ANTERIOR
LA EXPANSIÓN JAPONESA
SIGUIENTE

El 1 de enero de 1942, en el transcurso de la Primera Conferencia de Washington, representantes de 26 Estados firmaron la declaración siguiente:

Declaración conjunta de los Estados Unidos de América, el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, China, Australia, Bélgica, Canadá, Costa Rica, Cuba, Checoslovaquia, República Dominicana, El Salvador, Grecia, Guatemala, Haití, Honduras, India, Luxemburgo, Países Bajos, Nueva Zelanda, Nicaragua, Noruega, Panamá, Polonia, Unión del Africa del Sur y Yugoslavia.
Los Gobiernos signatarios, habiendo expresado su adhesión al programa común de propósitos y principios que incorpora la Declaración conjunta del Presidente de EE.UU. y el Primer Ministro del Reino Unido, de fecha 14 de agosto de 1941, conocida como Carta del Atlántico;
Convencidos de que es esencial obtener una victoria absoluta sobre sus enemigos para defender la vida, la libertad, la independencia y la libre profesión de cultos, así como preservar los derechos humanos y la justicia, tanto en su propio suelo como en otras tierras, y estando en el presente empeñados en la lucha común contra fuerzas bárbaras e inhumanas que tratan de subyugar al mundo;
Declaran:
1. Que cada Gobierno se compromete a utilizar todos sus recursos, tanto militares como económicos contra aquellos miembros del «Pacto Tripartito» y sus adherentes con quienes se halle en guerra;
2. Que cada Gobierno se compromete a prestar su colaboración a los demás signatarios de la presente y a no firmar por separado con el enemigo ni amnistía ni condiciones de paz; podrán adherirse a esta Declaración otras naciones que estén prestando o lleguen a prestar ayuda material, y que contribuyan a la lucha por derrotar el hitlerismo.

Washington, 1 de enero de 1942

Roosevelt se refirió a los signatarios como las Naciones Unidas, por lo que el texto fue conocido como la Declaración de las Naciones Unidas.

Los chinos lanzaron un ataque por sorpresa contra los japoneses en Changsha. Muchas unidades que se habían retirado a las montañas durante el avance japonés atacaban ahora las líneas de aprovisionamiento japonesas con la ayuda de guerrilleros locales.

Un carguero estadounidense (Malama) que se dirigía hacia Honolulu desde Nueva Zelanda cargado con camiones militares y motores de aviones fue interceptado por hidroaviones japoneses y, ante la amenaza de un bombardeo, la tripulación hundió el barco. Los 38 tripulantes fueron rescatados y hechos prisioneros por una flota japonesa. Otro carguero estadounidense (Luzon) fue hundido en Manila por la aviación japonesa.

La aviación alemana hundió un carguero soviético (Tashkent) en Crimea.

Un carguero británico (Waziristan) quedó atrapado en el hielo cerca de Noruega, y fue bombardeado por la Luftwaffe y finalmente torpedeado por un submarino alemán.

Esa noche fue lanzado en paracaídas sobre Francia Jean Moulin, a quien de Gaulle había confiado la misión de organizar todos los grupos de resistencia franceses bajo una dirección común, tarea nada fácil, dado que había grupos de todas las ideologías imaginables. El plan era aglutinarlos alrededor de Combat. Por esas fechas la resistencia francesa estaba sufriendo una intensa oleada de arrestos.

Ese día se estrenó la comedia El hombre que vino a cenar, protagonizada por Bette Davis, y que fue muy alabada por la crítica.

El 2 de enero los japoneses entraban en Manila y ocupaban también la base naval de Cavite. Las tropas filipinas y estadounidenses continuaban retirándose hacia Bataán.

En el Pacífico occidental las fuerzas estadounidenses, británicas, neerlandesas y australianas se pusieron bajo el mando único del mariscal británico Archibald Wavell.

En Malasia los aliados de retiraron de Kampar tras haber cumplido su misión de retrasar el avance japonés. Habían infligido una cantidad sustancial de bajas hasta el punto de que la batalla de Kampar puede considerarse el primer revés que sufrieron los japoneses en la guerra, si bien los aliados no estuvieron en condiciones de sacarle partido.

La isla Gogland se encuentra en el golfo de Finlandia, entre Finlandia y Estonia. Formaba parte del territorio que la Unión Soviética había obligado a ceder a Finlandia dos años atrás con la excusa de que era necesaria para garantizar la defensa de Leningrado. A finales del año anterior los soviéticos habían retirado su guarnición en Gogland para ayudar en la defensa de Leningrado, y los finlandeses habían aprovechado para ocuparla de nuevo. Ese día regresaron los soviéticos y expulsaron a los finlandeses.

En Libia los aliados tomaron Bardia, donde capturaron 2.200 alemanes y 4.400 italianos.

En los Estados Unidos, los integrantes de la red de espionaje dirigida por Joubert Duquesne fueron condenados a un total de unos 300 años de cárcel.

Dashiell Hammet seguía teniendo secuelas por la tuberculosis que había contraído durante la Primera Guerra Mundial, y además era comunista, pero, pese a todo ello, logró que lo admitieran en el Ejército y sirvió como sargento en las islas Aleutianas.

El 3 de enero los japoneses desembarcaron en la isla de Labuan, cerca de la costa de Borneo.

Submarino japonés hundió un carguero neerlandés (Langkoeas) en el mar de Java.

Tras el atentado de Nantes contra Karl Hotz, el jovem Marcel Bourdarias se había trasladado a París, donde se había integrado en un grupo dirigido por Louis Coquillet, junto al cual había participado en varios atentados. Ese día la policía francesa arrestó a Coquillet.

El 4 de enero cayeron las líneas defensivas japonesas en Changsha. Tres divisiones quedaron rodeadas y solicitaron ayuda. En las Filipinas un portaaviones japonés fue bombardeado ante la costa de Davao, pero apenas sufrió daños. Mientras tanto las tropas japonesas entraban en Guagua.

Un submarino japonés hundió un carguero británico (Kwangtung) en el mar de Java. En lugar de socorrer (y apresar) a los náufragos, o de dejarlos abandonados para que pudieran ser rescatados (que era lo que solían hacer los submarinos alemanes) el submarino ametralló y embistió los botes salvavidas.

Los japoneses iniciaron una campaña de bombardeos sobre Rabaul, en la isla australiana de Nueva Bretaña, principalmente con el propósito de explorar sus defensas. El interés en Rabaul estribaba en su proximidad a las islas Carolinas, que al final de la Primera Guerra Mundial habían pasado de ser una colonia alemana a estar bajo mandato japonés, y en las cuales se encontraba la base naval de Truk.

En la zona de Yugoslavia ocupada por Hungría, militares húngaros descubrieron a varias decenas de partisanos comunistas húngaros escondidos en una granja cerca de Žabalj. Se produjo un enfrentamiento en el que murieron 10 soldados húngaros y varios partisanos. Los demás fueron arrestados. A raíz de este incidente, los húngaros iniciaron una serie de redadas para capturar partisanos o, al menos, atemorizar a la población para evitar que les prestara apoyo.

El 5 de enero los aliados completaron la retirada hasta la península de Bataán.

El general Zhúkov inició una gran ofensiva del Ejército Rojo contra los alemanes. Ese día los soviéticos recuperaron Belyov.

La Luftwaffe hundió un carguero soviético (Nogin) en Crimea. La RAF hundió un carguero danés (Cornelia Maersk) en los Países Bajos.

Rommel recibió 55 tanques y empezó a planear un contraataque para resarcirse de la pérdida de Bardia.

La policía francesa arrestó a Marcel Bourdarias.

Submarinos británicos hundieron un submarino (Ammiraglio St Bon) y un carguero italiano (Città di Palermo) en el Mediterráneo.

En Madrid se estrenó con gran éxito la película Raza, que contaba la historia de cuatro hermanos que lucharon en bandos opuestos en la guerra civil española. El guión estaba basado en una novela de un desconocido Jaime de Andrade, cuya verdadera identidad no se llegaría a sabar hasta 22 años más tarde, cuando reclamó sus derechos de autor. Se trataba de Francisco Franco. Unos días antes, Franco había asistido a un pase privado en el Palacio de El Pardo junto al director, José Luis Saenz de Herecia. Según el testimonio del cineasta, Franco vio la película con los ojos húmedos y al final le dijo: Muy bien, Saenz de Heredia, usted ha cumplido".

El 6 de enero los japoneses desembarcaron en la bahía de Brunéi en Borneo.

Las autoridades militares alemanas pidieron a los húngaros que trasladaran al frente oriental a todos sus efectivos en Yugoslavia, pero los húngaros pretendieron escaquearse alegando que dichas fuerzas eran necesarias en las zonas ocupadas para contrarrestar a los partisanos. Los policías húngaros recibieron vendas con instrucciones de ponérselas para simular heridas y convencer así a los alemanes de lo grave que era la situación. Al mismo tiempo, más de 8.000 soldados, policías y guardias fronterizos fueron destinados a llevar a cabo una redada a gran escala para capturar partisanos reales o ficticios. Las primeras acciones tuvieron lugar en Čurug. Aunque la mayoría de los arrestados fueron puestos en libertad posteriormente, entre 500 y 1.000 fueron asesinados y despojados de todos los objetos de valor que llevaran encima. Durante los días siguientes la redada se extendió a las ciudades de Temerin y Žabalj. Muchos civiles elegidos al azar fueron sacados de sus casas y lugares de trabajo mientras realizaban tareas cotidianas. Incluso detuvieron a parte de los asistentes a una boda.

Un nuevo bombardeo sobre Brest logró dañar una vez más al Gneisenau.

En Bruselas murió Henri de Baillet-Latour, el presidente del Comité Olímpico Internacional. Fue sucedido por el vicepresidente, el sueco Johannes Sigfrid Edström.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Baron Erskine) en el Atlántico.

En las primeras horas del 7 de enero los japoneses atacaron las posiciones británicas cerca de la ciudad de Slim River, en Malasia. Tras un bombardeo, la infantería avanzó apoyada por tanques. Poco a poco fueron barriendo las posiciones británicas. Un oficial contaría más adelante como, tras haber perdido la conciencia a consecuencia de una herida, al despertar se encontró con que había sido capturado, y que los japoneses estaban dividiendo a los prisioneros en dos grupos, según si decían que podían caminar o no. Luego mataron a los que no podían caminar, obligaron a los otros a enterrar los cadáveres y luego les hicieron transportar en camillas a los heridos japoneses.

Un submarino japonés hundió un petrolero neerlandés (Djirak) en el mar de Java. Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Unkai Maru) en el Pacífico.

Los alemanes dieron por concluida la batalla de Moscú y, con ella, la operación Barbarroja, que se había saldado en un estrepitoso fracaso, con una pérdida de más de 800.000 hombres. Mientras tanto los soviéticos iniciaban una ofensiva contra en Liubán, al sur de lago Ladoga.

Malta sufrió un intenso bombardeo.

La aviación británica hundió un carguero italiano (Perla) en el Mediterráneo.

El 8 de enero los japoneses sobrepasaron las primeras líneas defensivas de Kuala Lumpur. La batalla de Slim River terminó con una abrumadora victoria japonesa. Los británicos dejaron 500 muertos y varios miles de prisioneros.

Un submarino japonés hundió dos cargueros neerlandeses (Van Rees y Van Riebeeck) en el océano Índico.

El coronel Erich Hoepner había solicitado permiso para ordenar la retirada de sus tropas, que estaban excesivamente extendidas en el frente oriental. Su superior, el general Günther von Kluge, le había respondido que discutiría el asunto con Hitler y que estuviera preparado para dar la orden en cualquier momento. Dando por hecho que la orden de Hitler estaba en camino, considerando que su posición era muy arriesgada, Hoepner dio por su cuenta la orden de retirada, y Kluge, al enterarse, se cubrió las espaldas informando inmediatamente a Hitler. el Führer montó en cólera y ese mismo día cesó a Hoepner. Más aún, lo privó de su pensión y le prohibió vertir de uniforme y lucir sus medallas. Sin embargo, unos meses más tarde Hoepner demandó al gobierno alemán reclamando su pensión y la justicia le dio la razón.

Los nacionalistas ucranianos Stepan Bandera y Yaroslav Stetsko fueron enviados al campo de concentración de Sachsenhausen, a un barracón especial para políticos de alto nivel.

En San Diego murió Joseph Franklin Rutherford, el segundo presidente de la Iglesia de los Testigos de Jehovah, que, pese a sus profundos estudios bíblicos, ni siquiera saben escribir correctamente el nombre de su dios. Fue sucedido por Nathan Homer Knorr. Para entonces la organización tenía más de 100.000 seguidores en más de 5.000 congregaciones en todo el mundo.

El 9 de enero los japoneses atacaron el flanco este de las defensas estadounidenses en Bataán, pero fueron rechazados. Sin embargo, en Borneo seguían avanzando sin apenas oposición.

Submarinos japoneses hundieron dos cargueros neerlandeses (Benkoelen y Camphuijs) en el mar de Java. Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Teian Maru) en el Pacífico.

Las tropas japonesas que pretendían rescatar a las divisiones rodeadas por los chinos en Changsha no lograron abrirse paso hasta ellas y tuvieron que retroceder.

Más de 100.000 soldados soviéticos atacaron a los alemanes en el noroeste de Rusia. Los nazis fueron tomados por sorpresa y tuvieron que retirarse con muchas bajas ante la acometida soviética.

La Luftwaffe hundió dos barcos de transporte de tropas soviéticos (Chatyr Dag y Spartakovets) en Crimea.

En la ciudad de Dražgoše, en la zona de Yugoslavia ocupada por Alemania, unos 200 partisanos comunistas atacaron a los alemanes y se atrincheraron. Los habitantes pidieron a los partisanos que se marcharan, pero se negaron a ello.

Un destructor británico se hundió tras haber impactado con una mina en el estuario del Támesis.

El 10 de enero los británicos abandonaron Port Swettenham, a unos 40 km de Kuala Lumpur, que fue inmediatamente ocupada por los japoneses.

Los bombardeos alemanes a Gran Bretaña habían disminuido drásticamente desde el inicio del ataque a la Unión Soviética. Esa noche Liverpool fue bombardeada por última vez.

A partir de ese día, los judíos noruegos tenían que tener sus carnets de identidad marcados con una J. Según el censo alemán, en el país había unos 1.400 judíos adultos.

Pierre Rebière, tras haber sido torturado por la policía francesa, fue entregado a las autoridades alemanas, que lo volvieron a torturar y luego lo llevaron a la prisión de la Santé. 

Un submarino neerlandés hundió un carguero japonés (Akita Maru) cerca de las Filipinas. Un submarino estadounidense hundió otro (Harbin Maru) cerca de la costa china. Un submarino alemán hundió otro soviético en el mar de Barents. En el Mediterráneo, otro submarino neerlandés hundió un submarino alemán y un submarino británico hundió un carguero italiano (Fedora).

El 11 de enero Japón declaró la guerra a los Países Bajos. Había retrasado la declaración de guerra hasta ese momento, a pesar de que los Países Bajos ya le habían declarado la guerra tras el ataque a Pearl Harbor, porque su intención era apoderarse de los pozos petrolíferos en las Indias Orientales neerlandesas, y retrasaron la declaración de guerra hasta el momento mismo del primer ataque para que los neerlandeses tuvieran menos tiempo para destruirlos. A las 3:00 se produjo un primer desembarco en Kema, en la isla de Célebes, una de las cuatro islas mayores de Indonesia. A las 4:00 se produjo otro en Manado. A las 9:00 las tropas desembarcadas llegaron a Ajermadidih. La guarnición neerlandesa en Manado terminó retirándose hasta Tinoör, unos 8 km tierra adentro, y a las 15:00 se quedaron sin munición y tuvieron que retirarse hasta Kakaskasen.

En Malasia, los japoneses tomaron Kuala Lumpur sin apenas resistencia. La aviación japonesa hundió un carguero británico (Wulin).

Los partisanos atrincherados en Dražgoše se retiraron dejando 8 muertos y 11 heridos, pero también habían matado a 26 alemanes. Cuando éstos entraron en la ciudad tomaron 41 rehenes y los ejecutaron. Luego saquearon las casas y las incendiaron. Los habitantes de la ciudad que sobrevivieron fueron enviados a campos de concentración. Al parecer, los 200 partisanos que se habían enfrentado a cerca de 4.000 policías y soldados alemanes sabiendo que no tenían ninguna posibilidad de éxito, pensando en escapar y dejar que los alemanes tomaran represalias, para provocar la indignación contra los nazis y ganar apoyos.

Los soviéticos tomaron Lyudinovo a los alemanes.

El gobierno yugoslavo en el exilio nombró a Mihailović ministro de guerra.

Un submarino soviético destrozó un carguero noruego (Mimona) ante la costa noruega.

Un carguero estadounidense fue torpedeado por un submarino japonés y encalló en la isla de Bali.

A medianoche más de 6.000 japoneses desembarcaron en la isla indonesia de Tarakan. Unas horas más tarde, ya en la mañana del 12 de enero la guarnición neerlandesa se rindió, no sin antes haber destruido el campo de petróleo. De entre casi un millar de prisioneros que hicieron los japoneses, mataron por ahogamiento a unos 200 de ellos, los que se encontraban en unas instalaciones costeras cuyas baterías habían hundido dos minadores japoneses. Algunos barcos neerlandeses pudieron abandonar la isla, mientras que un minador fue hundido por un destructor mientras trataba de escapar.

Sobre las 9:00 más de 300 paracaidistas japoneses descendieron sobre el aeropuerto de Langoan, en la isla de Célebes, aunque tuvieron bastantes bajas, lograron hacerse con el control. Luego ejecutaron a un gran número de prisioneros neerlandeses en represalia por las bajas sufridas. La guarnición neerlandesa se retiró hacia el interior de la isla para actuar como guerrilla.

Mihailović se refugió en una casa de invierno en Jablanica. Mientras tanto, el primer ministro yugoslavo en el exilio, Dušan Simović, fue sustituido por el historiador Slobodan Jovanović.

Los cruceros Gneisenau y Scharnhorst y el Príncipe Eugenio estaban siendo bombardeados y dañados constantemente en Brest por la aviación británica sin que el responsable de ellos, el gran almirante Erich Johann Albert Raeder, hiciera nada para remediar la situación. A finales del año anterior, Hitler le había encargado que diseñara un plan para trasladarlos hasta Alemania a través del canal de la Mancha, pues Hitler los consideraba necesarios para prevenir una posible invasión aliada en Noruega. Raeder era uno de los pocos oficiales alemanes que se atrevía a llevarle la contraria a Hitler, y le dijo claramente que el plan era inviable, pues los barcos no podrían resistir un ataque combinado de la flota británica y la RAF, sin contar con las minas diseminadas por el trayecto. Ahora Hitler convocaba a Raeder en La guarida del lobo junto a todo el Alto Mando alemán para discutir el asunto. Esencialmente, la dicusión consistió en que Hitler ordenó que su plan era viable. Se negó a considerar trayectos alternativos: los barcos tenían que llegar a Alemania por el camino más corto, atravesando el canal. Raeder tuvo que admitir que podría intentarse con el apoyo suficiente de la Luftwaffe, una buena escolta y suficientes dragaminas. Así se gestó la Operación Cerberus, que fue asignada al almirante Otto Ciliax, quien propuso zarpar de noche para cruzar el paso de Calais al mediodía, justo al contrario de lo que los británicos esperarían. Los dragaminas irían por delante, seguidos de una escolta de destructores, torpederos y lanchas rápidas de ataque. Hans Jeschonnek, el jefe del Estado Mayor de la Luftwaffe, no estaba nada entusiasmado con el plan, pues sabía que, si fracasaba, la Luftwaffe sería el chivo expiatorio. Por ello insistió en que no podía dar garantías de que el plan fuera a funcionar. Hitler lo aprobó de todos modos. La operación de la Luftwaffe en el proyecto fue bautizada como Operación relámpago, que contaría con 450 aviones.

En Libia, los británicos tomaron Sallum tras 56 días de asedio, cuando los alemanes se quedaron sin municiones. Con esto Halfaya quedó completamente rodeada e imposibilitada de recibir ayuda por mar. Sus 5.000 defensores italianos andaban ya escasos de agua y comida.

Un submarino británico hundió a otro alemán en el Mediterráneo. Sólo sobrevivió uno de los 45 tripulantes.

La marina alemana lanzó una operación de ataques con submarinos en la costa americana del Atlántico a la que llamó Operación redoble de tambor. Su primer éxito fue el hundimiento de un carguero británico (Cyclops) ante las costas de Nueva Escocia. La estrategia era siempre la misma: los submarinos permanecían sumergidos durante el día, emergían durante la noche y disparaban contra los barcos bien perfilados ante el fondo iluminado de las ciudades. Poco después resultaba hundido un carguero noruego (Frisco) ante la costa de Nueva York. Un carguero sueco (Yngaren) fue hundido en medio del Atlántico.

El 13 de enero representantes de Bélgica, la Francia Libre, Grecia, Luxemburgo, Noruega, los Países Bajos, Polonia, Checoslovaquia y Yugoslavia firmaron en Londres las Declaraciones del Palacio de St James, en la que manifestaban su intención de crear un tribunal internacional que persiguiera y juzgara a los responsables de crímenes de guerra.

El Ejército Rojo recuperó Kirov y Medya.

La Luftwaffe hundió un carguero británico (Lerwick) en el mar del Norte.

Un submarino alemán hundió un carguero panameño (Friar Rock) cerca de las costas de Terranova.

El 14 de enero los británicos descubrieron una avanzadilla japonesa en Bataán y lograron rechazarla trasn un intenso combate. Sin embargo, un poco más al oeste, fueron los japoneses los que sorprendieron y derrotaron a una compañía británica, tras lo cual penetraron considerablemente tras las líneas enemigas. No obstante, finalmente fueron rechazados y el frente original fue restablecido.

En Malasia, los británicos optaron por tratar de detener el avance japonés mediante emboscadas. A las 16:00 un batallón australiano tomó por sorpresa a una división japonesa que cruzaba en bicicleta el puente de Gemencheh, luego aparecieron tanques y camiones y en ese punto los británicos volaron el puente. A continuación, bien guarnecidos, los británicos abrieron fuego y causaron estragos en la columna enemiga. Sin embargo, algunos de los ciclistas que habían cruzado el puente encontraron el cable telefónico que usaban los aliados y lo cortaron inmediatamente, con lo que no fue posible avisar a la artillería para que completara la emboscada. Los japoneses contaron 70 muertos y 57 heridos durante la emboscada.

Los soviéticos rodearon un regimiento alemán en Toropets, al noroeste de Rusia, y lo destruyeron por completo. En un bosque se encontraron 1.100 alemanes muertos.

La Luftwaffe hundió un carguero soviético (Bataysk) en Crimea.

Ese día terminó la Primera Conferencia de Washington. La opinión pública estadounidense presionaba a Roosevelt a concentrar el esfuerzo bélico sobre Japón, que era quien había atacado realmente a los Estados Unidos, pero cuando Hitler declaró la guerra a los Estados Unidos facilitó el consenso de que el objetivo prioritario era defender Europa. El Estado Mayor estadounidense había abogado por un ataque directo a gran escala sobre Alemania desde Francia, y Stalin también reclamaba con insistencia que se abriera un frente occidental que aliviara la presión sobre su país. Sin embargo, los militares británicos sostuvieron que las operaciones militares debían orientarse hacia objetivos periféricos para erosionar el poder alemán, con la consecuente desmoralización y el reforzamiento de las organizaciones de resistencia. Con este fin Alemania debía ser sometida también a intensos bombardeos. Finalmente los británicos habían logrado persuadir a los estadounidenses de que un desembarco en Francia era inviable de momento, y que era mejor esforzarse en expulsar a los alemanes de África.

Igor Sikorsky hizo una demostración de su último modelo de helicóptero y unos meses más tarde recibió el encargo de desarrollarlos para el Ejército de los Estados Unidos.

Un submarino soviético hundió un carguero alemán (Turkheim) cerca de la costa noruega.

Un submarino alemán hundió un petrolero panameño (Norness) cerca de la costa de Nueva York. Otro submarino hundió otro carguero panameño (Chepo) y otro británico (Empire Surf) entre Gran Bretaña e Islandia.

La RAF bombardeó Hamburgo con 95 aviones. Se produjeron 12 incendios y hubo 6 muertos y 22 heridos.

Esa noche 15 agentes británicos zarparon de Lagos, en Nigeria, en dos remolcadores, desembarcaron clandestinamente en la colonia española de Fernando Po y abordaron tres barcos que había en el puerto, uno italiano y dos alemanes. Mientras tanto un espía británico había organizado una fiesta a la que habían acudido como invitados los oficiales del barco italiano y parte de los de uno de los barcos alemanes. Los agentes abordaron los barcos, capturaron a la tripulación, rompieron las anclas con explosivos y sacaron dos de los barcos a remolque. Las autoridades españolas pensaron que las explosiones eran un ataque aéreo y ordenaron disparar contra aviones imaginarios, pero las baterías del puerto permanecieron en silencio mientras los barcos abandonaban el puerto en la oscuridad. Ya el 15 de enero, los barcos fueron "capturados" en alta mar por barcos de guerra británicos. El gobierno británico negó su participación en los hechos, y toda la documentación al respecto permanecería en secreto durante 50 años. No obstante, el gobierno español protestó enérgicamente ante Bran Bretaña y prometió represalias. La radio alemana afirmó que un destructor británico había entrado en el puerto neutral español, había lanzado cargas de profundidad para romper las anclas y había matado a los tripulantes de los barcos capturados. El interés británico en capturar los barcos se debía a que podían emplearse para avituallar submarinos.

La aviación japonesa bombardeó Gemas, en Malasia. Mientras tanto, los japoneses habían reparado el puente de Gemencheh y avanzaban hacia las posiciones británicas cerca de Gemas. A las 10:00 entraron en combate y la artillería antitanque australiana destruyó seis de los diez tanques japoneses, que contaron cerca del millar de bajas. Por la noche los japoneses capturaron varias gabarras en el río Muar y empezaron a desplazarse en ellas río arriba. A medianoche atacaron la ciudad de Muar y tambien las líneas de comunicaciones británicas, defendidas por un regimiento indio.

En Bataán los británicos resistieron un bombardeo japonés. No obstante éstos se infiltraron por un hueco en el frente británico y amenazaron con cortar la retaguardia. Varios intentos de desalojarlos fracasaron.

Un submarino japonés hundió un carguero indio (Jalarajan) en el océano Índico.

Las fuerzas japonesas rodeadas en Changsha habían tratado de abrirse paso hasta el río Xinquiang, y lo habían logrado con muchas pérdidas. El número de bajas en la batalla de Changsha oscila entre las 6.000 según fuentes japonesas y las 56.000 según fuentes chinas. La batalla fue destacada por la prensa internacional porque China era el único lugar donde los japoneses estaban siendo derrotados.

El mariscal Wilhelm Ritter von Leeb instó a Hitler a relevarlo del mando o darle libertad de acción para dirigir sus tropas en el frente soviético. Hitler escogió la primera opción.

Los alemanes iniciaron la Operación Sureste de Croacia en la zona que creían que los chetniks y los partisanos estaban usando como refugio de invierno. Destinaron a ello más de 30.000 soldados, una parte de los cuales eran italianos, que debían rodear una región en la que estimaban había unos 8.000 partisanos y 20.000 chetniks. Las instrucciones establecían que debían ser considerados enemigos todos los que hubieran estado ausentes de sus localidades hasta poco tiempo atrás, todos los chetniks o comunistas que pudieran ser identificados, con o sin armas o municiones, y cualquiera sospechoso de haber ocultado, avituallado o suministrado información a estos grupos. Todos los partisanos capturados debían ser fusilados tras un breve interrogatorio.

Un avión alemán hudió un carguero británico (Empire Bay) cerca de la costa oriental de Gran Bretaña. Por otra parte, barcos británicos hundieron dos submarinos alemanes con cargas de profundidad, uno entre Portugal y las Azores y otro frente a la costa de Libia.

La RAF volvió a aparecer sobre Hamburgo, ahora con 96 aviones que provocaron 36 incendios. Hubo 3 muertos y 25 heridos. Once bombarderos fueron derribados.

Un submarino alemán emergió esa noche en la costa de Nueva York. Su capitán esperaba encontrar la ciudad a oscuras, como medida de precaución obvia para disimular los barcos, pero, para su sorpresa, se encontró con el cielo iluminado por los millones de luces de Manhattan. Allí hundió un carguero británico (Coimbra). Otros submarinos hundieron dos más en Terranova (Dayrose y Diala).

El 16 de enero los japoneses ejecutaron en Langoan a un grupo de guerrilleros neerlandeses que habían capturado en la isla de Célebes. Al anochecer los japoneses ocupaban la ciudad de Muar, en Malasia, los británicos tuvieron que retirarse varios kilómetros, hasta Parit Jawa.

Tras haber asistido a la Primera Conferencia de Washington, Winston Churchill se convirtió en el primer jefe de Estado que cruzó el Atlántico en avión, para regresar a Londres.

Iraq declaró la guerra a Alemania, Italia y Japón.

Carlole Lombard participó en un acto en su Estado natal de Indiana para la venta de bonos de guerra, y recaudó dos millones de dólares en una noche (ahora serían unos 33 millones). Luego tomó un avión para regresar a Los Ángeles. Su madre prefería regresar en tren, pero Lombard insistió en que tomaran un avión y al final lo decidieron a cara o cruz. Lombard ganó y tanto ella como su madre, al igual que los 22 ocupantes del aparato, murieron esa mañana cuando el avión se estrelló contra una montaña, al parecer a causa de un error del piloto. En el avión viajaba también el agente de prensa de su marido, Clark Gable, y 22 reclutas que iban a recibir entrenamiento en California.

El 17 de enero los supervivientes del ataque japonés a Muar, reforzados con dos batallones australianos, fueron enviados a recuperar la ciudad. Se reunieron alrededor de Bakri y organizaron líneas defensivas a su alrededor. Planearon un ataque contra Muar por tres frentes, pero fracasó antes incluso de su inicio debido a una emboscada japonesa.

Un submarino japonés fue obligado a emerger para luego resultar hundido por un destructor británico en el estrecho de La Sonda.

Tras haber avanzado casi 75 km, un ejército soviético alcanzó la vía férrea de Leningrado a Nóvgorod cerca de Liubán. Allí tuvo que detener su avance al encontrar fuertes líneas defensivas alemanas.

El hambre y la sed provocaron la rendición de la guarnición germano-italiana en el paso de Halfaya. Desde el inicio de la Operación Crusader, Rommel había perdido el 32% de sus fuerzas.

Dos destructores británicos fueron torpedeados y hundidos por submarinos alemanes, uno frente a las costas de Sidi Barrani (HMS Gurkha), en Libia y otro en el océano Ártico (HMS Matabele). Otros submarinos hundieron un carguero estadounidense (San Jose) ante la costa de Filadelfia y un petrolero británico (RFA Nyholt) y un carguero noruego (Octavian) en Terranova.

La RAF bombardeó Bremen y Hamburgo.

El 18 de enero fueron los japoneses los que atacaron Bakri por tres frentes. La vanguardia del ataque la formaban nueve tanques que pronto fueron aniquilados por la artillería antitanque australiana. Sin ellos, la infantería no fue capaz de abrirse paso y se produjo un combate sangriento.

Usando pequeños barcos pesqueros, los japoneses desembarcaron en Sandakan, la sede del gobierno de la colonia británica de Borneo Septentrional. Unos 650 policías trataron de ralentizar el avance japonés. En la zona neerlandesa de la isla, la guarnición de Balikpapan recibió órdenes de destruir los pozos de pretróleo y luego evacuar la ciudad.

Un submarino japonés hundió un carguero neerlandés (Bantam) en el mar de Banda. Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Eizan Maru) cerca de la costa japonesa.

Para aprovechar varias brechas que los soviéticos habían abierto en el frente, esa noche empezaron a lanzar paracaidistas cerca de Vyazma, en la retaguardia alemana. Al mismo tiempo se iniciaba otra ofensiva en el sector de Barvenkovo-Lozovaya.

Ese mismo día los soviéticos liberaron el campo de Borodino, el lugar donde los rusos habían derrotado a las tropas napoleónicas en 1812, que tenía entonces un gran valor simbólico.

Los gobiernos alemán e italiano firmaron dos acuerdos secretos con la Armada Imperial Japonesa que contenían la típica partición del mundo en áreas de influencia, pero en la práctica los tratados no tuvieron ninguna repercusión. La coordinación de Japón con Alemania e Italia era mínima.

En Croacia, los alemanes habían capturado varios centenares de insurgentes y material bélico diverso, incluyendo un tanque. Los partisanos, por su parte, destruían ciudades para dejar a los alemanes sin provisiones, en una época del año de grandes nevadas y temperaturas que alcanzaban los 30 grados bajo cero.

Un submarino alemán hundió un petrolero estadounidense (Allan Jackson) ante las costas de Carolina del Norte. Murieron 23 de los 35 tripulantes. Otro resultó dañado en la misma zona por el ataque de otro submarino. Sólo murieron 5 tripulantes. Otros submarinos hundieron un carguero estadounidense (Frances Salman), otro griego (Dimitrios G Thermiotis) y otro británico (Caledonian Monarch), los dos primeros en Terranova.

El 19 de enero los japoneses atacaron a un contingente británico que defendía la cresta de una montaña cerca de Yong Peng, en Malasia y, a punto de ser rodeados, tuvieron que internarse en la selva.

El gobernador del Borneo Septentrional Británico se rindió a los japoneses.

La aviación japonesa hundió un carguero neerlandés (Van Imhoff) en el océano Índico.

Los británicos arrestaron al primer ministro birmano, U Saw, por mantener contactos con los japoneses. La colonia había recibido pequeños hasta entonces ataques por parte de los japoneses. Ese mismo día atacaron la ciudad de Tavoy, de la que la guarnición británica se retiró en desorden. La cercana ciudad de Mergui fue evacuada antes de ser atacada.

El rey Pedro II de yugoslavia nombró a Mihailović general de división, y así los chetniks fueron reconocidos por los aliados como el legítimo ejército yugoslavo.

Los alemanes capturaron Fedosia en Crimea.

A Trípoli llegó un convoy con 55 nuevos panzers, 20 carros blindados y grandes cantidades de combustible y municiones. Rommel empezó a planear inmediatamente una nueva ofensiva.

La aviación alemana hundió un barco noruego de transporte de tropas (Thermopylae) en el Mediterráneo.

Esa noche un submarino alemán hundió un barco de pasajeros canadiense (RMS Lady Hawkins)  en el Atlántico. De los seis botes salvavidas, tres resultaron dañados y, de los otros tres, sólo uno fue rescatado con 21 tripulantes y 49 pasajeros. Murieron el capitán, 85 tripulantes y 164 pasajeros.

Otro submarino hundió dos cargueros estadounidenses (City of Atlanta y Norvana) y otro estonio (Ciltvaira) cerca de las costas de Virginia.

El 20 de enero un regimiento indio fue enviado a recapturar la cresta en Yong Peng que los japoneses habían tomado el día anterior. Fueron recibidos con disparos por parte de las tropas británicas que se habían refugiado en la selva y que habían logrado tomar una colina, creyendo que los que se acercaban eran japoneses. Cuando, después de haber sufrido varias bajas, pudieron reagruparse, atacaron los japoneses de verdad y fueron desalojados de la colina, con lo que Bakri quedaba bajo amenaza de ser rodeada. Por ello se dio orden de evacuarla, pero las tropas británicas quedaron divididas en varias bolsas incomunicadas que sufrieron muchas bajas en emboscadas.

Un submarino japonés hundió un carguero noruego (Eidsvold) junto a la Isla de Navidad, al sur de Java. La aviación japonesa hundió un barco australiano frente a Nueva Bretaña. Un submarino estadounidense encalló en el estrecho de Macasar y fue hundido al día siguiente para evitar que cayera en manos de los japoneses.

Los soviéticos tomaron Torópets a los alemanes.

Ese día tuvo lugar en Berlín la Conferencia de Wannsee (Wannsee es un suburbio de la capital alemana) a la que asistieron las más importantes autoridades nazis y que, según Reinhard Heydrich, director de la Oficina Central de la Seguridad del Reich, tenía por objeto asegurar la cooperación de los directores de diversos departamentos gubernamentales en la implementación de la Solución final a la cuestión judía, que consistía en exterminar a todos los judíos europeos, unos once millones según sus cálculos, en los que incluía a judíos británicos y de países neutrales, como Suiza, Irlanda, Suecia, España, Portugal y la Turquía européa. La imagen muestra la lista que presentó Heydrich, en la que los países están divididos en dos grupos, el grupo A, formado por los que estaban bajo control directo de Alemania, y el grupo B, con los restantes. Estonia aparece ya en la lista como judenfrei (libre de judíos).

La primera fase del plan consistía en evacuar los judíos del Reich hacia el este, donde serían empleados en construir carreteras y otras actividades, para después exterminar a los supervivientes. Los incapacitados para el trabajo serían llevados directamente a campos de exterminio. Esto se aplicaba, en principio, a quienes tuvieran al menos dos abuelos judíos, pero quienes tenían al menos dos abuelos no judíos, serían considerados alemanes si se habían casado con un no judío y habían tenido hijos. Similarmente, se distinguieron varias posibilidades adicionales, en algunas de las cuales el exterminio podía ser sustituido por la esterilización.

Heydrich explicó el plan durante casi una hora, a la que siguió media hora de preguntas y comentarios, tras la cual la reunión se prolongó en términos más informales. Heydrich había esperado encontrarse con un cierto grado de resistencia a su propuesta, pero se sorprendió gratamente de que, por el contrario, todos los asistentes la acogieron muy favorablemente.

Los húngaros rodearon la ciudad servia de Novi Sad, cortaron las líneas telefónicas y telegráficas e impusieron el toque de queda. Pegaron carteles por toda la ciudad en los que se instruía a la población para que no salieran de casa salvo para comprar comida. Se informaba de que el Real Ejército Húngaro se haría cargo de la ciudad para "arreglar las cosas" durante los tres días siguientes.

Mientras tanto los alemanes seguían capturando insurgentes en el sur de Croacia. La ciudad de Sokolak fue bombardeada en apoyo a las operaciones por tierra.

Un submarino alemán hundió un carguero griego (Maro) en el Atlántico.

Los británicos habían detectado fortificaciones japonesas en un puente cerca Parit Sulong, en Malasia. Al amanecer del 21 de enero una columna bajo el mando del teniente general australiano Charles Groves Wright Anderson trató de desalojarlos del lugar, pero el ataque fue repelido con tanques, aviación y artillería. Los combates se prolongaron durante todo el día. Los tanques japoneses fueron inutilizados con granadas. Las bajas británicas iban en aumento, pero Anderson recibió un mensaje por radio que anunciaba la llegada de refuerzos.

Unos 100 aviones japoneses bombardearon Rabaul en varias oleadas. Un carguero noruego (Herstein) resultó hundido. Un submarino japonés fue hundido por dos corbetas australianas cerca de Darwin. Otro hundió un carguero británico (Chak Sang) y otro panameño (Nord) en Rangún.

Los húngaros arrestaron a más de 6.000 sospechosos en Novi Sad. La mayoría fueron liberados después de examinar su documentación, pero unos 40 fueron llevados a las orillas del Danubio y asesinados de un tiro.

En Libia el Afrika Korps de Rommel volvía de nuevo al ataque desde El Agheila. Cogidos por sorpresa, los aliados perdieron 110 tanques y otro equipamiento pesado. Los alemanes se apoderaron de Agedabia.

Un avión alemán bombardeó sin oposición un fuerte del África Ecuatorial Francesa, leal a la Francia Libre.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero y dos cargueros noruegos (Alexandra Høegh, Belize y William Hansen) cerca de Terranova.

El 22 de enero la columna de Anderson recibió provisiones lanzadas desde aviones, que también bombardearon las posiciones japonesas. Sin embargo, más tarde Anderson recibió un mensaje que decía "Lamentamos no poder ayudarles tras su heroico esfuerzo. Buena suerte." Después de comprobar que el ataque aéreo apenas había debilitado las posiciones japonesas, Anderson destruyó sus cañones y sus vehículos y ordenó la retirada a través de la jungla, abandonando a 150 heridos. De un total de 4.000 hombres dispuestos en la zona de Muar, sólo unos 500 australianos y 400 indios lograron llegar de este modo hasta las líneas británicas.

Tropas japonesas salieron de Rahaeng, en Tailandia y cruzaron la frontera con Birmania a través de un paso que estaba defendido por una brigada india, que no tuvo más remedio que retroceder ante el avance japonés.

Los japoneses desembarcaron en la isla australiana de Mussau.

Un submarino japonés hundió un carguero neerlandés (Van Overstraten) en el océano Índico y otro (Lemantang) fue hundido por la aviación en Indonesia.

Por la noche los japoneses llegaban a las afueras de Balikpapan. La guarnición neerlandesa se había retirado, así que entraron en la ciudad sin oposición.

Como los chetniks no estaban prestando ninguna ayuda a los partisanos yugoslavos ante la operación que los alemanes estaban llevando a cabo en el sur de Croacia, el comité central del Partido Comunista emitió un comunicado en el que anunciaba el cese de cualquier clase de colaboración con ellos, a los que tachaba de traidores.

La aviación británica hundió un barco italiano de transporte de tropas (Victoria) en el Mediterráneo. Murieron 391 de los 1.455 hombres a bordo.

En el Atlántico, submarinos alemanes hundieron un petrolero y un carguero británico (Athelcrown y Caledonian Monarch), un carguero belga (Gandia), otro griego (Vassilos A Polemis), un petrolero noruego (Innerøy) y otro panameño (Olympic).

El 23 de enero unos 5.000 soldados japoneses empezaron a desembarcar en Rabaul, en Nueva Bretaña, mientras tropas australianas trataban de contener la operación. A lo largo del día los australianos sufrieron 28 bajas. Finalmente se dio la orden de "sálvese quien pueda" y los australianos, divididos en grupos pequeños, se internaron en la selva.

Barcos estadounidenses habían detectado una flota japonesa que se dirigía hacia Bakikpapan, y esa tarde 32 aviones neerlandeses atacaron el convoy, que sufrió algunos daños. Uno de sus barcos de transporte de tropas (Nana Maru) resultó hundido, pero el convoy no alteró su rumbo.

Una vez consolidada su posición en Manado, en la isla de Célebes, por la noche los japoneses desembarcaron en Kendari, algo más al sur.

Un petrolero estadounidense (USS Neches) fue hundido por un submarino japonés cerca de Pearl Harbor.

En Bataán se produjo un desembarco japonés en la retaguardia estadounidense-filipina. En el frente, los estadounidenses trataron de rodear las posiciones japonesas más avanzadas, que formaban salientes, en lo que se conoció como la "batalla de las bolsas".

Los heridos que los británicos habían tenido que abandonar en Parit Sulong fueron conducidos entre insultos, golpes y pinchazos de bayoneta hasta dos pequeñas habitaciones en la ciudad. No se les suministró agua, aunque los japoneses les mostraban jarras de agua que luego derramaban en el suelo ante sus ojos. Algunos prisioneros fueron sacados para que la prensa japonesa los fotografiara ante agua y cigarrillos fuera de su alcance, como si estuvieran a punto de dárselos, pero cuando los periodistas se fueron los japoneses derramaron el agua y se guardaron los cigarrilos, mientras los prisioneros eran devueltos a sus celdas. Poco después empezaron a ejecutarlos, al principio con disparos, pero luego algunos oficiales japoneses consideraron que era un buen momento para usar sus espadas de samurái, y pasaron a decapitarlos. Otra técnica consistía en atar a varios de ellos con una cuerda y ponerlos sobre un puente. Luego disparaban al primero para que cayera al río y arrastrara a los demás consigo. En total murieron 145 prisioneros. Unos pocos que habían pasado desapercibidos cuando los japoneses los ataron lograron escapar.

El ejército soviético logró rodear unos 5.500 soldados alemanes cerca de Kholm. No obstante, éstos no dejaron de recibir suministros por el aire, a la espera de que fueran rescatados.

Desde el día anterior, los soldados húngaros, a menudo borrachos, habían iniciado una serie de matanzas indiscriminadas en la ciudad de Novi Sad. Una testigo relataría más adelante cómo unos soldados entraron en su casa y le preguntaron por su religión. Cuando dijo que era cristiana ortodoxa, la calificaron de "servia apestosa" y mataron a sus cinco hijos. Miles de hombres, mujeres y niños fueron reunidos e interrogados en un edificio de la ciudad. Algunos murieron durante el "interrogatorio", y muchos de los supervivientes fueron llevados sobre el Danibuo helado sobre el que luego lanzaron bombas para romper el hielo y hacer así que las víctimas murieran ahogadas. László Deák, el teniente de alcalde de Novi Sad, burló el toque de queda y avisó a Budapest de lo que estaba sucediendo en su ciudad (entre las víctimas estaba su propia madre). El oficial húngaro al mando recibió poco después órdenes de poner fin a la matanza. Se calcula que murieron más de 3.000 personas.

Los alemanes pusieron fin a la Operación Sureste de Croacia, que no había tenido mucho éxito. En sus enfrentamientos con los insurgentes habían sufrido 25 muertos, 131 heridos, un desaparecido y 300 casos de congelación y habían capturado algunas armas y provisiones. Los partisanos se habían retirado de la zona dejando 531 muertos y unos 1.400 prisioneros, además de algunos muertos por congelación.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Thirlby) y otro noruego (Leiesten) en el Atlántico. Un submarino italiano hundió un carguero español (Navemar) al suroeste de Portugal.

El 24 de enero los japoneses tomaban Kendari, en la isla de Célebes, donde capturaron a más de 400 soldados neerlandeses. Por la tarde desembarcaron en Balikpapan sin encontrar resistencia, y por la noche tenían el aeropuerto bajo control. Sin embargo, una división de destructores estadounidense atacó a la flota japonesa en Balikpapan. Cinco barcos de transporte de tropas (Jukka Maru, Kuretake Maru, Tatsukame Maru, Tsuruga Maru y Sumanoura Maru) resultaron hundidos, como contrapartida, uno de los destructores estadounidenses sufrió daños leves y un submarino daños más graves.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Myoken Maru) cerca de la isla de Célebes.

Los alemanes lograron rescatar la guarnición de Sukhinichi, que había sido rodeada por el ejército soviético.

Tropas estadounidenses desembarcaron en Samoa como parte de un plan para frenar la expansión japonesa por el Pacífico.

Un carguero británico fue hundido por un submarino alemán en el Atlántico. Un buque cazasubmarinos estadounidense embistió por error un submarino de la misma nacionalidad en el golfo de Panamá. Murieron 46 de sus tripulantes.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero y un carguero británico (Empire Gem y Empire Wildebeeste), un carguero noruego (Ringstad) y otro estadounidense (Venore) en el Atlántico.

El 25 de enero el gobierno tailandés declaró la guerra a Gran Bretaña y los Estados Unidos. El rey Rama VIII seguía en Suiza, y el regente, Pridi Phanomyong se negó a firmar la declaración de guerra aprobada por el primer ministro Plaek Pibulsonggram, con lo que técnicamente no era legal. Muchos miembros del gobierno tailandés, así como de la embajada de Tailandia en Japón, actuaban en realidad como espías para los aliados. El embajador tailandés en Washington, Seni Pramoj, se negó a entregar la declaración de guerra y, en su lugar, con la cooperación del gobierno estadounidense, organizó el Movimiento Tailandia Libre, que, entre otras cosas, captó estudiantes tailandeses en los Estados Unidos que fueron entrenados para ser infiltrados en Tailandia como espías.

Los japoneses desembarcaron en Lae, la capital de Nueva Guinea.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Dalmatia L) en el estrecho de Mesina.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Culebra), otro griego (Mount Kitheron) y un petrolero noruego (Varanger) en el Atlántico.

El 26 de enero la aviación autraliana divisó un convoy japonés que se dirigía hacia Endau, en Malasia. Se enviaron aviones para un ataque aéreo, que llegaron por la tarde, cuatro horas después de que se hubiera iniciado el desembarco. Los japoneses también tenían aviones a su disposición, y el resultado fue que los australianos perdieron cinco aviones, frente a un avión japonés abatido. Una segunda oleada de aviones británicos llegó más tarde desde Singapur, de los cuales se perdieron ocho. Un tercer ataque aéreo desde Sumatra tampoco causó daños graves a las fuerzas japonesas, y un cuarto ataque fue suspendido.

Los japoneses ocuparon las islas Anambas, en el mar de China.

La aviación estadounidense hundió un carguero japonés (Sanuki Maru) en Balikpapan.

Tropas estadounidenses desembarcaron en Belfast. Fueron las primeras en llegar a territorio europeo.

El general franquista Alfredo Kindelán pronunció un discurso en Barcelona en el que pidió al Caudillo la restauración de la monarquía como único medio para conseguir la "conciliación y la solidaridad" entre los españoles. Franco se enfureció cuando fue informado, pero de momento no hizo nada.

James A. Colescott, la máxima autoridad del Ku Klux Klan, fue investigado por el gobierno de los Estados Unidos, por sus posibles actividades "antiestadounidenses". Colescott aseguró que el clan era contrario a toda forma de terrorismo y que los extremistas que disentían de este principio habían sido purgados de la asociación. Respecto de sus finanzas, afirmó que el clan poseía menos de 10.000 afiliados y que el año anterior apenas había recaudado 10.000 dólares en cuotas de inscripción y otras tasas.

La Operación Sureste de Croacia había desplazado a los partisanos, y ahora los alemanes iniciaban la Operación Ozren, con el objetivo de acabar con unos 2.000 partisanos del este de Bosnia. Destinaron a ello más de 20.000 tropas y cinco pelotones panzer. La mayor parte de estos efectivos habían participado en la operación precedente.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (West Ivis) y un carguero y un petrolero británico (Traveller y Refast) en el Atlántico.

En las primeras horas del 27 de enero dos destructores británicos llegaron a Endau, se enfrentaron a la flota japonesa y uno de ellos (HMS Thanet) terminó hundido. El otro pudo retirarse hasta Singapur. Los japoneses rescataron a algunos de los supervivientes, pero no se volvió a saber de ellos. Probablemente los ejecutaron poco después.

Los japoneses ocuparon Singkawang, en Borneo.

Un submarino estadounidense hundió por primera vez a otro japonés cerca de las islas Midway.

Un petrolero británico se hundió al chocar con una mina en el estrecho de Singapur. Murieron 39 de sus 40 tripulantes.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero estadounidense (Francis E. Powell) otro noruego (Pan Norway) y un carguero griego (Icarion) en el Atlántico.

El 28 de enero alemanes e italianos recuperaron Bengasi, en Libia.

Ese día murió el compositor Pablo Luna.

Un submaino británico hundió un carguero italiano (Ninuccia) en el Adriático.

La Luftwaffe hundió un carguero noruego (Bjørnvik) en el canal de la Mancha.

El 29 de enero los japoneses tomaron Pontianak, en Borneo.

Un submarino japonés hundió un carguero estadounidense (Florence Luckenbach) en el océano Índico. La aviación japonesa hundió cuatro cargueros neerlandeses (Boelongen, Buyskes, Elout y Poelau Tello) en Padang (Sumatra).

La Luftwaffe hundió un petrolero soviético (Emba) en el mar Negro.

Un submarino alemán hundió un guardacostas estadounidense (Alexander Hamilton) cerca de Reikiavik. Otro hundió un pesquero británico en el Medierráneo.

Perú y Ecuador firmaron el Protocolo de Río de Janeiro, por el que Ecuador renunciaba a sus pretensiones de tener acceso al Amazonas y se ponía fin a la guerra entre ambos países.

La isla de Ambon, en las Molucas (entonces parte de las Indias Orientales Neerlandesas), llevaba siendo bombardeada por los japoneses desde hacía varias semanas. La aviación aliada había intentado frenar el avance de una flota que se dirigía hacia ella, pero sin éxito. El 30 de enero desembarcaron unos 1.000 marines japoneses en Hitu-Lama, en la costa septentrional, y al mismo tiempo se producía un desembarco secundario en la costa meridional. Las fuerzas aliadas eran aproximadamente iguales en número a las japonesas, pero los japoneses tenían ventaja en cuanto al soporte aéreo, la artillería naval y los tanques. Ese mismo día la aviación aliada se retiró de la isla, y las fuerzas terrestres se vieron obligadas a retroceder, para reagruparse en Paso. Luego se produjo una segunda oleada de desembarcos en Hutumori y Batugong, cerca de Paso.

Aviones japoneses atacaron a un avión de pasajeros estadounidense en Timor Occidental. El piloto trató de volar bajo y en zigzag para eludir el ataque, pero finalmente el avión fue derribado y causó la muerte de 18 pasajeros y tripulantes, 13 de los cuales habían muerto durante el ataque, por las balas de las ametralladoras japonesas que habían atravesado el fuselaje.

Un submarino japonés hundió un carguero indio (Jalatarang) en el océano Índico.

Hitler pronunció un discurso con motivo del noveno aniversario del ascenso al poder del partido nazi. Declaró: Somos plenamente conscientes de que esta guerra sólo puede terminar con la exterminación de los pueblos teutónicos o con la desaparición de los judíos de Europa. Obviamente, se apresuró a pronosticar lo segundo. Por otra parte, culpó al mal tiempo del fracaso del ataque a la Unión Soviética.

Por esas fechas los nazis habían matado a unos 2.800.000 prisioneros de guerra soviéticos, en muchos casos por hambre o por estar retenidos en campos de concentración a la intemperie en pleno invierno.

El gobierno irlandés declaró que la neutralidad de su país estaba siendo violada por la presencia de tropas estadounidenses en Irlanda del Norte, y comparó la situación con la presencia de tropas alemanas en Noruega y otros países europeos.

Rommel entró en Bengasi, donde un millar de soldados indios quedaron atrapados y tuvieron que rendirse tras la caída de la ciudad.

Submarinos británicos hundieron un submarino (Medusa) y un carguero italiano (Fertilia) en el Mediterráneo.

Un petrolero estadounidense (Rochester) fue hundido por un submarino alemán ante las costas de Virginia. Murieron tres tripulantes.

El 31 de enero los japoneses tomaron Batugong, en Ambon, y poco después atacaban Paso, que terminó rindiéndose. Un poco más tarde entraban en la ciudad de Ambon.

Ese día las últimas tropas aliadas abandonaban la península de Malasia para concentrarse en la isla de Singapur. Unos 50.000 soldados aliados habían muerto o habían sido capturados durante la campaña de Malasia. Los británicos también tuvieron que abandonar Moulmein, en Birmania, lo que suponía una amenaza tanto para Rangún como para Singapur.

Un submarino japonés hundió un carguero británico (Jalapalaka) en el océano Índico.

La ofensiva soviética en Barvenkovo-Lozovaya se saldó con la aniquilación de tres divisiones alemanas.

Submarinos alemanes destruyeron un destructor (HMS Belmont) y un petrolero británico (San Arcadio) relativamente cerca de la costa americana, así como un carguero alemán (Spreewald) al norte de las islas Azores, que fue confundido con un barco británico.

El 1 de febrero los japoneses lanzaron con éxito varios ataques simultáneos en Ambon que, entre otras cosas, capturaron las tropas aliadas que quedaban en la zona de Paso.

Dos portaaviones estadounidenses lanzaron un ataque con 133 aviones sobre las posiciones de la marina japonesa en las islas Marshall y Gilbert, en la Micronesia. El efecto fue moderado: tres barcos auxiliares japoneses resultaron hundidos y otros fueron dañados y además 18 aviones fueron derribados. Los estadounidenses perdieron 14 aviones.

La aviación japonesa hundió un carguero británico (Morah Moller) cerca de Sumatra.

Para esas fechas, los soviéticos habían lanzado 2.100 paracaidistas en la zona de Vyazma, junto con 34 toneladas de suministros, la mayoría de los cuales se había perdido. Por su parte, muchos de los paracaidistas habían quedado dispersos en una enorme área bajo duras condiciones meteorológicas. Sólo 1.320 de ellos habían logrado reorganizarse en unidades operativas que estaban dañando seriamente las líneas de comunicación alemanas.

El comisario del Reich nombró a Vidkun Quisling ministro-presidente de Noruega.

Las tropas británicas tuvieron que retirarse a la línea de Gazala, cerca de la frontera con Egipto, para no ser rodeadas. Para entonces, la frontera egipcia ya estaba bien defendida, con lo que el riesgo de invasión era mucho menor que el del año anterior.

Un submarino británico hundió un cargjero italiano (Absirtea) cerca de la costa albanesa. Un submarino alemán hundió un carguero británico (Tacoma Star) no lejos de la costa estadounidense.

El 2 de febrero un dragaminas japonés se hundió tras haber impactado contra una mina en Ambon. Otros dos resultaron dañados. Tropas australianas en la meseta de Nona, bajo el mando del teniente coronel Bill Jinkins, tuvieron que retirarse hacia Amahusu, donde descubrieron que la guarnición neerlandesa se había rendido. Entonces Jinkins solicitó una tregua para entrevistarse con militares japoneses en la ciudad de Anbon. Allí se le permitió ver al teniente coronel Joseph Kapitz, que había estado al mando de la guarnición neerlandesa de la isla hasta que fue capturado, y que le recomendó la rendición. Jinkins salió de la ciudad con la intención de localizar al teniente coronel John Scott, que estaba al mando de las fuerzas australianas. Mientras tanto, tras un fuerte ataque japonés, los neerlandeses se rendían también en Laha. Durante los quince días siguientes, los japoneses ejecutaron en Laha a más de 300 prisioneros australianos y neerlandeses elegidos al azar.

Un submarino estadounidense hundió un transporte japonés (Tamagawa Maru) cerca de las Filipinas.

Un destructor británico hundió un submarino alemán en el Atlántico con cargas de profundidad.

Un petrolero estadounidense (W.L.Steed) fue hundido por un submarino japonés cerca de las costas de Delaware. Muerieron 34 de sus 38 tripulantes.

El 3 de febrero Jinkins encontró a Scott, el cual no tardó en negociar la rendición con los japoneses. Poco después los aliados se rendían también en Kudamati.

De los soldados australianos dispersados tras la toma de Rabaul por los japoneses en Nueva Bretaña, unos mil habían caído prisioneros, y por estas fechas unos 160 de ellos murieron en cuatro incidentes distintos a manos de sus captores, que los fusilaron o los mataron con sus bayonetas.

La aviación japonesa hundió tres cargueros y un petrolero británico (Katong, Loch Ranza, Talthybius y Pinna) cerca de Singapur. También se produjo el primero de una serie de ataques aéreos contra la isla de Java.

Los servicios de inteligencia británicos, gracias a sus progresos en la ruptura del código Enigma y a otros métodos de espionaje, tenían conocimiento de que la flota de Brest se preparaba para salir y cruzar el canal de La Mancha, y la RAF había preparado una operación contra ella si finalmente lo hacía, conocida como operación Fuller. Los radares costeros y los aviones de patrulla podían detectar la salida de la flota incluso por la noche o con mal tiempo. Tan pronto como se diera la alarma, se pondría en marcha una acción combinada de 32 torpederos escoltados por cañoneras, bombarderos escoltados por cazas, además de la intervención de las baterías costeras de Dover. Seis destructores estarían preparados en la desembocadura del Támesis, minadores se habían puesto a sembrar de minas las cercanías de Brest y la salida del canal de la Mancha. El único submarino disponible en las cercanías fue llevado a la zona de Brest, bien informado sobre la situación de los campos de minas. Por su parte, la Luftwaffe estaba realizando numerosos ensayos y en Brest se difundían falsos rumores por la ciudad y se subían a los barcos barriles con el rótulo "Para uso en los trópicos" (se pensó en añadir: "queridos espías", pero al final se desestimó por si el intento de engaño resultaba entonces demasiado obvio).

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Napoli) cerca de Túnez.

El 4 de febrero una flota neerlandesa-estadounidense formada por cuatro cruceros y siete destructores entraron en el estrecho de Macasar en busca de una flota japonesa que había sido avistada en la zona. Pronto llegaron 60 bombarderos japoneses que dañaron dos cruceros y provocaron 70 muertos. Viendo que, sin el suficiente apoyo aéreo, era inviable enfrentarse a los japoneses, la flota se retiró, con lo que los japoneses no tardaron en dominar el estrecho.

Submarinos japoneses hundieron dos cargueros neerlandeses (Togian y Van lansberge).

Esa noche un avión alemán, planeando a gran altura con los motores parados, logró atravesar las defensas sovieticas y lanzó tres bombas sobre las fábricas de Gorki, en puntos que fueron señalados con bengalas desde tierra por inflitrados alemanes. No obstante, los daños causados fueron escasos. A lo largo del mes se producirían algunas incursiones más, que en total causaron 20 muertos y 48 heridos, pero sin afectar sustancialmente a las instalaciones industriales.

Las tropas de Rommel capturaron Timini.

Un barco panameño fue hundido ante las costas de Maryland por un submarino japones. Murieron dos de sus tripulantes.

Los alemanes dieron por terminada la operación Ozren contra los partisanos en Bosnia, con un éxito más bien moderado.

Las tropas de Rommel entraron en Derna.

El rey Faruq I de Egipto simpatizaba con el Eje. Incluso había llegado a escribir una carta a Hitler en la que le decía que una invasión alemana sería bien recibida. Tras una crisis ministerial y ante la negativa del monarca de dar el gobierno al Wafd, un partido nacionalista liberal que gozaba de gran popularidad en el país y era probritánico, el general Robert Stone rodeó el palacio de Abdín en El Cairo con tropas y tanques y le presentó un documento de abdicación para que lo firmara. En esta tesitura, Faruq I consideró que un gobierno del Wafd no sería tan malo para el país como su abdicación, así que accedió y designó a Mostafa El-Nahas como primer ministro. Sin embargo, el hecho de que hubiera sido impuesto por los británicos le restó popularidad tanto al rey como al Wafd, y no sólo ante la sociedad egipcia en general, sino especialmente ante el ejército.

Un petrolero estadounidense fue hundido por un submarino alemán ante las costas de Delaware. Murieron 26 de sus 38 tripulantes.

El 5 de febrero un barco canadiense de transporte de tropas (Empress of Asia) fue hundido por bombarderos japoneses cerca de Singapur. También fue hundido el carguero neerlandés Tidore.

Un submarino soviético hundió un carguero alemán (Konsul Schulte) cerca de la costa noruega.

La Luftwaffe hundió un carguero británico (Corland) en el mar del Norte.

Un submarino alemán hundió dos petroleros estadounidenses (China Arrow e India Arrow) y un carguero btitánico (Stanbank) cerca de la costa atlántica estadounidense. Otro hundió un carguero canadiense (Montrolite).

El 6 de febrero Amin al-Husseini llegó a Italia desde Alemania acompañado de Rashid Ali al-Gaylani para entrevistarse con Mussolini.

Barcos de guerra británicos hundieron un submarino alemán en el Atlántico.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Major Wheeler), otro británico (Opawa) y otro panameño (Halcyon) en el Atlántico.

Miroslav Filipović era un monje franciscano y sacerdote católico croata conocido también como el Hermano Satán, porque estaba afiliado a la Ustacha, y el 7 de febrero organizó una matanza de más de 2.000 servios, entre ellos más de 500 niños, en Drakulić, Šargovac y Motike. En general, el clero católico en Croacia, siguiendo las directrices del arzobispo Stepinac, apoyaba a la Ustacha, y Filipović no fue ni mucho menos el único religioso católico que colaboró con las matanzas de servios. 

Vidkun Quisling abolió la constitución noruega e instauró una dictadura.

Un submarino japonés hundió un carguero neerlandés (Van Cloon) en el mar de Java. Un submarino alemán hundió un carguero británico (Empire Sun) ante la costa canadiense.

Los aliados seguían resistiendo en Bataán, y las fuerzas japonesas estaban cada vez más dispersas y desorganizadas, así que el 8 de febrero el general Masaharu Homma ordenó la suspensión de la ofensiva para reorganizar sus tropas. Algunas tropas no podían interrumpir el combate al encontrarse amenazadas por los aliados, así que los esfuerzos se concentraron en rescatarlas.

Esa noche los japoneses iniciaron una operación de desembarco a lo largo del estrecho de Johor, que separa Malasia de Singapur. En la primera oleada fueron transportados 4.000 soldados, y a lo largo de la noche fueron 13.000 los que pasaron el estrecho. Soldados australianos trataron de contener la invasión, pero los japoneses, amparados por la oscuridad de la noche, lograron penetrar en la isla y rodear muchos focos de resistencia. A medianoche los japoneses lanzaron bengalas para informar a sus oficiales de que habían consolidado los primeros objetivos que se habían marcado.

Fritz Todt era un ingeniero nazi que estaba al frente de la construcción de infraestructuras civiles y militares en Alemania. Hacía ya un tiempo que no disimulaba su opinión de que la guerra contra la Unión Soviética estaba perdida. De madrugada, salió de una entrevista con Hitler en La guarida del lobo en la que había llegado a exponer personalmente esta opinión ante el Führer, que no la había recibido con una sonrisa, precisamente. Al salir se encontró con Albert Speer, el ministro de armamento, que tenía que ver a Hitler y poco después marchar a Berlín, así que Todt lo invitó a viajar en su avión, que saldría al amanecer. Speer lo notó muy abatido. Mientras dormía, Speer se entrevistó con Hitler y, cuando le dijo que volaría de regreso con Todt, Hitler se opuso, así que en el último momento declinó la invitación. Todt despegó y su avión estalló en el aire apenas a 30 metros del suelo. Todos los ocupantes del aparato murieron. Hitler reemplazó a Todt por Speer. Más tarde, el Ministerio del Aire abriría una investigación para determinar si la explosión había sido producto de un sabotaje, pero Hitler la suspendió inmediatamente.

Unos 100.000 soldados alemanes quedaron rodeados por los soviéticos en Demyansk, al sur de Leningrado. La Luftwaffe se encargó de aprovisionar a los sitiados lanzando 270 toneladas de suministros diarios.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Ocean Venture) ante la costa de Virginia.

Al amanecer del 9 de febrero los australianos estaban siendo arrollados por los japoneses en Singapur. Contaban ya 334 muertos y 214 heridos. Por otra parte, los japoneses habían iniciado un desembarco en un segundo punto, cerca de Kranji. Esa mañana tuvieron lugar varios combates aéreos. Los británicos lograron derribar seis aviones japoneses y dañar otros 14, a cambio de un único avión perdido. No obstante, los japoneses no tardarían en dominar el cielo.

Una fuerza japonesa desembarcó en Gasmata, en Nueva Bretaña.

Un destructor japonés (Natusushio) se hundió en el estrecho de Macasar un día después de haber sido torpedeado por un submarino estadounidense. Un submarino japonés hundió un carguero neerlandés (Meroendoeng) en el océano Índico. Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Kurama Maru).

Al anochecer los británicos enviaron tres lanchas motoras por el estrecho de Johor que lograron destruir algunas barcazas japonesas. No fue algo muy significativo, pero los soldados pensaron que los altos mandos habían desaprovechado la posibilidad de usar esa táctica mucho antes y a mayor escala.

Chiang Kai-shek inició una visita de trece días a la India junto a su esposa.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Empire Fusilier) y otro noruego (Tolosa) en el Atlántico.

El 10 de febrero los japoneses sufrieron graves pérdidas en Kranji, hasta el punto de que casi suspendieron la invasión de Singapur. En una zona se encontraron rodeados de manchas de petróleo que se incendió accidentalmente por el fuego aliado, y muchos soldados japoneses acabaron quemados vivos. Sin embargo, una mala interpretación de unas órdenes hizo que los aliados se retiraran de una línea defensiva que, en principio, podría haber sido mantenida perfectamente, cosa que los japoneses no dejaron de aprovechar. Ese día Winston Churchill telegrafió al general Archibald Wavell:

Creo que debería entender cómo vemos aquí la situación de Singapur. El Jefe del Estado Mayor Imperial informó a este gabinete que Percival cuenta con unos 100.000 hombres, de los cuales 33.000 son británicos y 17.000 australianos. Es dudoso que los japoneses tengan tantos hombres en toda la península de Malasia. En estas circunstancias, los defensores deberían superar en número con mucho a las fuerzas japonesas que han cruzado el estrecho, y en una batalla bien disputada, deberían destruirlos. En este momento no debe pensarse en salvar tropas o en proteger a la población. La batalla debe librarse hasta el final a toda costa. La 18ª división tiene la oportunidad de escribir su nombre en la Historia. Los comandantes y los oficiales superiores deberían morir con sus tropas. El honor del Imperio Británico y del Ejército Británico está en juego. Confío en que no hará ninguna concesión a ninguna forma de debilidad. Con los rusos luchando como lo están haciendo y los estadounidenses tan tercos en Luzón, toda la reputación de nuestro país y de nuestra raza está involucrada. Se espera que cada unidad se ponga en contacto directo con el enemigo y lo combata.

Los japoneses ocuparon el aeropuerto de Martapura, en Borneo.

A medianoche, tras intensos combates, los japoneses entraron en Bukit Timah, una zona de Singapur donde pudieron hacerse con importantes suministros, incluyendo agua.

Ion Antonescu se entrevistó con Hitler en La guarida del lobo. El primer ministro rumano se comprometió a proporcionar más tropas para una próxima ofensiva en el este, pero puso como condición recibir equipamiento moderno para ello. También recordó la reivindicación de Rumanía sobre Transilvania frente a Hungría. Hitler no se comprometió al respecto, pero luego dio instrucciones a los diplomáticos alemanes de que tuvieran cuidado al tratar con Rumanía y Hungría, ya que era necesario tener contentos a ambos países.

Tras el atentado de Nantes cometido el año anterior, Spartaco Guisco había marchado a París, donde efectuaba labores de enlace para la resistencia, hasta que finalmente fue arrestado y torturado. La policía, no obstante, no lo relacionó con el asesinato de Karl Hotz.

Antoine de Saint-Exupéry publicó Piloto de guerra, un libro en el que relata su experiencia como piloto durante la batalla de Francia.

El 11 de febrero dos brigadas británicas iniciaron un contraataque en Bukit Timah.

Un destructor japonés hundió un submarino estadounidense (USS Shark) en el Pacífico.

El general Douglas MacArthur se había instalado en la isla filipina de Corregidor y en un mensaje al presidente Roosevelt anunció que allí permanecería junto con su familia, y que todos compartirían el destino de la guarnición.

Las 22:40 era la hora prevista para el inicio de la operación Cerberus. Seis destructores esperaban ante el puerto de Brest para escoltar al Scharnhorst, el Gneisenau y el Príncipe Eugenio en su travesía hasta el canal de la Mancha, treinta aviones equipados para el combate nocturno emprendieron el vuelo. Se provocó una perturbación electrónica que impidiera las comunicaciones inalámbricas de posibles espías en el puerto. El puerto fue cubierto por niebla química. El tiempo era malo, lo cual ayudaba a eludir la detección. Una flotilla de 80 dragaminas había salido primero para ir detectando e inutilizando campos de minas, al tiempo que informaba de sus hallazgos. En total inutilizó 119 minas. El Príncipe Eugenio salió seguido del Gneisenau y el Scharnhorst, un destructor se puso al frente, otros dos en cada flanco y el sexto detrás. Mientras tanto, el único submarino británico que vigilaba el puerto estaba cargando sus baterías y tenía el radar desconectado. Los aviones que patrullaban tampoco detectaron nada.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero canadiense (Victolite), otro noruego (Blink) y un carguero noruego (Heina) en el Atlántico.

El 12 de febrero los japoneses amenazaban con rodear a las tropas británicas en Bukit Timah, por lo que éstas se vieron obligadas a retroceder. No obstante, los japoneses habían sufrido bastantes bajas y, para compensarlo, tras la lucha mataron a un gran número de civiles chinos que habían encontrado en las cercanías. Esa noche se dio la orden de crear un perímetro de seguridad alrededor de la ciudad de Singapur. Para ello muchas unidades tuvieron que retroceder, y lo hicieron bajo el acoso constante de los japoneses.

Abraham Stern recibió un mensaje de la Haganah en el que se le ofrecía alojamiento seguro mientras durara la guerra a cambio de su renuncia a combatir a los británicos. Stern contestó con una carta en la que declinaba la oferta y proponía que la Haganah se uniera al Lehi en la lucha contra los británicos. Poco después tres policías británicos irrumpieron en la habitación en la que se encontraba (habían seguido a la madre de otro miembro del Lehi). Según la versión oficial, Stern saltó por la ventana y entonces los agentes dispararon contra él. Otras versiones sugieren que se trató de un caso más del consabido "murió mientras intentaba escapar". A partir de ese momento el Lehi cesó en sus actividades de resistencia contra los británicos.

En contraste con las simpatías de Stern hacia el nazismo, Jawaharlal Nehru declaró que la India nunca aceptaría la soberanía alemana o japonesa.

Un submarino británico hundió un petrolero italiano (Lucania) en el Mediterráneo.

La flota alemana, envuelta en la niebla, había bordeado la costa francesa sin ser detectada, hasta que a mediodía llegó a Boulogne-sur-mer. Allí finalmente fue avistada por varios aviones. El Almirantazgo tuvo las primeras noticias a las 11:05 y la reacción improvisada distó mucho de la que había sido planeada. A las 12:19 las baterías costeras empezaron a disparar, pero la visibilidad era muy mala, y no había forma de observar dónde caían los proyectiles para corregir el ángulo de tiro. Trataban de obtener información al respecto mediante el radar, pero era algo que nunca se había ensayado y no funcionó. El radar mostraba que los barcos navegaban en zigzag. A las 12:23 llegaron cinco torpederos, pero las lanchas de escolta alemanas les impidieron acercarse. Otros que llegaron más tarde tampoco tuvieron éxito, en parte por problemas con los motores y en parte por el mal tiempo. La aviación actuó descoordinadamente. Los cazas que debían escoltar a los bombarderos no los localizaron y dieron media vuelta. La aviación alemana obligó a retirarse a los bombarderos británicos, que apenas pudieron dañar un destructor. Ataques posteriores tampoco resultaron efectivos.

A las 19:55 el Scharnhorst chocó contra una mina que inutilizó sus motores. El almirante Ciliax tuvo que trasladarse a uno de los destructores. La reparación de los motores tardó media hora durante la que constituía un blanco perfecto y, a pesar de ello, no fue atacado. Luego fue el Gneisenau el que chocó contra una mina a la altura de Terschelling, en los Países Bajos, y a las 9:34 el Scharnhorst, mientras trataba de alcanzar al resto de la flota, sufrió un nuevo impacto que redujo su velocidad.

En Berlín tuvo lugar el funeral por Ftitz Todt, en el que Hitler tomó la palabra y le concedió una condecoración póstuma.

La aviación alemana hundió un destructor británico (HMS Maori) en el puerto de Malta.

Un crucero alemán hundió siete barcos de un convoy británico en el Atlántico.

El 13 de febrero los ingenieros japoneses lograron reconstruir uno de los puentes que unían Malasia con la isla de Singapur y que los británicos habían destruido en su momento para obstaculizar su avance, lo que facilitó el paso de los tanques. Varios oficiales aconsejaron al general Arthur Percival que se rindiera, para minimizar las bajas civiles. Percival se negó, pero pidió a Wavell autonomía para decidir cuándo la resistencia debía terminar. Mientras tanto, unos 13.000 japoneses, apoyados por artillería y tanques, atacaban las posiciones aliadas en Pasir Panjang, defendidas por 1.400 soldados británicos y malayos.

Por otra parte, unos 180 paracaidistas japoneses descendieron cerca de Palembang, en Sumatra, donde había pozos petrolíferos neerlandeses y una base aérea aliada. Aunque los paracaidistas no lograron apoderarse del aeropuerto, sí que ocuparon una refinería de petróleo sin que ésta sufriera daño alguno. Los aliados, no obstante, hicieron explotar los depósitos de petróleo. Al mismo tiempo los japoneses preparaban un desembarco en la isla. Una patrullera fluvial se enfrentó a toda la flota japonesa y logró incendiar un barco de transporte de tropas y dañar a otros varios. Cuando se quedó sin municiones, embistió al transporte más cercano en una acción suicida.

Un submarino japonés hundió en Indonesia un barco británico (Derrymore) que transportaba municiones y muchos aviadores. La aviación japonesa hundió también un carguero británico (Sudabar) y un petrolero neerlandés (Merula). Barcos japoneses hundieron un barco de pasajeros británico (Redang) provocando la muerte de 58 de las 89 personas que viajaban en él.

El Gneisenau y el Príncipe Eugenio llegaron al Elba a las 7:00 y amarraron en Brunsbüttel a las 9:30. El Scharmhorst llegó medio inundado a Wilhelmshaven a las 10:00 con daños que costaría tres meses reparar. La hazaña de la frota alemana causó indignación en la humillada opinión pública británica, mientras que la propaganda nazi la presentó como una muestra del genio estratégico de Hitler. En realidad, dejando de lado que, sin duda, la marina y la aviación británicas habían quedado en muy mal lugar, el hecho era que la operación Cerberus no había sido una buena idea: la flota alemana habría sido más útil en el Atlántico que encerrada en el mar del Norte. Los barcos seguían a merced de los ataques aéreos británicos igual que lo habían estado en Brest.

Un torpedero italiano hundió un submarino británico (HMS Tempest) en el golfo de Tarento.

A las 8:30 del 14 de febrero los japoneses lanzaron un ataque contra Pasir Panjang, en Singapur, pero, tras un combate cuerpo a cuerpo, fueron rechazados en varias ocasiones. Finalmente, un ataque con tanques abrió una brecha en las posiciones británicas, y se ordenó una retirada a una colina llamada Bukit Chandu. Si los japoneses se apoderaban de ella, tendrían acceso a la zona donde los británicos guardaban su arsenal, su hospital militar y otras instalaciones fundamentales. Los japoneses trataron de acceder a la colina enviando a un grupo disfrazado con uniformes punjabíes. Sin embargo, los soldados británicos marchaban usualmente en columnas de tres, mientras que los falsos indios lo hacían en una columna de cuatro. Esto no pasó desapercibido y, cuando estuvieron a tiro, dispararon sobre ellos. Muchos murieron y otros pudieron escapar colina abajo.

Dos horas más tarde, los japoneses atacaron de nuevo con su arma más mortífera: su estupidez. En efecto, en los entrenamientos militares, parte del vacío natural preexistente en la cabeza de muchos reclutas japoneses se llenaba con la idea de que el soldado debía su vida al emperador, y que muriendo al servicio del emperador se ganaba honra y el derecho de acceder al cielo. Así, con un número suficiente de estúpidos, los oficiales podían organizar lo que los aliados llamaban una carga Banzai, es decir, un ataque suicida en el que se contaba con que el enemigo no podría matar a todos los atacantes, y los supervivientes que llegaran hasta el final podrían hacerse con la victoria. El nombre procede del grito Tenno Heika Banzai (¡larga vida al emperador!) que los suicidas gritaban tres veces. Así fue. El regimiento malayo resistió hasta el final, pero era materialmente imposible detener a una horda de descerebrados. El lugarteniente Adnan Saidi, que estaba al mando, fue capturado a causa de sus heridas, y entonces fue pateado y golpeado hasta que lo colgaron de un árbol para apuñalarlo con las bayonetas.

Desde Bukit Chandu los japoneses descendieron hasta el hospital militar. Un lugarteniente salió a su encuentro con una bandera blanca, y los japoneses lo recibieron según su educación: lo mataron con una bayoneta. Luego entraron en el hospital y mataron a 50 soldados, incluyendo a algunos que estaban siendo operados. Varios médicos y enfermeras fueron también asesinados.

Ese día se inició en el río Bilin la primera batalla de envergadura en Birmania, en la que una división británica trató de frenar el avance de dos divisiones japonesas.

Mientras tanto, aviones japoneses bombardeaban el aeropuerto de Palembang, en Sumatra, para después lanzar una primeera oleada de 260 paracaidistas, seguida de otra de 100 algunos kilómetros al oeste, cerca de la refinería. Por la tarde los británicos evacuaban el aeropuerto para trasladarse a otro cercano que los japoneses no habían descubierto.

La situación en Singapur era crítica. Los japoneses controlaban los depósitos de agua y podían cortar el suministro en cualquier momento. La comida escaseaba y las municiones también. Apenas se podía hacer nada contra los ataques aéreos, que estaban causando muchas bajas en el centro de la ciudad, donde apenas había refugios antiaéreos. El perímetro resistía bien, pero los bombardeos fomentaban saqueos, y entre los aliados había cada vez más deserciones que aumentaban la confusión. El general Percival reunió a sus oficiales y les planteó dos alternativas: lanzar inmediatamente un contraataque para recuperar los almacenes de Bukit Timah o la rendición. Tras una acalorada discusión, los presentes convinieron en que no era posible un contraataque. En realidad no era así. Era muy probable que un contraataque hubiera tenido éxito, pues los japoneses estaban al límite de sus posibilidades, y apenas les quedaba munición para unas pocas horas más.

La RAF hundió un carguero japonés (Inabasan Maru) ceerca de Sumatra. Un submarino japonés hundió un petrolero británico (Kamuning) cerca de Ceilán.

El gobierno británico presentó a la RAF una directiva por la que marcaba como objetivos prioritarios atacar a los trabajadores industriales alemanes y la moral del pueblo alemán a través del bombardeo de ciudades y sus habitantes civiles.

En el Mediterráneo, un submarino británico hundió un barco italiano de transporte de tropas (Ariosto). Entre los fallecidos en el naufragio hubo 135 prisioneros de guerra aliados. La Luftwaffe hundió además un carguero británico (Rowallan Castle).

La aviación alemana hundió también un barco británico de transporte de tropas (Clan Chattan) en el Atlántico. Un submarino alemán hundió un petrolero panameño (Penelope) en el Caribe.

El 15 de febrero una delegación aliada llegó al campamento del general Tomoyuki Yamashita para solicitar los términos de la rendición de Singapur. Yamashita respondió que el propio Percival debía acudir a cierto punto junto con su Estado Mayor para recibir las condiciones. Además, una bandera japonesa debía izarse en el edificio más alto de la ciudad. Percival se rindió a las 17:15, tras haber dado orden de destruir abundante material (códigos, aparatos de codificación, documentos secretos, artillería, etc.) Se acordó el alto el fuego para las 20:30. La rendición era incondicional. Los soldados aliados debían desarmarse y permanecer en sus posiciones. Los británicos conservarían mil hombres armados para evitar saqueos hasta que fueran reemplazados por los japoneses. Yamashita, por su parte, asumió la responsabilidad por las vidas de los civiles. En total, los japoneses se hicieron con unos 85.000 prisioneros de guerra, de los cuales 16.000 eran británicos, 14.000 australianos y 32.000 indios. Más adelante, Tamashita declararía:

Mi ataque a Singapur fue un farol, un farol que funcionó. Tenía 30.000 hombres superados en número por más de tres a uno. Sabía que si tenía que luchar mucho tiempo por Singapur sería derrotado. Por ello la rendición tenía que ser inmediata. Me preocupaba en todo momento que los británicos pudieran descubrir nuestra debilidad numérica y nuestra falta de suministros, y que me forzaran a un desastroso combate en las calles.

Muchos soldados británicos y australianos fueron encarcelados, y muchos de ellos murieron en el cautiverio Otros fueron llevados a otros puntos de Asia para ser usados en trabajos forzados, también a menudo hasta la muerte por extenuación.

Churchill comunicó la noticia de la caída de Singapur tratando de infundir ánimo a sus compatriotas y aliados, pero él mismo había quedado muy impactado por el suceso, y en privado afirmó que la vergonzosa caída de Singapur ante los japoneses era el peor desastre y la mayor capitulación en la historia militar británica. Por su parte, Hitler comprendía que la victoria japonesa era beneficiosa para el Eje, pero no se sentía muy cómodo con el hecho de que unos asiáticos racialmente inferiores hubieran vapuleado de tal modo a unos británicos racialmente superiores. Prohibió a Ribbentrop emitir ningún comunicado de felicitación a los japoneses.

Un submarino japonés hundió un carguero británico (Johanne Justesten) cerca de la India.

El día anterior, el Jefe del Estado Mayor del Ejército de los Estados Unidos, el general George Catlett Marshall, insistó al general MacArthur a que evacuara a su familia de las Filipinas. MacArthur hizo caso omiso de esa parte de su mensaje. La caída de Singapur hizo temer al Alto Mando estadounidense que las Filipinas también podían caer en manos de los japoneses, y MacArthur era uno de los generales más experimentados con los que contaban, por lo que se empezó a considerar la convieniencia de ordenarle directamente que saliera de las Filipinas para no acabar, en el mejor de los casos, prisionero de los japoneses.

Una flota aliada trató de interceptar la flota japonesa que se dirigía a Sumatra, pero la aviación japonesa rechazó el ataque. Cuando la flota llegó a su destino fue la aviación aliada la que logró hundir uno de los barcos de transporte y varias barcazas, pero tuvo que mantener violentos choques contra la aviación japonesa. Los neerlandeses dieron órdenes de destruir los depósitos de pretróleo y los ferries que podrían aprovechar los japoneses para cruzar varios ríos de la zona. Esa noche, parte de las tropas japonesas que habían logrado desembarcar acudieron a rescatar a los paracaidistas que habían sido lanzados días antes. Los británicos se apresuraron a evacuar Palembang.

A la Unión Soviética empezaron a llegar los primeros soldados del Ejército Italiano en Rusia, que llegaría a contar con 200.000 hombres.

Submarinos alemanes hundieron un carguero canadiense (Biela), otro brasileño (Buarque) y otro griego (Meropi) en el Atlántico.

El 16 de febrero los japoneses entraban en Palembang, mientras la aviación aliada empezaba abandonaba Sumatra. En Borneo ocupaban Sintang.

Poco antes de la caída de Singapur había zarpado de la ciudad un barco de vapor malayo (Vyber Brooke) con heridos, 65 enfermeras y otro personal auxiliar. El barco resultó hundido en un bombardeo y unos 100 supervivientes, entre ellos 22 de las enfermeras, llegaron a la isla de Bangka, al este de Sumatra. Pronto descubrieron que la isla estaba bajo control japonés, y un oficial del barco propuso presentarse ante las autoridades japonesas para rendirse. Marchó a la ciudad más próxima con este propósito y más tarde regresó con unos 20 soldados japoneses. Éstos ordenaron que los enfermos que pudieran caminar marcharan a una colina. Las enfermeras los acompañaron. Luego oyeron varios disparos, los soldados volvieron y se sentaron ante ellas para limpiar sus rifles y bayonetas. Luego ordenaron a las 22 enfermeras y a una civil que se adentraran en el agua. Cuando el agua les llegó a la cintura las ametrallaron. Sólo una enfermera, Vivian Bullwinkel, quedó herida en el diafragma, pero sobrevivió haciéndose la muerta. Ese mismo día, el primer ministro japonés, Hideki Tōjō, anunciaba ante el Parlamento japonés un nuevo orden de coexistencia y coprosperidad basado en principios éticos en la Gran Asia Oriental. No hay constancia de que los parlamentarios entendieran el chiste.

Los soviéticos iniciaron una nueva oleada de lanzamientos nocturos de paracaidistas en la zona de Vyazma que se prolongaría durante más de una semana.

Siete submarinos alemanes atacaron la refinería de la isla neerlandesa de Aruba, en el golfo de Venezuela, donde se procesaba el petróleo extraído de este país y que constituía una fuente de suministro vital para los aliados. El ataque resultó en seis petroleros hundidos y otros dos dañados, además de medio centenar de muertos, marinos mercantes neerlandeses. Los Estados Unidos, con el consentimiento de los Países Bajos, envió una fuerza de ocupación para proteger la isla y las refinerías. No hubo más ataques en Aruba, pero éste fue el primero de lo que los alemanes llamaron Operación Neuland (Tierra nueva, o Nevo Mundo), que consistía en extender al Caribe la guerra submarina.

Algunos soldados aliados habían notado que los japoneses solían dar un trato distinguido a los soldados indios capturados. En algunas ocasiones los japoneses mataban a los oficiales británicos y australianos, pero no a los indios. En efecto, el gobierno japonés llevaba tiempo estableciendo contactos con los movimientos nacionalistas indios tratando de formar alianzas contra los británicos. El 17 de febrero unos 45.000 prisioneros indios fueron reunidos en Singapur y el mayor Fujiwara Iwaichi se dirigió a ellos para explicarles el proyecto de "esfera de coprosperidad asiática" en el que tenía su lugar reservado una India independiente. Más aún, Japón pretendía organizar un ejército de liberación formado por voluntarios indios que lucharan para expulsar a los británicos de su país, e invitó a todos los presentes a unirse a él. Le aseguró que no iban a ser tratados como prisioneros de guerra, sino como amigos y aliados. A continuación, cedió la palabra a Mohan Singh, un capitan del ejército británico que había sido capturado recientemente en Malasia y había aceptado el encargo de organizar el Ejército Nacional Indio. Su discurso fue breve, pero emotivo, y los soldados respondieron con entusiasmo.

La aviación japonesa hundió un destructor neerlandés (Van Nes) cerca de la isla de Bangka.

Himmler recibió un informe de la Gestapo sobre la situación en Croacia:

El aumento de actividad de las bandas [rebeldes] se debe principalmente a las atrocidades cometidas por las unidades ustacha en Croacia contra la población ortodoxa. Los ustacha han cometido sus actos de una manera bestial, no sólo contra los hombres, sino especialmente contra ancianos, mujeres y niños indefensos. El número de ortodoxos que los croatas han masacrado y torturado sádicamente hasta la muerte es de aproximadamente trescientos mil.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Empire Comet) en el Atlántico.

El 18 de febrero un batallón de infantería japonés desembarcó en la isla de Bali, y los aliados consideraron prioritario expulsarlos de allí, pues si consolidaban la posición contarían con una base aérea que tendría a su alcance la base naval aliada de Surabaya, en Java. Por ello todos los barcos disponibles recibieron órdenes de dirigirse al lugar. Los primeros en llegar fueron un submarino estadounidense y otro británico, que atacaron a la flota japonesa, aunque no produjeron ningún daño grave y pronto fueron ahuyentados mediante cargas de profundidad. Más tarde, 20 aviones estadounidenses lograron dañar un barco de transporte de tropas.

En Singapur, los japoneses organizaron una "revisión" sistemática de la población china (principalmente hombres entre 18 y 50 años) para separar todos los que consideraban sospechosos de ser enemigos de Japón o simpatizantes con Gran Bretaña (lo que incluía a comunistas, chinos ricos que financiaban la resistencia en China, mafiosos, etc.) y durante varias semanas fueron trasladando a los sospechosos a lugares remotos donde eran asesinados sin más.

La aviación japonesa hundió un submarino neerlandés en la base de Surabaya.

Ante el riesgo de ser rodeados por los japoneses, los británicos se retiraron por la noche del río Bilin, en Birmania para tomar nuevas posiciones en un puente sobre el río Sittang.

Un carguero brasileño (Olinda) fue hundido por un submarino alemán ante las costas de Virginia. Otro carguero británico (Somme) fue hundido en el Atlántico.

El 19 de febrero los japoneses ya dominaban la isla de Ambon.

Esa mañana 188 aviones japoneses bombardearon Darwin, en Australia. El ataque duró unos 30 minutos, y tres barcos de guerra resultaron hundidos, al igual que seis mercantes. Otros diez barcos resultaron dañados. Una base aérea militar y el aeropuerto civil fueron también bombardeados y ametrallados. Unas horas más tarde llegó una segunda oleada de bombarderos que atacaron nuevamente la base aérea militar. De un portaaviones despegaron también unos pocos aviones que hundieron dos barcos filipinos que los aviones de la primera oleada habían divisado fuera del puerto.

Los ataques dejaron Darwin sumida en el caos. Los servicios básicos resultaron dañados, muchos habitantes huyeron tierra adentro, temiendo un desembarco japonés. Se produjeron saqueos y 278 miembros del personal de tierra de la base aérea desertaron (aunque luego se dijo que todo había sido una confusión producto de haber recibido órdenes contradictorias).

Dos cruceros neerlandeses y tres destructores, uno neerlandés y dos estadounidenses, divisaron en el estrecho de Badung la flota japonesa que pretendía desembarcar en Bali. Tras un intercambio de disparos que no tuvo consecuencias, los cruceros se apartaron para que los destructores pudieran usar sus torpedos. Sin embargo, fue uno de los destructores neerlandeses (Piet Hein) el que resultó hundido por los torpedos de otro destructor japonés. Los destructores estadounidenses se retiraron y dos destructores japoneses se dispararon mutuamente durante la noche por error, aunque no hubo consecuencias graves.

Mientras tanto unos 1.500 soldados japoneses desembarcaban en Dili, la capital de la colonia portuguesa de Timor Oriental. Al principio fueron tomados por soldados portugueses de refuerzo, por lo que los aliados fueron tomados por sorpresa. No obstante, reaccionaron bien y en las primeras horas los japoneses sufrieron unas 200 bajas (aunque ellos sólo contaron hasta siete). Luego los aliados se retiraron ordenadamente, excepto un grupo de australianos, que se encontraron con una carretera cortada por los japoneses y, aunque se rindieron, fueron asesinados todos menos uno, no fuera alguien a pensar que los japoneses eran menos salvajes que los nazis o los comunistas.

Mandalay, la capital de Birmania, fue bombardeada por primera vez.

Al mismo tiempo, unos 4.000 japoneses desembarcaban en la mitad occidental de la isla, que era neerlandesa, precedidos por un intenso bombardeo. Unos 300 paracaidistas cortaron la retirada a los aliados.

Aviones alemanes hundieron tres barcos de un convoy británico en el Atlántico.

En la ciudad francesa de Riom se inició el juicio contra Léon Blum, Édouard Daladier y Maurice Gamelin, entre otros, en el que debía dilucidarse si los acusados habían traicionado el deber de sus cargos mediante actos que contribuyeron a pasar de un estado de paz a un estado de guerra antes de septiembre de 1939 y que, tras esa fecha, empeoraron las consecuencias de la situación creada.

Desde el ataque a Pearl Harbor, en los Estados Unidos había cundido la alarma sobre los inmigrantes japoneses y sus descendientes. Sectores de la política, de la prensa y del ejército instaban a que se los recluyera en campos de concentración ante el riesgo de que organizaran una quinta columna y realizaran actos de sabotaje (según publicó Los Angeles Times, Una vívora es una vívora, sin importar dónde se abre el huevo). El presidente Roosevelt no tardó en recibir presiones en este sentido, a pesar de que J. Edgar Hoover, el director del FBI, le asegurara que no tenía constancia de ninguna clase de actividad delictiva por parte de los inmigrantes japoneses. Pese a ello, Roosevelt dictó ese día una orden por la que el secretario de Guerra podría especificar zonas del país de las que, por su relevancia militar, podía excluirse la presencia de ciertas personas.

Tras la sátira a la Unión Soviética estalinista que había sido Ninotchka, tres años atrás, ahora Ernst Lubitsch se atrevía a parodiar la Alemania nazi con Ser o no ser, ambientada en los días posteriores a la entrada de los alemanes en Varsovia. Actualmente está considerada como una de sus mejores películas, así como una de las mejores de sus protagonistas, Jack Benny y la recientemente fallecida Carlole Lombard. Sin embargo, entre el público no tuvo tanto éxito, pues muchos no entendían que pudiera bromearse sobre una amenaza tan grave como era el nazismo. El padre de Benny salió del cine a los pocos minutos indignado de ver a su hijo vestido con uniforme alemán, y aseguró que no volvería a pisar un cine nunca más. No obstante, Benny lograría hacerle cambiar de opinión y su padre terminó viendo la película hasta 46 veces a lo largo de su vida.

Los críticos se mostraron divididos. En general alabaron el trabajo de los actores, pero consideraron el argumento de mal gusto. Una de las frases que fue considerada más desagradable fue la de un oficial alemán que, hablando del personaje protagonista (un actor mediocre) dice: Sí, lo vi una vez interpretando a Hamlet. Le hizo a Shakespeare lo que nosotros le estamos haciendo ahora a Polonia. No obstante, también hubo muchas críticas favorables que comprendieron que ridiculizar a los nazis era también una forma de combartir el nazismo.

Ese mismo día se estrenó con éxito La mujer del año, una comedia protagonizada por Spencer Tracy y Katharine Hepburn, bajo la dirección de George Stevens. Hepburn se enamoró de Spencer Tracy y le ayudó a superar sus problemas con el alcoholismo y el insomnio.

Submarinos alemanes hundieron dos petroleros británicos (British Consul y Tia Juana), cuatro cargueros (Empire Kite, Empire Seal, Miraflores, Mokihana) y un petrolero estadounidense (Pan Massachusetts).

En las primeras horas del 20 de febrero un segundo grupo de barcos aliados llegó al estrecho de Badung. En un combate contra dos destructores japoneses éstos resultaron dañados, al igual que un crucero neerlandés. Los dos barcos japoneses se retiraron, pero recibieron órdenes de regresar y sufrieron nuevos daños hasta que ambas flotas decidieron abandonar el combate. Un tercer grupo de barcos aliados que llegó horas más tarde no encontró rastro de japoneses. Mientras tanto los japoneses seguían invadiendo Timor Oriental y Bali combinando paracaidistas y tropas anfibias. Portugal protestó ante el gobierno japonés.

Una flota estadounidense se disponía a atacar por sorpresa la base que los japoneses habían instalado en Rabaul. Sin embargo, aviones de vigilancia japoneses divisaron la flota mientras estaba en camino. Dos fueron derribados, pero al menos un tercero logró regresar a la base. Poco después, 17 bombarderos japoneses se dirigían hacia la flota enemiga. Cuando el almirante Wilson Brown descubrió que había perdido el factor sorpresa canceló la operación e inició la retirada. Cuando la aviación japonesa alcanzó la flota se produjo un combate en el que los japoneses perdieron la mayor parte de sus aparatos, frente a sólo dos aviones estadounidenses destruidos.

En Birmania los japoneses cruzaron el río Salween.

Días atrás, los aliados habían abandonado Oosthaven, en Sumatra, pero viendo que los japoneses no la ocupaban, un comando desembarcó para llevarse algunas piezas de recambio de aviones y para destruir las instalaciones que habían quedado intactas.

Un submarino japonés hundió un carguero británico (Bhima) en el océano Pacífico.

Expulsados por los alemanes de Servia y de Croacia, los partisanos comunistas yugoslavos se habían hecho fuertes en Bosnia, en Herzegovina y en Montenegro, donde, en los territorios que controlaban, imponían el terror rojo. La falta de laboriosidad era considerada un crimen como la deserción, los campesinos que no cuidaban debidamente de sus casas o tenían piojos eran condenados a trabajos forzados. En la ciudad montenegrina de Kolašin mataron a unas 300 personas y arrojaron sus cuerpos a pozos que llamaban el "cementerio para perros". Esto hizo que la población simpatizara con los chetniks, que hasta entonces no habían tenido ninguna implantación en la región. A veces, los chetniks se infiltraban en las milicias partisanas y fácilmente convencían a sus miembros para que se rebelaran contra los mandos comunistas. Ese mismo día los oficiales partisanos de Vukosavci (en Servia, cerca de la frontera bosnia) fueron masacrados por los chetniks. Los italianos calculaban que había unos 8.000 partisanos y unos 5.000 chetniks en Montenegro. La máxima autoridad de los chetniks en Montenegro era Pavle Đurišić.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros estadounidenses (Delplata y Lake Osweya) y uno noruego (Nordvangen) en el Atlántico. Un submarino italiano hundió demás un carguero británico (Scottish Star).

El 21 de febrero los japoneses atacaron a los británicos en el río Sittang, en Birmania. La aviación bombardeó y ametralló las posiciones británicas, forzándolas a abandonar vehículos y equipamiento. Un ataque al cuartel general fue rechazado. Durante un ataque que se prolongó durante todo el día los japoneses estuvieron a punto de tomar el puente, pero soldados indios pudieron retenerlo bajo su control.

El general MacArthur celebró en Corregidor el aniversario de su hijo de cuatro años. Cuando un ayudante le preguntó cuál sería el destino de su hijo, su respuesta fue: Es el hijo de un soldado.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Shokyu Maru) cerca de la costa japonesa.

El presidente de Uruguay, el general Alfredo Baldomir, dio un autogolpe de Estado por el que disolvió el parlamento, declaró el estado de emergencia y extendió su mandato un año más.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero (J.N.Pew) y un carguero estadounidense (Azalea City), dos cargueros británicos (Circe Shell y Empire Trade) y un petrolero noruego (Kongsgaard) en el Atlántico.

El 22 de febrero el brigadier Sir John George Smyth, que estaba al mando de las fuerzas que defendían el puente de Sittang, se encontró con que éste caería en manos de los japoneses en menos de una hora. Las alternativas eran volarlo dejando más de la mitad de sus tropas en el lado japonés o bien ordenar la retirada con el puente intacto dejando a los japoneses vía libre hasta Rangún. A las 5:30 el puente fue volado. Su decisión fue polémica, no tanto por el hecho en sí, como por la gestión que había conducido a esa situación. Afortunadamente para los soldados que quedaron al otro lado del puente, los japoneses tenían prisa por llegar a Rangún, así que no los aniquilaron, sino que abandonaron en combate para buscar otro punto por donde cruzar el río. Así pudieron cruzar poco a poco a lo largo del día, a nado o en canoas improvisadas, sin sufrir daños graves. Smyth fue relevado del mando y no se le encomendó ninguna otra misión. Los japoneses estaban ya a unos 130 km de Rangún y la población civil empezó a ser evacuada.

Los estadounidenses seguían resistiendo en Bataán, en la isla filipina de Luzón. Ese día incluso ganaron algo de terreno que los japoneses se habían visto obligados a abandonar. Las pérdidas japonesas aumentaban día a día.

Un submarino japonés hundió un carguero neerlandés (Pijnacker Hordijk) en el mar de Java. La aviación japonesa hundió otro (Togian) en el mar de Tímor.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero británico (Adellen), otro estadounidense (Republic) y dos cargueros británicos (Empire Redshank y Kars), otro estadounidense (Cities Service Empire) y otros dos noruegos (Sama y Torungen) en el Atlántico. Por su parte la Luftwaffe hundió otro carguero británico (Bintang) y otro panameño (Hanne).

Tropas australianas estaban limpiando Timor Occidental de paracaidistas japoneses. El 23 de febrero ya sólo quedaban 78. Sin embargo, los japoneses les cortaban la retaguardia, las municiones escaseaban y transportar a los heridos era cada vez más complicado. Un batallón tuvo que rendirse, aunque otros lograron reunirse con sus compañías y se refugiaron en las montañas del Timor portugués. En total unos 400 hombres, australianos y neerlandeses, mantuvieron una guerra de guerrillas contra los japoneses bajo el mando del mayor Alexander Spence.

El general MacArthur recibió en Corregidor un mensaje que decía:

El Presidente ordena que haga los arreglos necesarios para partir y dirigirse a Mindanao. Se le ordena realizar este cambio lo antes posible. [...] Desde Mindanao se dirigirá a Australia donde asumirá el mando de todas las tropas estadounidenses. [...] Pídanos instrucciones para el movimiento de submarinos o aviones o ambos para que pueda usted llevar a cabo las instrucciones precedentes.

Noche a noche, los soviéticos habían lanzado ya más de un millar de paracaidistas en la región de Vyazma. El general al mando de la operación, Alexei Levashev, murió ese día cuando fue derribado el avion que lo transportaba. El coronel Alexander Kazankin tuvo que asumir el mando.

Los alemanes crearon un gueto en Zdzięcioł, en el que tuvieron que instalarse unos 4.500 judíos, a razón de ocho o más personas en cada habitación. El recinto fue rodeado de alambradas y vallas de madera y dos policías custodiaban la entrada. Los judíos tenían prohibido hablar con otros ciudadanos, así como obtener comida del exterior. Pese a ello, algunos campesinos les llevaban comida y se la cambiaban por oro, ropa y otros bienes.

En la Unión Soviética se estrenó un documental titulado Moscú contraataca, en el que se mostraban las atrocidades cometidas por los alemanes en su invasión del país, se mostraba a los soviéticos preparando armamento para combatirlos, así como las evidencias de su derrota y retirada de Moscú a finales del año anterior. En los Estados Unidos el narrador fue doblado por Edward G. Robinson.

Tras meses de negociaciones, las autoridades británicas concedieron pasaportes a algunos de los pasajeros del Struma, pero éstos lo que querían era bajar del barco y llegar a Palestina por otro medio. Sin embargo, las autoridades turcas se negaban a dejarlos desembarcar y sólo 9 lo consiguieron. La policía turca abordó el barco para levar el ancla y obligarlo a zarpar arrastrado por un remolcador, ya que el motor volvía a estar averiado. Sin embargo, el rumbo no era Palestina, sino que el Struma fue remolcado por el Bósforo hasta el mar Negro. Incapaces de reparar el motor, los turcos lo abandonaron a la deriva. A su paso por el Bórforo, muchos pasajeros colgaron carteles en la cubierta en los que se leía "Sálvennos" en inglés y en hebreo.

Un submarino británico torpedeó y dejó fuera de servicio al Príncipe Eugenio ante las costas de Noruega.

Barcos de guerra italianos hundieron un submarino británico cerca de Trípoli.

Varios miembros de la resistencia francesa fueron fusilados en París, entre ellos Borís Vildé y Anatole Lewitsky.

Submarinos alemanes hundieron dos pretroleros estadounidenses (Lihue y W.D.Andersen), un carguero estadounidense (West Zeda), otro británico (Empire Hail), dos canadienses (George L Torian y Lennox) y un petrolero panameño (Thalia) en el Atlántico.

Un contenedor estalló en el puerto de Ellwood, en California. Los trabajadores pensaron que se había producido allí mismo, hasta que uno divisó un submarino japonés en el mar. Al primer disparo siguieron otros más. Se prolongaron durante 20 minutos hasta que el submarino se marchó. La histeria ante un posible desembarco japonés se multiplicó.

El 24 de febrero los japoneses llegaron a Gelumbang, en Sumatra.

Dos de los barcos hundidos el día anterior en el Atlántico pertenecían al convoy ON 67, y el submarino que los había hundido había alertado de la presencia del convoy, con lo que ahora eran cuatro los submarinos atacantes. A las 0:45 uno de ellos hundía un petrolero noruego. A las 2:55 alcanzó a un petrolero noruego que terminó a la deriva. A las 4:25 un segundo submarino partía en dos otro petrolero británico. A las 5:50 el primero hundió otros dos petroleros y un carguero británico. A las 6:55 el segundo submarino alcanzó otro petrolero británico, aunque no se hundió. Al amanecer se alejaron, y el primero encontró el barco que había dejado a la deriva horas antes y terminó de hundirlo. El resto del convoy (31 mercantes más seis barcos de escolta) llegó a Halifax unos días más tarde.

La aviación japonesa hundió un carguero neerlandés (Kota Radja) en Java.

Submarinos estadounidenses estaban bloqueando la isla Wake, con lo que la guarnición japonesa andaba cada vez más escasa de provisiones. Ese día sufrió además un bombardeo aéreo.

Franz von Papen era a la sazón embajador de Alemania en Turquía. Ese día se libró de un atentado organizado por la NKVD porque el joven que debía lanzarle una bomba (un estudiante macedonio) murió cuando ésta le explotó en las manos. Von Papen sólo sufrió algunas heridas leves.

Un submarino soviético torpedeó al Struma, que no tardó en hundirse (aunque la causa del hundimiento no se supo hasta años después). Muchos de los judíos quedaron atrapados bajo la cubierta y murieron ahogados. Otros pudiero quedar a flote agarrados a restos del barco, pero nadie fue en su ayuda y murieron de hipotermia. El primer oficial del bardo, Lazar Dikof y un judío de 19 años David Stoliar, lograron sujetarse a una puerta. Dikof murió por la noche, pero Stoliar fue rescatado al día siguiente por una barca turca y se convirtió así en el único superviviente. Habían muerto 791 personas, entre ellas más de 100 niños.

Los obispos de la Iglesia Luterana noruega dimitieron de sus puestos antes que jurar fidelidad al régimen de Quisling.

A las 2:25 del 25 de febrero sonaron las sirenas de alarma en la ciudad de Los Ángeles. Se ordenó que se apagaran todas las luces y la aviación se preparó para despegar. A las 3:16 la artillería costera abrió fuego contra un objeto volante no identificado y en poco tiempo muchos otros blancos fueron detectados y una hora se dispararon unas 1.400 bombas. La aviación, no obstante, no despegó. A las 7:21 cesó el estado de alarma. Este episodio fue conocido como la batalla de Los Ángeles. Investigaciones posteriores mostraron que el primer blanco había sido un globo meteorológico, y que los demás fueron un simple producto de la histeria colectiva. Aun así, la "batalla" se cobró sus bajas, pues dos civiles murieron de ataques al corazón y otros tres en accidentes de coche provocados por el pánico. Las reticencias del ejército estadounidense a dar detalles sobre su metedura de pata alimentaron las teorías de que se estaba ocultando algo muy grave.

Un petrolero británico (La Carriere) y otro panameño (Esso Copenhagen) fueron hundidos en el Caribe por un submarino alemán y otro italiano.

Ese día llegaron los primeros 5.343 prisioneros eslovenos (1.643 de los cuales eran niños) al primer campo de concentración que Italia abría en su territorio, en Gonars. (Tenía muchos otros campos de concentración en Libia, Somalia y Eritrea desde hacía una década.)

Un submarino japonés hundió un carguero neerlandés (Boeroe) entre Java y Sumatra.

Bivian Bullwinkel, la única superviviente de la matanza de la isla de Bangka, fue capturada por los japoneses el 26 de febrero, pero esta vez no le dispararon.

El acorazado aleman Gneisenau, que había escapado con éxito de Brest a través del canal de La Mancha, fue bombardeado en Kiel por la RAF mientras se encontraba en dique seco. Los daños fueron graves y unos meses más tarde fue declarado fuera de servicio.

Ese día Bob Hope presentó una vez más la gala de entrega de los Oscars. El premio a la mejor película fue para Qué verde era mi valle, de John Ford, que obtuvo también el Óscar al mejor director. El Óscar al mejor actor fue para Gary Cooper, por Sargento York, y el Óscar a la mejor actriz fue para Joan Fontaine, por Sospecha. (Su hermana, Olivia de Havilland, también estaba nominada.) Walt Disney y el director Leopold Stokowski recibieron un premio honorífico por Fantasía.

La mayor decepción fue para Ciudadano Kane, de Orson Welles, que había obtenido nueve nominaciones, pero sólo obtuvo el Óscar al mejor guión original. Durante la ceremonia, cada vez que Ciudadano Kane era nombrada como nominada, una parte del público abucheaba.

Un submarino alemán hundió un petrolero neerlandés (Mamura) en el Atlántico y otro italiano hundía un carguero brasileño (Cabedelo).

Los Angeles Times publicó una foto que probaba indiscutiblemente cómo una nave espacial extraterrestre había sido la causante de la "Batalla de Los Ángeles", cosa que el gobierno estaba tratando de silenciar. La foto estaba claramente manipulada.

El gobierno alemán había decidido suspender la financiación de las investigaciones en energía nuclear, pero Werner Heisenberg dio una charla ante varios funcionaros del Reich para explicarles el interés del asunto. El Club del Uranio fue trasnferido al Consejo de Investigación del Reich.

Una flota japonesa se estaba concentrando para invadir la isla de Java, y el 27 de febrero la flota aliada salió de Surabaya para enfrentarse a ella. Los japoneses contaban con dos cruceros pesados, dos cruceros ligeros y 14 destructores que escoltaban a los 10 barcos de transporte de tropas. Por su parte, la flota aliada constaba de dos cruceros pesados, tres cruceros ligeros y nueve destructores, británicos, australianos, neerlandeses y estadounidenses. Ambas se divisaron sobre las 16:00, se acercaron mutuamente y a las 16:16 se inició la Batalla del mar de Java. Pocos disparos dieron en el blanco, y sólo el crucero pesado británico recibió un impacto en la sala de máquinas, lo que lo obligó a retirarse a Surabaya, escoltado por un destructor neerlandés. Los japoneses lanzaron dos salvas de torpedos, con 92 proyectiles en total, de los cuales sólo uno impactó en un destructor neerlandés, que resultó hundido. Un destructor británico se enfrentó a un crucero ligero japonés y a un destructor y terminó en llamas, por lo que tuvo que ser abandonado. El destructor japonés tuvo que retirarse por los daños sufridos. Sobre las 18:00 la flota aliada abandonó el combate cubierta por una cortina de humo. Se intentó entonces una maniobra para eludir a la escolta japonesa y atacar a los transportes. A las 21:25 un destructor británico chocó contra una mina y resultó hundido. A las 23:00 ambas flotas se encontraron de nuevo y dos cruceros ligeros neerlandeses se hundieron a consecuencia de una potente salva de torpedos japoneses. En total, los aliados perdieron cinco barcos y 2.300 marines. La flota japonesa terminó con un único barco dañado y 36 muertos.

Un portaaviones estadounidense que transportaba algunos aparatos a la isla de Java fue atacado por bombarderos japoneses y terminó incendiado, por lo que tuvo que ser abandonado. Los destructores que lo escoltaban lo torpedearon para evitar que cayera en manos de los japoneses.

La aviación japonesa hundió un carguero británico (Nam Yong) en el océano Índico, al noroeste de Australia.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Tembien) cerca de Trípoli.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Marore), un  petrolero también estadounidense (R.P.Resor) y otro británico (Macgregor) en el Atlántico.

Los servicios de inteligencia británicos habían acumulado indicios que habían terminado confirmando que los alemanes habían desarrollado un sistema de radar, no tan potente como el británico, pero efectivo. Consistía en una combinación de radares de largo alcance pero muy poco precisos, llamados Freya, y otros ligeros y más precisos, pero de corto alcande, llamados Würzburg. Para tratar de neutralizarlos, antes necesitaban comprender mejor su funcionamiento, y afortunadamente habían podido localizar el emplazamiento de uno de ellos, en la costa de Bruneval, en Francia. La resistencia francesa había proporcionado información suficiente para organizar una incursión. Se formaron cinco grupos de 40 hombres cada uno, que recibieron nombres de almirantes famosos: Nelson, Jellicoe, Hardy, Drake y Rodney. El primero se encargaría de asegurar la playa por la que serían evacuados al final de la misión, los tres siguientes capturarían la estación de radar alemana y el quinto permanecería de reserva para ocuparse de cualquier emergencia y bloquear un posible contraataque. Tras varios retrasos por mal tiempo, esa noche las tropas fueron lanzadas con éxito en paracaídas. Los aviones habían sufrido un ataque por parte de baterías antiaéreas al cruzar el canal de la Mancha, pero no habían recibido impacto alguno.

Jellicoe, Hardy y Drake, tras haber llegado sin encontrar resistencia a las inmediaciones de la base, la rodearon e iniciaron un ataque con granadas y armas automáticas. Un centinela alemán resultó muerto y otros dos fueron capturados e interrogados. Se inició entonces un tiroteo con la guarnición que protegía la base, en el que un británico resultó muerto. A lo lejos se veía cómo se acercaban vehículos alemanes que llegaban de una base cercana. Los británicos lograron entrar en la base y desmontar el equipo de radar, guardando las piezas en unas maletas especialmente diseñadas para ello. Siempre bajo fuego enemigo, los británicos se dirigieron a la playa de evacuación. Sin embargo, la presencia de una ametralladora alemana los obligó a regresar a la base de radar, que tuvo que ser tomada de nuevo a los alemanes. Un poco más tarde, cuando Nelson había limpiado la playa de fuerzas alemanas, la evacuación pudo realizarse con éxito. La operación se saldó con dos muertos, ocho heridos y seis prisioneros. A partir de los aparatos capturados los científicos británicos descubrieron que los radares alemanes no se veían afectado por los sistemas de inhibición que usaban entonces, pero pudieron desarrollar otros que sí que funcionaran.

El 28 de febrero un crucero pesado estadounidense y un crucero ligero australiano que habían participado en la batalla del mar de Java habían llegado a Tanjung Priok, en Java, y allí recibieron órdenes de dirigirse a Tjilatjap, en la costa meridional de la isla. Debía acompañarlos un destructor neerlandés, pero por problemas técnicos zarpó con una hora de retraso. A las 22:00, mientras atravesaban el estrecho de la Sonda (que separa Java y Sumatra) se encontraron casualmente con la flota japonesa que se disponía a invadir Java. En primer lugar divisaron un barco que tomaron por una corbeta australiana, pero resultó ser un destructor japonés que les lanzó nueve torpedos y huyó envuelto en una cortina de humo. A las 23:20 los primeros transportes japoneses llegaron a Merak, en la isla de Java e iniciaron el desembarco. Los dos barcos aliados atacaron a los barcos japoneses más rezagados y se desencadenó un intenso combate que se prolongó más allá de la medianoche. Cuatro destructores estadounidenses habían abandonado el mar de Java con rumbo a Australia al anochecer.

Submarinos japoneses hundieron un carguero neerlandés (Ban Ho Guan) cerca de Bali, otro (Parigi) cerca de Java y otro británico (City of Manchester) también cerca de Java. Barcos japoneses hundieron también un carguero noruego (Prominent).

Los paracaidistas soviéticos que habían sido lanzados en Vyazma lograron no habían sido capaces de rodear una porción del ejército alemán, como habían pretendido, y el combate se estancó.

Desde finales del año anterior Rumanía había deportado unos 119.000 judíos a la región de Transinistria, el extremo oriental de Moldavia, el territorio recuperado a la Unión Soviética y que Alemania había confiado a su administración. De ellos ya había exterminado a más de 70.000 en el campo de concentración de Bogdanovka y otros cercanos. En los asesinatos participaban tanto rumanos como alemanes y ucranianos. Las deportaciones y el exterminio se realizaron mediante órdenes secretas de Ion Antonescu a autoridades militares de su confianza. Antonescu trataba de negociar nuevamente una deportación de judíos a territorios controlados por los alemanes, pero éstos no tenían campos de exterminio en la zona y exigieron que fueran retenidos hasta que la Unión Soviética fuera derrotada. A lo largo de los meses siguientes estos judíos conservados a la fuerza sufrieron un gran número de bajas por hambre, trabajos forzados, epidemias y por maltratos en general. Una vez los judíos hubieran sido erradicados, Antonescu planeaba hacer otro tanto con la población eslava, para repoblar Bucovina y Besarabia con población rumana.

Submarinos alemanes hundieron un destructor (USS Jacob Jones) ante las costas de Delaware, un petrolero estadounidense (Oregon) cerca de la República Dominicana y un carguero letón (Everasma), otro panameño (Bayou) y otro noruego (Leif) en el Atlántico.

En las primeras horas del 1 de marzo los dos barcos de guerra aliados seguían atacando en el estrecho de la Sonda a la flota japonesa que escoltaba los transportes que tenían que desembarcar en Java. Finalmente ambos resultaron hundidos. El destructor neerlandés que los seguía, al percibir los signos del combate, trató de dar un rodeo para evitar la batalla, pero se encontró con dos destructores japoneses que abrieron fuego contra él. Trató de escapar entrando en el estrecho de la Sonda, pero se los encontró de nuevo. Entonces trató de huir en una cortina de humo, pero la popa se incendió. El barco lanzó todos sus torpedos y encalló intencionadamente en un arrecife de coral, lo que permitió a la tripulación abandonar la nave antes de que se produjera una explosión. Días más tarde casi toda la tripulación fue apresada por los japoneses. En total, los aliados habían perdido los tres barcos y contaron más de un millar de muertos y 675 prisioneros. Los japoneses habían perdido un minador y cuatro transportes, y un crucero resultó dañado por fuego amigo. En total contaron 10 muertos y 37 heridos.

Un crucero pesado británico había tenido que abandonar la batalla del mar de Java debido a los daños que había sufrido. Tras haber recibido reparaciones de emergencia en Surabaya, salió hacia Ceilán para ser reparado a fondo, acompañado por un destructor británico y otro estadounidense. Se dirigieron al estrecho de la Sonda, sin saber que allí estaba la flota japonesa. A las 4:00 la avistaron y, como no estaban en condiciones de combatir, se alejaron de ella. En varias ocasiones tuvieron que cambiar de rumbo por el mar de Java para evitar barcos japoneses, pero ya habían sido detectados y al cabo de un tiempo quedaron atrapados entre cuatro cruceros pesados y cinco destructores. Los dos destructores aliados lanzaron una cortina de humo y trataron de escapar, pero el crucero dañado no tuvo más remedio que enfrentarse a los japoneses. A las 11:20 un disparo en el cuarto de calderas redujo drásticamente su velocidad, y a las 11:40 fue torpedeado y hundido. Los destructores se dirigían hacia una borrasca para tratar de burlar a la flota japonesa. El británico fue alcanzado por la artillería japonesa y se hundió. El estadounidense llegó a la borrasca y se perdió de vista, pero más tarde fue localizado por los aviones de un portaaviones que apoyaba el desembarco en Java. A las 12:50 fue bombardeado desde el aire y hundido. En total hubo unos 800 supervivientes, que fueron capturados por los japoneses. Con la flota aliada totalmente aniquilada, los japoneses pudieron desembarcar en Java sin ser molestados en cuatro puntos distintos. Al anochecer habían capturado el aeropuerto de Kalidjati, que había sido tenazmente defendido por 350 soldados británicos.

Cerca de la isla de Navidad, al sur de Java, la aviación japonesa hundió un petrolero estadounidense (USS Pecos), que también dañó a un destructor (USS Edsall) que lo escoltaba (murieron 146 de sus 153 tripulantes, y los pocos supervivientes fueron ejecutados después en un campo de concentración japonés). Éste fue luego hundido por dos buques de guerra. Submarinos japoneses hundieron tres cargueros neerlandeses (Le Maire, Modjokerto y Rooseboom), y dos más (Siaoe y Tomohon) fueron hundidos por barcos de guerra en el océano Índico.

El Ejército Rojo inició una ofensiva contra los alemanes en Crimea.

Torpederos británicos hundieron un carguero francés (Jean et Jacques) en el canal de la Mancha, mientras que un submarino británico hundió un petrolero francés ante la costa libia.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Carperby) y un petrolero noruego (Finnanger) en el Atlántico, pero uno de ellos fue hundido por la aviación estadounidense cerca de Terranova. Un submarino italiano hundió otro petrolero noruego (Charles Racine).

Juan de Borbón, en un acto religioso en conmemoración del aniversario de la muerte de su padre, el derrocado rey Alfonso XIII de España, declaró: "Debemos hacer hoy frente a la revolución roja con una política racial militante, llena de espíritu cristiano e implantada con justicia, con generosidad y con autoridad". Sólo le faltó rematar la frase con un ¡Viva Franco! Y ya de paso podría haber dicho Heil Hitler!, porque el año anterior un representante suyo se había entrevistado con un representante del gobierno alemán para tratar la posible implicación alemana en la restauración de la monarquía en España, aunque los alemanes le habían dicho que no estaban interesados en su propuesta. No obstante, el embajador alemán en Madrid informó a su gobierno de que don Juan se había declarado categóricamente a favor de Alemania, y que nunca consentiría en llegar al trono con la ayuda de los ingleses. Luego Ribbentrop lo invitó a acompañarlo en una cacería en Berlín, pero don Juan se negó, básicamente porque temía que la propaganda alemana arruinara entonces toda posibilidad de llegar a un acuerdo con los ingleses.

Un plan neerlandés para expulsar a los japoneses de Sumatra había fracasado estrepitosamente. Tras tres semanas de lucha, el 2 de marzo pudieron al menos contenerlos en Moearatebo. Ayudó a ello que la época de lluvias había desbordado muchos ríos, volviéndolos infranqueables, lo que limitó los movimientos japoneses y permitió reorganizarse a los neerlandeses.

En Java los japoneses llegaron a Rangkasbitung y desde allí pasaron a Leuwiliang, donde los australianos habían dispuesto una línea defensiva que logró destruir numerosos tanques y camiones japoneses. Los neerlandeses empezaron a hundir barcos en Surabaya para evitar que cayeran en manos de los japoneses. Un ataque contra Soebang con 20 tanques y unos 250 hombres fue rechazado por los japoneses, tras lo cual consolidaron su posición en Kalidjati.

Nueva Guinea empezó a sufrir ataques aéreos, como preludio a la invasión.

Un submarino alemán hundió un barco noruego (Gunny) en el Caribe.

Los Estados de Washington, Oregón y California (los bañados por el océano Pacífico), así como Arizona, fueron declarados Áreas de exclusión militar, en las que se prohibía la presencia de japoneses residentes en los Estados Unidos, aunque tuvieran la nacionalidad. Sin embargo, esto no tuvo consecuencias prácticas porque, de acuerdo con la legislación estadounidense, no era un delito que un civil desobedeciera una orden militar.

El 3 de marzo los británicos atacaron a los japoneses en Pegu en un último intento de defender Rangún.

Diez aviones japoneses atacaron el puerto de Broome, en Australia. Era un pequeño puerto de pescadores de perlas, pero se había convertido en punto de abastecimiento de combustible para los aviones que comunicaban las Indias Orientales Neerlandesas con Australia, y por ello había allí una base aliada. Los aviones no lanzaron bombas, sino que se limitaron a ametrallar el puerto y el campo de aviación durante una hora, aproximadamente. En total destruyeron al menos 22 aviones aliados, incluyendo uno que transportaba heridos. Más de 30 personas murieron cuando se estrelló en el mar. Además, unos 15 hidroaviones fueron destruidos en tierra, en los que se encontraban varios refugiados que habían huido de las colonias neerlandesas. Las escasas defensas aliadas permitieron derribar uno de los aviones atacantes, y otro se estrelló por falta de combustible.

Cuando los aviones japoneses volaban de regreso a su base encontraron un avión neerlandés que volaba con destino a Broome y lo ametrallaron. Hirieron al piloto y mataron al ingeniero de vuelo y a tres pasajeros (uno de ellos un recién nacido). El piloto logró llevar a cabo un aterrizaje de emergencia en una playa. Una explosión provocó un giro brusco que lanzó el avión al mar, lo cual fue una suerte, porque el agua apagó el fuego provocado por la explosión. Los supervivientes fueron rescatados tras haber pasado seis días en la playa y haber sufrido dos bombardeos por parte de aviones japoneses, que no causaron ningún daño. El avión llevaba una carga de diamantes, valorados en más de 150.000 libras, de los que nunca más se supo.

Un submarino estadounidense (USS Perch) fue hundido en Java por dos destructores japoneses.

Un submarino japonés hundió un carguero neerlandés (Siantar) en el océano Índico, cerca de Australia.

Desde hacía dos días la isla de Navidad estaba siendo bombardeada por los japoneses. Un grupo de tropas indias, probablemente convencidos por la propaganda japonesa de que Japón iba a liberar la India del dominio británico, se rebeló contra los oficiales británicos.

Un enviado de Hitler entregó al croata Ante Pavelić la Gran Cruz de la Orden del Águila Alemana, por su maestría y buen hacer en el arte de exterminar servios.

En Nairobi murió en su cautiverio el príncipe Amadeo, duque de Aosta, a consecuencia de complicaciones ocasionadas por la tuberculosis y la malaria. En el ducado fue sucedido por su hermano Aimone, el "rey" de Croacia.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Helenus y Mary) en el Atlántico.

Tras haber contenido el avance japonés durante dos días, el 4 de marzo las fuerzas aliadas en Java tuvieron que retirarse hasta Soekabumi.

La RAF bombardeó por segundo día consecutivo las fábricas de Renault en Billancourt, provocando 623 muertos.

Por estas fechas los japoneses terminaban la purga que habían emprendido contra la población china en Singapur. Las estimaciones del número de víctimas oscilan entre las 5.000 que reconocieron los japoneses y las 100.000 que sostienen los chinos.

Un submarino estadounidense hundió un petrolero japonés (Erimo) cerca de Bali. Otro submarino japonés hundió un carguero neerlandés (Merkus) al sur de Malasia.

Una corbeta británica se encontró con una flota japonesa en el océano Índico. Trató de huir creando una cortina de humo, pero terminó hundida. Hubo 32 supervivientes que quedaron a la deriva, de los cuales 18 murieron antes de que pudieran ser rescatados por un submarino neerlandés.

Los japoneses quisieron probar un nuevo modelo de hidroavión de largo alcance inspeccionando las reparaciones que los estadounidenses estaban llevando a cabo en Pearl Harbor y, de paso, lanzando algunas bombas que las interrumpieran. En principio tenían que participar cinco aparatos, pero sólo dos estuvieron disponibles. Sobrevolaron Hawai durante la noche, pero no pudieron localizar correctamente sus objetivos y las bombas no provocaron daños más allá de algunas roturas de cristales. El ataque fue tan discreto que incluso el ejército y la marina estadounidenses se acusaron mutuamente de haber lanzado las bombas.

El 5 de marzo los neerlandeses rindieron Batavia.

Un submarino estadounidense hundió un petrolero japonés (Kaijo Maru) en el Pacírico, al norte de Nueva Guinea.

Shostakóvich estrenó en Kuybyshev su séptima sinfonía, titulada Leningrado. Había empezado a componerla en la antigua capital rusa, pero la terminó en Kuybyshev después de haber sido evacuado de la ciudad. Aunque oficialmente fue presentada como una descripción del horror del ataque alemán, en realidad Shostakóvich la había planeado antes de que Hitler atacara la Unión Soviética, pensando más bien en Stalin que en Hitler, pero las circunstancias le facilitaron que pudiera ser estrenada con todo el apoyo gubernamental imaginable. Unas semanas más tarde se estrenaría en Moscú.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Marin Sanudo) en el Mediterráneo.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Benmohr), otros dos estadounidenses (Collamer y Mariana) y otro noruego (O.A.Knudsen) en el Atlántico.

El 6 de marzo los japoneses tomaban Buitenzorg y salían en persecución de los soldados aliados en retirada hacia Bandung.

Aviones del portaaviones estadonidense USS Yorktown hundieron un crucero japonés (Congo Maru) en el Pacífico, así como dos barcos de transporte (Tenyu Maru y Yokohama Maru). Un submarino estadounidense hundió también un carguero japonés (Taki Maru).

Dos portaaviones transportaron con éxito nuevos aviones a Malta.

Dos submarinos alemanes y uno italiano hundieron un petrolero y dos cargueros noruegos en el Atlántico (Sydhav, Hvoslef y Tønsbergfjord).

El 7 de marzo los británicos abandonaron Rangún. Previamente destruyeron el puerto y el oleoducto, e incendiaron la ciudad para que los japoneses no pudieran aprovechar su ocupación. Sin embargo, todo esto se hizo sin que los japoneses se enteraran. Al contrario, los británicos les hicieron creer que se disponían a defender la capital birmana. Los japoneses acababan de tomar Pegu, y los aliados en retirada llegaron hasta Taukkyan. Allí los japoneses habían bloqueado una carretera con lo que, sin saberlo, habían cortado la retirada al ejército que salía de Rangún. Dos ataques sucesivos para romper el bloqueo resultaron infructuosos.

En Java los japoneses estaban a unos 8 km de Bandung, la principal ciudad de la parte occidental de la isla.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Asahisan Maru) en el Pacífico. Barcos japoneses hundieron un carguero británico (Taiyuan) cerca de la isla de Navidad y la aviación hundió un carguero noruego (Woolgar) en el Pacífico.

El regente húngaro Miklós Horthy cesó al primer ministro László Bárdossy y lo sustituyó por el más moderado Miklós Kállay de Nagykálló, que, al igual que Horthy, no simpatizaba con el nazismo, a pesar de que Hungría siguió figurando como aliada de Alemania.

Un submarino alemán hundió un vapor brasileño (Arabutan) ntes las costas de Carolina del Norte, otro hundió dos cargueros entre Cuba y Haití (Barbara y Cardonia). Un petrolero canadiense explotó sin dejar supervivientes, otro carguero estadounidense (Steel Age) fue hundido ante las Guayanas y, finalmente, un submarino italiano hundió un petrolero británico y un carguero sueco.

El 8 de marzo los neerlandeses rindieron Bandung. Mientras tanto, en la zona oriental de Java los japoneses tomaban Tjilatjap y los neerlandeses se retiraban hasta la pequeña ciudad de Wangon. A las 9:00 el comandante en jefe de las fuerzas aliadas en la zona anunciaba la rendición del Real Ejército de las Indias Orientales Neerlandesas en Java. A las 23:00 suspendió sus emisiones la Radio de las Indias Neerlandesas.  Sus últimas palabras fueron: Adiós, hasta que vengan tiempos mejores. ¡Larga vida a la reina! En general, a medida que los japoneses iban ocupando las Indias Orientales Neerlandesas la población los recibía con entusiasmo, gritando consignas como "Japón es nuestro hermano mayor", y algunos nativos mataban a colonos europeos o informaban a los japoneses de dónde podían encontrar a los europeos. A medida que pasó el tiempo, el entusiasmo decreció, entre otras cosas porque, por ejemplo, los japoneses se llevaron de Java a 270.000 personas para realizar trabajos forzados en zonas de su interés (construcción de ferrocarriles, etc.), de los cuales sólo regresarían 52.000. También convirtieron a miles de mujeres en "mujeres de consuelo" para los soldados, es decir, en esclavas sexuales.

Con Java en poder de los japoneses, la costa australiana quedaba expuesta a los ataques de la Marina Imperial Japonesa. La rendición de Java afectó a su vez a los planes de los aliados en Sumatra, que estaban preparando una ofensiva, pero dependían de los suministros procedentes de Java, así que el plan se cambió al de defender únicamente una pequeña parte de la isla para organizar desde allí la evacuación por mar.

Mientras tanto los japoneses desembarcaban en Lae y en Salamanua, en Nueva Guinea. En Lae no encontraron oposición alguna, mientras que en Salamaua un contingente australiano destruyó las infraestructuras, mantuvo una pequeña escaramuza y luego voló un puente para cubrir su retirada hacia Mubo.

Un ejercito chino llegó a Toungoo, en Birmania, para reforzar al ejército británico y estadounidense.

En Birmania los británicos habían preparado un ataque contra las posiciones japonesas que bloqueaban la retirada del ejército de Rangún, pero fue un fracaso debido a la intervención de la aviación japonesa y algunos contratiempos. Sin embargo, un regimiento indio improvisó una carga con bayonetas y, para su sorpresa, se encontró con que los japoneses se habían retirado, y sólo habían dejado una pequeña guarnición que huyó inmediatamente. Esto se debió a que los japoneses habían establecido el bloqueo únicamente para proteger los flancos de un ejército que marchaba hacia Rangún y, una vez hubo pasado, fue levantado. Este error japonés evitó que el grueso del ejército británico en Birmania quedara acorralado en Rangún.

La RAF bombardeó Essen, en Alemania.

Un submarino alemán dañó un petrolero panameño (Esso Bolivar) cerca de Cuba y otro hundió un carguero británico (Baluchistan) cerca de Liberia, mientras que un submarino italiano hundió un carguero uruguayo cerca de las Bermudas.

El 9 de marzo los japoneses entraron en Rangún, donde organizaron un gobierno para Birmania presidido por Thakin Tun Oke, uno de los "treinta camaradas" que había organizado Aung San. El Ejército de Independencia birmano se convirtió en el Ejército de Defensa Birmano, al frente del cual estaba el propio Aung San, con rango de coronel. También capturaron Pangkalan Bun y el aeropuerto de Samarinda, en Borneo, así como las islas de Buka y Bougainville, en el archipiélago de las islas Salomón, que formaban parte del territorio australiano de Nueva Guinea.

El Sah de Irán, Mohammad Reza Pahlaví, nombró primer ministro a Ali Soheili.

Los judíos eslovacos fueron obligados a identificarse con una estrella de David en su ropa.

Submarinos alemanes hundieron un carguero brasileño (Caryú), otro griego (Liky), otro noruego (Tyr) y un petrolero panameño (Hanseat) en el Atlántico.

El 10 de marzo dos portaaviones estadounidenses lanzaron 104 aviones contra Salamua y Lae, en Nueva Guinea, donde la flota japonesa seguía desembarcando a sus soldados. A las 9:22 se inició el bombardeo. Tres transportes japoneses resultaron hundidos, y varios barcos de la escolta resultaron dañados. Las bajas japonesas (unos 130 muertos) no fueron elevadas porque los transportes hundidos estaban cerca de la costa y muchos soldados pudieron alcanzarla a nado. Aunque los japoneses no se esperaban un ataque con portaaviones, y eso hizo los llevó a incluir portaaviones en sus desembarcos posteriores, el ataque no impidió que consolidaran sus posiciones en Salamua y Lae. Desde allí tomaron el puerto de Finschhafen.

Un submarino alemán hundió un carguero estadounidenses (Gulftrade) ante la costa de Nueva Jersey. Otro entro en el puerto de Castries en la isla antillana de Santa Lucía, y allí torpedeó un carguero británico (Umtata) y otro canadiense (Lady Nelson), que más tarde pudieron ser reparados. Un submarino italiano torpedeó un barco griego en las Bahamas.

Los indios sublevados en la isla de Navidad mataron a cinco oficiales británicos y arrojaron sus cuerpos al mar. Luego encerraron a los pocos habitantes europeos de la isla.

Había indicios claros de que los japoneses habían interceptado transmisiones de radio por las que se habrían enterado de que el general MacArthur iba a ser trasladado a Australia. Varios destructores japoneses se dirigían hacia el sur de las Filipinas, así, aunque MacArthur tenía previsto abandonar Corregidor en submarino unos días más tarde, consideró más prudente adelantar su salida y la noche del 11 de marzo zarpó con su familia y su Estado Mayor en una lancha torpedera. Dejó el mando al mayor Jonathan Mayhew Wainwright, al que le dijo: Si cuando regrese sigue usted en Bataán, lo nombraré teniente general. Wainwright respondió: Si sigo con vida estaré en Bataán. La lancha que llevaba a MacArthur, a su mujer, a su hijo, a su criada y a los principales oficiales bajo su mando zarpó a las 19:45, y a los 15 minutos se reunió con otras tres que habían salido de Bataán con más oficiales. Luego circularían historias de que se habían llevado grandes cantidades de oro, o incluso los muebles de la familia, o incluso un piano, pero en realidad MacArthur no llevó ningún equipaje, y a cada pasajero se le permitió llevar un máximo de 16 kg de carga.

Un submarino estadounidense hundió dos cargueros japoneses (Baikal Maru y Fukushu Maru) cerca de la costa china. Un submarino japonés hundió un carguero británico (Chilka) cerca de Sumatra.

Submarinos alemanes hundieron un destructor británico en el Mediterráneio (HMS Naiad) y un carguero estadounidense (Caribsea) en el Atlántico.

Al anochecer, las cuatro lanchas que habían salido de Corregidor se perdieron de vista y la tarde del 12 de marzo tres de ellas, incluyendo la que llevaba a MacArthur, habían llegado a la pequeña isla de Tagauayan, que había sido fijada como punto de encuentro. A las 18:00 salieron hacia Mindanao, pero una de las lanchas tuvo que ser abandonada porque no tenía combustible suficiente. Los pasajeros se repartieron entre las otras dos y la tripulación se quedó por si llegaba la cuarta lancha que, en efecto, llegó poco después de la salida de las otras y salió tras ellas. Sobre las 19:00 las dos primeras lanchas divisaron un acorazado japonés, por lo que viraron bruscamente y se alejaron a toda velocidad. Los japoneses no las vieron.

Los japoneses tomaron la isla de Sabang (situada en la punta septentrional de Sumatra) y el aeropuerto de Koetaradja sin encontrar oposición.

Tropas estadounidenses empezaron a desembarcar en Nouméa, en Nueva Caledonia, que era una colonia francesa leal a la Francia Libre.

La Unión Nacional de Quisling se convirtió en el único partido político legal en Noruega.

Un submarino alemán se hundió en el Mediterráneo tras haber chocado contra una mina.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero estadounidense ante la costa de Carolina del Norte, y dos cargueros, uno en las Bahamas y otro ante las costas de Cuba. Un submarino italiano hundió un carguero británico en el Atlántico.

Una noche de tormenta había retrasado las lanchas que llevaban a MacArthur y a sus acompañantes hacia Mindanao. Cuando amaneció el 13 de marzo todavía tenían que atravesar el mar de Mindanao, y cualquier avión japonés que pasara por allí los descubriría, y era frecuente que aviones postales sobrevolaran la zona. Afortunadamente, esto no sucedió y a las 6:30 divisaron su destino, el puerto de Cagayan. Unas pocas horas después llegó la tercera lancha. Mientras tanto, el submarino que debía haber recogido a MacArthur en Tagauayan llegó al punto de encuentro y allí entró en contacto con la tripulación de la lancha averiada. Ésta fue destruida y la tripulación fue llevada de regreso a Corregidor. Surgió entonces un nuevo contratiempo, y es que cuatro aviones habían sido enviados para recoger al general en Mindanao y llevarlo a Australia, pero dos de ellos habían tenido que dar media vuelta por problemas con los motores, otro había perdido combustible y había terminado estrellándose en el mar y el único que había logrado llegar a su destino estaba en tan mal estado que había sido enviado a Australia para ser reparado antes de que MacArthur hubiera llegado.

La RAF bombardeó de nuevo Essen.

Ese día llegaron las primeras víctimas. El proceso era siempre el mismo: los judíos eran bajados del tren, se les informaba mediante un megáfono de que habían llegado a un campo de paso en el que podrían ducharse. Se separaba a los hombres de las mujeres y niños, se los llevaba a unos vestuarios donde tenían que desnudarse, desde allí se los llevaba rápidamente por un camino vallado hasta las falsas duchas, y en 30 minutos estaban todos muertos. Luego los alemanes enterraban los cadáveres y recogían las ropas.

En un enfrentamiento contra los chetniks y los alemanes en la localidad servia de Radanovci murió el partisano Žikica Jovanović, al que los comunistas tenían por un héroe por su papel en el desencadenamiento de la revolución comunista contra los nazis.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero y un carguero estadounidense (John D. Gill y Colabee), un carguero noruego (Mabella), otro chileno (Tolten) y otro yugoslavo (Trepca) en el Atlántico.

Ese día se estrenó El fantasma de Frankenstein, en la que por primera vez la criatura no estuvo interpretada por Boris Karloff, sino por Lon Chaney Jr., pues Karloff había decidido no volver a interpretar el papel, ya que consideraba que el personaje se estaba convirtiendo en objeto de chistes. Bela Lugosi interpretó el papel de Ygor. Recientemente había esrrenado Dragones Negros, en la que seis espías japoneses son transformados para parecer estadounidenses. Unos meses más tarde estrenaría tres películas de terror tituladas El ladrón de cuerpos, El monstruo nocturno y Entierro a medianoche.

El 14 de marzo una mujer filipina pidió ser recibida por MacArthur, en Mindanao. Su hijo estaba luchando en Luzón y quería saber si el general tenía noticias suyas. No las tenía, pero el hecho de que la mujer supiera que MacArthur estaba allí era algo preocupante, porque los japoneses estaban en Davao, apenas a 48 km del lugar.

Mientras tanto los japoneses empezaban a desembarcar en las islas Salomón, al este de Nueva Guinea, lo que ponía a Australia en una situación aún más comprometida.

Un submarino británico hundió otro italiano (Ammiraglio Enrico Millo) cerca de la costa italiana. Un submarino italiano hundió un carguero francés (Ste. Marcelle) leal a Vichy.

Submarinos alemanes hundieron tres barcos en el Atlántico, uno británico (British Resource), otro panameño (Penelope) y otro canadiense (Sarniadoc).

En las proximidades de Riga había dos campos de concentración y un gueto que albergaban judíos letones, así como muchos otros llegados desde Alemania. De unos 20.000 deportados habían muerto ya más de 5.000. Aun así, los alemanes consideraron que el gueto estaba saturado, así que "informaron" a los judíos de que los más débiles, ancianos, madres con hijos pequeños y, en general, los menos capacitados para trabajar, iban a ser transportados a una ficticia ciudad llamada Dünamünde, donde serían empleados en el procesamiento de pescado. El trabajo ficticio prometía ser mucho más llevadero que las tareas que tenían que llevar a cabo en el gueto, así que, aunque los alemanes habían pedido a las autoridades judías que escogieran unos 1.500 habitantes, el 15 de marzo se encontraron unos 1.900 formando en las calles y deseando ser destinados a Dünamünde. Subieron a los camiones y fueron llevados a un bosque cercano, donde fueron asesinados y enterrados en fosas comunes.

El juicio de Riom no estaba satisfaciendo las expectativas alemanas. En palabras de Hitler: Lo que esperábamos de Riom era una declaración oficial sobre la responsabilidad por la guerra en sí misma. Es decir, Hitler esperaba que Léon Blum y los demás acusados fueran declarados responsables de que Hitler hubiera invadido Francia, cuando más bien se les estaba haciendo responsables meramente de la derrota de Francia ante Alemania. Por ello el embajador alemán en Vichy comunicó a Pierre Laval que el juicio debía ser suspendido.

Una torpedera alemana hundió un destructor británico (HMS Vortigen) en el mar del Norte.

La aviación estadounidense hundió un submarino alemán cerca de Terranova. Un submarino alemán hundió dos petroleros estadounidenses (Ario y Olean) ante la costa de Carolina del Norte y la Luftwaffe hundió un carguero británico (Dago) ante la costa atlántica española. El 16 de marzo submarinos alemanes hundieron un petrolero estadounidense (Australia) y dos cargueros británicos (Baron Newlands y Stangarth). Un submarino italiano hundió un petrolero neerlandés (Oscilla).

A la 1:30 del 17 de marzo dos aviones despegaron finalmente de Mindanao con destino a Darwin, en Australia, y Douglas MacArthur viajaba en uno de ellos. Cuando se aproximaban a su destino, fueron informados de que Darwin estaba siendo atacado por la aviación japonesa, así que se desviaron y a las 9:30 aterrizaron en Batchelor. Sólo entonces se hizo público que MacArthur había abandonado las Filipinas, y el propio presidente Roosevelt consideró oportuno decir algo al respecto:

Sé que todo hombre y toda mujer en los Estados Unidos admira como yo la determnación del general MacArthur de luchar hasta el final con sus hombres en las Filipinas, pero también sé que todo hombre y toda mujer está de acuerdo en que todas las decisiones importantes deben tomarse pensando en que la guerra termine con éxito. Sabiendo esto, estoy seguro de que todo americano, si se enfrenta individualmente a la cuestión de dónde podría el general MacArthur servir mejor a su país, sólo podría llegar a una respuesta.

Goebbels afirmó que MacArthur había huido, mientras que Mussolini lo tachó de cobarde. Entre los oficiales en Bataán la reacción fue variada. Algunos se sintieron traicionados, pero Wainwright afirmó que no tardaron en comprender la decisión que se había tomado.

La aviación neerlandesa hundió un carguero japonés (Yubari Maru) ante las costas de Timor.

Ese día empezó a funcionar el campo de Bełżec, en Polonia, que, al igual que Chełmno, no era un campo de concentración, sino un campo de exterminio destinado a poner en práctica la "solución final". A su cargo estaba el comandante Christian Wirth, que había trabajado en la Acción T4 de eutanasia forzosa, y tenía, por lo tanto, gran experiencia en los métodos de exterminio masivo. Aunque para la Acción T4 se había usado principalmente el gas Zyklon B, Wirth se había decantado por otros medios que no requirieran productos químicos difíciles de obtener. El método de las furgonetas con el tubo de escape desviado que se empleaba en Chełmno tampoco le parecía operativo para las grandes cantidades de judíos que estaba previsto exterminar, así que se decantó por el tradicional monóxido de carbono. Además construyó tres cámaras de gas con el aspecto de duchas colectivas, para que las víctimas no ofrecieran resistencia a entrar en ellas.

Un submarino británico hundió otro italiano (Guglielmotti) cerca de la costa italiana.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero y dos cargueros británicos (San Demetrio, Île de Batz y Scottish Prince), un carguero hondureño (Ceiba), otro griego (Mount Lycabettus) y un petrolero noruego (Ranja).

El 18 de marzo unos 200 soldados de una patrulla de reconocimiento japonesa cruzaron un puente sobre el río Kan montados en motocicletas en Nyaungchidauk cuando fueron atacados por tropas chinas que estaban emboscadas. Pronto se unieron al combate tanques chinos hasta que, tres horas más tarde, los japoneses se retiraron dejando 30 muertos además de fusiles, ametralladoras y motocicletas. Durante la noche los japoneses lanzaron varios ataques hasta que los chinos tuvieron que retroceder, permitiendo así que los japoneses tomaran Pyu.

Stalin recibió al general polaco Władysław Anders y ambos acordaron que el ejército polaco del este tendría 44.000 hombres, de modo que los antiguos prisioneros polacos en la Unión Soviética que excedieran dicho número serían evacuados a través de Irán.

Un submarino británico hundió otro italiano (Tricheco) en el Mediterráneo. Un submarino alemán hundió un petrolero estadounidense (E.M.Clark) y un carguero griego (Kassandra Louloudis) ante las costas de Carolina del Norte.

Ese día se estrenó Piratas del Caribe, dirigida por Cecil B. DeMille, rodada en Technicolor y protagonizada por John Wayne. Fue la quinta película más taquillera del año.

El invierno estaba a punto de acabar en Rusia, así que la Wehrmacht se estaba preparando para retomar la ofensiva. En Leningrado había reunido 19 divisiones bajo el mando del general Georg von Küchler, que el 19 de marzo logró encerrar un ejército soviético en Liubán.

Sheng Shicai, el gobiernador de Xinjiang, se había apoyado hasta el momento en la Unión Soviética para mantenerse en el poder, pero tras la invasión alemana empezó a plantearse la posibilidad de que la Unión Soviética se derrumbara, en cuyo caso le convenía estar en buenas relaciones con el gobierno central de Chiang Kai-shek. Los soviéticos detectaron indicios de este cambio de estrategia y sus servicios secretos empezaron a tomar posiciones. Ese día Sheng Shiqi, hermano de Shicai, fue asesinado por su esposa. Agentes soviéticos la habían convencido para ello.

Submarinos alemanes hundieron dos petroleros y un carguero estadounidense (Papoose, W.E.Hutton y Liberator).

El 20 de marzo los japoneses atacaron las posiciones aliadas cerca de Oktwin (en Birmania) y la mayor parte de las fuerzas chinas se replegaron hacia Toungoo. El resto se ocupó de retrasar el avance japonés.

El puerto australiano de Broome sufrió un bombardeo.

De viaje a Melbourne, en una estación en la que cambió de tren, Douglas MacArthur pronunció un discurso en el que, en referencia a las Filipinas, dijo:

El presidente de los Estados Unidos me ordenó cruzar las líneas japonesas y trasladarme desde Corregidor hasta Australia con la finalidad, según tengo entendido, de organizar una ofensiva estadounidense contra Japón, entre cuyos objetivos principales está el rescate de las Filipinas. Yo he cruzado las líneas y regresaré.

Posteriormente repetiría en muchas ocasiones su promesa de regresar.

Gran Bretaña puso en práctica un nuevo método de ataque a Alemania. Consistía en soltar a gran altura globos aerostáticos para que fueran arrastrados por el viento hasta Alemania, y que llevaban colgando un mero cable de acero en los casos más sencillos, o dispositivos incendiarios en los más sofisticados. Si el cable se enredaba con las líneas de transmisión de electricidad provocaban cortocircuitos e incendios. A los pocos días del primer lanzamiento de globos se recibieron informes de incendios forestales cerca de Berlín y en Prusia Oriental. Se trataba de un procedimiento barato que provocaba a los alemanes más gastos que lo que costaban al gobierno británico.

Un submarino alemán torpedeó un destructor británico (HMS Heythrop) cerca de Bardia. Fue remolcado hacia Tobruk por otro destructor, pero se hundió unas horas más tarde.

La Luftwaffe hundió un carguero noruego (Risøy) ante la costa británica.

José Díaz Ramos, el secretario general del Partido Comunista de España, padecía un cáncer de estómago y estaba retirado en Tiflis, la capital de la República Socialista Soviética de Georgia. Sin embargo, incapaz de soportar el dolor de su enfermedad, se arrojó por una ventana y murió. La secretaría general pasó a ser ocupada por Dolores Ibárruri.

Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Oakmar) en el Atlántico.

El 21 de marzo los japoneses lograron deshacerse de las unidades chinas que trataban de retrasar su avance hacia Oktwin.

La Wehrmacht lanzó un ataque bajo la dirección del general Walther von Seydlitz-Kurzbach con el objetivo de rescatar la bolsa de Demyansk, que seguía rodeada por el ejército soviético. El cerco fue levantado por un tiempo, lo que permitió la salida de algunas unidades alemanas.

La RAF atacó la cuenca del Ruhr para probar diferentes modelos de bombas incendiarias.

Roosevelt firmó una ley (que en el Congreso había sido aprobada sin oposición) que condenaba a un año de prisión y una multa de 5.000 dólares a todo civil que desobedeciera una orden militar en un área militar. Esto permitía la evacuación forzosa de los estadounidenses de origen japonés de las áreas que el Ejército considerara convenientes.

Un submarino alemán hundió un petrolero estadounidense (Esso Nashville) y daño otro frente a la costa de Carolina del Norte.

El 22 de marzo los japoneses atacaron las líneas defensivas chinas en Oktwin, pero la reacción china detuvo su avance.

El día anterior había zarpado de Alejandría un convoy con destino a Malta protegido por una fuerte escolta. Cuando navegaba por el golfo de Sidra se encontró con una flota italiana. De acuerdo con el plan previsto, los mercantes y algunos barcos de escolta viraron hacia el sur mientras el resto de buques de guerra crearon una cortina de humo y se dispusieron a atacar a los italianos. La técnica era salir de la cortina, disparar y volver a ella cuando los proyectiles enemigos empezaban a caer cerca. La batalla duró dos horas y media, hasta que los italianos se retiraron. Se atribuye la victoria a los británicos, si bien esto es cuestionable, pues la flota italiana apenas sufrió daños, mientras que los británicos acabaron con 39 muertos y ocho barcos dañados. Además, la aviación italiana y alemana destruyó el 80% de los suministros que debían llegar a Malta. La isla sufría cada vez más ataques por parte de la aviación italiana, sin que la RAF pudiera hacer gran cosa por contrarrestarlos.

El gobierno briánico envió a la India a Sir Starfford Cripps en un intento de llegar a un acuerdo con los nacionalistas indios para que apoyaran a Gran Bretaña en la guerra a cambio de una mayor tasa de autogobierno, pero no de la independencia que querían los nacionalistas. El Congreso Nacional Indio estaba dividido, pues algunos de sus miembros consideraban que lo mejor era apoyar a Gran Bretaña con la confianza de que, al terminar la guerra, los británicos se verían moralmente obligados a concederles la independencia. Otros, en cambio, recelaban de los británicos, y además Ghandi se oponía a cualquier implicación de la India en la guerra como consecuencia de su ideología pacifista. El caso fue que Cripps, a pesar de ser amigo personal de Jawaharlal Nehru, no convenció ni a hindúes ni a musulmanes, e incluso parece ser que el virrey británico saboteó sus intentos de llegar a un acuerdo.

El cardenal Clemens August Graf von Galen, obispo de Münster, publicó una pastoral titulada La lucha contra la Cristiandad y la Iglesia, en la que denunciaba la persecución que el régimen nazi estaba llevando a cabo contra la Iglesia Católica en Alemania, a la vez que condenaba la represión contra miles de personas que eran encarceladas y ejecutadas sin pruebas.

Poco después Hitler declararía en privado:

El hecho de que guarde silencio en público sobre los asuntos de la Iglesia no es en absoluto malentendido por los astutos zorros de la Iglesia católica, y estoy seguro de que un hombre como el obispo von Galen sabe muy bien que después de la guerra me cobraré hasta el último céntimo.

Un submarino alemán hundió un petrolero estadounidense (Muskogee) y un carguero británico (Thursobank) en el Atlántico.

El 23 de marzo los japoneses volvieron a atacar Oktwin con más artillería y soporte aéreo, pero no tuvieron mucho éxito. Luego intentaron una maniobra de flanqueo y finalmente, al anochecer, los chinos se retiraron hasta su línea defensiva principal en Toungoo.

Una flota japonesa desembarcó en las islas Andamán y Nicobar, situadas en el océano Índico, en el golfo de Bengala. La guarnición británica apenas opuso resistencia.

Más de 40.000 polacos (33.000 militares y unos 10.000 civiles, entre ellos unos 3.100 niños), antiguos prisioneros de guerra, empezaron a ser evacuados de la Unión Soviética a través de Irán.

La Luftwaffe hundió un barco de pasajeros y un carguero británico (Breconshire y Clan Campbell) cerca de Malta.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero estadounidense (Naeco) y otro británico (British Prudence) en el Atlántico. El crucero Thor hundió también un carguero griego (Pagasitikos).

El 24 de marzo la Luftwaffe hundió un petrolero soviético en el mar Negro.

Un submarino alemán fue embestido y hundido por un dragaminas británico ante las costas noruegas. Otro hundió un carguero británico (Empire Steel) en el Caribe.

Ese día se estrenó Rumbo a las playas de Trípoli, protagonizada por Maureen O'Hara. La marina de los Estados Unidos consideró que la película contribuyó significativamente al aumento de alistamientos durante el año.

A las 8:00 del  25 de marzo los japoneses atacaron Toungoo por tres sitios. Los chinos defendieron la ciudad durante todo el día, y sólo a las 22:00 los japoneses lograron penetrar en ella dando inicio a un combate casa por casa. Allí los japoneses aprovecharon eficientemente las paredes de piedra de un cementerio.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero británico (Narrangansett) y otro neerlandés (Ocana) en el Atlántico.

El 26 de marzo los japoneses controlaban el extremo suroccidental de Toungoo. Los chinos lanzaron contraataques que fueron rechazados, pero con muchas pérdidas por parte de los japoneses. Al anochecer los japoneses dominaban toda la parte de la ciudad que quedaba al oeste de la línea ferroviaria que la atravesaba.

La aviación alemana hundió un petrolero soviético (Sovietskaya Neft) en el mar Negro.

Un total de 1.840 judíos no aptos para el trabajo que ocupaban el campo de concentración de Jungfernhof, en Letonia fueron "trasladados" a la imaginaria Dünamünde igual que había sucedido con los del gueto de Riga unas semanas antes. Las víctimas fueron llevadas a un bosque, en el que se había excavado una fosa, un primer grupo era obligado a tenderse en ella boca abajo, cada uno recibía una única bala en la nuca, luego el siguiente grupo era obligado a tenderse encima de los cadáveres del grupo anterior, y así sucesivamente. Si alguno, por accidente, no recibía el tiro justo en la nuca y quedaba inconsciente, terminaba enterrado vivo.

Fuerzas alemanas y eslovacas iniciaron la Operación Bamberg, destinada a eliminar bandas de partisanos en la región más oriental de Bielorrusia, y de paso a incautar grano y víveres. La primera fase consistió en rodear la zona que debía ser "pacificada", para luego estrechar el cerco.

Los judíos de Berlín recibieron la orden de identificar claramente sus casas.

La Luftwaffe atacó Malta y hundió un submarino británico, un destructor (HMS Legion), un carguero (Pampas) y otro carguero noruego (Talabot). Submarinos alemanes hundieron otro destructor británico (HMS Jaguar) y un petrolero (RFA Slavol) cerca de la costa libia.

En el Atlántico hundieron también un petrolero estadounidense (Dixie Arrow) ante la costa de Carolina del Norte.

El 27 de marzo la aviación japonesa atacó las posiciones de los chinos en Toungoo con bombas y gases lacrimógenos. No obstante, los chinos mantuvieron sus posiciones.

La ocupación de las islas Andaman había transcurrido sin incidentes hasta el momento, pero el día anterior un joven había disparado una escopeta de aire comprimido contra unos soldados japoneses que habían entrado en su casa persiguiendo unos pollos. No hirió a nadie, pero los japoneses lo persiguieron y tuvo que huir. Finalmente lo encontraron, le retorcieron los brazos hasta rompérselos, y luego lo mataron de un tiro.

El gobierno australiano decretó el estado de emergencia en la parte norte del continente.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Nissho Maru) cerca de la costa de Corea.

El día anterior tropas finlandesas habían iniciado un avance sobre el mar helado del golfo de Finlandia desde las islas Haapasaaret hasta las isla de Gogland. Se desplazaron en camiones hasta unos 5 km de Gogland, y a partir de ahí continuaron el avance esquiando. A las 4:00 empezaron a bombardear las posiciones soviéticas en la isla. La guarnición soviética constaba de unos 500 hombres sin artillería. Al final del día controlaban toda la isla salvo unos pocos puntos en los extremos septentrional y meridional.

Parte de las tropas alemanas cercadas por los soviéticos el Liubán logró romper el cerco, a costa de muchas bajas. Sin embargo, otra parte permaneció encerrada.

El primer convoy compuesto por 1.112 judíos fue enviado a un campo de concentración en Drancy, de donde a su vez más tarde serían enviados a Auschwitz. Al final de la guerra sólo 19 estaban con vida.

Barcos de guerra británicos hundieron un submarino alemán en el Atlántico mediante cargas de profundidad.

El Atik era lo que se llamaba un buque señuelo estadounidense, es decir, un barco mercante al que se había dotado de artillería oculta, pensado para atraer submarinos para atacarlos por sorpresa. Ese día atrajo a un submarino alemán no lejos de la costa de Carolina del Norte, pero éste logró reaccionar y alejarse de su radio de alcance, para después regresar y torpedearlo. Alcanzado, empezó a hundirse y, mientras la tripulación trataba de evacuar el barco, se produjo una explosión que mató a los 141 tripulantes. Otros submarinos hundieron un carguero panameño (Equipoise) y un petrolero británico (RFA Svenør) ante las costas estadounidenses.

Tras haber recibido refuerzos, el 28 de marzo los japoneses atacaron de nuevo las posiciones chinas en Toungoo apoyados por aviones que lanzaban bombas y gases lacrimógenos y que produjeron numerosas bajas en las líneas enemigas. El ala derecha del ataque logró destruir muchas fortificaciones, pero los chinos no retrocedieron.

Con la rendición de unos 2.000 soldados neerlandeses en el norte de Sumatra la isla quedaba ya completamente en manos de los japoneses.

Los estadounidenses seguían resistiendo en Bataán, pero los japoneses iniciaron una nueva oleada de ataques con aviones y artillería, sobre unos soldados debilitados por mala alimentación, enfermedades y agotamiento.

En los territorios ocupados por los japoneses existían diversas organizaciones nacionalistas indias, muchas de las cuales habían entablado buenas relaciones con la nueva administración japonesa. Un nacionalista indio llamado Rash Bejari Bose, que llevaba ya muchos años viviendo en Japón, convocó en Tokio a representantes de estas organizaciones con el fin de organizar un movimiento encaminado a lograr la idependencia de la India con la ayuda de los japoneses. Así se formó la Liga para la Independencia de la India, que en realidad era una antigua organización de exiliados indios que se había formado hacía unas dos décadas, pero que nunca había tenido ninguna relevancia. Ahora seguiría sin tenerla, pues no se llegó a ningún acuerdo relevante, ya que muchos líderes indios tenían sus reservas sobre Japón y desconfiaban de sus propuestas.

La aviación alemana atacó al convoy PQ 13, que navegaba por el mar de Barents, y hundió un carguero británico (Empire Ranger) y otro panameño (Raceland).

El puerto de St Nazaire, en la desembocadura del Loira era el único en la costa atlántica francesa que contaba con un dique seco lo suficientemente grande como para reparar los grandes barcos de guerra alemanes. Si éste era destruido, Alemania no se atrevería a emplear su flota en el Atlántico, pues en caso de que un barco resultara dañado, tendría que cruzar el canal de La Mancha para ser reparado. A las 23:30 del día anterior, la RAF había iniciado un bombardeo sobre St Nazaire, pero su comportamiento era extraño. No lanzaban más de una bomba cada vez, como si quisieran prolongarlo todo lo posible. Las autoridades alemanas ordenaron extremar la vigilancia, por si se producía un lanzamiento de paracaidistas. A la 1:00 se ordenó que las defensas antiaéreas dejaran de disparar y que se apagaran todos los focos, porque todo indicaba que los aviones estaban tratando de provocar justo lo contrario. A la 1:22 los focos iluminaron una flota desconocida que había entrado en el estuario del Loira y se le solicitó que se identificara a través de señales luminosas. La flota respondió con un código alemán pertinente y, cuando recibió algunos disparos de una batería costera, emitió un mensaje de "barco bajo fuego amigo". A la 1:28, cuando el convoy se encontraba a 1.6 km del dique seco, arrió la bandera alemana e izó la británica. Se trataba del HMS Campbeltown, un viejo destructor escoltado por otros cuatro destructores más modernos y 18 lanchas motoras. Los destructores de escolta empezaron a disparar contra las baterías costeras, las cuales provocaron muchas bajas en la tripulación. A la 1:34 el Campbeltown embistió contra el dique seco quedando incrustado en él. Entonces descendieron varios comandos británicos, compuestos por dos equipos de asalto, cinco de demolición y un grupo armado con morteros. A partir de ahí las cosas no fueron según lo planeado. Los cuatro destructores de escolta abandonaron el puerto, la mayoría de las lanchas fueron destruidas y unos 100 comandos no pudieron reembarcar. Cinco de ellos lograron huir hasta España, mientras que los demás murieron o fueron capturados (sin contar los que ya habían muerto durante el ataque).

A las 10:00 un alemán interrogaba al lugarteniente Stephen Halden Beattie, el capitán del Campbeltown, y le aseguraba que no les llevaría mucho tiempo reparar el daño causado por el barco. Justo en ese momento el Campbeltown explotó y destruyó completamente el dique seco. Entonces Beattie sonrió y dijo: No somos tan tontos como usted cree. En efecto, el barco estaba atiborrado de explosivos que debían haber detonado a las 4:30, por lo que ya se daba la misión por fracasada, pero, por algún motivo, el temporizador no había dejado de funcionar, sino que simplemente se había retrasado. La explosión mató también a algunos de los prisioneros británicos. El balance total fue de 169 muertos más 215 prisioneros, sin contar los pilotos muertos durante el ataque aéreo. Sólo 228 hombres regresaron a Gran Bretaña. Los alemanes perdieron 360 hombres, además de dos petroleros que fueron destruidos por la explosión y, por supuesto, el dique seco de St Nazaire, que no volvió a estar operativo mientras duró la guerra.

Hitler montó el cólera cuando fue informado de que una flota británica había podido entrar en en Loira sin haber sido descubierta a tiempo. Su primera reacción fue destituir al general Carl Hilpert, la máxima autoridad del ejército occidental. Pero no fue su único disgusto del día. Esa noche la RAF atacó Lübeck y destruyó el 30% de la ciudad, incluyendo el 80% de su centro histórico. Unas 25.000 personas se quedaron sin hogar. Goebbels estimó que si se repetían más ataques como ése, el efecto desmoralizador sobre la población civil podría ser catastrófico. Stalin felicitó a Churchill por el éxito de la operación y expresó su esperanza en que futuros ataques similares acabaran por minar la moral de la población alemana.

Una organización nazi, el Bienestar social nacionalsocialista, abrió tiendas de comestibles y distribuyó 1.8 millones de naranjas, 10 toneladas de manzanas, 40.000 rebanadas de pan, 16.000 huevos, 5.000 libras de mantequilla, 3.500 latas de comida, 2.800 cajas de arenque aumado y 50 barriles de arenque Bismark. Sin embargo, los miembros de la organización se apropiaron de otros productos como champán, chocolate, ropa, calzado, etc. Unos meses más tarde serían arrestados, tres de ellos fueron condenados a muerte y otros once encarcelados.

El responsable de los bombardeos en Alemania era el comandante Sir Arthur Trevers Harris, al que la prensa no tardó en llamar Bombardero Harris, aunque en la RAF eran más explícitos y lo llamaban Carnicero Harris. Por esas fechas declaró:

Los nazis entraron en esta guerra bajo la ilusión más bien infantil de que iban a bombardear a todos los demás y nadie los iba a bombardear a ellos. En Rotterdam, Londres, Varsovia y en medio centenar de otros lugares pusieron en práctica su ingenua teoría. Sembraron el viento, y ahora van a cosechar el torbellino.

La frase final resultaba aún más intimidatoria para quien reconociera la alusión a Oseas 8:7: Porque sembraron viento, y torbellino segarán; no tendrán mies, ni su espiga hará harina; y si la hiciera, extraños la comerán.

El poeta español Miguel Hernández murió en prisión a los 31 años de edad. Las malas condiciones de su cautiverio le habían ocasionado una bronquitis que fue seguida de tifus y finalmente de tuberculosis.

El 29 de marzo los japoneses atacaron Toungoo con todos sus recursos. Hacia mediodía pudieron avanzar en la parte noroccidental de la ciudad, lo que puso en peligro la ruta de escape de los chinos. Por la tarde los chinos recibieron órdenes de retirarse. Mantuvieron sus posiciones hasta el anochecer, y entonces iniciaron la retirada de modo que cada batallón dejó una retaguardia para lanzar ataques nocturnos que ocultaran a los japoneses su movimiento.

En la parte central de la isla de Luzón existían varias organizaciones campesinas que habían iniciado una resistencia contra la ocupación japonesa. Ahora sus líderes se reunían para formar una organización unificada que llamaron Hukbalahab (abreviatura de Hukbong Bayan Laban sa Hapon, Ejército nacional contra Japón). Popularmente sus militantes fueron conocidos como Huks. Al frente de la organización se situó Vicente Gregorio Lava, a la sazón secretario general del Partido Comunista Filipino debido a que los japoneses habían arrestado a todos los dirigentes anteriores.  El brazo armado estaba encabezado por Luis Taruc.

Para entonces los finlandeses ya habían acabado con toda resistencia soviética en la isla de Gogland. Algunos soldados soviéticos habían huido por el mar helado, y fueron perseguidos y ametrallados por la aviación finlandesa.

Ese día era Domingo de Ramos, y causó revuelo el sermón que pronunció en Lübeck el pastor luterano Karl Friedrich Stellbrink, quien interpretó el bombardeo del día anterior como "la voz de Dios". Unos días más tarde fue arrestado, y a su arresto siguieron los de tres sacerdotes católicos y 18 laicos, también católicos en su mayor parte.

Un submarino británico hundió un barco italiano de transporte de tropas (Galilea) en el Mediterráneo. Murieron 768 hombres.

Un destructor alemán hundió un carguero panameño (Bateau) del convoy PQ 13, pero la escolta logró a su vez hundir al destructor. Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Hertford) cerca de Nueva Escocia y un vapor estadounidense (City of New York) cerca de Carolina del Norte. Un submarino italiano hundió otro carguero británico (Tredinnick) ante la costa brasileña.

El 30 de marzo los japoneses se apoderaron de Toungoo. Ahora tenían el camino abierto para flanquear la línea defensiva aliada en Birmania. Esa noche empezaron a atacar Prome.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Choyo Maru) cerca de Borneo.

Una vez aseguraga Gogland, los finlandeses enviaron una expedición a la cercana isla de Bolshoi Tyuters, pero allí encontraron una guarnición soviética que los obligó a retirarse.

Submarinos alemanes atacaron de nuevo al convoy PQ 13 y hundieron un carguero estadounidense (Effingham) y otro británico (Induna). Uno de los submarinos se hundió tras haber impactado contra una mina.

En St Nazaire estallaron dos torpedos que habían quedado sin detonar en el ataque de dos días atrás. Creyendo que se producía un nuevo ataque, entre los alemanes saltó la alarma. Unos trabajadores portuarios que salieron huyendo de la explosión fueron confundidos con soldados británicos por el color de su uniforme y los guardias alemanes dispararon contra ellos, matando a algunos.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Muncaster Castle) en el Atlántico. El crucero Thor hundió otro (Well Park).

El 31 de marzo los japoneses desembarcaron en la isla de Navidad. Los soldados indios amotinados izaron una bandera blanca y entregaron la isla sin ofrecer resistencia. Un submarino estadounidense lanzó varios torpedos contra la flota japonesa, pero ninguno dio en el blanco.

Una flota japonesa formada por 6 portaaviones, 4 acorazados, 7 cruceros, 19 destructores y 5 submarinos entró en el océano Índico con la misión de destruir la flota británica y atacar los barcos mercantes aliados. Además de dificultar el abastecimiento de Birmania, los japoneses pretendían que los británicos desviaran parte de sus efectivos a la India ante el temor de una invasión. La flota había salido unos días antes de la isla de Célebes, y los británicos estaban al tanto porque habían descrifrado mensajes japoneses, así que reunieron sus barcos para salir a su encuentro. En total, contaban con 3 portaaviones, 5 acorazados, 7 cruceros, 15 destructores, 7 submarinos, más una treintena de barcos menores, bajo el mando del almirante James Somerville. Los informes apuntaban a que la flota japonesa iba a atacar Ceilán, así que Somerville llevó hasta allí su flota.

Todos los habitantes de etnia japonesa que residían en la costa occidental de los Estados Unidos recibieron orden de prepararse para ser reubicados en breve. En principio se había pensado en situarlos en zonas del interior, pero los habitantes de los lugares propuestos protestaron y al final se optó por organizar campos de concentración. El primero que se creó estuvo situado en Manzanar, en el interior de California, y fue denominado "centro de recepción".

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Bosforo) ante la costa italiana. Un submarino alemán hundió un petrolero británico (San Gerardo) en el Atlántico. Un submarino italiano hundió un petrolero estadounidense (T.C. McCobb).

Tras diez semanas de vagar por la selva de Borneo, el 1 de abril las tropas británicas se rindieron a los japoneses.

Un submarino británico hundió dos cargueros japoneses (Shunsei Maru y Yae Maru) cerca de Malasia.

El submarino estadounidense que había tratado de atacar la flota japonesa en la isla de Navidad volvió a intentarlo, y esta vez dañó un crucero, que tuvo que regresar a Japón. El resto de la flota persiguió al submarino con cargas de profundidad durante nueve horas, pero logró escapar.

Los finlandeses enviaron más tropas a Bolshoy Tyuters, pero la guarnición soviética había abandonado la isla.

Una vez completado un cerco en Bielorrusia, el ejército alemán prosiguió la operación Bamberg estrechándolo paulatinamente acabando con cualquier sospechoso de comunista.

Los alemanes crearon un nuevo gueto en Bielorrusia, esta vez en la ciudad de Łachwa. Constaba de 45 casas en dos calles, en las cuales fueron confinadas unas 2.350 personas.

Un barco de guerra alemán hundió un carguero noruego (Buccaneer) que trataba de huir de Suecia.

Un submarino soviético hundió un carguero alemán (Michael) cerca de Noruega. Otro petrolero noruego (Storsten) fue hundido por la aviación alemana al norte de Dinamarca.

Un destructor británico hundió un crucero italiano (Giovanni delle Bande Nere) cerca de la isla de Estrómboli, en el Egeo.

La aviación italiana hundió dos submarinos británicos en Malta.

Un submarino alemán torpedeó un petrolero estadounidense (Tiger) cerca de la costa de Virginia. Se intentó remolcarlo, pero terminó hundiéndose. Otros hundieron dos cargueros británicos (Loch Don y Rio Blanco) en el Atlántico. El crucero Thor hundió otro más (Willesden).

El 2 de abril los británicos se retiraban de Prome, en Birmania.

En vista de que la flota japonesa no atacaba Ceilán, el almirante Somerville mandó el grueso de su flota al atolón de Addu (al suroeste de la India) para recoger suministros.

Un submarino japonés hundió un carguero británico (Clan Ross) cerca de la India.

Los soviéticos regresaron a Bolshoy Tyuters, y los finlandeses no pudieron evitar que tomaran posiciones en la isla. Sin embargo, con ayuda alemana, lograron expulsarlos. La Luftwaffe hundió un petrolero soviético en el mar Negro.

Un submarino alemán hundió un pequeño barco de vapor cerca de la costa de Virginia. Cuando llegaron otros barcos al lugar se encontraron indicios de que el submarino había ametrallado también los botes salvavidas en el que la tripulación había abandonado el barco.

Las elecciones presidenciales en Chile dieron la victoria a Juan Antonio Ríos, del Partido Radical, que se había presentado al frente de una coalición de partidos de izquierda.

En Bataán resistían todavía unos 24.000 soldados filipinos y estadounidenses, pero muy afectados por el hambre y las enfermedades. El 3 de abril los japoneses lanzaron un ataque masivo sobre todo el frente, con 100 aviones y 300 piezas de artillería que bombardearon sin cesar desde las 9:00 hasta las 15:00.

La ciudad birmana de Mandalay fue bombardeada con bombas incendiarias, que fueron especialmente devastadoras en una ciudad con muchas casas de madera. Se estima que murieron unos 2.000 civiles.

Sin noticias de la flota japonesa, el almirante Somerville envió un portaaviones a continuar con unas tareas de reparación que habían sido interrumpidas cuando saltó la alarma del inminente ataque japonés. También envió un destructor a escoltar un convoy y otro a proteger el puerto de Colombo, en Ceilán.

Un submarino japonés hundió un carguero británico (Glenshiel) en el océano Índico.

La Luftwaffe bombardeó la ciudad soviética de Murmansk y hundió dos cargueros británicos (Empire Starlight y New Westminster City) y dañó otro polaco (Tobruk).

Una vez cubierta toda el área prevista en la operación Bamberg, las tropas alemanas volvieron sobre sus pasos continuando los ataques indiscriminados contra la población. En total murieron más de 4.000 personas, de las cuales algunas serían partisanos comunistas.

Un submarino alemán se hundió en el mar del Norte tras haber impactado contra una mina.

Un carguero estadounidense (Otho) fue hundido por un submarino alemán ante las costas de Virginia. Murieron 31 de sus 53 tripulantes. Otro (West Irmo) resultó hundido  ante la costa atlántica africana. El crucero Thor hundió un carguero noruego (Aust).

Sabu Dastagir interpretó a Mowgli en El libro de la selva.

El 4 de abril la Luftwaffe bombardeó la flota soviética en Kronstadt con 182 aviones. La base estaba bien defendida, por lo que ningún barco resultó hundido, si bien trece resultaron dañados.

Al anochecer un avión patrulla canadiense divisó la flota japonesa a 589 km al sur de Ceilán. Fue derribado por uno de los aviones de la flota, pero antes había tenido tiempo de transmitir la información. La flota británica acababa de llegar a Addu, a mil km de distancia. No podía llegar a Ceilán antes de que fuera atacada. Los pocos barcos que estaban en Ceilán fueron avisados para que huyeran antes de que llegara la flota japonesa, y se dirigieron a Addu. Mientras tanto la flota japonesa hundía 23 barcos mercantes y otros cinco fueron hundidos por los submarinos.

En un bombardeo a Malta por parte de la Luftwaffe resultaron hundidos un petrolero británico (RFA Plumleaf) y un submarino griego (Gravkos).

Submarino alemanes hundieron un petrolero estadounidense (Comol Rico) cerca de Puerto Rico y un carguero neerlandés (Alphacca) al sur de Liberia.

El 5 de abril 315 aviones despegaron de los portaaviones japoneses y atacaron Colombo, en Ceilán. 48 aviones británicos salieron a su encuentro. El ataque japonés hundió un viejo destructor y un crucero auxiliar, y dañó otros barcos, así como las instalaciones aéreas y portuarias. La artillería antiaérea derribó 18 aviones, mientras que la RAF perdió 27 aparatos. Mientras tanto Somerville llevaba su flota a toda máquina hacia la flota japonesa. Por la tarde, un hidroavión japonés descubrió dos de los cruceros que habían huido de Colombo y que pretendían reunirse con el grueso de la flota británica. Inmediatamente 88 aviones japoneses despegaron para enfrentarse a ellos y no tardaron en hundir ambos barcos, con doce minutos de diferencia. Por la noche Somerville envió aviones para tratar de localizar la flota japonesa con el fin de organizar un ataque al amanecer del día siguiente, pero no la encontraron.

En Bataán los japoneses tomaron Mount Samat, una importante fortaleza de la línea defensiva aliada.

Un submarino japonés hundió un carguero estadounidense (Washingtonian) en el océano Índico.

Los británicos habían planeado desembarcar unos 3.000 soldados en estuario del río Adur, en el suroeste de Francia, que estaban siendo transportados en barcos camuflados como mercantes españoles, pero cuando iba a producirse el desembarco, el tiempo era malo y los barcos se encontraron con un banco de arena inesperado, así que finalmente la que se llamó operación Myrmidon fue abortada.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Ninetto G) cerca de Sicilia.

Un destructor (HMS Gallant) y un dragaminas británicos quedaron fuera de servicio tras un bombardeo italiano en Malta.

Submarinos alemanes hundieron dos petroleros estadounidenses (Byron D. Benson y Catahoula).

El 6 de abril la flota japonesa en el océano Índico hundió nueve barcos mercantes británicos (Autolycus, Gandara, Ganges, Indora, Malda, Shinkiang, Shinkuang, Silksworth y Taksang), tres estadounidenses (Bienville, Exmoor y Selma City), tres neerlandeses (Banjoewangi, Batavia y Van Der Capellen) y dos cargueros y un petrolero noruegos (Dagfed, Hermod y Elsa).

En un bombardeo a Leningrado, la Luftwaffe dañó dos cruceros soviéticos (Maksim Gorki y Oktyabrskaya Revolutsiya).

Un destructor británico encalló en la costa de Túnez. Su tripulación fue capturada por las autoridades, leales a la Francia de Vichy.

Submarinos alemanes hundieron dos petroleros noruegos (Koll y Kollskegg) en el Atlántico.

El 7 de abril un submarino alemán dañó un barco hospital británico (HMHS Somersetshire) en el Mediterráneo. Otro hundió un petrolero británico (British Splendour) cerca de la costa de Carolina del Norte.

Spencer Tracy puso voz a un documental de 8 minutos y medio que recordaba la historia militar de los Estados Unidos e instaba a los jóvenes a alistarse en el ejército.

Un submarino japonés hundió un carguero británico (Bahadur) en la costa índica de Arabia.

El 8 de abril los japoneses desembarcaron en Lorengau, en las islas Manus, en el archipiélago Birmark, al noreste de Nueva Guinea.

Los japoneses derrotaron a los estadounidenses en el río Alangan, en las Filipinas. Las líneas defensivas en Bataán se estaban desintegrando y todas las carreteras estaban abarrotadas de refugiados y tropas que huían. El general Edward Postell King, que estaba al mando de las tropas estadounidenses, consideró que era inútil ofrecer más resistencia y envió a los japoneses una propuesta de rendición.

Un submarino japonés hundió un carguero británico (Fultala) en el océano Índico.

Los soviéticos atacaron la isla Bolshoy Tyuters con unos 1.200 hombres, pero los alemanes habían llevado artillería pesada que causó muchas bajas entre los atacantes. Desde ese momento los finlandeses dejaron la isla en manos de los alemanes.

La RAF sometió a Hamburgo a un intenso bombardeo con 272 aviones. Hubo 17 muertos y 119 heridos. Se perdieron 5 aviones.

La resistencia polaca informó por primera vez al gobierno británico del gaseamiento de judíos en Chełmno. Ese año habían llegado al campo de exterminio unos 44.000 judíos provenientes del guego de Łódź, y aún llegarían más en los meses siguientes.

Un submarino alemán dañó dos petroleros estadounidenses (Esso Baton Rouge y Oklahoma) cerca de la costa de Georgia. Otro hundió un carguero yugoslavo (Nemanja) en el Atlántico, y un submarino italiano hundió un tercer petrolero estadounidense (Rugene V.R. Thayer).

El 9 de abril el general King se reunió con el general Kameichiro Nagano y, tras varias horas de negociación, las tropas aliadas en la península de Bataán se rindieron. Mientras tanto, se intentaba trasladar a Corregidor el máximo número posible de soldados, pero sólo unos 300 pudieron ser evacuados. Unos 60.000 soldados filipinos y unos 15.000 estadounidenses se convirtieron en prisioneros de guerra. A éstos había que sumar unos 10.000 muertos y 20.000 heridos.

Los japoneses no tenían previsto capturar a más de 25.000 prisioneros en Bataán, así que carecían de la logística necesaria para hacerse cargo de 75.000. Apenas se materializó la rendición, los japoneses ejecutaron de forma sumaria a 450 oficiales filipinos. Los prisioneros fueron registrados y pronto corrió la voz entre ellos de que si tenían dinero o cualquier objeto japonés debían arrojarlo, porque los japoneses daban por supuesto que se lo habrían robado a soldados japoneses y mataban inmediatamente a cualquiera a quien le encontraran tales pertenencias. Luego los prisioneros fueron obligados a marchar 100 km hasta un campo de prisioneros en lo que se llamó la Marcha de la muerte de Bataán. Durante los tres primeros días no se les suministró ninguna clase de alimento, y sólo podían beber agua de los charcos que encontraban por el camino. Esto provocó la muerte de muchos de ellos. Los golpes y las torturas eran frecuentes. Algunos prisioneros eran obligados a permanecer sentados bajo el sol abrasador, y a cuaquiera que pidiera agua le pegaban un tiro. A menudo los japoneses ponían agua fresca ante la vista de los prisioneros, pero, por supuesto, no se la daban. Los que estaban demasiado débiles para caminar eran ejecutados al momento. Una parte del trayecto se hizo en tren. Los prisioneros fueron hacinados en vagones metálicos que abrasaban cuando les daba el sol, tan apretados que no podían ni sentarse, sin ninguna clase de ventilación. Se calcula que algo más de 500 estadounidenses y más de 10.000 filipinos murieron en el viaje. Por otra parte, más de 10.000 prisioneros lograron fugarse durante el trayecto y formaron guerrillas.

El almirante Somerville volvió a predecir incorrectamente los movimientos japoneses y un ataque a Trincomalee, en Ceilán lo pilló nuevamente por sorpresa. Allí la aviación japonesa hundió un portaaviones británico (HMS Hermes), un destructor australiano (HMSA Vampire) y una corbeta, así como dos petroleros británicos (Athelstane y British Sergeant). Un carguero británico (Sagaing) también resultó gravemente dañado. Además siete aviones fueron derribados, seis británicos y uno australiano. Los japoneses perdieron cinco aviones, uno de ellos en un ataque suicida a los depósitos de petróleo. Unas 700 personas murieron en el ataque.

Un destructor británico (HMS Lance) fue bombardeado en Malta y sufrió daños irreparables. Un submarino británico hundió un carguero italiano (Gala) cerca de Bengasi.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero y dos carguero estadounidenses (Atlas, Esparta y Malchace) y otro noruego (Fanefjeld).

El 10 de abril los japoneses desembarcaron en la isla de Cebú, en las Filipinas. En Birmania lanzaron una campaña para apoderarse de los pozos petrolíferos de Yenangyaung, defendidos por unos 7.000 soldados británicos y unos 1.000 chinos.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Sado Maru) en el océano Pacífico.

En el Atlántico, submarinos alemanes hundieron un petrolero estadounidense (Tamaulipas), un petrolero y un carguero británico (San Delfino y Empire Prairie) y un carguero noruego (Balkis). El crucero Thor hundió otro carguero británico (Kirkpool).

El 11 de abril la aviación alemana hundió un destructor británico (HMS Kingston) en Malta y también un carguero británico (Empire Cowper) del convoy QP 10 en el mar de Barents.

Submarinos alemanes hundieron dos petroleros estadounidenses (Gulfamerica y Harry F. Sinclair. Jr.), un barco de pasajeros británico (Ulysses) y un carguero noruego (Grenanger) en el Atlántico.

Esa noche dos militares británicos entraron en una canoa en el puerto de Boulogne-sur-mer, colocaron una mina en un petrolero alemán y se retiraron sin ser descubiertos.

El 12 de abril los japoneses tomaron Myanaung, en Birmania.

Submarinos alemanes hundieron un carguero y un petrolero estadounidense (Delvalle y Esso Boston) y un petrolero panameño (Ben Brush) cerca de la costa atlántica estadounidense.

Anton Schmid era un sargento austriaco que había sido destinado a Vilnius. Allí había sido testigo de varias matanzas de judíos, y ello lo llevó a ayudar a unos 250 judíos, hombres, mujeres y niños, a escapar del exterminio, ocultándolos y proporcionándoles documentación falsa. Finalmente fue descubierto, arrestado y el 13 de abril ejecutado.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Ryujin Maru) cerca de la costa japonesa.

En Imber, Gran Bretaña, se estaba celebrando un ensayo de una demostración aérea de cara a una próxima visita de Winston Churchill y el general George Marshall. Seis aviones debían disparar contra varios vehículos acorazados y falsos tanques, y cinco de los cuales así lo hicieron, pero el sexto disparó contra un grupo de militares y voluntarios que contemplaba la exhibición, dejando 25 muertos y 71 heridos. El piloto era un sargento británico de 21 años llamado William MaLachlan, que se desorientó debido al mal tiempo y confundió a los espectadores con maniquíes que formaban parte de los blancos previstos en el simulacro.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Harpalion), otro soviético (Kiev) y otro panameño panameño (El Occidente) del convoy QP 10 en el mar de Barents.

Un submarino británico hundió un carguero alemán (Atlas) ante la costa de Bengasi.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Leslie), otro sueco (Korsholm) y un carguero y un petrolero británico (Empire Progress y Empire Amethyst) en el Atlántico.

El 14 de abril el juicio de Riom fue suspendido, teóricamente "a la espera de obtener nueva información". El problema real era que la defensa estaba defendiendo a los procesados "demasiado bien" y ello desacreditaba al régimen de Vichy. Ese día terminó en París el juicio a 28 miembros de la resistencia francesa. De ellos, 25 fueron condenados a muerte, otro a cinco años de prisión, el más joven (André Kirschen, de quince años) a diez años de prisión y otro, Conrado Miret-Must, había muerto durante los "interrogatorios" y había sido arrojado a una fosa común. Entre los condenados a muerte estaban Marcel Bourdarias y Spartaco Guisco.

El juicio de Riom fue una de las causas por las que todavía no se había celebrado el juicio contra Herschel Grynszpan, el joven judío que había asesinado an Ernst vom Rath en París hacía ya cuatro años, lo que fue el detonante de la noche de los cristales rotos. Goebbels no había querido dos juicios propagandísticos al mismo tiempo y, tal y como había acabado el de Riom, no era el mejor momento para empezar otro. Además, Grynszpan afirmó haber mantenido una relación homosexual con vom Rath, y que el asesinato fue debido a motivos pasionales. Esto enfureció a Goebbels, que sabía que era falso (de hecho, sabía que Grynszpan había confesado que era falso a algunos compañeros  de celda), pero igualmente era una muy buena estrategia de defensa, entre otras cosas porque se sospechaba que vom Rath sí que era homosexual y, al parecer, Rrynszpan sabía algo de ello. Por su parte, el ministro de justicia alemán reaccionó añadiendo la homosexualidad a la lista de acusaciones contra Grynszpan, lo cual acabó de exasperar a Goebbels, pues era justo lo que no querían destacar en el juicio. Cuando Hitler fue informado de la situación, también fue partidario de retrasar cualquier actuación al respecto.

La Luftwaffe hundió un carguero británico (Lancaster Castle) en Murmansk.

Dos submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Empire Thrust) y otro estadounidense (Margaret) ante la costa atlántica estadounidense. Sin embargo, un destructor estadounidense logró hundir por primera vez un tercer submarino en la misma zona. Otro submarino alemán fue hundido por cargas de profundidad en el océano Atlántico por barcos de guerra británicos. Otro submarino alemán hundió un carguero griego (Korthion) al sur de las Barbados. Los alemanes se convencieron de que los británicos estaban enviando barcos antisubmarinos potentemente armados bajo la apariencia de convoys escasamente protegidos para atraer submarinos, por lo que dieron órdenes de no atacar convoyes aliados en la zona del golfo de Vizcaya. Por otra parte, barcos italianos hundieron un submarino británico (HMS Upholder) en el Mediterráneo.

Malta estaba cada vez más a merced de los ataques del Eje, lo que dificultaba el abastecimiento de las tropas en el norte de África. Churchill estaba presionando al general Auchinleck para que tomara la iniciativa en esta zona antes de que las fuerzas del Eje, mejor abastecidas, pudieran aprovechar esta ventaja.

Incapaces de retenerlos por más tiempo, el 15 de abril los británicos destruyeron los pozos petrolíferos de Yenangyaung, en Birmania. Los japoneses tomaron Thawatti.

El rey Jorge VI de Gran Bretaña condecoró a la isla de Malta por su "heroísmo y devoción".

El 16 de abril unos 7.000 soldados británicos, 500 prisioneros y algunos civiles fueron acorralados por los japoneses en Yenangyaung, que habían dividido en dos las fuerzas aliadas. Los británicos pidieron ayuda a las tropas chinas, que se encontraban cerca. El general al mando, Sun Li-jen, solicitó permiso para ello, pero el general Lo Cho-ying, que dirigía la expedición china en Birmania, no se lo concedió.

Los japoneses invadieron la isla filipina de Panay.

La Luftwaffe hundió un transporte soviético (Svanetiya) en el mar Negro y 535 personas perdieron la vida.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Empire Howard) en el mar de Barents.

Un submarino alemán hundió un petrolero británico (Caspia) ante la costa del Líbano, mientras otro británico hundía un carguero italiano (Delia) ante la costa italiana.

Submarinos alemanes hundieron Un petrolero neerlandés (Amsterdam), un carguero panameño (Desert Light) y otro estadounidense (Robin Hood) en el Atlántico.

El 17 de abril el general Sun logró permiso para enviar parte de sus tropas al rescate de los británicos acorralados en Yenangyaung, con el apoyo de una brigada acorazada británica.

El general francés Henri Giraud había sido capturado por los alemanes dos años atrás, y estaba encarcelado en la prisión de máxima seguridad de Könignstein. Desde la cárcel había mostrado sus simpatías por el régimen de Vichy, que le había concedido incluso la Legión de Honor. En los dos años que llevaba de cautiverio había aprendido alemán, había memorizado un mapa detallado de los alrededores y había recolectado trozos de alambre que le enviaban disimulados en paquetes postales. Finalmente rompió los barrotes de su celda y se descolgó por un promontorio rocoso de casi 40 metros de altura. Se afeitó y acudió al encuentro de un espía británico que le proporcionó documentación falsa y dinero. En su fuga habían colaborado otros presos y también militares que seguían en activo en Francia y sirvieron de enlace con los británicos que lo ayudaron a moverse por Alemania.

De los 25 condenados a muerte en París tres días antes, finalmente 23 fueron ejecutados, mientras que a las dos mujeres del grupo, Marie-Thérèse Levebvre y Simone Schloss, se les conmutó la pena por la de cadena perpetua.

La RAF bombardeó Hamburgo con 173 aviones, que provocaron 75 incendios. Hubo 23 muertos y 66 heridos. Se perdieron 8 aviones.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Alcoa Guide), un petrolero panameño (Heinrich von Riedermann) y otro argentino (Victoria) en el Atlántico.

Dos semanas antes había zarpado de California una flota estadounidense con la misión de lanzar un bombardeo sobre Tokio. Los aviones despegarían a 900 km de la costa japonesa, la flota se retiraría y luego aterrizaría en China (la Unión Soviética se había negado a participar en la operación porque no estaba en guerra contra Japón y no estaba en condiciones de abrir un segundo frente ante la invasión alemana por el oeste).

La travesía se hizo en malas condiciones meteorológicas, niebla y lluvia. La mañana del 18 de abril los radares detectaron dos pequeños barcos a 1250 km de la costa japonesa. Aprovechando que el día era nublado, la flota logró pasar entre ellas sin ser vista. A las 7:30 los radares detectaron otro barco patrulla, un pesquero armado que no tardó en avistar la presencia enemiga. Cinco bombarderos despegaron para hundirlo y además fue atacado por la artillería de la flota hasta que fue hundido a las 8:20. No obstante, había tenido tiempo de alertar por radio de la posición de la flota estadounidense. Una flota japonesa recibió órdenes de dirigirse al lugar. Las órdenes de los estadounidenses era abortar la misión si la flota era descubierta antes de llegar al punto en que tenían que despegar los aviones, y estaban a 200 km del lugar. Había un margen de maniobra, pero si los aviones despegaban, tenían que hacerlo ya. Finalmente se optó por el despegue, que se hizo precipitadamente. Un operario de pista perdió un brazo al acercarse demasiado a una hélice. Despegaron 16 aviones adaptados especialmente para la misión, con el teniente coronel James Harold Doolittle al mando. Volaban a ras del agua para evitar ser descubiertos. La flota dio media vuelta y llegó a Pearl Harbor a máxima velocidad.

Cuarenta minutos después del despegue, un avión japonés detectó a la formación estadounidense e informó por radio, pero los servicios de inteligencia japoneses no dieron crédito a la información (pensaron que era imposible que la flota estadounidense hubiera abandonado a sus aviones). Cuando llegaron a la costa se elevaron hasta unos 500 metros y bombardearon 10 objetivos militares en Tokio, dos en Yokohama y otros cuatro en Yokosuka, Nagoya, Kobe y Osaka, respectivamente. Aunque recibieron fuego antiaéreo ligero, ningún avión fue derribado. Los daños causados por las bombas fueron modestos: 50 muertos, 250 heridos y 90 edificios destruidos. No obstante, tuvo cierto valor desde un punto de vista psicológico, pues levantó la moral de los estadounidenses, que hasta el momento sólo habían recibido noticias de derrotas.

Terminado el bombardeo, los aviones se dirigieron hacia China, excepto uno, que tenía tan poco combustible que tuvo que dirigirse a la Unión Soviética. Como ésta no estaba en guerra con Japón, lo que procedía era el arresto de sus tripulantes, y así se hizo para evitar que Japón pudiera tener una excusa para declarar la guerra a la Unión Soviética. No obstante, fueron bien tratados y en un momento dado lograron escapar.

Los otros quince aviones no tenían combustible suficiente para llegar a sus destinos previstos en China y se vieron obligados a llevar a cabo aterrizajes forzosos en la costa o bien a lanzar a sus tripulantes en paracaídas. Un avión cayó al mar, dos de sus tripulantes se ahogaron y otros tres llegaron a la costa, donde fueron apresados por los japoneses. El teniente coronel Doolitle aterrizó en un campo de arroz chino custodiado por japoneses, pero él y sus hombres fueron rescatados por guerrilleros chinos.

Unos 800 soldados italianos acorralaron a 54 partisanos eslovenos en la meseta de Nanos. De entre ellos, 10 murieron, 11 fueron capturados y el resto logró atravesar las líneas italianas y escapó.

Por presión alemana Pétain sustituyó a François Darlan por Pierre Laval, para quien creó el cargo de jefe de gobierno. Darlan conservó el ministerio de Defensa y siguió siendo el designado como futuro sucesor de Pétain.

Un submarino británico hundió un carguero alemán (Bellona) cerca de la costa libia.

El gobierno canadiense había organizado un campo de prisioneros en Angler, ocupado principalmente por prisioneros de guerra alemanes, que habían pasado varios meses construyendo un túnel para escapar. Aunque las lluvias lo habían inundado parcialmente, llegado el día previsto para la evasión 80 prisioneros estaban dispuestos a intentarlo, pero sólo 28 lograron salir antes de que la fuga fuera descubierta. Cinco de ellos fueron descubiertos durmiendo en unas obras cercanas y fueron asesinados mientras dormían. Los demás fueron capturados en los días siguientes y devueltos al campo.

El 19 de abril el ejército chino logró entrar en contacto con las tropas británicas que habían sido acorraladas en Yenangyaung, rompiendo definitivamente el cerco japonés.

Un submarino alemán disparó contra unos depósitos de combustible en la isla caribeña de Curaçao, pero ninguno de los disparos dio en el blanco y, tras un disparo de la artillería costera neerlandesa (que tampoco acertó), el submarino se retiró.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Assunta De Gregori) ante la costa de Túnez.

Un crucero alemán (Michel) hundió un petrolero británico (Patella) en el Atlántico Sur.

El 20 de abril los chinos atacaron a los japoneses en Yenangyaung y causaron numerosas bajas en las filas enemigas, pero las fuerzas aliadas eran demasiado débiles para retener los campos petrolíferos y tuvieron que retirarse hacia el norte.

Alemania e Italia iniciaron una operación conjunta contra los partisanos comunistas en Bosnia con la colaboración de la ustacha croata. La situación fue bastante confusa, porque la ustacha atacó a los chetniks, los alemanes los sobrepasaron para atacar a los partisanos, los cuales a su vez evitaron a los alemanes para atacar a los chetniks por la retaguardia mientras se enfrentaban a la ustacha. Unidades chetnik actuaron también como tropas auxiliares bajo mando italiano.

Los judíos del gueto polaco de Zdzięcioł habían organizado una red clandestina formada por unos 60 miembros que mantenía contactos con judíos de los pueblos vecinos e incluso con un grupo de soldados inflitrados del Ejército Rojo que estaba organizando una fuerza de partisanos en la zona. Sin embargo, los alemanes descubrieron la existencia de la red y siete de sus miembros no tuvieron más opción que tratar de escapar del gueto. El cabecilla, Alter Dvoretsky, no tardó en ser localizado y asesinado, pero otros lograron esconderse en un bosque. Allí lograron ponerse en contacto con otros judíos para formar una guerrilla.

Un submarino británico hundió un carguero alemán (Hödur) cerca de la costa de Noruega.

Un portaaviones estadounidense escoltado por tres cruceros y seis destructores, transportó 48 aviones británicos a Malta, pero la Luftwaffe estaba al tanto y apenas unos minutos después de que aterrizaran inició un bombardeo que destruyó en tierra muchos de los nuevos aviones, y los que se salvaron cayeron al día siguiente en un nuevo bombardeo. Churchill destituyó al general británico que estaba a cargo de Malta y lo sustituyó por Lord Gort.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Steel Maker), dos británicos (Empire Dryden y Harpagon), otro canadiense (Vineland) y otro sueco (Agra) en el Atlántico.

El 21 de abril los japoneses tomaron Kyidaunggan, en Birmania.

Los alemanes empezaron a evacuar Demyansk, aprovechando que los soviéticos se estaban preparando para defender Moscú ante la previsión de que los alemanes preparaban una nueva ofensiva en cuanto llegara el verano y con ello descuidaron las operaciones en Demyansk y otros puntos que consideraron secundarios.

Pierre Laval pronunció un discurso en el que afirmó que toda la política del país estaba subordinada a la inserción en la Europa alemana. Convencido de ser el único francés capaz de negociar con Hitler, se centró en tratar de anticiparse a los deseos alemanes sin exigir a cambio ninguna contrapartida y en multiplicar los gestos de buena voluntad, con la seguridad de que en el momento en que pudiera producirse la entrevista decisiva con Hitler sería capaz de obtener de él un trato favorable para Francia.

Dos cargueros estadounidenses (Pipestone County y West Imboden) fueron hundidos por submarinos alemanes no lejos de la costa oriental del país. La misma suerte corrieron un carguero noruego (Bris) y otro panameño (Chenango).

Esa noche un comando formado por 100 soldados británicos realizó una incursión de reconocimiento en Hardelot, en Francia. Encontró escasa oposición y la misión finalizó con un único soldado herido por fuego amigo.

La inteligencia aliada había descifrado numerosos mensajes japoneses que ponían en evidencia un plan para desembarcar en Port Moresby, en Nueva Guinea, ocupando previamente la isla de Tulagi, la capital de las islas Salomón británicas. Por ello el 22 de abril la flota estadounidense salió de Pearl Harbour hacia el mar de Coral para interceptar la operación.

Un submarino soviético hundió un carguero alemán (Blankenese) en el mar de Barents. Un submarino alemán hndió un barco de pasajeos estadounidense (San Jacinto) y un carguero británico (Derryheen) en el Atlántico.

Ese día se estrenó Sabotaje, una película de Alfred Hitchcock que, pese a contar con un reparto de serie-B, tuvo un notable éxito en taquilla.

El 23 de abril un submarino soviético hundió un carguero noruego (Stensaas) en el mar de Barents. Submarinos alemes hundieron un carguero (Kirkland) de un convoy británico en el Mediterráneo y un carguero estadounidense (Lammot Du Pont) cerca de las Bermudas en el Atlántico. Un petrolero estadounidense (Connecticut) fue hundido por una torpedera alemana lanzada desde el crucero Michel.

Esa noche la Luftwaffe bombardeó Exeter, si bien no causó daños graves. No obstante, el 24 de abril un propagandista alemán, el barón Gustav Braun von Stumm, portavoz del ministerio alemán de Asuntos Exteriores, hizo una declaración inquietante: en represalia por el bombardeo de Lübeck, "vamos a bombardear cada edificio en Gran Bretaña marcado con tres estrellas en la Guía Baedeker".  Se refería a una conocida guía turística de la época, y Goebbels se puso furioso al enterarse de estas declaraciones, pues con ellas Alemania reconocía su intención de atacar objetivos de interés histórico y cultural, cuando, según Goebbels, eso sólo lo hacían los británicos. El caso fue que la oleada de ataques aéreos iniciados la noche anterior fue conocida como el Baedeker Blitz. Esa misma noche se produjo un segundo ataque sobre Exeter que fue mucho más grave que el anterior y que causó 80 víctimas. Por su parte, la RAF bombardeó Rostock esa misma noche.

Ese día se estrenó Honrado a la fuerza, una comedia protagonizada por Edward G. Robinson. Unos meses más tarde el actor trató de alistarse en el ejército, pero fue rechazado por su edad (48 años). Durante toda la guerra no dejó de censurar públicamente el fascismo y el nazismo.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Empire Drum) cerca de la costa de Nueva York.

El 25 de abril fuerzas estadounidenses desembarcaron en Nueva Caledonia. La isla de Tulagi había sufrido bombardeos leves en los días anteriores, pero ahora era atacada por ocho aparatos en una campaña que se mantendría durante los días siguientes.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Toba Maru) cerca de las Filipinas.

Radio Berlín anunció que el general Henri Giraud se había fugado de la fortaleza de Königstein, y que se había ofrecido una recompensa de 100.000 marcos por cualquier información que condujera a su captura. Giraud había viajado por Alemania en tren sin haber sido reconocido reconocido y luego cruzó a pie la frontera suiza para evitar los controles fronterizos.

La aviación alemana  hundió un carguero estonio (Vahur) en Leningrado y otro alemán (Leesee) ante la costa noruega.

Esa noche, mientras la RAF volvía a atacar Rostock, la Luftwaffe atacaba Bath.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Modesta) en el Atlántico.

El ministro de Asuntos Exteriores boliviano reveló una nota por la que algunos paraguayos exiliados en Buenos Aires habían tratado de organizar un golpe de Estado contra el gobierno paraguayo hacía cinco años. Esto sirvió de excusa al presidente paraguayo, Higinio Morínigo, para ilegalizar el Partido Liberal.

El 26 de abril los británicos iniciaron la retirada en Birmania ante el avance japonés.

El parlamento alemán acordó su propia disolución. Desde ese momento, Adofl Hitler pasó a detentar todo el poder legislativo, ejecutivo y judicial en el Reich.

La Luftwaffe atacó Bath por segunda noche consecutiva. Las bajas de ambos bombardeos ascendieron a unas 400 personas. La RAF bombardeó Rostock por tercera noche consecutiva.

Un destructor estadounidense se hundió tras haber impactado con una mina cerca de la costa de Florida. Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Alcoa Partner) en el Caribe.

El 27 de abril los japoneses capturaron Lungyu, en China.

En Bosnia los chetnik estaban consiguiendo que varios batallones de partisanos se rebelaran contra sus oficiales y mataran a los comisarios políticos. En los últimos días hasta cuatro batallones habían corrido esa suerte. Ese día tropas alemanas y croatas liberaron sin lucha la ciudad de Rogatica del asedio de los partisanos.

Todos los judíos de los Países Bajos fueron obligados a identificarse con una estrella amarilla.

El general Henri Giraud llegó a Vichy.

En Canadá se celebró un plebiscito sobre el servicio militar obligatorio y ganó el sí con un 65.53% de los votos.

La RAF atacó Rostock por cuarta noche consecutiva, a la vez que bombardeaba Kiel con un millar de aviones.

El 28 de abril los japaneses capturaron Chinian, en China.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Tatsufuku Maru) en el mar del Sur de China.

El primer ministro iraquí, Rashid Ali al-Gailani llegó a un acuerdo secreto con el conde Ciano por el que las potencias aliadas se comprometían a reconocer la independencia de los países árabes y a oponerse al proyecto de hogar nacional judío.

Una encuesta en los Estados Unidos dejó en primer lugar al término Segunda Guerra Mundial como preferido para referirse a la guerra en curso.

Un submarino alemán hundió un petrolero neerlandés (Arundo) cerca de la costa de Filadelfia.

El 29 de abril los japoneses tomaron Lashio, en Birmania, con lo que rompieron las comunicaciones entre Mandalay (la principal ciudad birmana en territorio aliado) y China.

Un submarino soviético hundió un carguero alemán (Curityba) ante la costa noruega.

Hitler se reunió con Mussolini y el conde Ciano en Salzburgo. Italia se comprometió a enviar siete divisiones adicionales al frente oriental. También decidieron organizar una invasión de Malta, así como una ofensiva en el norte de África.

Henri Giraud se entrevistó con Pétain. El primer ministro Pierre Laval mostró su disgusto por la evasión del general, que Hitler se había tomado como una ofensa y ponía en peligro la estrategia política del gobierno francés. Pétain, presionado por Laval, logró que Giraud aceptara con renuencia a entrevistarse con el primer ministro. La entrevista fue agitada. Laval acusó a Giraud de haber entorpecido la liberación de 200.000 prisioneros franceses y lo instó a entregarse a los alemanes. Giraud se mostró dispuesto a hacerlo si Hitler liberaba a todos los prisioneros casados y padres de familia.

Un grupo de actores famosos de Hollywood fue recibido en la Casa Blanca como acto previo al inicio de una gira por 30 ciudades estadounidenses para vender bonos de guerra. Entre los participantes estaban Bing Crosby, Bob Hope, Cary Grant, Groucho Marx, Laurel y Hardy, Charles Boyer, Claudette Colbert, Olivia de Havilland y Spencer Tracy.

El Baedeker Blitz continuó con ataques a Norwich y York.

Aviones italianos hundieron un submarino británico (HMS Urge) ante la costa de Libia.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero estadounidense (Mobiloil) y otro panameño (Harry G. Seidel) en el Atlántico.

El 30 de abril los judíos del gueto de Zdzięcioł se despertaron con el sonido de disparos. Los alemanes habían entrado y ordenaban que todos los judíos se reunieran en el viejo cementerio. Para ayudarlos a ser puntuales los soldados alemanes y bielorrusos entraban en las casas y sacaban a sus habitantes entre gritos y empujones, y disparaban contra quienes se resistían a obedecer. Las mujeres, niños y anciados fueron situados a un lado, y los hombres en condiciones de trabajar al otro. Unos 1200 de éstos últimos fueron conducidos a un bosque cercano, donde empezaron a ser fusilados en grupos de 20. Durante el proceso apareció un comisario alemán que libró de la muerte a aquellos que poseían documentación laboral (alrededor de un centenar).

A primeros de año la infantería soviética había iniciado una campaña con más de 300.000 hombres para liberar Leningrado del ataque alemán, pero la ofensiva pronto se estancó y finalmente los alemanes rodearon y exterminaron a una buena parte de los atacantes. En total los soviéticos contaron 95.000 muertos y prisioneros y 213.000 heridos o enfermos.

Destructores alemanes atacaron el convoy QP 11 en el mar del Norte y hundieron un carguero soviético (Tsiokolvsky). Posteriormente, un submarino alemán hundió en el mar de Barents un destructor que lo escoltaba (HMS Edinburgh).

En el Atlántico, submarinos alemanes hundieron un carguero soviético (Ashkhabad), otros dos noruego (Bidevind y Taborfjell), un petrolero británico (Athelempress) y otro estadounidense (Federal).

El 1 de mayo los británicos se vieron obligados a evacuar Mandalay.

Desde la caída de Bataán la isla filipina de Corregidor había sufrido incesantes bombardeos por parte de la aviación japonesa. Ahora se unía la armada.

Submarinos estadounidenses hundieron un portahidroaviones (Mizuho) y dos cargueros japoneses (Calcutta Maru y Taei Maru) en el océano Pacífico. También hundieron un carguero soviético (Angarstroy) cerca de la costa japonesa, pero los supervivientes afirmaron que el barco había sido torpedeado por un submarino japonés.

Un submarino alemán hundió un carguero soviético (Tsiolkovskij) del convoy QP 11 en el mar de Barents

Con motivo del Día Internacional de los Trabajadores y haciendo gala del típico sentido del humor comunista, Iósif Stalin publicó un mensaje en el que explicaba que la Unión Soviética estaba librando una "guerra patriótica de liberación" y que no tenía intenciones de apoderarse de países extranjeros o de conquistar pueblos extranjeros.

El gobierno francés había transformado la festividad comunista del primero de mayo en otra en honor a san Felipe. El primer ministro Pierre Laval tuvo que interrumpir un discurso para la ocasión cuando la multitud empezó corear "muerte a Laval".

Un destructor británico (HMS Punjabi) se hundió tras haber chocado en la niebla con otro barco de guerra británico en el mar de Groenlandia.

La aviación británica hundió un submarino alemán en el Mediterráneo. En el Atlántico, submarinos alemanes hundieron un carguero brasileño (Parnahyba) y otro nicaragüense (Worden).

El padre Coughlin fue obligado por el arzobispo de Detroit a abandonar todas sus actividades políticas, en las que defendía abiertamente el fascismo. El sacerdote se retiró a una parroquia de Michigan.

El 2 de mayo los japoneses entraban en Mandalay. Los aliados detectaron una gran flota japonesa rumbo a las islas Salomón. Clarmaente se trataba del ataque previsto a Tulagi y, como no había fuerzas suficientes para hacer frente a un ataque de tal envergadura, se procedió a evacuar la isla.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Uzan Maru) cerca de la costa japonesa.

Tres destructores alemanes hundieron un crucero británico cerca de la Isla del Oso, en el mar de Barents, perteneciente a Noruega. El crucero formaba parte de la escolta del convoy QP 11. No obstante, antes de hundirse, logró dañar a uno de los barcos atacantes (Hermann Schoemann) hasta el punto de que luego tuvo que ser hundido. Un submarino polaco (ORP Jastrzab) fue hundido también en el mar de Barents, a causa de fuego amigo.

Un submarino británico hundió un carguero alemán (Otto Leonhardt) cerca de la costa de Túnez.

Destructores británicos hundieron un submarino alemán en el Mediterráneo. Otro logró escapar y entró en el puerto de Cartagena, en España, para ser reparado. El gobierno español le concedió permiso para permanecer tres meses en reparación, pese a las protestas de la embajada británica.

Un submarino alemán hundió una patrullera estadounidense (USS Cythera) ante la costa de Carolina del Norte. Murieron 66 de sus 68 tripulantes. Otro hundió un petrolero noruego (Sandar).

El 3 de mayo los japoneses capturaron Bahmo, en Birmania.

Unos 400 soldados japoneses desembarcaron en Tulagi e iniciaron la construcción de instalaciones, en particular una base de hidroaviones que serviría de apoyo al inminente ataque a Port Moresby. El vicealmirante Frank Jack Fletcher, que estaba al mando del portaaviones USS Yorktown, fue informado del desembarco y entonces puso rumbo a la isla cercana de Guadalcanal para estar en condiciones de lanzar un ataque aéreo sobre Tulagi al día siguiente.

La Luftwaffe hundió un carguero británico (Jutland) en el mar de Barents, mientras que la RAF hundió un carguero alemán (Konsul Karl Fisser) en el mar de Noruega.

La aviación alemana bombardeó de nuevo Exeter. El centro de la ciudad sufrió daños graves y murieron 164 personas.

Por su parte, la RAF bombardeó Hamburgo con 81 aviones, que provocaron 113 incendios, 77 muertos y 243 heridos. Se perdieron 5 aviones.

En el Atlántico, submarinos alemanes hundieron un petrolero y un carguero británicos (British Workman y Ocean Venus), un carguero neerlandés (Laertes), otro nicaragüense (Sama) y otro dominicano (San Rafael) en el Caribe.

A las 7:01 del 4 de mayo el USS Yorktown lanzó su primer ataque contra Tulagi, con 40 aviones que llegaron a su objetivo a las 8:05 y pillaron a los japoneses por sorpresa. Un destructor japonés sufrió daños graves y tuvo que ser varado para evitar su hundimiento. A las 12:10 se produjo un segundo ataque sobre barcos japoneses que trataban de huir a toda velocidad de Tulagi. Dos dragaminas resultaron hundidos y otro sufrió daños graves (y se hundiría unos días más tarde). Dos aviones japoneses fueron derribados sobre la isla de Florida y el capitán de un destructor junto con nueve miembros de su tripulación murieron víctimas de las ráfagas de ametralladoras de los aviones estadounidenses. En Tulagi murió la tripulación de dos hidroaviones, que sufrieron daños graves. A las 15:30 se produjo un tercer ataque que dañó algunos barcos más. En total, murieron 87 marinos japoneses y 36 soldados de las fuerzas de desembarco, si bien nada de esto impidió que los japoneses se hicieran con el control de Tulagi y las islas adyacentes. El plan de invasión de Port Moresby siguió su curso inalterado. Una flota japonesa zarpó de Rabaul hacia Port Moresby.

En Birmania los británicos evacuaron Akyab. En Corregidor un bombardero japonés hundió un dragaminas estadounidense y otro fue hundido por la artillería costera de Bataán.

Antes del amanecer, tres miembros de la resistencia noruega pusieron explosivos en una central eléctrica en Bårdshaug que abastecía una red de ferrocarriles elécticos con los que los alemanes transportaban pirita al puerto de Thamshavn. Tras la explosión, los tres hombres lograron llegar a salvo a Suecia.

La RAF hundió un carguero alemán (Klaus Fritzen) cerca de la costa noruega.

Laval creía haber convencido a Henri Giraud para que se entregara a los alemanes, pero finalmente éste dijo que sólo haría tal cosa si recibía una orden escrita firmada por el propio Pétain. El embajador alemán en Francia, Otto Abetz, había tratado de negociar directamente con Giraud y ambos se entrevistaron en Moulins, en la frontera entre la Francia libre y la Francia ocupadda. Nuevamente Giraud expresó su intención de entregarse únicamente si Alemania libereaba a los 600.000 prisioneros franceses casados y padres de familia. Abetz se planteó secuestrar o asesinar a Giraud, pero finalmente lo dejó volver a la zona libre. Alemania presionó a Pétain suspendiendo las negociaciones en curso para la liberación de 75.000 campesinos franceses. Pese a todo, Pétain no presionó a Giraud en ningún momento para que se entregara. Laval recurrió entonces al almirante Darlan, pero éste, que simpatizaba con Giraud, se limitó a rebajar a 60 años la edad máxima para los generales en activo, lo que dejaba a Giraud fuera de servicio. Ahora Giraud dirigía una carta a Pétain en la que le manifestaba su lealtad y se comprometía a no actuar nunca en contra de su gobierno. A partir de ese momento Giraud vivió en una "semiclandestinidad". La resistencia francesa pidió en varias ocasiones su colaboración, pero Giraud nunca aceptó.

Los alemanes bombardearon Cowes, en Gran Bretaña, un objetivo de interés tanto cultural como militar.

En el Atlántico, submarinos alemanes hundieron tres cargueros estadounidenses (Eastern Sword, Norlindo y Tuscaloosa City) y un petrolero británico (Eclipse).

En las últimas semanas los japoneses habían lanzado 614 misiones aéreas contra Corregidor, lanzando 1701 bombas día y noche. El 5 de mayo se produjo el primer desembarco, pero fue rechazado por una inusitada resistencia de los defensores estadounidenses y filipinos, que infligieron muchas bajas al enemigo. Sin embargo, finalmente los japoneses lograron establecer una pequela cabeza de playa. En un segundo punto de desembarco la mayor parte de los oficiales japoneses murió en el combate, aunque algunos hombres lograron reunirse con los del primer desembarco.

Tropas japonesas entraron en China desde Birmania.

De Gaulle había sugerido a Churchill la conveniencia de ocupar Madagascar, en poder de la Francia de Vichy. Los británicos reconocieron que si los japoneses llegaban a instalar una base de submarinos en la isla la situación sería crítica para la presencia aliada en el océano Índico. Por ello se había planeado una operación contra Madagascar que se iniciaba ahora con un desembarco en Diego Suárez, en el extremo septentrional de la isla. El gobierno de Vichy tenía unos 8.000 soldados en la zona, pero el desembarco apenas encontró resistencia y los británicos se apoderaron rápidamente de las baterías costeras y otras instalaciones. Desde allí se encaminaron a la base naval de Antisarane. La aviación británica hundió con cargas de profundidad un submarino francés (Bévéziers).

La aviación estadounidense hundió el destructor japonés (Kikuzuki) que días antes había quedado dañado en Tulagi.

Un submarino japonés hundió un carguero estadounidense (John Adams) en el Pacífico.

Tras dos intentos infructuosos, los alemanes lograron rescatar la bolsa que los soviéticos habían formado en Kholm. De los 5.500 hombres aislados inicialmente, unos 1.500 habían muerto y unos 2.000 estaban heridos.

La RAF hundió dos cargueros alemanes (Konsul Carl Visser, cerca de Noruega y Sizilen en el mar del Norte).

Submarinos alemanes hundieron un barco de pasajeros canadiense (Lady Drake) en el Atlántico, un carguero estadounidense (Afoundria) cerca de Haití y dos petroleros estadounidenses (Joseph M. Cudahy y Munger T. Ball) en el golfo de México.

Los japoneses estaban ahora al tanto de la presencia de la flota japonesa en el mar del Coral, y era necesario neutralizarla antes de todo intento de desembarcar en Port Moresby. A lo largo del 6 de mayo las dos flotas estuvieron buscándose mutuamente sin éxito. Aviones estadounidenses con base en Australia atacaron varias veces sin éxito a la flota japonesa y transmitieron su posición al vicealmirante Fletcher. Sobre las 20:00 ambas flotas llegaron a estar a unos 130 km de distancia, pero no se detectaron. La flota estadounidense constaba de dos portaaviones (el Yorktown y el Lexington), 8 cruceros, 13 destructores, 128 aviones y 2 petroleros. Por su parte, los japoneses contaban con 2 portaaviones, 1 portaaviones ligero, 6 cruceros, 6 destructores y 127 aviones.

Al este de Nueva Guinea se encuentran las islas Deboyne, en las que los japoneses estaban levantando una base para hidroaviones. Dos aviones australianos detectaron barcos japoneses que se dirigían a las islas. Uno fue derribado, pero el otro logró escapar e informó de este movimiento.

En las primeras horas del día los japoneses se apoderaron de una batería costera en Corregidor. Los estadounidenses lanzaron un contraataque que terminó en un combate cuerpo a cuerpo. Tras varias horas de combate, los japoneses desembarcaron tres tanques que pusieron inmediatamente en acción. Pasado el mediodía, los estadounidenses se rindieron. Se completaba así la conquista japonesa de las islas Filipinas. Tres cañoneras estadounidenses fueron hundidas para evitar que las capturaran los japoneses.

Submarinos alemanes hundieron tres cargueros japoneses (Kanan Maru, Taiei Maru y Taigen Maru) en el Pacífico.

Tropas chinas retomaron Maymyo en Birmania.

En Madagascar un ataque frontal británico fracasó y se perdieron cinco tanques. Un segundo ataque logró romper las líneas defensivas y así los franceses se vieron atacados por la retaguardia. Un destructor británico logró entrar en el puerto de Antisarane y desembarcar cincuenta marines. Al anochecer la guarnición de Antisarane se rindió. Los franceses se retiraron hacia el sur.

Submarinos alemanes hundieron un carguero letón (Abgara) en el Atlántico, otro británico (Empire Buffalo) y otro estadounidense (Green Island) en el Caribe y otro también estadounidense (Alcoa Puritan) en el golfo de México.

El 7 de mayo se libró la Batalla del Mar del Coral. Las flotas estadounidense y japonesa nunca llegaron a estar en contacto, pero los aviones del Exeter localizaron el portaaviones ligero japonés, el Shōhō, protegido por cuatro cruceros y un destructor. Un primer ataque no produjo daño alguno al portaaviones, pero cuando los japoneses se dispusieron a lanzar sus cazas, confiando en que los estadounidenses tardarían un tiempo en reaparecer, llegó una segunda oleada que dejó al Shōhō sin capacidad de maniobra. Inmediatamente llegó otro grupo de aviones procedentes del Yorktown, que no tardaron en hundir al portaaviones japonés. Más de la mitad de la tripulación murió en combate o se hundió con el barco. Un destructor estadounidense (USS Sims) resultó también hundido en la batalla, y un petrolero (USS Neosho) resultó tan dañado que tuvo que ser hundido unos días más tarde.

El almirante Shigeyoshi Inoue, al mando de la flota japonesa, ordenó que los transportes que llevaban las tropas que debían desembarcar en Port Moresby regresaran a Rabaul hasta que la flota pudiera neutralizar a los estadounidenses. Desconociendo este hecho, el vicealmirante Fletcher envió hacia Nueva Guinea tres cruceros y varios destructores bajo el mando del contraalmirante australiano John Crace, para que se ocupara de los transportes. Crace fue atacado en primer lugar por aviones japoneses procedentes de Rabaul y luego por error por aviones estadounidenses. Crace rechazó ambos ataques sin sufrir daños. Los aviones de ambos bandos fracasaron en sus intentos respectivos de localizar los portaaviones enemigos. Más aún, los japoneses creían que sólo se enfrentaban a un portaaviones, en lugar de a dos.

Un avión australiano bombardeó la base japonesa en las islas Deboyne.

Un submarino japonés hundió un carguero griego (Chloe) en el Pacífico.

Barcos británicos hundieron un submarino fracés (Le Héros) en Madagarcar. Submarinos alemanes hundieron un carguero noruego (Frank Seamans) y otro hondureño (Ontario) en el Atlántico.

Por la noche 27 aviones japoneses trataron de llevar a cabo un ataque nocturno. No encontraron la flota enemiga, pero al regresar fueron atacados por cazas estadounidenses, que derribaron nueve aviones. Los demás se dispersaron. Once se perdieron en la noche y otros seis localizaron al Yorktown, pero lo confundieron con el portaaviones japonés y trataron de aterrizar en él. En cuanto el primero tocó la cubierta fue destruido por la artillería del barco.

El 8 de mayo, tras nuevos intentos respectivos de localizar la flota enemiga, un avión estadounidense localizó uno de los portaaviones japoneses. A las 11:00 fue atacado por 39 aviones del Yorktown. El ataque no fue muy eficiente, pero el portaaviones recibió dos impactos directos que desataron incendios en cubiera de modo que ya no podía lanzar aviones. Luego llegaron 24 aviones del Lexington que divisaron también al segundo portaaviones. Al mismo tiempo, 70 aviones japoneses localizaron la flota estadounidense. Una bomba impactó en la cubierta del Yorktown y mató a 69 tripulantes, mientras que el Lexington recibió dos torpedos y varias bombas en su cubierta. Hubo momentos de caos en los que varios cazas estadounidenses sin combustible trataron de aterrizar en el Lexington y chocaron entre ellos. Algunos cayeron al mar desde la cubierta. Hacia el mediodía los japoneses se retiraron dando la batalla por ganada, pues anunciaron que habían hundido los dos portaaviones estadounidenses. En realidad los dos estaban a flote, pero menos de una hora más tarde se produjeron dos explosiones en el Lexington que finalmente obligaron a evacuarlo y hundirlo. El Yorktown había sufrido daños, pero no se perdió. Por su parte, cuando los portaaviones japoneses regresaron a su base se descubrió que sus daños eran mayores de lo que parecía. Ambos necesitaban al menos un mes de reparaciones. Pese al falso informe de que los dos portaaviones enemigos habían sido hundidos, el almirante Inoue suspendió la invasión a Port Moresby, pues consideraba que no estaba en condiciones de proteger el desembarco de los aviones aliados con base en tierra. Por otra parte, muchos de los destructores japoneses estaban casi sin combustible. Ambos bandos se adjudicaron la victoria y así lo sostuvieron sus prensas respectivas. Aunque tácticamente se puede decir que la victoria fue de Japón, lo cierto es que por primera vez resultó hundido un portaaviones japonés, y que los daños sufridos por los otros dos tendrían consecuencias a medio plazo, de modo que estratégicamente la victoria fue para los Estados Unidos.

Los japoneses tomaron Myitkyina en Birmania.

Submarinos estadounidenses hundieron un carguero (Bujun Maru) y un barco japonés de transporte de tropas (Taiyo Maru) en el Pacífico.

Las islas Cocos se encuentran a mitad de camino entre Australia y Ceilán. Entre ellas se encuentra la isla Horsburgh, en la que estaba destinada una guarnición de 56 soldados ceilandeses, 30 de los cuales se amotinaron esa noche bajo la dirección de Wathumullage Gratien Hubert Fernando. Su plan era arrestar al capitán británico y entregar la isla a los japoneses. Entre la opinión pública ceilandesa había corrido la voz de que los japoneses liberarían la isla del dominio británico. Sin embargo, el motín fue sofocado al cabo de apenas unas horas.

El general Erich von Manstein lanzó una ofensiva en Crimea con el objetivo de rodear a los tres ejércitos con que los soviéticos defendían la península de Kerch. En primer lugar la aviación atacó los aeropuertos y las líneas de comunicación soviéticas. Los aeropuertos fueron destruidos y 2.100 ataque aéreos derribaron 57 de los 401 aviones de que disponían los soviéticos. Con los cuarteles destruidos, el Ejército Rojo no pudo hacer frente al ataque subsiguiente de la infantería alemana, y se vio obligado a retroceder. Fuerzas adicionales desembarcaron en la retaguardia soviética. Al cabo de unas horas caía la segunda línea soviética. En un día los soviéticos perdieron 48 tanques. Más de 4.000 soldados fueron hechos prisioneros. Las bajas alemanas fueron de 104 muertos y 284 heridos.

Otro batallón de partisanos en Bosnia quedó desarticulado cuando sus integrantes se rebelaron contra los mandos y mataron a 30 comunistas y sus partidarios.

Destructores británicos hundieron un submarino francés (Monge) en Madagascar.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Ohioan) ante la costa de Florida y otro noruego (Torny) en el golfo de México.

 El Baedeker Blitz se centró esa noche en Norwich, que fue atacado por 70 aviones alemanes, si bien los daños causados fueron mínimos.

John Huston estrenó su segunda película, Como ella sola, protagonizada por Bette Davis y Olivia de Havilland, pero no tuvo tanto éxito como El halcón maltés.

El mismo día se estrenó Tarzán contra el mundo, protagonizada por Johnny Weissmuller y Maureen O'Hara.

La flota japonesa seguía realizando incursiones en el océano Índico. El 9 de mayo capturó un carguero neerlandés. Los japoneses tomaron Dalirig, en Mindanao.

Un ejército tailandés entró en Birmania y se enfrentó a las fuerzas chinas presentes en la zona.

La aviación italiana, en un vuelo de 28 horas, lanzó hojas de propaganda en Asmara (Etiopía) en las que aseguraba a los colonos italianos que Roma no se había olvidado de ellos y que el ejército regresaría. Por esas fechas en el país quedaban algunos soldados italianos que actuaban como guerrilleros, con cierto apoyo por parte de los nativos.

Aviones estadounidenses salieron de Port Moresby para bombardear la base japonesa en las islas Deboyne.

En el campo de prisioneros de guerra de Singapur, Mohan Singh había reunido a un grupo de oficiales indios para proclamar las Resoluciones de Bidadari, por las que se creaba un Ejército Nacional Indio que lucharía por la independencia de la India. Las resoluciones estipulaban que el ejército sólo combatiría cuando el Congreso Nacional Indio y el pueblo de la India así lo decidieran, y no especificaba qué relación habría entre el Ejército Nacional Indio y el ejército japonés. Ahora se iniciaban las tareas de reclutamiento. Mohan Singh y Fujiwara Iwaichi recorrieron varios campos de prisioneros repartiendo copias de las resoluciones entre los prisioneros indios animándolos a unirse al Ejército Nacional Indio.

Un avance alemán dejó atrapado un ejército soviético en Crimea contra el mar de Azov. La Luftwaffe derribó 77 aviones soviéticos. Por la tarde una tormenta dio un respiro a los soviéticos.

Un portaaviones estadounidense logró transportar a Malta 64 aviones. Después del fracaso del intento anterior, ahora se habían tomado medidas para dispersar los aviones en cuanto llegaran y para ponerlos en situación de despegar de nuevo en apenas unos minutos. El resultado fue que sólo tres aviones se perdieron en el proceso.

Un submarino alemán fue hundido con cargas de profundidad cerca de la costa de Carolina del Norte. Otros hundieron un carguero y un petrolero canadiense (Mount Louis y Calgarolite), otro carguero y otro petrolero noruego (Douro y Lise) y un carguero panameño (Lubrafol) en el Atlántico.

Los aliados seguían bombardeando la base japonesa en las islas Deboyne y el 10 de mayo los japoneses, incapaces de defenderla, empezaron a evacuarla.

La aviación alemana destruyó los tanques que les quedaban a los soviéticos en la península de Kerch. Muchos soldados empezaron a huir desorganizadamente hacia la retaguardia.

La Luftwaffe hundió un barco soviético de transporte de tropas causando la muerte de 500 personas.

Los amotinados en las islas Cocos fueron sometidos a un consejo de guerra. Siete de ellos fueron condenados a muerte, aunque a cinco se les conmutó la pena por otra de prisión. El único muerto en la revuelta fue enterrado con honores militares. Los condenados fueron enviados a Ceilán.

Un minador británico camuflado como destructor francés llegó a Malta cargado con provisiones, motores para aviones y pilotos bien entrenados. En dos ocasiones la aviación alemana inspeccionó el barco, pero no descubrió el engaño. Un hidroavión francés fue más difícil de convencer, pero el barco continuó su ruta sin encontrar objeciones. En los días siguientes los aliados recuperaron la superioridad aérea en la zona y los ataques a Malta se redujeron drásticamente.

Ese día se cumplían dos años del nombramiento de Winston Churchill como primer ministro británico. En un discurso por radio para la ocasión advirtió a los alemanes:

Responderemos al uso sin provocación previa de gas venenoso contra nuestro aliado ruso exactamente igual que si se hubiera empleado contra nosotros, y si confirmamos que Hitler a cometido esta nueva ofensa, usaremos nuestra grande y creciente superioridad aérea en Occidente para llevar la guerra con gases a la mayor escala posible a todas partes contra objetivos militares en Alemania. Así, es decisión de Hitler si quiere añadir este nuevo horror a la guerra aérea.

Mientras tanto Churchill seguía sin tener noticias de ningún plan de acción por parte del general Auchinleck en el norte de África, así que le envió un telegrama en el que le ordenaba organizar un ataque a tiempo para cubrir los próximos convoyes que estaba previsto enviar a Malta durante la luna nueva a principios de junio.

La aviación alemana hundió un barco hospital británico (HMHS Ramb IV) ante la costa de Alejandría. De las 360 personas a bordo, murieron 155 de los heridos y 10 tripulantes.

Un submarino alemán hundió un petrolero estadounidense (Aurora) ante la costa de Nueva Orleáns. Otro hundió un carguero británico (Kitty's Brook) cerca de la costa canadiense.

El 11 de mayo una flota japonesa salió de Rabaul con la misión de apoderarse de varias islas del Pacífico Sur. Sin embargo, un submarino estadounidense torpedeó uno de sus barcos principales, que tuvo que ser remolcado a su base. La flota japonesa lanzó cargas de profundidad durante varias horas que dañaron el submarino, pero finalmente pudo escapar. Un barco que se dirigía a Rabaul para reparar el barco japonés dañado fue torpedeado y hundido por otro submarino estadounidense.

Uno de los ejércitos soviéticos en la península de Kerch se rindió a los alemanes que mientras tanto perseguóan al resto, en retirada hacia Marfovka. Por la tarde los alemanes destruyeron en tierra 35 aviones en la base aérea de Marfovka.

La Luftwaffe hundió tres destructores británicos en el Mediterráneo (HMS Jackal, HMS Kipling y HMS Lively)

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Cape of Good Hope) en el Atlántico.

William Faulkner publicó Desciende Moisés, una colección de siete historias cortas interrelacionadas que hay quienes consideran que forman una novela.

Raymond Chandler publicó La ventana alta, su tercera novela protagonizada por el detective Philip Marlowe.

C.S. Lewis publicó las Cartas del diablo a su sobrino, una recopilación de artículos publicados en el Manchester Guardian, cada uno de los cuales tiene la forma de una carta escrita por un anciano diablo a su sobrino, un diablo principiante.

Ese año se publicó El extranjero, la primera novela de Albert Camús, un periodista francés de 29 años nacido y educado en Argel. Poco después publicó su ensayo El mito de Sísifo, en el que sostiene que la vida es insignificante y absurda, y sostiene que el problema fundamental de la filosofía es juzgar si merece o no la pena, es decir, si el suicidio no es la opción más razonable.

Agatha Christie publicó sus novelas Un cadáver en la biblioteca (protagonizada por Miss Marple) y Cinco cerditos (protagonizada por Hércules Poirot).

El 12 de mayo la supremacía aérea alemana en Kerch era absoluta. La Luftwaffe realizó 1.500 salidas que bombardearon columnas soviéticas en fuga, focos de resistencia y el puerto de Kerch.

Debido a la confiscación de alimentos por parte de los alemanes, un tercio de los 300.000 habitantes de Járkov no tenían con qué alimentarse, y muchos habían muerto durante los meses de invierno. Ese día el ejército soviético inició una ofensiva contra Járkov a instancias de Stalin y contra la opinión de su Estado Mayor. Empezó con una hora de bombardeo por parte de la artillería seguida de un ataque aéreo de 20 minutos. Después entró en acción la infantería atacando por dos frentes correspondientes a dos salientes en el frente. Al cabo del día los soviéticos habían avanzado unos 10 km sobre las posiciones alemanas.

Cazasubmarinos alemanes hundieron un submarino soviético en el mar de Barents.

Submarinos alemanes atacaron el convoy ON 92 en el Atlántico y hundieron cuatro de sus cargueros (Llanover y Cristales, británicos, Mount Parnes, griego y Cocle, panameño). Otro submarino hundió un petrolero estadounidense (Virginia) en el golfo de México y otro hundió un carguero británico (Nicoya) y otro neerlandés (Leto) en la desembocadura del río San Lorenzo, en Canadá. Eran los primeros ataques en esta zona y la armada canadiense no estaba preparada para ellos. Pronto se destinaron refuerzos a la vigilancia costera.

Ese día se estrenó Esto ante todo, una película bélica protagonizada por Tyrone Power y Joan Fontaine cuya acción comienza el día en que Francia se rindió a Alemania.

El 13 de mayo un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Shonan Maru) en el Pacífico.

Los alemanes reforzaron Járkov y el avance ruso se ralentizó. El ejército alemán había perdido 16 batallones en su esfuerzo por contener a los soviéticos y en contraataques locales.

Los alemanes dieron por terminada la operación en Bosnia contra los partisanos, pero entonces los croatas empezaron a cebarse con la población servia y judía. Unas 890 personas fueron asesinadas en Vlasenica. Las mujeres y las niñas fueron previamente violadas.

Por esas fechas las autoridades alemanas declararon a Sevia judenfrei.

Después de que la expedición canadiense a la isla noruega de Spitsbergen destruyera las instalaciones mineras, los alemanes habían regresado para instalar una estación meteorológica. Tras varias misiones de reconocimiento, fue enviada una expedición de 82 británicos y noruegos con la misión de expulsar a los alemanes.

La marina alemana había preparado el Stier, un barco mercante con armas escondidas, para atacar por sorpresa a barcos británicos, pero para eso tenía que salir al Atlántico atravesando el canal de la Mancha. La misión se había iniciado en las últimas horas del día anterior, escoltado por 4 torpederos y 16 dragaminas. Hacia las 3:30 de la mañana la flotilla fue atacada por torpederos británicos. Uno de ellos resultó hundido, pero los demás lograron hundir dos torpederos alemanes, provocando 118 muertos. Cuando el Stier y su escolta se acercaron a las baterías alemanas en Boulogne, los barcos británicos se retiraron.

Submarinos alemanes hundieron dos petroleros y un carguero estadounidenses (Esso Houston, Gulfpenn y Norlantic), tres cargueros británicos (Batna, City of Melbourne y Denpark), otro neerlandés (Koenjit) y otro sueco (Tolken) en el Atlántico.

El 14 de mayo las tropas británicas que huían de los japoneses en Birmania llegaron a Tamu, en la frontera con la India. En la huida les acompañaba un gran número de civiles en condiciones deplorables. Muchos morían en el camino. En algunas ocasiones, las autoridades civiles daban prioridad a los europeos frente a los indios, por lo que estos tenían muchas menos posibilidades de sobrevivir o de escapar del avance japonés. Por otro lado estaban los soldados chinos que trataban de regresar a su país y se encontraban con que los japoneses les habían cortado la retirada y a menudo recurrían al pillaje para sobrevivir. Unos 23.000 soldados chinos terminaron en la India.

Mientras tanto los japoneses estaban ya organizando la administración de Birmania. Entre las obras de mayor envergadura que se pusieron en práctica estaba la construcción de una línea ferroviaria de 415 km que uniría Bankok con la ciudad birmana de Thanbyuzayat, atravesando la selva y cruzando numerosos ríos. Fue conocido como el Ferrocarril de la Muerte, porque en su construcción se emplearon 180.000 trabajadores forzados asiáticos y 60.000 prisioneros de guerra aliados. Ese día salieron de Singapur los primeros 3.000 australianos, que en un primer lugar fueron destinados a reconstruir aeropuertos y otras infraestructuras antes de acabar en el Ferrocarril de la Muerte. Se fueron construyendo campos de prisioneros a intervalos regulares con capacidad para más de un millar de hombres, y que luego eran desplazados según las necesidades de la obra.

Los estadounidenses no tenían grandes dificultades en descifrar los códigos secretos japoneses y, cuando surgía alguna duda, siempre contaban con los japoneses amablemente dispuestos a ayudarlos. Por ejemplo, ese día se descifró un mensaje que decía que se estaba preparando una gran flota para invadir AF. Los analistas sospechaban que AF era la isla de Midway, mientras que en Washington se decantaban por las Aleutianas. Para resolver la duda se emitió en Midway un mensaje fácil de decodificar en el que se decía que una planta desaladora se había roto, y pronto se interceptó un mensaje japonés que informaba de que en AF había escasez de agua.

La expedición a la isla Spitsbergen no había encontrado rastro de los alemanes, pero un avión de reconocimiento alemán pasó por la zona y, aunque no dio señales de haber detectado nada, era imposible que no hubiera visto los barcos. En efecto, al cabo de unas horas llegaron cuatro bombarderos que hundieron uno de los barcos e incendiaron el otro. Además dejaron trece muertos y once heridos, de los cuales dos murieron más tarde. Todo el equipo y las provisiones se habían perdido. No obstante caminando un poco llegaron a una base abandonada el año anterior donde hallaron gran cantidad de comida e incluso material médico.

Un agente secreto alemán llamado Marius A. Langbein desembarcó de un submarino en St. Martins, en Canadá, con la misión de informar sobre los movimientos de barcos en los puertos de Montreal y Halifax, puntos de partida habituales de los convoyes que abastecían a Gran Bretaña. Sin embargo, Langbein se marchó a Ottawa a vivir del dinero que le había proporcionado Alemania, olvidando por completo el encargo.

Submarinos alemanes hundieron dos petroleros estadounidenses (David McKelvy y William C. McTarnahan) y un carguero hondureño (Amapala) en el golfo de México, otro carguero hondureño (Camayagua) y otro belga (Brabant) en el Caribe, otro británico (British Colony) cerca de las Barbados y un petrolero mexicano (Potrero del Llano) cerca de la costa de Florida.

Pese a haber perdido su buque insignia, la flota japonesa que había salido de Rabaul se dispuso a continuar igualmente su misión ocupando la isla de Nauru. Sin embargo, la inteligencia estadounidense conocía sus planes y dos portaaviones se dirigieron a la zona. No eran suficientes para hacer frente a la flota enemiga, pero la idea era que los japoneses creyeran que más barcos iban a confluir allí. El farol surtió efecto, y el 15 de mayo la misión fue cancelada y la flota japonesa regresó a Rabaul.

Los japoneses lanzaron una campaña de búsqueda de los pilotos de la misión Doolittle por las regiones chinas de Zhejiang y Jiangxi, a la vez que tomaban posiciones en el área para evitar que los estadounidenses pudieran instalar una base desde la que atacar las islas japonesas más fácilmente. Durante los meses siguientes sembraron el terror a su paso y se calcula que mataron a unos 250.000 civiles. Unos 300.000 soldados y guerrilleros chinos ofrecieron resistencia, entre los cuales hubo unas 70.000 bajas, frente a 36.000 bajas japonesas, en parte debidas a enfermedades. De un total de 80 aviadores que habían participado en la incursión Doolittle, tres murieron y ocho terminaron prisioneros de los japoneses. Todos los aviones se habían perdido.

Por esas fechas, el primer ministro japonés, Hideki Tojo, estaba elaborando una lista de "peticiones no negociables" que exigiría a los aliados una vez que quedara demostrado que el ejército japonés era invencible. En ellas se incluía la anexión japonesa de Australia, Nueva Guinea, la India Británica, Ceilán, Nueva Zelanda, la provincia canadiense de la Columbia Británica y el territorio de Yukón, el Estado de Washington y los territorios de Alaska y Hawái, Ecuador, Colombia, Honduras, Panamá, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Costa Rica, Cuba, Jamaica y Haití. Además, toda China debía quedar bajo el gobierno títere de Wang Jingwei. Macao y Timor Oriental se los compraría a los portugueses y establecería reinos títeres en Birmania, Camboya, Vietnam, Laos, Tailandia y Malasia. Las reclamaciones de territorios más allá del Sistema Solar las consideró negociables.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Toyohara Maru) cerca de la costa japonesa.

Los alemanes tomaron Kerch a los soviéticos. Los tres ejércitos que habían defendido la zona habían sido aniquilados. A 5 km de la ciudad había un suburbio minero llamado Adzhimushkay, en el que los soviéticos habían dejado un destacamento para proteger la evacuación por el estrecho de Kerch, pero cuando los alemanes destruyeron la cabeza de puente, más de 10.000 combatientes, entre soldados y civiles que se unieron a ellos como milicianos, quedaron atrapados y se refugiaron en los túneles de las minas.

Ya unos días antes, Hitler había ordenado que parte de los efectivos de la Luftwaffe  fueran transferidos de Kerch a Járkov, y esto había cambiado el curso de la ofensiva soviética. Los alemanes disponían ahora de la superioridad aérea y los soviéticos tuvieron que ponerse a la defensiva. La aviación alemana no sólo resultó decisiva como arma de ataque, sino también aprovisionando a bolsas de soldados a la espera del momento en que pudieran ser rescatados.

Bombarderos alemanes volvieron a la isla de Spitsbergen, pero los británicos y noruegos se refugiaron en túneles de minas abandonadas.

El Stier y su escolta seguían navegando rumbo a su destino en Gironde. En un ataque aéreo un dragaminas resultó hundido y otro gravemente dañado.

Un crucero británico (HMS Trinidad) que escoltaba a un convoy en el Ártico fue dañado por la aviación alemana y tuvo que ser hundido.

La RAF hundió un carguero noruego (Selje) en el mar del Norte.

Submarinos alemanes hundieron un carguero yugoslavo (Kupa) y otro noruego (Siljestad) en el Atlántico.

En los dos primeros meses del año unos 130.000 civiles habían muerto en Leningrado. Los bombardeos alemanes habían destruido las plantas energéticas y el frío había provocado muchas muertes. Se habían detectado casos de cólera, pero las autoridades médicas lograron aislarlos y evitar una epidemia. Decenas de miles de niños eran empleados en patrullas nocturnas para combartir los incendios provocados por los bombardeos. Muchos morían realizando este trabajo. El 16 de mayo 15.000 niños fueron condecorados.

Ese día entró en funcionamiento en campo de exterminio de Sobibór, en Polonia. Periódicamente llegaban trenes cargados de judíos a los que se informaba de que estaban en un campo de tránsito desde el que serían enviados a distintos lugares de trabajo, pero que previamente serían desinfectados y se darían una ducha para evitar la difusión de enfermedades. Se desnudaban y pasaban a las "duchas", se cerraban las puertas y se encendía el motor de un tanque cuyo tubo de escape estaba conectado al recinto. Luego se abrían las puertas y un grupo de trabajadores judíos sacaba los cuerpos. Miembros de las SS violaban a las prisioneras que consideraban especialmente atractivas o las hacían participar en orgías antes de matarlas.

Un submarino estadounidense hundió un petrolero japonés (Goyo Maru) en el Pacífico. Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Nicarao) cerca de las Bahamas.

El 17 de mayo submarinos estadounidenses torpedearon y hundieron dos submarinos japoneses, uno ante la base japonesa de Truk y otro ante las costas japonesas. También hundieron en varios puntos del Pacífico tres cargueros japoneses (Tajan Maru, Thames Maru y Tottori Maru).

Una vez frenada la ofensiva soviética en Járkov los alemanes iniciaron una contraofensiva que dio lugar a un avance de 10 km en un solo día. La Luftwaffe operó con absoluta eficiencia, informando de todos los movimientos enemigos y acudiendo en menos de 20 minutos allí donde se requería su presencia.

Transcurrida una semana, el general Auchinleck no había respondido al telegrama de Churchill en el que le ordenaba pasar a la acción lo antes posible, así que le envió otro telegrama muy inglés: Necesito alguna explicación sobre sus intenciones generales a la luz de nuestros últimos telegramas.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros y un petrolero estadounidense (Challenger, Ruth Lykes y Gulfoil), tres cargueros británicos (Barrdale, Peisander y San Victorio) y un carguero y un petrolero noruego (Skottland y Beth) en el Atlántico.

El 18 de mayo los japoneses llegaron a Pantha, en Birmania.

Los alemanes destruyeron 130 tanques y 500 vehículos en Járkov. El alto mando soviético sugirió una retirada, pero el mariscal Tomoshenko consideró que la amenaza alemana era exagerada y Stalin no dio su consentimiento.

Un submarino soviético hundió dos barcos turcos (Duatepe y Kaynardzha) en el mar Negro.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Bolsena) en el Mediterráneo.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero y dos cargueros estadounidenses (Mercury Sun, Quaker City y William J. Salman) y un carguero neerlandés (Fauna) en el Atlántico.

Rafael Leónidas Trujillo se había presentado como candidato a las elecciones a la presidencia de la República Dominicana y, naturalmente, las había ganado. Ahora tomaba posesión del cargo.

El 19 de mayo los alemanes iniciaron una ofensiva en el frente de Járkov encaminada a encerrar un saliente de las líneas soviéticas. Sólo entonces Stalin autorizó la retirada, en la que se perdieron 29 tanques más.

Finalmente el general Auchinleck respondió a Churchill con un telegrama urgente en el que aseguraba que tenía un ataque preparado para el momento en que los próximos convoyes tenían que llegar a Malta.

El Stier llegó finalmente a su destino en Gironde.

Submarinos alemanes hundieron tres cargueros estadounidenses (Heredia, Ogontz e Isabela) en el golfo de México y en el Caribe.

El 20 de mayo los alemanes continuaron su maniobra para rodear a los soviéticos en Járkov. La orden de retirada había llegado demasiado tarde. La Luftwaffe neutralizaba los intentos de cruzar el río Donets. Cinco puentes fueron destruidos, otros cuatro resultaron dañados y los bombarderos causaban grandes pérdidas en las columnas en retirada.

Los alemanes completaron la evacuación de la bolsa de Demyansk. El coste de mantenerla abastecida había sido muy alto, pues en cuatro meses los alemanes habían perdido 265 aviones. Los soviéticos por su parte habían perdido 408.

Un submarino alemán atacó un convoy en el Mediterráneo y hundió un petrolero británico (Eocene). En el Atlántico hundieron un carguero y un petrolero estadounidense (George Calvert y Halo), un petrolero británico (Darina), otro panameño (Sylvan Arrow) y otro noruego (Norland). El crucero Michel hundió además un carguero noruego (Kattegat).

La Marina de los Estados Unidos alistó a los primeros reclutas negros.

El 21 de mayo salió de Islandia el convoy PQ16, formado por 35 barcos mercantes y 24 barcos de escolta, con destino a la Unión Soviética. Stalin necesitaba desesperadamente la ayuda de sus aliados y nada aseguraba que podría resistir la acometida alemana. Sin embargo, aun en este estado de necesidad, el monstruo del comunismo mantenía intacta la ambición de expandir su tiranía por Europa. Mólotov trataba de que Churchill le garantizara que, en caso de que Alemania fuera derrotada, la Unión Soviética recibiría los territorios que había ocupado antes de entrar en la guerra gracias a su alianza con Hitler: los países bálticos, el este de Polonia y Besarabia. Churchill no quiso oír hablar de ello y las conversaciones se estancaron.

El refuerzo de las defensas de Malta llevó a Hitler a aplazar sine die la invasión prevista de la isla.

Ese día se estrenó Tortilla Flat, dirigida por Victor Fleming, protagonizada por Spencer Tracy y basada en la novela de John Steinbeck. Obtuvo beneficios, pero no destacó especialmente. Steinbeck publicó La luna se ha puesto, una novela ambientada en una localidad costera del norte de Europa que ha sido invadida por un país extranjero. No se especifica cuál es el país invadido ni el invasor, pero tampoco era necesario. En la Unión Soviética se convirtió en el libro estadounidense más leído durante la guerra. En Francia y en los países del Eje circularon ediciones clandestinas.

Un submarino alemán hundió un carguero y un petrolero británico de un convoy en el Atlántico (New Brunswick y RFA Montenol). Otros hundieron un carguero estadounidense (Elizabeth), dos canadienses (Torondoc y Troisdoc), otro británico (Clare), otro dominicano (Presidente Trujillo) en el Caribe y un petrolero mexicano (Faja de Oro) en el golfo de México. Era el segundo barco mexicano hundido por los alemanes, lo que llevó al congreso mexicano a declarar la guerra a Alemania (y de paso a Italia y a Japón) el 22 de mayo.

En Timor Oriental seguían combatiendo los comandos australianos y neerlandeses del mayor Alexander Spence. Los japoneses habían llevado al cónsul australiano David Ross para que los convenciera para que se rindieran. La respuesta de Spencer fue muy clara: ¿Rendirnos?, ¿Rendirnos? ¡Que le jodan! Ross facilitó a los comandos información sobre la situación de las fuerzas japonesas, así como una nota en portugués que decía que cualquiera que los ayudara recibiría más adelante una compensación por parte del gobierno australiano. En general, la población e incluso las autoridades civiles portuguesas ayudaron en gran medida a los australianos y la aviación australiana les lanzaba suministros.  Los japoneses llevaron a Timor a un veterano de la campaña de Malasia y de la batalla se Singapur. Un mayor cuyo auténtico nombre se desconoce, pero que era conocido como el Tigre de Singapur. Murió ese día víctima de una emboscada de los australianos, organizada con la ayuda de los timoreses y portugueses. Otros 24 soldados japoneses murieron con él.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Plow City) y otro canadiense (Frank B. Baird) en el Atlántico.

El 23 de mayo dos ejército soviéticos del frente de Járkov quedaron rodeados en una bolsa alrededor de Izium.

Un submarino soviético hundió un carguero turco (Safac) en el mar del Norte.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero estadounidense (Samuel Q. Brown), dos cargueros británicos (Margot y Zurichmoor) y otro panameño (Watsonville) en el Atlántico. El 24 de mayo un carguero neerlandés (Hector) y otro brasileño (Gonçalves Dias) fueron hundidos en el Caribe.

El 25 de mayo submarinos estadounidenses hundieron un carguero y un petrolero japonés (Kitakata Maru y Tokyo Maru) en el Pacífico.

Los soviéticos hicieron un intento de escapar de la bolsa de Izium, empleando la refinada técnica militar consistente en lanzarse en masa hacia las posiciones enemigas. Así las ametralladoras alemanas no tenían necesidad de apuntar: una ráfaga bastaba para matar a cientos de soldados. La Luftwaffe también mataba al por mayor lanzando bombas de racimo.

Ante la falta de noticias, el Almirantazgo británico envió un avión en busca de la expedición a Spitsbergen y finalmente pudo localizarla e intercambiar mensajes, si bien no pudo aterrizar en el suelo helado.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Beatrice) en el Caribe y un petrolero panameño (Persephone) ante la costa de Nueva Jersey. Un avión de reconocimiento alemán divisó el convoy PQ 16 y empezó a seguirlo. Por la noche se produjo el primer ataque aéreo. Un barco fue dañado y tuvo que regresar escoltado.

Mientras el general Auchinleck permanecía inactivo, a lo largo del mes Rommel había estado ultimando una nueva campaña con el objetivo de tomar Tobruk y desde ahí avanzar sobre Egipto y terminar apoderándose del canal de Suez. A las 14:00 del 26 de mayo dos cuerpos del ejército italiano atacaron las posiciones centrales de la línea de Gazala. Pocas unidades alemanas participaron en el ataque. En su lugar, se usaron motores de aviones para levantar polvareda y dar la impresión de que acudían refuerzos, de modo que los británicos pensaran que ése iba a ser el punto central del ataque. Sin embargo, el plan de Rommel era muy distinto. Durante la noche, sus efectivos se movieron hacia el extremo meridional de la línea de Gazala, en la antigua fortaleza otomana de Bir Hakeim, defendida por soldados franceses bajo el mando del general Marie-Pierre Kœnig. La máxima autoridad aliada en línea de Gazala era el general Neil Ritchie.

En Járkov, unos 300.000 soldados soviéticos estaban acorralados en un área de apenas 15 km2. Incluso los tanques que trataban de romper el cerco eran cazados y destruidos por la aviación.

Haciendo gala del típico sentido del humor comunista, Viacheslav Mólotov firmó con el secretario británico de asuntos exteriores, Anthony Eden, el Tratado Anglo-Soviético, por el que la Unión Soviética y Gran Bretaña establecían una alianza por un plazo de 20 años durante el cual tomarían las medidas necesarias para garantizar la paz sin buscar ninguna ampliación territorial y sin injerencias en los asuntos internos de otros Estados.

Tres jóvenes llamados Peter Harsall, Maurice Gould y Denis Audrain trataron de llegar en barca a Gran Bretaña desde la isla de Jersey. Audrain se ahogó y los otros dos fueron capturados y encarcelados en Alemania, donde Gould murió. Los alemanes impusieron restricciones sobre el uso de pequeñas embarcaciones y equipos fotográficos (pues los jóvenes llevaban consigo fotos de fortificaciones alemanas). También estaba prohibido escuchar la BBC, pero los isleños escondían radios y habían organizado redes de transmisión de noticias.

El convoy PQ 16 logró rechazar todos los ataques aéreos, pero uno de sus cargueros (el estadounidense Syros) fue torpedeado por un submarino. Otros hundieron un carguero estadounidense en el Caribe (Alcoa Carrier) y un petrolero (Carrabulle) en el golfo de México.

Reinhard Heydrich, como Reichprotektor de Bohemia y Moravia, estaba aplicando una política del palo y la zanahoria. Por una parte luchaba ferozmente contra toda forma de resistencia. Sólo en el pasado mes de febrero había arrestado a más de 4.000 checos que, o bien acabaron ejecutados, o bien acabaron en Mauthausen, donde sólo un 4% de los checos sobreviviría a la guerra. Las redadas contra la resistencia eran habituales y le habían granjeado el apodo de El carnicero de Praga. Por otra parte, Heydrich premiaba a los buenos ciudadanos: repartía raciones gratuitas de comida y calzado, incrementó las pensiones, estableció un seguro de desempleo (algo nunca visto en el país), durante un tiempo los sábados fueron días no laborables, persiguió el mercado negro (consideró "enemigos del pueblo" a quienes especulaban con los bienes esenciales y los incluyó en su lista de oponentes torturables y ejecutables) y todo esto le valió un cierto apoyo entre una buena parte de la sociedad checa. La producción industrial para el Reich alcanzaba niveles completamente satisfactorios.

Menos satisfecho estaba el gobierno británico, al igual que el gobierno checo en el exilio, que no quería que Bohemia pudiera ser considerado como un país más del Eje en lugar de como un país ocupado y explotado. Por ello, a lo largo del año anterior un grupo de militares checos en el exilio había recibido entrenamiento en Gran Bretaña y a finales de año nueve de ellos habían sido lanzados en paracaidas cerca de Praga. El 27 de mayo cuatro de ellos pusieron en práctica la Operación antropoide. El antropoide era Heydrich, y la operación era su asesinato. Los integrantes del comando eran los checos Jan Kubiš, Adolf Opálka y Josef Valčík, y el eslovaco Jozef Gabčík. Tras haber estudiado sus costumbres, seleccionaron una curva cerrada que había en el trayecto que Heydrich seguía todos los días a la misma hora para desplazarse desde su casa hasta su despacho en el castillo de Praga. El coche se veía obligado a disminuir la velocidad para tomar la curva, por lo que era el punto idóneo para el atentado.

Gabčík se apostó con un subfusil, Kubiš llevaba una granada y Valčík se situó en un punto desde el que podía ver el tramo de carretera previo a curva y haría señales con un espejo cuando se acercara el coche. Inusitadamente, Heydrich se retrasó media hora. Los miembros del comando se pusieron nerviosos y estaban a punto de marcharse cuando Valčík hizo la señal. Heydrich llegaba en un descapotable sin escolta. El conductor disminuyó la velocidad como estaba previsto, pero a Gabčík se le encasquilló el arma. Heydrich lo vio y, dentro del coche en marcha, sacó su pistola. Gabčík lanzó el subfusil y echó a correr. Entonces Kubiš lanzó su granada, pero no entró en el coche, sino que cayó junto a la rueda trasera derecha. El conductor paró y bajó pistola en mano para atrapar a Kubiš y entonces estalló la granada que hirió a Heydrich en la espalda. Salió del coche y anduvo unos pasos disparando su pistola, hasta caer en la acera desangrándose. El conductor (un oficial de las SS) alcanzó a Kubiš en una esquina, pero éste lo dejó malherido de un disparo y huyó en bicicleta. Una mujer checa y un policía fuera de servicio auxiliaron a Heydrich, pararon una furgoneta de reparto y en ella lo llevaron a un hospital de Praga. Allí le diagnosticaron daños en el diafragma, el bazo y los pulmones, además de una costilla rota. El jefe de cirujía no logró extraerle las esquirlas de metralla.

Tropas de las SS rastrearon las calles de Praga en busca de los asesinos. Detuvieron a miles de sospechosos, pero no sacaron nada en claro y se ofreció una recompensa a quien identificara a los autores del atentado e indicara dónde se escondían.

Ese día la marina australiana completó con éxito una primera misión de evacuación y aprovisionamiento de los soldados que resistían en Timor Oriental.

Las tropas de Rommel arrollaron varias unidades británicas, que se retiraron a El Adem con 440 muertos y heridos y dejando unos 1.000 prisioneros. En Bir Hakeim un batallón italiano atacó la fortaleza con 60 tanques, de los cuales perdió 32 en 45 minutos. Un total de 91 soldados fueron hechos prisioneros. Sin embargo, la retirada de los británicos había dejado a Bir Hakeim aislado y bajo amenaza de ser rodeado por las fuerzas del Eje.

La Luftwaffe hundió cinco barcos del convoy PQ 16. Submarinos alemanes hundieron cuatro cargueros en el Atlántico, uno estadounidense (USAT Jack), otro británico (Athelknight), otro noruego (Hamlet) y otro neerlandés (Polyphemus).

Los judíos belgas fueron obligados a identificarse con una estrella amarilla.

Tras su ingreso en el ejército estadounidense, a Frank Capra se le encargó elaborar una serie de documentales que, en palabras del director, explicaran a los soldados "por qué demonios iban de uniforme". Trabajó directamente a las órdenes del general George Marshall. La serie se tituló ¿Por qué luchamos? y su primera entrega fue Preludio a la guerra, en el que Capra muestra las diferencias entre el "mundo libre" y el "mundo esclavo" controlado por las potencias del Eje, encarnadas en Adolf Hitler, Benito Mussolini y el almirante japonés Isoroku Yamamoto, de quien había surgido la idea de atacar Pearl Harbor. Stalin y la Unión Soviética eran notas discordantes que distorsinaban la comparación entre libertad y esclavitud, así que era mejor no mencionarlos. En la descripción de Alemania aprovechó escenas de El triunfo de la voluntad, de Leni Riefenstahl, con una narración diferente. También muestra una escuela alemana en la que los niños cantan:

Adolf Hitler es nuestro salvador, nuestro héroe.
Es el ser más noble del mundo.
Para Hitler vivimos,
por Hitler morimos.
Nuestro Hitler es nuestro Señor,
quien gobierna un nuevo mundo valiente.

El 28 de mayo un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Ganges Maru) en el mar del Sur de China.

El mariscal Timoshenko ordenó el cese de la ofensiva en Járkov, y la actividad se redujo a tratar de romper el cerco sobre las bolsa que habían formado los alemanes.

El convoy PQ 16 fue reforzado por una escolta soviética y a partir de ese momento todos los ataques fueron rechazados.

La aviación aliada trató de atacar las columnas del Eje alrededor de El Adem y Bir Hakeim, pero la mala visibilidad hizo que bombardearan los restos de los tanques italianos destruidos el día anterior, poniendo en peligro las vidas de los defensores de Bir Hakeim. El general Kœnig envió un destacamento para contactar con una britada británica situada más al norte. Los italianos lo impidieron, pero perdieron siete vehículos blindados.

Un submarino alemán fue perseguido por una flota británica en el Mediterráneo hasta que tuvo que rendirse cerca de Tobruk.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Yorkmoor) y otro neerlandés (Poseidon) en el Atlántico. Otros hundieron dos cargueros estadounidenses (Alcoa Pilgrim y New Jersey) en el Caribe.

El presidente ecuatoriano Carlos Arroyo del Río sufrió un intento de golpe de Estado.

John Huston dirigió un documental de propaganda bélica titulado Ganando tus alas. Empieza con la imagen de un avión que aterriza, del que sale un piloto que camina hacia la cámara. Cuando se acerca lo suficiente, se ve que se trata de James Stewart, que se dirige a los espectadores para animarlos a alistarse en las Fuerzas Aéreas (él lo era realmente). Para ello responde a preguntas que le van formulando personas en distintas situaciones (estudiantes, trabajadores, padres de familia, etc.) Se calcula que el documental influyó en el alistamiento de unos 150.000 nuevos reclutas.

El 29 de mayo llegó a Diego Suárez, en Madagascar, una flotilla de submarinos japoneses. Uno de sus aviones de reconocimiento divisó un acorazado británico en el puerto, luego los submarinos lanzaron dos minisubmarinos, uno de los cuales se perdió en el mar y sus dos tripulantes murieron. El otro llegó hasta el puerto y disparó dos torpedos. Uno dañó al destructor y el otro a un petrolero. Después los tripulantes vararon el minisubmarino y se dirigieron al punto de recogida establecido. No obstante, unos días más tarde morirían en un tiroteo con marines británicos.

Submarinos estadounidenses hundieron un carguero japonés (Tatsufuku Maru) cerca de Malasia.

Un submarino soviético hundió un carguero rumano (Sulina) en el mar Negro.

Un avión lanzó más suministros a la expedición de la isla Spitsbergen (comida, equipamiento médico, ropa, una ametralladora, municiones y un código de señales).

Las autoridades alemanas ordenaron que todos los judíos en la Francia ocupada de más de seis años se identificaran con una estrella amarilla.

Las fuerzas francesas en Bir Hakeim destruyeron tres tanques alemanes. La aviación británica impidió dos ataques aéreos y dañó las líneas de suministro del Eje.

Destructores británicos hundieron un submarino alemán con cargas de profundidad ante la costa de Libia.

Submarinos británicos hundieron un destructor italiano (Emanuele Pessagno), un carguero italiano (Capo Arma) y otro alemán (Penelope).

Submarinos alemanes hundieron tres cargueros británicos (Allister, Norman Prince y Western Head) en el Caribe, y un submarino italiano hundió uno más (Charlbury) en el Atlántico Sur. El Stier hundió un petrolero panameño (Stanvac Calcutta) cerca de Brasil.

Michael Curtiz estrenó Yanki Dandy, una película musical protagonizada por James Cagney que fue la segunda más taquillera del año. En su estreno en Nueva York, en lugar de entradas se vendieron bonos de guerra de entre 25 y 25.000 dólares.

Al mismo tiempo se estrenó Quiero ser mujer,  que fue un segundo intento de Shirley Temple de volver a la pantalla y que resultó tan fallido como el anterior. Fue la primera vez que la actriz recibió un beso en la pantalla.

Freddie Bartholomew conseguía cada vez papeles más modestos. Ese año estrenó dos películas de tema militar y tuvo un papel secundario en Un yanki en Eton, protagonizada por Mickey Rooney, que ese año estrenó además dos entregas de la serie de Andy Hardy: El idilio de Andy Hardy y La doble vida de Andy Hardy.

El 30 de mayo un submarino estadounidense hundió un barco de transporte japonés (Atsuta Maru). Murieron 37 pasajeros y 39 tripulantes.

La bolsa de Járkov fue definitivamente aniquilada. Menos de un 10% de los soldados atrapados había logrado escapar. El número de prisioneros soviéticos fue de unos 240.000 hombres o más. Por el contrario, las bajas alemanas habían sido relativamente escasas: unos 20.000 muertos, heridos o desaparecidos. Las presiones de Stalin a sus aliados para que invadieran Francia y crearan un frente occidental fueron en aumento, pero ni Churchill ni Roosevelt lo veían viable a medio plazo.

Los alemanes habían abandonado en el desierto a 620 prisioneros indios que ahora llegaban a Bir Hakeim, lo que agudizaba el problema de la escasez de agua. Los franceses cerraron un pasillo en un campo de minas que los italianos habían abierto el día anterior.

En París fueron ejecutados varios miembros de la resistencia francesa.

Esa noche la RAF llevó a cabo un gigantesco ataque a la ciudad de Colonia con 1.000 bombarderos (en realidad 1.047). Arrojaron 1.455 toneladas de bombas, dos tercios de las cuales eran incendiarias. En la ciudad se declararon más de 2.500 incendios, de los cuales unos 1.700 fueron clasificados como grandes por los bomberos alemanes. Más de 13.000 viviendas y más de 3.000 edificios no residenciales fueron completamente destruidos, y muchos más recibieron daños de mayor o menor envergadura. La RAF perdió 43 aviones.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Alcoa Shipper), otro británico (Mentor) y otro noruego (Baghdad) en el Atlántico. Una lancha torpedera lanzada desde el crucero Michel hundió otro carguero estadounidense (George Clymer).

El 31 de mayo, en medio de una tormenta de arena, cincuenta camiones llegaron a Bir Hakeim con agua y otros suministros, que luego se marcharon llevándose a los prisioneros alemanes, los heridos graves y los indios que los alemanes habían abandonado en el desierto. Una contraofensiva británica hizo retroceder a los alemanes hacia el oeste. La RAF perdió 16 aviones, frente a 9 de la Luftwaffe. Sin embargo, más al norte Rommel llevó a cabo una intensa ofensiva que expulsó a los británicos de Sidi Muftah. Unos 3.000 británicos cayeron prisioneros y 101 tanques y vehículos acorazados fueron destruidos o capturados, así como gran cantidad de armamento.

Un submarino británico hundió dos cargueros italianos (Bravo y Gino Allegre) en el Mediterráneo. Submarinos alemanes hundieron un carguero canadiense (Liverpool Packet).

Cinco aviones británicos sobrevolaron Colonia para tomar fotos de los efectos del bombardeo de la noche anterior.

Pearl Harbor
Índice Los primeros éxitos de los aliados