BENVENUTO CELLINI

 

 

Fan Bautista Querol

Universitat de ValŹncia

 

 

A comienzos del siglo XV, Italia no era una unidad social o cultural, aunque existía el término Italia y algunas personas cultas podían entender el toscano. Italia era simplemente una expresión geográfica, aunque la geografía influía tanto en la sociedad como en la cultura. La posición central de Italia en Europa, y el fácil acceso al mar, dio a sus mercaderes la oportunidad de convertirse en los intermediarios entre el Este y el Oeste. La ciudad-estado era la forma de organización política dominante en el siglo XII y comienzos del XIII. A finales del siglo XV Florencia era una ciudad próspera, culta y libre, contrariamente a lo que ocurría en el resto de la actual Italia, donde la tiranía era la forma más habitual de gobierno. Lorenzo el Magnífico (1) había convertido a la ciudad en un foco de riqueza, de intelectualidad y de pasión artística. Al mismo tiempo y gracias a su hábil diplomacia había conseguido un equilibrio de poder entre los estados vecinos que hacía posible una paz que tanto convenía a los intereses florentinos.

Tras la muerte de Lorenzo en 1492, le sucedió su hijo Pedro II. Cuando el rey francés Carlos VIII invade el norte de Italia, Pedro II se rinde al del rey francés. Esto hace que los florentinos se rebelen y expulsen a Pedro II. Con su exilio en 1494, el primer periodo del gobierno Medici termina con la restauración de un gobierno republicano.

En el aĖo1490 el monje dominico Girolamo Savonarola se convierte en prior del monasterio de San Marco. Para Savonarola, la invasión francesa era el cumplimiento de su profecía sobre un nuevo diluvio. Describía a Carlos VIII como el instrumento de Dios para la reforma de la Iglesia, y su capacidad de invadir Italia se debía a los pecados de los Medici. Algunos humanistas, como Giovanni Nesi, se unieron a las idea de Savonarola de la llegada de una «nueva era», y aprovechó la oportunidad para hacer reformas políticas que llevaran a un gobierno más democrático. Finalmente fue declarado hereje y quemado en la hoguera en la Piazza della Signoria el 23 de mayo de 1498.

Otra personalidad inusual de esa época fue Nicolás Maquiavelo, cuyos consejos para la regeneración de Florencia bajo un liderazgo fuerte han sido con frecuencia vistos como la legitimación del abuso de autoridad en la vida política. Para Maquiavelo, la fácil conquista por parte de los ejércitos de Carlos VIII había sido una lección. Maquiavelo infirió que los hombres son «desagradecidos, vacilantes, mentirosos e impostores» y que la fuerza, no la razón, era decisiva en política.

El 16 de mayo de 1527 Florencia destierra a los Medici por segunda vez y restablece la república.

En 1537 los Medici vuelven a gobernar en Florencia. Con el apoyo del Emperador y del Papa, los Medici se convierten en 1537 duques hereditarios de Florencia, y en 1569 Grandes Duques de Toscana. Extenderán su poder durante dos siglos más.

 

Trayectoria vital de Cellini

Dentro de este clima de lucha y agitación política nació Benvenuto Cellini, el 3 de noviembre de 1500. Hijo del maestro Juan de Andrés de Cristóbal Cellini y de Isabel de Esteban Granacci, que ya llevaban casados veinte aĖos y estaban desesperados a tener un hijo varón. Este hecho hizo que se le considerara un hijo bienvenido, y por eso le llamaron Benvenuto. Su padre era un humilde fabricante de instrumentos musicales, aunque también trabajaba el marfil y sobresalía en otras artes industriales, hasta el punto que habiendo sido nombrado pífano (2) de la Signoria. Lorenzo el Magnífico y su hijo Pedro le obligaron a dimitir para que no se distrajera de sus otras ocupaciones. Por aquel tiempo el niĖo Benvenuto aprendió a tocar la flauta y la corneta y solía acompaĖar a su padre a tocar junto a los músicos de palacio. El maestro Juan deseaba que su hijo se convirtiera en músico, y para esta aspiración lo mandó a estudiar música a Bolonia durante seis semanas. Benvenuto aprovecho su estancia en Bolonia para trabajar de aprendiz en diversos talleres, como el taller de orfebrería del maestro Hércules del Piffero y el del miniaturista boloĖés Escipión Cavalletti. Tras su regreso a Florencia y la restauración de los Medici en 1512 por parte de Juan de Medici, futuro León X, Benvenuto logró que su padre le permitiera aprender dibujo, y así consiguió entrar en los talleres de varios plateros y aurífices en Florencia.

Las luchas y pasiones políticas que acontecieron durante sus primeros quince aĖos de vida, conformaron las cualidades de la personalidad del joven. Benvenuto se distinguió por un carácter independiente, colérico y arrebatado. Giorgio Vasari, contemporáneo suyo, retrata a Benvenuto como «animoso, fiero, vivace, prontissimo e terribilissimo». La primera huida de Cellini la efectuó a Siena, a donde escapó por haber matado al agresor de su hermano, que era dos aĖos menor que él. Después, a la edad de dieciséis aĖos, se fue a Pisa por discrepancias con su padre. En Pisa trabajó durante un aĖo en el taller del maestro Ulivieri della Chiostra, donde aprendió a trabajar el oro y la plata.

A su regreso a Florencia y tras superar una enfermedad que contrajo en Pisa, llego a la ciudad Pietro Torrigiano (3), que venía desde Inglaterra y estaba buscando artesanos jóvenes en Florencia para acometer un encargo del Rey de Inglaterra de gran envergadura. Según nos cuenta Cellini en su biografía, en una disputa con Miguel Ángel siendo niĖos, Torrigiano le dio un puĖetazo en la nariz, causándole una desfiguración que es visible en todos los retratos del artista. La admiración que Cellini tenía al «divino» Miguel Ángel hizo que rechazara la oferta, ya que el odio que sentía por Torrigiano era mayor que el deseo viajar a Inglaterra.

Según podemos deducir de su autobiografía, Cellini tuvo tendencias homosexuales desde su juventud:

Por aquel tiempo trabajé y trabé amistad estrechísima con un mancebo de mi edad el cual también aprendía orfebrería […] El trabajar juntos engendró en nosotros tanto amor, que nunca, ni de día ni de noche, estábamos el uno sin el otro […] trabajamos juntos cerca de dos aĖos. (4)

En numerosas ocasiones Cellini nos muestra en su biografía su más absoluta admiración y devoción por Miguel Ángel, por lo que no creo que considerara sus propias tendencias sexuales como un problema.

A los diecinueve aĖos, en 1519, se marcho a Roma, acompaĖado de un joven escultor de su misma edad, Juan Bautista, llamado Tasso. El mismo día de su llegada a Roma encontró trabajo en el taller del maestro Firenzuolo.

Después de dos aĖos de estancia en Roma, y tras pasar por varios talleres, atendió la petición de suplica de su padre y volvió de nuevo a Florencia para trabajar con Francisco Lippi. No tardó mucho Cellini en crearse problemas con sus compaĖeros de profesión. Los Ocho (5), partidarios de Savoranola, publicaron un bando en contra del joven orfebre, y este se vio obligado de nuevo a huir de Florencia para refugiarse otra vez en Roma. Volvió a Roma a la edad de 23 aĖos, estando al mando de la Iglesia de Roma el Papa Clemente VII. En aquella época Benvenuto aprovechaba sus días libres para visitar antigüedades y estudiarlas. Hizo hermosos trabajos y se formó un cierto nombre que llego a oídos del Papa y de otros personajes ilustres, como el Cardenal de Ferrara. Contrajo la peste, aunque el hecho de que se la detectaran en la fase inicial de la enfermedad le salvo la vida.

El 6 de mayo de 1527 luchó en la defensa del llamado Saqueo de Roma (6), como artillero, contra las tropas de Carlos III duque de Borbón y Condestable de Francia, al que según cuenta, mató de un arcabuzazo:

Así lo hicimos dos veces cada uno; yo me asome hábilmente a las murallas, y vi por entre ellas un tumulto extraordinario; porque, como supe después, aquellos tiros nuestros mataron al Borbón, que era el que yo había visto primero más elevado que los demás. (7)

Volvió de nuevo a Florencia, donde descubrió que sus padres habían muerto por culpa de la peste. Los Medici habían sido expulsados del poder y él comenzó a trabajar en el Mercado Nuevo. Al poco tiempo le llego un emisario con una carta del Papa Clemente VII, donde medio le sugería y medio le ordenaba que volviera a Roma para trabajar a su servicio. Cellini no tuvo otra elección que volver nuevamente a Roma. Trabajó para Clemente VII realizando diferentes vasos decorados con oro y otros materiales preciosos; también joyas, cálices y medallas. El Papa murió el 25 de septiembre de 1534. A los pocos días de la muerte de Clemente VII, Cellini se vio envuelto en una reyerta con uno de sus enemigos: Pompeyo, que trabajaba como lapidario (8) para Clemente VII y al que acabó asesinando clavándole repetidas veces un puĖalito que solía llevar escondido.

El 13 de octubre de ese mismo aĖo, Alejandro Farnesio se convirtió en el nuevo Papa Pablo III. Una de las primeras peticiones del nuevo Papa fue la creación de una serie de medallas dedicadas en su honor. Determinados artistas establecidos en Roma ejecutaron el encargo, pero al Papa le asombró la de Cellini y decidió que desde ese momento todas las medallas del Vaticano las realizara Cellini.

El asesinato de Pompeyo no había sido olvidado por sus enemigos, que ahora tenían otro motivo para odiar a Cellini: la exclusividad en la realización de medallística vaticana. Y aunque el Papa le había otorgado el indulto completo de todas sus fechorías, sabiamente decidió cambiar de aires y nuevamente regresó a Florencia. Pero dejó a su fiel amigo Felice encargado de custodiar su taller en Roma, que permanecía abierto. Durante esa época los viajes entre Roma y Florencia fueron constantes. También viajó en una ocasión a conocer Venecia pasando por Ferrara.

El 9 de enero de 1537 Cosme de Medici fue proclamado duque de Florencia.

Tras pasar una larga temporada trabajando en Roma para el Papa, realizó copas, medallas, joyas y un librito con las tapas de oro, decidió cambiar nuevamente de aires. En esta ocasión partió hacia París, con la compaĖía de su aprendiz Ascanio. Realizando un largo y agotador viaje. Al poco tiempo de estar en París fue recibido por el rey de Francia, Francisco I, y por el Cardenal de Ferrara, miembro de la corte. Hablaron de realizar muchos proyectos durante un viaje hasta Lyon, pero Cellini enfermó de nuevo y ante el temor de morir lejos de su patria decidió volver a Italia.

De nuevo se instaló en Roma, donde lo esperaba su fiel Felice, y pensando que el rey de Francia olvidaría pronto sus planes, decidió abrir una nueva tienda y embarcarse en nuevos proyectos en la ciudad eterna. Una vez más sus enemigos conspiraron para que fuera acusado de robar en el vaticano durante el Saqueo de Roma. Fue declarado culpable por Pablo III y encarcelado en el Castillo de Sant’Angelo. A finales de 1539 o a principios de 1540, el rey de Francia, por medio del Cardenal de Ferrara, intervino a favor de Cellini y el Pontífice atendió a su suplica liberando a Cellini de la cárcel. Cuando salió de la cárcel, y estando todavía en Roma comenzó a trabajar en un salero para Francisco I.

Durante la Pascua de 1540, partió de nuevo a Francia y durante el camino tuvo una nueva disputa, en este caso con el maestro de postas (9) de Siena. Cellini había dejado olvidado el estribo y el cojín en su caballo, y el maestro de postas se negó a devolvérselos. Según nos cuenta Cellini en su autobiografía, su arcabuz se le disparo accidentalmente. La bala dio en el arco de la puerta, reboto y dio en la garganta de aquel hombre, que cayó muerto al suelo. Está claro que Cellini lo mató, lo que no está tan claro es que fuera un accidente, como Cellini nos cuenta.

Finalmente Cellini se instalo en Belió (10), Francia. Negoció con el rey un salario de seiscientos escudos al aĖo, el pago de todas las obras realizadas, más quinientos escudos para empezar. Todo esto constituía una pequeĖa fortuna, y si a esto aĖadimos que el rey lo había sacado de la cárcel, Cellini debía estar muy agradecido a su majestad. Cellini realizo en plata bandejas, candelabros, vasos y medallas. En bronce, varias cabezas. Y continuaba trabajando en el famoso salero de oro. En 1544 Francisco I le pidió que decorara la puerta de entrada al Palacio de Fontainebleau, pero no le sugirió ningún tema en concreto. Al cabo de mes y medio volvió para comprobar cómo habían quedado los trabajos. Descubrió una composición en bronce que a ambos lados tenía dos sátiros, en el dintel la Ninfa de Fontainebleau y dos victorias aladas en los dos ángulos exteriores del semicírculo de la puerta. Para la realización de la Ninfa y de las Victorias, tomó como modelo a una joven virgen de quince aĖos llamada Juana. Cellini tuvo un romance con su joven modelo, y de esta relación nació Constanza, el 17 de junio de 1544.

Siguió realizando trabajos de orfebrería una temporada más para el rey de Francia, pero su carácter de nuevo le creó enemigos. Si a esto aĖadimos su aĖoranza por Florencia y alguna pequeĖa disputa con Francisco I, podemos comprender fácilmente la decisión de Cellini de volver a casa. Llegó a Florencia en agosto de 1545 y fue a presentar sus respetos al Duque de Florencia. Después de hablar sobre las obras de Benvenuto, Cosme I le encargó la realización de un Perseo en Bronce para la Plaza de la Signoria.

Una vez más, Cellini nos habla en su autobiografía de sus enemigos. Un artista cercano al Duque, llamado Baccio Bandinello (11), que según nos cuenta, intentaba desacreditarle delante del Duque y sabotear su trabajo. También nos apunta que en una noche que se encontraron por las calles de Florencia, estuvo a punto de matarlo, pero se contuvo porque estaba acompaĖado de un niĖo. La realidad es que es acusado de sodomía y tiene que huir de Florencia, aunque Cellini omite esta información en su autobiografía y nos habla de un «viaje» a Venecia. Durante este viaje contacta con Tiziano y con Jacobo del Sansovino (12), arquitecto y escultor florentino que conocía de etapas pasadas en Roma y Florencia. Ambos alabaron grandemente su trabajo.

A su vuelta a Florencia, el primer bronce que fundió fue la cabeza de Cosme I. En realidad se trataba de pruebas que el escultor estaba realizando con la tierra de Florencia para acometer su gran trabajo: Perseo. Cellini era un hombre de gran inquietud y capaz de trabajar al mismo tiempo en más de un proyecto, cosa que había estado haciendo durante toda su vida. En el aĖo 1548, estando en el palacio ducal, Cosme I le mostro una caja llegada desde Palestrina, en el interior había un torso romano del siglo primero o segundo después de Cristo. Cellini se ofreció a restaurarla, aĖadiéndole la cabeza, los brazos y los pies, además un águila, convirtiéndola de esta forma en Ganimedes. Para su restauración, contó con la ayuda de Willem Danielsz van Tetrode, conocido en Italia como Guglielmo Fiammingo. La estatua fue concluida en marzo de 1550 y situada en el Palacio Vecchio.  Para cumplir la restauración, recibió una pieza de mármol griego, pero le pareció un desperdicio utilizarlo para realizar piezas pequeĖas, o tal vez decidió utilizarla para practicar su destreza en el mármol, ya que hasta ese momento nunca lo había trabajado. De modo que comenzó un Narciso. La mala calidad del mármol, hizo que se fractura debido al compuesto poroso y a una inundación de Florencia del rio Arno. Cellini le aĖadió una guirnalda en su pecho para disimular el corte, que actualmente ha desaparecido.

Una vez fundido el Perseo, y a falta de los retoques finales, Cellini pido permiso al Duque para ir a Roma, eran los primeros aĖos del Papa Julio III. Cuando llegó a Roma fue a visitar a Bindo Altoviti, banquero de origen florentino al que había hecho un busto de bronce. Bindo anteriormente le había mandado una carta en la que le explicaba cómo Miguel Ángel había visto el busto en el despacho de su casa y había alabado enormemente el trabajo de Cellini. Éste hizo un busto de Bindo, apenas tres aĖos después del de Cosme I. Ambos personajes se odiaron en vida. Parece que Cellini y Bindo se conjuraron para crear un retrato lo más diferente posible al de Cosme. El Duque aparece muy excitado y agresivo, abrumador en su grandeza. Es un retrato público y militarista, para ser expuesto. Mientras que el busto de Bindo es privado y humanista. Aunque ambos emulan prototipos, el de Bindo Altoviti se presenta como filósofo republicano y no como un general imperial.

Durante su estancia en Roma, Benvenuto fue a hablar con Miguel Ángel, por orden de Cosme I, para intentar convencerlo de que volviera a Florencia a trabajar para el Duque. El genial artista rechazo la oferta. De vuelta a Florencia comenzó la guerra de Siena, y el duque le encarga fortificar la puerta del Prato y la Puertecilla d’Arno. Recibió un primer esquema del Duque, pero comprobando que era erróneo, lo modifico y convenció al Duque para que le dejar ejecutar su proyecto.

El 27 de abril de 1554, jueves por la maĖana, se descubrió la estatua de Perseo en la Logia de los Lanzi, ubicada en la Piazza de la Signoria, donde aun hoy continúa expuesto. Cellini recibió excelentes críticas y alabanzas por su obra, y el duque quedo altamente satisfecho.

Aunque Cellini no lo cuenta en su autobiografía, el 26 de febrero de 1556, su aprendiz Fernando di Giovanni di Montepulciano lo acusa de haberlo sodomizado en varias ocasiones. No era la primera vez que Cellini tenía que hacer frente a este tipo de acusaciones, y como ésta, no aparecen en su autobiografía. En esta ocasión la sanción fue el pago de cincuenta escudos de oro y cuatro aĖos de prisión, que gracias a la intervención de los Medici acabaron siendo cuatro aĖos de arresto domiciliario. Cellini cayó en desgracia y su distanciamiento con los duques fue notable. En repetidas ocasiones el artista pidió licencia para marcharse de la ciudad, pero el duque no se las concedió, de modo que Cellini se encontró en una época de paro forzoso, ya que no recibía encargos del duque y tampoco podía viajar para trabajar para otros. Fue durante esta época, en 1558, cuando Benvenuto aprovechó para empezar la narración de su Vida. Esta situación de paro forzoso, unida a alguna mala inversión y a alguna que otra estafa que Cellini sufrió de los banqueros y usureros de Florencia, llevaron al artista a una situación muy delicada en sus finanzas. Además el duque dejo de pagarle las cantidades prometidas en el pasado.

En el aĖo 1559 Cosme I, convoco un concurso para realizar un Neptuno de mármol en la fuente de la Plaza de la Signoria. El vencedor fue Baccio Bandinelli, enemigo declarado de Cellini. Bandinelli consiguió un bloque de mármol de Carrara para el Neptuno, pero murió sin terminar la obra. Ammanati (13) fue elegido para continuar la obra dejando a Cellini al margen. Trabajó junto a sus ayudantes en esta obra entre 1563 y 1565.

Entre 1556 y 1562 Benvenuto trabajó en el Crucifijo de mármol. No fue un encargo, aunque finalmente se lo ofreció a la duquesa Leonor Álvarez de Toledo (14), en parte para reconciliarse con los duques, en parte para ser el elegido para ejecutar el Neptuno. Ésta dijo que no podía aceptarlo, así que convinieron el pago de 1.500 escudos de oro por la obra. Inicialmente se coloco en el Palacio Pitti en 1565.

En el aĖo 1962 se casa en secreto con Piera de’Parigi e interrumpe la narración de la Vida, hecho que es la causa de que no exista mucha información en lo que ocurrió en sus últimos aĖos de vida.

En 1565 comienza a escribir su obra Tratados de Orfebrería y de la Escultura, que son publicados en Florencia en 1568.

Tuvo dos hijos legítimos: Magdalena, que nació el 3 de septiembre de 1566 y Andrés Simón, nacido el 24 de marzo de 1569. Además tuvo cuatro hijos ilegítimos y un hijo adoptivo. Poco antes de su muerte, todavía trabajaba en una estatua de Juno; había terminado su modelo en barro para fundirla en bronce, pero una vieja pleuresía acabo con su vida. Murió el 13 de Febrero de 1571, sus restos están enterrados en la Iglesia de Santa María Novella, Florencia.

 

El Estilo

En cuanto a las cuestiones estilísticas generales de Cellini, podemos afirmar que Cellini está dentro del denominado estilo manierista.

El Manierismo es un movimiento europeo que surgió de los últimos aĖos del Alto Renacimiento italiano, alrededor de 1520. Duró hasta la década de 1580 en Italia, cuando, en su vertiente estilística, otro estilo más barroco comenzó a reemplazarlo. Como sello estilístico, el Manierismo no es fácil de definir. Fue utilizado por Jacob Burckhardt y popularizado por los historiadores de arte alemanes en el siglo XX. Se utiliza para categorizar el arte inclasificable aparentemente del siglo XVI, arte que ya no se dedica a exhibir los enfoques armoniosos y racionales asociados con la antigüedad clásica.

La etiqueta «manierismo» se había utilizado durante el siglo XVI para referirse a un cierto virtuosismo o para significar una cierta técnica. Sin embargo, para los críticos del siglo XVII, «la maniera» fue un término despectivo para referirse a la decadencia del arte de renacentista, sobre todo en los aĖos 1530 y 1540. Desde finales del siglo XIX en adelante, los historiadores del arte han utilizado el término manierismo para describir el arte que sigue al clasicismo renacentista y precede al barroco.

Estilísticamente destaca por su sofisticación intelectual, así como por sus cualidades artificiales, en contraposición de los ideales armoniosos y naturalismo asociado a sus predecesores. El estilo manierista es elegante, con exquisita atención al detalle y a las superficies. Rara vez se muestra un exceso de emoción, y por esta razón a menudo se interpretan como «frío» o «distante». El suyo era un arte imitando al arte, en lugar de un arte imitando a la naturaleza. Un rasgo común de los creadores de su época era el aspecto intelectual de sus obras, el artista espera que su audiencia «entienda» la obra. Los artistas florentinos comenzaron a estudiar los diseĖos de Miguel Ángel para la Capilla Medici (1519-1534, Iglesia de San Lorenzo, Florencia), en el que aparecen figuras elegantes, de forma antinatural y en retorcidas posturas. Todo esto inscrito en un marco complejo arquitectónico y cargado de significado. Bandinelli, Ammannati, Giambologna, Loone Loeni, Alessandro Vittoria y por supuesto Benvenuto Cellini se miraron en el espejo de Miguel Ángel, quien les aportó las claves para desarrollar su nuevo estilo:

Se trata obviamente de ese mundo cortesano, humus ideal para el surgimiento del artista, sobre todo del tipo encarnado por Cellini, en el que la sofisticación del manierismo es tan clara. […] Es pues el mundo de la corte cinquecentesca el lugar donde debe ser comprendido el manierismo celliniano. (15)

Los trabajos de Cellini se inscriben a la perfección dentro del fenómeno manierista denominado «arte de corte». Cualidades como la sofisticación, el refinamiento, el esteticismo y el gusto por lo complicado se inscriben a la perfección en el arte de Cellini. Sus obras se utilizaban como presentes entre los cortesanos de su tiempo. Ejemplos de esto son El Salero y el Crucifijo de El Escorial. Pero a Cellini hay que comprenderlo como un todo, no podemos separar el Cellini orfebre del Cellini escultor. La aplicación de detalles preciosistas, que solo un sutil creador de joyas puede ejecutar en una escultura monumental, encuentra su explicación si nos fijamos en una de las mayores virtudes de Cellini, su técnica. Una de las categorías estéticas más apreciadas por los teóricos y artistas del manierismo es la dificultad, lo complicado, aquello difícil de ejecutar. Cellini justificaba su arte como una técnica dificultosa y no al alcance de todos.

Cuestiones personales al margen, Benvenuto Cellini es uno de los artistas más completos y famosos del Renacimiento italiano, y más concretamente del florentino. Fue orfebre, escultor, pintor, músico, escritor, soldado y arquitecto militar. Muy apreciado por sus contemporáneos, y ahí están las afirmaciones de Vasari y Borghini para confirmarlo, su fama decreció rápidamente y no fue hasta finales del siglo XIX cuando pudimos observar los primeros signos en la recuperación de la misma; fama que se restableció totalmente gracias a diferentes trabajos realizados en el siglo XX, a factores estéticos y a la recuperación del Manierismo.

Si en realidad es más escultor que orfebre, o más orfebre que escultor, en mi opinión no tiene ninguna transcendencia. Es un artista único que evolucionó a lo largo de su vida, que aprendió de sus maestros el oficio de orfebre y que posteriormente se hizo a sí mismo como escultor. El hecho que se le pueda conocer más como orfebre se debe en parte más a sus escritos (16) que a su producción artística, la mayoría perdida en el paso del tiempo. Cellini destacó como grabador de camafeos (17), de armas damasquinadas (18), nieladas (19) y repujadas (20), de medallas, medallones y monedas; cinceló joyas de oro, plata y otros materiales preciosos, engarzándolos de gemas; esculpió piedras finas; trabajo mármoles y fundió bronces. Entre los cortesanos, papas, duques y reyes fue conocido en un primer momento por su destreza en la orfebrería, pero entre los grandes artistas italianos su reconocimiento le vino por sus esculturas. Departió con Tiziano en Viena, y con Miguel Ángel y Rafael en Roma, obteniendo el reconocimiento de todos ellos y de Miguel Ángel en especial por su Busto de Bindo Altoviti.

Pero no cabe duda que su Perseo con la cabeza de Medusa es su obra maestra. Nos muestra las dos facetas del maestro florentino: la escultura y la orfebrería. Situada en un alto pedestal en la Plaza de la Signoria, la escultura fue diseĖada específicamente para esa ubicación. La finura de los pequeĖos bronces que adornan el pedestal, muestran toda la habilidad de la orfebrería de Cellini en pequeĖa escala. Esta obra lleva expuesta en su emplazamiento original desde 1554, y ha sido una fuente de inspiración y admiración de todos aquellos que hemos tenido la suerte de verla en directo. Y aunque con otro estilo y otros materiales, podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que el Perseo de Cellini tiene tantos méritos artísticos para estar expuesto en la Plaza de la Signoria como el David de Miguel Ángel.

 

Listado cronológico de las principales obras

Š      Medalla de Clemente VII. Plata dorada, 1534. Museo Nacional del Bargello, Florencia.

Š      Medalla de Alejandro de Medici. Plata, 1535 – 1537. Museo Nacional del Bargello, Florencia.

Š      Medalla de Francisco I de Francia. Bronce, 1537. Museo Nacional del Bargello, Florencia.

Š      Salero de Francisco I de Francia. Oro, esmalte y ébano. 1540 – 1543. Kunsthistorisches, Museum Viena.

Š      La ninfa de Fontainebleau. Bronce. AĖo 1542 – 1545. Museo del Louvre, Paris.

Š      Busto de Cosme I de Medici. Bronce, 1545 – 1548. Museo Nacional del Bargello, Florencia.

Š      Apolo y Jacinto. Mármol, 1548. Museo Nacional del Bargello, Florencia.

Š      Perseo con la cabeza de Medusa. Bronce, 1545 – 1554. Plaza de la Signoria, Florencia.

Š      Ganimedes. Mármol, 1548 – 1550. Museo Nacional del Bargello, Florencia.

Š      Narciso. Mármol, 1548. Museo Nacional del Bargello, Florencia.

Š      Busto de Bindo Altoviti. Bronce, 1550. Museo Isabella Stewart Gardner. Boston, Massachusetts.

Š      Crucifijo de El Escorial. Mármol banco, 1556 – 1562. Basílica de El Escorial, San Lorenzo de El Escorial.

 

Notas

1 Lorenzo de Médici (Florencia, 1 de enero de 1449 - Careggi, 9 de abril de 1492), también conocido como Lorenzo el Magnífico por sus contemporáneos, fue un estadista italiano y gobernante de facto de la república de Florencia durante el renacimiento italiano. Príncipe de Florencia, mecenas de las artes, diplomático, banquero, poeta y filósofo renacentista. Su vida coincidió con la cúspide del renacimiento italiano temprano. La frágil paz que ayudó a mantener entre los distintos estados italianos terminó con su muerte.

 

2 Pífano: persona que toca el flautín de tono muy agudo, usado en las bandas militares.

 

3 Pietro Torrigiano (Florencia, 24 de noviembre de 1472 - Sevilla, 1528) fue un escultor italiano, conocido por su carácter violento, fogoso y apasionado. Fue uno de los precursores del Renacimiento y gracias a sus viajes difundió esta tendencia artística por toda Europa.  Se formó con Bertoldo di Giovanni. En Florencia fue asistente asiduo a la corte literaria de Lorenzo el Magnífico.

 

4 Cellini, B.  [1993].  Vida de Benvenuto Cellini escrita por él mismo (1500 – 1571),  Barcelona, Parsifal Ediciones,  p 34.

 

5 Uno de los Consejos en que se descomponía el poder ejecutivo de las SeĖoría de Florencia.

 

6 Las tropas espaĖolas e imperiales de Carlos I atacaron Roma destruyendo las murallas de la colina Janícula y la muralla vaticana.  Los saqueadores espaĖoles, alemanes e italianos robaron parte de las obras de arte que se hallaban en el propio Vaticano, provocando cuantiosas pérdidas en el arte y en la economía vaticana.

 

7 Cellini, B. [1993]. Op. Cit. p 70.

 

8 Lapidario: Persona que tiene por oficio labrar piedras preciosas.

 

9 Maestro de postas: Hombre a cuyo cuidado o en cuya casa estaban las postas o caballos de posta.  Los maestros de postas eran los responsables de las paradas de postas en que se realizaban los cambios de caballos y la asignación de postillones para los correos, viajeros o ganados.

 

10 Con este nombre se designa lo que hoy es la actual Fontainebleu.

 

11 Bartolommeo (o Baccio) Bandinelli (17 de octubre de 1493 - 7 de febrero de 1560) fue un escultor y pintor florentino del manierismo.  Su estilo es muy cuestionado por sus formas pesadas, que intentan ser imponentes y expresivas pero caen en un canon culturista un tanto torpe y rostros con muecas teatrales.  El grupo escultórico Hércules y Caco es una obra en mármol situado en la Piazza della Signoria.

 

12 Jacopo d'Antonio Sansovino (Florencia, 2 de julio de 1486 - Venecia, 27 de noviembre de 1570) fue un arquitecto y escultor renacentista italiano, conocido sobre todo por sus obras alrededor de la Plaza de San Marcos en Venecia.  Andrea Palladio, en el Prefacio de sus Quattro Libri opinaba que la Biblioteca Marciana de Sansovino era el mejor edificio erigido desde la Antigüedad.

 

13 Bartolomeo Ammanati (Settignano, 18 de junio de 1511 – Florencia, 13 de abril de 1592), arquitecto y escultor italiano.  Como escultor imitó el estilo de Miguel Ángel.  Fue más distinguido en arquitectura que en escultura. DiseĖo muchos edificios en Roma entre los que está Villa Médici, y muchos otros edificios en Lucca y Florencia.

 

14 Leonor Álvarez de Toledo (Alba de Tormes, 1519 - Pisa, 17 de diciembre de 1562) hija del virrey de Nápoles Don Pedro Álvarez de Toledo y ZúĖiga, uno de los hombres más poderosos e influyentes de la península itálica, y nieta del segundo duque de Alba, de la familia Álvarez de Toledo y de la II marquesa de Villafranca del Bierzo.

 

15 Prologo de Fernando Checa Cremades de libro Tratados de Orfebreria, escultura, dibujo y arquitectira de Cellini.

 

16 Cellini, B. [1989]. Tratados de orfebrería, escultura, dibujo y arquitectura,  Torrejón de Ardoz, Akal.

 

17 Camafeo: Figura tallada de relieve en ónice u otra piedra dura y preciosa.

 

18 Damasquinar: Hacer labores de ataujía en armas y otros objetos de hierro y acero. Ataujía: Obra de adorno que se hace con filamentos de oro o plata embutiéndolos en ranuras o huecos   previamente abiertos en piezas de hierro u otro metal.

 

19 Niel: Labor en hueco sobre metales preciosos, rellena con un esmalte negro hecho de plata y plomo fundidos con azufre.

 

20 Repujar: Labrar a martillo chapas metálicas, de modo que en una de sus caras resulten figuras de relieve, o hacerlas resaltar en cuero u otra materia adecuada.

 

 

Bibliografía

Š       Burke, P. [2001]. El Renacimiento italiano. Cultura y sociedad en Italia, Barcelona, Alianza Forma.

Š       Cellini, B. [1989]. Tratados de orfebrería, escultura, dibujo y arquitectura, Torrejón de Ardoz, Akal.

Š       Cellini, B. [1993]. Vida de Benvenuto Cellini escrita por él mismo (1500 – 1571), Barcelona, Parsifal Ediciones.

Š       Gombrich, E. [1986]. Imágenes simbólicas, Madrid, Alianza Forma.

Š       Hernández Perera, J. [1989]. El Cinquecento y el manierismo en Italia, Madrid, Historia 16.

Š       Nieto Alcaide, V. y Checa Cremades, F. [1987]. El Renacimiento: formación y crisis del modelo clásico, Madrid, Istmo.

Š       Vasari, G. [2005]. Las vidas de los más excelentes arquitectos, pintores y escultores italianos desde Cimabue a otros tiempos, Madrid, Cátedra.

Š       <www.rae.es>