ANTERIOR
STALINGRADO
SIGUIENTE

Las posiciones japonesas en Nueva Guinea eran cada vez más precarias. El 1 de enero de 1943 los australianos atacaron Buna y, tras un combate que se prolongó durante todo el día, sólo quedaron algunos focos aislados de resistencia. En Guadalcanal, los japoneses atrincherados en la fortaleza Gifu consumieron ese día sus últimas raciones de alimento. Las tropas aliadas que los atacaban estaban sufriendo muchas bajas, en gran parte debidas a las enfermedades tropicales.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Renzan Maru) cerca de la costa japonesa.

La situación de los alemanes en el frente soviético no era más alentadora. Ese día una division Panzer tuvo que retirarse del río Terek, en el Cáucaso, para no ser rodeada. Más al sur, los alemanes empezaron a construir una fortaleza en el delta del río Kuban, en la península de Taman, separada de Kerch, en Crimea, por el estrecho de Kerch. Constaba de cinco líneas de defensa, con un espesor de 60 km.

En África los británicos ocuparon la Somalia Francesa, unas semanas después de que se hubiera rendido el gobernador francés, Christian Dupont. En Francia, el primer ministro Pierre Laval recibió ese día la exigencia alemana de que 250.000 franceses estuvieran disponibles en un plazo de mes y medio para ser enviados a trabajar a Alemania (ya había 240.000 franceses en esa situación).

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Arthur Middleton) cerca de Orán. La Luftwaffe hundió otro (St. Merriel) ante la costa de Argelia.

Un submarino soviético hundió un carguero alemán (Muansa) ante la costa noruega.

Un crucero británico hundió un carguero alemán (Rhakotis) cerca de la costa atlántica española.

Un submarino alemán hundió un carguero sueco (Brageland) cerca de la costa brasileña.

El crucero alemán Michel hundió un carguero británico (Empire March) en el Atlántico Sur.

En Los Álamos (Nuevo México) empezó a funcionar un laboratorio secreto bajo la dirección de Robert Oppenheimer, con el objetivo de construir las primeras bombas atómicas.

Walt Disney estrenó un cortometraje titulado El rostro del Führer, en el que el pato Donald tiene que vivir en una Alemania de pesadilla, aunque luego despierta y contempla con alivio que todo había sido un sueño.

El 2 de enero las últimas tropas japonesas en Buna salieron por mar. El mes anterior había caído Gona, pero todavía quedaba una cabeza de playa japonesa entre ambas localidades. Esa noche llegó un regimiento estadounidense de refuerzo que relevó a algunas unidades australianas. También llegaron tropas estadounidenses de refresco a Guadalcanal.

Un submarino estadounidense hundió un barco de vigilancia japonés (Ebon Maru) en el Pacífico.

Los convoyes a Malta seguían llegando sin dificultades. Ese día llegaron un carguero y un petrolero escoltados por seis destructores.

La Luftwaffe hundió un carguero británico (Empire Metal) cerca de la costa de Argelia.

El 3 de enero el Ejército Rojo retomó Mozdok a los alemanes, en el Cáucaso.

Draža Mihajlović ordenó limpiar de Ustacha y musulmanes la región de Čajniče, en Bosnia, alegando que ambas milicias se dedicaban a matar civiles servios, a asaltar aldeas servias y a violar mujeres y niñas.

Durante el año anterior, la marina británica había estado entrenando un cuerpo de hombres rana para misiones especiales. Ese día dos submarinos lanzaron cinco minisubmarinos para atacar la costa siciliana, cerca de Palermo. En general, la misión fue un fracaso. Todos los minisubmarinos se perdieron, un submarinista resultó muerto y cinco fueron capturados, y las minas que colocaron en barcos no explotaron, salvo las del crucero Ulpio Traiano, que resultó hundido.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Baron Dechmont y British Vigilance) cerca de la costa americana.

El 4 de enero los alemanes intentaron rescatar la guarnición de Velikiye Luki, pero su avance se detuvo a 8 km de la ciudad.

A la región polaca de Zamość llegó la primera ola de colonos alemanes dispuestos a ocupar las casas de los polacos previamente expulsados. En cada colonia habían sido nombradas las autoridades locales oportunas, tanto administrativas como judiciales. También se había dispuesto la celebración de algunas fiestas paganas precristianas, en las que los colonos estaban obligados a participar. Los nuevos colonos convivían con algunos polacos que no habían sido expulsados, y con ucranianos que eran menos hostiles, pues los alemanes procuraron que se beneficiaran también parcialmente de la expulsión previa de polacos y judíos. Además recibieron algunos "privilegios", como que las iglesias ortodoxas ucranianas permanecieron abiertas, mientras que las polacas católicas fueron cerradas. A causa de la diferencia de trato, algunos polacos trataron de ser registrados como ucranianos, a lo cual los ucranianos accedieron a cambio de que se aceptaran la ortodoxia, y esto generó algunos conflictos adicionales. La resistencia polaca, en cuanto comprendió la magnitud del proyecto alemán de germanización del territorio polaco, trató de obstaculizarlo en todo lo posible. Muchos polacos huyeron de la zona para unirse a grupos guerrilleros que realizaban toda suerte de acciones de sabotaje.

El 5 de enero la aviación estadounidense hundió un carguero japonés (Keifuku Maru) en Rabaul.

Tropas soviéticas entraron en Velikiye Luki y dividieron a la guarnición en dos: una parte quedó aislada en una ciudadela y el resto en la zona de la estación de ferrocarril.

Pavle Đurišić quemó 33 pueblos musulmanes en Montenegro. Según un informe que envió luego a Mihajlović, había matado a unos 400 guerrilleros musulmanes y a unas 1.000 mujeres y niños musulmanes. Otro grupo de chetniks, bajo el mando de Vojislav Lukačević, inició también ataques ese día, y otra unidad bajo el mando de Rade Korda quemó 15 casas y mató a 15 personas.

Un submarino británico hundió un mercante italiano (Città di Palermo) que estaba siendo usado como transporte de tropas. Murieron 921 de las personas a bordo.

El 6 de enero políticos estonios se reunieron en Estocolmo para acordar que Jüri Uluots, el último primer ministro constitucional del país, continuara ejerciendo como tal, para preservar la continuidad de la República de Estonia.

La aviación estadounidense hundió un submarino alemán cerca de la costa brasileña.

El 7 de enero los japoneses desembarcaron en Lae, en la costa este de Nueva Guinea. La aviación australiana hundió uno de los transportes (Nichiryu Maru). Murieron unos 400 soldados.

El general Konstantin Rokossovsky, que estaba al frente del Ejército Rojo en el frente del Don, declaró un alto el fuego y ofreció a Paulus unas condiciones de rendición bastante generosas. Mediante megafonía y la aviación, los soviéticos se encargaron de que los soldados alemanes las conocieran. Rokossovsky hacía ver a Paulus que su situación era insostenible. Paulus solicitó permiso a Berlín para aceptar la rendición, pero le fue denegado. La respuesta fue: "La capitulación no se plantea. Cada día más que el ejército resiste ayuda al frente entero y mantiene a las divisiones rusas alejadas de él". Paulus no respondió a la oferta soviética.

Durante los tres últimos días, los alemanes habían matado entre 15.000 y 20.000 judíos del gueto de Lwów, incluyendo a los últimos miembros que quedaban del consejo judío. Lo que quedaba del gueto se convirtió en un campo de trabajo con unos 12.000 judíos "legales" y varios millares de "ilegales" (sobre todo mujeres, niños y ancianos que permanecían escondidos).

El ejército búlgaro entró en el suroeste de Servia y tras una enérgica "pacificación", la actividad de los partisanos disminuyó sensiblemente.

La Luftwaffe hundió dos barcos de un convoy aliado en el Mediterráneo, uno noruego (Akabahra) y otro británico (Benalbanach). En el naufragio del segundo murieron 410 personas. Por su parte, la aviación estadounidense hundió un destructor italiano (Bersagliere) en Palermo.

Nikola Tesla vivía en un hotel de Nueva York. En su puerta llevaba dos días colgado el cartel de "No molestar", pero una doncella decidió no hacer caso, entró en la habitación y se lo encontró muerto. El forense determinó que la causa había sido una trombosis coronaria. Tenía 86 años. El FBI incautó todas sus pertenencias e hizo que ingerieros evaluaran si alguno de sus escritos podría contener ideas que no debieran caer en manos enemigas. Sin embargo, el veredicto fue que en los últimos 15 años Tesla se había centrado en cuestiones de carácter especulativo o filosófico, sin ninguna base sólida.

El convoy TM 1, con nueve petroleros escoltados por la Royal Navy, había salido de la isla de Trinidad con rumbo a Gibraltar. El 8 de enero un submarino alemán detectó el convoy y pronto acudieron otros. Esa noche uno de ellos hundió un petrolero británico (Oltenia II) y otro noruego (Albert L.Ellsworth). Un destructor contraatacó y dañó uno de los submarinos. Los otros se alejaron. Otro submarino hundió un carguero británico (Yorkwood) ante la costa de Brasil.

El 9 de enero un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Yosinogawa Maru) cerca de Nueva Guinea.

El gobierno de Wang Jingwei (el estado chino títere de Japón) firmó un tratado con Japón por el que quedaban abolidas todas las concesiones territoriales en China a potencias extranjeras. La firma del tratado estaba prevista para unas semanas más tarde, pero se adelantó para anticiparse a la firma de un tratado similar entre Chiang Kai-shek y los aliados.

El avance británico en Birmania se había estancado. La artillería no podía con los bunkers japoneses y la artillería japonesa rechazaba cualquier aproximación de la infantería británica. El general al mando, Wilfrid Lewis Lloyd, pidió tanques para organizar un ataque con posibilidades de éxito.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Emilio Morandi) cerca de la costa de Túnez.

Los submarinos alemanes volvieron a atacar al convoy TM 1. Por la mañana dañaron tres de los petroleros (los británicos Empire Lytton y Minister Wedel y el panameño Norvik), y a su vez uno de ellos fue dañado por la escolta. Por la noche regresaron y los hundieron. Además, uno de los submarinos hundió otro carguero británico (William Wilberforce) que no formaba parte del convoy y pasaba cerca sin escolta.

Mientras tanto, otro convoy, cerca de la costa de las Guayanas, fue atacado por submarinos alemanes, que hundieron tres cargueros y un petrolero estadounidense (Birmingham City, Collingsworth, Minotaur y Broad Arrow). Otro carguero estadounidense (Louise Lykes) fue hundido también por otro submarino.

El 10 de enero los marines estadounidenses iniciaron un ataque contra las posiciones japonesas en Guadalcanal, en la zona que llamaban "el caballo galopante", por su forma en el mapa. Emplearon seis batallones de artillería y 24 aviones. El avance tuvo poca oposición excepto en algunos momentos en los que fue necesaria la intervención de la aviación. Al final del día habían capturado varias colinas. Al mismo tiempo, tras haber atravesado la jungla que rodeaba al monte Austen, otras unidades atacaron la retaguardia japonesa, la zona a la que llamaban "caballito de mar". La oposición que encontraron también fue escasa.

Destructores japoneses hundieron con cargas de profundidad un submarino estadounidense (USS Argonaut) en el Pacífico. Otro submarino estadounidense hundió el destructor japonés Okikaze.

Los soviéticos iniciaron la "operación anillo" con un bombardeo masivo a los alrededores de Stalingrado.

Las SS rodearon el gueto de Mińsk para llevar a cabo una nueva deportación, pero los judíos (unos 250 se encerraron dispuestos a resistir). El edificio fue incendiado con los judíos dentro.

El 11 de enero los japoneses lograron detener el avance estadounidense en el caballo galopante. Los marines andaban escasos de agua y sufrieron muchas bajas por el calor. Por el contrario, el caballito de mar quedó completamente bajo control estadounidense, con lo que el Gifu quedó aislado.

Un carguero japonés (Chifuku Maru) fue hundido por un submarino estadounidense en el Pacífico.

Carlo Tresca era un periodista anarquista italiano que había emigrado a los Estados Unidos, donde había lanzado vehementes campañas contra el estalinismo, el fascismo y la mafia italiana, con lo cual la lista de sus enemigos era bastante larga. Ese día un pistolero lo asesinó mientras caminaba por la Quinta Avenida de Nueva York. Entre las distintas hipótesis sobre quién ordenó su muerte está la de que vue Vito Genovese, que entonces se encontraba en Italia y había entablado una estrecha amistad con Galeazzo Ciano, el yerno de Mussolini, a quien, al parecer, suministraba cocaína. Genovese había donado unos 4 millones de dólares al partido fascista.

Ese día llegó a Malta un convoy de cinco cargueros y un petrolero procedentes de Alejandría y escoltados por nueve destructores. Había sobrevivido sin pérdidas a un ataque con torpedos y a una tormenta.

Un carguero británico (Ocean Vagabond) fue hundido por su submarino alemán en el Atlántico Norte. El convoy TM 1 volvió a ser atacado por submarinos alemanes, y un petrolero (British Dominion) resultó hundido. Al día siguiente el convoy llegó a Gibraltar. Había perdido siete barcos.

El 12 de enero, desde el caballito de mar, en Guadalcanal, los estadounidenses trataron de alcanzar el caballo galopante, pero fueron detenidos por una fortificación japonesa.

En Nueva Guinea los australianos atacaron las posiciones japonesas en el camino de Sanananda, pero los tres tanques de apoyo fueron destrozados por un cañón oculto. No obstante, los japoneses se retiraron esa noche hacia la ciudad.

Ese día 2.100 marines estadounidenses desembarcaron en Amchitka, en el archipiélago de las Aleutianas, pero no hallaron rastro de japoneses. No obstante, el mal tiempo hundió un destructor (USS Worden).

En su ataque a Stalingrado, los soviéticos habían perdido 26.000 hombres y la mitad de sus tanques, pero la situación de Paulus era cada vez más desesperada. Mientras tanto los soviéticos iniciaban otra ofensiva al sur del lago Ladoga, contra las fuerzas alemanas que asediaban Leningrado. El ataque se llevó a cabo simultáneamente desde San Petersburgo (al oeste) y desde el este. Tras más de dos horas de bombardeo por parte de la artillería que terminaron con una andanada de Katyushas, se inició el avance de la infantería, los tanques y la artillería. Las fuerzas del frente de Leningrado lograron tomar varias cabezas de puente en el río Neva. El avance desde el este fue menos exitoso, y algunas fortalezas alemanas fueron rebasadas sin haber sido neutralizadas. Los alemanes aprovecharon la noche para reorganizar sus tropas y tratar de contener el avance soviético.

Montgomery había recibido refuerzos en las últimas semanas, de modo que superaba a Rommel 4 a 1 en infantería y 7.5 a 1 en tanques. Finalmente retomó la ofensiva con un intenso bombardeo contra Buerat.

Ese día se estrenó La sombra de una duda, la película que Alfred Hitchcock declararía ser su favorita. Excepcionalmente, el director aparece 16 minutos en escena, jugando una partida de bridge. Las críticas fueron excelentes.

El 13 de enero el capitán Charles Willis Davis se ofreció voluntario para dirigir a otros cuatro hombres a un montículo estratégico en el sistema defensivo japonés en el caballo galopante. Reptando entre la hierba llegaron a unos 9 metros de los japoneses. Éstos les lanzaron granadas, pero no explotaron, entonces Davis y sus hombres lanzaron ocho granadas que sí lo hicieron. Davis se puso en pie y, disparando su rifle con una mano, hizo una señal de avanzar a sus hombres, y entre todos mataron o ahuyentaron a los japoneses que había en el montículo. Por la noche todo el caballo galopante estaba en manos estadounidenses. En la zona contaron 170 cadáveres japoneses. Las bajas estadounidenses no llegaron a 100.

Mientras se desarrollaban los combates alrededor del Gifu, otra división de la Marina Estadounidense atacaba las posiciones japonesas costeras en Guadalcanal. Los japoneses fueron expulsados de algunas de sus posiciones, pero resistieron en otras.

Submarinos estadounidenses hundieron dos cargueros japoneses en el Pacífico (Iwashiro Maru y Siraha Maru).

Los soviéticos estaban teniendo grandes pérdidas en su ofensiva sobre Leningrado. Los alemanes habían logrado detener el avance soviético, pero no recuperar el terreno perdido. Mientras tanto, los soviéticos ponían en marcha la segunda fase de la operación Saturno en el Cáucaso. Cuatro ejércitos maniobraron para rodear al segundo ejército húngaro cerca de Svoboda.

Una corveta canadiense hundió un submarino alemán cerca de la costa de Argelia y un avión estadounidense hundió otro cerca de la costa brasileña.

El actor Freddie Bartholomew tenía ahora 18 años. Ese día se alistó en el ejército, pero poco después sufriría una lesión en la espalda durante los entrenamientos, por lo que tuvo que estar hospitalizado durante siete meses.

Tras dos días de intentos infructuosos de rodear la fortificación japonesa alrededor del Gifu en Guadalcanal, el 14 de enero los estadounidenses lograron destruirla con la artillería, matando a 13 japoneses. Los japoneses que quedaban dispersos en la zona del caballito de mar lograron deslizarse entre las posiciones estadounidenses en su retaguardia y llegaron a posiciones amigas. En total dejaron 558 cadáveres alrededor del caballito de mar.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Shiraha Maru) en el Pacífico.

Los soviéticos reanudaron su avance hacia Leningrado, aunque a un ritmo más lento. Los principales puntos fuertes del sistema defensivo alemán habían quedado aislados. En el Cáucaso los húngaros trataban de retirarse para no ser encerrados, y con ello dejaban expuesto a un cuerpo italiano que empezó a retroceder preventivamente en contra de las instrucciones de sus superiores alemanes e italianos. Dos cuerpos blindados soviéticos (con 400 tanques) irrumpieron en el cuartel general del 24º Panzerkorps alemán y lo arrasaron por completo.

En Velikiye Luki, los alemanes aislados en la ciudadela lograron abrirse paso durante la noche hasta alcanzar las líneas alemanas. Unos 150 hombres lograron llegar sanos y salvos. El grueso de la guarnición seguía rodeado por el ejército soviético.

Un destructor británico hundió un submarino italiano (Narvalo) cerca de Malta. Un submarino británico hundió un carguero francés (Oued Tifled) en el Mediterráneo.

Ese día se inició la Conferencia de Casablanca, en la que Churchill y Roosevelt se reunieron en la ciudad africana. Stalin había sido invitado, pero declinó su asistencia arguyendo que la batalla de Stalingrado requería su presencia en la Unión Soviética. El general De Gaulle se había negado a participar, pero finalmente asistió ante el temor de que Henrí Giraud fuera reconocido como único líder de la Francia Libre. Giraud también asistió, y la tensión entre ambos generales franceses fue notoria.

El 15 de enero los estadounidenses lanzaron un nuevo ataque contra el Gifu en el monte Austen, pero fue rechazado. Mientras tanto, en la costa los japoneses recibían una orden de retirada a una línea preestablecida a 1.200 metros hacia el oeste.

Un avión estadounidense hundió cerca de Rangún un carguero japonés (Nichimei Maru) que transportaba tropas y prisioneros de guerra.

Los tanques soviéticos irrumpían ahora en Rossoch, donde estaba el cuartel general de las tropas italianas de la zona. Éstas contraatacaron y lograron expulsarlos.

Un destructor británico y una corbeta canadiense hundieron un submarino italiano (Tritone) cerca de Argel. Un submarino británico hundió un carguero italiano (Emma) en el Mediterráneo.

Un submarino alemán hundió un carguero griego (Annitsa) y otro noruego (Harboe Jensen) cerca de la costa libia.

Incapaz de resistir el avance de Montgomery, Rommel se retiró de Buerat tras haber destruido su puerto.

Varios miembros del IRA, Hugh McAteer, Patrick Donnelly, Ned Maguire y Jimmy Steele, se fugaron de la cárcel de Belfast en la que estaban confinados.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Ocean Courage) cerca de las islas Cabo Verde.

Walt Disney estrenó el cortometraje "Educación para la muerte", en la que se muestra cómo un inocente niño es educado en Alemania hasta convertirse en un nazi perfecto.

Ese día se terminó la construcción en el Estado de Virginia de la nueva sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Al principio iba a estar situado en un terreno que tenía forma de pentágono irregular, y los planos se adaptaron a dicha forma, pero luego se cambió la ubicación a otro terreno sin esas limitaciones, y entonces los planos se modificaron para que el edificio tuviera forma de pentágono regular. Por ello es conocido como El Pentágono. El edificio fue organizado según las leyes de segregación racial vigentes en Virginia, con aseos y comedores separados para blancos y negros, pero cuando Roosevelt acudió a inaugurarlo ordenó eliminar todos los carteles de "Whites Only", con lo que el Pentágono se convirtió en el único edificio de Virginia en el que las leyes de segregación no estuvieron en vigor. Es el mayor edificio de oficinas del mundo. Ocupa una superficie de 600.000 m2, de los cuales 340.000 m2 son oficinas.

El 16 de enero los estadounidenses usaron altavoces para presentar una propuesta de rendición a los japoneses del Gifu. Sólo cinco soldados se rindieron. En la costa, los marines estadounidenses lograron atrapar una gran bolsa de soldados japoneses que trataban de ejecutar la orden de retirada.

Un submarino estadounidense hundió un transporte japonés (Kinposan Maru) en el Pacífico.

Los tanques soviéticos volvieron a a tacar Rossoch y esta vez lograron ocuparla.

En Stalingrado los soviéticos ocuparon el aeropuerto de Pitomnik. A Paulus ya sólo le quedaba otro, el de Gumrak.

La guarnición alemana en Velikiye Luki se se rindió a los soviéticos.

Iraq declaró la guerra a las potencias del Eje.

Destructores británicos hundieron un carguero italiano (D'Annunzio) en el Mediterráneo.

La RAF bombardeó Berlín.

Un submarino alemán hundió un petrolero noruego (Nortind) en el Atlántico.

El 17 de enero los estadounidenses lanzaron un ataque sobre el Gifu en el que lanzaron 1.700 proyectiles durante hora y media. En la costa, la bolsa formada el día anterior fue aniquilada, con 643 japoneses muertos y dos prisioneros.

Submarinos estadounidenses hundieron dos cargueros japoneses en el Pacífico (Heiyo Maru y Yachiyo Maru).

El segundo ejército húngaro estaba dividido en dos bolsas rodeadas por el Ejército Rojo, una en Ostrogosjk y otra en Karpenkovo. Mientras tanto, unos 100.000 soldados italianos se retiraban desordenadamente. Pronto se juntaron con unos 7.000 alemanes, los restos del 24º Panzerkorps, y unos 30.000 húngaros que habían logrado escapar al rodeo.

Taj al-Din al-Hasani, el presidente sirio, murió de un ataque al corazón. Fue sucedido interinamente por Jamil al-Ulshi.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Llanashe) en el océano Índico.

Submarinos británicos hundieron un destructor (Bombardiere) y un carguero italiano (Zenobia Martini) en el Mediterráneo.

La RAF volvió a bombardear Berlín mientras la Luftwaffe bombardeaba Londres.

Un submarino alemán hundió un ballenero panameño (Vestfold) en el Atlántico.

El 18 de enero los estadounidenses atacaron el lado oeste del Gifu, que era el más débil, y lograron destruir algunos bunkers. Mientras tanto, en la costa los soldados japoneses eran informados de que el Alto Mando había decidido que Guadalcanal fuera abandonada, por lo que debían prepararse para ejecutar un plan evacuación. Este plan recomendaba el suicidio a los soldados que no pudieran moverse, para así "mantener la estupidez del Ejército Imperial" (los filólogos discuten si cierta palabra japonesa debe traducirse aquí por "estupidez" o tal vez mejor por "honor").

En Nueva Guinea distintas unidades australianas estaban llegando ante las posiciones japonesas en Sanananda.

Un avión estadounidense hundió un carguero japonés (Yamafuku Maru) cerca de las islas Salomón.

Un submarino japonés hundió un carguero australiano (Kalingo) en el mar de Tasmania.

Los chindits lograron cortar la vía férrea entre Mandalay y Myitkyina, en Birmania.

En Leningrado las fuerzas soviéticas que avanzaban en sentidos opuestos entraron finalmente en contacto, formando un pequeño pasillo que rompía el bloqueo y dividía en dos a las fuerzas alemanas.

Tras casi cuatro meses de tranquilidad, los alemanes entraron de repente en el gueto de Varsovia y empezaron a arrestar judíos. Unos 600 murieron en altercados y otros 5.000 fueron sacados de sus casas. Ante su sorpresa, los judíos se defendieron y varios cientos de insurgentes les lanzaron cócteles Molotov. Los alemanes, desprevenidos, tuvieron que abandonar el gueto. Los insurgentes crearon barricadas y mataron a algunos judíos colaboracionistas.

Joseph Goebbels pronunció en el Palacio de los Deportes de Berlín el que fue el más famoso de sus discursos, ante una audiencia muy numerosa, pero cuidadosamente seleccionada para garantizar una respuesta entusiasta. Tras un rótulo gigantesco en el que se leía: La guerra total, la guerra más corta, Goebbels reconoció que el Reich se encontraba en dificultades, y que por ello era imprescindible la implicación en la guerra de toda la sociedad alemana, pues la alternativa era que el bolchevismo y el judaísmo (que más o menos eran lo mismo) se extendiera por Europa. Anunció y explicó diversas medidas de austeridad que era necesario adoptar para que Alemania pudiera sobreponerse a los últimos acontecimientos adversos. Era la primera vez que el régimen nazi admitía públicamente que existía el riesgo de perder la guerra.

La aviación aliada hundió un carguero sueco (Algeria) ante la costa neerlandesa.

Submarinos británicos hundieron un carguero alemán (Favør) y otro italiano (Sportivo) en el Mediterráneo.

Un submarino transportó hombres-rana británicos desde Malta para sabotear el puerto de Trípoli, pero la misión fracasó y ninguno regresó.

El 19 de enero los últimos japoneses que habían estado defendiendo el caballo galopante lograron llegar a territorio amigo.

Submarinos estadounidenses hundieron dos cargueros y un petrolero japonés en el Pacífico (Myoho Maru, Seikai Maru y Genyo Maru).

Ante el éxito que estaba teniendo en Stalingrado, el general Zhúkov fue ascendido a mariscal.

El primer ministro albanés Mustafa Merlika-Kruja fue sustituido por Egrem Lobohova. Bajo el gobierno de Merkika-Kruja más de 70.000 servios fueron expulsados de Albania, y otros tantos musulmanes albaneses colonizaron Kosovo y Macedonia, donde estaban llevando a cabo una persecución religiosa contra la Iglesia Ortodoxa. En un discurso, Merkika-Kruja anunció que los servios serían enviados a campos de concentración o directamente asesinados.

Rommel abandonó Trípoli. Dos destructores británicos atacaron a una flotilla de dragaminas y otros barcos auxiliares italianos que abandonaban el puerto para refugiarse en Túnez. Todos ellos (11 barcos en total) resultaron hundidos. Por otra parte, submarinos británicos hundieron dos cargueros italianos (Commercio y Edda).

El 20 de enero la lluvia obligó a suspender el ataque al Gifu. Esa noche 11 soldados japoneses fueron abatidos mientras trataban de escapar de la fortaleza.

Un submarino estadounidense hundió dos transportes japoneses (Surabaya Maru y Meiu Maru) y murieron casi un millar de sus ocupantes.

Fuerzas alemanas e italianas iniciaron en Bosnia una operación a gran escala contra los partisanos yugoslavos. Éstos resistieron en algunos lugares y lograron organizar contraataques nocturnos.

Los italianos hundieron cuatro de sus cargueros en Trípoli para que no cayeran en manos enemigas. Además, otro carguero (Irma) fue hundido por destructores británicos y un submarino (Santorre Santarosa) encalló y fue hundido por una lancha torpedera británica.

Un submarino alemán hundió un carguero belga (Jean Jadot) cerca de la costa argelina.

Los estadounidenses confundieron los preparativos de la evacuación japonesa de Guadalcanal con la llegada de nuevos refuerzos, y el 21 de enero quedaron desconcertados al ver la escasa resistencia que encontraban a su avance hacia la costa desde el caballo galopante.

Los japoneses habían evacuado Sanananda, y únicamente los enfermos y heridos oponían resistencia.

Submarinos estadounidenses hundieron un carguero (Asama Maru) y un transporte japonés (Kenkon Maru) en el Pacífico.

Los estadounidenses ocuparon las islas Russell, en el archipiélago de las Salomón.

Durante los días precedentes, los soviéticos habían barrido las tropas alemanas que habían quedado aisladas entre el lago Ladoga y el pasillo que comunicaba con Leningrado. Todos los intentos por cerrarlo por parte de los alemanes habían resultado infructuosos. Ese mismo día se inició la construcción de una vía férrea por el pasillo, que tenía unos 10 km de anchura. Tras unos días de pausa, los soviéticos retomaron su ataque a Stalingrado, presionando hacia el aeropuerto de Gumrak.

En el Cáucaso, los italianos en retirada lograron reorganizarse en Postojali, y empezaron a preparar un contraataque sobre Sceljakino. Dos divisiones se habían rendido unos días antes en Valuiki. Los soviéticos tomaron Stavropol.

Un submarino británico hundió un mercante armado italiano (Città di Genova) en el Adriático. Otro hundió un submarino alemán cerca de Córcega. La aviación de Malta hundió un petrolero italiano (Saturno). Por su parte, la Luftwaffe hundió un carguero británico (Hampton Lodge) cerca de la costa de Argelia.

El 22 de enero los estadounidenses lograron llevar un tanque al monte Austen, que resultó decisivo para abrir una brecha en las defensas japonesas, por la que penetró la infantería.

En Sanananda cesó toda resistencia organizada por parte de los japoneses. En total, en la defensa de las cabezas de playa entre Buna y Gona, los japoneses habían sufrido 4.000 muertos, más otros 3.000 víctimas de enfermedades. Unos 1200 heridos habían sido evacuados y más de 250 habían sido capturados. Las bajas australianas y estadounidenses ascendían a casi 2.000 muertos y más de 12.000 heridos o enfermos.

Un submarino estadounidense hundió dos cargueros japoneses (Hassu Maru y Yashima Maru) en el Pacífico.

En Stalingrado, Paulus volvió a pedir permiso para rendirse, y nuevamente le fue denegado.

Las tropas de Montgomery entraron en Trípoli.

La aviación aliada hundió un carguero alemán (Ruhr) cerca de Palermo.

En Casablanca, el rey Muhammad V de Marruecos recibió la promesa de un Marruecos independiente por parte del presidente Roosevelt.

Dos aviones británicos bombardearon Colonia. Por primera vez, fueron guiados por un sistema de localización electrónica llamado oboe, que aumentó extraordinariamente la precisión del ataque, que dejó 5 muertos, 22 heridos y 55 edificios dañados, más de lo que en ocasiones anteriores se había conseguido con cien bombarderos en malas condiciones meteorológicas.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros griegos (Mount Mycale y Vassilios A. Polemis) y uno sueco (Neva) en el Atlántico.

En las primeras horas del 23 de enero, viendo que la batalla estaba perdida, los japoneses que defendían el Gifu (sólo quedaba un centenar) lanzaron una última carga en la que murieron casi todos. Al amanecer los estadounidenses controlaban el Gifu. En él encontraron 431 cadáveres, y otros 87 en los alrededores. En total 175 estadounidenses habían muerto en el monte Austen. En la costa tomaron Kokumbona. Creyendo todavía que la llegada de refuerzos japoneses era inminente, los estadounidenses mantuvieron gran parte de sus tropas en reserva, cuando podrían haber atrapado fácilmente a las tropas enemigas en retirada.

Un submarino estadounidense hundió un destructor japonés (Hakaze) en el Pacífico.

Los soviéticos capturaron el aeropuerto de Gumrak, con lo que Paulus ya no podía evacuar a sus heridos ni recibir suministros más que lanzados en paracaídas.

En el Cáucaso dos divisiones italianas se enfrentaron al ejército soviético en Varvarovka y sufrieron grandes pérdidas. Unidades enteras fueron aniquiladas. Tras el combate las tropas italianas volvieron a una retirada caótica y desesperada. Los soviéticos tomaron Armavir.

Esa noche 23 comandos británicos y 10 noruegos fueron transportados hasta la isla noruega de Stord, donde volaron una mina de pirita, capturaron tres soldados alemanes y se hicieron con documentación y equipamiento. Las bajas fueron de un soldado muerto, y otros dos soldados y ocho marineros heridos.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Viminale) en el Mediterráneo.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros estadounidenses en el Atlántico (Benjamin Smith y City of Flint).

La película Casablanca se había estrenado hacía ya unos meses en Nueva York, pero no se distribuyó en los Estados Unidos hasta esta fecha, coincidiendo con la celebración de la Conferencia de Casablanca.

El 24 de enero el ejército soviético inició una nueva operación encaminada a recuperar Voronezh aprovechando una vez más la debilidad de las tropas húngaras en el frente oriental. La maniobra involucraba a casi un millón de soldados y 2.100 tanques, que atacaron por dos frentes a unos 300.000 soldados alemanes y húngaros con 960 tanques. Mientras tanto el general Paulus informaba por radio: 18.000 heridos sin la menor ayuda de vendas o medicinas. Hitler ratificó su orden de resistir hasta la muerte.

Los alemanes tomaron Slunj a los partisanos yugoslavos.

Los alemanes asesinaron a un millar de judíos del gueto de Stanisławów que carecían de permisos de trabajo. Otros 1.500 o más fueron deportados al campo de exterminio de Janowska.

La aviación británica de Malta hundió dos cargueros italianos en el Mediterráneo (Pistoia y Verona).

Durante los últimos tres días, los alemanes, con la colaboración de unos 12.000 policías franceses, registraron casa por casa la mayor parte de la ciudad de Marsella (salvo los barrios ricos). Unas 40.000 personas fueron identificadas, de las cuales se arrestó a unas 6.000, de los cuales a su vez unos 2.000 judíos fueron enviados a campos de concentración. Los cerca de 30.000 habitantes del barrio antiguo del puerto fueron desalojados y todos los edificios fueron demolidos, porque los alemanes consideraban que sus calles estrechas y retorcidas eran un "nido de terroristas".

La Conferencia de Casablanca terminó y Roosevelt anunció al mundo que los aliados no estaban dispuestos a aceptar sino una rendición incondicional de las potencias del Eje. Churchill procuró disimular su sorpresa al escuchar dicha declaración, ya que él nunca se había pronunciado al respecto y tenía dudas de que fuera viable exigir tanto. De lo que sí que se había hablado era de los pasos siguientes de los aliados. Roosevelt era partidario de invadir Francia a través del Canal de la Mancha, mientras que Churchill no lo veía posible de momento y había abogado por mantener el plan previsto de invadir Sicilia como paso previo a una invasión de la Italia continental. Roosevelt aceptó seguir el criterio británico en Europa a cambio de una mayor implicación de Gran bretaña en la guerra contra Japón.

Un submarino alemán hundió un carguero noruego (Ringstad) cerca de Terranova.

En un intento de conseguir la superioridad aérea durante el desalojo de Guadalcanal, el 25 de enero 58 aviones japoneses atacaron la base aérea estadounidense en la isla. Los estadounidenses enviaron 14 aviones contra ellos y derribaron cuatro sin sufrir a su vez bajas.

Los alemanes habían logrado crear una pista aérea de emergencia en Stalingrado, pero los soviéticos la habían destruido. El general Paulus recibió una nueva oferta de rendición y volvió a pedir permiso a Hitler para aceptarla. Insistió en que sus hombres carecían de comida o municiones, y que no estaban en condiciones de dirigirlos. Hitler insistió en que debían resistir hasta la muerte. Paulus destituyó al comandante Walther von Seydllitz-Kurzbach porque había dado a sus suboficiales la opción de rendirse si lo consideraban oportuno. Unos días más tarde Seydlitz huiría junto con otros oficiales bajo fuego alemán para rendirse ante los soviéticos. Hitler lo condenó a muerte in absentia.

Los partisanos yugoslavos lograron una victoria contra las fuerzas alemanas en Sanski Most. Infligieron cuantiosas bajas a los alemanes y se apoderaron de varias ametralladoras y cañones antitanque. Mientras tanto otro regimiento alemán se encontró aislado en Benakovac y durante más de una semana tuvo que mantenerse a la defensiva.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Lackenby) cerca de Groenlandia.

El 26 de enero un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Ushio Maru) cerca de la isla filipina de Luzón. Otro hundió un segundo carguero (Fukurei Maru) y también un barco de transporte de tropas (Buyo Maru) que, además de tropas japonesas, llevaba prisioneros de guerra. El capitán del submarino, el comandante Dudley Walker Morton, ordenó ametrallar a los supervivientes, tanto a los que nadaban como a los que estaban en botes salvavidas, incluyendo a los prisioneros de guerra, que eran indios y los confundió con japoneses. De las 1126 personas a bordo, murieron 87 japoneses y 195 prisioneros indios (no todos a causa de los disparos, sino también por el hundimiento mismo).

Mientras tanto las tropas soviéticas tomaban Voronezh.

Las tropas alemanas en Stalingrado quedadon divididas en dos mitades. Paulus se encontraba en la mitad situada al sur, y perdió toda comunicación con la otra mitad de sus tropas.

Unos 4.000 italianos que huían en el Cáucaso se encontraron con una división soviética que les cortaba el paso junto a la aldea de Nikolayevka. Un primer ataque fue rechazado, pero luego los soviéticos huyeron ante un ataque masivo en el que los italianos emplearon casi todos sus efectivos. Así pudieron abrirse paso, aunque con muchas pérdidas, y unos días más tarde llegaron a las líneas del Eje.

Un submarino alemán hundió un carguero soviético (Krasnyi Partizan) en el mar de Barents.

Las tres principales organizaciones de la resistencia francesa no comunistas del sur de Francia (Combat, Franc-Tireur y Libération-Sud) se unieron para formar los Movimientos Unidos de Resistencia, como fruto de la mediación de Jean Moulin, el enviado del general de Gaulle.

El 27 de enero 83 aviones japoneses procedentes de Rabaul se enfrentaron a 28 aviones estadounidenses en Guadalcanal. Seis aviones japoneses y seis estadounidenses fueron derribados. El bombardeo causó escasos daños.

En el Cáucaso, el balance final de la última ofensiva soviética contra las tropas italianas y húngaras en la última fase de la Operación Saturno fue de 52.000 muertos y unos 71.000 prisioneros. Los soviéticos contaron unos 33.000 muertos y heridos en la operación.

Los alemanes tomaron Rakovika a los partisanos yugoslavos, con lo que Bihać quedó amenazada.

Un total de 50 bombarderos llevaron a cabo el primer bombardeo estadounidense contra territorio alemán. El objetivo principal fue la base naval de Wilhelmshaven.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros estadounidenses (Cape Decision y Julia Ward Howe) en el Atlántico.

El 28 de enero un submarino japonés lanzó diez bombas contra Port Gregory, en Australia, en un intento de desviar la atención aliada sobre la evacuación de Guadalcanal. Ninguna de las bombas causó daño alguno y el ataque pasó poco más que desapercibido.

Las tropas japonesas que habían desembarcado en Lae, en Nueva Guinea, habían avanzado por tierra hacia Wau, donde había una base australiana. En su avance, se encontraron con una compañía australiana que resistió una acometida japonesa durante todo el día, si bien al anochecer las municiones empezaban a escasear.

Las tropas alemanas en Stalingrado quedaron divididas en tres bolsas aisladas. El número de heridos superaba ya los 40.000.

Los partisanos yugoslavos sorprendieron a una división alemana cuando se disponía a iniciar un ataque hacia Ključ y dispersaron sus unidades.

El gobierno alemán promulgó una nueva ley de alistamiento, por la que todos los varones entre 16 y 65 años y todas las mujeres entre 17 y 50 podían ser movilizadas.

Glyndwr Michael era hijo de un minero galés que se había suicidado cuando él tenía 15 años. Su madre murió cuando él cumplió 31, y entonces, sin hogar ni amigos, se había trasladado a Londres, donde había vivido mendigando en las calles hasta que murió a los 34 años, por haber ingerido comida envenenada que habían dejado en un almacén para matar ratas. Esto había sucedido hacía cuatro días. La cantidad ingerida de veneno era muy pequeña, y si le había provocado la muerte era debido a su mal estado de salud. Todo esto convertía al cadáver de Michael en lo que Ewen Montagu, un oficial de los servicios de inteligencia de la Royal Navy, llevaba un tiempo buscando: un cadáver que nadie reclamaría y que pudiera pasar por el de un piloto fallecido al haberse estrellado su avión en el mar. En efecto, los aliados estaban preparando una invasión de Sicilia, y Churchill estaba preocupado porque el objetivo le parecía obvio: Cualquiera menos un maldito loco sabría que es Sicilia, había afirmado durante la Conferencia de Casablanca, por lo que cualquier intento de convencer a Hitler de que el objetivo era otro se consideraba de gran importancia.

Por ello, a Montagu se le había encargado desarrollar una operación de engaño que pronto recibiría el nombre de Operación Carne Picada, consistente en poner documentación en un cadáver arrojado al mar cerca de la costa española con documentación que pudiera hacer creer a los alemanes que los aliados preparaban una invasión de Grecia y Cerdeña, con Sicilia como mero objetivo de distracción. El cadáver de Michael fue introducido en un congelador y los médicos indicaron que podría conservarse en condiciones razonables durante unos tres meses. Luego ya no engañaría a nadie.

La idea del plan parece remontarse a un informe firmado cuatro años atrás por el almirante John Godfrey, en el que se destacaba la importancia de la desinformación y se ponían ejemplos de técnicas para lograrla. Sin embargo, la redacción del texto apunta a que en realidad había sido ideado por su ayudante personal, el teniente comandante Ian Fleming. Por otra parte, poco antes de la invasión aliada del norte de África (la Operación Antorcha) se había producido un caso real de la situación que ahora se planeaba imitar: un avión que volaba desde Gran Bretaña hasta Gibraltar con documentos secretos se había estrellado cerca de Cádiz y el cadáver de uno de sus ocupantes había acabado en una playa cerca de Tarifa. Las autoridades españolas habían devuelto el cuerpo a los británicos, en el cual se encontró una carta comprometedora que, según las investigaciones, nunca había sido abierta.

El presidente Roosevelt se entrevistó con el brasileño Getúlio Vargas, para tratar de la implicación de Brasil en el esfuerzo bélico. Unos meses más tarde se crearía la Fuerza Expedicionaria Brasileña.

Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Charles C. Pinckney) cerca de las Azores.

Ese día se estrenó La llama sagrada, un drama dirigido por George Cukor y protagonizado por Spencer Tracy y Katharine Hepburn. Trata sobre un periodista que pretende escribir una biografía sobre un héroe de guerra muerto en un accidente y ello le lleva descubrir que era un fascista que estaba fraguando un complot contra los Estados Unidos. La película obtuvo beneficios, pero bastante moderados, y las críticas fueron tibias. El propio Cukor no quedó satisfecho con el resultado.

El 29 de enero los japoneses arrollaron a los australianos que habían tratado de detener su avance hacia Wau. Mientras tanto aviones australianos llegaban a Wau con refuerzos y suministros. Los japoneses llegaron a alcanzar una esquina del aeropuerto, pero fueron rechazados.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Nichiun Maru) cerca de las islas Salomón. Un submarino japonés hundió a su vez un carguero estadounidense (Samuel Gompers) cerca de Nueva Caledonia.

Aún convencidos de que los japoneses estaban planeando llevar refuerzos a Guadalcanal, en lugar de evacuar la isla, una flota aliada formada por cuatro portaaviones, tres acorazados, 12 cruceros y 25 destructores fue enviada a la zona con la misión de aportar refuerzos y de forzar un enfrentamiento con la flota japonesa. Cuando estaba poniéndose el sol, los radares detectaron 31 bombarderos japoneses que maniobraban para atacar desde el este, de modo que los aviones salieran de la oscuridad, mientras que la flota quedaba todavía perfilada por la luz del sol poniente. Pese a todo, la primera oleada no causó daño alguno y un avión fue derribado. Sin embargo, una segunda oleada causó daños graves al crucero Chicago poco antes de la medianoche.

Mientras tanto un submarino japonés fue embestido y hundido por dos corvetas neozelandesas cerca de Guadalcanal tras hora y media de batalla.

Los soviéticos recuperaron Maykop, en el Cáucaso. Ese día lanzaron una nueva ofensiva con 325.000 hombres y 362 tanques contra los alemanes en la cuenca del Donets, conocida como Operación Gallop. Los soviéticos no tuvieron dificultad en penetrar las líneas defensivas de los alemanes, que tuvieron que retroceder hasta Voroshilovgrado.

Los partisanos yugoslavos habían tenido que abandonar Bihać y ahora los alemanes entraban en la ciudad sin encontrar resistencia. A su vez, esto forzó a los partisanos a abandonar la región de Banija, y miles de refugiados se fueron con ellos, acosados por la aviación alemana.

Un submarino alemán hundió un carguero soviético (Ufa) en el mar de Barents. La aviación neozelandesa hundió un carguero alemán (Kaldnes) cerca de la costa noruega.

La RAF bombardeó de nuevo Berlín.

La aviación aliada hundió un carguero italiano (Vercelli) cerca de la costa de Túnez.

El 30 de enero aviones japoneses se acercaron de nuevo a la flota estadounidense que se encontraba cerca de la isla Rennell, en el archipiélago de las Salomón. Los aviones estadounidenses los ahuyentaron, pero informaron de la posición de la flota. Posteriormente llegó una nueva oleada de bombarderos que atacó al Chicago hasta que resultó hundido. El destructor La Vallette también resultó dañado. La propaganda japonesa afirmó que un acorazado y tres cruceros habían resultado hundidos, mientras que los estadounidenses trataron de ocultar por un tiempo el hundimiento del Chicago. Por otra parte, la flota estadounidense se retiró de la zona, lo que facilitó enormemente a los japoneses la evacuación de Guadalcanal.

El general Paulus informó a Hitler de que sus hombres estaban a unas horas del colapso. La respuesta de Hitler fue una muestra de su genio estratégico: comunicó por radio una larga lista de promociones para Paulus y sus oficiales. Concretamente, Paulus fue ascendido a mariscal de campo. A los ojos del inexperto en la historia militar alemana, la medida podría parecer una tontería, pero no. En toda la historia militar alemana, un mariscal de campo nunca se había rendido, así que ahora Paulus tampoco podía rendirse, ya que ello supondría una deshonra para la historia militar alemana. Ese día era el décimo aniversario de la llegada de Hitler al poder, pero Hitler no habló en público. En su lugar, Goebbels leyó por radio el texto de su discurso.

Los alemanes, persiguiendo a los partisanos yugoslavos, llegaron a Bosanska Krupa.

Churchill estaba en Ankara, donde se entrevistó en secreto con el primer ministro İsmet İnönü en un intento de convencerlo de que Turquía entrara en la guerra.

Los partisanos yugoslavos tomaron la ciudad de Gornji Vakuf.

La RAF bombardeó de nuevo Berlín. Además 148 aviones bombardearon Hamburgo y provocaron 119 incendios, 71 de los cuales fueron grandes, y causaron 58 muertos y 164 heridos. Sólo se perdieron 5 aviones.

En Francia se creó una Milicia paramilitar para luchar contra la resistencia. Su máximo dirigente era Pierre Laval. Sus primeros integrantes fueron franceses de extrema derecha, pero pronto se afiliaron a ella anticomunistas, delincuentes menores a los que se les prometió la anulación de sus condenas y también gentes diversas que habían perdido familiares en ataques aliados o que habían sido amenazados o extorsionados por la resistencia. Los milicianos no tardaron en protagonizar fusilamientos sumarios, interrogatorios con torturas, delaciones, etc. La resistencia consideraba a la Milicia más peligrosa que la Gestapo, pues sus integrantes entendían bien el francés y conocían bien las ciudades y el campo, y podían infiltrarse más fácilmente en las redes de la resistencia.

En Túnez, el ejército alemán encontró algunas fuerzas francesas cerca de Faid, que fueron derrotadas y dos batallones estadounidenses cercanos fueron rodeados.

La aviación británica estacionada en Malta hundió un carguero italiano (Parma) en el Mediterráneo, mientras que la aviación estadounidense hundía otro (Noto) cerca de Bizerta, en Túnez.

Un submarino alemán hundió un carguero noruego (Daghild) en el Atlántico.

El 31 de enero a las 7:00 el general Paulus estaba durmiendo cuando alguien llamó a su puerta. Se incorporó y entró el general Arthur Schmidth, que le entregó un papel a la vez que decía: Enhorabuena. Ha sido ascendido al rango de mariscal de campo. El despacho ha llegado esta mañana. Paulus leyó el despacho y dijo: No puedo dejar de pensar que es una invitación al suicidio, pero no pienso hacerles ese favor. El oficial continuó hablando: Al mismo tiempo, debo decirle que los rusos están en la puerta. Y al decir esto abrió la puerta y un general soviético entró junto con un intérprete. El general anunció que Paulus y sus oficiales eran sus prisioneros. Mientras Paulus dormía, los soviéticos habían entrado en su cuartel general y el general Schmidt había negociado la rendición. Interrogado por los soviéticos, Paulus negó haberse rendido e insistió en que había sido capturado por sorpresa. También negó estar al mando de las otras dos bolsas de fuerzas alemanas que seguían resistiendo en Stalingrado. Una de ellas se rindió ese mismo día, pero la tercera, bajo el mando del general Karl Strecker, continuaba resistiendo. En total, los soviéticos hicieron 91.000 prisioneros en Stalingrado, de los cuales sólo 6.000 supervivientes regresarían a Alemania tras la guerra. Ese mismo día las emisoras de radio alemanas interrumpieron su programación habitual para anunciar la derrota en Stalingrado, entre los acordes del segundo movimiento de la Séptima sinfonía de Bruckner. Era la primera vez que el gobierno alemán reconocía una derrota.

La aviación estadounidense hundió dos submarinos franceses (Calypso y Nautilus) y un carguero italiano (Spoletto) en Bizerta.

En Guadalcanal, los japoneses habían detenido el avance estadounidense en el río Bonegi durante varios días a la espera de iniciar la evacuación, pero el 1 de febrero, con la ayuda del bombardeo desde dos destructores, los estadounidenses lograron cruzar el río, pero no continuaron su avance de forma inmediata, sin saber que esa misma noche iban a llegar los primeros barcos para llevarse a los japoneses de la isla. Por su parte, unos 1.500 marines desembarcaron esa mañana. Los japoneses, temiendo que los barcos entorpecieran la evacuación, enviaron 53 aviones contra ellos. Los estadounidenses los confundieron con aviones amigos y no reaccionaron hasta que empezó el bombardeo. El destructor USS De Haven no tardó en ser alcanzado y hundido. Murieron 167 de sus 329 tripulantes. Otro destructor resultó dañado, mientras que ocho aviones japoneses y tres estadounidenses fueron derribados.

Mientras tanto, 20 destructores japoneses avanzaban hacia Guadalcanal para iniciar la evacuación. La aviación estadounidense detectó su llegada y 92 aviones atacaron la flota en dos oleadas. El barco que dirigía la flota fue dañado y tuvo que regresar a puerto. Cuatro aviones fueron derribados. Luego la flota japonesa se enfrentó durante tres horas a lanchas torpederas estadounidenses, tres de las cuales resultaron hundidas.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Fushimi Maru) en el Pacífico.

En Birmania el avance británico seguía estancado en Arakan. El mayor Lloyd había pedido que le enviaran tanques para romper el frente japonés, pero sólo le enviaron ocho, cuando Lloyd estimaba que serían necesarios 50 o más. Una brigada india inició un ataque, pero los tanques se atascaron en las trincheras o fueron destrozados por la artillería japonesa.

Submarinos soviéticos atacaron la costa noruega y hundieron varios barcos alemanes, entre ellos dos cazasubmarinos. Un submarino británico hundió también un carguero alemán (Othmarschen) en el Atlántico Norte.

En Túnez los aliados tuvieron que retroceder ante un ataque alemán y formar una nueva línea defensiva cerca de Sbeitla.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Pozzuoli) cerca de Sicilia.

En las primeras horas del 2 de febrero se terminó el embarque de 4.935 soldados japoneses que zarparon de Guadalcanal. Los testimonios describen unos soldados demacrados, la mayoría enfermos e incapaces de comer nada sólido. Poco después, uno de los destructores de escolta (Makigumo) sufrió una gran explosión, probablemente por el impacto de una mina. El barco tuvo que ser abandonado y hundido. Durante el viaje de regreso la flota sufrió un ataque por parte de la aviación estadounidense, pero no provocó ningún daño grave.

El general Strecker fue informado de que uno de sus oficiales había ido a negociar la rendición con los soviéticos. Entonces ordenó el alto el fuego y envió su último mensaje por radio a Alemania. Hitler estaba furioso. Dijo que Paulus podría haberse liberado de todo sufrimiento y haber ascendido a la Eternidad y a la Inmortalidad Nacional, pero que en su lugar había preferido ir a Moscú. Aseguró que nunca más promocionaría a nadie a mariscal de campo. También dijo:

En tiempos de paz, entre 18.000 y 20.000 alemanes al año eligen suicidarse, incluso sin encontrarse en una situación equiparable. He aquí un hombre que ve a 50.000 o 60.000 de sus soldados morir defendiéndose valientemente hasta el final. ¿Cómo ha podido rendirse a los bolcheviques?

Todavía quedaban unos 10.000 soldados alemanes que resistían por su cuenta en Stalingrado en grupos aislados. Las bajas del Eje en Stalingrado ascendían a más de 300.000 alemanes, 114.000 italianos, 109.000 rumanos y más de 100.000 húngaros, alrededor de 700.000 hombres en total, frente a más de un millón de soldados soviéticos. A partir de ese momento la impresión general en todo el mundo pasó a ser que Alemania iba a perder la guerra.

Mientras tanto los soviéticos iniciaban la Operación Estrella hacia Járkov y Kursk, ya cerca de la frontera ucraniana.

Colonia fue bombardeada por 161 aviones.

Rommel entró en Túnez. Una división de paracaidistas británicas atacó las posiciones alemanas en los macizos de Djebel Mansour y Djebel Alliliga, en Túnez.

Un submarino británico hundió dos cargueros italianos (Salemi y Valsavoia) cerca de Capri.

Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Jeremiah van Rensselaer) cerca de Groenlandia.

El 3 de febrero un nuevo intento de avance británico en Arakan obtuvo algunos éxitos iniciales, pero finalmente los japoneses recuperaron el terreno perdido.

En Yugoslavia los alemanes rescataron al regimiento que había quedado encerrado en Benakovac.

Tras haber vencido una fuerte resistencia, los paracaidistas británicos dominaban Djebel Mansour y Djebel Alliliga, pero las bajas sufridas los obligaron a abandonar la segunda posición para reforzar la primera. Allí quedaron aislados.

Hamburgo fue bombardeada por 263 aviones, aunque muchos tuvieron que regresar antes de lo previsto debido al mal tiempo.

La aviación británida hundió un submarino alemán en el océano Atlántico. Otros submarinos alemanes hundieron un carguero y dos petroleros británicos (Rhexenor, Inverilen y Cordelia), un carguero estadounidense (Greylock) y un barco de transporte de tropas (Dorchester), éste cerca de Groenlandia. Con él se hundieron 675 de las 904 personas a bordo. El impacto de los torpedos averió el sistema eléctrico y el barco quedó a oscuras. Cuatro capellanes militares George Lansing Fox (metodista), Alexander David Goode (judío), John Patrick Washington (católico) y Clark Vandersall Poling (protestante), lograron calmar a los soldados y organizaron la evacuación del barco. Cuando los chalecos salvavidas se agotaron antes de que todos tuvieran uno, ellos cuatro se quitaron los suyos y se los cedieron a otros. Ayudaron a cuantos pudieron a que subieran a los botes salvavidas y, cuando ya no quedaron más, unieron sus brazos y se hundieron con el barco rezando y cantando himnos. Son recordados como "los cuatro capellanes".

Ese día se estrenó Fuerza aérea, dirigida por Howard Hawks y basada en un incidente real sucedido durante el bombardeo de Pearl Harbor. La emotiva escena en la que el muere el protagonista (un piloto estadounidense) fue encargada al escritor William Faulkner, aunque su nombre no aparece en los títulos de crédito.

El 4 de febrero los marines estadounidenses continuaron su avance desde el río Bonegi. Mientras tanto 20 destructores japoneses se dirigían hacia Guadalcanal para continuar con la evacuación. Contra ellos salieron 72 aviones estadounidenses en dos oleadas, que lograron dañar gravemente uno de los destructores. Un total de 11 aviones fueron derribados, mientras que los japoneses sólo perdieron uno. El embarque de tropas por la noche se llevó a cabo sin incidentes. Un total de 3.921 hombres fueron evacuados esa noche. Los estadounidenses seguían creyendo que los destructores japoneses estaban desembarcando hombres, en lugar de evacuándolos, por lo que procedían con mucha cautela.

En Nueva Guinea, ante el riesgo de ser rodeados, los japoneses suspendieron el ataque a Wau. La operación había dejado unos 1.200 muertos, frente a 349 bajas australianas.

La armada soviética frustró un intento alemán de desembarcar tropas en Malaya Zemlya, cerca de Novorossiysk, en el mar Negro.

En Yugoslavia tres divisiones alemanas completaron el cerco a la región de Grmeč. Dos brigadas partisanas quedaron encerradas, así como unos 15.000 habitantes.

Unos 3.500 chetniks atacaron la región de Bukovica, en Montenegro. Tras un breve enfrentamiento contra las milicias musulmanas se hicieron con el control de la zona durante varios días, a lo largo de los cuales quemaron más de 1.500 edificios y mataron (previa tortura en algunos casos) a numerosos civiles, principalmente mujeres y niños menores de 18 años, pues la mayoría de los hombres logró escapar. El número de víctimas se estima alrededor del medio millar.

Un consejo de guerra había condenado al oficial griego Kostas Perrikos a 15 años de cárcel y tres penas de muerte. Ese día se ejecutó la primera de las tres. Otros de los que habían sido arrestados junto a él habían sido declarados inocentes, pero habían sido fusilados igualmente hacía ya casi un mes como represalia ante otros actos de sabotaje.

Los británicos recapturaron Djebel Alliliga.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Le Tre Sorelle Marie) en el Mediterráneo.

Un marinero de uno de los barcos que integraban el convoy SC 118 lanzó imprudentemente una bengala poco antes del amanecer, en medio del Atlántico, y un submarino alemán la detectó. A su vez, la escolta del convoy detectó el submarino y logró hundirlo, pero después de que transmitiera la posición del convoy.

El 5 de febrero los soviéticos desembarcaron refuerzos en Novorossiysk.

Finalmente, los británicos tuvieron que abandonar Djebel Mansour y Djebel Alliliga.

Un submarino británico hundió un petrolero italiano (Utilitas) cerca de Palermo. Un submarino alemán hundió un carguero noruego (Henrik).

El general neerlandés Hendrik Seyffardt acababa de ser nombrado asesor del gobierno nazi de los Países Bajos. Estaba encargado de reclutar voluntarios para las SS y para luchar en el frente oriental. Esa noche llamaron a la puerta de su casa y, cuando la abrió y se identificó, recibió dos disparos del estudiante comunista Jan Verleun, que iba acompañado del doctor Gerrit Kastein, el cabecilla de un grupo de resistencia comunista contra la ocupación alemana conocido como CS-6. Los nazis respondieron a estos atentados matando a 50 rehenes neerlandeses y con varias redadas en las universidades.

El gobierno de Pierre Laval promulgó una ley por la que todos varones franceses de entre 21 y 23 años (salvo que cumplieran algún requisito previsto de exención) debían viajar a Alemania a trabajar para el Reich. Hasta entonces los enviados habían ido "voluntariamente". En los meses siguientes un total de 600.000 franceses salieron hacia Alemania para cumplir el Servicio de Trabajo Obligatorio.

Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (West Portal) en el océano Atlántico.

La escolta del convoy SC 118 dañó dos submarinos alemanes.

Ese día se estrenó El forajido, dirigida y producida por Howard Hughes y protagonizada por dos actores desconocidos (nunca habían actuado hasta entonces): John Alexander Beutel, de 28 años, que adoptó el nombre artístico de Jack Beutel y encarnaba a Billy el Niño, y Ernestine Jane Geraldine Russell, de 22 años, que adoptó el nombre de Jane Russell. La película se había terminado hacía ya dos años, pero había tenido problemas con la censura. Finalmente había logrado su aprobación, pero sólo duró una semana, pues tras ese tiempo la censura la prohibió de nuevo.

Además de algunas cuestiones polémicas, como la insinuación de una relación homosexual entre Billy el Niño y Doc Hollyday, o el hecho de que los protagonistas cometían actos inmorales sin terminar castigados por ello, lo que más indignó a los censores fue el papel destacado que, tanto en numerosas escenas de la película como en los carteles promocionales, se le daba a los generosos escotes de Jane Russell. Hughes inició una campaña de propaganda contra la prohibición de su película y a Russell le llovieron las ofertas para participar en anuncios publicitarios y saltó inmediatamente a la fama, convertida en sex symbol. En una ocasión Bob Hope la presentó como "las dos y la única Jane Russell", y dijo que "Cultura es la habilidad de describir a Jane Russell sin mover las manos". Howard Hughes dijo que "hay dos razones por las que los hombres van a verla y son suficientes". Beutel, en cambio, pasó directamente al olvido. Pasarían ocho años antes de que interpretara otro papel.

Tras su retirada de Wau, los japoneses habían tratado de destruir las instalaciones aliadas desde el aire, pero el mal tiempo lo había impedido. Sólo el 6 de febrero se produjo un enfrentamiento aéreo cuando un escuadrón de ocho aviones estadounidenses que estaban patrullando la zona divisaron 24 aviones japoneses que se acercaban y derribaron 11 de ellos. Otro grupo de 12 aviones estaban bombardeando el aeropuerto de Wau, pero otros ocho aviones que escoltaban a varios transportes se lanzaron sobre ellos y derribaron siete aparatos. Un avión estadounidense que estaba dando vueltas para aterrizar fue derribado, y otro avión fue dañado en tierra. En el aeropuerto hubo varios heridos por el ataque. Aviones procedentes de Port Moresby se unieron al combate y en total el número de aviones japoneses derribados ascendió a 24.

Mientras tanto los estadounidenses llegaban al río Umasani en Guadalcanal.

El general Erich von Manstein se entrevistó con Hitler en su cuartel general de Rastenburg para discutir unas propuestas que le había enviado previamente. Hitler autorizó un contraataque a las fuerzas soviéticas que avanzaban por la cuenca del Don.

Hendrik Seyffardt murió de las heridas recibidas en el atentado que había sufrido el día anterior.

Tras su estreno en Brasil el año anterior, Disney estrenó Saludos amigos en los Estados Unidos.

Submarinos alemanes hundieron un carguero griego (Polyktor) y otro polaco (Zagloba) en el océano Atlántico.

El 7 de febrero los destructores japoneses (18 en total) iniciaron un último viaje para completar la evacuación de Guadalcanal. Una vez más la flota sufrió el ataque de la aviación estadounidense. Japoneses y estadounidenses perdieron un avión cada uno, y uno de los destructores resultó gravemente dañado.

Los alemanes ocuparon Petrovac, en Yugoslavia.

El CS-6 disparó contra otro consejero del gobierno neerlandés, el fiscal H. Reydon, y contra su esposa, la cual murió en el acto, mientras que Reydon moriría unos meses más tarde como consecuencia de sus heridas.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Empire Webster) cerca de la costa argelina y dañó otro (Empire Banner), que posteriormente fue hundido por la Luftwaffe.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Afrika) y otro griego (Kalliopi), un petrolero estadounidense (Robert E. Hopkins), un barco estadounidense de transporte de tropas (Henry R. Mallory, en el que murieron 272 de las 494 personas a bordo) y un barco de rescate británico (Toward) del convoy SC 118, cerca de Groenlandia. También dañó a un carguero noruego (Daghild). Otro submarino hundió un segundo carguero británico (Harmala). Por su parte la escolta del convoy y la aviación británica lograron hundir otros dos de los submarinos atacantes.

En los primeros minutos del 8 de febrero las últimas tropas japonesas de Guadalcanal estaban ya embarcadas. Durante hora y meda, las lanchas de los destructores recorrieron la costa con avisos para no dejar a nadie atrás. Luego los barcos zarparon y llegaron a Bougainville sin incidentes. Al amanecer, los estadounidenses continuaron su avance y sólo encontraron unos pocos japoneses moribundos. Sólo entonces comprendieron que las maniobras japonesas habían sido de evacuación. En total, 10.652 soldados japoneses habían sido evacuados con éxito, que eran casi todos los que quedaban de los 36.000 soldados que habían sido llevados a la isla. Unos 600 de los evacuados morirían de las enfermedades y heridas contraídas en Guadalcanal. Otros 3.000 necesitaron largos periodos de convalecencia.

Un submarino estadounidense hundió un barco japonés de transporte de tropas cerca de la costa japonesa. Murieron las casi 1.500 personas a bordo. Otro submarino estadounidense hundió un carguero (Kusuyama Maru) y, recíprocamente,  un submarino japonés hundió un carguero australiano (Iron Knight), también en el Pacífico.

Los soviéticos retomaron Kursk.

Los británicos habían estado entrenando un cuerpo especial de soldados indios y británicos para combatir con efectividad en las selvas de Birmania. Se les dio el nombre de Grupos de Penetración de Largo Alcance, si bien fueron más conocidos como chindits, que es una deformación de Chinthé, una bestia mitológica representada en las estatuas que custodian los templos budistas. Aunque una operación a gran escala había sido cancelada, ese día unos 3.000 chindits empezaron a avanzar sobre Birmania bajo el mando del general de brigada Orde Charles Wingate.

Jean-Marie Arthus, Jacques Baudry, Pierre Benoit, Pierre Grelot y Lucien Legros habían sido condenados a muerte por un tribunal alemán el año anterior, y ese día se ejecutó su sentencia. Desde entonces fueron conocidos como los Cinco mártires del liceo Buffon.

Nuremberg sufrió un intenso bombardeo.

Un submarino alemán hundió el carguero noruego del convoy SC 118 dañado el día anterior. El submarino que lo había dañado hundió a su vez otro carguero británico (Newton Ash) cerca de Islandia. Otro submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Roger B. Taney) en el Atlántico Sur.

Tras 21 días de combates contra los partisanos yugoslavos, el 9 de febrero los alemanes lograron completar los objetivos que se habían marcado para el segundo día de la operación.

Una corveta canadiense y un submarino neerlandés hundieron dos submarinos italianos en el Mediterráneo (Avorio y Malachite). Un submarino británico hundió además un carguero italiano (Eritrea).

Berlín, Munich y Viena sufrieron intensos bombardeos.

Al amanecer del 10 de febrero las fuerzas aliadas y portuguesas en la isla de Timor fueron evacuadas. Sólo quedó un pequeño grupo encargado de realizar tareas de espionaje, pero pronto fue detectado por los japoneses y tuvo que salir de la isla rápidamente. Los japoneses tuvieron así el control completo de la isla. Se calcula que entre 40.000 y 70.000 civiles murieron a causa de las represalias japonesas.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Amari Maru) en el Pacífico. Un submarino japonés hundió un carguero estadounidense (Star King) cerca de la costa australiana.

Los soviéticos lanzaron la operación Estrella Polar con la intención de liberar Leningrado, bajo el mando del mariscal Zhúkov. La primera etapa fue una andanada de artillería con mil cañones, morteros y cohetes Katyusha, que se inició a las 6:45. Como de costumbre, los soviéticos trataron de aprovechar la debilidad de las tropas no alemanas presentes en el frente, en este caso españolas. A las 8:45 el objetivo de los misiles dejó de ser el frente en sí para apuntar hacia las localidades de Krasny Bor, Podolvo y Raikelevo. En la última se encontraba el cuartel general de Emilio Esteban-Infantes, el general al mando de la División Azul. Poco antes se había iniciado el avance de la infantería y los tanques soviéticos, que no tardaron en arrollar el frente. Bombardeados en la retaguardia, muchos españoles no pudieron retirarse y no les quedó más opción que pelear hasta la muerte.

En Krasny Bor una compañía de infantería española mantuvo el control de una estación de ferrocarril, donde rechazaron cargas de la infantería soviética y tres asaltos con tanques. Hacia las 11:00 la compañía se había reducido hasta 40 combatientes, que aun así lograron mantener su posición hasta las 12:00, cuando tuvieron que retirarse hacia el interior de la ciudad. Al ocupar la estación, los soviéticos encerraron a varias unidades españolas que habían combatido aisladas hasta el momento y terminaron siendo aniquiladas.

Mientras tanto los soviéticos habían tomado Raikelevo e informaron de la captura de Krasny Bor, aunque los españoles seguían controlando la mitad meridional de la ciudad. Tanques soviéticos dispararon contra un hospital y contra las ambulancias que evacuaban heridos, pero fueron rechazados por soldados armados con cócteles Molotov y granadas de mano. Por la tarde los alemanes aliviaron la situación de los españoles bombardeando por aire la ciudad de Kolpino, tomando Mishkino y aportando refuerzos. A las 16:30 tropas belgas y lituanas llevaron a cabo un contraataque en Staraya Rechka que alivió también la presión sobre los españoles. Por la noche los españoles se retiraron de Krasny Bor.

Los partisanos yugoslavos encerrados en Grmeč decidieron tratar de romper el cerco alemán. Lograron abrirse paso por una carretera y muchos lugareños trataron de seguirlos en su escape, pero unos 2.000 murieron a causa del frío. Los alemanes, por su parte, mataron a unos 400 civiles.

Dos años atrás, un político argelino llamado Ferhat Abbas había enviado un informe a Pétain en el que pedía moderadamente algunas reformas en el gobierno francés de Argelia. Ahora publicaba un Manifiesto del pueblo argelino, firmado por 28 personalidades musulmanas (políticos, abogados, periodistas, etc.) en el que se pedía:

  1. La condena y la abolición de la colonización, es decir, de la anexión y la explotación de un pueblo por otro. Esta colonización no es sino una forma colectiva de la esclavitud individual de la antigüedad y de la servidumbre de la Edad Media. También es, por otra parte, una de las causas principales de las rivalidades y los conflictos entre las grandes potencias.
  2. La aplicación para todos los países, pequeños o grandes, del derecho de los pueblos a disponer de sí mismos.
  3. La dotación a Argelia de una Constitución (republicana y social) propia, que garantice:
    La libertad y igualdad absoluta de todos sus habitantes, sin distinción de raza ni de religión.
    La supresión de la propiedad feudal mediante una gran reforma agraria y el derecho al bienestar del inmenso proletariado agrícola.
    El reconocimiento de la lengua árabe como lengua oficial al mismo nivel que el francés.
    La libertad de prensa y el derecho de asociación.
    La educación gratuita y obligatoria para los niños de ambos sexos.
    La libertad de culto para todos los habitantes y la aplicación a todas las religiones del principio de separación entre la Iglesia y el Estado.
  4. La participación inmediata y efectiva de los musulmanes argelinos en el gobierno de su país (la formación de un gobierno provisional surgido del pueblo), así como ha hecho el gobierno de Su Majestad británica y el general Catroux en Siria y por el gobierno del mariscal Pétain y los alemanes en Túnez. Sólo este gobierno podrá conseguir, al lado del general Giraud y de los ejércitos angloestadounidenses, la participación el pueblo argelino en la lucha común en un clima de perfecta unidad moral.
  5. La liberación de todos los condenados e internados políticos, cualesquiera que sean los partidos a los que pertenezcan.

Un submarino británico hundió con cargueros italianos (Cosala y Petrarch) cerca de la costa italiana.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Queen Anne) cerca de la costa atlántica sudafricana.

El 11 de febrero un submarino estadounidense hundió otro japonés en el mar del Coral.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Helmspey) en el océano Índico.

El primer ministro albanés Eqrem Libohova fue sucedido por Maliq Bushati.

Submarinos británicos hundieron un carguero danés (Grete) cerca de la costa mediterránea española y un petrolero alemán (Lola) en el Mediterráneo.

El 12 de febrero los soviéticos retomaron Krasnodar, en el Cáucaso.

Una vez las tropas españolas hubieron sido evacuadas de los alrededores de Krasny Bor, los alemanes bombardearon las posiciones soviéticas.

Durante los últimos siete días los alemanes habían metido en trenes a unos 10.000 judíos del gueto de Białystok con destino al campo de exterminio de Treblinka. Unos 2.000 judíos que estaban enfermos o demasiado débiles para llegar a los trenes fueron matados en el momento. Otros 7.600 fueron llevados a un campo en la propia ciudad de Białystok donde serían clasificados según si eran aptos o no para el trabajo. Los aptos fueron llevados a otro campo en Majdanek, donde, tras una nueva selección, los considerados aptos fueron repartidos entre varios campos de trabajo y los demás fueron exterminados.

La aviación británica hundió un submarino alemán cerca de la costa portuguesa.

En una charla en la radio, el presidente Roosevelt explicó a los estadounidenses las conclusiones de la conferencia de Casablanca. En particular explicó a qué se había referido al hablar de la exigencia de "rendición incondicional": "No nos referimos a daño alguno a la gente corriente de las naciones del Eje, sino a que exigiremos castigo y compensación a sus culpables y bárbaros dirigentes".

Ese día se estrenó Jornada de terror, una película dirigida por Orson Wells y protagonizada por Joseph Cotten y Dolores del Río, en la que el propio director interpreta un papel secundario. Cotten había debutado en el cine en Ciudadano Kane, y había protagonizado El cuarto mandamiento y La sombra de una duda, de Hitchcock. La película provocó pérdidas a la RKO. Welles fue despedido durante la postproducción.

El 13 de febrero los chindits cruzaron el río Chindwin, en Birmania, que corre cerca de la frontera con la India, sin haber encontrado resistencia por parte de los japoneses.

El ejército soviético que había iniciado el ataque sobre Krasny Bor había perdido casi un tercio de sus hombres y la mayor parte de sus tanques. Había logrado penetrar cuatro o cinco km en un frente de 14 km de largo. La División Azul española había sufrido unas 22.000 bajas (entre ellas casi 4.000 muertos en combate, más de 8.000 heridos, casi 8.000 enfermos y 1.600 congelados). Esto suponía más de un 70% de sus efectivos. Por su parte, los soviéticos contaron 49.300 bajas en su enfrentamiento contra los españoles. La línea férrea que los soviéticos habían construido hasta Leningrado estaba en funcionamiento, pero la aviación alemana la destruiría poco después.

Pavle Đurišić informó de que sus chetniks habían matado unos 1.200 combatientes musulmanes y unos 8.000 ancianos, mujeres y niños, y que habían destruido todas las posesiones musulmanas en la zona de Herzegovina donde habían actuado a excepción del ganado, las cosechas y el heno, que habían sido incautados.

La aviación británica hundió un segundo submarino alemán cerca de la costa portuguesa.

El 14 de febrero dos transportes japoneses (Hirotama Maru y Hitachi Maru) resultaron hundidos, el primero por un submarino y el segundo por la aviación estadounidense.

Los soviéticos retomaron Rostov del Don.

Ese día murió en Gotinga, a los 81 años de edad, el matemático David Hilbert. Tiempo atrás, el ministro de educación Bernhard Rust, había coincidido con él en un banquete, y le había preguntado si el Instituto de Matemáticas de la univesidad de Gotinga había sufrido mucho por la purga de matemáticos judíos. Hilbert respondió: ¿Si ha sufrido? Ya no existe. Eso es lo que hay.

Esa noche, 243 aviones británicos bombardearon Colonia.

A las 4:00, un total de 140 tanques alemanes, cubiertos por una tormenta de arena, empezaron a avanzar hacia las posiciones estadounidenses en Sidi Bou Zid, en Túnez. Era la operación Brisa de primavera, que había sido sugerida a primeros de mes por Rommel, aunque no la dirigió él mismo, y empezaba con una semana de retraso. A las 10:00 habían rodeado Djebel Lessouda y se habían reencontrado al norte de Sidi Bou Zid. A las 17:00 las fuerzas estadounidenses tuvieron que retroceder 24 km dejando atrás 44 tanques y muchos cañones. Las fuerzas del Eje se acercaban a Sbeitla, donde encontraron la nueva línea defensiva estadounidense.

La noche anterior Jean Moulin había abandonado Francia para informar en Londres de su misión sobre la unificación de las organizaciones de la resistencia francesa, que había sido bastante exitosa. Ese día se entrevistó con Charles de Gaulle, que lo condecoró y lo nombró ministro en secreto.

Un movimiento nacionalista marroquí presentó un manifiesto a las autoridades españolas en el que pedían la independencia del país. El rey Muhammad V apoyó la demanda.

El 15 de febrero submarinos estadounidenses hundieron dos cargueros japoneses en el Pacífico (Suruya Maru y Tateyama Maru).

Los chindits se encontraron por primera vez con tropas japonesas. Dos columnas marcharon hacia el sur en un intento de desviar la atención sobre las otras cinco, que se movieron hacia el este. En ambas un oficial vistió uniforme de general para confundir a los japoneses. La RAF apoyó su avance y lanzó suministros a plena luz del día para que todo apuntara a que constituían el grueso de las fuerzas atacantes. Una de las columnas llevó a cabo con éxito voladuras de vías ferroviarias, mientras que la segunda fue objeto de una emboscada de la que sólo salió indemne la mitad, que tuvo que regresar a la India.

El primer ministro iraní Ahmad Qavam no era capaz de solventar la crisis provocada por la invasión aliada del año anterior y finalmente presentó su dimisión. Fue sucedido por Ali Soheili.

Siguiendo con la operación Estrella Polar, los soviéticos atacaron una cabeza de puente alemana en Demyansk. El general Georg von Küchler, que se esperaba el ataque, había pedido permiso a Hitler para retirarse si se diera el caso hasta una posición más defendible. Al principio Hitler se había negado, pero finalmente había terminado dando su aprobación, así que Kückler empezó a organizar la retirada. Los soviéticos fallaron en un intento de rodear las fuerzas enemigas.

En su lucha contra los partisanos soviéticos en los territorios ocupados, los alemanes lanzaron la operación Magia de invierno, cuyo objetivo era dejar despoblada una franja de unos 30-40 km de anchura en la frontera entre Bielorrusia y Letonia, en la que los partisanos no puedieran encontrar ayuda ni refugio. Los habitantes varones de la zona fueron asesinados en sus propias casas, que luego fueron incendiadas. Hay evidencias de que algunos fueron quemados vivos. Las mujeres y los niños fueron deportados a pie. Los que no podían resistir la marcha eran asesinados al momento, y el resto acabaron en campos de concentración, donde las madres fueron separadas de sus hijos y enviadas a trabajar a Alemania.

En Yugoslavia, los partisanos se habían reorganizado y ese día atacaron una pequeña guarnición italiana en Drežinca. Otro grupo atacó la guarnición de Prozor, pero ésta logró rechazar el ataque gracias a las robustas fortificaciones de la ciudad.

Un ataque aéreo aliado contra Nápoles hundió dos cargueros italianos (Modica y Molo Carmine).

Los estadounidenses trataron de contraatacar ante el avance alemán en Túnez, pero se movían por un terreno llano, muy expuestos, y fueron bombardeados y ametrallados durante el avance. Terminaron entre dos divisiones Panzer y tuvieron que retirarse, dejando atrás 46 tanques, 130 vehículos y varios cañones motorizados.

La aviación británica hundió un submarino alemán en el océano Atlántico. Otro hundió un petrolero estadounidense (Atlantic Sun) que se había rezagado de un convoy debido a un fallo en sus motores.

El 16 de febrero un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Hysuga Maru) en el Pacífico. La aviación japonesa, en colaboración con una torpedera y un cazasubmarinos, logró hundir otro submarino estadounidense cerca de Rabaul. Otro submarino estadounidense hundió por error dos cargueros soviéticos (Ilmen y Kola), que había confundido con barcos japoneses.

Los alemanes empezaron a retirar las tropas auxiliares de Demyansk. Mientras tanto, los soviéticos retomaban Járkov.

Un batallón italiano llegó desde Mostar en ayuda de la guarnición de Drežinca asediada por los partisanos, pero fue aniquilado. Quedaron 120 muertos y 286 prisioneros.

Ese día fue decapitada en Alemania la estadounidense Midred Harnack, por sus actividades en "la Orquesta Roja".

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Passubio) cerca de Calabria. La aviación aliada hundió otro (Capo Orso) cerca de Sicilia.

En Francia empezaron a salir los primeros jóvenes forzados a trabajar dos años en Alemania por el Servicio de Trabajo Obligatorio. Muchos afectados eludieron la obligación pasando a la clandestinidad. Más de 40.000 de ellos huyeron al campo y terminaron organizando guerrillas. El gobierno francés se refería a ellos como "rebeldes", mientras que los alemanes preferían considerarlos "terroristas", "bandidos" o "criminales". Entre los afectados acabó imponiéndose el término "maquis", procedente de una palabra de argot corsa que significaba "bandidos". Durante los meses siguientes, la resistencia francesa pasó de ser un movimiento eminentemente urbano a ser especialmente fuerte en el medio rural.

El responsable alemán de llevar los trabajadores franceses a Alemania era Fritz Sauckel, que, a la vista del ingente número de deserciones, optó por una política dura de represión, llegando a promover redadas en los cines para arrestar jóvenes que pudieran ser enviados a Alemania. El embajador francés Otto Abetz previno a Sauckel de que la mayoría de los jóvenes que eludían el Servicio de Trabajo Obligatorio eran en principio apolíticos, pero que con las represalias estaban siendo abocados a integrarse en la resistencia, que a ese ritmo pronto sería incontrolable. Abez bromeó diciendo que los maquis deberían dedicarle una estatua a Sauckel, con la inscripción "A nuestro agente de reclutamiento número uno". Desde el desastre de Stalingrado, la policía francesa no colaboraba mucho con los alemanes, temiendo que si los aliados ganaban la guerra podrían ser juzgados por su colaboración. De una lista de 853 "rebeldes" en busca y captura, en cuatro meses lograron capturar a uno de ellos. Con el tiempo, los maquis desarrollaron una identidad cultural, con una forma particular de hablar y de vestir. La milicia, formada por franceses colaboracionistas, fue la principal arma con la que los alemanes se enfrentaron a los maquis.

Cuatro meses atrás los británicos habían fracasado en su intento de sabotear una planta noruega de producción de agua pesada, y esa noche llevaron a cabo un segundo intento. Seis noruegos fueron lanzados en paracaídas, con la misión de ponerse en contacto con un grupo de agentes, también noruegos, que habían participado en la misión anterior y no habían sido descubiertos por los alemanes. Al cabo de unos días de desplazarse con esquíes en su búsqueda, se reunieron y empezaron a planear la operación.

Tras haber retomado Voronezh el ejército soviético había continuado acosando a las tropas húngaras y alemanas. El 17 de febrero la batalla estaba acabada, y se había saldado con 91.000 bajas alemanas y húngaras, frente a casi 14.000 bajas soviéticas. El ejército alemán había escapado por poco de la aniquilación y había dejado un hueco en el frente por el que los soviéticos avanzaban hacia Kursk.

Los partisanos de Tito, en Yugoslavia, capturaron a los italianos Ivan Sedlo, un importante paso de montaña.

Los estadounidenses abandonaron Sbeitla y se retiraron de sus posiciones en Túnez a otras mejor defendidas, entre Sbiba y Tebessa. Las tropas alemanas ocuparon Feriana y Thelepte.

Henri Giraud ordenó liberar a los comunistas presos en el Norte de África.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (XXI Aprile) cerca de Sicilia.

Ese día los alemanes perdieron tres submarinos, uno el el Mediterráneo, atacado por un destructor británico y por la aviación, y otros dos en el Atlántico, a manos de otros dos destructores británicos.

Dos submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Llanashe) y otro estadounidense (Deer Lodge) ante la costa índica sudafricana.

El 18 de febrero submarinos estadounidenses dañaron un carguero japonés (Akagane Maru) que terminaría hundiéndose dos días más tarde por los daños sufridos.

Hitler visitó el cuartel general alemán en Zaporizhia, en Ucrania, donde urgió a von Manstein a recuperar Járkov, pero el general le aseguró que cualquier intento sería inútil, aunque sí veía viable atacar el flanco soviético excesivamente dilatado y atacar Járkov posteriormente.

La Operación Gallop se dio por finalizada. Aunque incialmente exitosa, los alemanes habían logrado reorganizarse hasta frenar el avance soviético, con lo que, aunque fue una victoria para el Ejército Rojo, no cumplió con las expectativas.

Durante los últimos tres días, en el curso de la operación Magia de invierno, los alemanes destruyeron la ciudad de Rositsa. Los varones más fuertes fueron enviados a trabajar en campos de concentración en Letonia y en Alemania. Los demás fueron quemados en sus casas. Un sacerdote católico, Antoni Leszczewicz, fue asesinado por su insistencia en pedir que dejaran libres a los niños.

Hans y Sophie Scholl llevaron un maletín con octavillas a la universidad de Munich y las arrojaron en los pasillos vacíos para que los estudiantes las encontraran al salir de las clases. Como todavía les quedaban algunas, decidieron repartirlas por otras zonas. Sophie arrojó las últimas al atrio desde el último piso, y esto fue observado por un empleado de mantenimiento de la universidad, que identificó a Sophie y la denunció a los alemanes. Ese mismo día Hans Sophie fueron arrestados por la Gestapo. Les encontraron un borrador manuscrito de las octavillas, y por la caligrafía identificaron a Christoph Probst como el redactor. Siguiendo pistas, arrestaron también a Willi Graf, junto a su hermana Anneliese.

La aviación aliada hundió un carguero italiano (Col di Lana) cerca de Palermo.

Rommel pidió autorización para atacar a las fuerzas estadounidenses en Tebessa en el Paso de Kasserine, que atraviesa la cordillera del Atlas a unos 24 km de Thelepte, para capturar sus suministros en el lado argelino del frente. Mientras tanto los aliados tenían que evacuar el aeropuerto de Thelepte, la principal base aérea británica en la zona.

Juan de Borbón, viendo que sus contactos con los generales franquistas monárquicos no estaban dando los frutos esperados, había escrito una carta a sus partidarios en España pidiéndoles opinión sobre si debía romper con el régimen franquista y publicar un manifiesto. Franco tuvo conocimiento de dicha carta y ordenó al embajador español en Suiza que se entrevistara con el pretendiente en Lausana, donde residía. La reunión tuvo lugar ese día, y tras ella el embajador envió un telegrama a Franco en el que decía que don Juan está preocupado por la propaganda republicana y disgustado por el silencio del Generalísimo respecto a la monarquía.

Un submarino alemán hundió un carguero brasileño (Brasiloide) cerca de la costa del país.

El 19 de febrero submarinos estadounidenses hundieron un carguero (Mogamigawa Maru) cerca de las islas Marianas y un transporte japonés (Somedono Maru) cerca de Bouganville.

Unidades soviéticas rompieron las líneas alemanas y se acercaron a Zaporizhia, por lo que Hitler tuvo que ser evacuado rápidamente mientras dejaba a von Manstein libertad de acción. Cuando Hitler despegó, los soviéticos estaban apenas a 30 km del aeropuerto. Von Manstein organizó rápidamente un contraataque.

Tras haber recibido refuerzos, los partisanos yugoslavos de Tito atacaron de nuevo Prozor, y esta vez lograron tomarla. La guarnición italiana fue destruida, dejando 120 muertos y 220 prisioneros. Los partisanos se hicieron además con numeroso armamento. Constatando que los italianos no eran capaces de controlar a los partisanos, los alemanes les enviaron refuerzos.

Analizando el revólver empleado en el atentado contra el fiscal Reydon en los Países Bajos la policía identificó al doctor Kastein, que fue arrestado. Fue subido a la parte trasera de un coche, y allí se las arregló para disparar al policía que lo custodiaba, pero no pudo escapar. En una agenda encontraron que tenía una cita ese mismo día en un café con otro miembro de la resistencia, y Kastein aceptó colaborar con las SS para acudir a la cita y arrestarlo. Sin embargo, por el camino logró herir en la pierna al policía que conducía el coche y escapó, aunque fue capturado de nuevo. Cuando lo llevaban a la comisaría trató de sacar una pistola que llevaba escondida, pero se le cayó y la cogieron los miembros de las SS que lo custodiaban.

Rommel había recibido la autorización para llevar adelante su plan con algunas modificaciones que lo dejaron atónito. En lugar de concentrar el ataque en el Paso de Kasserine, le ordenaban que dispersara sus tropas en un ataque por dos pasos, el de Kasserine y el de Sbiba, de modo que sus tropas tendrían sus flancos expuestos. Rommel dirigió personalmente el ataque al paso de Kasserine con una división Panzer, mientras una segunda división atacaba el paso de Sbiba. En pocos minutos las líneas estadounidenses fueron traspasadas en Kasserine.

La aviación británica hundió un submarino alemán cerca de Bengasi (Libia) y otro cerca de la costa francesa. Un submarino alemán hundió un carguero griego (Zeus) en el Atlántico.

El 20 de febrero submarinos estadounidenses hundieron un carguero japonés (Shinkoku Maru) y un destructor que estaba siendo remolcado (Ōshio).

Ante la retirada alemana en Demyansk, el Alto Mando soviético ordenó atacar con todos los medios disponibles, anticipando algunos planes previstos para unos días más tarde.

Los partisanos yugoslavos derrotaron a los italianos en Rama, donde dejaron 183 muertos e hicieron 7 prisioneros.

Tras un largo combate en el paso de Kasserine que se prolongó hasta la tarde, los estadounidenses se retiraron y las tropas de Rommel cruzaron el paso, tras lo cual se dividieron en dos columnas, una que avanzaba hacia Thala, dirigida por él propio Rommel, y otra hacia Haidra. Los tanques alemanes y la experiencia del Afrika Korps en la guerra con tanques se impuso fácilmente sobre las tropas estadounidenses, mucho más inexpertas. Muchos soldados estadounidenses abandonaban su equipo y se retiraban. No obstante, algunos grupos aislados de soldados resistían y ralentizaban el avance alemán. En Sbiba, la acción conjunta de británicos y estadounidenses logró rechazar el ataque alemán. Rommel concluyó que los estadounidenses no eran una amenaza seria. Los británicos eran otro asunto.

Francisco Largo Caballero, el socialista que fuera presidente del Consejo de Ministros de la Segunda República Española, fue arrestado por la Gestapo en Noyons. De allí fue llevado a Lyon, donde probablemente tuvo el disgusto de conocer a Nikolaus Barbie, más conocido como Klaus Barbie, o también como "El Carnicero de Lyon" por su afición a la tortura, que a menudo practicaba personalmente, tanto a adultos como a niños. Se afirma que fue responsable directo de la muerte de unas 14.000 personas.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Radhurst) en el Atlántico.

El 21 de febrero un submarino estadounidense hundió un barco japonés de transporte de tropas (Kuwayama Maru) que había dañado el día anterior.

La RAF hundió un carguero griego (Artemis Pitta) cerca de la isla de Melos, en el Egeo y un petrolero alemán (Thorsheimer) cerca de Sicilia.

Un submarino británico hundió un carguero alemán (Baalbeck) cerca de la costa de Argelia.

Las tropas de Rommel atacaron las posiciones estadounidenses en Djebel el Hamra, pero no lograron expulsarlos. Más tarde amenazaron Thala, pero durante la noche llegaron refuerzos franceses y británicos que permitieron rechazar la ofensiva alemana.

Gerrit Kastein estaba siendo interrogado por las SS atado a una silla, pero en un momento en que lo dejaron solo se las arregló para saltar con su silla a través de una ventana cerrada. Estaba en un segundo piso y se fracturó el cráneo. Murió unas horas más tarde.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Rosario), otro británico (Empire Trader), otro panameño (H.H. Rogers) y otro noruego (Stigstad) en el océano Atlántico. A su vez, la RAF hundió otro submarino alemán.

El 22 de febrero los alemanes abandonaron Demyansk. Mientras tanto, von Manstein estaba teniendo éxito en su contraataque ante las fuerzas soviéticas de Járkov, hasta el punto de que el Alto Mando soviético tuvo que desviar recursos de otros puntos del frente para reforzar sus posiciones. Los alemanes rodearon y destruyeron varias unidades soviéticas al sur del río Samara.

Los refuerzos alemanes capturaron Gornji Vakuf a los partisanos yugoslavos, pero luego se vieron enzarzados en una larga batalla frente a Prozor. Otras fuerzas alemanas se abrieron paso hasta Konjic, donde llegaron justo a tiempo de frustrar un gran ataque que los partisanos acababan de lanzar contra la guarnición italiana. Los partisanos tomaron Ostrožac. Otra brigada tomó Jablanica, donde hizo 140 prisioneros italianos, a los que se sumaron otros 130 capturados en la zona. Ahora los partisanos controlaban todo el valle del Neretva, y Konjic era la única ciudad importante en la zona que seguía en manos italianas.

En Alemania se celebró un juicio contra Hans y Sophie Scholl y Christoph Probst, que fueron condenados a muerte y guillotinados ese mismo día. Probst pidió ser bautizado antes de morir y así se hizo. Las últimas palabras de Sophie mientras la guillotina descendía fueron: Larga vida a la libertad.

La aviación de Malta hundió un carguero alemán (Gerd).

Un segundo ataque ítalo-alemán en Djebel el Hamra coincidió con un contraataque estadounidense y supuso un nuevo fracaso para el Eje, que dejó más de 400 prisioneros. Rommel decidió abandonar el ataque a Thala esa noche, dado que sus líneas de suministros estaban muy extendidas y temía que Montgomery pudiera atacar desde el este si no lo mantenía a raya.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros estadounidenses (Chattanooga City y Expositor), dos británicos (Empire Redshank y Roxburg Castle) y uno noruego (N.T.Nielsen Alonso) en el Atlántico. Por otra parte, un destructor polaco y otro británico hundieron dos submarinos alemanes.

El 23 de febrero el ejército soviético hizo un último intento de impedir el paso a las tropas alemanas que se retiraban de Demyansk, pero resultó un fracaso. Ese día se celebró en la Unión Soviética el Día del Ejército Rojo, que fue la culminación de la propaganda soviética respecto a la victoria en Stalingrado. El prestigio de Stalin en la Unión Soviética llegó a su zénit, e incluso en Occidente empezó a olvidarse que la única diferencia esencial entre Hitler y Stalin era que Stalin estaba más lejos.

La aviación alemana hundió un carguero soviñetico (Alexander Ulyanov) en el mar Negro.

Un gran ataque aéreo estadounidense forzó a los alemanes a retirarse del paso de Kasserine.

Debido a que las fuerzas del Eje en el norte de África constaban de tres cuerpos italianos y uno alemán, el mando supremo lo ostentaba oficialmente el general italiano Giovanni Messe, pero éste había dejado en todo momento que fuera Rommel quien diera las órdenes. Ahora Rommel era puesto oficialmente al mando.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Fintra) cerca de Argelia.

En el Atlántico, submarinos alemanes hundieron un petrolero y dos carguero estadounidense (Esso Baton Rouge, Hastings y Jonathan Sturges), un petrolero y dos cargueros británicos (Athelprincess, Empire Norseman y Eulima), un barco de rescate británico (Stockport) que se había separado de su convoy para rescatar a los náufragos del Empire Trader, hundido dos días antes, así como un petrolero noruego (Glitrefjell), otro panameño (Winkler) y un carguero irlandés (Kyleclare). Por su parte, los barcos británicos lograron hundir dos submarinos alemanes.

El 24 de febrero las fuerzas de von Manstein rodearon una bolsa de soldados soviéticos, aunque buena parte de ellos terminó escapando.

Los partisanos yugoslavos atacaron de nuevo la ciudad de Konjic. La batalla se prolongó hasta el día siguiente, pero resultó un fracaso. Hasta hacía unos días, Tito y su Estado Mayor veían la situación con optimismo, pero los italianos, con la ayuda alemana, se estaban reorganizando, y las fuerzas partisanas que dominaban el valle del Neretva estaban siendo rodeadas por las tropas del Eje.

Otro de los miembros de la Rosa Blanca, Alexander Schmorell, fue identificado, denunciado y arrestado ese día, cuando regresó a Munich tras un intento frustrado de pasar a Suiza.

Un submarino alemán se hundió al chocar con otro en el mar Báltico.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Nathanael Greene) cerca de Orán y otro noruego (Ingria) en el Atlántico.

El 25 de febrero, unos 240 prisioneros de guerra japoneses en el campo de trabajo de Featherston (Nueva Zelanda) se negaron a trabajar. Hay distintas versiones sobre lo sucedido, pero el caso es que un subteniente fue herido por uno de los guardias. Esto hizo que el resto de prisioneros hiciera un amago de cargar contra los guardias, los cuales abrieron fuego con sus rifles, ametralladoras y pistolas. Quedaron 31 prisioneros muertos al instante, y otros 17 morirían más tarde de las heridas. Además hubo unos 70 heridos. Por otra parte, una bala que rebotó mató a un guardia australiano, y otros soldados fueron heridos por pedradas.

El ejército soviético lanzó un nuevo ataque sobre las tropas de von Manstein, pero terminó estancado. Nuevamente, los soviéticos tuvieron que desviar más tropas hacia Járkov.

En Yugoslavia alemanes e italianos iniciaron una segunda fase de su ofensiva contra los partisanos. Dos divisiones iniciaron una marcha para converger en Livno, que era uno de los focos principales de resistencia comunista. Uno de los objetivos de Tito era salvaguardar el "Hospital Central", situado en Šćit, donde se concentraban unos 4.000 enfermos y heridos que serían ejecutados inmediatamente si caían en manos del Eje.

La noche anterior tres miembros de la resistencia noruega habían puesto explosivos en un barco cargado con pirita en el puerto de Thamshavn. Sin embargo, los explosivos detonaron demasiado pronto y el barco pudo ser remolcado hasta el puerto, con lo que su cargamento se salvó.

Los aliados retomaron el paso de Kasserine, en Túnez.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Manchester Merchant) cerca de Terranova.

Tras una actuación de la policía que había durado cuatro días, el 26 de febrero  los alemanes declararon a Stanisławów Judenfrei. El gueto fue rodeado y sus habitantes aniquilados. No obstante, durante los meses siguientes continuaron buscando judíos que hubieran podido esconderse. Pocos días antes un grupo de judíos había logrado escapar del gueto y había formado una unidad de partisanos llamada Pantelaria. Sus cabecillas eran Oskar Friedlender y Anda Luft, que salió embarazada y tuvo a su hija en el bosque. Su mayor éxito fue una emboscada en la que lograron matar al jefe de policía que había organizado la liquidación del gueto.

Ese día llego a Auschwitz el primer convoy de gitanos procedente de Alemania.

Esa noche 427 aviones aliados bombardearon Colonia.

Los alemanes iniciaron una ofensiva en Túnez contra una zona mal defendida por tropas francesas con la intención de rebasar las posiciones británicas en Sedjenane. Con la ayuda de la Luftwaffe, los alemanes terminaron imponiéndose y muchos franceses fueron hechos prisioneros. En realidad se trataba de una operación secundaria de la llamada Operación Cabeza de Buey, que se inició con un ataque a una colina que los británicos llamaban Fort MacGregor. Aunque dos ataques fueron rechazados, una división de paracaidistas logró abrir agujeros en las alambradas y los defensores pronto fueron arrollados. Los paracaidistas atacaron también las posiciones francesas en la cercana Djebel Djaffa, cuyos defensores también fueron arrollados. La mayoría fueron hechos prisioneros. En el otro extremo del frente (al norte) los alemanes capturaron rápidamente la aldea de Sidi Nsir, con su estación de ferrocarril.

Un crucero británico hundió un petrolero alemán (Hohenfriedburg) cerca de la costa atlántica española.

El 27 de febrero los agentes noruegos encargados de sabotear la planta de producción de agua pesada pasaron a la acción. Esa noche entraron en ella y pusieron explosivos con temporizadores en los lugares oportunos. Sólo se encontraron con un guarda noruego que colaboró con ellos. Se retiraron dejando una ametralladora que mostrara que el sabotaje había sido llevado a cabo por un comando británico y no por la resistencia noruega, en un intento de evitar represalias. Las bombas explotaron y destruyeron todas las reservas de agua pesada, así como el equipo necesario para su producción. Los alemanes destinaron 3.000 soldados a buscar a los comandos, pero todos ellos pudieron escapar. Cinco llegaron esquiando hasta Suecia, dos llegaron hasta Oslo, donde se incorporaron a la resistencia noruega y los otros dos se quedaron en la zona para llevar a cabo otras misiones en el futuro.

El profesor Kurt Huber fue arrestado casualmente, y a raíz de ello la Gestapo descubrió su implicación con la Rosa Blanca.

Torpederas alemanas hundieron un carguero británico (Moldavia) en el Canal de la Mancha.

Los británicos iniciaron una serie de costosos, aunque exitosos, contraataques para contener el avance alemán en Túnez. Carecían de apoyo aéreo y andaban escasos de municiones desde la batalla del paso de Kasserine. Djebel Djaffa fue retomado ese día. Los alemanes atacaron una posición británica cerca de El Aroussa, pero los tanques británicos destruyeron siete Panzers. La infantería alemana sufrió muchas bajas y tuvo que retirarse. Algunas unidades británicas lograron contener el avance alemán durante unas horas en Sidi Nsir a costa de muchas bajas, de modo que se pudieran levantar defensas en un desfiladero al noreste de Béja.

Un submarino británico (HMS Tigris) se perdió en el Mediterráneo, probablemente hundido por cargas de profundidad por un cazasubmarinos alemán, cerca de la isla de Capri.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (St Margaret) en el Atlántico.

Los japoneses habían abandonado Guadalcanal con el fin de reforzar su posición en Nueva Guinea. Por ello, el 28 de febrero un convoy formado por ocho destructores y ocho barcos de transporte de tropas, cargados con 6.900 soldados y escoltados por un centenar de aviones zarpó de Rabaul con destino a Lae. Era una operación arriesgada, pero finalmente se llevó a cabo porque la alternativa era desembarcar en un lugar más seguro para luego caminar por tierra por selvas inhóspitas, y ya estaban escarmentados de los resultados que proporcionaba esa vía. Los aliados habían detectado los preparativos del convoy y habían descifrado mensajes que les habían informado del destino y de la fecha de llegada prevista.

Los soviéticos cesaron su ataque contra las tropas de von Küchler, que ya casi habían completado con eficiencia su evacuación de Demyansk. Los alemanes contaron casi 7.000 muertos o heridos, frente a más de 33.000 bajas soviéticas.

En Yugoslavia los alemanes tomaron Drvar empujando hacia Livno a varias brigadas de partisanos.

El compositor Karl Orff llamó a la puerta de la casa de Kurt Huber sin saber que había sido arrestado el día anterior. Su esposa le pidió que usara su buena posición en en régimen nazi para ayudar a su marido, pero Orff le respondió que si se llegaba a conocer su amistad con Huber sería su ruina, así que se marchó y la esposa de Huber no volvió a saber de él.

En Túnez, antes del amanecer, los británicos  atacaron a unos 2.000 alemanes equipados con tanques y cañones antitanque.Tras varios intentos, lograron destruir dos tanques alemanes y sobrepasar por sorpresa las líneas enemigas. Dos Panzers fueron destruidos, así como dos cañones antitanque, mientras estaban siendo situados. Los alemanes acabaron huyendo. En el norte un ataque alemán fue también rechazado.

Un submarino italiano fue hundido por la aviación aliada cerca de Portofino, al noroeste de Italia. Un submarino británico hundió un carguero italiano (Ischia) cerca de Sicilia.

Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Wade Hampton) cerca de Groenlandia.

El 1 de marzo Stalin fundó la Unión de Patriotas Polacos, una organización liderada por antiguos comunistas polacos y que aglutinó a unos 100.000 miembros.

Ante la amenaza de que los alemanes llegaran al Hospital Central, Tito ordenó destruir todos los puentes sobre el río Neretva y concentrar todos los ataques contra Gornji Vakuf para impedir el avance alemán hacia el hospital. La aviación alemana detectó las voladuras y las interpretó como que Tito quería asegurarse la retaguardia, a la vez que impedir la huida de sus propios hombres por el sur mientras atacaba por el norte. Consecuentemente reorganizaron sus tropas para un comtate definitivo en el norte. En el Neretva quedaron únicamente algunas unidades chetnik.

Berlín sufrió un intenso bombardeo.

En Túnez los alemanes lograron algunos éxitos en la zona norte del frente gracias a un banco de niebla, pero en cuanto éste se disipó, la RAF realizó ocho salidas que destruyeron las líneas de suministros alemanas. Esto los obligó a retirarse, pero sufrieron varios ataques que causaron numerosas bajas.

La Luftwaffe hundió un carguero noruego (Tromøsund) en el mar del Norte.

Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Fitz-John Porter) en el Atlántico.

El uruguayo Alfredo Baldomir, tras el autogolpe de Estado del año anterior, había organizado unas elecciones democráticas, que fueron ganadas por Juan José de Amézaga, que basó su campaña en la necesidad de restaurar la democracia en el país.

Dos tormentas habían hecho que el convoy japonés con destino a Nueva Guinea pasara desapercibido a los aliados por un tiempo, pero finalmente un avión que patrullaba la zona lo divisó y al amanecer del 2 de marzo seis aviones australianos bombardearon Lae para evitar que pudiera proporcionar auxilio al convoy. A las 10:00 ocho aviones despegaron en dirección a él seguidos por otros 20 a las 11:00. Los pilotos afirmaron que habían hundido tres transportes, aunque en realidad sólo habían hundido uno (Kyokusei Maru), que llevaba 1.200 soldados, de los cuales unos 900 pudieron ser rescatados, y otros dos (Teiyo Maru y Nojima) resultaron dañados. Además, 8 aviones japoneses fueron derribados y otros 13 resultaron dañados. Dos destructores más rápidos se separaron del convoy para llevar a los supervivientes que habían recogido hasta Lae y luego regresaron para continuar sus labores de escolta. Por la noche el convoy sufrió nuevos ataques que provocaron daños menores.

Mientras tanto un submarino estadounidense hundía un petrolero (Toen Maru) japonés en el estrecho de Macasar.

En Yugoslavia, los alemanes entraron en Grahovo y Glamoč. Los partisanos trataron de llevar a cabo una maniobra de evasión a través de las montañas acompañados de una muchedumbre de civiles, muchos de los cuales cayeron víctimas del frío y la nieve. Los alemanes persiguieron a los partisanos por la montaña, pero sólo pudieron capturar a unos pocos civiles exhaustos. Mientras tanto, en Gornji Vakuf, los partisanos se habían apostado antes del amanecer a apenas 50 metros de las posiciones alemanas y no tardaron en ser atacados. Tras varias horas de intenso combate los partisanos cargaron y los alemanes tuvieron que retirarse a las laderas del monte Raduša, dejando 51 muertos, 21 desaparecidos y 31 congelados. Los comunistas contaron 8 bajas, por lo que el propio Tito elogiaría al batallón de partisanos.

Un batallón británico fracasó en un contraataque en Túnez y fue empujado por los alemanes hasta un bosque en las afueras de Sedjenane. Sin embargo, varios ataques alemanes contra Sedjenane no lograron vencer la resistencia británica.

Un submarino alemán hundió un carguero japonés (Meriwether Lewis) en el Atlántico.

Ese día se estrenó La comedia humana, un drama protagonizado por Mickey Rooney, bastante alejado de las comedias que solía interpretar. Tuvo un gran éxito de crítica y de taquilla. Ese año Mickey Rooney se divorció de Ava Gardner. Ambos pactaron no hacer públicos sus motivos para no perjudicar la carrera del actor.

El 3 de marzo el convoy japonés con destino a Lae estaba bajo el radio de alcance de la base aérea aliada en la bahía de Milne. Ocho aviones despegaron para salir a su encuentro, pero a causa del mal tiempo sólo dos dieron con él y ninguno ocasionó daño alguno. Cuando el tiempo mejoró, 90 aviones despegaron de Port Moresby hacia ellos, mientras otros 20 atacaban de nuevo Lae. A las 10:00 un total de 13 aviones alcanzaron el convoy y empezaron a bombardearlo obligándolo a dispersarse. Los zeros japoneses que salieron contra ellos fueron a su vez atacados por aviones de escolta australianos. Un bombardero australiano fue abatido y sus tripulantes se lanzaron en paracaídas. Los pilotos japoneses los ametrallaron mientras descendían y también en el mar, no fueran a confundirlos con bondadosos nazis. Pero cinco de los aviones que ametrallaban a los paracaidistas fueron derribados. En total, los japoneses perdieron siete aviones y otros tres resultaron dañados. Luego llegaron más bombarderos que hicieron chocar a dos barcos.

Luego 13 cazas se aproximaron volando bajo para aparentar que eran torpederos. Los barcos japoneses se encararon a ellos (una técnica habitual para minimizar el blanco para los torpedos), y esto permitió que los cazas pudieran ametrallarlos de proa a popa, dañando los cañones antiaéreos, los puentes y a la tripulación. El destructor Shirayuki sufrió una explosión que terminó hundiendo el barco. El destructor Tokitsukaze también sufrió daños que obligaron a abandonarlo. Lo hundiría la aviación australiana al día siguiente. El destructor Arashio, tras haber sido dañado, chocó contra el transporte Nojima Maru, y ambos tuvieron que ser abandonados y terminaron hundiéndose.

Por la tarde llegaron más bombarderos australianos y, cuando se les estaba acabando la munición, llegaron varios aviones estadounidenses. Los siete transportes que quedaban estaban en llamas o hundiéndose. Cuatro destructores se ocuparon de rescatar a los soldados y tripulaciones de los transportes y luego los llevaron de regreso a Rabaul. Por la noche 10 torpederas estadounidenses salieron hacia el convoy. Dos tuvieron que retirarse tras haber chocado con restos de barcos sumergidos.

En un intento de consolidar Járkov, los soviéticos lanzaron un nuevo ataque contra von Manstein con un ejército de tanques que se enfrentaron a una división Panzer. Ésta no tardó en ponerse a la defensiva. Sin embargo, al cabo de un tiempo los alemanes lograron romper el frente soviético y rodear una buena parte de los tanques enemigos. Entonces fueron los soviéticos los que tuvieron que ponerse a la defensiva mientras los alemanes trataban de cortar sus líneas de suministros. Mientras los soviéticos trataban desordenadamente de cubrir el agujero en sus líneas, von Manstein aprovechó para aproximarse más a Járkov.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Nirpura) y otro estadounidense (Harvey W. Scott) del convoy DN 21 cuando pasaba cerca de la costa índica sudafricana.

El comandante en jefe del ejército suizo, el general Henri Guisan, se entrevistó en secreto en la ciudad alemana de Bingen con militares alemanes. Éstos querían obtener garantías de que, en caso de un probable desembarco aliado en Italia, Suiza se opondría con todos sus medios a cualquier intento de pasar a Alemania a través de su territorio. Unos días más tarde, los alemanes recibirían una carta manuscrita en la que se les aseguraba este punto.

A las 8:17 sonaron las sirenas en Londres, que anunciaban la llegada de bombarderos alemanes. Un gran número de británicos bajaba ordenadamente las escaleras de una estación de metro, pero las luces se habían apagado y una mujer que iba con un niño tropezó y cayó cuando le faltaba bajar tres escalones. Otros cayeron tras ella y poco a poco se apiñaron unas 300 personas, de las cuales 173, principalmente mujeres y niños, acabaron muertas por asfixia o aplastamiento. Otras 60 tuvieron que ser hospitalizadas. La noticia se ocultó durante tres días, y cuando se informó de lo sucedido se dijo que los muertos se habían debido a un impacto de una bomba alemana. La razón que se alegó para esto fue que si los alemanes se enteraban de lo sucedido podrían simular bombardeos con pocos recursos para provocar escenas de pánico similares.

La artillería de Dover hundió un carguero francés (Penthièvre) en el Canal de la Mancha. Un submarino británico hundió otro carguero francés (Clairette) en el Mediterráneo.

Esa noche 417 aviones bombardearon Hamburgo, si bien un error en la localización de los objetivos hizo que muchos de ellos descargaran sus bombas a unos 20 km del centro de la ciudad, en la pequeña ciudad de Wedel. Pese a ello, las bombas que sí que cayeron en Hamburgo causaron bastantes destrozos, que incluyeron un centenar de incendios, 27 muertos y 95 heridos. El daño en Wedel fue mucho mayor. Se perdieron 10 aviones.

Un submarino alemán hundió por error un barco de la misma nacionalidad (Doggerbank), del que murieron sus 365 ocupantes salvo uno que fue rescatado por un barco español. Entre las víctimas había 257 prisioneros de guerra.

Un submarino italiano hundió un carguero estadounidense (Stag Hound) y otro brasileño (Affonso Penna) cerca de la costa brasileña.

En las primeras horas del 4 de marzo las torpederas estadounidenses llegaron a Lae, donde torpedearon los restos ardientes del transporte Oigawa Maru, Sin nadie que pudiera rescatarlos, más de un millar de personas a bordo murieron. Al amanecer un bombardero australiano alcanzó al destructor Asashio, que terminó hundiéndose. Para entonces los siete transportes se habían hundido, y en total unos 3.000 japoneses habían muerto. De los cuatro destructores que sobrevivían, sólo el Yukikaze estaba indemne. Unos 2.700 supervivientes habían sido transportados a Rabaul.

Las torpederas estadounidenses habían atacado a los barcos de rescate japoneses, así como a los náufragos que estaban en el agua nadando o con chalecos salvavidas. Esto se justificó en parte porque los náufragos rescatados se habrían incorporado rápidamente a sus destinos y en parte porque no estaba de más que los náufragos japoneses fueran tratados según la forma criminal en que ellos trataban a los náufragos y prisioneros de guerra aliados. Esto convenció a algunos y no a otros. Así terminó la que se conoció como la batalla del Mar de Bismarck, que fue una decisiva victoria aliada. No obstante, la propaganda estadounidense decidió endulzarla aún más informando del hundimiento de 22 barcos japoneses y de la pérdida de 15.000 tropas y  102 aviones..

Ese día los japoneses lanzaron como represalia un ataque sobre el aeropuerto de Buna, pero no causó daños graves. El comandante de las fuerzas aéreas aliadas en el Pacífico suroeste, el teniente general George Kenney, escribió en sus memorias respecto de este ataque: Era bueno que el Alto Mando japonés fuera así de estúpido. Esos cien aviones nos hubieran puesto las cosas difíciles si hubieran tomado parte en la batalla sobre el convoy el día anterior.

La isla de Goodenough había permanecido en manos australianas a pesar de que la guarnición en ella era insignificante y gracias en parte a sus esfuerzos por aparentar que era muy superior a la real. Finalmente llegó una nueva guarnición australiana capaz de defenderla. Durante los días siguientes los australianos fueron encontrando náufragos japoneses que llegaban a tierra en diversos lugares. De ellos, mataron a 72, capturaron a 42 y otros 9 fueron encontrados muertos. Por su parte, varios submarinos japoneses rescataron unos 200 náufragos más. Una patrulla mató a 8 japoneses que habían tocado tierra en un bote en el que encontraron latas con documentos. Entre ellos había una lista con el nombre y el destino de todos los oficiales japoneses. Esto era muy útil, pues si se interceptaba una referencia a un oficial en un mensaje, automáticamente se sabía a qué unidad pertenecía.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Hokuto Maru) cerca de la costa japonesa.

En Birmania dos columnas de chindits llegaron a la principal línea ferroviaria del país y la destruyeron en 70 lugares. No obstante, los japoneses no tardaron en reparar los daños. El avance no tardó en llegar a los límites en los que era posible recibir suministros aéreos, y no había perspectivas de realizar más operaciones exitosas ante la creciente presión japonesa, así que Wingate ordenó el regreso a la India, pero dejó que cada columna decidiera el camino a seguir, lo que se tradujo en un alto grado de descoordinación. Poco a poco, las columnas se fueron disgregando en pequeños grupos que fueron presas fáciles para los japoneses.

En Yugoslavia, los partisanos habían ido recibiendo refuerzos en Gornji Vakuf, y finalmente lanzaron un ataque a gran escala contra las posiciones alemanas. Cinco brigadas atacaron frontalmente mientras otras cuatro trataban de rodear los flancos. Los alemanes tuvieron que retroceder nuevamente, ahora hasta Bugojno, y allí empezaron a preparar un contraataque. Sin embargo, Tito ya tenía lo que quería, el Hospital Central estaba a salvo y sus ocupantes podían ser evacuados. Cuando todo apuntaba a que los partisanos atacarían Bugojno, para sorpresa de sus colaboradores, Tito ordenó dar media vuelta y volver a atacar en el valle del Neretva, donde hasta el momento sólo había dejado a su retaguardia. Un comandante de brigada que había abandonado recientemente Jablanica recibió personalmente la orden de Tito de recuperarla para a continuación formar una cabeza de puente sobre el río limpiando de chetniks la orilla opuesta.

El convoy DN 21 perdió otros tres cargueros británicos (Empire Mahseer, Marietta E y Seaf Crown)

Una retirada francesa hizo que la posición británica en Sedjenane resultara indefendible, así que los británicos se retiraron 24 km hasta Djebel Abiod. Pese a ello, la operación Cabeza de Buey había sido un desastre para los alemanes. Habían sufrido 4.500 bajas (2.200 prisioneros) y habían perdido 71 tanques y otros 60 vehículos. Las bajas británicas eran similares (4.200), pero sólo habían perdido 16 tanques. Ninguno de los objetivos alemanes se había cumplido. A lo sumo, habían retrasado unos días un ataque aliado.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (California Star y City of Pretoria) cerca de las islas Azores. Destructores canadienses hundieron un submarino alemán en el Atlántico.

Ese día Bob Hope presentó una vez más la ceremonia de entrega de los premios Óscar, en su decimoquinta edición. El Óscar a la mejor película fue para La señora Miniver, que recibió un total de seis estatuillas, entre ellas la del mejor director (William Wyler) y la de la mejor actriz (Greer Garson). El Óscar al mejor actor fue para James Cagney, por su papel en Yanki Dandy. Walt Disney se llevó el Óscar al mejor corto de animación por El rostro del Führer. La película Quince días de placer recibió el Óscar a la mejor canción original por Blanca Navidad.

El 5 de marzo los japoneses atacaron por sorpresa el cuartel general del Hukbalahap (la guerrilla comunista filipina) en Cabiao y capturaron a un gran número de guerrilleros, incluyendo oficiales. Sin embargo, el golpe distó mucho de ser decisivo. El Hukbalahap contaba con unos 20.000 regulares plenamente armados y unos 50.000 reservistas. Sin embargo, testimonios de otros grupos guerrilleros ponen en evidencia que, antes que resistentes a la ocupación japonesa, eran comunistas. Así, por ejemplo, el sargento estadounidense Ray C. Hunt declaró:

Mis experiencias con los Huks fueron siempre desagradables, Los que conocí eran más bien asesinos que soldados. Altamente disciplinados y guiados por fanáticos, asesinaron a algunos terratenientes filipinos y expulsaron a otros de la relativa seguridad que ofrecía Manila. No tenían inconveniente en saquear y torturar a filipinos comunes y eran enemigos traicioneros de todas las demás guerrillas (de Luzón).

Las tropas de von Manstein estaban ya a 16 km de Járkov, después de haber avanzado unos 80 km. Los tanques soviéticos que habían atacado unos días antes habían sido aniquilados, y sólo unos pocos habían podido escapar.

En Yugoslavia los alemanes tomaron Livno sin lucha. Allí se tomaron unos días de descanso. Mientras tanto los partisanos recuperaban Jablanica de manos de los chetniks. La operación resultó más fácil de lo imaginado porque contaban con tanques, y los chetniks, al verlos, creyeron que eran refuerzos italianos y corrieron confiadamente hacia ellos. Otra cuestión era cruzar el río con el puente derruido.

La RAF bombardeó la cuenca del Ruhr, especialmente la ciudad de Essen.

Submarino alemanes hundieron tres cargueros estadounidenses (Executive, Richard Bland y Thomas Hooker) y cuatro británicos (Empire Tower, Fidra, Ger-y-Bryn y Trefusis) en el Atlántico.

Ese día se estrenó Frankenstein y el hombre lobo, en la que la que Lon Chaney Jr. volvía a su papel original de hombre lobo, mientras que "la criatura" era ahora encarnada por Bela Lugosi.

En las primeras horas del 6 de marzo dos destructores japoneses (Minegumo y Murasame) habían descargado suministros en Vila, en la isla de Kolombangara, en el archipiélago de las Salomón. Cuando ya se retiraban a través del estrecho de Blackett, se encontraron con una flota estadounidense formada por tres cruceros y tres destructores. Tras una breve batalla, los dos barcos japoneses terminaron hundidos. La flota estadounidense no sufrió bajas, pero el submarino USS Grampus se perdió en la zona, y todo apunta a que fue hundido por los destructores japoneses antes de la batalla.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Kiriha Maru) en el Pacífico.

Las tropas de von Manstein logró tomar una cabeza de puente sobre el río Mosh, lo que le despejaba el camino hacia Járkov.

En la oscuridad de la noche, doce partisanos empezaron a cruzar los restos de un puente ferroviario sobre el río Neretva. Los chetniks que lo custodiaban notaron algo y empezaron a disparar a ciegas, y mataron a dos partisanos. Los otros lograron cruzar y destruyeron el búnker en el que se encontraban los chetniks con granadas de mano. Asegurado el puente, el resto de la brigada lo cruzó también como buenamente pudo.

Las tropas de Montgomery se estaban acercando a la Línea Mareth, un sistema de fortificaciones que los franceses habían levantado en Túnez para protegerse de un eventual ataque italiano desde Libia y que ahora Rommel trataba de aprovechar para frenar el avance británico. Rommel atacó a las fuerzas de Mongtomery en Medenine con la intención de acorralarlas contra la Línea Mareth. Sin embargo, la inteligencia británica había obtenido suficiente información sobre los planes alemanes gracias a su capacidad de descifrar el código enigma, y además el ataque se había retrasado lo suficiente como para que Montgomery pudiera estar bien preparado. Montgomery sabía incluso el lugar y el momento en que empezaría el ataque. En el momento previsto, a las 6:00, las fuerzas alemanas e italianas empezaron a bombardear la vanguardia británica durante 90 minutos. Cuando aparecieron los Panzers, se encontraron con una fuerte defensa de cañones antitanque.

A las 8:30 los tanques trataron de maniobrar para mejorar su situación, pero se encontraron con un campo de minas y tuvieron que apartarse hacia una zona poco apta prevista por los británicos, donde fueron atacados por sorpresa. A las 9:00 la artillería británica se ocupó de la infantería alemana, mientras los tanques del Eje se veían cada vez más desorganizados. Montgomery informaba (hablando de Rommel):

Trata de atacarme a la luz del día con tanques seguidos de infantería motorizada. Tengo 500 cañones atrincherados, 400 tanques, buena infantería y considerable artillería. Es un regalo absoluto. Debe de haberse vuelto loco.

Sobre las 3:30 una división de artillería neozelandesa había dispersado a la infantería del Eje. A las 5:45 un millar de soldados de infantería apoyados por tanque avanzaron y fueron destrozados por la artillería británica. A las 6:00 27 tanques del Eje libraron un último combate y a las 8:30 Rommel aceptó la sugerencia de Messe de dar por terminado el ataque, ya que no podían permitirse el lujo de perder fuerzas imprescindibles para mantener la defensa de la Línea Mareth. El balance final fue de 635 bajas y 52 tanques perdidos por el Eje frente a 130 bajas británicas.

Ese mismo día el mando de las tropas estadounidenses en África pasó al general George Smith Patton, que recibió el encargo de reorganizar el desmoralizado e ineficiente ejército estadounidense en un plazo de 10 días. Patton introdujo una férrea disciplina: todos los soldados debían lucir uniformes impecables, seguir horarios estrictos y cumplir con todos los protocolos reglamentarios. Hablaba a menudo con sus hombres con el fin de que acabaran comportándose como soldados modélicos.

inició una labor de reorganización para corregir el pobre papel que las tropas estadounidenses habían representado hasta entonces contra Rommel en Túnez.

Un submarino británico hundió un carguero español (Bartolo) en el Mediterráneo.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Fort Battle River) y otro noruego (Thorstrand) en el Atlántico.

Tras haber recibido refuerzos, el 7 de marzo von Manstein decidió atacar Járkov e inició una maniobra con el objetivo de rodearla.

Los partisanos que habían cruzado el Neretva dispersaron una brigada de chetniks, la cual a su vez extendió el pánico sobre otras unidades cercanas. Sin ser molestados, los partisanos empezaron a improvisar un nuevo puente sobre los restos que habían cruzado y a través de él lograron cruzar el Neretva y escapar de los alemanes. Éstos apenas tenían hombres en la zona y lo más que pudieron hacer fue enviar a la Luftwaffe, que no fue muy efectiva debido a lo escarpado del paisaje. A pesar de esta humillación final, los alemanes aseguraron que habían matado unos 12.000 partisanos, ejecutado unos 600 y capturado unos 2.000. Sin embargo, los partisanos habían salvado a su Alto Mando y a sus heridos, y la popularidad de Tito creció gracias a que mantuvo su juramento de no dejar a los heridos atrás.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Sabor) en el océano Índico y otros tres (Egyptian, Empire Impala y Empire Light) en el Atlántico, junto con otro brasileño (Arubatan) y otro noruego (Jamaica).

El 8 de marzo un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Hisashima Maru) cerca de la costa japonesa. La aviación japonesa hundió un carguero neerlandés ('s Jacob) cerca de Nueva Guinea.

Los aliados iniciaron una serie de bombardeos sobre Rennes y Rouen que se prolongarán durante tres semanas.

Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (James B. Stephens) en la costa índica de Sudáfrica.

En el océano Atlántico, submarinos alemanes atacaron al convoy SC 121 y hundieron cuatro cargueros británicos (Empire Lakeland, Fort Lamy, Guido y Leadgate) y uno yugoslavo (Vojvoda Putnik). Por su parte, la aviación estadounidense hundió un submarino alemán.

Goa era un protectorado portugués en la India y, por consiguiente, era territorio neutral, pero el 9 de marzo soldados británicos realizaron una incursión en Mormugao y volaron con explosivos tres mercantes alemanes (Braunfels, Drachenfels y Ehrenfels) que habían estado transmitiendo posiciones de barcos aliados a los submarinos alemanes.

El ejército alemán había logrado rodear Járkov tras haber incomunicado dos ejércitos soviéticos.

En los últimos días, las fuerzas del Eje en Túnez se habían ido replegando hasta la Línea Mareth. El mal tiempo frustró los intentos británicos de perseguirlas. Rommel marchó a Roma para discutir sus planes con el Alto Mando italiano.

Un submarino alemán hundió un carguero noruego (Tabor) al sur de Sudáfrica.

El convoy SC 121 sufrió nuevos ataques por parte de submarinos alemanes, en los que fueron hundidos dos cargueros británicos (Malantic y Rosewood), uno noruego (Bonneville) y otro sueco (Milos). El convoy BT 6 perdió tres cargueros estadounidenses (James K. Polk, James Smith y Thomas Ruffin) y otro británico (Kelvinbank).

Otro carguero estadounidense (Puerto Rican) fue hundido en el mar de Noruega.

El 10 de marzo la aviación estadounidense dañó un barco japonés de suministro de combustible (Keijo Maru), que posteriormente fue torpedeado y hundido por un submarino.

Un intento soviético de contraatacar a las fuerzas que amenazaban Járkov y de restablecer las comunicaciones entre sus distintas unidades resultó en vano.

No habiendo encontrado ningún apoyo a sus puntos de vista, Rommel dejó Italia y fue a entrevistarse con Hitler en su cuartel general en Ucrania. Allí trató de convencerlo de que abandonara Túnez y que devolviera a Europa las fuerzas del Eje. Hitler se negó y Rommel fue declarado de baja por enfermedad, con el máximo secreto. Fue sustituido en África por el general Hans-Jürgen von Arnim, pero estaba bajo el mando del italiano Giovanni Messe.

Submarinos británicos hundieron un carguero y un petrolero italiano (Derna y Rosario) en el Mediterráneo. En el océano Índico un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Richard D. Spaight) en el canal de Mozambique. En el océano Atlántico el convoy SC 121 perdió dos cargueros británicos más (Coulmore y Nailsea Court). En otros convoyes fueron hundidos dos cargueros y un petrolero estadounidense (Andrea F. Luckenbach, James Sprunt y Virginia Sinclaire) y uno británico (Tucurina). Por otra parte, un barco británico embistió y hundió un submarino alemán.

El 11 de marzo la aviación japonesa atacó el aeropuerto aliado en Dobodura, en Nueva Guinea, para cubrir un transporte de tropas que, en un principio, tenía como objetivo Madang, pero, tras el desastre de la batalla del mar de Bismark, se había cambiado el punto de desembarco por la bahía de Hansa. Tres aviones aliados fueron destruidos en tierra y un cuarto en el aire. Por su parte, los pilotos aliados afirmaron haber hundido nueve aviones japoneses.

El ejército de von Manstein inició su ofensiva por dos frentes contra Járkov y, tras duros combates, logró ocupar un sector de la ciudad. El avance de los tanques alemanes fue frenado por trincheras antitanque, que incluían cañones antitanque. Un contraataque soviético fue rechazado con un fuego intenso. Esa noche la vanguardia alemana logró cruzar las trincheras antitanque y cogió a los soviéticos por sorpresa. Pronto se estableció un paso por el que los alemanes pudieron penetrar aún más en la ciudad.

En Gornji Vakuf se produjo un primer contacto para posibles negociaciones entre los partisanos yugoslavos y los alemanes. En principio se trataba de acordar un intercambio de prisioneros, propuesta que había interesado al embajador alemán en el Estado Independiente de Croacia, el  teniente general Siegfried Kasche. Sin embargo, en el encuentro los partisanos llevaron muchas más propuestas. Los alemanes dudaban de si los aliados invadirían Italia o si, por no hacer lo más obvio, tratarían de invadir Yugoslavia, y Tito aseguraba a los alemanes que sus partisanos combatirían a los británicos igual que ahora combatían a los alemanes, al contrario que los chetniks, que no estaban sino esperando la entrada de los británicos. Por ello, Tito trataba de persuadir a los alemanes de que lo más conveniente para ambos era acordar un alto el fuego, establecer zonas de influencia separadas en Yugoslavia y combatir ambos al enemigo común, que eran los chetniks. Poco después del encuentro los alemanes aceptaron un alto el fuego informal mientras continuaran las conversaciones.

Una patrulla danesa descubrió una estación meteorológica alemana clandestina en Groenlandia. Los alemanes los descubrieron y los persiguieron hasta su base en Skimonaes.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Aelybryn) en la costa índica sudafricana.

En el océano Atlántico, submarinos alemanes atacaron el convoy HX 228 y hundieron un carguero estadounidense (William C. Gorgas), otro noruego (Brant County) y uno de los destructores británicos que lo escoltaban (HMS Harverster). A su vez, dos de los submarinos atacantes resultaron hundidos por una corveta francesa. El convoy SC 121 perdió un carguero británico más (Empire Lakeland). Otros submarinos hundieron un carguero británico (Baron Kinngird) y otro hondureño (Olancho) cerca de la costa americana. Un destructor y un crucero estadounidense interceptaron un carguero alemán (Karin). La tripulación voló su barco, y la explosión mató a 11 de los 14 estadounidenses que lo habían abordado.

El 12 de marzo los transportes japoneses llegaron a la bahía de Hansa sin ser molestados, y desde allí las tropas marcharon hasta Madang a pie o en barcas.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Taihosan Maru) en el Pacífico.

El ejército alemán estaba llegando al centro de Járkov. Pronto cruzaron el río Járkov y establecieron en él una cabeza de puente. Varios contraataques soviéticos fueron rechazados.

En Grecia, el Ejército Popular de Liberación Nacional logró la capitulación de la guarnición italiana de la ciudad de Karditsa. Naturalmente, más adelante fue retomada, pero sus habitantes presumen de que su ciudad fue la primera ciudad europea en ser liberada de la ocupación por parte de las potencias del Eje.

Lanchas alemanas hundieron un destructor británico (HMS Lightning) cerca de Argelia. Un submarino británico hundió un carguero francés (Esterel) y la aviación de Malta hundió un carguero italiano (Killisi).

Torpederas británicas hundieron un carguero alemán (Dalina) en el canal de La Mancha.

Un destructor estadounidense hundió un submarino alemán en el océano Atlántico.

El 13 de marzo un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Kosei Maru) en el mar del Este de China. Un submarino neerlandés hundió un barco de transporte de tropas japonés (Kasuga Maru) en el océano Índico.

En Járkov los alemanes avanzaban desde su cabeza de puente en el río limpiando las calles de soldados soviéticos edificio a edificio. A pesar de la tenaz resistencia soviética, al final del día las dos terceras partes de la ciudad estaban bajo el control alemán.

Hitler dejó su cuartel general en Ucrania para regresar a Alemania, pero decidió hacer escala en el cuartel general Günther von Kluge, el general al mando del grupo central del ejército alemán en el Este. Después de comer con Kluge y sus oficiales, volvió al avión. En su comitiva se encontraba el teniente coronel Heinz Brandt, y un amigo suyo, el mayor Henning von Tresckow, le pidió el favor de que le llevara un paquete al general Helmuth Stieff, que contenía dos botellas de Cointreau, como pago de una apuesta que había perdido. Brandt subió el paquete al avión sin saber que en realidad contenía una bomba programada para estallar media hora más tarde, cuando el avión pasara cerca de Minsk, de modo que pareciera que el avión había sido derribado por los soviéticos. Cuando se anunciara la muerte del Führer,  el general Friedrich Olbricht en Berlín asumiría el mando del ejército, mientras otros conjurados harían lo propio en Viena, Munich y otros puntos estratégicos. La parte más delicada sería someter a las SS. El plan era arriesgado, pero nunca sabremos si habría funcionado, porque la bomba no explotó. El detonador funcionó, pero falló el percutor, al parecer por el frío. En una exhibición de sangre fría, el teniente Fabian von Schlabrendorff, ayudante de Tresckov, tomó el avión siguiente y fue a ver a Barndt para que le entregara el paquete, a riesgo de que la bomba pudiera estallarle en las manos en cualquier momento. El supuesto destinatario, el general Stieff, era también contrario al nazismo, pero no estaba al tanto del complot.

Un carguero británico (Ocean Freedom) fue hundido en el mar de Barents por la aviación alemana.

Los alemanes iniciaron la liquidación del gueto de Cracovia. Los judíos considerados aptos para el trabajo fueron enviados al nuevo campo de concentración de Plaszow, mientras que el resto fue destinado a Auschwitz para ser exterminados. Unos 2.000 judíos incapaces de ser transportados fueron asesinados en las propias calles del gueto.

Un submarino italiano (Leonardo da Vinci) hundió un barco británico de transporte de tropas (Empress of Canada) cerca de Liberia. Murieron 392 personas.

Torpederas británicas hundieron un carguero sueco (Hermod) en el mar del Norte.

Un submarino alemán hundió tres cargueros británicos (Clan Alpine, Marcella, y Oporto) y uno neerlandés (Sembilangan) del convoy OS 44 cerca de la costa atlántica española. Casi todos los tripulantes (más de 200) murieron. Una corbeta canadiense hundió otro submarino alemán en la zona. Un carguero estadounidense (Keystone) fue hundido cerca de las Azores.

Otro submarino alemán hundió un petrolero estadounidense (Cities Service Missouri) y un carguero neerlandés (Ceres) en el Caribe.

El 14 de marzo Járkov estaba ya prácticamente en manos alemanas, si bien todavía había algunos focos de resistencia soviética que fueron eliminados en los días siguientes. Los soviéticos habían contado unos 45.200 muertos y unos 41.200 heridos, frente a 4.500 muertos alemanes y 7.000 heridos.

Los alemanes completaron la liquidación del gueto de Cracovia. Entre los judíos que se salvaron de Auschwitz  (o del asesinato in situ) estuvieron algo más de un millar de trabajadores de unas fábricas de menaje de cocina y munición del empresario Oskar Schindler. Nacido en los Sudetes, Schindler había hecho de espía para los nazis en la etapa previa a la anexión, así como en misiones posteriores que lo habían llevado hasta a Turquía. Pertenecía al partido nazi desde hacía cuatro años y llevaba ya un tiempo enriqueciéndose gracias a la guerra. Sus fábricas las había comprado a bajo precio al Estado Alemán después de que éste se las hubiera incautado a sus propietarios judíos y había contratado a un gran número de judíos porque el salario que tenía que pagar por su trabajo era mucho menor. Sin embargo, a la vez se preocupaba constantemente del bienestar de sus empleados dentro de lo posible. Había instalado una clínica, una cocina y un comedor para sus trabajadores, que cada día caminaban desde el gueto hasta sus fábricas, y había recurrido a sus contactos con el ejército alemán y con el mercado negro para sobornar oficiales a cambio de que se olvidaran de cualquier orden de arresto o deportación que pesara sobre sus empleados. En una ocasión en que la Gestapo fue a verle para que les entregara a una familia con documentos de identidad falsos, en palabras de Schlinder: tres horas más tarde los dos policías de la Gestapo salieron borrachos de mi oficina sin los documentos incriminatorios y sin los prisioneros que habían venido a buscar. En numerosas ocasiones Schindler había "justificado" que las esposas e hijos de sus trabajadores eran necesarios para el funcionamiento de su fábrica, así como algunos discapacitados. Este proteccionismo le había dado algunos problemas. En una ocasión fue arrestado por haber dado un beso en la mejilla a la hija de uno de sus trabajadores en su fiesta de cumpleaños. Sus contactos le permitieron salir en poco tiempo.

Conociendo de antemano la intención de los alemanes de liquidar el gueto, Schindler hizo que sus trabajadores durmieran ese día en las fábricas, y luego se las arregló para que todos pudieran ser enviados a Plaszow. Schindler presenció la liquidación del gueto y quedó espantado de la brutalidad nazi. Desde entonces redobló sus esfuerzos por proteger a los judíos a su cargo. La liquidación fue supervisada por el capitán de las SS Amon Göth, el comandante del campo de Plaszow y cuya crueldad superaba con creces la habitual en un nazi. Se decía que, durante su destino en Plazow, nunca desayunaba sin haber matado antes a algún prisionero sin motivo alguno. En una ocasión mató a un cocinero porque la sopa estaba demasiado caliente. A menudo lanzaba a sus perros Rolf y Ralf, (dos gran daneses) contra los prisioneros para que los desgarraran.

Schindler logró sobornarlo y, aunque Göth había planeado que todas las fábricas se trasladaran al recinto del campo, finalmente se construyó un subcampo alrededor de las fábricas de Schindler que albergó a sus empleados e incluso a otros 450 judíos de otras fábricas, que gozaron así de mejor alimentación y alojamientos y quedaron a salvo de las arbitrariedades del comandante.

Torpederas noruegas realizaron una incursión en Florø (Noruega) organizada por los británicos en la que destruyeron algunas embarcaciones, entre ellas un carguero alemán (Optima).

Una corbeta italiana hundió un submarino británico (HMS Thunderbolt) cerca de Sicilia. Por otra parte, submarinos británicos hundieron dos cargueros italianos (Città di Bergamo y Peli) en el Mediterráneo. La aviación de Malta hundió un carguero alemán (Caraïbe).

Henri Giraud pronunció un discurso radiofónico que calificó irónicamente como "el primer discurso democrático de su vida". En él rompió con la ficción de que estaba gobernando el Norte de África en nombre de Pétain. Afirmó que Francia no estaba sometida al armisticio de 1940 y que la legislación promulgada tras él quedaba sin efecto. Aseguró que "cuando el pueblo francés vuelva a ser dueño de su destino, formará un gobierno provisional según las leyes constitucionales de la República". Sus colaboradores más conservadores presentaron inmediatamente su dimisión.

El 15 de marzo un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Momoha Maru) en el Pacífico. Destructores japoneses hundieron otro submarino estadounidense (USS Triton).

Henri Giraud invitó a de Gaulle a reunirse con él en Argel. El discurso del día anterior había limado sensiblemente las diferencias entre ambos.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Ocean Seaman) en el Mediterráneo y otro francés (Wyoming) en el Atlántico.

El 16 de marzo Stalin pidió por novena vez a sus aliados la apertura de un segundo frente en el oeste que aliviara la presión alemana sobre la Unión Soviética, y acusaba abiertamente una vez más de traición a los británicos y estadounidenses.

Los alemanes habían descubierto los restos de la carnicería que la NKVD soviética había perpetrado en el bosque de Katyn, hacía ya tres años, donde habían perecido más de 22.000 prisioneros de guerra polacos y ucranianos, y ahora los primeros informes empezaban a llegar a Occidente.

Torpederas británicas hundieron dos cargueros daneses (Agnete y Maria Toft) en el mar del Norte. Un submarino soviético hizo encallar un carguero alemán (Johannisberger) en la costa noruega.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Hadleigh) cerca de Orán.

Los alemanes declararon el estado de sitio en la Alta Saboya, como consecuencia de las actividades de los maquis, cada vez más numerosos.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Benjamin Harrison) y otro noruego (Elin K) en el Atlántico.

El 17 de marzo, tras la caída de Járkov y la desorganización consiguiente de las fuerzas soviéticas, von Manstein se dirigió hacia Belgorod.

Siegfried Kasche, el embajador alemán en el Estado Independiente de Croacia, envió un telegrama al Ministerio de Asuntos Exteriores del Reich para solicitar instrucciones sobre las propuestas de los partisanos yugoslavos. Su análisis era el siguiente:

Existe la posibilidad de que Tito le dé la espalda a Moscú y a Londres, que lo han dejado en la estacada. Los partisanos desean luchar contra los chetniks en el Sandžak para luego regresar a sus aldeas, la pacificación de las áreas servias y croatas, el regreso de los guerrilleros a sus aldeas después de ser desarmados y que no haya ejecuciones de cabecillas partisanos por nuestra parte. Mi opinión es que esta posibilidad debería considerarse, puesto que la secesión del enemigo de esta fuerza tan bien considerada en el mundo podría ser muy importante. De hecho, los partisanos de Tito no son mayoritariamente comunistas, y en general no han cometido grandes excesos en sus batallas y en el tratamiento de los prisioneros y de la población.

Submarinos británicos hundieron un petrolero y un carguero italiano (Devoli y Forli) en el Mediterráneo.

España volvía a contar con un parlamento, inaugurado por Franco ese día. Eso sí, era un parlamento algo especial, pues la tercera parte de los diputados de las nuevas Cortes Generales los había elegido el dictador, otra tercera parte los sindicatos falangistas y la otra estaba formada por miembros de oficio (ministros, alcaldes, rectores universitarios, etc.)

Los submarinos alemanes se cobraron nada menos que 17 barcos aliados en el océano Atlántico. Concretamente, el convoy XH 229 perdió cuatro cargueros estadounidenses (Harry Luckenbach, Irénée Du Pont, James Oglethorpe y William Eustis), tres británicos (Coracero, Nariva y Souther Princess) y dos neerlandeses (Terkoelei y Zaanland), el convoy SC 122 perdió cinco cargueros británicos (Fort Cedar Lake, King Gruffydd, Kingsbury, Port Auckland y Zouave), uno neerlandés (Alderamin) y otro panameño (Granville), y el convoy UGS 6 perdió otro carguero estadounidense (Molly Potcher).

El 18 de marzo las fuerzas de Lloyd en Birmania atacaron las posiciones japonesas en un frente muy estrecho, pero fue en vano. Fueron rechazadas con unas 300 bajas. A partir de ese momento se limitaron a tratar de retener el territorio que habían ocupado.

Los alemanes tomaron Belgorod y von Manstein no tardó en detener su ofensiva.

El presidente del Líbano, Alfred Naqqache, fue sucedido provisionalmente por Ayoub Tabet.

Un submarino alemán hundió dos cargueros británicos (Dafila y Kaying) cerca de la costa libia.

Transcurrido el plazo que había recibido el general Patton para poner a punto a sus hombres, salió con una división de tanques con la misión de tomar Gafsa. Antes se dirigió a sus hombres en estos términos: Espero ver bajas entre los oficiales, especialmente entre los no combatientes, pues eso me convencerá de que se ha realizado un esfuerzo serio por capturar este objetivo.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Canadian Star) y otro estadounidense (Walter Q. Gresham) del convoy HX 229 y otro hundió un carguero británico (Clarissa Radcliffe) del convoy SC 122.

El 19 de marzo un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Zogen Maru) en el Pacífico. Otro hundió un barco de transporte de tropas (Takachiho Maru) cerca de Formosa. Murieron 844 de sus ocupantes.

Los soviéticos lanzaron el que sería su último ataque sobre Krasny Bor, que fue rechazado por los alemanes. El fracaso de la operación fue silenciado por los historiadores soviéticos.

El submarino italiano Leonardo da Vinci hundió un carguero británico (Lulworth Hill) en el Atlántico sur.

La resistencia francesa había tenido poca presencia en Córcega hasta que la isla fue ocupada por los italianos a finales del año anterior. Entonces surgieron dos movimientos de resistencia, uno organizado desde Argelia de tendencia comunista y otro organizado por de Gaulle, cuyo cabecilla, Fred Scamaroni, había sido apresado y torturado por los italianos y que ese día se suicidó. Poco después un enviado de de Gaulle logró unir ambos movimientos.

El Octavo Ejército de Montgomery inició su primer gran ataque desde El Alamein, esta vez contra la Línea Mareth, en Túnez. Una división de infantería logró penetrar las posiciones italianas cerca de Zarat y establecer así una cabeza de puente.

La aviación británica hundió un destructor italiano (Alpino) en La Spezia, en el norte de Italia.

Aviones alemanes e italianos bombardearon Trípoli y hundieron un destructor (HMS Derwent) y un carguero británico (Ocean Voyager) y causaron daños irreparables en un carguero griego (Varvara).

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Mathew Luckenbach) del convoy HX 229 y un carguero griego (Carras) del convoy SC 122. Por otro lado la aviación británica hundió un submarino alemán.

El 20 de marzo un submarino alemán hundió un carguero británico (Fort Mumford) cerca de Ceilán. Un submarino alemán hundió un carguero panameño en el océano Índico. Otro hundió un carguero neerlandés (Mariso) cerca de la costa de Brasil.

El 21 de marzo un submarino estadounidense hundió dos cargueros japoneses (Hozen Maru y Nittsu Maru) en el Pacífico.

En un museo militar de Berlín se inauguró una exposición de armas capturadas a los soviéticos y el propio Hitler acudió a visitarla. Estaba previsto que le hiciera de guía el coronel Rudolf Christoph Freiherr von Gersdorff, experto en armas. Sin embargo, Hitler entró en el museo como una exhalación, rechazó la visita guiada y se marchó al cabo de unos minutos. En cuanto se fue, von Gersdorff sintió una urgente necesidad de ir al baño. La razón principal de esta urgencia era que, poco antes de que Hitler hubiera hecho su aparición, había activado dos bombas disimuladas bajo su abrigo para que estallaran al cabo de diez minutos. Su plan era abrazar a Hitler cuando el detonador avisara de que iba a explotar y así morir con él. En el baño, logró desactivarlas como en una película de Hollywood: en el último segundo. Gersdorff se había ofrecido voluntario para esa misión suicida tras el fracaso del intento de Tresckow unas semanas antes, en cuya organización había colaborado.

Un submarino británico hundió un petrolero italiano (Giorgio) en el Mediterráneo. Cazasubmarinos alemanes hundieron un submarino soviético ante la costa noruega.

Ese día 21 presos del IRA escaparon de la cárcel de Magilligan, en Irlanda del Norte.

La Línea Mareth se extendía desde el mar hasta las montañas Matmata, pero Montgomery había enviado un cuerpo neozelandés, con tropas de infantería, una brigada acorazada y artillería antitanque y antiaérea que había rodeado las montañas dando un gran rodeo por la izquierda (por eso la operación se llamó Operación Pugilista, por el "gancho izquierdo" que Montgomery había planeado) y ahora se enfrentaban a una división de infantería alemana y una división Panzer en el paso de Tebaga, entre la cordillera del mismo nombre y el monte Metab. Aunque la entrada al paso estaba asegurada, los alemanes ofrecían una gran resistencia.

Un submarino estadounidense hundió otro alemán en el Atlántico. La aviación alemana hundió un carguero británico (City of Christchurch) ante la costa portuguesa.

El 22 de marzo un submarino estadounidense hundió un carguero japonñes (Meigen Maru) en el Pacífico.

Cuatro días atrás los servicios secretos suizos informaron de que Alemania se proponía atacar Suiza a principios del mes siguiente. El Estado Mayor se tomó en serio la advertencia, pero ahora llegaba la noticia de que el plan había sido descartado en el cuartel general de Hitler.

Un bombardeo estadounidense hundió un petrolero alemán (Eurosee) en Wihelmshaven.

Una división Panzer alemana llevó a cabo un contraataque por el que recuperó gran parte de la cabeza de puente que los británicos habían establecido en Zarat unos días atrás.

La aviación aliada hundió dos cargueros italianos (Manzoni y Monti) en el Mediterráneo.

La aviación estadounidense hundió un submarino alemán en el Mediterráneo, y la británica otro cerca de Irlanda.

El 23 de marzo submarinos estadounidenses hundieron un carguero (Katyosan Maru) y un barco de transporte de tropas japonés (Kenyo Maru) en el Pacífico. En el segundo murieron cuatro tripulantes y 160 pasajeros, entre ellos 30 "mujeres de consuelo", es decir, prostitutas forzadas.

Los alemanes atacaron la base danesa de Eskimonaes, en Groenlandia y la arrasaron. Sus ocupantes pudieron huir, pero tuvieron que recorrer unos 650 km hasta la estación de la isla Ella sin trineos, comida o equipamiento. De regreso a su base, los alemanes tendieron una emboscada a una patrulla de tres hombres en Sandodden, y mataron a uno de ellos. Los daneses habían alertado de la presencia alemana, y no tardaron en llegar bombarderos aliados desde Islandia que destruyeron la estación meteorológica clandestina. No obstante, ésta había sido ya evacuada.

Los alemanes habían consentido que se celebraran elecciones parlamentarias en Dinamarca, que tuvieron lugar ese día con la participación más alta jamás registrada (un 89.5% del censo). El partido nacionalsocialista danés obtuvo 3 escaños con el 2.1% de los votos, mientras que el partido que abogaba por terminar con la cooperación con los nazis obtuvo también 3 escaños con el 2.2% de los votos. Los partidos más votados fueron los partidos democráticos, que defendían la cooperación con los nazis hasta que Alemania fuera finalmente derrotada, cosa que ya todo el mundo veía plausible.

Mientras Montgomery atacaba la Línea Mareth desde el este, los tanques de Patton se acercaban por el oeste. Von Arnim compartía la idea de Rommel de que los estadounidenses no eran muy peligrosos, así que envió contra ellos 50 tanques confiando en que no les costaría mucho rechazar el ataque. Al amanecer las fuerzas estadounidenses los vieron emerger del paso que llevaba al valle de El Guettar. El ataque inicial fue arrollador, pero perdió impulso cuando los alemanes se encontraron con un campo de minas. Mientras trataban de reorganizarse actuó la artillería antitanque estadounidense y, al cabo de una hora, 30 Panzers habían sido destruidos. Poco después los alemanes se retiraban. Por la tarde los alemanes intentaron un segundo asalto, pero nuevamente tuvieron que retirarse con muchas pérdidas. Parte de la división se atrincheró y parte se retiró al cuartel alemán en Gabès.

Submarinos británicos hundieron dos cargueros italianos (Tosca y Zeila) en el Mediterráneo. La aviación alemana hundió un carguero británico (Windsor Castle) cerca de Argel.

El cabo Albert Frédéric Laver, los marines W.N. Mills y James Conway, el teniente John MacKinnon, capturados en Francia el año anterior en el transcurso de la operación Frankton, fueron fusilados en París, tras los interrogatorios y torturas protocolarias. Todos ellos habían sido capturados vistiendo uniforme, por lo que su ejecución (de acuerdo con la Orden de los Comandos de Hitler), constituía un crimen de guerra.

El 24 de marzo un submarino estadounidense hundió un petrolero japonés (Takaosan Maru) en el Pacífico.

Konstantin Päts fue internado en un hospital psiquiátrico soviético. El diagnóstico que justificó su ingreso forzoso fue su insistencia en que era el presidente de Estonia.

La aviación estadounidense hundió un carguero (Città di Savona) y un submarino italiano (Umbrino) en el Mediterráneo.

El 25 de marzo quince aviones estadounidenses bombardearon el aeropuerto japonés en la isla de Nauru y destruyeron 15 aviones. Poco después, como represalia, los japoneses mataron a cinco australianos que mantenían prisioneros en la isla.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Satsuki Maru) en el Pacífico.

El presidente sirio Jamil al-Ulshi tuvo que dimitir debido a que su impopularidad crecía día a día. A los elevados precios había que sumar las subidas de impuestos con los que se sufragaba el esfuerzo militar francés en Europa, y las protestas se multiplicaban. Fue sucedido por Ata Bey al-Ayyubi.

Los alemanes transportaron a Sarajevo a los representantes de los partisanos en las negociaciones iniciadas unos días antes en Gornji Vakuf. Allí los partisanos dejaron claro que sus propuestas no suponían en absoluto ninguna oferta de rendición.

La aviación  británica hundió un submarino alemán cerca de Islandia. Otro hundió un carguero sueco (Industria) cerca de la costa de Brasil.

Montgomery inició las acciones preliminares de la Operación Supercarga II, prevista para el día siguiente. (La operación que culminó con la victoria de El Alamein se había llamado Supercarga). La RAF estuvo bombardeando las comunicaciones del Eje hasta las 15:40. Luego siguieron bombardeos cada 15 minutos durante dos horas y media en los que la artillería lanzaba bombas de humo para marcar objetivos a los aviones. A las 2:50 del 26 de marzo los neozelandeses en el paso de Tebaga completaron su primera misión tomando una colina. A las 16:00 empezó a disparar la artillería. Después avanzaron los tanques, seguidos de un batallón de infantería en carros de combate y detrás la infantería a pie. Al anochecer los británicos habían cruzado el paso de Tebaba abriendo una brecha en las defensas del Eje.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (City of Perth) cerca de Orán. La aviación alemana hundión un carguero británico (Empire Standard) y otro neerlandés (Prins Willem III) en el Mediterráneo.

No habiendo recibido respuesta a su telegrama, Sigfried Kasche envió otro a Joachim Ribbentrop, en el que le informaba a su vez de las negociaciones que estaban teniendo lugar en Sarajevo. Indicaba además que el interés de los partisanos por un armisticio había aumentado.

La inteligencia estadounidense había descubierto que los japoneses iban a enviar un convoy a abastecer las islas Aleutianas, así que enviaron una flota para interceptarlo, formada por dos cruceros y cuatro destructores. Los informes indicaban que la escolta del convoy era de la misma envergadura, pero en realidad constaba de cuatro cruceros y cuatro destructores. A las 7:30 del 27 de marzo los radares detectaron la flota japonesa y la flota estadounidense se dirigió hacia ella. A las 8:11 se tuvo el primer contacto visual. A las 8:40 los japoneses abrieron fuego a una distancia de 18 km, que inmediatamente fue respondido. Se encontraban cerca de las islas Komandorski, en el extremo del archipiélago de las Aleutianas, bajo soberanía soviética. El lugar era tan remoto que ninguna de las dos flotas contaba con apoyo aéreo o submarino, por lo que la batalla fue uno de los últimos combates navales de la historia sustentados únicamente por la artillería. Al cabo de varias horas, dos de los cruceros japoneses habían sufrido daños moderados, mientras que en la flota estadounidense dos destructores sufrían daños leves y uno de los destructores estaba gravemente dañado. Sin embargo, los japoneses temieron la llegada de la aviación estadounidense y a las 12:30 se retiraron. La batalla fue inconclusiva, pero resultó una victoria estratégica para los estadounidenses, pues los japoneses renunciaron a abastecer las Aleutianas con barcos, y desde ese momento usaron únicamente submarinos, cuya capacidad de transporte era mucho menor. Las bajas fueron de 7 estadounidenses muertos y 20 heridos, frente a 14 muertos y 26 heridos japoneses.

Un submarino estadounidense hundió un petrolero japonés (Toko Maru) en el Pacífico.

En Copenhague tuvo lugar la primera puesta en escena europea de la ópera Porgy and Bess, de George Gershwin. Aunque los protagonistas son negros, fueron interpretados por cantantes blancos con la cara pintada. Tras 22 representaciones con el teatro abarrotado, los nazis suspendieron la producción.

En Túnez una división Panzer de reserva atacó a los neozelandeses por su flanco derecho, pero a las 9:00 el ataque había sido rechazado y al final del día los neozelandeses llegaban ante las defensas de El Hamma, en la retaguardia de la Línea Mareth, cuya defensa estaba cada vez más comprometida.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Sidamo) en el Mediterráneo, mientras que la aviación italiana hundió un carguero británico (Empire Rowan). Además, un submarino alemán hundió otro carguero británico (City of Guildford) cerca de Libia.

La aviación británica hundió un submarino alemán en el océano Atlántico.

Ese día se estrenó Los verdugos también mueren, dirigida por Fritz Lang con guión del director y de Bertold Brecht, basado libremente en el asesinato de Reinhard Heydrich. La acción transcurre en Praga, y el estreno de la película tuvo lugar en Prague, Oklahoma, donde se ahorcaron figuras que representaban a Hitler, Hirohito y Mussolini.

El 28 de marzo submarinos estadounidenses hundieron un carguero japonés (Suwa Maru) cerca de la isla Wake.

Submarinos británicos hundieron un carguero francés (Lillois) y otro griego (Archangelos) en el Mediterráneo. La aviación estadounidense hundió un submarino italiano cerca de Sicilia.

Un carguero italiano (Caterina Costa) estaba siendo cargado en Nápoles con armas y explosivos para llevar suministros a Bizerta, en Túnez, cuando se produjo un incendio que acabó provocando una enorme explosión. Las calles quedaron cubiertas con más de 600 muertos y unos 3.000 heridos. Varios barcos vecinos resultaron hundidos y piezas ardientes fueron arrojados hasta una gran distancia. Algunas provocaron un incendio en la Estación Central.

En Túnez el general Messe ordenó que todas las fuerzas de la Línea Mareth se retiraran para enfrentarse al cuerpo neozelandés salvo las de El Hamma, que debían mantener su posición a toda costa para no quedar todos acorralados.

Jean Moulin estaba ya de regreso en París.

Ese día murió en Beverly Hills el compositor ruso Serguéi Rajmáninov, víctima de un cáncer.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Silverbeech y Lagosian) cerca de las islas Canarias. Otro hundió un carguero belga (Moanda) cerca de la costa sahariana. Por su parte, la RAF hundió un submarino alemán cerca de la costa atlántica española.

El 29 de marzo submarinos estadounidenses hundieron un carguero y un petrolero japonés (Yamamoto Maru y Tōhō Maru) en el Pacífico.

Ribbentrop respondió al telegrama de Kasche prohibiendo cualquier contacto futuro con los partisanos a la vez que le preguntaba sobre qué evidencias había llegado a unas conclusiones tan optimistas. Al parecer, cuando Hitler fue informado del asunto su respuesta había sido: No hay que negociar con rebeldes, a los rebeldes hay que matarlos.

Un submarino soviético hundió un carguero alemán (Ajax) cerca de Noruega.

Un submarino neerlandés hundió un carguero italiano (Egle) cerca de Sicilia. Un submarino británico hundió un carguero griego (Angela Mitylene) en el Egeo.

Los neozelandeses tomaron Gabès, junto al mar, por lo que Messe se vio obligado a evacuar El Hamma y establecer una nueva línea de defensa en Wadi Akarit, a 24 km de Gabès. Esta retirada liberó a las tropas de Patton, que llevaban una semana sin lograr ningún avance frente a las posiciones alemanas. Ahora pudieron reunirse con los británicos en Gabès.

Submarinos alemanes hundieron tres cargueros británicos (Empire Whale, Nagara y Umaria) del convoy SL 126, así como un cuarto carguero británico (Celtic Star) y otro estadounidense (William Pierce Frye).

El 30 de marzo un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Kuroshime Maru) en el Pacífico.

Los alemanes dieron por terminada la operación Magia de Invierno en la frontera entre Bielorrusia y Letonia. Sólo en la región bielorrusa de Osveya fueron quemadas 183 aldeas, murieron más de 11.000 personas y unos 7.500 habitantes fueron deportados (los adultos a trabajar en Alemania y los niños a un campo de concentración).

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Fort a la Corne) y un petrolero noruego (Hallanger) en el Mediterráneo.

Las fuerzas de Patton atacaron la nueva línea defensiva del Eje en Túnez. Su objetivo era capturar dos posiciones italianas, cerca de El Guettar, una tras otra. Sin embargo, al atacar la primera entraron en un campo de minas bajo fuego de artillería antitanque. Se perdieron cinco tanques y una compañía tuvo que rendirse.

Un crucero británico hundió un carguero alemán (Regensburg) entre Islandia y Groenlandia. Un submarino alemán hundió otro carguero británico (Empire Bowman) del convoy SL 126.

El 31 de marzo un submarino alemán hundió un petrolero soviético (Sovetskaya Neft) en el mar Negro.

En Zamość se habían completado los asentamientos alemanes previstos. En realidad el régimen nazi había perdido interés en el programa de colonización porque, dado el curso que estaba siguiendo la guerra, había dejado de ser un objetivo prioritario. En total se habían vaciado 297 pueblos polacos y un campo de concentración cercano que antes se había usado como campo de tránsito para prisioneros de guerra soviéticos, se estaba usando ahora para retener los evacuados mientras se los clasificaba para asignarles un destino. Por él pasaron entre treinta y cuarenta mil evacuados. Muchos niños, separados de sus padres, eran metidos en vagones de transporte de ganado (hasta 150 niños por vagón) y enviados a otros destinos. Algunos ferroviarios polacos enviaban mensajes a las ciudades donde iban a detenerse los trenes y algunos habitantes se arriesgaban y lograban rescatar a algunos de los niños.

Kasche respondió a Ribbentrop con otro telegrama en el que aseguraba que no había habido ningún contacto directo con Tito y que las negociaciones habían versado únicamente sobre intercambio de prisioneros (lo que contradecía a sus telegramas anteriores). Sin embargo, añadía:

Creo que no estamos juzgando adecuadamente la cuestión de los partisanos. Nuestra lucha hasta el momento no ha dado prácticamente resultados en ninguna parte. Debería basarse más en medios políticos que militares. Una victoria completa sobre los partisanos es inalcanzable militarmente o a través de medidas policiales. Las medidas militares puedes destruir áreas rebeldes claramente definidas, las medidas de seguridad pueden descubrir comunicaciones y servir para acabar con los partisanos y con quienes les ayudan. El grado de éxito depende de las tropas y el tiempo disponibles. Si ambos son escasos la posibilidad de las soluciones políticas no debe ser descartada.

Además, Kasche afirmaba que sería útil desde un punto de vista militar permitir que los partisanos combatieran a los chetniks sin interferencia alemana, y aconsejó no combatir a los partisanos y a los chetniks al mismo tiempo. Las noticias sobre las negociaciones entre alemanes y partisanos habían llegado a Londres y de allí a Moscú. Los soviéticos pidieron explicaciones a Tito, y éste respondió que no estaba recibiendo ninguna ayuda exterior y que tenía que velar por los intereses de los partisanos capturados y los refugiados.

Montgomery dio por terminada la Operación Supercarga II. Aunque las tropas del Eje se habían retirado con cierto orden, habían dejado unos 7.000 prisioneros, de los cuales unos 2.500 eran alemanes. Las bajas británicas ascendieron a unos 4.000 hombres.

Mientras tanto las fuerzas de Patton atacaban de nuevo las posiciones italianas en El Guettar, y al principio lograron algún avance, pero un contraataque italiano las devolvió al punto de partida, sólo que con nueve tanques menos.

La aviación de Malta hundió un carguero italiano (Nuoro) en el Mediterráneo.

El almirante Isoroku Yamamoto había prometido al emperador que los aliados pagarían por el desastre de la batalla del mar de Bismark. Para ello había empezado a tomar medidas: la flota en Rabaul había sido reforzada y él mismo llevó su cuartel general a Rabaul, a la vez que otros altos mandos militares. Además había organizado la operación I-Gō, una serie de ataques aéreos masivos contra las posiciones aliadas para frenar su avance. El primero tuvo lugar el 1 de abril, cuando 58 aviones salieron para bombardear Tulagi y Guadalcanal. Sin embargo, la aviación aliada los interceptó sobre las islas Russell y derribaron 18 Zeros frente a 6 aviones aliados. Los aviones japoneses regresaron a su base sin haber alcanzado su objetivo.

Los soviéticos pusieron fin a la operación Estrella Polar sin haber logrado su objetivo de liberar Leningrado. Por esas fechas se extendió por la ciudad una epidemia de tifus y de fiebre paratifoidea, pero los médicos lograron aislarla y contenerla gracias a la colaboración de la población.

Tres cargueros italianos (Aquila, Benevento y Crema) fueron hundidos en el Mediterráneo por torpederas británicas. La aviación británica hundió también un destructor italiano (Lubiana) cerca de Túnez.

Un nuevo intento de Patton de vencer la resistencia italiana fracasó apenas iniciado. Entonces Patton recibió la orden de atacar la posición italiana que debía haber atacado después de haber tomado la primera a pesar de que ésta siguiera resistiendo. Patton dividió sus fuerzas entre ambas.

Ayudados primero por la resistencia francesa y luego por una red clandestina de republicanos españoles, el mayor Herbert Hasler y el cabo William Sparks, que habían participado en la operación Frankton el año anterior, lograron llegar sanos y salvos hasta Gibraltar.

El 2 de abril un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Toyo Maru) en el Pacífico, cerca de las islas Carolinas.

Un submarino alemán hundió dos cargueros británicos (Gogra y Katha) del convoy OS 45, pero terminó hundido por la escolta del convoy. Otros submarinos hundieron dos cargueros británicos más (City of Baroda y Melbourne Star) y otro noruego (Lysefjord). Por último, un crucero británico hundió un mercante alemán (Regesnburg) cerca de Groenlandia.

El 3 de abril submarinos estadounidenses hundieron un petrolero (Arima Maru),  un barco de abastecimiento (Tosei Maru) y un carguero japonés (Toyo Maru). La aviación estadounidense hundió además un transporte (Florida Maru).

En Wellington (Nueva Zelanda) unos marines estadounidenses sureños decidieron que los soldados neozelandeses de raza maorí venían a ser más o menos lo mismo que los negros en los Estados Unidos, así que decidieron prohibirles la entrada a un club social abierto a todo el personal militar. Los soldados neozelandeses (tanto los maoríes como los de etnia europea) se opusieron a tal discriminación y pronto estalló una pelea a la que se sumaron civiles, y que duró más o menos desde las 18:00 hasta las 20:00, cuando la policía civil y militar pudo disolverla, aunque siguió habiendo enfrentamientos aislados durante dos horas más. En su momento más candente, la pelea involucró a más de un millar de hombres. Como se prohibió informar de lo sucedido en los medios de comunicación, corrió el rumor de que dos estadounidenses habían resultado muertos, cuando en realidad no hubo ninguna víctima mortal.

La propaganda nazi había logrado que varios cientos de miles de ciudadanos soviéticos se alistaran en el ejército alemán. En principio estaba previsto que acabaran formando una unidad bajo el mando del general Vlasov, que había contribuido notablemente a fomentar las defecciones, pero ese día Hitler, en un discurso ante el Alto Mando alemán, dejó claro que eso nunca iba a suceder. Incluso dio órdenes de que los voluntarios soviéticos fueran transferidos a Europa Occidental. Al parecer, Vlasov dejaba traslucir que su interés era deponer a Stalin para instaurar la democracia en Rusia, y a Hitler le costaba decidir si una democracia en Rusia sería mejor o peor que la dictadura comunista.

Vlasov realizó varios viajes a la Rusia ocupada. En cierta ocasión estuvo en Pskov, donde tuvo lugar un desfile de voluntarios exsoviéticos. En un discurso ante la población local calificó a los alemanes como meros "invitados", pero Hitler consideró esto despectivo, por lo que Vlasov fue puesto bajo arresto domiciliario y fue amenazado con ser entregado a la Gestapo. Por su parte, Vlasov amenazó con abandonar su colaboración y pidió ser devuelto al campo de concentración, pero finalmente sus allegados lo convencieron para que abandonara la idea.

Las fuerzas de Patton lograron finalmente arrebatar a los italianos el que había sido su primer objetivo, pero el segundo resistía. Para entonces había perdido 25 tanques, y sus bajas, entre muertos y heridos, superaban los 4.000 hombres. Las bajas del Eje eran algo mayores, con más de 40 tanques destruidos, y la situación general era de estancamiento.

Un submarino alemán hundió un petrolero estadounidense (Gulfstate) cerca de la costa de Florida.

El 4 de abril diez estadounidenses y dos filipinos lograron evadirse del campo de trabajo de Davao, en la isla de Mindanao. Los evadidos fueron los primeros en informar a Occidente de lo sucedido en la Marcha de la muerte de Bataán y otras atrocidades cometidas por los japoneses.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Koa Maru) en el Pacífico.

La RAF bombardeó las fábricas Krupp en Essen y las fábricas Renault en Boulogne-Billancourt, donde dejó 620 muertos y unos 1.500 heridos. También hundió un carguero (Patria) y un barco de avituallamiento alemán (Altair) cerca de la costa noruega.

El 5 de abril destructores estadounidenses hundieron un submarino japonés en el Pacífico, cerca de las islas Russell.

En Birmania los japoneses, cruzando ríos y montañas que los británicos habían supuesto intransitables, atacaron el flanco izquierdo de una división británica en Arakan y arrollaron a varias de sus unidades y capturaron a su comandante, el general de brigada Ronald Cavendish, que murió poco después, probablemente a causa de la artillería británica.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Aloe) cerca de la costa índica de Sudáfrica.

Los acontecimientos estaban haciendo que Hitler tuviera cada vez más enemigos entre los alemanes más poderosos. Uno de los que ocupaban un cargo más alto era Wilhelm Canaris, que estaba al frente de un servicio de inteligencia conocido como la Abwehr (Defensa). No pertenecía al partido nazi y, si alguna vez había sentido simpatía por el nazismo, no tardó en perderla. Sin embargo, se mantuvo en su puesto gracias en parte a su don de gentes y en parte a que se preocupó de recolectar información confidencial sobre sus enemigos. Se había reunido con Franco para preparar su entrevista con Hitler en Hendaya, pero, en lugar de abogar por la implicación de España en la guerra, que era lo que Hitler deseaba, transmitió confidencialmente a Franco su convicción —no sabemos si real, en aquel momento— de que la guerra terminaría en un desastre para Alemania. Franco nunca delató a Canaris, sino que, al contrario, le estuvo muy agradecido, gratitud que había aumentado con el tiempo, dados el rumbo que estaba tomando la guerra. Canaris trataba siempre de desalentar a Hitler sobre cualquier plan abrumándolo con datos negativos, a menudo exagerados. También había cooperado discretamente en algunos intentos de derrocar a Hitler que al final habían quedado en nada. Unos meses atrás Heinrich Müller, el jefe de la Gestapo, había alertado a Himmler de que Canaris estaba relacionado con la resistencia, pero Himmler le ordenó abandonar el caso.

Había organizado un grupo clandestino de resistencia que incluía a varios militares de alto rango de la Abwehr, el cual había ayudado a escapar de Alemania a varias víctimas de la persecución nazi, entre ellos varios judíos. Entre sus colaboradores se encontraba el pastor protestante y teólogo Dietrich Bonhoeffer, que desde el ascenso del nazismo se había opuesto abiertamente a él, y luego a la política antisemita de Hitler. Canaris lo reclutó como "agente secreto" después de que la Gestapo le hubiera prohibido predicar, luego enseñar y finalmente incluso hablar en público. Fue su cuñado, el húngaro Hans von Dohnányi, quien lo puso en contacto con la Abwehr. Éste había colaborado con Tresckow en el reciente intento de asesinar a Hitler en su avión.

En los últimos años Bonhoeffer había hecho de correo para la resistencia alemana viajando como "agente secreto" a Noruega, Suecia y Dinamarca, desde donde había podido enviar mensajes al extranjero gracias a sus muchos contactos. Sin embargo, ese día Bonhoeffer y Dohnányi fueron arrestados por la Gestapo, aunque el cargo era un delito menor, relacionado con una malversación de fondos públicos (que habían sido usados en realidad para ayudar a escapar a unos judíos a Suiza). Christel Bonhoeffer, la hermana de Dietrich y esposa de Dohnányi también fue arrestada, aunque fue liberada unas semanas más tarde. Ellos fueron encarcelados, pero el juez militar que debía encargarse de su caso, Karl Sack, era también de la resistencia, y consideró que la mejor opción era retrasar el juicio todo lo posible.

Un submarino griego hundió un carguero español (San Isidro) en el Mediterráneo.

Aviones estadounidenses bombardearon Mortsel en Bélgica (cerca de Amberes), supuestamente, el objetivo eran unas fábricas, pero sólo dos bombas cayeron en ellas. El resto cayó en zonas urbanas donde murieron 936 personas y otras 1.340 resultaron heridas.

Británicos y estadounidenses iniciaron la Operación Flax, destinada a cortar las líneas de suministro aéreas del Eje en Túnez. Sobre las 8:00 se produjo un enfrentamiento aéreo sobre cabo Bon. Las pérdidas de cada bando son dudosas, pues ambos tendieron a exagerar el número de aviones derribados. Más tarde los aliados bombardearon los aeropuertos del Eje en El Aouina, donde cinco aviones del Eje fueron destruidos. Otra misión llegó hasta Sid Ahmed. Una hora más tarde fueron bombardeados aeropuertos del Eje cerca de Borizzo, en Sicilia, donde muchos aviones fueron destruidos en tierra y cinco fueron derribados. Otro grupo de bombarderos atacó Milo, donde 13 aviones alemanes y 8 italianos fueron destruidos y otros 34 aparatos fueron dañados. En Bocca di Falco cuatro aviones fueron destruidos y otros varios dañados.

Submarinos alemanes hundieron un petrolero estadounidense (Sunoil), tres cargueros británicos (British Ardour, Shilong y Waroonga), uno noruego (Blitar) y otro sueco (Vaalaren) del convoy HX 231, pero uno de los submarinos fue hundido a su vez cerca de Islandia por la aviación británica, que también hundió otro cerca de las islas Canarias.

La nueva línea defensiva del Eje en Wadi Akarit limitaba con el mar por el este y con unas marismas de sal que no podían ser flanqueadas como en Mareth. Montgomery no tenía más opción que un ataque frontal, que se llevó a cabo el 6 de abril. Una división india consiguió buenos resultados en un primer ataque y tomó 2.000 prisioneros, pero no pudo recibir el apoyo necesario debido a los contraataques alemanes en otro punto. Otras dos brigadas atacaron las defensas costeras y tomaron otros 2.000 prisioneros más. Los contraataques alemanes fueron rechazados durante la tarde y por la noche las defensas del Eje estaban muy debilitadas y la posición era indefendible. Messe consultó a von Arnim y a sus superiores, el Alto Mando en Roma ordenó mantener la posición, pero von Arnim ordenó una retirada hasta Enfidha, 240 km más al norte y los británicos persiguieron a las tropas en su retirada.

La aviación estadounidense no dejaba de hostigar las líneas de suministro del Eje. Un carguero alemán (San Diego) fue hundido cerca de Túnez, otro (Ste.Lucille) cerca de Sicilia, y un carguero italiano (Rovereto) fue hundido en el Mediterráneo.

En el Atlántico la aviación británica hundió un submarino alemán, mientras que otro hundió un carguero estadounidense (John Sevier) en el Caribe.

El 7 de abril 177 aviones japoneses (en el mayor ataque aéreo desde Pearl Harbor) se enfrentaron a 76 aviones aliados en Guadalcanal. Los japoneses lograron hundir un destructor (USS Aaron Ward), un petrolero (USS Kanawha) y una corbeta. Un total de 21 aviones atacantes fueron derribados, frente a 7 de los aliados. Fue el primer éxito de la operación I-Go.

Por otra parte, submarinos estadounidenses hundieron dos cargueros japoneses (Fukuei Maru y Kosei Maru) en el Pacífico.

Los alemanes cesaron al primer ministro griego, Konstantínos Logothetópoulos, y lo sustituyeron por Ioannis Rallis. Ese mismo día promulgó una ley por la que se creaban los Batallones de Seguridad,  unas unidades armadas destinadas a luchar contra las guerrillas comunistas. Su crecimiento fue lento, tanto por la reticencia de alemanes e italianos a suministrar armas a los griegos, como por la escasez de voluntarios.

Al amanecer, las fuerzas del Eje estaban ya tras su nueva línea defensiva, pero en su huida los aliados habían hecho muchos prisioneros. En total, el número de tropas apresadas en la batalla sumaba unos 7.000 hombres. Los británicos contaron 1.289 bajas y 32 tanques destruidos.

Mientras tanto Mussolini se encontraba con Hitler en Klessheim, cerca de Salzburgo. Le propuso llegar a un armisticio con los soviéticos para que el Eje pudiera concentrarse en "los otros frentes", es decir, en África, que era el frente que interesaba a Mussolini. Hitler trató de animarlo, pero, desde luego, se negó a semejante propuesta. Entonces Mussolini pasó a insinuar, sin plantearlo abiertamente, la posibilidad de que Italia se rindiera, posibilidad que el Führer se negó a considerar.

A su vez en Roma el rey Víctor Manuel III estaba siendo presionado para que destituyera a Mussolini y llegara a un acuerdo con los aliados a través de la Santa Sede. En gran parte, las presiones venían de la cúpula militar, que consideraba que la guerra estaba ya perdida. Berlín se enteró de esto a través de sus espías en Italia.

Un submarino británico hundió otro alemán en el mar de Noruega.

El presidente boliviano, el general Enrique Peñaranda, declaró la guerra a las potencias del Eje.

El 8 de abril la aviación estadounidense hundió un carguero japonés (Toyo Maru) cerca de Rabaul.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Foggia) cerca de Túnez.

Un submarino alemán torpedeó un barco cerca de la costa guineana. Cuando emergió, un miembro de la tripulación informó al capitán, Horst von Schroeter, de que acababan de hundir un barco neutral (el carguero español Castillo Montealegre), cuya nacionalidad estaba perfectamente señalizada. El capitán respondió: ¿Qué barco?, y se marchó sin prestar ayuda alguna a los 40 supervivientes. Unos días más tarde 29 de los náufragos fueron rescatados por un barco británico, los otros murieron, además de otros cinco que se habían hundido con el bardo. El gobierno español no protestó. Al contrario, ordenó a los supervivientes que no contaran a nadie lo sucedido.

El 9 de abril submarinos estadounidenses hundieron tres cargueros japoneses (Oyama Maru, Penang Maru y Shanghai Maru) en el Pacífico. Uno de ellos hundió también un destructor (Isonami).

Un submarino alemán hundió un carguero francés (Bamako) cerca de Dakar.

Ese día se estrenó con gran éxito Al filo de la oscuridad, una película bélica protagonizada por Errol Flynn. Por esta época Flynn era la segunda estrella más rentable de la Warner, por detrás de Humphrey Bogart. A finales del año anterior dos chicas de 17 años lo habían acusado independientemente de haber abusado de ellas, una en el yate del actor y otra en la casa de un amigo suyo. El juicio se había celebrado hacía unos meses y Flynn había sido absuelto de los cargos. Su abogado minó la credibilidad de las chicas acusándolas de moralidad dudosa, de haber mantenido relaciones con hombres casados y, en el caso de una de ellas, de haber abortado. (El aborto era ilegal entonces.) También señaló que, aunque las chicas decían no conocerse mutuamente y de que los presuntos hechos habían sucedido con un año de diferencia, ambas habían presentado las denuncias casi a la vez. La prensa había seguido el caso con mucha atención. Sus fans habían creado asociaciones específicas para apoyar al actor, entre ellas una llamada ABCDEF (American Boys' Club for the Defense of Errol Flynn). No obstante, a pesar de la absolución, los detalles del juicio sacaron a la luz muchos aspectos sórdidos de la vida privada del actor que dañaron su imagen de héroe romántico.

El 10 de abril los británicos entraron en Sfax, en Túnez. En el transcurso de la operación Flax, 75 aviones aliados interceptaron una formación de unos 26 aviones italianos y derribaron 10 transportes y 2 cazas. Poco después se produjo un nuevo combate en el que los alemanes perdieron 13 aviones y los estadounidenses uno. La aviación estadounidense hundió también un crucero italiano (Trieste) en la costa de Cerdeña.

Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Alice F. Palmer) al sur de Madagascar. Un crucero británico hundió un carguero alemán (Irene) en el Atlántico.

El 11 de abril 94 aviones japoneses atacaron barcos aliados en Bahía de Oro, cerca de Buna, en Nueva Guinea, pero fueron interceptados por 50 aviones aliados que derribaron 6 aviones japoneses sin sufrir ninguna baja.

Un submarino japonés hundió un carguero yugoslavo (Recina) en el Pacífico.

Un submarino británico hundió dos cargueros y un petrolero italiano (Entella, Loredan e Isonzo) en el Mediterráneo. La aviación de Malta hundió otro más (Fabriano), y un submarino alemán hundió un carguero británico (Runo) en la costa libia.

La Operación Flax dio lugar a varios enfrentamientos aéreos en el Mediterráneo. Hay dudas sobre las pérdidas exactas de cada bando, pero globalmente fue un mal día para la Luftwaffe.

Submarinos alemanes hundieron un destructor británico (HMS Beverley), un carguero británico (Empire Whimbrel), dos estadounidenses (Edward B. Dudley y James W. Denver) y uno noruego (Ingerfire) en el Atlántico.

El 12 de abril 172 aviones japoneses atacaron Port Moresby. Se enfrentaron a 44 aviones aliados y el balance fue de 5 aviones japoneses derribados frente a 2 aliados. El bombardeo dañó algunos barcos pequeños y algunos aviones en tierra.

Por su parte, la aviación estadounidense hundió un carguero japonés (Sydney Maru), también en Nueva Guinea.

Fuerzas estadounidenses y francesas entraron en Susa, en Túnez.

Un submarino británico hundió un carguero francés (St Lucien) en el Mediterráneo.

Submarinos alemanes hundieron tres cargueros británicos (Fresno City, Lancastrian Prince y Pacific Grove) y uno neerlandés (Ulysses) en el Atlántico.

El 13 de abril Radio Berlín anunció el descubrimimiento en el bosque de Katyn de una fosa con los restos de 4.000 oficiales polacos asesinados por los soviéticos. Esto tuvo consecuencias relevantes. Por una parte, el gobierno polaco en el exilio rompió sus relaciones con la Unión Soviética, lo que hizo que la Unión de Patriotas Polacos, controlada por Moscú, se convirtiera en la organización de resistencia más relevante en Polonia. Por otra parte, los nazis se habían dado cuenta del peligro político asociado a un eventual descubrimiento de fosas comunes, por lo que decretaron órdenes secretas por las que los cadáveres debían ser exhumados e incinerados. En Treblinka los hornos crematorios llegaron a procesar entre diez y doce mil cadáveres al día.

Un crucero francés hundió un carguero alemán (Portland) en el océano Índico.

Torpederas alemanas hundieron un destructor noruego (Eskdale) en el canal de la Mancha.

La aviación aliada bombardeó los aeropuertos de Castelvetrano y Trapani, en Sicilia. Un total de 11 aviones italianos fueron destruidos y otros 16 fueron dañados en tierra. En Trapani los alemanes perdieron 8 aviones y otros 40 resultaron dañados. Los aliados perdieron dos aviones. Por la tarde y por la noche se produjeron nuevos ataques, aunque los resultados fueron más moderados.

Un submarino británico hundió un carguero portugués (Santa Irene) cerca de Cerdeña.

El 14 de abril 188 aviones japoneses atacaron la bahía de Milne y fueron interceptados por 24 aviones aliados. El balance fue de 7 aviones japoneses derribados frente a 3 aliados. El bombardeo hundió un carguero neerlandés (Van Heemskerk) y dañó algunos otros barcos. Sin embargo, ese día sucedió un hecho crucial para el curso de la operación I-Go. Un radioescucha de la inteligencia estadounidense interceptó un telegrama japonés que contenía información detallada de un próximo viaje del almirante Yamamoto. Una vez decodificado, los estadounidenses conocieron que Yamamoto saldría de Rabaul con sus oficiales a las 6:00 (hora de Tokyo) con destino a la isla de Balalae, en el archipiélago de las Salomón, donde llegaría a las 8:00. Viajarían en dos bombarderos escoltados por seis Zeros.

Los alemanes habían propuesto a Stalin intercambiar a su hijo Yákov, capturado dos años atrás, por el mariscal Paulus, pero, al parecer, la respuesta de Stalin había sido: No voy a intercambiar un mariscal de campo por un teniente. Ese día, Yákov Iosifovich Jugashvili murió en el campo de concentración de Sachsenhausen, al parecer porque no quiso obedecer a uno de los guardias del campo, que amenazó con dispararle, entonces él replicó "¡dispara!", y el guardia —al contrario que él— no tuvo inconveniente en obedecerle.

Un submarino británico hundió un carguero francés (Penerf) en el Mediterráneo.

En París se encontró en el Sena el cuerpo del general retirado Henri Mordacq. El informe policial, debidamente censurado, indicó que fue encontrado vivo, pero que murió unas horas más tarde, tras haber sido reconocido por su familia. La autopsia también fue censurada, y los alemanes informaron de que se había suicidado.

Torpederas alemanas hundieron un carguero británico (Stanlake) en el canal de la Mancha.

El 15 de abril la aviación estadounidense hundió un transporte japonés (India Maru) al norte de Nueva Guinea. Un submarino estadounidense hundió un carguero (Kaihei Maru) en el Pacífico.

Finlandia rechazó una oferta de paz por parte de la Unión Soviética.

La aviación británica hundió un carguero alemán (Borgå) cerca de la costa alemana.

El coronel John Bevan, encargado de la coordinación de las operaciones de engaño, explicó a Winston Churchill el plan de la Operación Carme Picada y Churchill dio su aprobación, pero dejó la decisión final al general Eisenhower. Bevan advirtió que el plan podía fracasar, por ejemplo porque los españoles les devolvieran el cadáver sin haber leído los papeles, y Churchill respondió: en tal caso tendremos que coger el cadáver de nuevo y darle otro baño.

La aviación estadounidense hundió un submarino italiano (Archimede) cerca de la costa de Brasil.

Debido a la presión de la aviación aliada, las pérdidas de barcos mercantes del Eje en el Mediterráneo estaban en una media de 3.3 al día. Los italianos se veían obligados a usar destructores pequeños y otros barcos rápidos para escoltar pequeños convoyes que llevaran suministros a Túnez. En las primeras horas del 16 de abril, dos torpederas italianas que escoltaban al transporte Belluno detectaron la presencia de dos destructores británicos. La luna llena había hecho que los británicos fallaran en tomar al convoy por sorpresa, en contra de lo que venía siendo habitual en los ataques nocturnos. Poco después se libró una batalla en la que una de las torpederas italianas resultó hundida, pero los destructores británicos también sufrieron daños y uno de ellos (Pakenham) terminó hundiéndose.

En el curso de la operación Flax, 13 aviones aliados se enfrentaron sobre las aguas del Mediterráneo a una gran formación de aviones del Eje y derribaron ocho de sus aviones, con una pérdida de dos. Más tarde 24 aviones del Eje atacaron varios aeropuertos aliados en Argelia y destruyeron seis bombarderos. Por otra parte, la aviación estadounidense hundió un destructor italiano (Giacomo Medici) en Catania.

El submarino italiano Leonardo da Vinci hundió un carguero neerlandés (Sembilan) en el océano Índico.

Ese día 47 aviones estadounidenses bombardearon aeropuertos cerca de Palermo y se libró una gran batalla aérea cuando fueron interceptados por 30 aviones del Eje. Se desconocen las pérdidas que se produjeron.

Un bombardeo alemán sobre el puerto de Argel destruyó de paso un convento orfanato.

El coronel Bevan había enviado un telegrama cifrado al cuartel general de Eisenhower en Argelia y ese día llegó su respuesta autorizando la Operación Carne Picada. Ese mismo día el cadáver de Glynwr Michael fue vestido y caracterizado como el mayor William Martin, de los Royal Marines, pero surgió un inconveniente de última hora: sus pies estaban congelados y era imposible calzarlo. Se tuvo que emplear una estufa eléctrica para descongelarle los pies y finalmente le entraron las botas. Se le incluyó la documentación falsa y efectos personales variados (una factura de un anillo de compromiso, una foto de su prometida Pam, dos cartas de amor, una carta de su padre "tan pomposa y pedante como sólo podría escribir un padre eduardiano", una carta de un banco reclamando un descubierto de 79 libreas, 19 chelines y 2 peniques, etc. Antes de preparar la documentación se había probado con distintas marcas de tinta para ver cuál resistía mejor el agua. También se incluyeron entradas de teatro, facturas, cuentas y otros efectos que indicaran una fecha de estancia en Londres, además de cigarrillos, cerillas, llaves, etc. Los intentos de fotografiar el cadáver para la documentación habían fracasado, pues era evidente que la foto era de un cadáver, así que Montagu había iniciado una búsqueda de gente que se pareciera al cadáver, y finalmente el capitán Ronnie Reed, del MI5, aceptó ser fototografiado para la ocasión. Montagu había llevado varias semanas la documentación en el bolsillo de su pantalón con el fin de que se viera usada. El uniforme también había sido llevado durante un tiempo por otro agente.

Pero lo más importante eran, naturalmente, los documentos falsos que los alemanes debían descubrir. Tenía que ser un documento que no se hubiera enviado por cauces habituales, y se pensó en una carta personal entre los generales Sir Archibald Nye y Sir Harold Alexander. Los primeros intentos de redacción resultaron muy artificiales, así que finalmente se propuso a Nye que redactara él mismo el texto "como si fuera una carta escrita por él". Montagu calificó el resultado de brillante. En la carta se puso una pestaña humana que permitiría saber si los españoles o los alemanes la habían leído cuando se les devolviera el cadáver.

Temiendo que el catolicismo español llevara a los españoles a no registrar el cadáver, decidieron poner la carta en un maletín, y como no era creíble que nadie usara un maletín sólo para llevar una mísera carta, metieron también dos pruebas de imprenta de un folleto junto con una carta dirigida a Eisenhower en la que se le pedía que escribiera un prólogo breve para la edición estadounidense. Para evitar que el maletín se separara del cuerpo, le pusieron unas esposas como las que usaban los banqueros y los joyeros para evitar robos por tirón. Pero como no sería creíble que el mayor Martin hubiera viajado en avión con el maletín esposado a su muñeca, se lo esposaron al cinturón de la gabardina.

A continuación el cadáver fue metido en un bidón que se llenó con hielo seco para luego ser sellado. Así, al sublimarse, el hielo seco llenó el bidón de dióxido de carbono que a su vez expulsó el oxígeno y el cuerpo se pudo conservar sin necesidad de refrigeración. El bote fue llevado al submarino HMS Seraph, a cuya tripulación se le dijo que el bidón contenía un aparato meteorológico secreto que había que situar cerca de España.

Un guardacostas estadounidense hundió un submarino alemán en el Atlántico. Otros dos submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Fort Rampart).

Los pilotos de una escuadrilla de 18 aviones fueron reunidos en el aeropuerto estadounidense de Guadalcanal. Allí fueron informados de que tenían que salir inmediatamente a una nueva misión. El objetivo se encontraba a 500 km y la autonomía de vuelo de los aviones era de 1400 km, por lo que dispondrían de apenas 15 minutos para cumplir la misión. La puntualidad era esencial. Tenían que despegar a las 7:20 del 18 de abril, divididos en dos grupos. Uno de ellos, formado por 14 cazas, permanecería a 6.000 m de altura para prevenir un posible ataque japonés, y los otros cuatro descenderían hasta los 3.000 metros cuando llegaran al área prevista. La hora prevista de encuentro con "el objetivo" eran las 9:35, a 55 km al norte de la isla de Bougainville. Se iniciaba así la "Operación Venganza", porque "el objetivo" no era sino el almirante Yamamoto, que había dirigido en su día el ataque contra Pearl Harbor. Los pilotos no estaban informados de ello. Sólo se les dijo que en uno de los aviones viajaría un oficial japonés de alto rango.

Japoneses y estadounidenses cumplieron escrupulosamente con los horarios previstos y el encuentro se produjo exactamente en el momento y el lugar planeados. Sin embargo, la escolta de Yamamoto era superior a la esperada. Los Zeros atacaron a los aviones estadounidenses y se libró una batalla en la que el bombardero que llevaba al almirante trató de escabullirse sobre la isla de Bougainville volando a ras de tierra, rozando los árboles más altos. Sin embargo, su motor derecho se incendió, parte del ala se desprendió, y el avión se partió en dos. El segundo bombardero volaba a ras del agua y fue abatido poco después, aunque un Zero abatió a su vez al avión estadounidense que lo había abatido. Los demás, dando la misión por cumplida, se distanciaron de los Zeros y volvieron a su base. Los únicos aviones abatidos fueron los dos bombarderos japoneses y uno de los cazas estadounidenses.

Un submarino estadounidense hundió un barco japonés de transporte de municiones (Nisshun Maru) en el Pacífico. Un submarino alemán hundió un petrolero británico (Corbis) en la costa índica de Sudáfrica.

El submarino italiano Leonardo da Vinci hundió un carguero británico (Manaar) en el océano Índico.

En Túnez, británicos, estadounidenses y franceses habían terminado por acorralar a los alemanes en un extremo en el noreste del país, alrededor de la Ciudad de Túnez y de Bizerta, sin más capacidad que la de proteger sus líneas de suministros a la espera de una evacuación. Ee día los aviones encargados de interceptarlo no habían logrado nada durante todo el día, pero a últimas horas de la tarde se produjo una gran batalla aérea en la que los alemanes perdieron 34 aviones y otros 35 fueron dañados, frente a siete aviones estadounidenses derribados.

La aviación británica hundió un carguero alemán (Arno) cerca de la costa atlántica francesa y un carguero noruego (Høegh Carrier) en el mar del Norte.

Un submarino alemán hundió un carguero (Empire Bruce) y un submarino británico en el Atlántico.

El 19 de abril un equipo de rescate japonés dio con los restos del almirante Yamamoto sentado en el asiento que había ocupado en su avión, pero incrustado en un árbol. Tenía dos heridas de bala, una en el hombro y otra que le había atravesado el cráneo y que fue la causa de su muerte, probablemente de que su avión se estrellara. El gobierno japonés no comunicó lo sucedido hasta un mes más tarde, y aun así maquillando debidamente los hechos. Mientras tanto, dos pilotos estadounidenses iniciaron una disputa sobre cuál de ellos había derribado realmente el avión de Yamamoto, y ambos sostuvieron sus posiciones hasta sus muertes respectivas, sucedidas en 1987 y 2001. La muerte de Yamamoto puso fin a la operación I-Go. Precisamente, una de las finalidades del viaje de Yamamoto era felicitar personalmente a algunos pilotos que habían participado en la operación. Los resultados habían sido bastante exiguos en comparación con lo ambicioso del proyecto. Los daños causados por los bombardeos no habían sido ni mucho menos irreparables y, desde luego, no habían conseguido para nada para frenar el avance aliado en el Pacífico.

Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Banshu Maru) en el Pacífico.

La policía, acompañada de fuerzas auxiliares de las SS, entró en el gueto de Varsovia, con órdenes de deportar a todos sus ocupantes en un plazo de tres días, pero sufrieron una emboscada por parte de la Organización Militar Judía, el grupo de resistencia que había surgido en el gueto, que empleó granadas de mano y cócteles molotov, con los que casuaron 59 bajas entre los alemanes e incendiaron dos de sus vehículos. Himmler destituyó al oficial de las SS que estaba al mando, Ferdinand von Sammern-Frankenegg y lo sometió a un consejo de guerra acusado de ineptitud. Más tarde fue destinado a Croacia. Fue reemplazado por Jürgen Stroop, que desestimó la propuesta de Sammern-Frankenegg de bombardear el gueto desde el aire, y en su lugar optó por entrar en él más organizadamente. Esa misma tarde dos muchachos subieron hasta el tejado de un edificio alto del gueto y emplazaron en él dos banderas: la polaca y la de la Unión Militar Judía, que fueron visibles desde las calles de Varsovia, incluso fuera del gueto. Himmler no tardó en telefonear: Sloop, ¡debe usted bajar esas dos banderas a toda costa!

Aviones estadounidenses interceptaron una escuadra italiana cerca de Túnez y derribaron 16 aviones. La facilidad con que se incendiaban hizo conjeturar que transportaban combustible.

Submarinos británicos hundieron tres cargueros italianos en el Mediterráneo (Bovona, Francesco Crispi y Mostaganem). El tercero, que ha había sido dañado previamente por la aviación estadounidense, transportaba prisioneros de guerra aliados.

Un tren salió del campo de concentración de Mechelen, en Bélgica, con 1.631 judíos y gitanos (hombres, mujeres y niños) con destino a Auschwitz. Tres estudiantes, miembros de la resistencia belga, uno de ellos judío (Youra Livchitz), junto a Robert Maistriau y Jean Franklemon, lograron detener el tren simulando una señal roja en un semáforo de la vía y esto permitió a Maistriau abrir un vagón y liberar a 17 personas. No fueron muchas, pero los demás vieron lo sucedido y a lo largo del viaje muchos de ellos fueron saltando de los vagones, gracias en parte al maquinista belga, que durante un trecho mantuvo el tren a poca velocidad y se detuvo cada vez que lo vio posible y justificable (sólo 16 guardias alemanes custodiaban el convoy). En total 233 personas saltaron del tren, de las cuales 89 fueron finalmente capturadas y enviadas a Auschwitz en otros trenes. Otras 26 murieron, bien por la caída, bien por disparos.

En Munich se celebró un juicio contra 14 miembros del movimiento La rosa blanca. Willi Graf, Kurt Huber y Alexander Schmorell fueron condenados a muerte, otros 11 fueron condenados a penas de cárcel y uno fue absuelto.

En Hamilton, la capital de la colonia británica de las Bermudas, se celebró la Conferencia de las Bermudas, en la que representantes británicos y estadounidenses trataron el problema que planteaban los refugiados judíos.

Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Robert Gray) en el Atlántico.

El 20 de abril un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Michigan) y un barco francés de transporte de tropas (Sidi-Bel-Abbès) cerca de la costa argelina. Esa noche los alemanes trataron de comprobar la fortaleza de las líneas británicas mediante un ataque en el centro del frente. Aunque en algunos lugares lograron penetrar unos 8 km, no lograron ningún objetivo significativo y terminaron retirándose.

El 21 de abril la aviación japonesa hundió un submarino estadounidense (USS Grenadier) en el estrecho de Malaca.

El submarino italiano Leonardo da Vinci hundió un carguero estadounidense (John Drayton) cerca de la costa índica sudafricana.

El general de Gaulle despegó de Londres en un avión británico para inspeccionar la Armada de la Francia Libre en Escocia. Sin embargo, el avión casi se estrella, y si no fue así fue gracias a la habilidad del piloto, que se dio cuenta inmediatamente de que el avión había sido saboteado. En efecto, una investigación posterior puso en evidencia que una pieza había sido estropeada con ácido. El MI6 investigó el asunto, pero no llegó a ninguna conclusión. Oficialmente se culpó al espionaje alemán, pero de Gaulle estaba convencido de que el intento de asesinarlo provenía de los aliados, y —según manifestó a personas de su entorno— ya no confiaba en ellos.

Un destructor alemán hundió un submarino británico (HMS Splendid) cerca de Córcega. Un submarino británico hundió un carguero italiano (Marco Foscarini) cerca de Sicilia.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Ashantian y Wanstead) y otro noruego (Scebeli) en el Atlántico.

El 22 de abril los australianos iniciaron una ofensiva contra las posiciones japonesas en Mubo, en Nueva Guinea. No hicieron muchos progresos, pero el ataque sirvió de distracción ante otro ataque simultáneo en la cordillera de Bobdubi, donde las pérdidas japonesas fueron mayores.

Un submarino neerlandés hundió un carguero japonés (Yamazatu Maru) en el estrecho de Malaca.

La resistencia del gueto de Varsovia mató a un oficial de las SS llamado Hans Dehmke cuando una bala hizo estallar una granada de mano que éste llevaba. Stroop cambió de táctica y sus hombres empezaron a quemar las casas, una por una, usando lanzallamas y lanzando granadas en sótanos y alcantarillas. Mientras tanto, grupos de la resistencia polaca atacaban a los alemanes desde fuera del gueto, disparando contra los centinelas alemanes. Un intento de abrir una brecha con explosivos en el muro que cerraba el gueto acabó fracasando.

Ese día llegó a Auschwitz el tren belga del que se habían fugado algunos de los prisioneros tres días antes. De entre los que llegaron, sólo 276 hombres y 245 mujeres fueron seleccionadas para trabajar, mientras que el resto fueron exterminados inmediatamente, o bien dedicados a experimentación médica (con lo que su muerte se retrasó un tanto).

En Túnez a las 20:00 los aliados iniciaron una carga de artillería que se prolongaría durante toda la noche, como preludio al ataque a las colinas de Djebel Ahmera y Djebel Rhar, que constituían la última barrera natural en el avance hacia la capital.

La operación Flax seguía su curso con éxito. Ese día 36 aviones sudafricanos interceptaron una formación italiana con una gran escolta y abatieron 13 aviones, frente a 8 aviones propios abatidos. Los aviones británicos de Malta abatieron otros dos transportes italianos. Más tarde, otro combate aéreo supuso la pérdida de 21 aviones del Eje, frente a 4 aviones aliados derribados y uno más dañado. Göring ordenó que cesaran los transportes aéreos a Túnez, pero se vio obligado a cancelar su orden, pues ello hubiera supuesto dejar aisladas a las fuerzas de Túnez. No obstante, se dispuso que los nuevos vuelos se realizarían desde Cerdeña, pero sólo por la noche y no más de 70 al día. Antes de la operación Flax los alemanes habían organizado convoyes de hasta 250 aviones.

Un submarino estadounidense hundió un carguero británico (Amerika) en el Atlántico.

El 23 de abril los italianos ejecutaron a 240 rehenes croatas en Šibenik como represalia por un ataque de los partisanos.

A las 11:30 las tropas aliadas iniciaron un avance hacia las colinas de Djebel Ahmera y Djebel Rhar, pero las ametralladoras y los morteros alemanes lograron rechazar el avance.

Un destructor británico hundió un submarino alemán cerca de Groenlandia, y la RAF hundió otro en la misma zona. Ese mismo día los alemanes habían perdido el rastro de un tercer submarino cerca de Argelia.

Ese día se estrenó La salvaje blanca, donde la Universal repitió la combinación de la pareja María Montez y Joh Hall junto con el joven Sabu, que tan bien había funcionado en Las mil y una noches el año anterior.

El 24 de abril un submarino japonés hundió un carguero australiano (Kowarra) cerca de la costa australiana.

La infantería aliada y un escuadrón de tanques tomaron una colina en Sidi Ahmed pese al intenso fuego de mortero y de ametralladoras. Las posiciones fueron reforzadas por morteros y cañones antitanque como ancicipación de un contraataque alemán que nunca llegó a producirse.

La aviación estadounidense hundió un carguero italiano (Aquino) en el Mediterráneo. Un submarino británico (HMS Sahib) hundió un transporte italiano (Galiola) cerca de Sicilia, pero fue hundido a su vez en un ataque combinado de la Luftwaffe y tres torpederas italianas.

Hug McAteer y otros miembros del IRA entraron en un cine de Belfast, interrumpieron la proyección de la película y obligaron al público a participar en una conmemoración del Alzamiento de Pascua de 1916. Los terroristas leyeron un manifiesto en el que denunciaban la presencia militar estadounidense en Irlanda del Norte como una "invasión de nuestros derechos" y advertían que las tropas estadounidenses podían convertirse en objetivos del IRA si se reanudaban las hostilidades entre la República Irlandesa (no la de verdad, sino la que existía en la imaginación de los terroristas) y Gran Bretaña. McAteer fue arrestado unos días más tarde.

Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Santa Catalina) cerca de la costa de Carolina del Norte. Mientras tanto, el convoy ONS 5, formado por 42 cargueros y 7 barcos de escolta, había salido de Liverpool con destino a Halifax. La aviación británica detectó a lo lejos un submarino alemán y lo hundió cerca de Islandia, probablemente antes de que hubiera detectado la presencia del convoy.

El 25 de abril el submarino italiano Leonardo da Vinci hundió un petrolero británico (Doryssa) en el océano Índico.

La aviación soviética hundió un carguero alemán (Leesee) cerca de la costa noruega.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Rosenborg) en el Atlántico. Otro submarino fue hundido en un ataque llevado a cabo por aviones y destructores británicos cerca de Groenlandia.

El 26 de abril un submarino japonés hundió un carguero británico (Limerick) en el Pacífico.

Witold Pilecki llevaba ya más de dos años en Auschwitz, donde, tras haber sobrevivido a una pulmonía, había organizado una Unión de Organizaciones Militares en el campo, que se encargaba de mejorar la moral de los prisioneros, proporcionar noticias del exterior, distribuir alimentos y ropas adicionales, organizar redes de inteligencia y entrenar a grupos para asumir el control del campo en caso de que la resistencia organizara un ataque. Finalmente decidió escapar del campo para convencer personalmente a la resistencia polaca de que era posible organizar una operación de rescate. Esa noche estaba asignado a la panadería del campo, fuera de la cerca y, junto a dos compañeros, sometieron a los vigilantes, cortaron la línea telefónica y escaparon llevándose consigo varios documentos de los alemanes. Llevaban cápsulas de cianuro para suicidarse en caso de ser capturados. Tras varios días de huida, entraron en contacto con la resistencia polaca, que los puso a salvo.

La infantería aliada logró trepar por las colinas de Djebel Ahmera y tomar por sorpresa a los alemanes atrincherados en ellas. Al anochecer la posición estaba ya en manos aliadas y el camino hacia la ciudad de Túnez estaba expedito.

El 27 de abril un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Yuzan Maru) en el Pacífico. Por su parte, un submarino japonés hundió un carguero estadounidense cerca de la costa de Australia.

En general Giraud aceptó compartir con de Gaulle la dirección del gobierno establecido en Argelia.

El principal obstáculo al avance estadounidense hacia la capital tunecina desde el oeste era la que los estadounidenses llamaban colina 609. El general Omar Bradley rechazó la propuesta de rodearla y ordenó un ataque para tomarla.

Un carguero neerlandés (Merope) resultó hundido frente a la costa de Argelia. La aviación aliada hundió un carguero noruego (Trondhjemsfjord) en el mar del Norte. Esa noche cuatro miembros de la resistencia noruega (dos de ellos lanzados en paracaídas procedentes de Gran Bretaña) pusieron minas lapa en varios barcos en el puerto de Oslo en el curso de la que se conoció como Operación Mardonius.

La aviación estadounidense hundió un submarino alemán cerca de Terranova.

El 28 de abril un submarino estadounidense hundió un barco japonés de transporte de tropas (Kamakura Maru) y murieron 2.035 de los 2.500 japoneses a bordo.

No todas las minas colocadas durante la Operación Mardonius estallaron, pero dos cargueros alemanes se hundieron rápidamente (Ortelsburg y Tugela).

Dos destructores británicos apoyados por varias torpederas lograron hundir un barco italiano (Butterfly) cerca de la costa atlántica francesa.

Un submarino alemán localizó el convoy ONS 5 y pronto otros cuatro se unieron a él.

El 29 de abril un submarino japonés hundió un carguero australiano (Wollongbar) cerca de la costa australiana.

Todos los dirigentes de la Organización Militar Judía del gueto de Varsovia estaban ya muertos, y los demás miembros escaparon por un túnel para esconderse en un bosque cercano. Esto terminó con la resistencia. Los supervivientes de la resistencia, junto con miles de los civiles que quedaban, se refugiaron en el sistema de alcantarillado y en escondites excavados bajo las ruinas del gueto. Los alemanes empezaron a rastrearlos con perros y bombas de humo. De vez en cuando se producían tiroteos. Algunos miembros de la resistencia lanzaban granadas o disparaban armas ocultas después de haberse rendido.

La aviación británica hundió un carguero alemán (Aludra) y otro sueco (Narvik) cerca de la costa neerlandesa. Un submarino soviético hundió otro carguero alemán (Sturzsee) ante la costa noruega.

Los submarinos alemanes atacaron el convoy ONS 5 y se libró una batalla en la que salieron malparados. Sólo pudieron hundir un barco, un carguero estadounidense (McKeesport), mientras que tres submarinos resultaron dañados y tuvieron que regresar a su base para ser reparados. Uno de ellos fue interceptado y hundido por la aviación británica ante la costa atlántica española.

Otro submarino alemán hundió un carguero sueco (Nanking) en el Atlántico.

El 30 de abril un submarino japonés hundió un carguero estadounidense (Phoebe A. Hearst) en el Pacífico, al sur de las islas Fiji.

Los chindits estaban ya de regreso en la India. De los 3.000 que habían entrado en Birmania, 818 habían muerto o habían sido capturados y, de los que habían logrado regresar, unos 600 no estaban en condiciones de seguir en activo por las heridas o enfermedades. De los restantes, Wingate seleccionó a unos pocos para reconstruir a partir de ellos las unidades chindit y los demás fueron reincorporados a sus unidades originales.

Los estadounidenses tomaron finalmente la colina 609 en Túnez.

Destructores británicos hundieron un transporte alemán (Fauna) cerca de la costa de Sicilia. La aviación aliada hundió un destructor alemán (Hermes), otros dos italianos (Lampo y Leone Pancaldo) y un carguero italiano (Teramo) cerca de la costa tunecina.

El HMS Seraph había llegado el día anterior hasta la costa de Huelva. Durante su travesía fue bombardeado en dos ocasiones. A las 4:15 emergió, el bidón que contenía el cuerpo del falso mayor Martin fue llevado a cubierta, los oficiales ordenaron a los marineros que entraran de nuevo en el submarino, abrieron el contenedor y el cuerpo fue arrojado al mar. El capitán del submarino, el teniente Norman Limbury Auchinleck Jewel, leyó un pasaje de la Biblia y ordenó que los motores se pusieran a toda potencia, para que la corriente generada por las hélices empujara el cuerpo hacia la orilla. Más tarde envió un mensaje que decía: "Operación carne picada completada",  y puso rumbo a Gibraltar.

Un pescador español encontró el cuerpo sobre las 9:30. Unos soldados lo llevaron a Huelva y el vicecónsul británico Francis Haselden fue informado inmediatamente del hallazgo. Haselden empezó a enviar y recibir una serie de telegramas diplomáticos previamente pactados en los que informaba de lo sucedido y recibía instrucciones de que era muy importante recuperar el maletín. Los mensajes estaban cifrados en un código que se sabía que los alemanes habían descifrado.

La Conferencia de las Bermudas terminó sin ningún acuerdo notable. Los estados unidos no aumentaron su cuota de inmigración ni Gran Bretaña levantó la prohibición de que los judíos pudieran entrar en el mandato británico de Palestina. Por el contrario, los delegados concluyeron que lo esencial era ganar la guerra a los nazis, pero rechazaron aplicar toda recomendación que no fuera posible llevar a cabo en situación de guerra y que probablemente obstaculizarían el esfuerzo bélico.

Un submarino alemán hundió tres cargueros británicos (Bandar Shahpour, Corabella y Nagina) y otro neerlandés (Kota Tjandi) cerca de Sierra Leona. La aviación británica hundió otro submarino alemán junto alas islas Faroe, entre Noruega e Islandia.

Ese día se estrenó Vigilantes del cielo, en la que Stan Laurel y Oliver Hardy se ven envueltos en una trama de espionaje.

El 1 de mayo las tropas del general Bradley rechazaron varios contraataques alemanes en la colina 609.

La aviación alemana hundió un petrolero y un barco británico de transporte de tropas (British Trust y Erinpura) de un convoy aliado cerca de Bengasi, en Libia.

En Huelva se llevó a cabo la autopsia del cadáver encontrado en el mar el día anterior, en presencia del vicecónsul Haselden. Éste, en un momento dado, para evitar que los dos médicos pudieran advertir que el cuerpo llevaba varios meses muerto, les sugirió que, dado el calor que hacía y el olor del cadáver, sería mejor dar la autopsia por terminada y almorzar. Los médicos accedieron y firmaron un certificado de defunción por asfixia por inmersión en el mar.

Submarinos alemanes hundieron tres cargueros británicos (City of Singapore, Clan Macpherson y Port Victor), uno griego (Adelfotis) y otro belga (Mokambo) en el océano Atlántico.

El 2 de mayo los japoneses bombardearon Darwin, en Australia.

Un submarino estadounidense hundió un transporte japonés (Tamon Maru) en el Pacífico y 81 japoneses murieron en el naufragio.

Los españoles habían entregado el cadáver del falso mayor Martin a los británicos, y ese mismo día fue enterrado con honores militares en el cementerio de Huelva. Para alivio de los británicos, los españoles retuvieron el maletín, pero tampoco se lo entregaron a los alemanes, pese a la insistencia de Adolf Clauss, un agente de la Abwehr y sobrino del cónsul alemán cuya eficiencia era uno de los motivos por los que Montagu había seleccionado la costa de Huelva para recibir el cadáver. El maletín fue enviado al cuartel general de la Armada de San Fernando, cerca de Cádiz. Allí simpatizantes de los alemanes fotografiaron su contenido, pero las cartas no fueron abiertas.

La RAF hundió un submarino alemán cerca de la costa atlántica española.

El 4 de mayo un submarino estadounidense hundió un petrolero japonés (San Clemente Maru) en el Pacífico.

En Birmania, un intento británico de rodear a los japoneses en Arakan terminó en fracaso y, por el contrario, fueron algunas unidades británicas las que quedaron incomunicadas. Como la única carretera estaba controlada por los japoneses, tuvieron que destruir sus vehículos antes de internarse en la selva para llegar a territorio seguro.

Hitler reunió en Munich a sus oficiales de mayor rango para discutir la estrategia en el frente soviético. Sobre la mesa estaba un plan para atacar Kursk. En un discurso de 45 minutos, Hitler presentó argumentos en contra de llevar a cabo esa operación, que eran los mismos que unos días antes le había presentado el general Walter Model, cuyas tropas tenían un papel decisivo en el plan de ataque. Model había señalado informes según los cuales los soviéticos estaban fortificando considerablemente sus posiciones. Kluge se mostró partidario de llevar adelante el plan, Albert Speer, el ministro de armamento, destacó las dificultades a la hora de reconstruir unidades acorazadas en caso de que sufrieran pérdidas graves, el general Guderian se manifestó radicalmente en contra del plan, pues consideraba que destrozaría las unidades panzer que tanto tiempo había dedicado a reconstruir para conseguir un objetivo de dudosa relevancia. La reunión terminó sin que Hitler llegara a ninguna decisión.

La noche anterior los radares de tres destructores británicos habían detectado barcos que se dirigían hacia la costa de Túnez. Se trataba del carguero italiano Campobasso, que había salido de la isla de Pantelleria cargado con bombas, minas, vehículos y otros suministros para las tropas del Eje. Iba escoltado por una torpedera. Los tres destructores dieron con los barcos y los atacaron a un tiempo. No tardaron en producirse fuertes explosiones debido a la carga que transportaba el Campobasso. Ambos barcos terminaron hundidos. Con el Campobasso se hundieron 73 italianos, mientras que en la torpedera murieron 133 de los 216 hombres a bordo. Esa noche dos barcos italianos lograron evacuar 200 soldados italianos de Bizerta sin ser descubiertos. La aviación aliada hundió además otro carguero italiano (Sant'Antonio) cerca de Sicilia.

Vientos de gran intensidad habían dispersado a algunos de los barcos del convoy ONS 5. Su núcleo constaba ahora de 30 barcos y 7 escoltas. Por su parte, hasta 27 submarinos alemanes se habían reunido para llevar a cabo un ataque de gran envergadura. Esa noche hundieron otro barco, un carguero británico (Lorient), pero varios submarinos resultaron dañados y tuvieron que retirarse.

Otro submarino alemán hundió un carguero panameño (Panam) cerca de Carolina del Norte, otro resultó hundido por la aviación británica y otros dos se hundieron al chocar entre sí cerca de la costa atlántica española.

Ese día se estrenó Cinco tumbas a El Cairo, una película bélica dirigida por Billy Wilder ambientada en la etapa de los éxitos de Rommel en el norte de África.

El 5 de mayo submarinos estadounidenses hundieron tres cargueros japoneses (Daifuku Maru, Kinko Maru y Tokai Maru) en el Pacífico. Un submarino japonés hundió a su vez un carguero noruego (Fingal), cerca de la costa australiana.

Un submarino alemán hundió un carguero soviético (Kremlin) en el mar Negro.

El Vaticano no se pronunciaba más que vagamente sobre los excesos de los fascistas y los nazis, aunque había tenido cierto éxito en el caso de Eslovaquia, gracias en parte a que el presidente eslovaco, Josef Tiso, era sacerdote católico. El año anterior, la presión del Vaticano había logrado paralizar las deportaciones de judíos que en un principio habían sido muy abundantes, pero ahora, ante la escasez de mano de obra en Alemania, Tiso volvía a recibir presiones para reanudarlas. En Eslovaquia quedaban unos 24.000 judíos. Nuevamente, el arzobispo Giuseppe Burzio, apoyado ahora por el nuncio papal en Estambul, el cardenal Angelo Roncalli, logró que el papa condenara ese día la posibilidad de que se produjeran nuevas deportaciones.

La aviación británica hundió un carguero alemán (Aegir) cerca de la costa alemana.

Antoine de Saint-Exupery se presentó en Argel ante su amigo el general René Chambe, que a la sazón era ministro de información del general Giraud, y se excusó por no haber podido acudir inmediatamente tras en desembarco aliado. En los meses siguientes sirvió en el ejército francés y alcanzó el grado de comandante. Sin embargo, no pudo permanecer mucho tiempo en activo debido a su mal estado de salud.

El mes anterior Saint-Exupery había publicado en Nueva York la versión en francés y en inglés de la que sería su obra más famosa: El principito. Hoy en día es uno de los libros más vendidos del mundo, y ha sido traducido a más de 250 idiomas.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Maria Pia) en el Mediterráneo. Otro carguero alemán (San Antonio) fue hundido por la aviación británica cerca de la costa italiana.

El maletín con los documentos falsos de la Operación carne picada llegó finalmente a Madrid, donde intervino Karl-Erich Kühlenthal, uno de los agentes de la Abwehr con más experiencia de los que se encontraban en España. Éste pidió al almirante Canaris que interviniera personalmente para presionar a los españoles y que le entregaran las cartas.

Los submarinos alemanes habían continuado atacando al convoy ONS 5 durante la noche y volvieron a atacar de nuevo al anochecer. Los ataques a las primeras y las últimas horas del día se saldaron con el hundimiento de dos cargueros estadounidenses (West Madaket y West Maximus), ocho británicos (Bristol City, Dolius, Gharinda, Harbury, Harperley, North Britain, Selvistan y Wentworth) y uno noruego (Bonde). Sin embargo, varios submarinos habían resultado dañados y dos de ellos terminaron hundidos cerca de Terranova.

Otro submarino alemán hundió un carguero británico (Holmbury) cerca de Liberia.

El 6 de mayo el primer ministro japonés, Hideki Tōjō visitó las islas Filipinas y prometió que les devolvería la independencia.

Tras unas semanas de preparativos, los británicos consideraron que ya tenían todo dispuesto para acaban con el último reducto del Eje en Túnez. El ataque se inició a las 3:30 y consiguió abrir un agujero en la línea defensiva enemiga, por el que penetraron dos divisiones acorazadas.

Los ataques contra el convoy ONS 5 se habían prolongado hasta las primeras horas del día, pero con un resultado catastrófico para los alemanes: no pudieron hundir ningún barco más y, en cambio, cuatro submarinos resultaron hundidos, y otros más dañados. Ese día el convoy llegó a su destino en Halifax. Había perdido 13 barcos de los 42 que habían salido de Liverpool, pero los alemanes habían perdido seis submarinos y otros 7 habían resultado dañados. Más éxito tuvo otro submarino que logró hundir esa noche dos petroleros estadounidenses (Halsey y Java Arrow) y un carguero neerlandés (Amazone) cerca de la costa de Florida.

El 7 de mayo un submarino estadounidenses hundió tres cargueros japoneses (Hosei Maru, Shinsei Maru y Tosei Maru) en el mar Amarillo. Otro hundió un cuarto carguero (Tamon Maru) en el Pacífico. Un submarino japonés hundió un carguero neerlandés (Berakit) en el océano Índico.

Un submarino británico hundió un carguero italiano (Albina) en el Adriático.

Los tanques británicos entraban en Túnez mientras la infantería estadounidense entraba en Bizerta. Allí los italianos habían hundido seis barcos y dos submarinos para que no cayeran en manos enemigas. El general Messe resistía todavía en Takrouna. El almirante británico Andrew Browne Cunningham puso en marcha la Operación Venganza, un bloqueo naval que impidiera la evacuación de las tropas del Eje a Sicilia. Sus órdenes no pudieron ser más claras:  Hundan, quemen, capturen, destruyan. No dejen pasar a nada. En realidad, no hubo ningún intento por parte del Eje de evacuar sus fuerzas.

Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Samuel Jordan Kirkwood), otro noruego (Brand) y otro griego (Laconikos) en el Atlántico. Por su parte la aviación británica hundió uno cerca de la costa francesa y otro cerca de Gibraltar.

Minadores estadounidenses sembraron un campo de minas en el estrecho de Blacket y, al dia siguiente, el 8 de mayo, tres destructores japoneses (Oyashio, Kagero y Kuroshio) entraron en él. Uno se hundió al instante y los otros resultaron dañados y fueron hundidos unas horas más tarde por la aviación de Guadalcanal.

Los obispos eslovacos promulgaron una carta pastoral en la que condenaron el totalitarismo y el antisemitismo, y con ello contribuyeron a generar una reacción de la opinión pública que el gobierno no pudo desatender.

Tras la caída Bizerta y de la capital tunecina las fuerzas del Eje empezaron a rendirse en masa. Ese día una división alemana bajo el mando del mayor Fritz Krause se rindió a los británicos, que tomaron más de 12.000 prisioneros.

Un submarino británico torpedeó dos cargueros italianos en un puerto de Cerdeña (Liv y Peppino Palomba). Uno se hundió al instante y el otro lo hundiría al día siguiente la aviación británica.

Las presiones alemanas habían surtido efecto y los españoles abrieron con grandes precauciones los sobres hallados en el maletín del "mayor Martin", secaron los papeles, los fotografiaron, los sumergieron en agua salada durante 24 horas y los volvieron a meter en los sobres (pero sin la pestaña de la carta principal, que había sido puesta de testigo). Kühlenthal consideró la información tan trascendente que decidió llevarla personalmente a Alemania.

Ese día se estrenó Incidente en Ox-bow, un western protagonizado por Henry Fonda, que tuvo un gran éxito. En cuanto acabó el rodaje, Fonda se alistó en la marina. A este respecto declaró: No quiero estar en una guerra falsa en un estudio. Unos meses antes había estrenado El sargento inmortal, junto a Maureen O'Hara, ambientada en la guerra en el norte de ´África, pero no tuvo mucho éxito.

El 9 de mayo un submarino estadounidense hundió dos cargueros japoneses (Jimmu Maru y Takao Maru) en el Pacífico.

Los japoneses lanzaron un contraataque contra las posiciones australianas en Mubo (Nueva Guinea).

El general japones Shunroku Hata debió de pensar que japón estaba perdiendo la guerra ante los nazis, por lo que se apresuró a tomar medidas en un intento de aventajarlos, y ese día inició una matanza brutal en la ciudad china de Changjiao. En el transcurso de cuatro días, más de 30.000 hombres, mujeres y niños indefensos fueron asesinados, y miles de mujeres fueron violadas antes de morir.

Las tropas estadounidenses del general Bradley acorralaron en Túnez a los restos del Quinto Ejército Panzer bajo el mando del general Gustav von Vaerst, que se rindió al mediodía.

Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Kanbe) cerca de Monrovia y otro noruego (Corneville) en el golfo de Guinea.

El 10 de mayo un submarino estadounidense hundió un transporte (Kinai Maru) y un barco de transporte de municiones japonés (Tatsutake Maru) en el Pacífico.

Un teniente alemán se entrevistó con el comandante chetnik Pavle Đurišić en Kolašin y le propuso ayudar a los alemanes a luchar contra los partisanos. Đurišić respondió que estaba deseando hacerlo, y que una vez que los partisanos hubieran sido derrotados estaría dispuesto a luchar junto a los alemanes en el frente ruso. En la entrevista se refirió a Mihailović como un visionario inestable que vagaba por el país, y que estaba sobrevalorado.

El general Guderian tuvo una entrevista con Hitler en la que siguió oponiéndose al ataque sobre Kursk. Sus palabras fueron:

¿Es realmente necesario atacar Kursk, o, más aún, atacar este año en el este? ¿Cree que alguien sabe siquiera dónde está Kursk? A nadie en el mundo le importa si capturamos Kursk o no. ¿Qué razón hay que nos oblique a atacar Kursk este año, o para atacar en el frente oriental?

Hitler ordenó paralizar temporalmente el ataque a la espera de que pudieran llegar al frente nuevos modelos de tanques y de armas antitanque en los que confiaba para obtener la victoria.

El 11 de mayo un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Yodogawa Maru) en el Pacífico.

En los últimos días, los australianos, aislados en Mubo, habían sufrido ocho ataques por parte de unos 500 japoneses que les habían obligado a mantener una defensa desesperada. Finalmente llegaron relevos que rompieron el cerco. El balance fue de 100 bajas japonesas frente a 12 australianas. Los enfrentamientos continuaron.

Los japoneses habían invitado a Subhas Chandra Bose a dirigir el movimiento nacionalista indio en Asia Oriental. Tras un viaje de tres meses desde Alemania en submarino, llegó finalmente a Tokyo y se entrevistó con el primero ministro Hideki Tojo y con las autoridades militares japonesas.

En Birmania los británicos se retiraron de Maungdaw y regresaron a la India, con lo que terminó así la incursión británica. Los resultados de la campaña de Arakan fueron tan decepcionantes que la propaganda británica destacó los éxitos que habían tenido los chindits, que, aunque finalmente habían quedado en nada, durante un tiempo habían logrado cierto efecto. Los oficiales británicos destacaron como causa principal del fracaso el hecho de que la mayor parte de las tropas no estaba adecuadamente entrenada para el combate en las selvas. Por ello pronto se inició un proceso de entrenamiento más adecuado.

Los soviéticos dejaron discretamente en la frontera con Irán a la tripulación del avión que el año anterior había participado en la operación Doolitle (el bombardeo a Tokyo) y que se había visto forzado a aterrizar en territorio soviético. Japón no debía enterarse porque la Unión Soviética no estaba en guerra contra Japón.

Submarinos alemanes hundieron dos cargueros británicos (Nailsea Meadow y Tinhow) en el océano Índico.

Paul Reynaud fue trasladado del campo de concentración de Sachsenhausen al castillo de Itter, en Austria. Allí se encontró con Édouard Daladier y Maruce Gamelin en unas condiciones de cautiverio completamente distintas. Hasta tenían acceso a la prensa y podían escuchar la radio.

Szmul Zygielbojm había sido miembro del consejo judío que había gobernado el gueto de Varsovia bajo la ocupación alemana, pero había logrado escapar y ahora estaba en Londres, formando parte del Gobierno Polaco en el exilio. Decepcionado por la falta de medidas adoptadas en la conferencia de las Bermudas, y habiéndo recibido hacía poco la noticia de que su mujer Manya y su hija de 16 años Tuvia habían sido asesinadas en Varsovia, se suicidó con una sobredosis de barbitúricos. Dejó una larga carta dirigida al presidente Raczkiewicz y al primer ministro Sikorski, en la que se podía leer:

[...] La responsabilidad por el crimen del asesinato de toda la nación judía en Polonia recae en primer lugar sobre quienes la están llevando a cabo, pero indirectamente, también recae sobre la humanidad entera, en los pueblos de las naciones aliadas y en sus gobiernos, quienes a día de hoy no han tomado medidas reales para detener este crimen. Contemplando pasivamente el asesinato de millones de hombres, mujeres y niños indefensos se han hecho partícipes de la responsabilidad.
[...]
No puedo seguir viviendo y permanecer callado mientras los judíos polacos, de los cuales soy representante, están siendo asesinados. Mis camaradas del gueto de Varsovia cayeron con las armas en sus manos en su última heroica batalla. No he podido caer como ellos, junto a ellos, pero me corresponde, junto a ellos, su fosa común.
Con mi muerte quiero expresar mi protesta más profunda contra la inacción con la que el mundo contempla y permite la destrucción del pueblo judío. [...]

Unos 22.000 alemanes se rindieron en Túnez ante los franceses.

Las autoridades españolas entregaron al vicecónsul Haselden el maletín que había sido hallado esposado al cuerpo del señuelo de la Operación carne picada. Éste lo remitió a Londres por valija diplomática. Allí los documentos fueron minuciosamente analizados. Ante todo, se notó que no estaba la pestaña que se había dejado en la carta, lo cual ya indicaba que ésta había sido abierta. Además, un análisis microscópico reveló que el papel había sido plegado varias veces, así como que había sido secado y vuelto a humedecer. Una vez quedó confirmado que la carta había sido leída, se envió un mensaje cifrado (pero accesible a los alemanes) a Haselden en el que se le informaba de que los sobres habían sido examinados y la conclusión era que no habían sido abiertos. Haselden filtró la información a algunos españoles que sabía que informarían a los alemanes.

Submarinos alemanes hundieron tres cargueros británicos (Antigone, Clan Skene y Ford Concord) y uno noruego (Grado) en el Atlántico. Por su parte, un submarino alemán resultó hundido.

Una división de infanteria estadounidense (unos 15.000 hombres) desembarcó en la isla de Attu, en las Aleutianas, con la misión de expulsar a los 2.900 japoneses que la ocupaban, bajo el mando del coronel Yasuyo Yamasaki.

El 12 de mayo un submarino estadounidense hundió un transporte japonés (Sumatra Maru) cerca de las Filipinas.

Un ejército de casi 26.000 soldados japoneses avanzaba por la provincia china de Hubei, y el general Cheng Cheng había recibido órdenes de detener su avance. Contaba para ello con unos 60.000 hombres. Se inició así la Batalla del oeste de Hubei.

Eqrem Libohova volvió a ocupar el cargo de primer ministro de Albania.

El general Messe seguía resistiendo en Takrouna, y ese día envió un telegrama a Mussolini jurando que continuaría la lucha, pero el ejército alemán ya estaba totalmente aniquilado, así que Mussolini le respondió autorizando la rendición.

Destructores y aviones británicos hundieron tres submarinos alemanes en el Atlántico. Otro hundió un petrolero noruego (Sandanger).

Ese día se inició la Tercera conferencia de Washington, en la que participaron Roosevelt, Churchill y los máximos responsables militares de los Estados Unidos y Gran Bretaña.

Un destructor estadounidense hundió un submarino japonés en un puerto de la isla Attu.

El 13 de mayo el general Messe trató de negociar una rendición honorable en Túnez, pero su propuesta fue rechazada, así que se rindió incondicionalmente con sus 80.000 hombres. Una parte de su ejército siguió resistiendo unas horas más en Enfidaville, pero, tras un bombardeo por parte de la RAF, los últimos combatientes del Eje en el norte de África se rindieron también. En total, los aliados se encontraron con unos 250.000 prisioneros.

La aviación estadounidense hundió un submarino italiano (Mocenigo) en Cerdeña.

La aviación británica hundió un carguero alemán (Klaus Howaldt) en la costa noruega.

Barcos británicos y canadienses juntamente con la aviación canadiense hundieron un submarino alemán en el océano Atlántico.

Un submarino alemán hundió un petrolero estadounidense (Nickeliner) y otro cubano (Mambí) cerca de la costa de Puerto Rico.

El 14 de mayo a las 4:10 el buque hospital de la Cruz Roja AHS Centaur fue torpedeado por un submarino japonés cuando se dirigía de Sydney a Port Moresby. El torpedo impactó en un depósito de combustible a unos 2 metros por debajo de la línea de flotación, donde produjo un agujero de más de 8 metros de diámetro. Inmediatamente se declaró un incendio que se extendió rápidamente por todo el barco. Muchos de sus ocupantes murieron abrasados, y los que sobrevivieron a las llamas se encontraron con que el barco se volcó y tardó apenas tres minutos en hundirse. De las 332 personas a bordo, sólo 64 fueron rescatadas. Se calcula que unas 200 estaban vivas cuando el barco se hundió. Los supervivientes permanecieron 36 horas en el agua. Vieron pasar al menos cuatro barcos, pero no pudieron hacerse ver. Finalmente, un avión australiano alertó a un destructor estadounidense que se hizo cargo de los náufragos.

Topederas estadounidenses hundieron un submarno japonés cerca de Nueva Guinea.

La aviación alemana hundió un submarino soviético en el Ártico.

Un destacamento alemán entró en Kolašin y arrestó a Pavle Đurišić sin que los chetniks ni los italianos opusieran resistencia, aunque éstos protestaron enérgicamente. Al parecer, la idea de llegar a un acuerdo con Đurišić no había recibido la aprobación de los altos mandos alemanes y aprovecharon que éste creía estar en plena negociación para apresarlo. Lo llevaron a un campo de concentración en Stryi, de donde escaparía tres meses más tarde, para ser capturado de nuevo por los servios cuando intentaba cruzar el Danubio en Pančevo. Los servios lo entregaron a los alemanes, que esta vez lo llevaron a una cárcel de la Gestapo en Belgrado.

Un bombardeo estadounidense en Kiel hundió tres submarinos alemanes que, no obstante, pudieron ser reflotados. Otro hundió tres cargueros italianos (Città di Trieste, Erice y Mira) en Civiavecchia, cerca de Roma, y un tercero hundió un carguero italiano (Agata) y otro alemán (San José) en Cerdeña.

Los servicios de inteligencia británicos descifraron un mensaje alemán interceptado dos días atrás en el que se advertía de que la invasión aliada se produciría en los Balcanes con una maniobra de distracción en el Dodecaneso. Ese mismo día Hitler se entrevistaba con el almirante Karl Dönitz, que acababa de llegar de Italia y se había entrevistado con Mussolini. Dönitz le comunicó que Mussolini estaba convencido de que los aliados iban a invadir Sicilia (era lo más lógico y lo que de hecho estaban planeando), pero Hitler no estuvo de acuerdo, y señaló que "la orden anglosajona" indicaba el ataque sería en Cerdeña y el Peloponeso.

Aviones estadounidenses hundieron un submarino alemán cerca de Groenlandia.

El 15 de mayo un submarino estadounidense hundió dos cargueros (Meikai Maru e Indus Maru) de un convoy japonés en el Pacífico.

Todos los partidos comunistas afiliados a la Internacional Comunista recibieron una declaración del Comité Ejecutivo en la que se leía:

El papel histórico de la Internacional Comunista, organizada en 1919 como resultado del colapso político de la abrumadora mayoría de los antiguos partidos obreros de la preguerra, consistió en que preservó las enseñanzas del marxismo de la vulgarización y distorsión por elementos oportunistas del movimiento laboral.Pero mucho antes de la guerra se hizo cada vez más claro que, en la medida en que tanto la situación interna como la internacional de cada país se complicaban, la solución de los problemas del movimiento obrero de cada país por medio de algún centro internacional se encontraría con obstáculos insuperables [...]

El texto concluía pidiendo a todos los partidos que aprobaran:

[...] la disolución de la Internacional Comunista como centro director del movimiento obrero internacional, liberando a las secciones de la Internacional Comunista de las obligaciones derivadas de la constitución y las decisiones de los Congresos de la Internacional Comunista.

En otras palabras, Stalin sospechaba que si los aliados no abrían un frente occidental —como no dejaba de reclamar—, no era porque los gobernantes occidentales no compartieran su falta de escrúpulos con la que enviaba a miles de soldados a combates suicidas sin importarle el número de bajas, sino que trataban de emprender únicamente aquellas acciones que tenían posibilidades de éxito con una cantidad asumible de bajas. Por el contrario, Stalin sospechaba que los aliados recelaban de la Unión Soviética y estaban esperando a que el Eje la debilitara lo suficiente antes de intervenir. Por ello quiso dar una muestra de confianza dando la apariencia de que el comunismo ya no era una amenaza para la democracia, y para ello disolvía un órgano cuyo objetivo declarado era generar agitación y descontento (por medios legales o ilegales) para provocar una revolución que instaurara una dictadura comunista en cada país.

Los alemanes iniciaron la que fue la quinta ofensiva contra los partisanos yugoslavos, y de paso también contra los chetniks. Para ello habían reunido unos 127.000 soldados alemanes, italianos, croatas y búlgaros, y más de 300 aviones. Los partisanos, es decir, el Ejército Yugoslavo de Liberación Nacional, contaba con unos 22.000 soldados divididos en 16 brigadas. El plan era rodear y aislar a los partisanos en la región montañosa de Durmitor.

A finales del mes anterior, un comando británico formado por 7 hombres había desembarcado en Noruega para hundir varios barcos con minas lapa en la que se llamó Operación Jaque Mate. Sólo habían logrado hundir uno, y luego habían sido rastreados por el ejército alemán hasta que el día anterior tres de ellos fueron capturados y ahora caían los otros cuatro. Fueron transportados al campo de concentración de Sachsenhausen.

Tras la rendición de las fuerzas del Eje en el norte de África, cuatro flotillas de dragaminas de Malta se habían dedicado a limpiar el estrecho de Sicilia hasta Trípoli. Tras haber retirado unas 200 minas, el alrmirante Cunningham anunciaba que el pasillo mediterráneo (entre Alejandría y Gibraltar) estaba limpio.

Submarinos alemanes hundieron un carguero griego (Maroussio Logothetis) y otro irlandés (Irish Oak) en el Atlántico. Por su parte, la RAF hundió un submarino alemán, y un cazasubmarinos cubano hundió otro.

El 16 de mayo un submarino japonés hundió un carguero estadounidense (William K. Vanderbilt) en el Pacífico, y luego ametralló a los supervivientes, aunque sólo mató a uno de ellos.

La revuelta del gueto de Varsovia ya estaba completamente sometida. Los alemanes habían matado a unos 14.000 judíos y otros 40.000 habían sido enviados a Treblinka y otros campos de exterminio. El toque final lo dio el comandante Stroop cuando él mismo accionó el detonador que voló la sinagoga de Varsovia. Stroop era un nazi convencido. Años más tarde, en una celda, semanas antes de ser ejecutado, recordaba así lo sucedido:

Qué visión más maravillosa. Una fantástica obra de teatro. Mi personal y yo estábamos a cierta distancia. Cogí el dispositivo eléctrico que detonaría todas las cargas simultáneamente. Jesuiter pidió silencio. Miré a mis valientes oficiales y soldados, cansados y sucios, recortados contra el resplandor de los edificios en llamas. Después de prolongar el suspense por un momento, grité: Heil Hitler y presioné el botón.

Del gueto ya sólo quedaban las paredes exteriores, pues junto a ellas no se habían puesto explosivos para no dañar el exterior.

Esa noche 19 aviones británicos despegaron con la misión de bombardear varias presas de la cuenca del Rhur en la que se denominó Operación Castigo. En un principio, al planear la operación, se pensaba que abrir brechas en las presas de hormigón era imposible si no se llevaba a cabo un bombardeo masivo, con unos 3.000 aviones, pero un modesto ingeniero llamado Barnes Wallis había concebido una forma de lograr lo mismo con unas pocas bombas. Para ello había inventado la "bomba de rebote", una bomba cilíndrica (en su primer diseño era esférica) a la que que antes de ser lanzada se le imprimía un movimiento de rotación con un motor para que al caer en el agua avanzara en ella rebotando y burlara las redes antitorpedos. Cuando llegaban a la presa y se hundían, un dispositivo hidrostático las hacía detonar. En realidad la idea de Wallis no había causado mucho interés en el ejército, pero un oficial de inteligencia vio una grabación de un ensayo de la bomba y comprendió su potencial, por lo que se encargó de que Wallis obtuviera un puesto de asesor. Durante el mes precedente se habían resuelto algunos problemas técnicos y se habían realizado las modificaciones necesarias en los bombarderos así como los ensayos oportunos.

Algunos aviones tuvieron problemas apenas llegaron a la costa neerlandesa. En uno se averió la radio y volvió a la base, otro voló demasiado bajo, tocó el mar y perdió su bomba, uno fue derribado por la artillería antiaérea y otros dos chocaron contra postes eléctricos.

La aviación británica hundió un submarino italiano (Enrico Tazzoli) y otro alemán cerca de la costa atlántica francesa. Un destructor estadounidense hundió otro submarino alemán en el Atlántico.

El 17 de mayo un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (England Maru) en el Pacífico.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Northmoor) en el océano Índico.

Poco después de la medianoche, los aviones de la Operación Castigo llegaron a sus objetivos. Estaban divididos en tres grupos para atacar tres presas distintas. El primer grupo llegó a la presa de Mönhe. Un primer avión lanzó su bomba y todo pareció salir bien, pero la presa quedó intacta. Un segundo avión lo intentó, pero la bomba rebotó fuera de la presa, además el avión se estrelló después de que la artillería antiaérea dañara su ala izquierda. Sólo un tripulante logró lanzarse en paracaídas y fue capturado. La tercera bomba también se desvió, la cuarta estalló en la presa como la primera, pero no causó aparentemente ningún daño. No obstante, antes de que el quinto avión lanzara su bomba, la presa pareció que empezaba a desmoronarse, y el quinto intento terminó de destrozarla.

Los aviones se dirigieron entonces a la presa de Eder, que no tenía defensa antiaérea, pero estaba muy encajonada y ello dificultaba el ataque. Dos bombas fracasaron, pues sólo levantaron grandes columnas de agua, y uno de los aviones resultó dañado por la explosión. El tercer intento no derruyó la presa, pero abrió en ella una gran vía de agua. Los aviones se dirigieron entonces al tercer y último objetivo, la presa de Sörpe. Varios aviones se desviaron de su ruta, dos fueron derribados, otros resultaron dañados y uno perdió su bomba en un intento de burlar la artillería antiaérea. Los que lograron lanzar su bomba no obtuvieron ningún resultado y al final el grupo se retiró dejando la presa intacta. En el camino de regreso otros dos aviones fueron derribados, con lo que la bajas totales fueron de 8 aviones y 53 tripulantes muertos. Otros 3 fueron hechos prisioneros.

La rotura de las presas provocó una inundación en la que, según estimaciones alemanas, murieron 1.294 personas, entre ellas 749 trabajadores franceses, belgas, neerlandeses y ucranianos. El escuadrón que había llevado a cabo la misión tomó como lema a partir de ese momento la frase de Luis XV (o tal vez de su amante, Madame de Pompadour) Après nous, le déluge. Dos centrales hidroeléctricas resultaron destruidas y varias otras quedaron dañadas, así como varias fábricas y minas. La actividad industrial tardó más de tres meses en reanudarse.

Un petrolero alemán (Eurostadt) fue hundido por un submarino en la costa de Noruega. Un carguero alemán (Kyphissia) fue hundido por la aviación británica cerca de la costa neerlandesa.

Los aliados bombardearon Burdeos.

Un carguero británico (Aymeric) fue hundido por un submarino alemán en el Atlántico, pero éste fue a su vez hundido por la escolta del convoy. Otros dos submarinos alemanes más fueron hundidos ese día en el Atlántico, uno a manos de dos destructores estadounidenses y otro por la aviación británica.

El 18 de mayo un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Terushima Maru) en el Pacífico.

Los periódicos de todo el mundo publicaron la noticia del ataque japonés al barco de la Cruz Roja Centaur y la noticia causó indignación en la opinión pública, pues se trataba de un crimen de guerra. Pronto se publicaron carteles con el lema ¡Vengad a las enfermeras! De las 12 enfermeras que viajaban en el barco, sólo se salvó una.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Empire Eve) cerca de Argelia.

El 19 de mayo un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Bangkok Maru) en el Pacífico.

Berlín fue declarada judenfrei.

Un submarino británico hundió un barco de pasajeros francés (Général Bonaparte) en el Mediterráneo.

Dos submarinos alemanes fueron hundidos en el Atlántico por barcos y aviones aliados.

Winston Churchill dio un discurso en una sesión conjunta del Congreso estadounidense, en el que alabó la cooperación entre Gran Bretaña y los Estados Unidos.

El 20 de mayo un submarino alemán hundió un petrolero neerlandés (Benakat) en el Atlántico. Por otra parte, la RAF hundió otro de ellos.

El 21 de mayo submarinos británicos hundieron un carguero italiano (Bologna) y un submarino alemán en el Mediterráneo. Un submarino estadounidense hundió otro submarino italiano (Gorgo).

Los aliados interceptaron un mensaje cifrado alemán con una orden de Hitler de transferir una división Panzer  de Francia a Salónica. Era un indicio de que la Operación carne picada había hecho efecto.

El juicio de Riom, que hasta entonces había sido suspendido "sine die", fue oficialmente terminado.

En la isla de Attu, los estadounidenses habían logrado acorralar a los japoneses en torno al puerto de Chicagof. Mientras tanto en Japón se estaba preparando una flota con cuatro portaaviones, tres acorazados, siete cruceros y once destructores para expulsar a los estadounidenses.

Como represalia a un ataque partisano, el 22 de mayo los italianos hicieron una redada en las ciudades de Vrpolje y Perković y mataron a 66 civiles croatas.

Los aliados bombardearon Sicilia y Cerdeña.

La aviación de un portaaviones estadounidense hundió otro submarino alemán en el Atlántico.

El 23 de mayo un submarino japonés hundió un petrolero panameño (Stanvac Manila) en el Pacífico.

Destructores británicos hundieron el submarino italiano Leonardo da Vinci ante las costas portuguesas, cuando viajaba de regreso a su base. La aviación de un portaaviones británico hundió otro submarino alemán en el Atlántico.

El almirante Karl Dönitz no podía creer los datos que le llegaban: en el último mes había perdido 43 submarinos de los 118 que estaban en activo, y sólo habían hundido 34 barcos aliados. Por ello el 24 de mayo ordenó que la mayoría de los submarinos regresaran a sus bases, a la espera de un análisis que pudiera llevar a un cambio de estrategia. Fue lo que los alemanes llamaron el Mayo negro.

En Auschwitz un joven doctor de 32 años fue ascendido a oficial médico jefe. Tenía un brillante historial académico y también militar. Como soldado había rescatado a dos compañeros de un carro de combate en llamas, por lo que había recibido varias condecoraciones, entre ellas la Cruz de Hierro de Primera Clase. El año anterior fue herido de gravedad en el frente oriental y fue declarado no apto para el servicio activo, por lo que retomó sus investigaciones médicas que lo llevaron hasta Auschwitz en busca de seres humanos (o subhumanos, según la mentalidad nazi) con los que experimentar. Se llamaba Josef Mengele. Hasta entonces había estado a cargo del campo de familias gitanas. En una ocasión se desató en él un brote de noma, una enfermedad provocada por una bacteria y, para determinar la causa, aisló a los enfermos en un barracón y asesinó a varios niños, a quienes cortó la cabeza (los síntomas de la enfermedad eran de gangrena en la cara) y envió las cabezas y otros órganos a Berlín, para su estudio.

Poco después de su ascenso se declaró una epidemia de tifus en el campo de mujeres. Mengele la controló enviando a la cámara de gas a todas las ocupantes de un barracón, que fue desinfectado y reocupado por las mujeres de otro barracón, después de que fueran bañadas y de que se les diera ropa nueva; a su vez el segundo barracón fue desinfectado y el proceso continuó hasta que todos los barracones fueron desinfectados.

La aviación aliada hundió un carguero alemán (Tana) en Cerdeña.

El 25 de mayo otros dos submarinos alemanes resultaron hundidos, uno en el Mediterráneo y otro en el Atlántico.

Ese día terminó la Tercera Conferencia de Washington. Churchill y Roosevelt se habían reunido cada dos días, mientras que los mandos militares lo habían hecho a diario durante el transcurso de la conferencia. Se acordó un programa de actuaciones consistente en invadir Italia lo antes posible, invadir Francia en 1944 y, contando con que para entonces Alemania habría sido derrotada, atacar a Japón en 1945. También se discutió cuál sería la mejor forma de ayudar a China. Un punto más polémico fue la insistencia de Roosevelt en exigir la rendición incondicional de las potencias del Eje, en lo cual tenía en contra incluso al general Eisenhower.

El 26 de mayo submarinos estadounidenses hundieron tres cargueros japoneses (Kagi Maru, Tainan Mary y Shoei Maru), los dos primeros ante las costas japonesas.

Otro submarino alemán fue hundido ante la costa Atlántica española.

El 27 de mayo un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Kochi Maru) en el Pacífico. Un submarino alemán hundió un carguero sueco (Sicilia) en el océano Índico.

Jean Moulin presidió en París la primera sesión plenaria del Consejo Nacional de la Resistencia, con representantes de las ocho principales organizaciones francesas de resistencia, de dos sindicatos y de los seis partidos políticos más importantes de la que había sido la Tercera República Francesa. A partir de ese momento la resisistencia empezó a actuar de forma más coordinada.

El 28 de mayo submarinos estadounidenses hundieron un barco japonés de suministro de combustible (Akatsuki Maru) ante la costa de Japón, un portahidroaviones (Kamikawa Maru) al norte de Nueva Guinea y un carguero (Seiki Maru) cerca de las Aleutianas.

Un submarino alemán hundió un petrolero noruego (Storaas) en el océano Índico.

Un bombardeo estadounidense sobre Livorno (Italia) hundió cinco cargueros (Caralis, Gimma, Nirva, Polluce y Tiziano).

Submarino alemanes hundieron tres cargueros estadounidenses (Agwimonte, Florida y John Worthington) en el Atlántico. Por su parte la RAF hundió dos submarinos alemanes, uno cerca de Groenlandia y otro en el Mediterráneo, cerca de la isla de Mallorca.

El 29 de mayo un submarino estadounidense hundió dos barcos (Shoko Maru y Takamisan Maru) cerca de la costa japonesa. Otro hundió otro carguero (Eisho Maru) en el Pacífico.

Un submarino alemán hundió un carguero británico (Hopetarn) en el océano Índico.

La RAF bombardeó Wuppertal (en Alemania), donde provocó muchas bajas civiles.

En Attu, los japoneses estaban completamente acorralados sin esperanzas de que la flota que debía llegar en su auxilio lo hiciera a tiempo. Pero, aunque andaran escasos de los demás recursos, había dos siempre inagotables en ellos: el salvajismo y la estupidez. En otras palabras, se lanzaron a una carga banzai. Los sorprendidos estadounidenses no pudieron evitar que rompieran el frente y las unidades de la retaguardia se vieron luchando cuerpo a cuerpo con unos posesos, que no cejaron hasta que no estuvieron todos muertos. Aunque quedaron algunos grupos de japoneses aislados, la isla estaba ya totalmente bajo control estadounidense. El balance total de la operación fue de 549 estadounidenses muertos, 1.148 heridos y 1.814 víctimas de enfermedades o de congelación. Los japoneses contaron 2.351 muertos y 28 capturados.

El 30 de mayo un submarino alemán dañó un carguero estadounidense (Flora MacDonald) en el Atlántico, cerca de Sudáfrica. Logró llegar a puerto, pero fue declarado irreparable.

De Gaulle llegó a Argel, donde fue recibido por Giraud, aunque las relaciones entre ambos eran tensas. Giraud sospechaba que de Gaulle pretendía convertirse en dictador. Se iniciaron unas negociaciones entre ambos generales, en las que de Gaulle exigió que los miembros del gobierno de Giraud afectos al régimen de Vichy fueran cesados. Girard los defendió sin mucho entusiasmo y los aludidos se apresuraron a dimitir.

El 31 de mayo Aviones estadounidenses bombardearon Nápoles.

El "mayo negro" tuvo su broche de oro con el hundimiento de otros dos submarinos alemanes en el Atlántico, uno cerca de la costa española y otro de la francesa.

Victorias en África
Índice La caída de Mussolini