Título: El poder político en los dramas de Shakespeare Autor: Federico Trillo
Colección: Ensayo y Pensamiento Editorial: Espasa Calpe, 1999

Crítica por Fernando Vilches

Shakespeare y su tiempo: olvídese el lector de que el poder político en los dramas de Shakespeare es una tésis doctoral y encontrará un libro que contempla un momento crucial de la historia europea. Descubrirá una Inglaterra en un período rico en ideas políticas y religiosas que explican por qué el poderío inglés ("Rule Britain") ocupó desde entonces y durante los últimos siglos un lugar prepotente en la Historia. Más dificultad tendrá el lector en olvidar que el autor es un político de raza, es decir, un político con ideas, con un bagaje y unas inquietudes intelectuales que le llevan a reflexionar sobre uno de los temas más dramáticos, más desestabilizadores aunque también más sugestivos: el poder.

El que el autor haya obtenido la más alta calificación en Doctorado no impide, que merezca del lector, además de por el estilo literario y la atractiva presentación, otro reconocimiento: el que se haya acercado al lado oscuro del corazón de los políticos por el camino del arte. "Por lo demás, escribe Federico Trillo, el poder es siempre para quien lo ostenta un sobreañadido a la condición humana común y, en consecuencia, en su trascendencia externa siempre implica cierta representación. De ahí también la adecuación del drama para su expresión, para "su puesta en escena", De ahí, también, que un político en pleno ejercicio del poder, haya escogido la expresión de Shakespeare.

¿Qué aporta El poder político... a la cultura política y a las reflexiones que hasta ahora se han elaborado sobre el poder? Depende, es obvio, de la sensibilidad de cada lector: el poder, la sola palabra, el solo concepto, se cuela entre los vericuetos más recónditos del alma y moviliza las más escondidas sensibilidades. El poder atrae, el poder subyuga, el poder provoca. Una palabra maldita. Cuando se incluye en una expresión tiene, en la mayor parte de los casos, una carga de denuncia: se señala con el dedo acusador al poder político, pero también al poder religioso, al poder económico, al poder masculino; el poder como causa de todos los males. Aunque es "el poder político -escribe Trillo- el poder por excelencia, fenómeno en sí mismo ineludible y conflictivo, conflicto latente, permanente". Desde esta perspectiva la aportación de Federico Trillo es haber sacado del Shakespeare profundo, y exprimido, diría que con fervor, una característica perdurable del poder: su dimensión humana.

El objetivo de los dramas de Shakespeare es el poder, o sea, el mismo objetivo que el drama de la política. El poder es una peculiaridad del homo sapiens aunque, según los antropólogos, también del hombre de Cromagnon. ¿Acaso no se dice, para indicar la evolución del lobo, que en la manada hay una jerarquía estricta, de ahí lo parecido a la tribu humana? Además existe muy bién acuñada y demostrada  la teoría de que el hombre, lobo es. Si hay un reflejo del poder en la organización de la camada de lobos, ¿dónde reside la característica, la peculiaridad del poder en el hombre? El genio de Shakespeare sacó a la luz ese lado obscuro del hombre. La pasión es lo que marca la diferencia del hombre respecto al lobo. "El poder, explica Trillo, es una pasión develadora de todos los matices de un carácter y capaz, al tiempo, de evidenciar el resto de los caracteres." Así lo veía hace dos mil quinientos años la Antígona de Sófocles, cuando consideraba "imposible conocer el alma, los sentimientos y el pensamiento de ningún hombre hasta que no se haya visto en la aplicación de las leyes y en el ejercicio del poder".

[1] - [2] - [3]


© Revista Contrastes
Página actualizada por Grupo mmm
Para cualquier cambio o sugerencia dirigirse a webmaster.
© 2000-2001