ANTERIOR
LOS PRIMEROS ÉXITOS DE LOS ALIADOS
SIGUIENTE

El 1 de junio de 1942, poco después de la medianoche, un minisubmarino japonés disparó dos torpedos en el puerto de Sidney contra un crucero estadounidense. Uno de ellos no estalló, mientras que el otro impactó contra un viejo ferry y mató a 19 marines australianos y 2 británicos. Entonces salió del puerto y trató de regresar a su submarino nodriza, pero acabó encallando en una playa cercana. Su destino fue una incógnita hasta más de sesenta años después, cuando fueron encontrados sus restos. El minisubmarino formaba parte de un grupo de tres embarcaciones con dos tripulantes cada una que habían sido lanzadas el día anterior. Dos habían sido detectados y los tripulantes de uno de ellos, viéndose acorralados, se suicidaron hundiendo su nave. El otro minusubmarino logró esconderse hasta que lo dieron por hundido y al cabo de unas horas se dispuso a continuar con su misión. Sin embargo, para entonces ya había cundido la alerta y fue avistado y destruido por una carga de profundidad. Los daños ocasionados fueron escasos, pero el impacto psicológico fue relevante, pues era el primer ataque japonés contra un puerto australiano.

La aviación alemana hundió un carguero británico (Empire Starlight) y otro soviético (Subbotnik) en Murmansk.

Las tropas del Eje destruyeron una brigada británica cerca de Bir Hakeim, pero los franceses seguían resistiendo en la fortaleza, hasta el punto de que Rommel no se atrevió a proseguir su avance hasta que no tomara dicha posición. Ese día tuvieron lugar varios bombardeos por parte de la aviación alemana y varias divisiones alemanas e italianas fueron enviadas a la zona.

Hitler visitó un cuartel alemán en Potava (en Ucrania) para confirmar los planes de la próxima "ofensiva estival".

Varias ciudades industriales alemanas, principalmente alrededor de Essen fueron bombardeadas por la RAF. Sobre Colonia, los británicos lanzaron el primero de una serie de "ataques molestos". Consistían en ataques por parte de muy pocos aviones, en este caso dos, que lanzaban unas pocas bombas, pero obligaban a activar todo el protocolo de defensa antiaérea de la ciudad, causando gastos y trastornos a un coste muy bajo.

Unos 7.000 judíos fueron llevados del gueto de Cracovia al campo de exterminio de Bełżec. Teóricamente se trataba de una "reubicación".

Draža Mihajlović llegó Montenegro después de que los chetniks hubieran expulsado de la zona a los partisanos de Tito.

El "centro de recepción" de Manzanar pasó a ser administrado por los militares y cambió su nombre a "Centro de reubicación de guerra Manzanar". Por esas fechas albergaba ya a varios miles de estadounidenses de etnia japonesa, a los que se había dado un plazo de ocho días para vender sus propiedades. Recientemente se habían creado otros dos "centros de reubicación" para japoneses, uno en Tule Lake, California y otro en Poston, Arizona.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros estadounidenses (Hampton Roads y West Notus), otro británico (Westmoreland), otro brasileño (SS Alegrete) y otro panameño (Bushranger) en el Atlántico.

El 2 de junio Erich von Manstein inició un ataque masivo contra las posiciones soviéticas en Sebastopol. La artillería estuvo bombardeando la fortaleza durante los cinco días siguientes, al mismo tiempo que la Luftwaffe, bajo el mando de Wolfram von Richthofen, bombardeaba el puerto, centrales eléctricas, plantas de suministro de agua, etc. Sólo el primer día hubo 723 salidas que lanzaron 525 toneladas de explosivos. A pesar del fuego antiaéreo enemigo, sólo un avión fue deribado. Un petrolero soviético (Mikhail Gromov) fue hundido por la aviación cerca de Yalta.

Los refuerzos enviados por Rommel llegaron a Bir Hakeim y a las 10:00 iniciaron un ataque. A las 10:30 dos oficiales italianos se presentaron ante los franceses para pedir su rendición, pero Kœnig se negó. La artillería del Eje alcanzaba sus blancos desde una distancia a la que no llegaba la artillería francesa.

Reinhard Heydrich se recuperaba en un hospital de Praga del atentado que había sufrido seis días antes. Ese día recibió la visita de Heinrich Himmler, que transcurrió con normalidad, pero poco después entró en coma.

El presidente de las Filipinas, Manuel Luis Quezón pronunció un discurso ante la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, en el que animó a reforzar el frente filipino. Durante los días siguientes recorrió diversos Estados estadounidenses promoviendo la solidaridad con el pueblo filipino.

Un submarino alemán fue dañado por cargas de profundidad en el golfo de Sollum, en Libia, cerca de la frontera egipcia, y tuvo que ser hundido.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Illinois), dos británicos (Knoxville City y Mattawin), otro noruego (Berganger) y otro neerlandés (Triton) en el Atlántico.

En las primeras horas del 3 de junio dos portaaviones de una flota japonesa lanzaron sus aviones contra Dutch Harbor, en las islas Aleutianas, que forman un largo arco que parte de Alaska y llega hasta las proximidades de la península de Kamchatka, en la Unión Soviética. De los 34 aviones que habían despegado, sólo la mitad llegó hasta la ciudad, mientras los demás se perdieron, algunos se estrellaron y otros regresaron a su base. Los que llegaron a su objetivo atacaron la estación de radio, varios depósitos de combustible y dos cuarteles estadounidenses, donde mataron a 17 soldados y 8 ingenieros. Los daños materiales no fueron muy graves.

El ataque a Dutch Harbor tenía una doble finalidad: por una parte era una maniobra de distracción para un ataque a la isla de Midway que tenía que haber tenido lugar poco después, pero que finalmente tuvo que ser retrasado hasta el día siguiente. Por otra parte era una contrapartida que la Marina Imperial Japonesa ofrecía al Ejército de Tierra a cambio de su apoyo en Midway. El Ejército de Tierra estaba interesado en ocupar las Aleutianas para evitar que Japón estuviera en el radio de alcance de la aviación estadounidense.

La flota japonesa estaba bajo el mando del almirante Chūichi Nagumo, el mismo que había dirigido el ataque a Pearl Harbor, y pretendía tomar nuevamente por sorpresa a los estadounidenses, pero sus servicios de inteligencia habían descifrado suficientes mensajes japoneses como para estar al tanto del momento y el lugar previsto para el ataque. La Marina Estadounidense había reunido una flota a marchas forzadas, reparando barcos dañados y para entonces 3 portaaviones, 8 cruceros, 15 cazatorpederos, 19 submarinos y unos 373 aviones estaban en la zona o se dirigían hacia ella.

Un avión de reconocimiento localizó una parte de la flota japonesa que se dirigía a Midway e informó de su posición. Nueve aviones fueron lanzados para interceptarla y lanzaron sus bombas sobre ella, pero sin alcanzar ningún barco.

Los submarinos japoneses que esperaban el regreso de los minisubmarinos que habían atacado el puerto de Sidney los dieron por perdidos y se dispersaron para llevar a cabo otras misiones secundarias, consistentes en atacar barcos aliados. Ese día uno de ellos hundió un carguero australiano en el mar de Tasmania. Los cadáveres de cuatro de los submarinistas fueron rescatados por los australianos, y los incineraron con honores militares. Más adelante, cuando vieron que esto, no sólo no alteró en lo más mínimo el trato salvaje que los japoneses daban a sus prisioneros de guerra, sino que además usaron las imágenes de la ceremonia con fines propagandísticos, el Alto Mando australiano prohibió que se celebraran funerales similares en el futuro.

Los alemanes seguían bombardeando Sebastopol por tierra y aire. Ese día la aviación llevó a cabo 585 salidas.

Rommel hizo llegar un mensaje escrito de su propia mano al general Kœnig, en Bir Hakeim, en el que le instaba a evitar un derramamiento de sangre inútil y a rendirse inmediatamente. La respuesta de Kœnig fue un cañonazo que destruyó varios camiones alemanes. A lo largo del día, varios ataques de las fuerzas alemanas e italianas fueron rechazados.

El gobierno británico nacionalizó las industrias del carbón y de la leche.

Esa noche un comando británico atacó una estación de radar alemana en Plage-Ste-Secile, en Francia. La misión fracasó y, durante el regreso, la aviación alemana atacó las embarcaciones británicas provocando tres muertos y 19 heridos. La llegada de la aviación británica evitó desgracias mayores.

Submarinos alemanes hundieron un carguero y un petrolero estadounidenses (City of Alma y M.F. Elliott), otro carguero sueco (Anna) y un petrolero noruego (Høegh Giant) en el Atlántico. La RAF bombardeó un submarino italiano (Luigi Torelli) que tuvo que ser remolcado hasta España para ser reparado.

A las 4:30 del 4 de junio una flota japonesa, compuesta por 4 portaaviones, 1 portaaviones ligero, 14 cruceros, 32 cazatorpederos, 9 acorazados y unos 433 aviones atacó la isla de Midway. A las 6:20 los aviones alcanzaron la isla y empezaron a bombardearla. Los bombarderos estadounidenses habían despegado antes y atacaron la flota enemiga, pero el ataque fue inefectivo y sólo tres lograron regresar a Midway. El ataque japonés a la isla tampoco fue muy exitoso. La artillería antiaérea había derribado varios aviones y las defensas seguían en buen estado. El almirante Nagumo estaba preparando una segunda oleada cuando recibió la noticia de que se había avistado una flota estadounidense. Entonces paralizó los preparativos a la espera de tener más información. Por su parte, el almirante estadounidense Frank Jack Fletcher consideró que era prioritario lanzar un ataque inmediato contra los portaaviones japoneses aunque fuera de forma descoordinada. Así se hizo: los aviones estadounidenses llegaron en varios grupos separados, algunos se perdieron y no encontraron los barcos japoneses, otros se quedaron sin combustible y tuvieron que regresar. Los primeros en llegar hasta los portaaviones enemigos lo hicieron a las 9:20, y otro grupo llegó a las 9:40.

El ataque fue desastroso, pues todos los torpedos, o bien no alcanzaron sus objetivos, o bien no estallaron. Casi todos los aviones fueron derribados, pero lograron tres objetivos importantes. En primer lugar, impidieron que los portaaviones japoneses pudieran lanzar un contraataque, dejaron en mala posición a la escolta aérea e hicieron que los aviones de combate japoneses gastaran su combustible y sus municiones.

Así, a las 10:22 llegaron nuevos escuadrones en el momento justo y perfectamente situados para atacar. Además encontraron a los portaaviones japonenes especialmente vulnerables, ya que tenían muchos torpedos apilados en la cubierta, pendientes de ser cargados en los aviones, en lugar de estar debidamente protegidos en los almacenes, y también estaban expuestas varias mangueras de suministro de combustible. Por error, dos escuadrones que debían atacar a un portaaviones cada uno se lanzaron sobre el mismo y, tras cuatro o cinco impactos directos, lo dejaron en llamas. Una de las bombas impactó cerca del puente y mató al capitán y a muchos de los oficiales de mayor rango. Inmediatamente los aviones se centraron en el segundo portaaviones que, aunque sólo recibió un impacto directo, éste resultó ser decisivo, pues entró por un ascensor y estalló en la cubierta superior, alrededor de aviones cargados de torpedos y combustible. Al mismo tiempo un tercer escuadrón se ocupaba de un tercer portaaviones, que recibió al menos tres impactos directos y así, en apenas seis minutos, tres de los cuatro portaaviones japoneses estaban en llamas y su hundimiento era una mera cuestión de tiempo.

El portaaviones restante no tardó en organizar un contraataque y sus aviones persiguieron a los aviones estadounidenses en retirada y así encontraron al Yorktown. Tres impactos directos abrieron un agujero en la cubierta e inutilizaron todas las calderas menos una. El almirante Fletcher tuvo que trasladarse a un crucero pesado. Por su parte, los japoneses perdieron 16 aviones. Una hora más tarde llegó una segunda oleada de aviones japoneses. Para entonces el Yorktown había sido reparado tan rápidamente que los japoneses pensaron que era otro acorazado diferente. El Yorktown no resistió este segundo ataque, y los japoneses se retiraron informando de que dos de los tres portaaviones enemigos habían sido destruidos.

A últimas horas de la tarde los aviones estadounidenses localizaron de nuevo al portaaviones japonés y lanzaron un nuevo ataque con 24 bombarderos. Cuatro o cinco impactos lo dejaron incapacitado para lanzar aviones, y poco después tuvo que ser abandonado. Al caer la noche el almirante Fletcher, considerando que no podía dirigir adecuadamente las operaciones desde un crucero, pasó el mando al almirante Raymond Spruance, que se encontraba en el Enterprise. Las maniobras de ambas flotas hicieron que no se encontraran durante la noche, lo cual benefició a los estadounidenses, pues en un combate nocturno los japoneses habrían tenido ventaja.

Mientras tanto, la flota japonesa se acercó a unos 160 km de Dutch Harbor para lanzar un segundo ataque, que resultó ser mucho más devastador que el anterior. Varios aviones fueron destruidos en tierra, así como algunos cuarteles militares, depósitos de combustible, hangares y varios barcos mercantes que estaban en el puerto. En una segunda oleada se destruyó un ala de un hospital militar. Durante el regreso, los aviones japoneses se encontraron con una patrulla de seis aviones estadounidenses y tuvo lugar una breve batalla aérea en la que tres aviones fueron derribados (que se sumaban a otros tres derribados previamente por las baterías antiaéreas), pero cuatro de los aviones estadounidenses cayeron también.

Uno de los submarinos alemanes que navegaban cerca de Australia hundió un carguero australiano en el estrecho de Bass.

Hitler visitó al mariscal finlandés Carl Gustaf Mannerheim, con motivo de su 75º aniversario, que se había celebrado como una fiesta nacional. Llegó por sorpresa y Mannerheim apenas tuvo tiempo de organizar la visita para que pasara tan inadvertida como fuera posible. Acompañado del presidente Ryti, se reunió con Hitler en Imatra con el máximo secreto. En total, Hitler permaneció unas cinco horas en Finlandia. Aunque no está confirmado, se cuenta que Mannerheim encendió un puro durante la conversación, y todos los presentes se quedaron paralizados, pues Hitler era un antitabaquista militante, pero Hitler no dijo nada. Se dice que Mannerheim lo sabía y que su intención era explorar si Hitler se consideraba en condiciones de imponer exigencias o más bien de hacer peticiones. De hecho, Hitler no planteó ninguna exigencia y se limitó a abogar por una fuerte cooperación entre Alemania y Finlandia contra la Unión Soviética.

Reinhadt Heydrich murió sin haber salido del coma en que había caído dos días antes. La búsqueda de los asesinos había sido encomendada a Heinrich Müller, el jefe de la Gestapo, pero no estaba dando resultados. Los alemanes habían destinado 21.000 hombres a registrar 36.000 casas en Praga y 157 sospechosos habían sido ejecutados, pero no se sabía nada de los asesinos. Himmler asumió las funciones de Heydrich y se hizo cargo de sus dos hijos.

Werner Heisenberg fue citado por el Ministro de Armamento alemán, Albert Speer, quien le pidió un informe sobre las posibilidades de orientar las investigaciones sobre el uranio hacia el desarrollo de armas nucleares. Heisenberg le contestó que no sería posible construir una bomba antes de 1945, y que ello requeriría mucho dinero y mucho personal.

Pierre Benoît y Lucien Legros, junto con otros tres compañeros de estudios, Jean-Marie Arthus, Jacques Baudry y Pierre Grelot, habían intensificado sus actuaciones en la resistencia francesa. En los últimos meses habían participado en dos atentados que no habían causado víctimas, y en un tercero habían lanzado dos granadas contra un almirante alemán y sus invitados en el transcurso de una recepción, lo que ocasionó daños menores. Finalmente, la policía los arrestaba a todos menos a Benoît, que logró escapar.

Un submarino alemán hundió un carguero noruego (Nidarnes) en el Atlántico. El Stier hundió un carguero británico (Gemstone) cerca de la costa brasileña.

Ese día se estrenó La señora Miniver, una película dirigida por William Wyler y ambientada en la Gran Bretaña del momento, en plena guerra, y con un guión preparado para animar a la gente a implicarse en la guerra sin caer en el desaliento. Su éxito superó todas las expectativas. Fue la película más taquillera del año, tanto en los Estados Unidos como en Gran Bretaña, y la que más beneficios había proporcionado hasta entonces a la Metro-Goldwyn-Mayer.

El 5 de junio la aviación alemana realizó 555 salidas contra Sebastopol. Algunos pilotos llegaron a volar 18 veces.

En el océano Índico, submarinos japoneses hundieron un carguero estadounidense (Melvin H. Baker) y dos panameños (Atlantic Gulf y Johnstown) cerca de Mozambique. Cruceros japoneses hundieron un carguero británico (Elysia) cerca de la costa sudafricana.

Otros 4.000 judíos fueron enviados a Bełżec desde Cracovia.

El general Ritchie lanzó una maniobra que intentaba rodear a las fuerzas de Rommel en Gazala, pero no funcionó. Por la tarde Rommel llevaba la iniciativa y los británicos tuvieron que retirarse, tras haber perdido muchos tanques.

Un convoy con 1.000 deportados judíos salió de Francia con destino a Auschwitz.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero y dos cargueros estadounidenses (L. J. Drake, Delfina y Velma Lykes) y un carguero panameño (C.O. Stillman) en el Atlántico.

Las fuerzas japonesas en Dutch Harbor recibieron orden de abandonar la misión y unirse en ayuda de los restos de la flota japonesa que se retiraba de Midway. Durante todo el día, las fuerzas estadounidenses en Midway no habían logrado localizarla, pero a las 2:15 del 6 de junio un submarino estadounidense localizó unos barcos que no pudo identificar y envió un informe vago que llegó hasta Spruance. Se trataba de cuatro cruceros y dos destructores japoneses que habían sido enviados a bombardear Midway, pero que tras la derrota japonesa habían recibido también la orden de cancelar la misión. Los barcos detectaron al submarino y, durante las maniobras destinadas a eludir un ataque submarino, dos de los cruceros chocaron entre sí. A las 4:12 el submarino confirmó que los barcos eran japoneses y se dispuso a atacarlos, pero, a pesar de la baja velocidad de los barcos dañados, el ataque no tuvo éxito y el submarino se retiró. Más tarde la aviación estadounidense hundió uno de los cruceros japoneses, mientras que un submarino japonés lanzó dos torpedos contra el Yorktown, lo que acabó con toda esperanza de llevarlo a puerto para su reparación. El ataque apenas causó bajas, pues la mayor parte de la tripulación había sido ya evacuada, pero un tercer torpedo impactó contra un destructor (USS Hammann) que se partió en dos y se hundió con 80 marines, principalmente por la explosión de sus propias cargas de profundidad.

En lugar del ataque previsto a Dutch Harbor, los japoneses optaron por invadir dos de las islas Aleutianas que carecían de guarnición militar: Attu y Kiska. En la primera desembarcaron 1.140 soldados de infantería, que capturaron a los 45 indígenas aleutas y un matrimonio de raza blanca: un metereólogo y radioaficionado llamado Charles Foster Jones, de 60 años, y su esposa Etta Jones, maestra y enfermera de 62 años. Foster fue asesinado después de haber sido interrogado, y su esposa fue llevada a un campo de prisioneros en Yokohama. Los 42 aleutas que sobrevivieron a la invasión fueron deportados a Japón. El mes anterior la Marina Estadounidense había ofrecido a los aleutas ser evacuados a un lugar seguro, pero éstos habían rechazado la oferta. Los japoneses construyeron fortificaciones y una base aérea en Attu. En Kiska había una estación meteorológica ocupada por diez estadounidenses. Dos murieron, siete fueron hechos prisioneros y uno logró escapar, pero se entregó 50 días más tarde a consecuencia del hambre. Fuerzas estadounidenses y canadienses bombardearon periódicamente las islas ocupadas.

Un submarino japonés hundió un carguero yugoslavo (Susak) en el océano Índico.

Las fuerzas de Rommel lanzaron un nuevo ataque sobre Bir Hakeim. Los alemanes lograron traspasar por varios puntos los campos de minas y llegaron hasta 800 metros del fuerte, pero los tiradores franceses los rechazaron.

Un crucero alemán encontró y hundió un petrolero estadounidense (SS Stanvac Calcutta) cerca de la costa de Brasil. El petrolero estaba armado y ofreció una intensa resistencia hasta que empezó a hundirse. En total murieron 16 marineros y otros 37 fueron hechos prisioneros, de los cuales 14 estaban heridos. Los alemanes contaron 2 heridos.

A las 5:00 del 7 de junio se hundió el Yorktown, marcando el final de la batalla de Midway, un rutundo triunfo estadounidense que sin duda cambió el curso de la guerra en el Pacífico. En total, los japoneses habían contado 3.057 muertos, habían perdido cuatro portaaviones y un crucero, mientras que otro crucero había resultado dañado y 248 aviones habían sido destruidos. Los estadounidenses habían perdido 307 hombres y un portaaviones. Los japoneses habían capturado tres prisioneros estadounidenses durante la batalla, a los cuales les dieron el trato exquisito y caballeroso que los caracterizaba: después de interrogarlos, los ataron a bidones llenos de agua y los arrojaron al mar.

El Chicago Tribune publicó en primera página un artículo titulado "La Marina estaba al tanto del plan de ataque japonés en el mar", por el que los japoneses podrían haber sospechado que los estadounidenses habían descifrado sus claves secretas. El Secretario de Marina demandó al periódico, pero en cuanto se comprobó que los japoneses no habían cambiado sus claves, se evitó cualquier actuación que pudiera atraer la atención del enemigo sobre el asunto.

Antes del amanecer, un submarino alemán hundió un dragaminas estadounidense (USS Gannet) cerca de las Bermudas. Dos aviones rescataron a 22 supervivientes y guiaron a un destructor hasta el lugar, que rescató a otros 40.

El general Manstein ordenó el inicio del asalto terrestre a Sebastopol. Hasta ese momento, la Luftwaffe había realizado más de 3.000 salidas y había arrojado más de 2.200 toneladas de explosivos. La infantería empezó a avanzar con cautela, protegida por la aviación y la artillería. Hacia las 8:15 ya habían roto dos líneas defensivas soviéticas, pero su avance se ralentizó al encontrarse con campos minados, lo que dio cierto margen a los soviéticos para reorganizarse. A las 17:15 los alemanes ocupaban la ciudad de Belbek, pero un contraataque soviético detuvo su avance a las 18:00. En total, los alemanes habían penetrado unos 2 km en las densas defensas soviéticas y habían destruido unos tres batallones enemigos. Sin embargo, el ejército alemán estaba al límite de sus posibilidades.

Un submarino japonés hundió un carguero noruego (Wilford) en el océano Índico.

Una avioneta lanzó 24 rifles y 3.000 rondas de municiones, comida, medicinas y correo para la expedición anglo-noruega a Spitsbergen. Luego aterrizó y recogió a seis noruegos heridos, que fueron transportados hasta Edimburgo.

En Praga se celebró el entierro de Reinhard Heydrich, y tras la ceremonia su ataúd fue llevado a un ferrocarril que lo llevaría hasta Berlín para un segundo entierro.

En Bir Hakeim los alemanes llegaron a aproximarse a la fortaleza aún más que el día anterior, pero nuevamente fueron rechazados. La RAF intervino en cuatro ocasiones ametrallando a los asaltantes.

La RAF hundió un submarino italiano (Veniero) en el Mediterráneo.

Athanasios Klaras fue enviado a la Grecia Central en nombre del Frente de Liberación Nacional con el fin de organizar un ejército de guerrilleros. Ese día Klaras se presentó en la ciudad de Domnista con el nombre de Ares Velujiotis (Ares es el dios griego de la guerra y Veluji era una montaña cercana), afirmó ser mayor de artillería (aunque no lo era) y anunció la existencia del Ejército de Lieración del Pueblo Griego, brazo armado del Frente de Liberación Nacional. Prefirió pasar por alto que, hasta el momento, el ejército contaba únicamente con unos 15 hombres, y así logró reclutar algunos más.

Esa noche un comando británico llevó a cabo la operación Albúmen desembarcando en distintos puntos de la isla de Creta. Cuantro hombres lo hicieron en Kastelli, donde, con la ayuda de tres habitantes de la zona, destruyeron 5 aviones, dañaron otros 29 e incendiaron varios vehículos y suministros mediante bombas de acción retardada. Otro grupo desembarcó en Tympaki, pero resultó que el aeropuerto que querían sabotear había sido abandonado a causa de las incursiones aéreas desde Egipto. Otro grupo desembarcó en Maleme, pero se encontró con que el aeropuerto había sido protegido con vallas electrificadas y les resultó imposible penetrar en él.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Edith), otro hondureño (Castilla), y otro panameño (Hermis) en el Atlántico. Un submarino italiano hundió a su vez un carguero británico (Chile). Un submarino japonés hundió otro carguero estadounidense (Coast Trader) en el Pacífico, cerca de la costa americana, en la frontera entre Canadá y los Estados Unidos.

En las primeras horas del 8 de junio un submarino japonés emergió cerca del puerto de Sidney y lanzó 10 bombas en cuatro minutos, pero sólo una estalló y causó daños leves. Poco después, a las 2:15, otro atacó Newcastle, en Nueva Gales del Sur. De 20 bombas, también hubo una única que estalló, y alguna otra que causó algún destrozo aun sin estallar. No obstante, el objetivo de los bombardeos era más preocupar a los australianos que otra cosa.

Ante el estancamiento al que estaba llegando en Sebastopol, von Manstein pidió de nuevo ayuda a la Luftwaffe, y la aviación alemana se volcó contra las líneas de suministro soviéticas, y ese mismo día hundieron un destructor y un barco de vigilancia.

Submarinos japoneses hundieron un carguero británico (King Lud) y dos griegos (Aghios Georgios IV y Christos Markettos) en el océano Índico.

Una vez derrotado el ataque británico en Gazala y aprovechando una espesa niebla, Rommel se concentró en Bir Hakeim y lanzó un ataque apoyado por la aviación. Kœnig informó de que la guarnición estaba agotada y de que se estaban quedando sin suministros. La aviación británica realizó 478 salidas durante la noche para lanzar suministros sobre Bir Hakeim. En la operación se perdieron tres aviones, pero los alemanes e italianos perdieron otros tantos.

Un destructor italiano (Antoniotto Usodimare) fue torpedeado y hundido cerca de Sicilia y 141 de sus tripulantes murieron. El submarino atacante era también italiano, que confundió el convoy al que escoltaba el destructor con un convoy aliado.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros estadounidenses (USAT Sicilien y Suwied), uno británico (Rosenborg), otro hondureño (Tela) y un carguero y un petrolero noruegos (Pleasantville y South Africa) en el Atlántico.

El 9 de junio tuvo lugar un fastuoso funeral en Berlín en honor a Reinhard Heydrich. Hitler pronunció unas emotivas palabras recordando las incontables virtudes del Carnicero de Praga, el Verdugo o La Bestia Rubia, como lo llamaban quienes lo conocían bien. Luego le impuso varias condecoraciones a título póstumo. En privado su opinión no era tan positiva, pues dijo:

Puesto que la oportunidad no sólo hace al ladrón, sino también al asesino, esas heroicidades, como conducir un vehículo descapotable no blindado o caminar por las calles sin guardaespaldas, eran malditamente estúpidas y no sirven a la patria en lo más mínimo. Que un hombre tan irreemplazable como Heydrich se expusiera así a un peligro innecesario es algo que sólo puedo condenar como estúpido e idiota.

Cuando fue informado del asesinato de Heydrich, la primera reacción de Hitler fue ordenar la ejecución de 10.000 checos elegidos al azar, pero algunas autoridades nazis en Bohemia le hicieron ver que la región era una zona industrial vital para Alemania, y que las ejecuciones indiscriminadas podrían disminuir la productividad. Así que ese mismo día la orden que llegó a Praga fue que se identificara cualquier ciudad que hubiera podido albergar a los asesinos y que en todas ellas se ejecutara a todos los hombres adultos, que se enviara a todas las mujeres a un campo de concentración, que los niños germanizables fueran dados en adopción a familias de miembros de las SS y el resto a familias cualesquiera, y que la ciudad fuera incendiada y arrasada por completo.

Esto puso a la Gestapo en la tesitura de encontrar alguna ciudad que hubiera albergado a los asesinos, a pesar de que no tenían ni idea de quiénes habían sido. Puesto que las órdenes de Hitler había que cumplirlas, la Gestapo eligió el pueblo de Lídice, situado a 22 km de Praga, sobre la sólida base de que varios oficiales del ejército checo huidos a Gran Bretaña habían nacido allí.

Esa mañana, más de 200 aviones atacaron Bir Hakeim, luego alemanes e italianos atacaron la fortaleza por dos frentes. Los franceses cedieron algunas posiciones. Pasado el mediodía, 130 aviones llevaron a cabo un segundo bombardeo y la infantería alemana atacó cubierta por la artillería. Los atacantes rompieron las defensas francesas, pero no tardaron en ser restablecidas mediante un contraataque. Esa tarde Kœnig recibió la orden del genera Ritchie de evacuar Bir Hakeim y empezó a realizar las gestiones para contar con el apoyo necesario para una retirada.

La RAF atacó la base naval italiana en Tarento. La aviación italiana hundió un carguero sueco (Stureborg) cerca de Chipre.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero estadounidense (Franklin K. Lane), otro belga (Bruxelles) y otro noruego (Kronprinsen).

El 10 de junio la flota estadounidense abandonó el área de Midway y regresó a Pearl Harbor. Ese mismo día tuvo lugar una reunión de los altos mandos japoneses en los que la Armada ocultó el hundimiento de los cuatro portaaviones en Midway. Sólo el emperador Hirohito, los oficiales de mayor graduación y los más altos cargos del gobierno fueron informados, hasta el punto de que hubo militares que siguieron elaborando planes de guerra contando con los portaaviones inexistentes. La radio y la prensa relató una rotunda victoria en Midway. Los heridos en la batalla fueron trasladados a hospitales militares donde fueron aislados incluso de sus familias.

La aviación alemana seguía atacando las líneas de comunicación soviéticas en Sebastopol. Ese día hundió un destructor (Svobodney) y un barco de transporte de tropas (Abkhaziya). Los soviéticos lanzaron un contraataque, pero resultó fallido.

Un grupo de partisanos yugoslavos había logrado hacerse con algunos tanques e incluso con aviones en las montañas de Kozara en Bosnia. Las autoridades alemanas y la Ustacha consideraron que la ciudad de Banja Luka y las minas de hierro de Ljubija estaban amenazadas, así que iniciaron una campaña para aniquilar a los comunistas. Los alemanes aportaron 15.000 soldados, el Estado Independiente de Croacia unos 21.000, los Chetnik aportaron unos 2.000 hombres y los húngaros apotraron cinco barcos de guerra. Por su parte, los partisanos contaban con unos 3.000 hombres, pero lograron reclutar hasta 60.000 voluntarios.

Un submarino griego que transportaba a uno de los comandos integrantes de la operación Albúmen se había retrasado y sólo ahora desembarcaba a los seis hombres que debían actuar en Heraclión, sólo que por error tocaron tierra en un lugar bastante alejado de su objetivo, así que tuvieron que desplazarse por las noches, escondiéndose durante el día.

Antes del amanecer, los alemanes rodearon el pueblo de Lídice y bloquearon todas sus salidas. Todos los hombres fueron llevados a una granja en un extremo del pueblo. Colchones de las casas vecinas fueron puestos contra la pared del granero para evitar rebotes de balas y, a partir de las 7:00 empezaron a fusilar hombres en grupos de cinco. Como el ritmo era demasiado lento, al cabo de un tiempo pasaron a grupos de diez. Terminaron por la tarde, con un total de 173 muertos (otros 11 hombres que no estaban ese día en el pueblo fueron arrestados más adelante y fusilados también).

Un total de 203 mujeres y 105 niños fueron llevados a la escuela del pueblo y luego a la ciudad cercana de Kladno. Lídice fue incendiada, y los restos volados con explosivos. Luego acudió una partida de 100 hombres para eliminar todos los restos que aún quedaban visibles y desviar las carreteras que llegaban a donde había estado emplazado. Toda la zona fue cubierta de tierra y se plantaron cultivos para que no quedara rastro alguno de que allí se había alzado un pueblo poco antes. Mientras los nazis trataban de disimular la mayor parte de sus crímenes, sobre la destrucción de Lídice hicieron un documental que fue difundido abiertamente, como muestra de las consecuencias que tenía el asesinato de un jerarca nazi.

Miroslav Filipović, el Hermano Satán, había empezado a trabajar en el campo de concentración croata de Jasenovac. Se cuenta que mató a un preso por haber ocultado una rebanada de pan. Pronto fue ascendido a guardia-jefe, y ahora era nombrado administrador del campo principal. A menudo realizaba apuestas con otros guardias sobre quién era mejor carnicero. En una ocasión obligaron a varios prisioneros a arrodillarse con las cabezas tocando el suelo. La competición consistía en que Filipović y sus camaradas les disparaban en la nuca y, si no morían al instante, los degollaban con un cuchillo. Otra competición consistió en lanzar niños pequeños al aire en presencia de sus madres y tratar de empalarlos al caer con sus cuchillos. Filipović falló tres veces con uno, y a la cuarta acertó, sin atender a los gritos y súplicas de sus madres.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Havre) y otro noruego (Athene) en el Mediterráneo. En el Atlántico hundieron cinco cargueros británicos (Ardenvohr, Empire Clough, Port Montreal, Ramsay y Surrey), otro noruego (L A Christensen) y un barco estadounidense de transporte de tropas (USAT Merrimack). Un submarino italiano hundió otro carguero neerlandés (Alioth).

Tras un día en el que la resistencia contra las fuerzas de Rommel fue especialmente difícil, al anochecer la guarnición de Bir Hakeim inició la retirada con el máximo sigilo para que los alemanes no les descubrieran. Los zapadores abrieron un camino en un campo minado, pero fue más estrecho de lo previsto y en un momento dado los italianos descubrieron la columna francesa, Kœnig ordenó una desbandada y hubo algunas bajas. De un total de 3.600 hombres, ya el 11 de junio, unos 2.700 llegaron al punto de encuentro con los británicos, incluyendo 200 heridos.

La resistencia de Kœnig en Bir Hakeim retrasó dos semanas el ataque de Rommel hacia el este, y este retraso resultaría decisivo. Rommel quedó impresionado con la resistencia francesa, hasta el punto de que desobedeció la orden de Hitler de matar a los prisioneros franceses y, al contrario, ordenó que se les suministrara la misma ración de agua que a sus soldados. Tras haber ocupado Bir Hakeim, Rommel pudo ya dirigir sus fuerzas hacia el norte.

Ese día la Luftwaffe llevó a cabo más de un millar de salidad en Sebastopol, y lanzó 954 toneladas de bombas. La munición empezaba a escasear y la fortaleza soviética resistía. En realidad, los soviéticos estaban también al límite de sus reservas, pero el hecho de que los alemanes tuvieran problemas similares equilibró la situación.

Un submarino japonés hundió un carguero británico (Mahronda) en el océano Índico. Un submarino soviético hundió un carguero rumano (Ardeal) en el mar Negro.

En el Atlántico, ubmarinos alemanes hundieron un carguero y un petrolero estadounidense (American y Hagan), dos cargueros y un petrolero británico (Fort Good Hope, Pontypridd y Geo H. Jones), un barco de pasajeros neerlandés (Crijnssen) y un petrolero panameño (Sheherazade). El crucero Michel hundió otro carguero británico (Lylepark) en el Atlántico Sur.

El 12 de junio submarinos japoneses hundieron un carguero británico (Clifton Hall) y otro panameño (Hellenic Trader) en el océano Índico y un carguero panameño (Guatemala) en el Pacífico, cerca de la costa australiana. Por su parte, un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Burma Maru) cerca de las Indias Orientales Neerlandesas.

Un crucero y un destructor soviéticos lograron desembarcar 2.314 soldados, 190 toneladas de municiones y 28 piezas de artillería en Sebastopol. Los alemanes iniciaron un bombardeo contra una de las fortalezas que protegían la ciudad por el norte, Fort Stalin, que era uno de los puntos más debilitados a consecuencia de los ataques precedentes. A las 19:00 una división de artillería se sumó al bombardeo, y atacó también un fuerte secundario, el Volga, situado tras Fort Stalin.

Aviones estadounidenses que habían despegado de Egipto bombardearon por primera vez territorio europeo, en Rumanía.

Los alemanes metieron en camiones a 183 mujeres de Lídice y luego las subieron a un tren en la estación de Kladno, con destino al campo de concentración de Ravensbrück. Allí tuvieron que trabajar en centros de procesado de cuero, fábricas de municiones y de ropa y también en la construcción de carreteras. De los niños, 88 fueron llevados a un campo de concentración en Łódź, donde unos pocos "germanizables" fueron entregados a familias de las SS. Los demás fueron mantenidos en condiciones insalubres y sin recibir ninguna atención médica.

La RAF hundió un carguero sueco (Senta) en el mar del Norte, en la desembocadura del Weser.

Rommel llegó a El Adem, donde una brigada de infantería india rechazó un ataque, si bien otras dos cercanas se vieron obligadas a retroceder 6 km.

Un submarino alemán hundió un destructor británico (HMS Grove) que escoltaba un convoy en el Mediterráneo. Murieron 110 tripulantes.

La necesidad de abastecer a Malta era tan urgente que los británicos decidieron enviar dos convoyes simultáneamente, uno desde Gibraltar (Operación Arpón) y otro desde Alejandría (Operación Vigoroso), con la esperanza de que los italianos se centraran en el primero que descubrieran y así el otro pudiera llegar a su destino. Esa noche el convoy que había salido de Alejandría sufrió un ataque aéreo. El de Gibraltar no fue molestado porque los italianos pensaron al principio que era un señuelo.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero estadounidense (Cities Service Toledo) y dos cargueros británicos (Dartfort y Hardwicke Grange) en el Atlántico.

Otro submarino desembarcó cerca de Nueva York a cuatro alemanes que habían vivido un tiempo en los Estados Unidos (dos de ellos tenían incluso la nacionalidad estadounidense) y que habían sido entrenados durante los meses anteriores para realizar actos de sabotaje en la que se llamó Operación Pastorius. En total eran ocho los saboteadores reclutados y entrenados, pero los otros cuatro iban a desembarcar unos días más tarde. Un guardacostas desarmado descubrió entre unas duas a uno de los alemanes, George John Dasch. Éste lo amenazó y puso en sus manos 260 dólares para que no dijera nada. El guardacostas informó a sus superiores del encuentro y se organizó una exploración que encontró material enterrado en la arena. Los saboteadores, mientras tanto, habían llegado a Nueva York en tren y alquilado habitaciones en un hotel.

A las 3:00 del 13 de junio, la infantería alemana atacó Fort Stalin, en Sebastopol. Aunque sus principales piezas de artillería habían sido neutralizadas, numerosos morteros seguían operativos y se inició una batalla que duró hasta las 5:30. Destruyendo un búnker tras otro, con cuantiosas pérdidas, los alemanes terminaron por ocupar el fuerte. El fuerte Volga empezó entonces a bombardear Fort Stalin, pero los alemanes lo ocuparon también. A las 7:00 dieron la posición por segura, aunque todavía resistían algunos focos enemigos. La Luftwaffe hundió un transporte soviético (Grucyia) provocando la muerte de casi todos los 4.000 hombres a bordo.

El comando británico destinado a Heraklión había llegado a su objetivo la noche anterior, pero debido a que había mucho tránsito de aviones decidió esperar hasta el día siguiente. Los militares entraron en el aeródromo mientras estaba siendo bombardeado por la RAF y destruyeron unos 20 aviones. Los seis hombres pudieron escapar del aeródromo, pero después uno resultó muerto y otros tres fueron capturados. Los dos restantes escaparon a Egipto.

Mientras tanto la aviación alemana se unió a la italiana en el seguimiento del convoy de la operación Vigoroso. Aviones estadounidenses atacaron varios campos de aviación del Eje en Libia para proteger al convoy.

A El Adem llegaron refuerzos alemanes. Rommel contaba la ventaja que le proporcionaba la interceptación de las comunicaciones por radio aliadas. Al final del día los británicos vieron cómo su flota de tanques se había reducido de los 300 iniciales a apenas 70. Los alemanes hicieron más de 3.000 prisioneros. Británicos y sudafricanos empezaron a evacuar la línea de Gazala.

Un submarino alemán hundió un mercante armado británico (HMS Farouk) cerca del Líbano.

Los asuntos de Inteligencia estadounidenses los trataban distintos departamentos sin ninguna coordinación entre sí (el FBI, el Ejército, la Armada, etc.) Por ello, Roosevelt había ordenado la creación de un organismo específico, y el resultado fue la OSS (Office of Strategic Services), bajo la dirección de William Joseph Donovan, un veterano de la Primera Guerra Mundial y hombre de confianza de Roosevelt. Sus primeros agentes fueron entrenados en Canadá por miembros del Servicio Secreto de Inteligencia británico.

Un submarino alemán hundió un barco de pasajeros y un carguero estadounidense (Sixaola y Solon Turman) en el Caribe. Por su parte, otro submarino alemán fue hundido con cargas de profundidad cerca de Cuba. Un submarino italiano hundió un carguero británico (Clan Macquarrie) en el Atlántico.

Un submarino estadounidense hundió un barco de transporte de tropas japonés (Konan Maru) en el Pacífico, cerca de las islas Carolinas, al este de las Filipinas.

El 14 de junio un niño judío de 14 años se suicidó en París porque sus compañeros de clase evitaban acercarse a él, a causa de la estrella amarilla que se veía obligado a llevar.

Varios miembros de la expedición anglo-noruega a Spitsbergen fueron llevados hasta Islandia con información meteorológica relevante. Después fueron convocados ante el Almirantazgo para informar sobre la situación de la misión.

El crucero alemán Thor hundió  un carguero neerlandés (Olivia) en el océano Índico.

En la retirada de Gazala, el general Ritchie llevó a cabo una maniobra atrevida, pero que salió bien. Dado que la carretera costera era insuficiente para evacuar por ella todos los efectivos, algunas divisiones se abrieron paso hacia el suroeste, donde se encontraban dos divisiones italianas, para luego avanzar un poco hacia el sur antes de iniciar la retirada hacia el este. Churchill envió un telegrama al general Auchinleck en el que le preguntaba "¿Hasta qué posición pretende Ritchie retirar las tropas de Gazala? Supongo que no se plantea abandonar Tobruk." Mientras tanto, las fuerzas en El Adem seguían conteniendo el avance de Rommel.

La aviación italiana atacó por primera vez al convoy de la Operación Arpón. Un barco mercante de los seis que componían el convoy resultó hundido y un crucero tuvo que ser remolcado de vuelta a Gibraltar. Un destructor británico (HMS Hasty) fue torpedeado cerca de Sirte por un torpedero alemán. Sufrió tantos daños que tuvo que ser hundido al día siguiente. Tres barcos de la escolta del convoy Vigoroso sufrieron averías y tuvieron que desviarse hacia la costa africana. Dos de ellos se dirigieron a Tobruk, y cerca de su costa fueron atacados por la aviación alemana. Uno de ellos resultó hundido. Por la tarde la aviación atacó el grueso del convoy. Un carguero resultó hundido. Un submarino alemán atacó también, pero no produjo daños. Cuando el covoy Arpón se acercó a Cerdeña, se puso al alcance de 60 aviones italianos, que hundieron otro mercante y dañaron un crucero. A su paso por Sicilia aparecieron nuevos aviones alemanes, pero fueron rechazados. Los británicos perdieron 7 aviones y el Eje 17.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Lebore) y otro letón (Regent) en el Caribe.

Por su parte, llegaron informes de que una flota italiana había salido de Tarento y que en unas horas encontraría al convoy Vigoroso. Ante esta situación se autorizó al convoy a dar media vuelta y regresar a Alenjandría. La orden se dio pasada la medianoche, ya el 15 de junio, pero la maniobra hizo más vulnerable al convoy, que no tardó en ser atacado por barcos alemanes. Un destructor resultó dañado y unas horas más tarde se decidió hundirlo. A lo largo del día la aviación aliada atacó a la flota italiana y, según la evolución del combate y de los informes, a veces inexactos sobre los daños ocasionados a los italianos y la reacción de éstos, llevó a que el convoy recibiera orden de volver a poner rumbo a Malta, que horas más tarde fue cancelada de nuevo.

A lo largo del día anterior la escolta del convoy HG 84, que se dirigía a Gran Bretaña desde Gibraltar, había mantenido a raya a un grupo de submarinos alemanes que pretendían atacarlo. Uno había tenido que retirarse por los daños sufridos, pero finalmente otro había logrado eludir la escolta y había hundido tres barcos. Ahora repetía la maniobra y hundía otros dos. A lo largo del día la escolta del convoy siguió llevando a cabo ataques enérgicos y otros dos submarinos tuvieron que retirarse dañados.

La guarnición soviética en Sebastopol recibió 3.400 soldados, 442 toneladas de municiones, 30 toneladas de combustible y 12 toneladas de provisiones. Los alemanes estaban a 900 metros de la primera línea defensiva del fuerte Máximo Gorki.

En Bangkok se constituyó la Liga para la Independencia de la India, que organizó a diversos grupos nacionalistas indios con el fin de convertir a la Indida en un Estado independiente con la ayuda de Japón, cuyo máximo órgano sería un Consejo para la acción al cual se supeditaría un Comité de representantes. Mohan Singh fue elegido miembro del Consejo, y se estableció que el Ejercito Nacional Indio estaría supeditado a la Liga. Se adoptó una resolución de 34 puntos a los que el gobierno japonés debía dar respuesta. Entre ellos estaba la petición de que Japón reconociera públicamente a la India como Estado independiente y a la Liga como su gobierno legítimo. También se esperaba que Japón se comprometiera a respetar la soberanía y la integridad territorial de la India como requisito previo a cualquier forma de colaboración. Además, debía reconocer al Ejército Nacional Indio como un ejército aliado y liberar a todos los prisioneros de guerra indios para su incorporación a éste. También se pedía que Japón ayudara al ejército con préstamos y que no le pidiera actuar con ningún otro propósito que no fuera la liberación de la India.

El convoy Arpón fue atacado a su paso por el estrecho de Sicilia, tanto por la flota como por la aviación italiana, de forma coordinada. Los cinco destructores que protegían el convoy lanzaron una cortina de humo y atacaron a la flota, pero dos de ellos resultaron gravemente dañados. Luego fue un destructor italiano el que tuvo que ser remolcado. Más tarde, un ataque aéreo inutilizó tres barcos más del convoy, que fueron abandonados en llamas y hundidos posteriormente por los italianos. De los dos destructores que habían sido dañados, uno trató de remolcar al otro, pero tuvo que abandonarlo cuando aparecieron dos destructores italianos y finalmente fue hundido por la aviación. Sólo dos de los seis mercantes llegaron a Malta. Al llegar, tres destructores y uno de los cargueros entraron en un campo de minas y sufrieron daños. Uno de los destructores se hundió. En total se habían hundido dos destructores y cuatro mercantes, y varios barcos más habían resultado dañados. Hubo más de un centenar de muertos y los italianos hicieron 216 prisioneros.

El general Auchinleck respondió al telegrama de Churchill: "No tengo la menor intención de abandonar Tobruk".  Mientras tanto las tropas de Rommel llegaban a la costa cortando la retirada a parte de las fuerzas aliadas que se retiraban de Gazala.

El rey Jorge II de Grecia habló en el Congreso de los Estados Unidos.

George Dasch se reunió en privado Ernst Peter Burger, con otro de los participantes en la Operación Pastorius, y le aseguró que no tenía intención de llevar a cabo la misión, que odiaba el nazismo y que iba a ponerse en contacto con el FBI. Burger se mostró de acuerdo. Más tarde, Dasch llamó por teléfono al FBI para explicar que era un espía alemán y solicitó hablar con el director J. Edgar Hoover para darle toda la información al respecto. Como vio que el agente con el que hablaba no acababa de creerse lo que le decía, colgó.

Un arrastrero armado británico que operaba en la costa estadounidense entró en un campo de minas sembrado cuatro días antes por un submarino alemán y se hundió cerca de la costa de Virginia. Hubo 18 supervivientes, mientras que 33 hombres murieron. Otros dos petroleros y un destructor chocaron también con minas esa noche, pero no se hundieron.

Un submarino alemán hundió dos cargueros estadounidenses (Scottsberg y West Hasdaway) y otro panameño (Cold Harbor) en el Caribe. Otros dos hundieron un carguero noruego (Bennestvet) y un petrolero francés (Frimaire) en la misma zona. Otro hundió un carguero británico (Thurso) cerca de la costa atlánticoa española y un submarino italiano hundió un carguero panameño (Cardina) cerca de la costa de Brasil.

El 16 de junio los alemanes quebraron las defensas del fuerte Máximo Gorki, en Sebastopol. La guarnición soviética se atrincheró en túneles, dentro del fuerte.

Un submarino soviético hundió un carguero finlandés (Argo) en el golfo de Finlandia.

Impactado por las represalias nazis, y también por la recompensa de un millón de marcos, Karel Čurda, uno de los implicados en el asesinato de Heydrich, delató a sus compañeros y reveló a las SS varios nombres y domicilios de miembros de la resistencia checoslovaca.

Un crucero británico fue torpedeado por un submarino alemán cerca de Creta.

El convoy Vigoroso llegó a Alejandría. En el intento de llegar a Malta se habían perdido dos mercantes de un total de once, tres destructores y un crucero. Varios barcos más habían resultado dañados.

Churchill, a punto de iniciar un viaje a los Estados Unidos, escribió una carta al rey Jorge VI recomendándole nombrar primer ministro a Anthony Eden en caso de que él no sobreviviera al viaje.

Tres barcos de guerra británicos se unieron a la escolta del convoy HG 84, y los submarinos alemanes no encontraron ninguna oportunidad de atacar. No así la aviación, que hundió un destructor británico y un grupo de cargueros españoles a los que se había acercado el destructor para investigarlos.

Submarinos alemanes hundieron un dos cargueros y un barco de pasajeros estadounidense (Arkansan, Kahuku y Cherokee), un carguero británico (Port Nicholson) y otro nicraguense (Managua) en el Atlántico.

Otro submarino alemán desembarcó en la costa de Florida a los otros cuatro miembros del equipo encargado de llevar a cabo la Operación Pastorius. Desde allí marcharon en tren a Chicago y a Cincinatti.

El 17 de junio un nacionalista coreano de 31 años llamado Park Soowon disparó contra el primer ministro japonés Hideki Tojo e inmediatamente fue abatido por la policía. El primer  ministro sólo sufrió una herida leve. El incidente se mantuvo en secreto durante dos meses.

František Moravec, exiliado en Gran Bretaña, era el jefe de los servicios de inteligencia checoslovacos y había sido el organizador de asesinato de Heydrich. Ese día la Gestapo entró en la casa de su hermano Alois, que ignoraba por completo que su mujer y su hijo colaboraban con la resistencia. Él y su familia fueron retenidos en el salón de su casa mientras los alemanes la registraban. En un momento dado, Marie Moravec pidió permiso para ir al baño y allí se tomó una cápsula de cianuro que la mató al instante. Alois y su hijo Vlastimil, de 17 años, fueron llevados a un cuartel de la Gestapo. Pronto quedó claro que el padre no sabía nada, pero el hijo fue torturado durante todo el día. Fue emborrachado, se le mostró la cabeza de su madre en una pecera, y se le amenazó con torturar a su padre si no contaba cuanto sabía. Finalmente confesó lo que los nazis estaban buscando: los asesinos de Heydrich estaban escondidos en las catacumbas de la iglesia de los Santos Cirilo y Metodio, en la misma Praga. Vlastimil Moravec fue llevado al campo de concentración de Mauthausen junto con su padre, su novia y la madre y el hermano de ésta.

Tobruk volvía a estar rodeada por el ejército de Rommel.

Los estudiantes Jean-Marie Arthus, Jacques Baudry, Pierre Grelot y Lucien Legros fueron contenados por un tribunal de París a cadena perpetua con trabajos forzados, pero, como habían participado en atentados contra las tropas de ocupación, fueron entregados a las autoridades alemanas.

La aviación alemana hundió un destructor británico (HMS Wild Swan) cerca de la costa atlántica francesa.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Millinocket), otro panameño (San Blas) y un petrolero noruego (Moira) en el Atlántico.

El 18 de junio la aviación alemana dañó gravemente un crucero soviético en Sebastopol. Torpederas alemanas hundieron cerca de Crimea un carguero soviético (Belostok) que también transportaba pasajeros. Murieron 388 de las personas a bordo.

A las 4:15 de la mañana, 800 soldados alemanes rodeaban la iglesia de los Santos Cirilo y Metodio. Allí estaban los cuatro soldados checos que habían participado en el atentado contra Heydrich y tres colaboradores más. Tan sólo disponían de pistolas de pequeño calibre, mientras que los alemanes llevaban ametralladoras, granadas y bonbas de gas lacrimógeno. Sin embargo, los checos resistieron durante siete horas y no se rindieron: tres murieron en el tiroteo al cabo de dos horas y otros tres se suicidaron y Jan Kubiš, que fue capturado malherido, murió horas después en un hospital. Karel Čurda identificó los cadáveres. Los alemanes le pagaron la recompensa de un millón de marcos prometida, le dieron una nueva identidad como Karl Jerhot, y le proporcionaron un trabajo como espía al servicio de la Gestapo. En los días siguientes los alemanes capturaron a algunos familiares de los difuntos, como la novia de Kubiš, una tía de Adolf Opálka y el padre de ésta.

El general Gonzalo Queipo de Llano, al que Franco había tenido en exilio forzoso como diplomático en Italia, tenía ya 67 años, con lo que pasó a la reserva y ello le permitió volver discretamente a España.

Winston Churchill llegó a Washington para entrevistarse con el presidente Roosevelt.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero estadounidense (Seattle Spirit), otro británico (Motorex) y un carguero neerlandés (Flora) en el Atlántico. La aviación estadounidense hundió un petrolero japonés (Nissan Maru) cerca de la isla de Kiska.

Ese día se puso en marcha un proyecto llamado Desarrollo de materiales sustitutivos, en el que colabaraban diversos centros de investigación estadounidenses y el Ejército de los Estados Unidos. El responsable militar era el general James Creel Marshall, que estableció su cuartel general en Nueva York, el cual recibió el nombre en clave de "Distrito de Manhattan". Con el tiempo, el proyecto entero fue más conocido por el nombre de Proyecto Manhattan. Su objetivo era construir una bomba atómica. La teoría al respecto estaba ya plenamente consolidada (a falta de contrastarla con nuevos experimentos) y ahora se trataba de encontrar formas viables de llevarla a la práctica. El director científico era el físico Robert Oppenheimer, y entre sus principales colaboradores estaban Enrico Fermi, Edwar Teller (nacido en Budapest, uno de los muchos judíos que habían huido de los nazis), Hans Bethe (alemán, nieto de judíos, que había abandonado su país en cuanto Hitler accedió al poder), Richard Feynmann (físico estadounidense de 24 años, recién doctorado en Princeton) y John von Neumann.

El 19 de junio los alemanes destruyeron una plataforma antiaérea soviética en Sebastopol, que dejó via libre a la Luftwaffe y limitó sensiblemente la posibilidad de que la guarnición soviética recibiera refuerzos.

Una avioneta alemana se estrelló cerca del frente soviético. El piloto murió en el accidente y los soviéticos se encontraron así con importante documentación sobre la nueva ofensiva que Alemania estaba preparando contra la Unión Soviética. El mando alemán debatió sobre en qué medida convenía modificar los planes tras esta filtración, pero no contaban con la inestimable colaboración de Stalin, que decidió que los documentos eran una trampa preparada por los alemanes y ordenó no tenerlos en consideración.

Un submarino soviético fue hundido en el mar Negro por un torpedero italiano.

Ese día fue fusilado Alois Eliáš, el que fuera primer ministro del Protectorado de Bohemia y Moravia.

George John Dasch se presentó en el cuartel general del FBI en Washington D.C. y pidió hablar con J. Edgar Hoover. En su lugar lo recibió uno de sus ayudantes, al que explicó que era un espía alemán, pero sólo logró convencerlo cuando puso encima de su mesa los 84.000 dólares que constituían el presupuesto de la Operación Pastorius. A partir de ese momento fue interrogado durante horas.

Mientras tanto se iniciaba la Segunda Conferencia de Washington. Los estadounidenses veían con buenos ojos la petición soviética de abrir un nuevo frente en Francia, pero Churchill insistió en que eso no era viable por el momento, y que era mejor desarrollar una campaña conjunta en el Mediterráneo que condujera finalmente a un ataque contra Italia, considerada como el punto débil del Eje.

Un submarino alemán hundió una patrullera estadounidense cerca de la costa de Carolina del Norte. Otro hundió un carguero yugoslavo (Ante Matkovic) en el Caribe.

El 20 de junio se rindió la guarnición del fuerte Máximo Gorki, en Sebastopol. Poco después se rendía también la línea defensiva Lenin, que protegía el Fuerte Septentrional.

El Africa Korps de Rommel inició un nuevo ataque contra Tobruk.

El convoy HG 84 llegó a Liverpool sin haber sufrido más pérdidas. Había perdido 5 barcos de un total de 22.

Un submarino japonés atacó un faro en la Isla de Vaoncouver, en Canadá, pero no produjo daños.

Con un ataque de infantería, el 21 de junio los alemanes tomaron el Fuerte Septentrional que protegía la fortaleza de Sebastopol. Después empezaron a despejar las zonas circundantes y varias unidades soviéticas, agotadas y sin municiones, se rindieron rápidamente.

En circunstancias todavía no esclarecidas, la guarnición de Tobruk, formada por 35.000 británicos y sudafricanos, se rindió a los italianos. La noticia impactó a Churchill, que la consideró uno de los mayores reveses de la guerra. En los últimos 25 días, los aliados habían perdido 50.000 hombres, incluyendo los capturados en Tobruk. Ritchie ordenó una retirada hasta Mersa Matruh, bastante más allá de la frontera egipcia. El emperador Haile Selassie I de Etiopía empezó a contactar con los insurgentes italianos que quedaban en su país ante la posibilidad de que Italia volviera a ocupar el territorio. El monarca estaba dispuesto a admitir que Etiopía se convirtiera en un protectorado italiano bajo ciertas condiciones.

La RAF hundió también un carguero alemán (Reichenfels) en el Mediterráneo. En el Atlántico un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (West Ira) cerca de las islas Barbados.

Un submarino japonés bombardeó Fort Stevens, un antiguo fuerte estadounidense en Oregón. El comandante del fuerte ordenó apagar todas las luces inmediatamente y prohibió responder al ataque, con lo que el submarino siguió disparando a ciegas y el mayor daño que causaron sus bombas fue que cortaron unos cables de teléfono. Un bombardero despegó en busca del submarino y le lanzó algunas bombas, pero el submarino se sumergió y escapó indemne.

Hitler había presionado al gobierno francés para que enviara trabajadores especializados a Alemania. Tras una negociación, el primer ministro Pierre Laval había conseguido que Hitler aceptara liberar un prisionero de guerra francés por cada tres trabajadores enviados a Francia. El 22 de junio Laval anunció por radio el acuerdo, y en su discurso declaró que deseaba la victoria de Alemania, porque sin ella el bolchevismo se instalaría en todo el mundo. Esto impactó a muchos franceses que preferían pensar que el gobierno de Vichy estaba manteniendo buenas relaciones con Alemania como mera estrategia hasta que se produjera la victoria aliada. Ese día salió de Francia un nuevo convoy con mil deportados judíos con destino a Auschwitz. Sólo 24 sobrevivirían a la guerra.

En Bangkok tuvo lugar una segunda reunión de la Liga para la Independencia de la India, cuya resolución principal, dada la nula relevancia que seguía teniendo, fue invitar a Subhas Chandra Bose a unirse a ella y convertirse en su presidente. Éste seguía en Berlín tratando de organizar una Legión India con el apoyo alemán, y ya había reclutado a unos 3.000 indios prisioneros de guerra de los alemanes. Sin embargo, a la sazón estaba pasando por el típico trauma del comunista que había confiado en los nazis porque Stalin había decretado que los nazis eran buenos y Stalin no podía equivocarse, porque era un comunista "ortodoxo", y ahora estaba viendo cómo los nazis atacaban la Unión Soviética. Por ello estaba buscando el modo de marcharse a Japón, ya que los japoneses seguían siendo fascistas buenos, porque no estaban en guerra contra la Unión Soviética. El mes anterior se había entrevistado con Hitler y la entrevista le confirmó que la presunta oferta de cooperación de los nazis con los indios era más una cuestión de propaganda que otra cosa.

Un submarino soviético hundió un carguero sueco (Ada Gorthon) cerca de la costa sueca. Submarinos alemanes hundieron un petrolero estadounidense (E.J. Sadler) en el Caribe y otro argentino (Río Tercero) cerca de la costa de Nueva York.

Ese día se interpretó por primera vez fuera de la Unión Soviética (en Londres, concretamente) la sinfonía Leningrado de Shostakóvich. La partitura había llegado microfilmada vía Irán.

Hitler ascendió a Rommel a mariscal de campo, como reconocimiento a su victoria en Gazala, si bien Rommel señaló que, más que el ascenso, hubiera preferido otra división panzer, pues sus efectivos eran cada vez más escasos. Rommel se proponía avanzar lo más rápidamente posible hacia Egipto, sin dar tiempo a los británicos a reorganizarse. Con ello el Eje dominaría casi toda la costa del Mediterráneo Oriental, lo que facilitaría el aprovisionamiento del frente oriental, así como la captura de los pozos petrolíferos del Cáucaso y Oriente Medio. Sin embargo, su victoria en Tobruk jugó en su contra, pues Hitler no veía la guerra en África como algo de interés en sí mismo, sino como una mera ayuda a su aliado italiano. Ahora que Italia ya había recibido suficiente ayuda alemana, Hitler ya no pensaba en enviar refuerzos a Rommel. El 23 de junio escribió una carta a Mussolini en la que "le aconsejaba de corazón" (que era la forma más elegante que tenía Hitler de dar una orden) que pospusiera los planes italianos para una invasión de Malta y que, en su lugar, se concentrara en destruir las fuerzas británicas en África en la medida en que él y el mariscal Rommel consideraran viable con los recursos disponibles. En palabras de Hitler: La diosa de la fortuna favorece a los generales sólo una vez, y el que desaprovecha la ocasión cuando se presenta, nunca recibirá una segunda oportunidad. Mussolini siguió el consejo.

Albert Speer, el  recientemente nombrado ministro de Guerra y Armamento de Hitler, había resultado un genio de la organización. Tenía toda la confianza del Führer, que le había dicho: Speer, firmaré todo lo que venga de ti. Había establecido que cada fábrica se centrara en la fabricación de una úncia clase de armas, había sustituido a los inspectores militares por técnicos expertos, y tomaba decisiones con tal eficiencia que muchos veían en él un posible sucesor de Hitler. Sin embargo, no estuvo muy acertado cuando ese día le aseguró que la ciencia nuclear proporcionaría sin duda grandes beneficios a largo plazo, pero que ninguna superbomba podría construirse a tiempo de afectar a la guerra. Como consecuencia, Hitler canceló la investigación nuclear. Es lo que sucede cuando se evaluan teorías científicas a partir de la opinión de un arquitecto. Mientras tanto, Werner Heisemberg casi muere cuando un reactor nuclear en el que estaba trabajando explotó en Leipzig.

Un destructor británico hundió dos cargueros italianos (L 18 y Sant'Antonio) cerca de la costa Libia.

Submarinos alemanes hundieron  un petrolero estadounidense (Rawleigh Warner) cerca de Luisiana, un carguero del Ejército de los Estados Unidos (Major General Henry Gibbins) cerca de Florida, un petrolero panameño (Arriaga) y otro noruego (Andrea Brøvig) en el Caribe y otro carguero noruego (Torvanger) a mitad del Atlántico Norte.

En la ciudad lituana de Telšiai había una cárcel que albergaba a varios presos políticos, algunos arrestados por crímenes como "posesión de tierras", "posesión de ahorros", "ser hombres de negocios", "posesión de libros equivocados", "posesión de una bandera lituana", "no haber cedido sus cosechas a los soviéticos", o incluso por crímenes más abyectos aún, como "ser amigo de otro detenido" o haber sido denunciado "por alguien". Ahora los soviéticos planeaban abandonar la ciudad ante un posible avance alemán, y no estaban en condiciones de trasladar a los presos. Así que la noche del 24 de junio los metieron en camiones y los llevaron al bosque de Rainiai, donde fueron asesinados. Al parecer, los soviéticos estaban preocupados ante la posibilidad de que alguien pudiera confundirlos con sus aliados occidentales, así que se aseguraron de marcar la diferencia: antes de matar a sus víctimas les arrancaron la lengua, las orejas, el cuero cabelludo, les cortaron los genitales para metérselos en la boca, les sacaron los ojos, les arrancaron las uñas, hicieron cordones con su piel para atarles las manos, los quemaron, les rompieron huesos, todo ello mientras aún estaban vivos. En suma, hicieron lo mínimo necesario para que no hubiera duda de que los asesinos habían sido comunistas de pura cepa y no simples nazis bonachones. Los organizadores de la carnicería ocuparon cargos públicos durante los años siguientes, como Pyotr Raslan, miembro de la NKVD, que acabó trabajando en el Ministerio soviético de Asuntos Religiosos.

La confesión de Karel Čurda había dado pistas más solventes a la Gestapo que las que habían llevado a la destrucción de Lídice. Unos 500 miembros de la policía y las SS rodearon la aldea de Ležáky, formada por apenas ocho edificios concéntricos en las que vivían unos pocos agricultores, mineros y los trabajadores de una fábrica cercana, en total 54 habitantes. Los alemanes reunieron a todos habitantes que encontraron y mataron a 33 adultos (hombres y mujeres). A 13 niños se les perdonó la vida. La aldea fue destruida y posteriormente arrasada igual de Lídice, de modo que no quedó ningún rastro de su existencia pasada. De los 13 niños, dos niñas fueron seleccionadas para su "germanización", mientras que los restantes fueron llevados al campo de exterminio de Chełmno, donde morirían gaseados poco más de un mes después.

Ese día llegaron 2.000 judíos fueron sacados del gueto de Lwów con destino a un campo de trabajo, pero sólo 120 fueron considerados aptos. Los demás fueron fusilados.

Esa noche la aviación alemana bombardeó Gorky.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Regulus) cerca de la costa libia.

Las tropas de Rommel cruzaron la frontera egipcia.

En la conferencia de Washington se había acordado que el general de brigada Dwight David Eisenhower estaría al mando de las fuerzas estadounidenses en Europa. Ese día llegó a Londres . Unas semanas antes Eisenhower ya había estado en la capital británica como asesor, y al regresar a Washington sus informes habían sido muy pesimistas. Unas semanas más tarde fue ascendido a teniente general.

La reina Guillermina de los Países Bajos inició una visita a los Estados Unidos.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Willimantic), otro neerlandés (Madoera) y otro yugoslavo (Ljubica Matkovic) en el Atlántico.

Los soviéticos intentaron romper en cerco de Leningrado por Liubán, pero el 25 de junio la operación terminó en fracaso. El ejército que más había avanzado era el del general Andréi Vlásov, pero la falta de apoyo de los ejércitos restantes lo habían dejado estancado, hasta que finalmente fue aniquilado por los alemanes. Vlásov quedó acorralado y rechazó la posibilidad de ser rescatado por aire. En su lugar prefirió esconderse en el territorio ocupado. Para un militar soviético (especialmente si había sido derrotado) Moscú era sin duda un lugar más peligroso que una zona repleta de nazis.

Un destructor japonés (Yamakaze) fue hundido cerca de la costa japonesa por un submarino estadounidense. No hubo supervivientes.

Churchill puso al general Claude Auchinleck al frente del ejército británico en África, en sustitución de Neil Ritchie. Ese día terminó la Segunda Conferencia de Washington.

Un nuevo convoy de judíos salió de Francia hacia Auschwitz.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Manuela), otro británico (Anglo-Canadian) y otro panameño (Nordal) en el Atlántico.

El 26 de junio los alemanes destrozaron la última línea defensiva soviética que los separaba de Sebastopol. La Luftwaffe hundió un destructor (Bezuprechny) y 320 hombres murieron.

Tras unos retrasos en la recepción de combustible, Rommel lanzó su ataque sobre las defensas que los británicos habían establecido en Mersa Matruh, ya en Egipto.

La BBC informó de que unos 700.000 judíos habían sido asesinados por los nazis, según datos procedentes de la resistencia polaca.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Thomas McKean), otro británico (Putney Hill), otro neerlandés (Jagersfontein) y otro brasileño (Pedrinhas) en el Atlántico.

Cary Grant obtuvo la nacionalidad estadounidense, al tiempo que se cambiaba el nombre legalmente a "Cary Alexander Grant" (su nombre original era Archibald Alec Leach). Unos días más tarde se casó con Barbara Hutton, una de las mujeres más ricas de la época. A sus treinta años, fue su tercer marido. En total tendría siete y de todos se divorció en menos de cuatro años. Las malas lenguas llamaban al matrimonio Cash and Cary, pero el actor firmó a petición propia un acuerdo prematrimonial en el que renunciaba a cualquier compensación económica en caso de divorcio.

La Gestapo había investigado quién había posibilitado que los asesinos de Heydrich se hubieran refugiado en la iglesia (ortodoxa) de los Santos Cirilo y Metodio. Ya había arrestado a dos sacerdotes y un laico. El obispo Pavlík Gorazd trató de minimizar las represalias asumiendo toda la responsabilidad. El hecho era que se había enterado de la presencia de los soldados checos cuando ya estaban dentro de la iglesia, y les había pedido que se trasladaran a otro lugar lo antes posible, pero los nazis los capturaron antes. El 27 de junio Gorazd fue arrestado y torturado según el protocolo habitual.

Los alemanes ocuparon Telšiai y no tardaron en exhumar los despojos de la carnicería cometida tres días antes por los soviéticos en Rainiai. De las más de 70 víctimas, sólo 26 cuerpos pudieron ser identificados, pues los demás estaban tan mutilados que era imposible saber quiénes habían sido. Los alemanes difundieron los resultados de la autopsia en su propaganda antisoviética, enfatizando que algunos de los organizadores y perpetradores eran judíos. Unos días más tarde, los soviéticos pondrían el broche típicamente comunista a su hazaña, cuando un avión esparció panfletos sobre la ciudad lituana de Samogitia titulados ¿Quiénes son esos mártires bolcheviques?, en los que se acusaba a los alemanes del crimen.

Cinco estudiantes de la universidad de Munich fundaron La rosa blanca, una asociación para combatir el nazismo. Se llamaban Hans y Sophie Scholl, (24 y 22 años) Alexander Schmorell, (25 años) Willi Graf (24) y Christoph Probst (23). Pronto se les unió el profesor de filosofía y musicología Kurt Huber y recibieron la ayuda de muchas más personas. Esencialmente se dedicaban a imprimir y distribuir panfletos instando a la resistencia no violenta contra los nazis. También realizaron algunas pintadas en paredes en las que se podía leer ¡Abajo Hitler! o Libertad.

Churchill estaba ya de regreso sano y salvo en Gran Bretaña.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros estadounidenses (Polybius y Potlatch), dos petroleros mexicanos (Las Chapas y Tuxpam) y un carguero y un petrolero noruegos (Moldanger y Leiv Eiriksson) en el Atlántico.

El presidente argentino Roberto Marcelino Ortiz se había quedado ciego, así que presentó su renuncia y fue sucedido por Ramón Antonio Castillo. Ortiz moriría apenas unas semanas después.

El FBI anunció el arresto de los ocho espías alemanes de la Operación Pastorius. No dijo nada de la confesión de Dasch, sino que se atribuyó el mérito de la "investigación".

Rommel seguía ganando terreno en Mersa Matruh. Auchinleck envió un mensaje a sus dos subordinados inmediatos con la orden de que en caso de riesgo de perder el contacto se retiraran en lugar de arriesgarse a ser rodeados y aniquilados. Una división alemana tomó la carretera costera cortando la retirada a una división neozelandesa. Al anochecer Auchinleck dio la orden de retroceder hasta Fuka. Ya en las primeras horas de 28 de junio los neozelandeses lanzaron un ataque desesperado para abrirse camino hacia el este. Atacaron a los alemanes por sorpresa a bayoneta calada. En ocasiones el combate fue cuerpo a cuerpo. Más tarde Rommel presentaría una queja formal porque varios soldados alemanes heridos habían sido rematados con bayonetas.

Ese día se puso en marcha la Operación Azul, que era el nombre en clave de la nueva ofensiva alemana contra la Unión Soviética. Contaba para ello inicialmente con más de un millón y medio de tropas, entre ellos 160.000 rumanos y unos 200.000 húngaros, casi 2.000 tanques y casi 2.000 aviones. El primer ataque se llevó a cabo contra la ciudad de Voronezh, junto al Don, a 450 km al sur de Moscú, y el plan era virar hacia el sur para conquistar los campos petrolíferos del Cáucaso. El ataque pilló a los soviéticos por sorpresa, porque era justo donde los papeles que habían rescatado de la avioneta que se había estrellado unas semanas antes decían que se iba a producir, pero Stalin había decidido que eso era una trampa, que los alemanes iban a virar hacia el norte, hacia Moscú y había ordenado que sus tropas se concentraran en los alrededores de la capital. Por ello, en la zona de Voronezh apenas había unos 800.000 soldados soviéticos que no tardaron en ir cediendo terreno.

Una división india trató de evitar que los italianos completaran el cerco a Mersa Matruh, pero fracasó y horas después la guarnición quedaba aislada.

Esa noche 450 soldados australianos asaltaron con éxito una base japonesa en Salamaua, en Nueva Guinea. En menos de tres cuartos de hora mataron a 120 japoneses sin sufrir más que tres bajas que no resultaron mortales. La base fue saqueada y se obtuvo documentación importante.

Un submarino japonés hundió un carguero británico (Queen Victoria) cerca de Mozambique.

Otro convoy de judíos franceses salió hacia Auschwitz. De 1.004 deportados, sólo 35 sobrevivirían.

Por estas fechas unos 52.000 judíos eslovacos habían sido deportados a campos de concentración, principalmente Auschwitz. El Vaticano había protestado ante los informes que recibía de los obispos eslovacos, pero el presidente Tiso había respondido que "Ninguna intervención extranjera nos detendrá en el camino de liberar a Eslovaquia de los judíos".  Más efectivos que la diplomacia vaticana fueron los sobornos a funcionarios con los que los judíos eslovacos lograron que las deportaciones terminaran prácticamente estancadas.

El gueto de Theresienstadt seguía siendo usado como destino para los judíos más prominentes del Reich. Eran ya tantos que los nazis expulsaron de la ciudad a toda la población no judía y cerraron todo el perímetro de la ciudad, convirtiéndola a toda ella en un gueto.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Zealand) y otro griego (Memas) en el Mediterráneo.

Otros submarinos alemanes hundieron cuatro cargueros y un petrolero estadounidense (Raphael Semmes, Sam Houston, Sea Thrush, Tillie Lykes y William Rockefeller) en el Atlántico.

Un submarino alemán hundió dos barcos de un convoy aliado en el Mediterráneo. Otro hundió un petrolero estadounidense cerca de la costa de Carolina del Norte.

El 29 de junio los judíos del gheto de Słonim, en Polonia, iniciaron una revuelta. Todas las familias se ocultaron en búnqueres secretos, y muchos salieron del recinto a través de túneles que habían ido excavando. Habían reparado algunas armas desechadas y con ellas mataron al menos a cinco alemanes, y varios más resultaron heridos. Los nazis reaccionaron incendiando el gueto y volando el hospital con los pacientes dentro. Durante las dos semanas siguientes persiguieron a los evadidos, y los devolvían de nuevo al gueto o los enviaban directamente a campos de fusilamiento. Algunos, no obstante, lograron escapar. Se calcula que unos 10.000 judíos fueron asesinados en sus casas o en los campos de fusilamiento.

Los italianos entraron en Mersa Matruh y aceptaron la rendición de 6.000 aliados, a la vez que se incautaban de gran cantidad de suministros y equipamiento. Una división panzer interceptó varias columnas británicas cerca de Fuka e hizo otros 1.600 prisioneros. Rommel desvió parte de sus tropas hacia el sur con el fin de rodear más tropas británicas, mientras éstas corrían hacia su próxima meta: El Alamein. Se produjo entonces una persecución un tanto desorganizada, en la que las tropas del Eje corrieron a menudo paralelamente a las aliadas, e incluso las adelantaron en algunos momentos.

Con la captura de Mersa Matruh, la aviación del Eje podía operar a 260 km de la base naval aliada en Alejandría, lo que obligó a los británicos a dispersar su flota entre varios puertos del Mediterráneo. En Alejandría y El Cairo cundió el pánico. La gente huía hacia Palestina, en los edificios gubernamentales se quemaban documentos oficiales, el consulado británico se vio rodeado de gente que quería visados. El ejército inundó algunos sectores del delta del Nilo y se preparó para demoler infraestructuras, a la vez que se levantaban defensas en Alejandría y en el canal de Suez. Mussolini voló a Derna, en Libia, para estar preparado para una entrada triunfal en El Cairo en cuanto llegara el día.

Un submarino británico hundió un barco de guerra italiano (Diana) en el Mediterráneo.

El sargento William McLachlan, que unos meses atrás había disparado por error contra civiles en una demostración aérea en Imber, murió cuando su avión fue derribado en un ataque sobre territorio francés.

Un carguero noruego (Goviken) fue hundido en el océano Índico por un submarino japonés.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Ruth), dos británicos (Empire Mica y Waiwera) y otro letón (Everalda) en el Atlántico.

Superadas todas las líneas defensivas previas, el 30 de junio los alemanes iniciaron el ataque a la propia Sebastopol por tierra y aire. Los oficiales soviéticos empezaron a huir.

Submarinos japoneses hundieron un carguero estadounidense (Express) y un petrolero británico (Steaua Romana) en el océano Índico. A su vez, un carguero japonés (Unkai Maru) fue hundido cerca de Shanghai por un submarino estadounidense.

A lo largo del mes la aviación alemana había continuado bombardeando ciudades británicas de valor cultural, en ataques que a veces se consideran parte del Baedeker Blitz. Entre ellas estaban Ipswich, Poole, Canterbury, Southhampton, Norwich y Weston-super-mare.

Por estas fechas los alemanes dieron por concluida una batida contra los paracaidistas soviéticos que habían descendido en la región de Vyazma. Habían capturado entre 10.000 y 20.000 soviéticos.

Submarinos alemanes hundieron un barco de pasajeros estadounidense (City of Birmingham) y un carguero noruego (Mosfruit) en el Atlántico. Por su parte, la aviación estadounidense hundió con cargas de profundidad un submarino alemán cerca de las Bermudas.

El 1 de julio comandos australianos realizaron una nueva incursión contra posiciones japonesas en Nueva Guinea, cerca de Lae. Murieron 44 japoneses.

Un submarino estadounidense hundió un transporte japonés (Montevideo Maru) cerca de Luzón, y con él se hundieron 9 tripulantes, 11 guardias y los 1.157 prisioneros de guerra o civiles arrestados que transportaba. 70 tripulantes japoneses lograron llegar a tierra, y los filipinos mataron a 55 de ellos.

Submarinos japoneses hundieron un carguero neerlandés (De Weert) y otro sueco (Eknaren) en el océano Índico.

Italia estaba decidida a limpiar Eslovenia de eslovenos bárbaros (ésta es la opinión que Mussolini tenía de ellos) para repoblarla con italianos. De esa fecha data una carta que un soldado italiano escribió a su familia contando cómo, de acuerdo con las órdenes recibidas, "hemos destrozado todo de arriba a abajo, sin salvar a los inocentes. Matamos familias enteras cada noche, golpeándolas hasta la muerte o disparándoles".

El Afrika Korps inició su ataque a El Alamein, a apenas 106 km de Alejandría. Sin embargo, las tropas de Rommel estaban agotadas y escasas de recursos, así que el balance del día no fue muy satisfactorio. Sólo le quedaron 37 tanques de un total de 55 con que había empezado el combate.

Pierre Laval permitió que fuerzas alemanas entraran en la zona libre para buscar emisoras de radio clandestinas.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros noruegos (Cadmus y Gundersen) y otro estadounidense (Warrior) en el océano Atlántico.

El 2 de julio un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Unyo Maru) en el mar del Este de China.

Dos ejércitos alemanes se encontraron en Stary Oskol, a 618 km de Moscú, pero sin haber encerrado tropas soviéticas.

La Luftwaffe hundió dos destructores (Bditelnyi y Tashkent), dos cargueros (Elbrous y Kuban) y un barco de pasajeros soviético (Ukraina) en el mar Negro.

Tras haber pasado por varias cárceles alemanas, la resistente francesa Simone Schloss fue guillotinada a los 21 años en Colonia. Los niños de Lídice que no habían sido adoptados fueron enviados al campo de exterminio de Chelmno, donde fueron gaseados poco después.

La operación anglo-noruega en Spitsbergen fue reforzada con 57 soldados noruegos en un barco que simuló ser parte de la escolta del convoy PQ 17 destinado a la Unión Soviética. Con ellos desembarcaron numerosos suministros: emisoras de radio, cañones antiaéreos, esquíes, trineos, etc. El convoy ya había sido avistado por la aviación alemana y esa noche sufriría su primer ataque por nueve aviones que no lograron hundir ningún barco y, en cambio, uno de ellos resultó abatido.

Rommel atacaba de nuevo El Alamein, nuevamente sin resultado. Por el contrario, la aviación británica atacó duramente las líneas alemanas.

Mientras tanto, el Parlamento Británico debatía una moción de censura contra Winston Churchill, que pronunció un largo discurso en el que reconocía que la guerra en África no había ido bien, pero que todo cambiaría una vez llegara la ayuda estadounidense. La moción fue rechazada por 475 votos contra 25.

Temiendo que un tribunal civil pudiera ser indulgente con los saboteadores alemanes de la operación Pastorius, Roosevelt ordenó la creación de un tribunal militar para juzgar a los alemanes, justificado por el hecho de que los detenidos habían sido capturados vistiendo ropa civil.

El 3 de julio los japoneses conquistaron la isla de Guadalcanal, en el archipiélago de las islas Salomón. A los aliados les preocupó la posibilidad de que levantaran allí un aeródromo, pues desde allí la aviación japonesa podría amenazar tanto a Australia, como a Nueva Zelanda como a los Estados Unidos.

Sheng Shicai, el gobernador de Xinjiang, recibió una delegación del gobierno de Chiang Kai-shek que previamente había solicitado. El primer ministro soviético, Vyacheslav Mólotov, viendo confirmadas sus sospechas de que Sheng estaba cambiando de bando, hizo que el embajador soviético mostrara a Chiang evidencias de los planes que había defendido Sheng para implantar el comunismo en Xinjiang. Éste también le explicó cómo se había ofrecido a convertir Xinjiang en una república soviética y cómo había apoyado el arresto de Chiang seis años atrás.

Los alemanes penetraron la última línea defensiva de Sebastopol.

Los partisanos comunistas acorralados en las montañas de Kozara por las fuerzas alemanas, croatas y húngaras trataron de romper el asedio en una intensa batalla, pero el grupo principal volvió a quedar acorralado al día siguiente, con muchas bajas. Unos 500 partisanos heridos fueron asesinados.

La RAF realizó 780 salidas contra El Alamein, a Rommel sólo le quedaban 26 tanques operativos. Tenía prisa por derrotar a los británicos antes de que llegaran refuerzos estadounidenses, pero el general escribió en su diario que la potencia exhibida por el Afrika Korps en las semanas precedentes se había desvanecido.

Un carguero estadounidense (Alexander Macomb) fue hundido por un submarino alemán cerca de Massachusetts en el que iba a ser su viaje inaugural. Un barco británico hundió poco después el submarino con cargas de profundidad. Otro submarino hundió un carguero panameño (San Pablo) cerca de Costa Rica.

El 4 de julio la resistencia soviética en Sebastopol se reducía a algunas células aisladas. Las tropas de von Manstein controlaban ya la ciudad. En el último mes los soviéticos habían contado más de 18.000 muertos, 5.000 heridos y 95.000 prisioneros (una tercera parte de los cuales eran heridos). Las bajas alemanas sumaban unos 6.000 muertos y unos 30.000 heridos o desaparecidos.

En Kurst y Belgorod, los soviéticos se retiraban también ante el avance alemán.

Esa noche, 25 aviones habían atacado al convoy PQ 17, que lograron hundir dos barcos (los cargueros estadounidenses Christopher Newport y William Hooper), aunque al menos cuatro aviones fueron derribados. A lo largo del día, el Almirantazgo británico dio una serie de órdenes confusas basadas en informaciones incorrectas sobre la situación de los submarinos y la flota alemana. El resultado fue que los barcos mercantes recibieron orden de dispersarse y la escolta de salir en busca que una flota que no estaba en los alrededores. Así el convoy quedó prácticamente indefenso.

Una incursión áerea en los Países Bajos fue la primera en la que la aviación estadounidense colaboró con la RAF en la Europa ocupada.

Un destructor japonés (Nenohi) fue hundido por un submarino estadounidense cerca de la isla Attu, en el archipiélago de las Aleutianas. Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Norlandia) ante la costa de la República Dominicana y un petrolero soviético (Tuapse) ante la costa de Cuba.

El 5 de julio el ejército alemán alcanzó el Don cerca de Voronezh, mientras los soviéticos se retiraban. Pero Stalin seguía convencido de que el ataque principal iba a ser contra Moscú y que los alemanes virarían hacia el norte tras tomar Voronezh. Como consecuencia, en lugar de enviar tropas contra el avance alemán, el Alto Mando soviético estaba reforzando la capital.

Los barcos dispersos del convoy PQ 17 no tardaron en ser blanco de la aviación alemana. La escolta empezó a recibir mensajes del estilo de "estamos siendo bombardeados por un gran número de aviones", "en llamas sobre el hielo", etc. Para entonces, el Almirantazgo había ordenado que el grueso de la escolta regresara a su base. La aviación hundió seis mercantes y luego los submarinos otros seis.

Otro convoy que regresaba casi vacío de la Unión Soviética (algunos cargueros transportaban madera) entró en un campo de minas en el estrecho de Dinamarca (que había sido sembrado por los propios británicos) y perdió seis barcos.

Soldados neozelandeses trataron de cortar la retirada a una división italiana en El Alamein avanzando hacia El Mreir, pero allí se encontraba otra división italiana que obligó a los neozelandeses a cancelar la operación. Rommel decició que sus hombres estaban agotados y que era imprescindible permanecer a la defensiva durante al menos dos semanas. Sus líneas de suministro estaban demasiado extendidas y eran un blanco fácil para la aviación británica. Además, cada vez recibía menos suministros de Italia. El mes anterior había recibido 4.500 toneladas, frente a las 31.000 del mes precedente y 400 vehículos frente a los 2.000 del precedente. Por su parte, los británicos tenían muy fácil proveerse de suministros en Egipto.

Un submarino estadounidense, el USS Grunion, atacó por sorpresa a tres destructores japoneses cerca de la isla de Kiska, en el archipiélago de las Aleutianas. Los tres resultaron gravemente dañados y uno de ellos (Arare) terminó explotando y hundiéndose. Los japoneses contaron unas 200 bajas. Uno de los destructores logró lanzar varios torpedos contra el submarino, pero éste pudo escapar aprovechando que el destructor se detuvo a recoger náufragos.

El 6 de julio los japoneses empezaron las obras para construir un aeropuerto en Guadalcanal.

Submarinos japoneses hundieron un carguero británico (Mundra) y otro griego (Nymphe) en el océano Índico.

Otros dos barcos del convoy PQ 17 fueron hundidos, un petrolero (Pan Atlantic) por la aviación y un carguero estadounidense (William Hooper) por un submarino.

Un submarino alemán hundió un carguero noruego (Hero) en el Mediterráneo. Otro fue hundido por un bombardero británico cerca de la costa antántica francesa. Otro submarino alemán hundió un barco de pasajeros británico (Avila Star) cerca de las islas Azores y un cuarto hundió otro carguero noruego (Bayard) en el Caribe. Un quinto submarino alemán hundió un carguero británico (Dinaric), otro belga (Hainaut) y otro griego (Anastassios Pateras) ante la costa canadiense.

El 7 de julio los alemanes llegaban a las afueras de Voronezh. Allí los soviéticos lanzaron un contraataque que detuvo el avance alemán. Finalmente se llegó a un combate casa por casa. Los alemanes avanzaban por las calles con lanzallamas apoyados por los tanques.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Umtata) cerca de la costa de Florida, pero más tarde fue hundido por un bombardero estadounidense.

James Stewart fue ascendido a teniente primero, pero se sentía decepcionado porque lo mantenían en labores de entrenamiento, sin permitirle ir al frente. Sin duda, el Alto Mando consideraba que sería muy desmoralizador para la población que una estrella de Hollywood pudiera morir en la guerra.

El 8 de julio los alemanes cruzaron el Donets.

En Adzhimushkay, en las afueras de Kerch, seguían resistiendo algunos soviéticos. Es imposible saber cuántos sobrevivían de los más de 10.000 que se habían refugiado en los túneles de las minas. Los alemanes consideraban muy peligroso meterse en ellos, así que se habían limitado a bloquear todas las salidas para que el hambre acabara con los refugiados, que, en efecto, iban muriendo poco a poco. Habían excavado pozos para conseguir agua, y de vez en cuando organizaban salidas para conseguir víveres. Esa noche lograron derrotar a la guarnición alemana, aunque sufrieron muchas bajas y no tardaron en quedar acorralados de nuevo.

A los soviéticos les molestaba la posición que los finlandeses habían ocupado en la isla de Someri, en el golfo de Finlandia, desde donde podían observar bastante bien los movimientos soviéticos en la zona. Esa noche algunos aviones bombardearon la isla, aunque apenas causaron daños, y poco después 26 barcos soviéticos se acercaron a la costa y empezaron a desembarcar tropas. Los finlandeses, aunque inferiores en número, estaban bien armados, y rechazaron el desembarco en la parte oriental de la isla. Varios barcos finlandeses acudieron a la isla y un dragaminas alemán aportó suministros, pero un nuevo ataque aéreo soviético dejó sin municiones a los barcos, que tuvieron que retirarse para aprovisionarse. Esto permitió a los barcos soviéticos regresar y apoyar a las tropas que habían desembarcado. Los cañoneros finlandeses regresaron y ahuyentaron los barcos soviéticos de nuevo, mientras en tierra los soviéticos eran arrinconados en una punta al este de la isla.

Un submarino japonés hundió un carguero británico (Hartismere) y otro neerlandés (Alchiba) cerca de Mozambique.

Un submarino soviético hundió un carguero alemán (Otto Cords) cerca de la costa sueca.

Esa noche otros cinco barcos del convoy PQ 17 acabaron hundidos.

En Washington se inició el juicio contra los ocho alemanes participantes en la opración Pastorius.

Un submarino alemán hundió un petrolero estadounidense (J.A. Mooffett Jr.) cerca de la costa de Florida.

El 9 de julio los alemanes sofocaron los últimos restos de resistencia soviética en Sebastopol.

En respuesta a las informaciones presentadas días antes por el embajador soviético sobre Sheng Shicai, Chiang Kai-shek indicó que las autoridades soviéticas debían tratar cualquier asunto directamente con el gobierno chino, y abstenerse de hacerlo en el futuro con un mero gobernador militar como Sheng. A partir de ese momento, la presencia gubernamental en Xinjiang fue aumentando gradualmente, en detrimento de la influencia comunista.

Finalmente, los barcos soviéticos se retiraron de Someri envueltos en una cortina de humo. A lo largo de la mañana los pocos soldados soviéticos que quedaban en tierra fueron reducidos. En los días siguientes hubo algunos ataques aéreos más, pero ningún otro intento de desembarco.

Otto Frank había nacido en Frankfurt, pero era judío, así que había emigrado a los Países Bajos con su familia hacía nueve años, en cuanto Hitler llegó al poder en Alemania. Primero trabajó en una empresa neerlandesa, y unos años después creó la suya propia. Cuando Alemania invadió los Países Bajos trató de conseguir visados para trasladarse a los Estados Unidos, pero no lo consiguió. Mientras tanto, puso su empresa a nombre de uno de sus empleados de confianza, Jan Gies, y pasó a llamarse Gies & Co. Así evitó que los nazis la confiscaran por pertenecer a un judío. Hacía cuatro días que su hija mayor, Margot, de 17 años, había recibido una citación para ser deportada a un campo de trabajo, y eso llevó a Otto a poner en práctica un plan que había ido preparando en los últimos meses. Se escondería con su familia en unas habitaciones camufladas en el edificio de las oficinas de su antigua empresa. Varios empleados amigos les suministrarían lo necesario para subsitir, entre ellos Jan Gies, que pertenecía a la resistencia neerlandesa, un electricista llamado Victor Kluger, y el contable Johnannes Kleiman, y la secretaria Bep Voskuijl.

Ese día, los Frank (Otto, su esposa Edith y sus hijas Margot y Ana, de 13 años) abandonaron su casa, dejándola en estado de desorden como si hubieran marchado precipitadamente. Una nota daba a entender que habían huido a suiza. Su historia es bien conocida entre otras cosas porque el mes anterior, por su cumpleaños, Ana Frank había recibido un álbum de firmas, pero que había decidido usarlo como diario. Allí explica, por ejemplo, cómo poco antes de marchar al escondite, se sintió preocupada por su colección de canicas y otras pertenencias que no podía llevar consigo, y al final le pidió a un amigo vecino suyo que se las guardara por un tiempo.

Un submarino soviético hundió un carguero sueco (Margareta) en el Báltico.

Torpederas alemanas atacaron un convoy a su paso por el canal de la Mancha y hundieron un carguero británico (Pomella), otro neerlandés (Reggestroom) y otros dos noruegos (Kongshaug y Røsten).

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Santa Rita), dos británicos (Cape Verde y Empire Explorer), uno hondureño (Nicholas Cuneo) y otro yugoslavo (Triglav) en el Atlántico.

El 10 de julio los alemanes capturaron la ciudad de Rossoh y establecieron una cabeza de puente en la orilla oriental del Don.

Los australianos lanzaron un ataque contra las posiciones italianas cerca de El Alamein con un bombardeo por parte de la artillería como nunca se había visto en el norte de África. Algunos soldados italianos poco experimentados quedaron aterrorizados. Los australianos hicieron más de 1.500 prisioneros y abrieron un agujero en las líneas enemigas. Luego llegaron refuerzos italianso y más tarde alemanes, que lanzaron varios contraataques, pero todos resultaron fallidos, pues los australianos estaban bien dotados de artillería y cañones antitanque.

De los 34 barcos mercantes que habían compuesto el convoy PQ 17, sólo 11 llegaron a puertos soviéticos. De las 180.000 toneladas de carga que habían salido de Islandia, sólo 64.000 llegaron a su destino. Stalin acusó abiertamente a sus aliados occidentales de mentir. Los oficiales navales soviéticos consideraban inexplicable que se hubiera dado la orden de retirada a la escolta del convoy y que a los barcos mercantes se les hubiera ordenado dispersarse para tratar de llegar a puerto por su cuenta sin protección alguna. Stalin estaba conevencido de que los británicos habían magnificado las pérdidas para proporciona a la Unión Soviética menos ayuda de la prometida. Por su parte, los británicos crearon una comisión de investigación que decidió no culpar a nadie de lo sucedido, pues, en caso de tener que señalar un culpable, éste no podía ser sino el Primer Lord del Mar, el almirante Sir Alfred Dudley Pickman Rogers Pound, y eso se consideraba políticamente inaceptable.

Un submarino alemán hundió un petrolero estadounidense (Benjamin Brewster) en el golfo de México.

Ese día se estrenó la segunda película de Orson Welles: El cuarto mandamiento. Desde hacía unos años, el presidente Roosevelt había promovido una serie de acciones para mejorar las relaciones de los Estados Unidos con los demás países americanos, lo que se conoció como la Política de buena vecindad, y aprovechando que Orson Welles estaba en Brasil rodando un documental por encargo del gobierno sobre el carnaval en Río de Janeiro, la RKO había aprovechado para editar la versión final de la película sin la autorización del director, lo que supuso la supresión de más de 40 minutos de película, incluyendo el desenlace, que fue cambiado radicalmente. Los intentos de Welles de impedir los cambios fueron en vano. Las críticas fueron muy positivas, pero la recaudación distó mucho de compensar el coste de producción.

El 11 de julio los alemanes empezaron a sufrir problemas logísticos en su avance hacia el este, especialmente por falta de combustible.

Un submarino soviético hundió un carguero sueco (Luleå) cerca de la costa sueca.

Dos submarinos sudafricanos y un hidroavión hundieron un submarino italiano (Ondina) cerca de la costa libanesa.

Un batallón australiano apoyado por un regimiento británico de tanques atacó las posiciones italianas en la montaña Tel el Eisa, cerca de El Alamein, las ocupó por la tarde y allí resistió los contraataques durante el resto del día. En total fueron capturados más de 1.000 prisioneros italianos. La aviación aliada hundió un carguero alemán (Brook) cerca de la costa Libia. Rommel tenía cada vez más problemas con la escasez de munición.

El día anterior un avión había detectado los restos de un caza japonés estrellado en la isla de Akutan, en el archipiélago de las Aleutianas. Había participado en el bombardeo a Dutch Harbor hacía ya más de un mes, poco después de haber derribado un avión estadounidense y —como buen japonés— de haber ametrallado a los supervivientes indefensos en el agua, el avión fue dañado y empezó a perder aceite. El piloto, Tadayoshi Koga, trató de realizar un aterrizaje forzoso, pero murió en el impacto, de un golpe en la cabeza o en el cuello, mientras que el avión no sufrió daños graves. El lugar del aterrizaje estaba alejado de la costa y de las rutas de vuelo habituales, por lo que el avión no había sido detectado durante más de un mes, ni por los japoneses ni por los estadounidenses. Ahora un equipo estadounidense se desplazaba al lugar para examinar los restos. Sacaron el cadáver del piloto, lo registraron, lo enterraron y regresaron a Dutch Harbor para informar de que el avión era recuperable.

La aviación británica realizó la incursión a más larga distancia que había llevado a cabo hasta entonces bombardeando el puerto de Danzig.

Dos barcos de guerra británicos y un destructor francés hundieron un submarino alemán en el océano Atlántico, cerca de las islas Cabo Verde. Otro submarino alemán hundió un petrolero panameño (Stanvac Palembang) cerca de la isla de Tobago.

El 12 de julio un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Hiyama Maru) cerca de la costa de la Indochina Francesa.

la flota japonesa capturó un barco neozelandés en el océano Índico.

Por esas fechas Stalin empezó a convencerse de que el objetivo alemán no era Moscú, sino el Cáucaso y empezó a enviar, rápida y masivamente, tropas a la zona. El mariscal Timoshenko fue puesto al mando del nuevo frente de Stalingrado.

Un granjero informó a los alemanes del escondite del general Andréi Vlásov, que fue llevado ante la presencia del general Georg Lindemann. Después de haberlo interrogado lo encerró en una cárcel de Vínnitsia, en Ucrania.

Por esta época los alemanes terminaron con una bolsa de tropas soviéticas que habían sido acorraladas en la región de Rjev (cerca de Vyazma). No se conocen muchos detalles porque las autoridades soviéticas mantuvieron en secreto la escasa documentación al respecto durante todo el tiempo que duró la Unión Soviética. Los veteranos soviéticos se referían a Rjev como la picadora de carne de Rjev.

Rommel lanzó un contraataque en Tel el Eisa, pero fue derrotado tras dos horas y media de combate. Más de 600 muertos y heridos quedaron abandonados ante las posiciones australianas. Aviones y torpederas británicas hundieron un carguero italiano (Sturla) cerca de la costa Libia.

Ese día los globos incendiarios que lanzaban los británicos contra Alemania desde hacía unos meses consiguieron su mayor éxito al provocar un incendio que destruyó una central eléctrica en Leipzig.

Los estadounidenses volvieron al lugar donde habían encontrado el caza japonés en la isla de Akutan. Enterraron más profundamente el cuerpo del piloto y trataron de sacar el avión del fango, pero no pudieron por falta de maquinaria pesada.

Submarinos alemanes hundieron cuatro cargueros británicos (Cortona, Port Hunter, Siris y Shaftesbury) y otro estadounidense (Tachirá) en el océano Atlántico.

Hitler llevaba un tiempo discrepando con el general Fedor von Bock sobre los pasos siguientes que convenía dar en el frente soviético. Finalmente, el 13 de julio Hitler perdió la paciencia y destituyó a von Bock, poniendo al frente de la operación al general Maximilian von Weichs.

Unos 5.000 judíos del gueto de Rovno, en Ucrania, fueron fusilados en un bosque cercano.

Al escondite de los Frank en Amsterdam llegaron otros tres judíos: Herman van Pels, su esposa Auguste y su hijo de 16 años Peter. Herman había sido empleado de Otto Frank después de haber huido como él de Alemania con su familia.

Rommel lanzó un nuevo ataque contra Tel el Eisa, pero fue rechazado por tropas sudafricanas con un intenso fuego de artillería.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Shithonia), otros dos estadounidenses (Andrew Jackson y Oneida) y un petrolero estadounidense (R.W.Gallagher) en el océano Atlántico. Por otra parte, un destructor estadounidense hundió un submarino alemán cerca de la costa panameña.

El 14 de julio una multitud se congregó ilegalmente en Marsella cantando la Marsellesa y ondeando banderas francesas. Dos mujeres resultaron muertas. De Gaulle presidió en Londres su propia celebración del día de la Bastilla.

El gobierno de Vichy rechazó una propuesta estadounidense de trasladar nueve barcos de guerra franceses a puertos estadounidenses, neutrales o a la Martinica para evitar que el Eje pudiera apoderarse de ellos.

Pierre Georges, el resistente francés que el año anterior había asesinado a un soldado alemán en una salida del metro de París, hizo explotar el generador de una fábrica que había sido requisada por los alemanes.

El Congreso Nacional Indio adoptó una resolución en la que exigía la retirada británica inmediata de la India, y proponía una desobediencia civil masiva no violenta si el gobierno británico no accedía a sus demandas. La resolución contaba con el apoyo entusiasta de muchos seguidores de Gandhi, y con el apoyo menos entusiasta de otros, como Jawaharial Nehru, que no lo veían conveniente, pero que se mostraron dispuestos a respetar el liderazgo de Gandhi hasta el final. Otros, en cambio, abandonaron el Congreso Nacional Indio tras el debate y la aprobación de la resolución.

Barcos finlandeses hundieron un submarino soviético en el golfo de Finlandia.

Un barco de guerra británico embistió y hundió un sumarino italiano (Pietro Calvi) cerca de las islas Canarias. Un submarino japonés hundió un carguero estadounidense (Arcata) cerca de Alaska.

Ese día se estrenó El orgullo de los Yankees, dirigida por Sam Wood y protagonizada por Gary Cooper. Estaba basada en la biografía de Lou Gehring, un jugador de béisbol que había muerto el año anterior a los 38 años a causa de esclerosis lateral amiotrófica, enfermedad que en los Estados Unidos se conoce también como enfermedad de Gehring. El productor, Samuel Godwyn, había mostrado poco interés en la idea de Wood, porque, además de que no sabía nada de béisbol, en Hollywood se consideraba que las películas sobre deportes estaban condenadas al fracaso, ya que a las mujeres no les gustaban, y constituían más del 50% de la audiencia. Sin embargo, Wood le mostró un reportaje en el que Gehring pronunciaba un emotivo discurso de despedida ante sus admiradores y Goldwyn cambió de idea con lágrimas en los ojos. Cooper también se lo pensó antes de aceptar el papel, porque tampoco tenía ningún interés en el béisbol, pero fue convencido por la viuda de Gehring.

Como protagonista femenina fue elegida Teresa Wright, que Goldwyn había descubierto hacía dos años y que había debutado el año anterior con La loba, donde había conseguido una nominación al Óscar a la mejor actriz secundaria. También había actuado en La señora Miniver y ahora conseguía su primer papel protagonista. Son curiosas las cláusulas que Wright había exigido que constaran en su contrato con los estudios Goldwyn:

A la mencionada Teresa Wright no se le requerirá posar para fotografías en traje de baño a menos que esté en el agua. Tampoco se la puede fotografiar corriendo en la playa con el pelo volando al viento. Tampoco puede posar en ninguna de las situaciones siguientes: en pantalones cortos, jugando con un cocker spaniel; cavando en un jardín; batiendo alimentos; lanzando petardos y sosteniendo cohetes para el Cuatro de Julio; mirando insinuante a un pavo para Acción de Gracias; vistiendo una gorra de conejito con orejas largas para Pascua, jugando en la nieve en traje de esquí mientras un ventilador hace volar su bufanda; adoptando una postura atlética mientras finge acertar en algo con un arco y una flecha.

Un problema que se presentó en el rodaje fue que Cooper era diestro, mientras que Gehring había sido zurdo, y no conseguía lanzar de forma natural con la izquierda. Finalmente, le pusieron un uniforme invertido, como una imagen en el espejo, lanzó la bola con la derecha y se invirtió la imagen para que en la pantalla pareciera lanzar con la izquierda. Como Goldwyn no acababa de fiarse del éxito de la película, acordó con Walt Disney la realización de un corto sobre béisbol para ser presentado conjuntamente. El resultado fue Cómo jugar al béisbol, protagonizado por Goofy. Los temores de Goldwyn fueron infundados, pues la película fue la séptima más taquillera del año. No obstante, la RKO tuvo pérdidas, porque el contrato que había firmado con Goldwyn le concedía un escaso margen sobre la recaudación.

Disney, por su parte, inició una serie de cortos similares a Cómo jugar al béisbol protagonizados por Goofy. Ese año estrenaría también Cómo nadar y Cómo pescar.

El 15 de julio los soviéticos abandonaron las ciudades de Boguchar y Milerovo.

De los Países Bajos salió el primer convoy de judíos con destino a Auschwitz.

Un nuevo ataque de Rommel en Tel el Eisa no consiguió avance alguno ante la resistencia aliada. Mientras tanto, Auchinleck había trazado un plan para golpear a los italianos en la llamada cresta Ruweisat aprovechando que Rommel estaba ocupado en Tel el Eisa. Sin los italianos, Rommel no podía mantener un frente extenso, y Auchinleck disponía de bastante información procedente de las comunicaciones enemigas por radio. A última hora del día anterior dos brigadas neozelandesas iniciaron el ataque y antes del amanecer ya habían logrado sus objetivos. No obstante, algunas bolsas enemigas habían quedado atrás, lo que impidió avanzar a las reservas y los suministros. Finalmente, un contraataque alemán obligó a rendirse a unos 350 neozelandeses. Sin embargo, nuevas brigadas aliadas continuaron el ataque. Viendo en apuros a los italianos, Rommel tuvo que enviar refuerzos bajo el mando del lugarteniente Walther Nehring, y por la tarde otros 380 neozelandeses fueron capturados.

Finalmente el Zero de Akutan pudo ser rescatado y llevado a Dutch Harbor.

Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Chilore), otro nicaragüense (Bluefields) y dañó un petrolero panameño (J.A. Mowinckel) en el Atlántico, pero posteriormente fue hundido por la aviación estadounidense. Otros submarinos hundieron un carguero (Empire Attendant) y un petrolero británico (British Yeoman) y un petrolero estadounidense (Pennsylvania Sun) en el Atlántico. El crucero Michel hundió un barco de pasajeros británico (Gloucester Castle) cerca de Sudáfrica.

Tres barcos cazasubmarinos japoneses atacaron al USS Grunion, pero éste consiguió hundir a dos de ellos y dañó gravemente al tercero.

La policía y la gendarmería francesa, por instigación de la Gestapo, organizaron una redada en París contra la población judía de dimensiones nunca vistas hasta entonces. Empezó a las 4:00 del 16 de julio, y se prolongaría hasta el día siguiente. En total, 13.152 judíos fueron arrestados, de los cuales 5.802 eran mujeres y 4.051 niños. No fue una tarea difícil, dado que todos estaban fichados desde hacía años. Algunos pudieron escapar gracias a la resistencia, o bien ocultados por vecinos, o por la torpeza, deliberada o accidental, de algunos policías. Los arrestados sólo podían llevar consigo una manta, un par de zapatos y dos camisas. Los judíos sin hijos (unos 4.900) fueron llevados al campo de intermamiento de Drancy. Otros muchos fueron llevados al Velódromo de Invierno, en la propia capital francesa, que sirvió como cárcel provisional. Allí unas 7.000 personas fueron retenidas durante cinco días sin que se les suministrara alimento alguno y apenas agua. Sólo la Cruz Roja y algunos médicos a los que se les permitió entrar llevaron algunos alimentos. El que intentaba huir era fusilado allí mismo. Algunos optaron por suicidarse.

En París se hizo público un decreto por el cual se anunciaba que se fusilaría a los parientes varones más cercanos de los alborotadores, incluyendo cuñados y primos. Las mujeres serían condenadas a trabajos forzados y los niños enviados a reformatorios.

Hitler se trasladó a un nuevo cuartel general en un bosque cercano a Vínnitsia, en Ucrania, que era conocido por el nombre en clave de Hombre lobo.

Un ataque australiano en Tel el Eisa apoyado por tanques resultó un fracaso, pues terminó con casi un 50% de bajas. A partir de ese momento los combates se estancaron en la zona, pero en la última semana los aliados habían matado a al menos 2.000 soldados enemigos y capturado más de 3.700. Y lo que era más importante: habían capturado la compañía de intercepción de señales que hasta entonces había facilitado a Rommel valiosa información sobre las comunicaciones aliadas.

En la cresta Ruweisat Nehring llevó a cabo un nuevo ataque, pero fue rechazado por una división india. Sin embargo, mensajes de radio interceptados a los alemanes avisaban de que se produciría un nuevo ataque. Rápidamente los aliados prepararon trincheras, llevaron cañones antitanque y tropas de refuerzo con lo que pudieron rechazar también el segundo ataque. Los alemanes abandonaron 24 tanques averiados, así como otros vehículos y cañones antitanque. Los aliados habían capturado unos 2.000 soldados enemigos, principalmente italianos, mientras que los australianos habían sufrido unas 1.400 bajas. Rommel estaba dándose cuenta de que las tornas estaban cambiando.

Un minador cargado con provisiones llegó a Malta escoltado por un portaaviones, dos cruceros y cinco destructores sin apenas oposición por parte del Eje.

Esa noche ocho aviones bombardearon Lübeck, de los cuales dos fueron abatidos.

La aviación británica hundió un submarino alemán cerca de la costa atlantica española.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Fairport) y un petrolero panameño (Beaconlight) en el océano Atlántico. El crucero Michel hundió otro carguero estadounidense (William F. Humphrey) en el Atlántico Sur.

El 17 de julio un nuevo convoy con 928 judíos salió de Francia hacia Auschwitz. Sólo 80 sobrevivirían a la guerra.

Un submarino alemán fue hundido por la aviación británica cerca de la costa atlántica española

Winston Churchill comunicó a Stalin que, tras el desastre del convoy PQ 17, los envíos al norte de Rusia quedaban suspendidos de forma indefinida.

Francisco Franco promulgó la Ley Constitutiva de las Cortes, por la que disponía la creación de un parlamento meramente consultivo, cuyos miembros no eran elegidos por votacion, sino en función de su cargo (ministros, cargos de la Falange, rectores de universidades, etc.), todos los cuales eran nombrados directa o indirectamente por Franco. Se trataba de una operación de maquillaje ante la posibilidad de una victoria aliada. En privado Franco despreciaba las Cortes y tuvo claro desde el primer momento que su función no tenía que ser otra que sancionar sus decretos o los proyectos del gobierno de turno, que a su vez nombraba el dictador.

El 18 de julio los alemanes entraban en Voroshilovgrado, en Ucrania.

Un submarino alemán hundió un carguero panameño (Carmona) en el océano Atlántico.

Édouard Vigneron, el jefe del servicio de extranjeros de la policía de Nancy, se enteró de que estaba prevista para el día siguiente una gran redada contra los judíos de la ciudad, así que convocó a todos los policías que pudo (seis en total) y les ordenó que hicieran huir a todos los judíos que pudieran. Éstos fueron acompañador a la estación y se les proporcionaron billetes y pases para entrar en la zona libre. Así, el 19 de julio la redada sólo apresó a 32 judíos, mienras que más de 350 se habían escapado. Vigneron fue arrestado por esto, naturalmente.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Empire Hawksbill y Lavington Court), otro noruego (Port Antonio), otro hondureño (Baja California) y otro griego (Leonidas M) en el Atlántico. Ante la cada vez mayor efectividad de las medidas antisubmarinas estadounidenses, el gran almirante Karl Dönitz ordenó la retirada de los submarinos alemanes de la costa estadounidense.

Himmler dio la orden de iniciar la Operación Reinhard, encaminada a exterminar por completo a los judíos, gitanos y otras minorías de todo el territorio polaco. Para ello habían sido habilitados tres campos de exterminio: Belzec, Sobibor y Treblinka. En ellos se había ido perfeccionando las técnicas de ejecución. Por ejemplo, en Belzec se había pasado de una velocidad de 600 víctimas por hora a 2.300, y se alcanzarían las 3.800.

Ese día salieron de Drancy 999 judíos más. Oficialmente iban a ser reinstalados en el este, pero sólo 16 sobrevivirían a la reinstalación.

El 20 de julio los alemanes capturaron Krasnodon, en Ucrania. Sin embargo, las tropas alemanas seguían escasas de suministros. La aviación tuvo que hacer un gran esfuerzo para lanzar los suministros necesarios para mantener el avance. Pese al gran trabajo que hizo el general Alexander Löhr al frente de la Luftwaffe, fue sustituido por el más enérgico Wolfram von Richthoffen.

El crucero alemán Thor hundió un carguero británico (Indus) en el océano Índico.

Otro convoy con 824 judíos (más de la mitad mujeres) salió de Francia, en este caso de Angers, con destino a Auschwitz. Sólo 14 sobrevivirían a la guerra.

Mussolini, viendo que la conquista de Egipto iba para largo, regresó a Roma.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Frederika Lensen) ante la costa atlántica de Canadá.

La batalla del mar del Coral había frustrado el intento japonés de tomar Port Moresby, en Nueva Guinea. El 21 de julio los japoneses llevaron a cabo otro intento desembarcando 1.500 hombres en una zona poco defendida, entre las aldeas Buna y Gona, al norte de la isla, con el propósito de llegar por tierra hasta Port Moresby (situado en la costa opuesta, al sur). En el lugar de desembarco sólo había una pequeña partida de soldados australianos que se retiró sin ofrecer resistencia.

Tras unos días de tranquilidad, las fuerzas aliadas en El Alamein habían pasado a ser muy superiores a las de Rommel. Auchinleck disponía de 173 tanques y bastantes más iban en camino, mientras que Rommel tenía 38 tanques alemanes y 51 italianos, y otros 100 a la espera de ser reparados. Ese día una brigada neozelandesa atacó la cresta de Ruweisat por la depresión conocida como El Mreir. Sin embargo, al igual que en el ataque llevado a cabo unas semanas antes, las tropas de vanguardia se encontraron con un apoyo insuficiente y quedaron en una situación comprometida.

Los judíos arrestados en el Velódromo de Invierno empezaron a ser trasladados a Drancy y a otros campos de concentración, desde los cuales serían deportados más adelante.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (William Cullen Bryant) en el golfo de México y un petrolero británico (Donovania) cerca de la isla Trinidad.

La aviación estadounidense atacó las fuerzas japonesas en Buna-Gona y el 22 de julio dañó un destructor y hundió un trasporte después de que ya hubiera desembarcado las tropas que llevaba. La aviación australiana se unió a los bombardeos.

Un submarino japonés hundió un carguero estadounidense (William Dawes) cerca de Sidney.

El ejército alemán llegó a la orilla occidental meandro que forma el Don cerca de Stalingrado (Stalingrado está a orillas del Volga, pero el Don pasa cerca, un poco más al oeste).

Las fuerzas de Rommel respondieron al ataque del día anterior y la brigada neozelandesa contó más de 900 bajas. Una división armada que acudía en su ayuda quedó atrapada en un campo de minas bajo el fuego enemigo y terminó prácticamente destruida. Se perdieron 40 tanques y otros 47 quedaron gravemente dañados. Mientras tanto, una división australiana atacaba Tel el Eisa y, a costa de muchas bajas, lograron ocupar la colina. Por la tarde otra brigada australiana atacaba Tel el Makh Khad, pero la falta de coordinación de la infantería con los tanques hizo que 23 tanques fueran destruidos por falta del apoyo necesario.

La aviación británica hundió un carguero italiano (Città di Agrigento) cerca de la costa libia.

De Francia salió un nuevo convoy, esta vez con 996 judíos deportados a Auschwitz, de los cuales sólo 5 sobrevivirían a la guerra.

Mientras tanto, el "comisario de reasentamientos" Hermann Höfle reunió a las autoridades del gueto de Varsovia para dar instrucciones sobre un inminente reasentamiento en el este. Del gueto saldrían 6.000 judíos cada día.

Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Honolulan) en el Atlántico, cerca de las islas Cabo Verde.

Los japoneses, bajo el mando del mayor Tomitarō Horii, estaban avanzando muy rápidamente hacia el sur desde Buna-Gona. El 23 de julio llegaban al río Kumusi en Wairopi. Los australianos les habían tendido varias emboscadas en el camino, pero no habían hecho mella en ellos. Tras haber cruzado el río, volaron el puente y hostigaron a los japoneses mientras lo cruzaban.

El ejército alemán capturaba Rostov mientras el soviético se batía en retirada por el Don. Hitler cambió el plan de ataque alemán estableciendo que sus fuerzas se dividieran en dos grupos, el grupo A avanzaría hacia el Cáucaso para apoderarse de los pozos petrolíferos (operación Edelweiss) y el grupo B atacaría hacia el Volga y Stalingrado (operación Fischreier). Esto daba lugar a muchas complicaciones logísticas, pero nadie le replicó.

Tras haber recibido suficientes suministros, el general Friedrich Paulus se dispusto a cruzar el Don por ambos lados de la ciudad de Kalach y establecer cabezas de puente desde donde basar su ataque a Stalingrado. El primer choque contra los soviéticos se produjo junto al río Chir, un afluente del Don, donde fue detenido por unas horas. Al final del día dos divisiones soviéticas y una brigada de tanques habían quedado acorraladas.

Adam Czerniaków, el presidente del consejo del gueto de Varsovia, comprendiendo lo que significaban realmente los reasentamientos en el este, se suicidó y fue sustituido por Marek Lichtenbaum. Ese día empezó el exterminio masivo de judíos en Treblinka.

Un bombardero alemán que sobrevolaba la zona de Spitsbergen fue abatido y sus cuatro ocupantes murieron. Los noruegos enterraron los cadáveres y recuperaron los libros de claves alemanes.

Una división india trató de llevar a cabo un ataque nocturno contra la cresta de Ruweisat, pero se desorientó y no consiguió nada. Un ataque posterior, ya a la luz del día consiguió algunos éxitos hata que el oficlai al mando y cuatro de sus suboficiales resultaron muertos o desaparecidos. Una vez más, los aliados habían fracasado en un intento de imponerse sobre las fuerzas de Rommel, pese a su superioridad numérica y material, pero las pérdidas sufridas por el Afrika Korps hacían cada vez más crítica la situación de Rommel.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Onondaga) cerca de Cuba y otro británico (Garmula) cerca de Sierra Leona.

El 24 de julio los alemanes tomaron Voronezh y Novocherkassk, cerca de Rostov.

Blažo Đukanović, el oficial al mando de los chetniks en Montenegro, llegó a un acuerdo con los italianos por el que éstos reconocían tres "destacamentos volantes" chetnik como tropas axiliares que serían armadas y pagadas por Italia. En total eran unos 4.500 chetniks. Desde entonces los italianos se concentraron en perseguir partisanos en las ciudades, mientras que los chetniks se encargaban de perseguirlos en las zonas rurales.

Un convoy de 1.000 judíos salió de Drancy con destino a Auschwitz. Sólo 4 sobrevivirían a la guerra.

Un submarino alemán hundió un carguero aliado (Adinda) en el Mediterráneo.

Un destructor canadiense hundió un submarino alemán en el Atlántico.

El 25 de julio los australianos tendieron otra emboscada cerca de Gorari a los japoneses que marchaban hacia Port Moresby en Nueva Guinea. Mataron a dos de ellos.

La aviación japonesa bombardeó Darwin, en Australia.

Paulus volvía a estar escaso de combustible y los soviéticos aprovecharon para contraatacar en Kalach. Enfrentados a un gran número de tanques, los alemanes empezaron a acusar también falta de municiones.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero (RFA Tankexpress) y un carguero británico (Broompark) y un carguero neerlandés (Telamon).

El 26 de julio tropas australianas aterrizaron en Kokoda, en Nueva Guinea, e inmediatamente fueron enviadas al norte, a tratar de contener el avance japonés. Llegaron a Oivi, donde pudieron detener por un tiempo a los japoneses, pero finalmente tuvieron que retroceder hasta una posición secundaria, donde estaban en riesgo de ser rodeados. Finalmente se abrieron paso hasta Deniki, al sur de Kokoda, abandonando esta posición.

Hamburgo fue bombardeada por 403 aviones británicos, que causaron muchos daños, principalmente en distritos residenciales y comerciales, más que en zonas industriales. Al menos se produjeron 800 incendios, de los cuales 523 fueron de gran envergadura. Un total de 823 casas fueron destruidas y más de 5.000 resultaron dañadas. Hubo 337 muertos y más de mil heridos. Se perdieron 29 aviones. Al mismo tiempo tres aviones realizaban un "ataque molesto" a Colonia.

Ese domingo los obispos católicos de los Países Bajos dispusieron que se leyera una carta pastoral en las iglesas en la que se condenaba el antisemitismo.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Empire Rainbow), otro mexicano (Oaxaca) y otro brasileño (Tamandaré) en el océnao Atlántico.

Auchinleck hizo un tercer intento de imponerse sobre las tropas de Rommel. Al principio todo iba saliendo según lo planeado, pero al anochecer algunas unidades antitanque se perdieron en la oscuridad y otras se encontraron con campos de minas. Cuando amaneció, ya el 27 de julio, los atacantes se encontraron aislados y sin protección. Rommel lanzó un contraataque y los aliados sufrieron un millar de bajas además de la pérdida de 13 tanques. A partir de ese momento el frente de El Alamein se estancó. Auchinleck afirmó que sus tropas no estarían en condiciones de volver a atacar hasta mediados de septiembre como mínimo, pero Rommel tampoco estaba en condiciones de hacerlo. Ese més los aliados habían sufrido 13.000 bajas en el Alamein, pero habían tomado 7.000 prisioneros del Eje, y habían dejado a Rommel en una situación muy comprometida.

Al mismo tiempo, un comando anglofrancés bajo el mando del teniente coronel David Stirling se había desplazado en 18 todoterrenos armados por el desierto hasta el aeropuerto egipcio de Sidi Haneish, ocupado por los alemanes, y allí lograron destruir unos 40 aviones y causaron varias bajas. Sólo uno de los integrantes del comando resultó muerto, más un segundo durante la huida, cuando los coches fueron detectados por cuatro aviones alemanes.

Los alemanes capturaron Bataysk.

Los italianos abrieron un campo de concentración en la isla croata de Rab. Los campos de concentración italianos destinados a prisioneros de guerra aliados mantenían unas condiciones rayanas en lo aceptable, pero éste estaba destinado a croatas y eslovenos, y las condiciones eran mucho peores. Hombres mujeres y niños (algunos recien nacidos) tenían que dormir en tiendas de campaña al aire libre, rodeadas de alambradas y torres de vigilancia. Para comer les daban cada día poco más que una sopa ligera con unos pocos granos de arroz y algún pedazo de pan. Con el tiempo llegó a haber hasta 15.000 prisioneros, lo que superaba con creces la capacidad del campo. Tenían que dormir hasta seis en una misma tienda. La falta de higiene provocó toda clase de enfermedades.

Otros 1.000 judíos salieron del campo de Drancy con destino a Auschwitz. Sólo 12 sobrevivirían a la guerra.

Un grupo de 147 estadounidenses de origen japonés estaba siendo trasladado a un campo en Dakota del Norte cuando, poco después de descender de un tren cerca de Lordsburg (Nuevo México), uno de los guardias que los custodiaba, Clarence Burleson, mató a dos de ellos, Toshiro Kobata y Hirota Isomura. Se abrió una investigación y Burleson fue arrestado y juzgado por un tribunal militar pero, aunque su versión clásica de que "intentaban escapar" no era muy coherente, pues ambos tenían más de 50 años y presentaban dificultades para andar, y además los disparos que habían recibido parecían provenir de una distancia mucho menor que la que cuadraba con el relato del acusado, el tribunal no pudo refutar que Burleson no hubiera actuado en cumplimiento de su deber ante un hipotético intento de fuga. La nota cómica a la tragedia la puso el gobierno japonés, cuando presentó una queja formal por lo sucedido.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Stella Lykes), otro britñanico (Elmwood) y otro noruego (Leikanger) en el Atlántico.

Un destacamento australiano informó de que los japoneses que perseguían a los supervivientes de Oivi todavía no habían llegado a Kokoda, así que el 28 de julio unos 140 australianos salieron de Deniki hacia el norte, reocuparon dicha posición y se dispusieron a defenderla cuando llegaran los japoneses. Por la tarde llegó un avión estadounidense con refuerzos, pero no pudo aterrizar porque las barricadas levantadas por los australianos se lo impedían. Al anochecer tuvieron lugar las primeras escaramuzas con los japoneses que se acercaban.

Un submarino japonés hundió un carguero de la Francia Libre (Cagou) cerca de Sidney.

En las primeras horas del día un avión japonés había arrojado ocho bombas en la ciudad australiana de Townsville, pero cayeron en las afueras y no causaron ningún daño. Seis aviones australianos trataron de interceptarlo, pero no lo consiguieron.

Refuerzos soviéticos detuvieron el avance de Paulus en Kalach, que poco podía hacer ante la falta de combustible y municiones. Las intervenciones de la Luftwaffe resultaron cruciales para manter la posición.

Stalin promulgó su Orden no 227, famosa por la frase ¡Ni un paso atrás!, que se repitió como consigna durante toda la guerra. Sonaba muy estimulante, pero a los militares no les gustó nada, pues la orden establecía la formación de "batallones penales" con los soldados con problemas de disciplina, y que serían llevados a las líneas más peligrosas del frente. A su vez, cada ejército debía tener sus "destacamentos de bloqueo", para disparar a los soldados que retrocedieran sin haber sido autorizados a ello. Durante los meses siguientes más de 1.000 soldados fueron asesinados por destacamentos de bloqueo y unos 130.000 fueron enviados a los batallones penales.

Cuatro años atrás, la revista Time había nombrado "hombre del año" a Adolf Hitler y, para mantener el listón igual de bajo, ahora concedía el título a Iósif Stalin. Y es que, por esa tontería de que el enemigo de mi enemigo es mi amigo, la gente en Occidente estaba empezando a pensar que Stalin era mejor que Hitler, y lo llamaban el tío Joe, cosa que en un principio ofendió al dictador soviético, al considerarlo poco respetuoso.

Unos 2.000 partisanos comunistas se concentraron alrededor de la ciudad bosnia de Kupres, y lograron apoderarse de varias ciudades de los alrededores.

Arthur Harris se dirigió por radio a los oyentes alemanes, a los que advirtió que los bombarderos iban a volver "cada noche y cada día, llueva, haga viento o nieve, los nuestros y los estadounidenses. He pasado ocho meses en los Estados Unidos y sé exactamente lo que va a venir. Vamos a fustigar el Tercer Reich de punta a punta, si lo hacéis necesario. El final de la guerra y de los bombardeos depende de vosotros. Podéis derrocar a los nazis y firmar la paz".

Esa noche la RAF bombardeó Hamburgo una vez más, ahora con 256 aviones que provocaron 56 incendios, 13 muertos y 48 heridos.

Un submarino alemán hundió un carguero (Barbacena) y un petrolero brasileño (Piave) en el Atlántico. Otro hundió un carguero británico (Weirbank).

El 29 de julio unos 200 japoneses atacaron a la guarnición australiana de Kokoda con morteros y piezas de artillería. Los australianos no tenían artillería y, tras una hora de combate en la que se llegó al cuerpo a cuerpo, se retiraron de nuevo a Deniki. Contaron 7 muertos y 6 heridos, mientras que las bajas japonesas fueron 12 muertos y 26 heridos. Los japoneses ocuparon Kokoda, donde encontraron municiones y otros suministros.

Un avión japonés trató de bombardear de nuevo Townsville, pero siete bombas cayeron en el mar y la octava en un campo de cacahuetes.

Los alemanes cortaron la última línea directa de ferrocarril entre la Rusia central y el Cáucaso.

Otro convoy con 1.001 judíos salió de Drancy con destino a Auschwitz. Sólo 5 sobrevivirían.

Submarinos alemanes hundieron un carguero canadiense (Prescodoc) y otro noruego (Bill) en el Atlántico.

Stalin había ordenado una campaña para retomar a los alemanes la región de Rzhev, que formaba un saliente en el frente que apuntaba hacia Moscú. El frente no había cambiado desde principios de año, así que los soviéticos habían tenido tiempo de recoger información sobre las posiciones alemanas, pero los alemanes también se habían ocupado de levantar varias líneas defensivas en el frente y alrededor de las ciudades principales de la zona. Con unos efectivos de 486.000 hombres, 1.715 tanques y 1.100 aviones, el 30 de julio los soviéticos iniciaron su ataque contra "la picadora de carne". Los alemanes fueron tomados por sorpresa y no tardaron en huir de su primera línea defensiva. La infantería soviética avanzó bajo una intensa lluvia en ocasiones con el agua hasta las rodillas. Al cabo de unas horas, la primera línea de ciudades fortificadas caía en manos soviéticas. El avance soviético había causado una brecha de 9 km en el frente con un avance de 7 km. Finalmente los alemanes empezaron a organizar contraataques y los soviéticos se encontraron con muchos tanques hundidos en el fango y con la infantería incapaz de atrincherarse, pues el agua inundaba las trincheras que cavaban.

Submarinos estadounidenses hundieron dos cargueros japoneses (Palau Maru y San Clemente Maru) en el Pacífico. Un tercero (Kōtoku Maru) fue destruido por la aviación estadounidense.

Un submarino soviético hundió un carguero alemán (Kathe) en el mar Báltico.

Como respuesta a la carta difundida por los obispos neerlandeses, las autoridades alemanas en los Países Bajos ordenaron el arresto de los católicos de origen judío. Entre ellos estaba Edith Stein, que había nacido en en seno de una familia judía, en la Polonia alemana, luego se había hecho atea, y había terminado convertida en monja católica. Entre tanto, había sido la primera doctora en filosofía de Alemania. Tras su ingreso en la Orden del Carmelo (con el nombre de Teresa Benedicta de la Cruz, reflejo de su admiración por santa Teresa de la Cruz) fue destinada a un convento en Colonia, pero luego sus superiores habían decidido mandarla a los Países Bajos para protegerla del nazismo.

Un submarino alemán hundió un barco de pasajeros estadounidense (Robert E. Lee) en el golfo de México, pero luego resultó hundido por una patrullera estadounidense. Otros submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Cranford) y otros dos británicos (Danmark y Pacific Pioneer).

El submarino estadounidense USS Grunion se hundió por causas desconocidas, probablemente porque un torpedo que lanzó se volvió contra él.

El 31 de julio un transporte japonés que pretendía descargar tropas en Buna-Gona se vio obligado a regresar a Rabaul por la presencia de la aviación aliada.

Un avión japonés lanzó una bomba en las afueras de Mossman, en Australia, hiriendo a un niño.

En Rzhev los soviéticos mostraban cada vez más problemas de coordinación y de imaginación, pues sus tácticas consistían en atacar una y otra vez por el mismo sitio aunque ello supusiera la pérdida de más y más hombres (al parecer, se habían tomado al pie de la letra lo de "la picadora de carne"). Los alemanes contenían desesperadamente los ataques a la espera de refuerzos, que paulatinamente iban llegando. En una serie de ataques a la ciudad de Polulino, los soviéticos sufrieron 1.000 bajas.

En su marcha hacia el Cáucaso, los alemanes tomaron Salsk.

Düsseldorf fue bombardeada por 630 aviones británicos, que provocaron 276 muertos. Se perdieron 29 aviones.

Otros 1.000 judíos salieron de Francia con destino a Auschwitz. Sólo sobrevivirían cinco de ellos.

Ese día los alemanes perdieron tres submarinos en el Atlántico. Uno cerca de las Azores, cuando tres barcos británicos lo atacaron con cargas de profundidad (murieron sus 50 tripulantes), otro cerca de Terranova, a manos de una corbeta y un destructor canadienses (también murieron sus 49 tripulantes) y el tercero a manos de un avión estadounidense. Después de recibir varios impactos por cargas de profundidad emergió su torreta, el avión lo ametralló, se volvió a hundir y luego explotó bajo el agua. También murieron sus 43 tripulantes.

El 1 de agosto un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Meiwa Maru) ante las costas japonesas.

Los alemanes cortaron la línea férrea que unía Stalingrado con Krasnodar.

Un submarino alemán hundió un carguero soviético (Krest'janin) en el mar de Barents. Otro hundió un carguero británico (Clan Macnaughton) y otro neerlandés (Kentar) en el Atlántico.

Ese día llegó a Seattle el avión japonés recuperado en Akutan, desde donde vue enviado a la Estación Aereonaval de North Island, en San Diego, para ser reparado y estudiado.

El 2 de agosto los alemanes capturaron Kotelnikovo.

Ese día fueron detenidas Edith Stein y su hermana Rosa, que fueron conducidas a un campo de concentración neerlandés.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Flora II) cerca de Islandia, otro (Tremminard) cerca de la isla de Trinidad y un carguero uruguayo (Maldonado) cerca de las Bermudas.

El 3 de agosto un submarino japonés se encontró mientras estaba en la superficie con un pesquero cerca de la ciudad australiana de Moruya. Sin sumergirse, navegó en círculos a su alrededor durante 45 minutos disparándole con su ametralladora de cubierta. Causó 3 muertos y 8 heridos entre los pescadores.

Un destructor estadounidense chocó contra una mina en el Pacífico y se hundió unas horas más tarde.

Los alemanes estaban haciendo estimaciones de los miles de muertos que los soviéticos estaban teniendo en Rzhev, y contemplaban atónitos cómo seguían llegando refuerzos, a la vez que se preguntaban cuánto tiempo iban a seguir así.

Del gueto de Varsovia salió un nuevo convoy de judíos hacia Treblinka. Éste es recordado especialmente porque en él iba Janusz Korczak, un famoso pedagogo fundador del orfanato Dom sierot (el hogar de los niños). La resistencia polaca le había ofrecido ayuda para salir de Varsovia, pero él se había negado porque no quería abandonar a los niños ni a los empleados del orfanato. Ahora salía del edificio seguido de todos los niños que lo habitaban, casi 200, en silencio, cogidos de la mano, vestidos con sus mejores trajes, en dirección a la plaza de donde salían los convoyes. Allí, un oficial de las SS reconoció a Korczak como el autor del que había sido uno de sus cuentos infantiles favoritos, y le ofreció ayuda para escapar, pero Korczak insistió en que iría donde fueran los niños.

Un nuevo convoy con 1.034 judíos salió de Francia con destino a Auschwitz. Sólo sobrevivirían 4.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Tricula y Lochkatrine) y uno belga (Belgian Soldier) en el océano Atlántico.

Un submarino británico hundió otro alemán cerca de las islas Faroe.

Una flota británica persiguió un submarino alemán hasta que logró hundirlo con cargas de profundidad cerca de la costa de Palestina.

Los ocho acusados del caso Pastorius fueron declarados culpables y condenados a muerte. Roosevelt conmutó la pena a Dash por la de 30 años de cárcel y a Burger por la de cadena perpetua por haber proporcionado información sobre los otros.

En su avance hacia Stalingrado, el 4 de agosto los alemanes cruzaron el río Aksay. Todavía se encontraban a 97 km de la ciudad.

En el saliente de Rzhev los soviéticos lanzaron un ataque a gran escala que empezó con un bombardeo masivo durante hora y media. Tras una pausa en la que los alemanes volvieron a sus trincheras, el fuego se reanudó y culminó con una andanada de cohetes Katyusha, una nueva arma que los soviéticos estaban empezando a fabricar en serie. Los alemanes los llamaban órganos de Stalin, tanto por el sonido de los cohetes como por el aspecto de la lanzadera, con varios tubos yuxtapuestos. Después avanzó la infantería y, en poco más de una hora, había ocupado las líneas alemanas más avanzadas. Luego rodearon una fortaleza en Pogoreloye Gorodishche, cuya guarnición terminó rindiéndose. Los soviéticos capturaron 87 soldados alemanes, incluyendo oficiales. Desde allí avanzaron hasta Gubinka, en la segunda línea defensiva alemana, pero la encontraron abandonada. Al anochecer los soviéticos habían avanzado 8 km en las líneas alemanas. Hitler inmediatamente desvió cinco divisiones que en principio iban a emplearse en otra misión para que acudieran a reconstruir el frente.

Los partisanos yugoslavos atacaron la ciudad de Livno, cerca de Kupres.

Tras haberse entrevistado con Roosevelt, ahora Winston Churchill se dirigía a Moscú para verse con Stalin. Ese día llegaba a Egipto, y pasó unos días en la embajada británica en El Cairo. En una carta, su esposa le decía: Esta primera parte de tu viaje es menos espectacular y sensacional que la visita al ogro en su guarida, pero supongo que será más fructífera. 

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Empire Arnold y Richmond Castle) y otro noruego (Havsten) en el océano Atlántico.

Ese día se estrenó Quince días de placer, protagonizada por Bing Crosby y Fred Astaire, acompañados de una actriz para la que éste fue su primer papel relevante: Marjorie Reynolds, en la que se estrenó la canción Blanca Navidad, compuesta para la película, aunque Crosby ya la había cantado las pasadas navidades. Fue la octava película más taquillera del año.

Por esas fechas se estrenó también Los tres mosqueteros, con Mario Moreno "Cantinflas" interpretando a d'Artagnan.

El 5 de agosto fue ejecutado en Ceilán el militar Gratien Fernando, que había encabezado el motín de las islas Cocos unos meses atrás. Su padre había pedido que le conmutaran la pena de muerte, pero él se negó a aceptar el trato porque requería mostrar arrepentimiento. Sus últimas palabras fueron: La lealtad a un país bajo el tacón de un hombre blanco es deslealtad. Otros dos cabecillas serían ejecutados unos días más tarde.

Submarinos estadounidenses hundieron un transporte (Brasil Maru) y un carguero japonés (Shoju Maru) en el océano Pacífico.

Un submarino soviético hundió un carguero finlandés (Pohjanlahti) cerca de la costa de Letonia.

Los alemanes capturaron Stavropol en su avance sobre el Cáucaso.

Otro convoy de judíos salió de Francia hacia Auschwitz, de un total de 1014 sobrevivirían 5.

Tres rumanos arrojaron granadas sobre un grupo de miembros de la Luftwaffe que estaban viendo un partido de fútbol en París. Ocho murieron y 13 resultaron heridos.

Un submarino alemán detectó el convoy SC 94, que había salido de Canadá con rumbo a Liverpool y hundió uno de sus cargueros (el neerlandés Spar) a la vez que informaba de su presencia. Otro hundió un petrolero británico (Arletta) cerca de Terranova.

La reina Guillermina de los Países Bajos visitó el Congreso de los Estados Unidos.

El 6 de agosto un submarino estadounidense hundió un transporte japonés (Ohio Maru) en el mar del Sur de China. Murieron 40 pasajeros y 72 tripulantes.

En su avance hacia el Cáucaso, los alemanes tomaron Tikhoretsk y Armavir. En Rzhev las cosas les iban mucho peor, pues el avance soviético continuaba y algunas divisiones alemanas estuvieron a punto de quedar rodeadas, sufriendo ataques por todas direcciones.

Ese día los alemanes consiguieron deportar hasta 15.000 judíos del gueto de Varsovia hacia Treblinka, gracias a la idea de ofrecerles "comida de despedida": miles de judíos habían hecho cola durante varios días para ser "deportados" a cambio de un poco de pan. Los transportes no daban abasto.

Los alemanes empezaron a liquidar el gueto de Zdzięcioł, conduciendo a los judíos a tres fosas comunes en el cementerio judío, a las afueras de la ciudad, donde iban siendo ejecutados a medida que llegaban.

Un submarino británico (HMS Thorn) se perdió cerca de Creta, probablemente hundido por un torpedero italiano. Un submarino alemán hundió un barco aliado y dañó otro cerca de Palestina.

Un destructor canadiense que formaba parte de la escolta del convoy SC 94 detectó la presencia de un submarino y se enzarzó en un combate que terminó cuando el submarino fue embestido mientras trataba de sumergirse y una segunda vez cuando, a causa de los daños sufridos, se vio obligado a emerger. Ese día los alemanes perdieron otros dos submarinos, uno se hundió cerca de Alemania tras chocar con otro submarino alemán, y el tercero se perdió en el Golfo de Vizcaya sin que se sepa qué le sucedió.

Otro submarino alemán hundió un carguero noruego (Breñas) en el Atlántico.

Aprovechando el mal tiempo, una flota estadounidense se aproximó durante la noche a las islas Salomón sin ser detectada por los japoneses y a las 9:10 del 7 de agosto empezaron a desembarcar a 11.000 marines en Guadalcanal y otros 3.000 en Tulagi y las islas cercanas. Era la primera ofensiva aliada contra Japón de grandes proporciones. En Guadalcanal la resistencia fue mínima.  En Tulagi el desembarco no encontró oposición, y los marines fueron avanzando por tierra derrotando pequeñas bolsas aisladas de resistencia japonesa. Sólo por la noche los japoneses iniciaron una serie de cinco contraataques, que fueron rechazados, aunque algunos soldados lograron infiltrarse tras las líneas estadounidenses.

Durante los desembarcos llegaron aviones japoneses desde Rabaul y lograron prender fuego a un transporte estadounidense así como infligir daños graves al destructor Jarvis. Durante ese día y el siguiente, los japoneses perdieron 36 aviones y los estadounidenses 19. Los japoneses también embarcaron las tropas que pudieron improvisadamente (519 hombres) que salieron de Rabaul hacia Guadalcanal, pero cuando se enteraron de la cantidad de marines que habían desembarcado regresaron a la base.

A las 12:00 se inició el asalto a la pequeña isla de Gavutu, pues no había aviones suficientes para cubrir a la vez en desembarco en Guadalcanal, Tulagi y Gavutu. El lugar de desembarco estaba bastante expuesto y las ametralladoras japonesas causaron 10 bajas. Los japoneses atacaban desde la propia Gavutu y desde la cercana isla de Tanambogo, que fue bombardeada desde el aire y ello disminuyó la intensidad del fuego enemigo. Al cabo de dos horas los estadounidenses dominaban las posiciones más altas de Gavutu y desde allí empezaron a limpiar la zona de japoneses con explosivos, a la vez que disparaban a la cercana Tanambogo y pedían refuerzos para asaltarla. Al anochecer una compañía fue enviada a Tanambogo y cinco lanchas llegaron a la costa bajo intenso fuego enemigo que causó varias bajas y dañó tres de las embarcaciones. En vista de que la posición era insostenible, el comandante de la compañía ordenó que las dos lanchas disponibles marcharan con los heridos y que los 12 hombres que estaban ya en tierra corrieran a la zona cubierta desde Gavutu. Los japoneses sufrieron 10 muertos.

Hitler había enviado a Wolfram von Richthofen en ayuda del general Paulus en Kalach. Después de planear cuidadosamente una ofensiva, al amenecer los alemanes cruzaron el Don por dos puntos hasta unirse atrapando un ejército soviético completo, que a continuación fue siendo aniquilado paulatinamente.

Janusz Korczak llegaba a Treblinka con sus huérfanos y ese mismo día fueron gaseados.

Churchill visitó a las tropas británicas en El Alamein.

Un submarino británico hundió un carguero alemán (Wachtfels) cerca de Sicilia.

Otros 1.069 judíos salieeron de Francia hacia Auschwitz. Sobrevivirían 4.

Alfonso López Pumarejo fue elegido por segunda vez presidente de Colombia en unas elecciones plagadas de fraudes y violencia.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero noruego (Arthur W. Sewall) y un carguero neerlandés (Delfshaven) en el Atlántico.

Ese día se estrenó la comedia Dos caraduras con suerte, protagonizada por Bud Abbott y Lou Costello. Fue la segunda película más taquillera del año. En cambio, ¡Qué par de locos!,  protagonizada por Laurel y Hardy, pasó sin pena ni gloria.

A las 10:00 de 8 de agosto otro batallón estadounidense desembarcó en Gavutu y a las 12:00 no quedaban ya japoneses y se empezó a preparar un desembarco en Tanambogo.

Un avión japonés se estrelló en un barco estadounidense de transporte de tropas. El impacto provocó varios incendios en y bajo cubiera, mientras otros aviones seguían atacando la nave. Cuando éstos se marcharon, la situación en el barco era crítica. El fuego se había extendido por todas partes y a las 13:00 se dio orden de abandonarlo. Unas horas más tarde se hundía.

A las 15:45 Tanambogo empezó a ser bombardeada desde el mar. A las 16:00 los estadounidenses ocupaban el aeropuerto que los japoneses estaban construyendo en Guadalcanal. Las tropas japonesas, aterrorizadas por los bombardeos previos, habían huido y estaban ya a casi 5 km de distancia. En Tulagi seis japoneses infiltrados tras las líneas estadounidenses mataron tres marines, pero poco después les arrojaron varias granadas y murieron. El grueso de las tropas japonesas en la isla se había atrincherado en una colina, que fue rodeada y atacada con explosivos. Por la tarde había cesado toda resistencia organizada, aunque quedaban algunos japoneses aislados que fueron abatidos durante los días siguientes. En Tulagi murieron 307 japoneses y 45 estadounidenses. Tres japoneses cayeron prisioneros.

A las 16:15 se llevó a cabo un segundo desembarco en Tanambogo cubierto por los marines desde Gavutu. Unos 50 japoneses se abalanzaron contra un tanque y lograron prenderle fuego que mató a dos de sus ocupantes y luego apalearon a un tercero hasta que fueron abatidos por otros marines. El oficial japonés al mando en Tanambogo se suicidó por la tarde.

Tres compañías australianas, avanzando desde puntos distintos, se dirigieron a Kokoda, con la intención de retomarla y reabrir su aeropuerto. Una de ellas se encontró casualmente con tropas japonesas en el camino y se enzarzó en una batalla en la que paulatinamente tuvo que ir retrocediendo hacia Deniki. Otra se detuvo al tomar Pirivi, y sólo la tercera llegó a Kokoda, que encontró escasamente defendida. Los japoneses no tardaron en organizar contraataques.

Sorprendentemente, el gobierno británico no había hecho ningún caso a la exigencia del Congreso Nacional Indio para que abandonara la India inmediatamente, lo que se conoció como el movimiento "Abandonad la India". Como consecuencia, el Congreso llamó a la desobediencia civil masiva, tal y como había dispuesto. Gandhi pronunció un discurso en Bombay invitando a unirse al movimiento. Los indios no debían  acatar ninguna directriz británica, pero aceptando sin violencia todas las represalias previsibles:

La no-violencia es un arma inigualable que puede ayudarnos a todos. Sé que no hemos conseguido mucho por el camino de la no-violencia y por lo tanto, si el cambio ocurre, lo tomaré como el resultado del esfuerzo que hemos hecho los últimos veintidós años, y que Dios nos ha ayudado a alcanzarlo. […] Quiero que adoptéis la no-violencia como una cuestión de política. En mi caso es un credo, pero en lo que os respecta a vosotros, os pido que la aceptéis como política. Como soldados disciplinados, debéis aceptarla in toto, y adheriros a ella cuando os suméis a la lucha.

Los alemanes capturaron Surovikino.

En el saliente de Rzhev, tanto soviéticos como alemanes habían recibido refuerzos. Los primeros contaban con 600 nuevos tanques y lograron formar cabezas de puente sobre los ríos Gzhat y Vazuza. Los alemanes habían reconstruido el frente tras la penetración soviética, lo cual no impidió que en los días siguientes los soviéticos continuaran avanzando a razón de un par de km diarios, si bien a costa de luchas encarnizadas en cada población.

En ese momento, el general Auchinleck estaba ejerciendo simultáneamente el mando de las fuerzas aliadas en Oriente Medio y el de las fuerzas aliadas en Egipto, el Octavo Ejército, que se enfrentaba a Rommel. Durante su visita a Egipto, Churchill puso al frente de las fuerzas en Oriente Medio al general Harold Alexander, mientras que al frente del Octavo Ejército había pensado en nombrar al general William Gott, pero su avión había sido interceptado el día anterior por aviones alemanes que lo derribaron cuando se dirigía a El Cairo. Aunque el piloto logró hacer un aterrizaje forzoso con éxito, los aviones ametrallaron los restos y Gott murió. Por ello tuvo que ser reemplazado por el general Bernard Montgomery. Se cuenta que, cuando recibió la noticia, Montgomery dijo: Tras haber luchado en una guerra fácil, las cosas se han vuelto ahora más difíciles. Entonces, un colega le dijo unas palabras para animarlo, pero Montgomery respondió: No estoy hablando de mí, estoy hablando de Rommel.

Un destructor italiano (Strale) había encallado hacía unos meses en la costa de Túnez, y ahora un submarino británico lo destruía con sus torpedos.

Submarinos alemanes hundieron cinco barcos del convoy SC 94, pero uno de ellos pudo ser hundido a su vez mediante cargas de profundidad por una corbeta británica.

Los seis condenados a muerte por la operación Pastorius fueron ejecutados en la silla eléctrica en Wahsington D.C.

Submarinos estadounidenses hundieron dos cargueros japoneses (Bikufu Maru y Nikkei Maru) cerca de las costas japonesas y un transporte (Meiyo Maru) cerca de Nueva Guinea. Con éste último se hundieron 324 soldados y 31 tripulantes.

Una flota japonesa, formada por siete cruceros y un destructor había logrado acercarse a Guadalcanal sin ser detectada. El almirante Gunichi Mikawa había organizado el viaje para llegar de noche, ya que sus fuerzas estaban entrenadas para combatir en la oscuridad, y eso les daba ventaja frente a las estadounidenses. A la 1:38 del 9 de agosto la frota japonesa empezó a lanzar torpedos contra los barcos estadounidenses al sur de la isla de Savo, situada al norte de Guadalcanal, y separado de ésta por un estrecho. Aviones japoneses lanzaban bengalas sobre las posiciones de los barcos aliados para que los artilleros pudieran apuntar. El destructor (australiano) que estaba más cerca de la flota atacante no tardó en ser destrozado. Antes de que los demás barcos pudieran reaccionar (cosa que hicieron muy lentamente, con muchas deficiencias de organización y de comunicación) la flota japonesa se alejó y se dirigió al norte de la isla de Savo, donde había más barcos estadounidenses que todavía no estaban al tanto de la presencia de la flota japonesa. A la 1:44 empezó el ataque al norte de Savo. Los barcos estadounidenses fueron iluminados por potentes reflectores, y a su vez eran incapaces de distinguir en la noche los barcos enemigos de los de su propia flota. A las 2:16 los japoneses se retiraron habiendo hundido un total de cuatro cruceros (uno australiano y tres estadounidenses, que en realidad se hundirían unas horas más tarde) y dos destructores. Las bajas aliadas fueron de 1.077 muertos. Por su parte, sólo tres cruceros japoneses resultaron dañados y contaron 58 muertos.

Mikawa decidió retirarse porque, aunque no conocía las dimensiones de la flota aliada y temía la presencia de portaaviones estadounidenses, cuando él carecía de cobertura aérea significativa. En realidad, el almirante Fletcher, temiendo que nuevos ataques aéreos pusieran en peligro su portaaviones, lo había alejado de la zona, a pesar de que todavía faltaba descargar la mitad de los suministros y del equipo pesado que necesitaban las tropas que habían desembarcado. Los japoneses terminaron constatando que la retirada de Mikawa había sido un grave error estratégico.

Hacia el mediodía ya no quedaba resistencia japonesa en Tanambogo. En Gavutu y Tanambogo habían muerto 476 japoneses y 70 estadounidenses. Unos 80 japoneses habían huido a nado hasta la isla cercana de Florida.

Un guardacostas australiano avisó de que aviones japoneses habían salido de Rabaul con rumbo a Guadalcanal, por lo que se suspendió la descarga de suministros a la isla, pero se reanudó en cuanto se vio que los aviones no llegaban. En realidad éstos habían salido a destruir el Jarvis, que había sido avistado por la flota de Mikawa cuando se dirigía hacia Savo mientras éste marchaba hacia Australia para ser reparado. Indefenso, fue hundido a las 13:00 y sus 233 tripulantes murieron en el ataque.

La compañía australiana que había tomado Pirivi, en Nueva Guinea, la había abandonado tras el ataque japonés y se retiraba en dos grupos, el primero de los cuales llegaba entonces a Deniki. El segundo llegaría el día siguiente. La compañía que había ocupado Kokoda resistía los ataques japoneses y esperaba urgentemente refuerzos.

Tras el llamamiento a la resistencia civil, Gandhi y los demás miembros del comité que había aprobado la resolución Abandonad la India fueron arrestados y encarcelados de inmediato (aunque Gandhi fue confinado en arresto domiciliario en un palacio). El Congreso Nacional Indio fue ilegalizado. Se organizaron maifestaciones de protesta en las que cinco personas que lanzaban piedras murieron a manos de la policía. Como respuesta, los partidarios de Gandhi empezaron a atacar oficinas de correos, estaciones de ferrocarril, comisarías de policía y otros edificios públicos. Una parte de la población india, especialmente los estudiantes, veían con más interés el proyecto de Subhas Chandra Bose y su colaboración con el Eje.

69.247 antiguos prisioneros de guerra polacos en la Unión Soviética fueron evacuados a través de Irán. Ese día el shah Reza Pahlaví nombró un nuevo primer ministro: Ahmad Qavam, que ya había ocupado el cargo dos veces bajo el reinado de Ahmad Shah.

Los alemanes capturaron Krasnodar y la planta petrolífera soviética de Maykop, al pie del Cáucaso, que los soviéticos habían demolido antes de abandonarla. Habían avanzado más de 480 km en menos de dos semanas. Poco después tomaron varios pozos petrolíferos cercanos, pero los encontraron en tal estado que haría falta un año para ponerlos en funcionamiento de nuevo.

Ese día se estrenó en Leningrado la Séptima sinfonía de Shostakóvich. La partitura había sido lanzada desde un avión. La única orquesta de la que quedaba algo en Leningrado era la Orquesta de la Radio de Leningrado, pero de sus 40 miembros originales, quedaban unos 15. Los demás habían muerto de hambre, estaban demasiado débiles para trabajar, o estaban combatiendo a los alemanes. La partitura requería 100 intérpretes. El director, Karl Eliasberg, logró reunir el contingente de músicos necesario, a veces yendo a buscarlos personalmente a sus casas. Muchos procedían de bandas militares. Un oboe tuvo que entregar su gato para que le repararan su instrumento (cabe imaginar para qué lo quería el famélico reparador). Los músicos habían recibido raciones extraordinarias de alimento, donadas por melómanos de la ciudad. El primer ensayo había tenido que suspenderse a los 15 minutos porque 30 de los músicos estaban demasiado débiles para continuar. Muchos músicos se habían desmayado durante los ensayos, especialmente los que tocaban instrumentos de metal. El propio Eliasberg tenía que ser llevado a los ensayos en un trineo, pues no tenía fuerzas para caminar. Tres músicos habían muerto durante los ensayos. También ensayaron otras obras más tradicionales, de Beethoven, Chaikovski y Rimsky-Kórsakov. De hecho, algunos músicos protestaron por tener que ensayar una obra tan complicada, por no decir "rara", como la sinfonía Leningrado, pero la amenaza de suprimirles las raciones extraordinarias acalló las protestas. De hecho, puesto que el estreno de la sinfonía en condiciones tran precarias pretendía ser una exhibición ante el mundo de lo que era el espíritu comunista, se había procurado que dicho espíritu estuviera presente en todos los preparativos, así que los músicos que faltaban a los ensayos, llegaban tarde o no alcanzaban el nivel esperado perdían sus raciones extraordinarias. Un músico perdió sus raciones por haber asistido al entierro de su esposa.

Horas antes del estreno, el ejército soviético lanzó tres mil proyectiles sobre las posiciones de artillería alemanas para silenciarlas y asegurarse de que no interrumpían el concierto. Éste fue transmitido por altavoces, dispuestos de forma que el sonido llegara a los alemanes. Los músicos estaban fuertemente abrigados para mitigar los temblores ocasionados por el hambre. Obviamente, la calidad de la interpretación no fue muy buena, pero a nadie le importó. Al público no le importó derrochar fuerzas en un aplauso de una hora de duración.

Para entonces los alemanes ya habían terminado con los judíos del gueto de Zdzięcioł. En tres días habían ejecutado entre 2.000 y 3.000 personas. Algunos centenares de judíos habían logrado esconderse y escapar a los bosques cercanos.

Edith Stein y su hermana llegaron a Auschwitz junto con muchos otros judíos neerlandeses y pronto fue llevada a "ducharse" con ácido cianhídrico. Ahora es santa Teresa Benedicta de la Cruz.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero británico (San Emiliano), otro noruego (Malmanger) y un carguero neerlandés (Mendanau) en el Atlántico. El Stier capturó y luego hundió otro carguero británico (Dalhousie).

Walt Disney estrenó su quinto largometraje: Bambi, cuya recaudación fue de 1.64 millones de dólares, inferior a los 1.7 millones que había costado de producir. En parte se debió a que su distribución en Europa fue muy limitada a causa de la guerra. Pero además, las críticas no fueron buenas. Se le reprochaba que era demasiado realista, sin los elementos de fantasía que cabe esperar en una película de dibujos animados. Además ofendió a los cazadores. Una revista de caza la calificó como el peor insulto jamás presentado a los deportistas estadounidenses. Hasta la hija de Disney, Diane, de nueve años, criticó la película porque, en su opinión, no era necesario que la madre de Bambi muriera. Disney le replicó que se había limitado a seguir el argumento de la novela en que se basa la película, pero Diane le objetó que se había tomado otras libertades en otras ocasiones y que Walt Disney podía hacer lo que quisiera.

Al no haber recibido los suministros prometidos, a las 7:00 del 10 de agosto, los australianos se retiraron de Kokoda. En total, los australianos habían contado 23 muertos y 17 heridos, mientras que las bajas japonesas eran 21 muertos y 44 heridos. Unos días más tarde, un avión dejaría caer sobre Kokoda los suministros esperados, cuando la posición ya estaba en manos de los japoneses. En la cercana isla de Simbari, un submarino estadounidense hundió un crucero japonés (Kako) que regresaba a su base tras la batalla de la isla de Savo.

En Kalach la aviación alemana atacaba sin oposición líneas ferroviarias y aeropuertos soviéticos. Sólo ese día 20 aviones fueron destruidos en tierra. Ese día las tropas alemanas llegaban a las afueras de Stalingrado. El grupo A que marchaba hacia el Cáucaso tomó Pyatigorsk.

Una lancha alemana undió un carguero soviético (Sevastopol) en el mar Negro.

Winston Churchill, en su viaje hacia Moscú, se detuvo en Teherán y comió con el Shah Reza Palhaví.

Un mercante armado británico hundió un submarino italiano (Scire) cerca de la costa de Palestina. Un submarino alemán hundió un carguero aliado en la misma zona.

Otros 1.006 judíos fueron deportados a Auschwitz desde Francia. Sólo sobreviviría uno.

Submarinos alemanes hundieron cuatro barcos del convoy SC 94. Un submarino italiano hundió un carguero británico (Medon) en el Atlántico.

Un avión británico realizó un "bombardeo molesto" sobre Colonia.

El 11 de agosto se produjeron disturbios en Nueva Delhi que se saldaron con once muertos.

La bolsa de soldados soviéticos atrapada en Kalach fue aniquilada por completo. 50.000 soldados soviéticos habían sido hechos prisioneros y 1.100 tanques habían sido destruidos o capturados.

Los partisanos yugoslavos lanzaron un ataque contra Kupres, en Bosnia, aunque los croatas pudieron rechazarlo.

Pierre Laval había llegado a un acuerdo con los alemanes por el que 50.000 prisioneros de guerra franceses serían liberados a cambio de que 150.000 trabajadores franceses marcharan a Alemania. Ese mismo día llegó a Compiègne el primer convoy de prisioneros liberados.

Como represalia al atentado cometido seis días antes en París en el campo de fútbol, los alemanes ejecutaron a 88 personas, principalmente comunistas y parientes de comunistas.

Ese día se estrenó La isla Wake, una película de la Paramount Pictures sobre la invasión japonesa a la isla que da título a la película. Fue la décima película más taquillera del año. Su protagonista, Edward Macdonald Carey, se sintió tan impactado por el argumento que en cuanto terminó el rodaje fue a alistarse en la marina.

A primeros de mes, los británicos habían puesto en marcha la operación Pedestal, una nueva operación para abastecer la isla de Malta, con un convoy de 14 barcos mercantes con una escolta de dimensiones nunca vistas hasta entonces: 4 portaaviones, 7 cruceros, 32 destructores, 4 corbetas, 4 dragaminas y 11 submarinos, y algunas otras naves auxiliares, además del soporte aéreo proporcionado por los portaaviones y por bases terrestres de la RAF. El convoy había sido descubierto el día anterior por aviones alemanes, cuando ya había pasado el estrecho de Gibraltar y navegaba a la altura de la costa de Argelia. A las 8:00, un submarino alemán había detectado el convoy y a las 13:15 lanzó cuatro torpedos sobre uno de los portaaviones de la escolta (HMS Eagle), que no tardó en hundirse cerca de la isla de Mallorca. A las 20:56, cuando el convoy se encontraba a la altura de Cerdeña, la Luftwaffe atacó con 30 aviones, pero no se produjo ningún daño importante, y luego fueron aviones británicos los que atacaron una base aérea en Cerdeña.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero británico (Vimiera) y otro noruego (Mirlo) en el océano Atlántico.

Churchill llegaba a Moscú a las 17:00 del 12 de agosto y a las 19:00 salió de su alojamiento hacia la guarida del ogro, el Kremlin, para su primera entrevista con Stalin. Después de explicar la grave situación en que se encontraba la Unión Soviética, Stalin no tardó en proponer una vez más su plan de que los aliados abrieran un segundo frente en Francia, que aliviara la situación en el frente soviético. Churchill le explicó una vez más que, los aliados occidentales no se sentían capaces de lanzar un ataque a través del Canal de la Mancha el año en curso, pero que planeaban desembarcar 48 divisiones el año siguiente. Stalin frunció el ceño. Luego siguió llevando la conversación en la misma dirección. En un momento dado afirmó que los británicos no debían temer a los alemanes. Churchill le respondió que Hitler tampoco se había atrevido a desembarcar tropas en Gran Bretaña, esencialmente por las mismas razones que hacían desaconsejable desembarcar tropas en Francia. Entonces Churchill pasó a hablar de los bombardeos sobre Alemania, y afirmó que, si era necesario, estaban dispuestos a destrozar casi todas las casas de casi todas las ciudades de Alemania. Esto iluminó la cara de Stalin. Seguidamente Churchill le reveló que los aliados occidentales estaban planeando una invasión inminente del norte de África. Stalin sonrió.

Seguidamente, Churchill expresó la inquietud británica ante la posibilidad de que Stalin firmara una paz separada con Hitler, pero Stalin aseguró que eso no ocurriría. Luego Churchill se disculpó por los problemas que habían surgido con los intentos de enviar suministros a la Unión Soviética por el Ártico y aseguró que se reanudarían lo antes posible, pero que, si la operación en África daba los frutos esperados, también sería posible abrir el Mediterráneo y enviar suministros a la Unión Soviética a través del mar Negro. Después de que Churchill le diera más detalles sobre esto, Stalin exclamó: ¡Quiera Dios que el plan tenga éxito! La reunión se prolongó durante tres horas y cuarenta minutos.

Apenas pasada la medianoche, un destructor que se había alejado del convoy de la operación Pedestal junto con otros cuatro para detectar submarinos encontró uno italiano (Dagabur) al que terminó embistiendo provocando su hundimiento con toda la tripulación. En las horas siguientes varios aviones alemanes e italianos fueron alejados del convoy por la acción de la aviación británica, y algunos de ellos fueron abatidos. Al mediodía el convoy sufrió un ataque aéreo a gran escala, por parte de más de un centenar de aviones italianos y alemanes. Hubo un intento italiano de lanzar contra un portaaviones un avión dirigido por radio a partir del momento en que el piloto saltó en paracaídas, pero el radiocontrol falló y el avión mantuvo su rumbo hasta estrellarse contra la costa de Argelia. A pesar de sus proporciones, el ataque aéreo había logrado poco más que el hundimiento de uno de los cargueros (Decaulion). Un submarino italiano fue ahuyentado por destructores, y un hidroavión dañó otro, causando un muerto y ocho heridos en su tripulación. Escenas similares se repitieron durante la tarde, cuando otro submarino italiano (Cobalto) fue obligado a emerger con cargas de profundidad para ser posteriormente embestido. Otro ataque aéreo al anochecer logró dejar fuera de combate a un segundo portaaviones (HMS Indomitable). Un destructor (HMS Foresight) recibió un impacto en su caldera, que lanzó varios tripulantes por los aires. Por la noche, a la altura de Sicilia, cinco submarinos italianos lanzaron un ataque que dañó dos cruceros (HMS Nigeria y HMS Cairo)  y un petrolero estadounidense (Ohio). El Nigeria tuvo 52 muertos, mientras que el Cairo tuvo que ser hundido más tarde. En el petrolero se declaró un incendio que pudo ser sofocado. También un carguero resultó dañado y finalmente se hundió debido a la explosión de una carga de municiones. Más tarde, otro crucero logró esquivar tres torpedos, pero un cuarto le impactó en un costado y tuvo que retirarse para ser reparado.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Ogaden) cerca de Tobruk.

Mientras tanto los alemanes llegaban a Slavyansk, en el Cáucaso.

En Kalach los soviéticos trataron de atacar las bases aéreas alemanas con 26 aviones, de los cuales 25 fueron derribados, sin pérdidas en la aviación alemana.

En Rzhev, los soviéticos tomaron Belkovo, que había sido uno de los objetivos principales de la ofensiva. No obstante, habían llegado hasta allí con gravísimas pérdidas. Sus tácticas seguían siendo burdas, basadas en las avalanchas masivas de soldados, muchos de los cuales estaban recién salidos de los trenes que los habían transportado al frente, sin haber tenido tiempo siquiera de conocer a sus oficiales.

La aviación alemana hundió un carguero soviético (Anapa) en el mar Negro.

Por la noche la RAF bombardeó Rodas y un comando británico desembarcó en Sicilia para sabotear postes eléctricos.

Submarinos británicos hundieron dos cargueros alemanes (Boltenhagen y Georg L M Russ) cerca de la costa noruega.

Un nuevo convoy de judíos salió de Drancy con destino a Auschwitz. De 1.006 deportados, sólo sobreviviría uno.

Un submarino alemán hundió dos cargueros cubanos (Manzanillo y Santiago de Cuba) en el golfo de México.

A sus 41 años, Clark Gable se alistó en el Ejército de los Estados Unidos.

Al aterdecer, una patrulla de 25 marines estadounidenses había desembarcado al oeste del río Matanikau, una zona de Guadalcanal controlada por los japoneses, en una misión de reconocimiento. Sin embargo, un pelotón de soldados japoneses descubrió el desembarco y preparó una contraofensiva. El teniente coronel Frank Goettge no tardó en morir de un disparo en la cabeza. Los marines quedaron atrapados en la playa y a lo largo de la noche los japoneses fueron acabando con ellos uno a uno. Al amanecer del 13 de agosto sólo quedaban cuatro con vida, y al poco tiempo el sargento Frank Few era el único superviviente, que, tras matar a un soldado japonés, logró correr hasta la playa y llegó a territorio amigo nadando unos 6 km a través de unas aguas infestadas de tiburones. Desde el agua pudo ver a los japoneses mutilando los cadáveres de los estadounidenses o rematando a los que sólo estaban heridos.

En una muestra más del sentido del humor típicamente japonés, el general Shunroku Hata promulgó una orden militar en virtud de la cual los aviadores enemigos que bombardearan territorio japonés serían tratados como "violadores de las leyes de la guerra", lo que permitía ejecutarlos en caso de ser capturados.

En Nueva Guinea, los japoneses atacaron a los australianos en Deniki.

Winston Churchill se entrevistó con Mólotov por la mañana y a las 23:00 tuvo una segunda reunión con Stalin, esta vez en presencia de Averell Harriman, el representante de los Estados Unidos. Stalin presentó un borrador en el que insistía en la conveniencia de que los aliados abrieran un frente occidental. Churchill escuchó la traducción del documento y contestó que respondería también por escrito, pero que británicos y estadounidenses tenían una idea clara del camino que convenía seguir y que los reproches eran inútiles. Stalin estalló entonces en cólera: Ustedes los británicos tienen miedo de combatir. No deberían creer que los alemanes son superhombres. Tendrán que luchar tarde o temprano. No pueden ganar una guerra sin combatir. Harriman le pasó una nota a Churchill en la que le aconsejaba no tomarse en serio esas palabras, ya que, en la primera conferencia de Moscú, Stalin se comportó del mismo modo. Churchill respondió que lamentaba que, al parecer, Stalin no creyera en su sinceridad y desconfiara de sus motivos. Churchill resumiría así el resto de la sesión: Rebatí todas sus opiniones directamente, pero sin provocaciones de ningún tipo. Supongo que no está acostumbrado a que le lleven la contraria repetidamente, pero no mostró enfado o siquiera inquietud.

En el Cáucaso, los alemanes tomaron Elista, cerca de la costa del mar Caspio.

El convoy SC 94 llegó a Liverpool habiendo perdido un total de 11 cargueros de un total de 35.

El general Montgomery tomó posesión de su cargo al frente de las fuerzas aliadas en Egipto y desde el primer momento introdujo cambios radicales respecto a la organización que había dispuesto Auchinleck. Unificó todas las divisiones blindadas en un único cuerpo del ejército y todas las divisiones de infantería en otro. El único oficial con autoridad sobre ambos era él mismo. Trasladó su cuartel general a Borg El Arab, cerca del puesto de mando de las fuerzas aéreas, para coordinar mejor las operaciones combinadas. Ordenó reforzar los 48 km que formaban el frente, lo cual requeriría unos dos meses. También ordenó destruir todos los planes de retirada. En la primera reunión con sus oficiales dijo: "He cancelado el plan de retirada. Si somos atacados, no habrá retirada. Si no podemos mantenernos vivos aquí, nos mantendremos muertos aquí". Montgomery se mostraba a menudo ante sus soldados, y organizaba con frecuencia repartos de cigarrillos. Todo esto levantó considerablemente la moral de las tropas. ¿Quién podía recelar de un general tan afable y a la vez tan seguro de sí mismo, al que a menudo podían ver jugueteando con sus adorables perritos, Hitler y Rommel?

Apenas pasada la medianoche, cuatro barcos alemanes y trece italianos habían atacado el convoy de la operación Pedestal. Los primeros ataques no habían tenido éxito, pero a la 1:02 un crucero (HMS Manchester) fue torpedeado y al cabo de unas horas tuvo que ser hundido. A las 3:15 se hundieron otros dos cargueros británicos (Wairangi y Glenorchy) y dos estadounidenses (Almeria Lykes y Santa Elisa). La aviación alemana hundió un carguero británico (Waimarama). Al amanecer, sobre las 7:30, se retiraron los barcos enemigos. Poco después un submarino aliado dañaba gravemente dos destructores italianos. Luego un ataque aéreo hundió dos cargueros británicos (Clan Ferguson y Dorset). A las 9:23 un avión fue abatido, pero impactó sobre el petrolero Ohio, que resultó gravemente dañado y tuvo que ser remolcado. Otro cayó al mar. A las 16:30 tres de los cinco cargueros que quedaban a flote llegaban a Malta. Medio centenar de aviones atacó a la escolta, y el destructor Foresight tuvo que ser hundido cuando ya no pudo seguir avanzando.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero y dos cargueros estadounidenses (R.M. Parker Jr., Cripple Creek y Delmundo), un carguero neerlandés (Medea) y otro letón (Everelza) en el océano Atlántico.

Los japoneses amenazaban con rodear Deniki, así que a las 9:50 del 14 de agosto los autralianos se retiraron, dejando numerosos suministros a los japoneses.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Hachigen Maru) en el mar de Célebes.

En el Kremlin se celebró una cena con cerca de un centenar de invitados. Mólotov brindó por la salud de Churchill, éste respondió brindando por Stalin y éste a su vez por la saludo del presidente Roosevelt y la de su representante, Harriman. Al cabo de cuatro horas, Stalin se llevó a Churchill y a Harriman a una habitación contigua para tomar café y licores. Se tomaron varias fotografías y Stalin propuso incluso que se rodada un reportaje cinematrográfico, pero Churchill se excusió aduciendo que estaba muy fatigado. Cuando se levantó de su asiento, Stalin corrió a su lado, le estrechó la mano y lo acompañó a través de varios salones del Kremlin hasta la puerta delantera, donde le dio la mano nuevamente. El embajador británico observaría más adelante: Este largo paseo, o más bien trote, porque Stalin tuvo que esforzarse para seguir el paso del Sr. Churchill, es, hasta donde yo sé, algo sin precedentes en la historia del Kremlin soviético.

Los partisanos yugoslavos trataron de ocupar Kupres por segunda vez, aunque de nuevo sin éxito.

El cuarto carguero superviviente de la operación Pedestal llegó a Malta protegido por la aviación. El quinto era el petrolero Ohio, que estaba siendo remolcado por dos destructores y un dragaminas bajo ataques constantes de la aviación enemiga.

Otro convoy de judíos salió de Drancy con destino a Auschwitz. De 991 deportados, sobreviviría uno.

Esa noche un comando británico crucó el canal de La Mancha para sabotear una batería antiaérea y una estación de radar en Pointe de Saire. Antes de retirarse, abatieron a tres miembros de una patrulla alemana, e hirieron a otros seis, sin sufrir ninguna baja, por su parte.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero y un carguero británico (Empire Corporal y Michael Jebsen) en el Caribe. Otro (Arabistan) fue hundido por el crucero Michel en el Atlántico Sur y un cuarto (Sylvia de Larrinaga) fue hundido por un submarino italiano.

Errol Flynn, australiano de nacimiento, consiguió la nacionalidad estadounidense. Inmediatamente trató de alistarse en el ejército, pero no superó el reconocimiento médico debido a malaria recurrente, soplo cardíaco, varias enfermedades venéreas y una tuberculosis latente. La prensa le reprochó que no se alistara, pero los estudios cinematográficos no quisieron revelar que un actor famoso por su cuerpo atlético había sido descartado por problemas médicos.

El 15 de agosto los alemanes llegaron a Georgiyevsk, en el Cáucaso. La aviación alemana hundió dos cargueros soviéticos (Chervona Ukraina y Shturman).

Por estas fechas, una incursión alemana capturó a catorce de los españoles que habían sido enviados a la Unión Soviética siendo niños por los comunistas españoles durante la guerra civil. Pronto fueron devueltos a España y el régimen franquista los recibió con los brazos abiertos en medio de una campaña propagandística. Los demás no tuvieron la misma suerte. Más de 40 murieron en Leningrado y otros muchos fueron abandonados, con lo que no tuvieron otra forma de sobrevivir que la delincuencia o la prostitución. Cuando los soviéticos los capturaban y los ejecutaban, los trataban de "falangistas". Otros niños más afortunados fueron albergados en casas de campesinos, donde tenían que trabajar el campo para ganarse el pan.

Una patrullera finlandesa hundió con cargas de profundidad un submarino soviético en el golfo de Finlandia.

Después de la calurosa despedida del día anterior, Churchill se planteaba si, después de todo, Stalin no había pretendido ser tan ofensivo en la reunión precedente. En una nueva entrevista, trató de explicar lo más sentidamente posible la imposibilidad de abrir de momento un frente en Francia e insistió en las posibilidades que ofrecían las operaciones que estaban preparando, en especial la operación Antorcha, que debía resultar en el control aliado de todo el norte de África. Stalin se mostró afable. Cuando Churchill se levantó, Stalin le pidió otra entrevista, pero Churchill le explicó que tenía pensado marcharse al amanecer. Entonces Stalin le propuso pasar a sus habitaciones privadas en el Kremlin a tomar una copa, y Churchill aceptó. Allí estaba también Mólotov y Svetlana, la hija de 16 años de Stalin. Churchill no tardó en darse cuenta de que no podía esquivar una invitación a cenar, y la cena transcurrió entre abundante comida y bebida con Stalin hablando de los temas más variados, desde el abastecimiento del Ejército Rojo hasta las guerras napoleónicas.

El último barco de la operación Pedestal, el Ohio, entró a remolque en el puerto de Malta a las 9:30 de la mañana, mientras una banda interpretaba el Rule Britannia. Unas horas más tarde, cuando ya había sido descargado casi por completo, el petrolero se partió en dos. En total se habían perdido nueve barcos mercantes y cuatro barcos de escolta, incluyendo un portaaviones. En sí misma, la operación había sido un fracaso estrepitoso, pero al mismo tiempo Malta recibió 29.000 toneladas de suministros, suficientes para unas 10 semanas más, aparte de las pocas semanas que habrían podido resistir con las reservas de que disponía la isla hasta la llegada del convoy. Malta era fundamental en el frente africano. Durante ese mes, el 35% de los suministros que el Eje enviaría a África se perderían gracias a la presencia británica en la isla.

En la "Francia libre" fueron arrestados 5.000 judíos.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Lerici) cerca de la costa libia.

Un submarino alemán hundió cerca de Islandia un carguero estadounidense (Balladier) de un convoy en el Atlántico.

A las 5:00 del 16 de agosto Churchill llegaba al aeropuerto de Moscú, donde, en una ceremonia de despedida, una banda de música interpretó la Internacional, Dios salve al rey y la Bandera estrellada. Media hora más tarde despegaba en una formación de cuatro bombarderos hacia El Cairo vía Teherán. Churchill consideraba que su entrevista con Stalin había sido un éxito, y que sin ella, la decisión de no abrir un frente en Francia en contra de los intereses de Stalin habría provocado un preocupante distanciamiento con la Unión Soviética.

Los nazis terminaron la liquidación del gueto de la ciudad polaca de Radom, lo que había supuesto el exterminio de unos 30.000 judíos.

Aviones estadounidenses bombardearon las posiciones alemanas en Egipto.

Un crucero y doce destructores escoltaron a un portaaviones británico hasta las cercanías de las islas Baleares, desde donde despegaron 32 aviones, de los cuales 29 llegaron con éxito a Malta.

Un submarino alemán hundió dos cargueros y un barco brasileño de transporte de tropas (Annibal Benévolo, Araraquara y Baependy) en el Atlántico. Entre los tres se perdieron 551 vidas. Otro submarino hundió un carguero sueco (Suecia).

En Bilbao se celebraba ese día una misa en la basílica de Nuestra Señora de Begoña en conmemoración de los miembros del regimiento carlista de Begoña fallecidos durante la guerra civil española. A la salida, un grupo de falangistas empezó a increpar a los carlistas, los cuales respondieron con gritos de ¡Viva el rey!, ¡Abajo el socialismo de Estado!, e incluso ¡Muera Franco! Entonces, un falangista llamado Juan José Domínguez Muñoz, que acababa de regresar del frente soviético como voluntario de la División Azul, lanzó dos granadas de mano que causaron unos 70 heridos leves y que estuvo a punto de alcanzar al general carlista y ministro del Ejército José Enrique Varela. Obviamente no fue algo improvisado, sino que en un acto similar celebrado unas semanas antes los carlistas habían lanzado gritos en contra de los falangistas y, como respuesta, un grupo de falangistas se había propuesto sabotear el acto previsto para ese día. Domínguez y varios colaboradores fueron detenidos. El general Varela informó a Franco de lo sucedido y se puso en contacto con las principales autoridades militares para indicarles que se había tratado de un atentado contra el ejército. Varios ministros falangistas, entre ellos Ramón Serrano Suñer, se reunieron en Madrid para tratar de que los prisioneros no fueran condenados. Franco estaba de vacaciones en Galicia y no dio señales de vida.

Un submarino alemán hundió, con pocas horas de diferencia un mercante brasileño seguido de dos barcos de pasajeros. En el primer hundimiento murieron 270 civiles, en el segundo 131 y en el tercero 150. Ya el 17 de agosto hundió otro mercante brasileño, así como a otro que había acudido a rescatar a las víctimas del primer naufragio.

Sobre las 5 de la madrugada 211 marines estadounidenses desembarcaban en la isla Makin, perteneciente al archipiélago de las islas Gilbert, en medio del océano Pacífico. Dos horas más tarde iniciaban un ataque contra la guarnición japonesa. Los japoneses lanzaron dos cargas banzai, es decir, se lanzaron por dos veces estúpidamente contra las líneas enemigas dando gritos, para ser aniquilados sin dificultad. Un grupo de marines que había desembarcado por error en otro lugar, se encontró detrás de las líneas japonesas y, atacando por la retaguardia, mató a ocho soldados y al comandante de la guarnición. Además destruyeron una ametralladora y las radios enemigas, aunque terminaron con tres muertos y dos heridos.

A las 13:30 llegaron 12 aviones japoneses, entre ellos dos hidroaviones que trataron de aterrizar con refuerzos, pero fueron atacados por ametralladoras, fusiles y armas antitanque. Uno se estrelló y el otro se incendió. Los otros aviones lanzaron bombas y ráfagas de ametralladora, pero no causaron bajas a los estadounidenses. A las 19:30 se inició la evacuación y la mayor parte de los marines logró llegar en lanchas hasta los submarinos que los esperabas, pero el oleaje había dejado a otros 72 marines en la isla. A medianoche se hizo un nuevo intento de evacuación que resultó un fracaso. Los marines regresaron a la playa habiendo perdido la mayor parte de su equipo y armamento. Sólo 20 hombres que habían permanecido en la playa para cubrir la operación permanecían completamente armados y equipados. Un prisionero japonés fue enviado a la guarnición japonesa con una propuesta de rendición, pero fue abatido por un marine que no estaba al tanto de quién era.

Un ataque aéreo a Port Moresby destruyó cinco aviones y daño gravemente otros once.

Los alemanes establecieron una cabeza de puente sobre el río Kubán, en el Cáucaso.

La fuerza aérea estadounidense bombardeó un hangar ferroviario en Sotteville-lès-Rouen, Francia.

Otro convoy con 1.000 judíos salió de Francia con destino a Auschwitz. Sólo sobrevivirían tres.

Submarinos alemanes hundieron un barco canadiense de transporte de tropas (Pricess Marguerite) y un carguero egipcio (Samir) en el Mediterráneo. Por su parte, un submarino británico torpedeó un carguero italiano (Nino Bixio) que transportaba 3.200 prisioneros de guerra británicos. El barco no se hundió, sino que pudo ser remolcado hasta Grecia.

En el Atlántico, el mismo submarino que había hundido tres barcos brasileños el día anterior hundía ahora dos cargueros más (Arará y Itagiba), mientras que un segundo submarino hundía un tercero (Luisiana). Otros hundieron un carguero británico (Fort La Reine) y otro noruego (Triton).

A las 9:00 del 18 de agosto los submarinos que debían recoger a los marines que habían desembarcado en la isla Makin empezaron una operación para hacer llegar un cable a la costa que permitiría remolcar las lanchas de los soldados que debían ser evacuados, pero al poco tiempo llegaron aviones japoneses que obligaron a los submarinos a permanecer sumergidos el resto del día. A las 23:08 los 72 marines atrapados en la isla Mankin lograron llegar hasta los submarinos en una balsa construida con tres lanchas y dos canoas indígenas. En total, la misión se había saldado con 19 muertos y 11 desaparecidos, 9 de los cuales acabaron siendo capturados por los japoneses y ejecutados. Los japoneses contaron 46 muertos en sus filas. El éxito de la operación fue más que cuestionable, pues, aunque prácticamente se elimitó toda la guarnición japonesa, no se logró ninguna información valiosa, ni se provocó que los japoneses desviaran tropas destinadas a las islas Salomón, como se pretendía. Además, a raíz del incidente los japoneses reforzaron considerablemente sus fortificaciones en las islas del Pacífico, lo que dificultaría otras operaciones posteriores.

Los estadounidenses pusieron en funcionamiento el areopuerto que los japoneses habían empezado a construir en Guadalcanal. Mientras tanto, los japoneses desembarcaban 1.400 soldados en dos puntos de la isla. También Buna-Gona recibió refuerzos japoneses.

En la región de Stalingrado los soviéticos se retiraban del suroeste de Kletskaya, mientras los alemanes atacaban hacia Kotelnikovo.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Pozarica) en el Mediterráneo.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (John Hancock), dos británicos (Empire Bede y Hatarana), otro neerlandés (Balingkar) y otro sueco (Blankaholm) en el Atlántico.

Como respuesta a la carnicería llevada a cabo por los japoneses con la expedición que la semana anterior había desembarcado al oeste del río Matanikau, en Guadalcanal, el 19 de agosto tres compañías de marines desembarcaron en la zona y ocuparon las poblaciones de Matanikau y Kokumbuna. Luego regresaron a la zona estadounidense tras haber matado unos 65 japoneses con sólo cuatro bajas.

Devdas Mohandas Gandhi, el hijo de Mahatma Gandhi (tenía entonces 42 años) fue arrestado en Nueva Delhi por haber publicado un artículo sobre la campaña de desobediencia civil.

El ejército soviético lanzó un ataque contra el bloqueo alemán a Leningrado al sur del lago Ladoga. Pretendía ser un gran ataque, pero los alemanes no lo notaron y lo consideraron uno más de los ataques habituales al que no le dieron mayor importancia.

Los partisanos yugoslavos atacaron Kupres una vez más, también sin éxito.

El Alto Mando británico había estado planeando una incursión a gran escala en un puerto de Francia que sirviera de ensayo para una futura invasión. El puerto elegido fue Dieppe, y el plan era desalojar la guarnición alemana y destruir todas las instalaciones y defensas enemigas antes de retirarse. El general Montgomery había participado en la planificación antes de ser destinado a Egipto, pero su opinión final había sido que la operación debía ser cancelada. Sin embargo, no se había cancelado y ese día se puso en práctica. A las 4:50 se inició el desembarco en seis puntos distintos, cuatro ante la propia ciudad de Dieppe y otros dos a sus costados. De este a oeste, los seis puntos recibieron los nombres en clave de Amarillo, Azul, Rojo, Blanco, Verde y Naranja. En total participaban unos 10.500 hombres (principalmente británicos y canadienses, aunque también hubo algunos franceses y estadounidenses), ocho destructores y un total de 237 embarcaciones, incluyendo las barcazas de desembarco. La RAF aportó 74 escuadrones.

El desembarco en la playa Amarilla se vio desorganizado por la aparición de ocho pequeños barcos alemanes. Pese a todo el desembarco se produjo, pero los británicos se vieron rechazados por los alemanes hasta quedar acorralados en la playa, donde tuvieron que rendirse. El balance fue de 37 muertos y 81 prisioneros.

En el otro extremo, el desembarco en la playa Naranja fue todo un éxito. Las tropas británicas y estadounidenses superaron las defensas costeras, lograron abrirse paso hasta la retaguardia de las defensas alemanas, se apoderaron de una batería costera, la destruyeron, la cubrieron con una bandera británica y se retiraron con varios prisioneros. Hubo 10 muertos y 6 desaparecidos.

En la playa Azul desembarcó un regimiento canadiense. Un retraso de 20 minutos hizo que la cortina de humo que debía cubrir el desembarco se hubiera disipado. Finalmente el ataque se saldó en 200 muertos y 264 prisioneros. En la playa Verde los británicos lograron penetrar más lejos que las otras unidades, pero en cuanto llegaron los refuerzos alemanes tuvieron que retirarse precipitadamente. Muchos fueron capturados.

En las playas Roja y Blanca desembarcó el grueso de las tropas canadienses. Los tanques que debían apoyar el ataque desembarcaron tarde, dos se hundieron en el mar y otros 12 quedaron atascados en la playa de grava. Sólo 15 tanques salieron de la playa, pero fueron detenidos por defensas antitanque, que les impidieron entrar en la ciudad. Entonces tuvieron que regresar a la playa, donde apoyaron a la infantería, que no había tardado en emprender la retirada. Ninguno de ellos pudo ser reembarcado. Sus ocupantes terminaron muertos o hechos prisioneros.

Mientras tanto se estaba produciendo una intensa batalla aérea entre las fuerzas de la RAF que debían cubrir los desembarcos y la aviación alemana enviada contra ellas. La aviación alemana hundió también uno de los destructores británicos (HMS Berkeley)  que cubrían el desembarco.

El balance de la operación fue desastroso: de un total de 5.000 canadienses, 3.367 resultaron muertos o hechos prisioneros. Los 1.000 comandos británicos contaron 247 bajas. La marina contó 550 muertos y heridos, mientras que la RAF perdió 106 aviones, frente a 48 aviones enemigos derribados. De los 50 estadounidenses que habían participado, 6 murieron, 7 resultaron heridos y 4 fueron capturados. Las bajas alemanas fueron de 591 hombres.

La propaganda alemana sacó un gran partido al intento de invasión en Dieppe, que presentó como una muestra clara de la incompetencia de los aliados. Pétain se apresuró a escribir una carta a Hitler felicitándolo por la victoria de la Wehrmacht ante la reciente agresión británica y sólo lamentó que las tropas francesas no hubieran podido participar en el rechazo del ataque, por lo que le sugirió que se iniciaran conversaciones para que los franceses pudieran colaborar en la defensa de su país. Hitler no hizo ningún caso a tal sugerencia, pero la carta de Pétain fue también usada ampliamente como parte de la propaganda alemana, pues mostraba como el pueblo francés agradecía los esfuerzos alemanes por defenderlo de los británicos.

Otro convoy con 1.000 judíos salio de Drancy con destino a Auschwitz. Sólo sobrevivirían 5.

Un avión británico llevó a cabo un "bombardeo molesto" en solitario sobre Hamburgo.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (West Celina) y un petrolero y dos cargueros británicos (British Consul, City of Manila y Cressington Court) en el Atlántico.

El 20 de agosto llegaron 31 aviones de combate al aeropuerto estadounidense en Guadalcanal.

El ejército chino recapturó Guanfeng y Shangrao a los Japoneses.

En el gueto de Słonim apenas quedaban unos 700 hombres y 100 mujeres que realizaban tareas diversas, como limpieza y enterramientos masivos. Finalmente, los alemanes los detuvieron a todos y los exterminaron, con lo que el gueto dejó de existir. En total, unos 22.000 judíos habían sido exterminados en la zona. Unos pocos habían podido huir a los bosques, donde se habían convertido en guerrilleros.

Un submarino alemán fue hundido en el Atlántico por un avión canadiense.

Ese día se estrenó El asunto del día, una comedia dramática dirigida por George Stevens y protagonizada por Cary Grant. Ese año el actor había participado en una gira de tres semanas por el país para recaudar fondos para la guerra.

El 21 de agosto, poco después de la medianoche, un destacamento formado por unos 900 soldados japoneses bajo el mando del coronel Kiyonao Ichiki inició un ataque contra las posiciones estadounidenses en Guadalcanal, con el objetivo de hacerse con el aeropuerto. Una primera oleada de unos 100 soldados cargó contra las posiciones de los marines avanzando por la playa en uno de sus ataques idiotas (banzai) que terminó con la mayoría de los atacantes muertos. Sólo unos pocos lograron alcanzar las líneas enemigas, y mataron a algunos marines, pero una compañía de reserva acabó con ellos. A las 2:30 se produjo un segundo ataque más idiota todavía, porque ahora los marines estaban prevenidos, con unos 150 soldados o más que acabaron muertos sobre la arena. Un superviviente aconsejó a Ichiki suspender el ataque, pero Ichiki se negó a ello. No obstante, empezó a considerar la posible utilidad de pensar un poco lo que hacía, y a las 5:00 otra oleada trató de avanzar un tramo por el mar para atacar desde otra posición, pero tras dos horas de intercambio de disparos, el intento se saldó con otra alfombra de japoneses cubriendo la arena. Ichiki permaneció con el resto de sus hombres en las cercanías de las posiciones estadounidenses sin lanzar un nuevo ataque, pero sin consentir tampoco la retirada. El resultado de tal inactividad fue que un regimiento estadounidense no tuvo dificultad en rodear sus posiciones y presionar hasta concentrar sus fuerzas en un bosquecillo de cocoteros. La aviación ametrallaba a los japoneses que trataban de salir de la zona y luego llegaron los tanques que pasaron literalmente por encima de los japoneses, vivos o muertos. El general Alexander Vandegrift, que estaba al mando de las tropas estadounidenses en Guadalcanal, relataría más adelante que las partes traseras de los tanques parecían picadoras de carne. Sobre las 17:00 cesó toda resistencia japonesa. Ichiki había muerto en el combate o bien se había suicidado, según otras fuentes. Murieron casi 800 japoneses y 15 fueron hechos prisioneros. Unos pocos lograron escapar. Los propios japoneses dificultaron la toma de prisioneros porque los heridos esperaban a que se acercaran los marines para dispararles o para hacer estallar granadas, así que finalmente tuvieron que optar por disparar contra los cuerpos yacentes. Tal vez creían que los estadounidenses trataban a sus prisioneros como lo hacían ellos, o tal vez era la mera idiotez genuinamente japonesa de que ser capturado era un deshonor. De unos 3.000 marines que se habían enfrentado a los atacantes, habían muerto unos 40.

La aviación japonesa llevó a cabo el primero de una serie de bombardeos sobre las posiciones estadounidenses en Guadalcanal que desde entonces se repetirían casi a diario.

Submarinos estadounidenses hundieron dos cargueros japoneses (Seikai Maru y Shinsei Maru) en el Pacífico, el primero cerca de las costas japonesas.

El ejército chino recuperó Yingtan.

Varias compañías de infantería alemanas cruzaron el Don en barcas inflables y establecieron una cabeza de puente cerca de la ciudad de Luchinsky. Muchas unidades soviéticas fueron pilladas por sorpresa y aniquiladas en pocas horas.

Una división de montaña alemana plantó la bandera nazi en el monte Elbrús, el pico más alto del Cáucaso y de Europa.

Los alemanes metieron en trenes de mercancías a unos 5.000 judíos del gueto de Mińsk y los enviaron al campo de exterminio de Treblinka. Otros mil judíos que habían tratado de esconderse o escapar fueron ejecutados en los alrededores de la ciudad. Sólo quedaban varios centenares de judíos distribuidos en varios grupos de trabajo forzado.

Otro convoy de 1.000 judíos salió de Drancy con destino a Auschwitz. Sobrevivieron 7.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (City of Wellington) cerca de Sierra Leona.

El 22 de agosto llegaron cinco aviones más a la base aérea estadounidense en Guadalcanal. Un destructor estadounidense que estaba patrullando la zona (USS Blue) fue torpedeado por otro japonés. La explosión mató a nueve marines e hirió a otros 21, y causó daños graves hasta el punto de que al día siguiente, ante la imposibilidad de remolcar la nave, se decidió hundirla.

Para esas fechas había ya más de 11.000 soldados japoneses en Nueva Guinea. Frente a ellos estaban unos 8.500 australianos y 1.300 estadounidenses.

Los chinos capturaron Yujiang a los japoneses.

En el gueto de la ciudad polaca de Stanislau los nazis perpetraron una matanza justificada como "represalia". Unos 1.000 judíos fueron fuslados, entre ellos mujeres y niñas, que previamente habían sido violadas en los cuarteles de la Gestapo. El presidente del Consejo Judío fue ahorcado públicamente junto con 20 miembros de la policía judía encargada de mantener el orden en el gueto.

Barcos de guerra británicos y griegos hundieron un submarino alemán en el Mediterráneo.

Tras el hundimiento de barcos brasileños en los últimos días, en Brasil se habían producido manifestaciones que vencieron la reticencia del dictador Getúlio Vargas, cuyo régimen tenía claros tintes fascistas, y finalmente el país declaró la guerra a Alemania. El mismo submarino causante de los naufragios había hundido ese mismo día un mercante sueco (Hammaren) en aguas brasileñas. En sólo una semana, un único submarino había matado unos 600 civiles. A partir de ese momento, Brasil, junto con los Estados Unidos, realizaría una labor notable en la protección del tráfico marítimo en el Caribe y el Atlántico Sur.

Un bombardero estadounidense hundió un submarino alemán en el Caribe.

Un destructor estadounidense (USS Ingraham) se hundió ante la costa canadiense tras haber chocado en la niebla con un petrolero.

El 23 de agosto los alemanes llegaban a los suburbios de Stalingrado en un avance espectacular apoyado por la Luftwaffe, que ese día realizó 1.600 salidas y lanzó 1.000 toneladas de bombas sin un instante de descanso desde las 15:18 hasta pasada la medianoche. La ciudad fue arrasada y se cubrió de nubes negras semejantes a la erupción de un volcán. Unos 270.000 soldados alemanes estaban frente a Stalingrado o bien en camino, con 3.000 piezas de artillería, 500 tanques y 600 aviones. Stalin estaba enviando refuerzos a marchas forzadas. Por esas fechas había unos 187.000 hombres, 2.200 piezas de artillería y 300 aviones. En la ciudad había unos 400.000 civiles, pero Stalin había prohibido su evacuación, para que los soldados que la defendían pusieran más interés. Lo que sí que había sido evacuado días antes eran las reservas de alimentos y otros bienes, por lo que las condiciones de vida eran mucho peores que las que en principio habría ocasionado la cercanía de los alemanes.

En el frente de Rzhev los alemanes tomaron Kamanovo.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Hamla) cerca de Sierra Leona.

Unos días atrás, tres transportes japoneses habían zarpado de Truk con 1.400 soldados de infantería y 500 marines que debían desembarcar en Guadalcanal y tomar la base aérea estadounidense. Los transportes estaban escoltados por una flota de 13 barcos de guerra bajo el mando del contralmirante Raizō Tanaka. Al mismo tiempo, otra flota formada por tres portaaviones (Shōkaku, Zuikaku y Ryūjō) y otros 30 barcos, bajo el mando del almirante Chūichi Nagumo, había salido con orden de localizar y destruir los portaaviones estadounidenses en la zona. Por su parte, tras el ataque por sorpresa sufrido dos días antes, la flota estadounidense del vicealmirante Fletcher, que contaba con los portaaviones USS Saratoga y USS Enterprise, también estaba tratando de localizar barcos japoneses en la zona que pudieran atacar Guadalcanal. Durante varios días, las flotas de Fletcher y Nagumo habían estado enviando aviones de exploración sin localizarse mutuamente, pero finalmente aviones estadounidenses lograron algunos avistamientos aislados de la flota japonesa, que a su vez, dieron una idea aproximada a los japoneses sobre la situación de la flota enemiga. A las 9:35 del 24 de agosto un avión estadounidense localizó el Ryūjō. Sin embargo, Fletcher no quiso lanzar un ataque hasta no estar seguro de que no había más portaaviones enemigos en la zona. Finalmente, a las 13:40 lanzó 38 aviones, pero mantuvo reservas en sus dos portaaviones por si se avistaba otro portaaviones enemigo. Poco antes el Ryūjō había lanzado 21 aviones para atacar la base aérea de Guadalcanal en combinación con 38 aviones que habían despegado de Rabaul. Pero Nagumo no sabía que los éstos habían regresado a su base por el mal tiempo. A las 14:25 un avión japonés divisó los portaaviones estadounidenses. Fue abatido, pero antes había podido transmitir la información. A las 14:50 estaba en el aire una oleada de aviones japoneses rumbo hacia el Saratoga y el Enterprise. Sin embargo, un grupo de aviones de exploración estadounidenses atacó el Shōkaku, lo que obligó a regresar a los aviones japoneses para darles caza. Sobre las 16:30 se produjeron dos ataques simultáneos de los aviones de una parte sobre la flota contraria. El resultado fue que el Ryūjō terminó hundido y el Enterprise en llamas. Sin embargo, una hora después de que el ataque terminara había sido reparado lo suficiente como para continuar provisionalmente con las operaciones aéreas. Al anochecer Fletcher alejó su flota del alcance de los japoneses y Nagumo hizo lo mismo, pues había perdido muchos aviones y andaba escaso de combustible. Ambas partes desconocían el daño exacto que habían causado al enemigo. Nagumo creyó que los dos portaavones estadounidenses habían quedado fuera de combate, y por ello Tanaka, que había detenido su avance hacia Guadalcanal, recibió órdenes de reanudar su misión al día siguiente. Entre tanto, cinco destructores japoneses bombardearon la base aérea estadounidense en la isla, aunque no causaron daños graves.

En el extremo suroriental de la isla de Nueva Guinéa se encuentra la pequeña bahía de Milne, de forma aproximadamente rectangular, donde hacía unos dos meses que los aliados habían instalado una base que incluía varios campos de aviación. Los japoneses habían detectado la presencia aliada, que suponía una amenaza para su avance hacia Port Moresby, por lo que se habían propuesto ocupar esa posición. Los desembarcos estadounidenses en Guadalcanal habían pospuesto los planes al respecto, pero ahora la aviación japonesa realizaba un bombardeo provisional mientras una flota formada por dos transportes escoltados por dos cruceros y tres destructores zarpaba de Rabaul. Todos los territorios que muestra el mapa estaban bajo control japonés excepto Australia y el sur de Nueva Guinea.

Submarinos estadounidenses hundieron un carguero y un petrolero japonés (Seikai Maru y Otowasan Maru) en el Pacífico.

Un submarino alemán hundió un carguero soviético (Kuybyshev) en el mar de Kara, en el Ártico.

Ese día tuvo lugar la conocida como Carga de Izbushensky, en el Cáucaso. No fue más que una escaramuza sin gran importancia en el curso de la guerra, pero es recordada como una de las últimas cargas de caballería de la historia. El conde Alessandro de Bettoni Cazzago era un coronel italiano al mando de unos 700 hombres que se enfrentaba a unos 2.500 soldados soviéticos. En un momento dado ordenó una carga de caballería de unos 100 jinetes que flanquearon el frente y embistieron a los soviéticos con sables y granadas de mano. Luego, viendo con sus prismáticos que las bajas eran elevadas y que los soviéticos disparaban ahora hacia su retaguardia, ordenó un ataque frontal que permitió al escuadrón que había protagonizado la primera carga reorganizarse y atacar de nuevo, ahora desde la retaguardia enemiga. Cuando éste estaba de regreso en las posiciones italianas, Bettoni envió una tercera carga. El resultado fue que los soviéticos se retiraron dejando 150 muertos, 300 heridos y 600 prisioneros. Por su parte, los italianos contaron 32 muertos, 52 heridos y más de un centenar de caballos muertos.

Churchill estaba de nuevo en Londres de regreso de Moscú.

Franco, de vacaciones en Galicia, no había mostrado ninguna reacción tras el atentado de Begoña y sólo ahora, ocho días después, llamaba al general Varela para que le informara de lo sucedido.

Un submarino alemán hundió un carguero neerlandés (Moena) en el océano Atlántico.

Ese día se estrenó en Río de Janeiro Saludos amigos, una película de Walt Disney que combinaba dibujos animados e imágenes reales y financiada por el gobierno de los Estados Unidos, en el marco de la "Política de buena vecindad" de Roosevelt, con el propósito de difundir una imagen positiva de Sudamérica en los Estados Unidos. Consta de cuatro historias. En la primera el pato Donald visita el lago Titicaca, la segunda está protagonizada por Pedro el avioncito, que cruza los Andes, en la tercera el vaquero Goofy viaja a la pampa Argentina para conocer a los gauchos, y la cuarta es un cortometraje musical protagonizado por un personaje nuevo, José Carioca, que acompaña a Donald para conocer Brasil.

Los estadounidenses habían descifrado suficientes mensajes japoneses como para tener una buena información sobre el plan de desembarco en la bahía de Milne. A lo largo del 25 de agosto la aviación logró localizar la posición exacta de la flota japonesa y bombardeó los transportes, pero con escaso éxito.

A las 8:00 la flota del contralmirante Tanaka, reforzada por los cinco destructores que acababan de bombardear Guadalcanal, se encontraba a unos 240 km de la isla, de la que partieron 18 aviones estadounidenses que no tardaron en bombardear la formación japonesa.

A las 22:30 los japoneses empezaron a desembarcar en Waga Waga, en la orilla septentrional de la bahía. Contaban con unos mil hombres y dos tanques. Por la noche, dos lanchas australianas encontraron por casualidad a los japoneses y se inició un tiroteo. Una de ellas fue hundida y sus tripulantes murieron, parte en el combate, parte después de haber sido apresados por los japoneses. La otra encalló y sus tripulantes tuvieron que huir a través de la selva y lograron llegar a territorio aliado. El crucero Jintsū, en el que viajaba Tanaka resultó dañado, 24 tripulantes murieron y el propio Tanaka quedó inconsciente por un tiempo. Uno de los transportes (Kinryu Maru) resultó hundido y un destructor (Mutsuki) que acudió a recoger a los náufragos fue alcanzado también y tuvo que ser hundido. Tanaka ordenó entonces la retirada y así terminó la Batalla de las Salomón Orientales. Técnicamente se consideró una victoria aliada, pues las bajas y daños del lado japonés habían sido superiores: más de 290 muertos frente a 90 y 75 aviones destruidos frente a 20, además de las pérdidas de un portaaviones y un transporte y daños graves en un destructor y en el crucero Jintsū, frente a los graves que había sufrido el Saratoga. Además, los japoneses habían perdido 61 pilotos experimentados, frente a 7 estadounidenses. Para los japoneses, las pérdidas de aviadores eran muy difíciles de cubrir, por falta de reservas entrenadas adecuadamente.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Showa Maru) en el mar de Célebes.

Un submarino japonés hundió un carguero británico (Harmonides) en el océano Índico.

En el Cáucaso, los la Wehrmacht tomaba Mozdok. Mientras tanto, nueve paracaidistas alemanes tomaban tierra cerca de la ciudad de Berzhki, en Chechenia, donde reclutaron a trece insurgentes chechenos.

El Almirante Scheer hundió un rompehielos soviético (Kuybyshev) en el mar de Kara.

Cuatro aviones británicos bombardearon llevaron a cabo "ataques molestos" en varios puntos de Alemania. Uno no regresó.

Submarinos alemanes hundieron tres cargueros británicos (Empire Breeze, Katvaldis y Sheaf Mount) y uno noruego (Trolla) de un convoy aliado en el Atlántico. Otros dos cargueros británicos (Amakura y Viking Star) y otros dos neerlandeses (Abbekerk y Stad Amsterdam) fueron hundidos en otros puntos del Atlántico.

El 26 de agosto las tropas japonesas que habían desembarcado en la bahía de Milne, con sus dos tanques a la cabeza, alcanzaron posiciones defendidas por un batallón de infantería australiano. Aunque no disponían de armas antitanque, los australianos lograron rechazar a los japoneses. La situación de éstos se vio comprometida cuando la aviación australiana destruyó su campamento base, así como las barcazas con las que habían tomado tierra. Además, los aviones que tenían que proporcionarles apoyo aéreo habían sido destruidos apenas habían despegado, y otros que tenían que llegar desde Rabaul habían vuelto a sus bases por el mal tiempo.

Mientras tanto, las tropas japonesas del mayor Horii seguían avanzando hacia Port Moresby y ese día más de 2.000 japoneses atacaron a otros tantos australianos en  Isurava, al sur de Deniki. Fue el primer choque de envergadura en toda la campaña. Hasta entonces, el grueso de las tropas japonesas había permanecido en la retaguardia. Los japoneses desalojaron a los australianos de Missima, lo que les abría hacia la retaguardia australiana, por lo que fueron enviados refuerzos desde Alola.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Teinshum Maru) cerca de Formosa.

El gobierno británico levantó la prohibición al periódico comunista The Daily Worker.

Un nuevo convoy de 1.002 judíos partió hacia Auschwitz. Sólo 23 sobrevivirían a la guerra. Mientras tanto las autoridades de Vichy entregaron 6.584 judíos extranjeros a los alemanes.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Empire Kumari) cerca de Palestina. En el Atlántico submarinos alemanes hundiero otros dos cargueros británicos (Beechwood y RFA Thelma).

En las primeras horas del 27 de agosto un destructor japonés entró en la bahía de Milne para dotar de suministros a los soldados que habían desembarcado, pero éstos se habían quedado sin radios, y no fue posible contactar con ellos tampoco mediante señales luminosas, así que a las 2:30 el destructor se marchó sin haber descargado los suministros. Poco después del amanecer aviones japoneses bombardearon las posiciones aliadas, pero causaron daños leves y uno de ellos fue abatido. Un pelotón que salió al amanecer en busca de los japoneses los encontró y entabló un combate que se prolongó hasta la tarde, cuando tuvo que retirarse. A las 20:00 los japoneses atacaron las posiciones australianas con dos tanques y potentes focos. Los australianos resistieron cuatro ataques, aunque con muchas bajas, pero, pasada la medianoche, tuvieron que retirarse desordenadamente a la orilla occidental del río Gama.

Mientras tanto, un nuevo batallón japonés desembarcaba en Buna-Gona. Por esas fechas los japoneses capturaron y llevaron de nuevo a Buna a un grupo de civiles y militares que había huido a la selva tras la invasión japonesa y, después de haberlos interrogado, los mataron a todos, incluyendo a dos misioneras. Más al sur, los australianos seguían resistiendo el embate japonés en Isurava. Tras una pausa, el combate fue reanudado por la noche en medio de una fuerte lluvia.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Tokai Maru) cerca de la isla Guam, en el pacífico.

Los intentos de liberar Leningrado llevaron a los soviéticos a abrir un nuevo frente en la región de Volkhov. Habían logrado acumular efectivos sin que los alemanes se dieran cuenta, por lo que el ataque por sorpresa logró un avance de unos 3 km el primer día. Sin embargo, los intentos de extender hacia los flancos el entrante que habían creado en el frente chocó con una dura resistencia alemana.

El mariscal Georgii Zhukov fue encargado de la defensa de Stalingrado. En el Cáucaso los alemanes capturaron Prokhladny, lo que los aproximaba a los pozos petrolíferos de Grozny.

En los últimos 15 días, más de 53.000 judíos habían sido deportados del gueto de Varsovia hasta el campo de exterminio de Treblinka.

Durante la ocupación de Etiopía, la administración italiana había promulgado leyes que prohibían la esclavitud y que castigaban hasta con la pena de muerte el tráfico de esclavos. Ahora Haile Selassie ratificaba esas leyes. Sin embargo, la nobleza etíope hizo fracasar un intento de establecer un sistema de impuestos proporcional a la riqueza.

Aviones británicos hundieron dos cargueros italianos (Deilpi e Istria) cerca de Creta.

Aviones británicos y estadoundenses bombardearon Rotterdam.

Submarinos alemanes hundieron un barco de pasajeros estadounidense (Chatham) en la costa canadiense, un carguero británico (Clan Macwhirter) en el Atlántico, cerca de Gibraltar, y un petrolero británico (San Fabian) y otro neerlandés (Rotterdam) en el Caribe.

Ese día se estrenó Te encontraré en algún lugar, la última película que había rodado Clark Gable antes de alistarse en el ejército. Estaba coprotagonizada por Lana Turner y trata sobre dos corresponsales de guerra que presencian el ataque a Pearl Harbor y la invasión japonesa de las Filipinas. Fue un éxito de taquilla.

El 28 de agosto, un nuevo ataque de la infantería japonesa montada en tanques obligó a retroceder aún más a los australianos en la bahía de Milne, que terminaron atrincherándose en un aeropuerto en construcción (y entre tanto contaron 43 muertos y 26 heridos). La pista se convirtió en una zona fácil de defender, y el fango que la rodeaba resultó ser un obstáculo infranqueable para los tanques, que se quedaron atascados y tuvieron que ser abandonados, aunque los australianos no se enteraron. Allí, con el apoyo de tropas y la aviación estadounidense lograron repeler a los japoneses, que retrocedieron unos 2 km.

En Isurava un contraataque australiano obligó a los japoneses a emplear sus reservas, pero muchas tropas de refuerzo se perdieron y no pudieron contribuir al combate.

La aviación estadounidense basada en Guadalcanal logró hundir un destructor japonés (Asagiri) y dañar otros dos al norte de la isla.

Pierre Benoît había participado en sabotajes a vías férreas y en atentados contra colaboradores de los alemanes. Considerado un "jefe terrorista muy peligroso", finalmente la policía lo arrestó en París. Tras sufrir los interrogatorios y torturas estipulados para tales casos, fue entregado a los alemanes y encarcelado en la Santé, donde se reunió con sus cuatro compañeros de estudios.

Otro convoy de 1.000 judíos salió del campo de concentración de Drancy, en Francia, con destino a Auschwitz. Sólo 8 sobrevivirían a la guerra.

Submarinos japoneses hundieron un carguero y un petrolero estadounidense (Arlyn y Laramie), un carguero británico (City of Cardiff) y otro neerlandés (Zuiderkerk) en el Atlántico. Otro fue hundido en el Caribe por la aviación estadounidense y una corbeta británica que terminó embistiéndolo.

La aviación japonesa lanzó bombas incendiarias que provocaron un incendio forestal en Oregón.

El 29 de agosto un convoy japonés llegó a Waga Waga y empezó a desembarcar tropas y suministros mientras barcos de guerra bombardeaban las posiciones aliadas en la zona, aunque no causaron daños graves. En Isurava los japoneses reforzaron la presión sobre los australianos, a los que bombardeaban con morteros desde posiciones que dominaban el valle en que éstos se hallaban. Al cabo de unas horas los australianos empezaron a retirarse.

Una flota japonesa ocupó la isla de Nauru sin oposición. Pocos días más tarde los japoneses nombraron gobernador al lingüista Timothy Detudamo y advirtieron a la población de que, según la convención de Ginebra, quien no le obedeciera sería despellejado como un cerdo. Varios "infractores de la ley" fueron decapitados.

Un submarino japonés hundió un carguero australiano (Malaita) cerca de Port Moresby, pero fue hundido más tarde con sus 70 tripulantes por un destructor australiano. Otro submarino fue hundido por un destructor estadounidense cerca de las islas Salomón. También murieron sus 71 tripulantes.

En Stalingrado una división Panzer bordeó a los soviéticos, que tuvieron que retirarse hacia la capital. En la región de Volkhov los soviéticos habían penetrado 7 km en las líneas alemanas y se dirigían hacia Sinyavino.

Esa noche, en el campo de concentración croata de Jasenovac, algunos guardias hicieron apuestas entre ellos sobre quién podía matar más prisioneros. Uno de ellos se jactó de haber matado unos 1.360 recién llegados. Aparte de matanzas esporádicas, la Ustacha también empleaba técnicas de exterminio sistemático de prisioneros, como la cremación convirtiendo en crematorios los hornos de una fábrica de ladrillos, o mediante cámaras de gas, si bien no con la eficiencia de los campos de concentración alemanes.

Un torpedero italiano inutilizó un destructor británico (HMS Eridge) ante la costa egipcia.

Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Topa Topa) cerca de la Guayana Francesa.

Orson Welles presentó las dos primeras horas de un programa de radio de siete horas que se transmitió en todo el teritorio estadounidense para vender bonos de guerra. En total se recaudaron más de 10 millones de dólares (el equivalente a unos 146 millones de dólares actuales).

El 30 de agosto, tras un intento de resistir en unas nuevas posiciones al sur de Isurawa, los australianos tuvieron que retirarse hasta Eora, al sur de Alola, perseguidos por los japoneses.

La aviación japonesa hundió un destructor estadounidense (USS Colhoun) cerca de Guadalcanal.

Convencido de que Stalingrado no tardaría en caer, Wolfram von Richthofen ordenó nuevos e intensos ataques aéreos.

Lanchas alemanas hundieron un carguero soviético (Jan Tomp) en el mar Negro.

Luxemburgo fue anexionada oficialmente al Reich alemán. Ese mismo día se anunció que todos los luxemburgueses varones nacidos entre 1920 y 1927 tenían que alistarse en la Wehrmacht para luchar contra los aliados. Pocas horas después circulaban octavillas llamando a una huelga general.

Rommel inició un nuevo ataque contra las posiciones británicas desde El Alamein. Montgomery estaba informado de sus intenciones gracias a los servicios de inteligencia, y dejó un hueco en la zona que iba a ser atacada para concentrar sus fuerzas en Alam el Halfa, unos 32 km al este del frente, donde se alzaba una cordillera. En un primer enfrentamiento, los alemanes perdieron 22 tanques y los británicos 21.

La aviación británica hundió un carguero italiano (Sanandrea) cerca de la costa italiana e hizo encallar otro (Monstella) en Corfú.

Submarinos japoneses hundieron un petrolero y dos cargueros estadounidenses (Jack Carnes, West Lashaway y Star of Oregon), un petrolero británico (RFA Vardaas) y un carguero panameño (Sir Huon) en el Atlántico.

A las 3:00 del 31 de agosto los japoneses atacaron el aeropuerto en construcción en el que se habían atrincherado los australianos en la bahía de Milne. Los australianos lanzaban bengalas que mostraban a los japoneses avanzando por la pista, lo que permitió rechazarlos con ametralladoras y artillería. Entonces los japoneses recurrieron a su táctica más mortífera: dos cargas banzai consecutivas provocaron un gran número de muertos (japoneses, por supuesto). Entre las bajas estaba el comandante Masajiro Hayasi, que fue reemplazado por Minoru Yano, el cual se planteó si pensar un poco no sería mejor táctica y trató de organizar a los supervivientes para llevar a cabo una maniobra que flanqueara el aeropuerto. Esto los llevó a tropezarse con un batallón australiano que rechazó su intento. Poco antes del amanecer una corneta llamó a retirada. Sobre las 9:00 los australianos iniciaron un contraataque a lo largo de la costa de la bahía. El avance era lento, pues la resitencia japonesa era considerable. Se encontraron con varios soldados japoneses que fingían estar muertos para atacar a los australianos cuando los tenían cerca, así que los australianos pasaron a disparar o a clavar sus bayonetas en los supuestos cadáveres que iban encontrando. En un combate a bayoneta calada unos 60 japoneses resultaron muertos o heridos. Al final del día los australianos habían ocupado sólidamente varias posiciones relevantes y durante la noche se prepararon para continuar el avance al día siguiente. Dos batallones australianos se encontraron con unos 300 japoneses y los atacaron por sorpresa. Calcularon que unos 90 resultaron muertos.

En su ruta hacia Port Moresby, las fuerzas de Horii avanzaban lentamente a medida que los australianos iban abandonando de forma calculada posiciones sucesivas entre Alola y Eora.

Un submarino japonés lanzó un torpedo sobre el portaaviones estadounidense Saratoga cerca de las islas Salomón. Unos doce tripulantes resultaron heridos y los daños materiales fueron cuantiosos. El barco tuvo que ser remolcado por un crucero hasta que las primeras reparaciones le permitieron recuperar la movilidad.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Eifuku Maru) cerca de Formosa.

En la ciudad luxemburguesa de Wiltz, un grupo de funcionarios locales se reunió y se declaró en huelga. Inmediatamente se les unieron varios trabajadores locales, incluyendo los de una importante tenería. Las noticias de la huelga se fueron extendiendo por todo el país y con ellas el número de trabajadores que la secundaron. La industria luxemburguesa quedó paralizada.

Por estas fechas terminó la campaña del Eje contra los partisanos yugoslavos en Kozara. Se calcula que unos 25.000 servios murieron en esta campaña, la mayoría en campos de concentración.

La Gestapo arrestó a más de 600 personas entre Bruselas, París y Berlín presuntamente relacionados con la Orquesta Roja.

Unos meses atrás, la Gestapo había encontrado en una librería anticuaria de París un ejemplar de la novela que había servido de clave a la Orquesta Roja hasta la captura de Rita Arnould a finales del año anterior. Con él fueron descifrados varios mensajes interceptados previamente, y resultó que la organización tenía unas dimensiones insospechadas, con agentes en toda la Europa ocupada por los nazis, y también en Suiza. Incluso en Berlín había una sección, dos de cuyos dirigentes fueron arrestados ese día, un oficial de la Luftwaffe llamado Harro Schulze-Boysen y su esposa Libertas

Otros 1.000 judíos fueron deportados de Francia con destino a Auschwitz. Sñolo 17 sobrevivirían a la guerra.

Por esas fechas Servia fue clasificada como Judenfrei.

La aviación británica hundió dos petroleros italianos (Abruzzi y Picci Fassio) ante la costa de Creta.

Un submarino griego y dos británicos desembarcaron un comando formado por 8 británicos y 4 griegos en la isla de Creta. Su misión era sabotear los aeropuertos de Kalathos y Maritsa, que estaban siendo usados para atacar convoyes británicos. Allí se dividieron en dos grupos. Uno se dirigiría a Kalathos (a 13 km) y el otro a Maritsa (a 25 km).

Los cañones antitanque británicos frustraron un intento de Rommel de flanquear las posiciones británicas en Alam el Haifa. También hubo un enfrentamiento entre la infantería italiana y unidades sudafricanas y neozelandesas. Por la noche la aviación atacó las líneas de suministro de Rommel, lo que agravó sus problemas logísticos.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero británico (Winamac), un carguero noruego (Bronxville) y otro panameño (Capira) en el Atlántico.

La aviación estadounidense dañó con cargas de profundidad un submarino japonés cerca de Alaska, que después fue bombardeado y hundido por un destructor.

A las 2:00 del 1 de septiembre los australianos abandonaron la última posición defensiva al norte de Eora y se retiraron perseguidos de cerca por los japoneses hasta las nuevas posiciones defensivas al sur de la ciudad. Parte de las tropas fueron enviadas más al sur, hasta Kagi, con órdenes de atrincherarse allí. La artillería japonesa no tardó en alcanzar Eora.

Ese día llegó a Guadalcanal un convoy aliado con nuevos hombres y suministros, incluyendo 392 ingenieros para el mantenimiento y la mejora del aeropuerto.

Site aviones australianos atacaron la base japonesa en Waga Waga, en la bahía de Milne. Aunque los australianos no lo sabían, para entonces los japoneses sólo trataban de mantener a los aliados a distancia suficiente para poder ser evacuados.

Desde la derrota en Midway, el primer ministro japonés, el genera Hideki Tōjō, empezó a recibir críticas desde su propio gabinete. Una de las más abiertas vino de su ministro de Asuntos Exteriores, Shigenori Tōgō, que se había opuesto enérgicamente a la idea de Tōjō de crear un Ministerio para la Gran Asia Oriental, que gestionara los territorios ocupados por Japón, pues Tōgō consideraba que eso era competencia de su ministerio. Entonces Tōjō habló con el emperador, el cual respaldó sus intenciones y así se lo comunicó a su gabinete, lo que provocó la dimisión de Tōgō. A partir de ese momento el primer ministro pudo actuar sin restricción alguna por parte de su gabinete, pues todos sabían que contaba con el apoyo de Hirohito, por lo que era inútil oponerse.

Los alemanes rodearon completamente Stalingrado. El único medio por el que los soviéticos podían aprovisionar la ciudad era a través del Volga, bajo el alcance de la artillería y la aviación alemana. En el mar Negro fue capturado el puerto de Anapa.

Por esas fechas los alemanes habían deportado entre 40.000 y 50.000 judíos del gueto de Lwów, que habían acabado en Belzec. Ese día el jefe del consejo judío y varios miembros de la policía judía del gueto fueron ahorcados. Sus cuerpos pendían sobre la calle en unos balcones. Quedaban unos 65.000 judíos.

El grueso del ejército de Rommel estuvo inactivo ese día. Rommel informó a sus superiores de que iba a cancelar la ofensiva por falta de combustible y porque se había perdido el factor sorpresa. Montgomery fue criticado por no contraatacar inmediatamente, pero él estaba convencido de que no era el momento, pues sus planes de organización y entrenamiento de sus fuerzas no habían sido completados. Entre otros, estaban en curso entrenamientos sobre limpieza de campos de minas y lucha nocturna. Además, estaba visitando personalmente a cada unidad implicada en el plan de ataque que estaba elaborando.

La Gestapo arrestó a los que consideró responsables del desencadenamiento de la huelga en Luxemburgo.

En España fue fusilado el falangista Juan José Domínguez, como consecuencia del atentado de Begoña. Su esposa Celia Martínez había tratado de mover todos los hilos posibles para lograr su libertad. El obispo de Madrid había hablado personalmente con Franco, y la respuesta que había obtenido había sido: Tendría que condecorarlo, pero lo tengo que fusilar. Quien lo condecoró ese mismo día fue Adolf Hitler, que le concedió la Cruz del Orden del Águila Alemana. Los recelos de Franco tenían que ver con las pretensiones de la Falange y con el apoyo que ésta podía obtener de Alemania. Unos meses antes, Hitler había declarado: Los curas y los monárquicos se han confabulado para hacerse con el poder en España, y que si la guerra civil estallara nuevamente, no le extrañaría "ver a los falangistas obligados a hacer causa común con los rojos para librarse de esa basura monarquicoclerical".

Una corbeta canadiense hundió un submarino alemán con cargas de profundidad.

El 2 de septiembre el comandante japonés Minoru Yano envió desde Waga Waga un mensaje a sus superiores en el que decía: Hemos llegado a la peor situación posible. Defenderemos tranquilamente nuestra posición hasta la muerte. Rezamos por una victoria absoluta del imperio y por una fortuna duradera en la batalla para todos vosotros.

A las 6:00, según lo previsto, los australianos abandonaron sus posiciones en Eora para retroceder hasta una nueva posición al norte del lugar conocido como Templeton's Crossing, con órdenes de mantener la posición hasta la noche. Entonces se retiraron hasta Myola, pero los japoneses descubrieron la maniobra y atacaron, con lo que dificultaron la marcha. Pronto concluyeron que Myola sería insostenible y se optó por formar una nueva línea de defensa más al sur, en Efogi.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Teikyu Maru) cerca de la costa japonesa.

El día anterior la Luftwaffe había iniciado una serie de ataques aéreos en la región de Volkhov con los que ya llevaban destruidos 42 aviones soviéticos. La moral de los pilotos soviéticos estaba hundida y Stalin trató de levantarla amenazándolos con un consejo de guerra.

En el Cáucaso, barcos del Eje transportaron por el mar negro más de 30.000 soldados, 13.000 caballos y 6.000 vehículos desde Rumanía. Con estos refuerzos, las bases navales soviéticas fueron cayendo una tras otra, salvo Novorossiysk, que se resistió y tuvo que ser puesta bajo asedio.

En la ciudad polaca de Łachwa se difundió la noticia de que los alemanes habían ordenado a unos granjeros que excavaran grandes fosas en las afueras de la ciudad. Más tarde llegaron 150 soldados alemanes que, junto con 200 auxiliares locales, bielorrusos y ucranianos, rodearon el gueto. En el interior los judíos jóvenes habían organizado un movimiento de resistencia encabezado por Isaac Rochczyn, que ahora proponía atacar las alambradas del gueto durante la noche para escapar, pero otros se opusieron porque eso significaría dejar desamparados a niños y ancianos. El jefe del consejo judío, Dov Lopatyn, pidió a Rochzyn que pospusiera cualquier acción hasta la mañana siguiente.

Tras el desastre del convoy PQ 17, ese día zarpó de Gran Bretaña un nuevo convoy que debía llegar a la Unión Soviética a través del Ártico. Constaba de 40 barcos mercantes con una escolta de más de 40 barcos de guerra que incluían un pequeño portaaviones, además de dos submarinos. Tanto la Royal Navy como la RAF habían diseñado cuidadosamente operaciones específicas para proteger el convoy y evitar que se repitiera el fracaso precedente.

Mientras Rommel había iniciado la retirada de Alam el Halfa, carros blindados británicos atacaron un grupo de 300 camiones que formaban parte del sistema de suministros alemanes y destruyeron 57 de ellos. Unidades italianas tuvieron que desplazarse para proteger las líneas de suministros.

Dos huelguistas fueron ejecutados en Luxemburgo.

Hacía unos meses un comando del IRA había matado a dos policías y herido a otros dos en Irlanda del Norte. Seis miembros del IRA habían sido detenidos y condenados a muerte. Hubo peticiones de que se les conmutara la pena, y así se hizo con todos menos con el jefe del comando, Tom Williams, que ahora era ahorcado en Belfast. El sacerdote que lo atendió dijo luego a otros presos: Tengo otra cosa que deciros. No recéis por Tom Williams, rezadle a él, porque ahora Tom es un santo en el Cielo. No aclaró si el policía al que asesinó, también católico y padre de nueve hijos, estaría también en el Cielo velando por que Tom no organizara allí otro comando terrorista que aterrorizara a los demás santos con el beneplácito divino. Hacía ya meses que el IRA estaba introduciendo armas y explosivos en Irlanda del Norte para llevar a cabo atentados como protesta por la presencia de tropas estadounidenses en Irlanda del Norte. Irlanda era neutral en la guerra, pero las simpatías de los nacionalistas irlandeses hacia los nazis eran patentes. La muerte de Williams sirvió de acicate para los atentados. Ese mismo día 20 miembros del ira atacaron un cuartel del Ejército en Crossmaglen. No causaron daños graves, pero al parecer su intención era capturar un oficial británico y ahorcarlo.

Un nuevo convoy con 1.000 judíos salió de campo de Drancy, en Francia con destino a Auschwitz. Sólo sobrevivirían 30.

Un ataque aéreo hundió un petrolero alemán (Passat) cerca de la costa francesa.

La pequeña isla de Alderney es una de las más septentrionales de las islas del Canal situadas ante la costa francesa en el canal de la Mancha y que habían sido ocupadas por los alemanes. No estaba habitada, pero en ella se alzaba un faro que albergaba una guarnición de 7 alemanes que realizaban tareas de vigilancia y que encendían el faro cuando convenía a los barcos alemanes. Esa noche un comando británico formado por 12 soldados desembarcó en la isla. Los siete alemanes fueron tomados por sorpresa y fueron capturados sin ofrecer ninguna resistencia. Fueron llevados a los botes y conducidos a Gran Bretaña, algunos de ellos en pijama. Antes los británicos destruyeron la radio y se apropiaron de la documentación que consideraron que podría tener interés. Cuando días más tarde los alemanes descubrieron lo sucedido, aumentaron la guarnición a 24 hombres mejor armados.

El 3 de septiembre los australianos encontraron una fuerte resistencia en su avance hacia Waga Waga. En un enfrentamiento con los japoneses perdieron 34 hombres. Cuando intentaron un nuevo asalto se encontraron con que los japoneses habían retrocedido dejando unos 20 muertos. Al anochecer la flota japonesa bombardeó la costa, pero no causó bajas.

Un submarino estadounidense hundió tres cargueros japoneses (Chita Maru, Kaimei Maru y Tenyu Maru) en un puerto japonés.

Los alemanes tomaron el aeropuerto de Pitomnik en Stalingrado.

Los alemanes informaron a Lopatyn de que el gueto de Łachwa iba a ser disuelto, y que los judíos debían agruparse para su deportación. Para asegurarse la cooperación de las autoridades del gueto, prometieron que los miembros del consejo judío, el médico y 30 trabajadores que el propio Lopatyn podía elegir no tendrían que ser "deportados". Lopatyn rechazó la oferta diciendo: viviremos todos o todos moriremos. Cuando los alemanes entraron en el gueto, Lopatyn prendió fuego a la sede del consejo judío, que era la señal convenida para iniciar la revuelta. Otros edificios fueron incendiados y los alemanes fueron atacados con hachas, palos y cócteles Molotov, e incluso sin armas. Murieron seis soldados alemanes y otros ocho policías alemanes o ucranianos. Se abrió una brecha en la alambrada por la que escaparon unos mil judíos, de los cuales unos 600 pudieron esconderse en unas marismas cercanas. Por otra parte, unos 650 judíos murieron en el combate o en las llamas y otros 500 fueron llevados a las fosas y asesinados. Rochczyn fue abatido cuando saltaba a un río tras haber partido la cabeza con un hacha a un soldado alemán. Se calcula que al final unos 120 judíos lograron ponerse a salvo, entre ellos Lopatyn, mientras que los demás fueron rastreados, apresados y ejecutados. Unos 90 habitantes del gueto sobrevivirían a la guerra.

Habiendo constatado que Rommel se estaba retirando de Alam el Halfa, Montgomery autorizó a dos brigadas neozelandesas a que atacaran a las fuerzas alemanas, pero siempre evitando incurrir en pérdidas que pudieran comprometer acciones futuras. El ataque se inició a las 22:20 y en una primera cometida los neozelandeses infligieron numerosas bajas a una división italiana.

Tras un juicio sumarísimo, los principales responsables de la huelga en Luxemburgo (veinte en total) fueron enviados a un campo de concentración y ejecutados. Sus familias fueron llevadas a campos de trabajo en Alemania. En total, unos 2.000 luxemburgueses fueron arrestados, de los cuales 83 fueron juzgados. Unos 290 estudiantes de enseñanza secundaria de ambos sexos fueron arrestados y llevados a campos de reeducación en Alemania.

Miembros del IRA demolieron la fachada de una comisaría de policía en Randasltown (en Irlanda del Norte) y un sargento resultó herido.

Tras el fusilamiento de Juan José Domínguez, el ministro del Ejército, el general monárquico José Enrique Varela, había presentado su dimisión en una carta a Francisco Franco en la que le decía que sólo permanecería en el cargo si se formaba un gobierno "de autoridad para rectificar los errores del pasado". Franco lo interpretó como la pretensión de un gabinete de mayoría monárquica, así como una insubordinación hacia su persona. Trató de que se retractara, pero Varela se reafirmó en su voluntad de dimitir y ese día Franco le aceptó la dimisión. Pero a la vez Varela presionó a otros tenientes generales para que no aceptaran el cargo. Por ello, Franco tuvo que ordenar a un general de división, Carlos Asensio, que aceptara el puesto, dejándole claro que no aceptaría ningún desafío a su autoridad. Para evitar el descontento entre los monárquicos por la salida de Varela del gobierno, Franco lo compensó destituyendo a su propio cuñado, Ramón Serrano Suñer, en su cargo de ministro de Asuntos Exteriores, así como de la presidencia de la Falange. El ministerio pasó al general monárquico Francisco Gómez-Jordana. Serrano Suñer no obtuvo ningún otro cargo en compensación, ni siquiera honorífico, así que pasó a ejercer su profesión de abogado. La relación entre su esposa y Carmen Polo, la mujer del Caudillo se volvió distante a partir de ese momento. La presidencia de la Falange fue asumida por el propio Franco. Ese mismo día fue destituido también el general Valentín Galarza como ministro de Gobernación y José Luna Meléndez, el jefe de las milicias falangistas. Estos cambios supusieron la madurez política de Franco, pues ya nunca más dependió de ningún hombre como había dependido de Serrano Suñer. Paulatinamente fue poniendo en el gobierno a personas fieles a su persona, principalmente militares, y se aseguró de tener la última palabra en todas las decisiones importantes.

Destructores británicos hundieron un submarino alemán cerca de la isla de Trinidad, mientras que la aviación hundió otro cerca de la costa francesa. Por su parte, submarinos alemanes hundieron un carguero canadiense (Donald Stewart) y tres británicos (Hollinside, Ocean Might y Penrose).

El 4 de septiembre el avance australiano en la bahía de Milne se vió frenado por tres ametralladoras japonesas. El cabo John French pidió que le cubrieran mientras atacaba las posiciones de las ametralladoras con granadas de mano. Al cabo de un rato cesó el fuego enemigo, y cuando los australianos avanzaron encontraron su cadáver frente a la tercera ametralladora. Al final del día sólo quedaban unos 50 soldados en plena disposición de combatir.

Un submarino soviético hundió un barco de la Armada Japonesa (Kashino) cerca de Formosa.

Aviones soviéticos bombardearon Budapest por primera vez.

Chalm Rumkowski, el polémico jefe del consejo judío de Łódź, pronunció un discurso por el que es especialmente recordado:

El gueto ha recibido un golpe terrible. [Los alemanes] nos piden que nos desprendamos de lo mejor que tenemos: los niños y los ancianos. No fui digno de tener un hijo propio, así que di lo smejores años de mi vida a los niños. He vivido y respirado con niños. Nunca imaginé que me vería obligado a ofrecer este sacrificio al altar con mis propias manos. A mi edad avanzada, debo extender mis manos y suplicar: Hermanos y hermanas ¡entregádmelos! Padres y madres: ¡Dadme a vuestros hijos!

Se refería a que los alemanes ordenaban que los judíos de 10 años o menos y los ancianos de más de 65 tenían que ser deportados. En total, unos 20.000 niños fueron enviados al campo de exterminio de Chełmno.

El obispo de Praga, Pavlík Gorazd, fue fusilado junto con los demás sacerdotes y seglares de la catedral, por haber ocultados a los asesinos de Heydrich.

En Egipto, un regimiento de tanques británicos se perdió en la oscuridad y entró en un campo de minas, donde 12 de ellos quedaron fuera de combate. Por otro lado las fuerzas del Eje presentaron una enérgica resistencia a los ataques de los neozelandeses, así que Montgomery autorizó que se retiraran durante la noche. En total, los aliados habían sufrido 1.750 bajas en Alam el Halfa, frente a las 2.930 del Eje. Los aliados habían perdido algunos tanques más (68 frente a 50), pero por primera vez la diferencia no era desproporcionada.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Padenna) cerca de Tobruk.

Un convoy con 1.013 judíos salió de Francia con destino a Auschwitz. Sólo sobrevivirían 26.

En Belfast se produjeron disturbios como protesta por la ejecución de  Williams. Un miembro del IRA resultó herido. El IRA atacó con una mina (que no explotó) una comisaría de policía en Belleek.

Un submarino alemán hundió un petrolero mexicano (Amatlán) en el golfo de México.

Ese día se estrenó A través del Pacífico, dirigida por John Huston y protagonizada por Humphrey Bogart. En realidad fue terminada de dirigir por Vincent Sherman cuando Huston pasó a colaborar con el ejército en la realización de documentales propagandísticos. El guión original trataba sobre el descubrimiento de un plan japonés para atacar Pearl Harbor, que finalmente se salvaba del ataque, pero, cuando se produjo realmente el ataque a Pearl Harbor, tuvo que ser alterado y la película se ambientó en Panamá (que sí que pudo ser librado del ataque).

Las batallas aéreas entre aviones japoneses procedentes de Rabaul y los aviones estadounidenses de Guadalcanal se sucedían casi a diario. Para el 5 de septiembre, los estadounidenses habían perdido 15 aviones y los japoneses 19, pero más de la mitad de los aviones estadounidenses derribados eran recuperados, mientras que las pérdidas japonesas eran definitivas. El vuelo desde Rabaul costaba ocho horas a los japoneses, y limitaba considerablemente su capacidad ofensiva. Además, la llegada de los aviones japoneses se conocía con suficiente antelación.

Destructores japoneses hundieron dos transportes estadounidenses cerca de Guadalcanal.

La penetración soviética en el frente de Volkhov alcanzó los 9 km, dejando en su margen septentrional la ciudad de Sinyavino, pero todos los intentos de tomar la ciudad habían fracasado.

En Stalingrado dos ejércitos soviéticos se enfrentaron a un cuerpo Panzer alemán, pero la ofensiva tuvo que ser suspendida tras haber perdido 30 tanques de 120, principalmente por la acción de la Luftwaffe.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Albachiara) en el Mediterráneo.

El IRA mató a dos policías en Clady. Un ataque fallido en Belfast terminó con un terrorista herido, Gerry Adams.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Saganaga) y otro canadiense (Lord Strathcona) cerca de la costa atlántica canadiense. Otro hundió un carguero británico (Myrmidon) cerca de la costa de Liberia.

El 6 de septiembre los australianos llegaron hasta el campamento japonés Waga Waga, donde combatieron a unos pocos japoneses que quedaban después de la evacuación que se había iniciado el día anterior. Sobre las 22:00, un carguero británico (Anshun) estaba descargando suministros en la bahía de Milne cuando fue atacado por un crucero y un destructor japonés. Recibió diez impactos y terminó volcado hacia un lado. Los barcos japoneses también bombardearon otros puntos de la costa e iluminaron un barco hospital (Manunda), pero no le dispararon.

En su marcha hacia Port Moresby, los japoneses habían tomado Kagi, que los aliados bombardearon esa noche provocando dos muertos y dos heridos. Los australianos se habían atrincherado ahora en una colina conocida como Brigade Hill.

El la guerrilla comunista filipina Hukbalahap estaba teniendo bastante éxito en su lucha contra la ocupación japonesa a través de continuos ataques que contribuían a levantar la moral de los filipinos, así como a proveerse de armas. Ese día los japoneses llevaron a cabo una acción contra ellos, pero no tuvo ningún efecto apreciable. Al contrario, la intensidad de los ataques aumentó.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Taika Maru) cerca de Formosa.

Las deportaciones masivas habían provocado disturbios en el gueto de Varsovia. Esa noche entraron los alemanes y mataron más de un millar de judíos en las calles.

El IRA mató a dos policías en Belfast.

El convoy QS-33 había salido de Quebec esa tarde por el río San Lorenzo con destino a la ciudad canadiense de Sydney, y al anochecer fue atacado por un submarino alemán que lo había estado siguiendo. Un carguero griego (Aeas) resultó hundido.

Otros submarinos hundieron un carguero canadiense (John A. Holloway) ante la costa de Colombia y otro británico (Tuscan Star) ante la costa de Liberia.

El 7 de septiembre barcos japoneses dispararon durante 15 minutos las posiciones australianas en la bahía de Milne y causaron varias bajas. Luego abandonaron la zona y así terminó la batalla de la bahía de Milne. Quedaban 350 japoneses que habían encallado en la isla de Goodenough cuyas barcazas habían sido destruidas, y estaban esperando la ocasión para ser evacuados.

Un nuevo bombardeo aliado mató 11 soldados japoneses e hirió a otros 20 en el camino hacia Port Moresby. Esto no impidió que los japoneses lanzaran un ataque contra las posiciones enemigas en Brigade Hill. Durante la noche, con la ayuda de un guía nativo, lograron flanquear a los australianos y tomar una cresta de la colina.

La Gestapo arrestó a dos de los máximos responsables de la Orquesta Roja en Berlín, Arvid Harnack y su esposa Milgred (nacida en los Estados Unidos). Con su caída, la organización no tardó en desintegrarse.

Otros 1.000 judíos franceses fueron deportados a Auschwitz. Sólo sobrevivirían 34.

El submarino que el día anterior había atacado al convoy QS-33 hundía ahora un barco de su escolta (HMCS Raccoon). Por la tarde un segundo submarino hundía dos cargueros griegos (Mount Pindus y Mount Taygetus) y otro canadiense (Oakton).

Los japoneses habían ido acumulando tropas en Guadalcanal para lanzar con ellas un ataque sobre Lunga, donde se encontraba el aeropuerto estadounidense. La operación estaba bajo la dirección del mayor Kiyotake Kawaguchi, que contaba con más de 6.000 hombres, suficientes para enfrentarse a los 2.000 soldados aliados que, según la información disponible, había en la isla. Un pequeño fallo de sus planes consistía en que en realidad el número de soldados enemigos era en realidad de 12.500. Por su parte, los estadounidenses estaban bien informados de que los japoneses estaban reuniendo tropas en Taivu, así que esa noche 500 soldados estadounidenses bajo el mando del lugarteniente Merritt Austin Edson zarparon de Lunga y a las 2:20 del 8 de septiembre desembarcaron en Taivu cubiertos por la aviación y por la artillería de los destructores que los habían transportado. Paulatinamente avanzaron hacia la aldea de Tasimboko. El avance fue lento por la resistencia japonesa, pero a las 11:00 desembarcaron 300 hombres más. Con estos refuerzos y la ayuda de la aviación entraron en Tasimboko. La guarnición japonesa se retiró a la selva dejando 27 muertos. Los marines habían contado dos muertos. En la aldea encontraron suministros para la fuerza de Kawaguchi así como abundante documentación. Cogieron los documentos y los suministros, quemaron lo que no se iban a llevar y a las 17:30 embarcaron de nuevo hacia su base.

Un contraataque australiano en Brigade Hill causó numerosas bajas entre los japoneses, pero éstos recibieron refuerzos y lograron retener la cresta. Los australianos tuvieron que retirarse más al sur, hasta Menari. Contaron 87 muertos y 77 heridos, frente a 66 muertos japoneses y 165 heridos.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Ocean Venture) en el Atlántico.

Hitler había tenido una discusión con su Estado Mayor porque el avance hacia Stalingrado era, a su juicio, demasiado lento. Finalmente, el 9 de septiembre decidió asumir personalmente el mando de las tropas que atacaban Stalingrado (el grupo A).

Un submarino alemán hundió un petrolero soviético en Novorossiysk.

Draža Mijailovich consideró que los partisanos comunistas ya estaban suficientemente diezmados y que ahora era el momento de centrarse en la Ustacha, por lo que ese día llamó a la desobediencia al gobierno de Milan Nedić en Belgrado. Esto lo enfrentó abiertamente con las tropas alemanas, que no estaban dispuestas a tolerar un desafío al gobierno colaboracionista de Nedić.

El IRA colaboraba con el espionaje alemán, y esto era algo que el gobierno irlandés, pese a sus simpatías por el nazismo, no podía permitir, porque ponía en riesgo la neutralidad irlandesa. Por ello, la policía irlandesa estaba realizando una labor de persecución de espías alemanes y también de los miembros del IRA que colaboraban con ellos. Como consecuencia, los terroristas del IRA veían como traidores a los policías irlandeses. Ese día tres miembros del IRA dispararon contra el sargento Denis O'Brien en Ballyboden, un suburbio de Dublín, en presencia de su esposa cuando se disponía a subir a su coche. Curiosamente, O'Brien había sido anteriormente miembro del IRA.

Los alemanes iniciaron una Operación de Reasentamiento para Luxemburgo. Las familias "políticamente inadaptadas" empezaron a ser trasladadas a las regiones orientales de Alemania para recibir una educación que las convirtiera en "buenos alemanes". Con la deportación perdían todas sus propiedades y tenían prohibido regresar a Luxemburgo.

Otros 1.000 judíos franceses fueron deportados a Auschwitz. Sólo sobrevivirían 42.

En París terminó un simulacro de juicio contra 33 acusados de pertenencia a la resistencia francesa. Sus "defensores" habían sido soldados alemanes. Hubo un total de 18 condenados a muerte, entre ellos Pierre Rebière, que fue fusilado unos días más tarde.

Submarinos alemanes hundieron un carguero sueco (Peiping) en el Atlántico y un barco meteorológico estadounidense (Muskeget) al sur de Groenlandia. Murieron las 121 personas que estaban a bordo.

Un submarino japonés lanzó un hidroavión que a su vez lanzó bombas incendiarias sobre un bosque en el Estado de Oregón. Dos guardas forestales pudieron apagar el incendio sin gran dificultad, gracias a que los árboles estaban húmedos como consecuencia de una lluvia reciente.

Sobre el 10 de septiembre, el frente en Volkhov se había estabilizado. El general von Manstein, que estaba al mando de las tropas alemanas en el sector, trató de cortar el entrante y formar una bolsa, pero la maniobra falló y produjo muchas bajas. Durante los días siguientes el frente continuó estable, sin que los soviéticos pudieran alcanzar nuevos progresos.

En el Cáucaso los alemanes tomaron Novorossiysk tras cuatro días de combates.

La actuación británica contra Madagascar se había reducido en los últimos meses a pequeñas escaramuzas aisladas, pero tras el fracaso de las negociaciones con la Francia de Vichy, los británicos reactivaron la campaña. El primer movimiento fue un desembarco en Majunga, en la costa occidental de la isla. Los marines ocuparon los muelles, luego la oficina de correos y luego la residencia del gobernador francés, donde izaron la bandera británica.

La RAF atacó Düsseldorf con bombas incendiarias. Unas 100.000 bombas fueron lanzadas en menos de una hora.

En la costa libia la aviación británica hundió un barco hospital de la Cruz Roja italiana (Arno).

La policía británica capturó dos miembros del IRA en Belfast.

El día anterior un submarino alemán había detectado el convoy ON 127 en el Atlántico. Luego perdió el contacto, pero ahora otro submarino lo había reencontrado y no tardó en torpedear tres barcos, de los cuales dos resultaron hundidos, un petrolero noruego (Svene) y otro belga (Elisabeth van Belgie).

Otro submarino hundió un petrolero británico (Empire Oil) en el Atlántico, mientras que el crucero Michel hundió un carguero estadounidense (American Leader) cerca de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica.

El 11 de septiembre dos destructores japoneses trataron de rescatar a los soldados que habían quedado aislados en la isla de Goodenough, en la bahía de Milne, pero fueron atacados por la aviación australiana y uno de ellos (Yayoi) resultó hundido.

La documentación incautada a los japoneses en Tasimboko llevó a conjeturar al lugarteniente Edson que los japoneses atacarían el aeropuerto por una cresta situada al sur del aeropuerto, desde donde se podía acceder fácilmente hasta él y que apenas estaba protegida. Así opinaba también el coronel Gerald Thomas, ayudante del general Vandegrift. Sin embargo, Vandegrift se negó a enviar tropas para proteger la zona porque consideraba que los japoneses atacarían desde la costa. Finalmente lograron convencerlo de que, ya que la cresta iba a ser un lugar tranquilo, sería un buen sitio para que las tropas de Edson "descansaran" de la incursión que habían realizado en Taivu, y Vandegrift aceptó. Mientras tanto, las fuerzas de Kawaguchi estaban avanzando lentamente por la espesa jungla divididas en cuatro columnas y con la intención de aparecer en la cresta prevista por Edson. Ese mismo día la aviación japonesa empezó a bombardear la cresta.

Submarinos estadounidenses hundieron también un transporte de aviones (Kanto Maru) y un carguero (Hokushu Maru) en el Pacífico.

Un submarino soviético hundió un carguero finlandés (Jussi H) ante la costa sueca.

Los alemanes llevaron a cabo una redada en varias ciudades de la región francesa de Nord-Pas-de-Calais acompañados de policías franceses que hacían de intérpretes. Se trataba de arrestar a todos los judíos de la región. Los detenidos eran llevados en tren hasta una misma estación de reparación. Allí llegaron unas 300 personas, entre ellas muchas mujeres y niños. Algunos empleados ferroviarios se las arreglaron para sacar de allí a los niños o, al menos, esconderlos. Los niños que pudieron salir de la estación pasaron al cuidado de algunos franceces no judíos que estaban en la calle. Luego llegaron más trenes, pero los ferroviarios tuvieron que disminuir el ritmo porque estaban despertando sospechas. Por la tarde, todos los arrestados fueron metidos en un tren que los llevó a un campo de concentración en Bélgica.

Mientras tanto otros 1.000 judíos salieron del campo de Drancy con destino a Auschwitz. Sólo sobrevivirían 13.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros noruegos más del convoy ON 127 (Fjordaas y Hindanger). Otro hundió un carguero canadiense (Cornwallis) en la isla de Barbados. El crucero Michel hundió un carguero británico (Empire Dawn) cerca de Ciudad del Cabo. El ataque continuó incluso después de que el barco se hubiera rendido.

El 12 de septiembre la aviación japonesa continuó bombardeando las posiciones estadounidenses en Guadalcanal. A las 21:30 un crucero y tres destructores iniciaron también un bombardeo que duró 20 minutos e iluminaron la cresta con un foco, por la que empezaron a aparecer algunos soldados japoneses. Se produjeron unas escaramuzas que duraron poco. Kawaguchi estaba desesperado: la marcha por la jungla había desorganizado a sus hombres y apenas sabía dónde se encontraba exactamente y cómo estaban distribuidas sus tropas. Además, tampoco había esperado encontrar tropas enemigas esperándole. Esa noche murieron 12 marines. Las bajas japonesas no se conocen, pero es probable que fueran del mismo orden.

La aviación británica hundió un carguero japonés (Niyo Maru) cerca de la costa de Birmania.

El ejército soviético que defendía Stalingrado tuvo que retroceder hasta la ciudad misma, reducido a 20.000 hombres con 90 tanques.

En Iraq se formó un ejército polaco con los prisioneros de guerra liberados por la Unión Soviética.

Submarinos soviéticos hundieron dos cargueros finlandeses (Bonden y Hera) en el Báltico.

El comando británico que había desembarcado en la isla de Rodas había llegado a sus objetivos. En el aeropuerto de Maritsa al menos 20 aviones fueron destruidos con explosivos, mientras que en Kalathos sólo pudieron poner explosivos en 13 aviones y en un depósito de combustible, pues entonces fueron descubiertos y tuvieron que huir.

El convoy PQ 18 estaba navegando sin incidentes hasta que fueron detectadas en el agua transmisiones entre submarinos. Varios de ellos fueron obligados a alejarse mediante cargas de profundidad, e incluso uno de ellos terminó hundido cerca de la costa de Noruega.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Trevilley) en el Atlántico. Otro hundió dos barcos británicos más del convoy ON 127 (Empire Moonbeam y Hektoria). Otro hundió un petrolero panameño (Stanvac Melbourne) y otro neerlandés (Woensdrecht) cerca de la isla de Trinidad.

Pero la acción más relevante esa noche la llevó a cabo el submarino U-156, que hundió un barco de pasajeros británico (RMS Laconia) en el Atlántico Sur. En él viajaban 463 tripulantes, 87 civiles, 286 soldados británicos, 1.793 prisioneros de guerra italianos y 103 soldados polacos que los custodiaban. Cuando el barco empezó a hundirse, los italianos quedaron encerrados, pero muchos se las arreglaron para escapar y algunos fueron abatidos por disparos o sobre todo con bayonetas cuando trataban de acceder a una zona de botes salvavidas. La mayoría de los italianos acabó en el agua, y si trataban de trepar a un bote salvavidas les disparaban o les cortaban las manos con hachas. La sangre atrajo a los tiburones, que desmembraron a algunos de los náufragos. Los alemanes vieron con sorpresa cómo los náufragos se peleaban entre ellos, hasta que entendieron que la mayoría eran civiles o prisioneros de guerra. El capitán, Werner Hartenstein, inició una maniobra de rescate. El submarino emergió y permitió que los náufragos se subieran a su cubierta. A la 1:25 del 13 de septiembre Hartenstein informó al almirante Karl Dönitz (el máximo responsable de la flota de submarinos) de que había hundido un barco con más de un millar de italianos a bordo, de los que hasta el momento había "pescado" a 90. Entonces Dönitz ordenó que siete submarinos que iban a participar en un ataque sorpresa a Ciudad del Cabo fueran desviados para ayudar a los náufragos. Sin embargo, Dönitz informó a Berlín, Hitler montó en cólera y, a través del almirante Erich Raeder, ordenó a Dönitz que los submarinos continuaran con el plan previsto y que se abandonara a los náufragos. Por su parte Raeder envió a la zona a otros dos submarinos alemanes que no tenían entonces una misión asignada, y a otro italiano, y también pidió a las autoridades francesas que enviaran barcos desde Dakar o la Costa de Marfil para rescatar a los náufragos.

Para entonces el submarino alemán tenía ya 200 náufragos apiñados sobre y bajo cubierta, y estaba remolcando otros 200 en cuatro botes salvavidas. A las 6:00 transmitió un mensaje no codificado y en inglés a cualquier barco que hubiera en la zona dando su posición y pidiendo ayuda en las tareas de rescate, prometiendo no atacar. El mensaje fue recibido en Freetown, pero los británicos pensaron que era una trampa y no hicieron caso.

Al amanecer la aviación estadounidense y la artillería de la marina dispararon sobre la que ya se conocía como "la cresta de Edson" y los japoneses se vieron obligados a ponerse a cubierto internándose de nuevo en la selva.

Ese día se produjo un nuevo intento frustrado de evacuar a los japoneses aislados en la isla de Goodenough, pero la operación tampoco tuvo éxito. No obstante, recibían suministros desde el aire.

Al ponerse el sol, siete destructores japoneses bombardearon la cresta y luego Kawaguchi atacó de nuevo con 3.000 hombres.

La aviación alemana atacó al convoy PQ 18 y hundió dos cargueros británicos (Empire Beaumont y Empire Stevenson), tres cargueros y un petrolero estadounidense (John Penn, Oliver Ellsworth, Oregonian y Patrick J. Hurley) y un carguero soviético (Stalingrad). Un ataque por parte de la flota alemana había sido abortado por órdenes directas de Hitler, que no estuvo dispuesto a arriesgar sus mejores barcos en un ataque a un convoy.

Esa noche los británicos pusieron en marcha en Libia una operación consistente en cuatro ataques simultáneos contra las líneas de comunicación del Eje, uno contra Tobruk, otro contra Bengasi, otro contra Barce y otro contra el oasis de Jalo. El objetivo principal era el primero, que consistía en un ataque anfibio, mientras que los otros tres estarían a cargo de unidades del Grupo del Desierto de Largo Alcance, que habían salido de Egipto hacía unos días atravesando el desierto. A Barce se dirigían 47 hombres en jeeps y camiones que habían recorrido ya 2.400 km hasta Benia, 24 km al sur de Barce. Las tropas enviadas a Bengasi eran más numerosas. El oasis de Jalo estaba mucho más cerca de Egipto, pero tierra adentro, a unos 250 km del mar.

El desembarco en Tobruk no salió según lo esperado. Un submarino tenía que haber señalizado la costa con balizas que guiaran a dos destructores (HMS Sikh y HMS Zulu), pero el mal tiempo lo había impedido y el desembarco se produjo en una playa equivocada, bastante más al oeste del lugar previsto. Además el Sikh fue alcanzado por las baterías costeras italianas y por cañones antitanque alemanes y terminó hundiéndose. Del personal a bordo, 115 murieron y el resto fue apresado por los italianos.

En otro punto de la costa el desembarco corrió a cargo de lanchas motoras, pero fue rechazado por la flota y la aviación italiana. Algunas lanchas lograron escapar hasta Alejandría, mientras que otras fueron capturadas.

Otro grupo tuvo un poco más de éxito y logró tomar una batería costera, pero poco después los italianos la retomaron.

Mientras tanto tenía lugar también el ataque a Barce, cuyo objetivo principal era un aeropuerto. Los italianos habían detectado el avance por el desierto y estaban prevenidos. Los británicos (y neozelandeses) se hicieron pasar por un convoy del Eje y avanzaron abiertamente por la carretera que conducía a Barce. Un par de tanquetas de vigilancia los vieron llegar y no hicieron nada, y fueron destruidas en cuanto estuvieron a tiro. Luego el convoy se dividió en varios grupos para atacar distintos objetivos. Uno de ellos pasó junto a una unidad motorizada italiana e intercambió con ella saludos joviales.

Los italianos esperaban el ataque, pero no pensaban que los británicos llegarían descaradamente por la carretera, sino que habían distribuido sus fuerzas por todo el perímetro, por lo que a los británicos les resultó fácil acceder al aeropuerto y destruir con bombas numerosos aviones y depósitos de combustible. En total, 16 aviones fueron destruidos y 7 resultaron dañados, al igual que otros vehículos e instalaciones.

Las fuerzas que se dirigían a Bengasi habían sido interceptadas por unidades italianas que bloqueaban la carretera, así que decidieron retirarse. La aviación alemana salió en su persecución y 70 camiones fueron destruidos.

A las 0:20 horas, una torpedera británica había desembarcado un comando formado por 10 soldados británicos y un francés en Sainte-Honorine-des-Pertes, en Normandía. Su misión era reconocer la zona y capturar un soldado alemán. El desembarco se produjo por error a algo más de un kilómetro del lugar previsto. Debido a las incursiones pasadas, los alemanes habían reforzado la vigilancia de las playas, y así, a las 0:50 el perro de una patrulla detectó el comando. Los alemanes abrieron fuego con sus ametralladoras. El resultado final fue que tres de los británicos murieron, otros tres y el francés fueron capturados y otros cuatro escaparon, pero fueron capturados más tarde.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Empire Lugard), otro neerlandés (Suriname) y otro noruego (Vilja) de un convoy aliado en el Caribe. El convoy ON 127 perdió un barco más, el carguero panameño Stone Street. Otros submarinos hundieron también un carguero británico (Ocean Vanguard), otro sueco (Lima) y otro panameño (Nimba) en distintos puntos del Atlántico.

La batalla de la cresta de Edson había sido muy compleja. Los ataques japoneses se habían sucedido uno tras otro y en más de una ocasión estuvieron a punto de romper las defensas estadounidenses. Sin embargo, al amanecer del 14 de septiembre Kawaguchi contaba ya unos 700 muertos y unos 500 heridos. Las bajas estadounidenses eran mucho menores, unos 50 muertos y 200 heridos. Las fuerzas japonesas todavía activas se repartían en bolsas aisladas. A las 13:05 Kawaguchi dirigió a los supervivientes de nuevo a la jungla, donde pasó el resto del día y el día siguiente atendiendo a los heridos.

En Nueva Guinea, los australianos habían preparado sus nuevas líneas defensivas en Ioribaiwa, que los japoneses habían empezado a bombardear con su artillería desde hacía ya dos días. Los australianos carecían de artillería, así que no podían hacer más que rechazar a las pequeñas partidas japonesas que llegaban para tantear las defensas enemigas. Sin embargo, habían llegado refuerzos de Port Moresby con órdenes de lanzar un contraataque y así se hizo. Los australianos sumaban ahora casi 3.000 hombres, mientras que los japoneses eran unos 1.650. En el primer día de combate, los japoneses lograron ganar algo de terreno a los australianos.

En China los japoneses perdieron la ciudad de Wuyi.

Un intento alemán de asaltar Stalingrado resultó fallido. No obstante, los soviéticos sufrieron muchas bajas al rechazar el ataque. De una división de 10.000 soldados quedaban sólo 320 al cabo de veinticuatro horas. Durante los días siguientes se desarrolló un duro combate urbano casa por casa, al que los alemanes no estaban acostumbrados.

A las 3:30 un submarino alemán hundió el petrolero británico Atheltemplar del convoy PQ 18. Más tarde otro submarino fue avistado y, al cabo de ocho ataques, resultó hundido. Luego atacó la aviación alemana, que dañó algunos barcos, pero no hundió ninguno.

Antes del amanecer, las fuerzas británicas que se retiraban de Barce se encontraron con tropas italianas que los estaban esperando. Se produjo un combate en el que tres hombres resultaron heridos y se perdieron tres camiones. Más adelante sufrieron un ataque aéreo de que sólo quedaron indemnes un camión y dos jeeps. En total, 10 hombres habían sido capturados, 8 resultaron heridos y 2 nativos que habían participado en la expedición se dieron por desaparecidos. El ataque a Barce fue el único que terminó con éxito.

Cuando la flota británica regresaba a Alejandría tras el fallido intento de ataque a Tobruk, bombarderos alemanes procedentes de Creta hundieron el crucero HMS Coventry y luego aviones italianos hundieron el destructor HMS Zulu. En total, la operación se saldó con 800 muertos y 576 prisioneros, además de con la pérdida de un crucero y dos destructores. Las bajas enemigas fueron de 16 muertos y 50 heridos, más la pérdida de 30 aviones.

Un hidroavión británico hundió un submarino italiano (Alabastro) cerca de la costa de Argelia.

Finalmente, el ataque al oasis de Jalo se había retrasado y tuvo lugar esa noche, pero fue fácilmente rechazado por los italianos, entre otras cosas porque en el cuerpo de un oficial británico fallecido en Tobruk encontraron información sobre los cuatro planes de ataque, de modo que estaban prevenidos.

Otros 1.003 judíos salieron de Drancy con destino a Auschwitz. Sólo sobrevivirían 45.

Un submarino alemán hundió un destructor canadiense (HMCS Ottawa) que escoltaba al convoy ON 127. Otro hundió un carguero británico (Harborough) cerca de la isla de Trinidad.

Ese día se estrenó El gran Mitchell, una película británica producida, dirigida y protagonizada por Leslie Howard, con David Niven también como protagonista. Era una biografía del ingeniero aeronáutico Reginald Joseph Mitchell, fallecido cinco años atrás, que había diseñado los aviones Spitfire que ahora usaba ampliamente la RAF. David Niven interpretaba a un piloto de la RAF. El argumento difiere de la historia real en algunos puntos sustanciales, pero la finalidad de la película era sin duda propagandística y fue muy bien recibida, tanto en Gran Bretaña como en los Estados Unidos, donde se estrenó una versión reducida de 90 minutos, en lugar de los 118 de la versión británica. La interpretación de Niven fue muy bien valorada.

También se presentó ese día La batalla de Midway, un documental de 18 minutos dirigido por John Ford. El director había sido invitado a rodar un documental en la base naval de Midway, pero sólo dos días antes de la batalla fue informado de que la base se estaba preparando para un ataque japonés. Un día fue despertado por el sonido de la artillería e inmediatamente se puso a filmar acompañado de otros dos cámaras, de forma totalmente improvisada. De regreso a Los Angeles, temió que los militares no le permitieran exhibir su película, y por ello intercaló en el montaje escenas de James Roosevelt, el hijo de Franklin D. Roosevelt, que había participado en la batalla, y logró que el presidente viera el documental en una proyección privada en la Casa Blanca junto al Almirante de la Flota, William Leahy. Las palabras del presidente fueron: Quiero que todas las madres de América vean esta película. Y así no hubo traba alguna. Durante el rodaje, Ford sufrió una herida leve, lo que le ganó el tratamiento de "héroe de guerra" cuando se estrenó la película. Antes de la batalla, y antes incluso de saber que iba a haber una batalla, Ford había grabado imágenes del Escuadrón de Torpederos N8, que había sufrido muchas bajas durante el enfrentamiento. Por ello montó un documental de ocho minutos con esas secuencias y añadió rótulos y comentarios que identificaban a cada uno de los hombres que aparecían en ellas elogiando su labor, y luego envió copias a sus familias en formato 8mm, el que usaban los proyectores domésticos.

El 15 de septiembre el Alto Mando de la Marina y del Ejército Imperial Japonés mantuvieron una reunión de urgencia para tratar sobre la derrota de Kawaguchi. Era la primera derrota de un ejército japonés de tal envergadura y hubo acuerdo en que Guadalcanal podría resultar decisivo en la guerra, por lo que se decidió aumentar los recursos destinados a Guadalcanal a expensas de los que se estaban empleando en el intento de acceder a Port Moresby desde el norte (donde el mayor Horii había llegado ya a 48 km de su objetivo). Por su parte, los estadounidenses también aumentaron sus efectivos en Guadalcanal.

Mientras tanto, en la ofensiva hacia Port Moresby, que se encontraba entonces en Ioribaiwa, los japoneses consiguieron cierta ventaja sobre los australianos, pero al final del día la lucha se estancó.

Un submarino japonés logró disparar una de las salvas de torpedos más eficientes de toda la guerra, pues logró hundir un portaaviones estadounidense (USS Wasp), un destructor (O'Brien) y dañar un acorazado (North Carolina) cerca de Guadalcanal.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Boston Maru) en el Pacífico.

Concluida la construcción de aeropuertos e infraetructura, los japoneses iniciaron en Birmania la construcción propiamente dicha del que sería conocido como Ferocarril de la Muerte. En el lado tailandés la construcción se iniciaría unas semanas más tarde. Se esperaba que la línea ferroviaria estuviera lista para finales del año siguiente.

Un submarino británico desembarcó 12 hombres en Glomfjord, en Noruega, con el objetivo de destruir una central eléctrica. El acceso a la zona donde se encontraba la central fue mucho más difícil de lo esperado, pues supuso escalar una montaña con un tramo casi vertical.

La escolta del convoy PQ 18 logró mantener a raya tanto a los aviones como a los submarinos enemigos. Un avión alemán fue derribado.

De Bélgica salió hacia Auschwitz un convoy con 1.084 judíos capturados unos días antes en el norte de Francia, entre los que había 229 niños de menos de dieciséis años.

El submarino U-156 había permanecido dos días y medio en superficie con náufragos del Laconia en cubierta y a remolque. A las 11:30 llegó uno de los submarinos enviados por el almirante Raeder y unas horas después llego el otro, así como el submarino italiano. Los cuatro submarinos se dirigieron hacia la costa africana para encontrarse con barcos franceses llevando cientos de supervivientes en sus cubiertas y a remolque.

La aviación británica hundió un submarino alemán cerca de las islas Shetland, el archipiélago más septentrional de las islas británicas.

Hombres rana italianos hundieron un carguero británico (Ravens Point) en Gibraltar.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Kioto), otro noruegos (Sørholt) y otro neerlandés (Breedijk). Otro hundió cerca de la costa canadiense dos barcos del convoy SQ-36, un carguero noruego (Inger Elisabeth) y otro neerlandés (Saturnus).

El 16 de septiembre las tropas de Kawaguchi empezaron a marchar en retirada por la selva. Los soldados capaces de caminar tenían que cargar con heridos. A medida que avanzaban, cada vez más fatigados y sin haber comido nada desde la mañana anterior, tuvieron que ir abandonando el equipo pesado e incluso sus rifles.

En Ioribaiwa, los australianos estaban en condiciones de imponerse sobre los japoneses, aprovechando, entre otras cosas, su superioridad numérica. De hecho, por primera vez habían frenado el avance japonés logrando un estancamiento. Los japoneses no tenían ya más reservas, pero el brigadier Keneth Eather, que era el oficial al mando, consideró que no podría resistir más tiempo el embate enemigo y decidió retirarse hasta la cresta de Imita, eso sí, con el compromiso de defenderla "hasta la muerte", pues allí ya estarían inquietantemente cerca de Port Moresby. De hecho desde Ioribaiwa los japoneses pudieron contemplar las luces de Port Moresby (a apenas 30 km de distancia). Sin embargo, fue entonces cuando Horii recibió la orden de no continuar con su avance, debido a las derrotas sufridas en Guadalcanal y en la bahía de Milne.

Un submarino japonés hundió un carguero británico (Ocean Honour) en el golfo de Adén.

Un destructor británico de la escolta del convoy PQ 18 hundió un submarino alemán. Ese día parte de la escolta del PQ 18 pasó a proteger al convoy QP 14 que realizaba el trayecto inverso, con 21 barcos.

El Partido Comunista de Albania había empezado a organizar grupos de resistencia contra la ocupación italiana. Ese día tuvo lugar en Pezë una reunión nacional en la que se formó el Movimiento de Liberación Nacional, que aspiraba a controlar todos los grupos de partisanos antifascistas y manejarlos según los intereses de los comunistas.

El gobierno de Vichy rechazó una oferta de alto el fuego en Madagascar.

Otros 1.000 judíos salieron de Drancy con destino a Auschwitz. Sólo sobrevivirían 33.

Durante la noche, los submarinos que transportaban a los supervivientes del Laconia se habían separado. A las 11.25 el U-156 fue avistado por un bombardero estadounidense. La nave mostraba bien visible una bandera de la Cruz Roja y el capitán Hartenstein transmitió un mensaje en Morse y en inglés pidiendo ayuda. Uno de los náufragos también habló por radio y dijo: Oficial de la RAF hablando desde el submarino alemán, supervivientes del Laconia a bordo, soldados, civiles, mujeres, niños. El piloto estadounidense no respondió a los mensajes, pero regresó a su base (una base secreta en la isla Ascensión) e informó de lo sucedido al oficial al mando, el capitán Robert Charlwood Richardson III. Éste consideró que un submarino no estaba autorizado a usar una bandera de la Cruz Roja y que los náufragos serían todos prisioneros de guerra italianos. Además, podría ocurrir que el submarino descubriera la base aérea secreta, por lo que ordenó hundirlo. El bombardero regresó al lugar donde había sido visto el submarino y lanzó bombas y cargas de profundidad. Una cayó sobre los botes salvavidas que estaban siendo remolcados y mató a docenas de náufragos. Entonces Hartenstein ordenó a los náufragos en cubierta que saltaran al agua y sumergió lentamente su nave para dar tiempo a saltar a los que no lo hubieran hecho. Hartenstein había recomendado a los náufragos en los botes que no se movieran de allí, porque barcos franceses estaban en camino. Sin embargo, dos de los botes no le hicieron caso y pusieron rumbo a África, impidiendo así que fueran encontrados. Uno llegaría a la costa africana 27 días después con sólo 16 supervivientes de un total de 68. El otro fue encontrado por un pesquero británico con 4 supervivientes de un total de 52.

Mientras tanto, los otros tres submarinos seguían recogiendo náufragos hasta que fueron prevenidos de que el U-156 había sido atacado. Uno de los submarinos alemanes informó de que llevaba rescatados 491 náufragos, de los cuales 15 eran mujeres y 16 niños. El segundo informó de 151 náufragos, con nueve mujeres y niños. Entonces recibieron órdenes de dejar en el agua a británicos y polacos con instrucciones de no moverse de allí hasta que llegaran los barcos franceses. Sin embargo, los capitanes de ambos submarinos no obedecieron y no dejaron a nadie abandonado.

Samuel Wilder había nacido en una ciudad que ahora es polaca, pero que entonces pertenecía al Impero Austro-húngaro. Su familia era judía, y pronto se trasladó a Viena, donde Samuel cursó sus estudios. Se había ganado la vida como escritor, periodista y guionista cinematográfico. Con el ascenso de Hitler marchó a París, donde llegó a dirigir una película, pero se marchó a Hollywood antes de que fuera estrenada. Allí, después de conseguir la nacionalidad estadounidense, se había convertido en un reputado guionista, con el nombre de Billy Wilder. Entre sus contribuciones más famosas estaba el guión de Ninotchka, de Ernst Lubitsch, por el que había recibido una nominación al Óscar al mejor guión. Ahora presentaba su primer trabajo como director en Hollywood, la comedia El mayor y la menor, protagonizada por Ginger Rogers y que fue todo un éxito de crítica. Ginger Rogers interpretaba a una joven que fingía tener doce años para conseguir billetes de tren más baratos y que se ve envuelta en un enredo que la obliga a mantener la farsa. El papel de su madre lo interpretó su madre real, que no era actriz profesional Rogers había estrenado otras dos películas ese año y unos meses más tarde estrenaría Aventura matrimonial junto a Cary Grant.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Commercial Trader) y otro griego (Joannis) en el Atlántico.

El 17 de septiembre el general Vandegrift envió dos compañías a perseguir a los japoneses en retirada. Dos compañías de la retaguardia japonesa les tendieron una emboscada y un pelotón quedó atrapado mientras el resto se retiraba. Por la noche los japoneses atacaron y mataron 24 marines. Sólo sobrevivieron unos pocos heridos.

Dos destructores soviéticos se unieron a la escolta del convoy PQ 18.

De los 8 británicos y 4 griegos que habían desembarcado en Rodas, sólo dos de los británicos llegaron al punto donde tenían que ser evacuados. Los demás fueron capturados. Los griegos fueron acusados de traición y ejecutados. Los británicos fueron tratados como prisioneros de guerra.

La aviación británica hundió un carguero italiano (Carbonia) cerca de la costa de Túnez. La aviación neozelandesa hundió un carguero alemán (Karpfanger) cerca de la costa noruega.

Vidkun Quisling reintrodujo la pena de muerte en el código criminal noruego.

Cinco aviones estadounidenses buscaban submarinos alemanes cuando encontraron botes salvavidas del Laconia, así como uno de los submarinos alemanes que llevaba los 151 náufragos a bordo y le lanzó cargas de profundidad. El submarino se sumergió y no resultó dañado. Luego llegó un crucero francés (Gloire), que recibió los náufragos de los dos submarinos alemanes y rescató también varios botes salvavidas. Luego recibió también los de otro barco francés y en total se contaron 373 italianos, 70 polacos  y 597 británicos, entre ellos 48 mujeres y niños.

Hasta entonces, era bastante habitual que los submarinos alemanes proporcionaran algo de comida, agua y medicinas a los náufragos de los barcos que hundían (aunque sólo fuera para que se notara que eran nazis, no japoneses), pero ese mismo día el almirante Dönitz promulgó la conocida como Orden del Laconia:

Todos los esfuerzos por salvar a los supervivientes de barcos hundidos, como pescar hombres sumergidos y ponerlos en botes salvavidas, enderezar botes volcados o suministrar agua o comida deben terminar. El rescate contradice las demandas más básicas de la guerra: la destrucción de los barcos hostiles y de sus tripulaciones. [...] Los supervivientes se salvarán únicamente si sus testimonios son relevantes para la nave. Sean duros. Recuerden que el enemigo no tiene consideración con las mujeres y los niños cuando bombardea ciudades alemanas.
A pesar de ello, algunos capitanes de submarinos alemanes siguieron prestando ayuda a los náufragos.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Mae) y otro británico (Peterton) en el Atlántico.

El 18 de septiembre otros dos destructores soviéticos se unieron a la escolta del convoy PQ 18. La aviación alemana pudo hundir un barco estadounidense (SS Kentucky).

En Madagascar se produjo un segundo desembarco británico, esta vez en Tamatave.

La población judía de Theresienstadt alcanzó un pico de 58.941 personas. La tasa de mortalidad también llegó ese mes al valor máximo de 3.941 personas. Los cuerpos permanecían varios días sin enterrar, y era habitual ver enterradores llevando ataúdes por las calles.

Otros 1.000 judíos salieron de Drancy hacia Auschwitz. Sólo sobrevivirían 21.

Submarinos alemanes hundieron un carguero canadiense (Norfolk) y otro noruego (Olaf Fostenes) en el Atlántico.

El 19 de septiembre La RAF bombardeó Saarbrücken y Munich, pero no causó daños graves.

El comando británico que tenía que atacar la central de Glomfjord se había encontrado con numerosas dificultades para llegar hasta ella sin que su presencia fuera advertida. Las provisiones empezaban a escasear y decidieron que la misión tenía que llevarse a cabo esa misma noche, fuera como fuera. Lograron acceder a la planta, pusieron los explosivos, pero tuvieron que hacerlos estallar precipitadamente porque su presencia fue detectada. La huida fue desordenada. Cuatro de ellos lograron llegar hasta la frontera sueca y desde allí regresaron a Gran Bretaña. Los demás fueron capturados. En el plano material, la operación fue un éxito, pues la central quedó fuera de servicio hasta el final de la guerra.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Wichita), otro británico (Quebec City) y español (Monte Gorbea) en el Atlántico.

El mal tiempo había hecho que los japoneses llevaran ya una semana sin bombardear Guadalcanal. Mientras tanto, ambos bandos estaban reforzando sus efectivos. El 20 de septiembre los japoneses llevaron 85 nuevos aviones a Rabaul, con lo que en total disponían de 117 aparatos. Por su parte, los estadounidenses llevaron 23 aviones más a Guadalcanal, con lo que en total contaban con 71. Unos días antes habían llegado 4.157 nuevos soldados, con los que Vandegrift pudo levantar un perímetro defensivo ininterrumpido alrededor de sus posiciones.

El que fuera presidente y primer ministro de Letonia, Kārlis Ulmanis, murió de disentería mientras disfrutaba del comunismo en una prisión soviética en Krasnovodsk.

Un submarino alemán hundió un destructor británico (HMS Somali) de la escolta del convoy PQ 18. Otro hundió un carguero estadounidense (Silver Sword) del convoy QP 14.

En el Cáucaso, los alemanes conquistaron Terek.

Los alemanes habían creado en Grecia la Organización Patriótica Nacional Socialista, que tenía su sede en el centro de Atenas y estaba reclutando voluntarios para formar una Legión Griega que combatiera junto a los alemanes en el frente oriental. Ese día la sede voló por los aires. Unos 40 miembros de la organización resultaron heridos, así como 6 alemanes, muchos ellos de gravedad, incluyendo al fundador de la organización, Spyros Sterodimas, que murió poco después. Al principio los alemanes responsabilizaron del atentado al Frente de Liberación Nacional, pero más tarde se supo que en realidad había sido obra de la Unión Panhelénica de Jóvenes Combatientes, otra organización de resistencia izquierdista que había sido fundada también el año anterior, pero que no se llevaba bien con el Frente de Liberación Nacional.

Los ingenieros estadounidenses habían logrado reparar el Zero de Akutan, que ese día realizó su primer vuelo de prueba. No tardaron en encontrar puntos débiles en su funcionamiento que podrían dar una ventaja significativa a los pilotos que se enfrentaran a aviones de ese tipo.

El submarino italiano que había participado en el rescate del Laconia traspasó sus náufragos a otro barco francés. En total, de las 2.732 personas a bordo del Laconia, habían sobrevivido 1.113. De los 1.619 que murieron, 1.420 eran prisioneros de guerra italianos. Los británicos y polacos acabaron presos en Casablanca.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Reedpool) cerca de la isla de Trinidad y otro que formaba parte del convoy SC 100 (Empire Hartebeeste) al sur de Groenlandia.

El 21 de septiembre un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Tene Maru) cerca de Shanghái.

Los nacionalistas indios no estaban siguiendo muy al pie de la letra las directrices no violentas de Gandhi. Ese día atacaron 550 oficinas de correos y 250 estaciones de ferrocarriles, destruyeron 70 comisarías de policía y dañaron 85 edificios gubernamentales. Unas 2.500 líneas telegráficas fueron cortadas. Los británicos desplegaron 57 batallones para restablecer el orden. Cientos de civiles fueron abatidos, algunos fueron azotados públicamente y miles fueron arrestados.

Gandhi insistía en que nadie debía matar o dañar en modo alguno a los británicos, pero que a la vez debía cesar toda forma de cooperación con ellos. Para entonces los británicos habían arrestado a decenas de miles de líderes indios. Esto debilitó enormemente al Congreso Nacional Indio, lo que a su vez benefició a la Liga Musulmana, que paulatinamente fue pasando de tener una representación minoritaria a contar con el predominio político en varias regiones de la India.

El convoy PQ 18 llegó finalmente a su destino, el puerto soviético de Arkhangelsk. Había perdido 13 mercantes de un total de 40, lo cual fue considerado un gran éxito.

Los alemanes lanzaron un contraataque con seis divisiones contra el saliente de Volkhov. La estrategia era la obvia: una parte atacó desde el norte y otra desde el sur con el propósito de aislar a las fuerzas soviéticas que se encontraban en la larga protuberancia del frente.

En las dos últimas semanas, 48.000 judíos habían sido deportados desde Varsovia hasta el campo de exterminio de Treblinka. El último convoy salió ese día con 2.196 judíos, entre ellos la policía judía que había participado en la organización de las deportaciones, conjuntamente con sus familias. Los judíos que todavía quedaban en la ciudad empezaron a fortificar sus casas para resistir futuras deportaciones, pero éstas terminaron súbitamente.

Otros 1.000 judíos fueron deportados de Francia con destino a Auschwitz. Sólo sobrevivirían 26.

Un submarino británico hundió un carguero francés (Liberia) cerca de la costa tunecina.

El Gloire llegó a Dakar con los náufragos rescatados del Laconia.

Un submarino alemán hundió un carguero yugoslavo (Predsednik Kopajtic) en el Atlántico.

El 22 de septiembre los japoneses llevaron a cabo un nuevo intento fallido de rescatar a los soldados que habían quedado abandonados en la isla de Goodenough.

Los alemanes dominaban ya el centro de Stalingrado.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Leonardo Palomba) cerca de la costa tunecina.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Bellingham), otro británico (Ocean Voice) y un petrolero británico (RFA Grey Ranger) del convoy QP 14 en el mar de Groenlandia. Otro hundió un petrolero estadounidense (Esso Williamsburg) al sur de Groenlandia.

En la isla de Timor seguían resistiendo las guerrillas australianas. Desde primeros de mes habían ido desembarcando más soldados japoneses y el 23 de septiembre el destructor australiano HMAS Voyager desembarcó una compañía de 450 hombres, pero la nave encalló durante el desembarco.

En Guadalcanal, el general Vandegrift envió un batallón de 930 hombres bajo el mando del lugarteniente Chesty Puller a "limpiar" los alrededores de los restos de las fuerzas de Kawaguchi, que se habían alejado, pero no retirado completamente. Ese mismo día ahuyentaron dos patrullas japonesas que estaban explorando las defensas estadounidenses.

Tras un lento avance por la isla, los británicos tomaron Antananarivo, la capital de Madagascar, pero no consiguieron capturar al gobernador francés, Armand Annet, que había escapado previamente. Desde allí continuaron avanzando hacia Moramanga.

Hitler llamó al dictador croata Ante Pavelić a su cuartel general en Vínnytsia, esencialmente para chillarle lo que estimó oportuno por los excesos y atrocidades que estaba cometiendo la Ustacha contra los croatas ortodoxos, que lo único que conseguían era fomentar rebeliones populares que luego los alemanes tenían que sofocar, lo cual, no sólo retenía efectivos alemanes que eran necesarios en el frente soviético, sino que además impedía que Croacia pudiera a su vez aportar tropas. Pavelić salió con las orejas gachas, pues ya se esperaba algo así. Por eso, antes de acudir a la entrevista con Hitler había publicado un "Importante anuncio del gobierno" en el que amenazaba a quienes difundían rumores sobre "amenazas inexistentes de que la Ustacha fuera desarmada por cierta potencia extranjera o de que el Ejército Croata fuera reemplazado por cierto ejército extranjero, o sobre la posibilidad de que cierta potencia extranjera se hiciera con el poder en Croacia". Los croatas no alcanzaron a adivinar qué potencia extranjera hubiera podido hacer tales cosas.

Rommel tuvo que regresar un tiempo a Alemania por problemas de salud y dejó al mando al general Georg Stumme. La (al menos aparente) inactividad de Montgomery ante la inactividad de Rommel inquietaba al gobierno británico, pero Montgomery se mostraba completamente seguro de sí mismo y de la conveniencia de esperar a que todo estuviera a punto. Ese día Churchill mandó un telegrama al general Alexander que empezaba así: Estamos en sus manos y, por supuesto, una batalla victoriosa compensa un retraso excesivo.

Hacía unas semanas que Montgomery había incorporado a sus planes lo que se conoció como Operation Bertram. La foto muestra lo que aparentaba ser un camión, pero una observación más atenta muestra que en realidad era un tanque cubierto con un toldo. La operación consistía en camuflar todos los tanques como camiones y, a la vez, preparar armazones que parecieran tanques, para confundir completamente a Rommel. Se había recurrido a varios artistas, diseñadores y arquitectos para preparar simulacros de tanques, cañones y otros elementos, que ahora estaban siendo producidos en grandes cantidades. También se estudió la forma de realizar el intercambio nocturno entre los tanques reales y los simulados para que los observadores del Eje no lo notaran.

 Otros 1.000 judíos fueron deportados de Francia con destino a Auschwitz. Sólo sobrevivirían 23.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero y un carguero británico (Athelsultan y Tennessee) del convoy SC 100, así como otro carguero británico (Bruyère) y otros dos noruegos (Lindvangen y Vibran) en el Atlántico.

El 24 de septiembre el batallón de Puller subió por una ladera del monte Austen y en la cima sorprendió a 16 japoneses que estaban allí acampados y que acabaron muertos. Sin embargo, el ruido de la escaramuza alertó a varias compañías japonesas que estaban cerca, bajo el mando del coronel Akinosuke Oka. Los japoneses atacaron y los estadounidenses se pusieron a cubierto y devolvieron el fuego, pero Oka ordenó a sus hombres que se retiraran hasta el río Matanikau. Los marines habían contado 13 muertos y 25 heridos, y en el campo hallaron 30 cuerpos japoneses.

Los japoneses descubrieron el destructor australiano encallado en Timor y enviaron aviones a bombardearlo, con lo que quedó inutilizado y fue volado por su propia tripulación.

Un submarino japonés hundió un carguero estadounidense (Losmar)

Un submarino griego hundió un carguero italiano (Fiume) cerca de Rodas.

Submarinos alemanes hundieron dos barcos más del convoy SC 100, un carguero estadounidense (Penmar) y otro belga (Roumanie). Otros tres cargueros estadounidenses fueron hundidos en el Atlántico (Antinous, John Winthrop y West Chetac).

El 25 de septiembre Puller envió a sus heridos de vuelta a la base y continuó su avance. Al anochecer acampó a medio camino entre el monte Austen y el río Matanikau.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Teibo Maru) cerca de Saigón.

Tras cinco días de intensa lucha, las fuerzas alemanas que atacaban el saliente de Volkhov desde el norte y desde el sur se unieron en Gaitolovo, formando así una bolsa con un ejército soviético y parte de otro.

Tres aviones británicos bombardearon el cuargel general de la Gestapo en Oslo. El objetivo de la misión era recordar a los noruegos que no habían sido abandonados por los aliados, pero la misión fue un fracaso: cuatro bombas entraron en el edificio, pero una no estalló y las otras tres lo atravesaron y estallaron fuera, dejando 80 civiles muertos o heridos.

Ese día se estrenó Fugitivos del infierno, dirigida por Raoul Walsh y protagonizada por Errol Flynn y Ronald Reagan. Trata sobre un bombardero británico que se estrella cerca de la frontera polaca y los cinco supervivientes tratan de escapar de Alemania. Reagan, que era entonces reservista, fue llamado para incorporarse a las fuerzas aéreas antes de que el rodaje hubiera terminado. La Warner pidió que la fecha se retrasara un mes y le concedieron 15 días, así que Walsh tuvo que rodar las escenas de Reagan en un orden distinto al previsto y en algunas tuvo que emplear a un doble. La película se estrenó en una gala especial para vender bonos de guerra. La recaudación fue muy buena (fue la segunda película de Flynn que superó los 2 millones de dólares), aunque la crítica señaló muchas similitudes entre el guión y el de dos películas estrenadas el año anterior. El interés del argumento había llevado a posponer el rodaje de El caballero audaz, también dirigida por Walsh y protagonizada por Flynn, que se estrenaría dos meses más tarde con el mismo éxito de taquilla. Reagan había cosechado también un gran éxito con Kings Row, hacía unos meses, a raíz de la cual la Warner le había triplicado el sueldo.

Submarinos alemanes hundieron un carguero (Empire Bell) y un barco de pasajeros británico (Boston) en el Atlántico.

El 26 de septiembre Puller llegó al río Matanikau y trató de cruzarlo por un puente construido por los japoneses, pero unos 100 japoneses mostraron su disconformidad y Puller se dirigió hacia el norte, hacia la desembocadura del río, para tratar de vadearlo. Oka frustró tanto dicho intento como un segundo intento de cruzar el puente. Puller volvió a la costa y allí recibió refuerzos bajo el mando del lugarteniente Edson, que a su vez traía un plan de ataque, cuyo primer paso era cruzar el puente.

Los japoneses completaron su retiradad de Ioribaiwa.

En las Filipinas los japoneses asaltaron los campos Fassoth, donde todavía se encontraba el sargento Hunt, que pudo escapar y fue auxiliado por la familia Franco, en Tibuc-Tibuc, desde donde marchó al norte aconmpañado de un filipino llamado José Balekow, que se convertiría en su guardaespaldas. Luego marchó hacia el norte y organizó una pequeña guerrilla en San José, que luego se unió a las fuerzas de Robert Lapham, un teniente que había escapado de Bataán cuando empezó a oír hablar de rendición junto con un centenar de soldados. Cuando Bataán cayó, les dejó elegir entre rendirse, continuar a sus órdenes, o seguir su propio camino. Paulatinamente varios grupos aislados se fueron reuniendo y organizando. En palabras del propio Lapham, la mayoría de los guerrilleros que murieron en la guerra fueron matados o capturados el primer año. Los restantes aprendimos a eliminar o ahuyentar espías y colaboradores y a ganarnos el apoyo y la confianza de los civiles, establecimos nuestra propia y efectiva red de espionaje y aprendimos a decidir cuándo ocultarnos y cuándo dejarnos ver.

El rey Cristián X de Dinamarca cumplía 72 años, y Hitler le escribió una larga y efusiva carta de felicitación. Debió de ser digno de ver cómo le cambiaría la cara cuando leyó la respuesta del monarca, un telegrama que le llegó ese mismo día: Spreche Meinen besten Dank aus. Chr. Rex. (Reciba mi mayor gratitud. Cr. Rey.) El embajador alemán en Copenhague fue llamado a Alemania y el embajador danés en Berlín fue expulsado. La popularidad del rey ascendió en Dinamarca, pero el gobierno consideró oportuno proponer a Hitler que el mismísimo príncipe heredero, Federico, fuera a Berlín para presentar sus disculpas, algo a lo que Hitler se negó.

En el Atlántico, submarinos alemanes atacaron el convoy RB 1 y hundieron un barco de pasajeros británico (New York), un carguero (Yorktown) y un destructor de la escolta (HMS Veteran). Otro submarino hundió también un carguero panameño (Tambour).

El 27 de septiembre los marines estadounidenses trataron de cruzar el puente sobre el río Matanikau, pero los japoneses los rechazaron infligiéndoles muchas bajas. Las comunicaciones con la base fueron difíciles porque ésta estaba sufriendo un nuevo bombardeo, después de varias semanas de calma. Como consecuencia, Vandegrift creyó que el puente había sido cruzado, por lo que procedió a poner en marcha la segunda fase del plan, que consistía en un desembarco en la retaguardia japonesa. Éste se llevó a cabo, bajo el mando del mayor Otho Rogers, y Oka lo consideró una amenaza grave, pero, en contra de lo que Vandegrift suponía, no estaba amenazado por dos flancos y pudo ordenar un ataque por dos bandas a las fuerzas de Rogers. Éste había ocupado una colina, pero pronto se vio bajo el fuego enemigo y una bomba de mortero lo mató poco después. El mando pasó al capitán Charles Kelley. Sin aparatos de radio, sus hombres usaron camisetas para escribir HELP en la ladera de la colina. Un avión estadounidense leyó el mensaje e informó por radio. Edson propuso una retirada (de los marines que seguían tratando de cruzar el Matanikau, pero Puller respondió: "No vas a abandonar a esos hombres", e inmediatamente salió corriendo con su ayudante, se puso en contacto con el destructor que estaba apoyando la operación, subió a bordo, se dirigió al punto donde había desembarcado Rogers, hizo desembarcar más hombres y se comunicó con Kelley mediante señales luminosas. Mientras tanto Oka había movido sus fuerzas para cortar el camino entre la costa y la colina donde se encontraban los marines, pero tras 30 minutos de fuego de la artillería del destructor el camino quedó expedito y los marines pudieron ser evacuados, cubiertos por el destructor y por los que habían desembarcado a la playa. En la colina quedaron 32 cadáveeres.

Los alemanes dominaban ya la parte sur de Stalingrado, pero los soviéticos conservaban el centro y el norte. Las casas estaban infestadas de francotiradores de ambos bandos. Entre los francotiradores soviéticos había un gran número de mujeres. Cuando comenzó la batalla, 75.000 mujeres y niñas habían recibido entrenamiento militar y sanitario. Muchas baterías antiaéreas que combatían a la aviación y a los tanques alemanes estaban manejadas por mujeres. Tres mujeres recibieron el título de Héroe de la Unión Soviética por su labor conduciendo tanques.

Stalingrado se había convertido, tanto para Hitler como para Stalin, en una cuestión de prestigido más allá del valor estratégico de la ciudad. La presión sobre los generales al mando (Friedrich Paulus y Vasili Chuikov) era inmensa. A Paulus le apareció un tic en el ejo izquierdo, que más tarde se extendería a todo el lado izquierdo de la cara. A Chuikov le brotó un eczema que obligó a vendarle ambas manos.

Otros 1.004 judíos fueron deportados de Francia con destino a Auschwitz. Sólo sobrevivirían 15.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Francesco Barbaro) cerca de la costa griega.

La aviación británica hundió un submarino alemán cerca de la costa atlántica francesa.

El crucero alemán Stier se encontró con un carguero estadounidense (Stephen Hopkins) que había zarpado de Ciudad del Cabo. Había mucha niebla y el carguero no pudo identificar la silueta que divisaba, pero contaba con algunos cañones y ametralladoras y se preparó para un posible combate. Tres minutos más tarde, a las 8:55, el Stier abrió fuego, el Stephen Hopkins respondió enérgicamente y provocó daños graves en el barco atacante, pero también sufrió varios impactos que causaron la muerte de 42 tripulantes. Finalmente tuvo que alejarse, pero no llegó muy lejos, pues al poco tiempo se escoró y se hundió. Sin embargo, el Stier no había quedado mejor parado. El capitán ordenó abandonar el barco y poco después, a las 11:40 estalló.

El 28 de septiembre un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Tamon Maru) cerca de la costa de Japón.

Otros 904 judíos fueron deportados de Francia con destino a Auschwitz. Sólo sobrevivirían 18.

Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Alcoa Mariner) en la boca del Orinoco. Otro hundió dos cargueros brasileños (Lagés y Ozório) en el estuario del Amazonas, y un tercer carguero brasileño (Antonico) resultó hundido ante la costa de las Guayanas.

Montgomery encargó al lugarteniente Brian Horrocks que arrebatara a los italianos una zona para situar en ella artillería de cara al próximo ataque a las fuerzas del Eje en El Alamein. La operación se llevó a cabo el 29 de septiembre, pero fue un fracaso y los británicos tuvieron que retirarse con 328 bajas.

Un submarino soviético hundió un carguero alemán (Franz Rudolf) en el Báltico.

Jardiel Poncela había estrenado ese año su comedia Es peligroso asomarse al exterior, y ahora estrenaba Los habitantes de la casa deshabitada.

Submarinos alemanes hundieron cuatro cargueros británicos en el Atlántico (Baron Ogilvy, Empire Avocet, Lifland y Registan).

El 30 de septiembre un submarino japonés hundió un carguero panameño (Camila) en el océano Índico. Un destructor australiano hundió cerca de Madagascar un carguero francés (Amiral Pierre).

Un terrorista del IRA murió en un tiroteo en Irlanda, en el que también murió un policía irlandés como consecuencia de fuego amigo.

Un convoy de 210 judíos salió de Drancy con destino a Auschwitz. Ninguno sobreviviría a la guerra.

Submarinos alemanes hundieron tres cargueros británicos (Alipore, Kumsang y Siam II) en el Atlántico.

Richard Sorge, el espía soviético que había sido capturado en Tokyo había confesado bajo tortura, pero la Unión Soviética negó en todo momento cualquier relación con él, incluso cuando en tres ocasiones los japoneses propusieron canjearlo por espías propios. Su esposa, Katya, fue arrestada por la NKVD bajo la acusación de ser una espía alemana, y fue deportada a un gulag, donde moriría meses más tarde.

Herschel Grynszpan, el judío que había asesinado an Ernst vom Rath en París, fue trasladado a la prisión de Magdeburgo, y allí se pierde su rastro.

La expansión japonesa
Índice Victorias en África