaquil, el puerto principal del país.

Los alemanes habían avanzado en el frente de Smolensk hasta formar un saliente semicircular en la región de Yelnya, y el 30 de agosto los soviéticos lanzaron un ataque sobre los flancos de su base, con el propósito de aislar una bolsa de soldados alemanes.

Los finlandeses tomaron Viborg a los soviéticos.

Un submarino británico hundió dos cargueros alemanes (Bahia Laura y Donau) cerca de la costa noruega.

La aviación británica hundió dos cargueros italianos (Egadi y Riv) en el Mediterráneo.

Esa noche un comando británico formado por un oficial y 14 soldados desembarcó en las playas de Pas-de-Calais en una misión de reconocimiento de apenas media hora. Si era posible, debían capturar a algún soldado alemán, pero no encontraron a ninguno.

A las 7:00 del 31 de agosto los chetniks lanzaron un ataque contra la guarnición alemana de Loznica, en Servia. Tras haber sufrido numerosas bajas, los alemanes se rindieron. Los chetniks hicieron 93 prisioneros, atendieron a los heridos y llevaron a los restantes a un monasterio donde fueron bien tratados.

Los últimos barcos evacuados de Tallin llegaron a Kronstadt. En total, se habían salvado 165 barcos, 28.000 pasajeros y unas 66.000 toneladas de equipo, pero habían resultado hundidos 16 barcos de guerra, 28 barcos de transporte, 34 barcos mercantes y 6 barcos de transporte menores, con un total de más de 12.000 muertos en el mar, entre civiles y militares. Las autoridades soviéticas silenciaron el suceso durante años.

Por esa época la revuelta en Chechenia contra el poder soviético se había extendido notablemente. Israilov contaban con unos 5.000 guerrilleros y unos 25.000 simpatizantes en la región. En algunas zonas hasta el 80% de los hombres estaban implicados en la revuelta de un modo u otro.

Dos lituanos entraron en la casa de unos judíos en Vilna y desde allí dispararon a unos soldados alemanes. Luego huyeron, volvieron acompañados de soldados alemanes, capturaron a dos judíos, les dieron una paliza y los mataron en el acto. El barrio fue saqueado por milicianos locales, que apalearon a varios judíos como respuesta al "atentado".

Los alemanes estaban presionando a Mannerheim para que los finlandeses continuaran su avance y participaran en el ataque a Leningrado, pero Mannerheim no estaba dispuesto a ello. En su lugar, fijó una línea que el ejército finlandés no debía rebasar. Las unidades más avanzadas alcanzaron dicha línea ya el 1 de septiembre.

De las tres divisiones soviéticas que los finlandeses habían rodeado en Porlampi, dos de ellas lograron escapar por los bosques, pero la tercera se encontró con el ejército finlandés y terminó con unos 7.000 muertos, 1.000 heridos y 9.000 prisioneros. Además, los finlandeses capturaron una gran cantidad de equipamiento.

Las tropas alemanas estaban ya bajo el radio de alcance de la artillería de Leningrado.

Los chetniks capturaron la ciudad minera de Zajača, y a continuación, en cooperación con los partisanos, atacaron la guarnición alemana en Banja Koviljača. Los alemanes resistieron y se atrincheraron a la espera de refuerzos.

Mientras tanto, Milan Nedić daba un discurso en Radio Belgrado en el que declaraba su intención de preservar el núcleo de Servia a cambio de permitir la ocupación de algunos territorios por las potencias del Eje. Además, desalentó toda resistencia armada contra las fuerzas de ocupación porque los alemanes habían asegurado que matarían a 50 servios por cada alemán herido y a 100 por cada muerto. También advirtió de que más de 300.000 servios habían sido llevados a campos de concentración alemanes.

La persecución a los judíos de Vilna de intensificó con el arresto de varios millares de ellos por parte de las autoridades alemanas. En los días siguientes más de 5.000 (tal vez el doble) fueron ejecutados.

Ese día se inauguró el campo de trabajo de Treblinka, a unos 80 km de Varsovia.

Un submarino alemán hundió un carguero noruego (Einvik) en el Atlántico.

El 2 de septiembre los finlandeses tomaron el puerto de Koivisto y la ciudad de Mainila.

La RAF inició una serie de bombardeos diarios sobre objetivos en el norte de Francia.

Unos 1.000 chetniks y más de 5.000 partisanos atacaron la ciudad de Krupanj. Los alemanes trataron de enviar refuerzos, pero no lograron atravesar las líneas enemigas. El 3 de septiembre la ciudad caía en manos de los atacantes. En cambio, los alemanes que resistían en Banja Koviljača recibieron refuerzos desde Croacia. Aviones alemanes bombardearon las posiciones de los chetniks, tras lo cual tropas croatas cruzaron el Drina cerca de Zvornik y atacaron a los chetniks en Gučevo, al oeste de Banja Koviljača.

Los finlandeses tomaron Valkeasaari.

La Luftwaffe hundió un carguero soviético (Gustav) ante la costa de Estonia.

Ante el riesgo de verse rodeados, los alemanes empezaron a retirarse de su cabeza de puente en Yelnya, manteniendo la presión en los flancos. Mientras tanto, la artillería alemana empezaba a bombardear Leningrado.

El comando británico que había estado operando en Spitsbergen fue recogido y transportado de regreso a Gran Bretaña, junto con 800 lugareños y 15 perros. Para entonces habían demolido las instalaciones mineras, el equipo que no podía ser transportado y habían destruido 450.000 toneladas de carbon y más de un millón de litros de petróleo, gasolina y otros derivados del pretróleo.

Unas semanas atrás, Himmler había asistido a la ejecución de unos 100 judíos en Minsk. Terminó con náuseas y conmocionado por la experiencia, y ello lo llevó a planterarse alternativas que resultaran menos inhumanas hacia los pobres nazis que tenían que encargarse de misiones semejantes. Esto lo llevó a interesarse por las nuevas técnicas de exterminio masivo que Rudolf Höss estaba ensayando en Auschwitz. Ese día empleó un pesticida llamado Zyklon B con 600 prisioneros soviéticos y 250 polacos enfermos. El experimento se consideró un éxito. Según los informes nazis, bastaban apenas 15 minutos para acabar con un gran número de prisioneros. Ni siquiera hacían falta guardias para conducirlos a la cámara de gas. Bastaba decirles que iban a ducharse. Lo verdaderamente laborioso era incinerar los cadáveres.

La ustacha se dedicaba mientras tanto a buscar ocupantes para el campo de Kruščica. Unos días antes habían llegado unos 1.000 prisioneros, principalmente mujeres judías y niños, procedentes de otros campos de concentración cercanos. Esa noche miembros de la ustacha irrumpieron en las casas de numerosos judíos en Sarajevo y los llevaron también a Kruščica. En pocos días, el número de internados llegó a los 3.000, casi todos judíos, salvo unas 300 mujeres y niños servios. La comunidad judía envió varios cargamentos de provisiones a los prisioneros, y la ustacha se los entregó después de haberlos quemado ante sus ojos.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Fort Richepanse) en el Atlántico.

Esa noche la RAF atacó una vez mas el puerto de Brest con 56 bombarderos.

El 4 de septiembre los finlandeses iniciaron una nueva acometida en Tuloksa, al norte del lago Ladoga, con una andanada de artillería de una magnitud sin precedentes en el ejército finlandés. Luego cruzaron el río Tuloksa y los soviéticos tuvieron que retirarse. En Nurmoila los soviéticos también retrocedieron, a pesar de las fortificaciones que habían levantado en la zona. Al sur del Ladoga tomaron Staryi Beloostrov, y un contraataque soviético terminó en fracaso.

Un submarino alemán lanzó un torpedo contra un destructor estadounidense, probablemente porque creyó que éste había lanzado un ataque que en realidad provenía de un bombardero británico. El torpedo no alcanzó el barco, pero provocó un incidente diplomático.

Guerrilleros etíopes estaban tratando de cortar las comunicaciones italianas entre Gondar y el paso de Culqualber, mediante una serie de emboscadas. Esa noche algunos camisas negras apoyados por nativos hicieron una salida y arrollaron un campamento etíope, del que se llevaron una gran cantidad de armas y municiones. Los británicos respondieron con un bombardeo.

El 5 de septiembre llegó a la localidad ucraniana de Pavoloch uno de los escuadrones de las SS encargados de exterminar judíos. Encontraron unos 1.500 judíos, los llevaron a un cementerio en las afueras, los obligaron a cavar una zanja, los pusieron de rodillas ante ella y los ametrallaron. Luego cubrieron la zanja y se marcharon.

Los alemanes completaron la ocupación de la parte continental de Estonia (pero los soviéticos todavía controlaban el archipiélago Moonsund, cercano a su costa). En Ucrania entraron en Dniepropetrovsk. Los finlandeses tomaron Olonets.

Un submarino británico hundió un petrolero italiano (Maya) en el Egeo, mientras que otro neerlandés hundía un carguero italiano (Isarco) en el mar Tirreno.

El Estado Mayor japonés había preparado un plan de guerra ante un hipotético conflicto con los Estados Unidos, Gran Bretaña y los Países Bajos. El primer ministro, Fumimaro Konoe, envió un borrador al emperador y más tarde se reunió con él junto con el Jefe del Estado Mayor del Ejército, el general Hajime Sugiyama, y el almirante de la Flota Imperial, Osami Nagano. Al día siguiente se iba a celebrar una Conferencia Imperial en la que se trataría el asunto. El emperador Hironito preguntó a Konoe cómo iban las negociaciones con los Estados Unidos, y Konoe le respondió que estaban en curso (Roosevelt se había interesado por conocer los detalles de la propuesta japonesa y había sugerido incluso un punto de encuentro), y que, por supuesto, la negociación era prioritaria, mientras que los planes de guerra eran sólo una alternativa para el caso de que la negociación fallara. El emperador preguntó a Sugiyama por las posibiliddades de éxito en caso de una guerra abierta contra Occidente. Sugiyama contestó que las expectativas eran buenas, pero Hirohito le respondió con dureza:

— Cuando se produjo el incidente de China, el ejército me dijo que podría conseguir la paz inmediatamente tras asestarles un golpe con tres divisiones, ¡pero usted todavía no ha podido derrotar a Chiang Kai-shek ni siquiera hoy! Sugiyama, usted era el ministro del Ejército en ese momento.
— China es una región muy vasta, con muchas entradas y salidas, y nos encontramos con problemas inesperados...
— Dice usted que el interior de China es enorme; ¿Acaso el Océano Pacífico no es mayor aún que China? ¿No le advertí a usted una y otra vez sobre estos asuntos? ¿Me está usted engañando, Sugiyama?

El almirante Nagano le diría más adelante a un amigo: Nunca había visto al emperador amonestarnos de esa manera, con la cara enrojecida y gritando así.

Los chetniks y los partisanos yugoslavos habían entrado en Banja Koviljača, donde los alemanes se habían parapetado en un hotel. El sargento Obren Popović se abalanzó sobre una alambrada con una bomba en la mano sin ser consciente de que los alemanes la habían electrificado, así que él y algunos de los que le seguían murieron electrocutados. El combate se prolongó hasta la noche, cuando los chetniks saltaron por encima de la alambrada a la vez que arrojaban bombas por las ventanas del hotel. Los alemanes se asustaron y se retiraron a Zvornik, desde donde fueron evacuados por el aire. En la madrugada, ya el 6 de septiembre, los chetniks celebraron el aniversario del rey Pedro II de Yugoslavia. En los días siguientes los chetniks capturaron Čačak, Kraljevo and Kruševac.

En el norte de Finlandia cayó la primera línea defensiva soviética en el río Voyta, pero resistió la segunda línea en el Verman.

Hitler autorizó el abandono de la cabeza de puente en Yelnya, y ahora los soviéticos recuperaban la ciudad.

En Vilna los alemanes empezaron a concentrar a unos 20.000 judíos en dos guetos. Durante el proceso mataron a unos 3.700.

En la Conferencia Imperial, el emperador Hirohito, cuestionó abiertamente las opiniones del Estado Mayor, algo sin precedentes hasta entonces. Sin embargo, la mayoría de los miembros coincidió en dar prioridad a la guerra frente a la diplomacia. Según la tradición, el emperador se había dirigido a los miembros de la conferencia a través de su representante, el barón Yoshimichi Hara, pero, ante el asombro de todos, tomó la palabra personalmente y afirmó la necesidad de resolver pacíficamente los problemas internacionales, y mostró su decepción ante las respuestas de sus ministros cuando el barón les había pedido su opinión. A continuación recitó unos versos compuestos por su abuelo, el emperador Meiji:

Los mares de los cuatro rumbos
han nacido de un mismo vientre:
¿Por qué entonces el viento y las olas se elevan en discordia?

Cuando los ministros se recuperaron de su desconcierto, se apresuraron a expresar al monarca su profundo deseo de explorar todas las posibles soluciones pacíficas del conflicto.

Alertados de la presencia de un convoy alemán en las inmediaciones, parte de los barcos que escoltaban a los comandos que regresaban de su última misión en Noruega se dirigió hacia él y el 7 de septiembre hundieron un barco de entrenamiento alemán (Bremse).

Torpederos alemanes hundieron un carguero británico (Duncarron) y otro noruego (Eikhaug) en el mar del Norte. La Luftwaffe hundió otros tres cargueros británicos (Empire Gunner, Marcrest y Trsat) en las costas británicas.

Los alemanes se apoderaron de Shlisselburg, con lo que todas las rutas terrestres a Leningrado quedaban cortadas. También cortaron las líneas ferroviarias de Leningrado hacia Moscú y, en el norte, con la ayuda de los finlandeses, las de Murmansk. Los finlandeses llegaron al río Svir, entre el Ladoga y el Onega. Un gran número de soldados de infantería soviéticos lograron escapar de los finlandeses huyendo a través del bosque tras haber abandonado todo el equipamiento pesado.

En el norte de Ucrania los alemanes tomaron Chernihiv y atravesaron las defensas soviéticas cerca de Konotop.

El 8 de septiembre un bombardeo sobre Leningrado causó 178 incendios.

Para esa fecha los alemanes ya habían completado su retirada del saliende de Yelnya, que les había costado unas 23.000 bajas (frente a casi 32.000 bajas soviéticas). La batalla dio lugar a su vez a una batalla propagandística, en la que los soviéticos vendieron que —por primera vez— los alemanes habían sido derrotados y habían perdido algo de territorio. Era cierto, pero el logro distaba mucho de tener la importancia que la propaganda soviética le asignó. Por su parte, la propaganda alemana hablaba de una "retirada planeada" y de una "exitosa corrección del frente".

Los alemanes lanzaron una campaña para apoderarse del archipiélago Moonsund, en Estonia, que consta de tres islas mayores y unas 500 menores.

En Ucrania, los alemanes capturaron Kremenchuk.

Los finlandeses tomaron Pryazha y avanzaron hacia Pyhäjärvi.

El regente húngaro Miklós Horthy visitó a Hitler en la guarida del lobo. 

Los partisanos yugoslavos mataron a más de 1.600 musulmanes en Kulen Vakuf.

Un destructor británico hundió un submarino italiano (Maggiore Baracca) en el Atlántico.

El gobierno tailandés emitió otro de sus mandatos culturales:

  1. El pueblo debe dividir su tiempo entres partes, una para trabajar, otra para actividades personales y otra para descansar y dormir. Esto debe hacerse metódicamente siguiendo un horario hasta que resulte habitual.
  2. Los tailandeses deben llevar a cabo sus actividades personales como sigue:
  3. Los tailandeses deben realizar fielmente sus tareas laborales sin desanimarse ni eludirlas. El descanso para la comida del mediodía no debe durar más de una hora. Al término de la jornada laboral, debe ejercitarse practicando deportes al menos durante una hora, o bien otras actividades como la jardinería, el cuidado de mascotas o plantar árboles. Después, tras una ducha, se procederá a cenar.
  4. El pueblo debe usar su tiempo libre por la noche para completar las tareas necesarias, conversar con la familia y amigos, informarse oyendo las noticias en la radio o mediante la lectura, o bien otros entretenimientos o artes, según lo permitan las circunstancias.
  5. El pueblo debe usar los días de descanso en beneficio de sus cuerpos y sus mentes participando en actividades religiosas, atendiendo a sermones, perfeccionándose, adquiriendo conocimientos, viajando, practicando deportes o descansando.

El 9 de septiembre el ejército finlandés dominaba todo el territorio hasta la línea fijada por Mannerheim en el istmo de Carelia y, a partir de ese momento, se puso a la defensiva. Los soviéticos pronto advirtieron el cambio y desviaron recursos para enfrentarlos a los alemanes.

Irán aceptó las condiciones de los aliados: Todos los consulados de países del Eje serían cerrados y los ciudadanos alemanes entregados a los británicos o soviéticos. Los aliados mantendrían el control sobre las carreteras, aeropuertos y otros medios de comunicación iraníes.

El primer ministro eslovaco Vojtech Tuka presentó un nuevo texto legal en relación a los judíos que era más largo incluso que la propia constitución del país. Entre otras cosas establecía la obligación de que se identificaran mediante una estrella amarilla, anulaba todas las deudas contraídas con judíos, confiscaba sus propiedades y los expulsaba de Bratislava, la capital del país.

Un submarino neerlandés hundió un carguero italiano (Italo Balbo) en el Mediterráneo. Una lancha torpedera británica hundió un carguero alemán (Trifels) ante la costa de Boulogne.

Un submarino alemán detectó un convoy británico cerca de Groenlandia (SC 42) y, tras un ataque frustrado, llamó a otros submarinos. Un carguero resultó hundido (Empire Springbuck) y, al anochecer, la luz de la luna permitió hundir otros dos. Unas horas más tarde, ya el 10 de septiembre, cayeron otros tres, y un cuarto antes del amanecer. A lo largo del día fueron hundidos un total de siete barcos del convoy, así como uno de los submarinos atacantes.

Otro submarino alemán hundió un petrolero neerlandés (Marken) en el Atlántico.

Los alemanes capturaron Rommy, en Ucrania.

Ante la proximidad de las tropas alemanas, 157 presos políticos soviéticos fueron fusilados en las afueras de Oriol, en Rusia, por orden expresa de Stalin. Entre ellos había varios condenados en el tercer juicio de Moscú que habían eludido la pena de muerte, y también estaba la hermana de Trotski.

En Noruega se declaró la ley marcial y varios sindicalistas fueron arrestados para evitar un proyecto de huelga general.

En las primeras horas del 11 de septiembre otros cinco barcos británicos y suecos fueron hundidos por los submarinos alemanes que continuaban acechando al convoy SC 42. Por su parte, un submarino alemán fue hundido mediante cargas de profundidad en el estrecho de Dinamarca. Un refuerzo de la escolta impidió a los submarinos llevar a cabo más ataques, aunque continuaron siguiendo el rastro del convoy.

Por otro lado, un submarino alemán hundió un carguero panameño (Montana) en el Atlántico.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Livorno) ante la costa argelina, y la aviación hundió otro (Alfredo Oriani) ante Bengasi.

Hacía unos meses, la reina madre Isabel de Bélgica había invitado al castillo de Laeken, donde el rey Leopoldo III estába prisioneros de los alemanes, a una antigua amilia de la familia, Lilian Baels, hija de un político belga. Tras varias visitas, el rey le pidió matrimonio y ahora se casaban (morganáticamente) en secreto en una ceremonia religiosa, sin valor legal en Bélgica, en presencia de la reina Isabel.

Un grupo de 26 soldados peruanos en una misión de reconocimiento sufrió una emboscada en Porotillo por parte de soldados ecuatorianos. Se produjo un combate que terminó con 24 muertos y un prisionero.

El 12 de septiembre la aviación británica hundió un carguero italiano (Caffaro) cerca de Livia y otro noruego (Tauri)a ante la costa noruega. Un submarino soviético hundió también un carguero noruego (Ottar Jarl).

Tanques alemanes cruzaron el Dniéper por sorpresa a través de cabezas de puente establecidas previamente cerca de Cherkassy y Kremenchug y avanzaron hacia el norte, por la retaguardia de las fuerzas del general Budionni. A punto de ser rodeado, el 13 de septiembre Stalin lo reemplazó por el general Semión Timoshenko. Los alemanes tomaron Lokhvytsia.

En Leningrado, la artillería alemana hundió un crucero soviético en construcción.

La aviación alemana hundió un carguero británico (Bloomfield) en el Atlántico y otro soviético (Hiiula) ante la costa de Estonia. Un submarino británico hundió un carguero noruego (Richard With) en el mar de Noruega, y la aviación australiana hundió un barco de pasajeros (Barøy) de la misma nacionalidad.

Los finlandeses capturaron el puente ferroviario sobre el río Svir.

La RAF atacó de nuevo la flota alemana en Brest con 120 bombarderos.

El 14 de septiembre Kiev quedó completamente rodeada por el ejército alemán.

Los finlandeses rodearon una división soviética en Carelia, que tuvo que retirarse por los bosques con muchas bajas.

La armada estadounidense escoltó por primera vez un convoy británico.

La Luftwaffe hundió un buque hospital soviético (Moldavia) en el mar Negro. La RAF hundió un carguero italiano (Nicolò Odero) ante la costa de Libia.

Werner Heisemberg había estado realizando varios viajes por Hungría, Dinamarca, los Países Bajos y Polonia acompañado por autoridades nazis, en misiones propagandísticas, en calidad de eminencia alemana, para granjearse la colaboración de las elites locales. El 15 de septiembre llegó a Copenhague, donde se entrevistó con Niels Bohr. Le tansmitión su convicción de que Alemania iba a ganar la guerra, y de que Bohr y sus colegas estaban locos si esperaban su derrota. También dio por hecho que, bajo su dirección, Alemania no tardaría en construir un arma nuclear. Tras esa reunión, las relaciones entre Heisemberg y Bohr se enfriaron drásticamente. Bohr quedó convencido de que Heisemberg no contemplaba ya ningún escrúpulo moral contra el proyecto nuclear alemán.

La Gestapo arrestó a los nacionalistas ucranianos Stepan Bandera y Yaroslav Setsko.

Un submarino alemán hundió dos cargueros británicos (Empire Eland y Newbury) y otro griego (Pegasus) de un convoy en el Atlántico. La Luftwaffe hundió otro carguero británico (Daru) en el mar del Norte.

El 16 de septiembre las tropas del general Budionni quedaron definitivamente acorraladas por los alemanes cuando éstos se encontraron en Lokhvitsa con las tropas de Guderian que avanzaban desde el sur. A partir de ese momento, la bolsa de soldados soviéticos fue atacada con tanques, la artillería y la aviación. En Leningrado los alemanes capturaron Strelna, y anunciaron que por cada alemán que muriera en territorio ocupado fusilarían entre 50 y 100 comunistas.

En Odesa, los rumanos capturaron a unos 3.000 soldados soviéticos, pero el Ejército Rojo recibió pronto refuerzos.

Los rumanos empezaron a deportar judíos a la orilla oriental del Dniéster, en grupos de mil. El Estado Mayor ordenó que todos los que no pudieran seguir la marcha fueran ejecutados, y las fosas que se prepararon para las víctimas quedaron saturadas.

Las tropas soviérticas llegaron a las puertas de Teherán, y el sah Reza Pahlaví, por "sugerencia" de los británicos, abdicó en favor de su hijo de 22 años, Mohammad Reza Pahlaví. Luego marchó con su familia a Johannesburgo. El nuevo sah había estado desde niño bajo la enorme influencia de su madre, que lo había convencido de que era un elegido de Dios para una "misión divina", del cual recibía mensajes de tanto en tanto. Su madre también se había encargado de evitar que su esposa, la princesa Fawcia, pudiera disputarle su ascendente. En todo momento la ridiculizaba y la despreciaba, con el apoyo de Mohammad, que a menudo era visto por las afueras de Teherán conduciendo caros deportivos en compañía de sus amantes. Ese mismo día Irán rompió sus relaciones diplomáticas con Bulgaria, Hungría, Italia y Rumanía.

El presidente sirio, Bahij al-Khatib, presentó su dimisión presionado por De Gaulle. Fue sucedido por Taj al-Din al-Hasani, al que De Gaulle presionó para que contuviera a los nacionalistas y que proporcionara fondos para el esfuerzo bélico francés en Europa. Al-Hasani subió los impuestos y aumentó el precio del pan, lo que no lo hizo muy popular, especialmente entre los sirios más pobres.

Un submarino alemán hundió otro carguero británico (Jedmoor) del convoy SC 42.

El 17 de septiembre los soviéticos entraron en Teherán, pero la abandonaron ese mismo día, tras comprobar que el gobierno iraní no ponía impedimentos a la ocupación. Los soviéticos redujeron su presencia a una franja al norte del país y los británicos a otra en el suroeste, a lo largo del golfo Pérsico desde la frontera con Iraq. Pronto se estableció un corredor persa a través del país por el que Gran Bretaña y los Estados Unidos podían abstecer a la Unión Soviética.

Escuchar emisoras de radio extranjeras en territorio alemán pasó a estar castigado con la pena de muerte.

Torpederos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Teddington y Tetela) en el mar del Norte.

La aviación alemana hundió cos cargueros soviéticos (Kuivastu y Triton) en el mar Báltico.

Por razones que nunca llegaron a conocerse, un destructor sueco (Klas Uggla) explotó cuando se encontraba anclado en Hårsfjärden, un fiordo cercano a Estocolmo, y la explosión hizo estallar a su vez a otros dos destructores (Göteborg y Klas Horn). Los tres se hundieron y 33 marineros resultaron muertos.

Lo que había empezado como un encuentro entre guerrilleros chinos y japoneses se convirtió en una gran batalla cuando unos 120.000 japoneses cruzaron el río Xinqiang por cuatro puntos e iniciaron un rápido avance hacia Changsha.

El primer ministro del protectorado de Bohemia y Moravia era Alois Eliáš, que mantenía contactos secretos con la resistencia checa y con el gobierno checo en el exilio. Harto de ciertos periodistas que colaboraban abiertamente con los ocupantes nazis, el 18 de septiembre los invitó a su despacho y les ofreció unos bocadillos que previamente, con la ayuda de su urólogo, había contaminado con bacterias causantes del botulismo, tifus y la tuberculosis. Sin embargo, aunque todos enfermaron, sólo uno de ellos murió.

La Unión Soviética anunció el alistamiento de todos los varones entre 16 y 50 años. Cinco acorazados soviéticos, y otros barcos menores, fueron hundidos cerca de Kiev para evitar que fueran capturados por los alemanes.

Un submarino británico hundió dos barcos italianos de transporte de tropas (Neptunia y Oceania) cerca de Libia.

Un regimiento de caballería peruano fue atacado en Panupali por tres flancos por unos 200 soldados ecuatorianos. Tras atrincherarse como pudieron, lograron pedir ayuda y la aviación peruana bombardeó las posiciones enemigas facilitando la retirada. Los peruanos contaron 7 muertos y 2 heridos, frente a más de 10 muertos ecuatorianos.

El 19 de septiembre Kiev cayó en poder de los alemanes, pero la batalla no había terminado. Los alemanes seguían estrechando el cerco a las tropas soviéticas que tenían acorraladas.

Un ataque aéreo a Leningrado con 276 bombarderos se cobró alrededor de un millar de víctimas civiles. Los soviéticos habían organizado un sistema para abastecer la ciudad a través del lago Ladoga.

Ante el avance alemán, los soviéticos estaban desmantelando y transportando todas las fábricas que podían, junto con sus trabajadores especializados. Los civiles que no tenían un valor especial como trabajadores eran dejados atrás a merced de los alemanes.

En la península de Kola, los alemanes tuvieron que retirarse de sus cabezas de puente sobre el río Litsa. Más al sur, en Carelia, los finlandeses tomaron Markkila.

A partir de ese día, todos los judíos en territorio alemán debían identificarse con una estrella amarilla en su ropa.

Una corbeta canadiense (HMCS Levis) que formaba parte de la escolta de un convoy fue torpedeada cerca de Groenlandia. Otro barco trató de remolcarla, pero giró hasta quedar cabeza abajo y poco después se hundió. Los submarinos hundieron también cuatro mercantes del convoy.

La aviación alemana hundió un carguero soviético (Rudolf) en el Báltico y un acorazado (Udarny) en el mar Negro.

Un submarino italiano hundió tres petroleros británicos (Denbydale, Durham y Fiona Shell) en Gibraltar.

Draža Mihailović y Tito se encontraron en Struganik para trazar planes de acción conjunta entre chetniks y partisanos. La reunión fue cordial, pero no llegaron a ningún acuerdo concreto por discrepancias generales sobre la estrategia que convenía seguir.

La ciudad ucraniana de Zhytomyr fue declarada judenfrei, después del asesinato masivo de unos 10.000 judíos.

El sah Mohammad Reza Pahlaví decretó una amnistía general para los presos políticos encarcelados por su padre. También anuló el decreto que prohibía el uso del velo islámico. El embajador británico en Teherán dijo en un informe a Londres: El joven sah ha recibido una bienvenida bastante espontánea en su primer acto públcio, posiblemente más bien por el alivio que ha supuesto la desaparición de su padre que al afecto público hacia su persona.

Los japoneses cruzaron el río Miluo y siguieron avanzando hacia Changsha. Los chinos avanzaban paralelamente y los japoneses trataron de maniobrar para encerrarlos.

El 20 de septiembre un submarino alemán hundió dos cargueros británicos (Baltallin y Empire Moat) del convoy OG 74 en el Atlántico. Un grupo de submarinos atacó al convoy SC 44 y hundió cuatro de sus barcos. Por otra parte, otro submarino hundió el carguero británico Cingalese Prince.

Dos días atrás, la aviación alemana había avistado otro convoy en el Atlántico (HG 73), y se había ordenado a cuatro submarinos italianos que se dirigieran hacia él. El día anterior uno de ellos había dado con el convoy, pero un motor se averió y tuvo que regresar a su base. Esa noche llegó otro, pero fue detectado y dañado gravemente con cargas de profundidad, así que también tuvo que retirarse.

La aviación británica hundió un carguero francés (Monselet) cerca de la costa tunecina.

El 21 de septiembre un submarino alemán entró por primera vez en el Mediterráneo con la misión de atacar los barcos que abastecían Tobruk.

La base naval soviética de Kronstadt fue bombardeada por 180 aviones alemanes que destruyeron buena parte del puerto. El destructor Steregushiy resultó hundido, así como el carguero Barta. Otro bombardeo hundió otro destructor (Frunza) en el mar Negro.

Un submarino alemán hundió tres cargueros británicos del convoy OG 74 (Lissa, Rhineland y Runa) y la Luftwaffe hundió un barco de rescate (Walmer Castle). Un submarino italiano hundió un petrolero polaco (Antar) ante Beirut.

Finalmente, los soviéticos lograron detener el avance alemán por la península de Kola, con lo que la operación Zorro de Platino llegó a su fin. Las tropas alemanas y finlandesas tuvieron que replegarse hasta Petsamo, donde establecieron sólidas defensas que estabilizaron el frente. A los finlandeses les iba mejor más al sur, en Carelia, donde el 22 de septiembre capturaron Podporozhye y establecieron defensas en lo que ya era una cabeza de puente sobre el río Svir de unos 40 km de ancho y unos 5-10 km de profundidad.

Hitler estableció que Leningrado debía ser arrasada, y que no había que hacer prisioneros.

El rey Jorge II de Grecia, junto con su familia y miembros de su gobierno, llegó a Gran Bretaña desde Egipto.

Las SS y paramilitares ucranianos fusilaron a unos 28.000 judíos en Vinnytsia. En Servia, como represalia a la muerte de un alemán, mataron a 7.000 personas.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Edward Blyden y Niceto de Larrinaga) y otro neerlandés (Silverbelle) de un convoy en el Atlántico (SL 87). Otro submarino hundió un carguero británico de otro convoy (Erna III).

La aviación alemana hundió un carguero soviético (Alf) e incendió otro (Vohi) en el Báltico.

Chetniks y partisanos yugoslavos atacaron conjuntamente la ciudad de Šabac, donde una división alemana quedó bajo asedio.

El 23 de septiembre la Luftwaffe atacó de nuevo Krondstat y hundió un destructor (Minsk), un submarino y otros barcos menores.

Un submarino británico hundió un carguero alemán (Luvsee) y otro italiano (Poseidone) en el Adriático.

Una división italiana creó una cabeza de puente sobre el Dnieper cerca de Tsarytchanka, en Ucrania. Poco después, otra división creaba una segunda cabeza de puente en Voinovka. Los soviéticos trataron de tomarlas sin éxito durante tres días.

El 24 de septiembre unos 70.000 partisanos capturaron la ciudad de Užice y proclamaron la República Socialista de Užice. Mientras tanto una división alemana rompió el asedio a Šabac y mataron a un millar de habitantes de la ciudad, y de la vecina Mačva, de donde procedían los partisanos que habían participado en el asedio.

Submarinos alemanes hundieron otros cuatro cargueros británicos (Dixcove, John Holt, Lafian y St Clair II) del convoy SL 87.

Un crucero alemán hundió un carguero griego (Stamatios G Embiricos) en el Atlántico.

La aviación británica hundió un carguero italiano (Prospero) ante Bengasi.

Los estadounidenses interceptaron un mensaje envidado desde Tokio para el cónsul en Hawái, Nagao Kita, aunque su destinatario real era el espía Takeo Toshikawa. En él se dividía Pearl Harbor en cinco zonas y se preguntaba el número de barcos militares en cada una de ellas. Sin embargo, el mensaje fue relegado y no fue descifrado hasta casi un mes más tarde, y aun entonces no se le dio gran importancia.

Finalmente, fueron submarinos alemanes los que el 25 de septiembre tuvieron que atacar el convoy HG 73 contra el que los barcos italianos no habían podido hacer nada. Esa noche hundieron seis de sus barcos. Otros submarinos hundieron además un carguero británico (Cervantes) y otro panameño (I C White). Además, la Luftwaffe hundió un carguero británico (British Prince) en el mar del Norte. Un submarino británico hundió un carguero italiano (Città di Bastia) en el Mediterráneo.

El salto a la fama definitivo de Rita Hayworth se produjo con el estreno de Desde aquel beso, junto a Fred Astaire, cuya carrera también se vio reforzada después del retroceso que le supuso el fin de su colaboración con Ginger Rogers. La película fue una de las más taquilleras de la productora Columbia Pictures. La música era de Cole Porter.

El 26 de septiembre se rindieron las últimas tropas soviéticas acorraladas en las cercanías de Kiev. En total los soviéticos contaron más de 600.000 muertos o prisioneros y unos 84.000 heridos. Días antes, los alemanes habían empezado a retirar tropas de Kiev en dirección a Crimea, ahora Timoshenko lanzaba un ataque en la costa septentrional del mar de Azov sobre las tropas que avanzaban hacia la península.

Más de 1.600 judíos fueron llevados en camiones hasta las afueras de Kaunas y allí fueron asesinados.

Esa noche los submarinos alemanes continuaron su ataque al convoy HG 73 y hundieron dos cargueros más, así como un barco de la escolta (HMS Springbank).

La aviación italiana había detectado un convoy británico que se dirigía a Malta desde Gibraltar. El 27 de septiembre la Regia Areonautica lanzó un ataque que causó daños menores y en el que ocho aviones fueron derribados. Mientras tanto, una flota italiana se dirigía al lugar, pero al comprobar la magnitud de la escolta británica, decidió dar media vuelta y regresar a puerto. Luego llegaron aviones italianos que debían ayudar a la flota, pero el avión que dirigía uno de los escuadrones fue derribado por error por un destructor italiano. Otros diez aviones cayeron al mar por falta de combustible. Por la noche el convoy sufrió un nuevo ataque aéreo en el que un mercante recibió un impacto que lo obligaba a ir más lento, así que los británicos lo hundieron para que no retrasara al resto del convoy. Otros barcos italianos no lograron encontrar su objetivo. En suma, la batalla puede considerarse una victoria de los italianos contra sí mismos. La flota británica estaba bajo el mando del almirante James Sommerville, que fue nombrado caballero por su actuación. Era la segunda vez que recibía este honor, lo que dio pie a que otro almirante le enviara un famoso mensaje de felicitación que decía: Fancy, twice a knight at your age. (¡Qué lujo! dos veces caballero a tu edad, pero que en inglés suena igual que "¡Qué lujo! dos veces en una noche a tu edad".)

Los alemanes capturaron Perekop, en Crimea.

Hitler consideró que la actuación de Konstantin von Neurath al frente del protectorado de Bohemia y Moravia era demasiado suave, así que le puso como ayudante a Reinhard Heydrich. Tras su nombramiento, dijo "germanizaremos la canalla checa". Pero como sabía que los milagros no existen, ordenó una clasificación racial de la población para distinguir a los "germanizables" de los "no germanizables".

En la ciudad lituana de Eišiškės casi 3.500 judíos fueron llevados ante unas zanjas excavadas en el cementerio judío y ametrallados para que cayeran en ellas.

El Partido Comunista de Grecia se aliócon otros tres partidos de izquierdas para formar el Frente de Liberación Nacional, cuyo objetivo era liberar a Grecia de la dominación nazi.

Como reconocimiento a los esfuerzos profranceses del presidente Al-Hasani, el general Catroux proclamó la independencia de Siria y De Gaulle prometió que el ejército francés evacuaría el país en cuanto terminara la guerra.

En el Atlántico, hidroaviones británicos estaban manteniendo a raya a los submarinos que amenazaban el convoy que se dirigía a Gibraltar. Sólo uno de ellos logró atacar esa noche y hundió un mercante. De los cuatro submarinos que perseguían el convoy, tres recibieron órdenes de regresar y el cuarto recibió daños, por lo que también se retiró y el convoy tuvo vía libre.

Varios centenares de soldados japoneses vestidos de paisano llegaron a las puertas de Changsha, pero no lograron sabotear sus defensas. El 28 de septiembre tuvieron lugar intensos combates, tras los cuales los japoneses iniciaron la retirada. Así terminó la campaña, en la que los japoneses reconocieron 13.000 bajas.

Siguiendo instrucciones alemanas, los italianos se dispusieron a rodear a los soviéticos que se les oponían en Ucrania avanzando desde dos puntos distintos que debían converger en la ciudad de Petrikowka. Pese a la resistencia soviética, los italianos lograron ensanchar su cabeza de puente y rompieron las líneas enemigas.

Los finlandeses en Carelia llegaron a las afueras de Petrozavodsk.

Partisanos y Chetniks atacaron la guarnición alemana de la ciudad servia de Gornji Milanovac. Los alemanes se refugiaron en una escuela desde la que se defendieron con ametralladoras. Al cabo de hora y media contaban 10 muertos y 26 heridos. Los partisanos no veían posibilidades de reducirlos, pero, cuando se disponían a negociar con los alemanes, éstos se rindieron, para su sorpresa, y fueron tomados como rehenes.

El primer convoy británico con suministros para los soviéticos zarpó de Islandia, camino de Arkhangelsk.

Una corveta británica hundió un submarino italiano (Fisalia) ante la costa palestina.

El gobierno búlgaro había iniciado una intensa campaña de bulgarización en los territorios que había ocupado a Grecia. Alcaldes, maestros, jueces, abogados, jueces y policías griegos fueron deportados. Se prohibió el uso del griego, se cambiaron los nombres de las calles, se expropiaron tierras a los griegos que fueron cedidas a colonos búlgaros, se introdujo una forma de trabajo forzoso para inducir al resto de los griegos a la emigración. Finalmente estalló una revuelta en Drama organizada por el Partido Comunista, y pronto se extendió a otras ciudades. El 29 de septiembre llegaron tropas búlgaras a Drama y las localidades próximas, donde arrestaron a todos los varones entre 18 y 45 años. Unas 3.000 personas fueron ejecutadas sólo en Drama, y unas 15.000 en total. Pueblos enteros eran atacados con ametralladoras y luego saqueados. Todo el Politburo del Partido Comunista de Grecia fue aniquilado, salvo uno de sus miembros que logró salvar la vida. Durante los meses siguientes, unos 100.000 griegos abandonaron la zona ocupada por Bulgaria.

Ese día se inició la Conferencia de Moscú, en la que Stalin se entrevistó por primera vez con un representante británico y otro estadounidense.

Un submarino soviético hundió un petrolero italiano (Superga) en el mar Negro.

A los pocos días de su llegada a Praga, Reinhard Heydrich ya había ejecutado a 92 personas, cuyos nombres ordenó publicar en carteles a lo largo de toda Bohemia. Ese día fue arrestado el primer ministro Alois Eliáš. En los días anteriores habían caído varios de sus contactos en la resistencia checa, y era cuestión de tiempo que la Gestapo descubriera sus actividades.

Los alemanes iniciaron una campaña contra la república de Užice que habían proclamado los partisanos yugoslavos. El primer ataque se produjo en una carretera entre las ciudades de Šabac and Loznica.

Karl-Otto Koch dejó de dirigir el campo de concentración de Buchenwald y fue trasladado al de Mahdanek. Su mujer, la bruja de Buchenwald, siguió en su puesto. El traslado se debió en parte a las sospechas que había suscitado Koch sobre el príncipe Josías de Waldeck-Pyrmont, un general del ejército alemán que encontró entre la lista de muertos en el campo el nombre del doctor Walter Krämer, que le había tratado tiempo atrás. Abrió una investigación que llevó a cabo el juez Georg Konrad Morgen, la cual finalmente aportó evidencias de que Koch había hecho que lo mataran, junto a uno de sus ayudantes, porque le había tratado de sífilis, y quería asegurarse de que nadie lo sabría.

El día anterior, el ejército alemán había pegado carteles por toda la ciudad de Kiev en la que se ordenaba a los judíos presentarse en ciertas calles con documentos, dinero, objetos de valor y ropa de abrigo. Cualquier judío que fuera encontrado en otro lugar sería fusilado. Unos 30.000 judíos, hombres, mujeres y niños se presentaron en el lugar convenido, suponiendo que serían transportados a otra ciudad. Pero fueron llevados a pie hasta un barranco en las afueras, donde fueron despojados de sus pertenencias y obligados a descender por tandas al barranco y tumbarse para ser asesinados. Cada nueva tanda debía tumbarse sobre los cadáveres de la tanda anterior. Nunca antes había tenido lugar una matanza de judíos de tales proporciones. Posteriormente serían asesinadas otras 60.000 personas en el mismo lugar, entre ellas gitanos y comisarios políticos soviéticos.

Los italianos cumplieron el plan previsto en Ucrania y se reunieron en Petrikowka encerrando a un número considerable de tropas soviéticas, que se rindieron el 30 de septiembre. Unos 10.000 soviéticos fueron capturados, junto con gran cantidad de armas y caballos. Por su parte, los italianos contaron 87 muertos y 190 heridos.

Es España se había formado una junta de generales monárquicos: Luis Orgaz, Andrés Saliquet, José Solchaga, Alfredo Kindelán y Antonio Aranda, que estaban convencidos de que Alemania terminaría invadiendo España, ante lo cual planeaban crear un gobierno provisional en Marruecos que pediría ayuda a Gran Bretaña. Estaban en contacto con Juan de Borbón, a la sazón en Suiza. Ante el auge de los monárquicos, Franco se vio presionado a escribir una carta a Juan de Borbón, en la que afirmaba que la monarquía era la culminación de la obra del Movimiento, y el único camino para la instauración de "Régimen tradicional, del que para mí sois el único y legítimo representante". El conde de Barcelona le contestó reclamando la formación inmediata de una Regencia que organizara la transición a un "Estado monárquico, con tiempo suficiente para que pueda oírse su voz en esta contienda de Europa contra el comunismo empezada en España en 1936 en defensa y para la expansión de los más sagrados valores patrios".

Destructores británicos hundieron un submarino italiano (Adua) ante la costa mediterránea española.

Soldados albaneses mataron a unos 150 civiles servios en Ibarski Kolašin.

Mientras tanto, terminada la campaña de Kiev, los alemanes habían iniciado el avance hacia Moscú. Hitler había destinado a la Operación Tifón dos millones de soldados, con más de 2.000 tanques y 14.000 cañones. Ese día rompieron las defensas soviéticas cerca de Bryansk e iniciaron una nueva maniobra envolvente. Lo mismo sucedió el 1 de octubre en la zona del mar de Azov, donde los alemanes iniciaron una maniobra para acorralar a dos ejércitos enemigos que pilló a los soviéticos completamente desprevenidos.

Los finlandeses tomaron Petrozavodsk, pero no pudieron cortar la única vía de escape que tenían los soviéticos hasta el día siguiente.

Aprovechando la ruptura de cerco de Leningrado por el Ladoga, algunas personalidades fueron evacuadas de la ciudad, entre ellas Shostakóvich y su familia, así como muchos músicos de la orquesta filarmónica de Leningrado. El compositor llegó a Moscú y unas semanas más tarde se instaló en Kuybyshev.

La artillería alemana hundió un carguero soviético (Astra) en Oranienbaum, cerca de Leningrado.

La conferencia de Moscú terminó con el compromiso estadounidense de proporcionar armamento y otro material a los soviéticos por valor de un millón de dólares.

Un submarino alemán hundió un petrolero británico (San Florentino) de un convoy en el Atlántico (ON 19).

El 2 de octubre Paul Collette fue condenado a muerte, pero Pétain le conmutó la pena por una cadena perpetua con trabajos forzados.

Submarinos almemanes hundieron tres barcos más del convoy ON 19.

Más de 2.000 judíos fueron asesinados en la ciudad lituana de Žagarė.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Castellon) ante Bengasi.

Ese día se estrenó la que sería la segunda película más taquillera del año, El gallardo aventurero, protagonizada por Clark Gable y Lana Turner. La actriz se ponía tan nerviosa en presencia de Gable que los resultados en los ensayos habían sido catastróficos. Tampoco ayudaron en nada las apariciones por sorpresa en el rodaje de Carole Lombard, la esposa de Gable, que sabía la predilección de su marido por las rubias. En una ocasión, cuando vio a Lombard, Turner se encerró en su camerino y se negó a salir hasta que le aseguraron que Lombard ya se había ido. Pese a todo, la película salió bien y fue la tercera más taquillera del año.

Unos meses antes se había estrenado Altas sierras, una película de gangsters con la que se inició el ascenso al estrellato de Humphrey Bogart, dirigida por Raoul Walsh con guión de William Riley Burnett (el autor de la novela en que se basaba la película) y John Huston, que, tras casi una década de trabajo como guionista en Hollywood, decidió convertirse en director, y así el 3 de octubre estrenaba su propia versión de El halcón maltés, también protagonizada por Bogart y que fue un nuevo hito en su carrera como actor. En contra de lo que podría haberse esperado de un director novel, la película tuvo un gran éxito de público y crítica y fue considerada como un clásico del cine desde el mismo día de su estreno. Bogart también había estrenado ese año una historia circense titulada El circo sangriento.

En su avance hacia Moscú, los alemanes tomaron Oriol. En el mar de Azov, los soviéticos empezaron a retirarse para no quedar atrapados una vez más.

La Luftwaffe hundió un barco de pasajeros soviético (Dnepr) en el mar Negro.

Hitler pronunció su primer discurso desde la invasión de la Unión Soviética. Afirmó que Rusia estába ya destruida en gran medida, y que Alemania era capaz de vencer a todos los enemigos posibles, sin que importara cuántos billones estaban dispuestos a gastar (lo que pareció una alusión a los Estados Unidos).

Un crucero británico hundió un barco de suministro alemán (Klara) al norte de las Azores. Un submarino neerlandés hundió un carguero francés (Oued Yquem) cerca de Cerdeña.

El 4 de octubre el gobierno de Vichy promulgó una Carta del Trabajo que disolvía los sindicatos, prohibía las huelgas y los cierres patronales, y fijaba un salario mínimo que, no obstante, no fue puesto en práctica.

El gueto de Kaunas estaba formado por dos partes incomunicadas (conocidas como el gueto grande y el pequeño). Ese día los alemanes destruyeron el gueto pequeño, matando a casi todos sus habitantes.

Torpederas noruegas hundieron un petrolero alemán (Borgny) en el mar del Norte.

Un submarino británico hundió un barco de pasajeros francés (Théophile Gautier) cerca de la costa griega.

Un pesquero armado hundió un submarino alemán en el Atlántico, cerca de las islas Canarias.

El 5 de octubre la artillería alemana hundió un carguero soviético (Polaris) en Oranienbaum. La aviación británica hundió un carguero italiano (Rialto) ante la costa libia.

El 6 de octubre una bolsa de soldados soviéticos acorralados alrededor de Briansk se rindió a los alemanes, aunque una buena parte de soldados había logrado retirarse a Mtsensk.

Un oficial alemán capturado por los partisanos en Gornji Milanovac había logrado escapar y había informado al general Franz Böhme de que los rehenes estaban siendo bien tratados. Pese a ello, Böhme envió un batallón con órdenes de incendiar Gornji Milanovac y tomar algunos rehenes. Sin embargo, a causa de una confusión al interpretar las órdenes, el batallón, no sólo no quemó la ciudad, sino que acabó liberando a los rehenes que había tomado. Böhme se puso furioso.

Los finlandeses había avanzado por la costa del lago Onega hasta la desembocadura del río Svir. Allí fracasó un intento de cruzar el río porque los hombres estaban agotados y se negaron a hacerlo, aunque lo rebasarían con éxito al día siguiente.

Los alemanes retomaron Loznica a los partisanos yugoslavos.

Un carguero británico (Thistlegorm) fue hundido por la aviación alemana en el mar Rojo.

Ion Antonescu declaró en una reunión de Gobierno:

Respecto a los judíos, he tomado medidas para eliminarlos completa y definitivamente de estas regiones [Besarabia y Bucovina]... A menos que utilicemos la oportunidad que tenemos nacional e internacionalmente para limpiar la nación rumana perderemos la última oportunidad que nos da la historia. Puedo recuperar Besarabia y Transilvania, pero no habré logrado nada si no limpio la nación rumana. Porque no son las fronteras las que dan la fuerza a una nación, sino la homogeneidad y pureza de su raza, que son más importantes. Éste ha sido mi objetivo primordial.

La animadversión de los rumanos hacia los judíos de las regiones recuperadas a la unión soviética se debía, además de a la costumbre, a que en esa zona los judíos eran mayoritariamente proletarios que habían recibido con júbilo a los soviéticos, por lo que se habían ganado la etiqueta de traidores.

En el mar de Azov, los alemanes tomaron Berdiansk y el 7 de octubre acorralaron a siete divisiones soviéticas.

En su avance hacia Moscú, los alemanes se encontraron por primera vez con un nuevo enemigo: la nieve. Los rusos estaban familiarizados con lo que llamaban Rasputitsa, un fenómeno por el que las nevadas generaban enormes barrizales que empezaron a ralentizar la marcha de los tanques. Ese mismo día un ataque soviético frustró la toma de Mtsensk. Por otra parte, los alemanes rodearon a las fuerzas soviéticas alrededor de Vyazma.

Stalin anuló las leyes contra la religión para mejorar la moral del país.

El gran Muftí de Jerusalén, Amin al-Husayni, había huido de Irán y el 8 de octubre fue llevado a Turquía bajo protección italiana.

La aviación británica hundió un carguero italiano (Paolo S Podesta) cerca de Sicilia, mientras que la aviación alemana hundió un carguero británico (Rosalie Moller) en el canal de Suez.

Los británicos habían facilitado al gobierno estadounidense el informe MAUD sobre la viabilidad de una bomba atómica y a finales de agosto enviaron al físico australiano Marcus Oliphant en misión especial los Estados Unidos para conocer el estado de la investigación sobre este asunto. Para su sorpresa, descubrió que Briggs, el director del comité S-1, había recibido el informe, pero que no se lo había transmitido a ningún otro miembro del comité. Oliphant tuvo que entrevistarse con varios científicos estadounidenses para explicarles personalmente las conclusiones del informe MAUD y su importancia estratégica, y muchos reaccionaron con gran interés. Samuel King Allison, un miembro del comité S-1, recordaba así su entrevista con Oliphant:

Acudió a una reunión y habló de una bomba en términos muy concretos. Nos dijo que debíamos concentrar todos los esfuerzos en la bomba y que no teníamos derecho a trabajar en plantas de energía o cualquier otra cosa que no fuera la bomba. La bomba costaría unos 25 millones de dólares. Gran Bretaña no tenía el dinero ni el personal adecuado, así que dependía de nosotros.

Después de que los miembros del comité hubieron sido puestos al tanto del informe MAUD, el 9 de octubre Vannevar Bush se reunió con el presidente Roosevelt y éste aprobó el lanzamiento del programa atómico. Para controlarlo creó un comité estratégico compuesto entre otros por él mismo —aunque luego no acudió a ninguna reunión—, el vicepresidente Wallace, Bush, el secretario de Guerra, Henry Lewis Stimson, el jefe del Estado Mayor del Ejército, el general George Marshall,  y el químico James Bryant Conant.

El Tribunal Supremo de la Francia de Vichy acusó de traición a sus deberes de Estado a Léon Blum, Édouard Daladier, Maurice Gamelin y a otras autoridades políticas y militares a las que responsabilizó de la derrota de Francia ante Alemania.

El presidente panameño, Arnulfo Arias Madrid, se había desplazado en secreto hasta Cuba, según unos para recibir atención médica, según otros para verse con una vedette. El caso fue que su ausencia fue aprovechada por la oposición para dar un golpe de Estado y poner al frente del país a Ricardo Adolfo de la Guardia. Arias no se atrevió a regresar a su país.

El 10 de octubre los alemanes encerraron otra bolsa con cuatro ejércitos soviéticos al oeste de Wyazma. Sin embargo, las tropas acorraladas eran lo suficientemente potentes para presentar batalla, a pesar de su aislamiento, y los alemanes tuvieron que emplear 28 divisiones para aniquilarlas, lo que retrasó el avance sobre Moscú. Ese mismo día la vanguardia alemana se encontró con que los soviéticos habían establecido una nueva línea defensiva en Mozhaisk, al oeste de Moscú. El general Gueorgui Zhúkov fue llamado de Leningrado a Moscú para ocuparse de la defensa de la capital.

Nuri al-Said, con el apoyo de los británicos, volvió a ocupar el cargo de primer ministro iraquí. Pronto inició una campaña de represión contra los nacionalistas. Los británicos le entregaron los jefes militares capturados durante la guerra y no tardaron en ser juzgados y condenados a muerte.

Amin al-Husseini llegó a Roma, donde se ofreció a apoyar al Eje a cambio de que éste reconociera un Estado Árabe que debía incluir Iraq, Siria, Palestina y Transjordania.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Nailsea Manor) en el Atlántico.

Laurel y Hardy estrenaron su primera película para la Fox, titulada Grandes cañones. Aunque sus salarios habían aumentado, su capacidad de tomar decisiones había disminuido sensiblemente, y el resultado fue un descenso notable en la calidad de sus películas.

El 11 de octubre todas las fuerzas soviéticas acorraladas ante el mar de Azov habían sido aniquiladas. Unos 150.000 soldados soviéticos habían terminado muertos o hechos prisioneros, junto con 212 tanques y 772 cañones.

El gobierno soviético anunció la evacuación de Moscú de todas las mujeres y niños no implicados en labores bélicas. Unas 250.000 mujeres y adoslescentes se estaban encargando de cavar trincheras y fosas antitanque. Entre todos removieron unos tres millones de metros cúbicos de tierra sin ayuda mecánica.

La aviación británica hundió dos cargueros italianos (Casaregis y Zena) en el Mediterráneo. La aviación alemana hundió un barco de pasajeros soviético (Kondors) en el Báltico.

El 12 de octubre Zhúkov ordenó concentrar todas las fuerzas disponibles en la línea de Mozhaisk. Sin embargo, "todas las fuerzas disponibles" apenas eran 90.000 hombres, insuficientes para detener a la Wehrmacht.  Moscú sufrió más de medio millón de ataques aéreos, que destruyeron 150 piezas de artillería y numerosos vehículos.

Ese día entraron en combate por primera vez las tropas españolas de la División Azul, que había llegado poco antes a la ciudad de Novgorod, cerca de Leningrado.

Miles de judíos se congregaron en una plaza de Stanisławów a instancias de los alemanes. Desde allí fueron llevados al cementerio judío, donde fueron obligados a dejar sus objetos de valor, tras lo cual fueron llevados junto a unas fosas excavadas previamente y allí los iban ametrallando en tandas, una tras otra. Se calcula que murieron más de 10.000 personas, hombres, mujeres y niños. La matanza empezó a las 12 del mediodía, y se prolongó sin interrupción hasta la noche. Intentaron seguir bajo la luz de unos reflectores, pero como no era operativo, los que seguían con vida fueron puestos en libertad.

El mes anterior el papa Pío XII había mostrado su oposición a la legislación antisemita eslovaca, pero ahora el delegado estadounidense en el Vaticano lo instó a condenar las atrocidades cometidas contra los judíos y la respuesta del Papa fue manifestar su intención de permanecer neutral.

Torpederos alemanes hundieron un carguero británico (Chevington) y otro noruego (Roy) en el Atlántico. La aviación hundió otro carguero británico (Glynn).

Un submarino alemán interceptó un carguero portugués (Corte Real), dio a su tripulación 15 minutos para abandonar el barco y después lo hundió.

El 13 de octubre los alemanes iniciaron el ataque sobre la línea de Mozhaisk y no tardaron en traspasarla. Pronto capturaron Kalinin y Rshev, al noroeste de Moscú y Kaluga, al suroeste. En la capital soviética se declaró la ley marcial. Sin embargo, las temperaturas estaban bajando y las lluvias eran casi continuas. Los tanques alemanes tenían cada vez más problemas para avanzar por el fango.

Para entonces el ejército alemán ya había acabado con toda resistencia soviética en la zona de Briansk, donde habían capturado más de medio millón de soldados soviéticos.

El primer ministro japonés Fumimaro Konoe había tratado de concertar urgentemente un encuentro con el presidente estadounidense que le sirviera para frenar los planes del Estado Mayor de atacar a los Estados Unidos. Finalmente la reunión no pudo producirse y el 14 de octubre el ministro del Ejército, el general Hideki Tōjō, le recordó en una reunión del gabinete que el plazo dado para llegar a un arreglo diplomático había pasado.

Esa noche la flota soviética empezó a evacuar la guarnición de Odesa hasta Sebastopol.

La aviación británica hundió un carguero italiano (Bainsizza) en el Mediterráneo.

Los chetniks habían asediado a la guarnición alemana en Kraljevo y habían causado 10 muertos y 14 heridos. Como represalia, a lo largo de los últimos días los alemanes habían ido casa por casa arrestando a todos los varones entre 14 y 60 años y los fueron llevando a un campo de detención en las afueras hasta que estuvo lleno. A partir del 15 de octubre fueron sacando prisioneros en grupos de cien que eran llevados a un descampado donde se habían cavado zanjas y allí eran ametrallados. El proceso continuó durante varios días. Las víctimas estaban clasificadas como "comunistas, nacionalistas, demócratas y judíos". La ciudad de Gornji Milanovac fue incendiada según las instrucciones que en su día había dado el general Böhme.

Hacía un mes que Hitler había ordenado que todos los judíos de nacionalidad alemana (lo que incluía a Austria y a lo que había sido la república checa) debían ser expulsados de Alemania. Himmler y Heydrich se encargaron de llevar a cabo el plan y ese día salió el primer tren con cerca de un millar de deportados. Los destinos principales eran los guetos de Riga, Lodz y Minsk.

Stalin ordenó que el Partido Comunista, el Estado Mayor y varios funcionarios gubernamentales abandonaran Moscú y se instalaran en Kuibyshev. Él permaneció en la capital.

En las primeras horas del día, un submarino alemán había detectado un convoy británico en el Atlántico (SC 48). Aunque recibió órdenes de permanecer a la espera mientras llegaban más submarinos, había atacado y hundido dos mercantes. Por la noche se produjo un nuevo ataque, ahora con varios submarinos, y hundieron otro mercante, así como uno de los barcos de escolta, que se alejó del convoy para buscar supervivientes y ya no regresó.

El 16 de octubre los rumanos entraron en Odesa. El largo asedio les había costado unas 70.000 bajas.

Los soviéticos empezaron a evacuar hacia Leningrado la base militar que tenían en Hanko, asediada desde hacía meses por tierra por los finlandeses.

La Luftwaffe hundió un carguero soviético (Bolshevik) en el mar Negro.

El general Oborin fue fusilado en Moscú.

El primer ministro japonés, Fuminaro Konoe, constatando que ya ni siquiera el emperador compartía su interés por evitar una guerra contra los Estados Unidos, presentó su dimisión. En su lugar, Hirohito nombró al general Hideki Tōjō.

La población judía de Lubny, en Ucrania, y de las ciudades vecinas, fue convocada para ser reubicada. Los 1.900 judíos que acudieron fueron llevados a una zanja antitanque que había en el exterior de la ciudad y ametrallados.

Presionado por los alemanes, Philippe Pétain anunció la condena a cadena perpetua para Blum, Daladier y Gamelin. El juicio estaba fijado para el año siguiente, pero, al parecer, que la condena se fijara antes y no después de la sentencia era un pequeño detalle que a nadie debía preocupar.

Los submarinos alemanes atacaron de nuevo al convoy SC 48 y esa noche lograron hundir siete barcos. Luego fueron llegando más barcos de escolta que, a lo largo del 17 de octubre, frustraron varios intentos de ataque por parte de los submarinos. Las tensiones entre Alemania y los Estados Unidos aumentaron cuando un submarino alemán lanzó un torpedo a un destructor estadounidense que acudía a proteger el convoy.

La Luftwaffe hundió un carguero soviético (Leningrad) cerca de la península de Crimea.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Pass of Balmaha) y otro griego (Samos) en el Mediterráneo.

La prensa anunció que Luxemburgo era ya judenfrei. Los alemanes habían organizado una encuesta por la que a diversos luxemburgueses se les preguntó por su nacionalidad, su lengua materna y su grupo racial. En contra de lo que esperaban, el 95% respondió que eran luxemburgueses, y no alemanes. Eso dio lugar a una oleada de arrestos.

Richard Sorge enviaba sus mensajes a Moscú con un código sofisticado que ni los japoneses ni los alemanes podían descifrar, pero el hecho de que un periodista usara claves tan complejas lo hizo sospechoso. Los alemanes ordenaron a Josef Albert Meisinger, el representante de las SS en Tokio, que investigara a Sorge. Éste se enteró y, a través de una de sus amantes, había conseguido la llave del apartamento de Meisinger, con lo que estuvo al corriente de sus investigaciones. Se había hecho amigo suyo y lo había emborrachado en varias ocasiones, con lo que los informes que Meisinger envió sobre él fueron excelentes. Sin embargo, Sorge no tuvo el mismo control sobre las actividades de la policía secreta japonesa, que unos días antes había arrestado a uno de sus colaboradores japoneses, y el 18 de octubre lo apresó también a él. El embajador alemán, Eugen Ott, se sintió indignado al conocer la noticia.

Antes del amanecer un submarino alemán había lanzado un torpedo contra uno de los destructores británicos (HMS Broadwater) que protegían el convoy que SC 48. Se mantuvo a flote durante un tiempo, pero tuvo que ser evacuado y hundido.

Un submarino alemán hundió un carguero soviético (Argun) en la península de Kola.

Los alemanes tomaron Mozhaisk and Maloyaroslavets. La última línea defensiva soviética ante Moscú estaba desmoronándose.

Alemanes y Rumanos controlaban ya el istmo de Perekop, que da entrada a la península de Crimea, y ahora empezaban a penetrar en ella, aunque se encontraron con una gran resistencia por parte de los soviéticos.

Los italianos asediados en el Paso de Culqualber, en Etiopía, realizaron una salida contra el almacén de suministros que los británicos y etíopes tenían en el monte Amba Mariam. Los italianos lograron expulsar a los defensores de la zona y se hicieron con una gran cantidad de suministros. Un posterior contraataque británico los obligó a replegarse de nuevo. Los italianos contaron 36 muertos y 31 heridos, mientras que en el lado británico hubo más de 150 bajas.

En la ciudad servia de Kragujevac, los alemanes arrestaron todos los judíos y comunistas que encontraron, que fueron unos 70, pero las órdenes eran de arrestar a al menos 2.300 personas, así que decidieron arrestar a gentes de las ciudades vecinas, que, como era bien sabido, estaban repletas de comunistas. Así el 19 de octubre se llevó a cabo una redada a gran escala en las ciudades de Mečkovac, Maršić, Grošnica y Milatovac. Un total de 422 hombres fueron asesinados, pero seguían sin tener los 2.300 rehenes requeridos.

Un submarino alemán hundió un petrolero británico (Inverlee) en la costa atlántica de Marruecos, pero fue hundido más tarde con cargas de profundidad. Otro hundió un crucero británico (Baron Kelvin) en la costa mediterránea española. Un tercer submarino hundió un carguero estadounidense (Lehigh) ante Sierra Leona.

Gilbert Brustlein era un comunista francés que había colaborado con Pierre Georges en el atentado en el metro de París contra un soldado alemán. El 20 de octubre Brustlein, con la ayuda de dos camaradas, Marcel Bourdarias (de 17 años) y Spartaco Guisco, disparó en Nantes contra un oficial alemán llamado Karl Hotz, que murió en el acto.

Para entonces los alemanes habían matado 1.736 hombres y 19 mujeres comunistas en Kraljevo. Entre los ejecutados estaba toda la plantilla de una fábrica que construía aviones para los alemanes, bajo acusación de sabotaje. También murieron 40 colaboracionistas, por error. En Kragujevac finalmente habían superado todas las expectativas con el arresto de unas 7.000 personas.

El mismo submarino que había hundido el Lehigh hundía ahora en la misma zona dos petroleros británicos (British Mariner y Tex-Africa).

Los alemanes capturaron Borodino, a menos de 100 km de Moscú. El 21 de octubre tomaron Naro-Fominsk, a 70 km de la capital soviética. En Ucrania estaban a 6 km de Járkov, ciudad industrial que los soviéticos estaban evacuando a marchas forzadas, llevándose toda la maquinaria industrial. En Estonia, tras más de un mes de combates, consiguieron hacerse con el control de las islas Saaremaa, Hiiumaa y Muhu, situadas cerca de la costa.

Un comunista llamado Pierre Rebière asesinó en Burdeos a un funcionario alemán llamado Hans Reimers.

De los 7.000 rehenes que los alemanes habían tomado en Kragujevac, más de 2.700 fueron ametrallados ese día, en grupos de entre 50 y 120. Entre ellos figuraban por error algunos delatores que habían colaborado con los alemanes. Un soldado alemán fue fusilado por negarse a participar en el asesinato en masa.

Un submarino alemán hundió dos cargueros británicos (Serbino y Treverbyn) de un convoy en el Atlántico. La RAF hundió un carguero sueco (Hilda) en el mar del Norte.

El 22 de octubre se produjeron los primeros enfrentamientos entre alemanes y soviéticos en Járkov, pero para entonces los soviéticos ya habían casi acabado de evacuar la ciudad.

Como represalia al asesinato en Nantes, Hitler había ordenado la muerte de entre 100 y 150 rehenes franceses. Ese día fueron ejecutadas 48 personas entre Nantes, Châteaubriant y París, y se anunció que otras 100 serían ejecutadas si los culpables no eran detenidos en un plazo breve.

Un submarino alemán hundió un petrolero británico (RFA Darkdale) en el Atlántico.

Al abandonar Odesa, los soviéticos habían dejado una bomba con un temporizador, que estalló ese día y causó la muerte de 67 personas, incluídos 17 oficiales rumanos y 4 oficiales de marina alemanes. Aunque los soviéticos que habían puesto la bomba debían de estar a varios cientos de kilómetros, los rumanos dedujeron que los culpables eran los comunistas y los judíos de Odesa. Prueba de ello era que se trataba de comunistas y judíos. Esa misma tarde empezaron las represalias, que se intensificaron el 23 de octubre. Por la mañana, unos 19.000 judíos fueron concentrados en nueve almacenes en el puerto, donde fueron ametrallados. Luego los almacenes fueron incendiados, con lo que los prisioneros que no hubieran muerto por los disparos fueron quemados vivos. Por la tarde, unos 20.000 judíos fueron llevados fuera de la ciudad en una larga columna. Cuando llegaron a las afueras de Dalnik fueron atados en grupos de 40 o 50, empezaron a arrojarlos a una zanja antitanque y ametrallados. Cuando se dieron cuenta de que así iban a tardar demasiado tiempo, encerraron a los que quedaban en cuatro almacenes.

De Gaulle condenó públicamente los asesinatos de la resistencia francesa. Dijo:

Es absolutamente normal y está absolutamente justificado que los franceses maten alemanes. Si los alemanes no quieren recibir la muerte de nuestras manos sólo tienen que quedarse en su país. [...] pero hay una táctica en la guerra, y la guerra debe ser dirigida por quienes tienen esa responsabilidad.

Sobre las represalias alemanas dijo a personas de confianza: En esa sangre se ahogará la colaboración.

En la ciudad griega de Mesovouno los alemanes reunieron a todos los hombres entre 16 y 69 años, los ametrallaron y luego incendiaron sus casas. En total murieron 268 civiles.

Un submarino soviético hundió un carguero alemán (Baltenland) en el Báltico.

En el Mediterráneo, un submarino británico hundió un carguero griego (Virginia S), y la aviación británica hundió un carguero italiano (Achille).

La aviación alemana hundió un carguero británico (Llanishan) en el norte de Escocia. Un submarino alemán lanzó un torpedo sobre un destructor británico (HMS Cossack) en el Atlántico. El barco trató de llegar hasta Gibraltar, pero se hundió en un temporal unos días más tarde. Murieron 159 de sus tripulantes. Otro submarino hundió un carguero brasileño (Campos).

Después de varios fracasos, Walt Disney se había propuesto llevar a las pantallas un largometraje de dibujos animados simple y barato. El resultado fue Dumbo, que resultó ser un gran éxito de talquilla y de crítica. A pesar de que los decorados y los diseños de los personajes eran más burdos que los de las películas precedentes, los animadores habían llevado elefantes al estudio para observar sus movimientos. La elaboración de la película se había visto interrumpida por una huelga de animadores que acabó durando nueve semanas. Los trabajadores lograron mejoras salariales, el reconocimiento de su sindicato y el derecho a que sus nombres aparecieran en los títulos de crédito. El personal de la compañía estaba dividido al 50% entre los que secundaban la huelga y los que no, y hubo algunos conatos de violencia. El propio Disney estuvo a punto de llegar a las manos con uno de sus animadores. Terminada la huelga, Disney nunca perdonó a los que la habían secundado. Varios fueron despedidos en cuanto la ley lo permitió y otros dejaron la empresa voluntariamente ante la hostilidad con que eran tratados en ella.

En plena huelga, Disney había estrenado El dragón chiflado, una película que combinaba animación con imagen real, parte en blanco y negro y parte en color. La parte de imagen real es un recorrido por  los estudios de Disney.

El 24 de octubre los alemanes tomaron Járkov y Belgorod. Inmediatamente iniciaron una campaña de terror, pues sus instrucciones eran matar a cualquiera relacionado con el comunismo.

Otros cincuenta rehenes franceses fueron fusilados en un campo de prisioneros como represalia por el asesinato del Karl Hotz.

En la última semana, la Luftwaffe había destruido 140 aviones soviéticos en Crimea. La superioridad aérea que los soviéticos habían tenido hasta entonces en la península se había perdido.

Un submarino alemán hundió tres cargueros británicos (Alhama, Ariosto y Carsbreck) de un convoy (HG 75) al oeste de Gibraltar.

La aviación italiana hundió otro (Empire Guillemot) ante la costa de Túnez.

Los rehenes que los rumanos habían encerrado en tres de los cuatro almacenes de Dalnik (en los que había principalmente mujeres y niños) fueron ametrallados a través de agujeros en las paredes. Luego prendieron fuego a los almacenes. A los que trataban de huir por las ventanas o por agujeros en el tejado les disparaban o les tiraban granadas de mano. El 25 del octubre le tocó el turno al cuarto almacén, en el que había principalmente hombres, y fue bombardeado. Los demás judíos que qeudaban en Odesa fueron llevados a un gueto en el que la mayoría de edificios había sido destruido durante el asedio y muchos tuvieron que pasar días y noches a la intemperie, por lo que hubo muchas muertes por el frío.

El avance alemán hacia Moscú estaba prácticamente paralizado por el mal tiempo.

Unos 30.000 judíos de Riga fueron concentrados en un barrio con tan solo 16 bloques de pisos, que fue rodeado de alambradas. Guardias letones disparaban a cualquiera que se acercara al perímetro del gueto. Los alemanes se apropiaron de las pertenencias que los judíos habían tenido que abandonar al ser trasladados.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Monrosa) en el Egeo. La aviación británica dañó un submarino italiano (Galileo Ferraris) que fue hundido por su tripulación antes de que llegara un destructor.

El 26 de octubre Mihailović se entrevistó de nuevo con Tito en la ciudad de Brajići. Sólo llegaron a acuerdos en asuntos menores, pues Tito se negó a aceptar la propuesta de Mihailović de que los partisanos lo aceptaran como comandante supremo y a su Mihailović rechazó las propuestas de Tito de establecer cuarteles generales conjuntos, realizar acciones conjuntas, establecer una organización conjunta para proporcionar suministros a las tropas o formar comités de liberación nacional. En realidad, mientras tenía lugar la reunión, enviados de Mihailović viajaban hacia Belgrado para tratar de llegar a algún acuerdo con los alemanes contra los comunistas.

Un submarino alemán hundió un barco de la escolta del convoy HG 75 (HMS Ariguani).

El 27 de octubre los alemanes ocuparon Volokolamsk. Ante el riesgo de sufrir ataques laterales, Zhúkov tuvo que ordenar que sus tropas se replegaran al este del río Nara. Los alemanes tomaron Plavsk.

Por otra parte, los alemanes lograron finalmente penetrar en la península de Crimea.

Las autoridades alemanas, con la aprobación de Hitler, suspendieron el ultimátum que amenazaba con la ejecución de 50 rehenes si no aparecían los responsables del asesinato de Karl Hotz. Diversas circunstancias debieron de influir en la decisión, entre ellas la percepción de que las ejecuciones masivas eran más bien contraproducentes, pues el terror que causaban en la población no compensaba la animadversión hacia los alemanes que generaban, por mucho que éstos se esforzaban en dejar claro que sólo mataban judíos y comunistas, pero no "buenos franceses".

En el mar del Norte la Luftwaffe hundio un carguero británico (Antiope) y otro neerlandés (Friesland). La RAF hundió a su vez un carguero sueco (Gunlog).

Amin al-Husseini se entrevistó con Mussolini.

El 28 de octubre Mihailović atacó el cuartel general de los partisanos en Užice, donde había una importante fábrica de armas. El intento fracasó y marcó el inicio de la lucha entre chetniks y partisanos. Mientras tanto, sus enviados a Belgrado informaron a un oficial alemán de que estaban autorizados para negociar con el primer ministro Milan Nedić y con las autoridades alemanas pertinentes para ponerse a su disposición en la lucha contra el comunismo, para lo cual solicitaban 5.000 fusiles, 350 ametralladoras y 20 cañones.

Los alemanes rompieron las líneas defensivas soviéticas al sur de Tula.

Más de 4.000 judíos fueron llevados a unos establos y asesinados a tiros en Odesa.

El equipo de Alan Turing estaba realizando un magnífico trabajo con sus investigaciones para romper el cógigo Enigma que usaban los alemanes. Partiendo de un diseño polaco, habían construido un ordenador primitivo llamado "bombe"  que era capaz de descubrir algunos de los ajustes diarios de las máquinas Enigma. Sin embargo, sus resultados no eran muy significativos debido a la falta de medios, tanto de personal como técnicos (necesitaban construir más "bombes"). Tras varios intentos de aumentar su financiación por los canales ordinarios, Turing decidió saltarse todas las reglas y escribió directamente una carta a Winston Churchill, en la que le explicaba las dificultades que pasaba su equipo y el poco dinero que era necesario para remediarlo en comparación con el que se destinaba a otras partidas militares y el beneficio que podría sacarse a dicha inversión. Churchill pasó la carta a un responsable militar con la nota siguiente:

ACCIÓN PARA HOY MISMO: Asegúrese de que tienen todo lo que quieren con la máxima prioridad, e infórmeme de que así se ha hecho.

Unas semanas más tarde, todas las dificultades financieras del equipo de Turing habían desaparecido.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Esperia) en el Mediterráneo. En el Atlántico, submarinos alemanes hundieron tres cargheros británicos (Hazelside, King Malcolm y Ulea), el último perteneciente al convoy HG 75.

Ese día se estrenó Qué verde era mi valle, dirigida por John Ford, que fue la película que lanzó al estrellato a Maureen O'Hara.

La Gestapo obligó a los judíos del gueto de Kaunas a reunirse en la plaza central, seleccionó a 9.200 de ellos (hombres, mujeres y niños), los llevó a una fortaleza y allí fueron ametrallados al día siguiente, el 29 de octubre. Fue la mayor matanza de judíos lituanos. Mientras tanto, en el gueto de Kaunas, se habían organizado grupos de trabajo para mujeres, niños y ancianos que los alemanes no empleaban en las partidas de trabajo que salían del recinto para realizar distintas labores forzadas. Los judíos confiaban en que los alemanes no matarían a personas que estaban trabajando para abastecer al ejército alemán.

Los alemanes fallaron en un intento de tomar Tula.

La Luftwaffe hundió un carguero soviético (Uralles) en el mar Negro y otro británico (Sarastone) en el Atlántico.

Francisco Largo Caballero, el socialista que fuera presidente del Consejo de Ministros de la extinta república española, seguía bajo arresto domiciliario en la Francia de Vichy. El gobierno mexicano había realizado gestiones diplomáticas para que se le permitiera abandonar el país para residir en México, pero tuvo más éxito el gobierno de Franco, que solicitó su extradición a España y a consecuencia de ello fue trasladado a la cárcel de Aubusson y luego a la de Limoges.

El 30 de octubre los soviéticos divisaron en Sebastopol la vanguardia de la infantería alemana que se acercaba rápidamente.

La RAF bombardeó una base naval alemana en Ålesund, en Noruega. Un carguero (Barcelona) resultó hundido.

Tras haber recibido refuerzos alemanes, los finlandeses lanzaron un nuevo ataque en Salla.

El 31 de octubre un destructor soviético atacó las posiciones costeras alemanas alrededor de Sebastopol, pero resultó dañado por un ataque aéreo en el que 50 tripulantes resultaron heridos.

El avance hacia Moscú fue detenido temporalmente a causa de los problemas logísticos (los soldados carecían, entre otras cosas, de ropa de abrigo imprescindible) y el fango que obstruía el movimiento de los tanques y otros vehículos.

Unos meses atrás había empezado a funcionar el campo de concentración de Gross-Rosen, en Polonia, que ahora recibía a unos 3.000 prisioneros soviéticos para ser fusilados.

Un submarino británico hundió un petrolero italiano (Meteor) en el Adriático.

La Luftwaffe hundió un petrolero británico (British Fortune) y un carguero griego (Nicolaos Piangos) en el mar del Norte.

Submarinos alemanes hundieron un carguero neerlandés (Bennekom), otro británico (Rose Schiaffino) y, accidentalmente, un destructor estadounidense (USS Reuben James) que escoltaba un convoy en el Atlántico. Murieron 115 de sus 159 tripulantes. El 1 de noviembre Hitler dio su versión de lo sucedido, según la cual el destructor había atacado previamente a los submarinos alemanes. Ese día otro submarino alemán hundió un carguero británico (Bradford City) en el Atlántico Sur.

Los alemanes ocuparon Simferopol, en Crimea. Las baterías de Sebastopol atacaron por primera vez a la infantería alemana, que terminó de cortar todas las comunicaciones terrestres de la base soviética.

Una ley establecía que los judíos esolovacos debían viajar en vagones separados en los trenes, y que las cartas que enviaran y recibieran debían estar marcadas con una estrella de David.

Los chetniks lanzaron un ataque masivo a los partisanos en Užice y Požega, pero fueron nuevamente rechazados. En cuanto constataron que los chetniks combatían a los comunistas y no a los nazis, los británicos dejaron de enviarles suministros. Tito y Miailović, pese a las presiones de sus oficiales para atacarse mutuamente lo antes posible, alternaron propuestas de tregua con ultimátums y represalias sangrientas.

Aunque la primera acometida contra Sebastopol estaba teniendo éxito, el 2 de noviembre, tras contar 428 bajas, la operación fue paralizada durante una semana a la espera de refuerzos. La fortaleza soviética era una de las más seguras del mundo, debido en gran parte a sus defensas naturales, que la volvían casi inaccesible, a las que había que añadir las construidas por los soviéticos. La aviación alemana dejó fuera de combate durante varios meses a un crucero soviético (Voroshilov) anclado en Novorossiysk.

Con la toma de Kondopoga, los finlandeses completaron la conquista de Carelia.

Un bombardeo destruyó el hospital de campaña italiano en el paso de Culqualber.

Un submarino polaco hundió un carguero italiano (Balilla) cerca de Sicilia.

La aviación alemana hundió dos cargueros británicos (Brynmill y Marie Dawn) cerca de las costas de Gran Bretaña. Un submarino alemán hundió otro carguero (Larpool) cerca de Terranova.

El emperador Hirohito se entrevistó con su primer ministro, el general Tōjō, y con los comandantes supremos del Ejército y la Armada. Éstos coincidieron en que no había más opción que la guerra. El emperador preguntó: ¿Van a proporcionar alguna excusa para la declaración de guerra? El 3 de noviembre el emperador recibió un informe detallado del proyecto de ataque a Pearl Harbor.

El convoy SC 52 perdió cinco cargueros británicos (Empire Gemsbuck, Everoja, Flynderborg, Grevatale y Rose Schiaffino) a manos de submarinos alemanes cerca de Terranova. Un torpedero británico hundió un carguero alemán (Batavier V) en el canal de La Mancha.

Amin al-Husseini redactó una declaración por la que el Eje mostraba su apoyo a los árabes. Con unas ligeras enmiendas, fue aprobada por Mussolini y enviada a la embajada alemana en Roma.

El primer ministro albanés, Shefqet Verlaci, estaba tratando de que Italia integrara los territorios ocupados a Yugoslavia con población étnicamente albanesa en una Gran Albania. Milicianos fascistas albaneses habían entrado en los territorios ocupados y causaban estragos entre la población servia. Los alemanes incluso habían confiado el control de algunas ciudades a estos milicianos musulmanes. Entre ellas estaba Novi Pazar. Los nazis habían nombrado alcalde a Aćif Hadžiahmetović, que había formado un gobierno compuesto exclusivamente por albaneses, y había creado una policía formada por musulmanes proalbaneses. Esa noche, ya en la madrugada del 4 de noviembre, los chetniks atacaron la ciudad. Era una operación planeada desde hacía tiempo conjuntamente con los partisanos, pero la noche anterior los chetniks habían abandonado un frente conjunto con los partisanos en Kraljevo, y los partisanos que debían atacar Novi Pazar habían marchado a sustituirlos. Los musulmanes lograron rechazar el ataque. Los chetniks contaron 83 muertos y 48 heridos, mientras que los albaneses tuvieron 60 muertos y 23 heridos. La victoria fue celebrada en la ciudad, donde se ondearon banderas albanesas y pronto se desencadenó una matanza de servios. Los musulmanes llevaban cabezas de servios clavadas en sus bayonetas que luego tiraron a la basura. Las autoridades decidieron encarcerlar a todos los servios mayores de edad, para su protección.

Los alemanes capturaron Feodosia, en Crimea. Ante la proximidad de los nazis, la NKVD mató a todos los presos que había en la ciudad de Yalta.

Sobre las 16:30 llegaron los primeros aviones alemanes a la ciudad rusa de Gorky, dando inicio a un bombardeo que se prolongaría durante toda la noche. Participaron unos 150 aviones, que se acercaban individualmente o en grupos pequeños cada 15 o 20 minutos. Algunos no sólo lanzaban bombas, sino que ametrallaban a la gente por las calles.

En el mar Negro, un destructor rumano hundió un submarino soviético y la aviación alemana hundió un carguero (Rot-Front).

En Francia, el Movimiento de Liberación Nacional se unió a otro grupo de resistencia llamado Libertad para formar Combat, de orientación gaullista. Pronto apareció en Lyon el primer ejemplar de un periódico con el mismo nombre, cuya tirada inicial fue de 10.000 ejemplares.

Tras el ataque de Alemania a la Unión Soviética (pero no antes) los comunistas franceses se dispusieron a organizar una resistencia armada a la ocupación nazi, y así surgió el movimiento de resistencia Francotiradores y partisanos, que teóricamente era independiente del Partido Comunista de Francia, pero en la práctica estaba controlado por él. No hay que confundir esta organización comunista con otra organización fundada en Lyon el año anterior con el nombre de France Liberté y que ahora cambiaba su nombre por el de Francotirador.

El vizconde de Halifax, Edward Wood, a la sazón embajador británico en los Estados Unidos, recibió una lluvia de huevos y tomates cuando salía del ayuntamiento de Detroit de parte de unas mujeres aislacionistas. La prensa citó a Halifax contestando: ¡Qué afortunados sois los estadounidenses! En Gran Bretaña tenemos un huevo a la semana y nos alegramos de ello. En realidad Halifax no había dicho eso en ningún momento, pero la respuesta se difundió y dio lugar a una oleada de muestras de simpatía hacia Gran Bretaña y su embajador.

El 5 de noviembre el emperador Hirohito aprobó el plan general de guerra contra Occidente. Durante todo el mes mantuvo numerosas reuniones con las autoridades militares.

Dos cargueros del convoy SC 52 encallaron en Terranova.

La Luftwaffe hundió un carguero soviético (Robotnik) en el mar Negro, y a su vez un submarino soviético hundió un petrolero italiano (Torcello). La aviación británica hundió también un carguero italiano (Anna Zippitelli) en el Mediterráneo.

A la 1:47 del 6 de noviembre se inició un nuevo bombardeo contra Gorky.

Entre los soldados alemanes en el frente soviético empezaron a darse los primeros casos de congelación.

Más de 15.000 judíos fueron llevados a un bosque en las afueras de la ciudad ucraniana de Rovno y allí fueron asesinados a lo largo de los dos días siguientes.

Amin al-Husseini llegó a Berlín, donde discutió su propuesta de declaración de apoyo por parte del Eje a la causa árabe. Tras pequeños cambios, los alemanes se mostraron dispuestos a aprobar la eliminación del asentamiento judío en Palestina.

El 7 de noviembre se celebraba en la Unión Soviética el Día de la Revolución. Stalin quiso evitar que la moral decayera entre los moscovitas, así que había organizado un magnificente desfile, con tropas que inmediatamente después corrieron de vuelta al frente. Pese a las apariencias, la situación del ejército era precaria. Se vivía un momento de calma porque los alemanes habían parado momentáneamente su ofensiva, y Stalin aprovechó incluso para ordenar algunos ataques preventivos, pese a las protestas de Zhúkov, que señalaba la completa falta de reservas. Todos los ataques fueron repelidos, lo que debilitó aún más las defensas de Moscú. El único punto donde un ataque soviético causó un daño significativo a los alemanes fue en Aleksino, debido a que todavía no había llegado la artillería antitanque.

La aviación alemana hundió un barco hospital soviético (Armenia) que evacuaba civiles de Sebastopol. De los 5.000 pasajeros, sobrevivieron sólo ocho.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Nottingham) en el Atlántico.

El 8 de noviembre los alemanes capturaron Tikhvin, cerca de Leningrado.

En L'viv la Gestapo delimitó un gueto en uno de los barrios más pobres de la ciudad. Los polacos y ucranianos que vivían en el tuvieron que trasladarse a otros lugares, mientras que todos los judíos debían instalarse allí. Aprovechando los primeros traslados, unos 5.000 judíos ancianos o enfermos fueron asesinados.

La artillería alemana hundió un submarino soviético en Leningrado. La Luftwaffe hundió un carguero noruego (Victo) en el mar del Norte. Un submarino italiano hundió un carguero español (Castillo Oropesa) en el Mediterráneo.

Los servicios de inteligencia británicos habían descubierto que Italia iba a enviar un convoy a Libia. Esa noche una flota formada por dos destructores y dos cruceros ligeros llegó hasta él. Constaba de siete mercantes protegidos por diez destructores y dos cruceros pesados. Se entabló un combate en el que todos los mercantes y uno de los destructores resultaron hundidos. Otros dos destructores resultaron dañados. Por su parte, la flota británica sólo sufrió daños menores en uno de sus destructores.

El líder comunista Josip Broz Tito había, siguiendo instrucciones del Comitern, había enviado dos representantes a Albania que contribuyeron a organizar a diversos grupos de simpatizantes del comunismo para formar el Partido Comunista de Albania, bajo la dirección de Enver Hoxha. Por aquel entonces contaba con 130 miembros.

El 9 de noviembre los alemanes tomaron Yalta.

Ion Antonescu había convocado un referéndum en Rumanía para ratificar su liderazgo, que fue respaldado por el 99.99% de los votantes. Los historiadores todavía no se explican cómo pudo ser que el otro 0.01% votara en contra.

El 10 de noviembre los alemanes lanzaron un ataque masivo contra Sebastopol, pero no obtuvo resultados.

Maksim Litvínov, el comisario de asuntos exteriores soviético que había caído en desgracia cuando Stalin quería llevarse bien con Hitler, era nombrado ahora embajador en los Estados Unidos.

Churchill declaró que, aunque lamentaría que los Estados Unidos entraran en guerra contra Japón, en caso de que sucediera, Gran Bretaña declararía a su vez la guerra a Japón en menos de una hora.

Un submarino británico hundió un barco alemán de transporte de tropas (Ithaka) en el Egeo.

Un portaaviones británico llevó 37 aviones a Malta, de los cuales sólo se perdieron tres.

El 11 de noviembre Draža Mihailović se reunió con representantes alemanes, pero no logró llegar a ningún acuerdo con ellos, que le exigían la rendición incondicional. Tras las negociaciones, los alemanes hicieron un intento de capturar a Mihailović. Éste mantuvo la reunión en secreto tanto para los partisanos como para los británicos.

La extradición de Francisco Largo Caballero solicitada por España fue rechazada por el tribunal de Limoges, juntamente con la de la anarquista Federica Montseny. Ambos siguieron presos en Francia.

Un submarino alemán se hundió en el Báltico tras chocar contra el barco que pretendía atacar. Otro hundió un carguero panameño (Meridian) del convoy SC 53.

El 12 de noviembre la aviación alemana hundió un crucero y dañó dos destructores soviéticos cerca de Sebastopol.

Esa noche los británicos lanzaron un ataque sobre la guarnición italiana en el paso de Culqualber que se prolongó durante el 13 de noviembre y que terminó en combates cuerpo a cuerpo entre los soldados italianos y milicianos etíopes y sudaneses, que finalmente fueron rechazados.

Un submarino alemán dañó gravemente a un portaaviones británico (HMS Ark Royal) que regresaba a Gibraltar tras haber llevado a Malta la última remesa de aviones. Al cabo de 12 horas tuvo que ser hundido.

Otro submarino hundió un carguero británico (Peru) en el Atlántico y la Luftwaffe hundió otro más (Empire Wind).

Los chetniks entregaron al gobierno de Nedić varios cientos de partisanos que habían ido capturando, los cuales no tardaron en ser ejecutados.

El 14 de noviembre, en varios edificios del centro de Járkov, estallaron varias bombas que habían dejado los soviéticos antes de marcharse. Entre las víctimas hubo varios oficiales alemanes. Como represalia fueron arrestados unos 200 hombres, la mayoría judíos, que fueron ahorcados en los balcones de grandes edificios. Otras mil personas fueron tomadas como rehenes.

En Słonim los alemanes rodearon el gueto y sacaron a 9.000 judíos (entre ellos los miembros del consejo judío) y los llevaron en camiones hasta la ciudad vecina de Czepielów, donde los fusilaron a todos, salvo unos pocos que lograron escapar y regresaron para informar al resto de lo que estaba sucediendo.

Alfred Hitchcock estrenó la primera película en la que, además de director, fue productor. Se trataba de Sospecha, protagonizada por Cary Grant y Joan Fontaine. La trama hace que el personaje de Cary Grant resulte cada vez más sospechoso de estar tratando de asesinar a su esposa, y Hitchcock quería que al final resultara culpable, como en la novela en la que se basaba el guión, pero el estudio RKO no estuvo dispuesto a empañar la imagen de héroe del actor, y forzó al director a rodar un final alternativo. Hitchcock accedió, pero se pasó el resto de su vida quejándose de ello. Cary Grant había estrenado también ese año Serenata nostálgica.

Los británicos trataron de llevar dos barcos mercantes hasta Malta sin escolta, haciéndolos pasar por barcos españoles y franceses (Empire Defender y Empire Pelican). Iban navegando cerca de la costa marroquí hasta que los divisó la aviación italiana y no se dejó engañar. Los dos resultaron hundidos.

El convoy SC 53 perdió otro de sus barcos (el carguero panameño Crusader) a manos de un submarino alemán.

Esa noche dos submarinos dejaron en la costa libia a un comando británico con la misión de atacar cuatro objetivos destacados, entre ellos el cuartel general de Rommel en Beda Littoria. Aunque no estaba explícito en sus instrucciones, la intención era matarlo, si se presentaba la ocasión. Los británicos no sabían que Rommel había cambiado su cuartel general a otro punto más cercano a Tobruk y, más aún, que en esos momentos se encontraba en Roma pidiendo suministros. El mal tiempo hizo que, de los 59 hombres que tenían que haber desembarcado, sólo 33 lo hicieron, así que decidieron formar tres grupos en vez de cuatro y abandonar uno de los objetivos.

El hielo había terminado con el suelo fangoso en los alrededores de Moscú, así que el 15 de noviembre los alemanes reactivaron la campaña y las 51 divisiones presentes empezaron a maniobrar para rodear la capital soviética. Las temperaturas eran del orden de 20 grados bajo cero.

Un submarino alemán se hundió en el Báltico tras haber chocado contra otro. No hubo supervivientes.

La Luftwaffe hundió un carguero británico (Corhampton) en el mar del Norte.

En Novi Pazar, Hadžiahmetović había llegado a un acuerdo de alto el fuego con los chetniks para ganar tiempo, pero ahora que contaba ya con unos 5.000 hombres armados, empezó a incendiar poblaciones servias. El 16 de noviembre atacó Raška. Los aldeanos cuyas ciudades habían sido incendiadas se reunieron para ayudar a los chetniks a defenderla.

Los alemanes tomaron Kerch, en el extremo oriental de Crimea.

Un submarino alemán fue hundido mediante cargas de profundidad ante la costa mediterránea española por una fragata británica.

El 17 de noviembre los alemanes, con apoyo rumano y eslovaco, iniciaron un ataque contra Rostov, cerca del mar de Azov.

El alto mando finlandés ordenó detener toda ofensiva contra los soviéticos, a pesar de que los oficiales en el frente informaban de que podían conquistar más territorio. Al parecer, la causa fue la intervención de la diplomacia estadounidense. La situación de Finlandia era delicada: de ser una democracia que luchaba por mantener a raya la amenaza soviética y recuperarse de los abusos sufridos, ahora era una democracia que luchaba contra un aliado de Occidente contra los nazis. Sin el apoyo finlandés, los alemanes tuvieron que suspender las operaciones Zorro Ártico y Zorro Plateado. Ambos bandos se atrincheraron en sus posiciones y el frente se estabilizó. Los alemanes no lo consideraron importante y no enviaron refuerzos, y los finlandeses no querían enemistarse con Gran Bretaña y los Estados Unidos, así que tampoco hicieron nada.

Las fuerzas de Hadžiahmetović tuvieron que retirarse de Raška con 106 muertos, frente a 34 de los defensores (sin contar los que los albaneses habían matado durante los incencios de las poblaciones vecinas).

La Luftwaffe hundió un carguero soviético (Kamenets-Podolsk) en el mar Negro y otro británico (Bovey Tracey) en el mar del Norte. Un submarino francés hundió un carguero noruego (Thode Fagelund) en el océano Índico.

Por la noche el grupo del comando que tenía que atacar el cuartel general de Rommel llegó al edificio donde se suponía que residía. No encontraron ninguna puerta o ventana por la que entrar, así que, aprovechando que uno de los miembros del equipo hablaba alemán, llamaron a la puerta principal. Cuando un soldado abrió, lo abatieron de un tiro. Sin embargo, el oficial al mando, Geoffrey Keyes, resultó herido y murió poco después. Sus hombres regresaron al punto de reencuentro, donde también había acudido otro de los grupos, si bien el tercero no regresó. Los italianos habían acorralado a sus miembros y terminaron rindiéndose cuando los amenazaron con usar lanzallamas. Ya el 18 de noviembre, el mal tiempo impidió a los restantes acceder a los submarinos y, mientras esperaban que mejorara, italianos y alemanes estaban ya en su busca. Por ello decidieron dispersarse y sólo tres lograron escapar tras haber estado atravesando el desierto durante más de un mes. Los demás fueron capturados.

Ese día el general Auchinleck inició la operación Crusader (el nombre de un nuevo modelo de tanque) para liberar Tobruk. A las 6:00, cubiertos por intenso fuego de artillería, casi un millar de tanques y otros vehículos cruzaron la frontera de Egipto con Libia. Por la tarde tomaban Gabr Saleh.

México rompió sus relaciones diplomáticas con Bulgaria, Hungría y Rumanía.

Desde hacía varios días la RAF no dejaba de bombardear las posiciones italianas en el paso de Culqualber, en Etiopía, y ahora los bombardeos se intensificaban.

Un submarino soviético hundió un carguero turco (Yenice) en el mar Negro. Un submarino alemán hundió un carguero británico (Congonian) en el Atlántico, cerca de Sierra Leona.

El 19 de noviembre los británicos atacaron las posiciones italianas en Bir el Gubi. Tras un intenso combate los británicos se retiraron dejando más de 70 tanques sobre el terreno, frente a los 57 tanques italianos que fueron destruidos. No obstante, otra brigada se apoderó de un aeropuerto con 19 aviones italianos junto a Sidi Rezegh, a menos de 20 km de Tobruk. En general, el centro del ataque progresaba adecuadamente y estaba recibiendo refuerzos.

Torpederos alemanes atacaron a un convoy británico en el mar del Norte y hundieron tres de sus barcos (Aruba, Waldinge y War Mehtar).

Un submarino alemán hundió un petrolero soviético (Avanesov) en el mar Negro.

Un barco de guerra australiano (HMAS Sydney) encontró cerca de la costa occidental australiana a otro barco de guerra alemán (Kormoran) que trataba de hacerse pasar por un mercante neerlandés. Los australianos se iban acercando mientras enviaban mensajes requiriendo al otro barco que se identificara, desconfiando cada vez más de las respuestas que recibían. Cuando estuvieron ya muy próximos, ambos abrieron fuego casi simultáneamente. Se inició así un combate en el que ambos barcos resultaron muy dañados. El barco alemán quedó inmovilizado, mientras el australiano se alejó hasta desaparecer de su vista, para finalmente hundirse ambos durante la noche sin dejar rastro. Las partidas enviadas en su búsqueda sólo pudieron rescatar a los supervivientes alemanes, que habían abandonado el barco.

Con inferioridad de medios, el 20 de noviembre Rommel decidió enfrentarse a los británicos en un único punto, en Sidi Rezegh, empleando su artillería anteaérea contra los tanques. Con ello frenó el avance británico. Desde Tobruk se inició un ataque con 100 cañones a lo largo de todo el frente en su apoyo, pero fue detenido por los italianos.

Al quedar helado el lago Ladoga, los soviéticos pudieron abastecer Leningrado a través de él. Hasta ese momento la ciudad había estado completamente aislada. No era una ruta muy segura, porque los vehículos podían quedar atascados en la nieve, o hundirse si se rompía el hielo, pero era practicable. El asedio hacía que cada ciudadano recibiera 125 gramos de pan al día, el cual estaba hecho con harina mezclada al 50% con serrín o sustancias similares.

En Washington se iniciaron negociaciones entre el secretario de Estado, Cordell Hull, el embajador japonés y un enviado especial japonés. Los japoneses pidieron que los Estados Unidos se retiraran de China, que levantaran todas las sanciones contra Japón, que dejaran de concentrar barcos de guerra en el Pacífico y que les regalaran un unicornio rosa.

Buster Keaton estrenó sus últimos cortometrajes para Columbia Pictures, tras los cuales decidió no renovar su contrato y se limitó a aparecer ocasionalmente como secundario en otras películas.

Hostigados por los alemanes, los chetniks y los partisanos firmaron una tregua.

Amin al-Husseini se entrevistó con Joachim von Ribbentrop.

Las posiciones italianas en el paso de Culqualber fueron bombardeadas por 57 aviones. Los británicos estaban preparando una fuerza de unos 22.500 hombres para un asalto final. La guarnición italiana había sufrido muchas bajas en los últimos meses, y apenas contaba con 1.600 hombres en condiciones de luchar. El ataque británico empezó a las 3:00 del 21 de noviembre por tres puntos, con la infantería apoyada por tanques, artillería y ataques aéreos. Tras un día entero de combate, Culqualber pasó a manos aliadas. Los británicos hicieron casi dos millares de prisioneros. Ahora tenían el paso abierto hacia Gondar, el último reducto italiano en el África Oriental.

Ese día los alemanes entraron en Rostov, que les abría la puerta hacia el Cáucaso, pero sus líneas de comunicación estaban demasiado extendidas. Sin embargo, las advertencias al respecto del general Ewald von Kleist no fueron atendidas.

Tras haber perdido 2.000 hombres, el general Erich von Manstein suspendió el ataque contra Sebastopol.

Los chetniks atacaron Novi Pazar. No consiguieron tomarla y se retiraron dejando 42 muertos, pero durante el ataque quemaron todas las aldeas de la zona de población musulmana.

El día anterior, Alemania había "invitado" a Dinamarca a unirse al pacto Anti-Comitern. El ministro de asuntos exteriores, Erik Scavenius, había explicado al plenipotenciario alemán, Cécil von Renthe-Fink, que ello no era posible porque contradiría la neutralidad danesa. Renthe-Fink replicó que "Alemania no podría entender esa decisión" y pidió que el gobierno cambiara su postura ese mismo día. Además señaló que el pacto no implicaba ninguna obligación política ni de ningún otro tipo. El gobierno danés se reunió ese mismo día, redactó cuatro cláusulas que concretaban lo que verbalmente había asegurado Renthe-Fink y se ofreció a firmar el pacto si dichas cláusulas eran incorporadas al mismo. Renthe-Fink accedió a condición de que no fueran hechas públicas. Sin embargo, el propósito del gobierno danés era precisamente hacerlas públicas para dejar clara su posición.

Errol Flynn había estrenado ese año Pasos en la oscuridad, Bombarderos en picado, dirigida por Michael Curtiz, y ahora presentaba Murieron con las botas puestas, en la que interpreta al general Custer bajo la dirección de Raoul Walsh junto a Olivia de Havilland. Tres hombres murieron durante el rodaje. Uno se cayó de un caballo y se rompió el cuello, otro murió de un ataque al corazón, y un tercer actor insistió en llevar un sable auténtico durante una carga de caballería bajo fuego de artillería y, cuando una explosión lo hizo caer del caballo, cayó sobre su sable y se empaló con él.

Ese día se estrenó también La sombra de los acusados, la cuarta entrega de la serie de comedias que empezó con La cena de los acusados, protagonizada como siempre por William Powell y Myrna Loy bajo la dirección de W.S. van Dyke, con la colaboración del perro Skippy. Unos meses antes, Powell y Loy habían estrenado otra comedia titulada Amor loco.

El 22 de noviembre los alemanes retomaron el aeropuerto de Sidi Rezegh. En cuatro días de lucha, los británicos habían perdido 530 tanques, frente a 100 de Rommel. Desde Tobruk los aliados no dejaban de intentar entrar en contacto con las fuerzas que llegaban de Egipto, pero los italianos seguían conteniéndolos con éxito. En la frontera, una división neozelandesa capturó Fort Capuzzo y una brigada india tomó Sidi Omar junto con varias de las fortalezas que la rodeaban.

En su avance hacia Moscú, los alemanes tomaron Klin y Stalinogorsk, donde se rindió una división soviética.

En España los generales monárquicos se reunieron y plantearon la constitución de un consejo de regencia que llevara a la restauración de la monarquía. Como esto suponía apartar a Franco del poder, algunos generales se retiraron, y por otra parte Gran Bretaña tampoco quiso comprometerse con un plan para derrocar a Franco, así que la conspiración perdió fuerza.

En Gondar sólo quedaba un piloto italiano, el sargento Giuseppe Mottet, que ese día llevó a cabo la última salida de la Regia Areonautica en el África Oriental. Bombardeó las posiciones británicas en el paso de Culqualber, donde logró ametrallar a un oficial, volvió a Gondar, destruyó su avión y se dispuso a luchar junto a sus compañeros.

Un crucero británico bombardeó y hundió al crucero alemán Atlantis cerca de la isla Ascensión, en el Atlántico.

Gran Bretaña envió un ultimátum a Finlandia en el que le exigía terminar la guerra contra la Unión Soviética si no quería enfrentarse a los aliados.

El 23 de noviembre Rommel agrupó dos divisiones y una tercera división italiana, que fue puesta bajo su mando, y atacó una bolsa de soldados aliados cerca de la frontera egipcia. Algunos lograron zafarse, pero perdieron unos 200 tanques, y otros tantos vehículos fueron gravemente dañados.

Un regimiento sudafricano quedó rodeado por los alemanes cerca de Sidi Rezegh. Sus integrante trataron de atrincherarse, pero apenas pudieron cavar 20 cm, porque encontraron una capa rocosa. Aun así, resistieron hasta que hubo muerto la mayor parte de los oficiales y las municiones se agotaron. Casi todos fueron hechos prisioneros, aunque algunos pudieron escaparse durante la noche y regresar a territorio aliado.

En Etiopía los aliados llegaron hasta Gondar, donde los efectivos del general Nasi estaban muy menguados, entre otras cosas porque muchas tropas nativas habían desertado al no haber recibido su paga.

Con la aprovación del gobierno neerlandés en el exilio, tropas estadounidenses ocuparon la Guyana neerlandesa.

El gobierno danés seguía sin dar su consentimiento a la firma del pacto Anti-comitern, así que un irritado Ribbentrop telefoneó y amenazó con terminar con la ocupación pacífica si el gobierno insistía en su negativa. Ese mismo día la Wehrmacht en Dinamarca fue puesta en alerta y Renthe-Fink advirtió al primer ministro danés de que Alemania no admitiría "excusas parlamentarias". Tras varias reuniones, el número de ministros favorables a la firma del pacto llegó a la mayoría necesaria.

El 24 de noviembre Rommel se dirigió hacia la frontera egipcia, hacia Sidi Omar, con la intención de cortar las líneas de comunicación aliadas y forzar su retirada. Los británicos, no obstante, atacaron las pocas reservas que Rommel había dejado alrededor de Tobruk.

Los alemanes capturaron Klin, a 85 km al norte de Moscú. Los soviéticos volaron un pantano en Istra para derretir el hielo del Volga e impedir el paso a los alemanes.

Un crucero británico (HMS Dunedin) fue hundido por un submarino alemán cerca de Recife (Brasil). Torpederos alemanes hundieron un petrolero británico (Virgilia), un carguero (Blairnevis) y un carguero neerlandés (Groenlo) en el mar del Norte.

En el Mediterráneo, destructores británicos hundieron un carguero alemán (Maritza), mientras que un submarino neerlandés hundió un carguero italiano (Unione).

Erik Scavenius había llegado a Berlín para firmar el pacto anti-comitern, pero allí Renthe-Fink le informó de que Ribbentrop le había informado de que había habido un malentendido con las cláusulas añadidas por el gobierno danés, y que una de ellas debía ser suprimida. Scavenius alegó que no estaba autorizado a modificar los términos del pacto, y Ribbentrop entró en cólera. Finalmente, un diplomático alemán logró introducir un cambio de redacción que Ribbentrop aceptó y que Scavenius no se atrevió a cuestionar. Cuando regresó a Copenhague, Scavenius se encontró con manifestaciones de protesta. Pidió entonces que el gobierno se reuniera y estableciera definitivamente cuáles eran las líneas rojas en las relaciones entre Dinamarca y Alemania. El debate fijó tres líneas rojas: No se aprobarían leyes antisemitas, Dinamarca no se uniría al Eje y el ejército danés no lucharía nunca contra una potencia extranjera.

Estaba previsto que llegaran a Riga 25 trenes con judíos expulsados de alemania, pero las autoridades nazis locales no sabían qué hacer con tanto judío, y se las arreglaron para que cinco de los trenes fueran desviados a Kaunas. Los nazis de Kaunas también se vieron desbordados con la llegada de los trenes, así que el 25 de noviembre, cuando llegaron los tres primeros trenes, todos sus ocupantes fueron asesinados al poco de llegar a la fortaleza donde debían ser confinados, un total de 1159 hombres, 1.600 mujeres y 175 niños procedentes de Berlín y Frankfurt.

Los alemanes tomaron Solnechnogorsk, 65 km al noroeste de Moscú. Stalin le preguntó a Zhúkov si Moscú podría resistir un asalto alemán. Además le pidió que respondiera "honestamente, como un comunista". Ante esta orden contradictoria, Zhúkov optó por la honestidad y contestó que era posible, pero que se necesitaban refuerzos urgentemente.

Las fuerzas de Rommel fueron rechazadas en Sidi Omar, mientras que en otros puntos de la frontera egipcia se encontraron con que no tenían adversarios contra los que luchar en tierra, mientras eran bombardeados frecuentemente desde el aire. Al anochecer a Rommel le quedaban poco más de 50 tanques.

Los alemanes lanzaron un ataque sobre la autoproclamada república de Užice. Tito y Mihailović mantuvieron una conversación telefónica en la que Tito anunció que defendería sus posiciones, mientras que Mihailović dijo que ordenaría a sus hombres que se dispersaran.

Mientras seguían las negociaciones entre los Estados Unidos y Japón, el secretario de Guerra estadounidense discutió con el presidente Roosevelt que era muy probable que Japón estuviera preparando un ataque por sorpresa, y que la cuestión era como manejar la situación para dejarles disparar el primer tiro sin sufrir demasiados daños.

Un submarino alemán disparó cuatro torpedos a un buque de guerra británico (HMS Barham) que había salido de Alejandría el día anterior. Tres de los proyectiles dieron en el blanco y a los pocos minutos estalló el polvorín. El barco se hundió con 862 de sus tripulantes. Otros 395 fueron rescatados.

Un submarino británico hundió un mercante armado italiano (Attino Deffenu) cerca de la costa adriática italiana.

El Estado Independiente de Croacia firmó el Pacto Antikomitern.

El presidente chileno Pedro Aguirre Cerda murió de tuberculosis. Unos días antes el vicepresidente Jerónimo Méndez Arancibia ya había asumido sus funciones y pocos días después convocó elecciones para el año siguiente.

El 26 de noviembre las fuerzas aliadas en Tobruk capturaron Ed Duda con la esperanza de entrar pronto en contacto con las fuerzas de la operación Crusader, que mientras tanto recuperaban Sidi Rezegh.

El general Catroux proclamó la independencia del Líbano, si bien en la práctica siguió bajo control de la Francia Libre.

Los estadounidenses presentaron una contrapropuesta a los japoneses, por la que Japón debía reconocer a Chiang kai-shek, retirarse de China y de la Indochina francesa y firmar un pacto internacional de no agresión. Los japoneses pidieron dos semanas para estudiar la propuesta. El 27 de noviembre el primer ministro Hideki Tōjō dijo a su gobierno: Esto es un ultimátum, lo cual era una lectura muy interesada, pues el texto de la propuesta la presentaba como un documento para su discusión, sin fijar plazos ni amenazas.

Los defensores de Tobruk entraron en contacto en Ed Duda con una pequeña fuerza de neozelandeses, mientras Rommel no podía hacer más que tratar de reorganizar las tropas con las que había atacado la frontera egipcia, que seguían sometidas a bombardeos. Su plan había sido audaz, pero había fracasado. Esa noche Rommel indicó a sus oficiales que la prioridad era cortar el pasillo que unía Tobruk con las posiciones aliadas que habían acudido a liberarla.

Un barco australiano que escoltaba un convoy de suministros para Tobruk fue hundido por un submarino alemán. Hubo 138 muertos y 24 supervivientes.

En Gondar, los aliados lanzaron un ataque que las escasas fuerzas de Nasi no pudieron contrarrestar. Cuando los aliados atravesaron las alambradas y entraron en la ciudad, Nasi se rindió con 10.000 italianos y 12.000 nativos africanos. Algunos grupos resistieron unos días más en los alrededores, pero el África Oriental Italiana había desaparecido como tal. Nasi fue transportado a Kenia. Paralelamente, algunas organizaciones italianas se convirtieron en grupos guerrilleros que empezaron a actuar en Etiopía, tanto contra los británicos, como contra los italianos que habían optado por colaborar con los británicos.

Los alemanes habían llegado a Kashira, por donde pasaba una de las carreteras principales que conducían hasta Moscú. Los soviéticos respondieron con un violento contraataque que detuvo el avance enemigo. En el sur, Tula, a 165 km de la capital, también resistía con tenacidad las acometidas alemanas.

Otro contraataque soviético obligó a los alemanes a retirarse de Rostov. Hitler ordenó personalmente que se cancelara la retirada. El general Gerd von Runstedt se negó a acatar la orden, Hitler lo sustituyó por Walther von Reichenau, el cual consideró que el criterio de von Runstedt era adecuado y convenció a Hitler de que la retirada era necesaria. Los alemanes retrocedieron hasta el río Mius, lo que supuso la primera retirada significativa durante la campaña.

Militares estadounidenses advirtieron de que las negociaciones con los japoneses se habían estancado y que Japón podría lanzar un ataque por sorpresa. Entre los objetivos posibles señalaban las Filipinas, la península de Malasia o Borneo.

Matar a los judíos alemanes que llegaban a los países bálticos por falta de recursos para atenderlos no era exactamente lo que los nazis habían planeado en Berlín. Se consideraba mucho más razonable matar a los de los países de destino para dejar así espacio a los judíos alemanes. Con ese fin, Himmler había llevado a Riga desde Ucrania a Friedrich Jeckeln, junto con su equipo especializado en asesinatos en masa. Ese día cuatro bloques de pisos del gueto de Riga fueron acordonados con alambradas. El 28 de noviembre dieron la orden de que todos los judíos varones en buenas condiciones físicas entraran en el "gueto pequeño", mientras que los restantes fueron convocados para dos días más tarde en otro lugar donde se les encargarían "trabajos ligeros". Los judíos interpretaron la situación justo al revés: a partir de las noticias que tenían de lo que había sucedido en otros lugares, pensaban que los nazis se proponían matar a los hombres primero, cuando su intención era la contraria, es decir, mantener con vida a los judíos en condiciones de trabajar y deshacerse de mujeres, niños, ancianos y enfermos.

En la ciudad polaca de Zdzięcioł los alemanes reunieron a todos los judíos en la plaza mayor y los obligaron a entregar todos sus objetos de valor. Uno fue acusado de esconder dos anillos de oro y le dispararon ante todos los demás.

Los alemanes crearon una cabeza de puente sobre el canal de Moscú, que une los ríos Volga y Moscova, y llegaron a estar a menos de 35 km de la capital, pero un contraataque soviético los obligó a retroceder. Para ello tuvieron que verter sobre el canal el agua de seis depósitos, con lo que más de 30 pueblos quedaron inundados. Por el norte los alemanes llegaron a Krasnaya Polyana, un suburbio a menos de 29 km del Kremlin.

Los alemanes e italianos atacaron el pasillo que los británicos habían creado en Tobruk. Los italianos capturaron un hospital de campaña neozelandés, donde unos 1.000 pacientes y 700 médicos y demás personal sanitario fueron capturados. También liberaron a unos 200 prisioneros alemanes.

Un submarino neerlandés hundió otro alemán en el Mediterráneo, cerca de Gibraltar.

La RAF hundió un carguero italiano (Priaruggia) en Bengasi.

Poco antes de que se iniciara la invasión alemana, los soviéticos habían arrestado a varios miembros de la Organización Nacionalista Ucraniana, que fueron encarcelados en Moscú. Ahora asesinaban a uno de ellos: Vytautas Bulvičius, que en su día iba a ser elegido ministro de defensa del nuevo gobierno ucraniano, y los demás fueron enviados a Siberia.

La nueva pareja cómica formada por Bud Abbot y Lou Costello se consolidó ese año con cuatro películas de éxito: Reclutas, Marineros mareados, Atrápame ese fantasma y Pájaros de cuenta.

Amin al-Husseini se entrevistó con Hitler y le propuso la creación de una legión árabe que combatiera del lado alemán en la guerra. Hitler manifestó su oposición a la formación de un Estado judío en Palestina, y aludio entre líneas a su idea de exterminar definitivamente a los judíos. Prometió ayuda material a los árabes, pero excluyó toda intervención militar en Oriente Medio, ya que su prioridad era el frente oriental. Sin embargo, los llamamientos repetidos del Gran Mufti para que los árabes de Palestina se rebelaran contra la presencia británica no tuvieron ninguna respuesta.

Gran Bretaña presentó finalmente un ultimátum a Finlandia para que terminara cualquier operación militar en un plazo de cinco días. Al día siguiente, el 29 de noviembre, Churchill envió una carta privada a Mannerheim en la que le manifestaba estar profundamente afligido por tener que declarar la guerra a Finlandia por lealtad a la Unión Soviética.

Los alemanes tuvieron que retirarse de Taganrog, en el mar de Azov.

Una división italiana derrotó a otra neozelandesa cerca de Sidi Rezegh gracias a que los neozelandeses confundieron a los atacantes con unos refuerzos que estaban esperando y fueron tomados completamente desprevenidos.

Ese día llegaron a Kaunas los otros dos trenes de judíos que esperaban, éstos originarios de Viena y Breslavia, y su suerte fue la misma que la de sus predecesores. Un total de 693 hombres, 1.155 mujeres y 152 niños fueron asesinados.

Un submarino soviético hundió un petrolero italiano (Superga) en el mar Negro. La RAF hundió otro ante la costa griega.

Torpederos alemanes hundieron tres barcos británicos (Asperity, Cormarsh y Empire Newcomen) en el mar del Norte.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Thornliebank) en el Atlántico.

Los partisanos yugoslavos sufrieron una grave derrota en Kadinjača, cerca de Užice, que tuvo que ser evacuada. Mientras tanto los chetniks mataban a unos 300 musulmanes en Goražde. Algunos cuerpos quedaron colgados en la ciudad, mientras que otros fueron arrojados a un río. El 30 de noviembre Mihailović disolvió oficialmente a sus tropas, que pasaron a colaborar con el gobierno de Nedic. No obstante, muchas unidades chetnik continuaron siguiendo sus instrucciones.

George Cukor estrenó la comedia La mujer de las dos caras, protagonizada por Greta Garbo. Inmediatamente, la Legión Nacional para la Decencia, una organización católica que se dedicaba a buscar contenidos inapropiados en las películas, la calificó con una C (inaceptable), por mostrar una actitud inmoral no cristiana hacia el matrimonio y sus obligaciones. La película presentaba escenas, diálogos, situaciones y vestuario imprudentemente sugerentes. El arzobispo de Nueva York también condenó la película, lo que disuadió a muchos católicos de ir a verla. La película fue prohibida en Boston y en algunas ciudades, como Chicago, fueron suprimidas algunas escenas. Unos meses más tarde se distribuiría una versión muy retocada, de la que Cukor no quiso saber nada, que recibió la calificación de B (moralmente cuestionable en algunas partes), pero la crítica puramente cinematográfica también fue muy negativa. Ésta fue la última película de Greta Garbo. Tenía entonces 37 años y su intención era continuar con su carrera cuando terminara la guerra, pero nunca más aceptó un papel por unos motivos o por otros.

Berlín recibió un informe según el cual las temperaturas cerca de Moscú eran del orden de 45 grados bajo cero, las más bajas de todo el siglo XX. Tal vez era exagerado, pues, por ejemplo, los servicios meteorológicos soviéticos consignaron 29 grados bajo cero como la temperatura mínima en diciembre. Aun así, los alemanes carecían de ropa de abrigo adecuada, y su equipamiento no estaba pensado para operar a tales temperarturas.

La Luftwaffe hundió un rompehielos soviético (Oktyabr) y un carguero letón (Skauts) en el golfo de Finlandia.

La aviación británica hundió dos cargueros daneses (Ester y Oluf Maersk) en el mar del Norte, así como un carguero italiano (Capo Faro) en el Mediterráneo.

Un submarino alemán se perdió en la zona del golfo de Vizcaya, probablemente tras haber impactado con una mina. Otro submarino hundió el carguero británico Ashby en el Atlántico.

En el gueto de Riga, las mujeres, niños, ancianos e inválidos que habían sido separados del resto fueron obligados a formar columnas de 1.000 personas. Alemanes y letones entraron gritando en las casas para sacar a quienes habían preferido no salir. Algunos niños fueron arrojados a la calle por las ventanas, hasta desde un tercer piso. Entre 600 y 1.000 personas murieron en el proceso de formación de las columnas. Luego iniciaron una marcha de unos 10 km hasta el bosque de Rumbula, en las afueras. La temperatura no llegaba a los cero grados. Alemanes y letones obligaban a mantener el paso con fustas y las culatas de sus fusiles. Quienes no podían seguir el ritmo de avance recibían un tiro. Los cadáveres que iban quedando eran metidos en camiones.

Una vez llegados al bosque, fueron obligados a desnudarse (clasificando sus pertenencias: zapatos en un lugar, abrigos en otro, etc.) y luego fueron conducidos a unas zanjas previamente excavadas, donde, para no malgastar balas, cada cual recibía un único tiro en la cabeza. Cada grupo era obligado a tumbarse boca abajo sobre los cadáveres previamente asesinados (o todavía moribundos). Al final del día unas 13.000 personas habían sido arrojadas a las fosas, aunque no todas habían muerto. No fueron cubiertas porque todavía estaban a medio llenar, y se puso centinelas para que dispararan a cualquiera que saliera de ellas. Pese a todo, algunos lograron escapar. Cuatro mujeres heridas aseguraron a los guardias que no eran judías, sino letonas, y fueron llevadas de nuevo a Riga. Ya el 1 de diciembre, tuvieron la ocasión de exponer sus alegaciones ante el propio Jeckeln. Una dijo ser letona, pero adoptada por judíos. Fue dejada en libertad. La segunda pidió el apoyo de su ex marido, un oficial del ejército. Lo llamaron, pero dijo que era judía y que le daba igual lo que le pasara. Fue asesinada. La tercera no era de ascendencia judía, pero se había casado con un judío, lo cual para Jeckeln era motivo suficiente para ejecutarla. La cuarta fue más astuta y, aunque era judía, supo dar las respuestas adecuadas para que la dejaran marchar.

En realidad, los primeros ejecutados en el bosque de Rumbula no fueron judíos de Riga, sino el millar de pasajeros de un tren que había llegado de Alemania el día anterior. Como no había alojamiento para ellos, los habían dejado toda la noche en los vagones, y al día siguiente, aprovechando que estaban cerca del lugar previsto para las ejecuciones, los llevaron hasta él antes de que llegaran las primeras columnas procedentes de Riga. Himmler había llamado por teléfono para prohibir que fueran ejecutados, pero su llamada había llegado tarde. Ahora volvía a hablar con Jeckeln para insistirle en que no matara a judíos alemanes salvo orden expresa.

La invasión de Yugoslavia y Grecia
Índice Pearl Harbor