UV GandiaUniversitat de València Logo del portal

.
.

La Universitat d'Estiu

La Universitat d´Estiu de Gandia es una oferta formativa única en el País Valenciano que combina magistralmente la formación, a través de cursos y seminarios, con las actividades culturales abiertas a la ciudadanía en general y que toman forma de mesas redondas o actuaciones teatrales y musicales.

Marco para canalizar la comunicación, el intercambio de conocimientos, experiencias, una posibilidad de ponerse al día en la manera de ver y entender los fenómenos históricos y actuales. Es en definitiva una experiencia ya consolidada que se traduce, en cada edición, en más de 1.000 estudiantes matriculados, más de un centenar de profesores y profesionales, y una media de público de 100 personas en las mesas redondas, y entre 400 y 800 en las actuaciones de la noche.

Historia de la UEG

Los primeros años de los ochenta son, en la comarca de la Safor, momentos de agitación. El fin de la dictadura marca el inicio del proceso democrático. Es el momento de recuperar los derechos y las libertades. Y también, de recuperar la cultura. Es en esta época cuando regresan de Valencia un grupo de jóvenes que, después de pasar por la Universidad, se incorpora a la vida laboral y social con una visión muy diferente de la realidad de la que tenían sus padres. Quieren huir de los tópicos de una sociedad que ya ha despertado del franquismo. Es el momento de poner en marcha todas las ideas y los proyectos quese habían ido gestando lejos de los centros de decisión y de empezar a crear un movimiento cultural que será clave en el desarrollo de la ciudad. Tan solos dos años después, el 1982, el consistorio gandiense pone en marcha el departamento de cultura, el Cine Pot, la Universitat Popular, se reformula el Alfons el Vell, se normalizan los premios Ausiàs March, empiezan las clases de valenciano en todos los colegios de la ciudad ect.

Es en este contexto cuando, el 1984, nace la Universitat d´Estiu de Gandia organizada por el ayuntamiento de la ciudad. El proyecto inicial intentaba estimular un mercado cultural veraniego. La primera edición es concebida como una experiencia piloto donde se tenía claro que la UEG debía ser un proyecto singular, diferente a cualquiera otra experiencia. Debía ser un espacio para el debate y la reflexión, pero también lugar para las manifestaciones culturales más variadas. Era el momento de poner de manifiesto que la cultura no solo está en el aula y en los libros, que la cultura y el ocio no están reñidos sino que se necesitan mútuamente.

El éxito de la primera convocatoria no hizo sino hacer grande el proyecto. Fue el año siguiente cuando una joven concejala de cultura, Pepa Frau, tocó a la puerta de la Universidad de Valencia. El entonces Rector, Ramón Lapiedra, después de dudas e incertidumbres, decidió incorporar a la institución al proyecto. Fue a partir de la tercera edición cuando nace el tándem ayuntamiento-universidad. Con el tiempo, y con la Universidad implicada por completo en el proyecto, lo que había empezado a ser una experiencia celebrada a los últimos días de agosto fué tomando la forma actual. Había dejado de ser una cuestión local y localista, como la calificaron muchos, y se convirtió con una Universidad d´Estiu abierta al mundo. A partir de entonces, solo había que mejorar. Es en la cuarta convocatoria cuando surge la idea del lema: desde entonces todas las ediciones han girado alrededor de un hilo conductor, un tema amplio que da sentido a todas las actividades de la UEG.

Además, la Universitat d’Estiu de Gandia recalca la dimensión universitaria, abierta y cultural que siempre ha tenido la comarca de la Safor. Desde el principio, era necesario que la propuesta estuviese arraigada en la ciudad, vinculada al territorio en el que se desarrollaba. Por eso se optó por programar actividades abiertas. Más allá de los alumnos que se matriculaban se tenía que implicar a la ciudadanía. Por eso, y ya desde las primeras ediciones, las tardes de la UEG son para los debates y las conferencias y las noches para los espectáculos. Con la UEG, la Universidad se acerca a la sociedad y la ciudad nota el impacto de la cita veraniega. Ahora que llegamos a la 31 edición hay mucha historia que escribir, muchas personas que han participado, miles de alumnos que han pasado por sus aulas, pero lo que está claro es que la UEG no ha cambiado sus premisas: la proximidad a la sociedad y la referencia a la actualidad.

Después de más de tres décadas hay mucha historia que escribir, muchas personas que han participado miles de alumnos que han pasado por sus aulas pero lo que está claro es que la UEG no ha cambiado sus premisas: la proximidad a la sociedad y la referencia a la actualidad.

 
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies